Está en la página 1de 20

Clínica y Salud

ISSN: 1130-5274
clin-salud@cop.es
Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid
España

SÁNCHEZ GARCÍA, MANUEL


Eficacia de un tratamiento grupal cognitivo-conductual en pacientes con trastornos de ansiedad
Clínica y Salud, vol. 14, núm. 2, 2003, pp. 183-201
Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid
Madrid, España

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=180617969003

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Clínica y Salud, 2003, vol. 14 n°. 2 - Págs. 183-201

ARTÍCULOS
Eficacia de un tratamiento grupal
cognitivo-conductual en pacientes con
trastornos de ansiedad
Effectiveness of a cognitive-behavioural
group therapy in patients with anxiety
disorders

MANUEL SÁNCHEZ GARCÍA1

RESUMEN

Este estudio evalúa los datos obtenidos por 44 sujetos con diversos trastor-
nos de ansiedad a los que se les indicó terapia grupal cognitivo-conductual.
No se apreciaron diferencias significativas entre los individuos sometidos a
tratamiento y el grupo control en variables sociodemográficas, estrés previo,
alexitimia, estilo de afrontamiento y diagnóstico. Los resultados indican que la
evolución clínica en los sujetos que asistieron a la mayoría de las sesiones es
significativamente más favorable que en los sujetos-control: El seguimiento de
un año muestra que son más los sujetos que reciben el alta (73.68% vs. 28%)
y los que ven reducida la dosis de benzodiacepinas prescrita (44.44% vs.
10.52%) respecto a los controles. Entre las medidas post-tratamiento obteni-
das, se hallaron disminuciones en las puntuaciones de ansiedad-estado,
depresión y malestar emocional (p< .05); también mejoró, aunque con menos
valor estadístico, la apreciación de su estado físico y disminuyó la frecuencia
del malestar físico percibido.

1 Psicólogo Clínico. U.S.M. Altabix. Elche (Alicante). Servicio Valenciano de Salud.

CLÍNICA Y SALUD 183


Eficacia de un tratamiento grupal cognitivo-conductual en pacientes con trastornos de ansiendad

ABSTRACT

This paper evaluates data gathered from 44 subjects with different anxiety
disorders who were prescribed cognitive-behavioral group therapy. No signifi-
cant differences between individuals subjected to treatment and those in the
control group, were found in socio-demographic variables, alexitimia, coping
style and diagnosis. Results show that the clinical course of individuals who
attended most of the sessions was significantly better than the clinical course
of control group. A follow-up during a year showed that, compared with sub-
jects in the control group, subjects in the treatment group who were dischar-
ged were much higher in number (73.68% v 28%). The same can be said of
the reduction of prescribed benzodiacepine (44.44 v 10.52). Among post-tre-
atment measures taken, a decrease in scores of state-anxiety, depression and
emotional distress was found. Although not so significant (p<.05), there was
also an improvement, in physical condition and a decrease in the frequency of
perceived physical distress.

PALABRAS CLAVE

Trastornos de ansiedad, Terapia grupal, Psicofármacos, Eficacia.

KEY WORDS

Anxiety Disorders, Group Therapy, Drug Therapy, Effectiveness.

Agradecimientos: A Diego Torres, estadístico del Hospital General Univer-


sitario de Elche, por su inestimable aportación en los cálculos estadísticos de
este estudio y a la Dra. Mónica Godrid que, en su época de M.I.R. de la
especialidad de Psiquiatría, colaboró en la recogida de datos y aportó intere-
santes sugerencias en la consideración de los datos de dosis de psicofárma-
cos.

184 CLÍNICA Y SALUD


M. Sánchez

INTRODUCCIÓN han ofrecido una mejoría evidente


en las primeras sesiones de trata-
El presente estudio parte de la miento individual. La selección de
necesidad de valorar el efecto de la técnicas aplicadas en las sesiones
aplicación de una terapia grupal a se ha ido imponiendo a lo largo de
usuarios de un servicio de salud años de intervención clínica con
mental de la sanidad pública, que métodos terapéuticos cognitivo-
cumplen criterios clínicos suficien- conductuales a grupos de sujetos
tes como para ser diagnosticados diagnosticados de ansiedad en la
de sufrir un trastorno de ansiedad. USM, junto con la aportación que
Los trastornos de ansiedad supo- ha ido sugiriendo la revisión de
nen uno de los principales motivos nuevas publicaciones acerca del
de remisión de casos desde la tema a las que se ha tenido acce-
Atención Primaria de Salud a Salud so. Ante la realización del presente
Mental. Partiendo de datos obteni- estudio, y para actualizar conoci-
dos en el servicio donde se realizó mientos en el momento de su con-
este estudio durante 6 meses del fección, se realizó una última revi-
año 2002 (Estudio de derivaciones sión de las propuestas de terapia
a la Unidad de Salud Mental –USM–, en manuales y en búsquedas de
sin publicar), consta que un bases bibliográficas de artículos;
33.75% de los pacientes derivados pretendiendo conocer, no sólo qué
por los médicos de Atención Prima- se está haciendo, sino también qué
ria a la USM recibieron el diagnósti- resultados ofrece; y así poder com-
co de un trastorno de ansiedad, parar con los resultados que pudie-
una vez valorados en las consultas ran obtenerse en esta evaluación.
de psiquiatría o de psicología, De forma resumida se expone a
siguiendo los criterios clínicos del continuación las aportaciones de
DSM-III-R. mayor interés en esta revisión.

