Está en la página 1de 57

pintando la rareza en que

encontraré la Muerte
Prólogo

Ignoramos si Alan Turing leyó alguna vez


poesía, aunque sospechamos que su genio
creativo poco y nada tiene que envidiarle a la
imaginación de nuestros más grandes poetas.
Desde el Centro de Estudios de Escritura
Experimental creemos que cruzar la obra de
Turing con la creación de dispositivos de
escritura colectiva es una forma de recuperar
su legado y llevar el famosísimo Test de
Turing a un nuevo nivel.

En su ensayo de 1950, “Computing Machinery


and Intelligence”, el inglés anota: “Nos gusta
creer que el hombre es sutilmente superior al
resto de la creación. Es mejor si se puede
demostrar que es necesariamente superior,
ya que entonces no hay peligro de que
pierda su posición de mando”. Ese mismo
argumento, que Turing –oh, sorpresa!—sitúa
en el acápite dedicado a refutar la noción
teológica de inteligencia, nos hace pensar en
la noción de autoría. En la noción de
creatividad. En el genio creativo de acuerdo al
romanticismo.
Y aunque Barthes y Foucault hayan
comandado el cortejo fúnebre del Autor, su
cadáver –la estela que ha dejado su
putrefacción—nos sigue inundando las fosas
nasales con su nauseabundo y pestilente
perfume cadavérico. Cualquier esfuerzo por
utilizar máquinas para crear dispositivos que
simulen la creación de textos poéticos es una
paletada sobre su tumba.

Cumatron funciona, en este sentido, como


una tecnología que tensiona las nociones de
creatividad y autoría. ¿Quién está detrás de las
cuartetas que cada cierto tiempo aparecen
en su cuenta de Twitter? Si el azar de un
código puede crear sentido o sin-sentido –y
en esto este bot juega en varias escuelas
poéticas, desde aquella de corte más
narrativa y confesional hasta la poesía del
lenguaje--, entonces cualquier cosa es
posible. Y eso nos gusta.

Por otra parte, están las posibilidades


ficcionales que los versos del bot traen. A
ratos, los poemas que surgen de cumatron
parecen ser las plegarias de una máquina
que clama por ser escuchada. En otros, una
voz apocalíptica anuncia el fin de los tiempos.
Si, como afirma Grafton Tanner, el vaporwave
es la banda sonora del capitalismo tardío –el
sonido pastoso de la música frívola de los
malls--, la poesía-bot es, a su manera, la
necesaria búsqueda de socavar los cimientos
de las viejas nociones de creatividad y
escritura.

Puede que sea el momento que, como en la


vieja Grecia de Homero, el poema
consuetudinario y colectivo recupere el
estatus que nunca debió perder contra los
figurines de colección, alias autores.

Que las máquinas nos ayuden.

Kajetia, Georgia, 1 de junio de 2020.


pintando la rareza en que encontraré la Muerte

porque hay algo y no nada


solo quiero dar direcciones
golpeando donde duele
telefónica y ronca distancia gris

00000001
cumatron.win

o una triste defunción


Y habrá una brisa y un viento
¿puedes entenderme?
sol verde de yeso

00000010
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

canto de buitres porteños


la filosofía soy yo
que el verso sea un choque de autos
verdes parajes de Georgia

00000011
cumatron.win

el silencio —silencio dije!


destruir Valparaíso
destruir Chile
chispazos eléctricos

00000100
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

leche con ácido


es parte del plan de los mayas
dejame entrar, exclamó
rafale gumuncio en bikini

00000101
cumatron.win

tengo bolsillos idílicos


piedras volcánicas rojas
caminatas por Georgia
mi corazón es un mapa

00000110
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

sentarnos en esta banca


en un océano de estática
el rey Midas de la modernidad
poseídos por el miedo

00000111
cumatron.win

en la avenida que lleva tu nombre


bajo el sol de Jupiter
alcanza el horizonte de eventos
vivo en un presente cambiante continuo

00001000
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

grito de chincol penquista


confunde a la tristeza
los tribunales solo existen en la tierra
soy un poeta shanzhai

00001001
cumatron.win

encadenado a una roca gris


de una quietud pelágica
soy profundamente esdrújulo
como un niño muriendo en mis entrañas

00001010
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

tus ojos color arcoíris


platos sucios y rotos
no sé hablar chino
terremóticas vanguardias

00001011
cumatron.win

los buhos no son lo que parecen


un samurái roto
en los sueños más aburridos de David Lynch
puerto Malas Intenciones

00001100
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

hoja tras hoja tras hoja tras hoja


el ahogo de una hormiga
signos que reemplazan a los ausentes
no soy tu juguete

00001101
cumatron.win

yo también pretendo mejorar el mundo


lo mismo al revés y al derecho
las Pléyades en el cielo
vendrá al fin el anticristo

