Está en la página 1de 9

DEMANDA CIVIL EN REPARACIÓN DE DAÑOS Y PERJUICIOS

ACTO NÚMERO. 2099-2015.

EN EL MUNICIPIO SANTO DOMINGO ESTE, PROVINCIA SANTO DOMINGO,


REPÚBLICA DOMINICANA, A LOS VEINTE (20) DÍAS DEL MES DE
NOVIEMBRE DEL AÑO DOS MIL QUINCE (2015).

===== ACTUANDO a requerimiento de los señores SANDRO JOSÉ PÉREZ Y


MARCIA DE LEON ARACENA, dominicanos, mayores de edad, portadores de las
Cédulas de Identidad y Electoral Nos. 001-1791579-3 Y 001-1842361,
domiciliados y residentes en calle Respaldo Clarin, Provincia Santo Domingo, EN
SUS RESPECTIVAS CALIDADES DE LESIONADOS; quienes tienen como
Abogado Constituido y Apoderado Especial al DR. JOSÉ MERCEDES VARGAS
BATISTA, dominicano, mayor de edad, casado, portador de la Cédula de
Identidad Personal y Electoral No. 001-0093532-9, Abogado de los Tribunales de
la República, con estudio profesional abierto en el Jacinto Ignacio Mañón No. 41,
Plaza Nuevo Sol, Local 17-B, 2do Piso, Ensanche Paraíso, Santo Domingo, D. N.,
lugar donde mis requerientes hacen elección de domicilio para todos los fines y
consecuencias legales del presente acto;

Yo, TILSO NATHANAEL BALBUENA VILLANUEVA, Alguacil Ordinario del


Juzgado de Paz Especial de Tránsito del Distrito Nacional, Sala V, debidamente
nombrado, recibido y juramentado para el regular ejercicio de los actos de mi
propio ministerio, dominicano, mayor de edad, portador de la Cédula de Identidad
y Electoral No. 001-1615001-2, domiciliado residente en la calle Pedernales, No.
163, Ensanche Espaillat, Santo Domingo, Distrito Nacional.-

EXPRESA ANTE y en virtud del anterior requeriento, me he trasladado, siempre


actuando dentro de mi jurisdicción, ÚNICO: A la Calle Lea de Castro, No. 256,
Edif. Teguias, Apto. 3B, Los Mina, Norte de Santo Domingo Este, que es donde
tiene su asiento social la Entidad FUNDACIÓN DEL PROGRAMA DE RECOGIDA
DE BASURA DE LOS MINA NOR., y una vez allí hablando con
__________________________, quien me declaró y dijo ser_________________,
de mi requerido, de lo cual doy fe y es de mi conocimiento personal; LE HE
NOTIFICADO A MI REQUERIDA, que mis requerientes por medio del presente
acto LE CITO Y EMPLAZA para que en la OCTAVA FRANCA LEGAL
comparezca como fuere de derecho, a las Nueve de la Mañana (9:00 A.M.) horas
de la mañana, por ante LA CAMARA CIVIL Y COMERCIAL DEL JUZGADO DE
PRIMERA INSTANCIA DEL DISTRITO NACIONAL, a una de sus salas la cual
será designada al efecto, a la audiencia que en sus atribuciones CIVILES,
celebrara en su local de costumbre sito en uno de los salones del Palacio de
Justicia de la Feria; situado en la calle Hipólito Herrera Billini Esq. Calle Juan de
Dios Ventura Simó, del Centro de los Héroes, de Constanza Maimón y Estero
Hondo, de esta ciudad; a los MEDIOS y FINES siguientes:

