Está en la página 1de 10

Diplomado “Género y Movimientos Feministas”

 
Seminario: Mujeres en lucha en Argentina 
Dra. Catalina Trebisacce. 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
Clase 2: El repliegue que no fue repliegue. De la década infame a 
las conquistas del peronismo

En la clase de hoy nos ocuparemos de un período extenso y paradójico en lo que


refiere a la lucha de feministas y de las mujeres en Argentina. Es un período que
habitualmente suele ser interpretado como de repliegue en lo que refiere a estas luchas.
Período de ausencias que se produciría entre las experiencias de la llamada primera ola y
1
segunda ola. Pero esta interpretación presenta al menos dos problemas, en primer lugar, la
invisibilización de la experiencia de la Unión Argentina de Mujeres, constituida por un
grupo de mujeres destacadas de la cultura porteña de segunda mitad de la década del treinta
y, en segundo lugar, la indiferencia ante la figura de Eva Perón, al movimiento de mujeres
que el peronismo organizó y a la adquisición de derechos civiles y políticos para las
mujeres que aconteció de la mano del peronismo. Con el objeto de desandar esta
interpretación del período, la clase en dos momentos. Un primer momento para analizar la
llamada década infame de los años treinta, su vuelta conservadora (de la que ya algo
hablamos en la clase anterior) y su resistencia en manos de las mujeres de la UAM. En un
segundo momento, nos ocuparemos de las conquistas que el peronismo procuró para la
población de las mujeres en lo que refiere a reformas legales y concretas en la calidad de
vida de muchas de ellas, y de la transformación subjetiva (y de horizonte de posibilidad)
que significó la aparición de la figura de Eva Duarte en la política nacional.

1
Aunque no profundizaremos aquí, es necesario de todos modos introducir, justo en esta clase, una
reflexión en torno a los límites de la importación de la cronología del movimiento feminista del primer
mundo. Esta cronología organiza un relato del movimiento de feminista occidental en olas, primera ola,
segunda ola y algunas autoras se animan a hablar de una tercera ola. En cualquier caso, la idea de la ola
quiere graficar una dinámica del feminismo que supone momentos de aparición y estruendo y en momentos
de retirada y calma. Y si bien esta manera-otra de narrar la historia-otra de las mujeres fue de gran utilidad
para comprender las características generales del feminismo occidental (del norte y del sur) en ocasiones,
como la que hoy nos toca, se convierte en obstáculo. Puesto que nada se espera que haya pasado en este
período de entre-olas y en lo que respecta a la historia local, han pasado muchas cosas.
El proyecto del 36 y la resistencia de la UAM

Como ya comentamos en la clase anterior, los años 30 estuvieron signados por el


conservadurismo, el autoritarismo y la crisis económica a escala internacional. En
Argentina estas características se combinaron con un golpe militar, fraudes eleccionarios,
violencia e inestabilidad política. Los años 30 pasaron a la historia de la Argentina como la
década infame, inaugurada con el golpe militar de José Uriburu, de inspiración fascista, al
2
gobierno desgastado del radical Hipólito Yrigoyen, y continuada por una serie de
gobiernos fraudulentos y de tendencias conservadoras.
Estas circunstancias particulares de la década le imprimieron una forma singular al
movimiento de mujeres. En principio, las asociaciones feministas socialistas, que había sido
las abanderadas de la lucha por la emancipación y la elevación de la mujer, se vieron
motivadas a acomodar sus objetivos y si bien no extinguieron sus propósitos feministas, se
orientaron a cuestiones consideradas más universales, vinculadas a la defensa de la
3
democracia y de la libertad política (Barrancos, 2010) . Pero las demandas específicas en
torno a la situación de las mujeres no se apagaron por completo en esta década, sino que
pasaron a ser sostenidas por otros (y nuevos) grupos de mujeres.
Recordemos que la década no sólo representó un retroceso en lo que respecta a
idearios democráticos, el fermento nazifascista se robusteció en oposición rabiosa a la
liberalización de las costumbres desplegada por el mundo capitalista como así también a la
tendencia de paridad entre varones y mujeres que se desplegaba en la experiencia del
comunismo soviético. La vuelta conservadora consideró importante -y parte de su tarea- la
reinstalación de los mandatos de domesticidad y valores tradicionales en lo que respecta a
los mandatos femeninos.
En este sentido, hacia mediados de la década aparece en el escenario local una
iniciativa para realizar modificaciones al Código Civil en lo que respecta a los derechos

