Está en la página 1de 899

M iguel U rrestarazu G a vilá n

Director Coordinador

Tratado de cultivo
sin suelo

3.a edición
re v isa d a y a m p lia d a

E d ic io n e s M u n d i- P r e n s a
M a d rid • B a r c e lo n a • M é x ic o
2004
G rupo Mundi-Prensa

• M u n d i -P r e n s a L ib r o s , s . a .
Castelló. 37 - 28001 Madrid
Tel. 914 36 37 00 - Fax 915 75 39 98
E-mail: libreria@mundiprensa.es
• Internet: www.mundiprensa.com

• M u n d i -P r e n s a B a r c e l o n a
• E d it o r ia l A e d o s , s . a.
Consell de Cení, 391 - 08009 Barcelona
Tel. 934 88 34 92 - Fax 934 87 76 59
E-mail: barcelona@mundiprensa.es

• M u n d i -P r e n s a M é x i c o , s . a . d e C . V.
R io Pánuco, 141 - Col. Cuauhtémoc
06500 México, D. F.
Tel. 00 525 55 533 56 58 -Fax 00 525 55 514 67 99
E-mail: mund¡prensa@mundiprensa.com.mx

© 2003. Miguel Urrestarazu Gavilán


© 2003, Ediciones Mundi-Prensa

Ie d ic ió n 1997 (Univ. de Almería)


2.a edición 2000 (Univ. de Almería)
3.a edición 2004

La información de cada capítulo es exclusiva responsabilidad del autor o autores del mismo.

C onsejería d e A g ricu ltu ra y Pesca u n iv e r s id a d d e a i m e ría


S e rv ic io de Pu blicacio n es

IM P R ESO EN ESPA Ñ A - PR IN T ED IN SPAIN

Imprime: Artes Gráficas Cuesta, S. A. Madrid


Prólogo a la tercera edición

Han pasado algunos años desde la primera edición y la experiencia demuestra


que los cultivos sin suelo siguen cum pliendo un papel importante en la moderna
agronomía.

Producir plantas sin suelo no es fácil, es el «reto» para un científico y técnico,


hay que saber tomar del arte y ciencia de cultivar lo esencial, debemos descubrir y
conocer los principios básicos físicos, quím icos y biológicos, así como sus interac­
ciones entre ellos y aplicarlos sin la intervención del suelo natural que enmascara
nuestros límites y errores de conocimiento. Por si fuera poco, hay que aplicar el
manejo con medios e infraestructura que compitan económicamente con los pro­
ductos obtenidos con técnicas tradicionales y con un escrupuloso cuidado de la sa­
lud de productores, consumidores y especialmente la del medio ambiente pues es
la de todos. Paradójicamente, este últim o aspecto, como reflejan las páginas de esta
obra, es incluso superior a otras técnicas agronómicas consideradas por la sociedad
en su conjunto como más respetuosa con la biosfera.

L a recompensa por salvar las dificultades que plantean los cultivos sin suelo se
ve ampliamente compensada por la obtención de productos en cantidad, calidad y
sanidad global de la cosecha magnífica.

A los amigos y colegas que me acompañan en estas páginas les agradezco sin­
ceramente el acceder a compartir con nosotros sus conocimientos y experiencia.

M iguel U rrestara zu G avilán

V II
Relación de capítulos y sus autores

1. Bases y sistemas de los cultivos sin suelo


M ig u e l U rre sta raz u G a v ilá n
Dr. en Ciencias Biológicas
Profesor de la Universidad de Almería

2. Análisis y diagnóstico nutricional en cultivos sin suelo


A g u stín Sá n ch ez Prad o s
Dr. en Ciencias Biológicas
Profesor de la Universidad de Almería

3. Aspectos de nutrición mineral en cultivos sin suelo en relación al suelo


Pe te r A dam s
Dr. en Química Agrícola
Investigador del G lasshouse C rops R esearch In stitu te. Instituto Internacional de In­
vestigación Hortícola de Littlehampton
Reino Unido

4. I.os sustratos en los cultivos sin suelo


M a n u e l A b a d B e rjó n
Dr. Ingeniero Agrónomo
Profesor de la Universidad Politécnica de Valencia
P a tric ia N o g u e ra M u rra y
Dr. en Ciencias Químicas
Profesora de la Universidad Politécnica de Valencia
C a ro lin a C a rrió n B e n e d ito
Ingeniero Agrónomo

5. Métodos de riego y fertirrigación en cultivos sin suelo


M a ría d e l C a rin e n S a la s S a n ju á n
Dr. Ingeniero Agrónomo
M ig u e ! U rre sta raz u G a v ilá n

6. Aspectos del manejo de los diferentes sustratos, su comparación, elección v fac­


tores medioambientales a considerar
P e te r A dam s

IX
7. L a disolución de fertirrigación
M ig u e l U rre sta ra z u G a v ilá n

8. L a nutrición mineral y salinidad en los cultivos sin suelo: su manejo


P h . D . C ees So n n e ve ld
Dpto. Nutrición mineral y sustratos
Instituto de investigación de floricultura y horticultura protegida. Naaldwijk. Países
Bajos

9. Sistemas con sustrato y recirculación de la disolución nutritiva


M ig u e l U rre sta raz u G a v ilá n y M a ría d e l C a rin e n S a la s S a n ju á n

10. Parte I. Infraestructura de control climático en cultivos sin suelo


D ieg o L u is V ale ra M a rtín e z
F ra n c is c o D o m in g o M o lin a A íz
A ra c e li P e ñ a Fern án d ez
Drs. Ingenieros Agrónomos. Profesores de la Universidad de Almería
Parte II. Infraestructura de riego y fertirriego
Teodoro M o re n o In ie s ta
Ingeniero Técnico Agrícola
Jefe Técnico del Centro de Formación Ocupacional del I.N.E.M . Almería

11. Aspectos fitosanitarios generales de los cultivos sin suelo


M ila g ro s a Sa n to s H e rn án d e z
Dr. Ciencias Biológicas
Profesora de la Universidad de Almería
R eyes Illa n c o P rie to
Dr. Ciencias Biológicas
Fe rn a n d o D iá n e z M a rtín e z
Ingeniero Agrónomo
Becario de la Universidad de Almería
Ju lio C é sa r Teño M a rq u in a
Dr. Ingeniero Agrónomo
Profesor de la Universidad de Almería

12. L a sanidad de los cultivos hortícolas sobre sustratos en el Su r de España


Ju lio M a n u e l Góm ez Vázquez
Ingeniero Agrónomo.
Investigador. C.I.D.H. Mojonera-La Cañada

13. Sistema N FT: requerimientos y usos


G ild a A s trid C a rra sc o S ilv a
Ph. D. Ingeniero Agrónomo
Profesora de la Universidad de Talca (Chile)

14. E l sistema NCíS (N e w G ro w in g System ): un nuevo sistema de cultivo hidropónico


Jo s é M . D u rá n y Jo s é N o la s co
Drs. Ingenieros Agrónomos
Universidad Politécnica de Madrid

X
15. Semilleros en sistema flotante
G ild a A s trid C a rra sco S ilv a

16. Cultivo en perlita


Teodoro M o re n o In ie s la

17. Cultivo en lana de roca


Parte 1
M a n u e l Vega D ip e z
Ingeniero Agrónomo
Jo s é L u is R a y a I) e L a C ru z
Ingeniero Técnico Agrícola
AG RO TEC N O . S. L.
Parte II
A lfre d o G a rc ía P a re ja
Ingeniero Técnico Agrícola
Técnico de la empresa G RO D A N Ibérica

18. Cultivo en fibra de coco


Parte I
F ra n c is c o P e tit E sp e rt
Ingeniero Agrónomo
Parte II
F ra n c is c o Ja v ie r V ille g a s M a rtín e z
Ingeniero Agrónomo

19. Cultivos en sustratos alternativos


M ig u e l U rre sta ra z u G a v ilá n
M a ría d e l C arm en S a la s S a n ju á n

20. Producción y calidad en el cultivo de tomate cherry


A lic ia G on zález Céspedes
Ingeniero Agrónomo
M a ría d e l C arm en S a la s S a n ju á n
M ig u e l U rresta raz u G a v ilá n

21. E l cultivo del pimiento


M a ría d e! C arm en S a la s S a n ju á n
M ig u e ! U rre sta raz u G a v ilá n

22. Cultivo de plantas ornamentales


F ra n c is c o M . Po sad as Sán ch ez
Ledo, en Ciencias Biológicas
Técnico de Viveros Las Fresas

23. Aspectos económicos y medioambientales


Jo s é F ra n c is c o S o la z a r M ato
Dr. Ingeniero Agrónomo
Profesor de la Universidad de Almería

XI
índice

PARTE 1
G eneralidades. Aspectos fisiológicos, bases físicas, quím icas y biológicas
p a ra el cultivo sin s u e lo .........................................................................................

1. Bases y sistemas de los cultivos sin suelo .............................................. 3


2. A nálisis y diagnóstico nutricional en cultivos sin suelo ....................... 49
3. Aspectos de la nutrición mineral en cultivos sin suelo en relación al suelo 81
4. Los sustratos en los cultivos sin s u e lo .................................................... 113

P A R T E II
M a n e jo : sustratos, fe rtirrig a c ió n , clim a y fito s a n id a d ............................... 159

5. Métodos de riego y fertirrigación en cultivo sin s u e lo ........................... 161


6. Aspectos del manejo de los diferentes sustratos, su comparación, elec­
ción y factores medioambientales a c o n s id e ra r...................................... 239
7. L a disolución de fertirrig a ció n ................................................................. 263
8. L a nutrición mineral y salinidad en los cultivos sin suelo: su manejo . . 305
9. Sistemas con sustrato y recirculación de la disolución n u tr it iv a .......... 369
10. Infraestructura de control climático, de riego y fertirriego en cultivo sin
s u e lo ........................................................................................................... 423
11. Aspectos fitosanitarios generales de los cultivos sin suelo ................... 489
12. L a sanidad de los cultivos hortícolas sobre sustratos en el Sur de España . 523

P A R T E III
C u ltivos com erciales ........................................................................................ 539

13. Sistema N F T : requerimientos y u s o s ...................................................... 541


14. Sistema N G S (N e w G ro w in g Sy ste m ): un nuevo sistema de cultivo hidro-
p ó n ic o ......................................................................................................... 555
15. Sem illeros en sistema fio ta n te ................................................................. 573
16. C ultivo en perlita ...................................................................................... 587

X III
17. C ultivo en lana de r o c a ................................................................................ 603
18. C ultivo en fibra de c o c o .............................................................................. 637
19. Cultivos en sustratos alte rn a tivo s............................................................... 669

P A R T E IV
Eje m p lo s de cultivo s .......................................................................................... 701

20. Producción y calidad en el cultivo detomate c h e r r y ................................ 703


21. E l cultivo del p im ie n to ................................................................................ 749
22. C ultivo de plantas ornamentales ............................................................... 793

PARTE V
Aspectos am bientales y e c o n ó m ic o s ................................................................ 847

23. Aspectos económicos y medioambientales .............................................. 849

G lo sario . Term in olo g ía usual em plead a en cultivo s sin s u e l o ................... 857

ín d ice de a u t o r e s ................................................................................................ 865

ín d ice de m a t e r ia s .............................................................................................. 873

PA RTE VI
A p é n d ic e s ............................................................................................................. 883

ín d ice de fig uras ................................................................................................ 891

índice de fotografías ........................................................................... 897

ín dice de tablas .................................................................................................. 903

X IV
PARTE I

, ,
GENERALIDADES. ASPECTOS FISIOLÓGICOS
BASES FÍSICAS QUÍMICAS Y BIOLÓGICAS
PARA EL CULTIVO SIN SUELO

i
1 Bases y sistemas de los cultivos sin suelo

M iguel U rrestarazu Gavilán

1.1. Concepto de cultivo sin suelo

Los límites de los denominados c u ltiv o s s in s u e lo son bastante amplios. In­


cluye a todos aquellos métodos y sistemas que hacen crecer a las plantas fuera de
su ambiente natural: el suelo. Por lo tanto, engloba a todos los sistemas que abajo
se describen y considera también a los términos como hidropónico, cultivo sin tie­
rra, aeropónico, etc.

1.2. Historia y presente de la hidroponía

L a historia de los cultivos sin suelo ha estado, en la actualidad está y probable­


mente estará, ligada inevitablemente a los grandes descubrimientos de los secretos
fisiológicos de las plantas.
E n Inglaterra W oodward. en 1699. fue el primer autor que hizo crecer a las
plantas en diversos recipientes en medio líquido al que había añadido diferentes
cantidades de suelo. E l siguiente paso fue prescindir totalmente de los componen­
tes del suelo, así fue como el quím ico alemán Sachs en 1860 empezó, junto a otros
autores contemporáneos como Knop, a desarrollar el cultivo en disolución nutri­
tiva, la llamada « n u tric u ltu re » , básicamente su sistema no difiere de como hoy se
hace en la investigación en nutrición mineral y fisiología vegetal.
Transcurrieron varias décadas hasta que W .F. Gericke, del departamento de nu­
trición vegetal de la Universidad de C alifornia, en los años 1929 y siguientes,
transfirió toda la tecnología desarrollada en laboratorio a fines comerciales.
Desde entonces los cultivos sin suelo han experimentado un gran avance en
todo el mundo fundamentalmente ligado al desarrollo de los plásticos en la agri­
cultura (Resh. I992). En nuestra comarca en el sudeste español existen en la actua­
lidad de unas 4.500 a 5.000 hectáreas en explotación mediante sistema de cultivo
sin suelo, desarrolladas paralelamente a la expansión tecnológica de los cultivos
bajo plástico y los nuevos equipamientos de riego localizado y. por tanto, de un in­
dudable potencial económico. Esta realidad convive con otras de menor extensión
con carácter bien distinto, nos referimos a situaciones especiales donde también se
tiene experiencia en cultivo sin suelo como son las bases experimentales en pleno

3
continente antártico, las naves espaciales o el actual auge que está teniendo en cier­
tas regiones de Latinoam érica la llamada H id r o p o n ía P o p u la r (Izquierdo, 1996),
basada esta última en la producción para el autoabastecimiento con escasos medios
e infraestructura muy simple.
En las modernas instalaciones tanto de investigación com o de producción co­
mercial, que en nuestra comarca se realizan en invernadero, se controlan los s i­
guientes factores:
• M icro clim a tal y com o se em plea en cultivo en suelo tradicional (enarenado),
se estudia en más detalle en el capítulo 10.
• Com plicados sistemas de fertirrigación cuyas principales características y
condiciones modernas a considerar son (figura 1.1):
■ Sectorización de los diferentes circuitos:
- Zona de cultivo donde se disponen las tablas, sacos o contenedores (un i­
dades de cultivo).
- Sistema de filtrado y limpieza.
- C ircuito de retorno para la recirculación de la disolución nutritiva y tan­
que de reserva.
- Dosificadores y entrada de refresco.
■ Inyección individualizada de la solución por planta o grupo de plantas.
■ V ig ilan cia continua de los diferentes circuitos donde se establecen los c o n ­
tro le s de fertirriego:
- Flu jo de la disolución nutritiva y drenaje.
- Conductividad eléctrica y pH por sondas específicas.
- Se están desarrollando otros electrodos selectivos (M orad , 1997).
■ Toda la inform ación se centraliza en un ordenador que, con unos algorit­
mos de funcionamiento flexible y en realidad cada vez más complejos, re-
troalimentan a los diferentes componentes y circuitos.

A filtrado
y limpieza

Unidad
de
refresco

F = Punto de control de flujo; E = Punto de control de pH y C E.

Figura 1.1. Esquem a general de una unidad experim ental de cu ltivo sin suelo
(Gieling e l a l., 1995).

4
U na descripción más detallada de la historia de los cultivos sin suelo se puede
encontrar en el artículo de Steiner (1985) y sobre los aspectos de su aplicación en
estudios de nutrición mineral los descritos por Benton Jones (1982).

1.3. Clasificación

Y a hemos definido y comentado que el epígrafe c u ltiv o s in s u e lo tiene unos lí­


mites bastante amplios, de una u otra forma las clasificaciones de los cultivos sin
suelo se realizan en general atendiendo a los criterio s básicos y dentro de ellos a
una serie de modificaciones, y cuya aplicación genera las diferentes clasificacio­
nes, estos son:
• E l m edio físico donde crece la raíz de la planta que cultivamos.
• E l método de suministro de la disolución nutritiva.
• E l método, en su caso, de aireación de la disolución nutritiva.
• L a existencia o no de reciclado o recuperación de la solución.
Son varias las clasificaciones de cultivos sin suelo que se han publicado basán­
dose en los criterios de arriba. A continuación se describen tres de ellas.
Ulises Durany (1984) recoge la siguiente clasificación:

HIDR0P0N1A Cultivo en medio exclusiva­ Las plantas sumergen su aparato radical en la solución nutritiva y son sostenidascon sistemas
PROPIAMENTE mente líquido ( Waterculture) diversos según la especie
DICHA
Cultivo en sustrato sólido, L a solución nutritiva atra­ Por irrigación superficial dis­ Con recuperación de la solu­
inerte y poroso (las plantas viesa el sustrato de arriba a continua (sfo/i method) ción nutritiva
están ancladas al sustrato! abajo, por percolación (sind Sin recuperación de la solu­
culture) ción nutritiva

Por irrigación superficial Con recuperación de la solu­


continua (drip method) ción nutritiva
Sin recuperación de la solu­
ción nutritiva

Por esparcimiento en su superficie de sales seguido de irriga­


ción con agua (i/rv salí method)

La solución nutritiva atra­ Por subirrigación propia­ Con recuperación de la solu­


viesa el sustrato de abajo mente dicha ción nutritiva
arriba, por subirrigación (,«i-
hirrigate ailiure o gravel Por circulación profunda a
cultureI nivel constante

SF.MI- Cultivo en sustrato sólido, E l sustrato está mezclado a pequeñas cantidades de turba u La solución nutritiva es sumi­
HIDROPONIA inerte y poroso (las plantas otros materiales que absorben la solución nutritiva nistrada con uno de los méto­
están ancladas al sustrato) dos arriba mencionados

E l sustrato está mezclado a materiales sintéticos (resinas! in- Suministro de sólo agua
lercambiadoras de iones saturados oportunamente de los ele­
mentos nutritivos necesarios, antesde la actuación del cultivo

Benton Jones (1983) recoge la clasificación de los sistemas de cultivo sin suelo
de Larsen:

5
Cultivos en sustrato
Cultivos en agua Orgánicos Inorgánicos Mixtos
1. N F r (N u tría n Film 1. Mezclas de turbas 1. Grava 1. Turba-vermiculita
Technique) 2. Corteza de pino 2. Escoria volcánica 2. Corteza de pino-
2. Aeroponía 3. Cascarilla de arroz 3. Vermiculita vermiculita
3. En disolución nu­ 4. Etc. 4. Etc. 3. Etc.
tritiva continua­
mente aireada

E s frecuente que no se establezca d iferencia con el térm ino hidroponía, sin


embargo en sentido estricto se pueden d elim itar dichos térm inos con la ayuda
del siguiente esquema tal y com o ilustran W in s o r y Schw arz (1990) (v e r tam ­
bién tabla 3.3):

A . C ultivos en agua
Cultivos
B. C ultivos en sustratos
Cultivos sin suelo hidropónicos
B l . Sustratos inertes
B2. Sustratos orgánicos naturales

1.4. Bases y descripción de los principales sistemas

A continuación vamos a realizar la descripción de los principales sistemas, de­


jando los aspectos prácticos y descripción de su funcionamiento y manejo más de­
tallados para la parte I I I de esta obra, ya que estos merecen un especial tratamiento
por su importancia económica.

1.4.1. C u ltivo s en agua

Con el inadecuado nombre de cultivos en agua, ya que en realidad son siempre


en una disolución nutritiva, se conoce a todo aquel sistema de cultivo que no utiliza
ningún anclaje sólido en el cual se desarrolla y vive el aparato radical, y por tanto
le sirve para fijar al mismo. D e todos los sistemas de cultivo sin suelo es el que más
se ajusta al término hidropónico, al menos por su propia etim ología (del griego
oScop: hidro. agua y n ó v o í,: labor, trabajo, esfuerzo).

L o s in ic io s : s iste m a G ericke

L a figura 1.2 muestra un esquema de los primeros cultivos com erciales des­
arrollado por G ericke (1929, 1937 y 1938). Básicam ente consistían en unos cana­
les realizados inicialmente con cartón recubierto con una capa bituminosa y poste­
riormente construidos con hormigón también con esta misma capa bituminosa para
aislarlos de la disolución nutritiva. Sus dimensiones correspondían a 0.6 m de an­
cho por 15 cm de alto y 10 n i de largo, en la parte superior encajaba una bandeja de
malla metálica, que lógicamente también iba recubierta con una capa de pintura as-

6
Espacio entre las dos formas
Tanque construido en cemento de raíces especializadas,
reforzado u otros materiales favorece el desarrollo de la
planta
Estructura de malla
metálica sobre la Disolución nutritiva
solución para donde tiene lugar
soportar las plantas la mayor parte del
en la bandeja desarrollo radical

Figura 1.2. Esquem a transversal del sistema de Gericke.

fáltica para evitar la fitotoxicidad de los metales. L a bandeja se rellenaba en fun­


ción de que se procediese a una siembra directa de las semillas o si se realizaba el
transplante de plántulas. E n el primer caso se utilizaba una capa de material muy
lino y bajo ella otra de sustrato más grueso, el material estaba forfnado por una
mezcla de diversos sustratos orgánicos: paja, recortes de madera, serrín grueso,
musgo de espárrago, turba, etc. En caso de trasplante de plántulas el material sobre
el que se ubicaba podía ser más grueso.
Este sistema fue probado en diferentes regiones con fines comerciales y en ge­
neral considerado insatisfactorio. Si bien el funcionamiento básico sigue teniendo
vigencia hasta la actualidad con fines científicos, en la práctica comercial hubo que
realizar una serie de mejoras fundamentalmente ligadas a su factor limitante: la
oxigenación radical. L a oxigenación de la rizosfera es un factor clave en los culti­
vos sin suelo en agua como veremos a continuación. A l ir mejorando la oxigena­
ción radical, también se iba com plicando más el sistema y paralelamente el número
de detractores del mismo aumentaba. D e cualquier forma hay autores (Kratky y
Bow en, 1988) que defienden este sistema sobre otros no circulantes ni aireados
como una forma barata de cultivo de plantas de forma intensiva como tomate.

La a ire a ció n de la s raíces en lo s c u ltiv o s en agua.


In flu e n cia de la tem peratura

L a aireación, referida a la oxigenación, se resuelve en los cultivos en agua me­


diante varios métodos. Tal vez el más usado, sobre todo en investigación, es el bur­

7
bujeo de aire continuo con un compresor, un ejem plo se puede observar en la figura
1.3 diseñado con fines científicos. Su facilidad de construcción así como su flexi­
bilidad para el uso en unidades caseras (Resh, 1992) lo hacen m uy recomendable,
también se ha utilizado con fines com erciales (figura 1.4). E n general, por debajo
de los 3-4 m g L 1 (G islerp d y Kempton, 1983) de oxígeno disuelto en la solución,
se produce una dism inución en el crecim iento radical, apareciendo un colo r pardo
de éste, tal vez sea el síntoma más precoz y fácilm ente detectable de los primeros
problemas al respecto. U na consecuencia secundaria, al dism inuir el oxígeno, es
la aparición de poblaciones de microorganismos no deseados en el medio, la im ­
portancia de este factor se ve al observar la estrecha correlación exponencial entre
la concentración de oxígeno en la solución nutritiva y los pesos secos de la raíz y
vastago (Zeroni e l a i , 1983) (v e r también capítulos 3 y 4). E n todos los sistemas
que trabajan a disolución recirculante es posible aumentar la oxigenación provo­
cando un salto del drenaje en el tanque de recogida. Según nos recomienda C a ­
rrasco e Izquierdo (1996) el salto debe ser de al menos 50 cm tanto en la caída de
retorno del drenaje, com o en el agua de relleno para la preparación de la disolu­
ción (ver figura 6.17). Se han recomendado también para este mismo fin especia­
les diseños com o los que muestra la figura 1.5, en ellos a la disolución en el re­
torno no sólo se le hace saltar para provocar esta turbulencia, y así su oxigenación,
sino que también se le obliga a atravesar una pieza perforada diseñada para que
aumente la superficie de contacto con el aire, y consecuentemente su oxigenación.
Cuando se trata de un sistema N F T . ver también su capítulo correspondiente
(capítulo 13), el propio diseño permite ir aumentando la oxigenación de la disolu­
ción nutritiva a medida que ésta circula por el canal (tabla I . I ), esto ocurre cuando
no está en condiciones de cultivo, sin embargo en la práctica la demanda de oxí­
geno por las raíces es superior a la oxigenación que el especial diseño físico del sis­
tema genera en la disolución circulante (v e r figura 1.6). D e nuevo en un sistema

Microbureta

Figura 1.3. D iseño de una unidad de experim entación con burbujeo com o fuente de aireació n
de la disolución n u tritiva (Gil de Carrasco e l a l., 1994).

8
Compresor de aire Grifo de evacuación

acuático, la necesidad de oxigenación es el factor que suele ser limitante en este


tipo de cultivo, por lo que hay que aprovechar todos los componentes del circuito
capaces de facilitar la aireación de la disolución. Estos trabajos de Gislerpd y
Kempton (1983) demuestran un importante descenso del oxígeno disponible en la
disolución nutritiva a lo largo del canal de cultivo de N F T (figura 1.6 y tabla 1.1),
como término general parece además que el valor de 3 m g L ', ya comentado, es el
límite aconsejable de la presencia de oxígeno en la disolución nutritiva por debajo
del cual no se recomienda el cultivo. A este respecto Zeroni e l a l. (1983) concluye­
ron que tanto para la fase reproductiva como vegetativa del tomate el límite del

9
Figura 1.5. Esquem a del equipam iento com plem entario p ara un sistem a de N F T
(Winsory Schwarz, 1990, y Noguera, 1993).

T A B LA 1.1
Disminución de la presencia de oxígeno (m g I r ' ) en función de la distancia
al punto de inyección de la disolución nutritiva en un cultivo en N FT

Distancia desde Con glucosa en la disolución Insultado de nitrógeno


la cabecera (m) Sin plantas Con plantas Sin plantas Con plantas
Tanque colector 1.7 3.0
0.3 2.2 0.4 3.4 2.8
1.5 3.6 0,5 4.2 1.3
3.2 4.9 0.4 5.1 1.7
5.0 6,0 0.3 5.5 1.7

Fuente: Gislerod y Kempton (1983).

grado de saturación de oxígeno mínim o deseable se puede estimar en un 6 5 % (ver


tabla 1.2). Para el caso de N F T la proporción de oxigenación depende esencial­
mente de factores físicos como son las dimensiones de canal y la velocidad de c ir­
culación que a su vez depende de la pendiente, otro factor muy importante es la den­
sidad de la trama de raíces que se incluya en la lám ina de nutriente, pero no sólo la
cantidad de ellas es importante sino que también lo es el cultivar, así por ejemplo, en
similares circunstancias las raíces de plantas de pepino han mostrado una m ayor ac­
tividad en la demanda de oxígeno que las de plantas de tomate (figura 1.6).

10
TA BLA 1.2
Solubilidad del oxígeno en agua expuesta al aire saturado de humedad
y una atmósfera de presión

Temperatura Concentración de cloruro en el agua mg Diferencia


de la 1) 5.000 10.000 15.000 20.000 cada 100g
disolución °C Oxígeno disuelto en mg de cloruro
0 14.6 13.8 13.0 12.1 11.3 0.017
1 14.2 13.4 12.6 11.8 11.0 0.016
2 13.8 13.1 12.3 11.5 10.8 0.015
3 13.5 12.7 12.0 11.2 10.5 0.015
4 13,1 12.4 11.7 11.0 10.3 0.014
5 12.8 12,1 11.4 10.7 10.0 0,014
6 12.5 11,8 1l.l 10.5 9.8 0.014
7 12.2 11.5 10.9 10.2 9.6 0.013
8 11.9 11.2 10.6 10.0 9.4 0.013
9 11.6 11,0 10.4 9.8 9.2 0.012
10 11.3 10.7 10.1 9.6 9.0 0.012
11 1l.l 10.5 9.9 9.4 8.8 0.011
12 10.8 10.3 9.7 9.2 8.6 0.011
13 10.6 10.1 9.5 9.0 8.5 0.011
14 10.4 9.9 9.3 8.8 8.3 0.010
15 10.2 9.7 9.1 8.6 8.1 0,010
16 10.0 9.5 9.0 8.5 8.0 0.010
17 9.7 9.3 8.8 8.3 7.8 0.010
18 9.5 9.1 8.6 8.2 7.7 0.009
19 9.4 8.9 8.5 8.0 7.6 0.009
20 9.2 8.7 8.3 7.9 7.4 0.009
21 9.0 8.6 8.1 7.7 7.3 0.009
22 8.8 8.4 8.0 7.6 7.1 0.008
23 8.7 8.3 7.9 7.4 7.0 0,008
24 8.5 8.1 7.7 7.3 6.9 0.008
25 8.4 8.0 7.6 7.2 6.7 0.008
26 8.2 7.8 7.4 7.0 6.6 0.008
27 8.1 7.7 7.3 6.9 6.5 0.008
28 7.9 7.5 7.1 6.8 6.4 0.008
29 7.8 7.4 7.0 6.6 6.3 0.008
30 7.6 7.3 6.9 6.5 6.1 0.008

¡■'uente: Schwarz (1995).

L a disponibilidad de oxígeno está muy relacionada con la temperatura, la es­


trecha correlación entre ella es inversa, de forma que en una disolución nutritiva
disminuye el oxígeno disuelto conforme aumenta de temperatura, mientras que el
efecto contrario ocurre con la capacidad de difusión del mismo, por lo que en parte
estos fenómenos se compensan (tabla 1.2) sin llegar a equilibrarse. Esta razón hace
que el valor absoluto de oxígeno en una disolución nutritiva previamente saturada
con aire a presión sea menor en las horas centrales (ver figura 3.3) donde la tempe­
ratura en un cultivo es mayor. Po r todo ello concluimos que debemos mantener la
disponibilidad de oxígeno de la rizosfera constante, de forma esquemática pode­
mos realizar un balance como sigue:

11
P E P IN O TOMATE
Agosto (26° C) Septiembre (24,5° C)

y 8 ,2

y 8,4
Media = 8,3
Media = 6,2 ■
5,0

Puntos de
medida

. 6,0 7,5
5.9
7 9\ >,7
3,3

Media = 4,8 .
□. ■
- 3,8 7,3X

Media = 7,6 7,6


5,0

co
rco
O

Ubicación de
las plantas

Media = 2,9 Media = 7,5


3,6 "3 ,6 7,4 ^ -7.4
2,6
' 2 ,6 15 '7 ,7
2 ,2 -

Tanque 6,7 8,6

Figura 1.6. Esquem a de la dism inución d e l oxígeno (mg L ') en la disolución n u tritiva que
experimenta un cu ltivo de pepino y tom ate en un can al de N F T (Gislerod y Kempton. 1983).

12
Balance de oxígeno en la disolución nutritiva
Factores que afectan a la demanda Factores (pie afectan a la oferta posible
del aparato radical desde la disolución nutritiva
V con la temperatura del sustrato ■*. solubilidad del O, con la temperatura
V con la radiación solar V la velocidad de difusión del oxígeno con la
temperatura

Los síntom as de la falta de aireació n en la solución se expresan, antes de que


la parte aérea de la planta evidencie dicho problema, un color pardo de las raíces,
así como el aumento del crecimiento de las raíces en el interior del taco de lana de
roca o sustrato en el caso de que éste sea usado para el trasplante.
Com o métodos p a ra au m en ta r la aireación, además de los sistemas ya men­
cionados, parece que para el N F T ha dado muy buen resultado aprovechar el efecto
venturi en la cabecera de los inyectores o bien en un b y-p ass en el retorno al tan­
que. E l método más simple, en los sistemas en los que el aparato radical está in­
merso en la disolución nutritiva, es la in te rru p ció n del paso de la disolución nu­
tritiva por el canal de cultivo. Se intenta mantener el equilibrio entre la necesaria
oxigenación de las raíces mediante el contacto directo con el aire y la necesidad de
agua humedeciendo sus raíces para que no sufran estrés hídrico.
En cada sistema concreto y condiciones medioambientales determinadas se ha de
dar unas recomendaciones de aireación diferentes, y éstas deben hacerse para cada mé­
todo de oxigenación de la disolución nutritiva y aparato radical. A s í por ejemplo para el
sistema japonés, descrito abajo, se ha recomendado el siguiente flujo de aireación: 15
minutos cada dos horas durante el día y una sola vez en mitad del período oscuro (Resh.
1992). Para el caso de N F T y con el fin de eliminar costes, Rom er (1993) recomienda
para el cultivo de pepino 20 minutos del flujo y 20 de interrupción del mismo.
Pardossi e l a !. (1987) utilizan para el cultivo del tomate un ciclo de interrup­
ción/flujo de la disolución de 30/30 minutos durante el día y un solo riego de 30
minutos durante la noche; nosotros en condiciones de cultivos en invernaderos en
zonas semiáridas y temperatura de disolución nutritiva muy altas (de 25 a 3 4 ° C)
durante el hemoperíodo, hemos obtenido los mejores resultados cuando sólo se in­
terrumpía el suministro de la solución durante 15 minutos, a lo sumo, cada hora.
En resumen los métodos de oxigenación son:

D IR EC T O S Forzadoenla mezcla Bombeode aireen ladisoluciónnutritiva.


aire-agua Uso del efectoventuri para lasuccióndeaire al pasode ladisoluciónnutritiva
o aguaen laentradadeéstaal cultivo.
Agitación de lasuperficiedeladisolución nutritiva.
Aumentode lasuperficie SistemaNFT quereduceel aguaqueexisteenel aparatoradical a unapelícu­
decontactoagua-aire ladeunmáximode4-5mmdeespesor. La velocidaddecirculaciónenel canal
también provocaun aumentodel oxígenoenladisolución.
Pulverizar la solución nutritiva a través de boquillas apropiadas sobre las raí­
ces (sistemasaeropónicos).
Métodos decascadao Se aprovechael retornode ladisoluciónoel rellenodel tanqueconel aguade
turbulencia riego.

IN D IR E C T O S Refrigeracióndeladisolución I Permiteaumentar lacuantíadeoxígenodisueltoenel puntodesaturación (ver


tabla 1.2).

13
Respecto a la tem p eratu ra ya hemos comentado que juega un papel muy impor­
tante sobre el oxígeno en la disolución nutritiva, por ello es difícil discernir cuándo la
temperatura juega un papel importante de por sí, o lo hace a través de su efecto en re­
lación con la limitación de la cantidad de oxígeno presente en la rizosfera. S e ha des­
crito una fuerte disminución en la absorción de diversos nutrientes como N, P, K y C a
en cultivos hidropónicos cuando la temperatura es baja de unos 10 a 13° C (C hu y
Toop. 1975; Cornillon. 1980; Engel y Marschner. 1990; Com illon y Fellahi. 1993;
Cornillon y Obeid, 1993; Engel. 1993), en los mismos trabajos antes mencionados y
de otros como los de Adam s y Massey (1984) se puede deducir que cuando la tem­
peratura se sitúa sobre los 20 a 2 5 ° C (hasta los 30 ° C según el caso) parece que se in­
crementa fuertemente esta absorción, y no existe una gran fluctuación en su influen­
cia dentro de estos márgenes. Po r encima de estas temperaturas no se permite un
buen desarrollo de las plantas en cultivos hidropónicos. provocando algunos efectos
no deseados como la subida a flor en los cultivos de lechuga.

S istem as h id ro p ó n ic o s flo ta n te s

Com o de su propio nombre se deduce, resuelven uno de los problemas del S is ­


tema G ericke: la sujeción de las plantas en la disolución nutritiva. E l poliestircno
expandido es el material más usado para la construcción de las placas flotantes.
Massantini (1976) desarrolló un prototipo experimental de dimensiones similares a
las originales de G ericke (101 x 300 x 15 c m ) construido con madera y recubierta
de una película de plástico, sobre él se disponen placas de poliestireno expandido
en piezas cuadradas de 1 x 1 m y 2 cm de espesor (fotografía 1.1).
E l mayor desarrollo de este sistema lo ha llevado el Dr. M erle Jensen y sus co­
laboradores (Jensen, 1981; C ollins y Jensen, 1983; Jensen y C ollins, 1985). A u n ­
que su expansión no parece tener desde un punto de vista com ercial gran im por­
tancia, s í tiene una alta productividad, diseñado para c u ltiva r 4,5 m illones de
lechugas por hectárea y año. Las dimensiones de los canales son de unos 60 cm de
ancho, 30 cm de profundidad y una longitud variable de incluso decenas de metros,
estas unidades básicas se disponen unas junto a otras por sus lados más largos y por
tanto solo se accede a ellas por su lado estrecho por el cual se van introduciendo
unas unidades de cultivo flotante individuales (v e r figura 1.7) donde se realiza el
trasplante definitivo, que normalmente consiste en cuatro lechugas, una a una de
estas unidades se van incorporando al canal general hasta completarlo. Desde este
mismo punto se realiza la recogida de las plantas una vez completado el cic lo de
producción, esta operación se hace gracias a que las diferentes unidades están en­
lazadas por una cuerda enrollada a un carrete que une las distintas unidades de flo ­
tación; en Holanda se han desarrollados modelos similares en N F T con un alto
grado de mecanización del cosechado.
L a disolución nutritiva que rellena el canal circu la hacia el tanque de reserva,
éste es de menor volum en que el propio canal, es a llí donde se oxigena con un
compresor de aire, se refrigera y desinfecta (esterilizador U V ) y posteriormente
se vuelve a bom bearla de nuevo al lugar opuesto al rebosadero del canal por
donde salió.

14
Figura 1.7. Esquem a de dos bancadas de un sistem a hidropónica flotante, en una de ellas se
lia elim inado una unidad de cultivo p ara ver e l sistema radical.

U no de los grandes inconvenientes para una mayor expansión comercial que


presenta este sistema y el de aguas recirculante, que se explica en el apartado si­
guiente. pudiera ser los costes más elevados de inversión frente a los sistemas N F T
tradicionales (Resh. 1992).

C u ltivo s en agua re circu la n te

Fundamentalmente estos sistemas se han desarrollado comercialmente en J a ­


pón. L a unidad de cultivo clásica posee unas dimensiones muy parecidas al sistema
Gericke, consiste en bancadas de 80 cm de ancho, casi 3 m de largo y de 15 a 20 cm
de profundidad de los cuales de 6 a 8 quedan cubiertos por la disolución nutritiva
(ver figura 1.8), se mantiene un nivel constante de ella gracias al rebosadero que
comunica con un tanque general de almacenamiento. L a disolución nutritiva es su­
ministrada por un tubo, a veces son dos, que la introduce en el canal bajo presión y
es mezclada con aire también comprimido, a través de este tubo se suministra la
mezcla aire-disolución durante unos 10 minutos cada hora, aunque lógicamente
debe variar con las necesidades del cultivo. A veces, también se dispone de tuberías
de aireación extra dentro del canal, que se activan en función de las necesidades de
oxigenación del cultivo. Existen en el mercado japonés diversas modalidades de
este sistema basadas en la compartí mentación del canal general, posición del mez­
clador de aire, número de tubos pulverizadores, etc. (fotografía 1.2).

15
Perforación para
introducir las plántulas

Espuma plástica
que cubre la
totalidad del canal

Canal

Tubo de suministro
Tubo rebosadero de la disolución
nutritiva

la disolución
controlado
rebosadero

--------------------------------------------- -----

Figura 1.8. Esquem a básico d e l sistem a de raíz flo tan te japonés.


A ) Visión general. B ) Sección transversal.

16
N utrien t F ilm T e c n iq u e (N F T)

E l N F T que en castellano se puede traducir como Técnica de C ultivo con Flujo


Lam inar de Nutrientes, se desarrolló para evitar uno de los principales problemas
de los cultivos hidropónicos: la posible hipoxia de las raíces. Para paliarlo, se hace
pasar una película de disolución lo suficientemente delgada para que puedan difun­
dir por ella los gases.
Este método se utilizó con fines científicos por Asher e t a l. (1965), su desarro­
llo en fase com ercial comenzó con los trabajos de Cooper desde los años 1965 (Co-
oper 1973, 1975 y 1982) y que continúan hasta la actual! lad (Cooper. 1996).
En las últimas décadas sólo ha tenido en nuestra comarca uso experimental,
aunque en los últimos años se están desarrollando con éxito ciertas tentativas co­
merciales de su uso (Noguera e t a l., 1986. 1988: Urrestarazu. 1996a. 1996b; Urres­
tarazu e t a l., 1996). E n cam bio en otras zonas del mundo especialmente en Ingla­
terra, C entro de Euro pa y A u stralia, y en la actualidad en ciertos lugares de
Sudamérica, tiene un importante uso com ercial (fotografía 1.3). Por ello, debido a
su importancia, se recoge en el capítulo 13, independientemente.

Aeroponía

L a aeroponía consiste en cultivos en contenedores en donde las raíces se en­


cuentran en una atmósfera saturada de humedad y fertirregadas continua o disconti­
nuamente con una mezcla de agua y nutrientes en forma de pequeñas gotas o de ae­
rosol, aunque se han hecho en U S A e Italia intentos comerciales con mayor o menor
éxito, lo cierto es que parece no haber tenido una implantación importante lejos de
la investigación (Zobel e t a l., 1976) o curiosidades para el recreo o didácticas.

1.4.2. C ultivos en sustrato

De forma general se presentan dos grandes diferencias con los cultivos en agua
(ver también apartado 6.3):
a) L a aireación es mayor que en los cultivos en agua, incumpliéndose esta re­
gla general sólo en caso de estar totalmente ocupada su porosidad con la
fase acuosa de forma permanente. Po r lo tanto en los cultivos en sustrato
son menos frecuentes los problemas de hipoxia radical, por lo que el uso
de los sustratos supone la solución a uno de los principales problemas de
los cultivos en agua.
b) Por el contrario, cuando se usan los sustratos hortícolas, no existe una ili­
mitada disponibilidad de agua constante para las raíces, por tanto ésta si­
tuación mal manejada podría dism inuir o cuando menos lim itar algún pro­
ceso biológico de la planta. Este problema puede surgir por dos razones
básicas: l ) por disponer de una cantidad de agua limitada cuando sea ne­
cesaria, y/o 2) que la tensión a la que esté retenida ésta sea superior a la re­
comendada (ver capítulos 4 y 5). Este es el inconveniente de estos cultivos
frente a los cultivos en agua.

17
Para conseguir la mejor producción en los cultivos sin suelo en sustrato, es ne­
cesario encontrar el punto de equilibrio entre agua-aire mediante el manejo del
riego y fertirriego con la frecuencia y duración del mismo ajustada a las necesida­
des de las plantas y características físicas del sustrato.
A continuación se describen los diferentes sistemas de cultivo sin suelo usando
sustrato, m orfología y el volumen del contenedor de cultivo com o criterios de c la ­
sificación de este apartado.

C u ltivo en arena

S e trata de un sustrato muy utilizado, sobre todo en el origen de los cultivos


sin suelo tanto con carácter experimental com o com ercial. L a ventaja principal es
su bajo coste donde es abundante, así com o la posibilidad de usarlo durante largos
períodos de tiempo, ya que no altera sus características físicas fácilm ente con la
edad en cultivo y perm ite su desinfección sin alterarse. Entre los inconvenientes
señalamos su elevada densidad aparente y el im pacto ambiental negativo cuando
se extrae de playas y ramblas. Po r otro lado la falta de homogeneidad tanto física
com o quím ica, debida a sus diferentes procedencias, dificulta la tipificación de su
manejo. Po r su naturaleza quím ica se pueden c la sific a r en dos grupos básica­
mente: a ) las de origen silíceo más estable en estructura y homogeneidad de com ­
posición, y b ) las calcáreas en las que juegan un papel m uy importante las varia­
ciones del pH y la posibilidad de una alta presencia de iones bicarbonatos entre
otros, este factor hace que sea d ifíc il mantener un pH adecuado para la rizosfera
(ver capítulo 7).
E l criterio para la clasificación de estos cultivos en arena será el volum en dis­
ponible de colonización de las plantas cultivadas. Establecem os tres grupos que
van desde el sistema que ocupa la totalidad de la superficie del invernadero hasta
los pequeños contenedores donde se cultiva una o un grupo reducido de plantas.
C ultivo en lecho de a re n a que cu b re la to talid ad del invernadero: la prepa­
ración y sobre todo el aspecto final de este sistema recuerda al e n a re n a d o alm e-
rie n s e y cuyo origen lo posibilita para considerarlo com o un cultivo sin suelo en el
sentido am plio (v e r su descripción en Cadahía. 1988). A continuación se describe
esta forma de cultivo que se ha dado en llam ar en lengua inglesa « fu ll- flo o r- fill» y
que se puede traducir com o método de «todo el suelo ocupado» (Noguera, 1993).
Este sistema se ha desarrollado inicialm ente para zonas áridas en Arizona, en su
construcción la base del invernadero se aplana y se lleva a una pendiente del con­
junto entre (),2-0,3% (v e r figura 1.9 A ) toda la base del terreno original se cubre
con una lámina doble de polietileno de suficiente grosor para evitar roturas y pér­
dida del aislamiento del sistema de cultivo, a la vez que se evita que las raíces de
las plantas que se cultivan entren en contacto con el terreno original subyacente.
Encim a de esta capa aislante se colocan las tu b ería s de d re n a je que se sitúan en
paralelo por toda la longitud del invernadero en el sentido de la pendiente, todo
esto se cubre con la capa de arena. Las tuberías de drenaje tienen com o función re­
coger los excedentes del riego, gracias a las perforaciones que poseen en toda su
longitud. Po r ellas se conduce el drenaje hasta una tubería general perpendicular a

18
Capa impermeable
de polietileno
Tuberías perforadas de drenaje

B)

Relleno Lámina de polietileno bicolor


de arena

Contenedor
de PV C

C)

Orificio de
drenaje

Rebaje para la
calefacción

Fisura 1.9. D iferentes sistem as de cu ltivo en arena <ver texto).

todas las anteriores, que finalmente lleva el drenaje al exterior del invernadero. La
distancia entre las tuberías de drenaje es de 1.2 a 1.8 m . dependiendo de la granu-
lometría de la arena utilizada. A s í. para mantener un correcto drenaje a granulóme-
tría más fina corresponde a la distancia entre tubería menor. E l grosor del lecho de
arena en donde se cultiva es de unos 30 cm de espesor y sobre e lla se dispone el sis­
tema de riego localizado por goteros. L a granulometría es un factor m uy im por­
tante, no siendo recomendables las arenas que tienen una alta proporción de granos
de tamaño muy lino (m enor de 0 ,15 m m ).
E l sistema requiere, en este tipo de ambiente m uy árido, de hasta 8 riegos dia­
rios. E n cuanto al drenaje se recomienda no sobrepasar del 8 a 10% (R csh , 1992).
C ultivo en b an c ad a de arena: se construyen de albañilería o están excavadas
en el suelo. U na vez nivelado el terreno se coloca una lám ina de polietileno o se re­
aliza una im permeabilización y aislamiento con pintura epoxi, sus dimensiones
suelen ser de i m de ancho por varios de largo. Po r lo demás su funcionamiento y
diseño coincide con el apartado anterior, salvo en el hecho de que el riego suele ser
por una única tubería en sentido longitudinal que funciona con riego por subirriga-
ción y posterior drenaje a través de la misma. Este sistema sería m uy sim ilar a los
cultivos en grava donde se rellenaría con este material la totalidad de la bancada.
C ultivos en sacos y contenedores. Este siguiente paso consiste en pasar de
ocupar el sustrato de cultivo toda la superficie del invernadero a limitarse a líneas
coincidentes con el sistema de fertirriego. Inicialm ente consistía en rellenar de
arena una lám ina de polietileno bicolor, con el color blanco hacia el exterior. Sus
dimensiones son de unos 30 cm de ancho y varios metros de largo dependiendo de
la estructura del invernadero y la dirección de su colocación (figura 1.9 B y foto­
grafía 1.4). Los dos extremos se cierran y el drenaje se realiza por orificios perió­
dicos en la base de este contenedor, a principio de la década de los 90 había unas
490 ha (M artínez y G arcía. 1993) y en la actualidad se estima que existen más de
700 ha con este sistema en la región de M u rcia y Alicante. Otro sistema sim ilar de­
nominado localmente en c a n a le ta consiste en unidades de cultivo también alarga­
das con unas dimensiones que se detallan en la figura 1.10. Están hechas de un ma­
terial resistente com o el propileno y se surten en rollos de gran longitud que
facilitan su transporte, son cortados y montados in s itu permitiéndole por ello una
gran versatilidad de adaptación a los diferentes invernaderos. Aparte de la propia
arena se pueden rellenar de sustratos como perlita, fibra de coco, cualquier sustrato
alternativo o bien mezclas de ellos. U na de sus ventajas es que suelen arrojar ma­
yor proporción de volumen de sustrato por planta.
Esta unidad de varios metros de largo se puede sustituir por sacos individuales
o contenedores plásticos que evitan la propagación de los problemas fitosanitarios
radicales (figura 1.9 C y fotografía 1.10), por tanto este tipo de agrosistemas podría
ser considerado en el apartado siguiente.

C o m p on e nte s y fu n c io n a m ie n to b á s ic o en lo s c u ltiv o s
en c o n te n e d o re s in d iv id u a le s

Todos los cultivos en contenedores de producción hortícola que se realizan en


la comarca del sudeste español responden a un esquema básico de funcionamiento
que en este capítulo y en los sucesivos se explican. Poseen una serie de factores y
componentes comunes en su manejo y funcionamiento. N o describiremos detalla-

20
Pendiente general mínima (1-2%)

2I
Figura 1.10. Esquema general de una bancada o canaleta de cultivo de rosa usando perlita como sustrato.
damente todos, ya que cada uno se explica en su capítulo correspondiente y en es­
pecial en el capítulo 5. tampoco son absolutamente imprescindibles para el co­
rrecto manejo y la máxima producción todos los elementos que describimos aquí.
E l funcionamiento básico respondería (figura l . l I ) a la siguiente descripción he­
cha en función de su ubicación:
A. Componentes previos al cultivo:
• Elementos propios del sistema de fertirrigación.
• Centros de recogida de información: sensores.
• Unidad de procesado de la información.
B. Zona de cultivo:
• Red de distribución de la fertirrigación.
• Recogida de información en el cultivo.
• Unidad de cultivo individualizada.

A. C o m p o n e n te s p re v io s al c u ltiv o

Físicamente se puede separar toda la infraestructura necesaria al cultivo pero


que no está en el propio cultivo, a ésta la podíamos denominar zona de servicio, in­
cluye aquellos componentes del sistema que ponen y en su caso recogen — los sis­
temas recirculantes— de la zona de cultivo los elementos que la planta necesita
para su producción. Por lo general esta zona de servicios suele estar fuera del inte­
rior del invernadero, en el caso de que estemos hablando de cultivo protegido como
ocurre en nuestra comarca.
Elem entos propios del sistem a de fertirrig ació n . Constituyen toda una serie
de componentes que son necesarios para el tratamiento del agua de riego y los pro­
cesos de disolución de fertilizantes. Suele comenzar con una balsa de riego que se
debe cubrir con una manta para evitar que el agua reciba luz y con ello im pedir el
crecimiento de las algas, y el consiguiente desarrollo de flora y fauna, que podría
ser un problema para la vida media de los filtros y componentes del riego; sin em ­
bargo es frecuente que estas balsas de riego estén descubiertas, con la aparición
también de polvo en el fondo de la misma. D e forma general se recomienda en
cuanto a su morfología que sea lo más profunda posible, con el fin de evitar una re­
lación de la superficie superior muy grande en comparación al volumen que pueda
almacenar, cuando su superficie es muy grande en relación a la profundidad ten­
dremos problemas de cubrimiento y más entrada de luz.
Desde la balsa se canaliza el agua hasta el cabezal de riego propiamente dicho
que suele estar refugiado en una caseta de dimensiones precisas para albergar el
equipamiento de riego, aunque usualmente se utiliza también como almacén de los
productos agroquímicos.
C entros de recogida de inform ación: sensores. Los sensores más frecuentes
instalados para el control de la disolución nutritiva que se conduce a la zona de cul­
tivos son: un sensor de pH y otro de conductividad eléctrica (C E ), éstos regulan el
control de la entrada del tanque de ácido y disolución madre al tanque de mezcla o
a la distribución del fertirriego. Este sistema descrito es el más frecuente, sin em­
bargo se puede utilizar para los mismos fines balsas de dimensiones más reducidas

22
Solarimetro

l jopas

23
Figura 1.11. Infraestructura básica tlel procesa de fertirrigación para cultivos sin suelo.
que las de riego en las que. en función de su tamaño, se realiza la mezcla directa con
los fertilizantes y ácido: de aquí, y una vez controlada la C E y el pH final mediante
pHmetros y conductivímetros portátiles, es bombeada directamente a la zona de cul­
tivo (ver su manejo en el capítulo 7). E l tercero de los sensores es el de radiación so­
lar (solarímetro). no es imprescindible por lo que no siempre está presente en el sis­
tema que describimos, se suele colocar en el techo de la caseta, cercano a la
ubicación del ordenador; si bien este método es muy usado en otras partes del
mundo como en el centro de Europa, Reino Unido y Norteamérica (U S A y Canadá),
en el sur de España su uso no está generalizado (ver su manejo en el capítulo 5), en
la escasa información que sobre este tema existe (Moreno. 1997) se puede estimar
en la actualidad su uso en un 17% de los cultivos sin suelo (fotografía 1.5).
U nidad de procesado de la inform ación. Este componente del sistema pro­
cesa la información de tres entradas fundamentales C E . pH e intensidad lum i­
nosa. es aquí conveniente resaltar que aunque el objeto de este capítulo sea sólo
describir el funcionamiento de los componentes de fertirrigación. este sistema
informático es también el que puede recibir y controlar toda la inform ación c li­
mática en el invernadero (en su caso) tanto de: a ) recepción de los datos (senso­
res de humedad relativa ambiental, temperatura, C 0 2, etc.); b ) el procesado de
los algoritmos matemáticos de las funciones programadas, y c ) como resultado
em itir las respuestas en forma de órdenes sobre las acciones de control clim ático
(abertura de ventanas, acción sobre calefacción-refrigeración, hum illcadores am­
bientales. aporte de C 0 2. etc.).
Los valores de la C E retroalimcntan a las proporciones de aporte de los tanques
de fertilizantes sobre unos valores bases previamente establecidos y programados en
el ordenador. De igual forma actúa el valor del pH sobre el tanque de ácido, que suele
ser de menor volumen, así como el valor de la radiación recogida por el solarímetro1.

B. Z o n a de cu ltivo

Red de distribución. Después del cabezal de riego, la disolución nutritiva se


distribuye por la superficie del cultivo, este riego está dividido de forma que cada
sector (generalmente mucho menor de una hectárea) tiene un funcionamiento inde­
pendiente gracias a una electroválvula en su entrada y la información que el orde­
nador recibe de dicho sector. Aunque esto es muy variable, en la comarca se suele
utilizar líneas portagoteros distantes entre sí a dos metros y goteros autocompen-
santes a 50 cm con un caudal de unos 2 ó 3 L h ', cada gotero está dotado de un
tubo de longitud variable pero de forma que permite una movilidad de éste para
que su ubicación pueda ser cambiada a lo largo de las diferentes etapas del cultivo,
ya que es usual que en principio se realice la fertirrigación en las inmediaciones de
las plantas usando el propio taco o sustrato en el que se disponen las plántulas, con
ello se pretende un correcto desarrollo del sistema radical sobre el contenedor
donde se cultiva hasta recolección. E l punto exacto de riego por el gotero se puede
cambiar gracias a una pieza denominada estabilizador también llamada pinza o pi­

1 Ver actividades prácticas.

24
queta (v e r figura 1.11) que se puede clavar en el mismo contenedor o cepellón de
las plántulas tal y com o provienen de los semilleros. Transcurrido el tiempo nece­
sario para el arraigo de éstas en el contenedor de cultivo definitivo, se trasladan a
zonas más lejanas del cuello de la planta y así evitar problemas de alteraciones pa­
tológicas de éste a la vez que se permite una m ejor distribución del riego y aprove­
chamiento del contenedor, si bien este punto es discutido por los diversos autores
(ver capítulo 17). E l final de la línea de riego portagotero está rematada por una
llave que facilita las labores de limpieza de las tuberías (ver también capítulo 17).
Recogida d e inform ación en el cultivo. U na de las principales fuentes de in­
formación sobre la buena marcha del cultivo se realiza mediante el seguimiento del
drenaje (figura 1.12). Se puede m odificar la componente a gracias a la información
recogida desde el cultivo con las componentes b y d. y más rara vez a través de c.
Cada una de ellas es tratada en detalle en su capítulo correspondiente, por lo que
aquí no mostramos m ayor información. Podemos clasificar la información de la d i­
solución nutritiva en dos facetas:
• Disolución nutritiva disponible para la rizosfera: en ciertos sustratos como la
lana de roca es frecuente el uso de jeringuillas (fotografía 1.6) para la extrac­
ción de muestras y así poder analizar la disolución disponible por las plantas
por sus aparatos radicales. Aunque se han descrito métodos similares para
perlita, en la práctica no se realiza más seguimiento que el análisis de los dre­
najes. E l método de la jering uilla también se usa en sustratos como la fibra de
coco (ve r también apartado 8.8.2), aunque en ésta incluso se puede usar la
presión de las manos para extraer el fluido necesario com o para medir la C E .
• Inform ación proveniente del drenaje de la unidad de cultivo: el drenaje de la
disolución nutritiva que se elim ina del cultivo aporta una información vital
tanto en su aspecto cuantitativo com o cualitativo. Esta información es la que
se utiliza com o retroalimentación para variar el número de riego y su compo­
sición (figura I . I 1) (v e r también apartado 7.7).
E s la base de un buen manejo del sustrato com o se verá en sus capítulos corres­
pondientes.
Una vez que hemos tratado las fu en tes de inform ación que en el cultivo hay
que controlar, pasaremos a la descripción física de sus com ponentes y su funcio­
namiento se puede enumerar como:
• E l gotero de control de entrada de la disolución nutritiva.
• L a bandeja de drenaje.
• L a bandeja de riego por demanda.
G otero de control. Se utiliza como validación del sistema de fertirrigación en
su conjunto, permite verificar la bondad del funcionamiento, es decir compara la
programación teórica de cada uno de los factores que hemos considerado con la sa­
lida real que termina en la planta o grupo de ellas. A veces se utiliza el mismo go­
tero que llega a la planta separando éste desde su ubicación hasta el recipiente de
muestreo, pero lo más habitual es que exista un gotero idéntico al que va a las plan­
tas de forma fija conectado a un recipiente que debe ser más o menos hermético
para evitar la evaporación, y protegido de la luz, con el fin de evitar la evaporación
y el crecim iento de las algas y microorganismos.

25
En tra d as
Riego

E
Cuantitativamente

Volumen

Proporcionalmente
Calcio
Magnesio
Sulfato
Fosfato
Nitrato
Bicarbonato

Amonio
Potasio
Nitrato
Sulfato
Fosfato

Figura 1.12. Esquem a del com portam iento general de algunos parám etros de la disolución
nutritiva en la unidad de cultivo.
E l grosor de la flecha indica su aumento o dism inución más usual.

26
B andeja de d re n a je . Recibe este nombre por su aspecto y función, ya que se
adapta al contenedor del sustrato, recoge todo el drenaje de un contenedor, si bien
para aumentar la representatividad sobre el resto de las unidades de cultivo puede
llegar a canalizar el drenaje de más de una unidad de cultivo (usualmente dos). En
general hay, o debiera de haber, una bandeja de drenaje por sector de riego, de
forma que si se producen diferencias m icroclim áticas en el invernadero, tan fre­
cuente en nuestra com arca (la topografía suele ser abrupta y el invernadero poco
hermético y m al o m uy desigualmente ventilado), se pueda fertirregar indepen­
dientemente. E l drenaje se canaliza hacia un cubo o recipiente que en general está
enterrado en el suelo, con lo cual se evita tener que levantar la propia bandeja y las
plantas que se cultivan m uy por encim a del resto de los contenedores y de esta
forma m antener las mism as condiciones de cultivo. A través del volum en así
como su com posición cualitativa respecto a la disolución nutritiva de entrada se
modifica la programación de su suministro, en esta programación juega un papel
muy importante el estadio fenológico de la planta (v e r capítulos 5 y 7), informa­
ción que es vital para su m anejo práctico (figura 1.13 A ; fotografía 1.7). Esta in­
formación, expresada normalmente com o porcentaje de volumen drenado en rela­
ción al volum en del gotero de control, es la que gobierna la d o ta c ió n (= volumen)
y fr e c u e n c ia (= número) de riegos a efectuar.
B andeja de riego a la demanda. Consiste en una bandeja (o recipiente) que al­
berga una unidad de cultivo (o dos, por el mismo criterio antes mencionado), la ban­
deja canaliza el drenaje hacia un lateral de la misma donde hay dos electrodos que
mantienen el circuito cerrado mientras existe un nivel de drenaje determinado (figura
I.I3 B , fotografía 1.8). ver su funcionamiento en el apartado 5.7.2. E l drenaje se va
acumulando en un contenedor y de éste a su vez por capilaridad asciende a través de
un fieltro (o manta) absorbente, que está en amplio contacto con el sustrato del con­
tenedor, cuando existe una fuerte demanda de disolución por el cultivo (y no se re­
pone por el riego) se puede elim inar parte del drenaje de este contenedor, por ello,
cuando el nivel correspondiente de fluido desciende por debajo de un límite estable­
cido, al menos uno de los electrodos queda al aire por lo que el circuito está abierto y
con ello la señal se transmite al ordenador, que se puede interpretar como que existe
la necesidad de un nuevo riego. A través de la regulación de la altura de los electro­
dos para que contacten con el líquido del drenaje y la altura del rebosadero se puede
controlar o atender los requerimientos de riego del cultivo. L o normal en el funciona­
miento es que se den riegos fijos, denominados rie g o s a tie m p o , y entre estos durante
un número de veces determinado se controla si los riegos han sido suficientes me­
diante la comprobación del nivel de drenaje con el sistema descrito, sin embargo si el
funcionamiento es correcto se puede mantener de forma fija como único m éto d o d e
rie g o . Existe en el mercado una gran gama de tipos particulares de rie g o a la d e ­
m an d a según diversos criterios usando la gravedad, la radiación solar, la evaporación
de agua, etc. (ver capítulo 5). U no de estos modelos está basado en un contrapeso
puesto en una balanza y en función de la demanda gracias al método antes explicado
— y un único contactor— ordena un nuevo riego. H ay que tener presente que cual­
quiera de estos métodos de orden de riego según un criterio de demanda ha de estar
supeditado al principio de mantener el riego que origina un drenaje de salida deter-

27
Gotero

Lámina plástica
o contenedor

Bandeja de drenaje
A
Sustrato

Recipiente

Volumen
drenado

Gotero

Lámina plástica para


evitar la evaporación

-► Al control de riego

B Tornillo regulable
de la altura del
Salida del drenaje electrodo
regulable
Electrodos

Fieltro o manta
■ absorbente

Figura 1.13. Esquem a de dos componentes básicos en e l control de la ferlirrig ació n .


A ) Sección transversal de la bandeja de drenaje. II I Bandeja de riego a la demanda.

minado arriba explicado. Por lo que ha de quedar muy claro que este método de riego
nunca sustituye a la bandeja de drenaje que es la que realmente verifica que se está
haciendo el sistema correcto en función de los o b je tivo s ele rie g o perseguidos, por lo
tanto es una ayuda o salvaguarda, nunca el único medio de controlar el riego.

28
Las bandejas de riego a la demanda deben estar cubiertas por una lámina plás­
tica que evite la evaporación del drenaje y conviene que sea representativo del resto
de las unidades de cultivo.
U n id a d de c u ltivo in d ivid u aliz a d a . E l cultivo en unidades individuales pre­
senta el inconveniente de su m ayor carestía sobre otras formas, pero tienen como
ventaja la dificultad de la propagación de patógenos vía raíz, así como una impor­
tante posibilidad de movilidad.
Tanto la m orfología com o el volumen de los contenedores de sustratos son muy
variados. Desde un punto de vista de la morfología se pueden clasificar en:
a) Contenedores con la m ayor dimensión en el plano horizontal.
b) Contenedores con la mayor dimensión en la vertical.
Esta m orfología es muy importante a la hora de manejo del fertirriego reque­
rido en relación con el sustrato y la tensión de retención de agua disponible para las
plantas (v e r sus capítulos específicos por sustratos com erciales), de ahí que sea un
buen criterio de uso para establecer la clasificación que aquí recogemos.
Los contenedores del prim er tipo tienen la ventaja de una mayor retención de
agua, ya que la colum na de presión de agua es menor (Ansorena, 1994) (ver tam­
bién actividades prácticas), se disponen de forma que la m ayor dimensión sea d iri­
gida en la misma alineación que la línea de riego portagoteros, de esta forma se fa­
cilita el tránsito para las labores mecanizadas o manuales del agricultor. Dentro de
este tipo incluim os a:
• Los sacos de perlita que tienen una sección transversal más o menos c ilin ­
drica y una longitud de 1,20 m con un volumen de 40 L (G arcía e l a l., 1997)
(fotografía 1.9; figura 1.14), en Reino U nid o se ha descrito un contenedor si­
m ilar pero manejados con subirrigación (figura 1.15).
• Las tablas de lana de roca de las que se com ercializan varios tamaños siendo
una de las más usadas la tabla 10 x 10 x 100 cm . aunque se utilizan tamaños
de m ayor y menor volumen (v e r el capítulo 17).
• Contenedor alargado de unos 34 L de volumen, que se suelen emplear relle­
nos de arena (fotografía 1.10).
• Contenedor alargado más o menos cilindrico con fibra de coco, son de diver­
sos tamaño y de un volumen de hasta unos 24 L (fotografía 1.11).
E n la tabla 1.3 se pueden observar algunos parámetros de interés que pueden ilus­
trar a manera de ejemplo el número de plantas, su distribución por agujeros y el vo­
lumen que les correspondería a cada una en función de la capacidad de contenedor.
Los contenedores con una dimensión m ayor en la vertical tienen com o princi­
pales ventajas: a ) la m ayor inercia térmica, que para algunos clim as muy áridos y
ciertas plantas puede ser un factor de suma importancia, y b ) por su propia morfo­
logía se pueden rellenar fácilmente y. por tanto, pueden fabricarse con materiales
de mayor duración y con ello dism inuir el impacto ambiental al generar menor can­
tidad de residuos. Entre los tipos usados destacamos:
• Sim ples bolsas de polietileno negro de volum en variable que se rellenan con
mezcla de perlita y compost.
• Contenedor de unos 22-24 L de volumen de poliestireno expandido, que se
suelen emplear rellenos de fibra de coco (fotografía 1.12) o perlita.

29
7,5 cm

Planta

Figura 1.14. Sa co p ara e l cu ltivo en p e rlita. con descripción de las aberturas de m anejo
más frecuente.

TABLA 1.3

Esquema de algunos valores y parámetros de interés para el manejo de los contenedores


de lana de roca y perlita común en el sudeste de España

Parámetro considerado Número de plantas por contenedor


2 3 4 6
Distribución de plantas por agujero del contenedor 1/0/1 1/1/1 1/2/1 2/2/2
Ejemplo tipo Sandía Melón Pepino Tomate
Volumen resultante (litro s p lan ta ')
Volumen contenedor: desde 15/. 7.5 5.5 3.75 2.5
a 40 L 20.0 13.33 10,00 6.67

F u en te: E lab o rac ió n p ro p ia.

Tanto los contenedores verticales com o los horizontales a veces se pueden dis­
poner en forma piramidal en el campo como muestra la fotografía 1.13, cuando
esto se hace hay que considerar el efecto que esto tiene sobre los contenedores co-

30
4 cm de reserva
de disolución nutritiva

Figura 1.15. Sistem a d e cultiva en perlita (Wilson. 1985).

locados en la parte inferior, consideración que también hay que extender al agro-
sistema denominado cultivo en colum na que consiste en una disposición vertical
del contenedor con la entrada del fertirriego por arriba y la salida de los drenaje en
el punto inferior.

1.5. Bibliografía citada


Abad. M. (1993). «Características y propiedades. Sustratos». En: Cultivos sin Suelo. Instituto de
Estudios Almerienses, FIAPA. pp. 66.
Adams. P., Massey; D.M. (1984). «Nutrient Uptake by Tomatoes from Reeireulating Solutions».
Proceedings ISO SC . pp. 71-79.
Ansorcna. J. (1994). Sustratos. Propiedades y caracterización. Ed. Mundi-Prensa. 173 págs.
Asher. C.J.; Ozanne. P.G.: Loneraga, J.F. (1965). «A method for eontrolling the ionic environ-
ment of plant roots». Soil. Sci.. 100:149-156.
Benton Jones. J. Jr. (1982). «Hydroponic: Its History and Use in Plant Nutrition Studies». Jour­
nal o f Plant Nutrition. 5:1003-1030.
Benton Jones. J. Jr. (1983). A C uide f o r the H ydroponic <6 Soilless Culture Growers. Timber
Press. Portland. Oregon. 124 págs.

31
Cadahía, C. (1988). Fertilizació n en riegos p o r goleo ele cu ltivos hortícolas. Ed. Ert.
Carrasco. C¡.: Izquierdo. J. (1996). L a em presa hidropónica de m ediana escala: L a técnica de la
solución nutritiva recirculante <«N F T »). Univ. de Talca (Chile). FAO. 105 págs.
Camón. M.; Companioni, N.; González. R.: Peña. E. (1996). «Hidroponia orgánica en Cuba».
En: Delfín. A. (Ed.). H idroponia. Centro de Investigación de H idroponia y N u trición M in e­
ral. Lima. Perú. pp. 15-23.
Chu, C.B.: Toop, E.W. (1975). «Effects of subsirate potassium. substrate temperatura and light
intensity on growth and uptake of mayor cations by greenhosuse tomato plants». Cunad. ./.
P l. S c i.. 55:121-126.
Collins. W.L.; Jensen, M.H. (1983). H ydroponics: A 1983 Technology OverView. Environmental
Research Laboratory. Universily of Arizona. Tucson.
Cornillon. P. (1980). «Influente de la temperatura des racines sur le comporlement du chrysan-
theme et du gerbera». P.H .M . - Revue H o rtico le. 207:11-14.
Cornillon. P: Fellahi. A. (1993). «Influente of root temperatura on potassium nutrition of tomato
plant». En: Optim ization o f P la n t N utrition. pp. 213-217.
Cornillon. P: Obeid. S. (1993). «Influente of root temperatura and phosphorus contení in the
substrate on muskmelon growth». Advances in H o rticu ltu ra! Science. 7:69-72.
Cooper. A. (1973). «Rapid crop turnaround is possible with experimental nutricnt film techni-
que». G row ee 79:1048-1052.
Cooper. A. (1975). «Crop Production in Recirculating Nutrient Solution». Sc ie n tia H o rt..
3:251-258.
Cooper. A, (1982). Nutrient Film Technique. Grower Book, Londres. 185 págs.
Cooper. A. (1996). The A B C o f N utrient Film Technique. Ed. Grower Book, Londres. 171 págs.
Engels. C.H.; Marschner. H. (1990). «Effcct of sub-optimal root zone temperaturas at varied nu­
trient supply and shoot meristem temperatura on growth and nutrient concentrations in maiza
seedlings (Zea m ays L.)». P la n t and So il. 126:215-225.
Engels. C.H. (1993). «Difference between maize and wheat in growth-rclated nutrient demand
and uptake of potassium and phosphorus at suboptimal root zone temperaturas». Pla n t and
So il. 150:129-138.
Izquierdo. J. (1996). «La Hidroponia Popular y su Potencial en Procesos de Superación de la Po­
breza: Rol de la FAO». En Delfín. A. (Ed.). H idroponia. Centro de Investigación de Hidro-
ponía y N utrición M in eral. Universidad Agraria La Molina. Lima. Peni. pp. 251-276.
García-Lozano. M.; Escobar. I.: Guzmán. M.; Urrestarazu, M.; Salas. M.C. (1997). «Evaluación
de diferentes parámetros en cultivo de perlita para distintas especies hortícolas en inverna­
dero». A ctas de H orticu ltu ra. 18:519-525.
Gericke. W.F. (1929). «Aquaculture: a means of crop production». Am erica/ Jo u rn a l o f Botany.
79:862-868.
Gericke. W.F. (1937). «Hydroponics. Crop Production in Liquid Culture Media». Science. 85:177.
Gericke. W.F. (1938). «Crop Production Withoul Soil». Nature. 141:536-540.
Gericke. W.F. (1940). The Cinokete C u id e lo So illess Gardening. Prentice-Hall. New York.
Gieling. Th.II.: Bontseman. J.: Van Antwerpen. A.W.J.: Lukasse. L.J.S. (1995). «Monitoring and
control of water and fertilizerdistribution in grcenhouses». A cta H orticulturae. 401:365-372.
Gil de Carrasco. C.: Guzmán, M.: Lorente, F.A.: Urrestarazu. M. (1994). «Xylem sap extraction:
a method». Commun. S o il Sci. P la n t A nal.. 25:1829-1839.
Gislerod. II.R.: Adams. P. (1983). «Diurnal Variations in the Oxigen and Acid Requirement of
Recirculating Nutrient Solutions and in the Uptake of Water and Potassium By Cucumber
and Tomato Plants». Scien tia H ort.. 21:311 -321.
Gislerod, 11.R.; Kempton, R.J. (1983). «The Oxygen contení of flowing nutrient Solutions used
for Cucumber and Tomato Culture». Scien tia H ort., 20:23-33.
Graves, Ch.J. (1983). «The Nutrient Film Technique». H orticultura/ Review s. 5:1-44.
Hoagland. D.R.: Arnon. D.I. (1938). The Water-Culture M ethod fo r Crtnving Plan ts W itliout So il.
Calif. Agrie. Expe. Stn. Circ., p. 347: .

2 Una edición revisada se publicó en 1950.

32
Jensen. M.H. ( 1981). «New Development in Hydroponic Systems: Descriptions, Operating Cha-
racteristics. Evaluations». Pro c. 2 nd A n n u al C o n f H ydroponic Society o f A m erica, 2:1-25.
Jensen. M.H.; Collins. W.L. (1985). «Hydroponic Vegetable Production». Hort. Rev., 7:483-558.
Kratky. B.A.: Bowen. J. (1988). «Observations on a Noncirculating Hydroponic System forTo-
mato Production». H oriScien ce, 23:906-907.
Lemaire, F.; Dartigues. A.: Riviére. L.M.: Charpentier, S. (1989). «Cultures en pots et conte-
neurs. Principes agronomiques et applications». INRA. P H M Revue H o rlicole.
Moreno. A. (1997). C aracterizació n de las agroecosistem as de cu ltiva en p e rlita en la com arca
del poniente alm eriense. Trabajo Fin de carrera. Escuela Politécnica Superior. Universidad de
Almería.
Noguera. V. (1993). «Sistemas de solución perdida y recirculante. Descripción, análisis y valora­
ción». En: C ultivos sin Suelo. Instituto de Estudios Almerienses. FIAPA. pp. 85-126.
Noguera. V.: Abad. M.; García-Codofler. A.C.: Armengol. F.: Serrano. A. ( 1986):«Seasonal pro-
ductivity of tomato grown in recirculating nutrient solution culture during winter and spring
in the east mediterranean coast of Spain». A cta H orticu lturae, 191:179-187.
Noguera, V,; Abad. M.: Pastor, J.J.; Mora. J.; Armengol. F.: Serrano, A.; García-Codofler. A.C.
(1988). «Growth and development. water absortion and mineral composition of tomato
plants grown with the nutrient film technique in the east mediterranean coast región of
Spain». A cta H orticulturae, 221:203-209.
Maas. E.F.: Adamson. R.M. ( 1981). A rtific ia l M ed ia in H orticulture. T heir Form ulation and Fer-
tilization. Agriculture Cañada Publication. p. 1726.
Massantini. F. (1976). «Floating Hydroponic: a New Method of Soilless Cultures». Proceedings
4tli Int. Congr. So illess Culture. IWOSC. Wageningen. pp. 91-98.
Morad. P. (1997). «Possible use of io n s e le c tiv e e le c tr o d e s for n u trie n t S o lu tio n s in re c irc u la te d
s y s te m s » . En N inth Intern ation al Congress on Soilless. Jersey, pp. 291-298.
Pardossi, A.: Tognoni. F.; Bertero. G. (1987). «The influence of nutrient solution concentration
on growth. mineral uptake and yield of tomato plants grown in N.F.T.». Advances in H o rti­
cu ltu ra! Science, 1:55-60.
Resh, H.M. (1992). C ultivos H idropónicos. 2." ed. Mundi-Prensa. Madrid. 369 págs.
Romer. J. (1993). H ydroponic crop production. Kangaroo Press, Australia. 142 págs.
Sachs. J. (1860). «Berichte über die physiologische Thiitighet an der Versuchsstation in Tha-
rande». IV. Vegetation Versuche mit Ausschlusss des Bodens über die Náhrstoffe von Mais.
Bohnen and andcren Pflanzen Landw. Versta, 2:219
Steiner. A.A. (1976). «Nomenclature with Hidroponics». Proceedings 4'h Int. Congre. Soilless
Culture, pp. 19-20. IW OSC, Wageningen.
Steiner. A.A. (1985). «The History of Mineral Plant Nutrition till about 1860 as a source of the
Origin of Soilless Culture». Soilless Culture. 1:7-24.
Schwarz, M. (1968). G u ide to com m ercial H idroponics. Israel Universities Press. Jerusalem.
Londres. New York, 163 págs.
Schwarz, M. (1995). So ille ss C ulture M anagem ent. Ed. Springer-Verlag. Berlín. Alemania.
198 págs.
Ulises Durany, C. (1984). H idroponia. C u ltivo de plantas sin tierra. B ib lio te ca del Agricultor.
57’ ed. Ed. Sintes. S.A. Barcelona.
Urrestarazu. M. (1996a). «Soluciones Recirculantes». En: Delfín. A. (Ed.). Hidroponia. Centro
de Investigación de Hidroponia y Nutrición Mineral. Universidad Agraria La Molina. Lima.
Perú, pp. 251-276.
Urrestarazu. M. (1996b). V ariación D ia ria d el Volumen, e Iones Inorgánicos en e l exudado xile-
m ático, de p lantas de tom ate (Lycopersicon esculentum M ille r) cultivados en N.F.T. recircu­
lante. Universidad de Almería. Servicio de Publicaciones.
Urrestarazu, M.: Guzmán, M.: Salas. M.C.: Giménez, M.; Sánchez, A. (1996). Variation in up­
take o f m in eral nutrients and p H a t different phenology stages by tw o tomato c u ltiv a n in
greenhouse. IXth Colloquium IAOPN. pp. 350-354.
Wilson, G.C.S. (1985). «New perlite system for tomatoes and cucumbers». A cta H orticulturae.
172:151-156.

33
Winsor, G.W.: Schwarz, M. (1990). So illess culture fo r h orticu ltu raI crop production. Ed. Food
and Agricultura Organization of the United Nations. Roma. 188 págs.
Woodward, J. (1699). «Thoughts and Silicon as Nutrients for the Tomato Plant». /'/. Physiol,
21:193-227.
Zeroni, M.; Gale. J.: Ben-Asher, J. (1983). «Root Aeration in a Deep Hydroponic System and its
Effects on Growth and Yield of Tomato». Scient. H ort., 19:213-220.
Zobel. R.W.; Tridici. P.D.; Torrey, J.G. (1976). «Method for growing plants aeroponically».
Plan t Physiology, 57:344-346.

1.6. Bibliografía de textos básicos de cultivos sin suelo


e información de interés

Abad. M.: Noguera. V. (1985). «Las turbas. Material primario de los sustratos hortícolas». A g ri­
cultura. 638:716-722.
Abad. M. (1991). «Los sustratos hortícolas: características y manejo». En: A ctas I I Congreso
N acional de Fertirrig ació n . p. 15.
Abad. M.; Martínez-Herrero. M.D.; Martínez García. P.F.; Martínez Corts, J. (1992). «Evalua­
ción agronómica de los sustratos de cultivo». A ctas de H o rticu ltura. 11:141-153.
Ansorena. J. (1994). Sustratos. Propiedades y caracterización. Mundi-Prensa. Madrid. 172 págs.
Bentley. M. (1959). Com m erciaI Hydroponics. Ed. Bendon Books. Johannesburg, Sudáfrica.
Benton Jones. J. Jr. (1983). A C uide fo r the H ydroponic & Soilless C ulture Grow ers. Timber
Press. Portland, Oregon. 124 págs.
Blanc. D. (1987). Les cultures hors sol. INRA. París. 409 págs.
Burés. S. (1997). Sustratos. Ediciones Agrotécnicas, S.L.. Madrid. 342 págs.
Burt. C.; O'Connor. K.: Ruehr. T. (1995). Ferligation. Irrig atio n Trainining and Research Center.
California Polytechnic State University. San Luis Obispo. California. C A 93407. USA.
Cadahía, C. (1988). Fertilización en riegos p o r goteo de cultivos hortícolas. Ed. Ert.
Cadahía. C. (2000). Fertirrig ació n . C ultivos H o rtíco las y Ornam entales. 2.a ed. Mundi-Prensa,
Madrid. 475 págs.
Carleton Ellys; Swaney, M.W. (1953). So ille s grow tli o f plants. Reinhold Publishing Corp. New
York.
Carrasco. G.: Izquierdo. J.. 1996. L a em presa hidropónica de m ediana escala: U i técnica de la
solución nu tritiva recirculante (« N F T » ), Univ. de Talca (Chile). FAO, 105 págs.
Cooper. A. (1982). N utrient Film Technique. Ed. Grower Book.
Cooper, A. (1996). The A B C o f N FT . Nutrient Film Technique. Grower Book. Londres, Reino
Unido, 171 págs.
Coíc.Y., Lesaint. D. (1983). Cultures Hydroponiques. INRA.
FIAPA (1993). C ultivos sin Suelo. Junta de Andalucía. Almería, 372 págs.
Gericke, W. F.: So illes gardening. Ed. Prentice Hall. New York.
Gómez. J. (1993). San id ad fin g ir á de los sem illeros. Junta de Andalucía. Consejería de Agricul­
tura y Pesca.
Gómez. J. (1993). enferm edades de las hortalizas en cu ltivo hidropónica. Junta de Andalucía.
Consejería de Agricultura y Pesca.
Gómez. J. (1993). Enferm edades deI m elón en los cultivos «sin suelo» en la pro vin cia de A lm e­
ría. Junta de Andalucía. Consejería de Agricultura y Pesca.
Graves, Ch. J. (1983). «The Nutrient Film Technique». H o rticu ltu ra! Review s. 5:1-44.
Handreck, K.A., Black. N.D. (1994). G row ing M edia fo r ornam ental plants and tu rf University
of New South Wales Press. Australia, 448 págs.
Hewitt. E.J. (1952). Sand and w ater culture methods use in the study o f plant nutrition. Bradley
and Son. G.B.
Huterwal. G.O. (1960). H idroponía. C ultivo de planta sin tierra. Editorial Hobby. Buenos Aires,
Argentina. 236 págs.

34
ISOSC (1999). 7T" B ih lio g rap h y on soilless culture. Secretaría de International Society for Soi-
lless Culture. Wageningen. The Netherlands. 440 págs.
Jensen. M.H.: Collins, W.L. (1985). «Hydroponic Vegetable Production». H ort. Rev.. 7:483-558.
Jiménez. R.: Caballero. M. (1990). E l cu ltivo In d u strial de plantas en maceta. Ediciones de Hor­
ticultura. S.L.
Lemaire, F.; Dartigues. A.; Riviere, L.M.. Charpentier. S. (1989). Cultures en pots e l conteneurs.
INRA.
Lesaint. C.; Coíc, Y. (1983). C ultures hydropon'uptes. Ed. Flammarion. La Maison-Rustique.
París.
Martínez, E.: García. M. (1993). C ultivos sin suelo: H o rtalizas en clim a m editerráneo. Edicio­
nes de Horticultura. S.L.. Reus, España. 123 págs.
Moinereau. J. (1987). «Les substrats. Inventaire. earactéristiques, ressources». En: Les cultures
hors-sol. IN RA . París, pp. 15-78.
Molyncux. C.J. (1988). A P ra c tic a ! C uide to N.P.T. Ed. Nutriculture. Ltd. Mawdesley. Ormskir.
Laneashire, 153 págs.
Morad. P. (1995). I.es cultures vegetales hors-sol. Ed. Publications agricoles. Agen.
Pastor, N. (1999). Tecnología de sustratos. A plicación a la producción viverística ornam ental.
h ortíco la y fo restal. Universidad de Lleida. pp. 193.
Penningsfeld, F ; Kurzmann. P (1983). C ultivos hidropónicas y en Turba. Mundi-Prensa.
Resli. H.M. (1983). H ydroponicfoodproduction. Ed. Woodbridge. Santa Barbara.
Resh, H.M. (1992). C ultivos H idropónicos. 3.a ed. Mundi-Prensa. Madrid. España. 369 págs.
Resh. H.M. (1996). C ultivos Hidropónicos. 4.a ed. Mundi-Prensa.
Resh. H.M. (1995). H ydroponic fo o d production. Ed. Woodbridge. Santa Barbara.
Resh. H.M. (1996). H ydroponic fo o d production. 5.a ed. Ed. Woodbridge. Santa Barbara.
Puustjarvi. V. (1994). L a turba y su m anejo en horticultura. Ediciones de Horticultura. S.L.
125 págs.
Rodríguez. A. (eds.) (1997). H idroponía C om ercial, l/na buena opción en agronegocios. Univ.
Nacional Agraria La Molina. (Lima. Perú). Hydroponic Society of America.
Romer. J. (1993). H ydroponic crop production. Kangaroo Press. Australia. 369 págs.
Saña. J.: Soliva. M. (1987). Procés. Sistem es i A plications. Diputado de Barcelona. Barcelona.
Sannby. T. (1995). So illes culture. Ed. Lovve and Brydone. Londres.
Schwarz, M. (1968). C u id e to com m ercial H idroponics. Israel Universities Press. Jerusalem,
Londres. New York. 163 págs.
Schwarz. M. (1995). Soilless Culture Management. Ed. Springer-Verlag. Berlín, Alemania. 198 págs.
Schwarz. M.; Szekely. E. (1966). Sim plifted A nalyxis o f H ydroponic Solutions. Ed. Negev Inst.
Arid Zone Reseraeh. Beer-Sheha.
Smith. D. L. (1987). Rockwool in horticultura. Ed. Grower Books, Londres. Reino Unido. 153 págs.
Sonncveld. C.; Stravcr, N. (1994). «Nulrient S o l u t i o n s for vegetables and flowers grown in water
or substrates». 10 ed. Proefstation voor tuinbouw onder g las te N aald iw ijk. n.° 8. Serie: Voe-
dingsplossingen glastuinbouw. 45 págs.
Stoughton. R.H. (1969). Soilless C ultivatlon and its A pplication to Com m ercial H orticu ltu ra!
Crop Production. Ed. Food and Agricultura Organization of the United Nations. Roma.
Turner. W.l. (1952). «Growing plants in nulrient solution». Ed. John Wiley.
Winsor. G.W.; Schwarz. M. (1990). So illess culture fo r h o rticu ltu ra! crop production. Ed. Food
and Agricultura Organization of the United Nations. Roma. 188 págs.

Libros de d ivu lgació n

Fossati. C. (1986). Cóm o p ra ctic a r e l hidrocultivo. Ed. Edaf. Madrid.


Marulanda. C’.: Izquierdo. J. (1993). L a H uerta hidropónica popular. FAO.
Schubert. M. (1981). M an u al práctico de hidrocultivo. Ed. Oniega. Barcelona.
Ulises Durany, C. (1984). H idroponía. C ultivo de plantas sin tierra. Bib lio teca del Agricultor.
5.a ed. Ed. Simes. S.A. Barcelona.

35
Samperio. G. (1997). H idroponia Básica. Diana. México. 153 págs.
Samperio, G. (1999). Hidroponia com ercial. Diana. México, 173 págs.
Shollo. J. (1990). Hidroponia. Cóm o cu ltiva r sin tierra. Ed. El Ateneo.

Sociedades de cultivo sin suelo

Hydroponic Society of America. HSA. El Cerrito. California. CA 94583 USA. P.O. Box 1183.
Teléfono 510-232-2323. Fax: 510 2322-2384. E-mail hydrosocam@aol.com
International Society for Soilless Culture. ISOSC. P.O. Box 52. A B Wageningen. Nethcrlands.
Teléfono 31 (0)317-413809.
http://www.hidroponia.org.inx/ Sociedad Hidropónica Mexicana.
Sociedad Española de Ciencias Hortícolas. SECH. Grupo de Trabajo de Sustratos de cultivo.
Presidente: Manuel Abad. Dpto. Producción Vegetal. Escuela Superior de Ingenieros Agró­
nomos. Univ. Politécnica de Valencia. 46022 Valencia.
ASSOCIATION INTERNATIO NALE POUR L'OPTIMISATION DE LA NUTRITION DES
PLANTES (A.I.O.N.P).
INTERNATIONAL ASSOCIATION FOR TH E OPTIM IZATION O F PLA N T NUTRITION
(I.A.O.P.N.).
Presidente: Pierre MARTIN-PRÉVEL. 3. rué de Si. Hubert. 34820 TF.YRAN. Francia. Telé­
fono/fax (+33)0467702295.
Aunque esta sociedad internacional no es una asociación de científicos que trabajen en cul­
tivo sin suelo, sí se suele presentar en sus reuniones tetraanuales gran cantidad de experi­
mentos realizados en este ámbito.

