Está en la página 1de 8

ACTIVIDADES

1. Investiga y analiza las diferencias de las teorías más aceptadas del origen de la Tierra.
TEORIA NEBULAR

LEYES DE KEPLER

LEY DE LOS PERÍODOS

LEY DE LAS ÁREAS

LEY DE LAS ORBITAS

TEORIA LAPLACE

TEORIA DE LA ACRECIÓN

2. TEORÍA DEL BIG BANG


Busca información, lee y analiza y explica la diferencia con respecto a las teorías anteriores.

1.
TEORIA NEBULAR

En el año 1644, el científico francés Rene Descartes, afirmaba que el Sol y los
planetas se constituyeron a partir de una nube de polvo estelar. Esta es la base fundamental
de la teoría Nebular.

En 1721 Emanuel Swedenborg, alegaba que el sistema solar se había creado por la
existencia de una gran nebulosa, en cuyo centro se concentraría la mayor parte de la materia
formando el Sol y cuya condensación y rotación acelerada daría origen a los planetas. De la
misma manera se formarían los satélites con respecto a cada planeta. Immanuel Kant, en
1755, argumentaba que las nubes gaseosas, nebulosas, giran lentamente, colapsan
gradualmente y se aplanan debido a la gravedad, formando eventualmente estrellas y
planetas.

La teoría nebular de la creación también plantea que el Sistema Solar alcanzó la forma
actual a partir de una nebulosa de gas, hace más de 4500 millones de años. La gran nube de
gas molecular fue afectada por cierto fenómeno que habría tenido lugar en los alrededores.
Como la explosión de una supernova o el paso de una estrella que produciría un fuerte
impacto gravitacional.

El resultado de este evento hizo que la materia se aglomerara en distintos lugares. La


alta concentración de materia, indujo que la nebulosa colapsara. Convirtiéndose en una
protoestrella, o sea, materia gaseosa en la parte más externa y sólida hacia adentro.
En el núcleo de esta estructura la temperatura es tan dominante que se originan
reacciones nucleares para compensar la fuerza gravitatoria. Lo que acarrea a un equilibrio
hidrostático y a la formación de una estrella fundamental: el Sol.

En otras zonas, la aglomeración de materia comenzó a fundirse, originándo grandes


bloques. Que, bajo la presión de sus fuerzas de gravedad, obtuvieran formas esféricas, es
decir, los planetas. Estos cuerpos empezaron a estabilizarse y ante la ausencia de nuevas
colisiones, equilibraron sus órbitas. Las que, debido al momento angular de la nube gaseosa,
empezaron a girar en la misma dirección.

LEYES DE KEPLER

Desde la Antigüedad los filósofos, matemáticos y astrónomos trataron de explicar el


movimiento de los planetas y las estrellas. Existían dos modelos para describirlo:

 Sistema geocéntrico: La Tierra se encontraba en el centro del Universo y, alrededor, el


resto de astros.
 Sistema heliocéntrico: El Sol se encontraba en el centro del Universo y, alrededor, la
Tierra y el resto de astros.

Ambos sistemas se basaban en la idea de que los cuerpos celestes siempre se movían
según un movimiento circular uniforme, pero tenían que recurrir a complicadas sumas de
trayectorias circulares (epiciclos y deferentes) para explicar las observaciones desde la Tierra.

En el año 1600, Johannes Kepler encontró que, utilizando elipses, el ajuste con las
observaciones era perfecto. Así surgieron las leyes de Kepler. Él no comprendió el origen de
sus leyes, fue Newton, años más tarde, quien describió con precisión las magnitudes que
permitían explicarlas, enunciando así la ley de la gravitación universal.

PRIMERA LEY DE KEPLER: LEY DE LAS ÓRBITAS

La primera ley de Kepler establece que todos los planetas se mueven alrededor del Sol
describiendo una trayectoria elíptica. El Sol se sitúa en uno de los focos de la elipse.

La forma elíptica de la órbita, es el resultado de la fuerza del inverso del cuadrado de


la gravedad.
Excentricidad de la Órbita

La excentricidad de una elipse se puede definir como la


proporción entre las medidas de la distancia entre focos respecto al eje
mayor de la elipse. La excentricidad es cero para un círculo. En las órbitas
planetarias, solo Plutón tiene una excentricidad grande.

SEGUNDA LEY DE KEPLER: LEY DE LAS ÁREAS

La segunda ley, nos da información sobre la velocidad a la que se desplaza el planeta.

La línea que une un planeta al Sol, barre áreas iguales en tiempos iguales, para que
esto se cumpla, la velocidad del planeta debe aumentar a medida que se acerque al Sol. Esto
sugiere la presencia de una fuerza que permite al Sol atraer los planetas, la cual descubrió
Newton años más tarde.

