Está en la página 1de 27

"Año de la lucha contra la corrupción e impunidad"

UNIVERSIDAD DE HUANUCO
FACULTA DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

AÑO DE ESTUDIOS : 2019- II

CICLO : III SECCIÓN: B

GRUPO : “5”

ASIGNATURA : INSTITUCIONES DEL DERECHO ROMANO

DOCENTE : LUIS JAVIER RÍOS CÁRDENAS

TEMA : EVOLUCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN DE


JUSTICIA Y NOCIÓN DEL DERECHO CIVIL E ROMA.

INTEGRANTES : 1. CRUZ NUÑEZ, HELEN


2. EUGENIO ORIZANO, ÁNGEL GUSTAVO
3. HURTADO CRISTOBAL, THAYRID
ALONDRA
4. ISUIZA PALACIOS, RAMIRO
5. LOYOLA LOPEZ, JHULIM
6. PONCIANO SALAZAR, BEATRIZ
7. RAMIREZ GONZALES, THREIZY
NICOLE

HUANUCO

2019

1
DEDICATORIA
Dedicado a nuestra universidad UDH por
darnos la oportunidad de un estudio de
calidad, y en especial a nuestros padres por
apoyarnos en todo momento en nuestra
labor para yeguar al éxito…

2
índice
"Año de la lucha contra la corrupción e impunidad"....................................................1
INTRODUCCIÓN...............................................................................................................4
1. EVOLUCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA EN ROMA...................................5
1.1. JUSTICIA EN EL DERECHO ROMANO SEGÚN ULPIANO:.......................................5
1.2. JUSTICIA PRIVADA:............................................................................................5
1.3. EN EL ÁMBITO DEL DERECHO PENAL, LA JUSTICIA HA EVOLUCIONADO DE LA
MANERA SIGUIENTE:...................................................................................................6
1.4. LA EVOLUCIÓN HISTÓRICA QUE TUVO EL DERECHO PROCESAL EN EL DERECHO
ROMANO.....................................................................................................................7
1.5. BIPARTICIÓN DEL PROCESO ROMANO:..............................................................9
1.5.1. Fase in iure del proceso:.............................................................................9
1.5.2. FASE APUD IUDICEM DEL PROCESO:.........................................................10
1.5.3. DIFERENCIACIÓN ENTRE JUEZ Y MAGISTRADO EN EL DERECHO ROMANO:10
1.6. LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA AUGUSTO:..................................................11
2. NOCIÓN DE DERECHO CIVIL EN ROMA....................................................................15
2.1. CORPUS IURIS CIVILIS:.....................................................................................16
2.1.1. ANTECEDENTES:........................................................................................16
2.1.2. CONTENIDO:.............................................................................................19
2.1.3. INFLUENCIA E IMPORTANCIA....................................................................23
CONCLUSIÓN.................................................................................................................24
ANEXO:.........................................................................................................................25
BIBLIOGRAFÍA:...............................................................................................................26

3
INTRODUCCIÓN

En este trabajo eremos la forma de la evolución de la administración de justicia en


el antiguo Derecho romano; regía el principio de la justicia privada y cada cual
perseguía su derecho por sus propios medios, recurriendo, si ello era preciso, a la
ayuda de familiares y amigos para recobrar aquello que el pertenecía o exigir lo
que le era debido (autodefensa). A medida que la sociedad evoluciona y el tráfico
jurídico se intensifica, el empleo de la fuerza y la coacción para defender cada uno
su propio derecho, va perdiendo sentido paulatinamente y se abre camino una
idea mejor, la de recurrir a un árbitro que los particulares eligen de común acuerdo
para que decida sus controversias, si bien es verdad que todavía, la elección de
un árbitro y la obligación de someterse a sus decisiones eran totalmente
voluntarias: se operaba así, a través del arbitraje el paso de la justicia privada a la
justicia pública.