Direcciones de Internet

littp://www.grodan.nl - Tema: Em presa distribuidora de la lan a de roca.


http://www.hydroponics.com.au/ - Tema: Revista P ra c tica ! Hydroponic <£ Greenhouse. Revista
de cultivo sin suelo australiana que presta diferentes servicios.
http://www.ngsystem.com - Tema: Empresa que comercializa el NGS.
http://www.generalhydroponics.com - Tema: Ja rd in e ría . H o rticu ltu ra com ercia!. G e n era I
Hydroponics. P O B O X 1576. Sebastopol. C alifornia. CA 95475. USA.
http://www.ornamentaledibles.com - Tema: Em presa especializada en en viar sem illas p o r co ­
rreo. D irección: 3622 Weedin Cr. San José, CA 95132. USA. E-m ail orned@pacbell.net
http://www.aquaponics.com - Tema: Revista especializada en tecnología de acuicidtura e hi-
droponía. Aquaponics Jo u rn al.
http://www.usu.edu/~cpl/hydropon.html - Tema: N utrient Managem ent in Recirculating H ydro­
ponic Culture. Bruce Bugbee.
http://archim edes.galilei.com /raiar/floricul.litm ldhydroponics - Tema: Hydroculture. Hydropo­
nics. Gary V. Deutschmann.
http://www.cals.cornell.edu/dept/flori/lettuce - Tema: A Handbook fo r the Production o f CEA-
Grown Hydroponic Lettuce. Dr. Robert W. I.anghans y L.D. Albright rwl2@cornell.edu
http://www.world. net/hydroponics
http://www.inm.es - Tema: Instituto Nacional de Meteorología (España). Tema: de gran interés
para la previsión de condiciones climática de los cultivos.
http://www.meteored.com -Tema: Previsiones de lluvia y temperaturas en meteorología que in­
cluyen imágenes de Meteosat y NOAA.
http://www.latuv.uva.es - Tema: Interesantes datos climáticos, sequía, vegetación, etc., solicita­
dos por mapas «pinchables».

36
http://www.mapya.es/indices/pags/agric/index.hlm - Tema: Inventario de sustratos susceptibles
para el cultivo de ornamentales. Materiales susceptibles de ser utilizados en España, como
sustratos o componentes de sustratos de cultivo. Resultados de un proyecto de Investigación
Investigador Principal: Dr. Manuel Abad Berjón.
http://www.sustratos.com /xerojar.htm l - Tema: Desarrollo, información, investigación, experi­
mentación y control de calidad en tecnología de sustratos.

37
Fotografía 1.1. Sistem a hidropónica flotante.

Fotografía 1.2. Sistem a japonés de


fe rtirrig a c ió n bajo presión v m ezclada
con aire.

38
Fotografía 1.3. Sistem a N F T co m ercial (C h ile ).

Fotografía 1.4. U n idad d e cu ltivo de arena (M u rcia , España).

39
Fotografía 1.5. Solarím etro sobre la cáselo ile l cabezal de riego utilizado com o método
de riego p ara e l control de la frecu en cia de riego y la corrección de la conductividad
de la disolución nutritiva.

Fotografía 1.6. Je rin g u illa en la


la n a de roca, sistem a de extracción
que controla la disolución nu tritiva
disponible p ara la rizosfera de las
plantas.

40
Fotografía 1.7. Ban deja de drenaje y contenedor p ara re cib ir e l mismo.
42
Fotografía 1.9. /.incas ele sacos ele cu ltivo de tom ate ch e n y en perlita.

43
a)

b)

Fotografía 1.10. Contenedores alargados de arena, a ) D etalle d e l interior, h) Pa rte p rin c ip a l

44
Fotografía 1.11. Sa co de cu ltivo de fib ra de coco.

45
a) b)

c)

Fotografía 1.12. Contenedores de poliestireno expandido rellenos de fib ra de coco,


a ) C ultivo de tomate, b ) Línea, c ) D etalle del in te rio r d el contenedor

46
Fotografía 1.13. D isposición escalonada de los contenedores en un cultivo de fresas en
H u ch a (Esp añ a). D e talle de la estructura con tres pisos.

47
2 Análisis y diagnóstico n u trició n a l en los
cultivos sin suelo

Agustín S ánch e z Prados

E n esencia, el comportamiento en lo referente a la nutricional de las plantas


cultivadas en cultivo sin suelo no difiere sustancialmente de aquellas otras que lo
hacen en los suelos tradicionales. S i bien lo anterior es cierto, las especiales cir­
cunstancias m icroam bientales en las que se cultiva, los errores en cuanto a los
equilibrios, deficiencias, carencias o exceso de los elementos nutritivos afectan a la
planta y su producción de forma más rápida, por esta misma razón es necesario un
control más riguroso si cabe que en suelo y más frecuente, tal y como se explica en
los temas correspondientes. Po r otro lado, el control de la disponibilidad de nu­
triente en la rizosfera en los agrosistemas hidropónicos es más fácil y a veces tam­
bién lo son las soluciones por la facilidad de actuación en la disolución de fertirri-
gación, cuya inercia es mucho menor que en los cultivos en suelo.

2.1. Introducción

Hace tiempo que los científicos descubrieron que los elementos quím icos eran
utilizados por las plantas y resultaban esenciales para su crecimiento. Durante al­
gún tiempo se llegó a pensar que el agua era el único nutriente que necesitaban las
plantas. Posteriormente se descubre que lo que vinieron en denominar « s u s ta n c ia s
d e la tie r r a » eran elementos beneficiosos para el crecim iento vegetal.
Aproximadamente en el año 1800, Von Lieb ig sostuvo el criterio de esenciali-
dad de determinados elementos y propuso que el crecim iento de una planta estaba
limitado al grado de carencia de un elemento esencial (Tisdale e t a l., 1985).
E n el año 1930, ya se conocían 14 elementos esenciales (L y o n y Buckman,
1937: M c ye r y Anderson. 1939). Adem ás del Carbono (C ). Hidrógeno ( H ) y O x í­
geno (O ), eran elementos esenciales, conocidos en aquellas épocas como elemen­
tos principales y secundarios, el Nitrógeno (N ). Fósforo (P ), Potasio ( K ) , C alcio
(Ca). M agnesio (M g ) y Azufre (S ). Estos elementos se precisan en cantidades rela­
tivamente elevadas, y se referían a ellos com o elementos «principales». Existen
otros elementos que se precisan en concentraciones relativamente pequeñas, que
los denominaron como elementos «traza», «menores» o «secundarios», y entre los
que se encuentran el H ierro (F e ), Z in c (Z n ), Manganeso (M n ), Cobre (C u ) y Boro
(B ), (Lyo n y Buckm an, 1937).

49
Alrededor de los años 50, se añadieron a esta lista de «elementos secundarios»,
el Cloro (C l) y M olibdeno (M o ) (B ro y e r e l a l., 1954; Buckm an y Brady, 1960),
mientras que se seguía manteniendo una gran discusión sobre la esencialidad o no
del Sílic e (S i). Sodio (N a ). Vanadio ( V ) y Cobalto (C o ). Estos cuatro elementos
fueron añadidos a la lista en 1966.
Posteriormente aparecen los términos macronutrientes y micronutrientes, alu­
diendo principalmente, a elementos que se necesitan en cantidades relativamente
grandes y pequeñas respectivamente, y se com ienza a reemplazar los términos
primarios, secundarios, trazas o elementos menores (B u ck m an y Brady, 1960). Tis-
dale e l a l. (1985) elaboran una lista con veinte elementos que consideran esencia­
les para el crecim iento de una planta.
Lo s criterios de esencialidad de un elem ento no siem pre son consistentes.
Para llegar a probar que un elem ento es esencial, hay que dem ostrar que la
planta no crece norm alm ente ni com pleta su c ic lo vita l a menos que se le sum i­
nistre una cierta cantidad m ínim a de dicho elem ento. E n ocasiones, la om isión
de un elem ento en el m edio de cu ltivo interfiere indirectam ente el crecim iento,
al impedir, tal vez, la absorción de otro elem ento necesario para la planta o al
favorecer la absorción de una sustancia tóxica. A rnon, en 1939, fue uno de los
primeros en establecer criterios de esencialidad de los nutrientes. M e y e r y An-
derson tam bién establecieron criterios de esencialidad que concordaban estre­
chamente con los de Arnon. Según ellos, la esencialidad de un elem ento solo
puede ser demostrada si su carencia se traduce en un daño, desarrollo anorm al
o muerte de la planta. Para N ich o la s, un elem ento es esencial si form a parte de
compuestos orgánicos o interviene en el m etabolism o de la planta (T isd ale e l
a l.. 1985).
Excepto en cultivos altamente productivos crecidos en condiciones controla­
das, donde el C 0 2 podría ser un factor limitante, los elementos C, H y O no suelen
formar parte de un régimen de fertilización. Desde un punto de vista económico to­
dos los macronutrientes son importantes, al igual que los micronutrientes Fe, M n ,
Zn, C u y B . E l C l y el M o cada vez están cobrando más importancia com o micro-
nutrientes esenciales para determinados cultivos. E l S i. Na, C o y V se consideran
elementos poco importantes, desde un punto de vista económico, excepto para de­
terminados cultivos especiales.
Los elementos que en general se consideran esenciales para el crecim iento ve­
getal aparecen reflejados en la tabla 2.1. así com o su sím bolo quím ico y la(s)
forma(s) en que es absorbido por la planta.
Existen otros elementos, com o los halógenos Brom o (B r ). Iodo ( I ) y Flú o r (F ),
algunos de los cuales juegan un papel secundario en determinadas especies vege­
tales, o como el Estroncio (S r), W olfram io ( W ) , Níquel (N i) y Rubidio (R b ). A lg u ­
nos elementos no esenciales, com o el Selenio (Se ), pueden acumularse en tal can­
tidad que resulten tó x ico s para los a n im a le s u hom bres. E s to s elem entos
reemplazan, con frecuencia, a un elemento esencial, desempeñando el mismo pa­
pel en determinados procesos; a este tipo de elementos a menudo se les reconoce
con el nombre de «elementos beneficiosos».

50
T A B LA 2.1
Nutrientes esenciales para el crecimiento vegetal

Elemento Símbolo químico Forma(s) de absorción

Macronutrientes
Carbono C CO,
Hidrógeno H H,Ó
Oxígeno O H.O, O,
Nitrógeno N N H f. NO,
Fósforo P H ,P O ,. HPOf
Potasio K K*
Calcio Ca Ca2*
Magnesio Mg Mg2*
Azufre S so4
2
Mieronutrientes
Hierro Fe Fe2*. Fe'*
Zinc Zn Zn2*. Z.n(OH);
Manganeso Mn Mn2*
Cobre Cu Cu2*
Boro B B(OH),
Molibdeno Mo M oO r
Cloro Cl Cl
Silicio Si Si(OH)4
Sodio Na Na*
Cobalto Co Co2*
Vanadio V V*

Fuente: Benneit (1993).

2.2. Clasificación de los elementos esenciales

Los elementos que se consideran esenciales para el crecim iento y desarrollo de


una planta pueden ser clasificados de diferentes formas. C on frecuencia, el término
elementos minerales se emplea para hacer referencia a los elementos esenciales.
Este hecho puede inducir a error, ya que los elementos esenciales, nutrientes vege­
tales. no son minerales. E l término puede provenir de hecho de que la m ayoría de
los elementos esenciales han estado com binados anteriormente con otros ele­
mentos en forma de minerales, para posteriormente disociarse en sus diferentes
constituyentes. Entre los elementos esenciales se incluirían también el carbono, hi­
drógeno y oxígeno, derivados del C 0 2. L E O y compuestos nitrogenados.
Otra clasificación de los elementos esenciales divide a éstos en metales y no
metales. Entre los metales se incluyen: K . C a. M g , Na. Fe. Z n. M n . Cu, M o. C o y
V, y entre los no metales: N . P, S. B . C1 y Si.
Igualmente, los elementos pueden encontrarse clasificados en función del pa­
pel que éstos desempeñen:
1. C om o componentes de otros compuestos orgánicos o inorgánicos:
- N . S. P. C a. B . Fe y M g.

51
2. C om o activador, cofactor o grupo prostético de sistemas enzimáticos:
- K . M g , Ca, Fe, Z n. M n , C u, M o , Na, y C l.
3. C om o transportador de cargas en reacciones de óxido-reducción:
- P. S. Fe. M n . C u y Mo.
4. C om o osmorregulador del equilibrio electroquím ico de las células:
- K . N a y C l.

2.3. Funciones de los elementos esenciales

Para comprender los conceptos que aquí trataremos de toxicidad, niveles ópti­
mos, deficiencias y carencias, se puede observar la Figura 2.1.

Figura 2.1. Com portam iento d eI crecim iento o rendim iento de la p lan ta en fu n ción de la
presencia de un elemento esencial.

2.3.1. Nitrógeno

E l N es absorbido por los vegetales tanto en forma de nitrato ( N O y ) com o de


amonio (N H / )- E l amonio es absorbido y utilizado fundamentalmente por plantas
jóvenes, mientras que el nitrato es la principal fuente de nitrógeno utilizada durante
el período de crecimiento. M ediante el em pleo de inhibidores, las plantas pueden
beneficiarse del am onio sobre todo en épocas tardías de su crecimiento.
L a proporción N H 4+/ N 0 3' absorbida por las plantas es variable, de modo que
algunos vegetales, como el arroz, utilizan preferentemente N H y , mientras que la
mayoría del resto de los cultivos utilizan el N O , .

52
E l N ejerce numerosas funciones en la planta. E l ion N O , experimenta una
transformación tras su absorción, siendo reducido a la forma de amina ( N H , ). para
posteriormente utilizarlo en la form ación de am inoácidos. Existen veinte am i­
noácidos que son precursores de las cadenas polipeptídicas de todas las proteínas.
Otros dos am inoácid os, g lic in a y glutam ina, son precursores de bases nitro­
genadas. U na parte de los ácidos nucleicos ( A D N y A R N ) contienen la inform a­
ción genética para la síntesis directa de proteínas (B o u ld e t a l., 1984). Adem ás de
aminoácidos, proteínas, ácidos nucleicos y bases nitrogenadas, el nitrógeno es
constituyente de otros compuestos, entre los que se incluyen nucleótidos. amidas,
aminas y varios coenzimas, por lo que juega un importante papel en numerosas re­
acciones metabólicas.
Po r otra parte, debido a que el nitrógeno forma parte de la m olécula de cloro­
fila, una deficiencia del m ism o origina un color am arillento en las hojas (clorosis),
debido a la falta de clorofila. E l nitrógeno es también un constituyente estructural
de las paredes celulares (Schrader, 1984).
Las proteínas de una planta son sintetizadas y degradadas continuamente, de
ahí que el N sea un elemento muy m óvil dentro de la planta y se dirija progresiva­
mente desde las partes más maduras de la planta hacia las hojas más jóvenes
(Schrader, 1984), por lo que son las hojas ya viejas las que muestran primero los
síntomas de deficiencia. Las interacciones de un nutriente con otros son frecuentes
en procesos metabólicos. U n ejem plo lo constituye el proceso de reducción del ni­
trato. A sí, el K controla la cantidad de ácidos orgánicos que influyen en la reduc­
ción de nitrato. E l P. debido al papel que desempeña en la formación de enzimas,
también influye en el proceso. E l S está involucrado por el efecto que ejerce en la
formación de enzimas y proteínas, mientras que el M o aparece im plicado en los
procesos de transferencia de electrones (A dam s, 1980).

2.3.2. Fósfo ro

E l P es absorbido por los vegetales en una de sus dos formas, bien com o ion
fosfato m onovalente ( H 2P 0 4 ) o com o ion fosfato divalente ( H P 0 42~). L a forma
del ion absorbido viene determ inada por el pH del suelo. A s í, en suelos con un
pH inferior a 7,2 predom ina la form a m onovalente, mientas que por encim a de
7,2 predomina la form a divalente (T isd ale e t a l. , 1985), y por tanto igual argu­
mentación cabe incorporar a la rizosfera en cu ltivo sin suelo. Existe un efecto no­
table del N sobre la captación del P por las plantas. Cuando N y P se encuentran
física o quím icam ente asociados en el suelo, la captación del fósforo aumenta
(Adam s, 1980).
E l fósforo es un componente de los ácidos nucleicos, fosfoproteínas, fosfo-
lípidos com o las lecitinas, constituyentes de las membranas citoplasmáticas, así
como enzimas y proteínas. Puesto que forma parte de ácidos nucleicos, genes y
cromosomas, su papel resulta vital en el cic lo de vida de las plantas. Facilita la ma­
duración precoz y mejora la calidad del fruto. Algunos autores comentan que el
fósforo es ubicuo en la planta, de ahí que esté involucrado en casi todos los proce­
sos metabólicos.

53
Este elemento interviene en varios coenzimas, incluidos los nicotín-adenosín-
d inucleótido fosfato ( N A D P ) , fundam entales en los procesos fotosintéticos
(Ozanne, 1980). Una de las funciones más conocidas del fósforo es la de almacenar
y transferir energía a través de los compuestos adenosín-difosfato ( A D P ) y adeno-
sín-trifosfato (A T P ). Es parte integral del ciclo reproductivo, al ser uno de los com ­
ponentes del A R N y A D N , estando implicado en la transferencia de información
genética. Interviene, asimismo, en el transporte de electrones en reacciones de
óxido-reducción (Tisdale e l a l., 1985).
Igualmente, ejerce un papel regulador en la formación y translocación de sus­
tancias como azúcares y almidón, interviene en los procesos de maduración y for­
mación de sem illas y está involucrado en la fijación sim biótica del nitrógeno
(Ozanne. 1980).

2 .3.3. P o ta s io

Nutriente requerido por las células para incrementar su turgor, mantener su po­
tencial osmótico; en especial las células oclusivas, encargadas de la apertura de los
estomas (Huber, 1985). Resulta evidente que el potasio juega un papel importante
como regulador osmótico y, por tanto, resulta fundamental en las relaciones hfdri-
cas de la planta. Por otra parte, se encuentra im plicado en la captación de agua del
suelo, retención de agua en los tejidos vegetales y transporte a larga distancia de
agua y asimilados en el floema y xilem a (M engel. 1985). Interviene, igualmente,
en la estabilización del pH celular, contrarrestando la carga negativa de ácidos or­
gánicos y aniones inorgánicos, tales como C E y S ü 4: . E l potasio es requerido tam­
bién como activador de más de 60 enzimas en tejidos meristemáticos (Suelter.
1985; Tisdale e l a l., 1985).
Asim ism o, juega un papel importante en el crecimiento primario de las células
por su efecto en la elongación celular. U n aporte adecuado de potasio aumenta el
espesor de las paredes celulares, proporcionando una mayor estabilidad a los teji­
dos; este efecto sobre el crecim iento celu lar mejora la resistencia a plagas y
enfermedades (B e rin g e ry Northdurft. 1985).
Otros papeles, igualm ente atribuidos a este ion. son. por ejem plo, su re­
querimiento para la producción de energía en forma de fosfato (A T P ). síntesis de
azúcares y proteínas (W eber. 1985). procesos fotosintéticos y metabólicos de los
hidratos de carbono (Huber. 1985).
Incluso se le suelen atribuir ciertos efectos sobre la calidad (B o u ld e l a l., 1984;
Usherwood, 1985). debido a que las frutas y verduras que crecen con un aporte
adecuado de potasio resisten, durante mucho más tiempo, que las que no han te­
nido un adecuado suministro en dicho ion.

2 .3.4. C a lc io

Este ion se encuentra en la planta en forma de pectato, componente importante


de las paredes de las células vegetales. Está im plicado en la elongación y división
celular, influye en el pH celular, estabilidad estructural y permeabilidad de las

54
membranas celulares. E l calcio actúa com o ion regulador en la translocación de
carbohidratos, por el efecto que ejerce sobre células y paredes vegetales. También
juega su papel en el proceso mitótico. Igualmente ejerce un papel beneficioso ya
que proporciona vigor a la planta, rigidez a la paja y a granos, e interviene en la
formación de semillas. También ejerce un papel regulador de unas pocas enzimas y
forma parte de determinados compuestos estructurales com o el oxalato cálcico y el
pectato cálcico (B o u ld e t a l.. 1984).

2.3.5. M agnesio

Prim ero destacar que es un constituyente esencial de la m olécula de clorofila y


es cofactor de enzimas tales com o la transfosforilasa, deshidrogenasa y carboxi-
lasa. Igualmente participa en la form ación de azúcares y lípidos (F o llet e t a l., 1981)
y activa la form ación de cadenas polipeptídicas de aminoácidos (Tisdale e l a l..
1985).

2.3.6. Azufre

E l azufre es un constituyente de los am inoácidos cisteína, metionina y cistina.


esenciales para la form ación de proteínas. También está im plicado en la formación
de vitaminas y en la síntesis de algunas hormonas. Igualmente, está presente en los
glicósidos que proporcionan el olor característico de la cebolla, mostaza y ajo (T is ­
dale e l a l.. 1985). Constituyente estructural de varios coenzimas y grupos prostéti­
cos. está im plicado en las reacciones de óxido-reducción (M arschner, 1995), y es
componente de los sulfolípidos.

2.3.7. Hierro

E l hierro es un elemento esencial para la síntesis de la m olécula de clorofila.


Está im plicado en la fijación del nitrógeno, fotosíntesis y transferencia de electro­
nes; como transportador de electrones está im plicado en reacciones de óxido-re­
ducción (Follet e l a l.. 1981). E s también un componente estructural de otras sus­
tancias implicadas en estas reacciones, com o la reducción del 0 2 a H : 0 durante la
respiración (T isd ale e l a l. . 1985). Form a parte del grupo prostético de ciertas
proteínas, en especial los citocromos, hemoglobina, peroxidasa y algunas deshi-
drogenasas. S e requiere su presencia en la síntesis de proteínas y es un constitu­
yente de las hemoproteínas (Follet e l a l.. 1981). Form a parte de ferro-sulfo-proteí-
nas, actuando com o coenzimas y en la transferencia de electrones (M arschner,
1995).

2.3.8. Z inc

E l zinc es el componente metabólico de numerosos sistemas enzimáticos que


funcionan com o parte de los sistemas de transferencia de electrones y en la síntesis
y degradación de proteínas (F o y e l a l.. 1981). E l zinc form a parte de auxinas, una

55
de las hormonas implicadas en la regulación del crecim iento vegetal (Tisdale e l a l.,
1985). Este elemento puede ser reemplazado en determinados enzimas por otros
elementos metálicos como el C o. M n. Cd y Pb.

2.3.9. M anganeso

E l presente nutriente vegetal está implicado en la evolución del 0 2 en la fotosínte­


sis. E s componente de varios sistemas enzimáticos, aunque en menor proporción que
otros micronutrientes. También forma parte de los cloroplastos como transferente de
electrones en las reacciones de óxido-reducción y transporte de electrones (Follct e l
a l.. 1981). Incluso es componente estructural de determinadas metaloproteínas.

2.3.10. Cobre

Componente de algunos enzimas metálicos y aparentemente no puede ser re­


emplazado por otros iones metálicos. Está implicado en la formación de la pared
celular y. como otros micronutrientes, en el transporte electrónico y reacciones de
oxidación (Tisdale e t a l.. 1985). Influ ye en la formación y composición quím ica de
la pared celular, por lo que afecta a la lignificación (Marschner, 1995).

2.3.11. Boro

E l boro está implicado en el transporte de azúcares a través de las membranas


celulares y en la síntesis de material de la pared celular. Influ ye en la transpiración
por medio de azúcar y formación de almidón. También influye en el desarrollo y
elongación de las células. E l boro, por otra parte, afecta al metabolismo de los car­
bohidratos y juega un papel importante en la formación de aminoácidos y síntesis
de proteínas (Guptam , I985; Tisdale e l a l.. I985). Obra recíprocamente con las
auxinas (M arschner, 1995).
Debido a su impacto sobre el desarrollo celular, formación de azúcares y alm i­
dón y su translocación, una deficiencia de boro retrasa el crecim iento y desarrollo.
Por tanto, sus síntomas de deficiencia se manifiestan en primer lugar como una
falta de crecimiento (Tisdale e l a l., 1985). E n reacciones en el suelo, el boro es si­
m ilar en muchos casos al fósforo. E n las plantas el boro no experimenta cambios
de valencia.
Las dicotiledóneas, por lo general, requieren tres o cuatro veces más boro que
las monocotiledóneas. Este nutriente es absorbido como B ( O H ) , y es uno de los
elementos que existen en la solución del suelo como una m olécula sin disociar.

2.3.12. M olibdeno

E l molibdeno es el componente metálico de dos sistemas enzimáticos. L a ma­


yor parte del molibdeno de los tejidos se encuentra en la Nitrato-reductasa (A N R ).
enzima im plicada en la reducción del N O , hasta N H / después de ser absorbido por
la planta. Por otra parte, se trata de un componente estructural de la nitrogenasa, la

56
cual está im plicada en la fijación del nitrógeno atmosférico hasta N H 4+en las rela­
ciones simbióticas de las leguminosas (Tisdale e t a l., 1985).

2.3.13. C loro

Elemento que interviene en la captura y almacenamiento de energía luminosa, ya


que participa en las reacciones de fotofosforilación de la fotosíntesis (Follet e t a l..
1981). N o está presente en la planta como un verdadero metabolito. pero sí como un
anión m óvil (Tisdale e l a l., 1985). Junto con el potasio, está implicado en la regula­
ción de la presión osmótica, actuando como el anión que contrarresta a los cationes.

2.3.14. S ilicio

Elemento que forma complejos Si-enzima, que actúan como protectores y re­
guladores de la fotosíntesis y otras actividades enzimáticas. Juega un importante
papel en la rigidez estructural de las paredes celu lares. E s absorbido com o
S i(O H )4, y al igual que ocurría con el boro, es captado como una molécula indiso-
ciable. En determinadas especies vegetales, aparece con frecuencia en porcentajes
mayores que el nitrógeno o el potasio (Tisdale e t a l., 1985).

2.3.15. S o d io

Elem ento que se encuentra involucrado en la regulación osmótica, y existen


evidencias de que éste pueda reemplazar parcialmente al potasio en algunas de sus
funciones (Tisdale e t a l., 1985).

2.3.16. Vanadio

Aunque no se trata de un elemento esencial, el vanadio se encuentra ligado en


algunos procesos de las plantas. Generalmente interviene en reacciones de óxido-
reducción, promueve la síntesis de clorofila y ha sido señalado como sustituto del
molibdeno (Tisdale e l a l.. I985).

2.3.17. Cobalto

E l cobalto está im plicado en el crecim iento de las plantas inferiores. A p a ­


rentemente se encuentra involucrado en el crecim iento de organismos implicados
en la fijación sim biótica del nitrógeno (Tisdale e l a l., 1985).

2.4. Los elementos no esenciales

En principio, los podríamos definir como aquellos elementos que sin ser esen­
ciales pueden reemplazar y desempeñar las funciones propias de uno que sí lo es.
Uno de estos elementos es el Estroncio (S r). que puede reemplazar al calcio en al­

57
gunos hongos y algas. E l Tungsteno o W olfram io ( W ) compite con el molibdeno.
E l Níquel (N i) es un componente de la enzima llamada ureasa en determinadas es­
pecies. Oíros elementos como el Rubidio (R b ) pueden llegar a reemplazar a nu­
trientes como el potasio en determinados sistemas enzimáticos.
Los halógenos Brom o (B r ). Iodo ( I) y Flú o r (F ). con frecuencia suelen sustituir
al cloro. Sus funciones, por tanto, son físico-químicas, fotosintéticas. protectoras
como si se trataran de antimetabolitos y reguladores de determinados procesos hor­
monales.

2.5. Sintomatologías del diagnóstico en vegetales

2.5.1. Sín to m as de d eficien cias

La deficiencia o carencia de uno de los elementos denominados, con anteriori­


dad. como esenciales para el crecimiento vegetal se traduciría con una disminución
del crecimiento normal de las plantas y que por tanto afectará negativamente sobre
el rendimiento o producción de los cultivos. Estos síntomas de deficiencias de un
nutriente han sido empleados durante mucho tiempo para diagnosticar problemas
de crecimiento.
E n este mismo sentido, un exceso de un elemento esencial, así como de otro
que no lo sea, puede igualmente resultar tóxico para la planta e igualmente vién­
dose afectados negativamente tanto el crecim iento como la producción del cultivo.
Cuando este hecho ocurre, la planta pone de manifiesto una serie de características,
también conocidas con el nombre de síntomas de toxicidad.
Tantos los primeros como los siguientes pueden ser utilizados para averiguar la
fuente del problema y así poder corregirlo antes de que sea demasiado tarde.
Estas sintomatologías pueden clasificarse en cinco tipos:
1. Clorosis: síntoma caracterizado por un amarillamiento. que puede ser uni­
forme o internervial. del tejido vegetal, debido principalmente a la reduc­
ción de todos y cada uno de los procesos que intervienen en la formación
de clorofila.
2. Necrosis: también denominada muerte del tejido del vegetal.
3. F alta de expansión: de hojas y tallos, originando lo que se conoce con el
nombre de h o ja s en ró s e la .
4. A cum ulación de antocianinas: se pone de manifiesto un color rojizo o
púrpura de hojas y tallos.
5. E nanism o: reducción del crecimiento, manifestándose en las hojas un in­
tenso color verde o bien amarillamiento.
Bien sea por deficiencia como por toxicidad, la sintomatología en las plantas
suele ser bastante específica. Por ejemplo, una deficiencia de nitrógeno se mani­
fiesta. primeramente, con un am arillamiento en las hojas más viejas. Otras sinto­
matologías menos específicas, por indicar también deficiencia de varios elementos,
por ejemplo, de algunos micronutrientes como Fe, Z n, M n o Cu, se caracterizan
por provocar amarillamiento en hojas más jóvenes.

58
A menudo, una sintomatología que puede inducir a error es la aparición de un
color rojizo en las hojas. Generalm ente este color rojo es debido a un nivel anormal
de antocianinas, pigmento de color rojo, y que se acumulan cuando los procesos
metabólicos se desorganizan. Este m ism o síntoma puede ponerse de manifiesto
cuando haya ocurrido alguna de estas tres causas: D eficiencia de fósforo. Bajas
temperaturas o M aduración del vegetal.
Los síntomas de las deficiencias son solo uno de los varios métodos de diag­
nóstico que pueden ser empleados para determinar las necesidades nutritivas de un
determinado cultivo.
Otras tres técnicas de diagnóstico comúnmente utilizadas además del suelo en
su caso son:
• A nálisis quím ico de la rizosfera (a través de la disolución de extracción de
ella, ver capítulo I ), drenaje o la propia disolución nutritiva del contenedor.
• A nálisis físico del tejido vegetal.
• A nálisis biológico.
De todos modos, el mejor método para determinar las necesidades nutritivas de
una planta es el em pleo conjunto de dos o más técnicas. Los síntomas de deficien­
cia pueden, en un determinado momento, indicar con toda precisión una defi­
ciencia específica de un nutriente, sin embargo, dicha sintomatología con deter­
minada frecuencia puede ser engañosa, ya que puede ser causada por algo más que
no sea problema de índole nutricional. Son numerosos los casos de este tipo que
existen, por ejem plo: daños producidos por herbicidas, insectos, suelos fríos,
demasiado húmedos o secos, o incluso los causados por problemas de salinidad.
Por último, señalar que un síntoma típico de deficiencia nutricional puede ser re­
sultado de un carácter hereditario.

2.5.2. S ín to m a s de toxicidad

Determinados nutrientes esenciales para las plantas, así como los elementos no
esenciales, pueden ser absorbidos en cantidades tales que pueden resultar tóxicos
para el crecim iento y productividad del cultivo. Entre los nutrientes que pueden re­
sultar tóxicos para las plantas se incluyen el N, P, K , C a, M g , S, Fe, Zn. N a y Si.
Dichos nutrientes, si por cualquier causa son absorbidos en exceso, con relativa
frecuencia originan desequilibrios con otros nutrientes, dando como resultado un
pobre crecimiento, desarrollo y producción de los vegetales, así com o un retraso en
la madurez y plantas enanas y delgadas.
Entre los elementos esenciales, que ocasionalmente provocan toxicidad, po­
dríamos citar al M n , Cu, B , M o y C l, de modo que incluso son conocidos los sínto­
mas de toxicidad que provocan algunos de ellos. A s í, por ejemplo, el M n provoca
necrosis y rizado de las hojas más altas en el algodón (E o y e t a l.. 1981). U n exceso
de C l produce necrosis de las puntas de las hojas que con frecuencia progresa hacia
los bordes, síntoma bastante sim ilar al provocado mediante deficiencia de K.
Los elementos no esenciales también son absorbidos por las plantas, de modo
que la lista de éstos, que pueden causar problemas de toxicidad es bastante larga. A
este grupo pertenecen varios metales pesados, entre los que podíamos citar: Plom o

59
(Pb ). Cadm io (C d ), Níquel (N i), A lum inio (A l). Estroncio (Sr), Rubidio (R b ) y
W olfram io ( W ). L a sintomatología tóxica, causada por cualquiera de ellos, rara vez
es definitoria o específica.
Marschner, en 1995. publica una excelente revisión sobre la toxicidad de los
nutrientes, en la cual señala las razones por las que aparecen toxicidades. E l
M n . por ejem plo, inhibe la captación del K y com pite con la absorción del Fe,
C a y M g . U n exceso de C u , igualmente, com pite con la toma de Fe y también
inhibe la elongación de la raíz y daña las membranas celulares de las células ra­
dicales. E n este m ism o sentido, una elevada absorción de M o puede con cluir
con la form ación de com plejos de m olibdocatecol en la vacuola, lo que provoca
fenómenos de in hib ición de los procesos de crecim iento. L a razón, señala, es la
com petencia con los elem entos esenciales, al ser sim ilares, tanto en valencia
com o en reacciones, alterándose, por consiguiente, todos los procesos metabó­
licos esenciales.

2.6. Empleo de síntomas de deficiencia para determinar


necesidades nutricionales en vegetales

Los síntomas originados mediante deficiencia de un determinado nutriente ve­


getal pueden ser empleados como herramientas que nos permiten determinar el
grado de necesidad de estos nutrientes, para los cultivos, máxime si son específicos
de un nutriente en particular. Por ejemplo, el am arillamiento de las hojas más vie­
jas es un específico indicador de una deficiencia de nitrógeno, mientras que si ese
mismo amarillamiento aparece en los bordes de las hojas viejas nos estaría indi­
cando una deficiencia de potasio.
N o debemos olvidar, como ya apuntábamos anteriormente, que muchas de las
sintomatologías pueden ser provocadas por dos o más nutrientes, o incluso por
otras causas. A sí. por ejemplo, se podía señalar que el am arillamiento y clorosis in­
ternerval de las hojas más jóvenes puede que sea debido a varia causas, como pue­
den ser: una deficiencia de S . o bien de alguno de los siguientes micronutrientes:
Fe, Z n, M n o Cu. E s por todo lo anteriormente expuesto, que un perfecto conoci­
miento de pH de la rizosfera puede resultar de vital importancia para determinar si
la deficiencia ha sido provocada por la disminución o carencia en la concentración
de azufre, o si por el contrario ha sido causada por los micronutrientes. L a razón es
bastante sencilla, los síntomas de deficiencia del azufre, rara vez. aparecen en sue­
los que presenten un p ll elevado, mientras que a los de microelementos les ocurre
todo lo contrario, es decir, su deficiencia aparece siempre ligada con suelos que
presentan un pH alto.
Podríam os concluir, por tanto, diciendo que los síntomas de d eficien cia solo
deben ser utilizados com o guía para determ inar los requerim ientos nutriciona­
les. Sin embargo, éstos, ju n to con un análisis de la planta y suelo, junto con un
conocim iento general de las necesidades del cu ltivo y la q u ím ica del suelo, de­
ben ser utilizados en la determ inación de las necesidades nutricionales de los
cultivos.

60
2.6.1. D eterm inación de los requerim ientos nutricionales

A la hora de establecer un programa de producción de un cultivo, lo más difícil


para el técnico puede resultar establecer, con precisión, las necesidades de fertili­
zación del cultivo. U n método efectivo, para salvar este problema, puede ser seguir
los cinco pasos propuesto por U lric h e t a l., 1959:
P rim ero : Com enzar con un diagnóstico visual. Com parar síntomas inusuales
en la hoja. Los síntomas deben ser anotados con la misma claridad con la que apa­
recen en el campo, ya que en etapas posteriores puede que sufran modificaciones
debidas a la interacción con otros factores.
Segundo: Verificación del diagnóstico visual por comparación de los resul­
tados analíticos de las hojas, con y sin síntomas de deficiencia, y con los valores
que se muestran en la tabla 2.2 y con otras referencias bibliográficas de que se
dispongan. H ay que tener presente que las hojas que se utilicen para realizar la
comparación, presenten o no síntomas de deficiencia, deben de haber sido recolec­
tadas para el análisis quím ico al mismo tiempo, ya que de lo contrario pueden au­
mentarse o disminuirse las sintomatologías. Po r ejemplo, a la mayor pane de los
cultivos, una deficiencia de fósforo inducida gracias a una disminución de la tem­
peratura radical puede ser superada si por cualquier motivo, en etapas sucesivas, se
produjera un incremento de ésta del suelo. Otro ejemplo, que se podría citar, sería

TA B LA 2.2
Niveles críticos, suficiente y tóxico, de los nutrientes vegetales

Elemento Nivel crítico Intervalo de suficiencia Nivel Tóxico

%
N <2.0 2.0-5.0 No tóxico
1» <0.2 0.2-0.5 No tóxico
K < 1.0 1.0-5,0 No tóxico
Ca <0.1 0,1-1.0 No tóxico
Mg <0.1 0,1-0.4 No tóxico
S <0.1 0.1-0.3 No tóxico
ppm
Fe <50 50-250 No tóxico
Zn 15-20 20-100 > 400
Mn 10-20 20-300 >300
Cu 3-5 5-20 >20
B < 10 10-100 > 100
Mo <0.1 0,1 -0,5 >0.5
%
Cl <0.2 0.2-2.0 >2,0
Si <0.2 0.2-2.0 No tóxico
Na < 1,0 1.0-10 No tóxico
ppm
Co <0,2 0,2-0.5 > 0.5
V <0.2 0.2-0.5 > 1.0

Fuente: Bennetl (1993).

61
la confusión que se podría causar cuando la sintomatología fuese chamuscamiento
de las hojas, provocado por la sequía o abrasamiento por el viento, o si por el con­
trario la causa fuera una deficiencia de K y M g . o incluso provocado por la sola au­
sencia de K . Cuando los síntomas han sido perfectamente identificados, los análi­
sis estarán dentro del rango descrito para la m ayoría de los cultivos.
T ercero: Fertilizar en concordancia con los requerimientos nutricionales, bien
haciendo una prueba o sobre todo el campo, o bien dejando una parcela de terreno
sin fertilizar, con objeto de realizar una comparación.
C u a rto : C onfirm ar mediante la toma de muestras de hojas de las parcelas, des­
pués de una precipitación o irrigación, para asegurar que los fertilizantes aplicados
han sido absorbidos por las plantas y que la posible deficiencia ha sido corregida.
Q u in to : Prevenir las deficiencias nutricionales y la pérdida del presente y sub­
siguientes cultivos mediante la aplicación de programas planificados de segui­
mientos o análisis de las plantas. U n programa sistemático de análisis de las plan­
tas puede ser usado no solo para prevenir deficiencias nutricionales. sino incluso
para prevenir un exceso de fertilización. A p lica r una excesiva fertilización para
asegurar un suministro en exceso de nutrientes al suelo, es sin ningún género de
dudas inadecuado y antieconómico, y políticamente inaceptable máxime cuando se
interpreta como posible fuente de contaminación.
Los elementos denotados com o no tóxicos, cuando se encuentran en exceso,
pueden causar desequilibrios nutricionales y por tanto afectar negativamente sobre
el crecim iento de las plantas, antes de que se manifiesten la toxicidades propias de
ellos mismos.
E l éxito de este programa puede verse incrementado cuando tanto las propieda­
des físicas y quím icas del suelo estén perfectamente definidas, al igual, no cabe
duda alguna, que el tipo de fertilizante a utilizar desde el inicio de cultivo, planta­
ción. hasta su total recolección.

2.7. Diagnóstico nutricional en cultivos hortícolas:


macronutrientes

2.7.1. Preám bu lo

E n cultivos agrícolas intensivos con una elevada aplicación de fertilizantes, con


un alto nivel de cosecha y de buena calidad, hay que evitar desequilibrios extremos
de nutrientes que den lugar a perturbaciones fisiológicas, hasta desarrollo de sínto­
mas dañinos (deficiencia o toxicidad). Por esta razón, este tipo de cultivos requie­
ren una nutrición de las plantas equilibrada y adecuada.
Lo s desequilibrios en el cam po o en el invernadero aparecen en áreas en forma
de línea, manchas, o en todo el cultivo.
Especialm ente cuando se trata de d eficiencias (o toxicidades) m últiples, el
diagnóstico visual puede ser incierto. E n estos casos se hace necesario apoyar cl re­
sultado con el análisis vegetal. Complem entariamente a esta función, el análisis
sirve para controlar el estado nutritivo de las plantas y también ayudar a descubrir

62
perturbaciones nutritivas latentes, ya sea deficiencia o exceso. D e esta forma, el
análisis vegetal controla el uso eficiente de fertilizantes (orgánicos o minerales)
con respecto a la economía, energía y ecología. Por esta razón, las empresas agrí­
colas deberían utilizar estos resultados con más frecuencia como parte de sus pro­
gramas de cultivo intensivo, que im plica el uso de fertilizantes.
Únicam ente con la ayuda del análisis vegetal se puede determinar:
Si en el momento de la toma de muestras (que debería ser durante el tiempo de
máximo crecim iento) las plantas están provistas de todos los nutrientes esenciales
y si los minerales individuales no están limitando la cosecha. Todo esto significa:
• S i el sistema de fertilización en uso provee óptimamente todos los nutrientes
esenciales para un alto nivel de calidad y cantidad de los productos.
• Si es posible y necesario mejorar la cosecha mediante aportes suplementarios
de nutrientes (por ejemplo: N , K , M g , etc.).
• Si los próximos años es necesario aumentar la cantidad de abonado o usar
otras formas más adecuadas al crecim iento de las plantas.
• O si, por el contrario, se debiera dism inuir la aplicación de fertilizantes por­
que las condiciones económicas y ecológicas así lo aconsejan.
Y com o com plemento del diagnóstico visual, si daños abióticos visibles se atri­
buyen a deficiencia o exceso de un nutriente o si se atribuyen a efectos de elemen­
tos no necesarios para la vida del vegetal, como por ejem plo metales pesados o
emisiones gaseosas (vapores de desinfectantes fitotóxicos). De esta manera, el aná­
lisis vegetal puede elim inar las dudas y apoyar el diagnóstico visual.

2.7.2. Nitrógeno

A sp e cto s fis io ló g ic o s

L a concentración foliar de este elemento oscila generalmente entre 1-5%, de­


pendiendo de la especie vegetal.
E l nitrógeno es absorbido por las plantas en forma iónica ( N H 4+ o N O y ) a tra­
vés de raíces y hojas aunque también se puede absorber en forma de sustancias or­
gánicas de bajo peso molecular.
Forma parte de: aminoácidos, proteínas, nucleótidos. ácidos nucleicos, cloro­
fila y algunas sustancias secundarias, tales com o alcaloides.
Constituyente de algunos compuestos celulares responsables del almacena­
miento y transferencia de inform ación genética: cromosomas, genes y ribosomas.

S in to m a tolog ías

D eficien cia

Debido a su gran influencia sobre el crecim iento y desarrollo del vegetal, así
como sobre la cosecha, las deficiencias de este elemento aparecen rápidamente, y
en general no se suelen confundir con la de otros elementos: se reducen la veloci­
dad de crecimiento y se descompone la clorofila.

63
A consecuencia de la inhibición del crecim iento, las plantas deficientes en N
ven reducido su desarrollo en m ayor o menor medida; dependiendo del grado de
ésta, se impide el crecim iento longitudinal y el de los vástagos.
L a inhibición de la actividad cloroplastídica y de la síntesis de clorofila en plantas
desarrolladas en medios deficientes de N, se traduce en una apariencia amarillo-ver­
dosa y si la deficiencia se hace más severa, gradualmente la planta se tornará más ama­
rillenta. Finalmente se necrosa, comenzando por el ápice de las hojas, para posterior­
mente proseguir por los márgenes, cambiándose de color desde amarillo a pardo.
S i las leguminosas (que son parcialm ente independientes del N edáfico), de­
bido a la capacidad de fijación del N por parte de los nodulos bacterianos, adquie­
ren coloraciones verde-pálidas y las hojas más viejas se tornan am arillas y m archi­
tas, es señal de que la infección bacteriana no ha tenido lugar (lo que puede ocurrir
en suelos que no han sido previamente utilizados para cultivar leguminosas, a me­
nos que las semillas hayan sido inoculadas), o bien que la actividad del nodulo se
ha inhibido debido a una deficiencia de otros nutrientes como, por ejem plo, P, Ca,
M g , S, M o o C o. L a absorción de N desde el suelo generalmente no es suficiente
para mantener un aporte adecuado de N , debido principalm ente a que los fertili­
zantes nitrogenados no se aplican a las leguminosas, sin tener en cuenta los sem i­
lleros en los que estos aportes se hacen necesarios.
En Cucurbitáceas, com o por ejem plo los pepinos, presentan un aspecto del­
gado, duro y fibroso. Las hojas, en especial las más viejas, presentan coloraciones
amarillentas. Lo s espacios internerviales permanecen verdes, pero por un corto pe­
ríodo de tiempo, contrastando con el color am arillo de los nervios. Lo s frutos pre­
sentan pequeño tamaño, coloración pálida y encogidos en el ápice de éstos.
Las Solanáceas, com o por ejem plo el cultivo de tomate, sometidas a una defi­
ciencia de N , presentan aspecto rígido y erecto. Las hojas presentan un tamaño pe­
queño y color am arillento, y en etapas sucesivas adquieren una coloración marrón
y se marchitan. Los tallos son de aspecto delgado, duro y fibroso, semejante a los
nervios, y adquieren un tono purpúreo. Lo s frutos son más pequeños de lo normal,
permanecen con coloración verde durante mucho tiempo para posteriormente tor­
narse de una tonalidad rojo intenso.
L a fam ilia Cruciferas, los cultivos de nabos, sometidos a una deficiencia de N,
se caracterizan porque sus hojas más jóvenes adquieren un color verde-pálido,
mientras que las más viejas pasan a presentar coloraciones que van desde amari-
llamiento hasta rojo-violáceo.

Toxicidad

Lo s síntomas inducidos por un exceso de nutrientes o elementos minerales son


menos específicos que ios de la deficiencia, para los distintos elementos. E n la ma­
yoría de los casos se ponen de m anifiesto con clorosis y necrosis, igualmente co ­
menzando en los ápices y bordes foliares de las hojas más viejas.
Especial mención hay que hacer sobre los efectos causados sobre los productos
cosechados, sobre los que dism inuye calidad y cantidad, antes de que los síntomas
se hagan patentes sobre las hojas.

64
Desde un punto de vista de la producción vegetal, observando tanto económica
como energéticamente, de forma general se debe contar con una fertilización exce­
siva de nitrógeno cuando ocurra:

Rendim iento económico-utilizable (Energía)


------------------------------------------- ;-------------------- r i < *
Gasto de N de la rizosfera (consumo de energía p a ra to m a r el N fertilizado)

(Bergm ann 1983, 1988).

Concentraciones elevadas de N O , ' o de N H 4+en las plantas ocasionan una co­


loración verde oscura de las hojas, con clorosis y necrosis de los bordes foliares
más o menos marcados. M ientras que el exceso de N H 4+ im plica, igualmente, ne­
crosis de los bordes foliares de colores blanco parduzco. Esta necrosis adquiere to­
nalidades más pardas cuando existe un exceso de N O ,'. Si el exceso es muy alto,
las necrosis pueden extenderse por toda la superficie foliar. También produce for­
mación de raíces adventicias en cultivos de pimiento.

A n á lis is fo lia r

E s importante conocer los contenidos de nutrientes asociados con deficiencia


latente, con consumo de lujo y con daño de toxicidad, para poder determinar la de­
ficiencia. el exceso, o la indiferencia de un nutriente particular por medio del aná­
lisis vegetal. E n prim er lugar el «intervalo adecuado» es el de mayor interés, pues
él indica el intervalo de contenido nutritivo en el cual bajo condiciones «normales»
no habrá deficiencia ni exceso, además se corresponde con el valor de mayor pro­
ducción con un menor gasto de fertilizantes por parte de la planta.
A continuación, enumeramos los «niveles suficientes» de macronutrientes de
algunas especies hortícolas que se encuentran en la literatura.
Resultados m uy por debajo del rango indican deficiencia fuerte, contenidos
muy altos significan nutrición antieconómica (zona de lujo) y hasta toxicidad con
síntomas visuales.

C o rre cció n

D e ficie n cia

A p lica r 20 g de N por m e tro c u a d ra d o com o abono basal, de fertilizantes


inorgánicos, o aplicar nitrógeno en forma líquida con el agua de irrigación (200-
500 m g por lit r o ). L a aplicación con aerosol con urea es menos efectiva.

Toxicidad

Regar abundantemente, para corregir las posibles toxicidades que pudieran


aparecer, por supuesto no aplicar ningún tipo de fertilizante nitrogenado, o incluso
añadir C l", debido al antagonismo N O , /Cl .

65
T A B L A 2.3
Contenidos óptimos de nutrientes minerales en algunos cultivos hortícolas intensivos
cultivados en hidroponía (en % materia seca)

Especie vegetal N P K Ca Mg S

Capsivum annuum 3,00-4,50 0.30-0,60 4,00-5,40 0.40-1.00 0,30-0,80


Pimiento
C itru llu s /anatas 2,00-3.00 0,20-0.45 2,50-3.50 1.50-3,50 0,40-0,80
Sandía
Cucum is meto 4.50-5,50 0,30-0,80 4,00-5,00 2,30-3,00 0.35-0,80 0,25-1.40
Melón
Cucum is sativas 2,80-5.00 0,30-0.60 2,50-5,40 5.00-9,00 0,50-1,00 0.40-0,70
Pepino
Lycopersicon 4.00-5.50 0,40-0.65 3,00-6,00 3.00-4,00 0,35-0,80 0,40-1.20
esculentum
Tomate
Phaseolus vulgaris 5,00-6,00 0,35-0,75 2,25-4,00 1,50-2,50 0,30-1.00
Judía
Solanunt meiongena 4,00-6,00 0,30-1,20 3,50-5,00 1,00-2,50 0.30-1,00
Berenjena
Lactu ca sativa 4,50-5,50 0.45-0.70 4.20-6,00 1.20-2,10 0,35-0.60
Lechuga

2.7.3. Fósforo

A s p e c to s fis io ló g ic o s

Generalmente representa entre el 0 , 1-0,5% de materia seca.


Constituyente esencial de distintos componentes celulares, entre los que po­
dríamos citar: fosfoproteínas, fosfolípidos (lecitinas: constituyentes de membranas
celulares).
También es constituyente de ios ácidos nucleicos (A D N y A R N ) , por tanto es
un elemento básico en la transmisión de la inform ación genética.
Otros compuestos fosforados importantes: A D P . ATP. N A D P . N A D R H . con m i­
sión energética y en reacciones de óxido-reducción.
Las fitinas, sales fosfatadas de C a 2+ y M g 2+ del ácido fítico, contienen alre­
dedor del 8 0 % del total del P en granos y semillas (en general menos del 2 % en las
partes verdes del vegetal), son consideradas las principales fuentes de reserva de
este nutriente.
Durante la germ inación, las fitinas se descomponen con rapidez; el ácido fos­
fórico resultante estará disponible para enzim as y sustratos y de reacciones, por lo
cual forma parte activa del metabolismo de los embriones, ésta es la razón por la
que la deficiencia de P reduce la germ inación de sem illas y el crecim iento de em ­
briones.

66
S in to m a to lo g ía s

D e ficie n cia

E n general, y especialmente en plantas hortícolas, los contenidos en P más ba­


jos de 0,2 en materia vegetal son indicativos de una deficiencia en este elemento
(M aynard, 1979).
Leguminosas, tales com o judías y guisantes, deficitarias en este elemento, pre­
sentan hojas de aspecto erecto, son débiles y con coloraciones oscuras hasta verde-
azuladas. E l crecim iento dism inuye, la floración es escasa e igualmente disminuye
la producción de vainas y semillas.
Solanáceas, com o las plantas de tomate, presentan una reacción bastante in­
tensa a la deficiencia de P. Las hojas presentan una m orfología erecta con colora­
ciones que van desde un verde intenso hasta verde-azulado, con decoloraciones
violeta-rojizas junto a los nervios, en la base de la hoja. Las hojas presentan encor­
vaduras hacia abajo (convexas). Las hojas más viejas adquieren coloración amari­
llenta, desarrollan manchas de color marrón oscuras y se produce su muerte de
modo prematuro. Los tallos son delgados, fibrosos y duros, con moteados purpú­
reos. L a floración y fructificación se realiza de forma poco densa y los frutos son
pequeños, firmes y am arillean precozmente.
Las hojas de las Cucurbitáceas, como son las plantas de pepino, adquieren un in­
tenso color verde, a veces con moteados oscuros y con posición horizontal rígida. Los
tallos son cortos y delgados y los frutos presentan coloración desde verde pálida hasta
bronceada. Aparecen lesiones transparentes y de color marrón en los limbos foliares y
los pecíolos de éstas se secan. L a senescencia de las hojas se realiza de forma temprana.
Las Cruciferas, como la coliflor, bajo una deficiencia de P, se caracteriza por­
que sus hojas adquieren una coloración fo liar verde-azulada, con moteados púrpu­
ras junto al nervio central, en la base de la hoja. Esta decoloración es a veces lige­
ramente rojiza, s im ila r a la causada por la d ism in u ció n de N. C recim ien to
achaparrado, la planta presenta apariencia compacta y sólo forma pequeñas inflo­
rescencias. debido al papel que este elemento ejerce sobre la formación del tubo
polínico. En estas plantas las inflorescencias adquieren un intenso color violeta os­
curo. Las hojas de m ayor edad mueren, comenzando por sus márgenes.

Toxicidad

Bajo condiciones normales casi nunca se cuenta con un exceso de P. con con­
secuencias directas sobre el cultivo. Sin embargo, en determinados casos, con ele­
vadas o m uy altas concentraciones edáficas de P. pueden aparecer deficiencias de
Zn y de Fe, parcialmente también se pueden ver favorecidas o inducidas deficien­
cias de Ca, B . C u y Mn.

A n álisis fo lia r

Ver tabla 2.3.

67
Especialmente importante su control cuando son cultivos para obtención de se­
millas en la época de desarrollo del grano de polen, fecundación y desarrollo de las
semillas.

C o rre cció n

D e ficie n cia

Com o medida preventiva, aplicar 5 0 g de P 20 3 (22 g de P por m e tro c u a d ra d o )


o 200 g de P 2O v por m e tro c ú b ic o de turba. B a jo deficiencias acusadas, el fosfato
puede ser aplicado en forma líquida, 20 g de P ,O s por litro.

T oxicidad

Regar abundantemente, para corregir las posibles toxicidades que pudieran


aparecer, a ser posible con agua de baja conductividad eléctrica, o regando con
aguas con un alto contenido en C a 2< ( ( N 0 3)2C a).

2.7.4. Potasio

A s p e c to s fis io ló g ic o s

L a concentración de este nutriente varía entre el I - 6 % de materia seca. Se trata


del catión más abundante en los tejidos vegetales.
Cuando los aportes de este nutriente son deficientes, se observa un incremento
de concentración en las hojas más jóvenes o en las partes vegetales con un creci­
miento activo, y sólo se presenta en alta concentración en hojas o partes más viejas
cuando los medios de cultivo presentan altas cantidades de K aportado. Ejem plo:
cultivos hidropónicos. Se trata, por tanto, de un nutriente fácil de removilizar. In­
terviene en cl mantenimiento de la turgencia celular, función osmótica e igual­
mente participa en la regeneración de los H +.

S in to m a to io g ía s

D e ficie n cia

Las hojas de Cucurbitáceas, ejemplo los pepinos, son verde-azuladas a lo largo


de las nerviaciones, presentando las zonas internerviales un matiz bronce. Las hojas
jóvenes están onduladas. Las hojas necrosadas pasan de pardo-amarillento a pardo y
mueren, comenzando el proceso en los márgenes. Los frutos son blandos y fijos en la
zona peduncular. Se produce una maduración prematura de frutos no desarrollados.
Leguminosas. Lo s guisantes presentan hojas con una coloración verde-oscura.
Las hojas más viejas amarillean y aparecen lesiones necróticas a lo largo de los
márgenes. Los pecíolos se enrollan hacia abajo. Los entrenados son cortos, por lo
que las plantas fracasan en desarrollar su altura normal. Las vainas se desarrollan
poco y contienen semillas arrugadas.

68
Cruciferas. Lo s síntomas en la col son similares. Las cabezas permanecen pe­
queñas. blandas y esponjosas, y no llegan a formarse si la deficiencia es intensa. En
el caso de la col blanca las lesiones necróticas tienen una coloración violeta blan­
quecina. L a s hojas de la lombarda muestran una coloración rojo pálido con un ma­
tiz azulado, márgenes pardos y marchitos. Las cabezas, pequeñas y sueltas, presen­
tan un color desagradable. E n las coles de Bruselas las manchas tienden a ser pardo
blanquecino, formándose pocas cabezas.
Solanáceas. Las plantas de tomate presentan hojas verde oscuro, presentando
las más viejas una tonalidad más oscura. E n éstas aparecen puntos necróticos ama­
rillo-blanquecinos en la zona internervial, uniéndose y dando lugai a zonas necro-
sadas en los márgenes. Los tallos son linos y si la deficiencia es seria muestran
también lesiones necróticas. Lo s frutos maduran irregularmente y presentan una
coloración pálida.
Plantas de tomate cultivadas bajo invernadero, y algunas veces aquellas culti­
vadas en cam po abierto desarrollan la «m aduración moteada». Según W in sor
(1966) se puede diferenciar entre «coronas verdes», motas verde brillante, clara­
mente definidas e irregulares, alrededor del punto de inserción del pedúnculo (si
los tomates no están maduros, las manchas son más oscuras que las partes de su al­
rededor), «moteado verde» y «moteado am arillo», motas verdes y am arillas en la
epidermis del fruto, y «frutos céreos», en los que partes de la epidermis del fruto
son prácticamente incoloras. Esta enfermedad de los tomates, cuya incidencia o se­
riedad se puede reducir aplicando las dosis adecuadas o disponibles de potasio, res­
pectivamente, no debe ser considerada exclusivamente com o consecuencia de una
deficiencia de potasio. Según W oods (1966), que produjo una gran cantidad de in­
formación en relación con la sintomatología, la incidencia de esta enfermedad
puede ser reducida por medio de fertilización potásica: en el caso de que se pro­
duzca en plantas que crecen en suelos ricos en potasio se puede controlar fertili­
zando o fumigando con sales de magnesio. W oods menciona también que una sin­
tomatología leve está relacionada con la intensidad luminosa, mientras que la
presencia de síntomas más severos está en cam bio relacionada con el potasio dis­
ponible para la planta. E l aporte de dosis muy altas de nitrógeno refuerza la apari­
ción de estos síntomas, debido a las interacciones K/M g y K/N.
Finalmente, Foster y Venter (1975) demostraron que las «coronas verdes» y los
tomates con «moteado verde» son más comunes en cultivos bajo invernadero (baja
intensidad de luz, temperaturas elevadas) que en cultivos al aire libre con el resto
de factores de crecim iento similares. D ado que las temperaturas elevadas aumen­
tan la tasa de fotorrespiración y las bajas intensidades luminosas inhiben la asim i­
lación de C 0 2, estos autores defienden que el «moteado verde» puede estar rela­
cionado con una alteración del balance energético de los tomates durante la
maduración. D ado que los iones K + son esenciales para la transferencia de luz y
energía química, el efecto beneficioso de la fertilización potásica se puede explicar
en términos de una mejora del estado energético de las plantas. Esto puede tam­
bién explicar los efectos beneficiosos del m agnesio m encionados por W oods
(1966), dado que este elemento juega también un importante papel en el metabo­
lismo energético.

69
Toxicidad

E n general, apenas se pueden observar síntomas directos del exceso de K ,


aparte de los daños que se pueden manifestar por las dosis altas de sales (salin i­
dad), fertilización de K , en suelos con poca capacidad de adsorción.
E n cultivos hidropónicos de hortícolas, con exceso de K , se han descrito los si­
guientes síntomas:
• Crecim iento retardado.
• Quemaduras.
• Escarificación de las hojas y defoliación precoz.

A n á lis is fo lia r

Ver tabla 2.3.


Importante controlar sus contenidos durante los procesos de maduración, colo­
ración y turgencias de los frutos.

C orrección

D e ficie n cia

De forma preventiva aplicar 100 g K .O (83 g K ) por m etro c u a d ra d o o 200 g K .O


(166 g de K ) por m e tro c ú b ic o de turba. S i la deficiencia aparece durante la etapa de
crecimiento, se aplica K en forma líquida (500 m g por litr o ) en cl agua de irrigación.
E l cultivo puede ser pulverizado con una solución de 20 g de sulfato potásico
por litr o , pero las aplicaciones en el suelo son más efectivas.

T oxicidad

Regar abundantemente, para corregir las posibles toxicidades que pudieran


aparecer, a ser posible con agua de baja conductividad eléctrica, al igual que en el
caso anterior, será necesario elim inar cualquier fertilizante que contenga potasio.

2.7.5. C alcio

A s p e c to s fis io ló g ic o s

Las especies vegetales difieren mucho en sus requerimientos de Ca, pero se


acepta que su contenido oscila en torno al 0 ,5 % de materia seca.
L a absorción de C a2* varía entre los cereales y otras gramíneas, en la que es
mucho menor que en dicotiledóneas, particularmente herbáceas y leguminosas,
que presentan unas necesidades de C a2+cinco veces superiores a las monocotiledó-
neas. A modo de ejemplo, comentar que el tomate absorbe de 10 a 15 veces más
C a2* que el maíz.
Por otra parte, la deficiencia de C a 2* incrementa la permeabilidad de las mem­
branas celulares, lo que puede producir una inundación crónica de las vacuolas y

70
permite el escape de iones. Igualmente se destruyen las estructuras dentro de los
núcleos celulares, y por consiguiente la estabilidad de los cromosomas, pertur­
bando así la división nuclear y celular, y se destruyen mitocondrias. por lo que el
metabolismo respiratorio es dañado.

S in to m a to lo g ía s

D e fic ie n c ia

M ientras que el uso de fertilizantes de nitrógeno, fósforo y potasio se ha incre­


mentado considerablem ente en muchos países en décadas recientes, el calcio
puede, según Bussler (1979), ser considerado com o un nutriente frecuentemente
ignorado en la práctica de la fertilización.
Según Volger (1968) hay una estrecha relación entre el aumento de biomasa, la
calidad del forraje y el valor del pH del suelo en el caso de gramíneas.
Por otra parte, el crecim iento vegetal es también inhibido debido a la baja dis­
ponibilidad y la reducida absorción de nutrientes tales com o boro, manganeso, zinc,
magnesio, fósforo y, ocasionalmente, cobre si el valor del p H es demasiado alto.
L a humedad, bajo condiciones de cam po y en condiciones de invernadero, es un
factor importante que afecta la absorción de iones C a 2+, pero la absorción de calcio
con el flujo de transpiración es también afectado por varios factores fisiológicos in­
trínsecos. L a m ovilidad de los iones C a 2+ es afectada, por ejemplo, por altas con­
centraciones de iones K + (Shear, 1975; Bou ld y Tsai-Fua 1976), las bajas tempera­
turas (inferiores a 12° C ), y las altas concentraciones de fosfatos en el suelo.
Los cam bios cloróticos y necróticos son frecuentemente precedidos por un os­
curecimiento de los nervios en el tejido verde oscuro de la cara superior e inferior
de las hojas. E sto es causado por la autolisis de las células. L a decoloración parda
usualmente com ienza en las puntas de las hojas y en los márgenes. U na caracterís­
tica típica de la deficiencia de calcio es que los nervios de las hojas completamente
necrosadas son siempre más oscuros que las regiones intcm erviales.
L a deform ación y rizado de las hojas jóvenes con el abarquillado hacia arriba y
algunas veces los márgenes necróticos desgarrados, el desgarramiento de las pun­
tas y márgenes de los mal desarrollados limbos foliares son especialmente caracte­
rísticos. E l pecíolo puede también estar curvado hacia atrás. Lo s márgenes foliares
algunas veces se enrollan hacia dentro.
L a producción de sem illas, si tiene lugar, está sumamente inhibida.
L a podredumbre apical o « B lo s s o m - e n d r o l» de tomates, que se produce parti­
cularmente en plantas de invernadero cuando la transpiración es reducida pero el
crecimiento es intenso y frecuentemente aparece en plantas que no presentan otros
síntomas, resulta de un bajo suministro de iones C a 2+ inducido fisiológicam ente al
fruto, debido fundamentalmente a la inm ovilidad de este ion a través del floema.
Las leguminosas con deficiencia de calcio muestran manchas cloróticas y des­
pués necróticas en las hojas más jóvenes y algunas veces también en las hojas vie ­
jas, pecíolos necróticos y tallos. Las vainas de jud ías y guisantes revientan. Los hi-
pocótilos de sem illas de ju d ía deficientes en calcio, desarrolladas en un suelo con

71
un pobre estado calcico, llegan a ser necróticas durante la germinación (Carolus
1975; Maynard 1979).
En Cucurbitáceas, las hojas más jóvenes de pepino se desarrollan blancas, con
manchas translúcidas y el tejido internervial un poco clorótico y las puntas y los
márgenes enrollados hacia arriba. Las hojas viejas se curvan hacia abajo, adqui­
riendo un aspecto parecido a una cuchara o forma parecida a una garra, y los már­
genes se vuelven pardos. Los pecíolos llegan a ser quebradizos y las hojas caen
prematuramente; las puntas de los vástagos mueren. Lo s frutos son pequeños, arru­
gados y de mal sabor.
En Solanáceas, las hojas jóvenes, pequeñas y deformadas de tomate se vuelven
amarillas, pardas o púrpuras, comenzando en los márgenes, y llegan a ser necróti­
cas. E l resto de la hoja es verde oscuro. Lo s folíolos se curvan hacia abajo, dando a
la hoja una apariencia parecida a una garra. Los pecíolos y los puntos vegetativos
mueren, así como las flores. E n berenjena se endurece la piel.
E n Cruciferas, en coles de Bruselas el pardeo interno frecuentemente afecta
sólo a las coles individuales, pero esto quiere decir que la calidad del conjunto de
la remesa es reducido, al igual que ocurre con lechugas, coles chinas, coles, etc. E l
rápido crecimiento vegetal, debido al efecto de dilución del calcio, promueve su
aparición.

Toxicidad

Los daños ocurridos por un exceso directo de C a 2+ son prácticamente des­


conocidos. Sin embargo, altos contenidos de C a en suelo, o bien aplicaciones ex­
cesivas de cal, pueden inducir clorosis y otros daños, debidos a deficiencia de B,
Fe, M n y Zn y posiblemente también de C u. Incluso pueden aparecer sintomatolo-
gías de deficiencia de M g cuando se aplica de modo excesivo cal en suelos pobres
en Mg.

A n á lis is fo lia r

Ver tabla 2.3.

C o rre cció n

D e ficie n cia

E n turba, que suele ser ácida: aplicar 4 k g de carbonato cálcico por m e tro c ú ­
b ic o , y en casos de deficiencia acusada, pulverización con 7,5 g de nitrato cálcico
por litr o .

T oxicidad

Regar abundantemente para corregir las posibles toxicidades que pudieran apa­
recer, a ser posible con agua de baja conductividad eléctrica. Suprim ir los fertili­

72
zantes calcicos e incluso se pueden utilizar iones complementarios, como, por el
ejemplo, el magnesio. Igualmente se corregiría mediante adición de H 2S 0 4.

2.7.6. M ag nesio

A s p e c to s fis io ló g ic o s

E l magnesio es el átomo central del núcleo (a n illo ) tetrapirrólico de la m olé­


cula de clorofila, por tanto vital para el proceso de la fotosíntesis, y por ello para la
vida de las plantas.
E l contenido total de M g 2+en las plantas oscila entre 0,1 y 0 ,5 % de peso seco.

S in to m a to io g ía s

D e fic ie n c ia

Cuando las plantas son deficientes en magnesio, las actividades de enzimas in­
fluidos por iones M g 2+ son reducidos, pero no de una form a que lleve al colapso
completo repentino del metabolismo. Aunque no son tan m óviles com o los iones
K +, los iones M g 2+ pueden, sin embargo, moverse bastante rápidamente, en espe­
cial acropétalamente. S i el sum inistro de iones magnesio desde las raíces es inade­
cuado, por tanto, los iones M g 2+, com o los de nitrógeno, fósforo y potasio, son
transferidos desde las hojas viejas a las jóvenes, a los órganos en crecim iento y es­
pecialmente a las sem illas y frutos.
Legum inosas. Las hojas de ju d ía desarrollan una clorosis internervial central
en un m odelo en espiga. Lo s márgenes foliares inicialm ente permanecen verdes.
Las hojas después se vuelven am arillas, y las lesiones necróticas en form a de cuña
avanzan desde los márgenes foliares hacia el centro.
Cucurbitáceas. L a s hojas v iejas de pepino son verde pálidas, con estrechas
bandas m arginales verdes y nervios verdes. L a s áreas in ternerviales llegan a
blanquear desde la punta al centro y mueren. M anch as necróticas pardas exten­
didas a los márgenes foliares han sido observadas durante una d eficien cia fuerte
de magnesio. L a s partes clo ró tica s algunas veces tienen la apariencia de m an­
chas internerviales deprim idas, grandes, que contienen lesiones necróticas par­
das, y las hojas están m architadas. Ap arecen lesiones necróticas blancas en las
hojas viejas de espinacas. L a s lesiones después tom an una estructura parecida al
papel.
Solanáceas. E n plantas de tomate los folíolos de las hojas viejas desarrollan
clorosis internervial que avanza hacia el interior desde los márgenes, envolviendo
los nervios finos hasta que finalmente la hoja com pleta se vuelve am arilla. L a s le­
siones necróticas pardas aparecen en las manchas cloróticas. L a s hojas cuelgan en
el tallo y mueren.
Cruciferas. E n las brasicáceas, las hojas viejas tienen una apariencia jaspeada
de rojiza a púrpura rojiza, en algunas variedades, o am arillo cloróticas y nervios
verdes.

73
Toxicidad

Concentraciones altas de M g en el suelo (p or ejem plo suelos ricos en ser-


pentinita) producen un efecto negativo sobre el crecim iento vegetal, sobre todo de­
bido al desequilibrio entre el C a y M g. Este hecho es especialmente perjudicial
para las raíces que se vuelven muy susceptibles a la deficiencia de Ca. Igualmente,
se puede ver afectada la absorción de M n . debido a las altas aplicaciones de M g
como fertilizante, cuando se realizan en suelos pobres en M n, lo que puede hacer
que aparezcan síntomas de deficiencia de Mn.

A n á lis is fo lia r

E s importante su control al inicio del crecimiento vegetativo, debido a que es el


átomo central de la m olécula de clorofila.

C orrección

D e ficie n cia

Bajo condiciones de deficiencia acusada, se aplican 200-300 g de sulfato mag­


nésico (M g S 0 4.7 H ,0 ) por m e tro c u a d ra d o . Pulverizando con una solución del 2 %
de sulfato magnésico en verano o una solución del 5 % de sulfato magnésico en
otoño es generalmente recomendado como una medida preventiva.

T oxicidad

A l igual que en caso del C a, en suelos ricos en yeso regando abundantemente


con agua, de baja co n d u ctivid a d e lé ctrica, o bien u tilizand o iones co m p le ­
mentarios en este caso se trataría, por ejem plo, con calcio. Sup rim ir fertilizantes
magnésicos.

2.7.7. Azufre

A sp e c to s fis io ló g ic o s

Generalmente las plantas lo toman del suelo en forma de SO . o bien foliar­


mente como gas en forma de S O x y está presente en concentraciones comprendidas
entre 0,1 -0,5% de material vegetal.
E l S, una vez reducido, se incorpora a las sustancias orgánicas de la planta
como grupo sulfuro. L o encontramos en aminoácidos como metionina y cisteína, e
igualmente forma parte de las vitaminas B| y H , así como en los puentes disulfuro
que mantienen la estructura cuaternaria de las proteínas.
E l S que no ha sido reducido, y no es necesario para la síntesis de materia or­
gánica, es almacenado en forma de S O (puede suponer el 6 0 % del S total) en las
hojas, pudiendo ser removilizado más tarde hacia frutos y semillas.

74
S in to m a to lo g ía s

D e fic ie n c ia

E l S en el suelo está presente corno compuestos orgánicos y principalmente


como sulfatos, en formas inorgánicas. E n condiciones normales no es frecuente
que se produzca una deficiencia de S. salvo en casos m uy aislados como:
• Áreas agrícolas m uy alejadas de zonas donde se producen em isiones indus­
triales de S 0 2 a la atmósfera.
• Zonas donde los fertilizantes sulfurados no son utilizados, com o por ejem ­
plo: sulfato am ónico, superfosfatos, compuestos azufrados, sales de K . etc.
En el caso de que ocurriera una deficiencia de S, el nutriente removilizado
desde las hojas viejas no sería suficiente para mantener un crecim iento normal, de
ahí que las hojas más jóvenes resultan pequeñas y más o menos am arillas debido a
la dism inución de proteínas y clorofila. A menudo el contenido de S de las hojas
más viejas es superior que el que presentan las más jóvenes.
En las plantas hortícolas, la deficiencia de este macronutriente hace que pre­
senten la siguiente apariencia:
La s hojas más jóvenes de la planta de rem olacha adquieren una coloración
completamente am arilla y un tamaño más pequeño de lo normal. Ésta no puede
confundirse con la sintom atología de la deficiencia de Fe, ya que en este caso los
nervios permanecen con coloración verde. S im ila r sintom atología es la que se ha
descrito en el caso de cultivos de espinaca.
E n el caso de las Legum inosas, éstas se tornan com pletamente am arillas, sinto­
matología sim ilar a la producida por deficiencia de N . S i la deficiencia se hace más
aguda, el am arilleam iento se hace más notable en las hojas más jóvenes.
Cucurbitáceas. Aparte de la colo ración verde clara y clorosis de las hojas
más jóvenes en las plantas de calab acín, si la d eficien cia es severa, ésta presenta
malform aciones de modo que su m orfología es semejante a una cuchara (cón­
cava).
Solanáceas. E l tomate, crecido en condiciones de deficiencia de S, ve debi­
litado su crecim iento, dism inuyendo su altura, con respecto a un cultivo con sumi­
nistro adecuado de este nutriente. L a s hojas más jóvenes son pequeñas y más duras
y adquieren coloraciones desde verde am arillentas hasta com pletamente amarillas.
Decoloraciones debidas a incrementos de antocianinas se observan en tallos y ho­
jas (rojizas).

Toxicidad

Los daños producidos en vegetales, debido a un exceso de S O en suelo, si es


que aparecen, ocurren muy raramente.
Los cítricos, sorgo y habas, con altos contenidos foliares de S (0,5-1% de S en
materia seca) manifiestan clorosis de los bordes de las hojas y espacios internervia-
les seguido de necrosis de estas áreas, mientras que en otras especies vegetales la
toxicidad de S sólo se manifiesta por un retraso en el crecimiento.

75
A n á lis is fo lia r

Ver labia 2.3.

C o rre cció n

D e fic ie n c ia

A plicación de fertilizantes sulfatados. A s í ácido sulfúrico al 0.1 % .

T oxicida d

Regar copiosamente, y por supuesto anular la aplicación de cualquier fertili­


zante en cuya com posición aparezca el azufre.

2.8. Bibliografía

Adams. F. (1980). «Interactions of phosphorus with other elements in soils and plants». En:
Kwasaweh, E.C. Sample y E.J. Kamprath (Eds.). R o le o f Phosphorus in A griculture, Ameri­
can Society of Agronomy, Crop Science Society of America, and Soil Science Society of
America, Madison. W I. pp. 655-667.
Baeyens. J. (1970). N u trición de la s p lan tas de cultivo. Editorial Lemos, Madrid.
Barceló, J.: Nicolás, G.; Sabater, B.; Sánchez-Tamés, R. (1987). Fisio lo g ía Vegetal. 4.a Ed. Edi­
torial Pirámide. Madrid.
Baumeister. W.; Ernst, W. (1978). M ineralstoffe m td Pflanzenwachstum . Fischer, Stuttgart.
Bennett, W.F. (1993). N u lrien t D eficien cies & Toxicities in Crop Plan ts. Bennett. W.F. Ed. A.P.S.
Press. Minnesota, USA, 202 págs.
Bergmann. W. (1983). F a rb a tla s Ernahrungsstorungen h ei Kulturpflanzen. Bergmann W. Ed.
V E B Gustav Fischer. Jena.
Bergmann. W. (1988). Ernahrungsstorungen h ei Kulturp/lanzen-Entstehung. visuelle undanaly-
tische Diagnose. W. B ER G M A N N . Ed. V E B Gustav Fischer, Jena, GDR, und Gustav Fis­
cher. Stuttgart. FRG, New York. USA.
Bergmann, W. (1992). N u tritio n a l D iso rd ers o f P la n ts : D evelopm ent. V isual and A n a lv tica l
Diagnosis. W. Bergmann, (Ed.) V E B Gustav Fischer Verlag Jena, Stuttgart, New York.
Bergmann, W. (1992). C o lo u r A tlas. N u tritio n al D isorders o f Plan ts. W. Bergmann, Ed. V E B
Gustav Fischer Verlag Jena, Stuttgart, New York.
Beringer. H.; Northdurft, F. (1985). «Effects of potassium on plant and cellular structures». En:
Potassium in A griculture. R.D. Munson, (Ed.) American Society of Agronomy, Crop Science
Society of America, and Soil Science Society of America. Madison, W l. pp. 351-364.
Biancard. D. (1992). Enferm edades d e l tomate. Ediciones Mundi Prensa. Madrid. 212 págs.
Blevins, D.G. (1985). «Role of potassium in protein metabolism of plants». En: Potassium in
Agriculture. R.D. Munson (Ed.), American Society of Agronomy, Crop Science Society of
America, and Soil Science Society of America. Madison, W I. pp. 413-422.
Bonnet, J.: Galston. A.W. ( 1970). Prin cip io s de Fisio lo g ía Vegetal. 5.a Ed. española. Aguilar. Ma­
drid.
Bould, C.; Tsai-Fua, Ch. (1976). «Mobility of calcium in fruit plant». Pro c. 4th Intern. C o ll. on
the control o f plant nutrition. Gent 1:104-108.
Bould. C : Hewitt. E.J.; Needham. P. (1984). D iagnosis o f M in e ra l D isorders in Plan ts. Vol. 1.
Principies. MAFF/ARC. London.
Box. J. (1972). «Potassium and crop production». Tex. A grie. Ext. Serv. ISidl. MP-1007.

76
Broyer, T.C.; Carlton, A.B.; Johnson. C.M.; Stout. P.R. (1954). «Chlorine-A micronutrient ele-
ment for higher plañís». P la ñ í Ph ysio l. 29:526-532.
Buckman. H.O.; Brady. N.C. (1960). The N atu re and Pro p erty o fS o ils . 6th ed. MacMillan. New
York.
Buckman, H.O.; Brady. N.C. (1969). The N atu re and Pro p erties o f Soils. 7th ed. MacMillan.
New York.
Bussler. W. (1962a). «Ca-Mangelsymptome bei Sonnenblumen». Pflanzenern., Düng. u. Bo-
denkde. 81:256bis-265.
Bussler. W. (1962b). «Gcwebe- und Zellschadigungen bei Calciummangel-Sonnenblumen».
Pflanzenern.. D üng. u. Bodenkde. 99:216-233.
Bussler. W. (1963). «Calciuni-Mangelsymptome an bulleren Pflanzen». Pflanzenern., Düng. u.
Bodenkde. 100:129-142.
Bussler, W. (1979). «Mangelerscheinungen and hóheren Pflanzen. II». M an g el and Hauptnahrs-
toffen; II I. Spurenniihrstoffe. Z. Pflanzenkrankh. 86:43-62.
Carolus. R. (1975). «Calcium relationship in vegetable nutrition and quality». Comm. S o il Sci.
P la n t A n a lysis 6:285-298.
Flor, C.A.: Tung, M.T. (1989). «Nutritional disorders», pp. 571-604. En: Bean Production P ro ­
blema in the Tropics. 211,1ed. H.F. Schwartz y M.A. Pastor Corrales (Eds.) Centro Internacio­
nal de Agricultura Tropical. Cali, Colombia.
Follet. R.H.; Murphy, L.S.; Donahue, R.L. (1981). Fertiliz ers an d S o i! Amendments. Prentice-
Hall, Englewood Cliffs. NJ.
Foroughi, M.; Kloke, A. (1974). «Der EinfluB der Calcium-Düngung auf das Auftreten der Blü-
tenendfaule bei Wassermelonen». Landw . Foersch. 31:120-121.
Foster. H.; Venter, F. (1975). «Der EinfluB der K-Ernahrung auf "Griinkrangen” an Tomatnfrüch-
ten». G arten b au w 40:75-78.
Foy, C.D.; Webb. Fl.W.; Jones, J.E. (1981). «Adaptation of cotton genotypes to an acid, manga-
nese toxic soil». A gron. J. 73:107- I I I .
Guardiola. J.L.; Garda Luis, A. (1990), «Fisiología Vegetal I: Nutrición y Transporte». Col.
C ien cias de la Vida. Vol 16. Editorial Síntesis. Madrid.
Gupta. U.C. (1979). «Boron nutrition of crops». Adv. Agron. 31:273-303.
Hahlin, M. (1973). «Der Effekt der Kaliumdüngung hiingt vom Verhaltnis K:Mg im Boden ab.
Vaxt pressen», S U P R A , inform ationsavd. Fack., Schweden. H. 4:6-7.
Hecht-Buchhlo/. Ch. (1979). «Calcium deficiency and planl ultrastructure». Comm. S o il Sci.
P la n t A nalysis. 10:67-81.
Hobson. G.E.; Davies. J.N. (1977). «Veranderung der Proteine und Enzyme in Tomatenfrüchten
in Beziehung zur fleckigen Reifung und zur Kaliumernahrung». Int. K aly-B riefe. Fachg.
23,50. Folge:l-I0.
Huber. S.C. (1985). «Role of patassium in photosynthesis and respiration». En: R.D. Munson
(Ed.) Potassium in A gricu ltu re. American Society of Agronomy, Crop Science Society of
America, and Soil Science Society of America. Madison. W I pp. 369-391.
Jones, J.B.; Jr. Eck. H.V.; y Voss, R. (1990). «Plant Analysis as an aid in fertilizing corn and grain
sorghum». En: R.L. Westerman (Ed.). S o il Testing and P la n t A nalysis. American Society of
Agronomy. Crop Science Society of America, and Soil Science Society of America. Madi­
son. Wl.
Jones. J.B.; Jones. J.P.; Stall. R.E.; Zitter, T.A. (Eds.) (1991). Com pendium o f Tomata Diseases.
Eds. American Phytopathological Society.
Lune. P. van; Goor. B.J. van. (1977). «Ripening disorders of tomatoes as affected by the K/Ca ra-
tio in the culture solution»../. H ort. Sci. 52:173-180.
Lyon. T.L.; Buckman. H.O. (1937). The N atu re an d Pro p erties o fS o ils . 3rded. MacMillan. New
York.
Marschner. H. (1995). M in e ra I N utritio n o f H ig h e r Plan ts. 2"dEd. Academic Press. London. San
Diego. New York. Boston, Sydney, Tokyo, Toronto.
Maynard. D.N. (1979). «Mineral disorders of vegetable crops: a review». J. P la n l N utrition.
1:1-23.

77
Ma/.Iiak. P. (1976). Fisio lo g ía Vegetal: N u trición y M etabolism o. Ediciones Omega S.A. Barce­
lona.
Mengel, K. (1985). «Potassium movements wiihin plañís and its ¡mporlance in assimilale trans­
pon». En: R.D. Munson (Ed.) Potassium in A griculture. American Society of Agronomy.
Crop Science Society of America, and Soii Science Society of America, Madison. W l. pp.
397-409.
Meyer. B.S.; Anderson. D.B. (1939). P la n t Physiology. D.Van Nostrand, New York.
Nemeth. K.: Grimme, H. (1974). «EinfluB einer Düngung auf die Aufnahme nicht gedüngter
Nahrstoffe im GefaBversuch». Pflanzenern. u. Bodenkde. 137:203-213.
O/.ane. P.G. (1980). «Phosphate nutrition of plants-A general treatise». En: R o le o f Pltosphorus
in A griculture. F.E. Kwasawneh, E.C. Sample. AND E.J. Kamprath. Eds. American Society
of Agronomy, Crop Science Society of America, and Soil Science Society of America, Madi­
son. Wl. pp. 559-585.
Palaniyandi, R.; Smith, C.B. (1978). «Growth and nutrient interrelationship in snap bean as af-
fected by several sources of potassium and magnesium». J . Amer. Soc. H ort. S c i. 103:109-
113.
Palaniyandi. R.; Smith, C.B. (1979). «Effects of nitrogcn sources on growth responsos and mag-
nesium and mangancse leaf coneentrations of snap beans». Comm. S o il Sci. P la n t A n alyisis
10:869-881.
Pissarek. H.P. (1979). «EinfluB von Ca-Mangel auf den Aufbau des Blattund Stengelgewebes
von Mais und Sonnenblumen-pflanzen». Angew. Rol. 53:215-224
Roorda van Eysinga. J.P.N.L.: Smilde. K.W. (1981). N u tritio nal disorclers in glasshouse toma-
toes. cucum bers and lettuce. Centre for Agricultura! Publishing and Documentation. Wage-
ningen. Países Bajos.
Seaife, A.; Turner. M. (1983). D iagnosis o f M in e ra l D isorders in P la n ts : Vol. 2 Vegetables.
(J.B.D. ROBINSON. General Editor) ADAS/ARC. London.
Schrader. L.E. (1984). «Functions and transformations of nitrogen in higher plants». pp. 55-66
En: R.D. HAUCK (Ed.). Nitrogen in Crop Production. American Society of Agronomy, Crop
Science Society of America, and Soil Science Society of America. Madison, Wl.
Shear, C.B. (1975). «Calcium nutrition and quality in fruit crops». Comm. S o il Sci. P la n t Analy-
sis 6:233-244.
Suelte. C.H. (1985). «Role of potassium in enzyme catalysts». En: R.D. Munson (Ed.). Potas-
sium in A griculture. American Society of Agronomy, Crop Science Society of America, and
Soil Science Society of America, Madison, Wl. pp. 337-349.
Tisdale. S.L.; Nelson. W.L.; Beatón. J.D. (1985). S o il: F e rtility and Fertilizers. 4lh ed. MacMi-
llan. New York.
Usherwood. N.R. (1985). «The role of potassium in crop quality». En: R.D. Munson (Ed.). Po ­
tassium in A griculture, American Society of Agronomy, Crop Science Society of America,
and Soil Science Society of America. Madison. Wl. pp. 425-439.
Vielemeyer. H.P.; Neubert, P. (1980). «Untersuchungen zur N-Dynamic zum EinfluB von Witte-
rungsfaktoren auf den Gehalt von Wintergetreidepflanzen im Zusammenhang mit dem Pflan-
zenanalyseverfahren zur Bemessung der 2». N-Gabe. A rch. Acker- u. Pflanzenb. u. B o ­
denkde. 24:161-166.
Volger, E. (1968). «Abhiingigkeit der Grünlandpflanzenbestande vom pH-Wert der Boden». D as
wirtschaftseigene Futtee 14:1-17.
Weber, E.J. (1985). «Role of potassium in oil metabolism». En: R.D. Munson (Ed.). Potassium in
A griculture. American Society of Agronomy. Crop Science Society of America, and Soil
Science Society of America, Madison. W l. pp. 425-439.
Winsor. G.: Adams, P. (1987). D iagnosis o f M in e ra l D isorders in P lan ts: Vol. 3 Glasshouse
Crops. J.B.D. ROBINSON . General Editor. ADAS/ARC. Londres.
Winsor, G.W. (1966). Potassium and the q u ality o f glasshouse crops. Inter. Kali-Symp.. Brüssel.
1-15.
Woods. M. (1966). The effect o f some n u tritional and environm ental fa cto rs on fr u it qu ality in
tomatoes. Inter. Kaly-Symp. Briissel. pp. 313-323.

78
Fotografía 2.1. D eficien cia de calcio
en plañían de lóm ale cu ltivad as en N FT.

Fotografía 2.2. D eficien cia de


fósforo en p lañ ía s de lóm ale.

