Está en la página 1de 10

Universidad Andrés Bello.

Facultad de Educación y Ciencias Sociales.


Carrera Psicología.

El estado del ejercicio derecho, en cuanto al derecho de protección ante


cualquier tipo de abuso y maltrato en programas residenciales Cread de la red
Sename.

Autor: Cristóbal Ramírez L.


Profesores: Roxana Zuleta
Miguel Catrién
Asignatura: Rol del psicólogo
en la infancia
Fecha de entrega: 19/05/2020.
El servicio nacional de menores -Sename-, es un organismo colaborador del sistema
judicial, dependiente tanto del ministerio de justicia, como de derechos humanos, que está
encargado de la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes -NNA-, y de
jóvenes entre 14 y 17 años, que han infringido la ley, además de ocuparse de la regulación
y el control de la adopción en Chile (Sename, 2020). Amparando con esto tres líneas
principales de intervención y asistencia: protección de los derechos, adopción y justicia
juvenil.

El presente trabajo busca dar cuenta del ejercicio de derecho de Protección cualquier
tipo de violencia en los Centros de Reparación Especializada de Administración Directa
-Cread-. De la red -Sename-; además, presentar reflexiones en cuanto al rol tanto del
psicólogo, como de la práctica psicológica, en la protección y prevención ante las
vulneraciones de este derecho.
I. El estado del ejercicio del derecho de protección ante cualquier tipo de
maltrato en Chile.

La Convención de los Derechos del Niño -CDN-, establece a través de sus artículos
3 y 19 que el estado debe velar tanto por que el niño no sea separado de sus padres, como
por tomar todas las medidas posibles con el fin de proteger al NNA ante cualquier forma de
vulneración. Debiendo, además, contar con programas que permitan proporcionar
prevención, asistencia o remisión a una institución de ser esto necesario; teniendo siempre
en cuenta que cualquier decisión debe proteger el interés superior del niño. Siendo una de
las decisiones posible a acoger por parte del sistema judicial, conforme a lo que la CDN
establece, separar al niño de sus cuidadores. Decisión para la cual se hace primordial los
programas residenciales, dentro de los cuales se encuentra los Centros de Reparación
Especializada de Administración Directa -CREAD-. (Unicef, 2006)

Los centros residenciales CREAD, se enfocan en “contribuir a la restitución de


derechos y la resignificación de experiencias de vulneración presentes en la población
infanto-adolescente en situaciones de alta complejidad y que requieran de una medida
residencial por disposición de los tribunales de familia” (Sename, 2020). Entendiéndose
como vulneración a todo tipo de transgresión a los derechos establecidos en la CDN,
pudiéndose esta conllevar o no como un delito (Defensoría de la niñez, 2020). Cumpliendo
entonces a través de este programa la obligación del estado de proteger a los niños de
cualquier forma de malos tratos, negligencias o abusos estipulado en el artículo 19 de la
CDN. (Unicef, 2006). Sin embargo, esta convención establece también que es el estado el
encargado de supervisar tanto el funcionamiento de estas instituciones, como el
cumplimiento de las normas establecidas, pudiendo así asegurar el bienestar del NNA.

Sin embargo, en relación con lo anteriormente expuesto, a través de la fundación sin


fines de lucro “Observatorio para la Confianza”, se realizó una investigación para
evidenciar el estado del ejercicio de derechos en los diferentes programas de la red Sename,
en donde se evidenció que en cuanto al “derecho de protección contra cualquier tipo de
maltrato”, se contaba por parte de esta red con un total de 2.360 funcionarios/as hasta
noviembre del año 2019, de los cuales 366 han estado involucrados en algún tipo de
procedimiento disciplinario, que se relacionan a vulneraciones con este derecho
(Observatorio para la Confianza, 2020, p.43), esto según los datos obtenidos a través de la
Ficha Única de Seguimiento de Casos -FUSC-, herramienta que es utilizada para
“formalizar el procedimiento de actuación y comunicación ante hechos que requieran ser
investigados como eventualmente constitutivos de delito, situaciones de maltrato físico o
psicológico en contra de niños, niñas y adolescentes” (Observatorio para la Confianza,
2020,p.43), presentando los centros CREAD la mayor cantidad de casos denunciados.
Concordando con lo presentado en el informe desarrollado por el Centro de Información e
Investigación Periodística en el año 2018, el cual determinó que en un 88.3% del total de
residencias se habría registrado algún tipo de vulneración grave contra los derechos de
NNA, siendo en los centros CREAD más comunes los maltratos por parte de adultos,
concentrando un 24.3% de total de los maltratos producidos y los maltratos entre pares con
un 13.4% de concentración (2018, p.186).