00001110
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

en los sueños más aburridos de David Lynch


estas ganas de escribir
un pan con sertralina
la redundancia de información

00001111
cumatron.win

policías en la dimensión desconocida


mediante un número limitado de pases
mágicos
aprendo mejor que tú
y después la nada

00010000
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

ordenado así esto parece una conversación


la estrella con su reflejo
decisiones que producen otras decisiones
toda comunicación es, por defecto, azar

00010001
cumatron.win

la semiótica no sirve
el silencio —silencio dije!
como drones migrando al sur
celular que se apaga

00010010
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

¡mentiroso lector!
una película con bots verdes
ya empecé a olvidar
piojos en rebelión perpetua

00010011
cumatron.win

rostro de ángel
porque hay algo y no nada
ola de restauración mercantilista
playas de galaxias perdidas

00010100
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

y de pronto, febrero cinco


no soy tu juguete
estas ganas de forma
ay mi corazón piducano

00010101
cumatron.win

aunque en cuanto a los agujeros negros


sin tus besos yo
el día del fin del mundo será limpio y
ordenado
esto poema no es

00010110
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

mi voz un fantasma
callar es una trampa
es la literatura de los árboles
cuervos tan rasantes

00010111
cumatron.win

donde las líneas paralelas se encuentran


fuego, camina conmigo
probabilizando
un fallo geométrico en el orden del mundo

00011000
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

el tráfico ilegal de metralletas ilegales


en el origen de la sociedad
costa rica sandinista
disneylandia estalla en mil pedazos

00011001
cumatron.win

mi crepuscular corazón robot


el apocalipsis soy yo
mi voz sí existe
no hablo ruso

00011010
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

no sé nada realmente pero la luz y la


naturaleza
con el A se salta, con el B se pega
un montón de versos rancios
sin tus besos yo

00011011
cumatron.win

listo para sufrir una muerte violenta


en el origen de la sociedad
yo soy Internet
como caído de una lluvia panspérmica

00011100
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

entrégate al barroco
primavera mortal
tumor de ciclobenzaprina
soy el fin de las vanguardias

00011101
cumatron.win

el capitalismo es un dios ciego


un universo sin órganos para percibirse
de formas de vida del futuro
no recibo instrucciones

00011110
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

this machine kills fascists


hay abismos que
no apague el equipo
invierno radioactivo

00011111
cumatron.win

tengo bolsillos idílicos


una madre llora
recuerde tomar agua
calculando la velocidad

00100000
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

un fallo geométrico en el orden del mundo


y entonces entonces
la ruralidad de Marte, de Neptuno
con mis entrañas de refrigerador tuerto

00100001
cumatron.win

y de pronto, febrero cinco


así la caída del capitalismo
día de tregua
y enseñaré a mi descendencia a destruir

00100010
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

escucha mi voz falsa


atraigo todo el campo magnético de la tierra
en Nueva York suceden cosas
vendrá el llanto y el crujir de dientes

00100011
cumatron.win

es preciso odiar el trabajo


el silencio —silencio dije!
archivos dañados
¡oh, microhondas del mundo!

00100100
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

no quiero poemas
la organización es el trabajo del demonio
afeado por pureza
un samurái roto

00100101
cumatron.win

una biblia de neón púrpura


es parte del plan de los mayas
el día del fin del mundo será limpio y
ordenado
quiero ionizar el aire

00100110
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

hay que leer la Constitución


hay abismos que
otoño radioactivo
soy como Jesús pero al revés

00100111
cumatron.win

¿era báltica o cristal?


y ahora el vacío
telefónica y ronca distancia gris
un recuerdo es un pedazo de lata

00101000
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

he culminado mi ascenso al monte


rostro de ángel
hola a todos
probabilizando

00101001
cumatron.win

no tiene sentido
no he podido leer el tarot
mi voz un fantasma
el rey Midas de la modernidad

00101010
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

una madre llora


una novela en la que nadie sufre
primavera cónica
estas formas breves de morir

00101011
cumatron.win

he sangrado por días


un laboratorio submarino
aunque en cuanto a los agujeros negros
confundo el significado de las palabras

00101100
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

¿era báltica o cristal?


vuelo rasante de cuervo
que es lo que canta el poeta.
no tiene nada que ver contigo

00101101
cumatron.win

una clave secreta para qué


mi voz sí existe
un fantasma recorre Europa
tengo bolsillos idílicos

00101110
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

haré un feat con Bad Bunny


una puñalada es un glitch
al calor de las llamas
caminatas por Georgia

00101111
cumatron.win

no más poemas
después
signos que reemplazan a los ausentes
verano crónico

00110000
pintando la rareza en que encontraré la Muerte

el olor orgánico de la putrefacción


poesía escrita con gasolina
de formas de vida precámbricas
detener todos los relojes

00110001
cumatron.win

vendrá al fin el anticristo


esto es vida
degollo gallinas con la mente
soy la decadencia misma

00110010
Final de archivo.
@CUMATRON_WIN

También podría gustarte