Está en la página 1de 1

El 3 de julio de 1955 las mujeres mexicanas votaron por primera vez luego de una larga lucha con la que se

ganaron el derecho votar y a ser candidatas en elecciones nacionales.


Las mujeres mexicanas hoy en día son las que definen básicamente las elecciones al ser la mayoría en la lista
nominal.
El mundo estaba cambiando, en todos los países había revoluciones y México no era la excepción, hombres y
mujeres participaban en estas revueltas, como nunca antes se había visto.
En México las mujeres se convirtieron en Adelitas, enfermeras, cocineras, luchaban en el frente y muchas de ellas
se dedicaron a difundir la idea de una revolución.
En 1911, cuando el periodista y escritor John Reed se convirtió en corresponsal de guerra para realizar
entrevistas y reportajes de la Revolución Mexicana, le preguntó a Francisco Villa si las mujeres ejercerían el voto
en la nueva República. El estadounidense recuerda este momento en su libro ‘México Insurgente
“Estaba extendido en su cama, con su saco desabrochado.
–Vaya, no creo –dijo sorprendido, y de inmediato se sentó–. ¿Qué quiere decir con votar? ¿Se refiere a elegir un
gobierno y hacer leyes?
Dije que sí, que las mujeres lo hacían en Estados Unidos.
–Bueno –dijo, rascándose la cabeza–, si lo hacen allá arriba, no veo la razón para no hacerlo aquí”.
Para que las mujeres participaran en una elección de manera oficial tuvieron que pasar años. La Revolución fue el
suceso histórico más importante para que se diera este cambio.
Cómo fue que votaron las mujeres en México
Otro antecedente se da mucho antes de la Revolución cuando en pleno porfiriato empezaron a surgir en el país
más publicaciones femeninas, una de ellas era Las violetas del Anáhuac, en donde se publicó un artículo
reclamando el derecho al voto.
A partir de ese momento se esparció la idea del sufragio femenino y se empezaron a formar agrupaciones en pro
de este derecho como eran ” Las hijas de Cuauhtémoc”
Un año antes de que finalizara la Revolución Mexicana de manera oficial, en 1916, se retomó a idea del voto
femenino y se realizó el primer Congreso Feminista impulsado por el gobernador de Yucatán, Felipe Carrillo
Puerto.
Para mayo de 1923, la Sección Mexicana de la Liga Panamericana de Mujeres convocó al primer Congreso
Nacional Feminista en donde se demandaba igualdad civil para la mujer y que pudiera ser candidata y emitir
sufragio.
En 1937 Lazaro Cardenas avanzó en el tema del voto a la mujer y envió una iniciativa para que las mujeres tuvieran
la ciudadanía y pudieran emitir su voto.
Cárdenas afirmaba que: “En México el hombre y la mujer adolecen paralelamente de la misma deficiencia de
preparación, de educación y de cultura”, pero no hubo gran avance en el tema