El estudio del Derecho Romano es importante por ser el precedente más


importante de nuestro Derecho como hoy lo conocemos,
Su estudio acostumbra a la mente a ir adquiriendo un sentido jurídico profesional.
En cuanto al derecho se refiere Roma fue la cuna de muchas ramas, una de ellas
el Derecho Civil.
Veremos como el derecho civil como mucha otra rama nace en el imperio romano
(El Corpus iuris civilis). En el Digesto de Justiniano se definió al derecho civil,
como el propio de cada pueblo, o sea, el que se creaba y aplicaba con
exclusividad a los ciudadanos romanos. 

4
1. EVOLUCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA
EN ROMA

1.1. JUSTICIA EN EL DERECHO ROMANO SEGÚN ULPIANO:


El término justicia viene de Iustitia, y el jurista Ulpiano la definió así:
Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi; "La
justicia es la constante y perpetua voluntad de dar (conceder) a cada
uno su derecho". Los derechos son: "honeste vivere, alterun non laedere
et suum quique tribuere"... "vive honestamente, no hagas daño a nadie y
da a cada uno lo suyo".
Para aportar la idea de justicia de Ulpiano, es necesario contextualizar a
la justicia dentro de la idea del derecho que se tenía en ese entonces en
Roma. Durante muchos siglos, el derecho estuvo fusionado
prácticamente a la religión, ello no quiere decir, que los Romanos hayan
confundido al primero con la segunda. Esto se percibe en la
terminología utilizada por ellos, ya que denominaron “Fas” al derecho
sagrado, asignándole a su ámbito la llamada “lex divina”. A la par de
“Fas” estaba el “Jus”, que es la norma producto exclusivo de la actividad
del ser humano, teniendo como instrumento a la “Lex humana”. Con el
tiempo la diferenciación quedó en el olvido y fue utilizada la segunda
denominación para hacer referencia al derecho.
El Jus era para los romanos un conjunto de normas legisladas por la
autoridad, teniendo obligatoriedad para todos los ciudadanos. Esta
primera noción se amplía en el siglo VII, debido a la influencia de la
filosofía griega, al adicionársele la idea de un conjunto de normas
jurídicas que constituyen un derecho innato, que es independiente y
anterior a la Lex Humana
En Roma, del “Jus” se deriva la idea de “justitia” y “jurisprudentia”, así la
justitia es la justicia, la cualidad del hombre justo. La justicia

1.2. JUSTICIA PRIVADA:


Una primera idea de la justicia privada, es la que se deriva de una forma
de justicia primitiva, que estuvo vigente regulando las relaciones entre
los particulares de los pueblos de la antigüedad. Es característica de la
prehistoria del derecho y a la humanización de la sociedad; la violencia
es una nota inherente a la justicia privada, su línea de aplicación está
vinculada a la fuerza y a la ausencia de un tercero que imponga un
castigo o sanción.

5
La justicia privada es un tipo de justicia rodeada de ciertas formalidades,
ritos y ceremonias, en los que la víctima de un delito se hacía justicia
por propia mano, teniendo el apoyo de su familia y de la comunidad –
tribu- en la que vivía. La forma evolucionada de esta etapa de la
venganza privada, está representada por la llamada Ley del Talión.

En esta ley se autorizaba a imponer al ofensor la misma lesión o daño


causado a la víctima. Ésta podía renunciar al ejercicio de la venganza
mediante el pago de una composición, que primero fue voluntario y
después fue impuesto por la ley.

La ley de las XII tablas contiene preceptos que reflejan la venganza


privada y la composición.
En Roma, la palabra ius poseía dos significaciones diferentes:
a) Un sentido objetivo, al considerarlo como un conjunto de
normas por el que se rige la comunidad.

b) Un sentido subjetivo, al ser aceptado como una facultad o


poder de los particulares reconocidos por la norma jurídica. El
conjunto de facultades que implica la existencia de un
derecho, tiene como objetivo –entre otros- que sean ejercidas,
aunque en ocasiones para ese ejercicio no basta con la
voluntad del titular, sino que se requiere la existencia de otras
personas.

Vinculado con el tema de la justicia privada, hay que señalar las etapas
de evolución en general que ha tenido la justicia, para efectos de ubicar
y tener una idea de su posición en la línea de desarrollo de la
humanidad y del derecho.