2
Recordemos que desde la sanción de la ley Saenz Peña del 1912 que significaba una importante
democratización del sistema político local, el radicalismo se había constituido en la fuerza partidaria por
excelencia consiguiendo tres mandatos consecutivos hasta el momento del golpe del 30.
3
Barrancos, Dora “Transiciones. El acceso a los derechos políticos y sociales de las mujeres” en ​Mujeres en la
sociedad argentina. Una historia de cinco siglos,​ Sudamericana, Buenos Aires, 2010.
4
civiles de las mujeres. Este proyecto, conocido como ​Proyecto de 1936 ​(Cosse, 2008) ,
suponía un regreso a ciertas figuras de inferioridad para las mujeres y se constituía en la
triste evidencia de una ausencia de garantías en lo que respecta a derechos ganados bajo la
ley 11.357. La iniciativa había llegado al congreso y se temía que con los nuevos aires
conservadores ésta pudiera prosperar.
En reacción furiosa a esta avanzada se creó en 1936 la Unión Argentina de Mujeres
5
(UAM) con figuras como Victoria Ocampo y María Rosa Oliver. Ocampo fue su primera
directora entre 1936 y 1938 y luego la sucedió Oliver. Victoria Ocampo representa un
personaje sombrío para la historia del feminismo local. Las razones son múltiples, pero
podríamos decir que la primera mancha que lleva Ocampo está asociada a los privilegios de
clase de los que gozó, pero, para ser justas, deberíamos decir también que Ocampo resulta
una figura complicada también por su participación en el gobierno golpista de 1955. Estas
dos características, su cuna aristocrática y la participación en un gobierno antipopular
hicieron que fuera difícil la recuperación de su figura para la composición de la historia del
feminismo local. Sin embargo, su participación existió y su importancia no debería
desestimarse.
Victoria Ocampo nació en 1890 en una familia de elite. Fue criada, junto a sus
hermanas, entre Buenos Aires y París, hablando principalmente inglés y francés. En la
Universidad de la Sorbona entró en contacto con pensadores destacados de los años veinte,
que luego le sirvieron como contactos para los emprendimientos culturales que desarrolló
en Buenos Aires. En 1931 fundó la revista ​Sur ​cuyas páginas publicaron a las figuras más
importantes de la literatura, el arte, la política y la filosofía local e internacional. Victoria
conseguía los permisos para las traducciones de los artículos más recientes e importantes en