TERCERA LEY DE KEPLER: LEY DE LOS PERIODOS

La tercera ley, también conocida como armónica o de los periodos, relaciona los
periodos de los planetas, es decir, lo que tardan en completar una vuelta alrededor del Sol, con
sus radios medios. Para un planeta dado, el cuadrado de su periodo orbital es proporcional al
cubo de su distancia media al Sol.

Como consecuencia de esta ley, los planetas se mueven más despacio, cuanto mayor
es su órbita.
TEORIA LAPLACE

En 1796, Pierre-Simon Laplace, describió una teoría sobre la formación del Sol y


del sistema solar a partir de una nebulosa o remolino de polvo y gas, esta hipótesis nebular, ya
había sido perfilada anteriormente por Inmanuel Kant. La "teoría nebular" de Laplace expone
cómo una nebulosa se contrajo bajo la influencia de su propia gravitación, su velocidad
rotacional aumentó hasta que colapsó en un disco, en el cual se formarían los planetas. Este
modelo explica:

 Las órbitas de los planetas están todas casi en el mismo plano que la órbita de la
Tierra, llamado el plano de la eclíptica, que es además el plano ecuatorial del Sol.

 Las órbitas son esencialmente circulares, elipses de excentricidad muy baja, con la


excepción de Plutón.

 Todos los planetas y satélites tienen el mismo sentido de rotación alrededor de su


cuerpo central, y alrededor de sí mismos, al igual que el Sol. Prácticamente la mayoría
de los asteroides y la mayor parte de los cometas giran también alrededor del Sol en
sentido directo.

Dos grandes objeciones al modelo aparecieron a finales del siglo XIX:

James Clarke Maxwell demostró que, según estaba establecido el modelo de Laplace,


era difícil explicar la acreción de un planeta a partir de un anillo de planetoides: más bien
debería dar lugar a discos.

La segunda objeción se refería al problema del momento angular. El momento lineal


nos proporciona una idea matemática de la noción intuitiva de inercia: si no hay fuerzas
exteriores, el momento lineal se conservará sin cambios. Como las masas habitualmente no
cambian, la velocidad no cambia; y como el momento lineal es un vector tampoco cambiará su
dirección. Por lo tanto, un cuerpo que se traslade, y no esté sometido a fuerzas externas,
continuará moviéndose en línea recta sin variar su trayectoria y sin detenerse.

TEORIA DE LA ACRECIÓN

Otto Schmidt en 1944, pronunció una teoría de cómo se formó el sistema solar. En ella
dice que los planetas se formaron por la condensación de una multitud de pequeñas partículas
de polvo cósmico convirtiéndose en cuerpos más grandes.

Los planetas y otros cuerpos celestes se formarían mediante la condensación de


pequeñas partículas de polvo, atraídas por la fuerza de gravedad. En el caso de la Tierra, su
formación sería la consecuencia de un proceso de acreción de materiales cósmicos. Formando
así un núcleo, un manto y una corteza, que posteriormente, sería bombardeada por
meteoritos, lo que provocaría un enorme calor en el interior del núcleo fundiendo el polvo
cósmico. Esto daría paso a que los volcanes entraran en erupción para que millones de años
después se formaran, mediante diversos procesos, la atmósfera primigenia, los océanos y la
vida.

Propuso que una enorme nube de gas y polvo, en forma de disco aplanado, rodeaba
al Sol en los comienzos del sistema solar. Y que el Sol, había adquirido esta nube en conjunto
con otra estrella, que, llevadas por su movimiento a través de la galaxia, pasaron al mismo
tiempo por una nebulosa rica en polvo y gas. La cercanía de la otra estrella ayudó a la nuestra a
capturar la materia que luego se condensó.

Análisis de las teorías


Para comenzar a analizar las diferencias entre las teorías anteriores, se deben
excluir las Leyes de Kepler, que a pesar de haber realizado importantes aportes sobre las
orbitas y el movimiento planetario, no proporcionan ninguna hipótesis a cerca de la formación
del sistema solar, ni del origen de la tierra.

Las teorías Nebular, Laplace y de la Acreción, coinciden en que el sistema solar


alcanzó su forma actual hace más de 4.500 millones de años, además, comparten la hipótesis
de que el sistema solar y los planetas se formaron a partir de una nube de gas y polvo estelar o
cósmico.

Aunque las teorías de Kant y Laplace son complementarias, tienen una


concepción diferente de la formación del sol. Para Immanuel Kant, el astro se originó por la
concentración de los materiales de la nebulosa; en cambio para Laplace, el sol ya se
encontraba dentro de la nube, y al contraerse y aplanarse, éste desprendió anillos gaseosos de
material que luego se condensarán para formar los planetas.