1.3. EN EL ÁMBITO DEL DERECHO PENAL, LA JUSTICIA HA


EVOLUCIONADO DE LA MANERA SIGUIENTE:

 I. Venganza privada.
 II. Ley del Talión.
 III. La composición voluntaria.
 IV. La composición legal.

Desde otro punto de vista, en una etapa evolutiva posterior a la justicia


privada, nace otro tipo de justicia privada, que se opone a la llamada
justicia pública, teniendo ambos casos como base, la idea romana de

6
justicia en general. Esta última, se podía reflejar en una lex humana,
que tendría como objetivo regular todos los tipos y clases de relaciones
jurídicas que se dieron en la sociedad romana de aquella época.
Por tanto, el jurista romano tuvo la necesidad de crear clasificaciones
del derecho, con el fin de poder regular ese mosaico de vinculaciones
jurídicas. Una clase de ellas, eran las que se derivan de relaciones
jurídicas entre los particulares y entre estos y el Estado romano. Esto
es, las relaciones privadas y las públicas. Con motivo de ello y para los
fines de estudio, aplicación y funcionamiento del derecho, el jurista
romano dividió al derecho de diferentes maneras, así, por ejemplo: en
ius civile en contraposición al ius honorarium; en ius civile en contraste
con el ius gentum y el ius natural; al ius gentum en comparación con el
ius honorarium, y al ius públicum con el ius privatum.
A esto hay que agregar, que la aplicación de las diferentes clases de
derecho que conformaban cada clasificación, tenían por objeto la
generación de justicia, por lo que al aplicarse el ius públicum y el
privatum, se produjera una justicia pública y una privada.
El ius públicum hace referencia a la República sobrepasando la
voluntad de los particulares; en cambio, el ius privatum tiene como
objeto las relaciones entre los particulares y la voluntad de estos es la
directriz que conforma la esencia de sus normas. Aunque no debe de
olvidarse, que no hay una línea clara de diferenciación entre estas dos
visiones del derecho, ya que, por ejemplo, en el derecho privado
romano, abundaban un gran número de normas de derecho púbico.
Otra razón, es que algunas ramas del derecho público pertenecieron en
los albores de la evolución del derecho romano al derecho privado, un
ejemplo de ello es el derecho penal y el derecho procesal.

1.4. LA EVOLUCIÓN HISTÓRICA QUE TUVO EL DERECHO


PROCESAL EN EL DERECHO ROMANO

Una manera de desarrollar el tema, es dando a conocer la evolución


histórica que tuvo el derecho procesal en el derecho romano. Éste
sistema ha transitado evolutivamente a través de 3 periodos distintos,
que son los siguientes:
Las dos primeras etapas han sido llamadas “ordo iudiciorum”, tienen
como características sobresalientes que en ellas hay una separación del
proceso en dos instancias:

7
La primera se desarrolla y desahoga ante el magistrado y es
denominada “in iure”. En esta etapa se hacer una determinación precisa
de los elementos que conforman la controversia y asunto sometido a la
decisión del juzgador.

La segunda, se lleva a cabo en un tribunal de ciudadanos que han sido


previamente seleccionados, o ante un juez privado – al que se conoce
con el nombre de árbitro-, a esta etapa se le llamada “in iudicio” o “apud
iudicem”. En este caso, se ofrecen y desahogan las probanzas que las
partes aportaron para el juicio, presentando enseguida aquellas, sus
alegaciones para que el juzgador dicte y emita su sentencia.

En la época en que estuvo vigente el “ordo iudiciorum”, se efectúa una


transición entre la justicia privada y la pública. La intervención de la
autoridad pública se limitaba a ejercer presión para que el demandado
aceptara el arbitraje de un iudex privatus; y en el periodo formulario, a
vigilar que se planteara correctamente el problema jurídico ante ese
árbitro, imponiendo un orden en la actuación y prescribiendo la
sentencia que debería dictar de acuerdo al resultado obtenido por la
investigación de los hechos.