Se observa con lo presentado a través de los datos, que si bien Chile cuenta con los
organismos y procedimientos tantos internos como legislativos para salvaguardar en este
caso el “derecho ante la protección de cualquier tipo de maltrato y/o vulneración”, es dentro
de los mismos centros que debieran velar por su protección, que se presentan hechos de
vulneración, transgrediendo el artículo 19 de la CDN, que es el mismo que buscarían
proteger estas instancias, evidenciando en la misma línea un escaso cumplimiento de su rol
como fiscalizador de los programas de protección.
II. Análisis y reflexiones desde una perspectiva de derechos.

En el año 2010 Sename y Unicef, encargaron la creación de un informe de


caracterización, el cual describió las principales características que representan a la
población residencial de los programas Sename, encontrándose entre los datos recabados
que el 69% de quienes componían la población residencial registraba una situación
socioeconómica de pobreza, el 62% presentaba una situación de no abandono y que solo el
7.1%, se mantenía sin tuición asignada, un dato que sin embargo abarcaba a casi la
totalidad de la población, es que un 89% presentaba algún tipo de maltrato anterior al
establecimiento de la residencia (Martínez, 2010, p.28-30); siendo este el único informe de
caracterización que toma el factor socioeconómico hasta el año 2020, estando los demás
enfocados en la cifra de atención, egresos y edad de los residentes.

Extrapolando la información presentada debido a que este es el único informe de


caracterización de la población residencial en programas Sename y considerando que esta
misma proporción pudiera repetirse, es entonces, que de los datos anteriormente
mencionados, hay dos que mantienen una mayor relevancia, primero, que la mayor parte de
la población estaría caracterizada por un nivel socioeconómico bajo y segundo, que el 89%
presenta algún tipo de vulneración anterior. Llevando a la conclusión de que existen
falencias tanto en la prevención de vulneraciones por parte del círculo familiar, como en la
intervención efectiva, para evitar la internación en residenciales, lo que conlleva a que la
situación de desvalimiento y vulneración se vuelva a vivenciar dentro de los centros por la
situaciones ya mencionadas y por parte de los mismos funcionarios que deberían velar por
la protección provocando una revictimización de NNA en estos programas, más que una
reintegración a su vínculo familiar y resignificación de las situaciones dañosas, vulnerando
a través de esto los artículos 3, 19 y 20 de la CDN, que buscan la protección de la
vulneración y tratos negligentes, ya sea en programas de internación o por los cuidadores
legales de los NNA.

Otra consideración importante a tener en cuenta es que, los NNA internados en Sename,
no solo cuentan con una necesidad de recursos monetarios o de una intervención enfocada a
una sola situación de vulneración, si no, que debería actuarse desde una visión de
multicausalidad de la transgresión de los derechos, pensar en que llevó a la familia a
cometer tal acto que conllevó a la separación del niño de su círculo familiar cercano y como
afectarían las medidas tanto a corto plazo como a largo plazo en la revinculación con la
familia y la resignificación de las problemáticas. Cuáles son las verdaderas intervenciones
necesitadas por la familia, para sobrellevar la situación que lleva al malestar y en
consecuencia a una vulneración, los factores estresores que estarían mediando, factores
psicológicos y psicosociales que pudieran prevenir esta situación a través de la aplicación
de intervenciones anteriores a la situación de vulneración en poblaciones de riesgo.