4
Cosse, Isabella “La lucha por los derechos femeninos: Victoria Ocampo y la Unión Argentina de Mujeres
(1936)” en Revista ​Humanitas,​ vol. XXVI, núm. 34, 2008, pp. 131-149. Disponible on line en:
https://www.aacademica.org/isabella.cosse/11.pdf​ En torno al Proyecto del 36 también se puede consultar
a Giordano, Verónica “Los derechos civiles de las mujeres y el proyecto de reforma del código civil de 1936:
el acontecimiento, la estructura, la coyuntura” disponible on line en:
http://slideshowes.com/doc/1333911/los-derechos-civiles-de-las-mujeres-y-el-proyecto-de-refo​...
5
Es importante no confundir la UAM con la UMA (o Unión de Mujeres Argentinas). La primera tuvo su
nacimiento en 1936 y mientras que la segunda se fundó una década después, en abril de 1947. Es muy
frecuente la confusión, especialmente entre los materiales de difusión, como la nota periodística
seleccionada como parte de la bibliografía para esta clase.
el mapa cultural europeo y luego norteamericano. ​Sur s​ e constituyó en una revista
6
vanguardista y Victoria Ocampo en una figura central de la vida cultural argentina.
Para el momento en que Oliver la convocó a hacerse cargo de la dirección de la
UAM ella ya era una personalidad destacada pero apenas comenzaba a interesarse en el
movimiento feminista y sus luchas. Y si bien su única participación orgánica fue en la
UAM, Victoria luego estuvo en contacto con mujeres feministas del exterior y de Buenos
Aires a lo largo de toda su vida. El interés de Ocampo por el feminismo estuvo asimismo
asociado al modo de vida que mantenía la escritora. Ella se manejaba como una mujer
independiente, con hábitos poco desarrollados entre la población femenina. Fumaba y
conducía su propio automóvil. También viajaba sola de Buenos Aires a cualquier galería de
arte del mundo, por no mencionar su temprana separación. Para Victoria el feminismo era
una revolución más inevitable que las guerras mundiales o el advenimiento del
7
maquinismo, sostenía.
Así es que cuando asomó el fantasma de la reforma del Código Civil de 1936
Victoria no dudó en alinearse en el feminismo y caminar a la cabeza de la UAM. Ella
explicó tiempo después:
… [la] reforma del Código Civil amenazaba los escasos derechos adquiridos de la mujer.
Del lado económico se reservaba a la mujer casada la suerte de los menores o los
dementes. Sin la autorización del marido, según el proyecto de reforma, supimos que
la mujer no podía: 1° trabajar en ninguna profesión, industria o empleo; 2° disponer
libremente del producto de su trabajo; 3° administrar bienes. El marido debía ser el
administrador obligado y legal; 4° formar parte de ninguna asociación civil,
comercial, etc.; 5° hacer o recibir donaciones. La cosa nos pareció tan insensata y
grave que decidimos con algunas amigas protestar ante los magistrados de quienes
dependía la reforma (Ocampo, 1954:36)

La composición de las mujeres que conformaban la UAM distaba de las


agrupaciones feministas anarquistas y socialistas de principio de siglo. Según María Rosa
Oliver: “éramos voluntarias, no funcionarias; burguesas, no empleadas u obreras”
(1969:351) Y por esta composición de sus integrantes algunas tareas que podía asumir la

6
La vida y la obra (espacialmente como traductora y editora) de Victoria Ocampo es extensa y no será
objetivo de la clase de hoy desarrollarla. Para ese fin pueden consultarse los materiales audiovisuales de
canal Encuentro, Documentales Bio.ar.
7
Ocampo, Victoria “La mujer, sus derechos y sus responsabilidades” en Ocampo, V. p. 159
organización estaban orientadas a hacer lobby y tocar puertas de personalidades
importantes del campo de la política y la cultura. Según Oliver conseguían entrevistas con
“legisladores, juristas, sindicalistas” (1969:351), se ponían en relación con otras
organizaciones feministas internacionales y conseguían cierta difusión en los medios
masivos de sus actividades y preocupaciones.
En estos años Ocampo aprovechaba su publicación para la producción de artículos
en los que reflexionaba sobre la condición de la mujer y sostenía una posición crítica con
las posturas más conservadoras que podían estar sustentado el temido proyecto de reforma.
La proyección de objetivos de la UAM era acotada, frenar la reforma del Código.
Sólo eso. Aun así la organización consiguió fundar una filiar en Santa Fe.
La postura de las mujeres de la UAM estuvo respaldada por los socialistas, los
comunistas y algunos liberales, expresados éstos últimos a través del diario ​La Nación.​ Con
estos apoyos, pero también porque el ​Proyecto del 36 no conseguía adeptos, la reforma no
se llevó a cabo. En 1938 Victoria Ocampo se aleja de la organización por la creciente
influencia del comunismo al interior de la organización. La organización perdió
importancia cuando la amenaza de la reforma del código se hubo disipado.

