Está en la página 1de 9

FAVOR DE DESARROLLAR LOS MEDIOS DE IMPUGNACION EN MATERIA LABORAL (DEFINICION Y

PROCEDIMIENTO).

1. Recurso de revocatoria.
2. Recurso de ampliación.
3. Recurso de aclaración.
4. Recurso de nulidad.
5. Recurso de Apelación
6. Recurso de Rectificación.
7. Recurso de Responsabilidad.
8. EL OCURSO.
9. EL PROCESO CONSTITUCIONAL DE AMPARO.

ANALISE EL SIGUIENTE CASO Y CONTESTE.

1) Los órganos jurisdiccionales que conocieron el presente conflicto.


2) Quienes son las partes procesales.
3) Que Recursos se interpusieron.
4) Narración breve del caso.

CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. APELACIÓN DE SENTENCIA DE


AMPARO EXPEDIENTE 5505-2018 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD: Guatemala, veintitrés de
mayo de dos mil diecinueve. En apelación y con sus antecedentes, se examina la sentencia de
cuatro de enero de dos mil dieciocho, dictada por la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo
y Antejuicio, en la acción constitucional de amparo promovida por Melvin Augusto Peralta Onofre
contra la Sala Mixta de la Corte de Apelaciones de Trabajo y Previsión Social del Departamento de
Izabal. El postulante actuó con el patrocinio del Abogado Manuel Arturo López Galicia. Es ponente
en el presente caso el Magistrado Vocal II, Neftaly Aldana Herrera, quien expresa el parecer de
este Tribunal. ANTECEDENTES I. EL AMPARO A) Interposición y autoridad: presentado el
diecinueve de enero de dos mil diecisiete en la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y
Antejuicio. B) Acto reclamado: resolución de doce de agosto de dos mil dieciséis, dictada por la
Sala Mixta de la Corte de Apelaciones de Trabajo y Previsión Social del Departamento de Izabal,
que confirmó la emitida por el Juzgado de Primera Instancia de Trabajo y Previsión Social del
departamento de Izabal, que declaró sin lugar la demanda ordinaria laboral promovida por el
postulante contra la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla. C) Violaciones que
denuncia: a los derechos de igualdad, defensa, al trabajo y los inherentes a la persona humana y a
los principios jurídicos del debido proceso. D) Hechos que Expediente 5505-2018 Página 2 de 17
CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. motivan el amparo: lo
expuesto por el postulante y de lo que consta en los antecedentes, se resume: D.1) Producción del
acto reclamado: a) el postulante y otros trabajadores, promovieron en la vía incidental, denuncia
de despido y solicitud de reinstalación contra su empleadora -Empresa Portuaria Nacional Santo
Tomás de Castilla-, la cual fue declarada con lugar en auto de veintitrés de febrero de dos mil
nueve; b) inconforme la entidad empleadora apeló y para el efecto la Sala Segunda de la Corte de
Apelaciones de Trabajo y Previsión Social, confirmó el auto apelado en resolución de veinticinco de
junio de dos mil nueve; c) contra esa decisión, la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de
Castilla promovió amparo el cual fue otorgado por la Cámara de Amparo y Antejuicio de la Corte
Suprema de Justicia, decisión que fue apelada por la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de
Castilla -en lo que consideró relevante a sus interesesy por el ahora postulante y compañeros. Esta
Corte en sentencia de dos de agosto de dos mil once, dictada dentro de expediente 4449-2010,
revocó la sentencia apelada y denegó el amparo solicitado por la parte empleadora; d) la
autoridad nominadora cumplió con reinstalar a los trabajadores en su puesto de trabajo,
pagándole al ahora postulante, un salario de dos mil ciento treinta y cinco quetzales (Q.2,135.00),
por lo que éste promovió juicio ordinario laboral, reclamando el salario de cinco mil cuatrocientos
ochenta quetzales con setenta y dos centavos (Q.5480.72) así como el ajuste en el pago del mismo
a partir del momento de la reinstalación y en el pago de sus prestaciones que en derecho
corresponde, esto conforme a una “liquidación de salarios caídos” (cálculo aproximado de
honorarios y demás prestaciones –folio 31 del juicio ordinario laboral 18016-2014-000136-),
practicada por la entidad empleadora al reinstalarlo de conformidad con lo ordenado por el
Juzgado y demás órganos jurisdiccionales, Expediente 5505-2018 Página 3 de 17 CORTE DE
CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. pretensión que fue declarada sin lugar
por el Juez de Primera Instancia de Trabajo y Previsión Social del departamento de Izabal; y d) el
demandante apeló esa decisión y la Sala cuestionada, mediante la emisión del acto reclamado,
declaró sin lugar el referido recurso y como consecuencia, confirmó la sentencia de primer grado.