ATENDIDO: A que en fecha SEIS (06) DEL MES DE OCTUBRE DEL AÑO DOS
MIL DOCE (06-10-2012), siendo las 15:30 mientras el señor ROLANDO RAMON
ELIAS ARIAS, maniobraba la cosa (Vehículo) Placa EX05474, Chasis
JDA00V11800068255, Tipo CAMION, Marca DAIHATSU, Amparado por la Póliza
1-2-500-0190990, en virtud del accidente de tránsito ocasionado por la cosa
Propiedad de la Entidad FUNDACION DEL PROGRAMA DE RECOGIDA DE
BASURA DE LOS MINA NOR., Choco con tal magnitud la motocicleta conducida
por el señor SANDRO JOSE PEREZ, resultando este, al igual que su
acompañante la señora MARCIA DE LEON ARACENA con golpes traumas,
laceraciones y heridas, como se muestra en los certificados médicos legales, en
virtud del accidente de tránsito ocasionado por la cosa propiedad de la entidad
FUNDACIÓN DEL PROGRAMA RECOGIDA DE BASURA DE LOS MINA NOR.

PROVINCIA SANTO DOMINGO

ATENTIDO a que, a consecuencia del hecho a la cosa, a mis requerientes le ha


ocasionado daños y perjuicios, morales y materiales, que ascienden a la suma de
dinero siguiente VEINTE MILLONES DE PESOS DOMINICANOS
(RD$20,000,000.00).

ATENDIDO: A que la cosa inanimada (vehículo) de que se trata tuvo una


participación activa en los hechos que motivaron los daños, cuya reparación se
reclama, según se desprende de las declaraciones del señor ROLANDO RAMOM
ELIAS ARIAS, contenidas en el acta de transito levantada al efecto.

ATENDIDO: A que al momento del accidente, la entidad FUNDACION DEL


PROGRAMA DE RECOGIDA DE BASURA DE LOS MINA ÑOR, tenía la guarda
de la cosa, Placa EX05474, Chasis JDA00V11800068255, Tipo CAMION, Marca
DAIHATSU, por lo que es en consecuencia responsable de todos los daños y
perjuicios sufridos por mi requeriente, en virtud de la Responsabilidad Civil del
Guardián de la cosa Inanimada, conforme lo establece el artículo 1384, párrafo
1ro. Del Código Civil de la República Dominicana, responsabilidad civil que es de
pleno derecho, por la presunción de responsabilidad que pesa contra el guardián
de la cosa inanimada; en virtud de que el propietario es quien tiene el poder de
MANDO y DIRECCION de la cosa bajo su dominio.

ATENDIDO: Que el hecho controvertido, en el caso que se desenvuelve, trata


sobre la determinación de Responsabilidad de la Cosa Inanimada, sobre la que la
parte demandada tiene una presunción de causalidad, ya que es una cosa que
está bajo su dominio, y dirección de tal suerte que los descuidos o desperfectos de
la cosa inerte, influirían notablemente en la responsabilidad de quien debe tener la
presunción de guarda del estado óptimo de la cosa;

ATENDIDO: Que sin establecer una responsabilidad automática que llevaría


consigo al riesgo, ya sea de hacerle perder al guardián la conciencia de sus
obligaciones ya sea de realizar toda actividad, la jurisprudencia ha sabido
descubrir un régimen que protege eficientemente LAS VICTIMAS y lo ha extendido
a todos aquellos casos en que las nuevas condiciones de la vida tornaban
necesaria esa protección, que es la responsabilidad que nace o se deriva de la
presunción de guarda de la cosa inerte o inanimada, del que se presume que se
tiene una vigia guarda o dirección, la cual está amparada por el articulo 1384
numeral 1ro. Del Código Civil Dominicano;

ATENDIDO: Que, nuestra SUPREMA CORTE DE JUSTICIA, ha decidido un


aspecto importante en torno a la responsabilidad de la cosa inanimada al precisar
que esa responsabilidad solamente puede ser aniquilada POR LA PRUEBA DE
UNA FUERZA MAYOR O UN CASO FORTUITO O UNA CAUSA AJENA, siendo
ineficaz la prueba negativa de que no se ha incurrido en falta, o que la causa del
hecho dañoso ha permanecido desconocida; y en la especie la presente demanda
cumple con los tres requisitos fundamentales para materializarse la
Responsabilidad Civil, a saber 1) Una presunción de causalidad 2) Un perjuicio 3)
Una relación entre la causalidad y el perjuicio. O lo que es lo mismo a) Un daño o
perjuicio cierto, efectivo y directo b) Un interés pecuniario afectado y asegurable;
c) Un derecho adquirido y personal del reclamante, condiciones estas que han
quedado evidentemente demostradas en la presente demanda.