Fotografía 2.3. D eficien cia de


magnesio. O bsérvese la clorosis
in lern erval en la p a rle m ás vieja de la
planuda de m elón (a ). D eficien cia de
c a lcio generalizada, tam bién en
p lán tu la de melón.
Aspectos de la n u trició n m in e ra l en cultivos
sin suelo en relación a l suelo '

Peter A dam s

3.1. Introducción

L a nutrición vegetal en cultivos sin suelo difiere de aquella en suelo debido al


volumen radical mucho más pequeño. Las reservas de nutrientes encontradas en la
mayoría de los suelos, por la capacidad de intercambio catiónico de la fracción ar­
cilla. no se presentan generalmente en los medios sin suelo. L a pérdida de nutrien­
tes desde un sistema de lana de roca abierto es comparable a aquella debido a la li­
xiviación del suelo (Sonneveld, 2000). Las pérdidas desde sustratos orgánicos son
usualmente mucho más altas, por ejemplo, en turba sobre el 9 0 % del K es soluble
en agua (A dam s e t a i , I978), es decir disponible pero fácilmente lavable.
E n la m ayoría de los suelos, no es necesario agregar micronutrientes, mientras
que en cultivo sin suelo, todos los nutrientes esenciales se deben aplicar. Factores
similares afectan la nutrición de las plantas tanto en suelo como en sin suelo, pero
en cada factor para los cultivos sin suelo, las respuestas a los cambios son general­
mente tanto más grandes y rápidas que en suelo.
Las raíces de las plantas pueden exploran un gran volumen cuando se cultivan
en suelo, siendo alta la demanda local de nutrientes alrededor de las raíces. E n sus­
tratos orgánicos, los nutrientes al ser más solubles se encuentran más rápidamente
disponibles que en el suelo. L a superficie de las raíces de las plantas cultivadas en
hidroponía está siempre expuesta a la disolución nutritiva y existe una pequeña o
ninguna limitación de disponibilidad de nutrientes bajo condiciones normales. Con
disoluciones recirculantes la depleción alrededor de las raíces es casi nula. E l volu­
men del material en la zona radical se restringe por el costo, siendo el fertirriego
esencial. Po r el contrario, las concentraciones de nutrientes en hidroponía se man­
tienen más o menos constantes a través del cultivo.
Los sustratos orgánicos no son inertes, absorberán y liberarán nutrientes ya que
tienen capacidad de intercambio catiónico. Ello s requieren la aplicación de fertili­
zantes antes de la plantación de un cultivo, y pueden inm ovilizar nitrógeno, el cual
puede ser liberado más tarde. Po r el contrario, las matrices sólidas utilizadas en al­
gunos sistemas hidropónicos. tales como grava, lana de roca, perlita, etc., son esen­
cialmente inertes y no aportan a la nutrición del cultivo. E n hidroponía, los nu-

1 Traducido al español por Gilda Carrasco.

81
trientes se aplican sólo por la disolución. Estos puntos se resumen en la tabla 3 .1.
Fertilizantes comunes se emplean en suelo y antes de la plantación en sustratos or­
gánicos, pero sales más puras que esas se requieren para el fertirriego para evitar
bloqueos. E n hidroponia se deben utilizar las sales más puras disponibles para pre­
venir la acumulación de contaminantes indeseados en el sistema.
A l trasladarse desde el suelo a sustratos orgánicos, la capacidad de control de la
zona radical aumenta, y ésta es mayor al trasladarse a hidroponia. Pero también se
requiere un incremento en el conocimiento y habilidad para manejar el cultivo con
éxito, ya que el número de factores que pueden ser controlados económicamente
aumenta al cambiarse desde el suelo a hidroponia. S in embargo, los principios dis­
cutidos se aplican a todos los cultivos, excepto donde una respuesta o requeri­
miento sea específico a un cultivo en particular.

TA B LA 3.1
E l cultivo sin suelo puede dividirse en dos categorías, las cuales difieren en naturaleza
y en la forma en que los nutrientes se apliquen

Hidroponia
Sustratos orgánicos Con medio inerte Sólo disolución

Turba Lana de roca Profunda (estático)


Serrín Espuma Aeroponía
Corteza de pino Grava
Cascarilla de arroz
A plicación de fertilizan tes sólidos y fertirrieg o Nutrientes aplicados sólo p o r la disolución

3.2. Disoluciones ideales

Las concentraciones requeridas de la disolución nutritiva se conocen general­


mente como disoluciones ideales o concentraciones ideales. Inicialm ente, ésta es la
concentración en la disolución nutritiva preparada, es decir, aquella que se aplica a
la lana de roca. Después, la disolución puede requerir un ajuste con el fin de man­
tener las concentraciones ideales en la zona radical. Para sistemas sin medio sólido,
tales como N F T ( N u trie n t F ilm T e c h n iq u e ), la disolución se regula o ajusta cons­
tantemente por la adición de disoluciones nutritivas concentradas, la que usual­
mente se automatiza. L a frecuencia de esas aplicaciones depende del volumen de
disolución disponible para la planta, el tamaño de la planta, y la velocidad de cre­
cimiento del cultivo. Volúmenes radicales pequeños necesitan frecuentes ajustes
para compensar la absorción de nutrientes, y los cultivos adultos requieren de una
aplicación más frecuente que ios jóvenes. Para mayores detalles, se sugiere revisar
bajo «seguimiento de nutrientes», y los ejemplos de concentraciones ideales para
algunos cultivos dados en tabla 3.2. Lo s valores para pimiento son generalmente si­
milares a los de pepino, excepto que el pim iento requiere menos K . más Ca,
P y B.

82.
T A B L A 3.2
Concentraciones de nutrientes ideales para algunos cultivos en hidroponía.
Las concentraciones se presentan en m g I~ '

Tomate Pepino Crisantemo Rosa Cymbidium

NO.-N 200 110 120 182 35


NH4-N 20* 10* 10 7 3
P 30** 15 25 54 10
K 400 140 140 235 94
Ca 200 170 150 180 60
Mg 75 45 30 23 24
B 0.3-0.4 0.4 0.4 0.4 0.2
Cu 0.3-0.4 0.3 0.3 0.6 0.3
Fe 10 10 5 1.4 0.3
Mn 0.8-1.0 1 0.6 0.2 0.3
Mo 0.1 0.1 0.1 0.1 0,05
Zn 0.3-0.4*** 0.2-0.3 0.2 0.2 0.1
pH 5,6-6,0 6.0-6.2 6.0-6.2 5.0-5.5 5.5
CEa 3,5-4,0**** 1.2-1.5 2.0 2.2 0.8

* N o e s a c o n s e ja b le u s a r N H .,-N b a jo c o n d ic io n e s re s tric tiv a s de lu/ d u ra n te la p rim era p arte d e la e s ta ­


c ió n ; ta m b ié n p a ra p epino.
** U n a lto nivel d e P. e s d e c ir. 4 0 m g L ~ ' e s a m e n u d o b e n e fic io so p a ra la s p rim e ra s 4 se m a n a s d e sd e p la n ­
ta c ió n ; 2 0 m g L ' p a ra p ep in o .
*** L a a d ic ió n d e Z n p u e d e s e r in n e c e s a ria c u a n d o las tu b e ría s d e a g u a so n g a lv a n iz a d a s, sim ila rm e n te
para p e p in o y o tro s cu ltiv o s.
**** P ara c u ltiv o s p re c o c e s e n c o n d ic io n e s p o b re s d e lu z . X-10 d S m 1 p u e d e s e r u tiliz a d a p a ra re d u c ir e l v i­
g o r v e g etativ o , y p u e d e m a n te n erse h a sta y e m a s v is ib le s d el 4 " ra c im o d e frutos. L a s a lin id a d en to n c es
se re d u c e e n e l in te rv a lo d e 3 .5 -4 .0 d S m 1( a 25" C).
* C E m e d id a a 2 5 ° C.

Las concentraciones ideales en hidroponía, las cuales pueden variar con los re­
querimientos del cultivo, derivaron desde el trabajo efectuado en el H R I, Little-
hampton. R ein o Unido, y desde Sonneveld y Straver (1994; tabla 3.2). Por ejem­
plo, cambios en el medio ambiente, desde clim as fríos a cálidos, pueden requerir
un cambio a una disolución nutritiva más diluida. Los cambios en el estado fenoló-
gico de un cultivo pueden también requerir más o menos de uno o más nutrientes.
Así, los valores ideales son realmente lineamientos. los cuales pueden necesitar
modificación según los cam bios de las circunstancias.

3.3. Fuentes de nutrientes

L a elección de un fertilizante usualmente depende de la conveniencia para el


cultivo, considerando que el costo del fertilizante es una muy baja proporción de
los costos totales de producción. U n ejem plo de una mala elección en hidroponía
sería el continuo uso de ácido fosfórico para mantener el pH. Esto resultaría en a l­
tos niveles de P. lo cual reduce la disponibilidad de C a y algunos micronutrientes.

83
Tal vez las elecciones más difíciles están asociadas con la fuente de nitrógeno a
emplear. A lg o de N H 4-N es usualmente benéfico para el cultivo, y también ayuda a
reducir el pH de la disolución nutritiva del cultivo. Sin embargo, com o el N H 4-N
reduce la absorción de calcio por parte de las raíces, siempre debería emplearse
cuidadosamente.

3.4. Efecto y ajuste de pH

E l pH del sustrato o de la disolución nutritiva afecta la disponibilidad de nu­


trientes. a veces de forma considerable. Por ejemplo, los fosfatos se hacen menos
soluble* cuando el pH aurrn ta, esto particularmente marcado en el rango de pH
6,0-7,C De hecho, cinco mic.onutrientes ( B , Cu. Fe, M n y Z n ) se hacen menos so­
lubles <
. on pH alto, mientras que molibdeno (M o ) se hace menos disponible bajo
pH 5,5 (v e r figura 7.2).
E l control del pH en la zona radical es por lo tanto crucial, si se requiere opti­
mizar la nutrición. E l pH en la zona radical normalmente aumenta lentamente en el
suelo y sustratos orgánicos, pero continuamente en hidroponia, donde debe ser
ajustado diariamente. Pueden haber dos razones de porqué el pH aumenta en la
zona radical. Primeramente, el agua de riego puede ser alcalina (p H 7,0 o m ayor en
algunos lugares). E n segundo lugar, el pH en la zona radical está en constante au­
mento, debido a la liberación de iones bicarbonatos, los cuales se intercambian por
otros iones, principalmente nitrato, cuando éstos se absorben por las raíces. Desde
que éste es un proceso continuo, el pH en la zona radical usualmente tenderá a au­
mentar. E l control del pH en hidroponia puede ser efectuado por dos métodos,
usualmente empleados en forma combinada. E l primero es para neutralizar el agua,
o disolución nutritiva con ácido mineral (H N O , y/o H , P 0 4). Las cantidades de
N O j- N o P agregadas se calcularían según la form ulación de la disolución nutritiva
para evitar la acumulación excesiva de estos nutrientes. A cid o nítrico es el ácido
más barato por unidad de neutralización. Á cid o fosfórico, sin embargo, permite al­
guna capacidad tampón a la disolución, pero es d ifícil evitar innecesarios altos ni­
veles de P en la disolución cuando este ácido se emplea continuamente, aún con
proporciones de 3:1 de ácido nítrico: ácido fosfórico.
Para mantener un pH de alrededor de 6,0 en la zona radical, se realizan en­
miendas carbonatadas a los sustratos orgánicos. E n lana de roca, la disolución apli­
cada está usualmente a un pH más bajo, alrededor de 5,5. Sin embargo, el pH m í­
nimo de seguridad en lana de roca es 5,0, ya que la estructura de lana de roca es
degradada a pH bajo 4.8. (Voogt. 1995). E n N F T , el pH de la disolución se man­
tiene entre pH 5,8 y 6,2 dependiendo del cultivo.
E l segundo método de control de pH es la inclusión de algo de N H 4-N en la for­
mulación de la disolución, con el objetivo de emplear la liberación de iones hidró­
geno durante la conversión de N H 4 a N O ,. Este método también incrementa la ab­
sorción de cationes del cultivo con relación a la absorción de aniones. N o obstante,
como ya se mencionó, la proporción de N H 4-N incluida generalmente fluctúa entre
5-10% del N total aplicado, para evitar una seria reducción de la absorción de Ca.

84
Este método de control del pH se emplea junto con la neutralización por ácido en
la m ayoría de los sistemas hidropónicos.
Arnon y Johnson (1942) encontraron que el óptimo de crecimiento de plántulas
de tomate ocurría a alrededor de pH 6,0 de la dilución de cultivo; 9 0 % del poten­
cial de crecim iento fue alcanzado entre pH 5,1 y 6,5. y el crecim iento rápidamente
bajó sobre esos valores críticos (figura 3.1).

100 - 100

80 - 80

o 60 - L 60
ai
a.
ai
■o 40 - . 40

20 - 20

4 5 6 7 8 9
pH

“ Lechuga ■ Tomate

Fig u ra 3.1. Evolución d e l crecimiento de plantas hortícolas en fu n ció n del p H de la disolu­


ción nutritiva (Arnon y Johnson. 1942).

3.5. Control de la conductividad eléctrica

L a conductividad eléctrica ( C E ) de la disolución nutritiva es una medida de la


concentración total de las sales disueltas y es a menudo referida com o la salinidad.
Aunque es fácil de medir, la C E no entrega información acerca de las concentra­
ciones de los nutrientes presentes en forma individual. N o obstante, se utiliza am­
pliamente para seguir el estado de los nutrientes totales de los suelos, sustratos y
disoluciones. U na baja C E indica un estado nutricional bajo, e indica que se debe
aplicar más de la disolución concentrada. F o r el contrario, una salinidad alta podría
deberse a altos niveles de nutrientes, indicando que se requiere una disolución más
diluida. E n hidroponia. la salinidad alta puede deberse a la acumulación de iones
no utilizados provenientes del agua o sales fertilizantes empleadas, tales como so­
dio, cloruro y sulfato, requiriéndose un riguroso lavado del sistema. Para lechugas
en N F T , Varley y Burrage (1983) elaboraron una disolución para combinarla con la
absorción de nutrientes de las plantas. E llo s encontraron una alta incidencia de tip-
bum debido a la acum ulación de cantidades apreciables de sulfato desde los agro-
químicos, y de fosfato desde el ácido fosfórico utilizado para ajustar el pH. A l em­

85
plear nitrato de magnesio en vez de sulfato de magnesio, reemplazando los micro-
nutrientes en la forma de sulfato por micronutrientes quelatados, y usando ácido
nítrico en vez de ácido ortofosfórico. pudieron obtener lechugas de buena calidad
para un am plio intervalo de salinidades (1-5 d S m ') .
L a pureza del agua es un factor vital para determinar la viabilidad de los siste­
mas hidropónicos cerrados. S i la C E del agua empleada es demasiada alta, las con­
centraciones acumuladas de iones innecesarios o indeseados en la disolución serán
rápidas, y necesitará ser reemplazada a intervalos frecuentes. Esto no se perm itiría
donde existen estrictas regulaciones controlando el desecho de nutrientes de diso­
luciones con el fin de proteger el medio ambiente contra la contaminación, particu­
larmente por N O , y F L P O , .

3.6. Seguimiento de nutrientes en la zona radical

E n suelo y sustratos orgánicos, las muestras se toman desde la zona radical. E l


extracto en suelos puede ser realizado empleando una disolución de sal tampón de
C a S O j. Los resultados analíticos se interpretan con relación al conocim iento del
cultivo y su relación con cada nutriente. U na diferencia importante entre suelo y
sustratos orgánicos es la densidad aparente de estos materiales, el peso de la turba
es la décima parte del peso del suelo. Po r esto, a los sustratos orgánicos se les efec­
túa un muestreo por volumen más que por peso, lo cual ha sido la práctica normal
para suelos (Bun t y Adam s, 1966).
E n sistemas hidropónicos tales com o lana de roca y N F T , se toman muestras
de disolución para el análisis individual de los principales nutrientes a intervalos
regulares, usualmente semanalmente. C on N F T , las muestras de disolución se to­
man del estanque colector. Cuando los resultados analíticos están disponibles, la
disolución de nutrientes recirculante se ajusta para alcanzar las concentraciones
ideales. Esto podría simplemente requerir la adición de más disolución concen­
trada o de específicam ente algunos quím icos. Donde sólo se emplean dos solucio­
nes concentradas, su com posición puede en algunos casos requerir ajuste. Po r
ejemplo, para cultivos de tomate, el requerimiento de K aumenta en fructificación,
sobre 6 0 % del K absorbido se mueve hacia el fruto. L a relación K/N ( g ¥ Jg N ) au­
menta desde alrededor 1,2/1 cuando las llores en el prim er racim o están abiertas, a
2,5/1 cuando aquellas del noveno racim o abren. Después de que los primeros dos
racimos se colectan, la demanda de los frutos totales es algo menor y la fracción
K/N se estabiliza a 2/1 (A dam s y M assey, 1984) (v e r figura 3.2). Puede requerirse
algún ajuste del K en la disolución concentrada si la disolución recirculante se
mantiene en balance.
E n lana de roca, se aplica usualmente alrededor de 3 0 % más de disolución nu­
tritiva que la requerida por la planta. Esto cum ple varias funciones: mantiene el pH
en el nivel óptim o o cercano a éste, ayuda a lavar iones que se acumulan en las ta­
blas, restablece las concentraciones ideales de nutrientes, y también se airea la
zona radical, ya que en la tabla envuelta la difusión de oxígeno a través del agua es
lenta. Las muestras de disolución para análisis se toman desde la disolución per-

86
3 3
Potasio Nitrógeno

0
4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 24 26

Semanas
Figura 3.2. Dem anda de nitrógeno y potasio en un cu ltivo de tomate en N F T durante
la s diferentes sem anas de cultivo, de W ilcox (19841.

dida de las tablas, pudiendo ser el ajuste de la disolución bastante diferente que
para N F T . Por ejemplo, si el objetivo es reducir la salinidad total, se alcanza la­
vando las tablas con agua, reduciendo la concentración de nutrientes, o por au­
mento de la proporción de disolución aplicada para drenaje, ya sea para desecho o
recirculación. L a aplicación excesiva de nutrientes se utiliza también para lavar las
tablas y restaurar el balance, si uno o más nutrientes se encuentra en baja concen­
tración o acumulado en altos niveles.
En un sistema de lana de roca de tipo cerrado, el 3 0 % de disolución extra apli­
cado se colecta para reciclaje. A l ajustar esta disolución, el problema principal es
evitar un aumento en salinidad. Para lograrlo, los iones bivalentes (C a, rng y S 0 4)
se deben evitar cuando sea posible, y los iones monovalentes (N H 4, N O , y K ) se
emplean para restaurar las concentraciones ideales. A lg o de agua fresca puede
agregarse para lograr el valor de C E requerido (Voogt y Sonneveld, 1997).
Los micronutrientes requieren un análisis más especializado, y por lo tanto son
de mayor costo. Ello s se revisan menos frecuentemente, a menudo a intervalos men­
suales. L a depleción de uno de los seis micronutrientes esenciales usualmente se co­
rrige por la adición de la disolución concentrada apropiada. L a acumulación de un
micronutricnte, sin embargo, requiere una modificación de la disolución concentrada
para reducir la entrada de ese elemento. U na acumulación seria puede requerir el la­
vado del sistema (lana de roca o N F T ) y/o la omisión de ese micronutriente desde la
disolución nutritiva hasta que el nuevo crecimiento de la planta sea normal y libre de
síntomas de toxicidad. Entonces, se debiera agregar otra vez a la disolución nutritiva
por la vía normal, pero a una reducida proporción. Mantener el pH óptimo en el cul­
tivo es, naturalmente, crucial para optimizar la disponibilidad de micronutrientes.

87
E l tema del seguimiento de los nutrientes en la zona de raíces es mucho más
importante en hidroponía que en suelo, o incluso en los sustratos orgánicos, los
cuales retienen pequeñas reservas de nutrientes. E n hidroponía, los nutrientes se
aplican sólo por la disolución, y el éxito del cultivo depende de la manutención de
las concentraciones ideales en la disolución nutritiva. Además, como los errores
humanos son posibles al preparar las disoluciones nutritivas concentradas que
luego se diluyen para emplearlas con los cultivos, es de vital importancia que cual­
quier error se detecte lo antes posible, y así esas correcciones puedan ser hechas
evitando serias consecuencias.

3.7. Diferencias esenciales entre sistemas abiertos


y cerrados

Hasta hace poco, los sistemas hidropónicos podían ser «abiertos», es decir, el
exceso de la disolución nutritiva se drena al suelo del invernadero, o «cerrados», o
sea donde no existe drenaje de la disolución. Pero ya que las regulaciones concer­
nientes a contaminación del ambiente del suelo han llegado a ser más estrictas,
existe una tendencia hacia el uso de solo sistemas cerrados.
Los sistemas abiertos tales como lana de roca, en los cuales el exceso de disolu­
ción nutritiva se libera como desecho, son las modalidades de hidroponía más fáciles
de manejar. Esto ocurre porque no es posible sobre regar, ya que toda la disolución en
exceso drena. Por lo tanto, las concentraciones de nutrientes en la zona de raíces se
restauran frecuentemente a través del riego, y el ajuste de la disolución nutritiva no es
a menudo necesario, excepto en climas cálidos. Las concentraciones de los nutrientes
aplicados son usualmente más bajas que aquellas existentes en la zona radical, debido
a que alrededor de las raíces, la absorción de agua es superior a la de nutrientes.
E n sistemas cerrados como N F T , todos los iones en el sistema son absorbidos
por las raíces de las plantas, o permanecen en la disolución y aumenta la salinidad.
Esto significa que un sistema cerrado requiere una fuente de agua más pura que
uno de tipo abierto, ya que las impurezas se acumulan y no se eliminan. Por la
misma razón, la pureza de los químicos es muy importante, y la formulación de la
disolución nutritiva requiere cuidado, es decir, evitar incluir más sulfato del que es
absolutamente necesario. S i la proporción de iones no esenciales que se acumula es
muy alta, entonces parte o toda la disolución debe ser bombeada fuera del sistema
o reemplazada. Esto, sin embargo, debería evitarse debido al problema de la conta­
minación mencionado anteriormente. E l exceso de disolución desde la lana de roca
se colecta ahora para ajustarla en pH y de nutrientes antes de recircularla.
Otra diferencia importante entre algunos sistemas cerrados se relaciona a la po­
sible depleción de disolución nutritiva inmediatamente alrededor de las raíces. Con
una disolución recirculante en un sistema cerrado no existe virtualmente una de­
pleción alrededor de la superficie de la raíz, al prever un ritmo de flujo adecuado.
E n un sistema como lana de roca, con irrigación intermitente, el grado de depleción
de la disolución alrededor de las raíces depende de la frecuencia de riego con rela­
ción a los ritmos de absorción de agua y nutrientes. L a respuesta a una concentra-

88
ción de nutrientes dada en cualquier sistema hidropónico debería ser idéntica asu­
miendo que existe una pequeña o ninguna depleción en la disolución nutritiva alre­
dedor de las raíces. Considerando que el nivel de depleción varía entre sistemas,
esto podría ser una razón de las diferencias en las respuestas a menudo encontradas
entre sistemas utilizando disoluciones nutritivas idénticas. N o obstante, las diferen­
cias en el medio ambiente pueden ser mucho más importantes.
Con el actual énfasis de evitar la contaminación del ambiente por pérdida de
nutrientes, parece probable que los sistemas abiertos desaparecerán en Europa en
un futuro cercano. Entonces, los productores tendrán que utilizar los sistemas ce­
rrados con agua de buena calidad.

3.8. Análisis vegetal

Para determinar el estado nutricional de un cultivo, las hojas de las plantas a me­
nudo se analizan para conocer el porcentaje de los nutrientes en la materia seca. El
muestreo de las hojas jóvenes expandidas desde la parte superior del tallo usualmente
se utiliza como la mejor guía para conocer el estado nutricional actual de la planta. El
análisis de las hojas más viejas podría revelar la acumulación de algunos nutrientes que
han sido aplicados en exceso de los requerimientos de las plantas, es decir, Ca. B . Mn.
o la depleción de otros tales como N y P. los cuales pueden ser traslocados al brote,
cuando la oferta desde las raíces llega a ser inadecuada para el crecimiento nuevo.
L a concentración de un nutriente en las hojas depende del nivel de nutriente
aplicado a las raíces, y también de la cantidad de materia seca acumulada en las ho­
jas. L a relación entre la oferta y el contenido foliar no es linear usualmente. Por
ejemplo, a bajos niveles de K . la respuesta del K agregado es muy marcada, mien­
tras que a niveles altos de K . existe una muy pequeña respuesta.
Las hojas completas (lámina y pecíolos) se emplean a menudo para determinar el
estado nutricional de un cultivo. E n algunos casos, sin embargo, es más satisfactorio
analizar sólo la lámina, debido a la distribución desuniforme de nutrientes entre las
partes de las hojas. P o r e jem p lo , en tom ate. K se acu m u la en los p ecíolos
(< 10%) y es mucho más bajo en la lámina (< 5 % ), estos valores dependen de la
oferta de K (W in so r y Adam s, 1987). E n forma similar, el contenido de Na de los pe­
cíolos fue 3 a 4 veces superior al encontrado en la lámina (Adam s, 1989b). L a distri­
bución de los otros macronutrientes es más uniforme, aunque la concentración en la
lámina es usualmente más alta que en los peciolos bajo condiciones de verano. Sin
embargo, bajo condiciones restrictivas de luz, los contenidos de nutrientes de la lá­
mina pueden ser menores que en los pecíolos, por ejemplo para Calcio. Las interac­
ciones entre los nutrientes pueden también afectar a los contenidos de nutrientes de la
lámina y pecíolos. Ejem plos del contenido de nutrientes en las hojas de algunos cul­
tivos se presentan en la tabla 3.3 (Adaptado de W in sor y Adams, 1987).
E l pH en la zona radical afecta la disponibilidad y absorción de muchos nu­
trientes. E l pH óptimo para la m ayoría de los cultivos de invernadero está entre 5,5
y 6,2. A un pH alto, P y M n se afectan más seriamente ya que precipitan más fácil­
mente que los otros nutrientes en las zonas localizadas de pH alto (Voogt, 1994).

89
T A B L A 3.3
Los contenidos de nutrientes de la lámina foliar (pecíolos en paréntesis) de hortalizas,
y hojas completas de llores (macronutrientes,%; micronutrientes, m g k g ~‘ ;
N = dosis normal; D = deficiente; T = toxicidad)

Nutriente Pepino Tomate Lechuga Crisantemo Clavel

NOj-N N 3.5-5.5 3,5-5,0 3.5-5.5 3,5-5,5 2.5-3.8


D <2.5 <2,5 <2.5 <2.5 <2.0
P N 0,35-0,8 0,35-0.75 0.5-0.8 0.3-0.8 0.2-0.4
D < 0.25 <0.20 <0.20 <0.20 <0.15
K N 3,0-5.0(12-16) 3,5-6.5(10-15) 5-10 3.5-6.0 2,5-4.5
D < 2.0 (< 10) (< 2,5)(< 9,0) <2.5 <2.0 <2.0
Ca N 2.0-10,0 2,0-4,0 1-2 1,0-2,5 1.2-1.8
D < 1,1 < 1,0 < 1.0 <0.8 < 1,0
Mg N 0.4-0.8 0,35-0,8 0,25-0,5 0.25-1.0 0.25-0,50
D < 0.30 < 0,30 < 0,30 <0.1 <0,2
B N 30-80 30-80 30-60 30-80 30-80
D <20 <25 <20 <20 <25
T > 150 > 150 > 80 > 100 > 1000
Cu N 7-17 7-20 5-15 7-20 5-20
D <4.0 <4.0 <2.0 <4.0 <4.0
Fe* N 80-200 80-200 100-300 80-200 75-150
D <80 <60 <50 <60 <60
Mn N 100-300 100-300 50-200 50-300 50-300
D <20 <25 <20 <20 <25
T > 900 > 1000 > 250 >800 > 700
Mo N 1,0-2,0 >0.4 >0.15 > 0,5 > 0.5
D < 0,3 <0.3 <0.12 <0.3 < 0.3
Zn N 40-100 30-100 30-300 30-300 25-100
D <25 <20 <20 < 10 < 15

h ílen le: A d a p ta d o d e W in so r y A d a m s (1 9 8 7 ).
* L a e stim a c ió n d el F e to tal e n la h o ja p u e d e s e r e rró n e a , u n a p ru e b a e n /im á tic a s e ría m á s a p ro p ia d a para
d e te rm in a r e l n iv e l d e l Fe fis io ló g ic a m e n te a ctiv o e n la h o ja.

E n la tabla 3.4 se presentan ejemplos de contenidos de micronutrientes en hojas de


pepino. Cuatro de los contenidos de micronutrientes dism inuyeron al aumentar
el pH. a pesar de que el M o aumentó. L a falta de respuesta en los contenidos se de­
bió al hecho de que el contenido de F e total dado por los análisis no reflejó el con­
tenido de Fe fisiológicam ente activo; para ello se requiere de una prueba enzimá-
tica. Estas respuestas al pH fueron realizadas con plantas con una adecuada oferta
de micronutrientes. S i estos niveles de nutrientes son inadecuados, aunque no cau­
sen una deficiencia, entonces los efectos en el incremento del pH serían más dra­
máticos. Por ejemplo, las hojas de tomates cultivados con un contenido insuficiente
de micronutrientes a pH de 4.3. 4,4, 5,4 y 6,3 contenían 33, 26 y 10 m g B k g 1 res­
pectivamente, el últim o valor indica una deficiencia de B (G raves e l a l., 1978).
E l control del pH en la zona radical es así de crucial a la disponibilidad de nu­
trientes. E n la m ayoría de los sistemas se sigue muy cuidadosamente, ya que una
falla lleva a resultados sub-óptimos del crecim iento y rendimiento con una conse­
cuente reducción de la absorción.

90
T A B L A 3.4
Contenido de micronutrientes de hojas de pepino (láminas solamente) en función al pH
del sustrato turba, expresado como m g kg~‘ (= p p in ) en la materia seca

pH del sustrato
5.5 6,1 6,9 7.2

B 61 60 51 34
Cu 6.2 5.7 4.7 4.1
Fe 77 76 72 77
Mn 124 113 107 87
Zn 64 53 43 36
Mo 0.40 0.50 0.71 1.76

Fueiile'. A d a m s el til. ( 1986).

M ientras el análisis del porcentaje de un nutriente en la materia seca puede ser sa­
tisfactorio bajo condiciones normales, los resultados pueden ser bastante confusos en
ciertas circunstancias. Po r ejemplo, cuando se compararon plantas cultivadas con
muy alta humedad (bajo déficit de presión de vapor, dpv) con aquellas a humedad
normal no hubo diferencias en los contenidos de C a de las hojas; se esperaba de
aquellas de la alta humedad que tuviesen un menor porcentaje de Ca. Sin embargo,
cuando el porcentaje de C a se m ultiplicó por el peso seco de las hojas para obtener el
peso total de C a por hoja, se encontraron grandes diferencias (tabla 3.5).
Aunque a menudo se analizan las hojas completas, algunas veces las partes de
una hoja poseen un m ayor grado de sensibilidad a un desorden, debido a la distribu­
ción desigual de los nutrientes dentro de éstas. Por ejemplo, cuando el K se analizó
en las hojas cultivadas en condiciones de alta humedad, se observó una pequeña di­
ferencia en las concentraciones para hojas completas, o entre la m ayoría de las lámi­
nas, bajo condiciones normales y de altos niveles de humedad. N o obstante, el por­
centaje de K en los folíolos te r m in a le s se redujo a 3 9 % bajo un régimen de alta
humedad. E l cálculo de los m g K reveló una disminución de un 3 0 % en el peso total
de K en las hojas completas, y de un 6 6 % de disminución en los folíolos terminales.
Este último valor fue muy sim ilar a la disminución observada para Ca. A sí, la pre­
sencia de dos deficiencias (C a y K ) , causada por un transporte inadecuado de estos
nutrientes hacia las puntas de las hojas cuando crecieron continuamente bajo alta hu-

T A B L A 3.5
Efecto de la humedad relativa alta sobre el contenido de Ca en hojas de tomate

pll del sustrato


Déficit de presión de
vapor (k l'a ) % Ca en materia seca Peso seco foliar (g) mg Ca por hoja

0,1 0.88 1.02 8.98


0.8 0.88 1.47 12.94

Fuenle: A d a m s y H o ( 19 9 3 ).

91
medad, se detectó sólo al analizar la parte más susceptible de las hojas. L a respuesta
a la alta humedad fue más obvia cuando los resultados se calcularon como m g en la
parte foliar, más que en la forma convencional de porcentaje del elemento expresado
en la materia seca (Adam s, 1991b). Desgraciadamente, existe escasa información
disponible en la forma de m g nutriente por hoja/folíolo u otra parte de la planta.
U na consideración sim ilar a la distribución desigual de nutrientes es relevante
para frutos de tomate. Otra vez ésta mostró ser particularmente importante en el es­
tudio del Ca. E l análisis completo del fruto frecuentemente mostró escasa o nin­
guna diferencia entre porcentaje de C a en el fruto normal y en aquellos afectados
por pudrición apical. L a remoción de un disco de tejido desde la parte apical, sin
embargo, reveló las diferencias importantes en el contenido de Ca. Po r ejemplo, en
estudios de respuesta de tomate a salinidad sobre el rango de 3,3 a 9,1 d S m el
porcentaje de C a en el disco tomado desde alrededor, la punta apical disminuyó
desde 0,0087 a 0.043% mientras que en el resto del fruto dism inuyó de 0.108 a
0.089% C a, respectivamente (A dam s, 1990).
L a utilización de N a C l para aumentar la C E de 2.5 a 5,2 d S m 1 (110 y 570 m g
N a L r ‘, y 178 y 888 m g C1 L r ', respectivamente) resultó en contenidos foliares de
tomate de 0,09 y 0 .4 % N a y 0,3 y 0 ,6 % C l. respectivamente a esas dos C E . E l con­
tenido de N a del fruto fue algo más bajo que en la hoja, pero los contenidos de C l
fueron algo más altos. Con pepino, los contenidos de N a de la hoja fueron sim ila­
res a aquellos de tomate, mientras que los contenidos de C l fueron más altos (1 ,2 %
a 5,3 d S m ~ '). E n cl fruto, los contenidos de N a y C l fueron más altos que en tomate
(0 .8 % N a y 1% C l a 5,2 d S m ~ '). Am bos contenidos de N a y C l en hojas y frutos de
pimiento fueron bajos (Sonneveld y van der Burg, 1991).
E l efecto de salinidad en el contenido de nutrientes de las hojas depende en la
fuente de la salinidad. Po r ejemplo, el aumento de la C E de 3 a 8 d S m 1 por adición
de macronutrientes ( K . C a y N O ,- N ) o N a C l resultó en respuestas diferentes, com o
se muestra en la tabla 3.6. Con N a C l, hubo un pequeño cam bio en los contenidos
foliares de P, K y M g , mientras que con la adición de macronutrientes el contenido
de K se dobló aproximadamente, pero todos los contenidos de P. C a y m g dism inu­
yeron. También hubo efecto en la estimulación del crecim iento debido al aumento
del nivel de N en la disolución, la cual podría contar por la disminución del conte­
nido de P en las hojas.

TABLA 3 .6

El efecto de salinidad y fuente de salinidad sobre los contenidos de nutrientes


en las hojas de tomate

Salinidad de la disolución (c/.Sm~‘)


3 8* 8**

% de P 0,57 0,39 0,56


% de K 3,80 6,16 3.81
% de Ca 1,46 0.74 1.67
% de Mg 0.44 0,38 0.41

F uenle: A d a m s (1 9 9 1a).
L a s a lin id a d se a u m e n tó s o b re 3 d S m 1 c o n m a c ro n u trie n te s (* ) o N aC l (**).

92
Estos resultados demuestran las complejidades existentes para interpretar los
análisis de plantas. Usualm ente, el diagnóstico se basa en el análisis foliar, con es­
casa inform ación acerca de la historia del cultivo o el medio ambiente. O b via­
mente, puede ser una deficiencia o toxicidad. M ás a menudo, sin embargo, un ines­
perado resultado de un análisis de un nutriente se debe a la interacción de éste con
otro nutriente, o de algún factor medio ambiental desfavorable.

3.8. Algunas interacciones entre nutrientes

L a absorción de nutrientes y el crecim iento vegetal puede ser afectado por una
interacción entre dos o más nutrientes. Donde existe una incipiente o leve deficien­
cia de un nutriente, cualquier factor, nutricional o medio ambiental, que aumenta la
velocidad de crecim iento hará más severa la deficiencia. Po r ejemplo, la deficien­
cia de Z n en pepino llegó a ser más severa cuando se incrementó el nivel de N apli­
cado. Esto se hizo así. porque la deficiencia parecía una deficiencia de N, tanto en
hojas com o en fruto (Adam s, datos no publicados). Existen también interacciones
entre nutrientes las cuales resultan en deficiencias más severas que la deficiencia
individual, por ejemplo, una interacción de C u con B . la que afecta la floración en
crisantemo (A dam s e t a l ., 1975). L a comprensión de los efectos de las interaccio­
nes de nutrientes permite evitar las respuestas inesperadas, las posibles pérdidas de
rendimiento y calidad del cultivo.
L a absorción de nutrientes puede estar profundamente afectada por la forma
del N aplicado (N H 4-N o N O ,- N ) al cultivo. Estas respuestas varían con el pH, y
una comparación válida puede ser hecha solo cuando el pH es idéntico, y se man­
tiene constante en ambos tratamientos. E n un estudio concentraciones más altas de
K , Ca, m g y N a se encontraron en la materia seca de las plantas que recibían NO,-
N (K u rvits y Kirkby, 1980). A medida que el pH disminuye bajo 6,0, la absorción
de K puede ser inhibida en forma creciente por altos niveles de N H 4-N. debido a
que tanto el N H 4 y los iones H a pH 7 y superior, el crecim iento se inhibe por la
presencia de N H , libre (Findenegg, 1987).
L a deficiencia de m g en tomate es más severa con concentraciones crecientes
de K , N y C a las cuales pueden causar reducciones de rendimiento, las mayores
pérdidas de rendimiento ocurren con altos niveles de N y K (A d atia y Winsor,
1971). E n forma similar, niveles altos de N y K aumentaron la severidad de la defi­
ciencia de m g en tomate (A dam s e t a l.. 1978) y en pepino (Adam s e t a l.. 1992) y
causaron reducciones considerables en rendimiento, aunque el efecto de altos nive­
les de K sería más perjudicial cuando la fuente de N es N H 4-N.
E l contenido de K en hojas de tomate, y particularmente del fruto, se dismi­
nuye al aumentar el nivel de N a en la disolución nutritiva. E n hidroponía, la utili­
zación de N a para aumentar la salinidad dism inuye tanto la absorción de agua
como de Ca, pero la absorción de K se dism inuye más fuertemente, indicando una
mayor interacción entre N a y K y no así entre N a y C a (A dam s y Ho, 1995). L a re­
ducción en la absorción de C a es igual a la reducción de la absorción de agua cau­
sada por la m ayor salinidad.

93
Niveles altos de P reducen la absorción de M n en plantas de tomate (Davies,
1957), y los contenidos de B (Adam s, 1986) y Z n de las hojas (Burleson e l a l.,
1961).
Algunas veces las interacciones de nutrientes tienen un efecto suave en el cu l­
tivo y otras veces éste es marcado. Por lo tanto, es esencial poseer algún conoci­
miento de estas respuestas, si se quiere tener un control real en la producción del
cultivo.

3.9. Respuestas nutricionales a cam bios en el ambiente


radical

Varios factores en el ambiente radical pueden interactuar entre sí. C ada factor,
tal com o una pobre aireación, puede tener un gran efecto en circunstancias extre­
mas. B a jo condiciones normales, sin embargo, los efectos de los factores in divi­
duales pueden no ser tan fácilmente detectables debido a sus interacciones con los
otros factores.

3.9.1. Salin id ad

L a salinidad o estado de sales solubles ( C E ) es una variable importante en sí


misma, y debe ser controlada de acuerdo a la sensibilidad del cultivo (v e r también
capítulo 8). E n suelo y sustratos, la C E es determinada por los contenidos de agua
y fertilizante; un alto contenido de agua d iluye las sales y resulta en una baja C E .
Sin embargo, a medida que el sustrato com ienza a secarse, la C E aumenta, lenta­
mente al inicio, pero se incrementa rápidamente cuando el sustrato se seca. E n hi­
droponía, la C E es la suma de los iones agregados al agua y los existentes en el
agua aplicada. S e ha prestado una considerable atención a la acum ulación de im ­
purezas provenientes del agua, particularmente en sistemas cerrados. L a s impure­
zas más comunes son Na, C l, S 0 4. m g y C a; N a y C l. las cuales generalmente se
evitan. A sí, las concentraciones máximas sugeridas (m m o l) para ambos N a y C l en
un sistema cerrado de lana de roca son: tomate, 12; pepino y pimiento en cre ci­
miento vegetativo, 10; pim iento en plena producción de frutos y berenjena, 8
(Voogt y Sonneveld. 1997). Los cultivos de flores generalmente requieren una me­
nor salinidad que los cultivos hortícolas.
U n ejemplo del efecto del aumento de la C E en el crecim iento de las plantas se
presenta en la tabla 3.7. Lo s pesos secos disminuyeron progresivamente alrededor
de un 40 a 5 0 % a medida que la C E aumentaba desde 3 a 12 d S n i 1.
Los efectos de un rango más estrecho de salinidades en el rendimiento de fru­
tos de tomate, pepino y pimiento se muestran en la tabla 3.8. E l aumento de la C E
desde 2.5 a 5,2 c IS m 1 redujo el rendimiento de tomates en 7 % mientras que en pe­
pino y pimiento dism inuyó en alrededor de 16% indicando la m ayor sensibilidad
de estos cultivos a la salinidad con respecto a tomate. E n tomate, la incidencia a pu­
dredumbre apical aumentó desde 1.9 a 3 % con la salinidad más alta, mientras que
la vida en estante se incrementó en dos días y existió una dism inución en el daño

94
T A B L A 3.7
Efecto de un intervalo amplio de salinidades sobre el peso seco (g ) de plantas de tomate
cultivadas en un cultivo flotante profundo y aireado

Plañía completa incluyendo


Salinidad (dS m~‘) Hojas Tallos Rafees inflorescencia
.3 64.5 24.0 11,0 110.5
6 53.4 19.5 9.7 92.4
9 44.9 16.4 9.9 78.9
12 36,4 12.1 9.9 65,6

F uente: A d a m s y H o (1 9 8 9 a).

TABLA 3 .8

Efecto de un intervalo estrecho de salinidad sobre el número de frutos (No),


rendimiento (peso, kg m~2) y pesos individuales de frutos (peso de frutos,g ) de tres
cultivos en disolución nutritiva recirculante; la C E fue aumentada por la adición
de NaCI (Sonneveld y van der Burgh, 1991)

Tomate Pepino Pimiento


Salinidad (</.V» r') N" Peso Peso fruto N° Peso Peso fruto N“ Peso Peso fruto

2.5 303 24.7 82 50 24.7 498 96 14.0 147


3.7 298 23.4 79 45 22.3 496 90 12.5 139
5.2 279 20.8 75 41 20.3 495 80 11.1 139

Fuente: S o n n e v e ld y van d e r B u rg h (1 9 9 1 ).

por herrumbre epidérm ica ( ru s s e tin g ). Con pepino, hubo un mayor tiempo de es­
tante e índice de color a la más alta C E . L a incidencia de podredumbre apical en pi­
miento aumentó de 2 .1 % (2.5 d S m ' ) a 7 .0 % (5,2 d S m '), aunque la herrumbre
epidérmica dism inuyó desde 23,0 a 18,0% a medida que la C E disminuyó (Sonne­
veld y van der Burg, 1991).
Aunque un nivel alto de salinidad restringe el crecim iento vegetal, éste puede
ser utilizado para mejorar la calidad de frutos en tomate. Para cultivos precoces de
tomate en el Norte de Europa, la C E de la disolución nutritiva usualmente se au­
menta entre diciem bre y febrero para restringir el vigor vegetativo e incrementar el
crecimiento reproductivo bajo condiciones restrictivas de luz. L a C E se disminuye
otra vez lentamente antes de que el prim er fruto madure. U n nivel alto de salinidad
mejora la calidad del fruto, ya que la salinidad restringe la absorción de agua, y por
lo tanto el contenido de agua del fruto. Po r otra parte, tiene un pequeño efecto en la
entrada de otros constituyentes del fruto. A sí, a pesar de que el tamaño del fruto
disminuye, otros atributos de calidad, incluyendo la concentración de azucares y
ácidos, los principales componentes del sabor, se aumentan. Esta repuesta a la sali­
nidad ha sido utilizada para dar a los tomates tipo cereza (cherry) su distintivo sa­
bor. Por ejemplo, un incremento en la salinidad en N F T (R ein o U nido) de 32,9 a 9.3
d S m 1con N a C I aumentó la proporción de tomates clase 1 en 11-14%, pero el ren­
dimiento m áxim o fue alcanzado con C E 4,6-5,5 d S in ', con 500 m g L 1 Na

95
(Adam s, 1989a). Las salinidades más altas resultaron en aumentos considerables
en la materia seca, contenidos de azúcar y ácidos del fruto (tabla 3.9; datos para
N aC l solamente).
A l aumentar la salinidad de 3 d S m 1 a 8 y 12 d S m ' por adición de maeronu-
trientes (N O ,-N . K and C a) se obtuvo una mayor proporción de frutos con Pudri-
ción Ap ical que cuando se agregó N a C l. a pesar de un m ayor contenido de C a en la
disolución nutritiva (Adam s, 1991a). A medida que los frutos se cosechaban a in­
tervalos regulares, un panel independiente prefirió los frutos cultivados a 8 d S m 1
con N aC l que aquellos con un contenido extra de macronutrientes; esta respuesta
se intensificó a 12 d S m '.

TABLA 3 .9

Efecto de un amplio intervalo de salinidades sobre el peso seco (g) de plantas de tomate
cultivadas en un cultivo flotante profundo y aireado

CF. Rendimiento Clase 1 Materia seca Contenido Acidez


dS m~' kg N° PA % % en azúcar me*

3 10.0 127 0.008 73 5.4 2.9 7.4


8 8.0 125 0.014 86 6,5 3.6 9.0
12 4.2 103 0.053 87 8.9 4.6 10.8

Fílenle: A d a m s ( 19 9 1a).
* Por 100 n iL d e ju g o o b te n id o d e sp u é s d e d e sc o n g e la r e l fru to p re v ia m e n te c o n g elad o . PA = P o d red u m b re
apical.

E l uso de macronutrientes para aumentar la salinidad desde 3 a 12 d S m 1 efec­


tivamente dobló el porcentaje de K en las hojas, pero redujo el porcentaje de C a en
6 0 % . E l mismo aumento en salinidad también tuvo un efecto profundo en el conte­
nido de C a del fruto, el cual fue reducido en 4 9 % comparado con reducciones de
23 y 19% para los contenidos de K y M g , respectivamente (Adam s, 1991a). L a di­
ferencia entre las respuestas de K y C a se deben a sus diferentes vías de transporte
al fruto. L a mayoría del K es translocado desde las hojas al fruto por el floema. Ca,
sin embargo, se mueve sólo en el xilema y, por lo tanto, se traslada directamente
desde las raíces ya sea hacia las hojas, o hacia el fruto. E l movimiento del C a hacia
el fruto se afecta más seriamente que la del K por incremento de la salinidad, ya
que las salinidades más altas disminuyen la absorción de agua, y por lo tanto la ab­
sorción de Ca. Así, la competencia por el C a disponible en el xilema es más favo­
rable para las hojas, las cuales tienen un alto ritmo de transpiración, que para el
fruto con muy pocas estomas, y por lo tanto una baja transpiración.
L a distribución de la salinidad dentro de la zona radical afecta a la absorción de
agua y nutrientes. Las plantas toman más agua desde áreas de baja salinidad y la
mayoría de sus nutrientes desde áreas de m ayor salinidad (Sonneveld y Voogt,
1990). Por lo tanto, aún con 5 0 % de la zona radical con salinidad alta, los rendi­
mientos de tomate no fueron reducidos significativamente, indicando que la absor­
ción de agua no fue restrictiva por salinización de una parte de la zona radical.

96
L a incidencia de pudrición apical se atribuye frecuentemente a salinidad alta en
la zona radical. Esto es, sin embargo, una sim plificación. A l agregar ya sea macro-
nutrientes (N O ,- N , K y C a ) o N a C l a una disolución nutritiva básica, la C E de la
disolución de N F T se aumentó desde 3 a 17 d S m 1. Los datos en la tabla 3.10 cla­
ramente muestran que la salinidad muy alta debido a N a C l, no causó virtualmente
pudrición apical, mientras que la misma salinidad originada por un excesivo aporte
de macronutrientes resultó en casi 100% de pudrición apical en frutos en un perí­
odo de dos meses. L a explicación parece ser que la concentración muy alta de K,
causada por la adición de un aporte extra de macronutrientes, a pesar del muy alto
nivel de C a, redujo la absorción de C a y el m ovim iento de C a hacia la parte distal
del fruto. Altos niveles de K también resultan en una alta acidez en el fruto, y esto
puede ser otro factor responsable para el bajo contenido de C a en la parte distal del
fruto. Estos datos muestran que el N a p e r s e no induce pudrición apical en tomate;
aquí la disolución contenía 4.500 m g N a L 1 (A dam s y Ho, 1993). L a causa usual
de pudrición apical en cultivos producidos en condiciones salinas es la interacción
entre la salinidad y la temperatura (ver bajo Podredumbre apical).
Aunque el pepino es más sensible a la salinidad que el tomate, la manutención
de 400-500 m g N a L r ' y 450-550 m g C l L 1 en la disolución a través de un cultivo de
3 meses no afectó el rendimiento. E n este caso, la adición de N a C l incrementó la sa­
linidad desde 1,4 d S m 1 en la disolución básica a 3 d S m ~' (M assey e l a l., 1986).
Los efectos de una salinidad elevada pueden ser positivos, tales como el mejora­
miento en la calidad del fruto de tomate, o negativos como ocurre en algunos cultivos
de flores, cuando el rendimiento disminuye. L a fuente del aumento en la salinidad es
también importante, desde que el N a C l puede ser más beneficioso que al emplear al­
tas concentraciones de macronutrientes. E s vital el conocimiento de las respuestas al
aumento en la salinidad y de los efectos de las diferentes fuentes de salinidad, cuando
la manipulación de la salinidad sea beneficiosa en el manejo del cultivo.

T A B LA 3.10
Efecto de la fuente de .salinidad sobre la composición de la disolución a 17 d S n r '
(se incrementó la C E desde 3 d S n r ') , porcentaje de frutos con podredumbre apical,
y sobre la acidez y contenido mineralógico de frutos de tomate

Fuente de salinidad
Macronutrientes NaCl
Concentraciones de nutrientes en solución (mg L ')
Ca 1.580 230
K 5.486 420
Na 120 4.500
% frutos con Pudrición Apical
en abril 100 0
mayo 94 0.5
junio 9 0
Acidez del fruto (m e por fruto) 4.2 2,9
Contenido de minerales ( % en materia seca del fruto)
Ca 0.024 0,027
K 3.27 1.64
Fuente: Adaptada de Adams y Ho ( 1991(.

97
3.9.2. C o n ce n tra c ió n de nutrientes

Las respuestas a diferentes concentraciones de cada nutriente fueron estudia­


das con muchos cultivos en suelo, y luego en sustratos orgánicos. U n a vez que la
hidroponia fue introducida com ercial mente, el establecim iento de los niveles de
nutrición adecuados para los cultivos llegó a ser vital. E n contraste a los cultivos
producidos en suelo y sustratos orgánicos, todos los nutrientes se aplican en la d i­
solución. A s í, proveyendo que el p H sea el adecuado, la disponibilidad de nutrien­
tes no es un problema. S in embargo, la disponibilidad de nutrientes significó que
una rápida depleción de la disolución podría lim itar el crecim iento y rendim ientos
si el volum en radical fuese m uy pequeño, o si el aporte de la disolución en un sis­
tema abierto, o de reem plazo en un sistema cerrado, fuera insuficiente. Po r ejem ­
plo, una planta creciendo en 1 litro de disolución estática pero aireada tendría a c­
ceso a 100 m g N. Esta concentración podría satisfacer a una plántula por varios
días, pero se dism inuiría rápidamente con una planta adulta en un día. N o obs­
tante, si la solución es conectada a un reservorio de la disolución de 100 L por
ejemplo, y se recircula continuam ente, entonces la depleción de N por una planta
adulta sería relativam ente baja. Po r lo tanto, si la disolución en el reservorio se
mantiene continuamente cercana a una concentración ideal de 100 m g L las ra í­
ces se cultivan con una concentración constante de N , y tendrán acceso a una can ­
tidad infinita de N . Esto es, naturalmente, el principio en N F T , donde la depleción
de N y K a través de un canal de 30 m de largo, fue usualmente menos que un 5 % ,
excepto a concentraciones de nutrientes m uy bajas o sus frecuencias (M assey, da­
tos no publicados).
Existe una relación definida entre la absorción total de un nutriente y la co n ­
centración de nutrientes aportada. Po r ejem plo, la absorción de N de tomates cu lti­
vados en N F T aumentó casi linealm ente con la concentración de la disolución
sobre el rango 10-80 m g N L pero hubo escaso aumento posterior a concentra­
ciones mayores (M assey y W insor, 1980). N o obstante, aunque la inclusión del
2 0 % del nitrógeno total com o N H 4-N tuvo un escaso efecto sobre el rendimiento
total de frutos de tomate, resultó en un 2 4 % de pudrición apical durante las prim e­
ras 4 semanas de cosecha.
N F T o el cultivo en disolución profunda tiene un gran volum en de disolución,
y por lo tanto una reserva de nutrientes disponible a las raíces. E n otros sistemas,
sin embargo, las concentraciones más altas de nutrientes son usualmente esencia­
les, debido a la rápida dism inución de la concentración de nutrientes en la disolu­
ción alrededor de las raíces. Po r la misma razón, lana de roca requiere de una fre­
cuente irrigación.
N o hubo un efecto significativo del nivel de K sobre los rendimientos de to­
mate a niveles m uy altos de K , aunque el número de frutos en desarrollo tendieron
a aumentar con K . L a proporción de frutos con desórdenes de madurez dism inuye­
ron progresivamente a medida que el nivel de K aumentó, y tanto la acidez de los
frutos y la absorción total de K también aumentaron (A d am s y G rim m ett, 1986).
Un alto nivel de K debiera mantenerse en la zona radical para m inim izar la in ci­
dencia de desórdenes de madurez, ya que ambos factores genéticos y ambientales

98
también contribuyen al desarrollo de estos desórdenes. Pepino y pimiento no re­
quieren de altos niveles de K ya que sus frutos no son ácidos.
L a reducción de rendimientos se asocia a deficiencias de nutrientes o toxicida­
des. y. usualmente, los rendimientos com ienzan a dism inuir antes de que el desor­
den nutricional sea obvio.

3.9.3. A b so rción de nutrientes

L a absorción total de nutrientes se ha empleado com o guía para definir el pro­


grama nutricional para un cultivo. Este puede ser mejorado al considerar los dife­
rentes estados del desarrollo de la planta, es decir, el crecim iento vegetativo, el des­
arrollo de frutos y una cosecha de tomate sostenible. L a absorción de nutrientes no
varía solo con el tamaño de la planta, follaje, cultivar y fructificación, sino también
con los cambios a las condiciones ambientales, las cuales pueden tener un efecto
profundo sobre la absorción de agua y nutrientes.
M uchos estudios de absorción se basan en métodos destructivos de análisis de
plantas completas. L a ventaja de la introducción del N F T es su valor como método
no destructivo para estimar la absorción de nutrientes de cultivos de tamaño co­
mercial. Em pleando un sistema en el cual las concentraciones de los nutrientes son
medidas antes y después del período de absorción, es decir, 24 horas, esta diferen­
cia más cualquier adición al sistema durante el tiempo puede ser atribuido a la ab­
sorción. A pesar de esto, es cierto que para muchos nutrientes podría existir alguna
precipitación, ya sea de P o Ca. También, bajo ciertas condiciones, es posible que
ocurra alguna pérdida de nitrógeno en el sistema.
Idealm ente, todos los nutrientes esenciales deberían estar presentes en la
zona radical a concentraciones en las cuales estos se absorben. Esto no es un ob­
jetivo práctico, no obstante los ritmos de absorción y la absorción efectiva de las
concentraciones (pesos de nutrientes por litro de agua absorbida, concentración
de absorción ver capítulo 8) varía considerablem ente durante el día. y entre días,
dependiendo de las condiciones clim áticas existentes. A medida que la absorción
aumenta, la concentración efectiva a la cual un nutriente es absorbido por las ra­
íces dism inuye. A s í, en un día despejado, los ritmos de absorción de N y K au­
mentan a un m áxim o al momento más lum inoso del día. mientras que las con­
centraciones de absorción declinan progresivamente a un mínim o. Entonces, la
secuencia reversa ocurre a medida que la intensidad lum ínica y temperatura dis­
minuye (A d am s y M assey, 1984). Tam bién, las concentraciones absorbidas en­
contradas para N y N en marzo (R e in o U n id o ) fueron dos veces a las encontradas
en junio. S in embargo, el ritm o actual de absorción fue mucho más alta en el ve ­
rano (A dam s. 1994).
Usualmente, al principio, el ritmo de absorción de nutrientes aumenta rápida­
mente con la concentración en la zona radical (a un bajo rango de concentración),
pero luego rápidamente los niveles caen a medida que se alcanza la concentración
óptima. A concentraciones más altas, la absorción aumentará (consumo de lujo), y
entonces comenzará a dism inuir a muy altas concentraciones, debido al efecto ad­
verso de la salinidad, o de la toxicidad sobre el crecimiento. Por lo tanto, debido al

99
aumento de salinidad, y tal vez por las interacciones entre nutrientes, usualmente
no existe una relación simple entre la absorción y la concentración del nutriente
aplicado, excepto en el rango más bajo de concentración aplicado.
Estudios efectuados con plantas de tomate en el periodo de fructificación y cul­
tivadas en N F T (R e in o U n id o ) presentaron absorciones diarias de 15 mg N, 25 m g
P y 290 m g K por planta por día (A dam s, 1986). L a absorción correspondiente para
pepino (543 m g N, 89 m g P y 759 m g K ) fueron superiores debido a la velocidad de
crecim iento más rápida (M assey, datos no publicados).
L o s resultados discutidos muestran que la absorción de nutrientes puede variar
enormemente entre cultivos y, para cualquier cultivo, puede cam biar con ya sea el
tamaño del cultivo y con el medio ambiente. A s í, la magnitud de cada respuesta a
factores nutricionales está determinada parcialm ente por el m edio ambiente de la
planta.

3.10. Respuestas nutricionales al medio ambiente aéreo

E l medio ambiente del invernadero, el cual se com pone de muchos factores,


afecta tanto la absorción de nutrientes com o su distribución dentro de la planta.
A sí, aparte de los efectos directos en el cultivo, los factores medioambientales tie­
nen efectos nutricionales indirectos sobre el crecim iento, rendimiento y calidad del
producto. Los factores involucrados se pueden d iv id ir en aéreos y de la zona radi­
cal, aunque ambos grupos de factores interactúan. S e requiere conocer estos facto­
res para que el productor sea capaz de controlar la nutrición de su cultivo.

3.10.1. Luz y tem peratura del aire

L a intensidad lum ínica es el factor principal que afecta a la fotosíntesis y las


temperaturas am bientales durante el día. L a s absorciones de agua y de nutrientes
generalmente aumentan a medida que la intensidad lum ínica y la temperatura del
aire se elevan. S in embargo, a temperaturas muy altas los cultivos tienden a mar­
chitarse. y la absorción de agua es incapaz de mantener el turgor de las hojas. E n
forma similar, existen temperaturas máximas para las raíces sobre las cuales el me­
tabolismo de las raíces se afectan, y se reduce la absorción de nutrientes; por ejem ­
plo, alrededor de 3 5 ° C para tomate y de 4 0 ° C para pepino. P o r lo tanto, la venti­
lación para reducir la temperatura del invernadero es un método importante de
control. Aunque se debe considerar que ésta reduce la transpiración causada por la
temperatura alta, y se introduce un m ovim iento de aire importante que reduce la
humedad, el cual tenderá a aumentar la transpiración otra vez, aunque a menudo a
menor intensidad. Todos estos factores afectarán la absorción de nutrientes y, algu­
nas veces, la distribución de nutrientes dentro de las plantas.
L a s relaciones entre la radiación solar, las temperaturas del aire y de raíz, y la
absorción de nutrientes fueron evaluadas en plantas jó ven es de tomate en N F T en
febrero (R e in o U n id o ) cuando las ventanas del invernadero perm anecieron cerra­
das. Las absorciones de agua, N y K fueron altamente correlacionadas con la ra­

100
diación solar y la temperatura del aire, pero no tan bien relacionadas con la tem­
peratura de la disolución; mientras que la absorción de P fue m ejor correlacionada
con la temperatura de la raíz (A d am s, 1993). Resultados sim ilares se obtuvieron
bajo condiciones de verano, excepto que las absorciones de N y K no fueron tan
bien correlacionadas con las temperaturas del aire o de la disolución (A d am s y
Massey, 1984). Aunque las plantas estaban más maduras en este momento, las re­
laciones más pobres en el verano se debieron probable y principalm ente al m ovi­
miento del aire causado por la ventilación de los invernaderos. Los estudios de la
absorción total de nutrientes en tomates cultivados en suelo mostraron que las
plantas cultivadas cercanas a los bordes del invernadero, donde la luz y la tempe­
ratura aérea fueron mayores, absorbieron más de N y K (2 7 % N y 2 4 % K ) , y sólo
3 % más de P aquellas plantas de la parte central del invernadero (W in s o r e l a l.,
1958).
Estos resultados delinean la im portancia de com prender los efectos del medio
ambiente sobre el crecim iento del cultivo y la absorción de nutrientes. Tales consi­
deraciones deben ser tomadas en consideración si el programa nutricional se op­
timiza.

3.10.2. H um edad

E n el Norte de Europa, medidas recientes para conservar la energía de los in­


vernaderos han ocasionado humedades mayores. E l incremento de la humedad re­
duce la transpiración, y por lo tanto el m ovim iento de C a hacia a las hojas, ya que
el C a se mueve sólo por el xilem a en la m ayoría de los cultivos de invernadero. Por
el contrario, la alta humedad permite más C a para moverse hacia los órganos de la
planta, los cuales tienen una baja transpiración, tal com o el fruto de tomate. L a hu­
medad. por lo tanto, es un factor clave para controlar la distribución de algunos nu­
trientes dentro de la planta.
C om o se m enciona en el apartado de A n álisis Vegetal, cl folíolo terminal de to­
mate es más sensible a la baja transpiración con respecto a los otros folíolos. Este
análisis también reveló un m enor transporte de K hacia las puntas de la hoja, y a
menor nivel de M g. Po r ejem plo, porcentaje de C a. porcentaje de K y porcentaje de
m g de los folíolos term inales fueron reducidos en 42, 38 y 2 1 % , respectivamente.
L a dism inución en porcentaje de P debido a la alta humedad (1 7 % ) fue sim ilar en
todos los folíolos de distintas posiciones dentro de la hoja (A dam s, 1991b). Las ho­
jas de pepino responden en forma similar. E l análisis de la punta de la hoja reveló
un menor contenido de C a con relación al resto de la lám ina de la hoja. Po r ejem­
plo, a un régimen de humedad alta continua, las puntas de las hojas contenían
1,01 % de C a comparado a 1,6 0 % para las puntas de las hojas cultivadas a humedad
normal. Lo s valores correspondientes para el resto de la lám ina fueron 1.05 y de
1,37, respectivamente (A dam s y Hand, 1993).
E l contenido de C a en frutos de tomate se incrementa a niveles altos de hume­
dad. Existe, sin embargo, una fuerte interacción entre humedad y la concentración
de C a en la disolución nutritiva. A baja humedad, un aumento en el contenido de
C a de la disolución nutritiva tiene un escaso efecto sobre el contenido de C a del

101
fruto, ya que la transpiración alta dirige la m ayoría del C a extra absorbido hacia las
hojas. Aunque la humedad alta normalmente resulta en un incremento marcado en
el C a en el fruto. E l efecto c o m b in a d o de la humedad alta y de la concentración alta
de C a en la disolución nutritiva aumentó el contenido de C a del fruto sobre un 7 0 %
(Adam s y Holder. 1992; ver tabla 3.1 I ).
En algunas circunstancias, la humedad alta puede causar un desorden en to­
mate conocido como mancha dorada. Esta es producto de la acumulación de un ex­
ceso de Ca. depositado com o oxalato de calcio, en células bajo la epidermis. Estas
usualmente se encuentran alrededor del cáliz y sobre los hombros del fruto. A hu­
medad alta, más C a se mueve hacia el fruto, y el desorden se promueve por niveles
altos de C a en la zona radical, y también por niveles altos de P, aunque la suscepti­
bilidad depende del cultivar (D e K rcij e t a l ., 1992).

T A B LA 3.11
Efecto de la humedad diaria y la concentración de Ca en la disolución nutritiva
sobre el contenido de Ca (porcentaje en materia seca) de la podredumbre apical de frutos
de tomate cultivados en lana de roca

Ca en .solución (mg L~'.


Humedad diaria dpv (kPa)
150 300 Promedio

0.63 0.042 0,049 0,045


0.15 0.058 0,073 0.066
Promedio 0.050 0.061

F u e n te : A d a p tad a d e A d a m s y H o ld e r (1992).

Existe algo de confusión acerca de la ocurrencia de deficiencia de Ca. debido a


que las condiciones que en hojas de tomate llevan a una deficiencia son muy dife­
rentes a aquellas que causan pudrición apical. A sí. periodos prolongados de a lta
humedad, cuando los cultivos tempranos se producen vigorosamente, pueden oca­
sionar el am arillamiento de las puntas de las hojas superiores expandidas. Esta
condición reduce la transpiración marcadamente, y permite el desarrollo de los sin­
tonías de un transporte restrictivo de C a y K en las puntas de las hojas. Por otra
parte, la causa más frecuente de pudrición apical se origina por las transpiraciones
altas que ocurren a un nivel bajo de humedad en condiciones de clim a cálido, el
cual, junto con algo de estrés hídrico. llevan a un menor movimiento de C a a la
parte terminal del fruto de tomate, causando las familiares áreas negras de pudri­
ción (ver apartado anterior).

3.11. Respuestas nutricionales al medio radical

Las raíces de las plantas se afectan por varios factores. Estos incluyen la tem­
peratura. la que afecta la permeabilidad de la raíz, la aireación, la cual afecta el me­

102
tabolismo radical, y la salinidad, la que afecta la absorción de agua y nutrientes. A
medida que el volumen radical disminuye, el intervalo de temperaturas experimen­
tado por las raíces aumenta probablemente por el grado de depleción de oxígeno
por las raíces y la microflora.

3.11.1. Tem peratura radical

Aunque las respuestas a la temperatura radical son generalmente más pequeñas


que aquellas existentes a las temperaturas del aire y de la luz, los cambios de la
temperatura de la raíz pueden afectar considerablemente el crecimiento y nutrición
de la planta. Po r ejemplo, las plantas de tomate cultivadas en canaletas aisladas de
N F T desde mediados de enero a inicios de abril (R ein o U nido). Los datos en la ta­
bla 3.12 muestran que la absorción de agua y nutrientes aumentaron generalmente
desde 14° C a 2 6 ° C. A sí, el aumento en la temperatura desde 14 a 18° C incre­
mentó la absorción de P en 2 5 % , mientras que una elevación de 18 a 26° C resultó
en un 3 2 % de aumento en la absorción de P. Lo s contenidos de nutrientes de las ho­
jas (porcentaje materia seca) también aumentaron con la temperatura radical hasta
22° C. pero tendieron a dism inuir a 2 6 ° C (Adam s. 1989b).
L a temperatura radical es por lo tanto un factor importante en la determinación
de la absorción de agua y nutrientes.

T A B LA 3.12
Efecto de la temperatura radical sobre el promedio del área foliar y la absorción total
de agua y nutrientes (g) en plantas de tomate después de 10 semanas en los tratamientos

Temperatura (0C) Área foliar (cm2) Agua (/.) N I' K Ca Mg


14 420 46 7.50 2.0 13.3 4.40 0.81
18 535 53 8.69 2.5 I4.4 5,52 0.87
22 563 57 8.60 3.0 I4.6 5.92 1.00
26 670 65 9.30 3.3 I6.I 6.40 0.99

Fuente-. Adaptado de Adams (1989b).

3.11.2. A ireación

U na adecuada oferta de oxígeno a la zona de raíces es esencial para el creci­


miento sano de la planta. Cuando el nivel de oxígeno es demasiado bajo, el meta­
bolismo radical se inhibe, la absorción activa de nutrientes se reduce o cesa, y el
crecimiento se ralentiza. Si esta condición persiste, las plantas pueden desarrollar
síntomas de deficiencia de hierro.
Lo s principales factores que afectan la disponibilidad de oxígeno en disolucio­
nes nutritivas son la temperatura de la disolución y el tamaño de la población mi­
crobiana. Sin embargo, existen algunas diferencias inherentes en varios sistemas
hidropónicos. Po r ejemplo, el sistema flotante es usualmente estático, y el nivel de
oxígeno se mantiene por medio de un continuo burbujeo de aire a través de la diso­
lución. E n lana de roca, la cual se encuentra envuelta en una lám ina de polietileno

103
8:00 11:00 14:00 17:00 20.00 23:00
10
- 9

- 8

- 7

- 6

- 5

- 4
- 3
- 2

- 1

0
8:00 11:00 14:00 17:00 20.00 23:00
Hora del día

Saturada con aire — — Del tanque de resen/a — — Recirculante

F ig u ra 3.3. Contenido de oxígeno en lo disolución nutritivo en fu n ció n de las diferentes


lloros del día. De G islerod y Adonis f 1983).

con una muy pequeña superficie expuesta a la atmósfera, el contenido de oxígeno


de la disolución disminuye bastante rápidamente si la frecuencia del riego fuese
muy lenta. Esto ocurriría ya que la mayoría del oxígeno que entra en una tabla de
lana de roca saturada viene por la vía de la disolución nutritiva aireada. Por ejem­
plo. el sistema flotante es usualmente estático, y el nivel de oxígeno se mantiene
continuamente burbujeando con aire la disolución. En lana de roca, que se encuen­
tra envuelta con una lámina de polietileno con una escasa superficie expuesta a la
atmósfera, cl contenido de oxígeno de la disolución disminuiría rápidamente si la
frecuencia de riego es muy baja. Esto ocurriría porque la m ayoría del oxígeno que
se encuentra en una tabla saturada de lana de roca lo hace por v ía de la disolución
nutritiva.
L a velocidad a la que cl oxígeno se difunde desde la atmósfera a través de la di­
solución en la tabla es muy lenta. L a superficie expuesta es demasiada pequeña para
permitir suficiente oxígeno que difunda dentro de la tabla para mantener un ade­
cuado nivel de oxígeno cuando la tabla se mantiene saturada. Cuando el contenido
de humedad en la parte superior de la tabla disminuye, el aire se mueve hacia esa
parte de la lana de roca. Sin embargo, la velocidad de difusión de oxígeno a través de
la disolución es aún muy lenta, y porque una gran proporción del sistema radical pa­
rece estar en la parte inferior de la tabla, la reaireación vía riego es aún un factor muy
importante. E n forma similar, la aireación en sustratos orgánicos que se encuentran
en bolsas plásticas puede declinar rápidamente en clim a cálido, pero el riego fre­
cuente no soluciona el problema en este caso; las plantas deben reducir el contenido
de humedad desde la turba por sí mismas, en orden de mejorar la aireación.

104
En N F T . la aireación de la disolución recirculante, de vital importancia, ocurre
al retornar la disolución al estanque colector. Si la distancia de la disolución que
cae al retornar al estanque es demasiado corta para causar una suficiente turbulen­
cia, la disolución pobremente aireada llevará a un crecim iento reducido del cultivo.
La disminución del oxígeno en las canaletas también depende de a ) el flujo en las
canaletas. Si ésta es demasiado baja, entonces la depleción de oxígeno en la diso­
lución será más grande, en clim as temperados se recomienda un flujo de 4 L n iin
b ) la velocidad del intercambio gaseoso entre la disolución que circula y la atmós­
fera sobre ésta. M ediciones de disoluciones nutritivas en canaletas N F T mostraron
que la disminución en el contenido de oxígeno entre la disolución en el inicio y la
parte terminal de las canaletas, fue m ayor con pepino (6.2 a 2.9 m g L '\ 26° C ) que
con tomate (de 8.3 a 7.5 m g l. 24,5° C : Gislerod y Kem plon. 1983). También en­
contraron que en una disolución con un contenido de oxígeno reducido, que fluía a
través de una canaleta sin plantas, la concentración de oxígeno aumentaba desde
2,3 a 5,8 m g L 1 sobre una distancia de 5 m . E l balance entre la depleción de oxí­
geno en cl estanque colector y en las canaletas es crucial para una operación exi­
tosa en los sistemas N FT.
Estudios de los efectos de una pobre aireación sobre el crecimiento vegetal re­
velaron reducciones en la absorción de nutrientes de hasta un 5 0 % (X u y Adams.
1994). Intentos para definir el lím ite de la concentración de oxígeno en la disolu­
ción sugirieron un valor alrededor de 3 m g L 1 en la disolución de cultivo. M ante­
ner el nivel de oxígeno sobre este valor es más fácil con cultivos como tomate que
con cultivos que crecen más rápido y tienen un sistema radical mucho mayor tal
como pepino.

3.11.3. E fe c to s de la tem peratura de la disolución


sob re la aireación

Lamentablemente para los cultivos de invernadero, la solubilidad del oxígeno


disminuye a medida que la temperatura de la disolución aumenta. Po r ejemplo, en
una disolución nutritiva saturada con aire, la concentración de oxígeno disminuyó
desde 9,7 m g L 1 con 18,4° C a 8,0 m g L 1 a 28,6° C (G islerod y Adam s, 1983, ver
figura 3.3). Po r lo tanto, la demanda respiratoria de las raíces por oxígeno aumenta
con la temperatura de la disolución, y aproximadamente se duplica por cada 10° C
de aumento en temperatura hasta alrededor de 3 0 ° C (Jackson. 1980). A l mismo
tiempo la demanda respiratoria de la m icroflora aumenta en forma similar. Así.
existe una competencia entre la m icroflora y las raíces por el oxígeno disponible en
la disolución, pareciendo ser la m icroflora más competitiva.
E l efecto de la m icroflora en la zona radical sobre la disponibilidad de oxígeno
varía con el cultivo. Con un cultivo de tomate en N F T (R eino U nido), el contenido
de oxígeno de la disolución en las canaletas estuvo usualmente sobre 8 m g L 1 tem­
prano por la mañana y raramente declinó bajo 6 m g L 1 durante el curso de la tarde,
aumentando otra vez cuando la temperatura declinó durante el atardecer. Los valo­
res correspondientes para pepino estuvieron entre 6.3 y 2.7 m g L~ ‘ (Gislerod y
Adams, 1983). Los valores bajos encontrados en la mañana sugieren que el sistema

105
para pepino no estuvo bien aireado. Esto podría deberse a la insuficiente distancia
entre el retorno de la disolución y el estanque colector, o porque el flujo fue dema­
siado bajo para las condiciones prevalentes. Tal vez la razón principal de esos nive­
les bajos de oxígeno fue la alta población de microflora, la que se alimenta de los
exudados de las raíces de las plantas. L a exudación de las raíces de pepino es mu­
cho mayor que la de las raíces de tomate, de este modo, la población microbiana es
mayor, y el contenido de oxígeno de la disolución nutritiva es correspondiente­
mente menor comparado a los sistemas donde se cultiva tomate.
Aunque la temperatura tiene un efecto marcado sobre la disponibilidad de oxí­
geno en la zona radical, la temperatura radical alta es muy d ifícil de controlar; in­
cluso en N F T . cl enfriamiento de la zona radical no es económico. L o mejor que
puede efectuarse para m inim izar una elevación de la temperatura radical es maxi-
mizar la reflexión de luz sobre la superficie del sistema y emplear materiales ais­
lantes.

3.11.4. Salinidad

A l aumentar la salinidad de la disolución nutritiva generalmente se reduce la


absorción de agua y nutrientes, lo cual tiene un impacto sobre el crecim iento de la
planta y la productividad cuando la C E es más alta que el óptimo. Aunque una sa­
linidad alta se teme en la industria hortícola, existen algunos beneficios en calidad
que son posibles de alcanzar con niveles intermedios de salinidad. Cuando se uti­
liza para este propósito, los efectos negativos de la alta salinidad deben ser enten­
didos y permitidos con relación a las condiciones medio ambientales aéreas y radi­
cales que se proveen para el cultivo.

3.12. Podredumbre apical

La podredumbre apical o necrosis apical es causada por una deficiencia locali­


zada de C a en los tejidos dislales del fruto. E l calcio está involucrado en la manu­
tención de la integridad de las membranas celulares. Po r esto, una deficiencia
puede resultar en la pérdida de los contenidos de las células y la destrucción de la
estructura del tejido. Este desorden puede presentarse como un área negra visible
en la parte apical del fruto, o en cultivares sensibles a esta deficiencia pueden cau­
sar una pudrición interna, la cual a menudo no es visible desde el exterior del fruto.
L a pudrición apical se induce por factores que restringen la absorción de C a o re­
ducen la distribución al fruto o dentro de éste. Com o se indicó anteriormente, un
nivel muy alto de salinidad debido a N aC l no indujo pudrición apical en tomates.
E s claro que la salinidad alta ejerce dos efectos sobre la oferta de C a al fruto. P ri­
mero. la absorción de C a se reduce, y secundariamente, el transporte de C a hacia el
fruto disminuye, de esta forma la cantidad de C a que alcanza la parte distal se
reduce.
L a causa más común de pudrición apical es una combinación de temperatura y
humedad altas. Sin embargo, la susceptibilidad del cultivares también un factor, el

106
cual parece estar unido al tamaño del fruto, al número de frutos y al total de frutos
cuajados (A dam s y Ho, 1992). N i la eficiencia del C a o una alta absorción de Ca
parecen estar unidas a la resistencia a pudrición apical (H o e t a !., 1995). Sin em ­
bargo, es posible que las diferencias en el desarrollo del xilem a en el fruto sean
cruciales para transportar el C a suficiente a la parte distal del fruto.
Con cultivares no susceptibles, la pudrición apical usualmente es causada por
la interacción de dos o más factores de ios m edio am bientes radical y aéreo
(Adam s y Ho. 1993; ver tabla 3.13). E l problema se debe principalmente a la com­
petencia entre las hojas y el fruto por el C a absorbido por las raíces. C om o el C a no
es translocado por el floema, y se mueve solo en el xilema, el fruto debe obtener Ca
directamente desde las raíces, más que desde las hojas. Por lo tanto, cualquier fac­
tor que aumente el ritmo de transpiración reduce la oferta de C a al fruto. Este
efecto es exacerbado por una alta salinidad, o altos niveles de N H 4-N, K o m g en la
zona radical, los cuales reducen la absorción total de Ca. Si existe un aumento de la
transpiración, debido a una m ayor temperatura del aire, entonces la expansión de
crecimiento del fruto se incrementa. Éste aumenta la demanda del fruto por Ca. al
mismo tiempo que la oferta de C a al fruto se lim ita por el m ayor movimiento de
agua hacia las hojas. A sí, las condiciones para inducir pudrición apical son inter­
nas. S i las condiciones son extremas, entonces la madurez del fruto parcialmente
puede ser afectada. Normalmente, sin embargo, es el fruto joven el que se afecta
por este desorden. Esto se debe a que su ritmo de expansión es muy rápido, lo que

T A B LA 3.13
Algunos factores medioambientales que afectan la incidencia de pudrición apical,
su efecto sobre la absorción y movimiento de agua y Ca en plantas de tomate,
y sobre el ritmo de crecimiento del fruto

Factor Efectos en la zona radical

En el m edio ra d ical
Absorción de nutrientes Niveles altos de NH4-N. K o mg reducen Ca
Humedad/salinidad Estrés hídrico reduce la absorción de agua y Ca. distribución del Ca
en el fruto, y el movimiento de Ca hacia la parte distal del fruto
Temperatura Baja temperatura reduce la absorción de agua y Ca
Aireación y Ca Niveles bajos de oxígeno reducen la absorción de agua y Ca
En e l medio aéreo
Luz Alta radiación aumenta la fotosíntesis y la acumulación de materia
seca en el fruto
Temperatura El ritmo de transpiración y de crecimiento del fruto aumentan con
temperatura
Movimiento de aire Aumenta la transpiración
Humedad Baja humedad aumenta la transpiración y reduce el movimiento del
Ca hacia el fruto. A la inversa, alta humedad disminuye la transpira­
ción y permite que más Ca se mueva hacia el fruto
Enriquecimiento con Estimula la proporción de materia seca, acumulación en el fruto, así
CO, como el aumento de la demanda por Ca

Fílenle: A d a p tad o d e A d a m s y H o (1 9 9 3 ).

107
ocurre entre alrededor de I I y 33 días después de la antesis. Aunque estos frutos
están continuamente recibiendo C a, la alta velocidad de expansión en el fruto joven
no se ajusta al ritmo de importación de Ca. D e este modo, puede o cu rrir una dism i­
nución temporal de hasta 5 0 % en la concentración de C a (porcentaje en materia
seca). Po r lo tanto, cuando la velocidad de expansión del fruto se acelera por una
m ayor temperatura, y la transpiración aumenta, desviándose más C a hacia las ho­
jas, la pudredumbre apical es inevitable.
Los resultados registrados avalan la importancia de com prender los efectos del
medio ambiente sobre el crecim iento del cultivo y la absorción de nutrientes, por lo
cual deben ser tomados en consideración si el programa nutricional se optimiza.
Aunque los métodos actuales de control del m edio ambiente no son perfectos, ellos
permiten el ajuste suficiente de las condiciones medioambientales para alcanzar
mejoramientos considerables en el crecim iento y para evitar las condiciones me­
dioambientales que afectan detrimentalmente al cultivo.

La pu d rició n apical puede m in im izarse o ev itarse p o r lo siguiente:


• Producir cultivares no susceptibles.
• E v ita r bajas temperaturas de raíz (< 18° C ) en la parte in ic ia l de la esta­
ción.
• Ventilar cuando es necesario para evitar temperaturas del aire altas.
• M antener un nivel de humedad adecuado en el sustrato inerte hidropónico.
• E v ita r salinidades altas en clim a cálido.
• U tilizar N a C l para aumentar la salinidad al inicio de la estación más que ma­
cronutrientes.
• Restringir N H 4-N a 1 0 % del N total aplicado, usar solo N O r N en condicio­
nes restrictivas antes de marzo.
• E v ita r niveles excesivos de K (> 500 m g L ' ) y m g (> 100 m g L 1) en la diso­
lución nutritiva o sustrato.
• Mantener un nivel com pleto adecuado de C a en el sustrato o disolución nu­
tritiva (200-250 m g L ') .
• Aum entar la absorción de C a manteniendo la temperatura radical entre 18-
2 0 ° C en la noche.
• Hum edecer bien los pasillos del invernadero al mediodía para aumentar la
humedad. Esto dism inuye la transpiración y el m ovim iento del C a hacia las
hojas, y hace disponible más C a al fruto a ese momento del día.
• Reducir el enriquecimiento de C ü 2 temporalmente para reducir tanto el vigor
de la planta y el crecim iento del fruto.
• A sp erjar sólo el fruto m uy jo v e n con una disolución al 0 ,5 % de cloruro
de ca lcio si es necesario, C a no puede ser translocado desde las hojas al
fruto.
• E n clim a cálido, se reduce la relación hoja/fruto removiendo hojas.
L a realización de algunas de las precauciones recién mencionadas deberían
evitar o al menos m inim izar la ocurrencia de la podredumbre apical. L a aparición
puntual de pudrición apical en un sector del invernadero podría deberse a algunas
condiciones localizadas m edioam bientales aéreas y radicales distintas a las del

108
resto del invernadero. También debería ser una advertencia de que todos los facto­
res que contribuyen a la inducción de la pudrición apical no están bajo
control.

3.13. Conclusión

La discusión anterior del control de la nutrición en invernaderos revela un


grado considerable de complejidad, debido a la interacción de muchos factores.
Para cultivar exitosamente en sustratos e hidroponia, la conciencia de estos factores
es esencial, a pesar de que no se comprendan todos los detalles. Los programas de
las condiciones ambientales y nutricionales se diseñan con la mayoría de estos fac­
tores en mente, pero inevitablemente se sustentan en muchos supuestos entre los
factores interactivos. A pesar de la investigación considerable alcanzada durante
los últimos 30-40 años, existen algunas interacciones que aún necesitan ser clarifi­
cadas para que tengamos una comprensión total de sus efectos en la nutrición ve­
getal.

3.14. Bibliografía

Adams. P. (1986). «Mineral nutrition». En: The Tomata Crop. Eds. Atherton. J.G. y Rudich. J.
Chapman y Hall. London. pp. 281-334.
Adams. P. (1989a). Sanie responses o f tom atoes firm en in N F T o f sodiunt chloride. Proc. Seventh
Intemat. Congr. Soilless Culture. Flevohof, 1988. ISOSC. Wageningen. pp. 59-71.
Adams, P. (1989b). Sam e effects o f roor tem perature on tlie growth and nutrient uptake o f toma-
toes in N FT . Proc. Seventh Internat. Congr. Soilless Culture. Flevohof. 1988. ISOSC. Wage­
ningen. pp. 73-82.
Adams, P. (1990). Effe ct o fs a lin ity on the distrihution o f C a in tom ata fru it and Icaves. Plan t nu­
trition - pltysiology and applications. Ed. M.I.. van Beusichem. Kluwer Academic Publi-
shers, pp. 473-476.
Adams. P. (1991a). «Effects of increasing the salinity of the nutrient solution with major nu-
trients or sodiuni chloride on the yield. quality and composition of tomatoes grown in rock-
wool». J . H ort. Sci. 66:201-207.
Adams. P. (1991b). «Effect of diurna) fluctuations in humidity on the accumulation of nutrients
in the leaves of tomato (Lycopersicon esculentum )». J . H ort. Sci.. 66:545-550.
Adams, P. (1993). «Crop nutrition in hydroponics». A cta H ort.. 323:289-305.
Adams. P. (1994). «Nutrition of greenhouse vegetables in NFT and hydroponic systems». Acta
H ort.. 361:145-257.
Adams, P: Adatia. M.H.; Graves. C.J.: Winsor. G.W. (1986). «Some effects of micronutrients
and liming on the yield. quality and micronutrient status of cucumbers grown in peal». A cta
H ort.. 178:199-204.
Adams. P; Graves. C.J.: Winsor, G.W. (1975). «Some effects of copper and boron defieiencies
on the growth and flowcring of Chrysanthem um m orifolium (cv. Hurricane)». J. Sci. Fd.
A grie.. 26:1899-1909.
Adams. P: Graves. C.J.: Winsor. G.W. (1978). «Tomato yields in relation to the nitrogen. potas­
sium and magnesium status of the plants and of the peat substrate». P l. So il. 49:137-148.
Adams. P: Graves. C.J.: Winsor. G.W. (1989). «Some responses of cucumber. grown in beds of
peat. to micronutrients and pH». J . Hort. Sci.. 64:293-299.

109
Adams. P.: Graves. C.J.; Winsor. G.W. (1992). «Sonic responses of cucumber, grown ¡n bcds of
peal, to N. K and Mg». J. H d ii . Sci., 67:877-884.
Adams, P.: Grimmett, M.M. (1986). «Some responsos of lomatoes to (lie concentration of polas-
sium in recirculating Solutions». A cta H an ., 178:29-35.
Adams. P.: Hand, D. (1993). «Effects of humidity and Ca level on dry mattcr and Ca accumula-
tion by leaves of cucumber ( Cucum is salivas L.)». J . H a n . Sci.. 68:767-774.
Adams. R: Ho. L.C. (1989). «Plant growth in NFT and other soilless substrates». A sp e as o f
Appl. B io l.. 22:341-8.
Adams. R: Ho. L.C. (1992). «The susceptibility of modern tomalo cultiváis to blossom-end rot in
relation to salinity». J. H an . Sci.. 67:827-839.
Adams, R: Ho, L.C. (1993). «Effects of environment on tlie uptake and dislribution of calcium in
tomato and on the incidence of blossom-end rot». /’/. Sa i!. 154:127-132.
Adams. P.: Ho. L.C. (1995). «Uptake and distribution of nutrients in relation to tomato fruit qua-
lity». A cia H an .. 412:374-387.
Adams. R: Holder. R. (1992). «Effects of humidity. Ca and salinity on the accumulation of dry
matter and Ca by the leaves and fruit of tomato ( Lycopersicon esculenitim )». ./. H an . Sci.,
67:137-142.
Adams. P.: Massey. D.M. (1984). N iilrie n l uptake b y lom atoesfrom recirculating S o lu tio n s . Proc.
Sixth Infernal. Congr. Soilless Culture. Lunteren. 1984. ISOSC Wageningen. pp. 71-80.
Adatia. M.H.: Winsor. G.W. ( 1971). «Magnesium deficiency in glasshouse lomatoes». Aun. Rep.
Glasshouse Crops Res. In sl., 1970:186-192.
Amon. D.I.; Johnson, C.M. (1942). «Influence of hydrogen ion concentration on the growth of
higher plants under controllcd conditions». Rl. Rhysiol., 17:525-539.
Bunt. A.C.: Adams. P. (1966). «Some critica! comparisons of peat-sand and loam-based eom-
posts. witli special reference to the interpretation of physical and chamical analyses». /’/.
Soi!. 24:213-221.
Burleson. C.A.: Dacus. A.D.: Gerard. C.J. (1961). «The effect of phosphorus fctilization on the
zinc nutrition of several irrigated crops». Proc. S o il Sci. Soc. Amer.. 25:365-368.
Davies, J.N. (1957). Sieam sterilisation siudies. «Aun. Rep. G.C.R.I.». Littlehampton. for 1954-
1955. 70-79.
El-Gizawy, A.M.; Adams, R; Adatia, M.H. (1986). «Accumulation of calcium by lomatoes in re­
lation to fruit age». A cia H a n ., 190:261-266.
Findenegg, G.R. (1987). «A comparative study of ammonium toxicity at different constan! pfl of
the nutrient solution». P l. So il. 103:239-243.
Gislerod. II.R..y Adams. P. (1983). «Diumai variations in the oxygen contení and acid require-
ment of recirculating nutrient S o lu tio n s and in the uprake of water and potassium by cucum­
ber and tomato plants». Scien iio H ort.. 21:311-321.
Gislerod. H.R.; Kcmpton, R..I. (1983). «The oxygen contení o f flowing nutrient S o lu tio n s used
for cucumber and tomato culture». Scie n iia H o ri.. 20:23-33.
Graves, C.J.: Adams. P.: Winsor. G.W.; Adatia. M.H. (1978). «Some effects of micronutrients
and liming on the vield. quality and micronutrient status of lomatoes grown in peat». P l. Soil.
50:343-354.
Ho. L.C.; Adams. P.: Li. X.Z.: Siten. H.; Andrews. J.: Xu, Z.H. (1995). «Responses of Ca-effi-
cient and Ca-inefficient tomato cultivare to salinity in plant growth. calcium accumulation.
and blossom-end rot»../. H an . Sci.. 70:909-918.
Jackson. M.B. (1980). «Aeration in the nutrient film lechnique of glasshouse production and the
importance of oxygen, ethylene and carbón dioxide». A cia H ort.. 98:61-78.
Kreij. de C.: Janse. J.: van Goor. B.J. y van Doesbttrg. J.D.J. (1992). «The incidence of calcium
oxalate crystals in fruit walls of tomato. Lycopersicon esculenlum Mili.) as affected by hu­
midity. phosphate and calcium supply». J. H ort. Sci., 67:45-50.
Kurvits. A.: Kirkby, E.A. (1980). «The growth and mineral composition of sunflower plants. He-
liam hus annuus) utilizing nitrate- or ammonium-nitrogen when grown in a continuous flo­
wing culture system». A cta H ort.. 98:139-148.