Al lado del procedimiento oficial, caminaba el no oficial, representado


por el arbitraje que tenía un carácter totalmente privado. Por ello, era
posible que las partes sin recurrir a un magistrado, pudieran ponerse de
acuerdo entre ellas y un tercero –árbitro- para solucionar el conflicto.

Es importante agregar, que en la etapa del “orde iudiciorum”, nadie tenía


acceso a “iudex”, sin que previamente no obtuviera la autorización de un
magistrado. Esto evolucionó con el tiempo, en la etapa preclásica, el
permiso otorgado –actionem dare- era concedido si la materia de la
reclamación estaba regulada por la Ley de las XII tablas.

En la época en que estuvo vigente el procedimiento formulario el


permiso se concedió para los casos previstos en el albúm anual del
magistrado y cuando opinaba que el actor obraba de buena fe y podía
tener la razón. Si no se daban cualquiera de estas dos condicionantes,
prácticamente podía el magistrado negar el permiso (denegare
actionem).

Esta división del proceso dio origen a dos conceptos, la “iurisdictio” y la


“iudicatio”. La primera era la facultad del magistrado de conocer y

8
denegar la actio, quedando circunscrita a las reglas y requisitos del
territorio, la materia, la cuantía y el grado, elementos que determinaban
la competencia. El magistrado disponía de “imperium” que le otorgaba al
magistrado facultades discrecionales. La segunda – iudicatio- era la
facultad de iudex, que le capacitaba para dictar una sentencia Como se
desprende de la cita realizada al inicio del desarrollo de este tema,
fueron tres etapas de evolución del derecho procesal –y
consecuentemente del procedimiento- romano. La primera y segunda
quedaron descritas al momento de tratar el tema de las acciones y
excepciones –en esta misma unidadcomplementándose con lo
expresado en este punto hasta el momento. Es por ello, que enseguida
el trabajo tratará sobre la tercera etapa del desarrollo del derecho
procesal romano, esto es, la del “proceso extra ordinem” con lo que se
agotará y cerrará esta unidad temática.

El sistema procesal extraordinario se desarrolla en tres campos en el


sistema tradicional y de manera paralela a éste último:

 En el caso del primero, ciertos litigios basados en instituciones de


creación reciente, el pretor resolvía la controversia en una única
instancia, “in iure”, sin mandar el asunto a la decisión del “iudex”,
los asuntos más comunes eran los relacionados con los
alimentos, los fideicomisos, etcétera.
 En el caso del segundo, dado que el Emperador monopolizó todo
el poder, la justicia imperial evolucionó a la parte de la justicia
administrada por el pretor. La diferencia entre una y otra era que
la primera tenía un costo mayor, pero su rapidez tenía esta última
cualidad, adicionada a la excelente calidad técnica y moral. Así
es como este tipo de justicia sustituye a la del pretor y a final de
cuentas la mayoría de los asuntos se resuelven por esta vía, sin
que sea necesario recurrir a los “iudices privati”.

1.5. BIPARTICIÓN DEL PROCESO ROMANO:

Tanto las acciones de la ley como el proceso formulario compartían un


rango peculiar y distintivo, el de la partición del proceso en dos fases: in
iure y apud iudicem.

9
1.5.1. Fase in iure del proceso:
La fase in iure (de ius, entendido como el lugar donde el magistrado
tenía establecido el tribunal) se desarrollaba ante el magistrado que
ejerce la iurisdictio (ire in ius), es decir, no juzgaba la causa sino sólo
se limitaba a "instruirla", esto es, a establecer si al demandane en un
caso concreto debe serle permitido deducir su demanda ante un juez;
en otras palabras, el magistrado examinaba el contenido y el
fundamento de la demanda, y en consecuencia concedía o denegaba
la acción para litigar (iudicium dabo, non dabo). Al final de esta fase y
bajo la autoridad del magistrado, las partes, de común acuerdo,
elegían un juez que había de resolver el litigio.