La teoría de la Acreción, a diferencia de las anteriores, propone que los planetas se


formaron por condensación de pequeñas partículas de polvo cósmico, convirtiéndose en
cuerpos más grandes. Las partículas son atraídas por fuerzas gravitatorias, se acumulan e
incrementan su masa. La hipótesis nebular está orientada a explicar la formación del sistema
solar, en cambio la teoría de la acreción, se inclina más a dilucidar el proceso de formación de
los planetas.

2.
TEORIA DEL BIG BANG

La Teoría del Big Bang o Teoría de la Gran Explosión es el modelo cosmológico de


mayor aceptación en la actualidad científica. Su nombre proviene de la explicación que
propone del inicio de todas las cosas, del momento en que de la "nada" emerge toda la
materia.

La materia era un punto infinitamente pequeño y de altísima densidad que, en un


momento dado, explotó y se expandió en todas las direcciones, creando lo que conocemos
como nuestro Universo, lo que incluye también el espacio y el tiempo (o espacio-tiempo, como
propone la física contemporánea).

El Big Bang, literalmente gran estallido, ocurrió hace unos 13.800 millones de años.
Después de la explosión, al tiempo que el Universo se expandía, se enfrió lo suficiente y se
formaron las primeras partículas subatómicas: Electrones, Positrones, Mesones, Bariones,
Neutrinos, Fotones y las más de 90 partículas conocidas hoy en día. Más tarde se formaron los
átomos, mientras, debido a la gravedad, la materia se fue agrupando hasta formar nubes de
estos elementos primordiales. Algunas crecieron tanto que empezaron a surgir estrellas y
formaron galaxias.

En 1948, George Gamow, modificó la teoría de Lemaître del núcleo primordial,


planteando que el Universo se creó en una explosión gigantesca y que los diversos elementos
que hoy se observan, se produjeron durante los primeros minutos, cuando la temperatura era
extremadamente alta. Cálculos más recientes indican que el hidrógeno y el helio habrían sido
los productos primarios del Big Bang, y los elementos más pesados se produjeron más tarde,
dentro de las estrellas. La teoría de Gamow, proporciona una base para la comprensión de los
primeros estadios del Universo y su posterior evolución.

La materia existente en los primeros momentos del Universo se expandió con rapidez.
Al expandirse, el helio y el hidrógeno se enfriaron y se condensaron en estrellas y en galaxias.
Esto explica la expansión del Universo y constituye la base física de la ley de Hubble.

El estudio de los agujeros negros y el reciente descubrimiento de las ondas


gravitacionales siguen aportando más datos interesantes. Parece que la investigación sobre el
Big Bang tiene todavía por delante un largo recorrido.

Uno de los grandes problemas científicos sin resolver en el modelo del Universo en
expansión es si el Universo es abierto o cerrado (esto es, si se expandirá indefinidamente o se
volverá a contraer).

El universo atravesó distintas etapas de enfriamiento y expansión, con cambios


importantes de fase, que permiten proyectar distintos escenarios futuros. Por un lado, algunos
científicos proponen que la expansión se ralentizará con el tiempo y dará pie a una
compactación, a medida que la atracción gravitacional se imponga en un “Big Crunch” o gran
implosión.

Otras posibilidades apuntan a que el universo continúe alejándose y enfriándose, hasta


que las distancias sean tan grandes que la fuerza gravitacional se pierda y no puedan crearse
nuevas estrellas.

Esta teoría también ha conducido a especulaciones tan osadas como la posibilidad de


una infinidad de universos producidos de acuerdo con el modelo inflacionario.

Hannes Alfvén, mantiene la idea de que no sólo la gravedad sino también los
fenómenos del plasma, tienen la clave para comprender la estructura y la evolución del
Universo.

Análisis de las teorías

La mayor diferencia entre las teorías analizadas al comienzo y la teoría del Big Bang, es
que ésta última explica el nacimiento y la evolución del Universo, cuando aún no había
estrellas ni galaxias, cuando el Universo empezaba a hacerse material, mientras que las otras
teorías se formularon para esclarecer el origen del sistema solar.
REFERENCIAS

https://www.ingenieria.es/la-teoria-nebular-que-es/

https://www.fisicalab.com/apartado/leyes-kepler

http://hyperphysics.phy-astr.gsu.edu/hbasees/kepler.html

https://www.uv.es/ferbaro/papers/Planetas/teoria.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Pierre-Simon_Laplace

https://www.nuestrosistemasolar.net/teoria-de-la-acrecion

https://www.lifeder.com/teoria-acrecion-planetaria/

https://www.astromia.com/astronomia/teoriabigbang.htm

https://concepto.de/teoria-del-big-bang/