Hay que considerar que todo tipo de vulneración, aunque esta haya sido física, tendrá
una consecuencia psicológica, que afectará su vivenciar y que empeorara por ende las
situaciones de vulneración en las que se ha visto envuelto, no quedando solo marcado su
vivenciar físico, sino que también su vivenciar psicológico, pudiendo provocar
problemáticas en sus vinculaciones y en las significación de estas, estableciendo relación
con personas dañinas y pudiendo tomar dos opciones, repetir el vínculo marcándose en
relaciones dañosas o identificarse con su agresor repitiendo las transgresiones vivenciadas
en él, hacia otro compañero generando nuevas situaciones de vulneración por una parte y
una complicación en el desarrollo vincular por otra.
III. Oportunidades, barreras y desafíos desde la perspectiva del psicólogo.

En cuanto a las oportunidades, barreras y desafíos que podría presentar la psicología en


la temática de la vulneración del derecho de “protección ante cualquier tipo de maltrato”,
como oportunidad se presentaría para el rol del psicólogo, las intervenciones en distintos
niveles, que permitieran la resignificación o la re-vinculación según el tipo del maltrato de
aquellos niños vulnerados que tuvieron que ser ingresados a un programa residencial;
presentando dos oportunidades principales de intervención con los NNA.

En primer lugar, con los datos anteriormente expuesto, se observa que más de la mitad
de la población residencial de los programas Sename, se encuentran en una situación de no
abandono, siendo entonces posible y en gran medida importante el trabajo de re-
vinculación de los NNA, con su núcleo familiar, esto ya que además de permitir la entrada
para que el menor vuelva con su familia, el cual es el fin principal de los programas
residenciales de Sename, permite una mayor cohesión del grupo familiar, resignificando las
situaciones de vulneraciones previas a la entrada del niño a los programas residenciales y
conjunto con el trabajo de las intervenciones que se pudieran haber aplicado a los padres
mientras el niño se mantiene en la internación en los programas, reforzar el núcleo familiar
anteriormente fragmentado por las vulneraciones, con un cambio en las relaciones, en el
ejercicio de la parentalidad y previniendo así también posteriores vulneraciones o maltratos
de los derechos de NNA.

En el mismo contexto de vulneraciones, pero esta vez, dentro de los programas


residenciales, se hace importante, tanto la revinculación del NNA con los cuidadores con
los cuales pudiera haber desarrollado sentimientos de ambivalencia, por los maltratos de
aquellos que deberían velar por su cuidado, como también se hace importante la
intervención en los funcionarios en el cual se le expliquen los principales ejes de los
derechos de los niños, niñas y adolescentes y como afrontar el trabajo ante esta población
infantil que pudiera tener características tanto contextuales como psicológicas específicas.
Para así contar con las herramientas tanto emocionales que le permitan una mejor
vinculación y un afrontamiento diferente de aquellas situaciones que pudieran presentarse
como problemáticas.
Siendo estas dos principales líneas de oportunidades para la intervención de este tipo de
población, se hace importante también definir ciertas barreras. Hay que tomar en
consideración que si bien más de la mitad de la población pudiera encontrarse en una
situación de no abandono, también se debe tener en cuenta cual es la vulneración por la
cual pudieron haber llegado a estos programas residenciales, ya que no todos tiene el
mismo pronóstico de revinculación con la familia, no es lo mismo que llegue un NNA
derivado por una situación de negligencia, a que haya llegado por haber sido vinculado a
una red de prostitución infantil. Otra barrera que se hace importante tener en cuenta en este
tipo de intervenciones, es la población flotante que se presenta en los programas de la red
Sename. Uno de los datos importantes obtenidos dentro de la investigación es que, en todos
los programas ya sean residenciales o no, se presenta una gran cantidad de rotación de
profesionales, provocando que aquellas intervenciones que se pudieran realizar tengan que
estar en constate funcionamiento según el número de funcionarios que rote, para que estas
conductas y herramientas se pudieran mantener en el comportamiento de los funcionarios.

