Está en la página 1de 22

i

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA


UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL
DE LOS LLANOS CENTRALES
“RÓMULO GALLEGOS”
ÁREA DE POSTGRADO

MEDIDAS CAUTELARES PARA ASEGURAR LA RESPONSABILIDAD


PENAL DEL IMPUTADO

Trabajo Especial de Grado para optar al Título de Especialista en la Especialidad de


Ciencias Penales y Criminológicas

Autor: Nancy Hernández


Tutor

Calabozo, Julio, de 2018


1

INTRODUCCIÖN

En el Derecho Romano, no se conocían las medidas cautelares tal como se


conciben en la actualidad, sin embargo, contaba con ciertas instituciones parecidas y
que cumplían con similares objetivos a las de hoy en día.
En Venezuela, el Código Orgánico Procesal Penal Venezolano, contiene
principios y garantías procesales con una amplia idea de las modificaciones que le
han realizado al sistema procesal penal, tales garantías procesales, conforman un
conjunto de elementos que protegen al ciudadano para que el ejercicio del poder
penal del Estado no sea aplicado en forma arbitraria, de allí la importancia de las
Medidas Cautelares Sustitutivas, pues, son mecanismos para hacer efectivas dichas
garantías. Igualmente, se estableció que deben guardar proporcionalidad y
pertinencia con lo que se pretende asegurar. Estas medidas son cautelares porque
tienden a evitar los peligros de obstaculización del proceso y buscan asegurar el
efectivo cumplimiento de la posible condena. Si luego de comprobada la
culpabilidad del imputado en juicio éste pudiera sustraerse al cumplimiento de la
sanción, la justicia se vería burlada y la sociedad perdería la confianza en el derecho.
Las medidas cautelares en el proceso penal están reservadas, en lo que a su
creación se refiere, al legislador, según lo establecido en el Código Orgánico
Procesal Penal, en el Libro Primero, Capítulo IV, contenido en el título VII De las
Medidas de Coerción Personal. De lo anterior, se puede destacar en la práctica
forense, en los delitos como homicidio, robo a mano armada, violación y tráfico de
estupefacientes que los jueces se apartan del principio de presunción de inocencia,
sin tomar en cuenta la condición social del imputado y su actividad laboral,
rompiendo así el principio de afirmación de libertad, de no discriminación y de
igualdad de partes. Porque la norma del artículo 9 del Código Orgánico Procesal
Penal, deja ver que la libertad es la regla y no la excepción, y que persigue la
adaptación social del imputado.
Punto al que los jueces no brindan mucha importancia, ya que prefieren aplicar
2

la sanción probable del delito, para presumir el peligro de fuga y negar la medida
cautelar sustitutiva, como por ejemplo cuando se trata de delitos como robo a mano
armada, violación, homicidio y secuestro delito este último que se encuentra muy en
boga en nuestro país, un ejemplo de él, sería los llamados secuestro exprés, delitos
cuya pena exceden de diez años en su límite superior, motivo este único y suficiente
para tomar en cuenta la aplicación de la privación judicial preventiva de libertad. En
opinión de la autora si un imputado exhibe arraigo familiar y un trabajo estable, eso
hace desaparecer salvo prueba en contrario la presunción de fuga y el Juez debe
acordar la medida cautelar sustitutiva.
Razón por la cual el objetivo principal de esta investigación tiene como
finalidad, analizar las Medidas Cautelares Para Asegurar La Responsabilidad Penal
Del Imputado, este objetivo se ha integrado con una serie de objetivos específicos
que motivan a decretar la naturaleza jurídica, identificación, tipos, fundamentos de
aplicación y el análisis de los elementos que debe contener la decisión del juez al
momento de otorgar dichas Medidas Cautelares Sustitutivas.
Por consiguiente, el presente trabajo ha quedado estructurado en cuatro
importantes capítulos:
Capítulo I: en el, se describe el planteamiento del problema, las interrogantes,
los objetivos de la investigación y la justificación.
Capítulo II: Es donde se desarrolla la parte teórica de la investigación extraídas
de textos o trabajos realizados con anterioridad por otros investigadores y que
guardan relación con el punto tratado, los cuales se utilizaron como apoyo para la
elaboración de dicho trabajo, de igual forma, contiene las bases teóricas y las bases
legales, que fundamentan la investigación.
Capítulo III: En esta parte, se explica la metodología abordada, en ella se puede
apreciar el enfoque de la investigación, el tipo, nivel y diseño bajo los cuales se rige
la investigación, así como las técnicas de recolección de datos y las técnicas de
análisis de la información
3