110
Massey, D.M.: Adams. R: Winsor. G.W. (1986). F iv e vears work on N FT . Grower. 105. B G LA
Supplemcm. 23 January 1986. pp. 90, 93-94 and 97-99.
Massey, D.M.: Winsor. G.W. (1980). «Sonic rcsponses of loniatoes lo nitrogcn in recirculaling
S o lu t io n s » . A cta H ort. 98:127-137.
Sonneveld. C. (2000). Effects o f s a lin iiy on substrate grown vegetables and ornam entáis ¡n gre-
enhouse horticultura. Thesis, University of Wageningen. 22 March, 2000.
Sonneveld, C.; Burg, van der, A.M.M. (1991). «Sodium chloride salinity in fruit vegetable crops
in soilless culture». N etlierlands J. A gríe. S ci.. 39:1 15-122.
Sonneveld. C.; Straver, N. (1994). N iliríe n t Solutions fo r Vegetables and Flow ers grown in water
o r substrates. Res. Sta. Floricultura and Glasshouse Vegetables, Aalsmeer/Naaldwijk. The
Netlierlands. Series: Voedingsoplossingen Glastuinbouw, No.8. 45, pp. 259-268.
Sonneveld, C.; Voogt, W. (1990). Re.spon.ses o f toinatoes (Lycopersicum esculentum) to an une-
í/ual dislribution o f nutrictus in lite root zone. P la n t nutrition-physiology and applications.
Ed. M.L. van Beusichem. Kluwer Academic Publishers. pp. 509-514.
Varley. M.J.: Burrage. S.W. (1981). «New solution for lettuce». G ro w er 95 (15): 19-21. 23. 25.
Voogt. W. (1994). «EDDHA bij hoge pH: ineer Fe opgcnomen en minder Mn». Vakblad voorde
bloeniisterij. I (49):28-29.
Voogt. W. (1995). «Effects of the pll on rockwool frown carnation (D ian tlu is caryop liyllits)».
A cta H ort.. 401:327-336.
Voogt. W.; Sonneveld, C. (1997). N utrient inanagetnent in closed systems f o r greenhou.se pro-
duction. Plant Production in Closed Systems, Eds. Goto et al. Kluwer Academic Publishers.
pp. 83-102.
Winsor. G.W.: Adams. P. (1987). Glasshouse crops. Volunte 3 in D iagnosis o f M in e ra l Disorders
in Plañ ís. H.M.S.O.. Londres.
Winsor. G.W.: Davies, J.N.: Messing. J.H.L. (1958). Studies on potash/nitrogen ratio in nutrient
Solutions, ttsiilg trick le irrig atio n equipntent. Report of the G. C. R. I.. Littlehampton. for
1957.91-98.
Xu. Z.: Adams. P. (1994). «Effect of interplanted rice on the growth of tomato in deep solution
culture and on the response to salinity». J. H ort. Sci.. 69:319-328.

i I I
Los sustratos en los cultivos sin suelo

M anuel A b ad Berjón
Patricia N oguera M urray
C arolina C arrión Benedito

4.1. Sustratos de cultivo: propiedades y caracterización

4.1.1. Introducción

Las técnicas culturales aplicadas en la producción vegetal han experimentado


cambios rápidos y notables durante las cuatro últimas décadas en Europa, y más re­
cientemente en España.
Unido a estos cambios tecnológicos, se viene produciendo una sustitución gra­
dual del cultivo tradicional en el suelo por el cultivo hidropónico y en sustrato. Las
principales razones de esta sustitución son:
1) L a necesidad de transportar las plantas de un lugar a otro.
2) L a existencia de factores limitantes para la continuidad de los cultivos in­
tensivos en el suelo natural, particularmente salinización, enfermedades y
agotamiento de los suelos agrícolas.
3) L a fuerte intensificación cultural que facilita el cultivo sin suelo.
E l concepto de cultivo de plantas en sustrato difiere notablemente del de cul­
tivo de plantas en pleno suelo:
1) Cuando se usan contenedores, el volumen del medio de cultivo, del cual la
planta debe absorber agua, nutrientes y oxígeno, es limitado y más redu­
cido que el volumen disponible para las plantas que crecen en el suelo.
Esto resulta en una baja inercia o capacidad de tamponamiento de los sis­
temas de cultivo sin suelo.
2) Bajo cultivo intensivo, los estomas permanecen comúnmente abiertos du­
rante períodos de tiempo más largos, aumentando así la absorción de agua
por la planta y su pérdida por transpiración. Para sacar partido de estas
condiciones, debe existir una cantidad suficiente de agua fácilmente dispo­
nible en la zona radicular. Mientras tal régimen hídrico esté siendo mante­
nido, pueden surgir problemas de aireación. Como los sustratos de cultivo
«artificiales» son usualmente porosos y homogéneos, el control exacto de
los contenidos de agua y de aire es fácilmente alcanzable. Por el contrario,
los suelos poseen una baja porosidad y su perfil es heterogéneo, y, en con­
secuencia, el control del agua y del aire es difícil de llevar a cabo. Es por
esto que los materiales que se utilicen como sustratos deben tener una po­

113
rosidad total elevada, y que un buen suelo agrícola se haga inadecuado
para el cultivo cuando se coloque en un contenedor.
Desde el punto de vista hortícola, la finalidad de cualquier sustrato de cultivo
es producir una planta/cosecha de calidad y abundante en el más corto período de
tiempo, con los más bajos costes de producción. En adición, la obtención y la eli­
minación del sustrato, una vez haya sido utilizado, no deberían provocar un im­
pacto medioambiental de importancia.

4.1.2. Pro b lem ática actu al en el uso de los su strato s

De tip o té c n ic o

Manejo. E l problema más generalizado en las explotaciones a la hora de utili­


zar un determinado sustrato, bien sea de tipo comercial, bien una mezcla preparada
in situ por el propio agricultor, es cl de su «manejo». L a experiencia demuestra que
cuando se presentan problemas con un sustrato, ello es debido a que el manejo de
éste no es el adecuado. Existen entonces dos soluciones:
1) E l agricultor se adecúa a las características y propiedades del sustrato que
está utilizando, o
2) E l sustrato se prepara y maneja de acuerdo con las características y la
forma de cultivar del agricultor.
Como variables más importantes a la hora de preparar y utilizar un sustrato, de­
ben considerarse:
1) Aire libre/invernadero: L a evapotranspiración es más elevada en el primer
caso, siendo necesario, por tanto, un sustrato con una capacidad de reten­
ción de agua superior. Las plantas de exterior deben cultivarse en sustratos
más fuertes, con densidades aparentes más elevadas, con objeto de sopor­
tar los efectos del viento.
2) Climatología de la zona: Un medio ambiente con temperaturas altas y un
déficit elevado de saturación de vapor requiere un sustrato con una elevada
capacidad de retención de agua, una velocidad de evaporación más lenta y
una mayor resistencia a la descomposición. En condiciones ambientales
opuestas, será de interés un sustrato con una buena capacidad de aireación
y un buen drenaje.
3) Especie cultivada: Por lo que se refiere a las exigencias específicas, será el
medio ambiente natural del área de origen de la especie el que determinará
las características óptimas del sustrato. Las especies epífitas y las terres­
tres (de clima tropical, templado o húmedo) difieren notablemente entre sí
en las características hidrofísicas del sustrato. Las especies acidófilas re­
quieren pHs relativamente bajos (4,5-5,0). Las especies sensibles a las sa­
les exigen niveles relativamente bajos de fertilizantes. Las Proteas son
particularmente sensibles a la toxicidad por fósforo y requieren niveles
muy bajos de fósforo soluble en el sustrato de cultivo.
4) Método de riego: Con sistemas de riego de «flujo y reflujo», se requieren
sustratos fibrosos. Cuando se aplican dosis elevadas de riego, es necesario

114
aumentar las cantidades de fertilizantes. Por el contrario, con sistemas de
subirrigación, es recomendable reducir las cantidades de fertilizantes, en
comparación con las que se aplican con el riego superficial.
Finalidad. Las características del sustrato han de ser también distintas, según
la finalidad con que vaya a ser utilizado. Así, variarán dependiendo de que se vaya
a usar para:
1) Semilleros: Para la germinación de las semillas se requiere un sustrato de
fácil preparación y manejo, con el mínimo de perturbación para las raíces,
de textura fina, con estructura estable y fluida, con elevada capacidad de
retención de agua, que mantenga la humedad constantemente, con escasa
capacidad de nutrición, y con un bajo nivel de salinidad.
2) Crecimiento y desarrollo: E l crecimiento y el desarrollo de las plantas exi­
gen sustratos de textura media a gruesa, con una mayor capacidad de aire­
ación, un buen drenaje, un nivel óptimo de fertilizantes y una moderada
capacidad tampón y de intercambio catiónico, con objeto de controlar el
pH y mantener su capacidad de nutrición.
3) Enraizamiento de estacas: E l medio de enraizamiento desempeña tres fun­
ciones: a) mantener la estaca en su lugar durante el período de enraiza­
miento, b) proporcionar humedad a la estaca, y c) permitir la penetración de
aire a la base de la estaca. E l medio de enraizamiento ideal debe, por tanto,
proporcionar suficiente porosidad y tener una alta capacidad de retención
de agua, junto con un buen drenaje, para permitir una aireación adecuada.

De tip o e c o n ó m ic o

Precio. Particularmente elevado en aquellos materiales cuyos depósitos natu­


rales o reservas se encuentran a gran distancia de los centros de consumo. Los ma­
teriales sintéticos presentan también precios elevados.
Suministro. Puede ser especialmente inestable en el caso de sustratos cuyo
abastecimiento o suministro es dependiente del exterior. L a misma situación puede
presentarse cuando se utilizan materiales autóctonos, con una disponibilidad local.
Homogeneidad. Con materiales tales como turba, corteza de pino, orujo de
uva, mantillo de bosque, etc., el origen del material es distinto cada vez y, por
tanto, el producto será también cada vez distinto. Además, en aquellos casos en que
se precise compostaje, dicho proceso puede variar de un lote a otro y, consecuente­
mente, pueden variar también las características del producto final.

4.1.3. L o s su stra to s de cultivo. E l paradigm a del sustrato «ideal»

S u stra to s: C o n ce p to y c la s ific a c ió n

E l término «sustrato» se aplica en Horticultura a todo material sólido dis­


tinto del suelo in situ, natural, de síntesis o residual, mineral u orgánico, que,
colocado en un contenedor, en forma pura o en mezcla, permite el anclaje del
sistema radicular, desempeñando, por tanto, un papel de soporte para la planta.

115
E l sustrato puede intervenir o no en el complejo proceso de la nutrición mineral
de la planta.
Entre los diferentes criterios de clasificación de los sustratos, merece ser desta­
cado el que se basa en las propiedades de los materiales:
1) Químicamente inertes: arena granítica o silícea, grava, perlita, lana de
roca, etc.
2) Químicamente activos: turbas rubias y negras, corteza de pino, vermicu-
lita. materiales lignocelulósicos, etc.
La diferencia entre ambos tipos de materiales viene determinada por la capaci­
dad de mtercambio catiónico, una propiedad físico-química directamente relacio­
nada con la capacidad de almacenamiento de nutrientes por parte del sustrato. En
el prin r caso, el material a. .a única y exclusivamente como soporte de la planta,
no intt finiendo en el proce o de adsorción y fijación de los nutrientes. Estos han
de sun nistrarse mediante la solución fertilizante, que debe ajustarse al máximo
con objeto de no crear disfunciones en la planta. E l cultivo en este tipo de sustratos
es en la práctica un verdadero cultivo hidropónico, exigiendo una avanzada tec­
nología de las instalaciones y una elevada especialización del personal. En el se­
gundo caso, el sustrato, además de soporte para la planta, actúa como depósito de
reserva de los nutrientes aportados mediante la fertilización, almacenándolos o ce­
diéndolos según las exigencias del vegetal.

C a ra c te rís tic a s d el s u s tra to « ideal»

Una cuestión que se plantea frecuentemente es: ¿existe el sustrato «ideal» en


cuanto a constituyentes o composición? La respuesta obvia es «no». E l mejor sus­
trato de cultivo para cada caso concreto variará de acuerdo con numerosos factores:
tipo de material vegetal con el que se trabaja (semillas, plantas, estacas, etc.), espe­
cie vegetal, condiciones climáticas, sistemas y programas de riego y fertilización,
aspectos económicos, etc.
Las plantas pueden ser sostenidas y cultivadas en diferentes tipos de ma­
teriales. De hecho, las plantas pueden ser cultivadas y sobrevivir en cualquier me­
dio de cultivo si las raíces pueden penetrar en el sustrato. Obviamente, la super­
vivencia no es un objetivo fundamental, por lo que han de llevarse a cabo continuas
investigaciones a fin de encontrar el sustrato y las condiciones de cultivo óptimas
para la mayoría de las especies.
Para obtener buenos resultados durante la germinación, el enraizamiento y el
crecimiento de las plantas, se requieren las siguientes características del medio de
cultivo:

P ro p ie d a d e s fís ic a s

A. Elevada capacidad de retención de agua fácilmente disponible o asimilable.


B. Suficiente suministro de aire.
C. Distribución del tamaño de las partículas que mantenga las condiciones an­
tes mencionadas.

116
D . B a ja densidad aparente.
E . Elevad a porosidad total, y
F. Estructura estable, que im pida la contracción (o hinchazón) del sustrato.

P ro p ie d a d e s q u ím ic a s

A. Baja o apreciable capacidad de intercambio catiónico, dependiendo de que


la fertirrigación se aplique permanentemente o de modo intermitente, res­
pectivamente.
B. Suficiente nivel de nutrientes asimilables.
C. Baja salinidad.
D . pH ligeramente ácido y moderada capacidad lampón, y
E. Mínim a velocidad de descomposición.

O tra s p ro p ie d a d e s

A. Libre de semillas de malas hierbas, nematodos y otros patógenos, y sustan­


cias fitotóxicas.
B. Reproducibilidad y disponibilidad.
C. Bajo coste.
D. Fácil de mezclar.
E. Fácil de desinfectar y estabilidad frente a la desinfección, y
F. Resistencia a cambios extremos físicos, químicos y ambientales.

4.1.4. Pro p ie d ad e s de los su stra to s de cultivo

P ropiedades físicas

Las propiedades físicas de los sustratos de cultivo son de primerísima impor­


tancia. lin a vez que el sustrato esté en el contenedor, y la planta esté creciendo en
él, no es posible modificar las características físicas básicas de dicho sustrato. Esto
contrasta con las características químicas de los sustratos, que pueden ser modifi­
cadas mediante técnicas de cultivo apropiadas, realizadas por el propio agricultor.
La caracterización física estudia la distribución volumétrica del material só­
lido, el agua y el aire, así como su variación en función del potencial matricial. Los
métodos para la determinación de las relaciones aire-agua de los sustratos difieren
de los métodos utilizados en los suelos con idéntico fin. Las curvas de retención de
agua de los suelos agrícolas se miden usualmente en un amplio intervalo de suc­
ciones (0-1,5 MPa). Por el contrario, las plantas cultivadas en contenedores no pue­
den ser sometidas a tensiones hídricas elevadas, debido al volumen limitado del
sustrato en el que crecen y se desarrollan. Es por esto que, en la determinación de
las curvas de liberación de agua de los sustratos, se aplica un intervalo de succiones
mucho más estrecho (0-100 cm de columna de agua). L a metodología analítica más
ampliamente difundida para ello es la desarrollada por De Boodt et al. (1974).

I 17
E spa cio p o ro s o to ta l

Es el volumen total del sustrato de cultivo no ocupado por partículas orgánicas


o minerales.

Valor óptimo: > 85% volumen

El total de poros existentes en un sustrato se divide entre: 1) Poros «capilares»,


de pequeño tamaño (< 30 pin), que son los que retienen cl agua, y 2) Poros no ca­
pilares o «macroporos». de mayor tamaño (> 30 pin), que son los que se vacían
después que el sustrato ha drenado, permitiendo así la aireación. Sin embargo, los
poros no drenan completamente y una fina película de agua es retenida alrededor
de las partículas del sustrato. Esta película de agua disminuye en espesor a medida
que el medio se seca.
Por otra parte, la porosidad puede ser intraparticular, cuando se refiere a los po­
ros situados en el interior de las partículas del sustrato, o interpartieular, cuando
está constituida por los poros existentes entre las diferentes partículas.
En adición, si cl material presenta porosidad intraparticular, el comportamiento
de los fluidos (fase acuosa y fase gaseosa) será distinto, según que esta porosidad
sea abierta o cerrada (ocluida). En el caso de porosidad cerrada, no existe comuni­
cación posible entre los poros del interior de las partículas y los que están en el ex­
terior, entre dichas partículas. En consecuencia, aquellos poros internos no influi­
rán sobre la distribución del agua y del aire en el sustrato, siendo su único efecto el
proporcionar cierta ligereza a dicho sustrato. Si. por el contrario, la porosidad es
abierta, el agua puede circular por el interior de las partículas, pudiendo participar,
en consecuencia, en la nutrición hídrica de la planta.
Consecuentemente, una alta porosidad total no indica por sí misma una buena
textura y/o estructura del sustrato, sino que es necesario conocer la relación entre la
fracción de la porosidad que proporciona el agua y aquella que proporciona la aire­
ación.

C apacidad de a ire ación

Se define como la proporción del volumen del sustrato de cultivo que contiene
aire después de que dicho sustrato ha sido saturado con agua y dejado drenar,
usualmente a 10 cm de tensión de columna de agua.

Valor óptimo: 20-30% volumen

Las raíces requieren oxígeno para mantener su actividad metabólica y su cre­


cimiento. Un déficit temporal de oxígeno puede reducir el crecimiento de las raí­
ces y de la parte aérea; pero condiciones de hipoxia mantenidas durante varios
días, pueden llegar a provocar la muerte de algunas raíces. E l oxígeno es re­
querido también por los microorganismos y. por tanto, las plantas cultivadas en
sustratos orgánicos, con una elevada población microbiana, requieren el doble o

118
más de oxígeno que las plantas cultivadas en sustratos minerales, sin abundante
materia orgánica.
El oxígeno es transferido hacia las raíces (mediante difusión) a través de la lá­
mina de agua que las rodea. L a velocidad de difusión del oxígeno en el agua es 104
veces más pequeña que en el aire. A s í pues, el espesor de la lámina de agua alrede­
dor de las raíces es de marcada importancia. Si la textura y la estructura del sustrato
son tales que la mayoría de los poros permanecen llenos de agua después del riego,
el suministro de oxígeno se verá reducido de modo severo, el C 0 2 se acumulará, se
producirá una liberación de etileno, etc., todo lo cual resultará en una inhibición
del crecimiento y, a veces, en el marchitamiento de la planta.
La distribución del tamaño de los poros es el factor clave en el estado hídrico y
aéreo de los sustratos.
L a profundidad (o altura) del contenedor tiene un efecto marcado sobre el con­
tenido en aire del sustrato. Cuanto más profundo es el contenedor, mayor es el con­
tenido en aire. Cuando se usan contenedores pequeños o poco profundos, son pre­
feribles los sustratos de textura gruesa, que mantienen una aireación adecuada.

A gua fá c ilm e n te d is p o n ib le

Es la diferencia entre el volumen de agua retenida por el sustrato después de


haber sido saturado con agua y dejado drenar a 10 cm de tensión (mátrica), y el vo­
lumen de agua presente en dicho sustrato a una succión de 50 cm de columna de
agua.
Se requiere una tensión mínima de 10 cm (equivalente a 10 cm de altura del
contenedor) para obtener un contenido mínimo de aire. E l siguiente punto de im­
portancia se refiere a las condiciones de humedad que no inhibirán el crecimiento
vegetal; muchos experimentos han demostrado que una tensión de agua superior
a 50 cm puede afectar desfavorablemente al crecimiento y el desarrollo de las
plantas.

Valor óptimo: 20-30% volumen

Los poros que se mantienen llenos de agua después del drenaje del sustrato son
los de menor tamaño. Es necesario, entonces, distinguir entre: 1) E l agua retenida
por el sustrato y que es accesible para la planta, y 2) E l agua fuertemente retenida
por el sustrato y que no es utilizable por la planta, ya que la succión aplicada pol­
las raíces no supera la fuerza con la que el agua es retenida por las partículas del
sustrato. Por lo tanto, y en relación con los sustratos, lo que interesa es la capacidad
de retención de agua fácilmente disponible y no la capacidad de retención total de
agua.
Un sustrato puede tener una baja capacidad de retención de agua fácilmente
disponible porque: 1) Su porosidad total es baja, 2) Los poros son grandes y gran
parte del agua se pierde por gravedad, 3) Los poros son muy pequeños y la planta
es incapaz de extraer una parte importante del agua antes de marchitarse, y 4) Una
combinación de las situaciones anteriores.

119
Agua de reserva

Es la cantidad de agua ( % en volumen) que libera un sustrato al pasar de 50 a


100 cm de columna de agua (c.a.).

Valor óptimo: 4-10% volumen

El límite de 100 cm de tensión se ha encontrado experimentalmente, trabajan­


do con especies del género Ficus. No es recomendable, para las plantas ornamenta­
les cultivadas en sustrato, que la tensión del agua en éste supere los 100 cm de c.a.
durante el cultivo. En el caso de plantas hortícolas, se pueden alcanzar tensiones de
hasta 300 cm de c.a. sin afectar de modo significativo al crecimiento vegetal.
Se define el «Agua Total Disponible» de un sustrato como la suma del agua
fácilmente disponible más el agua de reserva. Su nivel óptimo se sitúa entre el 24 y
el 40% del volumen del sustrato. E l «Agua Difícilmente Disponible» es el volumen
de agua retenida por el sustrato a la tensión de 100 cm de c.a.
La curva característica de liberación de agua de un sustrato se muestra en la fi­
gura 4 .1.

TENSIÓ N (cm de c.a.)

Figura 4.1. Curvo d e liberación de anua de un sustrato (De Boodt et al., 1974),

D is trib u c ió n d e l tam año de la s p a rtícu la s

Muchos sustratos están constituidos por una mezcla de partículas con tamaños
diferentes. Las propiedades físicas de estos sustratos variarán en función de la dis­

120
tribución del tamaño de sus partículas, siendo por tanto de importancia fundamen­
tal la caracterización granulométrica de los materiales utilizados como medios de
cultivo.
E l tamaño de las partículas afecta al crecimiento de la planta a través del ta­
maño de los poros. La distribución del tamaño de las partículas y de los poros de­
termina el balance entre el contenido en agua y en aire del sustrato, a cualquier ni­
vel de humedad.
Los materiales de textura gruesa, con tamaño de partícula superior a 0,9 ///».
con poros grandes, superiores a 100 p m , retienen cantidades reducidas de agua y
están bien aireados. Los materiales finos, con partículas inferiores a 0,25 gm y ta­
maño de poros inferior a 30 pin, retienen grandes cantidades de agua difícilmente
disponible y están mal aireados. E l mejor sustrato se define como aquel material de
textura media a gruesa, con una distribución del tamaño de los poros entre 30 y
300///» — equivalente a una distribución del tamaño de las partículas entre 0,25
y 2,5 pm — , que retiene suficiente agua fácilmente disponible y posee, además, un
adecuado contenido de aire.
La distribución del tamaño de las partículas de los sustratos se expresa frecuen­
temente como un único parámetro: el Indice de Grosor. Este índice se define como
el porcentaje acumulado (en peso o en volumen) de partículas con diámetro supe­
rior a 1 mm, y suele estar bien correlacionado con las características hidrofísicas
del sustrato.

D ensidad aparente

Se define como la masa seca del material sólido por unidad de volumen apa­
rente del sustrato húmedo, es decir, incluyendo el espacio poroso entre las partí­
culas.
L a densidad aparente juega un papel importante, ya que los sustratos y los con­
tenedores se transportan durante su manejo y manipulación y, consecuentemente,
su peso ha de ser tenido en cuenta. En adición, el anclaje de las plantas debería ser
también considerado como un factor de importancia. En los invernaderos, donde el
viento no es un factor limitante, la densidad aparente del sustrato puede ser tan baja
como 0,15 g cm~-.

M o ja b ilid a d

Algunos materiales orgánicos presentan dificultades para ser humedecidos ini­


cialmente y para ser rehumectados una vez se han secado en el contenedor, lo que
puede provocar un retraso y una reducción en el crecimiento de la planta. Las difi­
cultades para mojar un sustrato se atribuyen generalmente a dos causas: la hidrofo-
bicidad del material y la contracción que experimenta al secarse.
La mojabilidad se expresa como el tiempo (en minutos) necesario para que se
absorban 10 in L de agua destilada a través de la superficie de una muestra de sus­
trato seco a 40° C. E l nivel óptimo es igual o inferior a 5 minutos.

121
C o n tra cció n de volum en

Se refiere al porcentaje de pérdida de volumen cuando el sustrato se seca (ge­


neralmente a 105° C), referido al volumen aparente inicial en unas determinadas
condiciones de humedad (generalmente saturación y drenaje posterior a 10 cm de
tensión de c.a.). Informa sobre el grado de variación del volumen del sustrato bajo
condiciones de cultivo, en ciclos de humectación-desecación.
L a contracción del volumen facilita la compactación del sustrato y la compre­
sión de las raíces, disminuye la eficiencia del riego y la fertilización, etc.
E l nivel óptimo de la contracción, expresada como pérdida de volumen, se si­
túa por debajo del 30%.

P ropiedades q uím ica s

Las propiedades químicas de los sustratos caracterizan las transferencias de


materia entre el sustrato y la solución del sustrato: reacciones de disolución e hi­
drólisis de los constituyentes minerales (química), reacciones de intercambio de io­
nes (físico-química) y reacciones de biodegradación de la materia orgánica (bio­
química).
Los materiales orgánicos son los componentes que contribuyen en mayor grado
a la química de los sustratos, debido principalmente a la formación y presencia de
las sustancias húmicas, el producto final más importante de la descomposición de
la materia orgánica.

C apacidad de in te rc a m b io c a tió n ic o

Se define como la suma de los cationes que pueden ser adsorbidos por unidad
de peso (o de volumen) del sustrato. Dichos cationes quedan así retenidos frente al
efecto lixiviante del agua y están disponibles para la planta.
El valor óptimo de la capacidad de intercambio catiónico de los sustratos de­
pende estrechamente de la frecuencia de la fertirrigación. Si la fertirrigación se
aplica permanentemente, la capacidad de adsorción de los cationes no representa
ninguna ventaja, siendo recomendable en este caso la utilización de materiales
inertes, con muy baja o nula capacidad de intercambio catiónico. Si, por el contra­
rio, la fertirrigación se aplica de modo intermitente, será interesante la utilización
de sustratos con moderada a elevada capacidad de intercambio catiónico, en todo
caso superior a 20 m e 100 g
Los materiales orgánicos presentan una elevada capacidad de intercambio catió­
nico y una alta capacidad tampón frente a cambios rápidos en la disponibilidad de
los nutrientes y en el pH. Una capacidad de intercambio catiónico elevada consti­
tuye un depósito de reserva para los nutrientes, mientras que los materiales con baja
capacidad de intercambio, como la mayoría de los sustratos minerales, retienen can­
tidades reducidas de nutrientes y requieren una aplicación frecuente y regular de los
fertilizantes. Se pueden prevenir los cambios rápidos en la acidez o la alcalinidad de
los sustratos, usando materiales orgánicos en las mezclas de cultivo.

122
L a materia orgánica, especialmente las sustancias húmicas, contiene grupos
funcionales cargados negativamente (carboxílico, fenólico, enólico, etc.), que
son los responsables de la capacidad de los materiales orgánicos para retener los
cationes en forma no lixiviable. Durante el proceso de intercambio catiónico,
los iones orgánicos cargados negativamente son capaces de adsorber cationes
(N H 4+, K +, Ca2*, M g 2+, N a+, etc.) en proporciones variables, en función de la
afinidad del catión por los centros de adsorción y de su concentración en la diso­
lución.
L a capacidad de los sustratos orgánicos para adsorber cationes metálicos de­
pende del pH: cuanto más alto es el pH. más elevada es la capacidad de intercam­
bio catiónico. Para una turba rubia, la capacidad de intercambio catiónico se incre­
menta desde 50 hasta 100 m e 100 g~' cuando el pH aumenta desde 3,5 hasta 5,5.
Como consecuencia del encalado de las turbas rubias, se incrementa la capacidad
de intercambio catiónico y se aumenta la proporción de cationes que pueden ser
adsorbidos sobre los centros activos.

D is p o n ib ilid a d d e lo s n u trie n te s

Los sustratos orgánicos difieren marcadamente entre sí en el contenido en nu­


trientes asimilables. Así, algunos (turba, corteza de pino, mantillo de bosque, etc.)
poseen un nivel reducido de nutrientes asimilables, mientras que otros (compost,
p. ej.) presentan niveles elevados, dependiendo dicho nivel del origen del compost
y del proceso de compostaje.
En cualquier caso, y para un crecimiento óptimo de las plantas, deberían aña­
dirse siempre nutrientes adicionales, como fertilizantes de base y/o como fertili­
zantes durante el ciclo de cultivo (fertilización de cobertera).
Los métodos de análisis de los nutrientes asimilables consisten fundamen­
talmente en equilibrar una muestra del sustrato con una determinada solución
extractante (agua, acetato amónico, etc.) durante un tiempo normalizado. Una
vez alcanzado el equilibrio, se determinan los nutrientes disueltos o extraídos
por dicha disolución. Los métodos analíticos más extendidos presentan una co­
rrelación elevada con la respuesta vegetal, en unas determinadas condiciones
del sustrato.
A modo de ejemplo, en la tabla 4 .1 se presentan los valores óptimos de los ni­
veles de los nutrientes en el extracto de saturación del sustrato, para el cultivo de
las plantas ornamentales en maceta sobre mezclas o materiales orgánicos.
En el cultivo de hortalizas sobre sustratos minerales inertes es frecuente la de­
terminación de los nutrientes asimilables en la disolución del sustrato, extraída me­
diante una jeringa. Los niveles de referencia de los nutrientes en la disolución del
sustrato, para el cultivo hidropónico del tomate, se presentan en la tabla 4.2.
La cuantía y la frecuencia de la fertilización dependen de las características del
sustrato (capacidad de intercambio catiónico, C IC ) y del régimen de riego. Una
C1C elevada aumenta la eficiencia de la aplicación de fertilizantes de base durante
el proceso de elaboración del sustrato. Cuando se usan sustratos con baja C IC , los
fertilizantes se aplican usualmente a través del sistema de riego (fertirrigación).

123
T A B L A 4.1
Niveles de referencia de los nutrientes asimilables para el cultivo en sustrato de las plantas
ornamentales. Los niveles de los nutrientes se expresan como concentración del elemento
en el extracto de saturación del sustrato

Nutriente Nivel de referencia (ppm en el extracto de saturación)

N-NO,- 100-199
N-NHj* 0-20
P 6-10
K* 150-249
Ca2* > 200
Mg:* >70
Fe 0.3-3.0
Mn 0.02-3,0
Mo 0.01-0,1
Zn 0.3-3.0
Cu 0.001-0,5
B 0.05-0,5
Fuente: Abad et al. (1993).

T A BLA 4.2
Niveles de referencia de los nutrientes en la disolución del sustrato, para el cultivo
hidropónico del tomate sobre materiales minerales inertes

Nutriente Nivel de referencia

Macronutriente ntm til I. 1


N-NO, 10-20
P 1-2
K* 4-8
Ca2* 4-6
M g 2* 1-4
Micronutriente fimol L '
Fe 30-60
Mn 10-20
Cu 2-5
Zn 3-7
B 20-45
F uente: E sc u d ero ( 19 9 3 ).

Se consigue frecuentemente un crecimiento óptimo de las plantas cuando una


aplicación moderada de abonos de liberación lenta o progresiva es complementada
con una fertilización a través del riego (fertirrigación).

S alinida d

Se refiere a la concentración de las sales solubles presentes en la solución del


sustrato.

124
Las causas que provocan un incremento en la salinidad del sustrato, después de
estar éste en el contenedor, son:
1) L a presencia de fertilizantes insolubles, como los de liberación lenta,
cuando se mineralizan para producir nitratos o bien, cuando liberan sales
mediante difusión, en una cuantía superior a las cantidades absorbidas o
lixiviadas.
2) Cuando la cantidad de sales aportadas con el agua de riego o la solución
nutritiva es superior a las cantidades absorbidas por la planta o las pérdidas
por lixiviación, y
3) Cuando el sustrato presenta una elevada capacidad de intercambio catió-
nico y, al mismo tiempo, se descompone con el transcurso del cultivo, li­
berando nutrientes.
Todas estas situaciones pueden ser prevenidas en gran parte, conociendo las
cantidades de nutrientes requeridas por los cultivos y evitando las aplicaciones
excesivas de abonos.
Un incremento en la salinidad, si se presentase, puede ser prevenido, o corre­
gido, mediante lixiviación controlada. L a lixiviación con agua de buena calidad
hasta conseguir un volumen de lixiviado equivalente al volumen del contenedor,
debería corregir el problema de la salinidad. Otras medidas para atenuar los efectos
de la salinidad, son: 1) Mantener el medio de cultivo permanentemente húmedo,
2) No aplicar fertilizantes en polvo ni soluciones fertilizantes con elevada fuerza
iónica cuando el medio esté seco, y 3) Reducir el estrés de las plantas mediante
sombreado e incremento de la humedad relativa ambiente.
L a respuesta de las plantas a la salinidad depende de la edad de éstas, de las
condiciones ambientales, de las prácticas de manejo del cultivo y de las caracte­
rísticas de la especie. Las fases de germinación y nascencia son más sensibles a
las sales que las de crecimiento posterior y desarrollo. Las plantas cultivadas en
condiciones ambientales frescas y húmedas, o durante las épocas no calurosas del
año, son más tolerantes a la salinidad que aquellas cultivadas durante períodos
más cálidos, con baja humedad relativa y/o elevada transpiración. Ejemplos de es­
pecies que muestran diferentes grados de tolerancia a las sales, son: I ) M uy sensi­
bles: Azalea, Camellia, fresa, Gardenia , etc.; 2) Sensibles: Aphelandra , Erica
(brezo), F icus b en ja m in a , lechuga, pim iento, etc.; 3) Tolerantes: C lavel.
Chrysanthemun, Dieffenbachia, pepino, tomate, etc.; y, 4) M uy tolerantes: A ca­
cia, A triplex. Yut ea, etc.
Interpretación de los niveles de la salinidad (Bunt, 1988), determinada en el ex­
tracto de saturación del sustrato (conductividad eléctrica, en dS m 1):
< 0.75 muy bajo
0,75-1,99 apropiado para germinación de semillas y crecimiento de plán­
tulas
2,00-3,50 satisfactorio para la mayoría de las plantas
> 3,50 elevado para la mayoría de las plantas

125
pH

Las plantas pueden sobrevivir en un amplio intervalo de pH del sustrato sin sufrir
desórdenes fisiológicos aparentes, siempre y cuando todos los nutrientes se suminis­
tren en forma asimilable. No obstante, el crecimiento y el desarrollo de las plantas se
ven reducidos de modo marcado en condiciones de acidez o alcalinidad extremas.
El pH ejerce sus efectos principales sobre la asimilabilidad de los nutrientes, la ca­
pacidad de intercambio catiónico y la actividad biológica. Bajo condiciones de cultivo
intensivo, se recomienda mantener el pH del sustrato dentro de un intervalo estrecho.
Nivel de referencia en el cultivo de plantas ornamentales en contenedor: pH
(extracto de saturación) - 5,2-6.3. Nivel óptimo en el cultivo sin suelo de hortali­
zas: pH (disolución del sustrato) - 5,5-6,8.
L a asimilabilidad de los elementos nutritivos es afectada de modo marcado por
el pH. Con pHs de 5,0 a 6.5. la mayoría de los nutrientes mantienen su máximo ni­
vel de asimilabilidad. Por debajo de pH = 5,0 pueden presentarse deficiencias de N.
K. Ca, Mg, etc., mientras que por encima de pH = 6,5 puede disminuir la asimila­
bilidad de Fe. P, Mn, B. Zn y Cu. Los óxidos metálicos (de Fe. Mn, Cu. Zn, etc.) se
hacen más solubles al bajar el pH (por debajo de 5,0), pudiendo llegar a resultar fi-
totóxicos (ver figura 7.2).
Los materiales orgánicos presentan mayor capacidad tampón (en un amplio in­
tervalo de pH) que los materiales minerales.
Si el pH del sustrato está fuera del intervalo recomendado, se deberá llevar a
cabo el ajuste de dicho pH. En el caso de los sustratos ácidos (turba rubia), se re­
quiere la adición de cal o dolomita para provocar un incremento en el pH. El pH al­
calino de los sustratos básicos (corteza de pino) puede reducirse mediante la adi­
ción de azufre. Las cantidades de cal o azufre a añadir a un sustrato dependen de su
pH original y de su capacidad de intercambio catiónico, siendo las necesidades de
enmienda tanto mayores cuanto mayor es la capacidad de intercambio del material.

R elación C a rb on o : N itró g e n o (C/N)

La relación C/N se usa tradicionalmente como un índice del origen de la mate­


ria orgánica, de su madurez y de su estabilidad. Los daños que aparecen en las plan­
tas cultivadas sobre materiales orgánicos inmaduros son debidos tanto a una
inmovilización del nitrógeno como a una baja disponibilidad del oxígeno en la ri-
zosfera. Esta situación está provocada por la actividad de los microorganismos, que
descomponen los materiales orgánicos y utilizan el nitrógeno para la síntesis de sus
proteínas celulares. E l oxígeno es también consumido por la actividad microbiana.
Una relación C/N inferior a 40 es considerada como óptima para el cultivo en
sustrato y es un índice de un material orgánico maduro y estable.

P ropiedades b io ló g ic a s

Un examen detallado de las propiedades de los sustratos de cultivo no debe fi­


nalizar sin el estudio de sus propiedades biológicas.

126
V elocidad d e d e s c o m p o s ic ió n

Todos los sustratos orgánicos, incluso los relativamente estables, son sus­
ceptibles de degradación biológica, viéndose favorecida esta situación por las
condiciones ambientales que prevalecen en los invernaderos. L a población m i­
crobiana es la responsable de dicho proceso, pudiendo resultar finalmente su ac­
tividad biológica en deficiencias de oxígeno y de nitrógeno, liberación de sus­
tancias fitotóxicas y contracción del sustrato. A s í pues, la descomposición de la
materia orgánica en los sustratos de cultivo, considerada de modo global, es
desfavorable desde el punto de vista hortícola, debiéndose tomar precauciones
con objeto de minimizar sus efectos sobre las plantas. L a disponibilidad de
compuestos biodegradables (carbohidratos, proteínas, etc.) determina la veloci­
dad de descomposición. Desde un punto de vista práctico, se puede reducir el
contenido relativo de dichas sustancias mediante compostaje y, también, man­
teniendo niveles suficientes de nitrógeno asimilable. Las condiciones de cultivo
deberían ser también consideradas: si el cultivo se prolonga durante largos perí­
odos de tiempo, resulta recomendable el uso de materiales más estables (turbas
negras o cortezas de tamaño grueso), mientras que si las plantas son de creci­
miento rápido, pueden prosperar en materiales menos resistentes a la degrada­
ción (turbas rubias).

E fecto s de lo s p ro d u c to s de d e s c o m p o s ic ió n

Muchos de los efectos biológicos de los sustratos orgánicos son directamente


atribuibles a los ácidos húmicos y fúlvicos, que son los productos finales de la de­
gradación biológica de la lignina y la hemicelulosa. Una gran variedad de funcio­
nes vegetales, tanto a nivel de célula como de órgano, son afectadas positivamente
por los ácidos húmicos y fúlvicos per se. Las sustancias húmicas actúan, asimismo,
como transportadoras de los micronutrientes para las plantas.

A c tiv id a d re g u la d o ra d e l c re c im ie n to

Es conocida la existencia de actividad auxínica (que controla el crecimiento ce­


lular y la iniciación de las raíces) en los extractos de muchos materiales orgánicos
utilizados en los medios de cultivo de las plantas. Ya que dicha actividad hormonal
no ha podido ser relacionada directamente con las sustancias húmicas, se ha atri­
buido a un efecto sinérgico entre las auxinas (bien producidas naturalmente por la
planta, bien aplicadas exógenamente) y los compuestos fenólicos que están pre­
sentes en dichos materiales, como consecuencia de la degradación de los com­
puestos orgánicos, especialmente lignina.
Propiedades supresivas. Dificultan o inhiben el crecimiento y/o desarrollo de
determinados agentes fitopatógenos, especialmente hongos. Estas propiedades se
han encontrado en materiales (residuos) orgánicos compostados, particularmente
cortezas de árboles, con supresividad frente a enfermedades inducidas por
Phytophthora, Fusarium, Rhizoctonia, Pythium, etc.

127
Los fenómenos de supresividad de las cortezas de árboles compostadas son de­
bidos principalmente a la microflora presente en dichos composts.

4.2. Inventario de materiales utilizados como sustratos o


componentes de sustratos de cultivo:
Descripción, características y propiedades, sus
ventajas e inconvenientes

4.2.1. Introducción

Las funciones más importantes de un sustrato de cultivo son proporcionar un


medio ambiente «ideal» para el crecimiento de las raíces, y constituir una base ade­
cuada para el anclaje o soporte mecánico de la planta.
La técnica del cultivo sin suelo pasa por diferentes etapas, todas ellas inci­
diendo en la optimización de la eficacia y la rentabilidad de este sistema de pro­
ducción. La primera de estas etapas consiste en el estudio de la problemática que
afecta a los materiales a utilizar como sustratos, especialmente su disponibilidad
(inventario de recursos y reservas) y su aptitud para ser utilizados como medios de
cultivo de las plantas (caracterización de sus propiedades).
Un elevado número de materiales pueden ser utilizados con éxito, bien en
forma pura o bien en mezcla, en la preparación de los sustratos de cultivo para las
plantas. L a elección de un material particular viene determinada usualmente por:
1) La disponibilidad del mismo,
2) La finalidad de la producción (cosecha),
3) Su coste,
4) Sus propiedades,
5) La experiencia local en su utilización, y
6) Su impacto ambiental.
Generalmente, estos factores son interdependientes, y así, por ejemplo, la
densidad aparente del material influirá sobre los costes de su transporte y manipu­
lación. y de la infraestructura necesaria para su utilización. Del mismo modo, su
resistencia mecánica y su mayor o menor receptividad para los agentes patógenos
determinarán su durabilidad, que afectará de modo marcado a la amortización de
las instalaciones.
E l factor individual más limitante a la hora de elegir un determinado material
como sustrato de cultivo, es la ausencia de sustancias que sean tóxicas para la
planta (fitotoxinas). Un elevado número de materiales cumplen esta condición y
pueden, por tanto, ser utilizados con éxito, siempre y cuando su manejo (contene­
dor, riego y fertilización) esté adaptado a los requerimientos del medio y de la
planta.
La conclusión «... este sustrato particular proporcionó los mejores resultados
en términos de crecimiento vegetal o de cosecha», realmente quiere decir «... este
sustrato dio los mejores resultados bajo el sistema particular de manejo que pre­
valeció durante el experimento». Un cambio en las prácticas de manejo, o un

128
cambio en el medio ambiente, a menudo proporcionan resultados completamente
diferentes.

4.2.2. M ateriales utilizados com o su stratos o co m ponentes de


su stra to s de cultivo: C lasificació n

Existen diferentes criterios de clasificación de los sustratos, basados en el


origen de los materiales, su naturaleza, sus propiedades, su capacidad de degra­
dación, etc.
L a clasificación que se presenta a continuación intenta recoger las diferencias
más relevantes desde el punto de vista de la utilización hortícola de los sustratos
(ver también capítulo 19).

I. M a teria les o rg á n ic o s

1.1. De origen natural. Se caracterizan por estar sujetos a descomposición


biológica (turbas).
1.2. De síntesis. Son polímeros orgánicos no biodegradables, que se obtienen
mediante síntesis química (espuma de poliuretano, poliestireno expan­
dido, etc.).
1.3. Residuos y subproductos de diferentes actividades de producción y con­
sumo. La mayoría de los materiales de este grupo deben experimentar un
proceso de compostaje, para su adecuación como sustratos. Ejemplos de
estos materiales son: orujo de uva, corteza de árboles, serrín y virutas de
la madera, residuos sólidos urbanos, lodos de depuración de aguas resi­
duales, cascarilla de arroz, paja de cereales, fibra de coco, etc.

II. M a teria les in o rg á n ic o s (m ine ra le s)

Ii. 1. De origen natural. Se obtienen a partir de rocas o minerales de origen di­


verso, modificándose muchas veces de modo ligero, mediante trata­
mientos físicos sencillos. No son biodegradables (arena, grava, tierra
volcánica, etc.).
11.2. Transformados o tratados industrialmente. A partir de rocas o minerales,
mediante tratamientos físicos — y a veces también químicos— , más o
menos complejos, que modifican notablemente las características de los
materiales de partida (perlita. lana de roca, vermiculita, arcilla expan­
dida, etc.).
11.3. Residuos y subproductos industriales. Comprende los materiales proce­
dentes de muy distintas actividades industriales (escorias de horno alto,
estériles del carbón, etc.).
Para cada grupo se describirán a continuación las características principales de
los materiales más utilizados en nuestro país. Una descripción de todos los posibles
materiales sería casi inacabable.
4 .2 .3 . T u r b a s

¿Qué so n las tu rb a s?
Fundamentalmente son vegetales fosilizados.
Penningsfeld y Kurzmann (1983) han definido la turba como la forma disgre­
gada de la vegetación de un pantano, descompuesta de modo incompleto a causa del
exceso de agua y la falta de oxígeno, que se va depositando con el transcurso del
tiempo, lo que favorece la formación de estratos más o menos densos de materia or­
gánica. en los que se pueden identificar los restos de diferentes especies vegetales.
Strasburger et al. (1986) han señalado que este material natural está formado
por depósitos de restos de musgos y de otras plantas superiores, que se hallan en
proceso de carbonización lenta, fuera del contacto con el oxígeno, por lo que con­
servan largo tiempo su estructura anatómica.

O rigen y fo rm a c ió n de la s turbas. Tipos de turbas


Los depósitos de restos de vegetales pueden formarse en diferentes ecosistemas:
I ) En el seno de las aguas freáticas (lagos, lagunas, etc.), bajo la influencia tanto de
las aguas subterráneas como de las superficiales, y 2) En los terrenos encharcados de
modo permanente — fuera del contacto con las aguas freáticas— , que se alimentan
exclusivamente de las precipitaciones atmosféricas. En estas situaciones, puede tener
lugar la formación de dos tipos de turberas: bajas o llanas, y altas.
Turberas bajas, solígenas o eurróficas. En este tipo de turberas y según la com­
posición de las aguas freáticas, especialmente ricas en caliza y nutrientes, las turbas
poseen mayor o menor cantidad de elementos nutritivos, particularmente calcio,
magnesio y potasio, y son de reacción ligeramente ácida a neutra (o incluso básica).
Según la vegetación que las integra, heterogénea y relativamente exigente en nu­
trientes, se pueden clasificar en: turberas de carrizos (Phragmites spp.) o de cárices
(Carex spp.) y turberas arboladas (alisos, Abitts spp., sauces, Salix spp.). si bien otras
muchas especies pueden estar también presentes (.hincas spp.. Typha spp., etc.).
Estas turbas eutróllcas fuertemente descompuestas («negras»), poseen origina­
riamente unas propiedades físicas y químicas poco favorables para el crecimiento de
las plantas en contenedor (baja capacidad de retención de agua fácilmente disponible,
salinidad elevada, etc.). No obstante, estas turbas negras pueden ser utilizadas satisfac­
toriamente en los medios de cultivo de las plantas, si sus desfavorables propiedades
son mejoradas de modo apropiado: «curado» del material caído sobre la superficie de
la turbera, aplicación de riegos de lixiviación, mezcla con otros materiales, etc.
Turberas altas, ombrógenas a oligotriíficas. Se forman en las regiones frías,
con altas precipitaciones y humedad relativa elevada, lo que determina que este
tipo de turba sea extremadamente pobre en bases y elementos nutritivos, y presente
una reacción fuertemente ácida. En estas condiciones, sólo pueden establecerse las
especies poco exigentes, como los musgos esfagnos (Sphagnum spp.) — que repre­
sentan cerca del 90% de la composición botánica de estas turberas— , ericáceas, ci­
peráceas. droseráceas y otras. Debido a su particular estructura, los esfagnos retie­
nen cantidades elevadas de agua, aún después de morir.

130
Como consecuencia de la evolución del perfil en las turberas altas, se distin­
guen dos tipos de turba, en función de su grado de descomposición:
1. Turba ligeramente descompuesta o turba «rubia», de color pardo-claro.
Corresponde al estrato más superficial y es la formada más recientemente.
Es ampliamente utilizada como sustrato hortícola, ya que está poco des­
compuesta — conservando parcialmente la estructura de los musgos y las
plantas que la integran— , y posee excelentes propiedades físicas y quími­
cas: estructura mullida, porosidad total elevada, alta capacidad de reten­
ción de agua, aceptable contenido de aire, baja densidad aparente, elevada
capacidad de intercambio catiónico y baja salinidad.
2) Turba fuertemente descompuesta o turba «negra», de color oscuro. Es la
turba más antigua y ocupa los estratos inferiores. Desde el punto de vista
hortícola, posee una calidad inferior, ya que ha perdido prácticamente su
estructura. Sin embargo, la congelación natural de estas turbas negras du­
rante la estación fría, mejora significativamente su calidad y las hace muy
útiles para la preparación de sustratos.
Las turberas de transición muestran características intermedias entre las turbe­
ras bajas y las altas. Se han formado en parte sobre un lago previamente rellenado
y, en parte, por encharcamiento de un bosque, una vez que falló el suministro de
agua y nutrientes desde el fondo, y se había alcanzado la fase de turbera de cárices
o de turbera arbolada (figura 4.2).

Figura 4.2. Evolución d el p e rfil de una turbera de transición medio-europea, form ada
en p arte sobre un tapo rellenado, y en parte p o r encharcam iento de un bosque.
(Elaboración propia a partir de Penningsfeld y Kur/mann: Strasburger et a l.. 1986).

131
Para conocer el grado de descomposición (humificación) de las turbas, se uti­
liza el método de Von Post o «del estrujado»: una muestra de turba saturada de
agua se comprime con los dedos de la mano, y se evalúa su grado de descom­
posición, que puede variar desde H-l (nada descompuesta) hasta H-lü (completa­
mente humificada), según cl color del agua que escurre, la cantidad de papilla de
turba que pasa entre los dedos, y la estructura de las plantas que la integran.

P ropiedades

La gran diversidad de turbas existentes en el mercado, resultado de su diferente


composición botánica, condiciones de formación y grado de descomposición, ta­
maño de partícula, grado o nivel de fertilización, etc., permite hacer solamente co­
mentarios generales acerca de sus propiedades.
La densidad aparente varía entre 0.06 y 0,10 g cm para las turbas Sphagnum
rubias, y hasta 0.30 g cm -' para las negras. E l espacio poroso total oscila entre el
95% (vol.) o más, en el caso de las turbas rubias, hasta menos del 8 0 % (vol.), para
las turbas negras muy descompuestas. E l pH puede oscilar entre 3.5 (turbas ácidas)
hasta 8.5 (turbas eutróficas). Las turbas presentan una capacidad de intercambio
catiónico elevada, propiedad que está estrechamente relacionada con su grado de
humificación. Las turbas rubias (poco humificadas) suelen presentar una capacidad
de cambio catiónico comprendida entre 100 y 110 me 100 g mientras que en las
eutróficas (muy humificadas), se pueden alcanzar valores para dicha propiedad su­
periores a los 250 me 100 g ' . Este material orgánico presenta un bajo nivel de fer­
tilidad, estimado por el contenido en nutrientes asimilables.
En las tablas 4.3 y 4.4 se presentan las propiedades físicas (tabla 4.3). fisico­
químicas y químicas (tabla 4.4) más importantes de una turba Sphagnum rubia y
otra negra congelada, en comparación con las de una turba herbácea fuertemente
descompuesta.

T A BLA 4.3
Propiedades físicas de las turbas.
Influencia de la composición botánica y el grado de descomposición
Turba
Propiedad Sphagnum rubia Sphagnum negra Herbácea negra

Indice de grosor ( % ) 46 42 _
Densidad aparente (g cm ') 0.07 0.14 0.08
Espacio poroso total ( % vol.) 96 91 94
Capacidad de aireación (% vol.) 41 18 15
Agua fácilmente disponible ( % vol.) 25 28 18
Agua de reserva (% vol.) 6 7 8
Agua total disponible (% vol.) 31 35 26
Agua difícilmente disponible (% vol.) 24 38 53
Capacidad de retención de agua (mt/l) 687 804 741
Mojabilidad (min.) 17 3 <0.5
Contracción (% vol.) 22 34 90
F uente: A b a d e / a l. (1996).

132
T A B L A 4.4
Propiedades físico-químicas y químicas de las turbas. Influencia de la composición
botánica y el grado de descomposición
Turba
Propiedad Sphagniim rubia Sphagnum negra Herbácea negra

pH (pasta saturada) 3.9 3.3 6.3


Conductividad eléctrica
(extracto de saturación; d S m ') 0.4 0.6 6.6
Capacidad de intercambio catiónico
{me 100 g-‘) 99 139 252
Materia orgánica total ( % ) 98 97 84
Cenizas (% ) 2 3 16
Nutrientes asimilables:
(extracto de saturación; ppm )
N-NO, 4 14 16
P 0,5 0.6 0.6
K+ 17 36 75
Ca2’ 16 13 375
Mg” 9 16 166
F uente: A b a d e t a l. (1 9 9 6 ).

Ventajas

Las turbas son. desde hace muchos años, los componentes orgánicos más im­
portantes y más ampliamente utilizados en los medios de cultivo de las plantas que
crecen en contenedores, debido a sus excelentes propiedades físicas, físico-quími­
cas, químicas y biológicas.
Adicionalmente, este material orgánico presenta un efecto estimulador sobre el
crecimiento y el desarrollo vegetal, lo que se ha atribuido a la presencia de activa­
dores del crecimiento (compuestos de naturaleza hormonal, sustancias húmicas so­
lubles. etc.).

Inco n ve n ie n te s

Las reservas de turba son limitadas y no renovables, y, consecuentemente, el


uso indiscriminado de la turba en Horticultura puede resultar en un impacto medio­
ambiental de importancia.
Por tratarse de un material de origen natural, se pueden encontrar diferencias
marcadas en la calidad entre lotes distintos.
Exigen una preparación, previamente a su utilización (molido, encalado, fertili­
zación de fondo, etc.).
Si no se elige el tipo de turba más adecuada, o si ésta no es manejada correc­
tamente durante el ciclo de cultivo, se pueden presentar algunos problemas parti­
culares: descomposición rápida, contracción severa, aireación reducida, rehumec­
tación dificultosa, fijación de Na+elevada, etc.

133
4 .2 .4 . C o r t e z a d e p in o

«Corteza» es un término genérico que incluye a la corteza interna (floema


vivo) y a la corteza externa (ritidoma) de los árboles, ésta última incluyendo, a su
vez, a las células suberosas (felema). La corteza representa usualmente del 6 al
16% del volumen del árbol.
Se pueden utilizar cortezas de muy distintas especies de árboles ( Melaleuca,
Picea, Pinus, etc.). En nuestro país, la corteza más utilizada es la de pino (Pinus
spp.), que procede básicamente de la industria maderera. Las especies más impor­
tantes son: Pinus halepensis, P nigra, P pinaster, P. pinea y P. sy Ivés tris.
Usada correctamente, la corteza proporciona excelentes resultados, si bien al
ser un material de origen natural, puede presentar una extraordinaria variabilidad.
Esta variabilidad puede ser debida a la especie arbórea y a la edad del árbol, al tipo
de madera de la cual procede (blanda o dura), a la región donde se produce, al tipo
de suelo y a la época del año en que se obtiene, etc.
Las cortezas se pueden utilizar en estado fresco (material crudo) o compostadas.
La utilización de cortezas frescas en los medios de cultivo de las plantas en contene­
dor. puede resultar en: 1) Una deficiencia de nitrógeno, inducida bien por la descom­
posición biológica de grandes cantidades de celulosa (inmovilización) o bien por la
fijación del nitrógeno en el interior de las partículas, y 2) Problemas de fitotoxicidad,
debidos a la presencia de toxinas orgánicas (fenoles) e inorgánicas (manganeso). Es­
tos inconvenientes pueden ser eliminados o reducidos si las cortezas se compostan o
«envejecen» previamente a su utilización. El compostaje presenta otras ventajas adi­
cionales como, por ejemplo, aumentar la mojabilidad de las partículas.
Las propiedades físicas de las cortezas dependen estrechamente del tamaño de
sus partículas, recomendándose que del 20 al 40% (en peso) de dichas partículas
presenten un tamaño inferior a 0.8 mm. Se trata de un sustrato ligero, ya que su den­
sidad aparente varía entre 0,10 g cm 3 (partículas gruesas) y 0,45 g cm 3 (partículas
finas). La porosidad total supera el 80-85% (vol), siendo bien conocido que las cor­
tezas presentan una porosidad interna y abierta. La capacidad de retención de agua
fácilmente disponible es de baja a media, según el tamaño de las partículas, siendo
la capacidad de aireación elevada (tabla 4.5). El pH varía de medianamente ácido

TA BLA 4.5
Algunas propiedades físicas de una corteza de pino (Pin u s ra d ía la ) compostada

Propiedad Valor

Indice de grosor (% ) 85
Densidad aparente (g etn ') 0.190
Espacio poroso total (% vol.) 80.6
Capacidad de aireación (% vol.) 28.4
Agua fácilmente disponible (% vol.) 12.7
Agua de reserva ( % vol.) 2.6
Agua total disponible (% vol.) 15,3
Fuente: Departamento de Horticultura. Servicio de Investigación y Mejora Agraria del Gobierno Vasco.
Derio (Bizkaia).

134
(cortezas frescas) a neutro (cortezas compostadas) y su nivel de fertilidad es supe­
rior al de las turbas Sphagnum, especialmente para fósforo, potasio y calcio. La ca­
pacidad de intercambio catiónico se sitúa alrededor de los 55 me 100 g .
Las cortezas de los árboles que han crecido sobre suelos ácidos acumulan nive­
les altos de manganeso, lo que puede resultar en problemas de fitotoxicidad. Esta
situación, que es relativamente frecuente en el centro y en el norte de Europa, no se
presenta en nuestro país.
Las cortezas compostadas muestran adicionalmente propiedades supresivas de
determinados patógenos vegetales, particularmente hongos ( Phytophthora,
Pythium, etc.).
Por último, señalar que las cortezas se vienen utilizando últimamente como
material sustitutivo (alternativo) de las turbas Sphagnum , debido a sus excelentes
resultados, su abundante disponibilidad y su bajo coste.

4.2.5. Arena

Es un material de naturaleza silícea ( S i0 2 > 5 0 % ) y de composición variable,


que depende de los componentes de la roca silicatada original.
Las arenas pueden proceder de canteras (granito, gneis, basalto, etc.) o de ríos
y ramblas (depósitos de formación aluvial, más o menos recientes).
Las primeras son generalmente más homogéneas y suelen estar constituidas
por partículas angulosas, con aristas vivas. Las segundas son más heterogéneas
— ya que resultan de la mezcla de distintos materiales erosionados y transportados
por las aguas— , y sus partículas suelen ser redondeadas. Se prefieren las arenas
angulosas en las mezclas con materiales orgánicos (turba + arena, corteza + arena,
etc.). Las partículas redondeadas pueden segregarse o separarse durante la pre­
paración de la mezcla, así como también favorecer el desmoronamiento de la mez­
cla resultante durante su transporte y manipulación.
En todos los casos, y para un óptimo aprovechamiento como sustrato de cul­
tivo, las arenas deberían estar exentas de limos y arcillas, y también de carbonato
cálcico. Los elementos finos pueden ser arrastrados por efecto del riego y el dre­
naje hacia el fondo del contenedor, en donde se acumulan, afectando muy desfavo­
rablemente a las características hidrofísicas del sustrato. Por otra parte, los carbo­
nates presentes en la arena pueden provocar un incremento significativo en el pH
del medio de cultivo, resultando finalmente en desórdenes nutricionales que afec­
tan fundamentalmente a los microelementos, particularmente hierro y boro. De­
berían rechazarse aquellas arenas que contengan niveles elevados de carbonato cál­
cico, en todo caso, superiores al 10%. Con objeto de incrementar la calidad de las
arenas naturales como sustrato de cultivo, éstas se lavan (en ocasiones con ácidos
minerales), para eliminar los constituyentes indeseables.
Las arenas incluyen típicamente las fracciones granulométricas comprendidas
entre 0.02 m m y 2 mm. Desde el punto de vista hortícola, se prefieren aquellas con
tamaño de partícula de medio a grueso (0,6-2 mm).
L a distribución del tamaño de las partículas de la arena comúnmente utilizada
en el cultivo sin suelo de hortalizas, se presenta en la tabla 4.6.

135
T A BLA 4.6
Propiedades físicas de diferentes arenas y gravas. Influencia del tamaño de las partículas

Gravas Arenas (0 . mm)


Propiedad 2 < 0 (mm) < 20 <2 <1 1-0,5 0,5-0,2

Densidad aparente (g a t r ') 1,53 1.63 1.65 1.57 1,52


Espacio poroso total (% vol.) 42.2 38.3 39.0 41.8 43.7
Capacidad de aireación (% vol.) 35,8 6.6 0,3 21.1 0.2
Agua total disponible (% vol.) 2.5 27.1 19.4 18.9 38,9
Fuente: Moinereau et al. <1987); Martínez y García (1993).

Si bien las arenas presentan un buen drenaje y una baja capacidad de retención
de agua, ello no quiere decir que exhiban el mismo comportamiento cuando se uti­
licen en mezclas con otros materiales, particularmente orgánicos. En estos casos, el
efecto de la arena depende estrechamente de las propiedades físicas de los otros
componentes. Cuando se mezcla, la arena no mejora significativamente la airea­
ción de los sustratos con elevada capacidad de retención de agua; para obtener un
sustrato bien aireado, deberían añadirse grandes cantidades de aquella (70-80% en
volumen). En las mezclas con turba Sphagnum se recomienda una distribución del
tamaño de las partículas de la arena tal que el 100% pase por el tamiz de 40 mesh,
pasando el 4 0 % a través del tamiz de 60 mesh.
Las propiedades físicas varían en función del tamaño de las partículas (tabla
4.7). La densidad aparente de las arenas es superior a 1,50 g cm siendo el espa­
cio poroso total inferior al 50% (vol.). Las arenas finas, con tamaño de partícula in­
ferior a 0.5 mm, presentan una buena capacidad de retención de agua, pero están
pobremente aireadas, especialmente cuando la altura del sustrato en el contenedor
es pequeña. Su pH puede variar entre 4 y 8. Son inertes desde el punto de vista quí­
mico, siempre y cuando estén exentas de limos, arcillas, carbonato cálcico, etc. Su
capacidad de intercambio catiónico es nula o muy baja (inferior a 5 me 100 g 1).

T A BLA 4.7
Distribución recomendada del tamaño de las partículas de arena para el cultivo sin suelo
de hortalizas

Tamaño de partícula (mm) % en peso

> 4.760 1
2.380-4,760 10
1.190-2.380 26
0.590-1.190 20
0.277-0.590 25
0.149-0.277 15
0,074-0.149 2
< 0.074 1
Fuente: Jensen y Collins (1985).

136
L a arena es un sustrato fuerte y, consecuentemente, una de sus funciones es au­
mentar la densidad aparente de las mezclas. En adición, el uso de arenas con ta­
maño de partícula adecuado aumenta la mojabilidad de la mezcla.
La arena, debido a su extraordinaria resistencia mecánica, puede decirse que es
un sustrato prácticamente permanente.
E l cultivo de planta hortícola comestible en sacos de arena se encuentra
ampliamente introducido y desarrollado en nuestro país. Si bien existe una ade­
cuada disponibilidad para la arena a corto plazo, cabe pensar que se presentarán
problemas de suministro en un futuro no muy lejano, ocasionados, fundamental­
mente, por el impacto ambiental que provoca su extracción. Esta última situación,
junto con los problemas derivados del uso de determinadas arenas de baja calidad,
hace necesaria la búsqueda y utilización de nuevos materiales alternativos/sustitu-
tivos para el cultivo sin suelo de hortalizas.

4.2.6. L an a de roca

Se trata de un producto mineral transformado industrialmente por temperaturas


elevadas. Básicamente es un silicato aluminio, que también contiene algo de calcio
y magnesio y, en menor proporción, hierro y manganeso.
L a fabricación de la lana de roca o «rockwool» se inició en Dinamarca. Se pre­
para a partir de una mezcla de rocas basálticas (diabasa), piedra caliza y carbón de
coque — en la relación ponderal 3-1-1— , que se funde a 1.600° C. L a masa fundida
se lanza sobre unas ruedas giratorias, de donde sale expelida en forma de fibras de
0,05 m m de grosor. Las fibras se comprimen en bloques (tacos) o planchas (tablas),
de diferentes tamaños y características, o se granulan (gránulos). Durante el pro­
ceso de fabricación se añaden materiales que proporcionan estabilidad (resina fe-
nólica bakelita) y capacidad para absorber (mojantes) o repeler el agua (polímero
de urea-formol). En la forma repelente al agua, el aire es retenido dentro de los grá­
nulos — aunque el medio circundante se encuentre saturado de agua— , proporcio­
nando, de este modo, aireación suficiente a las raíces que se encuentren en el inte­
rior de dichos gránulos. Se usa normalmente en forma de tabla, de 10 a 30 cm de
anchura y 7,5 a 10 cm de altura, forrada con polietileno blanco opaco.
L a lana de roca es un material que presenta una baja densidad aparente
(0,08 g cm "'), una porosidad total elevada (> 96 % ), una alta capacidad de reten­
ción de agua fácilmente disponible (5 4 % ) y una elevada capacidad de aireación
(> 35%). Su capacidad de retención de agua depende estrechamente del espesor y
de la forma de la plancha o tabla. Esta última tiende a formar un gradiente de agua
creciente de arriba abajo — por lo que el contenido de aire es menor en la base— ,
siendo conveniente tener esto en cuenta a la hora del manejo del riego y en la dis­
posición del sistema para la evacuación del agua sobrante por drenaje. Debe desta­
carse que más del 9 5 % del agua retenida por la lana de roca es fácilmente asimila­
ble — es decir que se libera a muy baja tensión (entre 10 y 50 cm de columna de
agua) y por tanto muy rápidamente— , y que este material no retiene prácticamente
agua de reserva ni agua difícilmente disponible, que actúan como garantes del su­
ministro de agua en condiciones hídricas desfavorables (tabla 4.8).

137
T A BLA 4.8
Propiedades físicas de distintas lanas de roca comerciales

Lana de roca (tabla o plancha)


Propiedad Origen A1 Origen B2-3 Origen C4

Densidad aparente (g cm -') 0,068 0,090 0,072


Espacio poroso total ( % vol.) 97.4 96.7 96.4
Capacidad de aireación (% vol.) 35,9 14.9 45.6
Agua fácilmente disponible ( % vol.) 58.8 - 48.5
Agua de reserva ( % vol.) 0.3 - 0.9
Agua total disponible ( % vol.) 59.1 77.8 49.4
Agua difícilmente disponible (% vol.) 2.4 4.0 1.4
Fuente: ' Benoil y Ceustermans (1990); 2Moinereau et al. 11987); 1Martínez y García (1993); 4Abad y
Noguera (1998).

Desde el punto de vista químico es un material prácticamente inerte y sus com­


ponentes o constituyentes no están en condición de asimilables o disponibles para
la planta. Consecuentemente, la fertilización debe aplicarse con el riego (fertirriga-
ción). Sin embargo, y debido a la interacción de la matriz sólida del sustrato con la
solución nutritiva, puede liberarse calcio, magnesio, hierro y manganeso. Hierro y
manganeso pueden liberarse en cantidades importantes, a tener en cuenta a la hora
de preparar la solución nutritiva. La lana de roca presenta inicialmente una reac­
ción ligeramente alcalina (pH = 7-8,5), que puede ser neutralizada rápidamente pol­
la solución nutritiva, ya que su capacidad de intercambio catiónico y su poder tam-
pón son prácticamente nulos.
En resumen, se trata de un sustrato sin poder tampón, que exige un manejo per­
fecto de la nutrición hídrica y mineral.
Su estabilidad mecánica es baja y su duración es limitada.
Se plantean problemas ambientales con la eliminación de los residuos de este
sustrato, una vez que ha sido utilizado y ha finalizado su vida útil.
Se observa una baja inercia térmica en el conjunto lana de roca-solución nutri­
tiva. La temperatura de la solución nutritiva fijará rápidamente la temperatura del
sustrato después del riego. Posteriormente, el sustrato se calentará o enfriará, tam­
bién con rapidez, en función de la radiación y la temperatura del medio ambiente.
Se puede encontrar en ocasiones una gran heterogeneidad entre distintos lotes
de lana de roca, lo que resulta en una variabilidad en sus propiedades.

4.2.7. Perlita
Es básicamente un silicato alumínico de origen volcánico.
La perlita procede de rocas volcánicas vitreas (grupo de las riolitas), que se han
formado por enfriamiento rápido, constituyendo un material amorfo, que contiene
un 2-5% de agua combinada. En su tratamiento industrial, este material se frag­
menta en partículas de pequeño tamaño, se precalienta a 300-400° C y se deposita
en hornos a 1.000° C. E l agua combinada se evapora rápidamente, expandiéndose

138
el producto, para formar un material particulado (agregados ligeros), con una den­
sidad aproximada de 125 kg n i 3, cuando la roca original pesaba 1.500 kg m 3.
L a perlita conforma una estructura celular cerrada. Su superficie es rugosa y
contiene numerosas indentaciones, lo que le proporciona una gran área superficial
y le permite retener agua en su superficie. Debido a esta estructura celular cerrada,
el agua es retenida solamente en la superficie de las partículas o en los poros exis­
tentes entre dichas partículas. En consecuencia, las mezclas de sustratos con ele­
vada proporción de perlita están usualmente bien aireadas y no retienen cantidades
elevadas de agua. Esta condición determina que la perlita se utilice ampliamente
como componente de aireación en los sustratos de cultivo.
Durante estos últimos años se viene observando un importante incremento en
la superficie dedicada al cultivo de hortalizas en sacos de perlita.
Se comercializan distintos tipos de perlita. que se diferencian en la distribución
del tamaño de sus partículas y en su densidad. Entre éstos, merecen ser destacados:
1. Tipo « A - 13», constituido por la fracción gruesa (3-5 mm\ densidad 100-
120 k g n i 1).
2. Tipo «B-12». formado por las fracciones medias y gruesas, junto con las
fracciones finas (0-5 m n r, densidad 105-125 k g n i 3).
3. Tipo «B-9», constituido por las fracciones finas (0-1.5 m n r, densidad 80-
90 kg m ’ ).
4. Tipo «B-6», también constituido por las fracciones finas, pero con una
densidad inferior (0-1,5 m n r, densidad 50-60 kg n i 3).
Resulta evidente que las características físicas de la perlita van a verse afecta­
das de modo significativo por el tamaño y la densidad de sus partículas (tabla 4.9).
L a densidad aparente varía entre 0,053 y 0.143 g cm 3, encontrándose los valores
más bajos en los materiales más finos y menos densos. L a porosidad total es ele­
vada y oscila entre el 86 y el 9 7 % (vol.), presentándose los valores máximos en los
tipos más finos. Las diferencias en porosidad total entre las perfilas trituradas y sin
triturar revelan la existencia de una porosidad ocluida (es decir, encerrada en cavi­
dades internas aisladas), que es considerable (= 10%) en los materiales que contie-

TABLA 4 .9
Propiedades físicas de distintos tipos de perlitas comerciales, con diferente granulometría

Perlita tipo
Propiedad A-13 B-12 B-9 B-6

Densidad aparente (g cn f ') 0.127 0.143 0.086 0.053


Espacio poroso total ( % vol.) 87.0 85.9 94.0 97.2
Porosidad ocluida ( % vol.) 7.6 8.1 2.4 0.6
Capacidad de aireación ( % vol.) 58.1 29.1 18.0 24.4
Agua fácilmente disponible ( % vol.) 6.9 24.6 38.3 36.6
Agua de reserva (% vol.) 2.7 7.0 9.5 8.4
Agua total disponible (% vol.) 9.6 31.6 47.8 45.0
Agua difícilmente disponible (% vol.) 19.3 25.2 28.2 27.8
F u en le: M a r ta e l til. (1 9 9 3 ): Martínez, e l a l. (1 9 9 3 ).

139
nen partículas gruesas y mínima (< 3 % ) en los finos. L a porosidad ocluida dismi­
nuye al aumentar el grado de pulverización de la muestra. E l tipo A - 13, al estar
constituido por partículas gruesas, presenta una elevadísima capacidad de aireación
(> 5 8 % ) y un contenido en agua fácilmente disponible muy bajo (< 7 % ). Los tipos
que contienen fracciones finas (B-12. B-9 y B-6) muestran un elevado contenido
en agua fácilmente asimilable (> 2 5 % ) y una capacidad de aireación no limitante
(> 18%). Dado que en los tipos más finos (B-9 y B-6) puede aumentar el grado de
pulverización de las partículas con el transcurso del cultivo, con el correspondiente
riesgo de anegamiento en la base de los sacos, ofrece mayor seguridad la uti­
lización del tipo B-12. Este último comprende todo el intervalo granulométrico,
presuponiendo un manejo del riego bastante sencillo y sin riesgos importantes de
asfixia radical o de déficit hídrico.
La perlita es un material inerte que no se descompone biológica ni química­
mente. Está compuesta principalmente por S iO : (73-75%) y A L O , (1 1-13%) y,
desde el punto de vista práctico, se puede considerar desprovista de nutrientes. Sin
embargo, la utilización de soluciones nutritivas medianamente ácidas, en todo caso
con pH < 5, puede resultar en problemas de fitotoxicidad, debidos a una excesiva
solubilización del aluminio. Esta situación se presenta con una incidencia e inten­
sidad elevadas en el cultivo del clavel y en el del crisantemo. Su pH es neutro o li­
geramente alcalino (7-7,5) y su salinidad es muy baja. Exhibe una bajísima capaci­
dad de intercambio catiónico (1.5-2,5 me 100 g ') y una capacidad tampón para el
pH también muy limitada.
Puede degradarse durante el ciclo de cultivo, perdiendo su estabilidad granulo-
métrica, lo que puede favorecer el establecimiento de condiciones de anegamiento
en la parte inferior del saco, con la consiguiente reducción de la aireación.
Experimenta una reducción en su inercia térmica después de los primeros
riegos.

4.2.8. Verm iculita

L a vermiculita natural es un silicato hidratado de magnesio, aluminio y hierro,


que presenta la siguiente composición: S iO : 39,4%; M gO 23.4%; A L O , 12,1%;
óxidos de Fe 6,0%; K :ü 2,5%; M n 0 2 0.3%. Pertenece al grupo de los filosilicatos
expandióles 2:1, siendo en apariencia parecida a las micas.
El material original presenta una estructura trilaminar, con moléculas de agua
atrapadas entre las láminas. En su transformación industrial, este material se trata
en hornos a temperaturas elevadas (1.000° C). durante un corto período de tiempo
( I minuto). En estas condiciones el agua se evapora rápidamente y el incremento
de la presión hace que las láminas se expandan (hasta 15-20 veces su volumen ori­
ginal) en dirección perpendicular a los planos de laminación, adquiriendo una es­
tructura porosa y esponjosa (exfoliación).
E l producto final, completamente esterilizado, suele clasificarse en cuatro tipos
o categorías, de acuerdo con el tamaño de sus partículas:
N .° 1: 5-6 mm de diámetro.
N .° 2: 2-3 mm.

140
N .° 3: 1-2 mm.
N .° 4: 0.75-1 mm.
Si bien el comportamiento hídrieo de la vermiculita es en cierto modo parecido
al de las perlitas con tamaño de partícula similar, las propiedades químicas y el
comportamiento mecánico de aquella son. por el contrario, bien diferentes.
L a densidad aparente de la vermiculita, una vez expandida, varía entre 0,050 y
0.192 g cm~3, según el tamaño de sus partículas. Es un material muy poroso, lle­
gando su porosidad total a superar el 9 5 % del volumen. Tiene capacidad para rete­
ner agua dentro de los espacios interlaminares, y también entre las partículas indi­
viduales, pero presenta una retención de agua disponible muy baja (< 10% vol.) y
una elevadísima capacidad de aireación (> 5 0 % vol.).
E l pH de la vermiculita es neutro, si bien debido a la presencia de impurezas de
naturaleza magnésica puede llegar a presentar una reacción débilmente alcalina. La
capacidad de intercambio catiónico es elevada, entre 90 y 150 m e 100 g 1, y muy
similar a la de muchos materiales orgánicos, como, por ejemplo, las turbas. M u­
chas vermiculitas contienen del 5 al 8 % de potasio asimilable, y del 9 al 12% de
magnesio, también asimilable. En consecuencia, se pueden reducir sensiblemente
las fertilizaciones magnésica y potásica, cuando se cultive sobre vermiculita. No
adsorbe C L . S 0 42 ni N O ,', pero puede llegar a adsorber cantidades importantes de
P 0 43', que queda fuertemente fijado y en condición de no disponible para la planta.
Este sustrato es también capaz de fijar grandes cantidades de amonio. Este nitró­
geno, sin embargo, puede quedar como asimilable, después de pasar por la activi­
dad de las bacterias nitrificantes.
Se trata, por tanto, de un material con una elevada capacidad tampón, siendo
además muy activo desde el punto de vista físico-químico.
Se degrada física (fragmentación y exfoliación) y químicamente (contracción
de las láminas después de la adsorción preferencial de amonio y potasio), colap-
sándose y disminuyendo su capacidad de aireación. En consecuencia, el medio de
cultivo se vuelve asfixiante y su duración es limitada.

4.2.9. N u evo s m ateriales u tilizados co m o s u s tra to s o co m p o nentes


d e lo s s u s tra to s en el cu ltivo sin suelo.
M ateriales altern a tivo s y/o su stitu tivo s

E l cultivo sin suelo encuentra dos aplicaciones de importancia, como técnica


de producción comercial, en el cultivo en sustrato de plantas ornamentales en con­
tenedor y en el cultivo hidropónico de hortalizas. En ambos campos de aplicación
se vienen produciendo cambios significativos en los materiales utilizados como
sustratos o componentes de ios sustratos de cultivo (Abad, 1995; Abad el al.. 1997;
Abad y Noguera, 1998).

C u ltiv o e n s u s tra to d e p la n ta s o rn a m e n ta le s

Entre los diferentes materiales empleados en la formulación de los medios de


cultivo de las plantas ornamentales en maceta, las turbas Sphagnum han sido los

141
más importantes y más ampliamente utilizados durante muchos años. Sin embargo,
se ha emprendido una activa búsqueda de materiales alternativos y/o sustitutivos de
estas turbas en numerosas partes del mundo, siendo sus principales razones: I ) El
elevado precio de la turba hortícola de calidad, particularmente en países sin recur­
sos locales de turba Sphagnum, y 2) Su cuestionable disponibilidad futura por mo­
tivos ecológicos, ya que las reservas de turba no son renovables e intervienen, ade­
más, como potentes centros sumidero del C 0 2 atmosférico.
Esto ha conducido a la utilización de materiales orgánicos alternativos y/o susti­
tutivos de las turbas, particularmente autóctonos y con una disponibilidad loca. En
este contexto, y con objeto de proceder a la transformación ecológica y al reciclado
de los materiales de desecho, numerosos residuos y subproductos agrícolas y
agropecuarios, forestales, industriales, urbanos, etc., están siendo utilizados con
éxito como componentes de los sustratos de cultivo. Como han demostrado múlti­
ples investigaciones llevadas a cabo durante los últimos años, el sector profesional
de los sustratos de cultivo es capaz de aprovechar muchos materiales que son resi­
duos o subproductos de nulo o escaso valor económico, facilitando así una demanda
creciente de materiales de desecho y revalorizando, a la vez, dichos productos.
Por otra parte, se están introduciendo en el mercado español algunos residuos y
subproductos ya conocidos y utilizados como sustratos de cultivo en otros países.
Entre éstos merece destacarse la fibra de coco, un residuo orgánico agroindustrial
de origen tropical (ver capítulos 18 y 19). Se genera después de que el mesocarpo
fibroso del fruto del coco (Cocos nucífera ) ha sido procesado para extraer las fibras
más largas, las cuales se destinan a la fabricación de cuerdas, esteras, cepillos, etc.
E l tratamiento industrial de la fibra del coco genera cantidades elevadas de polvo y
fibras cortas como residuo. Desde hace unos años, el residuo de la fibra de coco se
viene utilizando con éxito como componente orgánico alternativo de la turba
Sphagnum en los medios de cultivo de las plantas ornamentales en maceta, y en
otras aplicaciones de los cultivos sin suelo. E l residuo de la fibra de coco se genera
y acumula en los países tropicales, siendo Sri Lanka el principal productor de sus­
tratos de cultivo mediante el reciclado de dicho residuo orgánico.
Con objeto de conocer las características de este nuevo material, se estudiaron
las propiedades físicas, físico-químicas y químicas de trece muestras de fibra de
coco procedentes de Costa Rica (3 muestras), India (1), Méjico (4), Sri Lanka (2) y
Tailandia (3). con diferente presentación, color, tamaño de las partículas, etc. Se
encontró una gran variabilidad en las propiedades entre las diferentes muestras es­
tudiadas (Tabla 4.10), que está probablemente relacionada con diferencias en la va­
riedad cultivada, el estado de maduración del fruto, el medio edáfico, el procedi­
miento industrial seguido para la obtención de la fibra, la edad del residuo, etc. La
textura (índice de grosor) varió desde muy fina hasta muy gruesa. L a fibra de coco
es un material ligero y presenta una porosidad total muy elevada, por encima del
93% (vol.). Es de destacar que este residuo retiene cantidades aceptables de agua
fácilmente disponible al tiempo que está bien aireado. Las relaciones aire-agua es­
tuvieron lineal y estrechamente relacionadas con el tamaño de las partículas. L a fi­
bra de coco se contrajo poco cuando se dejó secar. E l pH osciló entre 4,76 y 6.25.
La conductividad eléctrica varió entre 0.39 dS m 1 y 6.77 d S n r ', situándose el va-

142
T A B L A 4.10
Intervalo de variación y valor mediano de las propiedades físicas, físico-químicas y
químicas de trece muestras de fibra de coco con orígenes diferentes,
en comparación con una turba Sp h ag n u m '

Fibra de coco Turba


Intervalo Mediana Sphagnum ‘
Propiedad

índice de grosor (% )y 11-66 34 63


Densidad aparente (g cm ') 0,020-0,094 0,059 0,084
Espacio poroso total ( % vol.) 93,8-98.7 96,1 94,2
Capacidad de aireación (% vol.) 22,2-90.5 44.9 41.2
Agua fácilmente disponible (% vol.) 0,7-36.8 19.9 22.5
Agua de reserva (% vol.) 0.1-7.8 3.5 4.4
Capacidad de retención de agua {m i. L ‘ sustrato) 110-797 523 620
Contracción (% vol.) n.d.'-28 14 13
pH (pasta saturada) 4,76-6.25 5.71 3,17
Conductividad eléctrica
(extracto de saturación, d S m ') 0,39-6,77 3.52 0,21
Capacidad de intercambio catiónico
(me 100 g ') 31-97 61 100
Materia orgánica total (% ) 88,6-95,7 93.8 97,9
Relación C/N 74-194 132 48
Elementos asimilables:
{ppm en el extracto de saturación)
N-NO, n.d.-l,7 0.21 0.80
N-NH/ n.d.-l,8 0.14 7.4
l> 7.4-104 41 1.7
K* 115-2343 956 10
Ca2* 6.9-1 14 26 27
Mg2* 2.6- 59 20 4.4
Cl 27-2242 1.085 22
s o 42- 2.5-314 23 20
Na* 25-294 137 10
' Turba Sphagnum rubia finlandesa débilmente descompuesta.
> r/i en peso de partículas con 0 > 1 mm.
' No detectable.
F uente: A b a d e t a!. (1 9 9 7 ).

lor de dicha propiedad alrededor de 1.6 dS ni 1 en las muestras de Sri Lanka. El in­
tervalo de variación de la capacidad de intercambio catiónico corrió entre 3 1 me
100 g~‘ y 97 me 100 g~'. L a relación C/N fue marcadamente superior a la de la
turba Sphagnum, alcanzándose en algunos casos valores superiores a 190. Los ni­
veles de los nutrientes asimilables fueron bajos, excepto para fósforo y potasio.
Este último se presentó en cantidades elevadas, superándose en alguna muestra las
2.300 ppm de K * en el extracto de saturación.
En la tabla 4.11 se presenta un listado de los residuos y subproductos genera­
dos en diferentes actividades de producción y consumo, los cuales son susceptibles
de utilizar como sustrato o componentes de los sustratos en el cultivo sin suelo.

143
T A BLA 4.11
Materiales residuales y subproductos orgánicos generados en diferentes actividades
de producción y consumo, susceptibles de ser utilizados como sustratos
o componentes de los sustratos de cultivo

Actividad Residuo/subproducto
Explotación agrícola Compost de champiñones ya utilizado, pajas de cereales, restos de
poda. etc.
Explotación forestal Cortezas de árboles, pifias de desecho, residuos del corcho, serrín
y virutas de la madera, tierra de bosque, etc.
Explotación ganadera Estiércoles, gallinaza, pieles y lana. etc.
Industria agroalimentaria Cascarilla de arroz, fibra de coco, Iodos de alpechín, orujos de uva
y de aceituna, residuos de café y de cacao, restos de frutas y
hortalizas, etc.
Industria papelera Lodos de papelera
Industria textil Algodón, fibras aerificas, lana, etc.
Núcleos urbanos Lodos de depuración de aguas residuales, residuos sólidos
urbanos, restos de poda de jardinería urbana, etc.
F u em e: A b a d e l al. (1997).