D.2) Agravios que se reprochan al acto reclamado: no obstante “(…) la Corte de Constitucionalidad
ordenó el pago del mismo salario que con motivo de los servicios prestados recibía (…)” la
autoridad nominadora se ha negado a cumplir esa orden, irrespetando de esa manera lo resuelto
en amparo tanto por la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y Antejuicio como por la
Corte de Constitucionalidad. La sentencia reclamada incurre en una serie de contradicciones y
razonamientos alejados de las normas laborales y está sustentada en falacias para negarle los
derechos otorgados por “las Altas Cámaras Legales” con el argumento de que otorgar lo que se
resolvió en aquel caso (El amparo que planteó la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de
Castilla contra la confirmación de la reinstalación), afecta a los trabajadores que ocupan la misma
plaza. D.3) Pretensión: solicitó que se otorgue el amparo, se deje en suspenso la resolución que
constituye el acto reclamado, y se ordene a la autoridad denunciada, dictar nueva sentencia que
ordene pagarle el salario de cinco mil cuatrocientos ochenta quetzales con setenta y dos centavos
(Q.5480.62) como salario base más el complemento de las prestaciones laborales que la ley
ordena. E) Uso de recursos: ninguno. F) Casos de procedencia: invocó el contenido en el inciso b)
del artículo 10 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad. G) Leyes que se
consideran violadas: citó los artículos 4º, 12, 44, 106 de la Constitución Política de la República de
Guatemala y 4 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad. Expediente 5505-
2018 Página 4 de 17 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. II.
TRÁMITE DEL AMPARO A) Amparo provisional: no se otorgó. B) Terceros interesados: a) Inspección
General de Trabajo; b) Empresa Portuaria Santo Tomás de Castilla y c) Jesús de Dios Figueroa
Tejada. C) Remisión de antecedentes: discos compactos conteniendo: a) copia electrónica del
expediente 18016-2014-00136 del Juzgado de Primera Instancia de Trabajo y Previsión Social del
departamento de Izabal y b) copia electrónica del expediente de apelación dentro del expediente
18016- 2014-00136, de la Sala Mixta de la Corte de Apelaciones de Trabajo y Previsión Social del
Departamento de Izabal. D) Medios de comprobación: se relevó del período probatorio. E)
Sentencia de primer grado: la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y Antejuicio,
consideró: “(…) la pretensión del solicitante es trasladar al plano constitucional la discusión de
temas que ya fueron debatidos ante los órganos jurisdiccionales correspondientes, pues la Sala
cuestionada, al conocer el recurso de apelación, analizó los razonamientos expuestos, las
constancias procesales, las leyes aplicables, los medios de prueba aportados y dio respuesta a los
motivos de apelación, para concluir que el recurso de apelación debía declararse sin lugar, debido
a que quedó probado que lo que corresponde al puesto que desempeña el postulante, en
concepto de salario ordinario es la cantidad de dos mil ciento treinta y cinco quetzales, y al sumar
el monto de otros rubros que se le pagan, como bonos, extras y dobles, entre otros, da la cantidad
de cinco mil cuatrocientos ochenta quetzales con setenta y dos centavos. Con base a los
argumentos expuestos, la Sala declaró sin lugar el recurso planteado, en el ejercicio de las
facultades que le confiere la ley, concretamente, los artículos 203 de la Constitución Política de la
República de Guatemala y 372 del Código de Trabajo, por lo que el solo hecho que lo resuelto
Expediente 5505-2018 Página 5 de 17 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE
GUATEMALA, C.A. no sea coincidente con la pretensión del postulante, no implica que se le hayan
ocasionado los agravios que denuncia, ya que la autoridad impugnada no evidencia en su proceder
circunstancia que amerite el otorgamiento de la protección constitucional, pues apoyó su decisión