CAPÍTULO I

EL PROBLEMA

Planteamiento del problema

Desde que se inicia el proceso penal hasta que finaliza, transcurre bastante
tiempo a veces. En ese período, pueden surgir contratiempos: los investigados pueden
fugarse o destruir pruebas, por ejemplo. El proceso penal debe ofrecer plenas
garantías y, al mismo tiempo, ser rápido, para que no se ocasionen otros daños y para
que el juicio se pueda realizar. Dicho conflicto se soluciona a través de varios
mecanismos, que, a menudo, actúan como soluciones de compromiso. Entre ellos,
destacan las medidas cautelares.
Las medidas cautelares son instrumentos procesales que se imponen durante el
curso de un proceso penal, con el objeto de restringir el ejercicio de los derechos
personales o patrimoniales del imputado o de terceras personas. Los actos coercitivos
afectan por regla general al imputado, a quien se puede restringir en el ejercicio de
sus derechos personales por ejemplo, allanando su domicilio, abriendo su
correspondencia, privándolo de su libertad de tránsito o locomoción, entre otros. o
patrimoniales por ejemplo, embargando sus bienes. Pero también puede afectar a
terceros, como por ejemplo al testigo que se ve obligado a comparecer a declarar, la
víctima de lesiones que debe someterse a un examen corporal o el propietario de la
cosa hurtada que se ve privado temporalmente de su uso y goce mientras permanece
secuestrado con fines probatorios.
En una sociedad dada, se podrá observar que los hombres normalmente
respetan las normas de conducta que las normas jurídicas establecen; no obstante ello,
sucede que en ocasiones los hombres incumplen las reglas de conducta contenidas en
las normas, debiéndose imponer las sanciones que éstas establecen. El medio por
excelencia a través del cual se obtiene la aplicación no voluntaria de una sanción es el
4

proceso jurisdiccional. Este proceso, como toda actividad humana, requiere para su
desarrollo, de un cierto tiempo, y ese lapso que media entre el planteo al Tribunal y
su efectiva satisfacción es fuente de inconvenientes que afectan la efectividad de la
norma jurídica cuya aplicación se persigue.
De igual forma, la sociedad se explica como un conjunto de comportamientos
humanos, orientados a la obtención de fines que se relacionan con su conservación y
desarrollo; sin embargo, no todos estos comportamientos se proponen tal finalidad,
hay algunos que, por el contrario lesionan o ponen en peligro su estabilidad, frente a
ello el estado garantizador de estos bienes sociales mediante los tribunales de justicia
debe adoptar una política doblemente eficaz, en cuanto ha de ir orientada a
prevenirlos para evitar que se menoscabe la integridad del grupo, y la de cada uno de
sus miembros y a reprimirlos cada vez que se realizan. El marco constitucional del
nuevo código de procedimiento penal tiene por finalidad limitar el poder punitivo del
estado con el propósito de encuadrar. La persecución penal de los estrictos límites
que impone el estado de derecho que se traducen en respeto a la dignidad, libertad e
igualdad de las personas mediante la transparencia legitimidad y agilidad de la
administración de justicia a través de un sistema que diferencie claramente las
funciones de acusación, defensa e investigación o generando mecanismos de control,
jurisdiccional de la investigación.
De estas evidencias, nace la aplicación de las medidas cautelares las cuales
tienen por finalidad asegurar el cumplimiento de la sentencia que debe emerger de un
debido proceso para que la justicia no sea burlada haciéndola de imposible
cumplimiento y su principal objetivo se constituye en velar que el imputado no
realice acciones que puedan amenazar gravemente la realización del juicio u
obstaculizar la efectividad de la sentencia, las medidas cautelares son aquellas
situación nacida de una decisión de naturaleza jurisdiccional que tiene carácter
provisional y goza de duración limitada. Es un instrumento procesal que busca
asegurar la presencia del imputado en el juicio de averiguación de la verdad y la
aplicación de la ley. Las medidas cautelares deben tener carácter excepcional
solamente duran mientras subsista el peligro de fuga y riesgo de obstaculización su
5

aplicación corresponde a un hecho concreto que se ha presentado según los Artículos


236 y 237 del C.O.P.P.
Ahora bien, existen dos clases de medidas cautelares; las de carácter personal y
las de carácter real. Las medidas cautelares de carácter personal, tienen como
finalidad asegurar la presencia del imputado en el juicio y evitar que obstaculice la
averiguación de la verdad, mientras que las medidas cautelares de carácter real tienen
como finalidad garantizar la reparación del daño y el pago de costas o multas. Las
medidas cautelares sobre bienes sujetos a confiscación o decomiso tienen como
finalidad asegurar que dichos bienes queden a efectos de prueba en el proceso. La
coerción personal es una limitación a la libertad física de la persona; la coerción real
importa una restricción a la libre disposición de una parte del patrimonio. Ambas
tienen en común la finalidad de garantizar la consecución de los fines del proceso y
pueden afectar al imputado o a terceros.
Por lo que se entiende que, el proceso cautelar sirve de forma inmediata a la
composición procesal de la litis pues su finalidad es la garantía del desarrollo o
resultado de otro proceso del cual saldrá la composición definitiva
De allí que, en el presente trabajo sobre las medidas cautelares, existe la
urgencia en investigar y contribuir aún más a su definición y a obtener un concepto
nítido y concreto de las mismas, para así tener bien en claro, para que y por que se
aplican las medidas cautelares. Por lo que se hace necesario plantearse las siguientes
interrogantes:
¿Cuál es el propósito de las medidas cautelares?
¿Qué medidas cautelares son las que se aplican a los imputados?
¿Aportan algún beneficio para el proceso las medidas cautelares?