Entre las conquistas femeninas, el antifeminismo del peronismo y el antiperonismo de


las mujeres de izquierda

Para completar el análisis de este período nos debemos ocupar ahora del particular
proceso que se abre con el peronismo y la presencia inédita de una mujer, Eva Duarte, en
los altos mandos del poder político procurando, entre otras cosas, mejoras en la calidad de
vida de las mujeres pero simultáneamente declarándose opositora al feminismo.
Se trata de un proceso interesante no sólo porque de algunas de las luchas históricas
del feminismo se convirtieron en conquistas bajo el signo del peronismo (como ser la
conquista del voto) sino porque en ese momento las figuras que encarnaban al feminismo
contestaban el gesto de desprecio de Eva y se declaraban antiperonistas. Al tiempo, y para
complejizar más el cuadro, se gestaban agrupaciones de mujeres desde la izquierda que
procuraban diferenciarse tanto del peronismo como del feminismo, como fue el caso de la
Unión de Mujeres Argentinas (UMA).
En cualquier caso, es importante este período por lo controversial que resulta para la
historia del feminismo que no ha sabido luego cómo narrarla. Desde cierta corriente
historiográfica, en la que Marysa Navarro es una referente, se sostiene que Evita debe ser
considerada una figura del movimiento feminista, más allá de sus declaraciones contrarias,
8
por todo el trabajo que realizó en beneficio social y político de las mujeres . Desde
corrientes historiográficas menos revisionistas este generoso gesto es cuestionado. En
cualquier caso, cabe la duda, cabe la reflexión.

El peronismo significó sin lugar a dudas una transformación radical en la vida del
país por innumerables razones, siendo el papel inédito de la primera dama una de ellas. El
rol desempeñado por Evita fue conceptualizado, entonces y en el presente, como de puente
entre el General Perón y su pueblo. Pues su accionar de ninguna manera estuvo restringido
al trabajo sobre la población femenina. Evita fue considerada la abanderada de los
desacamisados por ser una pieza fundamental en el trabajo con los gremios y asociaciones
de trabajadores. De modo que la aparición de su figura impacta en el campo político y con
excedencia respecto de las luchas feministas. Ahora bien, como sostiene Dora Barrancos,
"el peronismo no representó una feminización del poder ni un cambio radical de las
atribuciones que culminara con vínculos paritarios entre varones y mujeres" (2010:158). En
tanto y en cuanto Eva era la primera en remarcar la importancia del sostenimiento de los
roles tradicionales de las mujeres. El empoderamiento de Eva constituyó una concesión,
afirma Barrancos, y deben leerse, entonces, tanto sus potencias como sus límites.
Ahora bien, como ya se dijo, Eva también tuvo como interlocutoras predilectas a las
mujeres amas de casa y a las empleadas, ante quienes se comprometía a transformar su
condición de ciudadana con la promoción el voto en igualdad de condiciones que a los