ATENDIDO: Que al momento del accidente la compañía SEGUROS COLONIAL,


S. A., era la aseguradora de la cosa de la entidad FUNDACION DEL PROGRAMA
DE RECOGIDA DE BASURA DE LOS MINA NOR., mediante la Póliza 1-2-500-
0190990. Marca DAIHATSU, Placa EX05474, Chasis JDA00V11800068255, Tipo
CAMION, Propiedad de la entidad FUNDACION DEL PROGRAMA DE
RECOGIDA DE BASURA DE LOS MINA NOR., vigente; por lo cual se pone en
causa a fin de que la sentencia a intervenir le sea oponible, con todas sus
consecuencias legales y hasta el límite de la póliza, de conformidad con lo
dispuesto en el artículo 1384, párrafo 1ro., del Código Civil Dominicano y 124 de la
Ley 146-02 sobre Seguros y Fianzas de la República Dominicana, que sustituyó la
Ley 41-17 sobre Seguro Obligatorio de Vehículos de Motor y pague a cuenta del
demandado, pues para esto es que se aseguran las cosas;

ATENDIDO: Que el artículo 124 de la Ley 146-02 sobre Seguros y Fianzas en la


República Dominicana establece “para los fines de esta ley, se presume que: a) La
persona que conduce un vehículo de motor o remolque asegurado lo hace con
expresa autorización del suscriptor o asegurado de la póliza o el propietario del
vehículo asegurado. B) El suscriptor o asegurado de la póliza o la propietaria del
vehículo asegurado es comitente de la persona que le conduzca, y por lo tanto
civilmente responsable de los daños causados por el vehículo. Art. 131 de la
citada Lev 146-02, “el asegurador solo estará obligado a hacer pagos con cargos a
la póliza cuando se le notifique una Sentencia Judicial, con autoridad de la cosa
irrevocablemente juzgada, que condene al asegurado a una indemnización por
lesiones o daños causados por el Vehículo de Motor o Remolque accidentados, y
por las costas judiciales debidamente liquidadas, y siempre con la condición de
que el asegurador haya sido puesto en causa mediante acto de alguacil en el
proceso que hubiere dado lugar a la sentencia por el asegurado a los terceros
lesionados. Razón por la cual procede la Demanda en Justicia en contra de la
entidad FUNDACIÓN DEL PROGRAMA DE RECOGIDA DE BASURA DE LOS
MINA NOR., y la declaratoria de oponibilidad en contra de la Cía. SEGUROS
COLONIAL, S. A., con todas sus consecuencias legales;

ATENDIDO: Que si bien es cierto el Código Tributario y Financiero de la República


Dominicana (Ley 11-92) eliminó los intereses legales contemplados en la antigua
Ordenanza 312 sobre Usura, no es menos cierto que dicha eliminación conlleva a
que sean los juzgadores quienes indexen las sumas indemnizatorias que tengan a
bien fijar a mis requeridos, tomando en cuenta el valor del dinero y su tendencia a
disminuir con el paso del tiempo, de acuerdo al índice de precio al consumidor
elaborado por el Banco Central de la República Dominicana;

ATENDIDO: Que, procede ordenar una ASTREINTE de Cinco Mil Pesos


(RD$5,000.00) por cada día dejado de pagar, a partir de la notificación de la
sentencia en contra de la entidad FUNDACIÓN DEL PROGRAMA DE
RECOGIDA DE BASURA DE LOS MINA NOR., a fin de vencer la resisten fio
injustificada que pudiera oponer frente a su obligación de pagar indemnización que
se acordare en vista de su Responsabilidad Civil que de pleno derecho pesa en su
contra, en su contra en su calidad de Guardián de la Cosa Inanimada;

ATENDIDO: Que, la presente Demanda se fundamenta en lo establecido por el


artículo 1384 párrafo 1ro. Del Código Civil Dominicano, y los artículos 124 y 131
de la Ley 146-02 sobre Seguros y Fianzas en la República Dominicana, con todas
sus consecuencias legales.