1.5.2. FASE APUD IUDICEM DEL PROCESO:


La fase apud iudicem tenía lugar ante el juez elegido, que ejercía
la iudicatio, es decir, examinaba la verosimilitud de los hechos
alegados por las partes, valoraba las pruebas y dirimía la
controversia; dictaba sentencia, en definitiva.

1.5.3. DIFERENCIACIÓN ENTRE JUEZ Y MAGISTRADO EN EL DERECHO


ROMANO:
Así pues, en los sistemas procesales mentados (acciones de la Ley y
proceso formulario), magistrado y juez no eran términos equivalentes
como ocurre en el proceso moderno, sino que tenían diferentes
funciones y facultades: el magistrado, autoridad que representaba al
Estado y ejercía la iurisdictio, y el juez, un ciudadano privado
encargado de pronunciar la sentencia. No sucedía lo mismo en
la cognitio extra ordinem, donde no existe la bipartición y donde todo
el proceso, incluso la decisión final del mismo, corre a cargo de un
mismo órgano (magistrado-juez), normalmente un funcionario
público.

10
1.6. LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA AUGUSTO:
Augusto no introdujo grandes cambios en el sistema judicial. Desde los
tiempos de la República, los crímenes cometidos en la península italiana
se juzgaban en tribunales públicos de Roma, presididos por pretores o
ex ediles; el magistrado que regía estos tribunales llamaba iudes
quaestionis y el veredicto era pronunciado por jurados de iudices.

Desde el año 70 a.C., los jurados provenían de tres sectores: los


senadores, los equites (ciudadanos nacido libres y poseían un capital
superior a 400.000 sestercios, y los tribuni aerarii, con un capital más
bajo. Este tercer grupo fue abolido por Julio César. Augusto se empeñó
mucho en confeccionar las listas oficiales de los que debían participar
en los jurados, encontrándose con grandes dificultades para ello. Por
ese motivo, tuvo que modificar el requisito de edad bajándola desde 35
años a 30. Augusto no ejercía un control directo sobre los tribunales
salvo el voto Minerva que se le adjudicó en 30 a.C. y que le permitía
perdonar a quienes los tribunales habían condenado.

Juicio en la Antigua Roma

El Príncipe creó dos nuevos tribunales criminales compuestos por los


cónsules, el Senado y el propio Augusto. Uno era el consular y otro el
imperial. Éstos eran de jurisdicción voluntaria, es decir, el acusador

11
solicitaba a los cónsules o al emperador que aceptaran las causas, y
tanto Augusto como los cónsules podían negarse a ello. Este tribunal se
dedicaba a juzgar delitos políticos, crímenes comunes llevados a cabo
por senadores y las esposas de éstos. El tribunal imperial tenía un
campo de acción más amplio.
Augusto también instauró otro tribunal criminal menor: el tribunal del
prefecto de la ciudad que se ocupaba de delitos menores, en los que se
veían afectados casi siempre ciudadanos humildes, extranjeros y
esclavos.
Durante la República la pena de muerte había sido eliminada para los
ciudadanos que cuando cometían crímenes capitales eran enviados al
destierro a una ciudad extranjera, sin perder sus propiedades. En 12
d.C., Augusto recrudeció las penas; a los desterrados no se les permitía
exiliarse en una ciudad en tierra firme ni en ninguna isla a menos de 50
millas de la costa, salvo Cos, Lesbos, Rodas y Cerdeña.

Augusto pretor, impàrte justicia. Siglo I a.c. París. Museo del


Louvre

12
En las provincias la jurisdicción criminal era ejercida por el gobernador
que actuaba con su consilium; el gobernador no podía aplicar un
castigo capital a un ciudadano romano, sino que tenía que remitirlo a
Roma. En 6 a.C. encontramos también tribunales compuestos por
jurados, lo mismo que los iudicia publica creados para administrar una
justicia mejor para los ciudadanos de la provincia.
Por su parte, la justicia civil en Italia, salvo los de importancia menor
juzgados por los magistrados de la ciudad, eran tratados primero por el
pretor urbano de Roma, quien después de discutir el caso con los
litigantes o su abogado redactaba una fórmula en la que definía los
puntos legales y nombraba a uno o varios ciudadanos privados para
juzgar la causa y dictar sentencia. En las provincias era el gobernador
el que aceptaba la causa siguiendo el mismo procedimiento que en
Italia. 

