Está en la página 1de 2

Seguridad en la Transformacion digital

Ingresar la seguridad

La transformación digital trae consigo consideraciones adicionales para la seguridad


informática y recientemente hice una presentación (virtual) en Segurinfo, el congreso anual de
seguridad la información que se realiza en Argentina, sobre la necesidad de aprovechar esta
oportunidad de transformarse y hacerlo teniendo presente a la seguridad. Empresas de todo el
mundo han adaptado su dinámica de trabajo durante la pandemia y han adoptado el uso de la
tecnología para proporcionar acceso a datos y redes, realizar videoconferencias, utilizar
herramientas de colaboración y servicios en la nube. Antes del período de confinamiento, el
16% de los trabajadores en Argentina trabajaba con poca frecuencia desde su casa, y menos
del 3% lo hacía de forma permanente, según datos de iProUP. En comparación, los números
para los EE. UU. son 43% y 3.6%, respectivamente. Si bien la proporción de personas que
trabajan de manera permanentemente desde casa es similar, la diferencia en cuanto a la
capacidad de la fuerza laboral en general de ser flexible en este punto es clara y demuestra
que la transformación digital ha evolucionado más en los EE. UU. que en Argentina.

Lectura relacionada: Tendencias 2020: La tecnología se está volviendo cada vez más
inteligente: ¿Y nosotros?

Si bien la flexibilidad de la fuerza laboral es solo una pequeña parte de la transformación


digital, la misma conlleva la necesidad de garantizar que los servicios se implementen de
manera segura. Los dispositivos deben protegerse de muchos tipos de riesgos, como es el robo
y la interferencia en la información de la organización. Para ello será necesario considerar,
como mínimo, el uso de cifrado de disco completo, una autenticación multifactor sólida y el
uso de una tecnología VPN para acceder a los datos. Las aplicaciones y herramientas para
permitir el trabajo de manera remota deben ser examinadas y configuradas para proteger los
datos de los clientes y el material confidencial de la empresa, y los empleados deben estar
preparados para reconocer estafas como el phishing y el Business Email Compromise (BEC), ya
que estos pueden ser más fáciles de explotar por parte de un atacante cuando el personal está
trabajando desde su casa.

Por supuesto, existen muchas más consideraciones que deben ser tenidas en cuenta a la hora
de garantizar que los sistemas permanezcan seguros, independientemente de la ubicación del
usuario. La apresurada adaptación que han llevado adelante las empresas para reubicar a su
fuerza laboral significa que han expandido o implementado el uso de sistemas para permitir el
trabajo a distancia y la capacidad de atender a los clientes de forma remota, sin aplicar
necesariamente consideraciones de seguridad. La opción más sencilla, cuando todo esto pase,
será volver al escenario original y hablar con cariño de los recuerdos de los tiempos en los que
todos necesitamos trabajar desde casa. Pero la realidad es que las decisiones tomadas como
consecuencia de la pandemia han permitido a empresas de todo el mundo avanzar en los
procesos de transformación digital, por lo que, en lugar de volver al status quo anterior, tal vez
deberían considerar adoptar los cambios que han permitido continuar prestando sus servicios
a los clientes y la flexibilidad de su fuerza laboral.