ATENDIDO: Que nuestra SUPREMA CORTE DE JUSTICIA ha decidido que


todas las infracciones previstas por la Ley No. 241 de 1967 sobre Tránsito de
Vehículos de Motor, constituyen delitos, aun cuando la misma ley castigue a
algunas de ellas con penas que exceden los límites de las penas correccionales.
En consecuencia desde el punto de vista de la prescripción están sometidas al
plazo de prescripción la materia correccional que es de tres años; y no plazo del
Art. 2271 del Código Civil, que es de seis meses (Tratado Práctico de
Responsabilidad Civil Dominicana Pág. 85, Dr. Jorge A. Subero Isa.). S.C.J. 09 de
Junio 1961, Pág. 1155 y S. C. J., 26 de Octubre 1977, B. J., 803, Pág. 1968).

ATENDIDO: A que además hasta el mes de octubre de 1970, nuestra SUPREMA


CORTE DE JUSTICIA mantenía el criterio, de que la acción civil a la que tiene
derecho la víctima de un accidente de Vehículo de Motor fundada en el Art. 1384.
Párrafo 1ro., del Código Civil (Responsabilidad por el hecho de las Cosas
Inanimadas) prescribía a los seis meses de ocurrido el accidente, según las
disposiciones del Art. 2271 del Código Civil según este criterio poco importa que
dicha acción tuviera su origen en una infracción penal. Era la consagración del
principio de la independencia de la acción Civil y de la acción Penal. Felizmente
nuestra Suprema Corte de Justicia en el mes de octubre del 1970 transforma el
régimen imperante anteriormente y establece que cuando se demanda al
Guardián de la Cosa Inanimada para que responda por un hecho incriminado, la
prescripción no es la de seis (06) meses como establece el artículo 2271 del
Código Civil Dominicano sino de tres (03) años, (Tratado Práctico de
Responsabilidad Civil Dominicana. Pág. 86, Dr. Jorge A. Subero Isa.) (S.C.J. 02
de Octubre del 1980, BJ 719 Pág. 20).

ATENDIDO: A que lo expuesto precedentemente se fortalece aún más con el


criterio consagrado por el legislador del Art. 47 de la Ley 146/02 sobre Seguros y
Fianzas de la República Dominicana al establecer lo siguiente: “Se establece una
prescripción extinta a partir de la fecha del siniestro, después de la cual no podrá
iniciarse ninguna acción contra el asegurado o asegurador, según se estipula, dos
(02) años para el asegurado y/o los beneficiarios; y (3) años para los terceros”.

ATENDIDO: Que es de criterio constante y nuestra jurisprudencia así lo afirma,


cada vez que tiene la oportunidad, al utilizar la forma siempre repetida de que esta
dase de demanda están fundamentadas no en una presunción de falta, sino en
hechos y circunstancias extrañas a la prevención.

ATENDIDO: Que tanto la Jurisprudencia Francesa como la Dominicana han


moldeado una solución al tema en base al análisis del contenido de concepto de
Prevención y la aplicación de los principios de la Responsabilidad Civil Presumida
(ausencia de falta) que reina en materia del hecho de las Cosas Inanimadas.

ATENDIDO: A que la presunción de Responsabilidad que pesa sobre el Guardián


de la Cosa Inanimada, se encuentra claramente diferenciada de la responsabilidad
civil por el hecho personal (Art. 1382 C. Civil) y aún de la Responsabilidad Civil por
el Hecho de otro gobernada por los demás casos que organiza el complejo
sistema del artículo 1384, ya que en el caso del párrafo I de este texto legal el
guardián es responsable aunque pruebe que no ha cometido falta, o aunque la
víctima no le prueba falta alguna.

