Está en la página 1de 4

ANÁLISIS

 PRIMER SUB TÍTULO: La violencia desde la perspectiva psicoanalítica (En base a la página
anterior) (pag.9)

En la teoría psicoanalítica se evidencia que las personas estamos orientados a resolver los conflictos
mediante la violencia es por ello que durante todo el período del desarrollo de la humanidad hemos
creado guerra tras guerra con el fin de obtener poder, no debemos olvidar que el poder es unas principales
motivaciones que tienen el ser humano, porque al obtenerla produce que su entorno le reconozca
produciéndole satisfacción.
Para Freud (1930), la inclinación agresiva “es una disposición pulsional autónoma, originaria del ser
humano” (117), y la cultura encuentra en ella su obstáculo más poderoso. La cultura es un proceso al
servicio del Eros, que busca reunir a los individuos aislados conformando lo que llamamos la humanidad,
contrariamente a la pulsión de muerte que busca la disolución de estas uniones.
A su vez, el autor ve a la destructividad del ser humano como una expresión de la pulsión de muerte
orientada hacia el exterior. La cultura es el escenario en el que se desarrolla la lucha entre Eros y
Thanatos. “La misma se inscribe en las diferentes modalidades de expresión del odio, que van desde el
rechazo al otro hasta su destrucción” (Tendlarz, 2009: 15).
Esto quiere decir que la cultura es el campo de batalla del hombre en cuanto a la pulsión de agresividad,
porque las normas le imponen que no agreda a sus semejantes, pero sin embargo esto no funciona puesto
que, este rasgo primitivo se manifiesta ante el mínimo estímulo porque si hacemos una introspección
siempre estamos buscando una razón para comenzar un conflicto, aunque sea el más pequeño, con el fin
de satisfacer nuestras tendencias agresivas.
Freud también dice: “Si la cultura impone tan pesados sacrificios, no solo a la sexualidad, sino también a
las tendencias agresivas, comprenderemos mejor por qué al hombre le resulta tan difícil alcanzar en ella
su felicidad. En efecto, el hombre primitivo estaba menos agobiado en este sentido, pues no conocía
restricción alguna de sus pulsiones […] el hombre civilizado ha trocado una parte de posible felicidad por
una parte de seguridad”.
Asimismo, encontramos que la violencia se manifiesta a través de lo que decimos y también a lo que el
otro entiende, asignando así poder a nuestras palabras y su relación con la agresión.
La violencia es la manifestación del individuo con su entorno social, en donde esta es la respuesta antes
las acciones violentas del otro, así mismo las personas interpretamos de manera distinta nuestro entorno,
es por ello que el sicariato se concibe como medio de supervivencia ante un ambiente agresivo en dónde
se tiene que perjudicar al otro para que uno no sufra daños.

La concepción de violencia nace del daño imaginario que el otro nos puede producir, así este miedo se
instaura en el pensamiento y nos mantiene alerta para responder ante un acto de violencia, a su vez eso se
manifiesta en nuestras creencias como cultura, en dónde se va originando un círculo de pensamiento
agresivo.
También encontramos que el sicariato es una forma instaurada de violencia que se manifiesta en la
cultura porque la sociedad no ha internalizado el modelo paternalista, un modelo en dónde cada uno
de nosotros es perfectamente moral y nos nace ser solidarios con el otro y no porque se nos imponga,
pero es ahí en dónde la cultura se equivoca porque habla de ideales que en la actualidad no
cumplimos, es porque ello que la tendencia agresiva del sujeto se manifiesta y rompe las normas.
Para ello, Sen (2004) explica que, el éxito de la vida social depende en gran medida de lo que la
persona, la gente, hace espontáneamente por los demás. Esto puede influir de manera profunda en el
funcionamiento de la sociedad y hasta en la preocupación por sus miembros menos afortunados, así
como en la preservación y el cuidado de los bienes comunes.

Para evaluar los aspectos del sicariato, la criminología ha permitió establecer los orígenes del
comportamiento criminal, así mismo el psicoanálisis ha permitido explicar los signos de como las
personas se comportan en grupo, todos estos estudios ayudan a la psicología y entender los
trastornos que aparecen en la sociedad.
REFERENCIAS

Sierra, N., Delfino, D. & Ruíz, M. (2016) La violencia desde el Psicoanálisis | Psicoanálisis y
educación: un diálogo de encuentros y desencuentros. Recuperado de
https://www.teseopress.com/psicoanalisisyeducacion/chapter/la-violencia-desde-el-psicoanalisis/
Freud, S. Tótem y tabú y otras obras (Obras completas Vol. XIII). Amorrortu Editores. Buenos
Aires, 1992.; también en Psicología de las masas (epígrafe La masa y la Horda primitiva).
Sen, A. (2004). ¿Cómo importa la cultura en el desarrollo?. Recuperado de
https://www.letraslibres.com/espana-mexico/revista/como-importa-la-cultura-en-el-desarrollo

Criminología y Psicoanálisis

“La búsqueda de la verdad no es por otro lado lo que hace el objeto de la criminología en el

orden de los asuntos judiciales. También lo que unifica estas dos caras: verdad del crimen
en su aspecto policíaco, verdad del criminal en su aspecto antropológico.”

(Lacan, 1950)

La criminología será un lineamiento necesario para este análisis, ya que el

comportamiento criminal ha sido una etapa importante para establecer la génesis del ser

humano delincuente. El estudio del crimen como acto irracional e incomprensible se

convierte en una fuente de investigación desde el campo criminológico de la conducta

humana y su posible intención durante el acto. De esta forma ha avanzando como ciencia

para permitir el paso de nuevas teorías sustentadas en los estudios realizados en el ambiente

social.

El psicoanálisis permite dar respuestas a síntomas sociales contemporáneos, ya que en

la actualidad se ha logrado una práctica de intervención analítica en el campo social,

permitiendo abordar el fenómeno desde una perspectiva que favorece la orientación de un

sujeto que pertenece a una masa social determinada.

Los estudios criminológicos, son métodos que buscan una observación científica del

crimen, todo ello con el fin de establecer las posibles causas a la criminalidad que se presenta

constantemente en la sociedad actual. Estos estudios también se ayudan de la psicología,

psiquiatría, sociología y el derecho para aportar desde las ciencias, conocimientos que ayuden

a identificar diferentes aspectos de la personalidad y trastornos que puede aparecer en el

hombre dentro de cada una de las culturas que sostienen la sociedad.

Para evaluar los aspectos del sicariato, la criminología ha permitió establecer los orígenes del
comportamiento criminal, así mismo el psicoanálisis ha permitido explicar los signos del de como las
personas se comportan en grupo , todos estos estudios ayudan a la psicología y entender los trastornos
que aparecen en la sociedad.