Está en la página 1de 47

COLOMBIA CONTEMPORÁNEA

CUBRIMIENTO PERIODISTICO DE LA TOMA DEL PALACIO DE JUSTICIA DE


1985 A 1986 EN MEDIOS IMPRESOS.

POR
SANDRA DEL RISCO
ESTEFANY REDONDO
ANGIE ROMERO
MAIRA GUTIERREZ
OLIVER ORTEGA
LUCIE MAILLARD

ASESORA MODESTA BARRIOS

UNIVERSIDAD DE CARTAGENA FACULTAD DE


CIENCIAS SOCIALES Y EDUCACIÓN PROGRAMA
COMUNICACIÓN SOCIAL
CARTAGENA D. T. Y C.
2019
OBJETIVO GENERAL

Reconstruir el hecho histórico sobre la toma del Palacio de Justicia de 1985 a 1986,
a través de la recolección de contenidos en prensa escrita.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Recolectar las principales publicaciones en la prensa que nos ayuden a


estudiar las narrativas periodísticas de este hecho.

 Analizar los criterios editoriales con los que cada uno de estos medios cubrió la
toma del palacio de justicia.

 Reconocer a través de estos medios impresos las repercusiones que ha tenido


este hecho en la historia contemporánea de Colombia.

 Diseñar una publicación para la web donde se reconstruya la memoria de este


acontecimiento histórico.
JUSTIFICACIÓN

El próximo 6 de noviembre se cumplirán tres décadas de la toma del Palacio de


Justicia, uno de los múltiples sucesos de terror que ha vivido Colombia y que a raíz
de este han ocurrido cambios trascendentales en la Administración del sistema de
justicia, sin dejar aparte las transformaciones en el ámbito político, económico
y social.

Clasificado por la prensa local y nacional como las “28 horas de horror”, esta
operación fue perpetrada por un comando de guerrilleros del movimiento 19 de abril
(M-19) en donde hubo rehenes de gran importancia política, tales como;
magistrados, consejeros de estado y servidores judiciales, sin minimizar la
relevancia de empleados y visitantes del palacio. La operación de rescate la
comandó la policía nacional y el ejército colombiano, rodeando el edificio e iniciando
su ejecución para culminar después de más de 27 horas.

Todo el movimiento terrorista dejó en total 98 muertos de 350 rehenes que usaron
de escudo y negociación para la operación del M 19, entre ellos once magistrados y
once personas desaparecidas. Tras terminar el acontecimiento, la prensa y demás
medios masivos de información, empezaron a cuestionar la firmeza del sistema
judicial en Colombia.

Lo que exigía el M 19 era la publicación en los diarios y la difusión en las cadenas


radiales de una proclama; pidieron la creación en una cadena radial de un espacio
diario para la expresión de la oposición y la presencia del presidente de la República
o su apoderado ante la Corte Suprema de Justicia, para efectos de hacerle un juicio
político.

Es supremamente importante que el pueblo colombiano conozca las bases y los


cimientos en los cambios y varias de las creaciones del sistema judicial del país. Un
claro ejemplo es el nacimiento de altos tribunales como La Corte Constitucional,
creada por la actual constitución política, vigente desde el 7 de julio de 1991, como
un organismo perteneciente a la rama judicial del poder público a quien se le confía
la guarda de la integridad y supremacía de la Carta Política.
Esta como cabeza de la jurisdicción constitucional conoce de manera exclusiva los
asuntos de constitucionalidad cuyo análisis le confía la Carta Política y
establece como intérprete autorizado, las reglas jurisprudenciales sobre el
alcance de las normas contenidas en la constitución.

Imposible no resaltar los cambios en la forma de elección de magistrados en las


altas cortes, para la Corte Suprema y el Consejo de Estado, se estableció un
sistema de elección compleja de magistrados, en la cual la cooptación es la regla.
No obstante, es una cooptación (designación de las vacantes de una corporación
mediante el voto de los integrantes de la misma) particular, porque un órgano
adicional, el Consejo Superior de la Judicatura, elaborar las ternas de elegibles y se
las remite a las cortes para que escojan magistrados.
El problema es que el Consejo Superior de la Judicatura es elegido por el Congreso,
lo que puso en contacto un poder público que no había tenido injerencia histórica en
las cortes. Las consecuencias de esto son evidentes. Escándalos de corrupción,
ausencia de mecanismos de sanción, solidaridad de cuerpo y desarticulación del
Estado de derecho.
Y la conformación de una Asamblea Nacional Constituyente, esta es un mecanismo
democrático y participativo, establecido en la Constitución Política del Estado, que
permite realizar una reforma total de la constitución política, en palabras más
entendibles, es el medio de modificación de reglas y normas de la
convivencia democrática es un espacio de debate y concertación (en donde dos o
más entidades de alto poder deciden sobre un asunto).