La economía de tiempo emplea- La exposición sobre el tema en


do por profesional y el beneficio de un manual de hace años (Vila,
una intervención colectiva, ha 1986) se centra en el Modelo Tridi-
impulsado la necesidad de formar mensional de la ansiedad y en qué
grupos de sujetos afectados por técnicas específicas utilizar en fun-
esta patología para aplicarles una ción del componente afectado:
estrategia terapéutica. La finalidad Exposición/Desensibilización Siste-
de este estudio es la de comprobar mática (componente fisiológico),
la eficacia de esta intervención, Reestructuración Cognitiva/Inocu-
dirigida a sujetos que están siendo lación de Estrés/Autoinstrucción
atendidos por el servicio y que no (cognitivo) o habilidades conduc-

CLÍNICA Y SALUD 185


Eficacia de un tratamiento grupal cognitivo-conductual en pacientes con trastornos de ansiendad

tuales específicas (conductual). Ya si son tan distintas las técnicas a


en manuales posteriores, se hace aplicar como para que sea necesa-
referencia a categorías diagnósti- rio que los grupos contengan suje-
cas y tratamiento a aplicar; este es tos con un ‘único’ diagnóstico. Más
el caso de Echeburúa y de Corral adelante trataremos un poco más
(1991) que refiere el uso de técni- el tema.
cas de exposición en Trastorno de
Pánico y en Trastornos de Ansie- Una búsqueda realizada en la
dad Generalizada sugiriendo base bibliográfica de artículos de
expectativas positivas en la exposi- psicología PsycLit desde el año
ción a estímulos internos y exter- 1991 a 2000 así como otra realiza-
nos generadores de ansiedad. da en la base de artículos de medi-
Finalmente, se describen paquetes cina Medline del año 1999, selec-
específicos de técnicas para los cionando aquellos estudios en los
distintos trastornos como los proto- que la aplicación en grupo de técni-
colos para el tratamiento del Páni- cas psicológicas en trastornos de
co del Center for Stress and ansiedad ofreciera resultados de
Anxiety Disorders disponible como eficacia o expresara métodos de
manual por Craske, Rapee y Bar- aplicación, reveló que la mayoría de
low (Craske y Lewin, 1997); el pro- los artículos hacían referencia a
tocolo diseñado por Botella y experimentos a sujetos con un solo
Ballester (1997) para el trastorno de tipo de trastorno: el Trastorno de
Pánico o una propuesta de trata- Pánico, junto a agorafobia o sin
miento multicomponente para el ella; de hecho, más del doble de
tratamiento de la Ansiedad Genera- los artículos, seleccionados por su
lizada realizada por Dugas y Ladou- interés para la finalidad de este
ceur (1997). A diferencia de estos estudio, cumplían esta característi-
tratamientos mencionados, cuando ca.
Deffenbacher (1997) propone un
Entrenamiento en el Manejo de la En aquellos resúmenes en los
Ansiedad Generalizada (EMA), que se hace referencia a una inter-
sugiere que su aplicación en grupo vención en grupos de sujetos con
junto a sujetos que padecen otros diversos Trastornos de Ansiedad, el
tipos de ansiedad, no sólo es posi- Trastor no de Pánico, la Fobia
ble sino que también es beneficio- Social o el Trastorno por Ansiedad
sa. Esta sugerencia es de interés a Generalizada son los mencionados.
la hora de plantearse, por un lado, La excepción es una referencia,
los beneficios de la inclusión de realmente curiosa, que expone el
sujetos con cierta variedad de tras- resultado de la aplicación de un
tornos en un grupo y, por otro lado, paquete de tratamiento a grupos

186 CLÍNICA Y SALUD


M. Sánchez

heterogéneos de pacientes con cambio, gira alrededor de la aplica-


trastorno psiquiátrico (Manning, ción de un tratamiento cognitivo
Hooke, Tannenbaum, Blythe et al. conductual, con o sin medicación
1994). En este caso, se comprueba combinada, en sujetos con trastor-
la eficacia de un tratamiento com- no de pánico exclusivamente. En
binado de medicación y terapia algunos casos se considera en el
cognitivo conductual mediante la resultado cómo afecta el tratamien-
puntuación en diversos inventarios, to a trastor nos concomitantes
encontrando resultados estadística (Neron, Lacroix y Chaput; 1995;
y clínicamente significativos en las Margraf, Barlow, Clark y Telch,
aplicaciones y observaciones pre- 1993) refiriéndose mejoría de la
vias y posteriores al proceso. Otros Ansiedad Generalizada y los sínto-
estudios, recogen el formato de mas depresivos con terapia indivi-
técnicas que se aplican en las tera- dual y también con terapias grupa-
pias, si es en el caso de las Fobias les, dándole fiabilidad a la terapia
Sociales o en el del Trastorno de de grupo en el trastorno de pánico.
Pánico (Barlow, 1992). Cuando hay Los demás artículos coinciden en
otras referencias a varios Trastor- confiar en la terapia cognitivo con-
nos de Ansiedad son: aplicación ductual individual y en grupo como
individual de terapia en Ansiedad eficaz en el tratamiento del Trastor-
Generalizada y en Trastorno de no de Pánico bien en comparación
Pánico (Woodman, Noyes, Black, con un placebo ((White, Keenan y
Schlosser y Yagla, 1999) con medi- Books, 1992), bien a un grupo de
cación, donde no se observa cam- control (Telch, Lucas, Schmidt,
bio en la Ansiedad Generalizada, sí Hanna et al., 1993; Petterson, y
en el Trastorno de Pánico; o el caso Cesare, 1996; Van den Hout, Arntz
de la aplicación a un grupo de y Hoekstra, 1994 ) o comparado
médicos de Atención Primaria en con un grupo de psicoterapia breve
Alemania (Schulze, Osen y Hand, de apoyo (Beck, Sokol, Clark, Ber-
1997) de una terapia breve para chick et al., 1992). En algunos
capacitarles a promover habilida- casos, se ha considerado la aplica-
des de autoayuda en los pacientes ción añadida de algún tipo de fár-
con trastornos de ansiedad; se maco; encontrándose que la tera-
observó mejoría en algunos casos pia cognitivo conductual ha sido
(Agorafobia, Fobia Simple y Fobia eficaz sóla o junto con Fluvoxamina
Social), pero no en Trastorno de (Sharp, Power, Simpson, Swanson
Pánico ni en Ansiedad Generaliza- et al. 1996) o que combinada con
da. Alprazolam ofrece mejores resulta-
dos que sólo este fármaco (Bruce,
El grueso de los artículos, en Spiegel, Gregg y Nuzzarello, 1995).