ATENDIDO: A que lo anterior significa que a los fines de alcanzar el objetivo


trazado por el legislador en esta materia, resulta irrelevante la decisión del Juez,
que juzga el aspecto penal del caso, ya que la aprobación de una indemnización
civil no DOMINICANO, en su calidad de propietario del vehículo causante de los
daños, al pago de la suma de VEINTE MILLONES DE PESOS DOMINICANOS
(RD$20,000,000.00), moneda de curso legal, o la suma que el juez estime justa
a favor de los señores SANDRO JOSÉ PÉREZ Y MARCIA DE LEÓN ARACENA,
a título de indemnización repartidos de la siguiente manera: DIEZ MILLONES DE
PESOS DOMINICANOS (RD$10,000,000.00), para la señora MARCIA DE LEON
ARACENA, a título de indemnización en su calidad de lesionada, por los golpes y
heridas recibidos, todo a consecuencia del accidente de tránsito referencia;

TERCERO: CONDENAR a la entidad FUNDACION DEL PROGRAMA DE


RECOGIDA DE BASURA DE LOS MINA NOR., a través DEL ESTADO
DOMINICANO, en su ya expresada calidad, a los valores correspondientes con
respecto a la indexación de la suma a la que sea condenado a partir de la
demanda y hasta tanto haya pagado, tomado en cuenta el valor del dinero y su
tendencia a disminuir con el paso del tiempo, de acuerdo al índice de precio al
consumidor elaborado por el Banco Central de la República Dominicana.

CUARTO: CONDENAR a la entidad FUNDACIÓN DEL PROGRAMA DE


RECOGIDA DE BASURA DE LOS MINA NOR., a través DEL ESTADO
DOMINICANO, al pago de un ASTREINTE de CINCO MIL PESOS (RD$5,000.00)
diarios o la suma que el Juez estime de lugar, a partir de la notificación de la
sentencia a intervenir a fin de vencer la resistencia injustificada que apondría el
deudor frente a la obligación de pagar la indemnización que el Juez a
consideración justa ya que la astreinte es una facultad dada a los jueces para que
se preocupen de que sus decisiones sean ejecutadas;

QUINTO: DISPONER la Ejecución Provisional de la Sentencia a intervenir no


obtente cualquier recurso que se interponga contra la misma, contra el deudor
principal en cuanto a la indemnización acorde y únicamente, en su totalidad o en
parte de la misma, con fianza, prescribiendo una garantía personal conforme lo
establece el artículo 130 de la Ley 834 del 1978;

SEXTO: CONDENAR a la entidad FUNDACIÓN DEL PROGRAMA DE


RECOGIDA DE BASURA DE LAS MINA NOR., a través DEL ESTADO
DOMINICANO, en su ya indicada calidad, al pago de las costas con distracción en
provecho del DR. JOSÉ MERCEDES VARGAS BATISTA, quienes afirman
haberlas avanzado en su totalidad;

SÉPTIMO: DECLARAR Y ORDENAR, que la sentencia a intervenir es oponible a


la Cía. SEGUROS UNIVERSAL, S. A., por ser la entidad aseguradora de la cosa
que produjo el daño.

BAJO LAS MÁS AMPLIAS Y EXPRESAS RESERVAS DE DERECHOS Y


ACCIONES

Y para que mí requerida, no pretenda alegar ignorancia o desconocimiento del


contenido del presente acto, así se lo he notificado, declarado y advertido,
dejándoles copia fiel y conforme al original del presente acto, en manos de las
personas con las cuales dije haber hablado en el lugar de mi indicado traslado, el
cual está debidamente numerado y consta de Ocho (8) páginas debidamente
rubricadas, selladas y firmadas por mi Alguacil infrascrito, que CERTIFICO Y DOY
FE.

Costo RD$ _4,000.00_

DOY FE:

EL ALGUACIL

También podría gustarte