Por consiguiente, es pertinente analizar cómo los medios periodísticos y la prensa


escrita a lo largo de su historia han asumido los hechos más importantes del país,
porque esa es la base para que todo colombiano se mantenga informado, para que
se haga preguntas, cuestionamientos del porqué de las cosas.

La creación de memoria se vuelve una obligación en un país donde con el paso de


los años crece la brecha entre lo que pasa y su gente. Vemos necesario sacar del
baúl otra vez este hecho que marcó un antes y un después en Colombia y haremos
un análisis de contenido de los periódicos El Tiempo, El Universal y la
Revista Semana.
De la Revista Semana destacamos esta información: “Yamid Amat. El decano
del periodismo colombiano era en ese momento director de Caracol Radio y narró en
vivo y en directo uno de los días más impresionantes de la historia del país, la toma
del Palacio de Justicia.

Millones de colombianos oyeron a un empleado de la corte, que, escondido debajo


de una mesa, le contaba minuto a minuto cómo el M-19 se iba apoderando del
palacio. En la transmisión se oían los tiros, el andar de los tanques, los gritos de la
gente.”

Esta reconstrucción la haremos a través de una doxografía que estará enmarcada


en estudiar los hechos desde 1985 que fue el año del atentado hasta 1987; dos años
después para analizar los contenidos impresos de los medios El Tiempo, El
Universal, y la Revista Semana.

Por consiguiente, la metodología que usaremos será de tipo cualitativa. A través de


la recolección de datos, investigación, observación directa y una visita al periódico El
Universal de Cartagena podremos tener lo suficiente para hacer de esta pieza un
texto digno y respetuoso.

La historia de Colombia ha estado pintada de sangre. Niños, jóvenes, mujeres,


hombres, todos con los mismos derechos de vivir y salir adelante; con
sueños y esperanzas que se quedaron entre la línea de lo efímero e imposible
porque contaron con la mala suerte de nacer en una época devastadora.

“A sangre y Fuego” así se tituló la primera plana de El Espectador el 7 de noviembre


de 1985. “Holocausto en la justicia”, “3 días de duelo” los dos titulares para el 8 y 9
de noviembre del 85. La toma al Palacio de Justicia por el M-19 desató miedo,
pánico en todo el país. El presidente de esa época Belisario Betancur quien estaba
en diálogo de paz con el grupo terrorista se reunió con los expresidentes de la
República y candidatos a la presidencia, los cuales decidieron no negociar ni transar
diálogos.

Estos hechos fueron modificación del sistema judicial en Colombia, consecuentes de


la toma del palacio de justicia el 6 de noviembre de 1985. Alteraciones notables que
vistas desde un contexto histórico, marcaron un punto de cierre y también de
apertura
de lo que era la administración de justicia, con temas como la extradición de
delincuentes y la influencia del narcotráfico y la guerrilla que empezaban a crecer
con gran impacto en el país.
A través de la recolección de contenido noticioso en los periódicos El Tiempo,
El Universal y la Revista Semana que esta doxografía pretende, podemos
crear consciencia en todos los colombianos y entender que, si somos hijos de una
misma patria, los dolientes no son sólo las víctimas, somos todos.
ESTADO DEL ARTE

En 1982, Belisario Betancur ganó las elecciones presidenciales, y en su discurso de


posesión, le dio una entrada a La Paz de Colombia y la primera medida fue una ley
de amnistía, está gozó de poco agrado para los
militares.

“En el Hobo (Huila) Corinto (Cauca) se firmó una tregua temporal con el M-19 y en la
Uribe (Meta), un primer cese el fuego con las FARC. El ministro de guerra volvió a
tronar: “No se oyó a los generales, no se les quiso ir jamás y en cambio se pactó una
tregua con los rebeldes, que no son ni será más que un instrumento de
presión fabricado por la subversión de tipo internacional. Al malestar manifiesto en
las fuerzas militares se unió una no disimulado incomodidad en el establecimiento”. 1
A pesar de los acuerdos pactados y que seguían vigentes, el M-19 sufrió un ataque
por parte de las tropas de la Tercera Brigada en el Cauca.