C u ltivo h id ro p ó n ic o de h o rta liza s

Durante estos últimos años se viene mostrando un marcado interés por el me­
dio ambiente, lo que ha facilitado el estudio del impacto ambiental de la actividad
agraria sobre la atmósfera, el suelo y las aguas (superficiales y subterráneas).
Los agentes más contaminantes en la industria del cultivo sin suelo, son: I ) La
lixiviación de los elementos fertilizantes, especialmente en los sistemas abiertos, 2)
El vertido de los residuos y los materiales de desecho, 3) La emisión de productos
fitosanitarios, y 4) L a emisión de gases y el consumo extra de energía, como con­
secuencia de la calefacción, la desinfección, etc.
El mayor problema de residuos en el cultivo hidropónico lo constituyen, sin
duda, los residuos de los materiales utilizados como sustratos. Los materiales mi­
nerales transformados o tratados industrialmente, y muy especialmente la lana de
roca, presentan problemas graves de eliminación de sus residuos — una vez que ha
finalizado su vida útil— , al no ser biodegradables. Desde el punto de vista me­
dioambiental los criterios más importantes para la elección de un material como
sustrato en el cultivo sin suelo de hortalizas, son: I ) Su durabilidad, y 2) Su capaci­
dad para ser reciclado posteriormente. Debería limitarse o restringirse el uso de
materiales con una breve vida útil (1 ó 2 años), aunque se disponga de las técnicas
de reciclado para los mismos.
Los problemas ambientales originados por la eliminación de los residuos de
los sustratos transformados o tratados, han obligado a la búsqueda de nuevos
materiales alternativos o sustitutivos, menos agresivos con el medio ambiente,
muchos de los cuales son residuos orgánicos biodegradables, no contaminantes.
La literatura internacional ha acuñado nuevos términos para estos sustratos, que
son poco agresivos con el medio ambiente: Ecológica! grow ing media, envi-

144
ronm entally so u n d substrates, ecologically fr ie n d ly substrates, etc. De este
modo se están poniendo en práctica, en diferentes partes del mundo, sistemas de
cultivo sin suelo de hortalizas, que utilizan residuos orgánicos, frescos o com­
postados, en forma pura o en mezcla, tales como: corteza de árboles (pino,
p. ej.), fibra de coco, fibra de madera, serrín y virutas de la madera, etc. Por otra
parte, algunos residuos industriales de naturaleza inorgánica o mineral, están
siendo también utilizados localmente como sustratos en el cultivo sin suelo: es­
corias cristalizadas de horno alto (País Vasco), estériles del carbón (Asturias),
etc. Estos últimos se generan como consecuencia de la explotación de pozos y
minas de hulla y antracita.
Finalmente, señalar que el rápido crecimiento de la industria de los plásticos ha
favorecido el uso como sustratos de algunos materiales orgánicos sintéticos, como
el poliuretano expandido reciclado. Se obtiene a partir de los residuos de la indus­
tria de la espuma de poliuretano y presenta una gran durabilidad en condiciones de
cultivo en campo, hasta unos 10 años.
Se puede obtener una información más detallada sobre las características y pro­
piedades de todos estos nuevos materiales alternativos y/o sustitutivos en Raviv el
al. (1986), Moinereau el al. (1987). Bunt (1988), PAO (1990). Handreck y Black
(1991). Resh (1992). Burés (1997) y Noguera el al. (1997).

4.2.10. Mezcla y form ulación de los su stra to s de cultivo

P rin c ip io s de la s m ezclas

Raramente un material reúne por sí solo las características físicas, químicas y


biológicas más adecuadas para unas determinadas condiciones de cultivo. En la
mayoría de los casos será necesario mezclarlo con otros materiales, en distintas
proporciones, para adecuarlo a las condiciones requeridas.
Cuando se mezclan materiales con diferente tamaño de partículas, el volumen
final es generalmente inferior a la suma de los volúmenes de los materiales origi­
nales. Además, cuanto mayor sea la diferencia entre los tamaños de las partículas,
mayor será la reducción del volumen en la mezcla. A l mezclar dos materiales con
distinta granulometría, el material con granulometría más fina ocupa los vacíos
existentes entre las partículas del material con granulometría más gruesa, dando lu­
gar a una reducción en el volumen de la mezcla y en su porosidad.
Se denomina «proporción umbral» a aquella proporción de dos o más materia­
les que hace que la porosidad de la mezcla sea mínima. L a existencia de la propor­
ción umbral determina que las propiedades físicas de los sustratos no sigan relacio­
nes lineales al mezclar materiales distintos, no siendo posible determinar «a priori»
las propiedades de una mezcla a partir de los materiales originales, tanto más,
cuanto mayor sea la diferencia entre los tamaños de sus partículas.
Siempre que se mezclen dos o más materiales, deberá prestarse una especial
atención a la homogeneidad de la mezcla resultante, con objeto de obtener mezclas
lo más homogéneas posibles.

145
M e tod o lo gía de la fo rm u la c ió n

En primer lugar, los materiales constituyentes de la mezcla deben llevarse hasta


una humedad del 50-60% (en peso). Si los materiales son muy hidrofóbicos. se
añadirá un mojante (tipo tensoactivo o detergente agrícola).
Se determinará el volumen total necesario del sustrato así como también el vo­
lumen de cada uno de los componentes de la mezcla. Conviene incrementar éste úl­
timo volumen en un 20%, aproximadamente, para evitar los efectos de la reducción
del volumen. Se evitará la incorporación de un número elevado de materiales (óp­
timo de 2 a 4). con objeto de que la mezcla sea homogénea y viable económica­
mente.
Se realizarán las enmiendas de pH necesarias en aquellos materiales que no po­
sean un pH adecuado para el cultivo, encalándolos o acidificándolos, según sea el
caso.
A continuación, se mezclan los componentes. Posteriormente, se añaden los
macronutrientes, se vuelve a mezclar, y se incorporan los micronutrientes. Final­
mente, el sustrato se deberá volver a mezclar.
No es recomendable incorporar abonos de liberación lenta ni urea, si el sus­
trato ha de almacenarse durante un tiempo prolongado. Durante el período de al­
macenamiento, estos abonos pueden liberar nutrientes o modificar el pH, pu-
diendo llegar a crear unas condiciones que se convierten en tóxicas para la planta
(fitotoxicidad).

4.3. Evaluación agronómica de los sustratos de cultivo

4.3.1. Introducción

Las características más importantes de un material, para ser utilizado como


sustrato o componente de los sustratos de cultivo, se clasifican en: físicas, fisico­
químicas, químicas y biológicas.
La caracterización física permite conocer el reparto de las distintas fases (ma­
terial sólido, aire y agua) en el entorno radicular y. con ello, se pueden establecer
los criterios para la aplicación del agua mediante la técnica del riego. L a caracteri­
zación físico-química y química estudia los parámetros relacionados con la dispo­
nibilidad y el movimiento de los nutrientes en el sustrato, lo que permite establecer
los programas de fertilización. L a caracterización biológica examina la estabilidad
biológica del material, así como también la presencia de componentes con propie­
dades estimuladoras del crecimiento vegetal, fitotóxicas, etc.
Por último, la caracterización o evaluación agronómica estudia la respuesta de
la planta a un sustrato de cultivo determinado, teniendo en cuenta: l ) Las carac­
terísticas específicas del material vegetal utilizado, 2) Las propiedades físicas, fí­
sico-químicas. químicas y biológicas del sustrato, y 3) El manejo de dicho sustrato
(contenedor, riego y fertilización). De esta forma, se integra el conjunto sustrato-
manejo en la respuesta final de la planta. Se puede decir que los métodos utilizados

146
cu la caracterización de las propiedades físicas, físico-químicas, químicas y bioló­
gicas de los sustratos son de tipo analítico, mientras que en el caso de la carac­
terización agronómica, el procedimiento es de síntesis.
Como ya se ha indicado al principio de este capítulo, la finalidad de cualquier
sustrato de cultivo es producir una planta/cosecha de calidad y abundante en el más
corto período de tiempo, con los más bajos costes de producción. En adición, la ob­
tención y la eliminación del sustrato, una vez haya sido utilizado, no deberían pro­
vocar un impacto medioambiental de importancia.

4.3.2. La evalu ació n ag ro n óm ica de los su strato s de cultivo

La evaluación agronómica de los sustratos de cultivo pasa por diferentes etapas


(Abad el al., 1993) (figura 4.3):
a) la caracterización del material.
b ) el estudio crítico de sus propiedades,

EST U D IO C RÍTICO DE L A S
P R O P IE D A D E S

1Niveles estándar/de referencia

E N S A Y O S DE M E JO R A D E LA S
C R E C IM IE N T O V E G E T A L P R O P IE D A D E S

• Seleccionar especies testigo Métodos sencillos


• Diseñar manejo: contenedor, riego y —► compostaje
fertilización —► lixiviación de sales
• Evaluar crecimiento y desarrollo de la —► mezcla con otros materiales
planta V - * e tc .

F ig u ra 4.3. Uva litación agronóm ica de los sustratos de cultivo.

147
c) la mejora sencilla, en su caso, de dichas propiedades y, finalmente,
d) la realización de ensayos de crecimiento vegetal.
Todas estas etapas se desarrollan ampliamente a continuación.

4.3.3. La caracterización del sustrato y el estudio crítico de su s


propiedades

La primera etapa de la evaluación agronómica de un sustrato de cultivo es la


caracterización del mismo, determinándose sus propiedades físicas, físico-quími­
cas, químicas y biológicas. Las propiedades de los materiales son factores domi­
nantes, que determinan el manejo posterior del sustrato (ver sección 4.1).
La metodología analítica para la determinación de las propiedades de los sus­
tratos de cultivo y su discusión, han sido abordadas por otros autores (Ansorena.
1994; Cadahía y Eymar. 1993; Martínez, 1993).
Posteriormente, dichas propiedades deberían estudiarse críticamente, compa­
rándolas con las del sustrato «ideal».
En las tablas 4.12 y 4.13 se presentan los niveles estándar o de referencia de las
propiedades físicas y químicas más importantes de los sustratos de cultivo.

TA BLA 4.12
Niveles óptimos de las propiedades físicas de los sustratos de cultivo

Propiedad Nivel óptimo


Tamaño de partícula (mm ) 0.25-2.50
Densidad aparente (g c m 2) <0.4
Espacio poroso total (% vol.) >85
Retención de agua ( % vol.) a:
— 10 cm de c.a. 55-70
— 50 cm de c.a. 31-40
— 100 cm de c.a. 25-31
Capacidad de aireación ( % vol.) 20-30
Agua fácilmente disponible ( % vol.) 20-30
Agua de reserva ( % vol.) 4-10
Agua total disponible ( % vol.) 24-40
Contracción ( % vol.) <30
Fuente: A b a d e l al. ( 1993).

Si bien dichos niveles pueden variar en función de las exigencias de la especie


vegetal, el medio ambiente, las prácticas de manejo, etc., los intervalos que se pre­
sentan en las mencionadas tablas constituyen un excelente punto de referencia a la
hora de llevar a cabo la evaluación agronómica de los sustratos.
En la tabla 4.14 se muestran los valores límite de concentración de los metales
pesados en los materiales utilizados como sustratos de cultivo.

148
T A BLA 4.13
Niveles óptimos de las propiedades físico-químicas y químicas de los sustratos de cultivo

Propiedad Nivel óptimo


pH (pasta saturada) 5.2-Ó.3
Conductividad eléctrica 0,75-1,99
(d S m extracto de saturación)
Capacidad de intercambio catiónico (m e 100 g 1):
Fertirrigación permanente Nula o muy baja
Fertirrigación intermitente >20
Cenizas (% ) <20
Materia orgánica total (% ) >80
Relación carbono: nitrógeno (C/N) 20-40
Nutrientes asimilables (ppm . extracto de saturación)
N-NOr 100-199
N-NH/ 0-20
P 6-10
K* 150-249
Ca2* > 200
Mg2* >70
Fe 0,3-3,0
Mn 0,02-3,0
Mo 0,01-0,1
Zn 0,3-3,0
Cu 0.001-0.5
B 0,05-0,5
Fuenie: Abad el al. (1993).

T A B LA 4.14
Valor límite de concentración de los metales pesados en los materiales utilizados
como sustratos de cultivo

Valor límite {ppm)


Metal Para Hortalizas Para Ornamentales
Zn 1.000 1.500
Cu 100 500
Pb 600 1.000
Cr 150 200
Ni 50 100
Co 50 50
Hg 5 5
Cd 5 5
Fuente: Abad el al. (1993).

4.3.4. L o s b io en sayo s de germ in ación com o m étodos rápidos para


evalu ar la calidad de los su stra to s de cultivo

Estos ensayos biológicos son de gran utilidad en la evaluación agronómica de


los sustratos, ya que existe una estrecha relación entre los resultados obtenidos y la
potencialidad hortícola de los mencionados sustratos de cultivo.

149
La utilización de materiales inadecuados, con propiedades físico-químicas y
químicas desfavorables para cl crecimiento vegetal (salinidad elevada, presencia de
ácidos alifáticos de cadena corta, amoníaco, fenoles, etc.), resulta en la inhibición
de la germinación de las semillas y la reducción del crecimiento de la radícula.
Un buen bioensayo debe reunir las siguientes características: a) ser simple,
sencillo y fácil de manipular con una instrumentación elemental; b) ser rcpctible,
reproducible; c) ser rápido; y, d) mostrar una sensibilidad elevada.
E l modo de operar de estos bioensayos de germinación consiste básicamente
en obtener un extracto acuoso del material en estudio, incubar las semillas con di­
cho extracto, y evaluar el proceso de la germinación, controlando diferentes pará­
metros (número de semillas germinadas, longitud de la radícula, etc.).
Se han descrito muchos bioensayos en la bibliografía, utilizando semillas de
distintas especies (cebada, judía, lechuga, rábano, etc.), que se incuban en diferen­
tes medios (arena, papel de filtro, etc.).
Entre los diferentes ensayos recogidos en la literatura, merece ser destacado el
de Zucconi et al. (1981a, b). Este bioensayo está siendo utilizado ampliamente
durante estos últimos años y ha sido adoptado oficialmente en Italia. La humedad
del material se fija en el 6 0 % y el extracto acuoso es extraído mediante presión,
recomendándose una exposición de 15 minutos a 250 atmósferas. Semillas de Le-
pidium sativum L. (berro) son colocadas en placas Pctri de 5 cm de diámetro, con
papel de filtro conteniendo 1 m i del extracto. Se recomiendan 10-15 repeticiones
de 6-8 semillas cada una. Las semillas se incuban durante 24 horas en la oscuridad
a 27° C. Se calcula un «índice de germinación» (IG ) multiplicando el porcentaje
de germinación de las semillas por la longitud media de la radícula (ambos pará­
metros expresados como porcentaje respecto del control — agua destilada/desio­
nizada— ).
Si bien un material con un IG > 5 0 % es considerado como aceptable para ser
utilizado como abono orgánico (Zucconi et al.. 1981 a, b), en el caso de los sustra­
tos de cultivo, deberían considerarse IG s mucho más elevados, en todo caso no sig­
nificativamente inferiores al IG del control.

4.3.5. Mejora, en su caso , de las propiedades del material

En aquellos casos en que las propiedades del material se desvíen significativa­


mente de los valores estándar u óptimos, y las técnicas de manejo aplicables no lle­
gasen a resultar en un comportamiento óptimo del sustrato, se debería proceder a la
mejora de dichas propiedades.
Se deberían diseñar técnicas de mejora sencillas, que no resultasen en unos
costes adicionales elevados.

C om pos taje/envejecim ien to

L a utilización directa de muchos materiales orgánicos frescos, es decir sin tra­


tar, presentan diferentes inconvenientes: fitotoxicidad (por sustancias orgánicas,
por metales pesados, etc.), inmovilización del nitrógeno, deficiencia de oxígeno a

150
nivel de las raíces, etc. Entre los diferentes métodos de adecuación de los materia­
les orgánicos para fines hortícolas destaca el compostaje, que permite su transfor­
mación en un material orgánico maduro y estable, denominado compost, el cual
puede ser utilizado en Horticultura sin efectos negativos sobre la planta (Abad el
al., 1997).
E l «compostaje» se define como el proceso bio-oxidativo controlado, que se
desarrolla sobre sustratos orgánicos en estado sólido, en condiciones de humedad
adecuadas, por la acción de numerosos y variados microorganismos. E l proceso
implica el paso por una etapa termofílica, con producción temporal de fitotoxinas,
generándose, como productos de la biodegradación, dióxido de carbono, agua, sus­
tancias minerales y una materia orgánica estabilizada, libre de fitotoxinas y de pa­
tógenos, y con ciertas características húmicas.
E l compostaje se viene realizando desde hace años según diferentes métodos,
destacándose los sistemas en pilas sobre los métodos que utilizan reactores, por su
menor coste. Dentro del primer grupo, se distinguen los métodos de pila estática ai­
reada (Beltsville, Rutgers) — frente al sistema tradicional de pila móvil o con vol­
teos— , por la mayor rapidez de descomposición de los materiales orgánicos.
E l «compost» se define como el producto que resulta del proceso de compos­
taje y maduración, el cual consta, como ya se ha indicado, de una materia orgánica
estabilizada semejante al humus. Debe ser un producto inocuo y sin sustancias fi-
totóxicas, de modo que pueda utilizarse en Horticultura sin riesgos de daño a la
planta y almacenarse sin que sufra alteraciones posteriores.
L a técnica del compostaje se aplica a multitud de materiales orgánicos, la gran
mayoría de ellos residuos y subproductos, con objeto de adecuarlos como sustratos
de cultivo: cortezas de árboles, lodos de depuración de aguas residuales, orujos de
uva, residuos sólidos urbanos (R .S.U .), restos de poda, serrín y virutas de la ma­
dera, etc.
Se entiende por envejecimiento («ageing») los cambios que ocurren en un ma­
terial orgánico, como resultado del paso del tiempo, debidos fundamentalmente a
factores ambientales, y bajo condiciones poco controladas.
Las toxinas orgánicas (fenoles, resinas, taninos, etc.) e inorgánicas (manga­
neso) de las cortezas de los árboles (pino, pícea, etc.) pueden ser eliminadas o re­
ducidas, envejeciendo dichas cortezas previamente a su utilización como sustrato
de cultivo.
E l envejecimiento del compost ya utilizado en el cultivo del champiñón resulta
en: a) un incremento de la capacidad de retención de agua fácilmente disponible y
de la densidad aparente; y, b) una reducción altamente significativa de la contrac­
ción del volumen y del contenido en N - N H /, todo ello favoreciendo la utilización
de este residuo como sustrato de cultivo.

L ix iv ia c ió n de sales

Si el material a utilizar como sustrato mostrase una salinidad inicial elevada,


debida a la presencia de sales solubles en exceso, debería someterse a lixiviación
controlada.

151
La lixiviación con agua de calidad, aplicando un volumen aproximadamente
igual a 1,5 ó 2 veces la cantidad de agua retenida por el sustrato, corrige el pro­
blema de la salinidad. De acuerdo con esta condición, se han obtenido resultados
altamente satisfactorios lavando la turba negra de las formaciones turbosas litorales
del Levante español, el compost ya utilizado en el cultivo del champiñón, la frac­
ción sólida fibrosa del estiércol vacuno (obtenida tras separación y digestión anae­
robia). etc.

C o rre cció n d e l p H

Si el pH del material estuviera fuera del intervalo recomendado (tabla 4.13),


debería llevarse a cabo la corrección de dicho pH. En el caso de los sustratos áci­
dos, se requiere la adición de cal, caliza, dolomita, etc., con objeto de provocar un
incremento en el pH. E l pH neutro o alcalino de los sustratos básicos puede redu­
cirse mediante la adición de azufre u otros compuestos azufrados (sulfato de alu­
minio. sulfato ferroso, etc.).
Las cantidades de cal o azufre a añadir al sustrato dependen, entre otros facto­
res. de: a) su pH original: b) el pH final deseado; y. c) su capacidad de intercambio
catiónico. siendo las necesidades de enmienda tanto más elevadas cuanto mayor es
la capacidad de cambio del material. En este sentido, una mezcla de turba herbácea
negra y arena (3:1. vol/vol) necesitó, para elevar I unidad su pH. el doble de en­
mienda (caliza + dolomita) que un sustrato compuesto de turba Sphagnum finlan­
desa y arena (3:1. vol/vol), situación que estuvo directamente relacionada con la
mayor capacidad de cambio de la turba negra (Bunt, 1988).
Resulta evidente, por tanto, que un programa racional de enmienda requiere el
conocimiento de la curva de valoración de cada sustrato específico y no debe
guiarse por criterios empíricos.

Mezcla con o tro s m a teriales

Raramente un material reúne por sí solo las características requeridas para unas
determinadas condiciones de cultivo. En la mayoría de los casos será necesario re­
currir a mezclas de varios materiales, en distintas proporciones, con objeto de ade­
cuarlos a las condiciones requeridas.
L a mezcla de un componente (sustrato) con otros materiales naturales, de sín­
tesis o residuales, orgánicos o minerales, tiene un efecto marcado sobre las propie­
dades físicas y químicas de aquél.
La mezcla de los materiales orgánicos autóctonos o alternativos (con dispo­
nibilidad local) con turba rubia, resulta en unas propiedades físicas muy favora­
bles: baja densidad aparente, porosidad total elevada, alta capacidad de reten­
ción de agua fácilm ente disponible, baja contracción, etc. Estos efectos
positivos se han encontrado mezclando turba rubia con turbas negras eutróficas,
con orujo de uva compostado, con compost de residuos sólidos urbanos, con
cortezas de pino compostadas, con compost de lodo de depuradora más corteza
de pino, etc.

152
En adición, la mezcla de la turba rubia con otros materiales orgánicos salinos
y/o básicos, se traduce en una reducción de la salinidad y/o del pH.
En otras ocasiones, la baja capacidad de aireación de muchas turbas rubias se
ha incrementado mediante la mezcla de éstas con otros materiales, tales como ver­
miculita, perlita, cortezas de pino compostada, etc.
Siempre que se mezclen dos o más materiales, deberá prestarse una especial
atención a la homogeneidad de la mezcla resultante, con objeto de obtener mezclas
lo más homogéneas posibles.

4.3.6. E n s a y o s de crecim iento vegetal

La potencialidad de un sustrato de cultivo para producir una planta en condi­


ciones óptimas, es el resultado de la interacción compleja entre distintos tipos de
factores, y, en consecuencia, su calidad sólo puede ser evaluada finalmente me­
diante la realización de ensayos de crecimiento vegetal.
Las aplicaciones básicas más importantes del cultivo en sustrato, son: a) ensa­
yos en semilleros; b) ensayos en contenedor (ornamentales, plantones frutales,
planta forestal, etc.); c) ensayos de hidroponía (planta hortícola de consumo, flor
cortada, etc.); y, d) ensayos de enraizamiento de estacas.
L a realización de ios ensayos de crecimiento bajo condiciones particulares
(aire libre/invernadero, época del año, calidad de las aguas de riego, etc.) exige:
a) seleccionar las especies vegetales a utilizar como planta testigo; h) diseñar las
estrategias de manejo de los sustratos durante el ciclo de cultivo, especialmente los
contenedores, el riego y la fertilización; y, c) evaluar el crecimiento vegetativo y el
desarrollo reproductivo, mediante el control de determinados parámetros.
Los experimentos deberían plantearse según los modelos experimentales, el
número de repeticiones, el tamaño por repetición, etc., señalados por el diseño
estadístico de experiencias, con objeto de obtener resultados consistentes y fia­
bles.
Estos ensayos de crecimiento deberían incluir también sustratos comerciales
como control de referencia.

S elecció n de la s e sp e cie s ve ge tales a u tiliz a r c o m o p la n ta te stig o

Una amplia gama de especies son susceptibles de ser utilizadas como planta
control en los ensayos de crecimiento.
Para ser utilizada como planta testigo, una especie debería reunir las siguientes
características:
a) Disponer de extensa información bibliográfica,
b) Ser fotoperiódicamente indiferente (de día neutro),
c) Ser de crecimiento rápido,
d) Proceder de material vegetal uniforme (híbridos, clones),
e) Ser de fácil cultivo, y
f ) Mostrar una especial sensibilidad a las propiedades que interesa estudiar en
el sustrato.

153
En relación con este último apartado, Handreck y Black (1991) han clasificado
los cultivos hortícolas y ornamentales en diferentes categorías, de acuerdo con su
tolerancia/sensibilidad a la salinidad. L a adaptación de los cultivos ornamentales al
pH del sustrato ha sido presentada por Jiménez y Caballero (1990). Por último,
Johnson (1968) ha recogido las necesidades de aireación en la zona radicular, para
distintas especies ornamentales.

D iseño de las e stra te g ia s de m a n e jo d e l s u s tra to d u ra n te el c ic lo


de c u ltiv o

C o n te n e d o re s

E l crecimiento de las plantas y la calidad de su sistema radicular se ven fuerte­


mente afectados por las características de los contenedores en que crecen aquéllas
(Lemaire el al., 1989).
E l efecto de los contenedores sobre el crecimiento vegetal, viene mediado por:
a) condiciones físicas, que afectan a las relaciones aire-agua del sustrato; y,
b) condiciones químicas, relacionadas con el potencial nutritivo del volumen del
sustrato.
A medida que disminuye la altura del sustrato en el contenedor, se reduce su
capacidad de aireación. Para conseguir un buen drenaje y una aireación óptima, se
deberían elegir contenedores tan profundos como fuera posible, para cada situa­
ción particular.
La sección del contenedor afecta a la calidad del sistema radicular, encontrán­
dose un incremento en dicha calidad con el aumento de la sección.
El volumen del contenedor debe equipararse con el tamaño de la planta. Una
planta grande crecerá más lentamente en un contenedor pequeño que en uno amplio.
Es conveniente comprobar que el tamaño del contenedor no va a afectar a los
parámetros del crecimiento a medir.
En cuanto a la forma del contenedor, ésta debería guardar relación con el tipo
de raíz de la planta a cultivar, que puede ser de crecimiento vertical en profundidad
o de crecimiento lateral y superficial.
Otros factores relacionados con el contenedor (color, material, etc.), pueden
afectar también al crecimiento de las plantas.

Riego

Regar correctamente una planta consiste en aportar el agua según las exigen­
cias de ésta.
En comparación con los cultivos en el suelo, el riego de los cultivos hidropóni­
cos y en sustratos presenta las siguientes particularidades (Lemaire el al., 1989):
a) elevadas necesidades instantáneas de agua por unidad de masa radicular; b) vo­
lumen reducido de sustrato disponible para la planta; c) existencia de una pared
impermeable en la base del sustrato; y, d) importancia relativa de los fenómenos de
advección.

154
Todo lo anterior implica un riesgo de estrés hídrico, el cual debe prevenirse con
un mejor control del riego. Este control se traduce en la regulación correcta del vo­
lumen o dosis de agua a aplicar y de la frecuencia del riego.
Varios factores son decisivos en este control, debiendo ser integrados: a) la de­
manda climática; b) la especie y el estado de desarrollo de la planta; y, c) las pro­
piedades del sustrato. L a demanda climática transpiratoria viene determinada por
la radiación solar y el déficit de presión de vapor del aire ambiente. Esta demanda,
junto con el estado de desarrollo de la planta y su capacidad de respuesta a las con­
diciones ambientales — en términos de resistencia estomática-, son los parámetros
que determinan la respuesta transpiratoria del cultivo. E l sustrato interviene a tra­
vés de su capacidad de retención de agua fácilmente disponible y de su capacidad
de aireación. En función de estos parámetros, la dosis de agua a aportar se calcula
como el producto del agua disponible en el sustrato por el volumen del contenedor.
En la práctica del riego en contenedores, el agua se maneja de forma exceden-
taria, por dos razones: 1) Conseguir uniformidad en la distribución del agua en el
sustrato; y, 2) Evitar, por lavado, la acumulación de sales. Este exceso suele oscilar
entre el 10 y el 30% del drenaje, en función de la época del año, el estado de des­
arrollo de la planta y la calidad del agua de riego.

F e rtiliz a c ió n

E l objetivo de cualquier programa de fertilización es poner a disposición de la


planta un suministro continuo de nutrientes, en cantidades suficientes y bien equi­
librados, con objeto de conseguir el nivel de crecimiento requerido (ver también
capítulos 5 y 7).
La capacidad de fertilización de un contenedor, en un momento dado, depende
de (Lemaire el al., 1989): a) la cantidad de agua, limitada a la capacidad de reten­
ción hídrica del sustrato en el contenedor; y, b) la cantidad de abono disuelto en la
fase acuosa, limitada a una concentración máxima específica para cada planta (ba­
rrera fisiológica).
Las características particulares del cultivo en contenedor requieren una renova­
ción frecuente del potencial nutritivo del sustrato. La técnica de la fertilización
consistirá en determinar la cantidad y naturaleza de los abonos más adecuados,
para mantener el sistema radicular en una solución nutritiva de composición equi­
librada.
La solución al problema de la fertilización de los cultivos en contenedor pasa
por: a) conocer las características del sustrato (físicas, físico-químicas, químicas y
biológicas); b) conocer las necesidades en nutrientes de las especies vegetales, en
las distintas etapas de su ciclo de cultivo; y, c) conocer las características de los dis­
tintos tipos de abonos a utilizar, y su comportamiento en las condiciones de empleo
particulares.
Los métodos de aplicación de los fertilizantes a los sustratos, son: a) de base o
pre-plantación (fertilizantes solubles vs. fertilizantes de liberación lenta o progre­
siva); y, b) a lo largo del cultivo (fertirrigación o fertilización foliar).

155
E v a lu a c ió n d el c re c im ie n to d e la s p la n ta s

La evaluación del crecimiento vegetativo y del desarrollo reproductivo se lle­


vará a cabo controlando (midiendo) los parámetros más adecuados a la hora de es­
timar la respuesta vegetal.
Para la validez de estas determinaciones, es necesario asegurar la igualdad de
las condiciones de exposición a los factores climáticos, tales como radiación, tem­
peratura. humedad, convección, etc. De este modo, y empleando un material vege­
tal homogéneo, se puede conseguir una variabilidad despreciable debida al am­
biente.
Medida del crecimiento y el desarrollo:
A ) Pesos fresco y seco:
A. 1) del total de la planta.
A .2) de los distintos órganos o partes anatómicas (raíz, tallo, hojas, etc.).
B ) índices de crecimiento (R G R . N A R . L A R . etc.).
C ) Caracteres morfológicos y anatómicos (altura de la planta, longitud de los
entrenudos, número de hojas, tamaño de la hoja, número de flores forma­
das, etc.).

C o n tro l de la c u a n tía y la c a lid a d d e la c o s e c h a

A ) Cosecha y sus componentes. Estudio de su variación estacional.


B ) Precocidad. Estudio de la cosecha en otros períodos críticos.
C ) Calidad de la cosecha: cosecha comercializable (por tamaño, por tlsiopa-
tías, etc.).

M e d id a de s ín to m a s d e to x ic id a d

A ) Medida de la reducción del crecimiento.


B ) Medida de cambios de color (cartas de color, contenido en clorofila, etc.).
C ) Medida de índices que puedan asociarse con las características específicas
que interesan estudiar (p.ej.. para la salinidad, el número de estomas por
unidad de área foliar o el contenido de agua por unidad de área foliar).
La elección de una única variable en cada uno de estos grupos supone, por una
parte, la simplificación y el ahorro de trabajo en la evaluación, y. por otra, la pérdida
de una parte de la información. Esta pérdida de información será tanto más grande
cuanto mayor sea la distancia entre la variable elegida y la 1 1 0 considerada. La com­
paración de la simplificación y el ahorro de tiempo con la pérdida de información
proporciona el criterio para establecer el catálogo de parámetros a controlar.

4.3.7. C on clu sión

Las funciones principales de un sustrato de cultivo son proporcionar un medio


ambiente «ideal» para el crecimiento de las raíces y constituir una base adecuada
para el anclaje o soporte mecánico de la planta.

156
E l factor más importante a la hora de elegir un determinado material como sus­
trato de cultivo, es la ausencia de sustancias que sean tóxicas para la planta. Un ele­
vado número de materiales cumplen esta condición y pueden, por tanto, ser utiliza­
dos con éxito, siempre que su manejo esté adaptado a los requerimientos del medio
y de la planta. L a conclusión «... este sustrato particular proporcionó los mejores
resultados desde el punto de vista del crecimiento vegetal», realmente quiere decir
«... este sustrato dio los mejores resultados bajo el sistema particular de manejo
que prevaleció durante el experimento». Un cambio en las prácticas de manejo o un
cambio en el medio ambiente, a menudo, proporcionan resultados completamente
diferentes.

4.4. Bibliografía citada o recomendada

Abad. M. (1995). «Sustratos para el cultivo sin suelo». En: E l C u ltivo d e l Tomate. Coord.
F. Nuez. pp. 151-166. Ediciones Mundi-Prensa. Madrid.
Abad, M.; Noguera, P. (1998). «Sustratos para el cultivo sin suelo y fertirrigación». En: C. Cada-
hía (F.d.), Fertirrig ació n . C ultivos H o rtíco las y O rnam entales. Ediciones Mundi-Prensa, Ma­
drid. pp. 287-342.
Abad. M.; Martínez, P.F.; Martínez, M.D.; Martínez, J. (1993). «Evaluación agronómica de los
sustratos de cultivo». A ctas de H orticu ltu ra, 11:141 -154.
Abad. M.; Noguera, P.; Noguera, V. (1996). Turbas p a ra sem illeros. Junta de Andalucía. Conse­
jería de Educación y Ciencias (Ed.), Sevilla. España, pp. 79-101.
Abad. M.: Noguera. P.; Noguera. V.: Roig. A.: Cegarra. J.; Paredes, C. (1997). «Reciclado de re­
siduos orgánicos y su aprovechamiento como sustratos de cultivo». A ctas de horticultura.
19:92-109.
Ansorena. J. (1994). Sustratos. Propiedades y C aracterización. Ediciones Mundi-Prensa. Ma­
drid. España, 172 págs.
Benoit, F. y Ceuslermans. N. (1990). «The use of recycled polyurethane (PU R ) as an ecological
growing médium». Plasticu ltu re. 88:41-48.
Bragg. N. (1998). G row ing M edia. Grower Books. Nexus Media Limited, Kent. I 10 págs.
Bunt, A.C. (1988). M edia and M ixes fo r Container-Grown Plants. 2A ed. Unwin Hyman Ltd..
London. 309 págs.
Burés. S. (1997). Sustratos. Ediciones Agrotécnicas. S.L.. Madrid. España. 342 págs.
Cadahía. C. y Eymar. E. (1993). «Caracterización química y físico-química de sustratos». Actas
de H orticu ltu ra. 11:19-25.
De Boodt. M.: Verdonck. O.; Cappaert. I. (1974). «Method for measuring the water release curve
of organic substrates». A cta H orticu ltu rae. 37:2.054-2.062.
Escudero. J. (1993). «Cultivo hidropónico del tomate». En: F, Cánovas y J. R. Díaz (Eds.), Curso
Su p erio r de F.specialización Sobre C u ltivo s Sin Suelo. I.E.A./F.I.A.P.A.. Almería, España,
pp. 261-297.
FAO (1990). «Soilless Culture for Horticultura! Crop Production». FAO P la n t Production and
Protection Pa p er No. 101. FAO. Rome, 188 págs.
Handreck. K.A.: Black, N.D. (1991). G row ing M ed ia fo r O rnam ental P lan ts and Turf. New
South Wales University Press. Kensington, Australia. 401 págs.
Jensen. M .H.; Collins, W .L. (1985). «Hydroponic vegetable production». En: Ed. J. Janick, H o r­
ticu ltu ra! Review s. Volunte 7:483-558.
Jiménez. R.: Caballero. M. (1990). E l C u ltivo In d u strial de Plan ta s en M aceta. Ediciones de
Horticultura S.L.. Reus. España. 664 págs.
Johnson, P. (1968). H o rticu ltu raI and A g ricu ltu ra ! Uses o f Saw dust and S o il Amendments. Paul
Johnson. National City. California, U SA . 331 pp.

157
Leinaire, F.; Danigues, A.; Riviére, L.M .; Charpentier, S. (1989). Culturen en Po ts e l Conteneurs.
INRA-PHM Revue Horticole, Paris-Limoges. 184 pp.
María, O.; Martínez, A.; Orozco, R.; Serrano. L.; Martínez, F.X. (1993). «The use of fine-grade
perlites in lettuce bag cultures. II. Physical properties. rheologic effects and productivity».
A cta H orticu ltu rae, 342:339-348.
Martínez, E.; García, M. (1993). C u ltivos Sin Suelo : H o rtalizas en C lim a M editerráneo. Edicio­
nes de Horticultura S.L., Reus, España, 123 págs.
Martínez, F.X. (1993). «Propuesta de metodología para la determinación de las propiedades físi­
cas de los sustratos». A ctas de H o rticu ltu ra. 11:55-66.
Martínez, F.X.; Valero, J.; Marfil. O.; Orozco, R. (1993). «Regresión polinómica para el ajuste de
las curvas de liberación de agua y predicción del contenido de agua en sacos de perlita». A c ­
tas de horticultura. 10:1143-1151.
Moinereau, J.: Herrmann. P.; Favrot. J.C . et Riviére, L.M . (1987). «Les substrats-lnventaire, ca-
ractéristiques, ressources». En: D. Blanc (Ed.), Les Cultures hors So l. 2.a ed. Institut National
de la Recherclie Agronomique (IN R A ), París, Francia, pp. 15-77.
Morard, P. (1995). Les C ultures Vegetales H o rs Sol. S.A .R.L. Publications Agricoles, Agen. 304
págs.
Noguera, P.; Abad, M.; Puchades. R.; Noquera, V.; Maquieira. A.; Martínez, J. (1997). «Physical
and Chemical properties o f coir waste and their relation to plant growth». A cta H orticulturae,
450:365-373.
Penningsfeld. F.; Kurzmann, P. (1983). C u ltivo s H idro pó n icas y en Turba. 2.a ed. Ediciones
Mundi-Prensa, Madrid, España. 343 págs.
Raviv, M.; Chen, Y.: Inbar. Y. (1986). «Peat and peat substitutes as growth media for container-
grown plants». En: Y. Chen y Y. Avnimelech (Eds.), The R o le o f O rg an ic M a tte r in M odern
A griculture, Martinus Nijhoff Publishers, Dordrecht, pp. 257-287.
Resh, H.M. (1992). C ultivos H idropónicas. N uevas Técnicas de Producción. 3.a ed. Ediciones
Mundi-Prensa. Madrid. 369 págs.
Strasburger, E.; Noli, F.; Sehenck, H.: Schimper, A.F.W.: Von Denffer. D.; Ehrendorfer, F.; Bre-
sinsky. A.; Ziegler. H. (1986). Tratado de botánica. 7.a ed. Editorial Marín S.A., Barcelona.
1.098 págs.
Zucconi, F.; Pera. A.: Forte. M.; De Bertoldi, M. (1981a). «Evaluating toxicity of immature com­
post». B io C y c le (March/April). pp. 54-57.
Zucconi. F.; Forte. M.; Monaco, A.; De Bertoldi, M. (1981b). «Biological evaluation of compost
maturity». B io C ycle (July/August), pp. 27-29.

158
PARTE II

, ,
MANEJO: SUSTRATOS FERTIRRIGACIÓN
CUMA Y FITOSANIDAD

159
5 Métodos de riego
y fe rtirrig a c ió n en c u ltiv o sin suelo

M aría del C arm en Salas Sanjuán


M iguel U rrestarazu Gavilán

5.1. Introducción

E l objetivo de cualquier sistema productivo es tener el suficiente control sobre


los parámetros climáticos para obtener una alta calidad y cantidad de producto.
Para conseguirlo es necesario poseer los suficientes conocimientos sobre la res­
puesta de las plantas a los principales parámetros ambientales. Entre éstos, la cali­
dad y cantidad del agua es el más importante al ser esencial para el crecimiento y
desarrollo de las plantas. Además, el agua es también fundamental para la supervi­
vencia económica de los productores de plantas hortícolas puesto que más del 90%
del producto comercial es agua (Cockshull, I998).
Durante el ciclo de cultivo se necesitan determinadas condiciones en el medio que
varían de una especie a otra e incluso entre variedades. Es bien conocido que entre las
necesidades básicas se encuentran el agua, anhídrido carbónico, oxígeno, radiación,
temperatura y elementos nutritivos; y dentro de los procesos fisiológicos y metabólicos
deben tener lugar la fotosíntesis, respiración, absorción de nutrientes y transpiración.
Tanto los elementos climáticos como los fisiológicos mencionados tienen in­
fluencia sobre el desarrollo de las plantas y consecuentemente sobre la producción,
pudiendo convertirse en factores limitantes durante su ciclo productivo.
Este capítulo se centra principalmente en las necesidades hídricas, su relación
con la nutrición mineral — tratados en los capítulos 2, 3 y 7— y su manejo en la
producción de plantas en cultivos sin suelo. Esta materia se tratará especialmente
con relación a los cultivos sin suelo usando sustrato como soporte, ya que los culti­
vos en agua se tratan especialmente en sus capítulos específicos 13, 14 y 15.
E l agua constituye la mayor parte de la materia vegetal y por ello puede ser uno
de los factores limitantes de la producción agrícola. Jolliet el al. (1993) mostraron
que se produce un incremento en el rendimiento del cultivo proporcional al incre­
mento relativo del ritmo de transpiración. De la disponibilidad de agua para la
planta depende, en gran parte, el resultado del cultivo.

5.2. Fenómenos directamente relacionados con el gasto


de agua

Para conocer las necesidades de riego primero es necesario conocer qué varia­
bles influyen en la absorción de agua de un cultivo. En el caso particular de los cul­

161
tivos sin suelo, que asumimos ligados a sistemas de producción protegidos, pode­
mos suprimir variables tales como las aportaciones de agua por precipitación y el
aporte capilar desde la capa freática del suelo. De manera que las variables que in­
tervienen directamente en el gasto de agua se pueden resumir en la absorción di­
recta de la planta, el término particular de drenaje propio de los cultivos en sustrato
con volumen limitado y la evaporación. E l término de evaporación en la mayoría
de los sistemas de cultivo sin suelo también puede suprimirse, aunque su justifica­
ción se desarrollará en apartados posteriores. Los términos que usaremos se pue­
den simplificar en:

G A S T O C U L T IV O = A B S O R C IÓ N D E L A P L A N T A + D R E N A JE
+ E V A P O R A C IÓ N

Ver también el capítulo 9 apartado 9.8.1 y figura 9.11.

5.2.1. A b so rción de la planta

Se puede trabajar en fertirriego con la consigna de que la absorción radical


debe compensar la pérdida de agua por transpiración y el incremento de agua utili­
zada en el crecimiento (agua de constitución). Las plantas utilizan el agua, entre
otros motivos, para mantener la turgencia, transportar los nutrientes y realizar la fo­
tosíntesis.
Las plantas transpiran agua almacenada y/o tomada desde la zona radical a la
atmósfera en función del microclima en el que se encuentre (temperatura de la hoja
y raíz, radiación solar, humedad del aire, velocidad del viento, etc.), la edad de la
planta, morfología y estado fitosanitario de la misma, y de la disponibilidad de
agua en la zona radical.
De forma general, el consumo de la planta o del cultivo podemos dividirlo en
transpiración y agua constitucional.

C O N S U M O P L A N T A = T R A N S P IR A C IÓ N + A G U A C O N S T IT U C IO N A L

Transpiración

La pérdida de agua de las plantas en forma de vapor hacia la atmósfera se co­


noce como transpiración. Es bien conocido desde antiguo que la mayor parte del
agua absorbida por las plantas es perdida por transpiración (> 90%, Boyer, I985).
Ésta se produce, sobre todo, en las hojas, a través de los estomas situados en la cara
inferior, y de la cutícula que las recubre. L a transpiración a través de la cutícula de
las hojas representa del 10 al 3 0 % de la transpiración total. Cuando los estomas es­
tán totalmente cerrados, la transpiración cuticular es la única que se produce
(Fuentes, 1992). Para compensar la pérdida de agua por transpiración, la planta la
absorbe de la rizosfera, produciéndose una circulación de agua a través de ella, lo
que a su vez contribuye a adquirir y le permite transportar a larga distancia me­
diante el flujo xilemático sustancias nutritivas y paralelamente, la evaporación del
agua como resultado de la transpiración produce un enfriamiento de las plantas.

162
Existen numerosos métodos para medir la transpiración, aunque ninguno de
ellos es aplicable directamente en campo. Entre los más utilizados destacan:
• Pérdida de peso de una planta en maceta.
• Peso de vastagos y hojas cortados.
• Método de Freeman (Sutcliffe, 1984).
• Cámara de presión y psicrómetro termopar (miden potencial hídrico de la
hoja).
• Termómetro de infrarrojos (temperatura de la hoja).
• Potómetro (resistencia a la transpiración de la hoja).
• Variaciones físicas y morfológicas (G iu livo y Pitacco, 1993).
Existen multitud de ejemplos que demuestran la importancia de disponer de
una estimación correcta de la transpiración. L a aplicación de una frecuencia de
riego totalmente empírica no permitirá cubrir las variaciones que experimenta la
transpiración en función de las variables climáticas (González-Real, 1996).
E l ritmo de transpiración real del cultivo viene determinado por factores físicos
que determinan la demanda climática (radiación solar, déficit de saturación de va­
por de agua) y un cierto número de factores fisiológicos (la conductancia estomá­
tica, superficie foliar...). Se podría acceder a una evaluación de la transpiración si
se dispone de una estimación del efecto que ejercen los factores involucrados en su
control.
Un modelo de transpiración debería incluir dos términos, uno correspondiente
a la influencia biológica y otro que incluya la influencia física. E l término corres­
pondiente a la influencia biológica depende del estado de los estomas, que a su vez
depende del suministro de agua a la planta, de las condiciones del aire que se en­
cuentra próximo a las hojas, las condiciones de iluminación, ontogenia de la
planta, etc.; y el término físico depende de la temperatura y humedad del aire, y
temperatura de la hoja.
La intensidad de transpiración experimenta como característica una periodici­
dad diurna que está relacionada con varias características ambientales. En general,
la transpiración es baja durante la noche, aumenta con rapidez después del amane­
cer hasta un máximo al final de la mañana o principio de la tarde y luego disminuye
de modo gradual hasta volver al valor de la noche, por ello no debemos presuponer
que el consumo de las plantas en condiciones de campo siga tal simetría en la curva
diaria. De los factores meteorológicos que fluctúan durante el día, la radiación so­
lar parece ser el más estrechamente correlacionado con la intensidad de transpira­
ción (Sutcliffe, 1984), siempre que no existan otros factores limitantes. El nivel de
la transpiración nocturna tampoco es nulo y puede representar una fracción impor­
tante de la transpiración total diaria, sobre todo en invierno, o cuando el nivel de ra­
diación solar es bajo y las noches son largas. E l coeficiente obtenido del cociente
entre transpiración durante la noche y la que tiene lugar durante las 24 horas del
día, en función de la radiación solar varía entre un máximo del 60%, para niveles
de radiación solar bajos, y un mínimo del 10% cuando la radiación es elevada
(González-Real, 1996).
L a transpiración puede variar también de manera brusca en el curso de dos días
consecutivos en función de las condiciones climáticas existentes. Bajo condiciones

163
de elevada radiación, el ritmo de transpiración puede alcanzar niveles tres veces su­
periores a los que alcanza durante un día nublado (González-Real. 1996).
La demanda por transpiración viene determinada básicamente por la radiación
solar (Stanhill y Scholbe, 1974; Baille et al., 1994a; Caballero et al., 1997) y la di­
ferencia de presión de vapor (binomio temperatura-humedad relativa). Como ca­
bría esperar, a mayores valores absolutos de Diferencia de Presión de Vapor (D P V )
el nivel de transpiración aumenta (Zafri y Burrage, 1998). E l aumento en la con­
centración de C 0 2 dentro del invernadero también influye en el grado de transpira­
ción, disminuyéndola (Zafri y Burrage, 1998).
La transpiración puede ponerse en forma de la ecuación de Penman-Monteith,
donde aparecen términos que están en función de la conductancia estomática junto a
otros factores como intensidad con la que el aire se renueva en las inmediaciones de
las hojas, y que deben ser identificadas para cada especie. A su vez es necesario me­
dir los parámetros del clima, que junto a la estimación de los datos relacionados con
la planta, permitirá evaluar la transpiración de la especie (González-Real. 1996).
Es frecuente llegar a pensar que en los cultivos sin suelo la humedad ambiental
es baja porque, como se ha dicho, es muy poca la evaporación en estos agrosis-
tema. Sin embargo, en cultivo intensivo, con temperaturas controladas y niveles
adecuados de fertirrigación, los estomas permanecen comúnmente abiertos durante
períodos más largos aumentando así la absorción de agua y su pérdida por transpi­
ración (ver capítulo 4), por lo que en cierta manera este exceso de humedad am­
biental que se produce compensa la evaporación que existe en cultivo en suelo tra­
dicional. E l resultado final es que los valores de D P V son menores de los que
cabría esperar en este tipo de sistemas sin suelo donde es más baja la evaporación
(ver apartado 5.2.2) pero más alta la transpiración.
E l valor conocido como evapotranspiración potencial de un cultivo (E T P ), se
define como la cantidad de agua perdida en una unidad de tiempo por una área
dada de terreno, de cobertura vegetal escasa y uniforme, que lo cubra por com­
pleto, y con un suministro adecuado de agua en el suelo. La E T P se corresponde
con el máximo valor de evapotranspiración (E T ), que en cultivo sin suelo podemos
sustituirlo por el agua absorbida por un cultivo en unas condiciones similares o
equivalentes donde no existiese una limitación de absorción de agua por no estar
ésta limitada y en la práctica sin tensión mátrica ninguna, características que reúne
un sistema como el N F T (Urrestarazu et al., 1998), puesto que en él no se da eva­
poración, si está correctamente diseñado el sistema y por tanto la planta está en si­
tuación de consumir en cada momento la cantidad máxima de agua que necesita.
Sin embargo, en la práctica, un cultivo de N F T en similares condiciones que otro
con sustrato, pero muy irrigado, puede llegar a absorber menor agua que cuando se
cultiva en sustrato (Urrestarazu et al., 1998), obviamente otro factor limitante es el
que actúa y no la disponibilidad de agua ilimitada de continuo.

A gua c o n s titu c io n a l

La cantidad de agua retenida por una planta, salvo en acuáticas sumergidas, es


solamente una pequeña fracción del total absorbido por las raíces. L a componente

164
de transpiración en el balance hídrico de un cultivo como se ha dicho ya es muy
alto, así por ejemplo se ha estimado para este fin en plantas hortícolas entre 90 y
9 8 % del agua total que absorben para su desarrollo (Sutcliffe, 1984; Boyer, 1985).
A nivel práctico, y con vistas a una aplicación para la gestión del riego, se puede
considerar que, a corto plazo (minutos), el consumo de agua equivale a las pérdidas
por transpiración y que ésta difiere poco del consumo total (transpiración más agua
constitucional).

5.2.2. E vap o ració n

En cultivos en suelo es frecuente hablar conjuntamente de transpiración y eva­


poración, término conocido como evapotranspiración. En el caso de la mayoría de
los cultivos sin suelo o en sustratos, se suele trabajar con las raíces confinadas en
contenedores cerrados con escasa superficie de contacto con el aire que los rodea y,
por tanto, la evaporación es mínima, razón por la que se recomienda sustituir el tér­
mino evapotranspiración por el de transpiración. Esta temática ha quedado cuanti-
ficada por autores como Foucard (1997) que, en sus experimentos con cultivos en
sustrato colocados en sacos, tablas, contenedores tapados, N FT, etc., obtiene que la
evaporación directa con respecto a la transpiración fue de un 3 0 % en el momento
del trasplante, valor máximo que decrece lineal y rápidamente con el desarrollo de
las plantas hasta el valor mínimo del 5 al 10%.

5.2.3. Drenaje

En los sistemas hidropónicos con sustrato y volumen confinado en contenedo­


res está generalizada la práctica de fertirregar hasta obtener un cierto volumen de
disolución nutritiva a través de la(s) abertura(s) del contenedor, a este excedente
producido en cada uno de los riegos se le conoce comúnmente como drenaje, y se
suele expresar en porcentaje con respecto al volumen total aplicado en los fertirrie-
gos en un tiempo determinado.
La importancia del drenaje es principalmente la conveniencia de mantener un
nivel estable de nutrientes en el medio radical, y una distribución homogénea de
los mismos en la rizosfera. L a absorción selectiva de minerales y de agua por las
plantas empobrece el medio en unos iones, cambia la conductividad eléctrica, ele­
vándola o disminuyéndola, y acumula otros iones en exceso, por ejemplo sulfato y
sodio. E l riego en exceso en sustratos, al lavar y homogeneizar la rizosfera, permite
solucionar con facilidad estos problemas. También puede utilizarse para mantener
un contenido óptimo en oxígeno en la disolución del sustrato, disminuir o aumen­
tar la temperatura, y como principal objetivo que haya disponibilidad de agua en el
sustrato a tensiones bajas para facilitar la succión de las plantas (Martínez, 1996)
(ver apartado 5.5 y capítulo 4).
La proporción de drenaje necesaria depende de factores como el ritmo de trans­
piración del cultivo o la calidad del agua y se utiliza normalmente como indicador
de la evolución del cultivo. Desde un punto de vista práctico, es razonable pensar
entre un 10 y un 30%, en función de la época del año, el estado de desarrollo de las

165
plantas y la calidad de agua de riego. Aunque durante el desarrollo del cultivo los
porcentajes de drenaje se pueden modificar con una tendencia lineal decreciente
según los objetivos perseguidos por el agricultor, desde un 75% en el trasplante
hasta aproximadamente un 20% en la fase de recolección como utiliza Bnayahu
(1996), o incluso menores como se verá en un caso práctico en el apartado 5.8.7.
La conductividad eléctrica (C E ) del extracto del sustrato o la C E del drenaje
sería más fiable como indicador del correcto manejo del fertirriego que el por­
centaje de drenaje para cumplir los objetivos de fertirriego. Cuando la C E au­
menta progresivamente a lo largo de los días, significa que la dosis de riego es in­
suficiente, para el cumplimiento de los objetivos, y no permite restablecer las
condiciones deseadas de la rizosfera en el sustrato, es decir uno los objetivos del
riego — ver su apartado— , por consiguiente es necesario aumentar el volumen de
riego hasta conseguirlas. También podría condicionarse al contenido en el sus­
trato o en el drenaje de un elemento, tanto por una concentración que pudiera ser
tóxica como por encontrarse en valores excesivamente bajos, es decir, determina­
dos niveles son en realidad las consignas de fertirriego que harían retroalimentar
cl sistema, ambas formas son más complicadas y poco prácticas para su aplica­
ción directa y rápida.
El volumen de drenaje debe registrarse con una periodicidad de entre I y 3 días
— con media de 24 h de seguimiento— , sobre todo si no se conoce con detalle el
comportamiento de un sistema completo. Incluso, es conveniente medir periódica­
mente la distribución del drenaje que corresponde a cada riego del día, con el fin de
asegurar que tanto el volumen aplicado por riego como la frecuencia permitan ob­
tener un reparto homogéneo a lo largo de la jornada y corregir cualquier desviación
importante (ver apartado 5.8.5).

5.3. Relación entre el consumo de agua y la absorción


mineral

En la producción de hortalizas en sistemas protegidos está muy extendido el


control de los parámetros climáticos. Sin embargo, los sistemas comerciales para el
control de la nutrición no han tenido el mismo grado de desarrollo. El siguiente
paso en la producción intensiva sería mejorar la aplicación de nutrientes y el con­
trol del riego de acuerdo a la edad y estado del cultivo, y a las condiciones climáti­
cas, sin embargo hay que tener muy presente que si bien éste es un objetivo desea­
ble, existe una ilimitada bibliografía al respecto a la que el lector pueda recurrir, en
la práctica afortunadamente como se comentará en el capítulo 7 en los cultivos se
puede conseguir un óptimo de rendimiento gracias a la amplia «flexibilidad» de las
plantas a adaptarse a vivir dentro de unos relativamente amplios niveles de nutrien­
tes y equilibrios entre ellos. De cualquier forma sería ideal tener un sistema inyec­
tor que nos permitiera controlar la inyección de cada elemento individualmente
para cada tipo de cultivo, condiciones climáticas, e interés del productor. Los pro­
gramas de fertirrigación deberían ser ajustados regularmente a los cambios en las
necesidades nutricionales de los cultivos.

166
Si nos centramos en la estimación de la nutrición mineral, subsisten actual­
mente una serie de lagunas al carecer de conocimientos científicos como son la im­
portancia de la nutrición mineral día/noche en el crecimiento de la planta, la rela­
ción entre el consumo de agua y la nutrición mineral a corto y a largo plazo, etc. La
mayor parte de la información disponible al respecto trata estos aspectos solamente
a largo plazo (semana, mes) y se basan en relaciones empíricas establecidas entre
el consumo de agua y el consumo de elementos minerales. No obstante, la validez
de estas estimaciones puede fallar incluso a largo plazo, bajo condiciones de estrés,
ya que estas afectan más negativamente a la nutrición mineral que al consumo de
agua (González-Reai, 1996). Las relaciones que existen entre la absorción mineral
y el consumo de agua son complejas y reflejan la dificultad para disponer de una
estimación fiable de ambos para aplicarlo posteriormente al manejo de la fertirri-
gación. Desde que Hasselbring (1914) o Kiesselbach (1916) abrieron esta temática
hasta la actualidad siguen sin existir respuestas concluyentes. Autores como Mars-
chner en sucesivas ediciones afirma que la transpiración no afecta a la nutrición
mineral en 1990, mientras en la edición de 1995 añade a la frase la componente
«...o sí». L a dificultad de emitir una relación indiscutible es debida a la imposibili­
dad práctica de controlar los parámetros que afectan a un agrosistema en campo y,
aunque así fuera, las interrelaciones son tan complejas que de hecho sólo se miden
con carácter experimental bajo determinadas condiciones y así consecuentemente
se pueden encontrar resultados en una u otra dirección en función de esas propias
condiciones del desarrollo de cultivo.
Aunque sólo el 1% del peso total de las plantas es de nutrientes inorgánicos, la
aplicación de fertilizantes es crítica por su influencia en el crecimiento y desarrollo
de los cultivos, y en la cantidad y calidad de los frutos, esta temática fue recogida
en el capítulo 2 y 3, por lo que en este apartado sólo trataremos algunas de las con­
sideraciones que se pueden plantear entre la interrelación que existe entre la absor­
ción de varios nutrientes y la proporción de agua consumida por las raíces, ya que
esta relación puede afectar al logro de los objetivos del riego que se verán en el
apartado 5.5, numerados como 1 y 5.
E l consumo de nitrógeno está muy relacionado con el consumo de agua, y por
lo tanto con la intensidad luminosa y la temperatura, siendo poco importante la
temperatura del medio radical (Papadopoulos, 1998). Otros autores opinan que el
consumo de N no se ve afectado por los cambios de C E de la disolución nutritiva y
tampoco por las variaciones de D P V (Bellert el al., 1998), asumiendo que el con­
sumo de N es independiente del grado de transpiración (Triboi-Blondel, 1979; Pan
e t a i , 1987; Tanner y Beevers, 1990; Le Bot y Kirkby, 1992; Andriolo, 1995). An-
driolo (1995) al estudiar a corto plazo la dinámica de absorción de nitratos parece
desvinculada de la absorción de agua bajo condiciones en las que se maneja bajo
invernadero, mientras que los cambios de higrometría del aire sí afectaban a la tasa
de transpiración. E l aumento del nivel higrométrico del aire mediante nebulización
no afectó al proceso fotosintético ni tampoco a la absorción de nitrato pero sí re­
dujo de manera drástica la tasa de transpiración. En cambio González-Real (1995)
sugiere que el manejo de la humedad del aire guarda una fuerte correlación entre la
fotosíntesis y la absorción de nitratos, y también desvincula a esta última del pro­

167
ceso de iranspiración. Este tipo de respuesta plantea a efectos prácticos un cierto
número de interrogantes acerca de las estimaciones que se deben aplicar al manejo
del fertirriego en el caso de suministraren igual proporción este elemento y el agua
que los transporta y que es consumida en distinta proporción. La absorción de ni­
trato durante el período nocturno es significativa (L e Bot. 1994; Urrestarazu,
1996). Por otro lado en estas consideraciones es muy importante la variación que
se experimenta en la demanda de N a lo largo de los diferentes estadios fonológicos
como se comentó en el capítulo 3 y que coincide en detalle con la descripción que
hace Sheen y Hsu (1996) donde nos dicen que el consumo total de nitrato es mayor
durante la etapa de polinización, seguido de la etapa de maduración de los frutos,
desarrollo de los mismos y. por último, en la etapa vegetativa.
Con relación al fósforo la tendencia de su absorción expresada en planta y día
por etapas de desarrollo muestra la misma tendencia que el nitrógeno (Sheen y
Hsu, 1996).
La absorción de potasio frente a los estados de desarrollo también fueron mos­
trados en el capítulo 3 y según los mismos autores (Sheen y Hsu, 1996) su absor­
ción diaria por planta y por etapas de desarrollo presenta los mayores niveles en las
etapas de polinización y cuajado de frutos, y durante el desarrollo de los mismos,
disminuyendo en la etapa de maduración y aún más en períodos vegetativos (Sheen
y Hsu. 1996). Los niveles de potasio son particularmente importantes en el mo­
mento del trasplante para el control del crecimiento, y posteriormente para preve­
nir los desórdenes nutricionales durante la maduración de los frutos. La relación
entre el K y el N se utiliza para el control del crecimiento, si la relación es alta el
crecimiento es más lento. Problemas en la calidad de los frutos, principalmente en
tomate, están asociados a niveles bajos de K y en ocasiones pueden contrarrestarse
con altos niveles de K en la disolución de fertirrigación. Se producen reducciones
en el rendimiento del cultivo si los niveles de K son muy elevados, cuando el K:N
en la solución nutritiva es demasiado alto, o cuando ambos ( K y N ) son también
elevados. Estas disminuciones en el rendimiento son atribuidas al efecto indirecto
del incremento de la salinidad en el medio de cultivo. Altos niveles de K mejoran el
aspecto y decrece el calibre de los frutos, y reduce la proporción de frutos huecos
en tomate (un desorden asociado con un crecimiento rápido bajo condiciones de
baja iluminación). Sin embargo, muy altos niveles de potasio afectan adversamente
a la calidad de los frutos por una disminución en el consumo de Ca y/o Mg. Su con­
sumo está muy relacionado con la absorción de agua, y por lo tanto con la intensi­
dad luminosa y la temperatura, siendo poco importante la temperatura del medio
radical. Altos niveles de humedad en el ambiente reducen las pérdidas de agua de
las hojas por transpiración, si estas condiciones se mantienen durante varios días,
se producirá un amarilleo de las hojas más altas de la planta, síntoma provocado
por la falta de potasio y calcio en los tejidos en crecimiento.
Es bien sabido que el calcio se desplaza con movimiento acrópcto «a larga dis­
tancia» mediante el flujo xilemático. Por tanto, los factores que afectan directa­
mente al ritmo de transpiración afectarán indirectamente pero de forma notable a la
disponibilidad de Ca en los tejidos distantes de la raíz. Estos factores pueden ser:
bajas temperaturas, altos niveles de salinidad en el sustrato, o una elevada humedad

168
ambiental. Otras condiciones que impiden la absorción de calcio es una elevada
concentración de otros cationes como K \ Na*. M g 2+ y N H 4+. Si por estas u otras
razones el suministro de calcio a los meristemos de tallo o raíz es interrumpido por
un período corto, se producirá una deficiencia localizada, e incluso la muerte de los
mismos. En tomate existen muchas evidencias de que los desórdenes de podre­
dumbre apical ( blossom -end rol, B E R ) están relacionados con las deficiencias en
calcio, sin embargo los factores que influyen en la aparición de B E R son comple­
jos y también están relacionados con el estrés de las plantas por agua. E l consumo
de Ca está muy relacionado con el consumo de agua, y por lo tanto con la intensi­
dad luminosa y la temperatura, siendo poco importante la temperatura del medio
radical. Proporcional mente el consumo total de calcio mantiene la misma tenden­
cia en las distintas etapas de desarrollo que el nitrógeno (Sheen y Hsu, 1996).
En relación al M g algunos autores como López et a!. (1998) observan que su
contenido en las hojas incrementa con valores elevados de D PV. En la práctica, los
problemas de deficiencia de M g sólo suelen aparecer en cultivo sin suelo si está por
debajo de un nivel mínimo, o si se encuentra mal equilibrado con el resto de los ca­
tiones aportados en la disolución nutritiva o pH descontrolado durante un largo pe­
ríodo. E l consumo de magnesio casi no varía dentro de las distintas etapas del cul­
tivo (Sheen y Hsu. 1996).
Sin entrar en consideraciones ecofisiológicas podemos decir que en la práctica,
cuando se estudia a largo plazo la absorción mineral y el consumo de agua, estos
dos procesos aparecen generalmente vinculados, lo cual no quiere decir que no
existan diferencias que se puedan reflejar en determinados problemas, por ejemplo,
en los sistemas cerrados como se explica en el capítulo 8. No obstante, bajo condi­
ciones de estrés, la absorción de elementos minerales se muestra generalmente des­
vinculada al consumo de agua, sugiriendo que ambos procesos no están influencia­
dos con igual intensidad por las condiciones medioambientales. Para niveles de
consumo de agua bajos (inferiores a 12 L planta 1 m es ', Duchein et al., 1994).
existe una clara relación lineal entre la absorción de agua y de macroelementos. Sin
embargo esta relación no se mantiene para valores elevados de absorción de agua,
a niveles superiores a 12 L plantar' mes ', la absorción de elementos minerales dis­
minuye de manera sensible (excepto para el fósforo), indicando que la absorción
mineral está más negativamente afectada por otros factores como la temperatura
del sustrato que por la absorción de agua (Duchein et al., 1994). Recordemos aquí
que la absorción activa de nutrientes por las células de las raíces es el origen de la
presión radical que todos conocemos y que es la responsable del exudado xilemá-
tico de plantas decapitadas, y por tanto independiente de la transpiración del follaje
de una planta.
L a estimación a corto plazo (menos de un día, circadiana) de la absorción de
elementos minerales es compleja y ha sido estudiada recientemente (Urrestarazu,
1996). Estimaciones del consumo de nitrógeno (nitrato) y potasio realizadas en in­
tervalos pequeños de tiempo a lo largo de un día para un cultivo de tomate de­
muestran que están altamente correlacionados con el consumo de agua (r = 0,91 y
0,95 respectivamente) y ambos elementos poseen la misma curva de absorción dia­
ria que el agua, por cada m L de agua consumido por una planta en una hora depen­

169
diendo del momento del día absorbe entre 0,13-0,20 mg de K y 0,1-0,2 de N, a la
vez ambos elementos y el consumo de agua están altamente correlacionados con la
intensidad luminosa (Adams y Massey, 1984) (ver también figura 5.1). Sin em­
bargo, es destacable que la mayor correlación entre el consumo de agua y de N y K
se producen durante el período nocturno y es menor durante los períodos de mayor
transpiración (horas centrales del día).
En un futuro próximo aparecerán modelos capaces de distinguir entre la absor­
ción mineral y la absorción de agua. Por ejemplo, la estimación de la transpiración
en función de la radiación solar y el déficit de saturación del aire, ya se aplica ex­
perimentalmente. Sin embargo, la influencia que ejercen en la absorción mineral la
radiación solar y la concentración de anhídrido carbónico del aire (influencia en la
fotosíntesis) está actualmente en investigación.

□K
£ 25-

H o ra d e l d í a

R (W m -2) HR (% )

T (° C ) D PV x10

Figura 5.1. A rrib a : ritm o d ia rio de absorción de nutrientes, consumo de agua e intensidad
lum inosa en un cu ltivo de tomate de Adam s y M assey 11984).
A bajo: variació n d ia ria de diversos parám etros m icrodim áticos en e l in terio r de un
invernadero tipo A lm e ría: Radiación global IR , eje izquierda), tem peratura (T, eje derecha)
y humedad relativa (H R. eje derecha), la s líneas p aralelas a l eje de abscisa indican
e l intervalo deseado de D éficit de Presión de Vapor (D R V , kPa, eje derecha).

170
No obstante, existen estimaciones de la absorción mineral aplicables a una es­
cala diaria que utilizan la medida de la radiación solar. Este tipo de estimaciones
integran a la vez la absorción mineral de la planta y del sustrato, ya que se han ba­
sado en medidas experimentales de la composición mineral en la solución de
aporte y en el drenaje. En este caso, la absorción mineral se estima en función de la
radiación solar global a partir de relaciones sencillas (Jemaa, 1995). Existen mode­
los de estimación de la absorción (sustratos + plantas de tomate) de macroelemen-
tos (K . Ca. M g, N y P ) en la que el valor de la absorción mineral varía con la con­
centración de la disolución pero depende también del desarrollo del cultivo
(González-Real. 1995).
Se ha observado experimentalmente en tomate que este tipo de estimaciones
puede ser fiable a una escala diaria bajo condiciones de salinidad normal y con
buen manejo del nivel de drenaje (González-Real, 1996). En el caso de elevada sa­
linidad, no puede considerarse que las variaciones de la composición del riego y el
drenaje sean un buen indicador de la absorción mineral de la planta ya que integra
también, implícitamente, la acumulación de sales en el sustrato.

5.4. Factores que afectan al gasto de agua

A la hora de manejar la fertirrigación, el problema que se plantea es como dis­


poner de una previsión fiable del consumo de agua y de elementos minerales. Si
nos centramos en el consumo de agua, los algoritmos más o menos sofisticados que
se utilizan hoy día para el manejo del riego calculan la dosis de riego a partir de una
estimación del flujo de transpiración en función de los parámetros del clima (radia­
ción solar, temperatura y humedad relativa del aire). Sin embargo, este tipo de esti­
maciones no integra las condiciones climáticas y del sustrato susceptibles de indu­
cir situaciones de estrés (temperatura, nivel de salinidad del sustrato,...) y que son
frecuentes en muchas áreas de producción.
Los factores que tienen efecto sobre el consumo de agua en una planta están ¡n-
terrelacionados, de hecho es muy difícil separar el efecto que produce cada uno de
ellos puesto que realmente tienen un efecto global, siempre que ninguno alcance
un valor que sea limitante para el desarrollo normal de la planta. A continuación, se
distinguen los efectos de cada uno de los factores a distintos niveles: sustrato (me­
dio radical), ambiente (parte aérea) y aquellos que dependen de características pro­
pias de la especie o forma de cultivo.

5.4.1. S u s tra to

Las plantas han vivido en su ambiente natural, casi sin excepción, asociadas al
suelo. El suelo provee de cuatro necesidades básicas para las plantas: agua, nu­
trientes. oxígeno y soporte. Con los avances de la ciencia se ha conseguido prove­
erlas de estas necesidades de una forma artificial por medio del cultivo en sustrato
o incluso sin él.
Dentro del medio donde se desarrollan las raíces aparecen tres factores:

I7 l
1. Aquellos relacionados con factores físicos como pueden ser la radiación
solar que actúa aumentando o disminuyendo la temperatura del medio de
cultivo y facilitando o no la disponibilidad para la planta de oxígeno de la
disolución nutritiva (ver apartado 1.4.2).
2. Químicos, según el contenido en sales del medio de cultivo, que evidente­
mente están muy estrechamente relacionados con los anteriores a través de
la presión osmótica radical, C E , etc.
3. Características físicas del sustrato y su influencia en la tensión de reten­
ción del agua (capítulo 4).
4. Factores innatos de la propia raíz, o sea dotación genética de la misma
planta (especie, variedad,...).
Es importante destacar que el tipo de sustrato de por sí — sobre todo si es quí­
micamente inerte— no ¡nteracciona con el consumo de agua de la planta (Nicolás
y Cruisiat, 1991), aunque las características del sustrato deban tenerse en cuenta en
la gestión del riego para el cálculo de la dosis a aplicar, en un ensayo realizado en
melón (Segura el al., 1998) con idéntico manejo del fertirriego con un volumen to­
tal aportado en el ciclo igual, pero con diferente tipo de sustrato el consumo de las
plantas es prácticamente el mismo aunque en el porcentaje de drenaje aparezcan
diferencias entre uno y otro tipo de sustrato (tabla 5 .1).

TA BLA 3.1
Consumo hídrico o aporte suministrado según el tipo de sustrato

Especie Autor, año Tipo de sustrato /,planta 1día ' Observación


Melón (Galia) Segura el til. (1998) Turba negra 0.50 3 6 % drenaje
Turba rubia y negra 0,60 24% drenaje

R adiación solar, tem pe ra tura y d é fic it de oxígeno

El déficit de oxígeno depende de las condiciones térmicas de la disolución nu­


tritiva (ver también apartado 1.4.2) y que dependerá del nivel de radiación externo
del cultivo. Niveles elevados de temperatura están directamente relacionados con
valores elevados de déficit de oxígeno (Gislerpd y Adams, 1983). Por otro lado, la
relación diaria entre el contenido en oxígeno y la radiación solar presenta un claro
fenómeno de histéresis (Gislerpd y Adams, 1983). L a variación del contenido en
oxígeno de la disolución nutritiva está asociada a la actividad respiratoria de las
raíces y depende en mayor o menor medida de la especie (ver figura 1.6). Para un
mismo nivel de radiación solar, el contenido en oxígeno alcanza niveles más bajos
por la tarde que por la mañana como consecuencia de un aumento de la demanda
de oxígeno por la respiración radical, que es consecuencia de un aumento de la
temperatura de la solución nutritiva. E l contenido en oxígeno presenta, además,
una disminución progresiva en el curso de la mañana que es también correlativa
con un aumento de la demanda respiratoria de las raíces a medida que aumenta la
radiación solar, y consecuentemente el nivel de fotoasimilados utilizados como

172
sustratos en el proceso de respiración. De forma general, las deficiencias de oxí­
geno en el medio radical producen un efecto negativo en el crecimiento de las raí­
ces y en el consumo de nutrientes, puntualizando que la falta de oxígeno nocturno
puede ser una de las causas de la podredumbre apical (blosson-end rol) en tomate
por problemas en la asimilación de calcio (Tachihana, 1991). Por razones simila­
res, la temperatura del medio radical debe mantenerse dentro de un intervalo razo­
nable, si la temperatura de la disolución nutritiva es muy baja, la absorción de agua
y nutrientes (Urrestarazu et a i . 2002) se reduce y el crecimiento de las plantas tam­
bién (Moorby y Graves, 1980; Gosselin y Trudel, 1984; Cave, 1991), que unido a
una carencia de oxígeno tiene un efecto negativo en la productividad de los cultivos
(Cockshull, 1998). En esta línea, los experimentos de Cornillon (1987) han dejado
bien patente la relación entre la temperatura del medio ambiental donde están las
raíces y el consumo de agua por las plantas, así como la relación de ambos factores
con la radiación solar (figura 5.2).
Del incremento de las necesidades de oxígeno por parte de las raíces durante la
tarde podemos concluir que sería recomendable aumentar la frecuencia de los riegos
a dichas horas del día, comparativamente a los suministrados en las primeras horas.
En determinadas áreas de producción, niveles de elevada radiación solar vienen
a menudo asociados a una temperatura elevada del sustrato, provocando durante las
estaciones más calurosas situaciones de estrés (déficit de oxígeno en la disolución
nutritiva, elevado nivel de salinidad...). L a temperatura del sustrato puede alcanzar
30° C o más, sobre todo bajo condiciones en las que el escaso desarrollo foliar del

1.000

900

800 _
«5
700 i?
6
600 «
0
O3
500 *

« » !
;0

300 ®
03
200 *

100

Radiación _^_a12"C „ a ) 5«c

Figura 5.2. R elación entre la tem peratura de la disolución nutritiva, consumo de agua
y radiación solar, p a ra un cu ltivo d e tom ate Isegún C ornillon , 1987).

173
cultivo no frena la incidencia de la radiación solar a nivel del sustrato. Estas situa­
ciones tienden a provocar un déficit de oxígeno en la rizosfera, debido a que la de­
manda de oxígeno asociada con la respiración de mantenimiento de las raíces, do­
bla su ritm o cu an do la tem peratura de la so lu ció n aum enta de 10° C
(González-Real, 1996). La temperatura de la disolución nutritiva influye de ma­
nera sensible en la absorción mineral, desarrollo y crecimiento de las raíces (Coo-
per, 1973), atribuyéndosele a la disminución en la asimilación de nitratos (Gan-
more Neumann y Kafkafi, 1980). de fósforo (Hurewits, 1984) o absorción de agua
(Kramer, 1949). E l nivel óptimo de absorción durante el día se sitúa a 25° C (Le
Bot. 1994). En ocasiones el consumo de agua de las plantas de pepino (ver tabla
5.2) puede triplicarse con un incremento de temperatura de 12 a 28° C, aunque a
valores superiores el consumo comienza a decrecer (Daskalaki y Burrage, 1998),
estos hechos están en sintonía con los experimentos mencionados de Cornillon
(1987) señalados anteriormente (ver figura 5.2). Cuando la temperatura radical se
aumentaba de 14 a 26° C, el consumo diario de agua para una planta de tomate se
incrementaba hasta un 30%, con un aumento proporcional en el consumo de Ca
(Ho y Adams, 1995). Aumentos en la temperatura radical contribuyen no sólo a in­
crementar el consumo de elementos nutritivos sino que indirectamente las emisio­
nes de éstos al medio y la C E de los drenajes disminuyen, con lo que la cantidad de
agua utilizada para lavado también puede ser menor (Urrestarazu el al.. 2002).
Sin embargo, cuando la temperatura de la disolución nutritiva aumenta, la
oferta de oxígeno permanece relativamente estable debido a la existencia de dos
efectos físicos antagonistas: la solubilidad del oxígeno disminuye mientras que su
capacidad de difusión aumenta (ver apartado 1.4.1). Esto explica que la demanda
de oxígeno aumente en proporciones superiores a la oferta, generando en el medio
un déficit que puede inducir una inhibición parcial de la apertura estomática, y por
ello una limitación del flujo de transpiración. Por otro lado, la absorción de nitrato
es un proceso energético y depende de la energía suministrada por la respiración de
las raíces. Así, al aumentar la temperatura de la disolución nutritiva, aumentan tam­
bién las necesidades energéticas de la componente de mantenimiento de la respira­
ción radical quedando menos energía disponible para la absorción mineral (Gonzá­
lez-Real. 1996).
La distribución del tamaño de los poros es clave en la aireación del sustrato
(ver capítulo 4), la capacidad de aireación óptima de un sustrato debe oscilar entre
el 20 y el 3 0 % de su volumen total.

C o n te n id o de sales de la d is o lu c ió n de n u tric ió n

Se define como la concentración total de sales solubles presentes en la disolu­


ción del medio de cultivo. E l método más práctico para ajustar el suministro de nu­
trientes en relación a la demanda en sistemas hidropónicos es la medida de la con­
centración total de iones de la disolución expresada como conductividad eléctrica
(C E ) en la zona de la raíz — rizosfera— .
Se puede producir un incremento en la salinidad del sustrato, después de estar
éste colocado en el contenedor, cuando la cantidad de sales aportadas con el agua

174
TA BLA 5.2.
Consumo hídrico o aporte suministrado en función de la temperatura del medio radical

Especie Referencia °C /, p la ñ ía d ú r'

Tomate Comillon (1987) 12 0.96


15 2.06
18 2.45
30 2.34
Pepino Daskalaki y Burrage (1998) 12 1.8
20 3.8
28 5,5
36 5,1

de riego es superior a las cantidades absorbidas por las plantas o las perdidas por li­
xiviación.
En el caso de que se produzca un incremento en el contenido de sales del sus­
trato, las plantas deberán vencer potenciales osmóticos más elevados, si no son ca­
paces de vencerlos éstas se pueden marchitar a pesar de la presencia de agua. Para
C E medias (1,5-3,0 dS m ') la presión osmótica, consecuencia de la presencia de
sales en la disolución nutritiva, se mantendrá dentro de los valores medios reco­
mendados entre 0,5 y 1,0 atm. El valor del potencial osmótico según la concentra­
ción de sales en la solución evoluciona según se resume a continuación (Van lepe-
ren. 1996):

0 dS nr 1 = -0,01 MPa
2,5 dSm = -0,09 MPa
10,0 dS ni ' = -0,36 MPa

Existen ecuaciones donde se pueden obtener directamente a partir de los valo­


res de C E (dS n r 1) los valores del potencial osmótico (kPcí):

Potencial osmótico (P O ) = -42 C E -0,16 C E 2 (Rawlins, 1981)


o
PO (atm) = - C E (ciS n r 1) 0.36

El incremento en la salinidad del sustrato, si se presenta, puede ser prevenido,


o corregido, mediante la lixiviación controlada. En la práctica del riego en el cul­
tivo hidropónico, el agua se maneja produciendo un determinado volumen de dre­
naje con el objeto de evitar, por lavado, la acumulación de sales. Este exceso (dre­
naje) debe variar en función de la época del año, el estado de desarrollo de la planta
y la calidad del agua de riego, debiendo ser modificado en función de los objetivos
perseguidos durante el cultivo (ver apartado 5.2.3).
Elevados niveles de salinidad es uno de los problemas inherentes a los cultivos
sin suelo. La salinidad tiene un gran efecto en las relaciones de agua de las plantas,
un estrés osmótico reduce tanto el consumo de nutrientes como de agua, aunque
tiene repercusiones más negativas en la absorción de elementos minerales, lo que

175
explica que pueda producirse un aumento de la salinidad de la disolución nutritiva
(González-Real. 1996).
Elevados contenidos en sales de las aguas de partida para riegos dificultan en
muchas áreas de producción un manejo racional de los cultivos sin suelo. E l efecto
negativo de la C E tanto en la pasta saturada del suelo, en nuestro caso sustrato, o por
la propia agua de riego con C E elevada es bien conocido. Este efecto ha sido tabu­
lado por investigadores como Ayers y Westot (1976) o Cárter (1981) (ver tabla 5.3),
e incluso han calculado el rendimiento esperado a través de fórmulas como la de
Maas y Hoffman (1977) usando los parámetros descritos en la tabla mencionada:

Y = lO O -B(CEs-A )

donde:
Y = rendimiento relativo ( % ) .
C Es = C E del extracto de pasta saturada en dS m~' a 25° C.
A = salinidad umbral. Nivel máximo de la salinidad promedio en la zona
radical que puede ser tolerado por las plantas, sin afectarnegativa­
mente a su desarrollo.
B = porcentaje en que disminuye el rendimiento por aumento unitario de
C E.

E l comportamiento en relación a la disminución del rendimiento con el uso


de C E s elevadas en las disoluciones de fertirrigación se puede resumir en la fi­
gura 5.3.
E l uso de altas C E s reduce el rendimiento de los cultivos y altera el equilibrio
nutricional de las plantas (Adams, 1991: Stanghellini el ed., 1998; Cockshull,
1998). Según Soria y Cuartera (1998) existe una correlación negativa y altamente

T A BLA 5.3
Relación del rendimiento esperado (R ) y la conductividad eléctrica del sustrato
en pasta saturada (C E S) y agua (C E a) para algunas especies. S = sensible, T = tolerante

Disminución del rendimiento (% )


Umbral % R de
Especie y de CE (1 Id 25 50
unidad
tolerancia dS m 1 de CE CE, CE, CE, C E, CE, C E. CE, CE,

Haba (S) 1.6 9.6 1.6 1.1 2.6 1.8 4.2 2.0 6.8 4.5
Judía (S) LO 18.9 1.0 0.7 1.7 LO 2.3 1.5 3.6 2.4
Fresa (S) LO 33,3 1.0 0,7 1.3 0.9 11.8 1.2 2.5 1.7
Tomate (S) 2.5 9.9 2.5 1.7 3,5 2.3 5.0 3.4 7.6 5.0
Pepino (S) 2.5 13.0 2.5 1.7 3.3 2.2 4.4 2.9 6.3 4.2
Melón (S) 2.5 — 2.2 1.5 3.6 2.4 5.7 3.8 9.1 6,1
Espinaca (T) 2.0 7.6 2.0 1.3 3,3 2.2 5,3 3,5 8.6 5.7
Col (T) 1.8 9.7 1.8 1.2 2,8 1.9 4.4 2.9 7.0 4.6
Pimiento (S) 1.5 14.1 1.5 LO 2.2 1.5 3.3 2.3 5.1 3.4
Lechuga(S) 1.3 13,0 1.3 0,9 2.1 1.4 3.2 2,1 5.2 3.4

Fuente: Ayers y Westol ( 1988): Cárter ( 1981).

176
o 5 10 15 20 25 30 35

Conductividad eléctrica de la disolución de fertirrigación dS m'1

Figura 5.3. R elació n de las pérdidas esperadas de rendim iento de lo s cultivos en función
de su to leran cia relativa a la salin id ad (De Moreno et a l.. I996).

significativa entre el consumo diario de las plantas de tomate y la C E de la disolu­


ción nutritiva (ver tabla 5.4):

Consumo de agua planta (Z. d í a 1) = 1. 169 - 0.074 C E (dS m~').

La elevada salinidad también reduce el área foliar y el crecimiento de las plan­


tas (Alarcón et al.. 1994: Al-Harbi. 1995), suponiendo un 15% menos de área foliar
por planta lo que provoca un descenso en el consumo de agua por planta de igual
magnitud (Stanghellini el al., 1998), incluso un 2 0 % menos de área foliar con un
descenso en el consumo de agua de un 6 0 % a conductividades de 9 d S m~'
(Schwarz y Kuchenbuch. 1998). Esta disminución en la superficie foliar disminuye
el nivel de transpiración (Drews, 1984; Heissner. 1994).
E l único aspecto positivo que se le puede asociar a la salinidad es el aumento de
la calidad de la producción, entendida por una mayor presencia en los frutos de azú­
cares, proteínas o la propia proporción de peso seco, este mismo factor debe conside­
rarse cuando se quiere primar el desarrollo de la parte productiva sobre la vegetativa
de las plantas que se aprovechan por sus frutos (ver ejemplo en apartado 5.8.7). Así.
por ejemplo, Adams (1988) y Sonneveld y Welles (1988) obtienen una mejora en el
peso y el contenido en materia seca de los frutos de tomate, mejorando significativa­
mente la calidad de los mismos al aumentar la salinidad de la disolución de fertirri­
gación. En otro orden de cosas, puede obtenerse una mayor precisión en el control
del desarrollo de las plantas variando la C E que variando los riegos, así por ejemplo
se puede mejorar el desarrollo de flores y frutos en cultivo de tomate bajo poca luz in­
crementando hasta 8 dS m ' de C E la disolución nutritiva (Adams. 1988).

177
T A B L A 5.4
Absorción hídrica en función de las conductividades eléctricas (C E ) del fertirriego

Especie Referencia C E (rf.S n r ') /. planta ' día


Tomate Soria y Cuartera (1998) 2.7 1.03
6.3 0,57
9.8 0.48
13 0.19
Tomate (plántula) Ehret y Ho (1986) 2 0.42
17 0,10

C o n te n id o e n a gu a d e l s u s tra to

Considerando la productividad potencial de un medio de cultivo desde el punto


de vista de la eficiencia hídrica de la planta, debería de prestarse una atención es­
pecial a la cantidad y calidad de agua que puede almacenar el medio en forma dis­
ponible. L a disponibilidad del agua depende de la tensión de retención de dicho
elemento por medio de cultivo. E l potencial hídrico de un medio hace referencia a
la intensidad de las fuerzas que retienen el agua y, en consecuencia, a la magnitud
del trabajo que es preciso realizar para extraer el agua de ese medio, ambos son de
igual magnitud pero se expresan con signo contrario. E l valor del potencial hídrico
aumenta a medida que disminuye el contenido en agua del medio radical, existe
una relación lineal entre la fuerza de retención del agua y el contenido en humedad
del medio de cultivo. Desde un punto de vista agronómico, cuanto más intensivo
sea el manejo de un cultivo menor deberá ser la fuerza de retención del agua. El
análisis físico de un sustrato permite relacionar contenido en agua y potencial hí­
drico, las curvas resultantes se llaman curvas de p F (ver capítulo 4). Su interpreta­
ción permitirá conocer la verdadera «disponibilidad de agua» del sustrato. En la
curva aparecen dos puntos de interés, aquél que corresponde a la humedad del sus­
trato próxima a la capacidad del recipiente (raramente alcanzado, Riviere et al.,
1990), es decir próxima al contenido en agua máximo que puede retener después
de saturación y secado, y aquél que se corresponde a una humedad del sustrato
considerada como el umbral mínimo, por debajo del cual la mayor parte de los ve­
getales ven perturbado su metabolismo por falta de agua.
Un medio de cultivo que implique una baja tensión de succión y un sistema ra­
dical bien desarrollado para garantizar la absorción, puede determinar una buena
productividad incluso en condiciones de alta transpiración (Plaut et al., 1973 y
1976: Plaut y Zieslin, 1974: Feigin et al., 1988).
Inmediatamente después de un riego del que se obtuvo drenaje (sustrato satu­
rado de agua), el potencial de agua es cero, y se irá incrementando progresivamente
a medida que se deseca. En cultivo sin suelo se trabaja con potenciales bajos (-1,0
kPa) generalmente se sitúan por debajo de -10 kPa (Foucard. 1997). En lana de
roca las oscilaciones entre riegos son del orden de 2 a 4 cm de columna de agua
(c.a.), alcanzando cuando se hace interrupción nocturna de los riegos hasta los
10 cm c.a., en perlita son similares durante el día e inferiores durante la noche, en

178
plantas en maceta oscila entre 20 y 60 cm c.a., y en planta forestal entre 30 y 60 cm
c.a. (Terés el al., 2000).
L a absorción de agua por parte de las raíces se produce como consecuencia de
la diferencia de potencial existente entre el agua del sustrato y el de la planta. Pol­
lo general, el mayor esfuerzo que tienen que vencer las plantas es el potencial má-
trico, debido a las fuerzas que retienen el agua entre las partículas de sustrato, en
cultivo sin suelo estos potenciales deben mantenerse bajos realizando riegos fre­
cuentes al no retener grandes cantidades de agua por su volumen limitado. Cuando
la raíz extrae agua del sustrato se incrementa el potencial hídrico o de agua en las
zonas próximas (Rizosfera), lo que supone que se produzca un desplazamiento del
agua desde las zonas adyacentes.
Si se reduce la disponibilidad de agua de las plantas, la absorción disminuye
debido a una reducción del gradiente de potencial hídrico entre el sustrato y la raíz,
como resultado del descenso de potencial matricial. De igual manera ocurre si au­
menta la concentración de iones disueltos en la disolución del sustrato (Sutcliffe,
1984) (ver apartado 5.4.1).
El potencial hídrico del medio depende de las características físicas del sustrato
(destacar la velocidad de rehumectación del mismo), de algunos parámetros fisio­
lógicos (actividad y densidad de las raíces) y del volumen del contenedor. Es im­
portante destacar, para sustratos en uso o reutilizados, que la materia orgánica (raí­
ces en descomposición) tiene una elevada porosidad, que le permite retener una
cantidad considerable de agua (Puustjárvi, 1994). E l tipo de riego y su frecuencia
pueden también influir en el nivel al que se establece el potencial hídrico. Los pe­
ríodos de transición entre el estado seco y el estado de saturación del sustrato de­
penden del ritmo de riego y pueden tener repercusiones negativas sobre el poten­
cial. Para un mismo sustrato, su límite máximo de humedad depende del tipo de
riego (siendo mínimo para el riego por goteo y máximo para los riegos por inmer­
sión) y el volumen del contenedor, la capacidad de retención de agua de un sustrato
por unidad de volumen es tanto mayor cuanto más pequeño sea el volumen del
contenedor (Riviere el al., 1990), por ello se determinó un coeficiente medio óp­
timo relativamente bajo de 0,33 para contenedores de 3 a 5 litros regados con goteo
por el que se debe multiplicar el agua disponible nominal del sustrato ( % ) para co­
nocer el valor de agua disponible real (Foucard. 1997).
A la hora de establecer el consumo de las plantas es muy importante tener en
cuenta que las tensiones de succión que deben realizar las plantas para extraer el
agua no deben alcanzar valores muy altos, porque podemos obtener valores que
confunden al intentar estimar el consumo de agua del cultivo. Si la frecuencia de
riego es baja los valores de consumo de agua serán inferiores porque las plantas co­
mienzan a consumir el agua de reserva que está retenida a mayores tensiones (más
de 50 cm c.a .) y, si la dotación y frecuencia es elevada el consumo será notable­
mente superior (Urrestarazu el al., 1998). Tomemos un ejemplo: un cultivo de me­
lón con igual dotación diaria de agua pero distribuida en diferente número de rie­
gos al día 3, 6 y 9; en el segundo y tercer caso se incrementa el consumo por
transpiración respecto del primero en un 20 y un 40% , respectivamente (Bnayahu,
1996).

