Está en la página 1de 3

Misioneros garrovillanos en América

Sonvarios los estudios que


recogen el número de misioneros
garrovillanos que durante la Edad
Moderna surcaron los mares y
llegaron a nuevas tierras con el fin de
evangelizar a las gentes que allí
habitaban.
El lugar de origen de casi todos ellos fue el convento de San
Antonio de Padua, de Garrovillas de Alconétar (Cáceres),
fundado por los señores de la villa,
villa don Enrique Enríquez de
Mendoza y doña María (Teresa) de Guzmán, en el siglo XV.
En esta ocasión trataremos de dos misioneros, ambos con el
1
mismo nombre, fray Lucas Guillén , ambos franciscanos, y
ambos también evangelizadores en el Nuevo Mundo en la
segunda mitad del siglo XVII.
El primer fray Lucas Guillén,
Guillén
marchó a Nueva Galicia 2 el 23 de
junio de 1665, en la expedición a
Indias de fray Nicolás de Angulo,
Angulo
franciscano, procurador general de
Nueva Galicia, sacerdote, natural de
México. Le acompañaban en su viaje
1
La profesora Sánchez Rubio recoge en su trabajo La emigración extremeña al Nuevo Mundo al fraile
Lucas Gillén, de Garrovillas, pero lo sitúa en el siglo XVI. No tenemos constancia de dicho misionero.
2
Nueva Galicia era considerado como un reino aparte dentro del virreinato de Nueva España. Abarcaba
los actuales territorios de Jalisco y Nayarit,
Na yarit, parte de Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí y
Durango.
varios religiosos de su orden, entre
ellos, Carlos de Salazar, predicad or,
natural de Trujillo;; Diego de Mora,
sacerdote, natural
al de Badajoz; Juan de
los Reyes, sacerdote, natural de La
Codosera (Badajoz) y Pedro Ojalvo,
diácono, natural de Cáceres, entre otros. Éstos tenían en común
profesar en el convento franciscano de Các eres, salvo Lucas que
era “predicador, natural y morador de Algarrovillas, 28 años” .
En el Archivo General de Indias, de Sevilla, hemos encontrado su
descripción física: “El Padre fray Lucas Guillen predicador de
mediana estatura el rostro picado de biruelas natural de
Algarrovillas de edad de v(ein)te y ocho años naris afilada del
conv(en)to del dicho lugar de Algarrovillas”.

AGI. Sevilla. Contratación 5434N.2, R. 38.


38 . (Descripción física de fray Lucas Guillén)

Por lo que respecta al otro fray Lucas Gillén,, sabemos que


marchó en 1671 a Nueva Galicia con ocho franciscano s más. Era
“natural de Algarrovillas, treinta y siete años, alto, entrecan o,
señal en la ceja izquierda, tomó el hábito en Cáceres, salió de
Ciudad Rodrigo” con la expedición del Padre Gutiérrez, custodio
de Jalisco (México).
Su destino
tino en el Nuevo Mundo fue trágico, pues como
afirma la principal fuente a él referida, la Crónica de la Santa
3
Provincia de San Miguel, de Soto y Marne, fue muerto a manos
4
de los indios chichimecos en Zacatecas, que irrumpiendo sobre
él con palos, flechas y otros instrumentos, destrozaron totalmente
su cuerpo, el 19 de diciembre de 1676. (“…arremetieron en
tropel confuso, y descargando sobre él una furiosa nube de
injurias, patadas, y heridas, le llevaron arrastrando hasta un
árbol, que havia de ser throno victorioso, de su glorioso
triunpho…” )
La referida Crónica de Soto y Marne nos da cumplido
detalle sobre su cruel martirio: “…le desollaron vivo, todo el
brazo derecho. Abrieronle el vientre, y el estomago, y
arrancándole con inhumana crueldad, las entrañas, y tripas, las
fueron enredando entre los espinos de la cuesta. Sacaronle con
barbara fiereza el hígado, y asaduras, y atravesadas de flechas,
las colgaron de las cercanas matas.”
Había hecho el noviciado en el convento franciscano de
Cáceres, dedicando varios años al estudio del arte y la Teología.
Con su muerte “llenó en tierras de Nueva España de gloria a su
pueblo natal Garrovillas y a la ciudad de Cáceres”.

José María Velaz ®

3
Agradecemos a Olga María Valle que nos facilitara las anónimas páginas fotocopiadas de esta obra
referidas al misionero garrovillano, en las cuales, sin embargo, no se cita su origen.
4
El pueblo chichimeco o chichimecas habitaba la región norte del actual Méjico, su nombre parece
significar “los del linaje de los perros”, y eran considerados como bárbaros. Navarro del Castillo cita
también a Fray Lucas Guillén entre los 77 garrovillanos emigrados al Nuevo Mundo: “Pasó a Yucatán
(Méjico), donde fue muerto por los indios.”

También podría gustarte