“El prestigio del M-19 comenzó a declinar como efecto calculado de los medios de
comunicación, presionados a su vez por los gremios, que vieron en las concesiones
de Belisario un peligro inminente para su hegemonía política. En agosto de 1984 el
tiempo opinaba: ‘Es natural que surja el recelo de que el poder ejecutivo, llevado por
consideraciones no ajenas a una cierta simpatía por los guerrilleros se abstengan de
combatirlos con la verdadera eficacia y vaya así dejando la Nación a la implacable
violencia de ellos’ Los permanentes combates en medio de una amenguada tregua
contribuyeron a erosionar el apoyo de la opinión pública al camino entre abierto por
2
el presidente”. El inconformismo del M-19 por el incumpliendo del gobierno
ya comenzaba a ser notorio, fueron una serie de hechos que los llevaron a tomarse
el Palacio de Justicia en 1985.

Ya existían antecedentes de guerra, se rumoraba el plan que tenía este


grupo armado, tenían como ejemplo la toma de la Embajada de República
Dominicana, pero no hubo una prevención por parte del gobierno.
El estado tiene el deber de salvaguardar la vida de sus ciudadanos y prever todo tipo
de actos que atenten contra ellos, entonces, ¿cuál fue la respuesta del gobierno?

1
MOLANO, Alfredo. La semana que cambió a Colombia. La Herida Vengada. 1985. P.2.
2
MOLANO, Alfredo. La semana que cambió a Colombia. La Herida Vengada. 1985. P.3.
Asimismo, la opinión pública, conoció con base en la información divulgada el 16 de
octubre de 1985 por el propio ministro de defensa, General Miguel Vega Uribe, de la
existencia de los planes del M-19 para tomarse la sede máxima del poder judicial.
Con base en dicha información el comandante de la brigada XIII y el comandante
operativo de la policía Bogotá alertaron a las unidades militares, de policía y del DAS
el 17 de octubre de 1985 sobre la posible acción violenta del grupo guerrillero.

Sin embargo, a pesar de la amplia difusión periodística de la noticia no se realizó el


esfuerzo alguno para brindar la protección institucional que se ameritaba para
preservar la vida de quién es laboraban en el palacio y la de sus visitantes
ocasionales.” 3

La Toma del Palacio de Justicia significó para Colombia un atropello para la justicia y
un llamado de atención para el ejército de 1985, el 6 de noviembre no solo quedaron
encerrados empleados, visitantes, magistrados y abogados en el palacio de justicia a
manos de guerrilleros del M-19, sino que se demostró la inconformidad de un pueblo
en contra de su gobierno de la forma más cruda.
Fueron 28 horas de incertidumbre que acabaron en derramamientos de sangre de
aproximadamente 11 magistrados y muchas inconsistencias jurídicas que hoy 34
años después del hecho, siguen repercutiendo sobre el pueblo colombiano.
El fuego ya tenía represalias y tal atrocidad borraba parte de los hechos,
había documentos y diferentes periódicos acerca la terrible muerte que debieron
sufrir varios de los rehenes, el miedo entre los ciudadanos cada vez era más
fuerte, pues los militares permanecían en línea fuerte y al parecer sin posible
solución por parte del ejército.
“Los guerrilleros del M19 eran vistos con cierta simpatía por una parte de la
población. A veces, incluso, como unos muchachos traviesos, cuya audacia
hacía aflorar sonrisas. Pero tomar como rehenes a los magistrados de la Corte
Suprema, eso era
otra cosa, por mucho que en la génesis del golpe no hubiera más que
deseo de

3
GÓMEZ, Anibal. HERRERA, José Roberto. PINILLA, Nilson. Comisión de la verdad sobre los
hechos del palacio de justicia. P.217.
publicidad”4 fue entonces, cuando la cúpula militar tomo riendas del asunto, ya
habían tenido suficiente desprestigio por parte de los golpes guerrilleros.
Las acciones tomadas por esos 35 guerrilleros del M-19 buscaban un juicio público
al estado por incumplir el cese al fuego contra organizaciones guerrilleras, por lo que
exigían la presencia del presidente de la época, Belisario Betancur.
Entre las funciones del ejército está la soberanía del pueblo por lo que en
ese momento fue criticada la actuación del ejército, pues “Mientras el gobierno
estudiaba que hacer, el ejército decidió actuar por su cuenta e inició el asedio al
palacio, que recuperó dos días más tarde a sangre y fuego sin entender las órdenes
del gobierno para que no corriera sangre. Betancur estaba ante los hechos
consumados y se vio obligado a asumir toda la responsabilidad en el asalto para
evitar una crisis política y un enfrentamiento con los militares” 5, pero eso
entonces machó la reputación del presidente y ante medios de comunicación
fue él quien tomó aquella escabrosa decisión.
La disipación de información incluso en medios de un país, demuestran el problema
de comunicación interna del mismo por eso es necesario que hagamos unas
preguntas como: ¿se pudo evitar la toma?