CLÍNICA Y SALUD 187


Eficacia de un tratamiento grupal cognitivo-conductual en pacientes con trastornos de ansiendad

En general, los procedimientos en el que recibió terapia cognitiva


utilizados se describen bajo el epí- tras haber recibido psicoterapia
grafe general de terapia cognitivo breve de apoyo. Botella y Ballester
conductual. En algunos artículos (1997) en una revisión sobre el
se describen los componentes de tema encuentran que los progra-
estos tratamientos, y a éstos suelen mas cognitivo-conductuales elimi-
adscribirles elementos tales como: nan el pánico en el 80% de los
pacientes; encontrándose mejorías
— Psicoeducación entre el 20 y el 50% de los criterios
— Algún tipo de entrenamiento (entre ellos, se incluye el uso de los
en relajación/respiración servicios de salud).
— Terapia cognitiva
— Exposición He dejado para el final el artículo
de Echeburúa, Salaberría, Corral,
En cuanto a la técnica de exposi- Cenea y Berasategui (2000) por ser
ción, en algunos artículos se hace el más parecido al presente estudio
referencia a su aplicación ante por lugar de aplicación (Centros de
situaciones ‘externas’ temidas Salud Mental), la consideración del
(DiFilippo y Overholser, 1999), en medicamento entre los datos a
otros a la exposición interoceptiva evaluar y la muestra que es de
(Telch et al., 1993), Barlow (1992) diagnostico no específica (ansiedad
propone realizarla ante los sínto- y depresión); refiriendo una mejoría
mas somáticos y cognitivos; algu- significativa del 70% de los pacien-
nos proponen la inducción de sín- tes en las modalidades terapéuti-
tomas (Rudd y Joiner, 1998). cas con terapia cognitivo-conduc-
tual con o sin tratamiento farmaco-
En cuanto a la eficacia, en los lógico asociado (según perfil del
resúmenes de los artículos selec- paciente), frente a tratamiento far-
cionados, sólo se encuentran refe- macológico exclusivamente, donde
rencias cuantitativas en unos no se refiere una mejoría significati-
pocos. Aparecen datos que oscilan va.
entre el 85% de los tratados que al
final de la terapia permanecen sin Parece quedar claro que es efec-
crisis de ansiedad frente a 30% de tivo el uso de terapia cognitivo con-
controles (Telch et al. 1993); persis- ductual. La aplicación en grupo es
tiendo en su mejoría el 63% de los rentable. Como el formato de trata-
tratados a los 6 meses (Beck et al. miento es parecido en los diversos
1992). Refieren ausencia de crisis tratamientos de ansiedad (relaja-
de pánico en el 87% del grupo que ción, terapia cognitiva, algún tipo
recibió terapia cognitiva y de 79% de exposición...) parece razonable

188 CLÍNICA Y SALUD


M. Sánchez

pensar que un proceso adaptado tos componentes ni sus dosis equi-


en el aspecto psicoeducativo a los valentes por considerar que un
distintos trastornos (generalizada, cambio de tratamiento en sí es la
pánico, agorafobia, incluso adapta- muestra de un ‘fracaso’ terapéutico
tivo...) donde se apliquen las técni- con el anterior. En resumen, ¿Cuán-
cas comunes puede ser una alter- do será útil la terapia a aplicar?
nativa válida. Queda la duda de Cuando reduzca el volumen de
conocer si será eficaz y, si lo es, en pacientes en la USM, permitiendo
qué medida respecto a los grupos la entrada de otros al proceso tera-
aplicados a sujetos con un único péutico; cuando logre la reducción
diagnóstico. Los criterios de mejo- de dosis de ansiolítico (o su elimi-
ría pueden ser diversos, pero pare- nación); si el usuario experimenta
ce de interés tener algún criterio clí- algún grado de mejoría subjetiva
nico y alguno psicométrico, pues la expresada por algún medio cuanti-
sintomatología y su ausencia es ficable y cuando el sujeto haya
difícil de definir en diagnósticos tan tenido la oportunidad de adquirir
diversos. Se ha elegido para este modos de hacer frente a situacio-
estudio como uno de los criterios nes de estrés o a la misma ansie-
el de la evolución clínica; el alta de dad en sí.
la USM sería el objetivo buscado,
pues significaría mejoría clínica (y el
alivio de la carga asistencial del SUJETOS, MATERIAL
Servicio). La continuidad del trata- Y MÉTODOS
miento significaría el estancamiento
o el empeoramiento y el abandono Sujetos
sería difícil de definir (búsqueda de
otro recurso debido a no obtener Los sujetos que componen este
resultados, mejoría y falta de inte- estudio son usuarios de una Unidad
rés en volver,...). Otro criterio sería de Salud Mental (USM), ubicada en
el del tratamiento farmacológico. un centro sanitario perteneciente al
Como la finalidad de este estudio Sistema Sanitario Público, que
es la marcha clínica del paciente accedieron a un taller de manejo de
pero no la valoración de un fárma- la ansiedad en los años 1998, 1999
co, ha parecido de interés apreciar y 2000. Los criterios básicos para
si se ha disminuido, mantenido o acceder a este Taller de Ansiedad
aumentado la dosis inicial de ansio- eran que cada sujeto estuviera en
lítico al final de la aplicación del tratamiento en la USM, bien con un
grupo o meses más tarde, si es que psiquiatra, bien con un psicólogo,
el componente farmacológico es el bien con ambos y que el motivo de
mismo. No se han valorado distin- consulta principal reseñado en la

