Está en la página 1de 4

PROGRAMA DE ADMINISTRACION DE EMPRESAS NOCTURNA,

En un entorno en donde las tecnologías de la información y las comunicaciones han


contribuido a que sea mucho más sencillo que hace algunos años adquirir productos y
servicios en otros países, los productores nacionales enfrentan a diario el desafío de ser
cada vez más eficientes. Los consumidores en la actualidad cuentan con opciones que
permiten adquirir libros, tiquetes aéreos, hoteles, ropa, calzado, perfumes, etc., con solo
hacer clic en la página web correcta para cada necesidad. Sin embargo, esa opción no
necesariamente es una amenaza, pues en algunos casos también los compradores
extranjeros pueden adquirir productos y servicios de empresas colombianas.
Adicionalmente, esa competencia no solamente se genera a través de sitios web, sino que
en los almacenes físicos de los centros comerciales de todo el mundo es cada vez más
frecuente encontrar representantes comerciales de marcas globales. (Pérez, 2015)

Ante esa realidad, es preciso que los empresarios nacionales identifiquen las
estrategias correctas para aprovechar las fortalezas del país y las suyas individualmente,
para competir de manera exitosa, es decir, de una manera que les permita niveles de
rentabilidad suficientemente atractiva como para mantener sus negocios abiertos, al tiempo
que generan empleo y desarrollo económico. En la medida en que se logre hacerlo, se podrá
mantener o mejorar la calidad de vida de la población en general.

Para poder lograr tal objetivo Colombia optó por la internacionalización y


globalización en la que tradicionalmente habíamos operado en un mercado cerrado a las
exportaciones e importaciones y protegido mediante medidas arancelarias, hasta que llegó a
la Presidencia Cesar Gaviria Trujillo entre 1.990 y 1.994. Esa administración promovió el
proceso de apertura económica, creó el Ministerio de Comercio Exterior a través de la ley
07 de enero 16 de 1991, redujo los aranceles y las barreras al comercio, abrió las puertas a
la inversión extranjera, impulsó la primera zona libre de comercio en el continente
americano, fortaleció el papel del sector privado y se emprendieron planes de
modernización de la infraestructura de puertos, vías y comunicaciones. Ese se considera el
inicio de la globalización en la economía colombiana.

Los efectos inmediatos fueron de un incremento del comercio exterior. El proceso


de apertura económica o globalización no se dio solamente en Colombia sino en otros
países y de manera casi simultánea; sin embargo, y los resultados alcanzados por otros
países fueron mejores que los que alcanzó Colombia. Una de las razones que explica ese
comportamiento, de acuerdo con Gómez (2013), es que el nivel de productividad de
Colombia es comparativamente bajo, por lo que resulta más económico adquirir ciertos
productos y servicios producidos en el exterior, como lo explican Almanza y González
(2017).
El principal objetivo de la globalización es el libre mercado entre países sin
fronteras ni aranceles, lo cual permite nuevos mercados y expansión del sector empresarial
para los países. En el trasfondo de esto se espera que la economía tenga un efecto positivo
en los principales indicadores económicos como el PIB, inflación, desempleo, inversión,
niveles de pobreza, que ayuden al país a un mayor desarrollo.

En el año 2016 la economía mundial aún no logra recuperarse del todo de la crisis y
posterior desaceleración que sufre desde hace varios años. Las principales economías del
mundo, según cifras del Banco Mundial y otras fuentes, crecieron a tasas moderadas, por
ejemplo Estados Unidos creció solo 1,6% aproximadamente, lo mismo que la Unión
Europea (1,7%), China (6%) e India (7%), crecieron a tasas superiores al crecimiento
promedio mundial (2,4%), sin embargo, su crecimiento fue inferior al registrado en años
anteriores. De igual forma, el comercio global mantiene un bajo crecimiento, al crecer al
mismo ritmo de la economía mundial. Según cifras preliminares de la Organización
Mundial de Comercio, en el año 2015 el comercio mundial creció 2,7%, y en el año 2016 el
crecimiento estuvo por debajo de las proyecciones estimadas en 2,8%.

Colombia por su parte, muestra signos de desaceleración económica, presentando


una tasa de crecimiento de su producto interno bruto de aproximadamente 2% en 2016,
según cifras preliminares del Departamento Administrativo Nacional de Estadística
(DANE). No obstante, el departamento de Bolívar presentó un crecimiento muy superior al
de las economías nacional y mundial, cercano a 11,4%, impulsado por la industria de
refinación de petróleo, específicamente por la entrada en operación de la nueva refinería de
Cartagena.