En ese instante, los medios de comunicación cumplían con la función de informar y


relataban todo lo que estaba sucediendo, pero al momento de emitir
mensajes trágicos y muy fuertes de las víctimas, fueron
silenciados.

“Desde el mismo momento en el que el comando del M 19 ingresó a las


instalaciones del palacio de justicia, las cadenas radiales iniciar una transmisión en
vivo y en directo de lo que allí sucedía. Entre los hechos más memorable de
esta transmisión se encuentra en las declaraciones que vía telefónica concedió el
presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alfonso Reyes, en donde con voz
dramática dijo: estamos en un trance de muerte. Ustedes tienen que ayudarnos.
Tienen que pedirle al gobierno que cese el fuego. Rogarle para que el ejército y la
policía se detenga… Ellos no entienden. Nos apuntan con sus armas. Yo les
ruego que detengan el fuego por qué están dispuesto a todos… No somos
magistrados, empleados, somos inocentes... he
tratado de hablar con todas las autoridades. He intentado comunicarme con el señor

4 ENCISO, Clara Helena. La única guerrillera sobreviviente del Palacio de Justicia cuenta el horror.
Las 2 Orillas. 2015.
5 ALCÁNTARA, Manuel. IBEAS, Juan. Colombia ante los retos del siglo XXI: desarrollo, democracia y

paz. 2001. P. 216.


Presidente, pero él no está. No he podido hablar con él. Ese mensaje se repitió gran
cantidad de veces”.6

“Algunos autores y voces populares asumen que estaba anunciado lo que iba
a suceder. Se ha afirmado que la fuerza pública, en particular el Ejército, le tendió
una trampa
al M-19: sabía lo del asalto y no hizo nada para evitarlo porque quería “cazar” a los
guerrilleros en un sitio del que no pudieran escapar” 7. Lo que hace más cuestionable
las actuaciones del ejército y causó opiniones encontradas en la corte penal
internacional.

La función de los medios de comunicación en la toma del palacio de justicia tuvo un


gran impacto en Colombia debido a la realidad y gravedad de los hechos, la censura
por parte de los gobernantes jugó un papel muy fundamental que permitió la
desinformación de todo un país.
“En televisión se había ordenado transmitir un partido de fútbol de dos equipos
locales: Millonarios contra Unión Magdalena, el primer encuentro futbolístico
televisado de la historia de Colombia tenía como función ocultar una tragedia que
transformó al país; y la radio, aún rebelde permitiendo los ecos de las voces de las
víctimas y de algunos victimarios”. 8
La radio como medio de comunicación más antiguo pero eficaz y rápido tuvo
la rebeldía de revelar las voces de las víctimas y victimarios de aquella tragedia que
mientras unos gritaban “gol” otros gritaban por sus vidas. Lastimosamente, la radio
no fue el medio que salió a relucir ante tanta adversidad. La ministra llamó
personalmente a los periodistas Yamid Amat y Juan Gossain para que dejaran de
transmitir las voces de quienes se encontraban al interior de Palacio de Justicia, de
lo contrario mandaría soldados a impedir la transmisión.
“La toma duró dos días, dos días en donde los militares y guerrilleros
mataron a
personas inocentes en medio de los tiroteos, dos días, en donde todos los
magistrados

6
CANTOR, Renán. Ejemplo emblemático del terrorismo de estado en Colombia: la masacre del
palacio de justicia. 1985. P.4.
7
OROZCO, María Paula. Prohibido Olvidar: Revisión historiográfica de la toma del palacio de justicia.
2010. Vol. N°3.
8 VALBUENA GARCÍA, Laura. TESIS: “Literaturas de la toma del Palacio de Justicia” UNAL. Pág. 56.