CLÍNICA Y SALUD 189


Eficacia de un tratamiento grupal cognitivo-conductual en pacientes con trastornos de ansiendad

historia clínica indicara, con prefe- estudio. Se ha dividido a los suje-


rencia, que cada caso se sometía clí- tos en tres grupos en función de su
nicamente a los criterios DSM-III-R asistencia a las sesiones realizadas;
necesarios para que pudiera consi- de tal modo que los sujetos tipo 1
derarse como susceptible de pade- serían aquellos que acudieron a la
cer un Trastorno de Ansiedad; si entrevista informativa, pero que no
bien otros diagnósticos menos pre- llegaron a asistir ni a una sola
cisos eran considerados con tal de sesión del taller grupal por decisión
que la patología predominante fuera personal, los sujetos tipo 2 fueron
la ansiedad (procesos adaptativos, los que comenzaron a acudir pero
cuadros mixtos ansioso-depresivos que faltaron a más del 50% de las
de difícil filiación...). Se comunicaba sesiones y los sujetos tipo 3 son
a dichos sujetos que se iba a reali- aquellos que acudieron a más del
zar esta experiencia y se contó con 50% de las sesiones. De este
todos los que, de entrada, dieron su modo, el grupo control podía esta-
aprobación. blecerse basado en la propia deci-
sión particular del usuario de some-
Se convocó a todos los sujetos terse o no a la aplicación del proce-
seleccionados a una primera entre- dimiento experimental.
vista individual de carácter informa-
tivo, motivador y aclaratorio, así En la tabla 1 se presentan los
como para la primera entrega de datos de los sujetos. Cabe decir
material psicométrico; todos los que no se han hallado diferencias
que acudieron a esta entrevista estadísticamente significativas
previa forman parte del presente entre los tres tipos de usuarios.

Tabla 1. DESCRIPCIÓN DE LOS SUJETOS

TIPO 1 TIPO 2 TIPO 3

N 5 20 19
EDAD Media (desviación típica) 43.2 (6.65) 37.45 (13.72) 40.89 (10)
SEXO (Hombre-Mujer) 1-4 3-17 4-15

T Pánico c/ agorafobia 0 3 6
DIAG- T Pánico s/ agorafobia 1 2 1
NÓS- Ans. Gzada. 0 4 5
TICO Agorafobia 1 1 1
Otros 3 10 6

190 CLÍNICA Y SALUD


M. Sánchez

Material Una medida de interés para la


ansiedad ha sido la aplicación del
Se han evaluado algunos aspec- Inventario de Ansiedad Rasgo-
tos que podían tener relevancia tanto Estado de Spielberger (STAI E/R) en
para determinar el estado de la su adaptación española de TEA
muestra como su evolución en dos (1982); si bien para este estudio
momentos distintos; al inicio de la sólo se ha considerado la variable
aplicación del proceso psicoeducati- ‘estado’.
vo y al final de las sesiones grupales.
Otro modo de evaluar la ansie-
Para evaluar el estrés al que han dad ha sido la presencia de tensión
sido sometidos los sujetos durante indicada por el sujeto en el Inventa-
el último año, se aplicó el “Inventa- rio de Indicadores de Tensión y
rio de Experiencias Recientes” de Ansiedad de Cautela (1977). En
Thomas Holmes (extraído de este inventario predomina la aten-
Davis, Mckay y Eshelman, 1986). ción a la presencia de signos físi-
cos indicadores de ansiedad;
Para diferenciar el modo particu- aspecto del que carece el STAI.
lar de afrontamiento del estrés se
ha aplicado el “Cuestionario de Se ha considerado de interés
Conductas de Afrontamiento en conocer el grado de afectación del
Situaciones de Estrés” elaborado desánimo/depresión en estos suje-
por Labrador (1992) basándose en tos y para ello, creyendo necesario
Muñoz (1988). utilizar un instrumento bien conoci-
do, se aplicó el Beck Depression
Se ha considerado de interés Inventory (BDI); extraído de Beck,
considerar una variable de perso- Rush, Shaw y Emery (1983).
nalidad que repercute tanto en el
modo de afrontar el estrés como en Igualmente se han aplicado algu-
el aprovechamiento de la terapia y nas medidas de estado general que
para ello se han realizado medidas pudieran indicar los sujetos en una
de alexitimia mediante el TAS-20, escala Likert de 1 a 10 referidas a
que ha demostrado ser un instru- su estado físico (ESFIS en este
mento psicométricamente válido y estudio) y su estado psicológico
fiable (Bagby, Parker y Taylor; 1994 (ESPSI en este estudio). Se añadió
y Bagby, Taylor y Parker; 1994); se un listado de 50 síntomas de
ha empleado la adaptación espa- malestar físico para que indicaran
ñola de la Escala de Alexitimia de la frecuencia con la que se habían
Toronto realizada por Martínez Sán- experimentado éstos en la última
chez (1996). semana; obteniendo dos tipos de

CLÍNICA Y SALUD 191


Eficacia de un tratamiento grupal cognitivo-conductual en pacientes con trastornos de ansiendad

medida, el número de síntomas físi- Unidad) y también el Tratamiento


cos experimentados (SFIS) y la fre- Psicofarmacológico, consistente en
cuencia media de afectación de la prescripción de benzodiacepinas
estos síntomas (FxFIS). y su dosis en el momento previo al
inicio de las sesiones de grupo, a
Por último, se consideró otros los 3 meses de finalizar éstas y al
tipos de queja subjetiva que pue- año. Se ha denominado TTO+ la
den mostrar los sujetos que expe- reducción de la dosis (o su supre-
rimentan malestar emocional en sión) por su psiquiatra, considerán-
general mediante un cuestionario dolo un indicador de mejoría clíni-
extraído de Davis et al. (1986) que ca; y la denominación TTO- se
trata de un registro de síntomas de refiere a mantenimiento, aumento
respuesta particular al estrés tales en la dosis o cambio de psicofár-
como ‘baja autoestima’, ‘irritabili- maco, siendo considerado un indi-
dad’ o ‘resentimiento’ donde los cador clínico de no haber conse-
sujetos valoran la presencia de guido mejoría.
tales síntomas valorando de 0 (no
está presente) a 10 (malestar Con estos indicadores se ha pre-
extremo). Se ha hecho una pun- tendido evaluar de un modo más
tuación promedio de la intensidad pragmático si la inclusión y asisten-
subjetiva del malestar (SUBJET) cia de los sujetos a las sesiones de
que ha resultado del cociente grupo (así como la no participación
entre intensidad de los síntomas (0 o escasa asistencia en los casos
a 10) y número de síntomas rese- control) presenta alguna incidencia
ñados. en la evolución clínica. Esto supone
evaluar también si la aplicación de
este procedimiento de terapia en
Datos clínicos grupo es útil de cara a mejorar la
presión asistencial de la USM y a
Además de las medidas extraí- reducir costes para la administra-
das de los instrumentos antes men- ción, considerando la mejoría de
cionados, se ha registrado informa- los participantes.
ción de las historias clínicas refe-
rente a los sujetos del estudio.
Ésta incluía datos tales como la Terapia cognitivo-conductual
Evolución de la Atención Clínica aplicada en grupo
(sujetos que habían abandonado la
asistencia a las consultas, aquellos Esta terapia grupal consta de 8
que seguían en tratamiento y a los sesiones de 90 minutos aproxima-
que se les había dado de alta en la damente de duración, con una fre-