8
Marysa Navarro es una destacada historiadora feminista que se especializó en el estudio de Eva Duarte.
Escribió la biografía más consultada, ​Evita,​ y es más ferviente defensora de la recuperación de la figura de
Eva para la historia del movimiento feminista.
varones. A estas alturas de la historia, el voto femenino era ya punto programático de
cualquier partido político. De hecho, así apareció en las propuestas de diversos partidos al
momento de las elecciones presidenciales de 1946. Las presiones internacionales sobre este
asunto se hacía sentir. Pero lo cierto es que la ley 13.010 que les otorga a las mujeres la
capacidad de voto, fue celebrada desde el balcón de la Casa Rosada por Perón y Eva ante
una multitud que acompañaba en la Plaza de Mayo.
Eva Duarte había pedido que el tratamiento en las cámaras de la ley se iniciara
cuando ella volviera de un viaje oficial. Ni bien ella estuvo aquí, se inició el debate
parlamentario y Eva y un montón de mujeres lo acompañaron desde los palcos. Pero
mientras el peronismo, la izquierda y hasta el radicalismo apoyaban la medida, entre las
feministas la ley no fue celebrada. Sospechaban que el mismo fuera utilizado por el
gobierno para manipular a las mujeres. De repente y paradójicamente, las feministas se
encontraban sosteniendo la desconfianza por años sostenida por las fuerzas conservadoras
para no apoyar el sufragio femenino.
Luego de la sanción de la ley, Eva se ocupó de la creación del Partido Peronista
Femenino, que era un órgano de participación política para las mujeres pero exaltaba
posiciones conservadores en su concepción de mujer. Aún así, el trabajo en el partido fue
muy exigido para las militantes porque las tareas eran muchas e intensas, como fue el
primer censo femenino desarrollado con el fin de saber con la mayor exactitud posible
quiénes eran las mujeres que en los distintos puntos del país estarían dispuestas a apoyar al
peronismo. Pero Partido Peronista Femenino no sólo se ocupaba de tareas políticas, las
unidades básicas hacían trabajo social, educativo y cultural en los barrios. En ocasiones
ofrecían cursos de formación de diversa índole para un posible desarrollo laboral de las
mujeres. Pero mismo en lo que se refiere a participación política clásica, hay que señalar
que durante los años de gobierno peronista la presencia femenina en los órganos de
representación fue de alta cuota y la misma decreció fuertemente luego del golpe de 1955,
con lo cual es fácil de afirmar que se trató de un régimen político que procuró abrir las
oxidadas puertas de la política para la participación en ella de la población históricamente
excluida.
Hablar de peronismo y de mejoras en las condiciones de vida de las mujeres exige
que se mencione la sanción de la ley 14.367 de 1954 que proclamaba la igualdad de los
hijos naturales con los legítimos. Fue una ley especialmente defendida por Perón y Eva a
consecuencia de sus experiencias biográficas por las que llevaron las marcas de la
ilegitimidad. Pero la igualdad jurídica conseguida para los/as hijos/as impactaba también en
las madres de esos/as hijos/as. La condición de ilegitimidad de ciertos nacimientos había
servido para la discriminación de hijos/as resultado de adulterio o de incesto. La nueva ley
ponía a éstos/as hijos/as en igualdad de condiciones respecto de los/as hijos/as de
sacrosantos matrimonio. Sin dudas esta ley transformó la vida de muchas mujeres
estigmatizadas socialmente y que hasta entonces estaban también castigadas jurídicamente.
Asimismo, en 1954 se debatió en parlamento y se consiguió la sanción del divorcio
vincular. Otra gran lucha histórica del feminismo. Aunque esta victoria duraría poco tiempo
puesto que el golpe de 1955 lo dejaría sin efecto.
Mientras el peronismo se desarrollaba y producía algunas transformaciones en la
vida de las mujeres, desde la izquierda mujeres opositoras al peronismo comenzaron a
congregarse. Se destaca en este período la creación de la Unión de Mujeres Argentinas
(UMA) de 1947, una agrupación ligada al Partido Comunista. En ella participaron figuras
como Fanny Edelman, Mane Bernardo y María Rosa Oliver (ex-UAM). La UMA tuvo
larga vida, e incluso tiene en la actualidad algunas derivas muy particulares. Pero cuando se
funda lo hace con el objetivo de nuclear a mujeres y capacitarlas para la participación
política. En esta década, y por tres décadas más, esta organización no se declarará feminista
aunque parte de su agenda de actividades estuvo orientada a acompañar las demandas de la
lucha feminista.

Dos líneas a modo de cierre


La clase de hoy orientada a trabajar sobre un período sumido en el olvido de la propia
genealogía feminista o plagado de debates en torno a su pertinencia, debe convertirse en
ocasión de revisar las historias que narramos desde el propio feminismo. Ocasión también
para detenernos a repensar cuáles son los criterios implícitos que se han establecido en
nuestra historia-otra respecto de quienes pueden encarnar al/a la sujetx del feminismo y
quienes no, quienes pueden ser sumados al relato feminista y a quienes vamos a someter al
olvidar.

Bibliografía obligatoria:

-Barrancos, Dora "Participación política y luchas por el sufragio femenino en Argentina


(1900-1947)" en ​Cuadernos de inter-c-a-mbio sobre Centroamérica y el Caribe​ en vol 11,
n° 1, 2014. disponible en
http://ri.conicet.gov.ar/bitstream/handle/11336/3685/CONICET_Digital_Nro.4852_A.pdf?s
equence=2&isAllowed=y

- Pinto, Felisa “Victoria para todas” en Suplemento las 12, Página/12


https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-6358-2011-03-04.html

Material audiovisual recomendado:

-Biografía de Victoria Ocampo por Canal Encuentro:


https://www.youtube.com/watch?v=sl4x_T86YM0