Está en la página 1de 2

Ética Profesional y Responsabilidad Social Corporativa

Vinculación del caso de estudio (Aaron Bean y el fraude de Health South) con las
razones y factores en prácticas poco éticas según John C. Maxwell

El siguiente caso trata sobre dos amigos que deciden unirse y formar una compañía
que proveía servicios de rehabilitación de Estados Unidos, siendo uno el director
ejecutivo (Richard Scrushy) y Aaron Bean (Director Financiero).
La empresa debía ser rentable para satisfacer las necesidades de os inversionistas y
prestamista y luego incluirse en la bolsa de valores. Por lo que Scrushy le solicitó a
Bean que debía hacer cualquier cosa para que los intereses financiero quedaran
mejor de lo que ya estaba.
Bean, se vió presionado por lo que procedió a ejecutar y a este proceso le llamó
contabilidad agresiva, el consideraba era un proceso un poco engañoso pero dentro
de las reglas contable.
La empresa continuó creciendo enormemente y por ende las utilidades de los socios
fueron aumentando.
Bean por su parte, con su nueva riqueza pudo comprarse una casa en la playa, un
condominio en el barrio nueva Orleans, un avión privado, lujosos automóviles, y
podía permitirse gastar 30,000 en corbatas. En cualquier lugar era respetado.
Scrushy, se casó son su segunda esposa y compró 10 yates, costosas obras de arte,
varias casas multimillonarias y mandó a construir una mansión de 1,300 metros
cuadrados con 20 habitaciones y helipuerto.
La empresa llegó a cotizar con 32 prestamistas de todo el mundo, así que Bean se
encargó de continuar maquillando para evitar que el negocio fuera a la quiebra y
evitar que los auditores externos detectaran cualquier falla. En ese momento Bean
pesó que lo que estaba haciendo era en beneficio a los empleados y a la empresa
misma.
Para 1977 Aaron Bean se continuaba sintiendo culpable, por lo que decidió retirarse
de la empresa, compro un campo y construyo una casa suponiendo que las ganancias
mejorarían, pero no fue así. La contabilidad fraudulenta continuo 6 años más y luego
el FBI se involucró por lo que ambos, aunque uno más que otro pagó más por sus
errores.
Scrushy fue acusado de sobornar al juez que llevaba el caso, por lo que cumplió 7
años de prisión y perdió una sentencia de 2,800 millones que presentaron los
accionistas contra él.
Bean por su parte cumplió 3 meses de cárcel multas de hasta 285,000 en multas y
pagos a los abogados por 250,000.
Ahora Bean es dueño de un servicio de podado de césped en Alabama, llamado
Greem Beam Lawn Service, quien inicio con una cortadora de Césped que compró
al haber vendido sus 50 corbatas Hermes. Y dice lo siguiente respecto a s vida
actual:
´´No tengo empleados, trabajo solo. Pero ahora vivo mi vida honestamente y tengo
una gran paz mental por ello. Cuando podo el césped de alguien y me pagan $50
luego de haber trabajado bajo el sol del sur de Alabama, sé que me lo he ganado
honestamente y duermo bien esa noche´´