Tomado de: Castro Caycedo, El Palacio Sin Máscara, p. 236; Echeverry y Hanssen, p. 34; Gómez
Gallego, Herrera Vergara y Pinilla Pinilla, Informe Final, pp. 85, 90; Peña Gómez, p. 309.
de la corte se murieron en manos aún desconocidas, y dos días, en donde la historia
no se ha contado por completo y las llamas que terminaron siendo ceniza, se
consumieron todo rastro identificable. Años recientes, se ha confirmado que algunos
trabajadores, en especial de la cafetería, salieron con vida del Palacio, pero
posteriormente fueron torturados, matados, secuestrados y desaparecidos por
la misma fuerza militar, hechos que han puesto en juicio al coronel Alfonso Plazas
Vega y el general Jesús Armando Arias Cabrales”.9
Las noticias reventaban por la radio puesto que la ciudad estaba en caos, no había
nadie que no estuviera al tanto de lo que sucedía, las familias preocupadas
por aquellos parientes que trabajaban en aquel lugar o los seres queridos de los
visitantes en ese momento esperando por su bienestar.
Era una crisis, la ciudad aun cargaba con las consecuencias del asesinato de
Gaitán, para entrar en nuevo periodo de terror, la información que se difundía por
todos los medios era confusa, pero se sabía que había múltiples rehenes, desde
personajes de la elite tales como políticos, magistrados y servidores judiciales hasta
empleados o simples visitantes del palacio en aquella fatídica ocasión.
“Los noticieros mostraban a los francotiradores apostados en los alrededores
de palacio, las barricadas levantadas en las calles adyacentes, los tanques
que el Ejército había desplazado al lugar, el centro histórico de Bogotá; el
despliegue histérico de un Estado que nuevamente estaba contra las cuerdas”.10
Misterio y verdades a medias: así se puede nombrar la toma del Palacio de Justicia.
Cuántos muertos hubo, cuántas personas quedaron con vidas y cuántas
desaparecidas. ¿Existe una cifra exacta o un informe que revele el número e
identidades exactas de todas las víctimas y victimarios de la tragedia?
Se inició una operación de rescate dirigida por ejército, donde hubo una anomalía
que tendría fuertes repercusiones a la hora de concluir culpables, todos los medios
se enfocaban en lo que ocurría, incluso se llegó a una reunión del gabinete de
ministros, donde Enrique Parejo dijo “Los ministros en principio aceptamos que el
presidente no
pueda decirles a los militares qué hacer porque no está al frente del problema, pero

9
GÓMEZ BELTRÁN, Ana María. Tesis: “LA EXPERIENCIA DE LA TOMA DEL PALACIO DE
JUSTICIA “ES HORA DE HACER EL DUELO”, Universidad Javeriana. Pág. 18-19.

10
BERNAL, Mauricio. El día que mataron a la justicia de Colombia. El Universal. 2015.
él se confía de lo que le dicen los militares. Lo único que se decidió con la anuencia
del presidente es que ese operativo del cuarto piso no se haga”11 Y se hizo.
Los militares y el gobierno en la época más sangrienta de Colombia jugaron el papel
más importante, ya que los militares por órdenes del estado tenían que mantener el
orden público a como diera lugar.
“Los hechos del Palacio de Justicia revelaron la condición de los militares como actor
político con suficiente capacidad para influir y hasta para definir, según las
coyunturas de los distintos gobiernos, las políticas de orden público y sus
aplicaciones concretas. No hubo "amenazas" ni "vacíos de poder", no hubo
"golpes de estado" (Ramírez,
1997: 321); simplemente, los militares reivindicaron el carácter de actor político que
en diversas coyunturas históricas habían ostentado”. 12
Con el motivo de analizar el hecho que sucedió en Bogotá los días del 6 y 7
de noviembre de 1985 bajo una perspectiva otra que la relatada por los
medios colombianos, hemos ampliado las búsquedas a fuentes periodísticas
europeas y otras fuentes secundarias que vienen alimentar nuestros conocimientos
del relato y con diferentes puntos de vistas.

Por primero, un artículo de la BBC News Mundo, fechado del 5 de noviembre 2015,
"A 30 años de las "28 horas de terror”: así fue la toma del Palacio de Justicia en
Colombia." Por Natalia Cosoy.

El artículo está dividido en 8 partes de las cuales cada una subraya los puntos más
candentes y oscuros que constituyen la Toma del Palacio de Bogotá 30 años
después y siguen sin respuestas.

El artículo expone afirmaciones de una institución externa que condenó los hechos,
se trata de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). La CIDH
afirma
: “Existió un modus operandi tendiente a la desaparición forzada de personas
consideradas como sospechosas de participar en la toma del Palacio de Justicia o
colaborar con el M-19".13

11 NEIRA, Armando. Crónica del jueves 7 de noviembre de 1985. Revista Arcadia. 2015.
12
ATEHORTÚA CRUZ, Adolfo León. “Decisiones y narcos. Discusiones recientes en torno a los
hechos del palacio de justicia”. Artículo.
13 COSOY, Natalia. A 30 años de las "28 horas de terror": así fue la toma del Palacio de Justicia en

Colombia. BBC Mundo. Bogotá. 2015.


El largo artículo no se resume a describir los hechos de manera cronológica. Pone
en luz puntos centrales por la comprensión de los hechos, que siguen ocultos y
cuestiones todavía no resueltas. Preguntas expuestas no solo por la gente de fuera,
la que fue observadora e impotente ante de lo que sucedió sino por los familiares
que dejaron de cerca o de lejos alguien en esta tragedia.