179
En la práctica, según lo explicado anteriormente, algunos autores recomiendan
regar cuando las plantas hayan consumido entre el 5 y el 10% del agua total dispo­
nible en el sustrato (Smith. 1987) (ver también capítulos 16, 17 y 18).
En ensayos realizados en cultivos de plantas ornamentales se obtienen efectos
positivos en el crecimiento y en el peso fresco de las plantas cuando se riega a - 1,0
kPa de potencial de agua (Nowak y Strojny, 1998).
En estudios realizados en un cultivo de pepino se estableció la relación entre la
tensión del agua en el suelo y el consumo de agua, encontrándose un alto coefi­
ciente de correlación (Beck y Schmidt, 1998). Hemos visto en el capítulo 4 que en
general existe una tensión de retención de agua óptima donde por encima de la cual
puede ocurrir que la planta no pueda tomar agua o al menos esté limitada su absor­
ción manifestándose a travé. 1e la disminución del crecimiento o producción, tam­
bién e: .ierto que en opiniói. de otros autores (por e j„ González-Real. 1997) el in­
tervalo óptimo de potencial dentro del cual una planta puede continuar extrayendo
agua del medio es una característica propia de la especie.
E l concepto de agua fácilmente disponible y sus valores óptimos se expusieron
en el capítulo 4.

5.4.2. A m b ientales

H u m e da d d e l a ire

L a humedad relativa se utiliza para medir el contenido hídrico del aire. Está ex­
presada en tanto por ciento de la cantidad de agua presente en un volumen dado
con respecto a la cantidad de agua máxima que podría contener a la misma tempe­
ratura.
Dentro del invernadero, el agua aparece principalmente en forma de gas. L a di­
ferencia de presión de vapor de agua o déficit de presión de vapor (D P V ) repre­
senta el gradiente o diferencia de presión de vapor entre el interior de las hojas (que
asumimos está saturada con vapor de agua) y el ambiente en el interior del inver­
nadero. L a diferencia de presión de vapor de agua (D P V ) de la atmósfera tiene un
efecto directo sobre la transpiración de las plantas e incluso puede afectar a inci­
dencia de enfermedades.
Existen ecuaciones que relacionan la humedad relativa del aire ( H R ,% ) y la
temperatura (T, en °C ) para obtener el valor de la D P V (en kPci):

D P V = ( l - H R/I00)(0,6l078) * « w » ta t +237.3. (de Rosenberg el al., 1983)

La transpiración está relacionada con el gradiente del potencial hídrico existente


entre el aire y la superficie de evaporación. Obviamente la transpiración tiene lugar
de modo más rápido cuanto más seco esté el aire que rodea a la planta a iguales con­
diciones del resto de los parámetros ambientales y con disponibilidad de agua hipo­
téticamente ilimitada. Para una humedad relativa dada, la diferencia de presión de
vapor y, por tanto, el gradiente de potencial hídrico, aumenta con el incremento de
la temperatura; de manera que a una determinada temperatura se puede establecer
una correlación precisa entre la humedad relativa y la transpiración.

180
E l movimiento del aire sobre la superficie de la hoja elimina el vapor de agua y
aumenta el potencial hídrico, favoreciendo la transpiración. Si la velocidad del
viento fuese muy alta la transpiración disminuye al producirse un cierre estomático
por perturbación mecánica o desecación de la hoja (Sutcliffe, 1984), esta situación
no es frecuente en invernaderos.
L a variación de la humedad del aire en distintos puntos del invernadero es de
gran importancia para justificar las diferencias de consumo de agua según las plan­
tas estén más o menos próximas a las ventanas que permiten la ventilación, factor
que es de suma importancia a la hora de hacer el diseño físico del sistema de riego
(se verá más adelante).
A valores próximos a 0,1 kPa, la transpiración se encuentra marcadamente in­
hibida, lo que supone consecuencias negativas para las plantas, especialmente por
ejemplo en relación al transporte de calcio, y sobre todo en hojas jóvenes en desa­
rrollo (Bakker y Sonneveld, 1988; Adams y Hand, 1993) y en tomate (Armstrong y
Kirkby, 1979; Adams, 1991). Otros autores consideran valores de D P V altos
cuando rondan 1,13 kPa y bajos los de 0,69 kPa , lo que se corresponde en diferen­
tes regímenes de transpiración en la planta como alto y bajo respectivamente (Be-
llert el al., 1998). demostrando que la transpiración decrece cuando disminuye el
valor absoluto de la D P V (ver figura 5.1) (Tanner y Beevers, 1990). Pudiendo esta­
blecer como intervalo óptimo de D P V a aquél comprendido entre 0,5 y 1,5 kPa
(para valores de humedad ambiental entre 60 y el 85 % ), siempre con los valores
más bajos durante la noche con respecto al día. Los valores registrados en inverna­
deros tradicionales de Almería oscilan entre 0,2 kPa (90% de humedad) durante el
periodo nocturno en otoño-invierno, y próximos a 3 kPa durante el mediodía solar
en primavera-verano y frecuentemente en los inicios del cultivo (poca masa foliar)
(Salas et al., 2001).
Las variaciones en los valores de D P V tienen un efecto diferente en la transpi­
ración absoluta si se realizan durante el día o durante la noche. L a diferencia entre
los valores de la D P V del día y la D P V de la noche se recomienda que esté próxima
a 0,1 kPa. siendo mayor durante el día con respecto a la noche para obtener un in­
cremento en el peso fresco y seco de las hojas, y aumentar el número de frutos co­
mercial (López et a i . 1998), un valor alto de la D P V puede contribuir a aumentar
el crecimiento de las plantas por un incremento en la transpiración de las mismas
(López et a!., 1998).
Si la demanda evaporativa de la atmósfera es moderada y el sustrato contiene
suficiente agua, la transpiración y la absorción del agua del sustrato están en equi­
librio. Pero si se produce una gran diferencia de potencial entre la atmósfera y la
planta, la demanda evaporativa es superior al abastecimiento de agua por absor­
ción. Para evitar la pérdida del agua de constitución de la planta (deshidratación y
pérdida de turgencia) la planta disminuye la transpiración mediante un mecanismo
que regula la apertura de los estomas. Este fenómeno es muy importante y justifica
la falta de correlación existente entre absorción de agua y parámetros que debieran
estar ligados a ésta, o exceso de drenajes en los cultivos sin suelo cuando las con­
signas de riego están exclusivamente comandadas por parámetros ambientales sin
considerar el estado de la planta.

181
Cuando un cultivo está en condiciones de alta humedad (0,1 kPa) durante un
largo período, las hojas disminuyen en tamaño y pueden mostrar síntomas de defi­
ciencia de calcio (H oldery Cockshull. 1990: Cockshull, 1998); loque tiene un efecto
negativo en el rendimiento del cultivo por deficiencia localizada de calcio inducida
por una disminución en la transpiración, recuérdese que el calcio tiene una especial
sensibilidad cuando aparece cualquier problema relacionado con la transpiración.
Aunque las plantas inicialmente crecen más rápido en condiciones de elevada
humedad en el ambiente (Armstrong y Kirkby, 1979), si se mantiene durante un
período prolongado el crecimiento de las hojas disminuye y en consecuencia el ta­
maño final de las mismas es menor (Bakker, 1990; Holder y Cockshull, 1990). En
períodos de baja radiación solar la producción disminuye si la humedad es elevada,
presumiblemente porque las plantas interceptan menos radiación al tener las hojas
más pequeñas (Holder y Cockshull, 1990; Bakker, 1990).
Existen modelos bastante ajustados para predecir el ritmo de transpiración de
un cultivo en invernadero (Stanghellini. 1987; Jolliet, 1994; Beck y Schmidt. 1998)
que incluyen la D P V del aire alrededor de las hojas y el término de la radiación so­
lar incidente sobre el cultivo, la resistencia a la transpiración de la cutícula y los es­
tomas de las hojas, y la superficie foliar susceptible de perder agua. Estos modelos
permiten predecir que en condiciones de baja radiación solar incidente, la transpi­
ración del cultivo se reduce notablemente a medida que declina el valor de DPV.
Sin embargo, la importancia de la D P V en la transpiración disminuye a medida que
la ¡rradiancia incidente sobre las hojas aumenta (Aikman y Houter. 1990; Jolliet y
Bailey, 1992), caso de aquellos invernaderos situados en el sur de España u otras
zonas de ambientes semiáridos.
A veces los efectos del D P V y el comportamiento de la transpiración no guar­
dan una estrecha correlación (Bakker, 1991; Jolliet, 1993), encontrándonos opinio­
nes como la de que no todos ios cultivos responden de igual manera a los cambios
de D P V (Cockshull, 1998). E l tamaño de la hoja y desarrollo de las llores de cri­
santemo no se vieron afectadas por una alta humedad (Hand el a i , 1996), tampoco
repercutió sobre el rendimiento en pimiento (Bakker, 1989), sin embargo en pepino
la producción aumenta paralelamente con la disminución de la D P V en el día de
0.9 a 0.6 kPa (Bakker et al., 1987).

T A B L A 5.5
Absorción hí<lrica según el nivel de D PV en la atmósfera

Medio Mínimo y máximo


Especie Referencia DPV (/. p la n ta d ía ~ ') (/. p la ñ ía d ía '1)

Tomate Stanghellini e l a l. (1998) Alto 0,9 0.2-1.8


Bajo 0.7 0,2-1,3

Tem peratura
Los cambios bruscos de temperatura influyen en el ritmo de absorción de agua
y en el ritmo de absorción mineral. Con independencia de lo comentado en el

182
apartado 5.5 algunos autores observan que el ritmo de transpiración tiende a al­
canzar un nivel máximo y estabilizarse cuando la radiación solar es elevada (Bai-
lle et al., 1994a). Como ya ha comentado en estas condiciones de estrés, la planta
reacciona regulando el nivel de transpiración para evitar una pérdida excesiva de
agua. L a limitación que resulta del (lujo de transpiración tendrá como consecuen­
cia una reducción del nivel de higrometría del aire dentro del invernadero. Esta si­
tuación viene a menudo potenciada bajo condiciones de cultivo sin suelo en las
que el sustrato está cubierto de plástico y no participa en el nivel de humedad del
invernadero, casi no se produce evaporación (ver apartado 5.2.2). Es conveniente
resaltar de nuevo aquí que a veces existe una interrelación entre varios de los apar­
tado que estamos comentando, así, por ejemplo, se ha recogido que en la transpi­
ración también influyen conjuntamente la temperatura de la hoja y la D PV
(Cockshull, 1998).
En zonas del sudeste español y en general en el litoral mediterráneo como en
cualquier zona semiárida, son más frecuentes los problemas derivados de las eleva­
das temperaturas que los descensos excesivos de los mínimos tolerables (períodos
muy cortos). En el caso del consumo de agua, sin embargo, los efectos de la tem­
peratura deben ser relacionados con efectos en el tamaño de las hojas y consecuen­
temente con la transpiración (Cockshull. 1998). West y Taylor (1980) describieron
tres veces mayor el ritmo de transpiración a 28° C que a 20° C.
Dentro del invernadero se producen, en general, las máximas temperaturas con
un retraso de dos horas con respecto al momento en el que se produce el máximo
de radiación. Esto es importante en zonas y épocas donde los valores de tempera­
tura alcanzados son excesivamente altos, limitando de esta manera la absorción de
agua y nutrientes por parte de la planta, aspecto a considerar en aquellos sistemas
de riego controlados por radiación solar.
Este consumo no incrementa de forma indefinida, a temperaturas por encima
de ciertos valores específicos a cada especie, tiene lugar un cierre estomático cua­
lesquiera que sean las demás condiciones, estas condiciones podemos encuadrarlas
en una situación de estrés en este caso hídrico. Estas situaciones se presentan más
frecuentemente de lo deseado en los invernaderos del sudeste español y otras mu­
chas partes del mundo con invernaderos no controlados climáticamente, donde en
horas centrales del día en los meses de final de primavera y verano se alcanzan
temperaturas excesivas. Esto rompe la curva normal de consumo de agua de las
plantas relacionada con la radiación solar.

C o n te n id o en C 0 2

E l nivel normal de C 0 2 al aire libre es algo más de unas 300 ppm , dentro de un
invernadero este valor oscila entre 180 y 250 ppm durante el día y entre 400 y 500
durante la noche, estando el valor óptimo recomendado según la especie entre 500
y 3.000ppm , siendo en cualquier caso valores inferiores a los registrados dentro de
un invernadero.

183
T A B L A 5.6
Absorción hídrica o aporte suministrado según el nivel de concentración de CO,
en la atmósfera

Nivel CO, L p la n ta c ic lo

Pepino, tipo Almería Sánchez e l al. (1998) Alto 73,5


Normal 76,5

E l aumento de la concentración de C 0 2 da lugar a un aumento de la fotosínte­


sis. que supone una disminución de la conductancia estomática foliar y. por tanto,
de la tasa de transpiración: si bien tales reducciones no son proporcionales debido
al efecto del aumento de la diferencia de presión de vapor hoja-aire (Nederhoff.
1994). Como resultado del incremento de la fotosíntesis neta y de la reducción de
la transpiración, las plantas que crecen en ambientes con una elevada concentra­
ción en C 0 2 muestran una mayor eficiencia del uso del agua (Zafri y Burrage.
1998). Sánchez et al. (1998) concluyen que en plantas de pepino cultivadas con en­
riquecimiento carbónico se produce una disminución en el volumen de agua con­
sumida. que puede deberse a la menor necesidad de lixiviar solución del cultivo en­
riquecido, para mantener el mismo potencial osmótico en su entorno radical, ya
que su mayor tasa de fotosíntesis y, como consecuencia, su mayor producción de
materia seca total implica una mayor absorción iónica.

M om ento d e l día. E stació n d el año. R a d iación s o la r

A escala día (ver también apartado 8.2), existen estudios que reparten el consumo
de agua en 25-35% entre las 8 y las 13 horas, 45-60% entre las 13 y las 19 horas y 10-
25% después de las 19 horas (Michelot y Lora, 1993). aunque existe una gran varia­
ción entre las especies y las variedades. Estas variaciones del consumo de agua según
el momento del día están provocadas por la evolución que el potencial hídrico de la
hoja experimenta en función de la transpiración y de la absorción. En la primera parte
del día. la transpiración es superior a la absorción, creando un déficit hídrico en la
planta: es la fase de dcshidratación. que viene acompañada de una bajada del poten­
cial hídrico en la hoja entre -10 y -15 bar (Fourcard. 1997). Después, en la segunda
parte del día, la transpiración disminuye y la absorción, si la disponibilidad de agua
en el sustrato no es limitante, aumenta. Es la fase de rehumectación, que viene acom­
pañada de una subida del potencial hídrico foliar (-7 bar).
Durante la noche se produce, en condiciones normales de cultivo, un elevado
consumo de agua (fase de turgencia), destacando el importante consumo de N que
se produce paralelamente (L e Bot, 1994). La cantidad de agua consumida durante
la noche fue estimada en el 15% del total del consumo del día (Maruo et al.. 1995),
en nuestras latitudes para tomate en el ciclo de otoño alcanza el 28,3% del con­
sumo total del día y en primavera-verano el 16% (Salas et al.. 2000). Adams en
1980 registró para una planta de pepino 25 m L li '. el mismo autor para tomate da
10-12 mL I r 1 (Adams, 1980) mientras que Norrie (1994), también para tomate, ob-

184
tiene una absorción de 15 g I r 1. Es importante prever el consumo nocturno a la
hora de planificar la distribución de los riegos, colocando uno a última hora de la
tarde o uno a primera de la mañana para evitar que las plantas pasen por situacio­
nes que si bien no deben considerarse verdadera situación de estrés, tampoco se
vean obligadas a absorber el agua a tensiones no deseadas. Para ello debemos co­
nocer la capacidad de reserva de agua fácilmente disponible del sustrato y prever el
consumo nocturno según el número de horas de la noche. Este valor puede alcan­
zar gran importancia en el período de otoño-invierno por la gran duración del pe­
ríodo nocturno con respecto al diurno. Sin embargo, en la práctica comercial del
manejo del riego, no es frecuente que se apliquen dosis de agua durante la noche, y
en todo caso sería una práctica aconsejable para lavar cuando el sustrato está muy
salinizado ya que aumentaría la eficacia respecto al día.
E l consumo de agua según el momento del año se constata que los mayores va­
lores aparecen en los meses de primavera y verano, seguidos por los de otoño y por
último, como cabría esperar, en invierno (ver tabla 5.7).

T A B LA 5.7
Absorción o aporte hídrico según época del año

Especie Referencia Epoca de cultivo L planta ' dta~' Observación

Pepino Schnitzler e l a l. (19%) enero-mayo 3.99 30% drenaje


mayo-agosto 6.57 30% drenaje
agosto-noviembre 4.38 30% drenaje
enero-mayo 4.91 50% drenaje
mayo-agosto 8.41 50% drenaje
agosto-noviembre 5.45 50% drenaje
Urrestarazu y García Otoño-Invierno 1.75 Perlita
(1999) (media del cultivo)
Primavera-Verano 2.46
(media del cultivo)
Urrestarazu et al. (2003) Otoño-invierno 1.95 Fibra de coco
Smith (1987) Verano (máx. absorción) 10,00 Lana de roca
Melón Pardossi et a l. (1995) Primavera 1.20 NFT
Verano 1.20 NFT
Melón Smith (1987) Verano (máx. absorción) 4,00 Lana de roca
Tomate Pardossi et a l. (1992)
Otoño 0,30 NFT
Primavera 1 NFT
Adams y Massey (1984) Febrero 0.24 NFT
Agosto 0,60
Salas et al. (2000) Otoño-Invierno 1,47 NFT
Primavera-Verano 1.96 NFT

A medida que la radiación solar, a la que es expuesto el cultivo, aumenta, el


consumo de agua aumenta de manera proporcional. Sin embargo, a niveles de baja
radiación (9 MJ rn~: día ') el consumo de agua disminuye un 10%, y a niveles ele­
vados de radiación solar (22 M J iti2 d í a 1) el consumo de agua también disminuye

185
hasta un 2 0 % (Schwarz y Kuchenbuch. 1998). de manera que mantiene una elevada
relación el consumo de agua con la radiación solar siempre que ésta permanezca
dentro de unos valores medios. Brun y Chazelle (1996) cuantifican en un 9 0 % el
consumo de agua debido a la radiación global y el 10% restante a la influencia de
otros factores. Correlaciones significativas fueron obtenidas entre el consumo de
agua de las plantas y la cantidad de radiación solar medida una hora antes del con­
sumo (M arvo el al.. 1995). L a relación entre el consumo de agua en N F T para me­
lón con la radiación solar es de 0,64 al I % de nivel de significación (Pardossi el al..
1995), otros autores realizaron el mismo trabajo para pepino en sustrato obteniendo
elevados valores de correlación (Beck y Schmidt, 1998). En la tabla 5.8 se observan
algunos valores de consumo hídrico en función de la radiación existente.
En la práctica es interesante considerar que cuando el suministro de agua no está
limitado como ocurre en el NFT. por ejemplo, las plantas tienen un comportamiento
muy diferente en el consumo diario de aquellas que están cultivadas en contenedores.
Es frecuente que en un día concreto el consumo sea hasta 10 veces superior al del día
anterior o al del siguiente (ver figura 5.4). si relacionamos este hecho con la luz o ra­
diación tan variable que recibe una planta en las horas centrales del día fácilmente se
puede encontrar la justificación por lo que estas observaciones coinciden con lo su­
gerido por los experimentos arriba mencionados de Brun y Chazelle (1996).
La compleja interacción sobre el consumo de agua que tiene la temperatura, el
D P V en cl ambiente, radiación solar y otros parámetros ambientales, hace que en
distintas regiones incluso relativamente cercanas como el sur de Inglaterra y el sur
de España se produzcan grandes diferencias en el consumo hídrico de un mismo
sistema. Así, podemos ver como dos cultivos de tomate (figura 5.5) sólo con un
mes de diferencia en su plantación a favor del cultivo en Inglaterra, termina consu­
miendo mucho más en cultivo en cl sur de España, situado en la región más cálida
(de mayor irradiación), tanto en el ciclo completo como en los mismos meses a pe­
sar de ser más jóvenes las plantas, esta misma consideración queda reflejada si ob­
servamos un mes concreto en varias regiones (tabla 5.8).

T A B LA 5.8
Influencia de la localización geográfica en el consumo medio de una planta de tomate

Consumo hídrico medio en NFT durante el mes de junio


L planta ' día ' Observaciones

Spenley et al. (1978) 1.58 Reino Unido, plantas en plena producción


Cooper (1996) 1.33 Reino Unido, plantas en plena producción
Datos propios (1995-2000) 2.25 Sur de España, plantas en plena producción

O tro s fa c to re s e s tru c tu ra le s

En los puntos anteriores hemos descrito los efectos de cada uno de los paráme­
tros climáticos independientemente, sin embargo sus efectos son conjuntos y a su

186
Días de cultivo en N FT

Figura 5.4. Absorción híd rico de piam os de tom ate cultivados en N F T en e l período
prim avera-verano y la radiación m edia en la s horas centrales del día
(Datos propios. Almería, España, 1997).

187
2,5

CU Sur de España
H Sur de Inglaterra

2 .a 1a 2.

diciembre enero
quincenas
Figura 5.5. Ritm o de absorción de las plantas en dos cultivos de tomate en N FT , localizado
en e l sur de In g laterra (según Coopee 1996) y en e l su r de España (datos propios, 1995-1997).

T A B L A 5.9
Absorción hídrica o aporte suministrado según la radiación solar incidente R

Especie Referencia Sistema K Valor

Tomate Schwar/. y Kuchenbuch NFT -0.122 +0.084 R


(1998) L p l a n t a R expre­
sada en M J ni 2 d ía '
H oy Adams (1995) NFT 1M J m 2 0.12-0.13 ¡.p la n t a 1
Smith (1987) Lana de roca 20.2 M J m ’ d ía 1 1,90 L p lan ta 1
Salas et al. (2000) NFT 1 m ol ni 2 (PAR) 0.128 L planta 1
(otoño-
invierno)
NFT 1 m ol m 2 (PAR) 0.11 L p lan ta '
(primavera-
verano)
Salas y Urrestarazu, sustrato 1E m 2 (PAR) 88 in L n i2 Mañana
2001 (otoño)
142 n iL ni 2 Tarde
sustrato 1 E ni 2 (PAR) 84 n iL ni 2 Mañana
(primavera)
171 m L ni 2 Tarde
Pimiento Ho y Adams (1995) N IT 1M J m 2 0.10-0,12 L planta-'
Pepino Hoy Adams (1995) NFT 1 M J ni 2 0,15 L p lan ta 1
Bohme (1995) Sustrato 0,5 M J ni 2 día 1 0,40 L p lan ta 1
(PAR)
1,4 M J nf 2 día ' 1.80 L planta 1
(PAR)
Rosa Malorgio et a l. (2001) Sustrato 1M J ni 2 0.07 L p lan ta '

188
vez dentro de una parcela de cultivo se presentan numerosas diferencias microclimá-
ticas. Estas diferencias son más marcadas en los invernaderos de bajo coste, mayori-
tarios en las zonas mediterráneas (Valera el al., 1999). Esto es especialmente cierto
en aquellos que sólo disponen de sistemas pasivos de control climático, limitándose
al uso del sombreo del cultivo y a la presencia de ventanas laterales y en ocasiones
de cenitales. La variación interna de los distintos parámetros microclimáticos está en
función de factores extrínsecos al sistema como son: temperatura exterior, radiación
solar, humedad, viento, sus variaciones estacionales y diarias ( Verlinde et al., 1998;
Boulard el al., 1997); y factores propios del sistema como son orientación del inver­
nadero, geometría, tipo de cubiertas (Goedhart el al. . 1984; Castilla el a i . 2001), y la
ubicación y superficie de ventanas. Todos ellos van a influir conjuntamente sobre la
demanda climática y consecuentemente en las necesidades hídricas del cultivo según
el lugar de la parcela donde se localicen las plantas.
A manera de ejemplo podemos ver como para el tradicional tipo parral de
raspa y amagado y cumbreras de orientación norte-sur, la transmisividad de la ra­
diación solar está afectada por la posición norte o sur de la zona en la que se mide
(Castilla, 1991). Similares resultados en la misma localidad obtienen López Gálvez
y López Hernández (1991) en un invernadero a dos aguas y de orientación de cum­
breras este-oeste, registrando en un día de invierno una diferencia de irradiación
global media diaria de un 15% más en la parcela sur que en la norte. Los estudios
que analizan el posible efecto que se produce en el interior del invernadero en fun­
ción de la posición de la parcela en la orientación este-oeste son escasos. Quizás
porque parece evidente que, considerando estructuras, geometría de cubierta e in­
clinación del sol sobre el horizonte, ésta debe ser muy pequeña frente a la influen­
cia de la disposición en el norte o en el sur de la parcela. Por ello, en el mismo tra­
bajo de López-Gálvez y López-Hernández (1991) se obtienen para la radiación
global una influencia menor del 3 % entre las posiciones relativas este-oeste, donde
existía una diferencia del 15% para la posición norte-sur. Asumiendo la diferencia
con respecto a la orientación norte-sur, con respecto a la este-oeste, los datos de ra­
diación muestran una clara tendencia creciente con relación a la posición desde la
zona este hacia la oeste en la parcela de cultivo (Salas y Urrestarazu, 2001). En to­
dos los ciclos de cultivo la zona localizada más hacia el oeste registra una mayor
irradiación. En general, los datos de radiación muestran valores intermedios en la
zona central del cultivo con respecto a las partes exteriores de las parcelas por el
efecto de sombreo de las propias plantas.
Sin embargo, también existe una variación interna de los parámetros climáticos
en el interior del invernadero en función de la posición de las parcelas con respecto
a las superficies de ventilación (ventanas laterales y cenitales) con un efecto directo
sobre el consumo hídrico de las plantas y consecuentemente sobre los parámetros
de fertirrigación (C E y porcentaje de drenaje). Trabajos de Salas y Urrestarazu
(2001) determinan la variación interna de los parámetros climáticos en un inverna­
dero tipo Alm ería con cubierta de raspa y amagado, y su efecto sobre los principa­
les parámetros de fertirriego y la producción.
En el ciclo de otoño-invierno cuando las temperaturas limitantes son las míni­
mas, resultando del orden del 8 % menor en la zona central del cultivo respecto a la

189
zona próxima a la ventana lateral. En primavera-verano es la zona intermedia de
cultivo respecto a las ventanas donde ejercen su efecto las temperaturas extremas,
las máximas, apareciendo en la zona más cercana a la ventana lateral las menos ex­
tremas. del orden del 6 % menor promovido por el efecto de ventilación provocado

m L m 2 d ía '

J D S M (95% )

VC Zl VL VC Zl VL VC Zl VL VC Zl VL
O to ñ o 1996 P rim a v e r a 1997 O to ñ o 1997 P rim a v e r a 1996

0
VC Zl VL VC Zl VL VC Zl VL VC Zl VL
O to ñ o 1996 P rim a v e ra 1997 O to ñ o 1 9 9 7 P rim a v e r a 1996

VC Zl VL
O to ñ o 1996
VC Zl VL
P rim a v e r a 1997
VC Zl VL
O to ñ o 1997
Ih
VC Zl VL
P rim a v e r a 1996

Figura 5.6. V ariación d e ¡a absorción h íd rica, C E y porcentaje de d ren aje en un cultivo


de tom ate según la posición de la p a rce la con relació n a la ven tilación en un invernadero tipo
parral en A lm ería (E s p a ñ a ): zona próxim a a la ventana ce n ita l (V C ). ventana la te ra l (V L )
y zona interm edia ( !) (Salas et a i . 2001). DSM = diferencia significativa mínima.

190
por las ventanas (Salas e l a l., 2001). De aquí se puede concluir la alta heterogenei­
dad m icrociim ática existente en el interior del invernadero.
L a variación m icrociim ática comentada anteriormente tiene un efecto directo
sobre la absorción de agua, lo que consecuentemente se refleja en diferentes valo­
res en la C E y el volumen de los drenajes según la localización de las plantas en la
parcela (v e r figura 5.6).
L a zona de la ventana lateral orientada al oeste presenta las mejores condicio­
nes medioambientales, tanto en el cic lo de otoño como de verano, no limitantes de
temperaturas e irradiación, sin embargo la respuesta a un manejo deficiente del su­
ministro de fertirriego según las m ayores necesidades hídricas del cultivo lleva
com o consecuencia a una disminución significativa de la producción (del 10 al
4 0 % ) (Salas y Urrestarazu. 2001). Estas especiales circunstancias de mayor necesi­
dad de fertirriego aconsejan aplicar rutinariamente una mayor dotación de ferti­
rriego que compense estas deficiencias.
A modo de resumen, podemos recoger una variabilidad interna respecto a la
posición de las zonas de cultivo en función de la posición respecto a las ventanas,
proporcional creciente sobre el volumen consumido, y la C E y volumen de drenaje.
Este efecto se produce en los parámetros utilizados com o controles del fertirriego
pero con distinta magnitud. E l efecto cuantificado como la diferencia entre el má­
ximo y el m ínim o valor de los medios del ciclo, oscila independientemente del c i­
clo de cultivo de la siguiente manera: Tom a de agua (15-35%) < C E de los drenajes
(15-60%) < % Volúmenes drenados (60-500% ) (Salas y Urrestarazu, 2001). De esta
manera, una variación en el consumo de agua se verá reflejada en la C E del drenaje
en la misma dirección pero con distinta magnitud. A l igual que se reflejaría en el
volumen de drenaje pero en sentido opuesto.
D e forma general, el m ayor consumo hídrico se produce en las plantas próxi­
mas a la ventana lateral y los menores en las localizadas en las zonas medias de las
parcelas. Este consumo diferencial entre las zonas tiene un efecto sobre los contro­
les del fertirriego: C E y porcentaje de drenaje. L a gran diferencia de C E en los dre­
najes de las diferentes zonas de cultivo debe hacernos reflexionar a la hora de reco­
m endar la ubicación del sistem a que acciona el riego (bandeja de demanda,
tensiómetros, etc.), y la bandeja de drenaje en el interior del invernadero, ya que
muchas veces aunque se conoce y se asume la importancia de esta ubicación no se
valora en su justa medida.
L a producción, com o consecuencia de la variación m icrociim ática y los pará­
metros de fertirriego, se ve directamente afectada con peores consecuencias para
las plantas próximas a las ventanas al no suplir el mayor consumo hídrico promo­
vido por una m ayor demanda clim ática. Este efecto se marca principalmente en los
cultivos de primavera, su m ayor consumo hídrico no supone una mayor produc­
ción, precisamente la C E — observada a través de los drenajes— hace que cuando
se produce una gran absorción de agua com o consecuencia se provocan unas altas
C E que en definitiva afectan a la producción (A yers y Westcot; 1987; Cárter, 1988).
S i se hubiera regado para evitar valores elevados de C E en los drenajes las produc­
ciones también hubiesen sido mayores. E l efecto de la disminución de la produc­
ción de las plantas cercanas a la ventana lateral y las especiales circunstancias de

191
variación del fertirriego aconsejarían también por esta razón, com o se ha dicho
arriba, aplicar por defecto una m ayor dotación de riego que compense las deficien­
cias promovidas por: una mayor absorción de agua, un menor drenaje, y una C E en
la rizosfera constantemente superior con respecto a la que sufren las plantas situa­
das en zonas más privilegiadas. D e forma práctica para no tener que sectorizar el
fertirriego en esta zona, autores como Salas y Urrestarazu (2001) han aconsejado
incorporar un gotero más a cada unidad de cultivo en esta zona o bien cam biar los
existentes por un caudal mayor lo cual compensaría aproximadamente esta mayor
absorción en dicha zona. Esta recomendación, en general, es extensibie a la zona
de todos los pasillos, ya que aquí también existe una mayor iluminación y conse­
cuencias similares. N o deja de ser sorprendente que antes de hacer estas m edicio­
nes muchos agricultores de las zonas del sudeste español ya habían adoptado esta
medida intuitivamente.

5.4.3. Cultivo

Uno de los factores que condicionan el consumo de agua de una planta por su
influencia en la transpiración, son las características genéticas de la propia planta,
principalmente las peculiaridades de los órganos de consumo y transpiración de
agua. E l máximo de transpiración es una característica propia de la especie y va­
ría en grandes proporciones, com o por ejem plo entre un cultivo de Im p a tie n s
(0,6 m m li ' ) y un cultivo de P o in s e ttia (0.2 m m li ' ) (González-Real, 1997). Todos
estos aspectos sugieren que no puede definirse de manera em pírica la frecuencia
de riego sin tener en cuenta la respuesta de la especie al clim a.
Otro factor importante viene determinado por la edad de la planta y el estado
fenológico en el que se encuentre, existe una relación clara entre éste y la absorción
de agua. Estas diferencias en el consumo hídrico según estado fenológico también

T A B LA 5.10
Absorción hídrica o aporte suministrado al sistema en función del estadio fenológico

Kspccie Referencia Sistema Estadio fenológico I. planur1día-'

Pepino Ho y Adams (1995) NFT Producción 2.40


Adams (1980) NFT Media ciclo 1.14
Tomate Adams (1989) NFT Producción 1.40
Datos propios NFT Desarrollo vegetativo 0.30
Floración 1.45
Fructificación 2.01
Pimiento Urrestarazu e l til. (1999) Lana de Trasplante y 0.38
roca enraizamiento
Desarrollo vegetativo 0.45
Floración-cuaje 0.50
Engorde frutos (En) 0.75
En-Maduración- 0.82
-Recolección

192
aparecen en el consumo total de elementos minerales (ver apartado 5.3). Para ase­
gurarnos que las plantas se encuentran regadas según sus necesidades de agua en
cada momento es importante d ivid ir el ciclo completo de cultivo en cuatro etapas
según las diferencias en la absorción de agua y nutrientes (Yamasaki e l a l., 1976;
Sheen y Hsu, 1996) que estarán más o menos diferenciadas según la especie en:
• Período vegetativo (desde el trasplante).
• Polinización-frutos recién cuajados.
• Desarrollo (engorde) de los frutos.
• M aduración de los frutos.
E n general, el consumo de agua diario de una planta ordenado de mayor a me­
nor por etapas es: el engorde de frutos, el período de maduración, la etapa de poli­
nización y frutos recién cuajados y, por último, el periodo vegetativo. E n el con­
sumo total de cada etapa, casi el 5 0 % del agua total consumida por el cultivo se
produce durante el engorde de los frutos, aproximadamente el 2 5 % durante la ma­
duración y el resto en las primeras etapas del cultivo (Sheen y Hsu, 1996), el orden
decreciente se mantiene aunque en las dos primeras etapas es aproximadamente
igual.

5.5. Objetivos del riego

Aún no existe acuerdo general acerca de las dosis y el número de riegos (m a­


nejo) al día en sustratos colocados en recipientes de volumen definido.
Lo s objetivos que se persiguen con el manejo del fertirriego en cultivo sin suelo
se verán desarrollados en los siguientes apartados resumidos a continuación:
1. Sum inistrar la cantidad conveniente de cada nutriente individualmente, no
hay que olvidar que se debe entender por nivel adecuado de disponibilidad
(ve r figura 2.1) tanto el dotar a la planta de los nutrientes necesarios, como
evitar la acumulación hasta niveles tóxicos com o se comentó en el apar­
tado 5.2.3.
2. Garantizar el adecuado equilibrio nutricional (interacción entre ellos) para
favorecer el desarrollo óptimo de las plantas.
3. U na buena aireación para que las raíces realicen la respiración radical en
condiciones no limitantes. S e debe mantener la porosidad (con aire) para
mantener el binom io aire-agua en su justa proporción, a lo largo de todo el
tiempo de cultivo. Conviene recordar aquí que el logro de la oxigenación
en los cultivos en agua se realizaba mediante otros procedimientos (capí­
tulo 1) y cuya dinám ica se trató en el capítulo 3, mientras que en los culti­
vos en sustratos se realiza casi en su totalidad gracias a la proporción de la
porosidad ocupada por el aire.
4. Mantener la temperatura dentro de los niveles apropiados para cada especie.
5. M antener las cantidades correctas de agua fácilmente disponible — o sea a
tensiones de retención bajas— sin duda uno de los más importantes de es­
tos objetivos para facilitar la asim ilación de agua e indirectamente de nu­
trientes a las plantas.

193
6. Por último, se debe mediante el propio fertirriego mantener la homogenei­
dad o uniformidad de los cinco objetivos anteriores por todo el contenedor
donde se desarrollan las raíces; o lo que es lo mismo mantener la uniformi­
dad en todo el contenedor facilitando el aprovechamiento físico de todo el
volumen de sustrato, ya que las raíces lo colonizarán en su totalidad. E s bien
conocido, y ha sido muy documentado desde muy antiguo hasta la actuali­
dad, que cuando se produce una diversificación de las condiciones me­
dioambientales en el contenedor por un mal manejo del fertirriego. las raíces
de las plantas crecerán desmesuradamente allá donde las condiciones sean
mejores, encontrándonos prácticamente vírgenes las zonas de condiciones
más adversas (ver por ej.. van Noordwijk y Raats, 1980; Lin k y Klapw ijk,
1986; D e R ijck y Schrevens, 1998; Sonneveld y Voogt 2001).
De cualquier manera aunque hemos resumido algunos de los principales obje­
tivos de riego, hay que tener muy en cuenta las ¡deas, recogidas por H o y Adams
(1995) que pronostican que en el futuro la fertirrigaeión debería mejorar no para
ajustarse al balance en las necesidades de crecimiento de las plantas sino a los de­
seos de tamaño y calidad de los frutos. Podemos generalizar que las nuevas ten­
dencias sobre el fertirriego discurren no ya en conseguir el mejor desarrollo y pro­
ductividad de las plantas, sino en usar a éste como una herramienta de manejo del
cultivo de igual manera que se usa por ejemplo la poda para conseguir los tiñes de­
seados. Por tanto a través del fertirriego se conduce al cultivo en la dirección dese­
ada por el productor, tanto para conseguir el objetivo general del cultivo como para
en tiempo real realizar modificaciones en función del fin en un instante. Esta línea
de manejo del fertirriego en función de los fines pretendidos ha sido aplicada por
múltiples investigaciones, así. por ejemplo, la floración de plantas jóvenes bajo es­
casa iluminación se ha aumentado mediante flujos intermitentes en N F T (G raves y
Hurd. 1983). o el reducir el suministro de fertirriego en lana de roca para disminuir
la expansión de las hojas jóvenes (H o y Adam s, 1995).
Del logro de estos objetivos dependerá el éxito de nuestro cultivo, por lo que se
deben considerar los métodos y controles del fertirriego como herramientas para
lograrlos.

5.5.1. Su m inistrar el nivel n ecesario de cada nutriente y m antener


el equilibrio nutricional

E n los cultivos sin suelo, desde un punto de vista práctico, para un crecimiento
óptimo de las plantas, deberán añadirse siempre nutrientes adicionados com o ferti­
lizantes en los riegos durante el ciclo de cultivo (fertirrigaeión).
Para conocer si el programa de fertirrigaeión es correcto, es normal comparar
la disolución nutritiva de riego con la del sustrato y/o los drenajes, pudiendo com­
plementar la información con el análisis de los tejidos vegetales y con la observa­
ción del aspecto de las plantas (ver capítulos 2 y 7).
E l aporte de agua, además de satisfacer la demanda de las plantas, debe ser su­
ficiente para evitar la acumulación de sales en el sustrato, drenando más o menos.
Las cantidades mínimas a drenar dependerán, por tanto, de la calidad del agua y de

I94
la cantidad y tipo de fertilizantes utilizados e incluso de la fase de producción en la
que se encuentre el cultivo.

C o n d u ctivid a d e lé ctrica de la d iso lu ció n n u tritiva : su m anejo práctico

Prácticam ente se debería trabajar estableciendo un valor lím ite para la conduc­
tividad eléctrica ( C E ) del drenaje (diferencia entre C E del drenaje y C E del riego
no debería superar la unidad), superado el cual sería preciso aumentar la cantidad
de agua aportada (K liirin g , 1998) (v e r también apartado 8.2). E n ocasiones se
puede producir un descenso de la C E en el drenaje prom ovido por períodos en los
que el consumo de sales es muy elevado con respecto al consumo de agua y, nor­
malmente. cuando el agua utilizada para preparar la disolución nutritiva es de muy
buena calidad. Esto hace que, como regla general, cuanto m ejor es la calidad del
agua de riego m ayor sea la proporción de incremento de la C E que se pueda y deba
realizar con los nutrientes añadidos, el lím ite se podría establecer entre 1,7 y
2,2 d S m 1 de aumento por los fertilizantes cuando la conductividad del agua de
riego es inferior a 0,5 c/S m dando una C E de la disolución nutritiva final entre

Intervalo del nivel de referencia


> 3,5 (U s o no
A gua de riego 0-0,5 0,5-1,0 1,0-2,5 2,5-3,5
recomendado)

Disolución de
1,7-2,2 2,0-2,5 2,2-2,8 2.8-3,8 4,2-4,5
fertirrigación

% d e Drenaje
10-20 20-35 25-40 40-70 <75
Recom endable

% volum en de
fertirriego a drenar

Contribución de
los fertilizantes a
la C E final

Producción total:
(Homogeneidad,
calibre, características
externas de los frutos,
etc.)

Calidad d e la
producción
(Parám etros
organolépticos,
algunos com ponentes
nutritivos de los
frutos, etc.)

F ig u ra 5.7. N iveles de referencia recomendadas a aportar p o r los fertilizantes


a la conductividad eléctrica (d S m ' ) de la disolución nutritiva fin a l en fu n ció n de la de
partida del agua de riego disponible, a s í como su relación con algunos parámetros del manejo
d el fertirriego y la producción esperada. El grosor de las flech a s indica donde se produce
el valor m ás alto de cada parámetro.

195
1.7 y 2,2 d S in '. E n el extremo opuesto, en aguas de m uy mala calidad con C E por
encima de 3,5 d S n i 1 se debería bajar la proporción de C E debida a los nutrientes
que se han de añadir, a lo sumo que supusiese entre 0,5 y 0,75 décimas más en la
C E final de la disolución nutritiva, resultando ésta en el m ejor de los casos de unos
3,5 d S rn '. Evidentem ente esta última situación no es la más deseable pero debe­
mos asum ir la lim itación del desarrollo del cultivo por la salinización del medio
(ve r apartado 5.4.1) o por la falta de nutrientes (v e r figura 5.7).
Existen trabajos que corrigen la C E eléctrica del riego semanalmente en fun­
ción de la C E del drenaje y de la disolución nutritiva obtenida y suministrada en la
semana anterior respectivamente (K la rin g e l a l., 1998). E l problema reside en que
cl control exclusivo de la C E no aporta inform ación relativa a la com posición indi­
vidual de iones y puede provocar con el tiempo un desequilibrio mineral. Esto
exige que se practiquen análisis frecuentes de la disolución nutritiva y drenaje, que
suelen y deben efectuarse aproximadamente cada dos semanas y que permiten co ­
rregir, « a p o s t e r io r i» , el desequilibrio observado. E l desarrollo futuro de electrodos
selectivos útiles en condiciones de cam po para los iones de N O ó, C a 2+. K +. N a + y
C l" permitirán un seguimiento en tiempo real y más ajustado del equilibrio mineral
de la disolución nutritiva. Actualm ente, sólo el electrodo de N a+ presenta una dura­
ción de 2 años y una precisión aceptable de ± 2 % . L a duración de los electrodos de
N O ,', C a 2+, K + es, por el momento, corta ( I -4 meses) y la precisión del electrodo
específico de C a 2+es baja (M orard. 1995).
Los niveles de sales deberían evaluarse diariamente en una selección al azar de
las unidades de cultivo, midiendo la C E de una muestra de solución de estas unida­
des de cultivo extraída con una jeringa o de los drenajes (fotografía 1.6 y apartado
1.4.2). Los valores deben estar cercanos a los de la solución nutritiva, una C E de
2,3 a 2,5 d S n r 1 son un ejem plo de valores aceptables (Resh, 1997). L a conductivi­
dad puede cam biar con el estado fisiológico de la planta y con las condiciones am­
bientales. L a C E de la solución de saturación de las tablas se establece en 2.5-3.0
d S n i 1 y se puede tolerar según época y el tipo de cultivo, que suba hasta 4,0 o 5,0
d S tn~ ' (Terry. 1997; Segura e l a l., 1998). Si los niveles de C E medidos son sig nifi­
cativamente mayores, o los niveles de pH no son los óptimos, las tablas tendrán que
ser fertirregadas con más frecuencia o con riegos más largos, m ayor dotación.
H ay varias razones que explican porqué son diferentes las com posiciones de la
C E de la disolución nutritiva del riego y del sustrato. Norm alm ente en el sustrato
hay una C E de 0,5 a 1,0 d S m 1 más alta que en la disolución nutritiva aportada de­
bido a la absorción selectiva de iones por la planta, las variaciones de ritmos de ab­
sorción y de transpiración asociadas al clim a, la fase de crecim iento y desarrollo, y
criterios de manejo del riego. S e considera entonces por ejem plo que para con­
seguir una C E en la rizosfera de entre 2,5 y 3,0 d S m ' en el caso del tomate, la d i­
solución de riego debe ser de 1,7 a 2,2 d S n i ' (Sm ith, 1987).
Las condiciones clim áticas influyen sobre las variaciones en el eq uilib rio de la
solución de riego. E n épocas de intensa radiación la solución del sustrato suele au­
mentar su C E con facilidad y será necesario contrarrestarlo aumentando el número
de riegos, o reduciendo la C E de la disolución, lo que por un lado facilitará la ab­

196
sorción radical y, por otro, evitará m ayores concentraciones salinas del sustrato.
Por el contrario, en épocas frías, el drenaje o el extracto del sustrato tienden a dis­
m inuir su C E , por lo tanto, será conveniente aumentar la concentración de la diso­
lución de riego. Trabajos com o los de K lárin g e t a l. (1998) llevan a cabo variacio­
nes en la C E del riego en función de la radiación incidente, variándola entre 2,5,
2,2 y 1,9 d S m ', según clasificaran al día en nublado, parcialm ente nublado y so­
leado respectivamente, constatando una m ayor eficie ncia en la absorción de ele­
mentos m inerales con respecto al consum o de agua (van N o rd w ijk, 1990). Existen
evidencias de que la producción de los cultivos, tanto en suelo com o en sin suelo,
se m ejora si la d isolución n u tritiva próxim a en la rizosfera tiene una C E alta
cuando la radiación solar es baja, y la C E es baja cuando la radiación solar es alta
(So n n eveld y Voogt, 1981). Estos autores obtuvieron estas conclusiones anali­
zando los cam bios que se producen en la radiación solar durante las distintas esta­
ciones del año en las que se desarrolla el cultivo. New ton y Sahraoui (1996) reali­
zaron un m anejo sencillo de la C E en función del momento del día, incrementando
la C E de la disolución nutritiva durante la noche y en las primeras y últimas horas
del día, y dism inuyendo la C E durante las horas centrales del día (períodos de ma­
yor radiación solar). Sm ith (1987) usa durante el período de elevada radiación
(9.00 a 17.00 h ) una disolución con C E de 2,5 d S m 1 y durante el resto del día de
3,5. los cultivos ensayados fueron tomate, pepino y lechuga. E n pepino, los resul­
tados ponen de m anifiesto que aunque las diferencias en el número de hojas ex­
pandidas al final del cultivo no eran significativas sí lo eran en la cantidad de fru­
tos com erciales, siendo m ayor en el tratamiento de variación de la C E . E n lechuga,
se analizó el peso de las plantas, y de igual manera se obtuvieron diferencias sig­
nificativas en el peso fresco por planta cuando era variada la C E . Y por último, en
las plantas de tomate, la producción total y el peso por fruto era superior cuando la
C E cam biaba con la radiación solar. S i disponemos de un radiómetro asociado al
sistema de fertirriego se pueden realizar m odificaciones en tiempo real de la C E
del fertirriego en función de la radiación recibida por el cultivo, los trabajos reali­
zados por Salas y Urrestarazu (2001) dism inuyen la C E programada de base hasta
en un 1 0 % si se superan 600 W m 2 en el exterior del invernadero, concluyeron sin
apreciarse consecuencias en la producción aunque mejoraron considerablemente
la absorción de nutriente y dism inuyeron hasta en un 5 0 % las em isiones de nitra­
tos y fosfatos al m edio ambiente. Estas m odificaciones en la C E permiten mante­
ner condiciones más estables de salinidad en los drenajes y consecuentemente en
el interior del sustrato (v e r figura 5.8), m ejorando la eficiencia en la asim ilación de
elementos nutritivos (fig u ra 5.9).
D urante el ciclo de cu ltivo se pueden presentar tres situaciones bien distintas,
si se sum inistra una d isolución nutritiva con una concentración in icial conocida;
pasado un tiem po, la planta ha consum ido agua y elem entos nutritivos, puede su­
ceder que la planta consum a proporcionalm ente m ás agua que sales, en cuyo
caso las sales se acum ulan en el agua de drenaje y en el m edio haciendo que en
ellos la C E sea m ayor que la in icial o de riego. Po r el contrario, la planta puede
consum ir m ás sales que agua, en cu y o caso la planta em pobrece el m edio en sa­
les haciendo que C E sea m enor que la sum inistrada con el fertirriego, por ejem-

197
Hora M

Figura 5.8. C onductividad eléctrica (dS m 1j de lo s drenajes y m edia d ia ria (M ) de un cu l­


tivo de tom ate en e l ciclo de otoño en fu n ció n d e l método de fe rtirrie g o utilizado: bandeja de
riego p o r dem anda sin m o d ificar la C E d el riego ( L ) y p o r rad iació n so lar con corrección de la
C E d el riego, lo s números de ab a jo son las P aso ciadas a la t de Student en la com paración
de medias.

S e m a n a s d e m uestreo Total (T)

Figura 5.9. N itrato m edio d ia rio incorporado a l sistem a p o r sem ana ( mmolc m - día-1) y p o r
ciclo (T x 100) ( mmolt m ■) de un cu ltivo de tom ate en e l c ic lo de otoño en función d e l método
de fe rtirrie g o utilizado: bandeja de riego p o r dem anda sin m od ificar la C E d e l riego (I.)
y p o r rad iació n so la r con corrección de la C E d e l riego, los números de ab a jo representan las
I’ asociadas a la t de Student en la com paración de m edias (Salas y Urresta/u, 2(X)1).

198
pío puede o cu rrir en la etapa de polinización y cuaje de los frutos en la cual el
consum o de nutrientes es m uy elevado (.Sheen y H su. 1996). Y. por últim o, que la
planta consum a proporcionalm ente igual cantidad de sales que de agua, en cuyo
caso la C E del drenaje será igual a la del fertirriego. A u nq ue existen estas tres po­
sibilidades puntuales a lo largo del cu ltivo , hay que hacer notar que en nuestros

T A B L A 5.11
Absorción hídrica y su relación con la C E según los niveles de radiación solar

Radiación Solar
Especie Referencia Sistema (\1 J m~2d ítr') L p la n ta d ítr '

Tomate Schwarz y Kuchenbuch (1998) NFT 9 1.25-0.0265 C E (en dS m 1)


17 2.84-0.0863 CE
22 3,94-0,1360 C E

cultivo s de regiones áridas o sem iáridas en general la C E de los drenajes es supe­


rior a las de las disoluciones de fertirrigación usadas en condiciones de campo
(v e r figura 8.7).
A s í, la concentración de la disolución, a iguales condiciones fenológicas y de
pretensiones perseguidas, deberá estar acorde con las condiciones del clima.
D e los experimentos de Schw arz y Kuchenbuch (1998) que y a se han mencio­
nado también se establece una relación con la C E para cada nivel de radiación so­
lar m edio diario tal com o se contempla en la tabla 5.11.

pH

E l crecim iento y desarrollo de las plantas se ven reducidos en condiciones de


acidez o alcalinidad extremas (figura 3.1). E l p H ejerce sus efectos principales so­
bre la asim ilación de los nutrientes, la capacidad de intercam bio catiónico y la ac­
tividad biológica. B a jo condiciones de cultivo intensivo, se recomienda mantener
el p H del sustrato dentro de un intervalo que varía entre 5,5 y 6,8, para lograrlo
com o térm ino m edio la disolución de riego debe estar entre 5.0 y 6,0. D e ah í la im ­
portancia de realizar controles periódicos de la disolución nutritiva, el extracto del
sustrato y el drenaje, con la finalidad de corregir desviaciones que pudieran produ­
cirse (v e r capítulos 1 y 7). S i el pH de un sustrato está fuera del intervalo recomen­
dado, se debe ajustar basificándolo o acidificándolo. E l pH básico inicial de algu­
nos sustrato minerales e inertes (perlita, lana de roca) puede ser neutralizado por la
disolución nutritiva, ya que su poder tampón es prácticamente nulo, solo aparece
en la puesta en cultivo del sustrato.
E s frecuente que se produzcan subidas (alcalin izació n) del pH del drenaje du­
rante la m ayor parte del cic lo de cultivo, coincidiendo con los períodos de mayor
absorción del N - N O f (C ad ah ía e l a l., 1998) (v e r también capítulo 3), teniendo en
cuenta que en el sustrato el valo r será seguramente m ayor que en el drenaje, de ma­

199
ñera que en casos extremos deberemos m odificar el valor de entrada de pH de la d i­
solución nutritiva, acidificándola más de lo recomendado en situaciones normales.
Por el contrario, en períodos de floración y fructificación es frecuente la acidifica­
ción del drenaje provocado por la absorción selectiva de iones por parte de la
planta, preferentemente cationes (Sheen y Hsu. 1996), y en especial K +. De igual
manera, si obtuviéramos valores m uy extremos de pH (ácidos) en el drenaje debe­
remos basificar la disolución nutritiva con el objetivo de que en el interior del sus­
trato se encuentre dentro de los valores normales recomendados (usando K O H , por
ejemplo ya que también se enriquece en potasio, aunque sería recomendable no es
muy frecuente su aplicación real en el cam po en nuestras regiones agrícolas). D u ­
rante el desarrollo y maduración de los frutos de cultivos com o el melón se han lle­
gado a registrar importantes descensos del pH , que de no ser contrarrestados o co ­
rregidos pueden causar daños considerables, este fenómeno es bien conocido y
considerado en el sudeste español donde es incluido com o rutina en el manejo de la
fertirrigación; también, aunque con menor intensidad, se ha descrito para otros cu l­
tivos hortícolas (G a rc ía e t a l., 1998), sim ilares consideraciones son recogidas en
otras localidades geográficas (Sheen y Hsu, 1996).
También las variaciones del pH pueden deberse a la manera en que se sum inis­
tra el nitrógeno (fertilización nitrogenada), ya que la forma nítrica tiende a alcali-
nizar el medio, en tanto que la forma am ónica tiende a acidificarlo (Sm ith, 1987).
También, las raíces producen ácidos orgánicos (Sheen y Hsu, 1996) induciendo
una acidificación del medio, y la liberación de C 0 2 de la respiración radical que
contribuye a elevar el pH . Detalles de las explicaciones fisiológicas que producen
estos fenómenos de indiscutible interés práctico se pueden encontrar en los traba­
jos de Van Beusichen e t a l. (1985; 1988).

5.5.2. O xígeno-aireación

Independientemente de su tensión de succión, el agua es el vehículo para la


aportación de oxígeno a las raíces. Este factor, aunque no suele tenerse en cuenta,
debe considerarse a la hora de establecer la frecuencia de riego. U n a elevada fre­
cuencia de riegos favorece un buen suministro de oxígeno a las raíces (P iv o t e t a l.,
1998) y en determinadas circunstancias ello es de tanta o m ayor im portancia que
el aporte de agua. Su efecto más importante se produce sobre la intensidad de res­
piración de las raíces y, consecuentemente, sobre el metabolismo de la planta. De
aquí que debamos conocer el porcentaje de aireación del sustrato utilizado antes
de proceder a su manejo, principalm ente en relación a la capacidad de retener
agua (ve r capítulo 4). de forma general los valores óptimos de aireación deben os­
cilar entre el 20 y 3 0 % del volumen. C uando las partículas del sustrato son muy
grandes tiende a retener aire en exceso, siendo las texturas finas las que retienen
más agua. E n el caso de muchos sustratos com o la perlita, la edad del sustrato su­
pone una dism inución en la capacidad de aireación al dism inuir el tamaño de las
partículas provocado por las fuerzas de fricción de las raíces, aunque esto no sig­
nifica que necesariamente tenga su expresión en la producción a nivel práctico
(G arcía e t a l., 1997).

200
5.5.3. D ispon ib ilidad de ag ua y po tencial m atricial

En el capítulo 4 se comentó las posibles razones referentes a la porosidad y el


tamaño de los capilares que dan lugar a que se pueda tener una baja capacidad de
retención de agua fácilm ente disponible.
Dado que el cultivo hidropónico se basa en mantener la planta en condiciones
óptimas de agua y de nutrientes, el manejo del riego debe responder a este plantea­
miento. Po r ello, no es recomendable para las plantas cultivadas en sustrato que ab­
sorban agua a tensiones que superen los 50 cm de c .a . (lím ite superior del agua fá­
cilm ente disponible) o que incluso m uy frecuentemente se agote el agua que está
retenida a más de los 100 cm de c .a . (lím ite superior del agua de reserva).
La frecuencia de riego y la dotación de cada fertirriego dependen, en primer lu­
gar. de la capacidad de retención de agua disponible del sustrato (agua fácilmente
disponible más agua de reserva) y. en segundo lugar, de la demanda del cultivo que a
su vez depende del ambiente. En general, se debe regar cuando el sustrato ha perdido
entre un 5 a un 10% del agua total disponible (Sm ith, 1987). Siguiendo ese criterio,
el volumen suministrado aumentará a medida que las plantas crecen y que la transpi­
ración aumenta según demanda por factores climáticos. E l suministro debe aumen­
tarse con una mayor frecuencia de riegos, y la misma dotación, y no con dosis mayo­
res y frecuencia constante, puesto que el sustrato no será capaz de retener más agua
sino que con una m ayor dosis sólo aumentaremos el volumen de drenaje y en conse­
cuencia lavaremos sales (ver apartado 5.4.1 Contenido en agua del sustrato), pero no
retendrá más agua y consecuentemente no se dispondrá necesariamente de más agua.
E s decir, hay que fijar la dotación de riego, resolviendo la mayor necesidad hídrica
por incremento de la demanda con una m ayor frecuencia de riego.

5.5.4. Tem peratura

E l consumo hídrico y la absorción mineral están influenciados por la temperatura


de la disolución contenida en el medio de cultivo (o el de la rizosfera). Su efecto es
más negativo sobre la absorción mineral que sobre el consumo de agua, una mayor
temperatura del medio radical supone una mayor absorción de sales (Urrestarazu e l
a l.. 2002). E l aumento de la temperatura m odifica el déficit de oxígeno de la disolu­
ción, alterando la actividad radical, de manera que uno de los objetivos del riego será
dism inuir la temperatura favoreciendo la disponibilidad de oxígeno; o por el contra­
rio en zonas donde se alcanzan muy bajas temperaturas se podrá utilizar disolución
nutritiva calentada para incrementar la temperatura del medio radical. L a temperatura
óptima, para la m ayoría de las especies, está próxima a los 25° C pudiendo alcanzar
los 3 0 ° C (tomate, pepino, pimiento) (Cornillon. 1987).

5.6. Métodos de control de riego. Clasificación

E s necesario realizar una serie de consideraciones previas distinguiendo entre:


I ) objetivos, 2) métodos de control de la fertirrigaeión y 3) métodos de riego pro­
piamente dichos.

201
Los objetivos del fertirriego se han definido suficientemente arriba, pudiendo
venir impuestos tanto por el cultivo y condiciones clim áticas como por el propio
agricultor según sus objetivos productivos.
Lo s m é to d o s d e c o n tr o l d e l rie g o , o simplemente c o n tro le s d e rie g o , sea cual
sea el método de riego elegido son: todas aquellas mediciones que corroboren o
confirmen que estamos cum pliendo los objetivos perseguidos. E n la m ayoría de
los casos quedan resumidos a las características del riego y del drenaje, tanto en
volumen como sus características quím icas en C E . pH y elementos quím icos que
por sus características o concentraciones sean limitantes para conseguir los objeti­
vos perseguidos para el cultivo con la fertirrigación. Los métodos de control de fá­
cil y rápida aplicación en campo son, en primer lugar, el porcentaje diario de dre­
naje con respecto al volumen aplicado con el riego y. en segundo lugar, la C E y pH
del drenaje comparado con los correspondientes al fertirriego. E n general se ca­
racterizan porque son más fácilmente medióles que los propios objetivos que real­
mente se quieren cum plir; por ejem plo en la práctica: el porcentaje de volumen
drenado (D ) es más fácil de medir que la conductividad eléctrica de la disolución
( C E ) y ésta más fácil que un pormenorizado análisis de los nutrientes (A N ) , por
otro lado si el objetivo del riego en este momento es mantener en la rizosfera el
adecuado equilibrio de iones, no habrá nada mejor que un análisis pormenorizado
de cada uno, que será sin duda el mejor control, pero en la práctica es caro y mu­
cho más difícil que medir «a». Otra regla básica para los controles de riego es que
exista una significativa correlación (en la práctica) con los objetivos de fertirriego.
no hay que olvidar que D está muy correlacionado con la C E y esta a su vez con
A N . y obviamente para un agricultor es más fácil y posible medir «a» o «b» dia­
riamente que un análisis.
La disolución nutritiva se distribuye mediante riego por goteo, al que se le de­
ben exigir las mismas condiciones de calidad que a una instalación de cultivo en
suelo en invernadero. A l igual que en los cultivos hortícolas en suelo, son preferi­
bles los goteros de caudales bajos, entre 2 y 3 L I r 1 a 1 k g cm 2 de presión del
fl nido.
En pleno verano las reservas de agua de una tabla de lana de roca son suficien­
tes para suministrar agua a un cultivo durante un día. Si el agua no está disponible
durante más tiempo el cultivo morirá. Consecuentemente, es necesario asegurar
una continuidad en el suministro de agua en cantidad suficiente para cubrir las ne­
cesidades del cultivo en todo momento (Sm ith. 1987).
Los cultivos sin suelo en sustrato con un volum en lim itado no pueden ser
usados en invernadero a menos que se disponga de un sistema de distribución de
la fertirrigación seguro y que perm ita que cada unidad de cultivo reciba la canti­
dad requerida de disolución nutritiva. Esto no significa que todas y cada una de
las tablas, sacos o contenedores de cu ltivo reciba el mismo volum en de disolu­
ción. E l suministro tendrá que asegurar que las plantas que tienen m ayores con­
sumos de agua estén abastecidas para sus necesidades. L o correcto sería d ivid ir
el área total del invernadero en un apropiado número de sectores equivalentes al
número de m icroclim as existentes, para que cada uno pueda ser controlado se­
gún sus propias necesidades. E l número y tamaño de los sectores de riego esta­

202
rían determinados por la experiencia del agricultor en su propia finca, pero en
opinión de algunos autores como Smith (1987) no deberían sobrepasar las 0,4
ha. en la práctica en nuestras regiones agrícolas por simplificación o simple­
mente por razones económicas se incumple frecuentemente esta limitación. Las
variaciones en el consumo de agua según la localización de las plantas en el in­
vernadero, justifica la presencia de un mayor numero de bandejas de control
para asegurar una distribución ajustada del riego. De todas formas, para un ma­
nejo práctico en campo, es importante mencionar que en las bandas del inverna­
dero. principalmente en aquellas donde soplan los vientos dominantes y durante
períodos en los que es necesario mantener abiertas las ventanas laterales, se pro­
ducen diferencias extremas en los valores de drenaje pudiendo llegar a ser pro­
blemáticas para el desarrollo normal del cultivo por acumulo de sales en el inte­
rior del sustrato. L a solución más sencilla y práctica pasaría por incrementar el
caudal de disolución nutritiva aportado en las zonas de mayor demanda con res­
pecto al resto del invernadero. Se puede optar por dos soluciones fáciles como
ya se explicó. En determinados momentos se encontrarán excesivamente rega­
das pero esto es a efectos prácticos menos perjudicial que la situación contraria.
Salas y Urrestarazu (2001) encontraron este efecto en los invernaderos tipo pa­
rral (poco sofisticado), al menos, en las tres primeras filas contiguas a las ban­
das del invernadero (laterales), a partir de las cuales aparece un gradiente de di­
cho factor.
Cualquier modelo de fertirrigación aplicado a un invernadero con una alta he­
terogeneidad microciimática debería tenerla en cuenta, en caso contrario la propia
variación de los parámetros microclimáticos afectará a los parámetros de ferti­
rriego aplicados homogéneamente y consecuentemente se expresaría en la produc­
ción. Las diferencias de consumo de fertirriego pueden, atendiendo a la variación
microciimática ambiental, llegar a ser entre un 15 y 3 5 % diferente a favor de las
plantas próximas a la ventana lateral, esta misma variación microciimática puede
llegar a provocar una heterogeneidad en los parámetros de control de riego: C E y
volumen de los drenajes (Salas el al., 2001).

5.7. Métodos de fertirriego. Clasificación

Todas las unidades de cultivo deben ser completamente humedecidas antes de


sembrar o plantar. E l fertirriego de 24 a 48 horas ajustará el pH y humedecerá las
unidades de cultivo. Una vez que han sido humedecidas se procederá a realizar las
aberturas de drenaje (ver figura 1.14).
Los métodos de riego pueden ser utilizados después de que las plantas se hayan
estabilizado en el medio de cultivo, transcurridas al menos tres semanas desde el
trasplante. Inmediatamente después del trasplante son necesarios más ciclos de
riego, que los previsibles por consumo hídrico ya que el objetivo es acelerar que las
plantas se estabilicen. Posteriormente el riego varía con el estado de crecimiento de
la planta y las condiciones ambientales.

203
El método de fertirrigación se define como el criterio y la infraestructura direc­
tamente implicada con los cuales se emite la orden del comienzo de un nuevo riego
(salto del riego) y la orden de interrupción del mismo (final del fertirriego), ambos
determinarán el volumen de fertirriego para cada instalación por unidad de conte­
nedor de cultivo. También se incluyen las características de los nutrientes y los pa­
rámetros de pH y C E de dicha disolución nutritiva. Recordemos que se intenta con­
seguir los objetivos perseguidos para el cultivo con el fertirriego. Los métodos de
fertirriego tienen como finalidad: 1) el ahorro de agua y 2) de energía, a la vez que
intentan 3) automatizar el manejo en lo posible, y en relación a esta última 4) un
ahorro económico. Por lo tanto tendremos que responder básicamente a las si­
guientes cuestiones:
• Cuándo regar: frecuencia de riego (incluyendo su distribución circadiana).
• Cuánta cantidad de agua aplicar en un riego: dotación.
L a dotación o dosis de fertirrigación es la cantidad de agua que se aporta en un
riego, referenciada como a continuación se explica. Este volumen se debería ex­
presar como volumen por unidad de superficie, aunque es frecuente hacerlo como
mm de altura de agua (en un m2) o lo que es lo mismo litros por metro cuadrado.
Otra forma correcta, en el caso de los cultivos sin suelo, es litros por plantas o litros
por unidad de cultivo. También se expresa en tiempo, este valor debe ir acompa­
ñado de la presión de trabajo nominal de los goteros o su caudal y del número de
goteros por unidad de superficie. En general no es recomendable que la dotación de
cada riego supere en exceso la capacidad de retención del sustrato, porque podría
provocar la aparición de vías preferentes de desagüe del agua, no permitiendo ya
una distribución homogénea de ésta en el contenedor.
La frecuencia del riego es el número de riegos por unidad de tiempo. En los
cultivos sin suelo esta frecuencia es de varios riegos por día.
Ambos conceptos están muy relacionados, en cultivos sin suelo se pueden ma­
nejar los riegos dentro de un período de tiempo de dos formas diferentes. Mantener
fija la dotación de riego y variar la frecuencia dentro del período o mantener fija la
frecuencia y variar la dotación de cada uno de los riegos. Esta última es de utilidad
cuando con un riego se persiguen determinados objetivos como puede ser el lavado
de sales, pero podría darse el problema de disponibilidad de agua para el cultivo en
unos riegos y escasez en otros, con las consecuencias negativas para la planta y
para el control de los parámetros de la disolución nutritiva en el sustrato: pl I y CE.
Con el primer tipo de manejo se mantienen condiciones estables y homogéneas de
aire y agua para las raíces a lo largo del tiempo.
En cultivo en contenedor con sustrato es importante realizar un seguimiento de
la frecuencia de los riegos, porque si es incorrecta puede traducirse en una alter­
nancia de fuertes humectaciones y desecaciones del sustrato, pudiendo aparte de
provocar un estrés hídrico modificar las propiedades físicas y por tanto de reten­
ción del agua del sustrato, especialmente en ciertas turbas de mala mojabilidad (ver
capítulos 4 y 19).
Además de las razones expuestas anteriormente, la dosis de riego no puede ser
mucho mayor que la capacidad de retención del sustrato, ya que el exceso se pierde.
Una vez establecido el exceso de riego, como porcentaje de volumen a aplicar, la do­

204
tación se fija en la mínima posible que satisfaga la retención máxima del sustrato
para evitar pérdidas excesivas. A partir de este dato, el suministro de fertirriego se re­
aliza aumentando o reduciendo la frecuencia de los riegos, o el tiempo de cada uno
de ellos. Siempre hay que tener en cuenta que en sustratos reutilizados como la per-
lita. donde las partículas más finas aumentaban, el porcentaje de retención de agua
aumenta (García el a i. 1998). Conviene destacar cuál es el nivel de acción que se
puede ejercer sobre los diferentes componentes del balance hídrico bajo inverna­
dero. Los flujos hídricos que intervienen en el balance en condiciones de cultivo sin
suelo son el flujo de entrada y el flujo de salida. E l flujo de entrada es el volumen de
disolución nutritiva añadida por medio de la fertirrigación. Y el flujo de salida es la
suma del volumen de drenaje, transpiración, más o menos las variaciones temporales
del contenido de agua en la planta y en el sustrato, y el agua constitucional.

^ e n tra d a ^ s a lid a

Fcmradu = D osis de fertirriego

Fsaiida = Drenaje + Transpiración +/- [(contenido en agua planta) + (contenido


agua sustrato)] + Agua constitucional

Si el agricultor dispone de un equipamiento adecuado, puede intervenir y mo­


dular la demanda climática potencial (la transpiración potencial) a través de su ac­
ción sobre los medios de climatización (calefacción, ventilación, nebulización).
Esto significa que se podrían controlar tres variables: el flujo de entrada, la transpi­
ración y el drenaje (flujos de salida). Pero es más frecuente que no exista un con­
trol climático suficiente como para controlar, principalmente, el flujo de salida por
transpiración.
E l flujo de entrada representa la variable que se quiere manejar con el método
de riego. Se puede intervenir sobre F e modulando la dosis de riego para compensar
la absorción de las raíces, las pérdidas por transpiración y el nivel de drenaje. El
problema reside en determinar la frecuencia con la que se debe aplicar el flujo de
entrada, que es discontinuo, para poder compensar un flujo continuo como es la
tasa de transpiración.
También se puede actuar sobre el flujo de drenaje dado que es posible medirlo
en los cultivos sin suelo. Si la dosis de drenaje difiere de la dosis establecida, se po­
drá corregir «a posteriori» la dosis de aporte para satisfacer el drenaje previamente
fijado.
Sin embargo, se desconocen las variaciones temporales del agua tanto en el
sustrato como en la planta. Las variaciones de agua en la planta son debidas a dos
procesos diferentes, crecimiento de los órganos (tallos, frutos....) que a un mo­
mento dado de su desarrollo van a almacenar agua y a los procesos de hidratación
y deshidratación de los órganos que intervienen a lo largo del día. Si estas varia­
ciones temporales del sustrato y de la planta se consideran despreciables con res­
pecto a la transpiración — como ya se ha visto— , el balance quedaría simplificado
en cuanto a las variables que intervienen. E l drenaje es un valor que el propio agri­

205
cultor establece basado en la experiencia local o si ésta no está disponible en las
condiciones climáticas y agronómicas más parecida, de manera que podemos con­
siderarlo una variable fija sólo dependiente del flujo de entrada. Sería necesario,
por alguno de los métodos que se describirán a continuación, conocer directa o in­
directamente el consumo por transpiración de la planta.
Las posibilidades que ofrece hoy día el manejo integrado del sistema clima-
planta-sustrato están estrechamente asociadas a la infraestructura que posee el in­
vernadero. Existen al respecto una amplia escala de niveles de equipamiento que
ofrecen también diferentes grados de flexibilidad a la hora de manejar al ambiente
(microclima), el riego y la fertilización. Bajo invernadero es posible intervenir so­
bre el flujo de transpiración si se dispone de un modelo de estimación del ritmo de
transpiración en función de los parámetros del clima que la controla. Además, la
automatización de los medios de climatización permite al agricultor actuar sobre
los parámetros del clima ajustando las consignas de humedad y de la temperatura
del aire (gestión de la nebulización y de la calefacción).
A continuación se describen distintos métodos de fertirrigación. la mayoría ac­
túan sobre la frecuencia, o sea dando las órdenes de cuando deben saltar los riegos,
algunos integran también la dotación de riego e incluso los más sofisticados permi­
ten modificar la frecuencia y la dotación según los datos recopilados de los contro­
les de fertirriego. Están clasificados según el o los parámetros que son medidos
para enviar la orden de riego.
En las aplicaciones comerciales del control del riego y la fertilización hay mu­
cho que mejorar, ya que el manejo del riego repercute no sólo en el cultivo, sino
también en un mejor aprovechamiento del agua y los fertilizantes.
Antes del establecimiento del sistema de riego, se deberían superar diferentes
etapas, siendo la primera, y también la más difícil, el reagrupamiento de las plantas
en sectores con necesidades similares en parcelas homogéneas según su micro-
clima.
A continuación se describen algunos de los métodos de riego agrupados en
función de que sean parámetros relacionados con el estado de las propias plantas,
el sustrato donde se desarrollan u otras características propias del agrosistenia en
cuestión.

5.7.1. A s o cia d o s a la planta

Los métodos de riego asociados a la planta, en su mayoría, cuantifican el nivel


de transpiración y en su caso fueron descritos en el apartado 5.2.1 pero no incluyen
otras vías que impliquen gasto de agua.
Los aparatos que miden el potencial hídrico y la resistencia estomática a la
transpiración se utilizan solamente en trabajos de investigación, pues a nivel de
campo no es fácil disponer de estos aunque se siguen haciendo importantes esfuer­
zos en incorporarlos en la actualidad por múltiples empresas del sector.
Para efectuar medidas sobre la planta de su estado o consumo hídrico de las
mismas se utilizan diversos aparatos y metodologías. A continuación se describen
dos de los métodos de más fácil aplicación en campo.

206
M e d ida s de la s v a ria cio n e s d e l d iá m e tro d e l ta llo

Las microvariacioncs del diámetro de los órganos vegetales corresponden a un


cierto número de mecanismos y respuestas que dependen del estado hídrico de la
planta. El diámetro de los órganos vegetales presenta una evolución típica a lo
largo del día con un valor máximo, que se registra al final de la noche (periodo en
que la hidratación de los órganos es máxima) y un valor mínimo, que se registra ha­
cia mediodía, y que coincide con la pérdida máxima de agua que experimenta la
planta a través del proceso de transpiración (ver apartado 5.4.2). La diferencia en­
tre estos dos valores se conoce como amplitud de la contracción. Este parámetro
es, al igual que la transpiración máxima, una característica de la especie y varía en
función de los mismos factores que la transpiración (ver apartado 5.2.1). Estos sen­
sores no son fáciles de instalar como medida de rutina bajo un invernadero. La in­
formación bruta que aportan no puede utilizarse directamente en la gestión del
riego y debe someterse a un tratamiento elaborado. L a evolución del diámetro pre­
senta dos componentes, una asociada al crecimiento del órgano y que describe el
aumento neto del diámetro del tallo en un período determinado (por ej., dos días
consecutivos), y una componente asociada con la pérdida de agua que experimenta
el órgano durante cl día (amplitud máxima de la contracción diurna) y que resulta
de un desequilibrio entre la transpiración y la absorción radical (Burney y Costi-
gan, 1984). Para poder utilizar estas medidas en el manejo del riego es necesario
definir, para cada especie, los valores de aumento del diámetro por crecimiento y el
valor asociado a la aparición de la restricción hídrica y que podrán utilizarse para
definir la frecuencia de riego (Baille et a i , 1992).
L a manifestación de una contracción diurna anormal no siempre está asociada
con una falta de agua. La reserva hídrica de la planta se vacía cuando el flujo de
transpiración sobrepasa el (lujo de absorción. Esta situación puede venir provocada
por niveles térmicos inadecuados a nivel del sustrato, problemas de salinidad en la
disolución nutritiva o por un desequilibrio entre el desarrollo de las raíces y la parte
aérea.
La aplicación de este tipo de medidas en el manejo del riego bajo invernadero es
delicada. No obstante, cuando la medida se registra en continuo, permite hacer un
seguimiento en tiempo real, a partir por ejemplo de un terminal de ordenador, de la
dinámica de la evolución del tallo y de la amplitud de la contracción y del análisis de
como responden a las condiciones impuestas de alimentación hídrica y mineral.
Los valores de variación, sirva de ejemplo, suelen oscilar entre 200 y 400 mm
(Baille et al., 1992). Con este método podemos actuar sobre la frecuencia de riego
pero la dotación deberemos definirla según características del sustrato.

R itm o de tra n s p ira c ió n

Existen otros tipos de relaciones, disponibles para un cierto número de espe­


cies vegetales que integran, además de la radiación solar, la influencia que ejercen
la temperatura y la humedad del aire (su déficit de saturación) en el nivel del ritmo
de transpiración. Además se tienen que integrar características propias de la espe­

207
cié y su estado de desarrollo (índice foliar del cultivo) y que deben de identifi­
carse, como se ha recogido anteriormente, de forma experimental. Se muestra un
ejemplo de este tipo de relaciones (ver apartado 5.8.1). Puede observarse que si se
tiene una estimación del índice foliar del cultivo, se dispone de la medida de la ra­
diación solar global y del déficit de saturación del aire (medida de temperatura y
de humedad relativa) se puede calcular a un instante dado la proporción de trans­
piración.
Los valores dependientes de la especie varían sensiblemente. Por ejemplo, para
un cultivo de Impatiens el 6 7 % de la radiación solar que recibe la planta lo trans­
forma en vapor de agua a través de la transpiración, mientras que alcanza sola­
mente el 12% en un cultivo de Poinsettia.
Estos métodos de riego facilitan los riegos en tiempo real, o sea automatismos
de arranque, y el ajuste tanto al clima como a la especie utilizada. Este tipo de mé­
todo se denomina modelo de transpiración de un cultivo. Existen multitud de ellos,
un ejemplo del modelo de transpiración derivada de la ecuación de Penman-Mon-
teith que se podría implantar en un ordenador para manejar el riego es el siguiente
(Baille et a i , 1994b):

E = A f , ( I F ) t G „ + B f2( I F ) D
f , ( IF ) = 1 - e'-°M IF)
f2 (IF ) = IF

E = nivel de transpiración del cultivo (mm h 1).


IF = índice foliar del cultivo (n r hoja m 2 suelo).
t = coeficiente de transmisividad de la radiación solar del invernadero.
G 0 = radiación solar global en el exterior del invernadero
(equivalente m m h '\ I M J m 2 = 0,408 m m . Si G 0 se expresa en W m
1 W m 2 = 0,0036 M J m 2 h 1 = 0.001469 m m I r 1).
D = déficit de saturación del aire (k P a ).
G = radiación solar global dentro del invernadero (G = t G 0).

T A B LA 5.12
Valores de los coeficientes A y B para diferentes especies
ornamentales en maceta para el cálculo de las
necesidades de riego (de Baille et al., 1994b)

Especie A B (mm h-' kPa•')

Rosal 0,36 0.020


Begonia 0.20 0.026
Cyclamen 0.32 0,019
Gardenia 0.46 0,013
Gloxinia 0.22 0.014
Hibiscus 0.37 0.037
Impatiens 0,67 0.013
Pelargonium 0.61 0.017
Poinsettia 0,12 0.018
Shefflera 0.60 0.014

208
Los valores de A y B varían sensiblemente con la especie. E l coeficiente A hace
referencia a la cantidad de radiación solar que una especie transforma en vapor de
agua por medio de la transpiración y no tiene unidades, y las unidades de B son mm
hr' kPa \ Deben ser identificados para cada especie antes de proceder a aplicarlo
en campo, estos valores son conocidos para numerosas plantas ornamentales (ver
tabla 5.12). Esta fórmula es válida para aquellos cultivos que no están sometidos a
restricciones hídricas.
En la gestión del riego, el ordenador procesa la información exterior que pro­
viene de los sensores del clima al igual que la información que proviene del agri­
cultor. Este debe aportar ciertos parámetros como put Je ser el número de días
transcurridos después de la plantación, valor que se utiliza para calcular el índice
foliar del cultivo; dosis de riego, es decir, a qué nivel de la reserva hídrica del sus­
trato debe intervenir el riego; nivel del drenaje deseable que vendrá sobre todo im­
puesto por las medidas de C E del sustrato. A partir del algoritmo de estimación de
la transpiración, el ordenador va a calcular, a un intervalo de tiempo previamente
definido, la transpiración. E l integrador se encarga de sumar los valores calculados
de la tasa de transpiración, los compara con la dosis previamente fijada por el or­
denador de riego y cuando la suma de la transpiración sea igual a la dosis fijada se
abre el sistema. E l riego se aplica hasta que se haya aportado una dosis de agua
equivalente a la transpiración más el drenaje (ver ejemplo 1).

5.7.2. A s o c ia d o s al sustrato

Los métodos de riego asociados al sustrato son aquellos que cuantifican la can­
tidad de agua disponible en el sustrato. Se pueden agrupar en directos e indirectos,
los métodos directos son aquellos que miden el potencial hídrico del sustrato por
medio del uso de tensiómetros, y los métodos indirectos son aquellos que cuantifi-
can la reserva de agua en el sustrato por otros medios entre los que se encuentran el
método de la balanza, la bandeja de riego por demanda y medidas de la Ce en el
sustrato.

Tensióm etros

E l potencial hídrico del sustrato aporta información relativa al nivel de reserva


hídrica disponible y permite fijar la dosis establecida en función del nivel de re­
serva al que se desea aplicar el riego. E l potencial mátrico como componente del
potencial hídrico del sustrato es medido por los tensiómetros, y entra dentro del
grupo de medidas directas que pueden ser utilizadas para el manejo del riego. Es
necesario conocer el nivel de potencial que corresponde a la capacidad de reserva
hídrica disponible del sustrato a la que se desea aportar la dosis de riego y utilizar
este nivel, determinado experimental mente, para definir la frecuencia del aporte
de agua (B a ille . 1992). Con los tensiómetros podemos seguir las variaciones del
potencial hídrico. Están constituidos por un «filtro» poroso saturado de agua cla­
vado en el sustrato, que permite medir con ayuda de un sensor de presión la suc­
ción ejercida.

209
Sin embargo, uno de los problemas inherentes a este tipo de medidas es que los
sensores disponibles en el mercado no registran con precisión las presiones que se
manejan en los cultivos sin suelo. Los sensores se venden calibrados para trabajar
a potenciales típicos del cultivo en suelo (0-100 kPa) mientras que en los cultivos
sin suelo se trabaja dentro de intervalos menores que deben estar entre 0 y -10 kPa
(Marfá. 1996). Los valores de tensión dependen del tipo de sustrato, por ejemplo,
la turba libera una gran parte de su reserva de agua entre -1 y -10 kPa y la lana de
roca entre 0 y -3 kPa (W allach el al., 1992). Las oscilaciones de tensión entre rie­
gos durante el día va desde 2 a 4 cm de columna de agua y alcanza hasta 10 durante
la noche en lana de roca, en perlita son muy parecidas aunque por la noche son in­
feriores (Terés el al., 2000).
E l uso de estos sensores es útil en medios homogéneos en los que la parte sen­
sible del sensor haga un buen contacto con las partículas del sustrato. Se deben ins­
talar varias unidades para evitar los problemas derivados de la ruptura de la conti­
nuidad entre el tensiómetro y el sustrato, y existir cierta heterogeneidad en la
humidificación de los mismos.
Un ejemplo de aplicación de tensiómetros para medir el potencial mátrico del
sustrato es el desarrollado por Charpentier (1988). El potencial hídrico se ha expre­
sado en función de la transpiración acumulada para un cultivo de Pelargonium. La
caída del potencial del sustrato está correlacionada con la pérdida de agua por trans­
piración. E l potencial hídrico muestra, para valores superiores (menos negativos) a
-10 kPa, una zona de relativa estabilidad, seguida de una caída brusca que corres­
ponde a la zona en la que la reserva hídrica del sustrato es limitada. Se han aplicado
diferentes niveles de potencial para definir la frecuencia de riego. L a reserva hídrica
del sustrato utilizado es de unos 400 g plantar', la consigna de potencial que permite
mantener una reserva hídrica aceptable está comprendida entre -2 y -6 kPa. En este
caso, la consigna de riego debe definirse para valores del potencial superiores a
-10 kPa. Paschold y Zengerle (1998) recomiendan en pimiento valores de tensión
para el salto del riego de -8 kPa. Según Raviv el a i (1993) el umbral de tensión
para activar el riego se fijaría en 1.5 kPa.
Método útil para determinar la frecuencia del riego (inicio) y la dotación del
mismo (parada) vendría determinada por las características del sistema.

M étodos g ra v im é tric o s : de la balanza

Existen otros tipos de sensores que detectan el peso completo de una unidad de
cultivo. Una balanza se coloca debajo de la bandeja de cultivo y es regada para
mantener un peso constante. Se colocan dos puntos de contacto en la balanza, el
riego es iniciado o parado cuando el contacto de la balanza toca el correspondiente
punto de contacto; si la aguja conecta el punto de contacto más bajo, comienza el
riego, si toca el punto más alto el riego para. Usando este sistema de riego, el peso
medio se puede calibrar al nivel deseado, y el punto de contacto podría ser ajustado
para facilitar el peso medio apropiado para dar los riegos.
E l método de pesada (Smith. 1987) es posible utilizarlo para cultivos tutorados.
tales como tomate, judía y pepino. E l peso del cultivo será soportado por el tutor.

210
La escala será ajustada de tal manera que la orden del nuevo riego se produzca
cuando el peso de la bandeja de control esté por debajo de un valor. En plantas que
no se tutoran. como las fresas (Yasuba el al.. 1995). sería necesario hacer ajustes de
este valor semanalmente porque durante el desarrollo del cultivo aparecen fluctua­
ciones en el peso de las plantas. Como con el resto de los sistemas de riego es ne­
cesario su control, siempre basado en medidas directas sobre el drenaje de las ta­
blas representativas. Para poder ajustar el riego al desarrollo del cultivo también
deberíamos ir realizando los controles del drenaje para conseguir el porcentaje del
drenaje programado o deseado.
Este sistema se basa en el mismo principio que los riegos con tensiómetros.
consumido un porcentaje del agua total disponible en el sustrato (5-10%) se hace
saltar un riego, el valor estándar de 500 gramos es igual que hablar de 500 mL de
agua, de manera que este valor variará según la capacidad de retención de agua del
sustrato utilizado y las unidades de cultivo colocadas sobre la balanza. Este método
controla en tiempo real la frecuencia de riego y sería posible controlar la dotación,
sólo influenciada por el porcentaje deseado de drenaje.