Objetivos de la investigación

General:
Estudiar la aplicación de las Medidas Cautelares Para Asegurar La
Responsabilidad Penal Del Imputado
6

Específicos:
 Determinar el objetivo o el propósito de las medidas cautelares
 Describir los tipos de Medidas Cautelares
 Identificar la importancia para el proceso penal de las medidas cautelares

Justificación de la Investigación

Constituye un lugar común que toda la construcción dogmática de las medidas


cautelares se erige en torno a paliar el tiempo que emplean los tribunales de justicia
en resolver el conflicto ante ellos planteado. Este tiempo, necesario para que las
afirmaciones de las partes puedan ser probadas y, en definitiva, para lograr la
convicción en el juez al momento de resolver el litigio, puede transformarse
paradójicamente en el gran enemigo del proceso y, como se comprenderá, en el
principal obstáculo que encuentra el sujeto activo de la relación procesal
Para alcanzar tales finalidades es necesario que del proceso derive un resultado
material que no es otro sino el efectivo cumplimiento de la sentencia. No basta con la
declaración judicial, es necesario impregnarle pragmatismo a su contenido, es
indispensable que se dé una auténtica composición de la litis, es decir que sea resuelta
eficazmente. Las medidas cautelares son instituciones muy importantes dentro del
desarrollo de un proceso, esto debido a su constante utilización en la actualidad y
debido a que es una forma de asegurar que se consiga la tutela jurisdiccional efectiva
ante el órgano competente
De todas las medidas cautelares que contempla nuestra Legislación Penal, se
considera que la prisión preventiva es la medida cautelar más gravosa, pues la misma
limita un derecho fundamental como lo es la libertad de las personas, en
consecuencia, la misma sólo procederá en los delitos que merezcan la pena privativa
de la libertad, ahora bien, dicha medida cautelar generalmente, se realiza durante la
audiencia inicial, aunque puede realizarse en cualquier etapa del proceso, previa
solicitud de las partes.
7

En tal sentido, El Ministerio Público sólo podrá solicitar al juez la prisión


preventiva cuando otras medidas cautelares no sean suficientes para garantizar la
comparecencia del imputado en el juicio, el desarrollo de la investigación, la
protección de la víctima, de los testigos o de la comunidad, así como cuando el
imputado esté siendo procesado o haya sido sentenciado previamente por la comisión
de un delito doloso.
Atendiendo a estas consideraciones, se debe señalar que la supervisión de las
medidas cautelares corresponderá a la autoridad competente en la revisión de las
mismas, así como de las salidas alternas, misma que realizará la evaluación de riesgo
de cada imputado, podrá decidir sobre la necesidad de la imposición o revisión de las
medidas cautelares; y proporcionará a las partes la información necesaria para que
éstos puedan hacer la solicitud correspondiente al Órgano Jurisdiccional
De esta manera, partiendo de los supuestos anteriores, vale la pena señalar que,
el presente trabajo de investigación se justifica por su importancia en cuanto a
demostrar la responsabilidad que adquiere el imputado al aplicársele una medida
cautelar que solo persigue el libre y eficiente desarrollo del proceso penal, pues en la
medida que no se obstruya la investigación, ni se ponga a las personas que participan
dentro del mismo, se asegura él éxito y eficacia en el procedimiento; ya que el nuevo
sistema penal brinda la certeza a sus ciudadanos, de que los derechos de víctimas
como de imputados se verán protegidos y respaldados por las garantías consagradas
en la constitución de la República Bolivariana de Venezuela
8

CAPITULO II

Revisión Bibliográfica Y Documental

De acuerdo a lo que expresa Bavaresco (2012) dice que: “El marco teórico
brinda a la investigación un sistema coordinado y coherente de conceptos y
proposiciones que permiten abordar el problema dentro de un ámbito donde este
cobre sentido” (p. 23)

Antecedentes

Tamayo y Tamayo (2004), Todo hecho anterior a la formulación del problema


que sirve para aclarar, juzgar e interpretar el problema planteado, constituye los
antecedentes. (p.146)
En tal sentido, Soto (2.015), en su trabajo titulado “Análisis de las medidas
cautelares sustitutivas a la privación judicial preventiva de libertad como forma de
asegurar la permanencia del imputado en el proceso penal venezolano” para optar al
título de especialista en ciencias penales y criminológicas de la Universidad Católica
Andrés Bello. Esta investigación se centro en identificar las medidas cautelares
sustitutivas de la privación judicial preventiva de libertad como forma de asegurar la
permanencia del imputado en el proceso penal venezolano, como objetivos
específicos se planteo determinar la naturaleza jurídica y características, establecer la
finalidad y describir las medidas cautelares sustitutivas de la privación judicial
preventiva de libertad. Metodológicamente el tipo de investigación fue Proyecto
Factible, con un diseño bibliográfico además de un estudio teórico y documental,
descriptivo, donde se recopilo información de tratados internacionales suscritos y
ratificados por la República, leyes y textos doctrinales. Como resultado se obtuvo que
el decreto de privativa de libertad solo podría ser justificado bajo los fines de asegurar
la estadía del imputado en el proceso o de permitir el descubrimiento de la verdad.
9