Estableciéndose entonces como desafíos para la psicología en esta red, la aplicación


de intervenciones en población reducida de la red, que estuviera dirigida a la revinculación,
para luego diseñar programas tipo, que pudieran ser extrapolados a otros contextos y que no
tuvieran necesariamente que recurrir a un equipo especializado para su aplicación,
pudiendo incluso capacitar a los mismos profesionales dentro de los centros para su
implementación. Otro desafío que pudieran tomar los psicólogos es la concientización de
los funcionarios acerca de los contextos de los cuales provienen los NNA que están
internados, en este caso los maltratos y como afecta esto en sus comportamientos, en sus
emociones y en la vivencia en el centro residencial, lo cual le permita comprender y así
establecer además de una vinculación más sana y empática, que disminuyan la frustración
ante los ataques debido a la comprensión de la situación proveniente. Y por último un
desafío netamente profesional la comprensión de las complicaciones de esta población de
NNA, que permitan el entendimiento, la creación y la propagación de los conocimientos a
otros profesionales relacionados con esta área.
IV. Conclusiones.

En conclusión, el estado de Chile cuenta tanto con las leyes como con los
organismos y programas que le permitan proteger en este caso el “derecho a la protección
contra cualquier tipo de maltrato”. Sin embargo, se da cuenta a través de la información
evidenciada aun contando con todas las instancias correspondientes, su prevención en los
mismo centros que buscan la protección, se ve mermada debido a una escasa supervisión de
los organismos estatales correspondientes, provocando que los NNA, se vean nuevamente
vulnerados y victimizados, disminuyendo así sus oportunidades de crecimiento y desarrollo
en un entorno saludable y contenedor, aumentando la desesperanza ante cualquier
intervención que se pudiera aplicar en los programas residenciales y por ende una
frustración dirigida al sistema y ante lo que se pudiera esperar de él.

Los programas residenciales Sename, son necesarios tanto judicial como


socialmente y es posible observar que dentro de sus lineamientos y objetivos, se encuentra
planteados de manera magistral, sin embargo, es en su aplicación y desarrollo, donde se
presentan las dificultades y complicaciones ya mencionadas, es por esto que, es necesario
tomar en cuenta los resultados de las investigaciones realizadas a esta red e implementar
nuevas visiones y programas orientados a la realidad de los acontecimientos, con el fin de
proteger como fin principal y en todo momento, el interés superior del niño, ante cualquier
situación de vulneración.
Referencias

Centro de investigación en información periodística (2018). Análisis del funcionamiento


residencial en centros dependientes del Servicio Nacional De Menores. Recuperado
de https://ciperchile.cl/wp-content/uploads/informe-emilfork4.pdf

Defensoría de la niñez (2020). Defensorianinez. Preguntas frecuentes: Defensoría de la


niñez. Chile. Recuperado de https://www.sename.cl/web/index.php/nuestra-
institucion/

Fondo de las naciones unidas para la infancia (2006). Convención sobre los derechos del
niño. Recuperado de
https://jmyh.milaulas.com/pluginfile.php/404/mod_resource/content/1/1Normas%20APA
%206ta%20edici%C3%B3n.pdf

Martínez, V. (2010). Caracterización del perfil de niños, niñas y adolescentes, atendidos


por los centros residenciales de SENAME. Recuperado de
https://www.sename.cl/wsename/otros/INFORME%20FINAL_SENAME_UNICEF.pdf

Sename (2020). Sename. Objetivo departamento de protección: Sename Ministerio de


justicia y derechos humanos. Chile. Recuperado de
https://jmyh.milaulas.com/pluginfile.php/404/mod_resource/content/1/1Normas%20APA
%206ta%20edici%C3%B3n.pdf

Sename (2020). Sename. Qué es Sename: Sename Ministerio de justicia y derechos


humanos. Chile. Recuperado de https://www.sename.cl/web/index.php/nuestra-
institucion/

Observatorio para la Confianza (2020). Informe 2019: Situación de Derechos Humanos de


los niños, niñas y adolescentes bajo protección del Estado de Chile. Recuperado de
http://observatorioparalaconfianza.cl/wp-content/uploads/2020/05/Informe-OPLC-2019-
final.pdf

También podría gustarte