192 CLÍNICA Y SALUD


M. Sánchez

cuencia semanal de aplicación, tomas fisiológicos”: Relajación y su


desarrollada con un mismo formato generalización. Uso de la respira-
en los distintos años (1998, 1999 y ción profunda y lenta.
2000) y puesta en práctica por el
mismo terapeuta, si bien cada año — Sesión 3 “Pensamientos dis-
asistió como observador y, en algu- torsionados”: Conocer y ser capa-
na sesión, como coterapeuta un ces de detectar los pensamientos
residente de formación P.I.R. (Psi- distorsionados básicos, especial-
cólogo Interno Residente) o M.I.R. mente los pensamientos catastrófi-
(Médico Interno Residente de Psi- cos, y cómo intentar refutarlos.
quiatría). Las sesiones eran predo-
— Sesión 4”Combatiendo la
minantemente psicoeducativas,
amenaza”: Técnica de distracción
buscando que, además de aportar
de pensamiento y la necesidad de
información, los usuarios supieran
su uso dentro del círculo del pánico
identificar su problema y conocie-
como modo de combatir la focali-
ran diversos modos de manejar sus
zación sensorial. Uso de autoins-
síntomas. Siempre se reservaba
trucciones específicas para el Tras-
algún tiempo para que expresaran
torno de Pánico y otras generales
sus inquietudes, manifestaran sus
para todos.
dudas y pudieran recibir apoyo del
resto de los participantes. Se les — Sesión 5 “Conductas de
sugería la aplicación entre sesiones afrontamiento”: Importancia de no
de los procedimientos tratados en fomentar conductas de escape/evi-
cada una de ellas, experiencia que tación. Caso especial de la agora-
podía ser comentada al inicio de la fobia. Exposición a estímulos
siguiente. El contenido esencial de ansiógenos internos o externos.
cada sesión era el siguiente:
— Sesión 6 “Afrontar las causas
— Sesión 1 “Conocer el trastor- y/o los mantenedores”: Valoración
no”: Presentación de los compo- de causas y mantenedores. Aporta-
nentes, de la finalidad del grupo y ción de información y discusión del
de las normas a seguir. Ansiedad manejo de algunas de ellas como la
como respuesta normal y como organización del tiempo para com-
trastorno. Revisión de síntomas batir el estrés, cómo favorecer el
experimentados. Exposición del sueño apropiado y consejos dietéti-
‘Círculo del Pánico’; distinguir cos básicos. Importancia de la toma
ansiedad generalizada y trastorno de decisiones en la confrontación
adaptativo. de las situaciones estresantes.
— Sesión 2 “Control de los sín- — Sesión 7 “Afrontar la presión

CLÍNICA Y SALUD 193


Eficacia de un tratamiento grupal cognitivo-conductual en pacientes con trastornos de ansiendad

social”: La presión social como forme a los criterios de evolución


causa y mantenedor específico. de alta, abandono (el usuario deja
Habilidades asertivas básicas de de acudir a la USM) y tratamiento.
afrontamiento de crítica y de expre- El estadístico Chi Cuadrado revela
sión de malestar. Repercusión del que las diferencias observadas en
trastorno en el entorno socio-familiar. la tabla son significativas. Aunque
el porcentaje de sujetos que reci-
— Sesión 8 “Conclusiones”: ben el alta dentro del grupo experi-
Repaso de conceptos básicos y su mental es superior al del grupo
utilidad. Exponer cada sujeto qué control (sujetos tipo 1 y 2), donde
considera más necesario practicar más se aprecia la diferencia es en
y dudas. Cada usuario se propone el criterio de abandono; en rigor,
una meta de práctica para los cuesta decidir qué nos indica esta
siguientes 6 meses. diferencia: eficacia del tratamiento
o adherencia de los sujetos al pro-
Desde la sesión 1 a la 7 se prac- ceso clínico.
tica durante los últimos 20 minutos
técnicas de relajación combinando Debido a que la atención en un
elementos de entrenamiento autó- servicio de Salud Mental como el
geno y relajación progresiva. En las nuestro es más prolongado que la
últimas sesiones se practica la rela- propia mejoría clínica debido a la
jación por evocación y la relajación indicación de los tratamientos psi-
diferencial. cofarmacológicos, se revisó la evo-
lución un año más tarde para valo-
rar si los datos de evolución inicia-
RESULTADOS les se mantenían o variaban. Para
esto se acudió a las historias clíni-
Primero, para conocer la eficacia cas, de nuevo, comprobándose las
de la aplicación del tratamiento cifras que indica la tabla contenida
grupal se ha valorado la evolución en la figura 1. En ésta se puede
de los usuarios tras acudir a las observar la tendencia tan diferen-
sesiones aplicadas en comparación cialmente marcada de los sujetos
con aquellos sujetos que no asistie- tanto a recibir más el alta como a
ron a éstas; como el total de los abandonar menos el proceso clíni-
que no asistieron es bajo se añadió co en el caso de los individuos que
a este grupo ‘control’ los datos de han recibido el tratamiento grupal.
aquellos sujetos tipo 2, es decir, los
que acudieron menos de la mitad La prescripción de ansiolíticos un
de las sesiones. La tabla 2 muestra año después de la asistencia a las
la distribución de los usuarios con- sesiones de grupo se refleja en la