B andeja de rie g o p o r dem anda

Como sistema de fertirrigación relacionado con la cantidad de drenaje, pero


que controla la frecuencia de los riegos óptimos por día, se utiliza la llamada ban­
deja de riego por demanda (o bandeja de riego a la demanda) (ver figura 1.13. fo­
tografía 1.8). Sobre la bandeja se instalan uno o dos contenedores de cultivo (ver
también apartado 1.4.2). se localiza en una zona intermedia de la superficie culti­
vada de forma que sea lo más representativa posible de todas las unidades restantes
que forman el sector y que gracias a ella se fertirrigan con este método. La bandeja
determina la frecuencia de riego para todo el sector que controla. La duración del
ciclo de riego debe ser preestablecida o determinada por el ordenador de acuerdo a
las condiciones de disponibilidad de agua en el sustrato con tiempos fijos. La dura­
ción total del ciclo (dotación) deberá ser lo suficientemente larga para permitir que
se produzca el porcentaje de volumen deseado de drenaje desde las unidades de
cultivo.
E l funcionamiento de este sistema es capaz, de integrar todas las variaciones del
consumo hídrico que se puedan producir en el cultivo en tiempo real y nos permite
seleccionar el porcentaje de drenaje deseado en cada uno de los riegos. Normal­
mente después de un riego en la bandeja de demanda, el agua pasa al depósito lo­
calizado al final de la misma (ver apartado 1.4.2), por medio de un paño colocado
debajo de las unidades de cultivo y sumergido en el depósito, el agua va pasando
según la demanda hídrica del cultivo del depósito final al paño y de éste al sustrato,
en el momento que las sondas localizadas en el depósito detectan la disminución de
nivel enviarán la orden de comenzar un nuevo fertirriego. Este, previamente calcu­
lado. será lo suficientemente amplio para llenar el volumen del depósito vaciado
por la transpiración de la planta y provocar el porcentaje de drenaje prefijado por el
rebosadero que a tal fin presenta esta infraestructura.

211
M é todos basa d os en la C o n d u c tiv id a d E lé ctrica

La disolución nutritiva en la rizosfera está constituida en su mayor parte por sa­


les disueltas en agua, por tanto las C Es nos da una buena idea de la componente
presión osmótica del potencial hídrico del medio, por lo que este método de riego
es muy interesante al estar directamente relacionado con uno de los principales ob­
jetivos del fertirriego. Sin embargo, hay algunos autores como Fourcard (1997) que
opinan que aunque se han experimentado diversos instrumentos para estos fines
comeidales ninguno presenta la fiabilidad deseada. Trabajos recientes demuestran
la pos.bilidad de medir en continuo la C E en cl interior del sustrato y su posible uso
para de erminar la frecuencia de riego. Eyntar el cii (2000). utilizando sondas a una
succió' le - 15 kPa, demue: m que obtienen valores próximos a los obtenidos con
el exti :to saturado con dis ución nutritiva: de esta manera se podría determinar
el inst ite de inicio del riego cuando en el interior del sustrato se alcanzaran deter­
minados valores de C E en tiempo real. Con este método nos encontramos con pro­
blemas similares a los tensiómetros, debiendo determinar el punto de medida den­
tro del contenedor, y obtener ios valores de C E según el tipo de sustrato,
características del mismo (altura, geometría, volumen, etc.) y los específicos pará­
metros del fertirriego (C E del agua de riego, contribución de los fertilizantes al
agua de riego, etc.). La frecuencia quedaría determinada por este método y la dota­
ción se establecería de forma fija.

5.7.3. A so ciad o s al clim a

Las medidas de los parámetros del clima son las más utilizadas como métodos
prácticos para el manejo del fertirriego a través de sus implicaciones con las nece­
sidades hídricas de las plantas. Estos métodos utilizan un conjunto de medidas de
parámetros que pueden registrarse de manera continua y fiable bajo invernadero,
medidas de clima como son temperatura, humedad relativa, déficit de presión de
vapor, etc. La información que aportan los sensores no puede utilizarse directa­
mente en la gestión del riego y exige que previamente se establezcan relaciones
más o menos empíricas entre el ritmo de transpiración y el estado de desarrollo del
cultivo y los parámetros del clima. Para evaluar las variaciones de este ritmo de
transpiración muchas de estas fórmulas utilizan solamente la medida de la radia­
ción solar y otras integran también la temperatura del aire y las condiciones de hi­
grometría bajo invernadero.
En la mayoría de este tipo de fórmulas que pueden aplicarse al manejo del
riego, se asume que la absorción de agua equivale a la pérdida de agua por transpi­
ración dentro de un intervalo de tiempo determinado. En este caso, el paso previo
al manejo del riego es elaborar un modelo de estimación de la transpiración que
podrá aplicarse para determinar la frecuencia de riego (ver apartado 5.7.1. Nivel de
transpiración). La transpiración debe de medirse experimentalmente.
A l potencial hídrico de la atmósfera se le conoce como «demanda climática» y
su valor oscila a lo largo del día (-5 kPa) (Foucard. 1997).

212
R a d ia c ió n s o la r

En la práctica, la relación que más se ha utilizado hasta ahora se basa en una esti­
mación de la transpiración a partir de la radiación global solar y del coeficiente de cul­
tivo (K c ) que traduce el desarrollo del mismo. E l coeficiente depende de la especie y
debe identificarse experimentalmente. El inconveniente que presenta este tipo de fór­
mulas es que no son muy fiables cuando se utilizan para la gestión del riego a corto
plazo en cultivo sin suelo ya que no integran la influencia que ejercen las condiciones
de humedad en el ritmo de transpiración. Además, no pueden aplicarse para calcular la
transpiración en período nocturno puesto que la radiación solares cero. Es posible au­
tomatizar la frecuencia de riego asociando éste a su puesta en marcha con un integra-
dor de radiación solar, de modo que a una cantidad de radiación solar, se suministre la
dotación de riego que corresponde a la transpiración estimada (más drenaje deseado).
Para aplicar este procedimiento es necesario conocer la correspondencia entre la ra­
diación solar recibida y la transpiración potencial del cultivo que implica, corregida
con uno o varios coeficientes que representen el tamaño de la planta, la especie, el
agrosistema concreto, el manejo deseado, etc. Este método, aunque pueda ser prác­
tico, no está exento de inconvenientes cuando se usa para la aplicación de riegos de
alta frecuencia, que requiere el cultivo hidropónico. L a dotación de cada riego debe
corregirse constantemente para obtener la proporción necesaria de drenaje.
L a utilización de la radiación solar para el seguimiento del riego es bastante
precisa en invernaderos donde el resto de los parámetros climáticos no sufren gran­
des variaciones a lo largo del día, o sea, no se producen situaciones de estrés pro­
vocadas por otras variables climáticas (temperatura, humedad, viento, variaciones
de presión osmótica, etc.).
En invernaderos con pocos elementos para realizar el control climático, como
la mayor parte de los localizados en el sudeste español, la radiación solar se puede
utilizar como un nivel de referencia para realizar los riegos en tiempo real. Su fun­
cionamiento, entonces, no va a diferir sustancialmente del realizado por la llamada
bandeja de riego a la demanda.
En ocasiones, se maneja el riego en campo de forma que éste comience a fun­
cionar cuando se haya acumulado una cantidad fija de radiación total. Se suma la
radiación total de todo un día, se divide por este valor y se obtiene el número de ve­
ces que debe saltar el riego, es decir la integral de energía solar que debe ordenar el
nuevo riego. L a dotación de cada riego variará según el estado de desarrollo del
cultivo, tipo y volumen de sustrato utilizado y los objetivos perseguidos en el
cultivo.
En cualquier caso, antes de plantearse utilizar el riego por radiación solar de­
ben quedar claras las diferentes maneras de medir de los sensores existentes en el
mercado. L a unidades utilizadas con mayor frecuencia son radiación solar total o
global y radiación P A R (radiación fotosintéticamente activa), en el apéndice puede
encontrar el lector las unidades y la conversión entre ellas. También es importante
a la hora de interpretar los datos recogidos tener en cuenta donde está localizado el
sensor, teniendo que considerar el coeficiente de transmisividad del invernadero
completo, si el sensor está en el exterior del mismo.

213
T A B L A 5.13
Diferentes parámetros para aplicar los métodos de riego según radiación solar

Especie Referencia Sistema Observación Consigna Control

Tomate G raves (1986) N FT C irculación 0.6 M J ni ' Dotación-


interm itente (15 Frecuencia
minutos flu jo cada
radiación consignada)

Gerbera Van Labeke y sustrato 2 M J m~! Frecuencia* 3 5 % drenaje


Dam bre (1998)

Pim iento Paschold y 7 M Jm 2 Frecuencia


Zcngerle (1998)
Pepino Schnitzler sustrato 7 riegos 100 Wh m ! Frecuencia 3 0 % drenaje

el al. (1996) a tiempos


75 Wh nr! 5 0 % drenaje

* Se inicia el riego.

Es importante destacar que cuando se trabaja con radiación solar como método
de fertirriego nos debemos asegurar que no existe ningún otro factor que sea lim i­
tante en ese momento para el cultivo en relación a las necesidades hídricas o que
pueda provocar un estrés hídrico, ya que la planta podría responder cerrando los es­
tomas con independencia de la radiación incidente, por lo que evidentemente este
sistema de fertirriego basado en la relación entre la radiación solar y la correspon­
dencia de transpiración que genera sería inútil. Por ejemplo, en ocasiones pueden
surgir problemas derivados del cierre estomático provocado por elevadas tempera­
turas o elevados niveles de salinidad en el medio radical de manera que a pesar de
existir radiación suficiente no se corresponde con el consumo esperado (Caballero
et a i , 1997).
Existen múltiples estudios que determinan diferentes valores de radiación solar
para tomar las decisiones sobre el fertirriego (consignas de manejo) en función de
la especie cultivada y los diferentes objetivos perseguidos. Pueden actuar sobre el
salto del riego como orden para determinar la frecuencia del riego, sin embargo la
dotación del mismo será la suficiente para suplir el consumo y conseguir el drenaje
deseado.
Cuando el programa de riego es controlado directamente desde las lecturas de
un solarímetro, obviamente las plantas no recibirán riegos durante las horas de os­
curidad. E l consumo por el cultivo es continuo día y noche, aunque sea menor du­
rante la noche. Si el último riego del día es aplicado temprano en la noche, es posi­
ble que las tablas, sacos o contenedores de cultivo estén por debajo del nivel
deseado al comienzo del día siguiente, por la mañana, ya que no se ha repuesto la
cantidad de agua que las plantas han consumido por la noche. Com o en las prime­
ras horas del día los niveles de luz son bajos se aplicarán escasas cantidades de di­
solución nutritiva en el primer riego para suplir el consumo acumulado. Esto im­
plica modificar los programas de manejo del riego por solarímetros para permitir
un mejor reparto del riego durante las 24 horas del día.

214
Para concluir, se deduce que en el caso de utilizar solarímetros para determinar
la frecuencia de riego nos permitiría regar en tiempo real y es necesario combinar
su acción al menos con los riegos a tiempos para suplir las necesidades hídricas de
las plantas en los períodos de baja o nula radiación solar, por ejemplo para paliar el
problema que en el párrafo anterior se ha comentado bastaría con programar un
riego a tiempo al principio de la mañana (inicio de la radiación solar). Autores
como Paschold y Zengerle (1998) concluyen que sería interesante combinar el mé­
todo de tensiómetros con el de la radiación solar.

5.7.4. A s o c ia d o s al sistem a

C a n tid a d de d re n a je

L a cantidad de drenaje, entendida como un porcentaje respecto a la entrada en


el contenedor ( % ) , tanto en volumen como en peso, será considerado como método
de riego siempre que su medida suponga el accionamiento o parada del sistema de
fertirrigaeión (consigna de riego), de manera que la señal que activa el fertirriego
esté relacionada con su valor. Estos métodos por sí solos actúan sobre la dotación
de riego y no sobre la frecuencia, para ello deberían integrarse con algún otro sis­
tema y no considerarse un método de riego en sí mismos.
Cuantificar la fracción de drenaje es uno de los métodos más utilizados para
confirmar y corregir el funcionamiento de los métodos de riego. Cuando, por cual­
quier método de riego se pone en funcionamiento el sistema, el drenaje es recogido
en un recipiente. En el momento que alcanza el nivel previamente establecido (cal­
culado como un porcentaje respecto al de entrada), el ordenador apaga el sistema
de riego y éste opera sobre una válvula solenoide en la base del bote para permitir
su evacuación antes de que ordene el siguiente riego, por lo que un control del
riego puede claramente pasar a ser un método de riego.
Los detectores del peso del drenaje son aquellos que pesan la cantidad de dre­
naje recolectado. O sea, recoge el drenaje de uno o más contenedores de cultivo en
un pequeño contenedor y lo pesa (Sm ith, 1987).
E l contenedor tiene que estar debajo o al mismo nivel de la tabla porque sino
la disolución volvería dentro de la misma entre los riegos. Existen mejoras a este
sistema compaginando el porcentaje de drenaje (3 0 % ) con un límite máximo en la
C E del mismo, por ejemplo Segura el al. ( 1998) trabajando con melón galia, com­
binaron este volumen de drenaje (3 0 % ) y un valor máximo en la C E del drenaje de
5 d S m 1 como consignas de manejo del fertirriego.

C o n d u c tiv id a d e lé c tric a d e l d re n a je

E l fundamento básico es similar al descrito anteriormente usando determinados


valores de C E de los drenajes como máximos o mínimos para confirmar el correcto
funcionamiento del método de riego con respecto a la dotación. Sin embargo, no
serviría por sí solo para activar la puesta en marcha del fertirriego o pararlo. La lo­
calización del punto de medida se establece en los drenajes obtenidos desde la sa-

215
líela del contenedor de cultivo, pero puede ser también usada la medida en el inte­
rior del contenedor.

R iegos a tie m p os

Consiste en utilizar un programador de reloj controlado manualmente donde se


contabiliza el momento de inicio del riego y el tiempo de parada, por lo tanto el nú­
mero de veces que activemos el programador fijará la frecuencia de riego y el
tiempo que transcurra entre la activación del sistema y el instante de parada deter­
minará la dotación de cada riego. Consiste pues en automatizar cl riego para ase­
gurar el suministro de agua en intervalos, usa un controlador de riego que se basa
en aplicar un paquete de intervalos de riego durante las 24 horas. Será necesario es­
timar los intervalos de acuerdo a la experiencia y considerando los objetivos del
riego (apartado 5.5) y las medidas de control (apartado 5.6). La única limitación es
el máximo número de ciclos que pueden ser programados. Comenzaremos estable­
ciendo un riego durante la noche, otro temprano por la mañana y otro tarde por la
noche, y dos o tres durante las horas de máximo consumo (Smith, 1987). para pos­
teriormente, ayudados de las medidas de drenaje, aumentar o disminuir el número
de riegos. L a gran ventaja de este sistema es que la instalación es muy simple y ba­
rata. L a única dificultad es que hay que conocer muy bien el modelo de absorción
del fertirriego para ajustar el fertirriego a éste, de cualquier forma con los controles
de fertirriego se puede aprender fácilmente y retroal i mentar el sistema, por lo que
cualquier técnico o agricultor puede con escasos medios aplicar un correcto ferti­
rriego como el más sofisticado sistema automatizado. Como mayor inconveniente
mencionamos que no es posible regar según consumo en tiempo real, pudiendo en­
contrarse el sustrato en ocasiones por debajo o por encima de los límites de hume­
dad deseados (ver apartado 5.8.5). Los parámetros que se utilizan como control del
suministro correcto de agua es la medida del drenaje con respecto a un gotero de
control y complementado con datos de C E y pH de los mismos.
En la actualidad, a través de encuestas propias realizadas en el sur de España, el
número de riegos por sector y día varía entre 2 y 15, según estadio fenológico y
condiciones climáticas, aunque no es extraño que se alcancen los 30 riegos en épo­
cas de alta demanda climática y con el cultivo en pleno desarrollo.

5.7.5. M étodos integrados (planta-sustrato-clima)

Como en el caso de los métodos basados en factores climáticos, el agricultor


debe introducir o disponer de los datos relativos al desarrollo del cultivo, la con­
signa deseada de drenaje y la dosis a aportar (en general, es la cantidad de agua que
corresponde a una fracción de la reserva hídrica del sustrato y que se define entre
p p = 1 y p F = 2). Las necesidades hídricas del cultivo son conocidas en todo ins­
tante a partir de un algoritmo implantado en el ordenador que calcula la tasa de
transpiración (ver apartado 5.7.1). En este caso, la consigna fijada a nivel del dre­
naje va a ser utilizada para compararla con el valor real del drenaje medido en el in­
vernadero. La diferencia entre estos dos valores permite ajustar la dosis de aporte y

216
calcular una dosis real que debe de satisfacer a la vez las pérdidas por transpiración
y la consigna de drenaje. Por ejemplo, si el drenaje real es mayor que la consigna
previamente definida o deseada, se corrige la dosis de riego que será disminuida o
aumentada (cuando cl drenaje es inferior a la consigna). Este proceso de cálculo
permite mantener la consigna de drenaje fijada. Además, permite también corregir
las imprecisiones del modelo de cálculo de la transpiración ya que éste no tiene en
cuenta la heterogeneidad que puede existir en el invernadero, que viene provocada
por la variabilidad espacial de las condiciones climáticas, del desarrollo de las plan­
tas y por las diferencias que pueden existir en el caudal de los goteros individuales
que, aunque deben evitarse en la práctica, suele existir (menor al ± 20%).
Se puede disponer en invernadero de diferentes tipos de herramientas para con­
trolar el estado hídrico del cultivo. Las medidas de los parámetros climáticos y del
drenaje, que permiten calcular en un instante dado la dosis de agua y ajustarla a las
pérdidas por transpiración del cultivo y a la consigna del drenaje. L a aplicación a
una escala práctica de estas herramientas exige que se determine experimental­
mente la influencia que ejercen los parámetros climáticos en la tasa de transpira­
ción, las condiciones climáticas responsables de condiciones de restricción hídrica
al igual que las características físicas del sustrato.

5.8. ¿C ó m o regar? Ejem plos prácticos numéricos

Para contestar a esta cuestión es necesario conocer a nivel práctico las necesi­
dades de agua del cultivo, conocer la cantidad de agua que se pretende drenar en
cada riego según el estado de desarrollo de las plantas y conocer la capacidad de re­
tener agua fácilmente disponible de nuestro sustrato. A partir de aquí podremos co­
nocer con mayor o menor precisión cuanto y cuando regar, o sea, dotación y fre­
cuencia respectivamente.
Antes de abordar ejemplos numéricos sencillos de diferentes métodos de riego,
convendría identificar a un instante dado:
• L a demanda hídrica del cultivos, es decir la D E M A N D A de agua de la planta
por cualquiera de los métodos descritos.
• L a O F E R T A , es decir, la reserva de agua que ofrece el sustrato y que depende
de sus propiedades físicas.
Y. por último, la fracción de agotamiento del agua disponible en el sustrato al
que se desea intervenir y el volumen de drenaje que se quiere conseguir determina­
rán la dosis de riego: D O T A C IÓ N , y el modelo de cálculo del consumo de la planta
determinaría la F R E C U E N C IA con la que aportar dicha dosis.

5.8.1. E je m p lo 1: M étodo de riego b a s a d o en el c á lc u lo del nivel


de tra n s p ira ció n co n p arám etro s clim á tico s , de cultivo
y s u s tra to in teg rad o s

En este ejemplo vamos a calcular el ritmo de transpiración para un cultivo de


rosal en maceta (ver tabla 5.12) según el modelo de transpiración descrito en el

217
apartado 5.6.1. Los valores de A y B son en nuestro caso 0.36 y 0.020 mm li 1
k P a '. respectivamente. Las funciones f, y f2 pueden calcularse si se conoce el ín­
dice foliar del cultivo (IF ). Se puede medir en continuo la radiación solar (G 0). tem­
peratura (T ) y la humedad del aire (H R ), parámetros a partir de los cuales se cal­
cula el déficit de saturación (D).
Supongamos que tenemos un sustrato que libera 500 L m 1a p F - 1 (ver apar­
tado 5.4.1) y que es equivalente, por ejemplo, a 5 L m 2 de suelo o 5 mm. Se quiere
lijar la dosis de riego cuando se alcance un 10% del volumen liberado a p F = 1 (es
decir, una dosis de 0.5 mm). L a dosis de drenaje se fija en un 3 0 % del aporte total,
es decir a 0 .15 mm. el riego debe intervenir cuando el valor acumulado de la tasa de
transpiración, calculado por el algoritmo residente en el ordenador, alcance
0,35 mm (= 0,5-0.15. la diferencia entre la dosis y el drenaje). Ahora bien, si que­
remos manejar la frecuencia de riego a partir de la radiación solar, es necesario
transformar el valor de la transpiración en radiación solar equivalente. Suponga­
mos que cuando la transpiración acumulada durante un intervalo de tiempo alcanza
0.35 mm. el valor medio del déficit de saturación, durante este intervalo, es igual a
2 kPa. E l valor de 1F en el ejemplo, necesario para el cálculo de las funciones fj y
f2, es 3 m2hoja m ' 2 A partir de estos valores y teniendo en cuenta que el t (coefi­
ciente de transmisión del invernadero) es 0.60, la radiación solar equivalente puede
deducirse de la fórmula para calcular la transpiración y representa en este caso un
valor de 1.25 mm que. transformado en energía, corresponde a 3 M J m :.

G (l = (E - f2 B D)/A f, t = 1.25 mm (cambio unidades en apartado 5.6.1) = 3 M J m 2

Es decir, el riego debe intervenir cada vez que el valor integrado de la radiación
solar en el exterior sea igual a 3 M J m 2. nivel que puede alcanzarse con una fre­
cuencia variable a lo largo del día y también a lo largo del año.

5.8.2. Ejem p lo 2: R ie g o a tiem po s

Se pretende establecer la frecuencia de riegos diaria y la dotación de riego para


un cultivo de melón durante el estado de fructificación en la campaña de primavera-
verano (máximos requerimientos hídricos). L a unidad de cultivo utilizada tiene 15

T A B LA 5.14
Factores considerados en el sistema que se utilizan para el ejemplo de cálculo de
frecuencia y dotación de fertirriego a tiempo y que pueden variar en otro caso particular

Parámetro considerado Valor

Porcentaje del agua total disponible del sustrato (atd) considerada 59.1
Volumen del contenedor (ve) 15 L
N.° de goteros por contenedor (ng) 3
Caudal nominal del gotero a 1 kg cm 2 (c) 2 L li 1
Porcentaje de drenaje que se desea en el período de tiempo considerado (d) 20
N.° de plantas en un contenedor (np) (en nuestro caso melón) 3
Porcentaje del volumen de agua total disponible que consumen las plantas
del contenedor tras el cual se desea iniciar un nuevo riego (ac) 7

218
litros de volumen (ve), y el sustrato utilizado responde a las características óptimas
relacionadas en el capítulo 4 (asumiendo un 59,1% de agua total disponible (atd)
como valor medio), el agua total disponible es la suma del agua fácilmente disponi­
ble y de la reserva. En la tabla 5.14 se muestran los parámetros y factores que se asu­
men del agrosistema en el presente ejemplo. Se pueden realizar los cálculos que
abajo figuran para cada sustrato con ayuda de las tablas 4.3, 4.8, 4.9 y 4.10.
E l lector puede ir sustituyendo cada dato que aparece en la tabla 5.14 para su
propio caso en todos los pasos del ejemplo.
En primer lugar vamos a calcular el volumen de agua total disponible (ats) con­
siderando el volumen de sustrato (v ) por contenedor de una unidad de cultivo des­
pués de saturar el sustrato y dejar drenar:
ats = atd/100 x v, sustituyendo:
ats = 59,1/100 x 15 L = 8,865 L.
Otra consigna de manejo a considerar es «cuando» iniciar los riegos, según lo
enunciado en el apartado 5.5.3, debemos regar cuando el sustrato ha perdido entre
el 5 y el 10% (Smith, 1987) del agua total disponible en el sustrato (atd), en nues­
tro caso elegimos un valor intermedio, cuando hayamos perdido el 7 % (ac), luego
el volumen de gasto por contenedor (vac) tras el cual se debe iniciar el riego es:
vac = ac/l()0 x ats, sustituyendo:
vac = 7/100 x 8,865 L = 0,621 L = 621 mi.
También necesitamos disponer de un dato de consumo de agua diario de una
planta de melón cultivada en circunstancias similares a las que estamos conside­
rando para estimar la demanda, en la tabla 5.7 vemos para el melón un consumo
diario de 4 L (cd).
cd = 4 1 . planta ' día 1 = 4000 mL planta 1 día '
Para conocer el número de riegos conviene expresar el consumo en intervalos de
tiempo más pequeños {mi. planta ' minuto ') (cm), hacemos el cambio de unidades y
consideramos que se establecerán los riegos sólo durante las horas de luz (12 horas):
ch = cd/n° horas de luz, sustituyendo:
ch = 4000 m i. planta 1día V 12 li = 333,3 mL planta ' I r 1
cm = ch / 60 minutos
cm = 333,3 m L planta ' h '160 minutos = 5,6 mL planta ' minuto 1
En cada unidad de cultivo hay tres plantas de melón, de manera que su con­
sumo (cu) será:
cu = cm x np (n ° plantas por unidad de cultivo contenedor: tabla de lana de ro­
ca, saco perlita, fibra de coco, etc.), sustituyendo:
cu = 5,56 mL planta 1 minuto 1 x 3 planta contenedor 1 - 16,7 m L contenedor'
minuto 1
Como hemos establecido que los riegos deben comenzar cuando se hayan con­
sumido 621 m L, vamos a calcular en cuanto tiempo (ti) las tres plantas de cada
saco consumen dicha cantidad, es decir el tiempo que tiene que transcurrir para que
se consuma el 7 % de volumen atd de un contenedor con un volumen determinado
(ve) con un número de plantas concreto (np):
ti = vac/cu
ti - 6 2 1 mL c o n ten ed o r1/16,7 mL co n ten e d o r' minuto~' = 37,2 minutos

219
De manera que el número total de riegos (nr) — que es el máximo ya que también
se ha considerado el consumo máximo— en un día lo calculamos, dividiendo las ho­
ras (minutos) que tiene un día (horas de luz, hl) entre los intervalos establecidos:
nr = hl x 60 m inutos/t
nr= 12 h x 60 m inuto/ 37,2 minuto riego ' = 19,3 riegos en las 12 horas de luz,
aproximadamente 19,3 riegos.
A continuación vamos a calcular la dotación de cada uno de los riegos para co­
nocer el tiempo que debe durar, o sea, establecer el momento de parada. E l volu­
men a aportar en cada riego (v ) deberá ser igual al volumen de fertirriego que se
desea reponer (vac) más el porcentaje que se desea emplear como lavado (drenaje,
d), en nuestro caso vac era igual a 420 m L y el d se estableció para este momento
en el 20%, así que:
v = vac + v d/l()0, sustituyendo:
v - (d/100 v ) = vac
v (1 —d/100)= vac
v = 621/0,8 m L c o n te n e d o r1 = 776 m L co n ten e d o r'
En cada contenedor hay tres goteros (ng), dicho volumen será aplicado por los
tres, para saber el tiempo que debe funcionar el sistema debemos saber cuanto debe
aportar cada gotero (ag):
ag = v/ng, sustituyendo:
ag = 776 m L contenedor '/3 goteros co n te n e d o r' = 259 m L gotero '
Cada gotero suministra (c ) 2 L I r ', o lo que es lo mismo 33,33 m L m i n u t o el
tiempo que durará cada riego se obtiene (tr):
tr (en minutos) = a/c (en minuto), sustituyendo:
tr = 259 m L gotero 733,33 m L minuto ' gotero ' = 7,76 minutos, aproximando
8 minutos será la duración de cada uno de los riegos.
De esta manera queda definida la dotación con el tiempo de riego, y la frecuen­
cia de los mismos (intervalos de tiempo entre riegos):
19 riegos en un día y una duración de 8 minutos cada uno.
L a frecuencia no responde a ningún criterio de consumo en tiempo real de las
plantas, pudiendo encontrarse en determinados momentos los tiempos de riego o
sobrestimados o infraestimados (ver ejemplo 5). También es necesario tener en
cuenta que se estableció para los máximos requerimientos hídricos, por lo que será
necesario controlar el drenaje para, a partir de estos valores, modificar la frecuen­
cia de riego para mantener la consigna de control (drenaje).

5.8.3. Ejem p lo 3: R ieg o por radiación solar

Un cultivo de tomate en sustrato con 6 plantas por saco de perlita de granulo-


metría B 1 2 (ve = 40 litros), con goteros de 2 litros liora ' (c = 33,33 m L m in '), y
con la consigna de mantener un 3 0 % de drenaje (d). No existe una información de­
tallada que nos dé un adecuado nivel de referencia para cada localización geográ­
fica con sus especiales características climáticas, aquí utilizaremos el dato de la ta­
bla 5.9. según la cual las plantas consumen 120-130 m L por 1 M J m 2 recibido de

220
T A B L A 5.15
F a c t o r e s c o n s id e ra d o s e n e l s is te m a q u e se u tiliz a n p a r a e l e je m p lo d e c á lc u lo
d e f r e c u e n c ia y d o ta c ió n d e f e r t ir r ie g o u s a n d o c o m o m é to d o la r a d ia c ió n s o la r

Parámetro considerado Valor

Porcentaje del agua total disponible en el sustrato (atd) considerado, perlita B12 31,6
Volumen del contenedor (ve) 40 L
N ° de goteros por contenedor (ng) 3
Caudal nominal del gotero a 1 kg cm~2 (c) 2 L li 1
Porcentaje de drenaje que se desea en el período de tiempo considerado (d) 30
N ° de plantas en un contenedor (np) (en nuestro caso tomate) 6
Porcentaje del volumen de agua que consumen las plantas del contenedor tras el
cual se desea iniciar un nuevo riego (ac) 7
Coeficiente de transmisividad del invernadero en su conjunto (t) expresado en % 40

T A B L A 5.16
D a to s h o r a r io s d e r a d ia c ió n g lo b a l e x t e r io r e in t e r io r e n el in v e r n a d e r o n ecesa rio s
p a r a e l f e r t ir r ie g o u s a n d o c o m o m é to d o la r a d ia c ió n s o la r
(d ía 23-m arzo-98, s u re s te d e E s p a ñ a , d a to s p ro p io s )

Interior Integral en
Exterior expresadas en cada minuto
flora Jm - 2r ' Jm - 's - ' J m '2 I r ' M J n r2I r 1 M J m~2min~'

0:00 0.0 0.00 0 0,000 0,000


1:00 0.0 0,00 0 0,000 0.000
3:00 0.0 0.00 0 0.000 0.000
4:00 0.0 0,00 0 0.000 0.000
5:00 0.0 0,00 0 0.(K)0 0.000
6:00 36.2 14.5 52.200 0,052 0.001
7:00 160.0 64.0 230.400 0.230 0.004
8:00 183.3 73.3 263.880 0.264 0.004
9:00 326.7 130.7 470.520 0,471 0.008
10:00 633.5 253.4 912.240 0.912 0.015
11:00 667.0 266.8 960.480 0,960 0.016
12:00 969.3 387,7 1.395.720 1.396 0.023
13:00 693.2 277.3 998.280 0.998 0.017
14:00 870.8 348.3 1253880 1.254 0.021
15:00 764.0 305.6 1.100.160 1.100 0.018
16:00 571.2 228.5 822.600 0.823 0.014
17:00 348.8 139.5 502.200 0.502 0.008
18:00 192.2 76.9 276.840 0.277 0.005
19:00 33.2 13.3 47.880 0.048 0.001
20:00 0.0 0.0 0 0,000 0.000
21:00 0.0 0.0 0 0,000 0,000
22:00 0.0 0.0 0 0,000 0.000
23:00 0.0 0.0 0 0,000 0.000

Media diaria = 460.7 184.3 Integral = 9287280 9.287

221
radiación solar total, este dato nos da idea de la dotación diaria según el consumo
de una planta en función de la radiación solar recibida.
Para realizar riegos por radiación solar en tiempo real (frecuencia) debemos
disponer de un integrador de radiación que mida en continuo y que pueda enviar
ordenes de riego. En la tabla 5.16 se presentan en la primera columna las horas del
día. en la segunda los datos medios registrados por segundo de radiación solar total
en el exterior del invernadero, en la tercera columna según el coeficiente de trans-
misividad de nuestra estructura (4 0 % ) calculamos el valor de radiación solar al que
están expuestas las plantas, en la cuarta columna aparecen los valores de radiación
solar ya integrados a la hora completa correspondiente, en la quinta se realiza un
cambio de unidades de la tercera columna a M J m '2 I r ', y por último en la sexta co­
lumna los valores integrados en cada hora por minutos.
En primer lugar, podemos trabajar sólo intentando conocer el consumo por
planta durante las horas de luz de un día. para poder por medio de los riegos repo­
ner el agua consumida en el sustrato. ¿Cuánto consumiría una planta en un día con
tales características de radiación solar? Para ello, realizando la integral del día
completo (ir), en la tabla 5.16 se puede ver que es 9.287 MJ ni 2 y multiplicando
por el consumo medio de una planta de tomate por cada unidad de radiación reci­
bida (cnir) que en la tabla 5.8 se cuantifica en 125 m L p la n ta 1 se obtiene:
cd = edr x ir. sustituyendo:
cd = 125 m i. plantar' M J in 2 x 9.287 M J ni 2 día ' = 1161 mi. d ía '1
es decir, cada planta consume 125 m L por cada M J m 2 recibido, como ha habido
9.287 M J ni 2 a lo largo de todo el día. el resultado, como se ve. es de 1161 in L de
consumo por planta.
Deberíamos aplicar dicho volumen (dotación diaria) en varios riegos, que po­
demos distribuir en cualquier momento del día y por cualquiera de los métodos
descritos.
Sin embargo, si dispusiéramos de un integrador de radiación solar podríamos
establecer la frecuencia de los riegos, en cualquier caso es necesario conocer las
características del sustrato que nos va a determinar en que momento (por radiación
acumulada) debe saltar el riego, éstas figuran en la tabla 5 .15. el volumen total (ve)
es de 40 L y la perfila de granulometría tipo B I 2 (ver tabla 4.9) y el volumen de
agua total disponible en el sustrato (ats) es del 31,6%.
Después de saturar la tabla y dejado drenar, disponemos del siguiente volumen
de agua total disponible (ats) en el contenedor (saco):
ats = atd/100 x ve, sustituyendo:
ats = 31.6/100 x 40 = 12,64 L sacar' = 12.640 m L sa c o 1
Se quiere ordenar el nuevo riego cuando las plantas hayan consumido un 7 %
(ac) del volumen total de agua disponible en el volumen del saco (vac):
vac = ac/100 x atd. sustituyendo:
vac - 7/100 x 12640 L = 885 m L saco '
Basándonos en los datos de consumo según radiación solar (cm r, 125 mL
p la n ta '1 por cada I M J n r 2 recibido), si en cada saco hay 6 plantas (np) por cada
I MJ ni 2 recibido se consumen en un saco (cu):

222
cu = cmr x np, sustituyendo:
cu = 125 mL planta ' x 6 planta saco~J = 750 n¡L por cada 1 M J m 2
Si vamos a dar un riego cuando se consuman 885 m L s a c a r la radiación acu­
mulada (ra) a la que se debe activar un riego se obtiene:
ra = vac/cu, sustituyendo:
ra = 885 m L saco 'H 50 m L s a c o 1 M J m 2= 1.18 M J m~2
Este valor nos servirá para obtener la frecuencia de riego en tiempo real. La do­
tación de cada uno de los riegos debe servir para compensar el volumen de ferti­
rriego consumido (vac) (que se desea reponer) y además obtener el porcentaje de
drenaje establecido (d) (30% ).
L a dotación de un riego se obtiene (ver ejemplo 2):
v = vac + v x d/100, sustituyendo:
v = 885/0.7= 1.264 mL saco 1
Igual que en el ejemplo 3, como en cada contenedor hay tres goteros (ng), di­
cho volumen será aplicado por los tres, para saber el tiempo que debe funcionar el
sistema debemos saber cuanto debe aportar cada gotero (ag):
ag = v/ng, sustituyendo:
ag = 1.264 mL saco V3 goteros saco 1 = 4 2 1 mL gotero 1
Como cada gotero aporta (c) 2 L h ' , o lo que es lo mismo 33,33 mL minuto ',
el tiempo que durará cada riego se obtiene (tr):
tr (en minutos) = ag/c (en minuto), sustituyendo:
tr = 421 m L gotero V33.33 m L minuto 1 gotero 1 = 12.6 minutos, aproximando
13 minutos será la duración de cada uno de los riegos.
En un día con las características descritas en la tabla 5.16 daremos un total de
unos 9 riegos de 12 minutos cada uno. para obtener en cada uno de ellos un 30% de
drenaje.
Si el consumo diario (cd) por planta es de 1161 mL, el consumo diario de un
saco será:
cu = cd x np. sustituyendo:
cu = 1.161 niL p l a n t a d í a ' x 6 plantas saco 1 = 6.966 m L saco 1 día '
E l número de riegos al día será (nr):
nr = cu / vac, sustituyendo:
nr = 6.966 m L saco 1 dícr '! 885 m L saco ' - 7,9 riegos día ‘ o lo que es lo
mismo, 8 riegos, que distribuiremos según alguno de los métodos de riego.
Con este esquema resolvemos los problemas a posteriori, pero si disponemos
de un integrador de radiación como indicador de la frecuencia de riego podremos
regar con la misma dotación diaria pero distribuida en el día según las necesidades
en tiempo real de las plantas.
Para observar cómo trabajaría el integrador se describe paso a paso cómo, a lo
largo del día. obtenemos el valor que dará orden de comenzar el riego, la dotación
de cada uno de ellos responde al mismo cálculo que en el caso anterior (cada riego
durará 13 minutos) de manera que la orden de parar el riego será establecida de
antemano.

223
T A B LA 5.17
S im u la c ió n d e u n m o d elo q u e c o n te m p la e l u so un in t e g r a d o r d e r a d ia c ió n co m o m étodo
d e f e rtirrie g o

Tiempo
(niin) Integral
Inicio Fin Irradiancia utilizado Integral hasta el Hora
integral integral M J n r 1s-' integral M J tiempo momento riego

6:00 6:59 0.001 60 0.06 0.06


7:00 7:59 0.004 60 0.24 0.30
8:00 8:59 0.004 60 0.24 0.54
9:00 9:59 0.008 60 0.48 1.02
10:00 10:09 0.015 10 0,15 1.17 10:10
10:10 10:59 0.015 50 0.75 0.75
11:00 11:27 0.016 28 0.45 1.20 11:28
11:28 11:59 0.016 32 0.51 0.51
12:00 12:28 0.023 29 0.67 1.18 12:29
12:29 12:59 0.023 31 0.71 0.71
13:00 13:27 0.017 28 0.48 1.19 13:28
13:28 13:59 0.017 32 0.54 0.54
14:00 14:30 0.021 31 0.65 1.19 14:31
14:31 14:59 0.021 29 0.61 0.61
15:00 15:31 0.018 32 0.58 1.19 15:32
15:32 15:59 0.018 28 0.50 0.50
16:00 16:48 0.014 49 0,69 1.19 16:49
16:49 16:59 0.014 11 0.15 0.15
17:00 17:59 0.008 60 0.50 0.65
18:00 18:59 0.005 60 0.30 0.85
19:00 19:59 0.001 60 0.05 0.90
20:00 20:59 0.000 60 0.00 0.90 no riego
7 riegos

A continuación iremos realizando la integral de radiación parcial para cada pe­


riodo del día indicando cuando debe comenzar un riego, en esc mismo momento el
contador de radiación solar se pondría a cero y así para cada uno de los riegos. Para
calcular las integrales parciales tomaremos como dato de radiación el valor medio
instantáneo (por segundo) de radiación solar en el interior del invernadero, a cada
hora le calculamos su integral media por minuto con dicho valor instantáneo. Para
el cálculo no se utilizarán las horas donde no aparece registrado ningún valor de ra­
diación (desde las 20:00 hasta las 6:00 //).
Recordando, en cl ejemplo, cada 1.18 M J n r 2 recibidos, las plantas habrían
consumido el 1% del agua total disponible y deberíamos regar. Por ello cada vez
que se alcanza esa integral de radiación solar comenzaría un riego.
Con un integrador de radiación solar podemos determinar en el mismo mo­
mento el inicio de los riegos, y con ello la frecuencia de riego en el día. La or­
den de parada del riego será función de la dotación que hemos determinado an­
teriormente.

224
5 .8 .4 . E j e m p l o 4 : C E y f r e c u e n c i a d e r i e g o e n f u n c i ó n

d e la r a d i a c i ó n s o l a r i n c i d e n t e

E l caso anlerior se puede perfeccionar incluyendo, aparte de la frecuencia de


riego y la dotación (momento de parada), la C E con la que regar en función de
la radiación solar instantánea que recibe el cultivo. Según lo enunciado en el
apartado 5.5.1. los riegos que comiencen en las horas de elevada radiación (9:00
a 17:00 horas) incluirán la consigna de C E con un valor de 2,5 d S n r ' y los rie­
gos que comiencen fuera de dicho período lo harán con una C E de 3,5 dS m '
(Sm ith. 1987).
De manera que, en nuestro ejemplo, todos los riegos del día tendrán la C E in­
ferior. ya que en ningún caso se ha regado cuando la radiación es baja ni durante la
noche.

T A B LA 5.18
F a c to re s c o n s id e ra d o s en e l siste m a q u e se u tiliz a n p a r a el e je m p lo 5 d e c á lc u lo
d e fre c u e n c ia y d o ta c ió n d e f e r t ir r ie g o u sa n d o c o m o m é to d o rieg o s a tie m p o

Parám etro considerado Valor

Porcentaje del agua total disponible en el sustrato (atd) considerado, perlita B 12 31,6
Volumen del contenedor (ve) 40 L
N.° de goteros por contenedor (ng) 3
Caudal nominal del gotero a I kn cm 2 (c) 2 /. h 1
Porcentaje de drenaje que se desea en el período detiempo considerado (d) 30
N .° de plantas en un contenedor (np) (en nuestro caso tomate) 6
N .° de sacos de cultivo en la bandeja de drenaje 2

T A B LA 5.19
D a to s de los rieg o s y d re n a je s d e u n d ía c o m p le to con p ro g ra m a c ió n te m p o ra l
d e los rieg o s p o r tie m p o s

Tiem po Dotación por Drenaje (m L)


Dotación
del inicio (minutos) gotero (m L) De la bandeja De cada gotero %

9:46 8 267 0 0 0
10:30 8 267 324 54 20
1LIO 8 267 936 156 58
12:20 8 267 1176 196 73
13:50 8 267 600 100 37
15:46 8 267 306 51 19
18:10 8 267 636 106 40
Total = 56 1869 663 Media = 35

225
5 .8 .5 . E j e m p l o 5 : R i e g o a t i e m p o s , p o r c e n t a j e d e d r e n a j e

A continuación se resumen los volúmenes recogidos durante un día del mes de


febrero de 1998 (ver tabla adjunta), de un cultivo de tomate cherry en sacos de per-
lita tipo B 12 de 40 litros. En cada saco se colocaron 6 plantas y la bandeja de dre­
naje recolectaba los lixiviados de dos sacos de cultivo. E l método de riego utilizado
para determinar la frecuencia era a tiempos y las dotaciones de riego eran fijas du­
rante cada etapa de desarrollo, la consigna establecida de control era mantener un
30% de drenaje. Este ejemplo nos servirá para destacar defectos de este método de
riego.
En las columnas 4 y 5 de la tabla 5.19 aparecen los datos sin elaborar recogidos
en campo. En la columna 5 se expresan los volúmenes de drenajes para un solo go­
tero. dividiendo lo recolectado en la bandeja de drenaje correspondiente a 6 goteros
que tiene cada uno (3 goteros en cada saco). Y en la última columna se calcularon
los porcentajes de drenaje (d) de cada uno de los riegos y el del día completo, de la
siguiente manera:
d = drenaje de un gotero/volumen total aplicado por gotero x 100.
Por ejemplo para cl riego de las 11:10 de la mañana:
d = 156/267 x 100 = 58%.
De estos datos se deduce la falta de homogeneidad de los valores de los drena­
jes de cada uno de los riegos estudiados de forma individual, la que queda enmas­
carada por el valor del drenaje del día completo (35%).
El día en que se tomaron estos datos amaneció aproximadamente a las 8:00 y se
puso el sol a las 18:30. las horas de noche fueron más de 13. lo que supone más del
5 0 % del día. el consumo nocturno no fue previsto y en consecuencia el primer
riego de la mañana no llegó a ser suficiente para cubrir el consumo nocturno. Los
riegos en las horas centrales del día están excesivamente juntos, por ello los drena­
jes superan el valor establecido de drenaje (mayor del 30%).

TA B LA 5.20
F a c to re s c o n sid e ra d o s e n el siste m a q u e se u tiliz a n p a r a el e je m p lo 6 d e c á lc u lo
de fre c u e n c ia y d o ta c ió n d e f e r t ir r ie g o u sa n d o co m o m é to d o rieg o s p o r b a la n z a

Parámetro considerado Valor

Porcentaje del agua total disponible en el sustrato (atd) considerado, lana de roca 59.1
Volumen del contenedor (ve) 15/.
N.° de goteros por contenedor (ng) 3
Caudal nominal del gotero a 1Ag cm 2 (c) 3 L li
Porcentaje de drenaje que se desea en el período de tiempo considerado (d) 30
N.° de plantas en un contenedor (np) (pepino) 4
N.° de sacos de cultivo en la bandeja que se utiliza para el pesado (ntb) 2
Porcentaje del volumen de agua que consumen las plantas del contenedor tras
el cual se desea iniciar un nuevo riego (ac) 10
Consumo diario medio (cd) en una planta de pepino Schnitzler e l a l. (1996).
noviembre (tabla 5.7) 4.38 1.

226
5 .8 .6 . E j e m p l o 6 : R i e g o p o r b a l a n z a

Se pretende determinar la variación de peso de la bandeja que se encuentra so­


bre la balanza que indicará el inicio de los riegos. En un cultivo de pepino en la
campaña otoño-invierno sobre tablas de lana de roca de 15 litros de volumen total.
L a densidad de plantación es de 1,33 planta m 2 y cuyos parámetros de interés fi­
guran en la tabla 5.20.
Para comenzar el problema, como en todos los casos anteriores, es necesario un
dato de referencia del consumo de una planta de pepino, que según la tabla 5.7, es
de 3,99 L planta 1 día 7en los meses de enero a mayo y de 4,38 L planta ' día 1 de
agosto a noviembre. Vamos a calcularlo para el mes de noviembre.
En primer lugar debemos tener en cuenta el tipo de sustrato que estamos utilizando,
sus características figuran en la tabla 4.8 (procedencia A ) y recogida en la tabla 5.20.
La cantidad de agua disponible después de saturar y dejar drenar la tabla (ats) será:
ats = atd/100 x v, sustituyendo:
ats = 59,1/100 x 15 L = 8.865 L = 8.865 mL
En este problema debemos tener en cuenta que a efectos prácticos la densidad
de la disolución de fertirrigación es de I kg L ' (1 g mL '), de manera que podemos
hablar indistintamente tanto de gramos como de mililitros. Aplicando el comenta­
rio anterior disponemos de unos 8.865 mg o mL de agua total disponible.
Esta será la situación normal después de cada riego, ¿que cantidad de agua per­
mitiremos que consuma la tabla antes de comenzar otro riego? Estableceremos el
10% del agua total disponible (ac):
E l volumen de gasto de la bandeja (2 sacos) que se utiliza tras el cual se debe
iniciar un riego (vac) será:
vac = ac/100 x ats x ntb
vac = 10/100 x 8.865 x 2 = 1.773 g
Cada vez que el peso de la balanza disminuya en 1.773 g debe comenzar un riego.
A continuación calcularemos la dotación (v ) de cada uno de los riegos teniendo
en cuenta las características físicas de nuestro agrosistema (tabla 5.20) y consignas
de manejo.
v = vac + v d/100, sustituyendo:
v = 1.773/0.7 = 2.533 g o m L
Para expresar esta dotación en tiempo (t) expresada en minutos
t = v/[(ng x ntb) x c (en min.)), sustituyendo:
l = 2.533 mLI( 3 x 2) x 50 m L min 1 - 8.44 min ~ 9 min
Por último, ¿cuántos riegos (nr) saltarán en un día del mes de noviembre?, te­
niendo en cuenta que el consumo diario para una planta estimado para ese mes es
de 4,38 litros (4.380 mL):
Primero responderemos a ¿cuánto consumirá la bandeja que se usa como indi­
cadora con su correspondiente número de tablas (cu)?, ésta será:
cu = cd x np x ntb. sustituyendo:
cu = 4.380 m L x 4 x 2 = 17.520 mL día bandeja ' (bandeja = np x ntb)
Como cada riego comenzará cuando se haya gastado vac, el número total de
riego será:

227
§8
Algunos loses
«I
relevantes en s §
el desarrollo
del cultivo

Lavado
F a v o r e c e r la P o te n c ia r los M a d u ra ­ V d e sin ­
O b je tivo p re te n d id o E n r o lla m ie n ­
to d e la p la n -
F a v o re c e r el d e riv a c ió n
p a rá m e tro s
c ió n a c e -
le r o d a d o
fe c c ió n
m á x im o d e s a ­ d e l m d x tm o d e l sus­
c o n el m a n e jo d e tu la o n la rrollo v e g e t a ­ d e so rro H o d e c a lid a d los últi­ trato p a ­
to ta lid a d d e l tivo m os
la fertirrigación co n te n e d o r
a la p a rte d e los frutos
ra el
p ro d u c t iv o nuevo
frutos cu ltivo
i i r I l i 1
Días d e s d e
30 60 90 120 Í50
la s ie m b ra
a) re c dre‘^|e ___
60 -75 25-35 20-25 5 -1 0 • :
"O — 'O
e n tra d a 2,0-2,2 2,0-2,4 2,2 -2 ,4 2,4-2,6 2 ,8 -3,0 0,5-1,2
"C ■ S 'wi ú i'fe
O ) .O .O) üSg d r e n a je 1,8-2,2 1,8-3,0 2,4-3,2 2 ,9 -3,6 3 ,8 -4,2 0,5-2,8
’3> ® fc
5,5-6,0 5,5-6,5 6,0-6,8 6,0-7,0 6,0 -7 ,0 5 ,5 -7,8

o ™ t
C Qj X
e n tra d a
(J c |£ u.
d r e n a je 5,8-7,5 6 ,0 -7,5 5,8-7,5 5,8-7,8 5,8 -7 ,8 5 ,5 -7 ,8

F u e m e : E lab o rac ió n propia.

Figura 5.10. N iveles de referencia p ara e l m anejo de la fe rtirrig a ció n en un cultivo


de tomate en condiciones d el área m editerránea y los resultados esperados.

nr = cu/vac
nr= 17.520 mi, día bandeja ~'/\.773 g riego ' = 9.88 riegos día ' ~ 10 riegos
diarios
Resumiendo, en un día de noviembre se producirían automáticamente por este mé­
todo (saltarían) 10 riegos de 9 minutos cada uno. acorde a las características del sistema
y al manejo del riego expresado en este ejemplo y mostrados en la tabla 5.20.

5.8.6. Ejem plo 7: R iego determ inado por la «experiencia»


del técn ico o agricultor. M étodo sim plificado o intuitivo

Existen unos procedimientos simples que hemos llamado controles clel fe rti­
rriego y que verifican que el método usado se ajusta a los objetivos pretendidos. En
la actualidad se cuenta con cierta experiencia basada en ensayos cercanos
— e incluso de la misma comarca agrícola— , que nos permiten disponer de los ni­
veles de referencia para poder realizar los cultivos sin suelo en casi cualquier con­
dición agroclimática en la que el lector se encuentre. De manera que en ocasiones
con sólo el adecuado manejo de ios controles, por ejemplo mediante el porcentaje
en volumen del drenaje obtenido, pH y conductividad eléctrica, podrían ser sufi­
cientes para llevar a buen término un cultivo sin necesidad de especiales cálculos,
es decir se puede trabajar de una manera «intuitiva».
En general se pueden considerar los siguientes controles para verificar el co­
rrecto manejo del fertirriego:

228
• Si estamos trabajando con un drenaje medio del 25-35%.
• Aproximadamente a una C E del drenaje una unidad superior a la de entrada.
• Un pH no superior (o inferior) a una unidad y media del programado.
Si partimos de unas condiciones de cultivo, frecuentes para el ámbito medite­
rráneo, como son aguas de aproximadamente 1 dS m 1 y aportamos con los fertili­
zantes hasta una unidad o unidad y media (como se explica en el capítulo 7), po­
demos conseguir los objetivos de riego como es el surtir a las plantas de sus
necesidades hídricas y el de mantener el debido equilibrio nutricional con los con­
troles expuestos anteriormente.
Aplicar esta programación de fertirrigaeión no garantiza que se va a tener éxito
en la obtención de los fines pretendidos con el cultivo, pues obviamente el número
de factores y las interacciones que afectan al fertirriego son muy complejas como a
lo largo de todo el presente capítulo y otros se han ido tratando. Sin embargo, para
alentar al lector que se inicia en estos temas, podemos decir que también es cierto
que las plantas son capaces de soportar y producir en una amplia horquilla en lo
que respecta a las condiciones microclimáticas y nutricionales en las que se de­
sarrollan.
En la figura 5.10 se muestra una ejemplificación media para todo el cultivo,
considerando un cultivo muy común como el de tomate, y unas aguas de riego que
podemos clasificar de intermedias, en esta figura se ilustra como se podría ir modi­
ficando el fertirriego en función de la edad de la planta y las pretensiones que se
persiguen.
En la figura 5.7 se muestran algunas posibles modificaciones recomendadas de
los niveles base que se mostraron en la figura 5.10, estas modificaciones se realizan
en función de las variaciones de algunos parámetros que ejercen una gran influen­
cia en el manejo del fertirriego a la hora de mantener los objetivos del mismo.

5.9. Resumen y recomendaciones

Una de las principales diferencias del fertirriego en cultivos sin suelo usando
sustrato en comparación con los cultivos tradicionales en suelo es el mayor número
de fertirriegos que se han de realizar, es decir, una mayor frecuencia de fertirriego.
Esto viene relacionado con dos factores, uno de ellos es que se trabaja a potencia­
les mátricos más bajos, o sea. el esfuerzo necesario para poder consumir agua en
competencia con el propio sustrato es mucho menor, y en segundo lugar se trabaja
con volúmenes disponibles para el desarrollo de las raíces limitado, generalmente
mucho menores.
E l manejo del fertirriego se ha de diseñar en función de los objetivos persegui­
dos para el cultivo en cada momento. Sobre este manejo se han de considerar todos
los factores ambientales que afectan al fertirriego y que están globalmente interre-
lacionados de forma compleja, estos son ios físicos (radiación solar, temperatura,
humedad ambiental y radical, sustrato y sus parámetros, etc.), químicos (suminis­
tro y equilibrio de nutrientes, conductividad eléctrica de la disolución nutritiva,
pH,...) y los biológicos (especie, su tolerancia, ...).

229
Los objetivos del cultivo se consiguen a través de un adecuado nivel nutricional
y suministro de agua y pretendiendo la mejor condición medioambiental posible.
En segundo lugar, debemos establecer el método para conseguir los objetivos — las
herramientas— mediante la dotación y la frecuencia en el tiempo del fertirriego, y
luego se supervisa con un buen nivel de control para cerciorarnos de que se están
cumpliendo los requisitos que conducen a conseguir el objetivo del cultivo. Por úl­
timo, si no se logra este objetivo, y no existe ningún factor de cultivo limitante
(clima adverso, graves problemas fitosanitarios, agua de partida muy inadecuada,
etc.) hay que revisar cada uno de los componentes del método y sus controles ya
que como es obvio algo se está realizando mal.
No existe ninguna receta mágica, de manera que si se llevan a cabo individual­
mente los consejos prácticos a través de las tablas, figuras o texto descritos y aún
persiste el problema, es seguro que otro factor ha sido considerado inadecuada­
mente y es el origen del problema.
A manera de resumen de recomendaciones podemos enumerar:
1. En los cultivos de verano se debe regar a C E menores que en los de in­
vierno.
2. Fertirrigar a mayores C E cuando se quiera tender a un predominio de la
parte productiva (entendiendo a ésta por los frutos), y cuando se quiera
madurar más o más rápido los frutos. Esta recomendación es también vá­
lida cuando se quiere aumentar la calidad de producción (mayor presencia
de azúcares, más sabor, etc.). Este mismo efecto se logra disminuyendo el
número de riego.
3. Cuando en la zona de cultivo existan microclimas diferentes originados
por cualquier condición de cultivo (heterogeneidad en el invernadero por
topografía, aterrazamiento, zona de ventanas, pendiente acentuada,..) se
deberá fertirrigar y controlar independientemente cada zona. En cualquier
caso, si es posible, se debe fertirrigar para el más desfavorecido cuando no
exista posibilidad de sectorizar la superficie de cultivo.

5.10. Bibliografía

Abad, M. (I993). «Característica y propiedades. Sustratos». En: C ultivos sin suelo. Instituto de
Estudios Almerienses. FIAPA.
Adams, P. ( 1980). «Nutrient uptake by cucumbers from recirculating solution». A cta H orticultu-
rae. 98:119-126.
Adams, P. (1988). «Some response of tomatoes grown in NFT to sodium chloride». En: IS O S C
Proceedings. pp 59-70.
Adams. P. ( 1989). «Some effects of root temperature on the growth and nutrient uptake of toma-
toes in NFT». En: IS O S C Proceedings, pp. 73-82.
Adams. P. (1990). «Effects of waterring on yield, quality and composition of tomatoes grown in
bags of peal». J. H ort. Sci.. 65:667-674.
Adams, P. (1991). «Effects of diurnal fluctuations in humidity on the accumulation of nutrients
in the leaves of tomato ( Licopersicon esculentum )» ../. Hort. Sci.. 66:545-550.
Adams, P: Hand. D.J. (1993). «Effects of humidity and Ca level on dry-matter and Ca accumu­
lation by leaves of cucumber (Cucum is sativus L.)» ../. Hort. Sci.. 68:767-774.

230
Adams. R; Ho, L.C. (1989). «Effects of consiant and fluctuating salinity on the yield. quality and
calcium status of tomatoes». J . H o rt. Sci.. 64:725-732.
Adams. P.; Massey. D.M. (1984). «Nutrient uptake by tomatoes from recirculating solution». En:
IS O S C Proceedings, pp. 71 -79.
Aikman. D.P.; Houter, G. (1990). «Influence of radiation and humidity on transpiration: Intplica-
tions for calcium levels in tomato leaves». J. H an . S ci.. 65:245-253.
Al-Harbi. A.R. (1995). «Growth and nutrient composition of tomato and cucumber seedlings as
affeeted by sodium chloride salinity and supplemental calcium». Jo u rn a l o f Plan t Nutrition,
18:1403-1416.
Alarcon. J.J.; Sánchez-Blanco, M.J.: Bolarin. M.C.; Torrecillas. A. (1994). «Growth and osmotic
adjustment of two tomato cultivars during and after saline stress». Plan t and Soil, 166:75-82.
Andriolo. J E. (1995). Analyse des flux de N O i, H ¡0 et C O ¡ au cours de la culture et du nycthé-
m ére d ie z la tom ate (Lyeopersicon esculentum M ili.) adulte en hors-sol. Thesis of doctórate,
University of Montpellier II.
Armstrong. M.J.; Kirkby. E.A. (1979). «The influence of humidity on the mineral composition
of tomato plants with special reference to calcium distribution». Pla n t and So il, 52:427-435.
Attemborrow, D.C.: Waller. D. (1980). «Sodium chloride: its effect on nutrient uptake and crop
yields with tomatoes in NFT». A cta H orticu ltu rae, 98:229-236.
Ayers. R.S.; Westcot. D.W. (1988). L a calid ad d e l agua en la ag ricu ltu ra. Estudio FAO: Riego y
Drenaje. 29 I. Roma.
Baille. M.: Baille, A.; Delmon, D. (1994a). «Microclimate and transpiration of greenhouse rose
crops». A grie. Forest. M eteor.. 71:83-97.
Baille. M.: Baille. A.: Laury. J.C. (1994b). «A simplified model for predicting evapotranspiration
rate of nine ornamental species vs. chínate factors and leaf area». Sci. H o rtic., 59:217-232.
Baille. M.: Laury. J.C.; Baille, A. (1992). «Some comparative results on evapotranspiration of
greenhouse ornamental crops. using lysimeter. greenhouse FEO balance and LVDT sensors».
A cta H orticulturae, 304:199-208.
Bakker. J.C. (1989). «The effects of air humidity on growth and fruit production of sweet pepper
( Capsicum annum L.)». J. H ort. Sci.. 64:41-46.
Bakker. J.C. (1990). «Effects of day and night humidity on yield and fruit quality of glasshouse
tomatoes (Lyeopersicon esculenitum M ili.)»../. H ort. Sci.. 65:323-331.
Bakker. J.C. (1991). «Effects of humidity on stomatal density and its relation to leaf conduc-
tance». Scie n tia H o rtic., 48:205-212.
Bakker., J.C.; Sonneveld. C. (1988). «Calcium deficiency of glasshouse cucumber as affeeted by
environmental humidity and mineral nutrition»../. H ort. Sci., 63:241-246.
Bakker. J.C.. Wclles. G.W.H.; Van Uffelcn. J.A.M. (1987). «The effects of day and night humi­
dity on yield and quality of glasshouse cucumbers». J. Hort. Sci., 62:363-370.
Beck, M.: Schmidt. U. (1998). «Ecologicul and economical control of drip irrigation in green­
house. The right parameter for controling irrigation by soil grown plants». A cta H orticultu­
rae, 458:407-410.
Bnayahu Bar-Yosef, Y. (1996). «Greenhouse muskmelon response to K concentration in water
and irrigation rate». En: IS O S C Proceedings, pp. 35-50.
Bohme. M. (1995). «Effects of closed systems in substrate culture for vegetable production in
greenhouse». A cta H orticu lturae. 396:45-54.
Bohme, M. (1996). Influence o f closed systems on the developm ent o f cucum ber. pp. 75-87. En:
ISOSC Proceedings.
Boulard. T.. Feuilloley, P.. Kittas. C. (1997). «Natural ventilation performance of six greenhouse
and tunnel types». J. A grie. Engng Res., 67:249-266.
Boyer. J. S. ( 1985). «Water transpon». A n im al Review o f Plan t Physiology, 36:473-516.
Brun. R,: Chazelle. L. (1996). «Water and nitrate absorption kinetics in the Nychthemeral eyele of
rose grown in greenhouse using recirculating solution». Jo u rn al o f Plan t Nutrition. 19:839-866.
Burney. T : Costigan. P.A. (1984). «The relationship between stem diameter and water potentials
in stems of young cabbage plants». J . Exp. B o l., 35:1787-1799.
Caballero. M.; Cid. M.C.: Díaz, M.A.; Mansito. R (1997). «Cultivo sin suelo de rosas de inver­

231
nadero para flor cortada. Fundamentos de aplicación al cultivo hidropónico». En: A. Delfín
(Ed). H idroponía, Universidad Agraria La Molina, Lima, Perú, pp. 219-231.
Cadahía, C.: Eymar, A.: Sánchez. A.: López-Vela, D. (1998). «Differenees in nulrient uptake of
four rose cultivare in sand culture». A cta H orticulturae, 458:335-342.
Cárter, D.L. (1981). SaU nity and plant productivity. Chemical Rubber Co. Hanbook Series in
Nutrition and Food.
Castilla, N. (1986). Contribución al estudio de los cultivos enarenados en Almería. Necesidades
hídricas y extracciones de nutrientes del cultivo de tomate de crecimiento indeterminado en
abrigo de polietileno. Ph. D. Thesis. E.T.S.I.A. Córdoba.
Castilla, N. (1991). «Mejora del control medioambiental del invernadero tipo "Almería": Análi­
sis de distintas geometrías de cubierta», pp. 54-80. In: A grotecnia del cu ltivo en invernadero.
Fundación para la Investigación Agraria en la Provincia de Almería (F.I.A.P.A). Instituto de
Fomento de Andalucía.
Castilla, N „ Hernández, J „ Quesada. F.M.. Morales, M.L, Guillén, A., Soriano. M.T.. Escobar, I„
Antón. A.. Montero. J.I. (2001). «Comparison of asymmetrical greenhouse types in the Me-
diterranean area of Spain». A cta H orticulturae. 559:183-186.
Cockshull, K.E. (1998). «Plant responses and adaptation to water issues in the greenhouse envi-
ronment». A cta H orticulturae. 458:201-206.
Cooper. A.J, (1973). Root tem perature and plant growth: a review. Research Review. Common-
wealth Bureau of Horticulture and Plantation Crops.
Cooper. A. ( 1996). The A B C o f Nutrient Film Technique. Ed. Grower Book, Londres, 171 págs.
Cornillon. P. (1987). «Influence de la temperature des racines sur lacroissance et la nutrition des
plantes». En: Les cultures hors sol. 2.a ed. INRA. París, pp. 221-234.
Cruz. V.; Cuartero. J.; Bolarín. M.C. y Romero, M. (1990). «Evaluation of characters for ascer-
taining salt stress responses in Lycopersicon species». ./. Amer. Soc. H ort. Sci.. 115:1000-
1003.
Challinor. P.F.: Fuller. M.P: Parkinson, J. (1996). «Growth and development of sweet pepper
plants on unloaded and nutrient-Ioaded clinoptilolite zeolite». En: IS O S C Proceedings. pp.
105-122.
Charpentier, S. (1988). «Automation of water supply of glasshouse crops by means of calculating
their transpiration and measuring the amount of drainage». A cta H orticulturae. 221:25-33.
Daskalaki. A.: Burrage, S.W. (1998). «Solution temperature and uptake of water and nutrients by
cucumber ( Cucum is sativus L.) in hydroponics». A cta H orticulturae. 458:317-322.
De Rijck. G.: Sehrevens, E. (1998). «Distribution of nutrients and water in rockwool slabs».
Scientia H orticulturae. 72:277-285.
De Villéle, O. (1972). «Besoins en eau des cultures sous serre. Essai de conduite des arrosages en
fonction de fensoleillement». A cta H orticulturae. 32:123-130.
Drews, M. (1984). «Der Einflub einiger Wachstumsfaktores auf den Wasserhaushalt der Ge-
wáehshaustomate». A rcltiv Gartenhau, 32:103-114.
Duchein. M.C.: Baille. M. y Baille. A. (1994). «Water use efficiency and nutrient consumption of
greenhouse rose grown in rockwool». A cta H orticulturae.
Ehret. D.L. y Ho, L. C. (1986). «Translocation of calcium in relation to tomato fruit growth».
Ann. Bo lt. 58:679-688.
Eymar, E.: Oki. L.: Lieth, H. (2(X)0). «Medida en continuo de la conductividad eléctrica de sus­
tratos de cultivo mediante una sonda de succión modificada». A cta H orticulturae, 32:85-93.
Feigin. A.; Gammore. R.; Gilead. S. (1988). «Response of rose plants to NO, orCI salinity un-
der different CO, atmosphere». So illess culture IV, 66.
Foueard, J.C. (1997). Viveros. De la producción a la plantación. Ed. Mundi-Prensa. 439 págs.
Ganmore Neumann. R.; Kafkafi, U. (1980). «Root temperature and percentage NO f/NH/ effect
on tomato development II. Nutrients composition of tomato plants». Agronom y Jo u rn al.
72:762-766.
García, M.; Escobar. Y.: Lorenzo, P; Guzmán, M.; Urrestarazu, M. (1998). «Water consumption
and yield for reuse drainage water system in Mediterranean plástic house conditions». Acta
H orticulturae. 458:363-368.

232
García, M.; Escobar, I.; Urrestarazu. M.; Gu/man. M.: Salas, M.C. (1997). «Evaluación de dife­
rentes parámetros en cultivo de perlita para distintas especies hortícolas en invernadero». A c­
ia s de H o rticu ltu ra. 18:519-525.
García, M.; Urrestarazu, M.; Salas, M.C.; Escobar, I. (1998). «Evolución de la composición del
drenaje en un sistema recirculante». A ctas de H orticu ltura. 21:231-237.
Geerten, G. (1996). «Monitoring nutrient balance in The Netherlands». IS O S C Proceedings.
pp. 287-290.
Gislerprd, H.R.,y Adams, P. (1983). «Diurnal variations in the oxygen eontent and acid requeri-
ment of recirculating nutrient solution and in the uptake of water and potassium by cucumber
and tomato plants». Scien cia H o rtic., 21:311 -321.
Gocdhart. M.; Nederhoff, E.M.: Udink ten Cate. A.J.: Bot. G.P.A. (1984). «Methods and instru-
ments for ventilation rate measurements». A cta H orticulturae, 148:393-400.
Gonzalez-Fernández, J.J.; Cuartero. J. (1993). «Evaluación de la producción en 4 entradas de to­
mate cultivadas con sal». A ctas de H o rticu ltu ra. 10:1067-1072.
González-Real. M. (1997). «Necesidades hídricas y gestión del riego por inmersión y goteo».
En: A. Delfín (Ed.). H idro po n ía. Universidad Agraria La Molina. Lima. Perú. pp. 155-
169.
Graves. C.J.: Hurd. R.G. (1993):« lntcrmittent solution circulation in the nutrient film tecnique».
A cta H orticulturare, 133:47-52.
Hand, D.W.; Langton. F.A.; Hannah, M.A.; Cockshull. K.E. (1996). «Effects of humidity on the
growth and flowering of cut-flower chrysanthemums ( Dendranthem a grandiflora Tzvelev)».
./. H ort. Sci.. 71:227-234.
Hasselbring. H. (1914). «The effect of shading on the transpiration and assimilation of the to­
báceo plant in Cuba», fíat. Caz... 57:257-273.
Heissner, A. (1994). D ie D arstellung van M ebergebnissen d er transpiration van tomatenpflan-
zen im Gew achshaus durch einfache m athem atische M odelle. Versuchsbericht, Institute for
Vegetable and Ornamental Crops. Grossbeeren/Erfurt.
Ho. L.C.; Adams, P. (1995). «Nutrient uptake and distribution in relation to crop quality». Acta
H orticu ltu rae. 396:33-44.
Hu. H.; Sparks. D. (1991). «Sulfur deficiency influence vegetative growth, chlorophyll and ele-
ment concentrations, and amino acids of pecan»../. Ainer. Soc. Hort. S c i.. 116:974-980.
Hurewits, J.; Maleta, M.; Janes. H.W. (1984). «The effect of root zone heating at normal and cool
air temperatures on growth and photosynthetic rates of tomatoes». A cta H orticulturae.
148:871-876.
Jemaa, R. (1995). M ise au point et validation de m odéles de transpiration de cultures de tomate
hors-sol sous serre. A pplication ¿i la conduite de la fe rtirrig a tio n . Thése de doctoral. Ecole
Nationale Supérieur Agronomique de Rennes, Franee.
Jolliet, O. (1994). «HORTITRANS, a model for predicting and optimi/.ing humidity, and trans­
piration in greenhouses». J. A grie. Engng. Rse., 57:23-37.
Jolliet, O.: Bailey, B.J. (1992). «The effect of climate on tomate transpiration in greenhouses:
measurements and models comparison». A g ricu ltu ra! and Forest M eteorology. 58:43-62.
Kagohashi, S.H.: Isano. H.; Kageyama, M. (1978). «Studies on nutrition of muskmelon Y. Cha-
racteristic of nutrient uptake by muskmelon». Jap an . Soc. H ort. Sci.. 47:203-208.
Kiesselbach, T.A. (1916). «Transpiration as a factor in crop production». Agro. Exp. St. Res.
B u l!.. 6:170-197.
Klaring, H.P.; Cierpinski. W. (1998). «Control of nutrient solution concentration depending on
greenhouse climate in sweet pepper crop». A cta H orticulturae. 458:141 -146.
Kramer, P J. (1949). «Root resistance as a cause to decreased water absorption by plants at low
temperatures». P la n t Physiology. 15:63-79.
Le Bot, J. (1991). D iu rn a! uptake o f nitrate and potassium by tomato (Lycopersieum sculentum
M ili.) plants. Ph. D.Thesis.The University of Leeds. Departement ofpure and Applied Biology.
Le Bot, J.; Kirkby. E.A. (1992). «Diurnal uptake of nitrate and potassium during the vegetative
growth of tomato plants». J. P la n t Ñute. 15:247-264.

233
López. J.: Doráis. M.; Tremblay, N.; Gosselin. A. (1998). «Effects of varing sulfate concentra-
tions and vapor pressure déficits (V PD ) on greenhouse tomato fruit quaiity. foliar nutrient
concentration and aniino acid components». A cta H o rliciiliiircie . 458:303-310.
López-Gálvez, J.: López-Hemández. J.C. (1991). «Mejora de la productividad de los cultivos sobre
suelo enarenado y bajo invernadero tipo "Almería". Paradigma de referencia: El cultivo de Ju­
día verde. En: Agrotecnia de! cultivo en invernadero. Fundación para la Investigación Agraria
en la Provincia de Almería. (F.I.A.P.A.). Instituto de Fomento de Andalucía, pp. 313-340.
López-Gálvez, J.; Naredo. J.M. (1994). «Enarenados y sustratos con solución perdida. Evalua­
ción en cultivo de tomate». H ortofruticultura, 6:41-46.
Maas, E.V.; Hoffman, C.J. (1977). «Crop salt toleranee-Current assessment». J. Irrigation and
Drainage División, A SC E 103:115-134.
Malorgio, F.: Scacco. M.; Tognoni, F.: Pardossi, A. (2001). «Effcct nutrient concentration and
water regime on cut rose production grown in hydroponic system». A cta H orticultu rae.
559:313-317.
Marfá. O. (1996). «Sistemas de nticroirrigación en horticultura intensiva». Hortoinform ación.
78:41-45.
Maruo. T.: Ito. T.; Shinohara. Y. (1995). «Feasible method for measuring water uptake rales of
vegetables in rockwool and NFT culture». A cta H orticulturae. 396:83-90.
Marschner. H. (1990). M in eral N utrition o f H ig h er Plants. Academic Press. Harcourt braco Jo-
vanovich Publisher, London,
Marschner. H. (1995): Mineral Nutrition of Higher Plants. 2“ Ed. Academic Press, Reino Unido.
889 pp.
Michelot, R: Lora, B. ( 1993). Inform e de A ctividades de IW 2 . Ed. CEPEM .
Montieth, J.L. (1973). Environm entalphysics. Edward Arnold. London.
Morard. P. (1995). Les cultures vegetales Itors-sol. S.A.R.L. Publications Agricoles.
Morard. P. (1996). «Possible use of ion selective electrodcs for nutrient S o l u t i o n s in recirculated
systems». IS O S C Proccedings. pp. 291-298.
Moreno. J.: Pérez. M.D.: Moral. R. (1996). A n álisis y calid ad del agua de riego. Servicio de Pu­
blicaciones de la Universidad Politécnica de Valencia.
Nederhoff, E.M. (1994). Effects o f C 0 2 concentration on pliotosyntliesis. transpiraban and p ro ­
duction on greenhouse fru it vegetables crops. Tesis doctoral. Aula van de Landbouwuniver-
siteit te Wageningcn.
Newton, P.: Sahraoui. R. (1996). «The productivity of lettuce, cucumber and tomato grown witli
either constant or eyeling strength of nutrient solution». En: IS O S C Proceedings, pp. 299-
306.
Nicolás. H.: Cruisiat, P. (1991). L 'e a u d a n s la plante. Coloquio CNIH sobre el riego en horticul­
tura. Acta de las reuniones.
Norric. J.: Graham, M.E.D.: Gosselin, A. (1994). «Potential Evapotranspiration as a means of
predicting irrigation timing in greenhouse tomatoes grown in peal bags». J. Amer. Soc. Hort.
Sci.. 119:163-168.
Nowak, J.S.; Stronjny. Z. (1998). «Effect of soil water potential on Poinsettia plants». A cta H o r­
ticulturae, 458:273-276.
Pan. W.L.: Teyker, R.H.: Jackson. W.A.: y Molí. R.H. (1987). «Diurnal variation in nitrate, po­
tassium. and phosphte uptake in tnaize seedlings: considerations in screening genotypes for
uptake efficiency»../. Plan t Ñute, 10:1819-1833.
Papadopoulos, A.P. (1998). «Seasonal fertirrigation schedules for greenhouse tomatoes- Con-
cepts and delivery». A cta H orticulturae, 458:123-140.
Papadopoulos, A.P: Rending, V.V.: Broadbent, F.E. ( 1985). «Growth. nutrition. and water uptake of
tomato plants with divided roots growing in differentially salinized soil». Agron. J. 77, 21 -26.
Pardossi. A.: Fiorini. A.; Tognoni, F.: Serra. G.; Campiotti. C.A.: Picciurro. G. (1992). «Tomato
plants grown with N FF in a Mcditerranean climate: growth. fruit yield, water usage and ma-
cronutrient uptake in realation to growing season». A gí: M cd.. 122:75-84.
Pardossi. A.: Malorgio, F. y Tognomi. F. (1995). «Control of mineral nutrition in melón plants
grown with NFT». A cta H orticulturae. 396:173-180.

234
Paschold, P.J.: Kleber, J. (1995). «Production of vegetable transplants for NFT in puré hydro-
gel». A cta H orticulturae. 396:297-304.
Paschold. P.J.: Zengerle. K.H. (1998). «Sweet pepper production in a closed system in mound
culture with special consideration to irrigation acheduling». A cta Horticulturae. 458:329-
334.
Pasternak. D.; De Malach. Y. (1995). «Irrigation with brackish water under desert conditions. X.
Irrigation management of tomatoes (Lycopersicon esculentum Mili) on desert sand dunes».
A g ricu ltu ra I W ater M anagem ent. 28:121-132.
Pivot, D.; Reist, A.; Gillioz. J.M .; Ryser. J.P. (1998). «Water quality. climatc enviroment and mi­
neral nutrition of tomato {Lycopersicon esculentum ) in closed soilless cropping system».
A cta H orticu ltu rae. 458:207-214.
Plaut. Z.; Zieslin. N. (1974). «Productivity of greenhouse roses following changes in soil mois-
ture and soil air regimos». Scien tia H ort.. 2:137-143.
Plaut, Z.; Zieslin, N.: Arnon. Y. (1973). «The influence of moisture regime on greenhouse rose
production in various growth media». Scien tia H ort.. 1:239-250.
Puustjarvi. V. (1994). Lo turba y su m anejo en la horticultura. Ed. Ediciones de Horticultura.
S.L. Reus. España.
Raviv, M.; Medina, S.: Shamir, Y.: Ner, B.Z. (1993). «Very low médium moisture tensión a feasible
critcrion for irrigation control of container-grown plants». A cta Horticulturae. 342:111-119.
Resh. H.M. (1997). «Cultivo en lana de roca», pp 67-76. En: Hidroponia.
Riviere, L.M.; Fourcard. J.C.; Lemaire. F. (1990). «Irrigation of container crops according to the
substrate». Scien tia H orticulturae. 43.
Rosenberg. N.J.: Blad. B.I.; Verma. S.B. (1983). M icroclim ate. Tlte B io ló g ic a ! Environm ent. 2.a
ed. John Wiley & Sons. 495 pp.
Salas, M.C.; Urrestarazu. M. (2001). Técnicas de fe rtirrig a e ió n en cu ltivo sin suelo. Manuales de
la Universidad de Almería, Servicios de Publicaciones de la Universidad de Almería. España.
pp. 280.
Salas. M.C.: Urrestara/u. M.; Valera. D. (2000). «Daily water uptake of tomato crop grown by
NFT under semi-arid conditions as affected by solar radiation and other environmental fae-
tors». A cta H orticulturae. 537:249-252.
Salas, M.C.; Urrestarazu. M.; Valera. D.: Carrasco. G. (2001). «Effects of climatic variation on
fertigation of soilless crop production in a «Parral» plastic-house». A cta H orticulturae.
559:521-528.
Sánchez. M.C.: Portero. F.: Medrano. E.; Lorenzo. P.: «Efecto del enriquecimiento carbónico so­
bre la producción y eficacia hídrica en cultivo de pepino». A cta de H orticu ltu ra. 21:83-90.
Schnitzler, W'.H.: Michalsky, F.: Gruda. N. (1996). «Wood libre substrate forcucumber in green­
house cultivation». En: IS O S C Proceedings, pp. 453-463.
Schwarz. D.: Kuehenbuch, R. (1998). «Water uptake by tomato plants grown in closed hydropo­
nic systems dependen! on the EC-level». A cta H orticulturae. 458:323-328.
Segura. M.L.; Cadahía. C.; Abad. M.: López. A. (1998). «Fertirrigation of melón crop grown in
black sedge peat based soilless media under saline conditions». A cta H orticulturae. 458:
369-376.
Sheen. T.F.: Hsu. M.M. (1996). «Studies on nutrient uptake by greenhouse muskmelon in hydro-
ponics». En: IS O S C Proceedings. pp. 491-503.
Shing. S.D.: Gupta. J.P.; Panjab Singh (1978). «Water economy and saline water use by drip irri­
gation». Agron. J.. 70:948-951.
Smith. D.L. (1987). Rockw ool in horticulture. Grower Books, Londres. Reino Unido. 153 pp.
Sonneveld. C.; Straver (1988). Voedingsoplossing vo o r groenten en bloemen in water o f substro­
ten. Consulentenschap voor de Tuinbouw. Proefstation voor Tuinbouw onder Glas, Naald-
wijk 11.
Sonneveld. C.: Voogt. S.J. (1981). «Nitrogen. potash and magnesium nutrition of some glass­
house vegetables fruit crops under glass». Netli. J . A grie. Sci., 29:129-139.
Sonneveld. C.: Voogt. S.J. (2001). «Chemical analysis substrate system and hydroponic - use
and interpretation». A cta H orticulturae. 548:247-259.

235
Sonneveld, C : Welles. A. (1998). «Yield and quality of rockwool-grown tomatoes as affected by
variations in EC-value and climatic conditions». P la n l and So il. 111:37-42.
Soria. T.: Cuartera, J. ( 1998). «Tomato fruit yield and water consumption with salty water irriga-
tion». A cia H o rlicu llu rae, 458:215-220.
Spenley, K.; Winsor, G.W.; Cooper. A.J. (1978). «Nutrients film Nutrient film technique crop
culturein flowing nutrient solution». O utlook on A g riciillu re, 9:299-305.
Stanghellini. C. (1987). Transpiration o f greenhouse crop. An a id to clim ale management. Ph. D.
Dissertation, Agricultural University, Wageningen, The Netlierlands.
Stanghellini, C. (1995). «Vapour balance». En: J.C. Bakker. G.P.A. Bot, H. Challa, N.J. Van
de Braak, Greenhouse C ló n a le C on trol. Wageningen Pers, Wageningen, Países Bajos,
pp. 141-150.
Stanghellini, C.; Van Meurs. W.T.M.; Corver. F.J.M.; Van Dullemen, E.: Simonse. L. (1998).
«Combined effect of climate and concentration of the nutrient solution on a greenhouse to­
mato crop. II: Yield quantity and quality». A cia H o rlicu llu rae. 458:231-238.
Stanghellini, C.; Van Meurs, W.T.M.; Simonse, L. y Van Gaalen, J. (1998). «Combined effect of
climate and concentration of the nutrient solution on a greenhouse tomato crop. I: vegetative
growth». A cia H o rlicu llu rae. 458:221-230.
Sutcliffe, J. (1984). Las plantas y e l agua. Ediciones Omega. Barcelona, España. 91 pp.
Tachibana. S. (1988). «The influence of withholding oxygen supply to roots by day and night on
the blosson-end rot of tomatoes in water culture». So ille s Culture, 4:41-50.
Tachibana. S. (1991). «Import of calcium by tomato fruit in relation to the day-night periodi-
city.» Scie n lia H o rlic.. 45:235-243.
Tanner. W'.; Beevers, H. (1990). «Does transpiration have and essencial function in long-distance
ion transpon in plants?» P la n t C e ll Environ., 13:745-750.
Terry. C. (1997). «El sistema de raíz flotante». En: A. Delfín (Ed), H idroponla, Universidad
Agraria La Molina. Lima. Perú. pp. 83-94
Terés. V.: Artetxe. A.; Beunza, A.; Pereda. J.: Majada. J. (2000). «Utilización del laptómetro para
el control de riego en sustratos de cultivo». A ctas de horticultura. 32:69-84.
Triboi-Blondel, A.M. (1979). Dynam ique com parée de l'ab so rp iio n des n itrales et de Pean p a r
des plantules de ble. C. R. Ácad. Se. Paris 288:1545-1548.
Urrestarazu. M. (1996). V ariación D ia ria del Volumen, e Iones Inorgánicos en e l exudado xile-
rnálico de plantas de tomate (Lycopersicon esculentum M ille r) cultivados en N.F.T. recircu­
lante. Universidad de Almería, Servicio de Publicaciones, Almería, España.
Urrestarazu. M.: García. M. (1999). «Influencia del manejo de la fertirrigación en sistema recir­
culante en el consumo de agua y nutriente en el cultivo de pepino». A ctas de H orticultura.
26:447-452.
Urrestarazu. M.; Guzmán. M.: Sánchez, A.; Salas, M.C.; Hernández. I. (1998). «Algunos aspec­
tos en el manejo de la fertirrigación recirculante en cultivo sin suelo en la producción en
plantas de tomate». A cta de H orticultura. 21:217-230.
Urrestarazu. M.; Guzmán. M.; Sánchez, A.; Salas, M.C.: Quero, S.; Carrasco, G. (1999). «A
comparison of qualitative and quantitative productivity parameters between a sweet pepper
crop growing on «enarenado almeriense» and on rockwool». A cta H o rlicu llu rae. 481:63-69.
Urrestarazu. M.: Salas, M.C.; Gómez. A.; y Valera. D. (2003). «Cucumber crop response to hea-
ted nutrient solution in soilless crop». A cta H orticulturae. en prensa.
Valera. D.L.: Molina. F.; Gil, J. (1999). Los invernaderos de A lm ería: Tipología y m ecanización
del clim a. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Almería. 233 págs.
Van Beusichem. M.L.: Baas. R.; Kirby, E.A.: Nelemans. A. (1985). «Intracellular pH Regulation
during NO,- Assimilation in Shoot and Roots of Ricinus communis». P la n t Physiology,
78:768-773.
Van Beusichem. M.L; Kirby. E.A.: Baas, R. (1988). «Influence of Nitrate and Ammonium on the
uptake, assimilation, and distribution of nutrients in Ricinus communis». Pla n t Physiology,
86:914-921.
Van leperen. W. (1996). «Dynamic effects of changes in electric conductivity on transpiration and
growth of greenhouse-grown tomato plants». Jo u rn al o f H o rticu ltu ra! Science, 71:481 -496.

236
Van Labeke, M .C.; Dambre, P. (1998). «Gerbera eultivalion on coir recirculation of nutrient so-
lution: A coraparison wilh rockwool culture». A cia H orticu ltu rae, 458:357-362.
Van Noordwijk. M. (1990). «Synchronisation of supply and demand is necessary to ¡ncrease ef-
ficiency of nutrient use in soilless horticulture». En: IS O S C Proceedings. pp. 525-531.
Van Noorwijk, M.; Raats, P.A.C. (1980). «Drip and drainage systems for rockwool cultures in re-
lation to accumulation and leaching of salts». IS O S C Proceedings, pp. 279-287.
Verlinde, W.; Gabriels. D.; Christiaens, J.P.A. (1998). «Ventilation coeficient for wind-induced
natural ventilation in cattle buildings: a scale model study in a wind tunnel». Am erican So-
ciety (/ A g ric u ltu ra ! Engineers, 41:783-788.
Wallach. R.: da Silva, F.F.: Chen. Y. (1992). «Hydraulic characteristics of tuff used as a container
médium». J. Amer. Soc. H ort. S ci., 117:415-421.
West, D.W.: Taylor. J.A . (1980). «The effect of temperature on salt uptake by tomato plants with
diurnal and nocturnal waterlogging of salinized rootzones». P la n t an d So il, 56:113-121.
Yasuba. K.: Mi/uta, Y.; Yasawa, S. (1995). «High quality production of fruit wegetables by con-
trolling water in a simplifted rockwool culture». A cta H orticu ltu rae, 396:67-74.
Yamasaki. K.: Si/.uki, Y.; Shinohara. Y. (1976). «Studies on water culture of several vegetables
with special reference to control of nutrient solution and ratio of nutrient sbsorption per wa­
ter consumption». M em orís. Fac. A grie.. Tokyio Univ. Edu.. 22:53-100.
Zabri. A.W .; Burrage, S.W. (1998). «The effeets od vapour pressure déficit (V PD ) and enrich-
ment with CO , on photosynthesis, stomatal conductance. transpiration rate and water use ef-
ficiency (W U E ) of sweet pepper ( Capsicum annuum L.) grown by NFT». A cta H orticultu­
rae. 458:351-356.

