Está en la página 1de 3

La pandemia global ha provocado una gran crisis económica, pero también ha resultado ser un

catalizador de nuevas soluciones y oportunidades en el sector del emprendimiento. En este


contexto, varios sectores han empezado a despuntar y a perfilarse como una posible salida
para aspirantes a montar su propia empresa o emprendedores que quieran reinventarse.

Escuchar audio

Un estudio del Observatorio del Emprendimiento de España ha revelado que el 96% de los
emprendedores españoles considera que la crisis del coronavirus puede ofrecerles nuevas
oportunidades de negocio. El informe indica que casi la mitad de estos profesionales ha
continuado su actividad mediante teletrabajo, y de ellos, el 57% planea buscar nuevos
mercados y clientes. “En general, ya durante los primeros días, una de cada cuatro empresas
se ha “reinventado”, dada la tipología de nuestro tejido productivo y de las empresas que
están creando”, explica el estudio.

CORONAVIRUS

¿Qué emprendimientos están generando oportunidades durante la crisis del coronavirus?

Varios sectores en el mundo de las ‘start-ups’ se han abierto camino, durante la crisis del
coronavirus, demostrando su potencial de crecimiento. Entre ellos, las compañías digitales que
están cubriendo las necesidades de los usuarios en campos como la salud, la educación y los
servicios financieros.

El mundo empresarial es resiliente y está buscando soluciones en un contexto complicado en


el que es importante mantenerse en la vanguardia. “Ser innovador es una condición previa
para ser resistente, ya que las empresas innovadoras tienden a anticiparse y adaptarse
constantemente a una amplia gama de crisis”, explica el informe ‘Startups in times of crisis – A
rapid response to the COVID-19 pandemic’ publicado por Journal of Business Venturing
Insights.

BBVA Momentum, el programa de apoyo al emprendimiento social de BBVA, ha impulsado el


crecimiento de un buen número de empresas que se han abierto camino en sectores cuyo
potencial se ha visibilizado durante esta crisis. Estos son algunos de ellos.

Tecnología de la salud

La preocupación por la salud y el papel de la tecnología para ayudar a preservarla y poder


acceder a los servicios necesarios, ha pasado a ocupar un lugar preeminente en estos nuevos
tiempos. “Los wearables se han convertido en otra arma para rastrear, monitorear y combatir
la progresión de la COVID-19 y sus síntomas en todo el mundo”, explica un estudio de ABI
Research. “Nuevos usos e investigaciones durante la pandemia impulsarán el mercado de
dispositivos portátiles para el cuidado de la salud (como los monitores de presión arterial o de
glucosa, los oxímetros y los monitores de electrocardiograma) a 30 millones de envíos en 2020,
aumentando a 104 millones de envíos en 2025”.

La empresa española Witooth, participante en BBVA Momentum 2017, trabaja en un


‘wearable’ que va a resultar de gran utilidad para uno de los grupos de riesgo en tiempos del
coronavirus: las personas con diabetes. Se trata de un microchip, que se pega a un diente o
una férula dental, para que los pacientes puedan medir su glucosa sin necesidad de pincharse.
En un futuro, Witooth seguirá desarrollando este ‘wearable’ para añadir nuevas
funcionalidades y que pueda medir más parámetros como el colesterol.

Impresión 3D

La presencia de esta tecnología está siendo constante en los medios con iniciativas como
Coronavirus Makers. Se trata de un proyecto de cooperación tecnológica, que integra a cerca
de 17.000 personas en España, cuyo objetivo es fabricar materiales de protección contra el
coronavirus con impresoras 3D para los centros hospitalarios, residencias y servicios sociales.

A nivel global, un gran número de empresas especializadas se ha puesto manos a la obra para
proveer de material sanitario a todo aquel que lo necesite a través de esta tecnología. El reto
es desarrollar su potencial para hacerla más eficiente y segura. “El papel que juegue la
impresión 3D en salvar vidas dependerá de lo rápido que se propague la enfermedad y de lo
rápido que los fabricantes y proveedores, en todo el mundo, puedan tomar medidas para
actualizar y expandir sus capacidades”, explica James Temple, editor de MIT Technology
Review en este artículo.