En virtud de esto, cabe destacar que esta investigación aporta importantes elementos
al estudio en curso recalcándose que se tomó en cuenta el análisis de las medidas
cautelares sustitutivas a la privación judicial preventiva de libertad como forma de
asegurar la permanencia del imputado en el proceso penal venezolano realizado desde
diferentes doctrinarios, donde señala que mientras no exista una institución que le
brinde seguridad al imputado incluyendo los principios fundamentales y los derechos
establecidos en la Carta Magna se estarán vulnerando el acceso a la justicia
Seguidamente, se presenta un estudio realizado por, Coronil (2.015), con el
título de “Eficacia de la Medidas cautelares sustitutivas de libertad como garantía
efectiva de aseguramiento en el proceso penal venezolano” para optar al título de
especialista en ciencias penales y criminológicas de la Universidad Santa María.
Dicha investigación se enmarco bajo la modalidad de proyecto factible, descriptivo y
diagnóstico de investigación documental, contando con objetivos específicos tales
como; Analizar, conocer e identificar las características, finalidad y naturaleza
jurídica de las medidas cautelares sustitutivas de libertad, obteniendo como resultado,
que las medidas cautelares sustitutivas de libertad, son mecanismos o instrumentos de
que se vale el estado para lograr el descubrimiento de la verdad material y la
aplicación de la Ley sustantiva en la dilucidación de los distintos conflictos sociales
que se presentan ante los tribunales de justicia.
La investigación anterior tiene pertinencia con este estudio ya que se denotan
las características y la finalidad de la naturaleza jurídica de las medidas cautelares
sustitutivas que benefician al imputado por la comisión de delito.
Cabe considerar que, esta investigación es importante ya que puede ser
empleada a manera de antecedente de posteriores estudios, así como escenarios
sociales, académicos, educativos y profesionales; en virtud de que la materia
transciende más allá de las esferas del derecho procesal penal; por constituir en
fenómeno real presente en la sociedad venezolana. Tal utilidad posible se explica en
el hecho de que el estudio se desarrolló dentro de la dogmática jurídica, sustentándolo
en las fuentes del derecho procesal, a la luz de la constitución nacional, las leyes y
fundamentos internacionales donde se consagran los derechos del imputado. Por lo
10

tanto, se pretendió generar un aporte emanado en el derecho penal como parte de las
ciencias sociales orientadas por el derecho positivo a ratio legis y ratio juris.

Bases Teóricas

Las bases teóricas representan la descripción de cada uno de los elementos


inmersos en el tema de investigación y que necesitan de una explicación detallada
para su comprensión, estos son:

Medidas Cautelares
Las medidas cautelares, entendidas como aquel conjunto de elementos
constitutivos de un medio para lograr los objetivos en un proceso han sido objeto de
estudio para la realización de investigaciones, de las cuales han resultado grandes
aportes establecidas en la doctrina. De esta manera expone Espasa (1928; 626), las
medidas cautelares son, “aquellas que un tribunal puede adoptar al comienzo de un
proceso para asegurar la ejecución de la posible sentencia condenatoria”
Las medidas cautelares para Osorio (1.963: 458) son “cualquiera de las
adoptadas en un juicio de las personas o de las cosas…sensatez, prudencia…
resoluciones adoptadas para remediar un mal o daño” Así pues Meier, citado por
Vásquez (2.007; 167), señala que, “así como el derecho penal tiende a asumir cada
más la pena privativa de libertad, el derecho procesal penal moderadamente procura
evitar la privación de libertad con medida cautelar por excelencia”
De lo expuesto, se desprende que son consideradas medidas cautelares, aquellos
instrumentos que mediante una decisión dictada por el tribunal tiene como fin último
asegurar la materialización de una sentencia, la cual eventualmente podría ser
condenatoria y evitar que el daño causado por el imputado, no sea sancionado

Naturaleza Jurídica de las Medidas cautelares sustitutivas


Según lo señala Becerra (2.013), está constituida por la tutela que tiene la
finalidad, garantizar los resultados del proceso ante los peligros que entrañan la
11

duración de la fase de investigación sobre todo cuando no existe prevención


preventiva del imputado
Del mismo modo Almenia 1.995, citado por Becerra (2.013), considera a las
medidas cautelares de índole coercitivo son: “restricciones a derechos personales o
patrimoniales impuestos en la realización penal para obtener o asegurar los fines del
proceso”…el descubrimiento de la verdad o actuación de la ley sustitutiva es decir, la
aplicación de la sanción punitiva
Lo anterior coincide con la jurisprudencia establecida por la sala constitucional
del Tribunal Supremo de Justicia, mediante decisión N 1927 de fecha 14. 08 del
2002, Teorías que la Sustentan

Características de las Medidas Cautelares


Las medidas cautelares, tanto en el proceso penal como en el civil, deben
cumplir, entre otros, tres requisitos. Deben ser instrumentales, provisionales y
proporcionales.
 Instrumentalidad. Las medidas cautelares son instrumentales respecto al
proceso principal. No se pueden solicitar de forma independiente, sino que
garantizan la tramitación de un proceso. También protegen los intereses de las
víctimas del delito. Esto no significa que el proceso principal deba haberse
iniciado cuando se solicitan las medidas cautelares. Pueden solicitarse antes.
 Provisionalidad. Las medidas cautelares garantizan la efectividad de la
sentencia. Por tanto, en cuanto esta se dicta, se extinguen. Tampoco pueden
subsistir en el caso de que las causas que motivaron su adopción desaparezcan.
Cuando esto sucede, deben alzarse. En algunos casos, como en la detención o la
prisión provisional, la ley establece un plazo máximo de duración.
 Proporcionalidad. Las medidas cautelares deben ser adecuadas para los fines
que se persiguen. No pueden imponer un sacrificio que sea más oneroso que la
propia condena que se persigue con el proceso principal.
12