194 CLÍNICA Y SALUD


M. Sánchez

Tabla 2. EVOLUCIÓN CLÍNICA A LOS 3 MESES

Tipo 1 y 2 Tipo 3
(No acuden o no
finalizan las sesiones) (Terminan las sesiones)

Alta 6 (24%) 7 (36.84%)


Abandono 12 (48%) 1 (5.26%)
tto 7 (28%) 11 (57.89%)

Total 25 (100%) 19 (100%)

Chi Cuadrado 9.634 2gl. Significativo (p<0.05)

Figura 1. EVOLUCIÓN CLÍNICA AL AÑO

tabla 3 que indica una diferencia datos se han recogido por su inte-
estadísticamente significativa entre rés de cara a valorar aspectos
los sujetos; de los cuales, sólo un prácticos (y también económicos)
10.52% de los sujetos no cumpli- de la evolución de los sujetos ads-
dores ven rebajada la dosis del critos a este estudio, pero se podrá
ansiolítico prescrito, frente a un observar que el número de indivi-
44.44% de los sujetos que cum- duos que figuran en este recuento
plieron las sesiones de grupo y vie- es inferior al de las tablas anteriores
ron rebajadas sus dosis. Estos debido a la dificultad de poder

CLÍNICA Y SALUD 195


Eficacia de un tratamiento grupal cognitivo-conductual en pacientes con trastornos de ansiendad

Tabla 3. CAMBIOS EN LA DOSIS DE TRATAMIENTO ANSIOLÍTICO,


TRAS UN SEGUIMIENTO DE UN AÑO

SUJETOS NO SUJETOS
CUMPLIDORES CUMPLIDORES
(TIPO 1 Y 2) (TIPO 3)

EVOLUCIÓN FAVORABLE 2 (10.52%) 8 (44.44%)


(Disminuyen dosis BZD)

EVOLUCIÓN NO FAVORABLE 17 (89.47%) 10 (55.55%)


(Aumentan o mantienen dosis;
o bien se les cambia el tipo de BZD)
CHI CUADRADO 5.392 1 GL (P<0.029)

acceder a la información oportuna, (desesperanza, mal humor, impoten-


y no pudiendo, por tanto, hacerla cia...) denominadas SUBJET.
constar.
En menor medida, han resultado
También se han aplicado instru- significativas la disminución de la
mentos de medida antes y después frecuencia con la que sienten
de las sesiones de grupo donde los malestar físico (FxFIS) y la mejoría
sujetos que han participado en subjetiva de su estado físico valora-
ellas informen de cuál es su estado do en una escala de 1 a 9. Los
psicológico y percepción personal. otros indicadores, tales como el de
Otro modo de conocer la eficacia tensión, el número de quejas fisicas
de la aplicación de este tratamiento percibidas (SFIS) y la valoración del
en grupo es observar si los cam- estado psicológico (ESPSI) medido
bios antes-después son significati- en una escala de 1 a 9 no han
vamente favorables. Los datos se resultado significativos, pero las
reflejan en la tabla 4. medias indican un resultado positi-
vo en cualquier caso.
Realizando la prueba t de compa-
ración de medias resultan significati-
vos en mayor grado aquellos indica- CONCLUSIONES
dores de ansiedad-estado (STAI), de
depresión (BDI) y la valoración en Como ya se ha mencionado, la
una escala de 0 a 10 de quejas finalidad del presente estudio es la
generales de malestar personal valoración de la eficacia de la aplica-

196 CLÍNICA Y SALUD


M. Sánchez

Tabla 4. EFICACIA DEL TRATAMIENTO BASADA EN RESULTADOS DE


INSTRUMENTOS DE MEDICIÓN PSICOMÉTRICA

PRUEBAS MEDIA t gl significativa


COMPARADAS (DESVIACIÓN TIPICA)

STAI 1 81.37 (15.82) 3.981 17gl **


STAI 2 59.38 (27.60)

BDI 1 16.5 (6.61) 2.920 7 gl **


BDI2 10.88 (6.06)

TENSION 1 9.68 (3.64) .552 18 gl


TENSION 2 9.26 (3.94)

SFIS 1 30 (7.84) 1.662 8 gl


SFIS 2 23.78 (11.58)

FxFIS 1 1.92 (0.41) 2.254 8 gl *


FxFIS 2 1.59 (0.49)

ESFIS 1 6.22 (1.09) -1.897 8 gl *


ESFIS 2 7.22 (1.48)

ESPSI 1 6 (1.58) -0.736 8 gl


ESPSI2 6.4 (1.66)

SUBJET1 4.35 (1.58) 3.823 18 gl **


SUBJET 2 2.9 (1.77)

* * (p<0.05) * (p<0.10)

ción en un grupo de pacientes con sido eficaz se ha centrado en valorar


trastornos de ansiedad de un con- la variación de algunos parámetros
junto de sesiones cuya finalidad es en los sujetos-control (Tipos 1 y 2 en
ayudar a conocer a esos sujetos las este estudio) frente a los sujetos a
características de su trastorno así los que se aplicó el procedimiento
como de modos de manejar la grupal (aquellos que acudieron a
ansiedad. La forma de saber si ha más de la mitad de las sesiones).