En cuanto al crecimiento del comercio la balanza comercial de Cartagena durante el


primer trimestre del 2017 fue de U$2.658,2 millones; de los cuales $1.157,6 millones
corresponden a las exportaciones y el restante (US$1.500,5 millones) a importaciones. Lo
que da como resultado una balanza comercial negativa de aproximadamente $343 millones,
es decir, 0,33% superior a la registrada en igual periodo del año anterior.
Departamentalmente bolívar ocupa el quinto puesto con una participación del 6.6% del
total exportado a nivel nacional, por detrás de Antioquia, Cesar, Bogotá y la Guajira. Las
empresas que más impacto tienen en la generación de exportaciones en Cartagena son
REFICAR, entre las empresas que más ventas externas realizan en Cartagena, el monto
asciende a U$555,52 millones FOB, lo que representa una participación del 48% sobre el
total de exportaciones de Cartagena; a esta le sigue Polipropileno del Caribe, conocida
actualmente como Essentia (15,8%) y Mexichem (10,5%). Conforme a esto, se observa que
las ventas de Cartagena al exterior se concentran en 3 empresas, que se destacan por la
producción de productos derivados del petróleo, polipropileno, entre otros. Las relaciones
internacionales producto de la apertura económica ha permitido que gran parte de las
exportaciones de Cartagena tengan como destino los Estados Unidos (32%), Brasil
(16.2%), puerto rico (10%), ecuador (6.8%), panamá (6.7%)y el resto del mundo un (37%).
Entre las ciudades más importadoras Cartagena ocupa el quinto puesto a nivel
nacional con una participación del 6.3% por detrás de Bogotá, Medellín, Cundinamarca,
Cali. La empresa Refinería de Cartagena lidera las importaciones, con una variación del
9,5% con respecto al mismo periodo del año anterior, las compras ascienden a U$363,1
millones, lo que representa una participación del 24,2% del total de importaciones que se
realizaron durante el periodo; en segundo lugar, se encuentra Essentia, con compras de
U$179,4 millones y una participación del 12%; y, en tercer lugar Mexichem con una
participación del 10,8%.

Del valor total de trámites de comercio exterior que se realizan en el país el 45,4%
se realizaron en la aduana Cartagenera. Lo que la mantiene como la líder y más importante
aduana de Colombia. En segundo lugar se encuentra la aduana de Santa Marta con una
participación de 11,4% seguida de la aduana de Buenaventura (9,5%), Bogotá (8,3%),
Riohacha (7%), Barranquilla (4,9%) y Medellín (4,8%).

Por otro lado otro indicador económico de desarrollo es la inflación que sigue una
evolución positiva debido a que el nivel general de precios bajo en la mayoría de los grupos
de gasto, principalmente el de alimentos. Los grupos de gastos con mayor inflación año
corrido en Cartagena son salud (6,45%), comunicaciones (6,35%) y educación (5,21%). En
cambio, el IPC de los alimentos presentó el menor incremento (0,91%), Cartagena bajó al
puesto número 12 como la ciudad con mayor inflación año corrido.

Los indicadores del mercado laboral en Cartagena es desalentador debido a un


incremento en el número de desocupados (20%) y una disminución en el número de
ocupados (4%), Pese a esto, Cartagena ocupa la séptima posición entre las ciudades con
menor tasa de desempleo. El mayor número de personas ocupadas se encuentran en las
ramas de comercio, hoteles y restaurantes con 124 mil ocupados (31%) y servicios
comunales, sociales y personales con 93 mil ocupados (23,1%). La tasa de informalidad en
Cartagena aumentó y se ubicó en 56,1% en el trimestre móvil abril - junio.

Referencia bibliográfica
Almanza, V. & González, J., 2017. Formación de investigadores emprendedores prototipo
para la universidad mexicana del siglo xxi frente a la era de Donald J. Trump. CULCyT,
13(60), pp. 4-25.

Bodemer, K., 1998. La globalización. Un concepto y sus problemas. Nueva Sociedad,


II(156), p. 2.

Cámara de Comercio de Cartagena, 2017. Análisis de comportamiento del comercio


exterior en Bolívar.. Cartagena: CCB.

Cámara de Comercio de Cartagena, 2017. Informes Cartagena en cifras.. Cartagena: CCB.

Cámara de Comercio de Cartagena, 2017. Competitividad en Cartagena.. Cartagena: CCB.

Salguero, k. 2015.Sociedad Geográfica de Colombia, 2015. Globalización, Economía y


Regiones de Colombia.

También podría gustarte