Reconstrucción de la Basílica Julia, lugar donde administraba justicia. Siglo I a.C.


Roma.

El propio Augusto ejerció jurisdicción civil en primera instancia. Parece


que los que llegaban a él eran personas que no podían obtener solución
de los edictos del pretor.

13
Augusto también introdujo algunas novedades en relación al
nombramiento de jueces, capacitados tanto para actuar en los jurados
criminales como en los civiles. En 4 d.C., el emperador creó una cuarta
decuria con un requisito de capital menor para juzgar causas
más insignificantes.
En cuanto a las formas de apelación, existía una muy arcaica: el
litigante podía alegar ante el tribuno de la plebe. o ante un magistrado
de igual o superior puesto. En las provincias la única forma de alegar
era solicitar la revocatio Romae. Y es en esta parcela en la que
encontramos la modificación más importante que Augusto introdujo en
el sistema judicial: a partir de ahora podía apelarse no sólo ante los
magistrados, sino ante los iudices privati, tanto en Italia como en las
provincias. La mayoría de alegaciones se hacían ante el propio
Príncipe, aunque cuando llegaron a aumentar considerablemente, tuvo
que delegar en otros. Augusto consiguió así remediar muchas
injusticias y modificar muchas sentencias erróneas.

14
2. NOCIÓN DE DERECHO CIVIL EN ROMA

En la antigua Roma, el jurisconsulto clásico, Gayo, distinguió el derecho


civil del derecho de gentes, mientras que Justiniano, en sus Institutas, libro
destinado a los estudiantes de Derecho, integrante de su famosa
recopilación “Corpus iuris civilis” reconoció el derecho natural, el civil y de
gentes, basado en la opinión de Ulpiano.

En el Digesto de Justiniano se definió al derecho civil, como el propio de


cada pueblo, o sea, el que se creaba y aplicaba con exclusividad a los
ciudadanos romanos. El derecho natural, siempre bueno y justo, era el que
se inscribía en el corazón humano por obra natural, y era propio de todo el
reino animal. El derecho de gentes, era el común a todos los pueblos.
Papiniano, en el Digesto aclaró que el derecho civil reconocía como fuentes
a las leyes, los acuerdos de la plebe, los senadoconsultos, los decretos
emanados de los príncipes y la autoridad de los sabios.

En Roma no hubo una clara distinción entre el derecho público y privado,


como integrantes del derecho civil, sino hasta la invasión de los pueblos
bárbaros (siglo V). Éstos adoptaron en general el sistema de la
personalidad de las leyes, aplicando por lo tanto a los romanos las leyes
romanas, pero para el derecho público introdujeron sus propias normas,
quedando el derecho civil romano, compuesto por normas de derecho
privado, solamente.

En Roma se distinguía entre Ius Civile e Ius Gentium (o Naturale), el


primero se refiere al usado por los romanos, entendido no como una
imposición, sino como un privilegio. El segundo se refiere al Derecho
común a todos los hombres sin distinción de nacionalidad. Según
el profesor Arangio Ruiz el Ius Gentium se refiere a
un sistema estrictamente romano para dar tratamiento jurídico a las
relaciones entre romanos y extranjeros, sistema que sería producto de la
expansión económica y militar del pueblo romano o civitas.
Además otros textos contraponen el Ius Civile al Ius Pretorium (Ius
Honorarium), el cual habría sido introducido con el propósito de suplir,
ayudar y corregir el Ius Civile. Pero esta contraposición no es real, el Ius
Pretorium significa la renovación del Ius Civile provocada por las nuevas
necesidades y por los nuevos hechos. Hay que hacer una aclaración y esta
es que el Pretor no creaba derecho, sólo declaraba como entendía el

15
derecho y los principiosque seguiría en el ejercicio de sus funciones.
El Ius Civile como derecho del cives, del ciudadano romano, no se identifica
con el derecho privado. Es cierto que la construcción romana construyó de
preferencia las instituciones privadas
(persona, familia, propiedad, obligaciones, herencia), pero dentro del Ius
Civile hay instituciones que son extrañas al derecho civil (a nuestra
concepción de derecho civil), así las de carácter penal, procesal y las
administrativas o políticas.