Evolución del Proceso Penal


El proceso penal ha evolucionado a través de nuestros tiempos y a medida que
el hombre mismo va adquiriendo mayores conocimientos y civilización. Mucho se ha
escrito a cerca de las diferentes formas de aparición del proceso penal, empezando
desde las culturas antiguas como Roma y Grecia, destacando el sistema acusatorio
antiguo, el inquisitivo hasta la aparición del denominado sistema mixto y por último
el sistema acusatorio moderno. Durante décadas, las legislaciones de los diversos
países han tratado el tema de las garantías de todo ciudadano. Un ejemplo claro de
ese esfuerzo por llevar a cabo un sistema de justicia digno y humanitario a nivel
internacional, es la Declaración Universal de los Derechos Humanos, creada con la
finalidad de abolir los tratos inhumanos en los que muchas veces las personas son
sometidas Producto de diversidades ideológicas, religiosas, entre otras.
Es por ello, que no solamente se han creado leyes para garantizar los derechos
de los ciudadanos, sino también de aquellas personas que en un momento dado
incurren en la comisión de delitos como homicidio, robo, para mencionar algunos y
que en épocas pasadas eran castigados cruelmente. Como muestra de ello, está la
Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura, suscrita en Cartagena
de Indias el 9 de diciembre de 1985, con la cual se pretende evitar la tortura y los
malos tratos que atentan contra la dignidad humana.
Otro ejemplo de ese esfuerzo por garantizar los derechos de las personas
privadas de su libertad, es la Convención Americana de los Derechos Humanos,
relativos a la abolición de la pena de muerte, aprobado en Asunción, Paraguay el 8 de
junio de 1990 y el Segundo protocolo facultativo del Pacto Internacional de derechos
civiles destinado a abolir la pena de muerte, del 15 de diciembre de 1989. Ahora bien,
los descritos ejemplos, son solo algunas muestras de que desde hace muchos años se
vienen realizando con el afán de procurar una mayor elevación de la dignidad
humana, paz internacional y mejor convivencia entre los hombres.
Por ende, ha ocasionado que gran parte de los países signatarios de las
convenciones Internacionales sobre Derechos Humanos, muevan su aparato
legislativo en pro de la creación de leyes tendentes a la protección de derechos
13

fundamentales de las personas privadas de libertad, dejando de un lado a la víctima


del delito.
Un ejemplo claro de ello es nuestro país, ya que a lo largo de su historia, han
sido mayores las leyes creadas a favor del imputado que de las víctimas, siendo que
para 1991 fue creada la Ley 3 referente a las medidas cautelares y siete años más
tarde, para 1998, se crea la Ley No. 31 de protección a las víctimas del delito. Por
esta razón, se ha reconocido la necesidad de plasmar en un solo código, todos
aquellos derechos de que gozan tanto la víctima de los delitos como quienes resulten
responsables de ellos. En cuanto a la evolución de las leyes procesales venezolanas,
cabe mencionar que durante los primeros tiempos de la colonia, Venezuela dependió
política y judicialmente de la Real Audiencia de Santo Domingo, hasta 1776 que se
creó la Real Audiencia de Caracas.

El Proceso Penal Venezolano


El Estado tiene el deber de garantizar el derecho a la justicia a todos los
habitantes de la República, para ello, no sólo tiene que crear una estructura de
órganos que presten el servicio de justicia, sino además, un procedimiento procesal,
que permita, con respeto al derecho de las personas, la obtención de una decisión
jurisdiccional justa, basada en la verdad. El proceso penal es el método por el cual se
materializa la tutela jurisdiccional en la actuación del Derecho Penal: la pena es
estatal y sólo puede ser aplicada por un tribunal penal, independiente e imparcial, y a
través de un proceso sin dilaciones indebidas. En Venezuela, el proceso penal se rige
por un sistema acusatorio en donde el Estado, por el carácter social que reviste la
realización de un hecho punible, es quien mediante sus órganos, tiene la facultad de
perseguir y procurar la consecución de este proceso. A su vez, el Proceso Penal es
para Rodríguez (2012),
El conjunto de actos sucesivos y ordenados, regulados por el Derecho,
que deben realizar los particulares y el Estado para la investigación y
esclarecimiento de hechos punibles y para la determinación de la
responsabilidad de las personas involucradas en aquellos y que, si bien
implica el uso de medios coercitivos por parte del Estado, también debe
comportar el respeto a los Derechos fundamentales de la persona y
14

garantía del Derecho a la Defensa. (p.78)

De tal manera, el proceso penal es una necesidad vital para el orden social y la
convivencia civilizada en cualquier clase de sociedad humana. Y lo que es más
importante, cuanto más justo y equitativo sea ese iter procesal, tanto mayor serán las
posibilidades de cumplimiento exitoso de sus fines y más firmes serán los valores de
convivencia y acatamiento consciente de las leyes. En ello reside el inmenso valor
político-social del proceso penal.
El proceso penal nace por la necesidad del Estado de regular ciertas conductas
típicas y antijurídicas realizadas por determinada persona, las cuales tienen como
consecuencia una sanción penal. Una consecuencia fundamental del establecimiento
de un sistema penal, predominantemente acusatorio es la división de un proceso en
diferentes fases donde se advierte una clara definición y delimitación entre las
funciones fundamentales del mismo, como son la de acusar, defender y decidir. Así
tenemos, que el legislador procesal penal atribuye a un Órgano del Estado las
funciones de averiguar la verdad y a otro las funciones de decidir; lo que supone
colocar al Ministerio Público y a los Jueces en el lugar que verdaderamente le
corresponde conforme al rol que tienen establecidos, actuando de acuerdo con el
desempeño y las atribuciones que les asigna la ley.