en argumentos jurídicos y fácticos y emitió su resolución conforme a la potestad de juzgar y
promover la ejecución de lo juzgado, de acuerdo a las facultades que le otorga la Constitución
Política de la República de Guatemala, específicamente porque no es posible, dentro de la
administración pública, pagar en concepto de salario, por un mismo puesto, remuneraciones
distintas, es decir, que el señor postulante, debe percibir como salario ordinario, lo mismo que
perciben sus compañeros de trabajo que desempeñan el mismo puesto. Sin involucrarse en la
jurisdicción ordinaria, este tribunal advierte que al momento de su despido, el amparista era
contratista de la Empresa Portuaria Santo Tomás de Castilla, en el renglón cero veintinueve,
prestando servicios técnicos. De febrero de dos mil nueve (fecha en que fue despedido y planteó
su demanda de reinstalación) a mayo de dos mil doce (fecha en que fue reinstalado en su lugar de
trabajo), devengó la cantidad de cinco mil cuatrocientos ochenta quetzales en concepto de salario.
Al ser reinstalado, el veintisiete de mayo de dos mil doce, se le adjudicó la plaza de oficial de
contenedores, en el renglón cero once, es decir, se le reconoció la calidad de trabajador, y ya no
de contratista. Sin embargo, al otorgarle dicha plaza, se le fijó el salario ordinario que devengan las
demás personas que desempeñan el mismo puesto, de dos mil ciento treinta y cinco quetzales y él
aceptó dicha condición. Sin embargo, la remuneración mensual que percibe es superior a cinco mil
quetzales, pues se complementa con otros rubros para llegar al promedio de cinco mil
cuatrocientos ochenta quetzales. Esa circunstancia se le explicó al momento de Expediente 5505-
2018 Página 6 de 17 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. su
reinstalación y él aceptó en la tramitación del juicio ordinario que originó la presente acción,
mediante confesión judicial (a la que el juez ordinario le confirió valor probatorio) que devenga en
concepto de salario promedio mensual, siete mil ochocientos quetzales y que desde el momento
que fue reinstalado aceptó como oficial de contenedores, en condiciones similares a sus demás
compañeros de trabajo. De lo anterior se advierte que tanto el juez de primera instancia como el
tribunal de alzada, dieron respuesta a sus reclamos. El criterio valorativo de la Sala recurrida, no
puede ser objeto de revisión por medio de la acción constitucional que se resuelve, porque como
se ha sostenido en reiteradas oportunidades, en el amparo se enjuicia el acto reclamado, pero no
se puede entrar a resolver sobre las proposiciones de fondo, debido a que es a la jurisdicción
ordinaria a la que corresponde valorarlas o estimarlas. En consecuencia, no se estima agraviante a
los derechos del amparista la decisión contenida en la resolución reclamada, en virtud de que la
misma, está debidamente fundamentada, no se advierten razonamientos contradictorios ni
falacias en la misma. Adicionalmente, cabe mencionar que los argumentos del postulante, se
relacionan estrictamente con la jurisdicción ordinaria laboral y no se enfocan hacia la
comprobación de vulneración de garantías constitucionales. Por lo considerado, no se establecen
que exista daño constitucional que deba repararse en este caso. Al respecto de la falta de agravio,
la Corte de Constitucionalidad ha señalado (…) Por lo considerado, se estima que la acción
planteada, deviene improcedente y así deberá resolverse. No se condena en costas al postulante,
por no haber sujeto legitimado para realizar el cobro, sin embargo, por considerarse que el
amparo es notoriamente improcedente, se condena al abogado patrocinante al pago de multa
(…)” Y resolvió: “I) Deniega, Expediente 5505-2018 Página 7 de 17 CORTE DE
CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. por notoriamente improcedente el
amparo planteado por Melvin Augusto Peralta Onofre contra la Sala Mixta de la Corte de
Apelaciones de Trabajo y Previsión Social del Departamento de Izabal. II) No se condena en costas.