CLÍNICA Y SALUD 197


Eficacia de un tratamiento grupal cognitivo-conductual en pacientes con trastornos de ansiendad

Es necesario mencionar que las A/ Frente a los que no acuden,


características de los sujetos no se ha conseguido un porcentaje
han parecido influir en los resulta- significativamente mayor de altas
dos puesto que las diferencias de la USM; especialmente al año
entre ellos no han sido estadística- de acudir a las sesiones. En los
mente significativas. Esto quiere otros sujetos conocemos una alta
decir que se han considerado las tasa de ‘abandonos’. Es difícil reali-
variables sexo, edad, formación zar una valoración del dato ‘aban-
académica, ocupación laboral, donos’ sin recurrir a meras especu-
estado civil y diagnóstico sin que laciones al no poder contar con
se haya apreciado que sea decisi- datos objetivos relacionados con
va ninguna diferencia entre los esta circunstancia. Sería interesan-
sujetos ‘experimentales’ y los con- te para futuras investigaciones
trol. También se ha considerado valorar (por ejemplo, mediante
una variable estable como la alexi- entrevistas telefónicas con estos
timia (TAS-20), el estrés previo, la sujetos) las razones para esta deci-
duración de la relación asistencial sión y su relación con la evolución
de cada sujeto, el estilo de afronta- clínica.
miento y el diagnóstico sin que se
mostraran diferencias significati- B/Los sujetos que han acudido al
vas. grupo presentan reducciones en el
consumo de benzodiacepinas pro-
Todo indica que los resultados porcionalmente significativas res-
que nos encontramos en este estu- pecto a los que no lo han seguido
dio no están mediados por las (recordemos que obtenemos un
variables mencionadas individua- 44.44% frente a un 10.52% de los
les. Cabe esperar que nos indiquen sujetos en cada grupo) este dato es
en qué medida es el resultado de un indicador de mejoría clínica y de
haber participado en las sesiones reducción de gasto farmacéutico
de grupo. Tampoco se han mostra- para la administración (más de un
do significativos los ‘cruces’ de 30% de los sujetos del grupo en
estas variables con los resultados esta muestra respecto a los sujetos
de las variables dependientes que control).
relataremos; dicho dato refuerza la
afirmación anterior. C/ Atendiendo a los cambios
que expresan los sujetos en medi-
Los resultados nos enseñan das psicométricas se puede decir
varios aspectos sobre lo que ha que, de modo estadísticamente
ocurrido con los sujetos al acudir a significativo, los sujetos parecen
este grupo: mejorar en ansiedad estado (STAI),

198 CLÍNICA Y SALUD


M. Sánchez

estado de ánimo (BDI) y quejas tos que tienen otros tipos de


subjetivas generales (SUBJET). De ansiedad. La inclusión de pacien-
forma menos concluyente, pero tes con distintos trastornos de
también significativa, se sienten ansiedad, especialmente Trastorno
físicamente mejor (ESFIS) y, cuan- de Pánico y Trastorno de Ansiedad
do sienten molestias físicas, las Generalizada, presenta como
experimentan con menos frecuen- único inconveniente que hace
cia (FxFIS). necesario diversificar la informa-
ción en los momentos psicoeduca-
Si consideramos como un tivos de la terapia y, por el contra-
aspecto relevante la evolución clíni- rio, ofrece una visión más comple-
ca, estos datos reflejan cifras de ta de cómo afecta la ansiedad al
mejoría próximas a las encontradas sujeto y cómo hacerle frente (algu-
en otros estudios mencionados en nas técnicas de afrontamiento son
la introducción. En algunos casos, las mismas en ambos casos);
son muy similares; como los resulta revelador para aquellos
expuestos por Echeburúa et al. sujetos con comorbilidad (una inci-
(2000) con sujetos afectos de cua- dencia que parece considerable) y
dros mixtos de ansiedad y depre- facilita la atención profesional por
sión con mejoría en el 70% de economía de tiempo. Dados los
éstos. En las revisiones de grupos datos de eficacia encontrados en
con diagnósticos homogéneos, si el presente estudio, parece suge-
bien se consideran otros criterios rente seguir aprovechando los
de mejoría (ausencia de crisis de beneficios de reunir en un mismo
pánico, por ejemplo) con cifras grupo a pacientes con diversos
entre el 85% (Beck et al. 1992) y el tipos de ansiedad.
80% (Botella y Ballester, 1997);
cuando la referencia es al conjunto La carencia de datos de todos
global de los criterios, la ‘mejoría’ los sujetos en todas las variables
oscila entre el 20 y el 50% de los resta potencia a los resultados
sujetos (incluyendo entre estos cri- estadísticos, siendo este aspecto
terios el uso de los servicios de uno de los puntos débiles de este
salud); resultados que no distan de estudio. El paso del tiempo y un
los mostrados en el presente estu- mayor y más completo acopio de
dio. datos definirán de modo más fiable
estos resultados y la posibilidad de
De acuerdo con Deffenbacher que algún tipo de variable, que en
(1997), la experiencia sugiere que este estudio no haya sido relevante,
los pacientes pueden beneficiarse suponga un factor de interés en
cuando están mezclados con suje- posteriores revisiones.

CLÍNICA Y SALUD 199


Eficacia de un tratamiento grupal cognitivo-conductual en pacientes con trastornos de ansiendad