Teorías que la sustentan

Teoría del Derecho

Es la ciencia jurídica que estudia los elementos del derecho u ordenamiento


jurídico existente en toda organización social y los fundamentos científicos y
filosóficos que lo han permitido evolucionar hasta nuestros días. En la Jurisprudencia
Argentina las ideas tradicionales de onus probandi han ido cediendo paso a estas
nuevas posiciones. La colaboración de las partes con el tribunal es un principio
valioso y útil, pero existe cierta reserva sobre la utilización práctica del instituto. El
autor no se opone a que se aplique la idea respecto de la culpa médica, en la acción de
simulación o en casos donde la desigualdad entre los contendientes es manifiesta.
15

Teoría de Dworkin.
La influyente teoría de Dworkin (1986) está fundada en la interpretación
constructiva de las acciones oficiales. ("interpretación constructiva" es el principio
que Dworkin habría aplicado no sólo para resolver disputas jurídicas, sino también
para construir teorías sobre la naturaleza del derecho.) Por 'derecho', Dworkin
entendería el hecho de que los jueces decidiesen los casos a partir de una teoría de las
decisiones anteriores de los funcionarios (la legislación, la constitución, y las
decisiones judiciales) relacionadas con la disputa que se ajustase adecuadamente a
aquellas decisiones del pasado y presentase a esa área del derecho lo mejor que sea
posible (moral o políticamente). El enfoque interpretativo de Dworkin, de ser
seguido en la práctica, se aproximaría probablemente a la "reconstrucción racional"

Bases Legales
 Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999) es la norma
rectora de toda la legislación venezolana, se encuentra en la cúspide frente a
cualquier otra medida jurídica. La aplicación de esta regla fundamental fomentará
las bases de esta investigación, analizando las medidas cautelares y su aplicación
en el proceso penal venezolano
Así pues, se tiene, el Artículo 44: tipifica que: La libertad personal es inviolable,
en consecuencia:
1. Ninguna persona puede ser arrestada o detenida sino en virtud de una
orden judicial, a menos que sea sorprendida in fraganti. En este caso será
llevada ante una autoridad judicial en un tiempo no mayor de cuarenta y
ocho horas a partir del momento de la detención. Será juzgada en
libertad, excepto por las razones determinadas por la ley y apreciadas por
el juez o jueza en cada caso.
La constitución de caución exigida por la ley para conceder la libertad de
la persona detenida no causará impuesto alguno.
2. Toda persona detenida tiene derecho a comunicarse de inmediato con
sus familiares, abogado o abogada o persona de su confianza, y éstos o
éstas, a su vez, tienen el derecho a ser informados o informadas sobre el
lugar donde se encuentra la persona detenida, a ser notificados o
16

notificadas inmediatamente de los motivos de la detención y a que dejen


constancia escrita en el expediente sobre el estado físico y psíquico de la
persona detenida, ya sea por sí mismos o por sí mismas, o con el auxilio
de especialistas. La autoridad competente llevará un registro público de
toda detención realizada, que comprenda la identidad de la persona
detenida, lugar, hora, condiciones y funcionarios o funcionarias que la
practicaron.
Respecto a la detención de extranjeros o extranjeras se observará,
además, la notificación consular prevista en los tratados internacionales
sobre la materia.
3. La pena no puede trascender de la persona condenada. No habrá
condenas a penas perpetuas o infamantes. Las penas privativas de la
libertad no excederán de treinta años.
4. Toda autoridad que ejecute medidas privativas de la libertad estará
obligada a identificarse.
5. Ninguna persona continuará en detención después de dictada orden de
excarcelación por la autoridad competente o una vez cumplida la pena
impuesta.

 Código Orgánico procesal Penal (2012)


Artículo 9: Afirmación de la Libertad
Las disposiciones de este Código que autorizan preventivamente la
privación o restricción de la libertad o de otros derechos del imputado o
imputada, o su ejercicio, tienen carácter excepcional, sólo podrán ser
interpretadas restrictivamente, y su aplicación debe ser proporcional a la
pena o medida de seguridad que pueda ser impuesta.
Las únicas medidas preventivas en contra del imputado son las que este
Código autoriza conforme a la Constitución de la República Bolivariana
de Venezuela. 
Artículo 236: Procedencia
El Juez o Jueza de Control, a solicitud del Ministerio Público, podrá
decretar la privación preventiva de libertad del imputado o imputada
siempre que se acredite la existencia de:
1. Un hecho punible que merezca pena privativa de libertad y cuya
acción penal no se encuentre evidentemente prescrita.
2. Fundados elementos de convicción para estimar que el imputado o
imputada ha sido autor o autora, o partícipe en la comisión de un hecho
punible.
3. Una presunción razonable, por la apreciación de las circunstancias del
caso particular, de peligro de fuga o de obstaculización en la búsqueda de
la verdad respecto de un acto concreto de investigación.
Dentro de las veinticuatro horas siguientes a la solicitud fiscal, el Juez o
Jueza de Control resolverá respecto al pedimento realizado. En caso de
17