III) Se impone multa de mil quetzales al abogado Manuel Arturo López Galicia, que deberá hacerla
efectiva en la Tesorería de la Corte de Constitucionalidad dentro de los cinco días siguientes a
partir de estar firme este fallo; su cobro en caso de incumplimiento se hará por la vía legal
correspondiente (…)” III. APELACIÓN Melvin Augusto Peralta Onofre -postulante-, apeló y para el
efecto reiteró lo expuesto en su escrito de interposición de amparo. Agregó que con el acto
reclamado no se cumple lo ordenado por esta Corte en el amparo 4449-2010, respecto a que se le
debe pagar el mismo salario que devengaba al momento del despido. Solicitó que se tenga por
interpuesto el recurso de apelación y se admita para su trámite. IV. ALEGATOS EN EL DÍA DE LA
VISTA A) Melvin Augusto Peralta Onofre, postulante reiteró lo expuesto en su escrito de amparo y
en el de apelación. Solicitó que se dicte la sentencia en apelación que en Derecho corresponda. B)
La Empresa Portuaria Santo Tomás de Castilla, tercera interesada, expuso que la sentencia
reclamada en amparo no viola principios ni derechos constitucionales por lo que solicitó que se
declare sin lugar el recurso de apelación planteado y en consecuencia se confirme la sentencia
impugnada. C) El Ministerio Público manifestó que comparte lo considerado y resuelto en la
sentencia de amparo de primer grado puesto que los fundamentos en que se basa la decisión
contenida en el acto reclamado es congruente con lo actuado en el juicio ordinario de mérito y no
denota violación a Expediente 5505-2018 Página 8 de 17 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. los derechos que invoca el postulante. Solicitó que se confirme el
fallo venido en grado, denegando el amparo solicitado. CONSIDERANDO - I - No genera agravio la
decisión adoptada por las autoridades de Trabajo y Previsión Social que en legítimo ejercicio de su
potestad de juzgar, no acogen la petición de la postulante relativa al pago de salario y reajuste
pretendido, cuando la decisión reclamada está basada en argumentos jurídicos y fácticos y se
advierte que lo pretendido por el trabajador en el nuevo juicio es que se declare un salario con
base en supuestas declaraciones de este Tribunal tergiversando lo determinado en actuaciones
previas. - II - Melvin Augusto Peralta Onofre acude en amparo contra la Sala Mixta de la Corte de
Apelaciones de Trabajo y Previsión Social del Departamento de Izabal, señalando como lesiva la
resolución de doce de agosto de dos mil dieciséis, que confirmó la emitida por el Juzgado de
Primera Instancia de Trabajo y Previsión Social del departamento de Izabal, que declaró sin lugar la
demanda ordinaria laboral de reclamando el salario de cinco mil cuatrocientos ochenta quetzales
con setenta y dos centavos (Q.5480.72) así como el ajuste en el pago del mismo a partir del
momento de la reinstalación y en el pago de sus prestaciones, promovida por el postulante contra
la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla. Denuncia el postulante que la autoridad
cuestionada vulneró sus derechos, por los motivos expuestos en el apartado de Antecedentes de
la presente sentencia. Expediente 5505-2018 Página 9 de 17 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. La Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y Antejuicio,
denegó la tutela solicitada al considerar que la Sala cuestionada que la pretensión del solicitante
era trasladar al plano constitucional la discusión de temas que ya fueron debatidos ante los
órganos jurisdiccionales correspondientes y que no encontró agraviante a los derechos del
amparista la decisión contenida en la resolución reclamada, en virtud de que la misma, está
debidamente fundamentada, y no se advierten razonamientos contradictorios ni falacias en la
misma. - III - Al efectuar el análisis de las constancias procesales, esta Corte advierte que: a) el Juez
