Está en la página 1de 11

Solano Herrera Gibran Emmanuel

Sociedad Feudal: España y el imperio.

Civilización y negación en la península

El historiador, como un ente selectivo.

¿Qué hace una nación ser una nación? Acaso es: su cultura, su
pensamiento religioso, sus instituciones o su historia. A razón de ser de este
trabajo, se piensa que cada uno de estos factores influyen en la construcción de
las naciones. Pero tal vez todo esto no tenga sentido, pero sí de algo me di cuenta
a lo largo del curso es como cada uno de estos factores determinan el cómo se
concibe la historia de los pueblos que hoy en día le dan consistencia al mundo.

De ciegos y sordos se construye el pasado, es un adagio que me gusta


mucho, debido a que, como entes selectivos, los historiadores, nos encargamos
de mostrar los hechos o de darle luz a lo que fue. Pero, a veces se nos olvida que
los y las historiadoras, son seres humanos, con sentimientos, afecciones,
desagrados, posturas ideológicas, políticas, culturales y religiosas. Y de acuerdo a
ellas también escriben y se desarrollan en la vocación de mirar al pasado.

Quizás este trabajo sea más una especie de divagación teórica con lo que
respecta al periodo y tema que nos ocupa y que son los intereses reales de este
trabajo, las siguientes líneas serán una serie de comentarios y critica, en torno a
ciertos conceptos que son importantes para el desarrollo principal de las tesis que
se han empeñado en buscar el “origen” de la unidad española en territorio Ibérico.

Por ello a lo largo de las siguientes líneas nos enfocaremos lo que ha mi


entender resalta la condición principal que tiene la península en torno a sus
habitantes, su manera de pensar la realidad y su conflicto histórico. El bárbaro, el
occidental, el infiel, el cristiano, el español, el ciudadano y el romano, son
conceptos que pondrán de cabeza la discusión en cuanto a la revisión de las
fuentes se ha tratado. Cabe señalar que estos planteamientos, van de la mano,
con dos textos que fueron determinantes al momento de elegir este tema y no
otro. Europa ante el espejo de Joseph Fontana y “La Edad Media I. Bárbaros,
cristianos y musulmanes” de Umberto Eco; son textos que considero pueden

1
1
Solano Herrera Gibran Emmanuel
Sociedad Feudal: España y el imperio.

aportar mucho en torno a la sobrada discusión académica en torno a postulados,


que intentan negar la influencia de un ente musulmán en pleno occidente, así
como negar el o sobre exaltar la figura del Visigodo, como agente causal que le
dio identidad a lo que, muchos hoy en día entiende por hispanidad.

Es pues, que considero que este trabajo puede hondar un poco sobre la
superficie y así establecer un debate más certero en tono a cómo la negación de
un aspecto que se nos es incómodo, puede perjudicar la labor del historiador, al
momento de intentar reconstruir el pasado, por qué como ya se mencionó párrafos
más arriba, el historiador en s papel de sujeto selectivo, termina por dar más
sombras que luz al pasado.

Desarrollo del contexto

De Barbaros, cristianos, visigodos, romanos, infieles y musulmanes, esta


constituida la península, pero ¿Qué pasa cuando una termina por subyugar a la
otra? Podríamos decir que ciertos rasgos que componen la totalidad desaparecen
y se pierden en el limbo histórico de que queremos estudiar, debido a esto,
grandes problemáticas surgieron al momento de establecer un contexto general
del trabajo.

Esto se debe principalmente a una serie de patrones que he de seguir para


poder darle un poco de sentido a lo que se quiere realizar. Por ello he de
mencionar que haremos constantes saltos de tiempo entre lo que es el contexto
general de la pugna que tuvieron distintos pueblos dentro de la península y lego la
discusión en torno a cómo se escribe la historia y bajo que parámetros surgen
ciertos agentes hegemónicos que terminan por esconder a uno de dichos actores.

