Está en la página 1de 6

Resumen.

El megaproyecto más grande de Colombia y el más ambicioso de la ingeniería antioqueña

se vio inmerso en un mar de zozobra desde sus inicios, el futuro incierto del proyecto y la

cantidad de problema con que se desarrolló el proyecto que aseguraría un gran aporte al sector

energético del país, e incluso daría la oportunidad de exportar energía a otros países de la región.

Hidroituango se levantó sobre una montaña de inconvenientes, ambientales, sociales y

económicos. Las inconsistencias en la que se desarrolló el proyecto no daban fe de su

consecución, hoy en dia en medio de un lodazal de dudas espera que la aseguradora desembolse

el dinero para la culminación de la obra, que según lo planificado entrara en funcionamiento en el

2021.

Palabras calves:

Ambiental, obra, social, proyecto, desarrollo

Abstract.

The largest megaproject in Colombia and the most ambitious of Antioquia engineering

has been immersed in a sea of anxiety since its inception, the uncertain future of the project and

the amount of problem with which the project was developed that would ensure a great
contribution to the energy sector. of the country, and would even give the opportunity to export

energy to other countries in the region.

Hidroituango rose on a mountain of inconveniences, environmental, social and economic.

The inconsistencies in which the project was developed did not attest to its achievement,

nowadays in the midst of a quagmire of doubts, the insurer expects to disburse the money for the

completion of the work, which as planned would come into operation in 2021 .

Key words:

Environmental, work, social, project, development


El Proyecto Hidroeléctrico Ituango se localiza sobre el río Cauca, en el llamado “Cañón

del Cauca”, tramo en el cual este río, que nace en el sur del país, corre a través de profundos

cañones y desciende unos 800 m.

El proyecto está situado en el noroccidente del departamento de Antioquia, a unos 170

kilómetros de la ciudad de Medellín. Ocupa predios de los municipios de Ituango y Briceño, en

donde se localizan las obras principales, y de Santa Fe de Antioquia, Buriticá, Peque, Liborina,

Sabanalarga, Toledo, Olaya, San Andrés de Cuerquia, Valdivia y Yarumal, que aportan predios

para las diferentes obras del proyecto.

Las empresas públicas de Medellín (EPM) fue la encargada de construir el proyecto,

iniciando en el 2014 con una ambición incalculable. La hidroeléctrica se construyó sobre una

montaña a una altura de 220 metros de altura, y se esperaba que comenzara funcionamiento a

finales del 2018 con una producción de 2400 MW equivalente al 17 por ciento de la demanda

energética del país, lo que lo convertiría en el proyecto más grande de Colombia.

Inicialmente el proyecto se estimó en 11,4 billones de pesos para el desarrollo de la obra,

pero ha tenido sobrecostos tras sobrecostos, pese a las emergencias generadas en abril de 2018

hasta el 31 de enero del 2019. El proyecto estuvo en la lupa del país, pues por su construcción se

tuvo que desviar el caudal del rio cauca y esto causo que los niveles estuvieran bajos en los

municipios que se ubican rio abajo y como si esto fuera poco, dejando a los habitantes de los

pueblos a la rivera y a la merced de una calamidad ambiental.

El gran invierno que se vivió en el 2018, provoco una de las emergencias más alarmantes

para los habitantes de los municipios con tienen proximidad con la hidroeléctrica. Rocas, palos y
todo tipo de desechos se alojaron y taponaron los túneles por donde se desvió el rio cauca. Esto

llevo a los constructores de la hidroeléctrica a inundar el cuarto de máquinas para quitar presión

al caudal del rio que amenazaba con desbordarse y provocar una devastadora avalancha que

causaría destrozos agua abajo. Pero esto genero un problema más a la hidroeléctrica, al descargar

las aguas del rio, el nivel del mismo incremento causando daño agua abajo, causando derrumbe

de puentes, algunas viviendas sucumbieron por la bravura de las aguas dejando a su paso más de

500 damnificados.

Hidroituango se convirtió en un imán de problemas, a parte de los problemas que género

el represamiento de las aguas en la presa, se le añadió un problema de índole social, varios líderes

sociales asesinados que se oponían al proyecto eran ejecutados en los municipios más próximos

al proyecto. Según Isabel Cristina Zuleta, del Movimiento Ríos Vivos que agrupa a varias

organizaciones sociales de la zona, en esa región ocurrieron 73 masacres en los últimos 30 años.

A pesar de la desmovilización paramilitar y el reciente desarme de las Farc, en el norte de

Antioquia aún hacen presencia grupos armados que controlan grandes porciones del territorio.

En medio de este mar de problemáticas el proyecto de hidroituango se sigue ejecutando,

no ha sido interrumpido por los innumerables problemas que ha tenido a lo largo de su desarrollo,

fallas en la construcción, problemas ambientales, destrozos a comunidades y como si fuera poco

asesinatos que empujan al proyecto a una oscuridad de no acabar.

Retomando el tema de la problemática ambiental que genero el megaproyecto energético

en las comunidades aledañas a hidroituango, se inundó gran parte de la zona rural del municipio

de Valdivia y puso en alerta roja a 12 poblaciones de los departamentos de Antioquia, bolívar,

sucre y córdoba. Los pobladores tuvieron que ser reubicados y el desastre, que duró varios meses,
puso en entredicho la reputación de una de las empresas más grandes de Colombia (Empresas

Públicas de Medellín, más conocida como EPM).

Lo que sigue en hidroituango luego de la avalancha de problemas que ha tenido hasta

ahora, nos lleva a pensar en el futuro del megaproyecto. Este, según la EPM entrara en

funcionamiento en el 2021, se han recuperado los cuartos de máquinas, se han restaurado los

daños causados por algunos derrumbes ocurridos en el crudo invierno del 2018. Pero si hablamos

de daños también debemos hablar de costos, esto nos lleva a que se incrementan los costos para

la realización del megaproyecto. Unos 3,5 billones se necesitan para la recuperación de la

hidroeléctrica y se cuentan con dos años para el cumplimiento de la obra.

El proyecto está en la espera de la aseguradora Mapfre, la cual es la responsable del

desembolso del dinero por daños durante la contingencia, bajo la póliza de seguros “Todo riesgo

construcción y montaje”. Según EPM, hay un límite asegurado por 2.556 millones de dólares

para cobertura de daños materiales de infraestructura y equipos, y de 628 millones de dólares

para cubrir el retraso de entrada en operación.

Con todo el alboroto que ha causado el megaproyecto, el sigue en pie y parece que esta

vez sí se dará vía libe al proyecto más ambicioso de Colombia. Por fin los días en que se veía

todo perdido se van aclarando para el bien del proyecto, pero que ese vacío que hace eco en la

población afectada por esta obra. Quien responde por los daños ambientales causados por la

hidroeléctrica, los problemas sociales que genero entre la comunidad y los asesinatos que este

proyecto dejo a su paso, quien responde por los sobrecostos que se sumaban a diario por los

innumerables problemas, de quien es la culpa de las fallas de construcción del proyecto que

estuvieron a punto de causar una catástrofe humanitaria.


Bibliografía
 Quienes somos, https://www.hidroituango.com.co/hidroituango

 Los múltiples problemas de hidroituango en Antioquia, 2019,

https://sostenibilidad.semana.com/impacto/articulo/que-sucede-con-hidroituango-en-

antioquia-y-los-lideres-sociales/40942

 Hidroituango, deforestación y líderes amenazados, 2018,

https://sostenibilidad.semana.com/medio-ambiente/articulo/hidroituango-deforestacion-y-

lideres-amenazados-el-balance-ambiental-de-colombia-en-el-2018/42421