"Cada quien tiene su pedacito de verdad, por decirlo de alguna manera. Y ni siquiera
juntándolas todas podemos tener una sola versión, porque falta la más importante,
creo yo, y es la de los muertos". Marta Orrantia.

El segundo artículo elegido es un artículo del periódico español El País, titulado "El
M-19 se atrinchera con rehenes en el Palacio de Justicia de Bogotá". Por Ramón
Gorriaran.14
El punto de vista es interesante porque expone los hechos de manera descriptiva y
cronológica. De hecho, se publicó el mismo día de los hechos, fue el primer artículo
que trató de lo que se estaba pasando en la ciudad de Bogotá el 6 de noviembre
1985.

En este momento se ignoraba el desenlace final de la situación, pero sí se presentía


la tragedia que estaba ocurriendo. El artículo dice: "El presidente de la Corte
Suprema, Alfonso Reyes Echandía, que es uno de los rehenes, efectuó por medio
de la Radio Cadena Nacional (RCN), un llamamiento a los sitiadores para que
cesaran el fuego, y advirtió que, en caso contrario, "se puede producir una
hecatombe".

El periódico español hizo de los días 7,8 y 9 de noviembre 1985 portadas de


los hechos que se estaban pasando en Colombia. Al contrario de los periódicos
franceses que hablaron muy poco de los hechos.

14GORRIARAN, Ramón. El M-19 se atrinchera con rehenes en el Palacio de Justicia de Bogotá. El


País. 198
Fueron más de 28 horas de una de las situaciones para las que el país no estaba
preparado, hubo cambios políticos, transformaciones y creaciones a futuro a raíz de
esto. La constitución del 1991 que llegaron con reformas económicas, sociales
y políticas para el sistema judicial en Colombia.
METODOLOGÍA

1. DISEÑO METODOLÓGICO

1.1. TIPO DE INVESTIGACIÓN

El proyecto de investigación “CUBRIMIENTO PERIODÍSTICO DE LA TOMA DEL


PALACIO DE JUSTICIA DE 1985 A 1986”, se encuentra bajo el paradigma
histórico- hermenéutico a través del cual se busca comprender de forma detallada el
cubrimiento periodístico del hecho y entender la realidad del evento por cómo se
expone y observa a través de los medios, con qué criterios, características e
intenciones fue producida la información es ese periodo de tiempo.

1.2. TÉCNICAS DE RECOLECCIÓN DE INFORMACIÓN

Para el cumplimiento de los objetivos del proyecto, se aplicaron como mecanismos


de recolección de información, visitas al periódico el universal, la biblioteca
Bartolomé Calvo, y algunos archivos que conserva la universidad de Antioquia
respecto al hecho.

1.3 METODOLOGÍA PARA EL LOGRO DE LOS OBJETIVOS ESPECÍFICOS

1. Recolectar los fragmentos de noticias, libros y artículos de medios impresos


de la época que mencionan el hecho durante el año establecido anteriormente
(1985-1986). Las principales publicaciones en la prensa escrita, como Revista
Semana, El Espectador y el Universal, sobre la toma al Palacio de Justicia.
Esto nos ayudará a estudiar las narrativas periodísticas que surgen alrededor
de este hecho histórico colombiano. Nos dirigimos a los archivos del
6 de noviembre de 1985 que se encuentran en el Universal, ya que al tratarse
de un trabajo periodístico la información debe ser verídica y real. Asimismo,
nos dirigimos al último piso de la Universidad de Antioquia, que se encuentra
en Medellín, para ver los archivos del patrimonio histórico de Colombia,
en donde se conserva el periódico El Espectador de aquellos años.
Encontramos información sobre los hechos investigados. Revista Semana y
El Tiempo serán buscados en bases de datos de los mismos.
2. Analizar la perspectiva política ideológica de esos artículos y sistematizar las
perspectivas de redacción de los hechos. Investigar en diferentes artículos o
columnas de opinión si la ideología de un medio influye en el tráfico de
información, artículo o redacción de hechos.
3. Buscar en medios contemporáneos menciones del hecho para conocer sus
repercusiones a lo largo de estos 34 años. Analizar en medios digitales
independientes la forma en cómo abordan los hechos del Palacio de justicia años
después.
4. Hacer uso de esta doxografía una vez terminada para el aporte de
conocimiento, publicándolo a través de Slideshare.
RESULTADOS
1. PERIODÍCOS EL UNIVERSAL Y EL ESPECTADOR

Nos dirigimos a los archivos del 6 de noviembre de 1985 que se encuentran en el


Universal, ya que al tratarse de un trabajo periodístico la información debe ser
verídica y real. La narrativa de este periódico va en caminada a lo que el gobierno
opina de la “toma del palacio” y defiende la posición gubernamental de las acciones
tomadas en contra del M-19 que dejaron magistrados e inocentes desaparecidos.