Para ello quisiera empezar, por una de las partes más importantes, pero
que podemos observar de manera más clara, por su carácter casi inmutable y que
no cambia, de no ser por la mano del hombre. La península Ibérica, se encuentra
en el extremo más occidental de Europa, su línea divisoria la establecen los
Pirineos, una serie de columnas montañosas que termina por cercar la región y
separarla del resto de Europa, y su extensión llega hasta el denominado “Estrecho

2
1
Solano Herrera Gibran Emmanuel
Sociedad Feudal: España y el imperio.

de Gibraltar” lugar donde el Mediterráneo y el océano Atlántico se unen, además


de separarlo del continente africano. –Si le pregunta a un servidor, la península, es
más como una isla anclada a la tierra y por ende un lugar propicio para el
multiculturalismo–.

Es en este territorio donde se desarrolla la vida en la región. Propicio para


la trashumancia, la minería y el comercio que se desarrollaba en el sur con su
constante salida con el mediterráneo.

Ahora pues, para efectos de este trabajo encontramos tres momentos de


ruptura que nos permitirá establecer la discusión principal que generaremos más
adelante:

1.- La conquista de la península por los romanos

2.- La conquista visigoda, alana y vándala

3.-finalmente la conquista musulmana y la llamada “reconquista” de los


reinos españoles.

Cabe mencionar, que dentro de estos puntos de ruptura existen otros, que
son importantes, pero al ser estas las generalidades que se tienen para la
construcción de la identidad europea son las más mencionadas.

Y en torno a la discusión de ¿cómo se escribe la historia? Encontramos dos


periodos importantes:

1.- El espíritu romántico cientificista del siglo XIX

2. El periodo franquista y la posterior ruptura historiográfica a su caída


durante el siglo XX.

No quisiera hondar más en estos puntos, por qué desde mi punto de vista,
esto puede ser mejor desarrollado en el análisis más profundo que haremos más
adelante. Debo admitir que estos puntos son algo banales y se ciñen a la
discusión de las luchas de occidente por mostrarse, o que intenta se mostradas
dentro del pensamiento europeo occidental. Por ello, el pensamiento Romano,

3
1
Solano Herrera Gibran Emmanuel
Sociedad Feudal: España y el imperio.

visigodo y cristiano medieval, van a ser discursos retomados durante los siglos de
revisión histórica medieval, como aquello que debe ser demostrado ante lo que le
es ajeno. Pese a que a lo largo del análisis podremos observar que, pese a estos
terminaron por ser pensamientos hegemónicos en ciertos momentos de la historia,
terminaron por ser “el otro”.

Reflexión y Análisis profundo.

“De lo bárbaro a lo civilizatorio; Grecia y Roma como la cuna de la otredad”

Grecia, pero sobre todo Roma, son las naciones muestra, de todo aquello
que occidente aspira a ser. Bajo su pensamiento se han construido los conceptos
más importantes bajo los que Europa va a hacer su separación del resto del
mundo. Conceptos como: la ciudadanía, la libertad, la democracia, lo intelectual, lo
puro, dueño de la legalidad y el derecho, así como de la institucionalidad.

Todo esto, fundamenta en preceptos teórico filosóficos, que ponían a estas


naciones cómo la epitome del pensamiento, propios del mundo al que se
enfrentaban. Los griegos, fueron los primeros en querer hacer una separación con
el resto del mundo, sus estructuras políticas en torno a las polis y el peligro que
enfrentaban frente al invasor Persa, este ente amenazaba la libertad que los
griegos supuestamente habían construido para su pueblo, y decimos que es un
“supuesto” porque de acuerdo a las formas en que la democracia ateniense
estaba constituida, era para que solo las elites, gobernaran, bajo el supuesto de
ser más humanos que todos aquellos que no gozaban del derecho Griego de la
libertad,

