Está en la página 1de 6

Contenido

Entendiendo el uso de drogas y la adicción..............................................................2

¿Qué es la drogadicción?......................................................................................2

¿Qué pasa con el cerebro cuando una persona usa drogas?...............................2

¿Por qué es que algunas personas se vuelven adictas a las drogas y otras no?.3

Las drogas: uso, abuso, dependencia...................................................................3

Indicador de Centros de Tratamiento de Adicciones.............................................4


Entendiendo el uso de drogas y la adicción

¿Qué es la drogadicción?

La drogadicción es una enfermedad crónica caracterizada por la búsqueda y el


uso compulsivo e incontrolable de una droga, a pesar de las consecuencias
adversas. Para la mayoría de las personas, la decisión inicial de usar drogas es
voluntaria, pero el uso repetido de las drogas puede llevar a cambios en el cerebro
que desafían el autocontrol de una persona adicta e interfiere con su habilidad de
resistir los deseos intensos de usar drogas. Estos cambios del cerebro pueden ser
persistentes, por lo cual se considera la drogadicción una enfermedad
"reincidente"—las personas en recuperación del trastorno del uso de drogas están
a un alto riesgo a volver a usar drogas aunque lleven años sin usarlas.

Es común que una persona recaiga, pero la recaída no significa que el tratamiento
no sirva. Similar a otras condiciones crónicas de la salud, el tratamiento debe de
ser continuo y ajustado basado en cómo el paciente responda. Los planes de
tratamiento necesitan ser revisados a menudo y modificados para adaptarse a las
necesidades cambiantes del paciente.

¿Qué pasa con el cerebro cuando una persona usa drogas?

La mayoría de las drogas afectan al circuito de recompensa del cerebro,


inundándolo con el químico mensajero la dopamina. Este sistema de recompensa
controla la habilidad del cuerpo de sentir placer y motiva a la persona a repetir
comportamientos necesitados para prosperar, como comer y pasar tiempo con los
seres queridos. Esta sobre estimulación del circuito de recompensa causa la
intensa traba placentera que puede llevar a las personas a tomar drogas una y
otra vez.

¿Por qué es que algunas personas se vuelven adictas a las drogas y


otras no?

No hay un solo factor que puede predecir si una persona se volverá adicta a las
drogas. Una combinación de factores influye el riesgo a la adicción. Si una
persona tiene más factores de riesgo, el potencial de llevarse adicta con usar
drogas es más grande.

¿Puede ser prevenida o curada la drogadicción?

El tratamiento para la drogadicción, similar a otras enfermedades crónicas, como


la diabetes, asma o cardiopatía, generalmente no indica una cura. Sin embargo,
la adicción es tratable y puede ser exitosamente manejada. Las personas que se
están recuperando de una adicción estarán en riesgo de experimentar una recaída
por años y posiblemente por toda la vida. Las investigaciones demuestran que
combinar los medicamentos con terapias conductuales para tratar la adicción
asegura la mejor posibilidad de éxito para la mayoría de los pacientes. Los
enfoques de tratamiento adaptados a la forma del uso de drogas de cada paciente
y a cualquier problema médico, mental y social ocurriendo simultáneamente
pueden llevar a recuperación continua.

Las drogas: uso, abuso, dependencia

La definición de droga propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS)


se refiere a todas las sustancias psicoactivas como: "…cualquier sustancia que, al
interior de un organismo viviente, puede modificar su percepción, estado de
ánimo, cognición, conducta o funciones motoras". Esto incluye el alcohol, el tabaco
y los solventes y excluye las sustancias medicinales sin efectos psicoactivos.

Las convenciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el


control de drogas no establecen una distinción entre drogas legales o ilegales;
sólo señalan el uso como lícito o ilícito. Pero en general se emplea el término
droga ilegal o ilícita al hablar de aquellas que están bajo un control internacional,
que pueden o no tener un uso médico legítimo, pero que son producidas,
traficadas y/o consumidas fuera del marco legal.

El alcohol y el tabaco, en estas organizaciones internacionales, son generalmente


mencionados como sustancias más que drogas, debido a que no están sujetas al
control político internacional, con lo que se trata de pasar por alto que, además de
sus fuertes propiedades adictivas, son las que causan mayores daños a la salud
individual y pública en prácticamente todo el mundo. Por otra parte, en algunas
poblaciones las drogas médicas usadas fuera de un adecuado control terapéutico
son la principal causa de abuso y adicción; los solventes volátiles, aunque no
están dentro del mencionado control internacional, son frecuentemente usados
con fines de intoxicación por niños en muchos países, como en México.

Indicador de Centros de Tratamiento de Adicciones

En la información que recopila el SISVEA para este indicador, destaca la de los


Centros de Integración Juvenil (CIJ), que incluye a los 37 ubicados en las
ciudades SISVEA. Además, se cuenta con registros de otros centros de
tratamiento en esas ciudades, como grupos de ayuda mutua, considerados
organismos no gubernamentales (ONG) pues, a diferencia de CIJ, no reciben
soporte económico del gobierno.

Entre 1994 y 1997, la demanda de atención en el total de estos centros aumentó


en un 80%; sin embargo, al considerar exclusivamente a los CIJ y ONG de las
ciudades SISVEA ubicadas en la frontera norte de nuestro país, el incremento en
ese periodo alcanza el 150%, lo que hace evidente que en esa zona existe una
importante problemática de abuso en el consumo de drogas.

En todos los centros de tratamiento incluidos en el SISVEA se observa que en la


población atendida predomina el sexo masculino (89%). Con respecto a la edad,
hay algunas diferencias entre los que llegan por primera vez: mientras en CIJ, el
rango de edad que concentra a la mayoría de los casos es de 15 a 24 años, en las
ONG también llegan en proporciones importantes personas de más de 35 años.

El porcentaje más alto de los casos atendidos es de poliusuarios de drogas, es


decir, personas que han usado diversas sustancias en su historia de consumo, a
veces simultáneamente. La droga que más consumen cuando llegan a tratamiento
no es, necesariamente, con la que se iniciaron.

A través de la reconstrucción de la historia natural del consumo de drogas en los


pacientes que demandan tratamiento, ha sido posible conocer la proporción de
monousuarios y poliusuarios. Este proceso se inicia identificando la primera droga
de preferencia, así como las que posteriormente van combinando con la de inicio,
para conocer los patrones de consumo. Los resultados de este indicador han
mostrado que existen patrones constantes por tipo de sustancia, encontrándose
que, de todos los pacientes en tratamiento, aproximadamente el 70% usa más de
una sustancia al mismo tiempo, mientras que sólo el 30% permanece como
monousuarios, fluctuando estos porcentajes de acuerdo al tipo de droga con que
inician. Entre los poliusuarios, un 40% reportó el uso de hasta cinco sustancias
simultáneamente.

También podría gustarte