Está en la página 1de 4

Alejandro Angulo Guridi

Por Ana Ellis Rosario

El siglo XVIII, estuvo marcado desde sus inicios, por guerras y revueltas, que
nacen a raíz de las primeras manifestaciones independentistas en América,
gracias al deseo de libertad, que emerge de los pensadores de estos tiempos,
como fruto de las nuevas ideas provenientes en su mayoría de la Ilustración. Es
durante este periodo histórico, en nuestro país marcado por el inicio de la
dominación haitiana, que nace Alejandro Angulo Guridi, fruto de don Andrés
Angulo y Cabrera y doña Francisca Guridi Leos.

Para los datos de su nacimiento, Balaguer 1985, arroja que este personaje nace,
el día tres de mayo de 1922, año en que ocurre la ocupación haitiana (p.340),
mientras que para Blanco 2006, este nace el 3 de mayo de 1823, en Puerto Rico;
hacia donde sus padres emigraron, a raíz de la invasión haitiana liderada por
Jean Pierre Boyer. (p.9)

Ambos autores, concuerdan en que Angulo Guridi, inicia su formación


profesional en la Habana, Cuba, donde adquiere en palabras de Balaguer “una
sólida preparación jurídica y literaria, que puso más tarde al servicio de su país
nativo.” Con esto, se asume que este personaje; como una consecuencia de su
formación como profesional en derecho, así como su afán por la literatura,
unido al panorama contextual de nuestro país en esos tiempos; denunciara en
sus escritos, problemáticas sociales en busca del progreso.

Este autor, visto desde Blanco Díaz, como “uno de los cerebros más ilustrados
de República Dominicana”, retorna a la isla de Santo Domingo, en la década del
1850, pocos años después de ser proclamada la independencia, y según los datos
de la Enciclopedia de Historia y Cultura del caribe, En 1852 fundó los
periódicos La República y La Reforma.

En cuanto a su vida literaria, se destacó como crítico literario, divulgando y


comentando en páginas de periódicos, y Blanco Díaz, cita a Pedro Henríquez
Ureña, cuando dice “...Alejandro vivió siempre errante; comenzó como poeta
mediano y acabó consagrándose a estudios jurídicos y lingüísticos, fue devoto
de los criterios positivistas, adoptó el sistema gramatical de Bello, y escribió
una colección de estudios constitucionales: Temas Políticos.” (P.9-10)

Balaguer 1985 expresa, que Angulo Guridi, “fue el dueño de una prosa clara y
sumamente motivada: cualidades que pueden apreciarse en los capítulos de
‘Temas Políticos”. (P.59). EL mismo Balaguer, expresa que, sus primeras obras
y narraciones literarias, escritas antes de los veinte y cinco años, fueron una
contribución, naturalmente débil y demasiado apresuradas, escritas con la
precipitación que suelen malograr los frutos de la inteligencia, pero que pueden
servir como testimonio de que Alejandro Angulo Guridi no fue un aventurero
literario y que tendió, desde el comienzo a escribir meditando el plan de sus
obras y proponiendo un objeto de utilidad en todas sus creaciones. En estas
primeras creaciones, buscaba retratar el conocimiento de la vida indígena,
preocupado por la pintura de las cosas terrígenas, intentando revivir, con cierto
romanticismo, el pasado pintoresco de los primeros habitantes de las Antillas.

De estas primeras obras, evoluciona hacia los trabajos juristas de interpretación


de la realidad social y política. A través del ensayo político y los trabajos de
temas constitucionales, encuentra este el camino a su verdadera vocación.

Por citar algunas de sus obras podemos mencionar, La joven Carmela y Cecilia
en 1841, Los amores de los indios en 1843, Exclusivismo y fraternidad de los
pueblos en 1854, Examen crítico de la anexión de Santo Domingo a España en
1864, Temas políticos en 1891, entre otras obras todas destacadas y con un gran
valor que enriquecen la producción literaria dominicana.

Alejandro Angulo Guridi, un erudito del pensamiento dominicano, cuyos


escritos destacan no solo a nivel literario, sino también en ámbitos de interés
político y social. A través de sus obras, podemos constatar su avance como
escritor, desde sus inicios donde se aprecia una influencia indigenista, hasta
avanzar y consolidarse como un escritor que buscaba dar su consideración sobre
temas puntuales en torno a la política. Como maestro, se encargó de instruir a
sus estudiantes sobre el peligro de escribir antes de tiempo y de que sus escritos
no tengan un propósito que enaltezcan sus ideologías y están guiados por los
ideales patrios que estuvieron presente en sus producciones propias, como
encontramos sus palabras citadas en Balaguer 1985,
“La gloria de los escritores no estriba no estriba en componer desde temprana
edad, ni tampoco en que las obras se cuentan por centenares. . . Para la gloria de
Homero, basta su Ilíada; para la de Camoens, os Lusiadas; para la de Cervantes,
su Quijote; para la de Shakespeare, su Ricardo III; para la de Milton, su Paraíso
Perdido; para la de Byron, cualquiera de sus odas, sobre todas la brillante y
profundísima a Venecia, o cualquiera de sus romances, por ejemplo, el Childe
Harold. Ojalá que Lope de Vega, en vez de 1,800 comedias que compuso y
murieron con el vulgo que las aplaude, hubiera escrito solamente cincuenta o
cinco, capaces de honrar más que aquellas el teatro de su patria...”
Angulo Guridi, Alejandro
Fuentes consultadas

Enciclopedia de Historia y Cultura del Caribe. Alejandro Angulo Guridi 2017


disponible en: http://www.encaribe.org/es/article/alejandro-angulo-guridi

Balaguer, Joaquín: Historia de la literatura dominicana, Librería Dominicana,


1955.

Blanco Díaz, Andrés: Alejandro Angulo Guridi, Obras escogidas (3 vols.), Santo
Domingo, Archivo General de la Nació n, 2006.

Calificar