Todos estos valores, fueron heredados por la Romanidad, conjuntándolo


con el termino de Ciudadano, el ciudadano, va ser aquel hombre constituido en el
derecho romano y facultado para ser parte de la comunidad. El romano, va a ser
pues, aquel agente encargado de civilizar a todo aquello que no se muestre como
tal, aquí el sujeto que se conoce como “bárbaro” se va a ir mostrando de mejor
manera, la romanización se va a encargar de ello, va a aplastar todo aquello que

4
1
Solano Herrera Gibran Emmanuel
Sociedad Feudal: España y el imperio.

no le convenga para la agenda política del imperio, la republica o la monarquía. El


esclavo, será esclavo, porque no es lo suficiente humano.

Sin embargo, existe una problemática en esta forma de mirarse así misma
de parte de la cultura occidental, los romanos y los griegos en su búsqueda de
idealizar sus propios estándares civilizatorios y excluir aquellos componentes de
los que no pertenecen, traen consigo la rebelión, la usurpación y la integración de
ciertos valores que para lograr estabilidad política tiene que ser aceptados. Tal es
el caso del judaísmo, que logro pactar con el poder político para poder conservar
sus ritos y practicas socio culturales, que más adelante le abriría la puerta para la
consolidación y auge del cristianismo. Así mismo, las formas de control que el
imperio adopto después de la anexión de Hispania y de Britania, con lo que este
se volvió tan basto en cuanto extensión geográfica, que las filas romanas, parte
importante de la ciudadanía romana les eran insuficientes, para satisfacer la
demanda del ejercicio principal romano que era la guerra y la anexión.

Filas que fueron llenadas, por una serie de tribus al norte del Rin, venidos
de la zona Escandinavia, del centro de Asía y de todas partes que no fueran
romanas, esta nueva sociedad se fue integrando en las formas de vida del
imperio, pero sin la necesidad de perder su identidad, pero si ganando los
beneficios que otorgaba pertenecer a la milicia. Así pues, entre problemas internos
y externos la romanidad se vino abajo. Justo cuando la religión había cambiado,
las estructuras de poder imperial se habían dividido en dos bajo el mandato de
Teodosio, proveniente de Hispania, y después de una serie de invasiones de los
pueblos Germanos terminaron por dividir y fragmentar y romper al imperio en su
parte occidental. Para el año 476, en plena decadencia económica, inestabilidad
política, vacíos de poder el emperador, de poca credibilidad y marioneta de los
señores de la guerra depone y el poder pasa a ser parte de estos pueblos
denominados como bárbaros.

Ahora bien, mientras nos atañe la cuestión de la península, la cual había


mantenido un fuerte dominio Romano, en plena decadencia Romano, el
emperador Honorio, pactó con el Reya Alarico, gobernante de los visigodos para

5
1
Solano Herrera Gibran Emmanuel
Sociedad Feudal: España y el imperio.

ceder las tierras de Aquitania II, a cambio de que estos defendieran y apoyaran a
Roma, en sus disputas bélicas.

Cómo podemos observar, pese a que existía un abierto rechazo de Roma a


estos pueblos, a lo largo de la historia, podemos encontrar pactos entre los
distintos pueblos, que hacían una convivencia con las espadas ocultas detrás de
la espalda. Aun así, estos pactos solo eran meras formalidades políticas, que
permitían la estabilidad en la región y la protección del imperio, sin embargo, las
desavenencias se encontraban más en el terreno de lo ideológico. Más atrás
señalamos la irrupción del cristianismo en el pensamiento del mundo occidental,
pero este pensamiento no fue del todo aceptado en el terreno ideológico. Ya que
en un principio estos fueron perseguidos, debido a la fuerte unión que había
dentro de Roma entre el poder político y el poder religioso, a tal grado que el
panteón de los dioses estaba fuertemente enraizado a la construcción de la
historia de Roma. Por ello, el cristianismo al ser un peligro político e ideológico
para la construcción de la ciudadanía romana, esta se encargó de perseguir y
aniquilar a todo aquel que profesaba la fe cristiana, la cual fue encontrando sus
espacios y adeptos en las clases más bajas (entiéndase clase, como extracto
social dentro de la jerarquía romana y no como un interés de lucha de clases), los
campesinos, vagabundos, mercenarios, esclavos y demás, podían gozar del
discurso integral y universal que planteaba el cristianismo.