Un ejemplo inspirador de las posibilidades que tiene la impresión 3D lo ofrece la empresa


turca, participante en BBVA Momentum 2018, 3Dörtgen. Se trata de una iniciativa líder en su
país que desea crear un impacto social a través del conocimiento, el uso y la difusión de las
impresoras 3D. Esta compañía, que ha producido material sanitario para apoyar a los
hospitales que lo necesiten durante esta crisis, ofrece asesoría gratuita para todos aquellos
emprendedores que estén interesados en la aplicación de esta tecnología en el sector de la
salud.

3Dortgen_BBVA Momentum 2018 Turquía

La empresa social turca 3Dörtgen ofrece asesoría gratuita a todos aquellos emprendedores
que estén interesados en la aplicación de la impresión 3D en el sector de la salud.

Adaptación digital

Las empresas más tradicionales han encontrado una razón más para empezar a adoptar una
estrategia digital. “La aceleración ya es evidente en todos los sectores y geografías”, explica la
consultora McKinsey Digital en este artículo. “Solo hay que considerar cómo los bancos
asiáticos han migrado rápidamente sus canales físicos al mundo ‘online’, los proveedores de
atención médica se han trasladado rápidamente a la telemedicina, las aseguradoras a la
evaluación de reclamaciones a distancia y los minoristas a la compra y entrega de productos
sin contacto”.

BANCA RESPONSABLE

Las iniciativas de emprendimiento de BBVA han beneficiado a 2,2 millones de personas en


2019

En el marco del Plan de Inversión en la Comunidad, BBVA ha destinado 9,8 millones de euros a
iniciativas de emprendimiento que han beneficiado a 2,2 millones de personas en 2019. De
esta forma, mantiene su compromiso con el emprendimiento como motor de oportunidades
para las personas y generador de impacto positivo en sus vidas en todos los países donde está
presente.

Varias empresas de BBVA Momentum han adaptado sus procesos para hacerlos más
tecnológicos y eficaces, gracias al apoyo del programa y otras están ayudando a otras
compañías para acompañarlas en esta transición. Es el caso de la empresa colombiana,
Distilled Innovation (BBVA Momentum, 2018), que trabaja con emprendedores, ecosistemas,
pymes y grandes corporaciones en la aceleración del desarrollo del talento, ideas y tecnologías
sostenibles. Entre sus servicios ofrecen sesiones de entrenamiento ‘online’ para equipos
empresariales con el fin de apoyarles, entre otros aspectos, en su transformación digital y
gestión de la innovación.

‘Smart Cities’

¿Cómo serán las ciudades del futuro tras esta crisis? Esta pregunta ya está empezando a
obtener respuestas por parte del mundo empresarial que apuesta por ciudades más
sostenibles, ecológicas y habitables. “La adopción de tecnologías y ‘networks’ para desarrollar
‘Smart Cities’ es esencial”, afirma un artículo de Zigurat Global Institute of Technology. “Y con
ellas, la formación de profesionales cualificados en este campo que sepan desarrollar las
nuevas tareas que demanda el mercado de la innovación”.

En esta línea, la empresa colombiana, Fundación Low Carbon, participante en BBVA


Momentum 2019, lleva desde 2017 trabajando para crear soluciones en áreas como la energía
renovable, el manejo de residuos, la movilidad y construcción sostenibles, el aprovechamiento
del espacio público y la agricultura urbana. Durante estos días, la entidad se ha volcado en la
difusión ‘online’, a través de sus redes sociales, de eventos y charlas que enseñan al público las
claves de la lucha contra el cambio climático y las oportunidades de emprendimiento que se
están presentando en estos tiempos difíciles.