237
6
Aspectos del m anejo de los diferentes
sustratos, su com paración elección y
fa ctores m edioam bientales a considerar'
,
Peter Adam s

6.1. Introducción

Los cultivos sin suelo han sido desarrollados para evitar las enfermedades en­
démicas del suelo, ya que la esterilización parcial del suelo no solo es de alto costo,
sino también ineficiente. De este modo, la superficie del suelo se esteriliza y se cu­
bre con una lámina de polietileno; usualmente el sustrato se coloca en bolsas de po­
lietileno, las cuales se ponen sobre esta lámina. E l éxito de los cultivos sin suelo
depende de la disponibilidad de sustratos de bajo costo, los cuales, bien se des­
echan después del cultivo, o se reutilizan luego de una esterilización con vapor.
Este método de esterilización es eficiente porque todo el pequeño volumen del sus­
trato se esteriliza, comparado con solo las capas superficiales (20-30 cm) del suelo
en los invernaderos.
Los sustratos sólidos se pueden dividir en dos grupos:
1. Materiales orgánicos tales como turba, serrín o corteza de pino, que re­
quieren la adición de fertilizantes sólidos, y algunas veces materiales limo­
sos, antes de la plantación. Estos pueden ser clasificados como sustratos en
cultivos sin suelo pero no como hidropónicos.
2. Sustratos inertes como arena, lana de roca y perlita. que actúan como an­
claje de las raíces y un reservorio de la disolución nutritiva. Los fertilizan­
tes sólidos no son empleados con estos materiales, y todos los nutrientes
esenciales deben suministrarse en la disolución. Ellos se incluyen en la
clasificación amplia de cultivos sin suelo, pero más específicamente hidro-
ponía; todas estas modalidades son de cultivo solo en disolución, ya que
las plantas obtienen los nutrientes solo de la disolución aplicada. En teoría,
todos los sistemas de cultivo sin suelo tienen el mismo potencial de rendi­
miento, aunque esto puede no alcanzarse en la práctica. No obstante, los
rendimientos en hidroponia son generalmente superiores a aquellos alcan­
zados en los sustratos orgánicos, y son de consistente buena calidad.
Los sistemas de cultivo sin suelo proveen un volumen radical más pequeño que
el encontrado en plantas cultivadas en suelo. La gran ventaja de esto es que posibi­
lita al productor controlar el ambiente radical en forma más precisa y económica

1Traducido al español por Gilda Carrasco.

239
que en el cultivo en suelo. También significa, sin embargo, que el productor re­
quiere más conocimiento y destreza para alcanzar el potencial del sustrato.
El cultivo sin suelo se emplea para el cultivo comercial en muchas partes del
mundo. En el Oeste de Europa, las hortalizas cultivadas en ambiente protegido fue­
ron producidas con sustratos orgánicos (principalmente turba) al inicio, pero ahora
ha aumentado la proporción de cultivos de estación larga que se realizan en hidro-
ponía. Por ejemplo, en Holanda, sobre el 80% de los tomates y pepinos en am­
biente calefaccionado se cultivan en lana de roca, a menudo con rendimientos su­
periores de 25 kg y 30 kg por metro cuadrado, respectivamente.

6.2. Características y selección de los sustratos

Los sustratos sólidos poseen las siguientes propiedades:


Baratos y fácilmente disponibles, reproducibles, con una estructura estable,
bien aireados pero con una buena capacidad de retención de humedad, libre de pa­
tógenos, fitotoxinas y malezas.
La selección de un sustrato adecuado depende de un número de factores, de los
cuales los siguientes son probablemente los más vitales:
1. Conveniencia para el cultivo a producir.
2. Disponibilidad y reproducibilidad del sustrato.
3. Viabilidad económica.
4. Facilidad de manejo.
5. Requerimientos técnicos.
Considerando la gran variación existente de las economías de distintos países,
la disponibilidad y precio de los materiales, la pericia de los productores y de los
requerimientos de los cultivos a producir, no existe un sustrato «perfecto» para cul­
tivar. Por lo tanto, la amplia variedad de sustratos y sistemas corrientemente en uso.
no es probable que disminuya en un futuro cercano.

6.2.1. Su strato s orgánicos

En Europa, la turba ha sido el sustrato orgánico con más éxito y ampliamente


utilizado. Tiene una baja densidad aparente, una buena capacidad de intercambio
catiónico, es bien aireado y generalmente se descompone lentamente. Una desven­
taja de la turba fresca es la inmovilización del nitrógeno, y su subsecuente libera­
ción. si la turba es reutilizada. No obstante, hace 25 a 30 años, la utilización de
turba en bolsas es el principal sustrato sin suelo para tomates de periodo largo de
cultivo, y camas poco profundas de turba para el cultivo de flores de corte. La dis­
minución de las reservas de turba en algunos países, junto con el aumento de inte­
rés por la conservación del medio ambiente, ha llevado a realizar esfuerzos consi­
derables para reducir el uso de turba. Esto no ha sido siempre exitoso. Por ejemplo,
la mezcla de turba con otros materiales tales como corteza de pino, tiende a com­
pactar la turba, reducir la aireación y dificulta el manejo del agua. La adición de
arena tiene un efecto similar pero con un efecto más pronunciado. E l uso de sustra­

240
tos alternativos para la propagación de tomate y pepino, no obstante, ha tenido gran
éxito debido a la utilización en aumento de la hidroponía; los cubos de lana de roca
han reemplazado la turba, lo cual fue una adición indeseable de un material orgá­
nico a un sistema hidropónico.
E l cambio de sustratos inertes a otros como lana de roca o hidroponía pura (ej.,
N F T ) ha reducido en gran proporción el uso de turba nara el cultivo de hortalizas.
Esto no ha sido el caso ocurrido para el cultivo de flores, cultivos en maceta o de
viveros, ya que en todos ellos se trabaja con turba como constituyente importante
del sustrato.
Las bolsas de corteza de pino o serrín fueron emple Jas con éxito para la pro­
ducción de pepinos en Sudáfrica, pero ambos materiales son más variables que la
turba Sphagnum. L a selección cuidadosa de la fuente de esos materiales es muy
importante, ya que tanto altos contenidos de boro como de manganeso causan toxi­
cidad severa en plantas jóvenes. E l pino también contiene taninos y compuestos fe-
nólicos los cuales pueden causar toxicidades; estas sustancias se destruyen con cl
calor generado en el compostaje. Ambos sustratos inmovilizan considerablemente
más nitrógeno que la turba. Un material nuevo llamado fibra de coco se importa
desde zonas tropicales. Se presenta como un sustituto útil a la turba, con propieda­
des similares, excepto que se humedece más lentamente. Los principales proble­
mas parecen ser la variación existente en el grado de compostaje y en el contenido
de sales. Los importadores están tratando de minimizar esas variaciones y selec­
cionando material con bajo contenido de sales. La fibra de coco ha permitido muy
buenos rendimientos en tomates y pepinos, similares a aquellos obtenidos con lana
de roca (comunicación personal. Dutch Plantin BV , 1993).
Los intentos para utilizar los desechos de la ciudad, después de la remoción de
los componentes metálicos y vidrios no han tenido éxito. Esto se debe a la gran va­
riabilidad del material y la presencia de concentraciones tóxicas de algunos meta­
les. Por ejemplo, la inclusión de este material a los sustratos tales como turba o
arena, e incluso al suelo, redujo el rendimiento en lechuga (Fritz y Venter. 1988).
Los residuos compostados son también muy variables, y contienen altas concentra­
ciones de metales tóxicos. Por lo tanto, tampoco estos materiales alternativos pue­
den ser empleados de forma segura.

D ife re ncias b á s ic a s e n tre s u s tra to s o rg á n ic o s y su elo

Los suelos minerales contienen partículas de arcilla y algo de materia orgánica.


La proporción de cada una de ellas presenta variaciones según el tipo de suelo, al­
gunos son ricos en arcilla y bajos en contenidos de materia orgánica, mientras que,
en el otro extremo, los suelos turberas tienen un alto porcentaje de materia orgá­
nica. Los valores promedio se presentan en la tabla 6.1, y se contrastan con aque­
llos de turba.
Cuando las comparaciones analíticas se hacen entre suelos y sustratos orgáni­
cos, es importante considerar las diferencias en la densidad aparente (D A ) de los
materiales. Por ejemplo, la D A de un suelo promedio es alrededor de 1.1 g cm \
mientras que la de la turba es un décimo de ese valor (0.1 g cm~3). Esto explica por­

241
qué algunos resultados calculados en base a peso son muy altos para turba. Sin em­
bargo. las raíces de las plantas exploran un volumen de suelo o sustrato más que un
peso, por esto lo que parece lógico es presentar los resultados analíticos en similar
base, es decir volumen (Bunt y Adams, 1966). La diferencia entre los resultados
obtenidos según ambas bases se muestran en un ejemplo con turba de uso hortícola
en la tabla 6 .1. Los valores para suelo son solo una muestra para las muestras pesa­
das. hay una diferencia escasa ente los de base de peso y volumen, las D A son muy
cercanas a 1.
E l contenido de nitrógeno total de la turba es usual mente más bajo en turba que
en suelo, debido a la inmovilización del N. producto de la descomposición de la
materia orgánica. A l comparar los valores en la tabla 6 .1 para suelo con aquellos
obtenidos para turba basados en el volumen, la carencia de nutrientes en turba
nueva llega a ser muy obvia. En general, las diferencias correspondientes de conte­
nidos de micronutrientes son más grandes. Por lo tanto, la comprensión de como
controlar la nutrición de sustratos orgánicos es de vital importancia, si son emplea­
dos para una producción adecuada de los cultivos.

T A BLA 6.1
V a lo re s c o m p a r a tiv o s p a r a a lg u n o s co m p o n e n tes de su elo s m in e ra le s p ro m e d io y d e tu r b a

c/c por peso % por volumen

Constituyente Suelo mineral Turba Turba

Arcilla 20-35 0 0
Materia orgánica 1-5 95.0 97.0
Relación Carbono:nitrógeno 10:1 30:1 30:1
Nitrógeno 0,15 0.25 0.025
Fósforo 0.05 0.03 0.003
Potasio 1,80 0.04 0.004
Calcio 0,35 0.20 0.02
Magnesio 0.30 0.15 0,015
Azufre 0.04 0.15 0,015

Fuente : Adaptado de Bunt (1988).

H u m ific a c ió n de m a teria o rg án ica

La humificación es el proceso en el cual la estructura de un material orgánico


se descompone microbiológicamente en unidades más pequeñas. Como el tamaño
de partículas disminuye, el material está menos aireado. Acerca del 10% del conte­
nido de nitrógeno de la materia orgánica se libera por humificación, el resto per­
manece en formas estables, las cuales no están disponibles a las plantas. Por lo
tanto, un sustrato orgánico con un alto contenido total de nitrógeno podría even­
tualmente liberar mucho más nitrógeno que un suelo mineral promedio, debido al
mayor contenido de materia orgánica. Sin embargo, muy poco nitrógeno se libera
usualmente desde sustratos orgánicos frescos. De hecho, la materia orgánica fresca

242
inmoviliza gran parte del nitrógeno agregado, ya sea como fertilizante sólido o lí­
quido. Parte del nitrógeno inmovilizado se libera más tarde por el proceso de hu-
mificación normal. Si el material se esteriliza entre cultivos, no obstante, esta libe­
ración será inmediata y tal vez bastante sustancial, por lo tanto, se debe considerar
en el programa de fertilización. De otra manera, el nitrógeno en exceso puede re­
sultar un cierto daño radical después de la amonificación, y entonces causa un in­
cremento en la salinidad del sustrato a medida que se nitrifica. L a cantidad actual
de nitrógeno liberado dependerá de la cantidad de nitrógeno inmovilizado por el
cultivo anterior, y las condiciones ambientales prevalentes para el nuevo cultivo.

C apacidad d e in te rc a m b io c a tió n ic o (CIC) y ca p a c id a d tam pón

La C IC se define como la suma de cationes intercambiables absorbidos por


unidad de peso del sustrato; esto a menudo se expresa como miliequivalentes por
100 g (m e 100 g '). Los valores de la C IC para arcilla varían entre 5-100 me
100 g~', mientras que el intervalo de valores para la materia orgánica fluctúa desde
100 a 200 m e 100 g 1. pero sólo 10-20 me 100 mL '. La C IC muy alta de algunas
arcillas es la razón de porqué la arcilla se agrega a algunas antiguas formulaciones
de compost a base a turba.
La capacidad tampón de un nutriente es la capacidad del sustrato de mantener
la concentración de ese nutriente en disolución, por ejemplo, en respuesta a la
absorción de la planta y/o lixiviación. Esto está estrechamente relacionado con la
C IC ; lo cual explica por qué la del suelo es generalmente más alta que la de
turba.
La capacidad tampón para pH es la capacidad del sustrato para amortiguar los
cambios de pH. Por ejemplo, el pH de un suelo con una alta capacidad tampón di­
fícilmente cambiará al agregársele fertilizantes acidificantes, o cuando la alcalini­
dad se introduce al emplear agua dura o por adición moderada de limo. L a capaci­
dad tampón de los suelos varía, pero esos coloides orgánicos e inorgánicos
generalmente tienen capacidades tampón muy altas. Estos coloides absorben iones
hidrógeno (acidez) y liberan cationes intercambiables tales como K , Ca y Mg. La
turba fresca Sphugmtm, sin embargo, tiene una relativa baja capacidad tampón,
pero ésta mejora algo después de adicionar algo de limo, el cual es necesario para
neutralizar el pH ácido inicial (usualmente alrededor de pH 4).
En sustratos orgánicos, no hay partículas de arcilla presentes para retener los
cationes. Debido a que la acidez se ha neutralizado por cationes bivalentes (calcio
más un poco de magnesio), los iones monovalentes de potasio y sodio permanecen
altamente solubles, y pueden por lo tanto ser perdidos fácilmente por lixiviación.

C apacidad de re te n c ió n d e agua

La capacidad de retención de agua disponible es la cantidad de agua retenida


por el sustrato después de que ha sido saturado y permitido drenar menos el agua
que aún permanece presente en el punto de marchite/ permanente. Este es usual­
mente más alto para los sustratos orgánicos que para suelos arcillosos, ya que la ca­

243
pacidad de retención de agua es proporcional al total del espacio poroso del medio.
E l espacio poroso total, como un porcentaje del volumen total, disminuye al au­
mentar la densidad aparente del material.
No todo este espacio poroso retiene el agua disponible, sin embargo, ya que
las plantas no son capaces de extraer el agua desde los poros muy pequeños. Por
ejemplo, la corteza saturada retiene cerca del 4 0 % del agua por volumen, pero
solo cerca del 25% de esta agua (es decir 10% del volumen de la corteza total)
está disponible a las plantas, ya que el movimiento del agua desde los poros pe­
queños internos hacia las partes externas de las partículas de la corteza es muy
lento.
Las diferencias en la capacidad de retención de agua necesitan considerarse
cuando se cambia desde el suelo a los sustratos en cultivo sin suelo. Por ejemplo, la
turba retiene mucho más agua que en el suelo y. en invierno, el riego debe restrin­
girse más que en suelo para evitar sobremojamiento. La sequedad en turba también
es un problema, ya que la turba es bastante difícil rehumedecerla después de que se
ha secado. Producto de la alta solubilidad de los nutrientes en turba, el drenaje de­
biera mantenerse en un mínimo. De este modo, el riego en cultivos en turba re­
quiere más destreza que la requerida para cultivos en suelo.
E l espacio poroso es la proporción del volumen total que contiene aire después
que un sustrato ha sido saturado con agua y luego drenado. Los valores general­
mente fluctúan entre 5 a 20%. L a buena aireación del sustrato es de vital importan­
cia para el crecimiento de la planta, el tomate requiere al menos 10% de espacio
poroso para un normal crecimiento (Bunt, 1988).

6.2.3. Hidroponía

Los sistemas hidropónicos se han desarrollado desde el simple pero engorroso


cultivo en grava y del sistema flotante en una variedad de otras modalidades. Los
sustratos sólidos utilizados incluyen la arena, pumita o escoria, lana de roca, lana
de vidrio, perlita. espuma de poliuretano. lana de poliéster. los cuales son virtual­
mente inertes. Ellos retienen humedad y proveen anclaje para las raíces. El sustrato
se coloca en contenedores adecuados que permiten que el agua se retenga y drene
entre los riegos, o en el caso de perlita, cl cual posee buena aireación, parcialmente
se encuentra sumergido. Las descripciones e ilustraciones de los sistemas de lana
de roca y perlita se han publicado anteriormente (por cj., Winsor. 1990, Adams,
1991).
En hidroponía, todos los nutrientes se aportan en la disolución, y no solo ferti­
lizantes sólidos. L a concentración de cada nutriente debe ser la adecuada para el
cultivo a producir, y la tasa de nutrientes con respecto a los otros debería ser man­
tenida en las mismas proporciones que ellos son absorbidos por las plantas. De este
modo, se requiere más destreza en forma considerable, para manejar los sistemas
hidropónicos que los sustratos orgánicos.
Cuando se manejan adecuadamente los cultivos hidropónicos, nunca sufren de
falta de agua o nutrientes. Además, cuando la disolución se recircula, como en
NFT, la eficiencia del uso de agua es muy alta, ya que nada de ésta se pierde por

244
drenaje. L a calefacción de la zona radical se alcanza también más eficientemente
que en los sustratos orgánicos. De hecho, la zona radical puede controlarse com­
pletamente una vez que el operador tiene el equipamiento y conocimiento adecua­
dos. En general, la capacidad de controlar la zona radical aumenta a medida que
uno se traslada desde el suelo a sustratos orgánicos y a hidroponía.

6.3. Sistem as de cultivo

L a mayoría de los sistemas de cultivo sin suelo iniciales no eran convenientes


para una producción hortícola de gran escala. Por ejemplo, el cultivo en grava, el
cual se regaba subiendo la lámina de agua y vaciándola después de unos pocos mi­
nutos; este procedimiento se efectuaba varias veces al día, dependiendo de la tem­
peratura local (ver también apartado 1.4.2).
Los sistemas de cultivo en mesa flotante son también engorrosos y no son fáci­
les de desarrollar para una producción comercial de un cultivo.

6.3.1. B o ls a s rellen as co n s u s tra to s o rg á n ico s

Los primeros intentos para cultivar hortalizas en forma comercial y a gran es­
cala se centraron en turba, ya que este material ha sido ampliamente utilizado en
horticultura durante muchos años. A l trabajar con turba existió más dificultad para
regarla que el suelo, debido a que la mayoría del agua tendió a sobrehumedecerla,
mientras que muy poco de este sustrato resultó en turba más seca la cual fue difícil
de rehumedecer. Sin embargo, tomates, y luego pepinos, se cultivaron con un grado
de éxito considerable en bolsas de turba (por ej., ver fotografía 6.1). Sin embargo, la
limitación de este sustrato pareció disminuir el rendimiento a mediados del periodo
de producción, y la calidad de los frutos presentaron algún deterioro. Este cambio
gradual se atribuyó a la degradación del material orgánico por la actividad micro­
biana dentro del saco de polietileno, que presenta una pobre aireación. Intentos para
mejorar la capacidad de aireación del sustrato turba por la adición de materiales ta­
les como esferas de poliestireno o perlita. Aunque estas aplicaciones llevaron a una
mejoría, no solucionaron el problema, y el desarrollo de la lana de roca resultó en un
rápido descenso en el uso de perlita para este propósito.

6.3.2. L an a de roca

E l desarrollo de lana de roca para cultivos en invernadero revolucionó el cultivo


en sustratos, ya que fue la primera modalidad de hidroponía pura desarrollada para
una producción comercial de amplia distribución. Ya que los fertilizantes sólidos
no se emplean en hidroponía, los cuales no se requieren para los cultivos en suelo
o turba, se desarrollaron las disoluciones de nutrientes completas.
La lana de roca es más fácil de manejar que la turba, la cual no era posible so­
bre regar, pero en este nuevo material cualquier exceso de disolución meramente
drena para eliminarse. Esto permitió una propagación más uniforme en plántulas

245
jóvenes en cubos pequeños de lana de roca (fotografía 6.2). Sin embargo, una vez
que el cultivo se estableció, se observó que es esencial aplicar un exceso de disolu­
ción nutritiva (cerca del 3 0 % ) para mantener las condiciones óptimas en la zona ra­
dical. E l exceso de disolución cumplía tres funciones: 1) mantener un pH adecuado;
2) lavar las sales acumuladas, y 3) introducir una disolución lo suficientemente ai­
reada para mantener un nivel adecuado de oxígeno en la zona radical.
La lana de roca llegó a ser muy popular en Holanda, y actualmente alrededor del
9 0 % de tomates, pepinos y pimientos de periodo de cultivo largo se cultivan en este
material (ver fotografías 6.3-6.5). La lana de roca es demasiado costosa para cultivos
de bajo valor como lechuga, pero se utiliza en el cultivo de flores como rosa.

6.3.3. Perlita

La perlita fue desarrollada como un sustrato debido a su alta capacidad de aire­


ación. Es un material muy liviano, de este modo se hace fácil su manejo. Lina ca­
racterística menos favorable es que un aumento en la capilaridad de la disolución en
perlita es muy pequeño comparado al existente en lana de roca. Sin embargo, mien­
tras que la lana de roca puede emplearse por un año, o como máximo hasta dos
años, la perlita puede utilizarse hasta diez años. Usualmente, perlita se coloca en
bolsas de polietileno y el principal requerimiento para el éxito del cultivo es la ma­
nutención de una lámina de agua de 2 cm sobre la parte inferior de los sacos. Esto
es fácil de manejar, ya que las bolsas pueden cortarse en alrededor de 2 cm, sobre el
nivel del piso, para cada drenaje. Las bolsas pueden colocarse sobre bandejas de
polipropileno para recibir el exceso de disolución nutritiva de recirculación. Debido
a que no es fácil propagar las plantas muy pequeñas en perlita, se utiliza lana de
roca, y los cubos se colocan directamente sobre perlita (fotografías 6.6-6.8).

6.3.4. N u trie n t F ilm Technique (N FT )

NFr fue desarrollado en la década de 1970 como un sistema en el cual una fina
lámina de disolución nutritiva recircula, y que era conveniente emplear en climas
cálidos. Los componentes distintivos del sistema se muestran en la fotografía 6.9,
estos son los siguientes: un estanque que contiene una disolución nutritiva com­
pleta, la cual se bombea hasta la parte más alta de las canaletas que contienen las
plantas. L a disolución entra a las canaletas a través de un estrecho tubo a una tasa
de 4 L min 1 (fotografía 6.10), y fluye a través de las raíces por gravedad (pen­
diente, 1 en 100) (ver también el capítulo específico 13 y el 14). Esta retorna al es­
tanque colector desde una altura suficiente que permita turbulencia, lo cual permite
que la disolución recirculante se airee nuevamente. E l volumen de la disolución se
mantiene con una válvula de bola simple que permite agregar agua cuando se re­
quiere. E l pH se controla empleando un sensor en el estanque; cuando el pH co­
mienza a aumentar, el controlador de una bomba se enciende y se inicia el goteo de
ácido diluido (usualmente ácido nítrico) hasta que el pH original se restablece. De
forma similar, cuando la C E baja por debajo del valor establecido (usualmcnte
cerca del 2 % ). dos bombas se encienden para adicionar disolución A y B hasta que

246
la C E deseada se restaura. Las dos disoluciones de nutrientes se requieren para se­
parar calcio de fosfato y sulfato.
Los sistemas N F T pueden ser muy simples, con o sin control del pH o C E , de
este modo se requieren mediciones manuales de pH y C E , y aplicaciones manuales
de ácido y nutrientes. Tales sistemas pueden ser útiles para investigación (fotogra­
fía 6.11) pero no adecuados para una producción comercial. Mientras que las cana­
letas se pueden fabricar con láminas de polietileno, que se colocan sobre bandejas,
y sus bordes sujetos con pinzas luego de la plantación, algunos productores han in­
vertido en canaletas permanentes hechas de polipropileno.
E l sistema de N F T más grande en el mundo fue construido en el norte de In­
glaterra, cercano a una estación generadora de energía, para utilizar el calor de des­
echo al generar energía. Este proyecto fue muy costoso, pero tuvo un gran éxito en
la producción comercial de tomates, expandiéndose de 8 a 14 ha. E l estableci­
miento y el sistema se presentan en las fotografías 6.12 y 6.13.
N F T también ha sido empleado para la producción de pepinos (fotografías 6.14
a 6.18). pero está restringido a cultivos cortos de 10a 12 semanas, dependiendo del
clima. Un sistema móvil de canaletas de polipropileno se desarrolló para lechugas
de invierno (van Os, 1986; fotografías 6.19 a 6.21).

6.4. Comparación de sustratos

A l trasladarse del suelo de invernadero al uso de bolsas rellenas con turba, se


obtuvo un incremento en el rendimiento, debido a que se trabajaba sin enferme­
dades radicales. La introducción de la lana de roca llevó a incrementos mayores
de rendimiento, los cuales eran similares en magnitud para tomates y pepinos (ta­
bla 6.2). Probablemente, esto se debe a la mayor aireación de las raíces y al riego
frecuente con disolución que contiene todos los nutrientes. Los sustratos orgáni­
cos diferentes a turba se han utilizado para producir buenos rendimientos de hor­
talizas de fruto. Por ejemplo, bolsas rellenas con pino y serrín se emplearon en
Sudáfrica para cultivar pepinos en túneles no calefaccionados (tabla 6.3). A pesar
de que no existe información para comparar con los rendimientos obtenidos en
suelo, estos últimos fueron considerablemente más bajos debido a las plagas y
enfermedades de suelo.

T A B L A 6.2
Rendimientos (kg n r 2) de frutos de tomate y pepino de plantas cultivadas en distintos
sustratos, y el aumento ( % ) en rendimiento comparado con los obtenidos en suelo

Tomate1 % Aum ento Pepino2 % A um ento

Suelo 14.8 — 37.5 —


Sacos de turba 16,7 13 41.5 II
Lana de roca 17.7 20 47.0 19

Fuente: ' W ellm an y V erw er (1 9 8 4 ); 2 M asse y y W in so r, d a to s n o p u b lic a d o s.

247
T A B L A 6.3
N ú m e ro y peso d e f ru to s d e p e p in o (c v . P e p in e x )
c u ltiv a d o s e n c o rte z a d e p in o y s e r r ín

Número m~2 Peso {kg n r2)

Corteza de pino 55.8 36.5


Serrín 57,8 37,5

Fuenle: Maree (1984).

E n un experim ento con el sustrato nuevo llam ado libra de coco, se obtuvieron
rendim ientos tan altos com o aquellos obtenidos en lana de roca y serrín (tabla 6.4).
Com o se ha dicho que la fibra de coco se podrá reutilizar para cu ltivo hasta diez
años, experim entos que evalúen sobre ese periodo serían de gran interés.
Cuando todos los aspectos del m edio am biente radical se optim izan, el rendi­
m iento obtenido en todos los sistem as hidropónicos debería ser idéntico. E n arena,
no obstante, se observaron menores rendim ientos que en lana de roca y perlita (ta­
bla 6.4). Probablem ente, esto se reflejó por el hecho de que la disolución nutritiva
se encuentra disponible más rápidam ente en arena que en ios otros sustratos, los
cuales retienen más disolución después de el riego.

T A BLA 6.4
R e n d im ie n to s y ta m a ñ o de los fru to s d e p e p in o c u ltiv a d o s
en tres su stra to s (D u t c h P la n t in B V , c o m u n ic a c ió n p e rs o n a l)

kg n r2 Peso del fruto (g)

Lana de roca 30.6 450


Serrín 30,9 455
Fibra de coco 57.8 458

Fnenle: Maree (1984).

T A BLA 6.5
R e n d im ie n to d e to m a te s o b te n id o s en tre s su s tra to s (kg m ’)

Precoz Total

Arena 5.1 8.9


Perlita 6.0 11.0
Lana de roca 6.0 10,2

Fílenle: Martínez y Abad (1993).

A l com parar la lana de roca y N F T , este últim o presenta una ventaja considera­
ble (tabla 6.6). Esta ha sido la experiencia general de los m ejores productores que
han experim entado con N F T en el R ein o U nid o, aunque las diferencias en rendi­
miento fueron algo menores (5-10% ). Rendim ientos altos de pepino en N F T son
sólo posibles en cultivos de período corto de alrededor de 12 semanas. Después de

248
este tiempo, las plantas tienden a detener su crecimiento hasta que la disolución
nutritiva antigua se reemplaza por una fresca. Esta respuesta parece ser más rápida
en primavera, cuando las condiciones de luz mejoran, que en otoño. Una vez que se
renueva la disolución nutritiva, el crecimiento se inicia otra vez, sugiriendo que la
acumulación de algún inhibidor del crecimiento se libera desde las raíces. Las cito-
quininas han sido citadas como causantes, pero aún no ha sido probado. En lana de
roca, no existe este problema. Se presume que el exceso de disolución nutritiva
aplicada para lavar las sales acumuladas, y que reduce el pH, también previene la
acumulación de cualquier inhibidor.
Uno de los problemas con sustratos empleados en cultivos sin suelo, es que la
mayoría de los sistemas han involucrado un tipo de cultivo en mente. Por ejemplo,
la lana de roca es ideal para la producción de tomates y pepinos, cultivos de alto va­
lor comercial, pero no para lechuga, un cultivo de menor valor. Un sustrato dife­
rente llamado esferas de poliestireno, esencialmente una tela fina de alta capilari-
dad, fue introducida por Schroeder (1992). para permitir más flexibilidad para
utilizarlo en invernadero. Tiene la ventaja de ser relativamente más barato, que
puede ser utilizado durante tres años, y se coloca entre láminas de polietileno. Es­
tos pueden cubrir el piso completo del invernadero cuando se cultiva lechuga. El
único requerimiento específico es que el piso debería tener una pendiente suave
(1 % ) para permitir que la disolución nutritiva aplicada desde la parte más alta fluya
en forma uniforme hacia la parte más baja, regando así todas las plantas. La infor­
mación disponible (tabla 6.7) muestra que este sistema permite rendimientos simi­
lares a aquellos obtenidos con turba.

T A B LA 6.6
E l número, tamaño de fruto (T ) y rendimiento (R ) de tomates (16 semanas)
y pepinos (13 semanas) cultivados en lana de roca y N FT

Tomate Pepino

Constituyente N.: T g fru to '1 R kg

Lana de roca 85 88 7.5 22 480 10.6


NFT 102 84 8.6 24 475 1L4
Aumento en N FT (% ) 20 -5 15 -1 8

F uente\ A d a p ta d o d e M asse y y W in so r. d a lo s n o p u b lic a d o s.

T A B LA 6.7
Rendimientos (kg m~2) de frutos de tomate (cv. Counter) y pepino
(cv. Saladin) cultivados en turba y en esferas de poliestireno

Tomate Pepino

Turba 22.4 21.3


Esferas de poliestireno 21.3 24.1

F u en te: Schroder (1992).

249
Las comparaciones de los distintos sustratos originan muchas contradicciones
concernientes con cual de ellos se obtiene el mayor rendimiento. Esta variación no
fue centrada solo en comparaciones entre sustratos orgánicos y los sistemas hidro­
pónicos, pues también es evidente en aquellos entre métodos hidropónicos. De los
sistemas hidropónicos se esperan mejores resultados que los sustratos orgánicos,
debido a la mejor aireación y distribución de nutrientes. Los resultados contradic­
torios obtenidos de las comparaciones entre sistemas hidropónicos, no obstante,
pueden explicarse por la variación de la pericia de los operadores. Por ejemplo, un
buen productor en lana de roca no trabajaría bien en N F T debido a que desconoce­
ría como optimizar cada factor en la zona radical. Existe gran evidencia de las con­
tradicciones en la literatura publicada, indicando que estas comparaciones son de
escaso valor. Si todos los datos relevantes se encontraran disponibles, sería posible
demostrar que un sistema hidropónico permite un mejor rendimiento en una situa­
ción pero más pobre ante otra. Desafortunadamente, esto es difícilmente posible,
ya sea porque alguna información no ha sido registrada, o porque no se entendió
como un factor que afectara el rendimiento. Esta diversidad de resultados destaca­
dos. la necesidad de comprender cada factor afecta la conducta del cultivo en cl
sustrato escogido. Como se indicó en la Introducción, todos los sistemas hidropó­
nicos tienen el mismo rendimiento potencial, al menos sin considerar el sistema en
sí mismo, o las condiciones bajo las cuales se utilizan, impuesto por algún tipo de
contenedor de las plantas.

6.5. Contaminación del medio ambiente

La introducción de los sustratos sin suelo ha resultado en el drenaje de las di­


soluciones nutritivas concentradas para desecho, usual mente hacia el suelo. Esto es
de significancia donde el nitrógeno y cl fósforo, los principales contaminantes in­
volucrados, encuentran la mejor forma de liberarse, ya sea hacia el agua en arroyos
o ríos, o hacia el agua de napas freáticas, las que finalmente se emplean para el
consumo humano. En este respecto, semilleros pequeños (0,25 lia ) dispersos tienen
poca consecuencia, ya que los volúmenes de la disolución involucrada es pequeña.
Sin embargo, existe una considerable preocupación acerca de los semilleros gran­
des. particularmente donde muchos se encuentran cerca. En Holanda, donde la
densidad de invernaderos es muy alta, ahora nuevas leyes controlan el desecho de
las disoluciones nutritivas, con penalizaciones para la eliminación ilegal de tales
disoluciones hacia cl medio ambiente.
En materia medioambiental ha estimulado el desarrollo de más sistemas de cul­
tivo en los cuales la disolución se recircula. Esto es una característica clave del
NFT, desarrollado a finales de los 70. L a asunción es que tales sistemas minimiza­
rían el desecho de las disoluciones nutritivas, las que generalmente se retienen y se
ajustan antes de ser reciclada. E l agua empleada en tales sistemas debe, sin em­
bargo. tener un bajo contenido de cloruro de sodio. Por otra parte, la salinidad de la
disolución recirculante aumentará rápidamente y cl cultivo se afectará, al menos
que la disolución se reemplace frecuentemente.

250
Una de las características que hace que la lana de roca sea tan fácil de utilízal­
es que no puede ser sobrehumedecida; el exceso de la disolución nutritiva simple­
mente drena. Esto resulta una pérdida de grandes cantidades de nutrientes por hec­
tárea cada año. Cuando se trabaja con lana de roca como sistema cerrado es mucho
más difícil de manejar, pero los productores tendrán que adoptar esta modalidad,
para cumplir con las nuevas regulaciones que se han introducido para detener la
contaminación del medio ambiente con disoluciones nutritivas indeseadas.

6.6. Perspectivas futuras

Los desarrollos futuros de los cultivos sin suelo de distintos países dependerán
mucho de dos factores locales, la fuerza del tema medioambiental y la relación en­
tre el costo del cultivo y el valor de mercado.
Donde se sigue fuertemente el tema medioambiental, el productor enfrentará
costos crecientes de la mayor dependencia de la tecnología para controlar la diso­
lución de su sistema de cultivo. En algunas situaciones existe la necesidad de este­
rilizar la disolución nutritiva antes de recircularla, para controlar el esparcimiento
potencial de enfermedades. Esto aún no se requiere en el Reino Unido, pero tal vez
sí en Holanda, donde la transmisión de patógenos de un semillero a otro podría
ocurrir fácilmente, debido a la densidad muy alta de invernaderos, y al requeri­
miento muy alto de agua utilizada.
No existe duda que el uso del cultivo sin suelo para la producción de cultivos
en ambiente protegido continuará expandiéndose, en países tanto desarrollados
como en vías de desarrollo. Ya que existen diferencias en las disponibilidades de
materiales y economía entre los países, el costo del sustrato, su durabilidad y
conveniencia continuará influyendo al momento de elegir el sustrato por parte de
los productores. Usualmente, el factor decisivo es el costo total de producir el
cultivo con relación a su valor en el mercado. Por lo tanto, los sustratos que son
valiosos y aceptables por el medio ambiente por cultivos de alto valor en Europa
no serían adoptados en países donde los precios de mercado de aquellos cultivos
son mucho menores. Por eso, mientras el desarrollo de sustratos baratos, a me­
nudo basados en productos de desecho, continuará, es de esperar que los intentos
realizados reduzcan cualquier incremento de la contaminación del medio am­
biente al emplearlos.

6.7. Conclusiones

Las claves para el éxito del cultivo en sustratos a emplear en cultivos sin suelo
se pueden resumir de la siguiente forma:
Riego uniforme. Los sistemas hidropónicos son generalmente más exitosos en
esto, que los sistemas de riego empleados en sustratos orgánicos.
Buena aireación. Se requiere una mínima capacidad de aireación del sustrato,
de 10%, para obtener un cultivo sano.

251
N u tric ió n o p tim iz a d a . Todos los nutrientes esenciales deben ser aportados, y no
deberían lim itarse las concentraciones de nutrientes; usualm ente las concentracio­
nes disponibles en un sustrato se encuentran sobre los requerim ientos, pero tam­
poco esto es excesivo.
O b s e rv a c ió n c u id a d o s a d e la s p la n ta s . E l volum en radical en cultivo sin suelo
es pequeño com parado al disponible potencialm ente en suelo. Adem ás, las res­
puestas a los factores adversos son más rápidas, ya que son las respuestas a m edi­
das curativas.
H ig ie n e . Las precauciones para prevenir la introducción de patógenos y hongos
deberían ser estrictas. Las plantas jóvenes llevadas desde el exterior del inverna­
dero, provenientes de centros de propagación, pueden resultar una fuente seria de
enfermedades. Las enferm edades externas al invernadero se llevan en los pies o
manos de los trabajadores o visitas, por ello es necesario em plear bandejas para
mojarse los pies, lavarse las manos y ropa de trabajo. Existen a menudo un número
de hospederos para enferm edades de cu ltivo alrededor del área de los invernaderos.
E l m aterial enferm o se distribuye por el viento infectando fácilm ente el inverna­
dero o reservorios abiertos, si no se toman precauciones.
C o n o c im ie n to y h a b ilid a d e s . S e requiere aum entar las habilidades y conoci­
mientos cuando se cam bia desde el uso del suelo a sustratos orgánicos y, más aún,
cuando se m ueva hacia hidroponia, si e l productor debe alcanzar el potencial má­
xim o de su inversión en un sustrato en cultivo sin suelo. Esto se debe parcialm ente
a la dism inución del volum en radical de las plantas, parcialm ente a las característi­
cas del sustrato nuevo y parcialm ente debido al número de factores que pueden ser
controlados. Algunos aspectos de la zona radical fácilm ente no se controlan en sus­
tratos orgánicos. De este modo, su rendim iento potencial es m enor en hidroponia,
en el cual, teóricam ente, es posible controlar todos los aspectos de la zona radical.
Po r esta razón, todos los sistem as hidropónicos deberían tener los m ism os rendi­
mientos. Sin em bargo, esto depende del conocim iento que tiene el productor y del
equipam iento que tiene para utilizar.
E l paso desde el suelo al uso de sustratos orgánicos y luego a la hidroponia ha
llevado a un aum ento en la capacidad de control de la zona radical. N o obstante,
esto ha requerido un m ayor conocim iento y destreza por parte de los productores,
para que ellos manejen sus cultivo s en form a exitosa y alcancen el potencial del
sustrato elegido, y de su inversión.

6.8. Bibliografía

Adams, 1’. (1981). «Nutriera-film culture». A grie. W ater M anage. 4:471 -478.
Adams. P. (1991). «Hydroponics for winler vegetables». A cta H ort. 287:181-89.
Bunt. A.C. (1988). M edia and mixesfo r container-grown plants (2.a ed.). Unwin Hyman, Londres.
Bunt. A.C. y Adams. P. (1966). «Some critical comparisons of peat-sand and loam-based com-
posts, with special reference to the interpretation of physical and C h em ical analyses». P l. So il
24:213-221.
Fritz, D. y Venter. F. (1988). «Heavy metáis in some vegetable crops as intluenced by municipal
waste composts». A cta Hort. 222:173-78.

252
Maree. P.C.J. (1984). «Growing seedless English cucumbers in fresh pine sawdust». Pm cee-
dings 6'1' In te rn atio n al Congress on So ille ss C ulture, Lunteren, 1984. ISO SC. Wageningen.
pp. 355-63.
Martínez, P.F.; Abad, M. (1993). «Soilless culture of tomatoes in different mineral substrates».
A cta H ort. 323:251-259.
Schroder. F-G. ( 1992). P h D thesis, Hum hodt U niversity, B erlín . Ver también Archiv f. Garten-
bau. Berlín 37:515-22.
Welleman. J.J.C .: Verwer. F.L. (1984). «Successful growing on Grodan rockwool in the Nether-
lands». A cta H ort. 150:583-88.
Winsor, G.W. (1990). So illess culture fo r ho rticu ltu ra! crop production. FAO Plant Production
and Protection Paper N .° 101.

253
Fotografía 6.1. C u ltivo en turba
muy utilizada en e l comienzo de
los cultivos sin suelo, tres plantas
p o r saco.

Fotografía 6.2. Propagación en cubos


de tana de roca. Visible uniform idad de
las plántulas de tomate.

Fotografía 6.3. C u ltivo en lan a de


roca. Jóvenes plantas de pepino en
lan a de roca, con dos p lan tas p o r saco,
con un gotero extra entre la s dos
plantas p ara ap o rtar una uniform e
distribución de fertirrieg o . E l cultivo
estaba aislad o d el suelo con una
lám ina de polletileno.
Fotografía 6.4. C u ltivo en lan a
de roca. Plan ta s de pim iento cultivadas
en la n a de roca con tres plantas p o r saco.
Ixts tuberías de calefacció n sirven de
rieles p a ra carros que perm iten recoger a
gran a ltu ra en e l cultivo a los
trabajadores.

Fotografía 6.5. C ultivo en lana de roca. U n cu ltivo de pim iento


en un invernadero de 5 ha.

255
Fotografía 6.6. C u ltivo en p erlita.
Un cu ltivo de tom ate propagado
en cubos de la n a de roca.

Fotografía 6.7. C u ltivo de tom ate en


p erlita, con tres p lan tas p o r saco. Los
sacos están cubiertos con
poliprop ileno y e l drenaje se ret ira d a .
Existe un tubo de calefacción entre las
lín eas de cu ltivo que distribuye c a lo r y
m antiene la tem peratura d e l aire
caliente durante e l invierno.
Fotografía 6.8. C u ltivo de tomate
en p erlita.

Fotografía 6.9. N F T (N u trien t Film


Technique). D iagram a d e I sistema
(ver también figuras 1.5 y 1.2).
Fotografía 6.10. F l p rin cip io tic un
c an al J e N F T con la lám ina J e
polietileno. con un estrecho tubo p ara
d ispensar e l fertirrieg o .

Fotografía 6.11. Sistem a


experim ental básico usado en
experim entación con m últiples
tratam ientos. C a Ja sistem a consiste
en un tanque in Je p e n Jie n te Je los
nutrientes y una bomba. E l ajuste Je
pH . C E y lo s niveles J e nutrientes se
ajustan m anualm ente y a que e l coste
J e autom atizarlo es dem asiado alto.

Fotografía 6.12. E l m ayor y m ás


caro sistem a J e N F T Je t mundo (m ás
J e 14 ha) se construyó cerca J e una
centra! energética p ara p o Je r u sar el
c a lo r genera J o Je s J e esta estación.

258
Fotografía 6.13. C u ltivo de tomate
en N FT.

Fotografía 6.14.
C ale facto r de aire
caliente.

Fotografía 6.15. Sistem a de N F T


dividido en unidades de I ha. Cada
unidad está controlada
inform áticam ente con tres tanques en e l
cabezal de riego. Eso s tanques
contienen dos soluciones de nutrientes
concentradas y se usa los ácidos para
m antener e l pH .

259
Fotografía 6.16. D isposición de tres
bom bas p ara d istrib u ir la disolución
nu tritiva a las plantas, fun cio n an como
salvaguarda cuando se averian.

Fotografía 6.17. Tanque de


recogida de la disolución recirculante en
N FT . e l relleno se controla con un
Potador, y se produce una gran
turbulencia m ediante un im portante salto
a l tanque. Esto a ire a fuertem ente la
disolución lo c u a l es muy
im portante p ara este sistema.

260
Fotografía 6.18. Pepino cultivado
en N FT.

Fotografía 6.19. C u ltivo de lechuga


de invierno en canales de
polipropileno.

261
Fotografía 6.20. M ecanism o de cosechado de lechugas cu ltivadas en N FT.

Fotografía 6.21. M ecanism o d e tam bor p ara e n ro lla r lo s canales de N FT.

262
7 La disolución de fe rtirrig a c ió n

M iguel U rrestarazu Gavilán

7.1. Introducción

Ya Steiner en los inicios de los años sesenta definió con carácter práctico tres fac­
tores a considerar en la disolución nutritiva en los cultivos sin suelo (Steiner, I9 6 l):
I ) la concentración de cada ion, 2) el pH de la disolución, y 3) la concentración iónica
(total). Básicam ente la estructura de este capítulo está basada en la consideración de
estos tres puntos. E l prim ero y segundo están en relación estrecha con la nutrición m i­
neral clásica y el diagnóstico nutricional, diferentes aspectos de este apartado fueron
tratados en los capítulos 2 y 3. L a concentración iónica relaciona la conductividad
eléctrica (C E ) de la disolución nutritiva con su presión osm ótica y cuando ésta es muy
alta surgen problemas propios de este estrés salino que se detallan en cl capítulo 8.
En este capítulo se tratarán los eq uilib rios nutricionales en la disolución de fer­
tirrigación y los diferentes cálculos para obtenerla desde los distintos fertilizantes,
el agua disponible para el riego y la propia infraestructura de fertirriego.
En e l capítulo 2 se trató la im portancia de cada nutriente individualm ente, en la
práctica cada nutriente m ineral se suele sum inistrar a través de sal o ácido com o fi­
gura en las tablas de la 7 .1 a la 7.3 que son los fertilizantes com erciales que apor­
tan tanto los m acronutrientes com o los m icronutrientes, o bien que se utilizan para
el ajuste del pH de la disolución final que se tratará en el apartado posterior corres­
pondiente 7.4. Para exp licar la disolución de fertirrigación y su m anejo práctico,
abordaremos el problem a de producirla mediante varios pasos que no correspon­
den necesariam ente con el orden cronológico a la hora de su realización, sino más
bien se ajustan a la form a de com prender el procedim iento, su nivel de com plejidad
o los cálculos que conducen a dicha disolución final de fertirrigación . Luego el lec­
tor puede recapitular y ver en su caso cual sería el procedim iento m ás ajustado, o
sim plem ente m ás fá cil o ap licab le a sus condiciones y necesidades.

7.2. Ejemplo I. El caso más sencillo: sin considerar el


agua de riego y con la disolución ideal expresada en
peso de fertilizantes comerciales

A q u í hablarem os de disolución ideal com o sinónim o de disolución tipo, enten­


dida com o aquella disolución de fertirrigación que, según e l autor o investigador

263
T A B L A 7.1
Pesos atómicos (Pa), moleculares o iónicos (Pm ) para los diferentes iones presentes
en las aguas de riego v fertilizantes más frecuentes en agricultura, así como su peso
equivalente (Pe) en función de la valencia (v)*

Formulación
Forma Pm Pe de la sal o Pm Pe
Memento Pa iónica mol V f fertilizante Nombre mol \ f

N 14 n h ; 18 1 18 HNOi Acido nítrico 63 ! 63

NO; 62 1 62 N H 4N 0 , Amonio Nitrato 80 1 80


n 66
(N H 4); S 0 4 Amonio Sulfato 132
Calcio Nitrato 4-hidrato 236 2 118
CalNÓ-,). 4 H .0
C al NO,)- H ,Ó Calcio Nitralo 1-hidrato 182 2 91

KNO, Potasio Nitrato 101 1 101

P 31 H .PO ; 97 1** 97 H iP O j Acido fosfórico 98 1 98

n h 4h 2p o 4 Amonio di-hidrógeno Fosfato 115 1 115


k h .p ó 4 Potasio di-hidrógeno Fosfato 136 1 136

K 39 K- 39 39 KNO, Potasio Nitrato 101 1 101


k h .p o 4 Potasio di-hidrógeno Fosfato 136 1 136
174 2 87
k .s o 4 Potasio Sulfato
2 Calcio Nitrato 4-hidrato 236 2 118
Ca 40 Ca;* 40 20 C a (N 0 d '4 H - 0
24 24 2 12 M g S 0 4 7 H .0 Magnesio Sulfato 7-hidrato 246 2 123
Mg Mg: "
Magnesio Nitrato 6-hidrato 256 ' 128
M g (N O ,),6 H .O
2 Potasio Sulfato 174 ' 87
S 32 SO ; 96 48 k .s o 4
246 2 118
M g S 0 4 7 IC O Magnesio Sulfato 7-hidrato
(N H 4).S04 Am onio Sulfato 132 2 123
Cl 35,5 Cl 35.5 1 35,5
Na 23 Na- 23 l 23
C 12 CO; 60
______________________HCO,- 61___________________________________________________________________________________________

* A bajo se re c o g e n a lg u n o s d e lo s fe rtiliz a n te s m a s u tiliz a d o s y re c o m e n d a d o s , sin e m b a rg o p o r su d is p o ­


nib ilid ad p u ed en e n c o n tra rse o tro s e n d e te rm in a d a s re g io n e s, v er ta b la A . 10 d el a p é n d ic e .
** P ara e l in te rv a lo d e p H e n e l q u e s e d e b e m o v e r la d iso lu c ió n n u tritiv a (v e r a p a rta d o 7.4).

TABLA 7 .2
Densidad y riqueza de los ácidos comerciales más usados en agricultura

Riqueza del ácido e n %

Densidad HNO, h ,p o 4 H j S<)4 MCI

1 ,1 0 15 20
1 .2 0 33 34 27 40
1.23 37
1.25 37
1 .3 0 48 46 39
1.37 59
1 ,4 0 65 58 50
1 .5 0 95 69 60
1.58 75
1 .6 0 77 69
1 .7 0 86 77

F u e n te : M a rtín e z y G a rc ía . 1993.

264
T A B L A 7.3
L is t a d e los fe rtiliz a n te s c o m e rc ia le s m á s u sad os p a r a el a p o r te d e los m ic ro n u trie n te s
a la d is o lu c ió n n u t r it iv a , su riq u e z a ( R ) , peso m o le c u la r ( P m ) . d e n sid a d (D , g c m r 3),
e l p H d e m á x im a e s ta b ilid a d p a r a la m o lé c u la q u e la n te (m ) e in te r v a lo d e p H a l q u e es
e s ta b le (ie ) en el p H . A s í c o m o a lg u n o s p ro d u c to s q u e s u m in is tra n la c o m b in a ció n
d e m ic ro n u trie n te s m á s o m eno s a d e c u a d a

F e r t iliz a n t e F ó r m u la % K Pm li m ie

Manganeso Sulfato 1-hidrato M n SO j.H .O 32 Mn 169 3.258

Zinc Sulfato 7-hidrato Z n S 0 4.7H ,0 23 Zn 287.5 1.957

Cobre Sulfato 5-hidrato CuSO ,.5H .O 25 Cu 249.7 2.284

Edta-Fe.Na"1 — 13 Fe 421.1 0.650 4.5 0-8

ED T A .Fc.K 1" — 6 Fe 397.2 1.350 7.0 0-8

D T PA .Fc.H N a2 "' — I I Fe 468.2 0.750 3.0 0-10

D T P A .Fe .(N H 4 )2 "' Especial para hidroponia 6 Fe 480.2 1.300 6.5 0-10

H E D T A .F e "1 6 Fe 331.1 1.300 7.0 0-10

E D D H A .F e .N a "’ 6 Fe 435.2 0.750 6.0

ED T A .M n.N a2 "1 13 Mn 389.1 0.625 6,5 2-14

ED T A .M n.K 2 1" 6 Mn 421,4 1.330 6.5 2-14

ED TA.Zn.N a2"' 15 Zn 399.6 0.625 6.5 3-11

ED T A .Zn.(N H 4|2‘" 10 Zn 389.7 1.300 6.0 3-11

EDTA.Cu.Na211’ 15 Cu 397.7 0.625 6.5 0-14

ED T A.C u .(N H 4)2l" 9 Cu 387.8 1.300 6.0 0-14

Di-Sodio Tetraborato 10-hidrato N a .B jO iIO H .O II B 381.2 1.73

Acido bórico H .B O , 17 B 61.8 1.423

Sodio Molibdato 2-hidrato Na.M oO j.2H-0 40 M o 241.9 3.28

AmonioHeptamolibdato (N H ,)„M o -0-4 58 M o 1163.3

Composición expresada etl% Dosificación para plantas


hortícolas (Tanque de 1000/.
Producto comercial12’ Fe Mn 7-n Cu H Mo disolución 1concentrada KM) veces

Microcat* 1.71 1.12 0,34 0.05 0.21 0,04

Mix I.H R ** 0.82 1.64 1.64 0.25 0.16 0,025 12 L (líquido)

Nutrel C * 7.5 3.3 0.6 0.3 0.7 0.2 .3-4,5 kg1,1

Trichoquel Mix-Q* 7.5 3.5 0,5 0.2 0.5 0.2 3-4 kg

Zipolex 9 4.5 0,6 0,15 0.03 2,5 1.5-2.5 kg

Fuente: ‘ " C a t á l o g o d e A k z o N o b e l (s in f e c h a ) ; 131 L iñ á n ( 2 0 0 1 ) ; 131M a r tín e z y G a r c ía (1 9 9 3 ) re c o m ie n d a n de


2 a 3 kg.
* A g e n te q u e la n te : H E D T A .
* * A g e n te q u e la n te : F .D T A .

que la propone, supone la combinación de sales disueltas que induce el mejor logro
de nuestros fines en esas condiciones y cultivo determinado.
En este ejemplo se explica el caso más sencillo, pero que desde luego es el
más improbable pues estrictamente sólo sería válido para trabajar con agua desti­
lada o desionizada, o bien en el caso de disponer de agua de riego de excelente ca­
lidad (< 0,05 d S /?/')•
Veamos el caso más simple. Queremos saber qué cantidad — en peso— de sa­
les fertilizantes se necesita de cada sal para obtener un volumen determinado de

265
una disolución estándar de fertirrigación. para ello se hace necesario disponer una
disolución ideal, donde se nos fija de antemano cual es la proporción de cada uno
de los fertilizantes en su forma de sal correspondiente. En la tabla 7.4 se puede ob­
servar algunas de las disoluciones nutritivas apropiadas para el cultivo de plantas
superiores dada por diferentes autores, se ha elegido desde las antiguas que tienen
un indudable valor histórico hasta algunas diseñadas recientemente. El número de
ellas junto a los ejemplos que abajo se explican puede llegar a ser ilimitado, para
más información a este respecto revisar la bibliografía al final de este capítulo. En
la tabla 7.4 se puede observar como la complejidad de las disoluciones va en au-

T A B LA 7.4
D ife re n te s d is o lu c io n e s n u t r itiv a s tip o s p a r a p la n ta s s u p e rio re s

Sal si--1 Referencia

KN O , 1.00 Sachs(1860)
C a,(P0 4)2 0,50
M gSOj 7H ,() 0,50
C aS()4 0,50
NaCI 0,25
FeSOj Traza
CatNO,), 0.8 Knop (1865)
KN O , 0.2
K H 2POd 0.2
M gS04 7H>0 0.2
FePO„ 0.1
Macronutriente (g L 1) Arnon y Hoagland (1940)
KNO, 1.02
Cal N O ,), 0.49
NH4H2PÓ4 0,23
MgSOj.7H.O 0.49
Micronutrienle (m g L ')
II, BO , 2.86
MnCI2.4H.O 1.81
CuS04.5H,0 0,08
ZnS04.7H20 0.22
H ,M o0 4.H ,0 0.09
Fc S0 4.7H:6 0.5% 1 0.6 m i L 1 añadidos 3 veces
Ac. Tartárico 0.4% r por semana
S L ‘ Cooper (1996)
KH 2P 0 4 0.263
KN O , 0.583
C a(N 0,),.4H ,0 1.003
M gSOj.7H,0 0,513
EDTA Fe 0,079
M nS04.H ,0 0,0061
II,B O , 0.0017
C u S0 4.5H20 0.00039
(NH4)„M o70 ,4.4H,0 0.00037
ZnS04.7H,0 0.00044

266
T A B L A 7.4 (continuación)

Hewitt 119661
mM Elemento Concentración 0aporteen
Sal g /•-' (mmol I : ') 11radical mM (mmol i ' 1) m\ (me L~') ppm

Macronutrientes (g L ')
KNO, 0.505 5.0 K* 5.0 5.0 195
NOr 5.0 5.0 310
N 70
CaíNO,), 0.82 5.0 Ca2t 5.0 10 200
NO { 10.0 10 620
N 140
NaH,P0 4.2H;0 0,208 1.33 P — — 41
H ,P O ., 1.33 1.33 129
M g .S O 4.7 H 2O 0,369 .3.00 Mg2*' 1.50 3.00 36
SOf- 1.50 3.00 144
Micronutrientes (mg L ')
Citrato férrico 24.5 0.1 Fe 5.6
M 11SO 4 2.23 0.01 Mn 0.55
Z n S ( ) j. 7 H , 0 0.296 0.001 Zn 0,065
C 11SO 4.5H.O 0.24 0.001 Cu 0.064
H ,BO , 1.86 0.033 B 0.37
( N H ,) „ M o 70 , 4. 4 H , 0 0.035 0.002 Mo 0.019
CoSO.,.711,0 0.028 0.001 Co 0,0006
NaCI 5,85 0.1 Cl 3,55

mentó. Además observamos que en las disoluciones ideales o tipo actuales, diseña­
das para uso en agricultura, sólo aparecen sales o fertilizantes que figuran en las ta­
blas de la 7.1 a la 7.3.
La tabla 7.4 muestra también otras formas de expresión de las concentraciones
de las sales, mediante su concentración molar {m m o l L 1 o m o la r ) para una disolu­
ción tipo, corresponde a la recomendada por Hewitt (1966). Se puede observar
como transformar la concentración expresada en gramos por litros a su forma en
milimoles por litro o milimolar (m M ). así como a normalidad y las partes por mi­
llón (p p m ) para cada uno de los radicales que componen la sal. pudiendo locali­
zarse en las columnas 5.a, 6.a y 7.a, respectivamente.
¿Cómo hay que proceder para obtener los distintos valores que figuran en estas
columnas?
Elijamos como ejemplo el nitrato calcico, éste se disocia al disolverse en agua
de la siguiente manera:

Caí N O ,)2 => Ca2++ 2 N O ,

Cada m o l de nitrato calcico aporta a la disolución un m o l del catión Ca2+


y dos de anión ( N O f ) . S i querem os saber qué concentración m ilim olar
(m m o l L ~ '), que llamaremos cm. tenemos cuando se nos da una determinada ex­
presada en g L 1 (cp), operaremos de la siguiente forma: la concentración cm de­
seada expresada en m m o l I. 1 ( m M ) será igual a cp divido por el peso molecular

267
de la sal (P m ) que figuraba en la tabla 7 .1 y multiplicado por 1.000 para pasar de
gramos a miligramos:
cm = cp/Pm
cm = 0.82 g L'U 164 = 0.005 m ol L '\
c = 0,005 m ol Lr' x 1.000 = 5.00 m m ol L ' o m M
Nótese que del peso molecular que figura en la tabla 7 .1 se ha eliminado el peso
molecular del agua que contiene (236-72) que aparece en la sal que se utiliza como
fertilizantes, ya que la recomendación de 0.82 g L ' se hace para la sal anhidra.
Una vez que se tiene la concentración molar (cm ) desde su expresión en gra­
mos por litro (cp). también puede ser conveniente, como se verá más adelante,
pasar a su expresión normal (me L ' o mN, por ejemplo), a ésta aquí la llamaremos
en. Apoyándose en la relación de milimoles por litro de catión (C a 2+) y anión
(N O , ) que origina la correspondiente de sal como se acaba de exponer, obtenemos
como se puede ver en la columna 5.a (tabla 7.4) que los 5 milimoles por litro de ni­
trato cálcico dan. respectivamente, 5 y 10 m m ol L ' (mM) para su catión y anión
respectivamente. De ellos a su vez multiplicando por la valencia del radical (v)
— ver tabla 7.1— correspondiente se consigue expresar los milimoles por litro
(mM) en equivalentes por litro (mN):
en = cm v
Para el Ca2+en = 5 m M x 2 = 10 m e Lr' (mN)
Para el N O , en = 10 m M x I = 10 me L ' (mN)
Evidentemente este paso se podría hacer dividiendo en vez cp por peso equiva­
lente (pe) que figura en la tabla 7 .1 en sus columnas 6a y 1I a.

7.2.1. C uand o se d ispo n e sólo de una balsa auxiliar

E l caso más sencillo a partir del punto anterior es cuando se dispone de una balsa
donde se realiza la preparación de la disolución nutritiva final que se suministra di­
rectamente a la planta, ya sea porque se trata de algún sistema flotante (ver capítulo
15) o para rellenar el tanque que abastecerá un sistema N F T o N G S (ver capítulos 13
y 14. respectivamente) o bien porque ésta se envía directamente al cultivo sin diluir.
Veamos un ejemplo práctico: un agricultor posee una balsa de riego general y
además de ésta dispone de una balsa auxiliar de 7.000 L donde realizar la disolu­
ción final de fertirrigaeión, que mediante una bomba y un programador temporal o
simplemente con una activación manual enviará directamente al cultivo a través del
sistema de goteros-emisores (ver figura 1.10). Supongamos igualmente que elegi­
mos la disolución de Cooper 1996 (tabla 7.4), simplemente multiplicando por los
litros que necesitamos (7.000 L) la segunda columna tendríamos cuántos gramos
de cada sal debemos pesar para obtener la disolución deseada.
Para el nitrato potásico sería:
Peso de nitrato potásico a considerar 0,583 g L ' x 7.000 L = 4.081 g, y divi­
diendo por 1.000 lo expresamos en kg necesarios para obtener la adición de nitrato
a la balsa de 7.000 litros.
Peso a considerar = 4.081 g / 1.000 = 4.081 kg
Es decir, aproximadamente unos 4 kg de Nitrato potásico

268
¿ C óm o se debe re lle n a r la b alsa a u x ilia r c o n la d is o lu c ió n de
fe rtirrie g o ?

Una vez que se han realizado todos los cálculos necesarios para cada fertili­
zante de la disolución tipo, es recomendable proceder de la siguiente forma: se
llena la balsa de agua de riego hasta aproximadamente la mitad de ella, se disuelve
individualmente, una a una cada sal fertilizante, comenzando preferentemente por
aquella de menor solubilidad (ver tabla 7.5) y se va añadiendo cada uno de ellos
previamente disueltos. Aquí deben tenerse en consideración los apartados 7.4 y 7.5
en referencia al pH y C E de la disolución final.

T A B L A 7.5
S o lu b ilid a d ( g I r ' ) a p r o x im a d a p a r a a lg u n o s fe rtiliz a n te s c o m e rc ia le s c o n s id e ra n d o
la te m p e r a tu r a d e a g u a d e rie g o y la d e n sid a d o peso es p e c ífic o ( g cm ~J) d e los m ism os,
a s í c o m o la te n d e n c ia a m o d ific a r el p H a l d is o lv e rs e ( T D )
y su ex p re sió n e n e q u iv a le n te á c id o * * ( E A )

Fertilizante Densidad TD EA a 25° C a 2(1" C a 0“ C

C a (N O ,)2.H ,0 2.504 Neutra -2 0 "' 12201-' 1212*'5'


KNO¡ 2.109 Neutra -2 3 '" 3 I6 '2’ 133 ''1
Mg(NO,)i-6H> 0 1.636 Neutra 279'2' 420'5'
N H jN O , ’ 1.725 A cida 6 2 '" 1900'" 1182'-" I9 2'2' 183” '
KH,PO., 2.338 Acida 230'2'
n h 4h 2p o 4 1,803 Acida 5 8 '" 294'-' 220'1'
(N H 4) ,H P 0 4 1.621 7 0 '" 690'4' 400'1'
k h ,p ó 4 2.34 Acida 230'"
k 2s o 4 2.66 Neutra 120'-’’ I I I ' 2'
n h 4s o 4 1.77 Acida I1 0 " 1 76014' 7 30"'
M g S 0 4.7 H .0 1.68 Neutra 700'2' 710'51
h ,p o 4 Acida 100"' — —
7|d, I0 0 0 "1 1080151
Urca

* a 18“ C, ** til equivalente ácido es la cantidad de carbonato cálcico (expresada en kg) necesarios para neu­
tralizar 100 kg de fertilizante.
F i ie m e : 11' Fuentes (1992).121Martínez y García (1993),1,1California Fertiiizer Association (1980),141Merck
(1999).151Catálogo Panreac Química (2002).

En la práctica es frecuente que no se prepare la disolución nutritiva a la misma


proporción suministrada a la planta en el gotero emisor, ya que si realizamos una
disolución madre concentrada y la diluimos al aplicarla evitamos tener que realizar
frecuentemente la propia disolución final, con el consiguiente ahorro en mano de
obra. En otras palabras el objetivo pretendido es hacer la disolución nutritiva para
suministrar a las plantas el menor número de veces posible y así disminuir el
tiempo necesario para repetir la fabricación de la propia disolución de fertirriga-
ción. Se necesita un tanque donde realizar la disolución madre concentrada y una
bomba de inyección proporcional o sistema de dosificación proporcional (figura
7.1) de los que existen gran variedad en el mercado. L a pregunta que en este caso

269
simple tendremos que resolver es ¿cuántas veces puede concentrarse la disolución
madre?, la respuesta parece poder encontrarse en la tabla 7.5: sin embargo, hay que
tener muy en cuenta que este grado de solubilidad:
1) desciende bruscamente en muchos fertilizantes con las bajas temperaturas;
2) la solubilidad está expresada para cada sal individualmente lo cual hace
que en la práctica mezclar fertilizantes puede provocar la precipitación de
algunas de las sales (ver también tabla 16.4);
3) existen otros factores como el pH, carbonatos, bicarbonatos, etc., que jue­
gan un papel importantísimo respecto a la solubilidad o la precipitación de
las sales en la disolución nutritiva;
4) no es independiente de la calidad de cada fertilizante, su pureza y su pre­
sentación.
Esto hace que en la práctica cuando se concentra directamente la disolución
madre no se deba pasar de 10 a 20 veces concentrada si empleamos una sola diso­
lución madre (figura 7.1).

Inyección proporcional
o
1 sola disolución dosificación proporcional
madre concentrada
D isolución final
Máxima recomendable: o en gote ro
10-15 veces concentrada

C aso sim ple


í
Agua de riego

Al menos dos disoluciones madre

C aso m ás co m plejo

Figura 7.1. Posibles form as de sum inistrar la disolución en e l gotero desde e l cabezal de riego.

Esta forma de trabajar con la disolución tipo expresada directamente como uni­
dad de peso de fertilizante es una forma sencilla y práctica que incluso se puede
usar considerando aguas de riego relativamente malas, ya que muchos autores han

270
considerado esta posibilidad, resolviendo tanto el caso de que el agua sea salina
como una misma disolución ideal con la posibilidad de diferentes combinaciones
de fertilizante según la disponibilidad del agricultor (tabla 7.6).

T A B LA 7.6
D is tin ta s p o s ib ilid a d e s d e los m a c ro n u trie n te s en u n a d is o lu c ió n n u t r itiv a tip o en fu n c ió n
de d iv e rs o s fe rtiliz a n te s c o m e rc ia le s d is p o n ib le s , u tiliz a n d o a g u a s a lin a y no sa lin a ,
c o n c e n tra c io n e s e x p re s a d a s en m g I ' 1

Agua no salina Agua


4o salina
Fertilizante Io 2" 3o

Calcio Nitrato — — — 800 —


Sodio Nitrato 750 — — — —
Potasio Nitrato — 800 400 — 900
Potasio Sulfato 750 — 400 —
Potasio di-hidrógeno Fosfato — — — 300 —
Magnesio Sulfato 450 450 450 450 —
Calcio bis-(di-Hidrógeno-Fosfato) 1-hidrato 350 — 350 — —
Acido fosfórico — 120 — — 140
Calcio Sulfato 120 200 — — —
Calcio Amonio Nitrato 500
Amonio Sulfato 120 120 120 —

Fuente: Schwarz ( 1996).

7.2.2. C aso de d isp o n er de d o s o m ás tanq ues para la preparación


de las d iso lu c io n e s m adre

Cuando en el cabezal de riego se dispone al menos de dos tanques y su corres­


pondiente sistema de inyección o dosificación proporcional, la labor del manejo de
la fertirrigación se facilita en gran medida.
Con relación a la compatibilidad de los fertilizantes el problema más impor­
tante a resolver es la tendencia a la precipitación del C a2+con la presencia de los
iones carbonatos — como se verá más adelante— , sulfatos o fosfatos. Por ello la
regla a este respecto es muy clara e importantísima: no se deben utilizar en la
mezcla de fertirrigación concentrada aquellos fertilizantes que introduzcan los
iones sulfatos o fosfatos con los que cotransporten el calcio. Por lo tanto, si usa­
mos dos tanques y respetamos esta consideración podrán alcanzarse concentra­
ciones madres de entre 100 y 200 veces concentrada, con el consiguiente ahorro
de tiempo al preparar un número de veces menor dichas disoluciones madre. Esta
es la razón por la que en un cabezal de riego tipo (figura 1.11) se necesiten por lo
menos dos tanques de disolución concentrada madre, al margen del que suminis­
tra el ácido, lo cual no es impedimento para que en los modernos cabezales de
fertirriego se pueda contar con más tanques de disolución madre, de 3 a 7, que
permite una mayor flexibilidad a la hora de la programación de fertirriegos, in­

27!
cluso las actuales tendencias parecen dirigirse en este sentido incorporando ade­
más el uso de fertilizantes líquidos que facilitan las operaciones de fertirriego al
agricultor y técnico.
Por lo tanto si quisiésemos aplicar la recomendación de la disolución tipo de
Cooper (1996) que figura en la tabla 7.4 y considerando la posibilidad de hacer un
tanque A y otro B ambos de 1.000 litros (x 1.000). 100 veces concentrada (x 100)
y expresada en kilogramos (x 1.000), nos llevaría a los valores que figuran en la ta­
bla 7.7. Igualmente en esta tabla recogemos la recomendación de Smith (1987)
para la separación de los fertilizantes en dos tanques en el cultivo en lana de roca
que a su vez recoge los valores generales usados en Holanda y Guernsey (Inglate­
rra). Aclaramos aquí que cuando se dispone de una fuente comercial adecuada de
micronutrientes los cálculos se pueden simplificar, ya que se recurre a suministrar
complejos de micronutrientes que eliminan los cálculos individuales de cada mi-
cronutriente. por lo que siguiendo las recomendaciones del fabricante se puede lle­
gar a unos equilibrios o disoluciones tipos que suelen variar escasamente y que res­
ponden en general a las medias recomendadas por distintos autores para cultivos
hortícolas como se observa en la tabla 7.8. Para más información del uso de los mi­
cronutrientes y quelatos en horticultura recomendamos la lectura de Wreesmann
(1996) y Cadahía et al. (2000).

T A B LA 7.7
R e c o m e n d a c ió n d e d ife re n te s a u to re s p a r a r e a liz a r u n a d is o lu c ió n m a d re c o n c e n tr a d a
s e p a r a d a e n dos ta n q u e s

Cooper (1 9 % )

Tanque A (1.000 /. y 100 veces concentrado) Tanque B (1.000 /. y 100 veces concentrado)

kft kg
C a(N 0,)2.4H20 100.300 K H 2P0 4 26,300
EDTA Fe 7,900 KN O , 58,300
MgSÓ4.7H.O 51,300
M nSO j.fLÓ 0,610
H ,BO , 0.170
C uS 0 4.5H20 0,039
(N H 4)„M o70 ,4.4H,0 0,037
ZnSO ,.711,0 0,044

Sm ith (1987)

Tanque A Tanque B

Acido nítrico (la mitad) Ácido nítrico (la mitad)


Nitrato cálcico Acido fosfórico
Nitrato potásico (la mitad) Nitrato potásico (la mitad)
Nitrato amónico Sulfato potásico
Quelato férrico Sulfato magnésico
Sulfato monopotásico (o amónico)
Elementos trazas

272
T A B L A 7.8
E je m p lo d e d ife re n te s p ro p o rc io n e s d e los m ic ro n u trie n te s en la d is o lu c ió n n u t r itiv a tip o
r e c o m e n d a d a p o r d is tin to s a u to re s p a r a p la n ta s h o rtíc o la s (p p in )

Referencia Fe Mn Cu Zn It Mo Observaciones

Amon y Hoagland 119401 0.5 0.02 0.05 0.5 0.01

Hewitl (1966) 5.6 0.55 0.064 0.065 0.37 0.019

Cooper11996) 12 2 0.1 0.1 0.3 0.2 N FT

Smith (1987) 0,55 0,55 0.03 0.25 0.30 0.05 Lana de Roca, Tomate

Sieiner (1984) 1.33 0.62 0.02 0.11 0.44 0.048

Schwarz (1968) 0.5-2.0 1-5 0.1-2 0.2-2 0.04-0.18

Sonneveld y Straver (19941 0.84 0.55 0.048 0.262 0,324 0.048 Lana de Roca. Tomate

7.3. Ejemplo II. Considerando el agua de riego y disolución


ideal expresada en concentración equivalente o molar

En este ejemplo consideramos que se dispone del correspondiente análisis del


agua y de la concentración de la disolución ideal algunas de las cuales se pueden
ver en la tabla 7.9. Por ello se puede eliminar de la disolución final que se suminis­
trará al cultivo aquellos nutrientes en forma de iones que ya aporta el agua al tener­
los disueltos.

T A B LA 7 .9

E je m p lo s d e n iv e le s d e r e fe re n c ia d e d is o lu cio n e s n u t r itiv a s tip o s u tiliz a d a s


o re c o m e n d a d a s en d iv e rs o s c u ltiv o s h o rtíc o la s

mnwl L '1

Fuente no ; 11,1*0; HPO;- SO f nh; Ca2* Mg2’ K' Cultivo y sistema

Coic-Lesaint (1983) 12.0 — 1.65 0.75 2.0 3.1 0.75 5.2 Tomate

Sonneveld (1980) 10,5 1.50 - 2.5 0.5 3.75 LO 7.0 Tomate. Lana de roca

Cadahía (1995) 7.5* 2 _ 3.5 4.5 1.5 7 Tomate

15 2 2.5 5 1.5 9 Tomate y pimiento


Segura y Cadahía (1998)
García y Urrestarazu (1999) 12.5 2.00 - 1.75 5.0 1.80 5.0 Tomate. Perlita

Sonneveld y Straver (1994) 15,5 1.25 - 1.75 1.25 4.75 1.5 6.5 Pimiento. Lana de roca

Escobar (199.3) 13.5 1.5 - 1.35 — 4.50 1.5 5,5 Pimiento. Perlita

Sonneveld y Straver (1994) 16.0 1.25 - 1.375 1.25 4.00 1.375 8.0 Pepino. Lana de roca

Sonneveld y Straver (1994) 12.0 1.25 - 1.125 LO 3.25 1.25 5.5 Judía. Lana de rtxa

García y Urrestarazu (1999) 13.5 1.75 - 1.65 — 3.25 1.75 6.0 Judía. Perlita

* E n m ed io s a lin o se d e b e in c re m e n ta r según el c a s o h asta in c lu s o 16 mmol L

Una vez elegida la disolución ideal para nuestro caso pasamos al cálculo de los
fertilizantes y las proporciones de los mismos necesarias para hacerla. En la expli­
cación que abajo figura describimos como hacerlo, pero adelantamos que nos po­
demos encontrar con algunos de estos resultados:

273
1. A priori las concentraciones que suministra el agua de riego son superiores
a las deseadas para uno o varios iones (por ejemplo, Ca2+. M g 2+, S 0 42
etc.) o añade otras no deseadas (Cl~, Na+, etc.) y consecuentemente no po­
demos eliminarlas de la disolución final suministrada al cultivo.
2. Después de realizar todos las pasos necesarios para el cálculo de los pesos
(o litros) de fertilizantes a añadir en cada tanque, nos encontramos que
como cada nutriente se suministra en forma de una sal que añade otro ion
o nutriente (cotransportado) el ajuste exacto final no pudo ser posible, o
bien si se trata de un ácido tenemos que considerar la acidez que provoca.
3. Por la razones arriba expuestas podemos encontrar varias posibilidades de
aproximación con los fertilizantes comerciales o disponibles a la disolu­
ción ideal final, o lo que es más frecuente que añadamos un exceso de al­
gún elemento concreto o una proporción inferior a la deseada de otro, en
este caso habrá que decidir cual es el menor de los males.
El lector no ha de preocuparse excesivamente por estos aspectos ya que más de un
autor de amplia experiencia profesional llega a la conclusión de que en la práctica de
una u otra manera la flexibilidad de adaptación de las plantas a distintas condiciones
de nutrición mineral es muy amplia, de forma que pueden tomar la proporción que de­
sean de cada nutriente dentro de una relativamente amplia y diferente concentración
de la disolución nutritiva. No hay que olvidar que a su vez los fenómenos de nutrición
mineral: absorción, transporte y removilización dentro de la planta están relacionados
con las condiciones microclimáticas ambientales — ver, por ejemplo, Steiner (1996);
Adams (1999); García y Urrestarazu, 1999— . De esta forma sería permisible un, rela­
tivamente amplio, intervalo de recomendación de la presencia de cada nutriente o su
contribución a la composición individual en la disolución nutritiva, dentro del cual su
variación no determina un detrimento apreciable en la producción. Por ello no nos ha
de preocupar el carecer de una disolución tipo para la estación, cultivo y geografía
donde nos dispongamos a realizar nuestro cultivo, la recomendación puede ser reco­
ger de la amplia bibliografía existente la más próxima a nuestros intereses y fines per­
seguidos, y partir de ella, la experiencia nos dirá como ir modificándola. Conviene re­
cordar que no existe, ni probablemente existirá, una disolución ideal que se ajuste
perfectamente a cada circunstancia, y aunque así fuese la influencia de otros factores
agronómicos (microclimáticos. genéticos y de manejo) puede ser mucho mayor que
pequeños desajuste nutricionales con relación a esa disolución ideal.
A efectos prácticos para realizar la disolución nutritiva final los pasos a seguir
en este apartado serán:
1. Elegir una disolución nutritiva tipo o ideal, en las tablas 7.9 o capítulos 17
y 22, se pueden ver algunos ejemplos.
2. Descontar los iones nutritivos presentes en el agua de riego al cómputo fi­
nal de nutrientes a aportar por los fertilizantes.
3. Ajustar las concentraciones de fertilizantes a aportar para obtener las con­
centraciones de nutrientes deseadas (disolución final).
4. Calcular y distribuir en los diferentes tanques (mínimo dos más uno de
ácido) los pesos o volúmenes de cada fertilizante a disolver o añadir en el
cabezal de riego.

274
Desarrollemos un caso práctico sin considerar el agua de riego en primer lugar:
Realizamos el paso I eligiendo de la tabla 7.9 la recomendación de Sonneveld
(1980). Ahora quedaría por disponer de un análisis de agua Hable, si éste no es el
caso o asumimos que el agua es de buena calidad y no aporta nutrientes en cantidad
significativa, o simplemente despreciamos su aporte — como estamos haciendo en
este ejemplo— nos quedaría completar la ficha que se presenta en blanco en la ta­
bla 7.10 y resuelto en la 7 .11. Después de ello y para facilitar los cálculos se pasa a
su expresión en miliequivalentes por litro multiplicando por la valencia del radical
correspondiente, en nuestro caso se obtiene de la tabla 7.11 la tabla 7.12. Poste­
riormente se rellena la ficha que figura en blanco en la tabla 7.13 en un esquema si­
milar al usado por Steiner en 1961. la podemos ver resuelta en la tabla 7.14, a con­
tinuación pasamos a describir como se rellenaría. En primer lugar se completan las

T A B L A 7.10
F ic h a a r e lle n a r p a r a el c á lc u lo de los a p o rte s p re v is to m e d ia n te los fe rtiliz a n te s y otros
p a rá m e tro s d e in te ré s e n la d is o lu c ió n d e fe r t ir r ig a c ió n

Aniones(mmul Cationes((mmoll. '1) CE


NO; UTO; SO;' HCO; CT mi; K* Ca!* Mg2* Na’ pH dSm1

Agua de riego
Disolución tipo
A aportar por fertilizante

TA BLA 7.11
C á lc u lo d e los a p o rte s p re v is to s m e d ia n te los fe rtiliz a n te s u tiliz a n d o la d is o lu ció n ideal
re c o m e n d a d a d e S o n n e v e ld (19 80) y s u p o n ie n d o n u lo el a p o rte d e agu a

Aniones{(mmol //') Cationes ((mmol 1 "') CE

NO; H.PO; SO/- HCO; (T nh; K* Ca2’ Mg2* Na* pH dSm■'

Agua de riego
Disolución tipo 10,5 1.5 2.5 0,5 7.0 3,75 LO
A aportar por fertilizante 10,5 1.5 2.5 0.5 7.0 3,75 1,0

TA BLA 7.12

C a m b io d e ex p re sió n m ilim o la r ( m m o l /,“ ' ) a m ilin o r n ta l (m e L ~ ')

Aniones Cationes
NO; ll.l'O; so4
2- nh; K* Ca2* Mg2’

mmol L 1 10,5 1.5 2.5 0,5 7,0 3,75 LO


x valencia 1 1* 2 1 1 2 2
me L ' 10.5 1.5 5.0 0.5 7.0 7.5 2.0
* En los intervalos de pH de la disolución nutritiva (ver apartado 7.4).

275
cinco primeras columnas (en blanco) de la tabla utilizando los miliequivalentes por
litro que deseamos ajustar, de forma que la columna de los totales de cada ion
(aniones y cationes) se ajuste lo más posible a los datos pretendidos (fila última de
la tabla 7.12), en este caso se puede ver que se logra un ajuste exacto, pero no de­
bemos olvidar que es un caso simple en el que no se considera los iones aportados
por el agua de riego, consecuentemente conseguir dicho ajuste es relativamente fá­
cil. en ejemplos posteriores veremos como en la práctica esto no es tan fácil y ten­
dremos que decidir que posibilidad de «desajuste» es la más conveniente o la «me­
nos desajustada o mala». Abajo explicamos los criterios a considerar pero antes
observe el lector este caso, el mismo problema anterior tiene también la solución
que figura en la tabla 7.15 con un mismo número de fertilizantes, donde se ha uti­
lizado el nitrato magnésico como fuente de Magnesio y aunque éste es ligeramente
más caro que el Sulfato de Magnesio como la cantidad requerida para el ajuste del
Potasio y Sulfato en forma de Sulfato Potásico es mayor, el precio final es más ba­
rato que la opción de la tabla 7.14. Entre los criterios que determina la posible so­
lución más adecuada destacamos:
1. aquella solución que proporcionalmente ajuste a los distintos niveles de
nutriente a los deseados más estrechamente, o lo que es lo mismo se des­
ajusten menos;
2. aquella que mantenga individualmente a cada ion nutriente en los límites
tolerables por cada cultivo, de forma que no puedan aparecer problemas de
toxicidad, por ejemplo si para ajustar el K recurrimos a sulfato potásico y
éste eleva a 10 m e L 1 de Sulfato, ésta sería una solución no adecuada;
3. elegir los iones que sean aportados por los fertilizantes más baratos, este
criterio es especialmente a considerar cuando se encuentran dos o más po­
sibilidades, (totalmente ajustadas o muy similar a las deseadas) pero que
vienen aportadas por distintas proporciones o sales fertilizantes (como se
vio arriba),
4. aquellas que aumenten menos la conductividad eléctrica de la disolución,
cuando esto pueda ser un factor limitante, por ejemplo, cuando se parta de
agua de calidad agronómica mala como pueda ser el caso de agua de riego
de C E de partida superior a 1.5 cIS ni 1 (ver su apartado correspondiente
7.5);
5. las opciones que usen menor número de fertilizante ya que simplifican el
trabajo al agricultor; y
6. las opciones que utilicen menor proporción de fertilizante general, en es­
pecial aquellas combinaciones que sean menos contaminantes en las em i­
siones a través de los drenajes desde un punto de vista medioambiental.
Luego se realiza la suma de cada anión (columna 7.a) y catión (última fila) para
comprobar que cada nutriente está ajustado exactamente o aproximadamente, de
no ser así o si se encuentra una posibilidad mejor usando los criterios arriba ex­
puesto se revisa esta fase de ajuste de los nutrientes a las sales fertilizantes que los
transportan. Los números entre paréntesis pueden indicar el orden de relleno de la
tabla pero en la práctica esto puede variar ya sea porque como se explicará más
adelante debamos primero ajustar el pH con los ácidos disponibles (normalmente

276
E
Ficha para calcular los gramos o litros a aportar de cada fertilizante comercial en función de los me L~' requeridos de cada ion nutriente en
#c
ca
■a =
¡q —
E

a.
6 I
? i
l NJ
-
S
e/i
.2
a>
■O
£ S >J vi
'2 s S s
E -S § >
la disolución tipo, utilizando una tabla de doble entrada

5
E 8 e i
s — \Z r*-.*T «O
£ 2-2 — « a
a-'o S2 «Ti C*C¡ Ci CJ
O (N IT-,rf — SO
o u « oun
- «n i- - « ca u n-' tr í o o O O rf
í |rs bo* o í oo oí o ío í

ver labia 7.3.


■ íi? 12
8 =1 s ■§
s —
* E ^
^ 3
ZJ *“ ■o _ ^ C

1-S ” — 'r> ~ ea
o C .í¿ so
7. 13

¡ I - '7
- .y
.a .«s V-- e
-

por ejemplo
s i 5 * >o 'ca o *3 ' 2 sí
£
a .i =o 7 ^ c 2
< £ :l éa Q . O “ • CL E
ca ^ c Q
TABLA

o —
5 — - Q c
03 ■c s

«3 ca ca ¿2 ,«3 #«3
31 S -3 r3 vi ——

los pasos sucesivos. * De Zipolex


2 •- C 3
/ 'Z Z ü . c ^ ^
3

■8
1- J2
r = l - s l in o o
c " S S». e
a.Ü — vi o*'
« =
co .a
¡s ¿
Ó o
oí oí
e
e/i
J’ E U

Expresa el orden en el que se han realizado

•n O o
n — ro r-'
O

v
o
ca
o.
o 2 .1
Ü M u
■O

ÍS ~
o “a c-
■= 1 ,„ o
< 5
o % , I I c
z l i f-

277
z
e
CC
■o
ce
•r, ■ se -r ir.
^ ■! oí o ro
I — oí rf
c
“O

C
co
vC ir- X
la
s=

c
;c
’G
Q.

11!l I
O
ce
•a .es S ce
— a -o
•r. vq -t ir.
® fe 2 oc ir! O ro
!H =01
oc OI OI -f

!¡l
r£ “ a*

i?
-J
s o
o
0.
¿¡ f~
=3 o C
•r. .2
5 S„ O *-» q

¡ aa
g /• o
ce =3 '73 ’o oo'2 '=0
I = 1 o
ce C . O
< xj
Z =

í
- O O O
CQ c ,5 . a
o. re 2 ce
.X .te .te
z £ £
~ 'O

i i 3| i
a 1 •o - c O ir. o
,o " a
o í — «r.

ce ce

c =
Z •-
C ir
5 y
-

ir.
* oí

ir.
O

ce
a.
O I | c:
U a u 'C
-r *í 73
x O
73
X
73
O
0>
1*T X 5.
- c ,, 2 Ñ
O ÍE - d .o
X cr H

278
ácido nítrico o fosfórico), o como es el caso del Magnesio que normalmente se
añade en forma de Sulfato (salvo cuando este último es abundante en el agua de
riego) y por tanto suele resolverse en primer lugar.
A continuación se puede ver cuales son los fertilizantes utilizados y calcular el
peso de fertilizante necesario (Pf). Para ello hará falta I) el peso equivalente del
equivalente de la sal correspondiente (Pe) que figura en la tabla 7.1. 2) los milie-
quivalentes litros que son necesarios (ce), 3) la concentración (c) a la que se desea
preparar cada una de las disoluciones madre, por ejemplo para un caso concreto su­
pongamos que sea 100 veces (x 100): y 4) el volumen de disolución concentrada a
preparar, por ejemplo si se dispone de un tanque de un volumen (vi) de 1.000 L
(x 1.000). Con estos puntos se puede realizar el siguiente cálculo para el primer
caso del ejemplo en nitrato amónico, por consiguiente la cantidad de nitrato amó­
nico a pesar será:
P f = ce x Pe x vi x c, sustituyendo
P f = 0,5 m e I r 1x 80 mg me 1 x 1.000 L x 100 = 4.000.000 mg a añadir al tan­
que de 1000 litros; por lo que dividiendo por 1.000.000 podemos expresar el resul­
tado en kg
P f = 4 kg serán los que tengamos que pesar para nuestro caso, como se ve en la
columna 9.a de la tabla 7.14.
Para facilitar los cálculos, en la tabla 7.16 se pueden leer los factores corres­
pondientes por los que habrá que multiplicar los m e L ' de cada de sal (8.a co­
lumna), para obtener la columna 9.a, es decir, su peso en kg para unas condiciones
estándar media (100 veces concentrada y tanque de 1.000 L). Para el caso de los
ácidos se ha tenido en consideración la densidad de los mismos y su riqueza que fi­
gura en la tabla 7.2.

T A B LA 7.16
R e la c ió n d e k ilo g ra m o s o litro s (e n los á c id o s ) p o r m e tro c ú b ic o d e c a d a f e rtiliz a n te a
in c o r p o r a r en u n a d is o lu c ió n m a d re 100 ve ces c o n c e n tr a d a p a r a q u e re su lte u n a
c o n c e n tra c ió n fin a l d e 1 m e p o r lit r o d e c a d a ion n u t r it iv o q u e lo f o r m a (a n ió n y c a tió n )

Fertilizante kilogramos Litros

Ácido nítrico (.37%) 17.0 13.80


Ácido nítrico (59%) 10,7 7.80
Ácido fosfórico (37%) 26.5 21.20
Ácido fosfórico (75%) 13.0 8.20
Nitrato potásico 10.1
Nitrato amónico 8.0
Nitrato calcico (4H.O I 11,8
Nitrato calcico (1 H ,0 ) 9.1
Nitrato magnésico 12,8
Fosfato monopotásico 13,6
Fosfato monoamónico 11.5
Fosfato monocálcico (2H20 ) 1l.l
Sulfato potásico 8.7
Sulfato magnésico 12,3
Sulfato amónico 6.6