La igualdad, había adquirido un significado diferente, porque ahora, la


igualdad no estaba sustentada en aquello que como ciudadano obtenías, sino más
bien, se trataba de una igual basado en el principio más elemental del espíritu. De
aquello que obtendrías en la próxima vida, la recompensa para todos los pesares
se encontraba en la gloria que dios prometía a los justos. Un atractivo demasiado
grande, sobre todo, porque aquellos que profesaban la fe, no venían cargados ni
de oro ni de plata, eran perseguido y asesinados por el poder imperial. Los
adeptos a la nueva religión fueron creciendo y poco a poco fueron ganando
terreno dentro de las instituciones políticas.

6
1
Solano Herrera Gibran Emmanuel
Sociedad Feudal: España y el imperio.

Por ello, cuando Constantino, doto de poder institucional al cristianismo,


como una manera de estabilizar al imperio y así restablecer la “unidad”. Le dio un
poder inimaginable, que, a la larga, sería el sustento principal del poder político.
Sin embargo, pese a que el cristianismo logro obtener el terreno suficiente, como
para llegar a la cima del poder político, la crítica y las discusiones en torno a las
prácticas de la fe, no fueron pocas y mucho menos nada violentas. La discusión
entre el paulinismo político y los niceanos, quienes pugnaban por una forma de fe
que integrara el gnosticismo y los evangelios apócrifos dentro de los rituales
religiosos, contrario a la visión política de la fe, donde la salvación se encontraba
en el sacrificio de cristo y la fe misma. Al final, la visión institucional ganó la partida
y fue la que termino por difundirse en el imperio y posteriormente en los distintos
reinos que surgieron a la caída del imperio Romano.

Sin embargo, dentro de los pueblos Germanos, la visión gnóstica tomo


fuerza y le dio empuje a la visión arriana de la cristiandad, la cual establece que
Jesucristo es un ser creado por Dios y por ende subordinado a él, contrario a la
visión romana de que Cristo existió y convive con Dios y a su vez es Dios. Los
Visigodos, en su entrada a la península, y conformación como ente dominante
establecieron su dominio con estas ideas, haciendo un sincretismo entre las
instituciones romanas y las formas estructurales de los germanos. Pese a esto la
influencia romana no desapareció, sino termino por mezclarse y adaptarse a la
nueva vida. Después de todo, si bien ahora el poder político y religioso recaí en la
nueva aristocracia, las instituciones netamente romanas, todavía servían para la
administración de la forma de vida en sociedad.

“Del problema de la sucesión, al avance del islam y el proyecto


cristiano monárquico y el <nacimiento> de España”.

Como bien se ha comentado, el poder político de la península pasó a ser de


los visigodos, y bajo algunas visiones históricas esto le trajo una unidad a la
península, la cual nuca se había visto, ni siquiera durante el periodo romano. Aquí
es donde empieza los discursos legitimadores del nacimiento de España como
ente político y como nación. Va ser este periodo el que va a ser constantemente

7
1
Solano Herrera Gibran Emmanuel
Sociedad Feudal: España y el imperio.