de Primera Instancia de Trabajo y Previsión Social del departamento de Izabal, en auto de
veintitrés de febrero de dos mil nueve, ordenó a la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de
Castilla, la reinstalación de Melvin Augusto Peralta Onofre -ahora postulante- y otros trabajadores,
en su puesto de trabajo, decisión que en apelación fue confirmada por la Sala Segunda de la Corte
de Apelaciones de Trabajo y Previsión Social; b) cuestionada en amparo esa decisión la entidad
empleadora, la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y Antejuicio, otorgó la garantía
interpuesta; c) inconformes, la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla y los
trabajadores, apelaron y este Tribunal, en sentencia de dos de agosto de dos mil once, dictada
dentro del expediente de apelación de sentencia de amparo 4449-2010, revocó la sentencia de
primer grado y denegó el amparo solicitado por la empleadora; d) el veintisiete de mayo de dos
mil doce, Melvin Augusto Peralta Onofre fue reinstalado en su puesto de trabajo, percibiendo un
salario ordinario de dos mil ciento treinta y cinco quetzales (Q.2,135.00), más otras cantidades por
extras, dobles y por bono Expediente 5505-2018 Página 10 de 17 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. incentivo contenedores; e) en abril de dos mil catorce, promovió
ante el Juez de Primera Instancia de Trabajo y Previsión Social del departamento de Izabal,
demanda ordinaria laboral contra la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla,
reclamando el pago de salario de cinco mil cuatrocientos ochenta quetzales con setenta y dos
centavos (Q.5480.72) así como el ajuste del pago del mismo y del aguinaldo, bonificación anual
para trabajadores del sector privado y público, vacaciones, utilidades y tiempo extraordinario
(simple, doble y dominical) correspondientes a los meses de junio de dos mil doce a abril de dos
mil catorce. Para el efecto indicó que la entidad demandada debió cancelarle el salario de
conformidad con lo ordenado por el Juzgado y demás órganos jurisdiccionales, siendo este el
equivalente a cinco mil cuatrocientos ochenta quetzales con setenta y dos centavos (Q.5480.72),
pero solo le ha pagado dos mil ciento treinta y cinco quetzales (Q.2135.00); e) en sentencia de
veintiséis de junio de dos mil quince, el Juez arriba identificado declaró sin lugar la demanda
argumentando que: “(…) A) El actor Melvin Augusto Peralta Onofre, realiza (sic) como pretensión
en la presente demanda que se obligue a la entidad demandada Empresa Portuaria Nacional Santo
Tomás de Castilla, a cancelarle el salario equivalente a la suma de cinco mil cuatrocientos ochenta
quetzales con setenta y dos centavos, argumentando que su empleadora ha venido cubriéndole
un salario inferior consistente en la suma de dos mil ciento treinta y cinco quetzales, sin embargo
dicho extremo no fue acreditado, en primer lugar el propio actor con su demanda acompaña
boletas de liquidación de sueldos y salarios y bonificación vacacional respectivamente, a su
nombre de fechas veintiocho de marzo de dos mil catorce, en las cuales se establece que percibe
un salario de cinco mil seiscientos once quetzales con sesenta y seis centavos, más un bono
vacacional de dos mil ciento Expediente 5505-2018 Página 11 de 17 CORTE DE
CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. treinta y cinco quetzales, lo que sumados
hacen un total de siete mil setecientos cuarenta y seis quetzales con sesenta y seis centavos; lo
cual fue reafirmado en el diligenciamiento de Reconocimiento Judicial efectuado el veintisiete de
mayo de dos mil quince, y se corrobora con las planillas de pago de salarios del demandante; B) En
cuanto al argumento invocado por el demandante, en el sentido que si bien es cierto percibe
como salario el consignado en las boletas acompañadas, que éstas solo tienen la finalidad de