estimar que concurren los requisitos previstos en este artículo para la


procedencia de la privación judicial preventiva de libertad, deberá
expedir una orden de aprehensión del imputado o imputada contra quien
se solicitó la medida.
Dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a su aprehensión, el
imputado o imputada será conducido ante el Juez o Jueza, para la
audiencia de presentación, con la presencia de las partes y de la víctima
si estuviere presente y resolverá sobre mantener la medida impuesta, o
sustituirla por otra menos gravosa.
Si el Juez o Jueza acuerda mantener la medida de privación judicial
preventiva de libertad durante la fase preparatoria, él o la Fiscal deberá
presentar la acusación, solicitar el sobreseimiento o, en su caso, archivar
las actuaciones, dentro de los cuarenta y cinco días siguientes a la
decisión judicial.
Vencido este lapso sin que el o la Fiscal haya presentado la acusación, el
detenido o detenida quedará en libertad, mediante decisión del Juez o
Jueza de Control, quien podrá imponerle una medida cautelar sustitutiva.
En todo caso, el Juez o Jueza de Juicio a solicitud del Ministerio Público
decretará la privación judicial preventiva de la libertad del acusado o
acusada cuando se presuma fundadamente que éste o ésta no dará
cumplimiento a los actos del proceso, conforme al procedimiento
establecido en este artículo.
En casos excepcionales de extrema necesidad y urgencia, y siempre que
concurran los supuestos previstos en este artículo, el Juez o Jueza de
Control, a solicitud del Ministerio Público, autorizará por cualquier
medio idóneo, la aprehensión del investigado o investigada. Tal
autorización deberá ser ratificada por auto fundado dentro de las doce
horas siguientes a la aprehensión, y en los demás se seguirá el
procedimiento previsto en este artículo
Artículo 237: Peligro de Fuga
Para decidir acerca del peligro de fuga se tendrán en cuenta,
especialmente las siguientes circunstancias:
1. Arraigo en el país, determinado por el domicilio, residencia habitual,
asiento de la familia, de sus negocios o trabajo y las facilidades para
abandonar definitivamente el país o permanecer oculto.
2. La pena que podría llegarse a imponer en el caso.
3. La magnitud del daño causado.
4. El comportamiento del imputado o imputada durante el proceso, o en
otro proceso anterior, en la medida que indique su voluntad de someterse
a la persecución penal.
5. La conducta predelictual del imputado o imputada.
Parágrafo Primero: Se presume el peligro de fuga en casos de hechos
punibles con penas privativas de libertad, cuyo término máximo sea igual
o superior a diez años.
18

En este supuesto, él o la Fiscal del Ministerio Público, y siempre que


concurran las circunstancias del artículo 236 de este código, deberá
solicitar la Medida de Privación Judicial Preventiva de Libertad. A todo
evento, el Juez o Jueza podrá, de acuerdo a las circunstancias, que deberá
explicar razonadamente, rechazar la petición Fiscal e imponer al
imputado o imputada una medida cautelar sustitutiva. La decisión que se
dicte podrá ser apelada por él o la Fiscal o la víctima, se haya o no
querellado, dentro de los cinco días siguientes a su publicación.
Parágrafo Segundo: La falsedad, la falta de información o de
actualización del domicilio del imputado o imputada constituirán
presunción de fuga, y motivarán la revocatoria, de oficio a petición de
parte, de la medida cautelar sustitutiva que hubiere sido dictada al
imputado o imputada.
Artículo 242: Modalidades
Siempre que los supuestos que motivan la privación judicial preventiva
de libertad puedan ser razonablemente satisfechos con la aplicación de
otra medida menos gravosa para el imputado o imputada, el tribunal
competente, de oficio o a solicitud del Ministerio Público o del imputado
o imputada, deberá imponerle en su lugar, mediante resolución motivada,
algunas de las medidas siguientes:
1. La detención domiciliaria en su propio domicilio o en custodia de otra
persona, sin vigilancia alguna o con la que el tribunal ordene.
2. La obligación de someterse al cuidado o vigilancia de una persona o
institución determinada, la que informará regularmente al tribunal.
3. La presentación periódica ante el tribunal o la autoridad que aquél
designe.
4. La prohibición de salir sin autorización del país, de la localidad en la
cual reside o del ámbito territorial que fije el tribunal.
5. La prohibición de concurrir a determinadas reuniones o lugares.
6. La prohibición de comunicarse con personas determinadas, siempre
que no se afecte el derecho de defensa.
7. El abandono inmediato del domicilio si se trata de agresiones a
mujeres niños o niñas, o de delitos sexuales, cuando la víctima conviva
con el imputado o imputada.
8. La prestación de una caución económica adecuada, de posible
cumplimiento por el propio imputado o imputada o por otra persona,
atendiendo al principio de proporcionalidad, mediante depósito de
dinero, valores, fianza de dos o más personas idóneas, o garantías reales.
9. Cualquier otra medida preventiva o cautelar que el tribunal, mediante
auto razonado, estime procedente o necesaria.
En caso de que el imputado o imputada se encuentre sujeto a una medida
cautelar sustitutiva previa, el tribunal deberá evaluar la entidad del nuevo
delito cometido, la conducta predelictual del imputado o imputada y la
magnitud del daño, a los efectos de otorgar o no una nueva medida
cautelar sustitutiva.
19