utilizado por el franquismo como discurso nacional. Los reyes Visigodos, va


establecer un proyecto de unificación mediante la religiosidad,

Herederos de la romanidad, la nueva aristocracia Visigoda, va a legitimar


su poder, por medio de la institucionalidad, y el linaje de sangre. Por ello, a la
llegada de Teodorico al poder peninsular quedo en manos de una familia, a la
larga esto va a crear una serie de problemáticas, con las que el mito visigodo se
va a ir construyendo. El cual va a irse dando de un periodo de casi 100 años de
reyes visigodos, los cuales fueron ayudados por la aristocracia ostrogoda, para
afianzar el poder dentro de la península Ibérica y su influencia en Aquitania, pero
Clodoveo, rey de los Francos, quien buscaba un proyecto expansionista al estilo
Romano, cruzo el Loira y en Vouillé en una batalla, el rey de los francos derrotó a
los visigodos, dándole muerte al rey Alarico II. Esto creo una disputa por la
sucesión del poder Visigodo y su restablecimiento en Narbona para después
encerrarse en la península.

La disputa fue ganada por los ostrogodos y con ellos llegó un interinato con
el que el poder visigodo fue depuesto con el asesinato de Alarico II y coronado
Teodorico el grande como rey del nuevo reino visigodo ahora sin su influencia en
Aquitania. A la muerte de Teodorico el poder volvió por medio de una
“independencia visigoda” de su influencia Ostrogoda, doto a la península de un
mito legitimador del origen de la “Hispanidad” Amalarico, será reivindicado por la
historia franquista como aquel que salvo al reino visigodo y se lo devolvió a sus
señores.

Pese a este hecho lo cierto es que Amalarico, solo fue una figura política y
conveniente para establecerse un discurso, ya que después de su mandato, vino
una serie de inestabilidad política en la cabeza real, ya que los interinatos y
sucesiones nunca pararon, con gobiernos poco estables y de muy corta duración.
Dentro de dichos periodos los más importantes van a ser los de Recadero, con lo
que la monárquica Visigoda va a pasar de ser una arriana a cristiana católica, para
poder afianzar el poder político y el poder religioso y su influencia en Roma y el
Suintila, aquel que logro la unificación de todos los territorios que se encontraban

8
1
Solano Herrera Gibran Emmanuel
Sociedad Feudal: España y el imperio.

dentro de a península. Hecho que ha sido debatido, una y otra vez, debido a que
enmarcar una totalidad implica que no hay nada que se salga de ello, sin
embargo, esto no es del todo cierto, por que más adelante, va a ser el norte,
donde se encuentre el mito de la creación y surgimiento de España.

Como hemos visto hasta este punto, históricamente se ha considerado al


periodo Visigodo, como aquel que doto de identidad a la península, sin embargo
podemos observar que existe también una negación dentro de la construcción de
este relato, principalmente, como si aquello que conformaba lo romano hubiera
desaparecido o los pueblos asentado antes de que la cultura romana llegara,
hubieran desaparecido o aceptado de buena gana todo lo que ser visigodo
implicaba. Lo cierto es que todo lo que hemos visto es lo que en las grandes urbes
sucede y es natural, la ideología occidental está construida en torno a que existe
el derecho de gobernar y los gobernados tienen que aceptar casi por mandato
divino.

Por otro lado, en medio oriente, en un lugar cuasi desértico, en medio de la


desesperanza y el padecimiento, una cultura se hace fuerte, movidos por la fe y
por la necesidad se enfrentan contra la adversidad para así salir de la precariedad
con la que viven, cinco pilares los sostienen y son la base que le da estructura a
su comunidad, una comunidad que es de todo y para todos, donde se sufre de la
misma manera y se goza de la misma manera, obviamente con sus asegunes y no
es que quiera hacer una apología de los musulmanes, pero si debemos ser un
poco justos, uno no puede entender ¿cómo una sociedad que se sustenta en
caravanas pudo establecer su dominio más allá de las tierras áridas de la
península Ibérica y rivalizar con la grandeza del imperio Romano?