probar el salario ordinario que se le cancela por la cantidad de dos mil ciento treinta y cinco
quetzales, y que los otros rubros como extras, dobles, bono incentivo de contenedores, no
corresponden al salario ordinario, dicho argumento no puede tenerse como válido, ya que de ser
así el actor pretende que su salario ordinario sea de cinco mil cuatrocientos ochenta quetzales con
setenta y dos centavos, sumándole los demás rubros darían un total de ocho mil novecientos siete
quetzales con treinta y ocho centavos, lo que sería totalmente contrario a la realidad y a los
salarios devengados por las demás personas que ocupan la misma plaza del demandante, en
consecuencia resultaría contrario a derecho, aunado al hecho que el demandante no acreditó
documentalmente con boletas de pago de salarios de los periodos anteriores a su reinstalación
para determinar el desglose de los rubros y el salario ordinario pretendido(…) el Juzgador
establece que mediante las pruebas ofrecidas por las partes, resultan insuficientes para establecer
la existencia del derecho pretendido por el demandante, como consecuencia al Juzgador no le
queda más que declarar sin lugar la demanda planteada(…)”; f) inconforme el trabajador apeló
alegando entre otros aspectos, que el objeto por el que interpuso la demanda fue para que se
ordenara que se le cancele el salario que devengaba antes del retiro de que fue objeto tal como lo
ordenó la Corte de Expediente 5505-2018 Página 12 de 17 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. Constitucionalidad al resolver lo relativo a su reinstalación; g) la
Sala Mixta de la Corte de Apelaciones del departamento de Izabal al resolver el recurso de
apelación dictó sentencia de doce de agosto de dos mil dieciséis declarando sin lugar el recurso
intentado y para el efecto consideró: “(…) la sentencia emitida por el señor Juez (…) se encuentra
apegada a derecho en virtud que de lo denunciado por el recurrente, no le asiste la razón jurídica,
toda vez que argumenta que la parte empleadora solo le ha pagado en concepto de salario
ordinario la cantidad de dos mil ciento veinte quetzales exactos, cuando lo correcto y ordenado es
que se le pague el concepto de salario ordinario es la cantidad de cinco mil cuatrocientos ochenta
quetzales con sesenta (sic) y dos centavos, más el ajuste de prestaciones que por ley se ven
involucradas en lo solicitado, y que esta última cantidad en concepto de salario, es la que aprobó y
ordenó la Corte de Constitucionalidad. Este Tribunal al analizar la sentencia emitida por el
juzgador establece que efectivamente el actor acompañó a su demanda boleta de pago en donde
se establece que en concepto de salario ordinario percibe la cantidad de dos mil ciento treinta y
cinco quetzales, pues los demás rubros que se adhirieron a esa cantidad no corresponden al
salario ordinario. En ese sentido tampoco es cierto que la sentencia emitida el dos de agosto de
dos mil once por la Corte de Constitucionalidad haya ordenado taxativamente que se pagara en
concepto de salario ordinario la cantidad de cinco mil cuatrocientos ochenta quetzales con sesenta
(sic) y dos centavos, pues en el contenido de dicha resolución se encuentra lo relacionado a
apelación de amparo, que confirma la reinstalación del señor Melvin Augusto Peralta Onofre, en la
mencionada resolución emitida la Corte de Constitucionalidad no indica alguna cantidad que
refiera en concepto de pago de salario ordinario, sin embargo se Expediente 5505-2018 Página 13
de 17 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. deduce que debe
pagársele la misma cantidad que devengaba antes de darse por finalizada la relación laboral, es
decir la cantidad de dos mil ciento treinta y cinco quetzales exactos, pues si bien es cierto el actor,
presentó documentos que prueban el pago de salarios y prestaciones que devengaba antes de su
