Está en la página 1de 2

Arzobispado de Paraná

Paraná, 27 de mayo de 2020


Año Mariano Nacional

Queridos hermanos:
Somos conscientes del momento excepcional y único que estamos viviendo, lo
cual nos exige, por una parte, mucha creatividad, que gracias a Dios la están teniendo, y por
otra, tomar decisiones no siempre fáciles, pero necesarias.
No todo puede seguir igual, porque todo no es igual. En estos días he
meditado mucho en lo que estamos intentando crecer, como fruto del Sínodo, que es en la
Pastoral orgánica, la comunión y la unidad, que no significa uniformidad, sino integración
orgánica de legítimas diversidades, tanto de las Parroquias como de riquezas propias de
cada sacerdote, pero siempre teniendo como norte trabajar juntos respetándonos en la gran
tarea de la evangelización.
En relación a los sacramentos de Confirmación y Comunión, después de haber
escuchado al Delegado para la Catequesis, a la Junta de Catequesis, y también los aportes
de los Decanatos, he tomado una decisión: pido que se siga lo sugerido por la Junta de
Catequesis, a saber:

“La postergación, por este año, de la celebración de los sacramentos de


Iniciación Cristiana de Confirmación y Comunión en las comunidades
parroquiales, en principio, para el año que viene. La decisión se apoya en la
necesidad de poder garantizar un tiempo razonable de acompañamiento a aquellos
que desean abrazar a Cristo. No obstante lo expresado, se hace la salvedad respecto
de aquellas parroquias que, desde el 2019, han venido preparando a los
catequizandos para la celebración de los sacramentos de Confirmación y Comunión
en las solemnidades de Pentecostés y Corpus Christi del corriente año. Se aclara
que, de ser así, habiendo cumplido con un tiempo prudente de preparación a estos
sacramentos, los mismos podrán ser administrados durante este año, una vez que
concluya la cuarentena, confiando en el criterio de cada párroco y evaluando cada
situación particular.”

Este tiempo nos ha interpelado y nos ha puesto en movimiento hacia nuevas


formas de evangelización. La decisión tomada es parte de este dinamismo de novedad en la
particularidad de este tiempo. Como todo lo nuevo en nuestras vidas, suele incomodarnos
al comienzo, pero con la fuerza del Espíritu nos animamos a seguir dando pasos en la
construcción del Reino.
Arzobispado de Paraná

Aprovecho la oportunidad para agradecer la preocupación y el esfuerzo de la


Junta de Catequesis, desde el primer momento del aislamiento social, preventivo y
obligatorio, para ofrecer subsidios para los catequistas y seguir pensando la catequesis en
este contexto.

Que el Señor y María Santísima nos ayuden en este tiempo de Dios y de


Gracia.
Les deseo un Santo Pentecostés.

También podría gustarte