No es de extrañar que Europa volcara todos sus esfuerzos en frenar su


avance ¿cómo es que unos nómadas que iban de un lugar a otro iban a rivalizar
con las grandes casas de los señores de linajes divinos? El infiel, el musulmán va
ser el espejo, durante gran parte de la medievalidad, en donde se va a mirar las
sociedades occidentales. Por eso más arriba mencione que la península era el
lugar propicio para el desarrollo del islam dentro de la parte occidental. Esa isla,

9
1
Solano Herrera Gibran Emmanuel
Sociedad Feudal: España y el imperio.

que se extiende desde los Pirineos hasta las columnas de Hércules, fragmentada
por las disputas políticas de la sucesión real fue un blanco fácil para la naciente
fuerza del poder Arábigo. Dicha influencia permanecería por más de 800 años y
los embates de occidente por minar y frenar su avance van a ser constantes, los
reinos francos van a jugar un papel importante en torno al freno que dicha cultura
pudiera tener en el resto de occidente y si bien los Pirineos fueron la oportunidad
mágica para que el islam entrara de manera libre en occidente, también sería un
especie de jaula que los mantendrá encerrados y a la larga derrotados por un
largo proyecto de los reinos cristianos el cual han terminado por denominar como
la “reconquista” por otro lado han existido incontables intentos por negar la
influencia, que esta cultura tuvo dentro de la región.

Conclusiones:

Mucho podemos concluir, a partir de lo que aquí se ha escrito y pesar de


que siento que este trabajo es un tanto recopilatorio de acuerdo a mis notas que
saque a lo largo del curso, sé muy bien que la materia es de lado informativo, pero
siento que como todo oficio de historiador debe estar cargado a la critica que
pueda obtener a los procesos estudiados, la historia claramente tiene muchos
tintes, ya sea políticos, jurídicos, culturales y subjetivos, el historiador selecciona,
categoriza y da la información a su mejor entender y de acuerdo a sus propios
intereses, es pues que toda historia nace de las inquietudes y fines del presente,
por eso procesos tan lejanos como los que acaecieron en la península Ibérica, es
importante que se puesto bajo la lupa una y otra vez, debido a que existen
posturas que pese al rigor histórico y que han sido desmentidas una y otra vez por
el revisionismo y por las constante rupturas epistemológicas de nuestra vocación,
aun permean dentro de la sociedad española. Seguir repitiendo los discursos,
históricos sin recurrir a un serio trabajo de pensamiento sólo por que dicho
discurso concuerda con nuestros intereses particulares es frenar el trabajo que,
como nuevos actores dentro del oficio de reconstrucción del pasado, nos
corresponde. Quizás este trabajo al momento de ser leído deje más cuestiones al

10
1
Solano Herrera Gibran Emmanuel
Sociedad Feudal: España y el imperio.

aire que conclusiones, pero considero que ese debe ser una parte importante al
momento de reflexionar.

Sin duda las preguntas más importantes que yo saco del discurso que se ha
enarbolado a lo largo de este trabajo y del curso en general son:

¿cómo es que funciona el discurso histórico?

¿qué tanto influye los actores políticos dentro del relato histórico?

¿Cuál es la función de reconstruir el pasado?

¿qué ética se debe tener al momento de escribir historia?

¿por qué existe un discurso legitimador que excluye al otro?

¿Cómo se ha idealizado la figura del sujeto occidental al momento de


visualizar su trascendencia como constructores de la realidad universal?

Todas estas preguntas, me dejan un mar de pensamientos, por qué a veces


no alcanzamos a dimensionar, el cómo nuestras palabras, al momento de realizar
una investigación, puede influir al momento de que se es leído en la opinión
popular, también cómo es que las palabras, los símbolos y los mitos, jugando con
el arte y la literatura, pueden ser objetos permisivos para la construcción de un
discurso legitimador. El sentido de pertenencia que es propio de todos los sujetos,
también puede ser una parte importante al momento de aceptar una verdad como
válida. Es pues que no existen escritos inocentes, somos entes viciados y en el
vicio llevamos el peso de nuestras palabras.

11
1