ANEXOS
Luego nos dirigimos al último piso de la Universidad de Antioquia, que se
encuentra en Medellín, para ver los archivos del patrimonio histórico de
Colombia, en donde se conserva el periódico El Espectador de aquellos años.
Encontramos información sobre los hechos investigados, notamos un giro en la
narrativa pues esta casa editorial buscaba darles a los colombianos,
cronología, causas, y resultados de esta “catástrofe”.

ANEXOS
Mientras tanto en la prensa internacional el periódico EL PAIS y LE MONDE miraban
el conflicto interno colombiano de esta forma

ANEXOS
2. ANALISIS DE PERSPECTIVA
Al analizar los criterios editoriales de el periódico El Espectador en 1985 y 1986,
especialmente para la fecha de la toma del Palacio de Justicia, se evidencia un
cambio en las narrativas de la noticia a medida que pasan los días.

En los primeros días después del hecho, rechazaron los actos terroristas cometidos
por el M-19 y lanzaron expresiones donde no descartaban la vinculación con las
mafias de narcotraficantes que azotaban al país en ese entonces, los señalaban
como inconformes a la propuesta de un tratado para la extradición de narcotraficantes
a Estados Unidos. Sin embargo, también hacían referencia a las labores del ejército
por esos días. Al pasar ocho días, cuando la editorial contaba con gran material para
analizar el hecho, se escribían sobre los antecedentes o posibles razones que
llevaron al M-19 a cometer este atentado.

Aunque fue un hecho con gran relevancia, durante el año 1986 en este periódico no
volvió a tener gran espacio sino hasta un año después de lo ocurrido, es decir, en el
mes de noviembre. Este suceso no fue ajeno a todo el país, puesto que involucraba
una problemática que se venía presentando en todas las regiones, en unas más que
otras.
La toma del palacio de justicia sacudió a toda Colombia y otros países, un hecho de
tal magnitud debía ser contado. En la costa caribe colombiana, precisamente en
Cartagena, el periódico más leído para esa fecha era El Universal.

Un medio de comunicación que nació con mucha influencia del Partido Liberal, en la
convulsión de la violencia política en el país, mantuvo como prioridad un criterio
editorial que manejaba información ideológica, pero después se abrió al resto de
géneros periodísticos. Según lo investigado en los archivos, para 1985 el periódico El
Universal, le daba prioridad a las noticias locales, sin embargo no dejaban a un lado
las nacionales y las que más impactaban a nivel internacional.

Es aquí donde nos surgen interrogantes acerca de la responsabilidad que tenía este
medio de comunicación para la construcción de la realidad social y la memoria
histórica en esta zona del país que se encuentra alejada de la ciudad de Bogotá,
donde ocurrió el Holocausto de la toma del palacio de justicia.

Desde el día 7 de noviembre, un día después de lo ocurrido, esta noticia estuvo en


primera plana, al igual que los once días siguientes. Al pasar el 19 de noviembre, la
noticia fue perdiendo importancia, ya no se hablaba de la toma del Palacio de
Justicia, en este periódico. En el año 1986 se volvió a tocar el tema el 06 de
noviembre, es decir, en la fecha del primer aniversario.

3. MEDIOS CONTEMPORÁNEOS
En el transcurso de la historia en Colombia, los medios impresos han sido el motor
principal para saber la verdad y reconocer los hechos. Sin embargo, la censura cobra
un papel importante en la historia de la prensa he aquí la gran pregunta: ¿Todo lo
escrito y revelado desde el episodio de la toma del Palacio de Justicia está basado en
la verdad sin alterar la dimensión de lo ocurrido? Por ese motivo, esta investigación
va guiada a evaluar y contextualizar el hecho ocurrido el 6 de noviembre de 1985.

La toma del Palacio de Justicia sin duda tuvo cobertura mediática de todo tipo. En esta
doxografía nos centraremos en el análisis del cubrimiento periodístico en medios
impresos; en forma y fondo. Los tiempos de evaluación serán desde la fecha del
acontecimiento en 1985 hasta dos años después en 1987.
‘El Holocausto del Palacio de Justicia’ ’28 horas de terror’, son solo algunos nombres
que aún retumban en la memoria de los colombianos. La vigencia de este hecho sigue
latente. El enfrentamiento que dejó a su paso nefastas consecuencias, desde las
humanas hasta las políticas. Si se analiza desde un contexto histórico es prudente
decir que marcó un punto de cierre y otro de apertura en la administración del país.