despido y la cual fue aprobada por el auditor del demandado a estas el juzgador le confiere valor
probatorio, y acredita que el salario devengado por el actor del periodo comprendido de febrero
de dos mil nueve a mayo de dos mil doce correspondía a cinco mil cuatrocientos ochenta
quetzales con setenta y dos centavos; sin embargo advierte también que el mencionado salario
ordinario se encontraba desglosado de la siguiente forma salario ordinario dos mil ciento treinta y
cinco quetzales, más dos mil doscientos sesenta quetzales con cincuenta centavos de extras,
cuatrocientos diecinueve quetzales con cuarenta y ocho centavos de dobles y setecientos cuarenta
y seis quetzales con cuarenta y ocho centavos de bono incentivo contenedores, valoración que
realiza conforme a derecho, toda vez que la documentación presentada por el actor, se constata
que así es como se detalla el salario devengado por el señor Melvin Augusto Peralta Onofre, por lo
que se concluye que la parte empleadora sí ha cumplido con lo ordenado por los tribunales y
Cortes que han conocido el presente caso, toda vez que ha hecho efectivo el pago de salario
ordinario que corresponde al actor, siendo este la cantidad de dos mil ciento treinta y cinco
quetzales y no la cantidad de cinco mil cuatrocientos ochenta quetzales con setenta y dos
centavos, como lo pretende hacer ver el recurrente a este tribunal, pues de todas las pruebas
presentadas en juicio, se establece que en concepto de salario ordinario corresponde la cantidad
de dos mil ciento treinta y cinco quetzales exactos, al cual se le incrementaban los rubros que se
detallaron anteriormente, lo que generaba la totalidad de cinco mil Expediente 5505-2018 Página
14 de 17 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. cuatrocientos
ochenta quetzales con sesenta y dos centavos, por lo que ilógico sería tomar la cantidad de cinco
mil cuatrocientos ochenta quetzales con setenta y dos centavos como salario ordinario, si de la
documentación presentada por el actor y la que fue debidamente analizada y valorizada, se
deduce que percibía en concepto de salario la cantidad de dos mil ciento treinta y cinco
quetzales(…)” En el presente caso, se advierte que el asunto toral del conflicto trasladado al plano
constitucional consiste en que el accionante denunció que se le produjo agravio debido a que la
Sala reclamada incurrió en el acto reclamado en una serie de contradicciones y razonamientos
alejados de las normas laborales al negarle el pago de un salario de conformidad con lo que aduce,
fue ordenado por esta Corte en el expediente de amparo 4449-2010, argumento que reiteró al
apelar la sentencia del a quo y que también constituyó un motivo de inconformidad que fue
expuesto a la Sala cuestionada. Con base en lo antes determinado, se puede concluir que la Sala
denunciada, en ejercicio de su potestad de juzgamiento, determinó que la Corte de
Constitucionalidad en sentencia de dos de agosto de dos mil once, dictada dentro de expediente
de apelación de sentencia de amparo 4449-2010 denegó el amparo solicitado por Empresa
Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla contra la resolución que confirmó la reinstalación del
ahora postulante y cinco trabajadores más, sin emitir pronunciamiento alguno respecto a
establecer el monto del salario a retribuir a los trabajadores reinstalados. Por otra parte la Sala
reprochada, acorde a sus facultades, determinó conforme a la documentación aportada al proceso
como medios de prueba, que el salario percibido por Melvin Augusto Peralta Onofre -amparista- si
bien correspondía a la cantidad de cinco mil cuatrocientos ochenta quetzales con setenta y dos
centavos (Q.5480.72) el Expediente 5505-2018 Página 15 de 17 CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. mismo se desglosaba en los rubros correspondientes a: a) salario