REFERENCIAS

Bagby, R.M.; Parker, J.D. y Taylor, G.J. torno por Pánico. En V.E.Caballo (dir.),
(1994). The twenty-item –Toronto Alexitimia Manual para el tratamiento cognitivo-con-
Scale. I. Item selection and cross-validation ductual de los trastorno psicológicos.
of the factor structure. Journal of Psychoso- Madrid: Siglo XXI.
matic Research, 38, 23-32
Davis, M.; McKay, M. y Eshelman, E.R.
Bagby, R.M.; Taylor, G.J. y Parker, J.D. (1986). Técnicas de autocontrol emocional.
(1994). The twenty-item –Toronto Alexitimia Barcelona: Martínez Roca.
Scale. II. Convergent, discriminant and con-
currente validity. Journal of Psychosomatic Deffenbacher, J.L. (1997). Entrenamiento
Research, 38, 33-40. en el manejo de la ansiedad generalizada.
En V.E. Caballo (dir.), Manual para el trata-
Barlow, D.H. (1992). Cognitive-behavioral miento cognitivo-conductual de los trastor-
approaches to panic disorder and social no psicológicos Vol 1 (241-266). Madrid:
phobia. Annual Meeting of the American Siglo XXI.
Psychiatric Association: Integrated treat-
ment of panic disorder and social phobia DiFilippo, J M. y Overholser, J C. (1999).
(1992, Washington, DC). Bulletin of the Cognitive-behavioral treatment of panic
Menninger Clinic, 56(2, Suppl A), 14-28. disorder: Confronting situational precipi-
tants. Journal-of-Contemporary-Psychothe-
Beck A. T., Rush, A.J., Shaw, B.F y rapy, 29(2), 99-113
Emery, G.(1983). Terapia cognitiva de la
depresión. Bilbao:DDB. (Orig. 1979). Dugas, M. J. y Ladouceur, R. (1997).
Análisis y tratamiento del trastorno por
Beck, A.T.; Sokol, L.; Clark, D.A.; Ber- ansiedad generalizada. En V.E. Caballo
chick, R. et-al. (1992). A crossover study of (dir.), Manual para el tratamiento cognitivo-
focused cognitive therapy for panic disor- conductual de los trastorno psicológicos, 1
der. American Journal of Psychiatry, Vol (211-240). Madrid: Siglo XXI.
149(6), 778-783.
Echeburúa Odriozola, E. y de Corral Gar-
Botella Arbona, C. y Ballester Arnal, R. gallo, P. (1991). Tratamiento psicológico de
(1997). Trastorno de Pánico: Evaluación tra- los trastornos de ansiedad. En G.Buela-
tamiento. Barcelona: Martínez Roca. Casal. y V.E. Caballo (Comps.), Manual de
Psicología Clínica Aplicada (285-304).
Bruce,T.J.; Spiegel, D.A.; Gregg,S.F. y Madrid: Siglo XXI.
Nuzzarello,A. (1995). Predictors of alprazo-
lam discontinuation with and without cogni- Echeburúa Odriozola, E; Salaberría, K.;
tive behavior therapy in panic disorder. Corral Gargallo, P.; Cenea, R. y Berasate-
American Journal of Psychiatry, 152(8), gui, T. (2000). Tratamiento del trastorno
1156-1160 mixto de ansiedad y depresión: resultados
de una investigación experimental. Análisis
Cautela, J.R. (1977). Behavior analysis y Modificación de Conducta, Vol. 26 (108),
forms for Clinical Intervention. Champain, 509-535.
Illinois: Research Press Company.
F. Martínez Sánchez. (1996). Adaptación
Craske, M.G. y Lewin, M.R. (1997). Tras- española de la Escala de Alexitimia de

200 CLÍNICA Y SALUD


M. Sánchez

Toronto (TAS-20). Clínica y Salud, 7(1), 19- pentherapie zur Versorgung von Patienten
32. mit Angststoerungen in der primaeraerztli-
chen Praxis. / Short-term therapy for
Labrador, F.J. (1992). El estrés. Nuevas patients with anxiety disorders in primary
técnicas para su control. Madrid: Temas de care. Verhaltenstherapie, 7(1), 5-13.
Hoy.
Sharp, D. M;. Power, K G; Simpson, R J;
Manning, J.J.; Hooke, G.R.; Tannen- Swanson, V et-al. (1996). Fluvoxamine, pla-
baum, D.A.; Blythe, T.H. et-al (1994). Inten- cebo, and cognitive behaviour therapy used
sive cognitive-behaviour group therapy for alone and in combination in the treatment of
diagnostically heterogeneous groups of panic disorder and agoraphobia. Journal of
patients with psychiatric disorder. Australian Anxiety Disorders, 10(4), 219-242.
and New Zealand Journal of Psychiatry,
28(4), 667-674. TEA . (1982). Adaptación española de
Inventario de Ansiedad Rasgo-Estado de
Margraf, J.; Barlow, D.H.; Clark, D.M. y Spielberger (STAI E/R).
Telch, M.J. (1993) Psychological treatment
of panic: Work in progress on outcome, Telch, M.J.; Lucas, J.A.; Schmidt, N.B.;
active ingredients, and follow-up. Beha- Hanna, H.H. et-al. (1993). Group cognitive-
viour-Research-and-Therapy; 31(1), 1-8 behavioral treatment of panic disorder.
Behaviour Research and Therapy, 31(3),
Muñoz, M. (1988). Características de 279-287.
enfrentamiento: aspectos perceptivos y
motores. Universidad Complutense. Madrid. Van den Hout, M.; Arntz, A y Hoekstra,
R. (1994). Exposure reduced agoraphobia
Neron, S.; Lacroix, D. y Chaput, Y. but not panic, and cognitive therapy redu-
(1995). Group vs individual cognitive beha- ced panic but not agoraphobia. Behaviour
viour therapy in panic disorder: An open cli- Research and Therapy, 32(4), 447-451.
nical trial with a six month follow-up. Cana-
dian Journal of Behavioural Science, 27(4), Vila, J. (1986). Técnicas de reducción de
379-392. ansiedad. En J. Mayor y F.J. Labrador
(Comps.). Manual de Modificación de con-
Petterson, K. y Cesare, S. (1996). Panic ducta (229-264). Madrid: Alhambra.
disorder: A cognitive-behavioural approach
to treatment. Counselling Psychology Quar- White, J; Keenan, M y Brooks, N. (1992).
terly, 9(2), 191-202. Stress control: A controlled comparative
investigation of large group therapy for
Rudd, M.D. y Joiner, T. (1998). The role of generalized anxiety disorder. Behavioural
symptom induction in the treatment of panic Psychotherapy, 20(2), 97-113.
and anxiety. Identifiable domains, conditional
properties, and treatment targets. Behaviou- Woodman, C.L.; Noyes, R.; Black, D.W.;
ral Modification, 22(1), 96-107. Schlosser, S. y Yagla, S.J. (1999). A 5-year
follow-up study of generalized anxiety disor-
Schulze, M; Osen, B. y Hand, I. (1997). der and panic disorder. Journal of Nervious
Verhaltenstherapeutische Kurzzeit-Grup- Mental Disorders. 187(1), 3-9.

CLÍNICA Y SALUD 201

También podría gustarte