En ningún caso podrán concederse al imputado o imputada, de manera


simultánea tres o más medidas cautelares sustitutivas. 
Artículo 243: Caución Económica
Para la fijación del monto de la caución el tribunal tomará en cuenta,
principalmente: 
1. El arraigo en el país del imputado o imputada determinado por la
nacionalidad, el domicilio, la residencia, el asiento de su familia, así
como las facilidades para abandonar definitivamente el país, o
permanecer oculto.
2. La capacidad económica del imputado o imputada.
3. La entidad del delito y del daño causado.
La caución económica se fijará entre el equivalente en bolívares de
treinta a ciento ochenta, unidades tributarias, salvo que, acreditada ante el
tribunal la especial capacidad económica del imputado o imputada o la
magnitud del daño causado, se haga procedente la fijación de un monto
mayor.
Cuando se trate de delitos que estén sancionados con penas privativas de
libertad cuyo límite máximo exceda de ocho años, el tribunal,
adicionalmente prohibirá la salida del país del imputado o imputada hasta
la conclusión del proceso. Sólo en casos extremos plenamente
justificados, podrá el tribunal autorizar la salida del imputado o imputada
fuera del país por un lapso determinado.
El Juez o Jueza podrá igualmente imponer otras medidas cautelares
según las circunstancias del caso, mediante auto motivado. 
Artículo 244: Caución Personal
Los fiadores o fiadoras que presenten el imputado o imputada deberán ser
de reconocida buena conducta, responsables, tener capacidad económica
para atender las obligaciones que contraen, y estar domiciliados o
domiciliadas en el territorio nacional.
El Juez o Jueza deberá verificar las anteriores circunstancias, de lo cual
deberá dejar constancia expresa.
Los fiadores o fiadoras se obligan a:
1. Que el imputado o imputada no se ausentará de la jurisdicción del
tribunal. 
2. Presentarlo a la autoridad que designe el Juez o Jueza, cada vez que así
lo ordene.
3. Satisfacer los gastos de captura y las costas procesales causadas hasta
el día en que el afianzado o afianzada se hubiere ocultado o fugado.
4. Pagar por vía de multa, en caso de no presentar al imputado o
imputada dentro del término que al efecto se les señale, la cantidad que
se fije en el acta constitutiva de la fianza
Artículo 245: Caución Juratoria
El tribunal podrá eximir al imputado o imputada de la obligación de
prestar caución económica cuando, a su juicio, éste o ésta se encuentre en
la imposibilidad manifiesta de presentar fiador o fiadora, o no tenga
20

capacidad económica para ofrecer la caución, y siempre que el imputado


o imputada prometa someterse al proceso, no obstaculizar la
investigación y abstenerse de cometer nuevos delitos.
En estos casos, se le impondrá al imputado o imputada la caución
juratoria conforme a lo establecido en el artículo siguiente. 
Artículo 246: Obligaciones del Imputado o imputada
En todo caso que se le conceda una medida cautelar sustitutiva, el
imputado o imputada se obligará, mediante acta firmada, a no ausentarse
de la jurisdicción del tribunal o de la que éste le fije, y a presentarse al
tribunal o ante la autoridad que el Juez o Jueza designe en las
oportunidades que se le señalen. A tal efecto, el imputado o imputada se
identificará plenamente, aportando sus datos personales, dirección de
residencia, y el lugar donde debe ser notificado o notificada, bastando
para ello que se le dirija allí la convocatoria. 
Artículo 247: Acta
La fianza se otorgará en acta que deberán firmar los que la presten y la
autoridad judicial que la acepta.
Artículo 249: Imposición de las Medidas
El tribunal ordenará lo necesario para garantizar el cumplimiento de las
medidas a que se refiere el artículo 242 de este código. En ningún caso se
utilizarán estas medidas desnaturalizando su finalidad, o se impondrán
otras cuyo cumplimiento sea imposible. En especial, se evitará la
imposición de una caución económica cuando el estado de pobreza o la
carencia de medios del imputado o imputada impidan la prestación.
21

Referencias Bibliográficas

Bavarezco A. (2012), proceso metodológico en la investigación. 5ta edición


Maracaibo Ediluz 2006

Código orgánico Procesal Penal Decreto N° 9.042. 12 de junio de 2012. Hugo


Chávez Frías. Presidente de la República.

Couture, E. (1948). Introducción al Derecho Procesal. Buenos Aires: De Palma

Dworkin, Ronald, (1986), Law's Empire. Cambridge, Mass., Harvard University


press.

De Padua F.(1928), Diccionario Jurídico Editorial Espasa- Calpe España P.626

Garay, J. (2009). “Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Gaceta


Oficial 5.453.” Caracas, Venezuela.

Jurisprudencia establecida por la sala constitucional del Tribunal Supremo de


Justicia, mediante decisión N 1927 de fecha 14. 08 del 2002, Teorías que la
Sustentan

Moreno Catena, Víctor; Cortés Domínguez, Valentín. Derecho procesal penal.


Valencia: Ed. Tirant lo Blanch (5.ª edición), 2011.

Osorio E. (1.963) Derecho Penal Internacional Conceptos Básicos. Editorial Lever


p. 458

Rodríguez M. (2012), Medidas Cautelares en el proceso arbitral Universidad


Externado de Colombia

Tamayo y Tamayo, Mario.Proceso de la Investigación Científica. 4ta Edición.


Mexico. Limusa: 2004. Pag. 146.

Vásquez (2.007), Manual de casos penales, la teoría general del delito y su


importancia en el marco de la reforma procesal penal. Peru