ordinario por dos mil ciento treinta y cinco quetzales (Q.2135.00); b) extras por dos mil doscientos
sesenta quetzales con cincuenta centavos (Q.2260.50); c) dobles por cuatrocientos diecinueve
quetzales con cuarenta y ocho centavos (Q.419.48) y d) bono incentivo contenedores por
setecientos cuarenta y seis quetzales con cuarenta y ocho centavos (Q.746.48). De esa cuenta se
advierte que la Sala reclamada motivó su decisión en argumentos jurídicos y fácticos, sin que se
adviertan contradicciones ni razonamientos alejados de la realidad como lo denuncia el amparista
y, que lo pretendido por el trabajador en el nuevo juicio es que se declare un salario que adujo fue
declarado por este Tribunal, no obstante, en la sentencia de apelación de amparo, proferida en el
expediente 4449-2010, como se indicó, esta Corte no realizó tal declaratoria, siendo evidente que
la intención del postulante es tergiversar la estimaciones que ahí fueron emitidas y que sirvieron
para denegar la protección constitucional que en esa oportunidad fue solicitada por Empresa
Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla. Respecto del agravio concerniente a que la Sala
reclamada argumentó que el pago pretendido por el ahora amparista afectaría a los trabajadores
que ocupan la misma plaza que el demandante al percibir un salario menor, esta Corte considera
que la estimación de la Sala se refiere a que de acceder a la pretensión del actor se estaría
reconociendo injustamente al postulante un salario integrado superior que no corresponde a la
plaza que desempeña, porque otros trabajadores que ocupan la misma plaza que el amparista, en
las mismas condiciones y que prestan el mismo servicio, reciben un salario menor al que él
pretende. Lo anterior no puede causar el agravio denunciado porque lo que trasciende en el caso
concreto es que la Sala resolvió basándose en que quedó Expediente 5505-2018 Página 16 de 17
CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. acreditado en el proceso, que
el monto del salario ordinario devengado era dos mil ciento treinta y cinco quetzales (Q.2135.00)
de conformidad con el desglose que realizó en el acto que se reprocha en amparo, y no el monto
que aquel reclamó. Lo anterior denota que la Sala reclamada actuó conforme la facultad que le
reconoce el Artículo 372 del Código de Trabajo. Todo lo considerado evidencia la inexistencia de
agravio que haya lesionado derechos y garantías constitucionales de la accionante y que deba ser
reparado por esta vía, razón por la cual, el amparo planteado deviene improcedente. Al haber
resuelto en igual sentido el tribunal a quo procede confirmar la sentencia apelada, pero por las
razones aquí consideradas. LEYES APLICABLES Artículos citados y 265, 268 y 272, inciso c), de la
Constitución Política de la República de Guatemala; 1º, 5º, 6º, 8º, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 60, 61, 62,
63, 64, 149, 163, inciso c) y 185 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad;
y 35, 36 y 46 del Acuerdo 1-2013 de la Corte de Constitucionalidad. POR TANTO La Corte de
Constitucionalidad, con base en lo considerado y leyes citadas al resolver, declara: I. Sin lugar el
recurso de apelación interpuesto por Melvin Augusto Peralta Onofre, postulante y como
consecuencia, confirma la sentencia apelada. II) Notifíquese y con certificación de lo resuelto,
devuélvanse los antecedentes. Expediente 5505-2018 Página 17 de 17 CORTE DE
CONSTITUCIONALIDAD REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A. BONERGE AMILCAR MEJIA ORELLANA
PRESIDENTE GLORIA PATRICIA PORRAS ESCOBAR DINA JOSEFINA OCHOA ESCR IBÁ MAGISTRADA
MAGISTRADA NEFTALY ALDANA HERRERA JOSE FRANCISCO DE MATA VELA MAGISTRADO
MAGISTRADO HENRY PHILIP COMTE VELÁSQUEZ MARÍA CRISTINA FERNÁNDEZ GARCÍA
MAGISTRADO MAGISTRADA MARTÍN RAMÓN GUZMÁN HERNÁNDEZ SECRETARIO GENERAL