La creación de la Corte Constitucional en 1991 donde cuando antes los magistrados


se elegían a sí mismos y decidían los reemplazos ante la vacante del momento; con
esta nueva constitución El Consejo Superior de la Judicatura tomó poder frente a esta
función. Hoy en día la elección de los magistrados está a cargo del Senado.

Ahora bien, a pesar de las transformaciones que sufrió el sistema judicial lo que queda
por debatir es el esclarecimiento de los hechos. ¿Qué pasó con los desaparecidos?
Han pasado 30 años no obstante, en la memoria de muchos su despertar se
encuentra en aquel noviembre de 1985.

La inestabilidad política tras este acontecimiento para la institucionalidad nacional aún


tiene repercusiones vigentes. Los familiares reclaman justicia y claridad con respecto
al paradero de sus seres queridos. Es preciso decir que en esa búsqueda de justicia la
respaldan sentencias en la Corte Interamericana de Derechos Humanos al Estado
colombiano por las responsabilidades y torturas sufridas de los afectados.
El Espectador, viernes 6 de noviembre de 1985.

Los cuestionamientos por lo ocurrido en aquel año todavía siguen vigentes y tanto los
medios actuales como el periodismo investigativo siguen nombrando lo que un día
acabó con familias, amigos y amores eternos. Dentro de la burbuja de este hecho
histórico surgen preguntas que a lo largo del tiempo no han tenido respuestas, por
ejemplo, es incierto las cifras de personas muertas e incluso que sus cuerpos fueran
encontrados sino hasta años después.

El Espectador, noviembre de 1985.


BIBLIGRAFÍA

 MOLANO, Alfredo. La semana que cambió a Colombia. La Herida Vengada.


1985. P.2.
 MOLANO, Alfredo. La semana que cambió a Colombia. La Herida Vengada.
1985. P.3
 GÓMEZ, Anibal. HERRERA, José Roberto. PINILLA, Nilson. Comisión
de la verdad sobre los hechos del palacio de justicia. P.217
 ENCISO, Clara Helena. La única guerrillera sobreviviente del Palacio de
Justicia cuenta el horror. Las 2 Orillas. 2015.
 ALCÁNTARA, Manuel. IBEAS, Juan. Colombia ante los retos del siglo XXI:
desarrollo, democracia y
 paz. 2001. P. 216
 CANTOR, Renán. Ejemplo emblemático del terrorismo de estado en
Colombia: la masacre del palacio de justicia. 1985. P.4.
 OROZCO, María Paula. Prohibido Olvidar: Revisión historiográfica de la toma
del palacio de justicia.
 2010. Vol. N°3.
 VALBUENA GARCÍA, Laura. TESIS: “Literaturas de la toma del Palacio de
Justicia” UNAL. Pág. 56. Tomado de: Castro Caycedo, El Palacio Sin
Máscara, p. 236; Echeverry y Hanssen, p. 34; Gómez Gallego, Herrera
Vergara y Pinilla Pinilla, Informe Final, pp. 85, 90; Peña Gómez, p. 309
 GÓMEZ BELTRÁN, Ana María. Tesis: “LA EXPERIENCIA DE LA TOMA DEL
PALACIO DE
 JUSTICIA “ES HORA DE HACER EL DUELO”, Universidad Javeriana. Pág. 18-
19.
 BERNAL, Mauricio. El día que mataron a la justicia de Colombia. El Universal.
2015.
 NEIRA, Armando. Crónica del jueves 7 de noviembre de 1985. Revista Arcadia.
2015.
 ATEHORTÚA CRUZ, Adolfo León. “Decisiones y narcos. Discusiones
recientes en torno a los hechos del palacio de justicia”. Artículo.
 COSOY, Natalia. A 30 años de las "28 horas de terror": así fue la toma del
Palacio de Justicia en Colombia. BBC Mundo. Bogotá. 2015
 GORRIARAN, Ramón. El M-19 se atrinchera con rehenes en el Palacio de
Justicia de Bogotá. El País. 1985.

 Impressions de Colombie por Les amis du Monde Diplomatique. Octubre 2007.


resume.
 Colombie : trois ans d'efforts contrariés. Le monde diplomatique. Enero
1986.Cronología de los hechos del proceso de paz iniciado por Betancur
en Colombia, desde agosto 1982 hasta noviembre 1985.
 Crónica de un ataque anunciada por Gabriel García Márquez. Enero de
1986.Extracto de la préface de la obra La guerra por la paz de E. Santos
Calderón.
 Las heridas abiertas del palacio, 30 años. Revista Semana N.1748.