El Ius Civile, en su sentido propio y originario sería el ordenamiento


tradicional que habrían adoptado los grupos primitivos romanos reunidos en
una comunidad política y estaría constituido por una serie de principios
fundamentales establecidos por la jurisprudencia religiosa y luego laica de
los prudentes.

Este núcleo de principios tradicionales se va ensanchando a lo largo de


la historia del Derecho romano naciendo un Ius Civile Novum, por obra de
lasleyes, plebiscitos, senadoconsultos y decretos de los príncipes. Al
mismo tiempo, el viejo Ius Civile, el de los principios tradicionales
experimenta la influencia del Ius Gentium y del Ius Pretorium o Honorarium,
y todos estos Derechos van a ser Ius Civile en la compilación de Justiniano,
porque con aquel se entroncaron y no se diferenciaron.

2.1. CORPUS IURIS CIVILIS:


El Corpus iuris civilis (en español, Cuerpo de Derecho civil) es la más
importante recopilación de Derecho romano y el texto jurídico más influyente
de la historia. Este código se compiló por orden del emperador
bizantino Justiniano I (527-565). Fue impreso por primera vez por Dionisio
Godofredo en Ginebra en el año 1583.
Es una recopilación de constituciones imperiales y jurisprudencia
romana desde 117 a 565, compuesta por el Codex repetitae
praelectionis, la Digesta sive pandectae, las Institutas y las Novellas
constitutiones. Gracias a su existencia se ha podido conocer el
contenido del antiguo derecho romano, lo que ha sido fundamental para
los sistemas jurídicos modernos.

2.1.1. ANTECEDENTES:
Justiniano hizo reunir todas las constituciones desde Adriano hasta sus
días, así como sus numerosas variaciones. Clasificó todo por materias
bajo diferentes títulos y formó de ellos una obra que apareció en el año

16
529 conocida con el nombre de Codex Iustinianus o Código de
Justiniano. El código fue confirmado por una constitución del emperador
(el Codex Vetus).
Un pensamiento tan útil y acertado como era el de reunir todas las leyes
en una sola obra, indujo bien a Justiniano a publicar bajo su nombre
otras colecciones legales a las que dio fuerza obligatoria.
Así que concluidas las constituciones, encargó a Triboniano, uno de los
principales redactores del Antiguo Código, y al cual asoció otros
dieciséis abogados importantes, para que tomara de las obras de los
jurisconsultos más célebres todas aquellas doctrinas de las que todavía
se podía hacer uso en la práctica: reuniendo estos extractos por
materias y bajo diferentes títulos, sin necesidad de atenerse en la
elección de estas doctrinas al orden establecido por Valentiniano en la
ley de citas, ni de conservar fielmente la letra de sus textos dejando
aparte lo que había quedado en desuso.
Esta obra fue redactada en tres años durante los cuales se compulsaron
los escritos de treinta y nueve jurisconsultos, cuyas sentencias se
tomaron la mayoría de las veces, no de sus mismas obras, sino de otras
en que habían sido insertadas, por efecto de la precipitación y de la
impaciencia con que se trabajó.
Toda esta inmensa compilación se llamó Digesto o Pandecta también
conocida con el nombre de Iuris enucleati ex omni veteris iuri collecti.
Cada extracto que se componía de un principium y de uno o
más paragraphi citándose en una inscripción el nombre y la obra de un
jurisconsulto, de donde estaba tomado. Estaba destinada a la práctica y
en cuanto al orden de materias se atendió al antiguo edicto.
Se publicó a fines del año 533 confirmada por el emperador y la obra
estaba dividida en cincuenta libros en siete partes que corresponde al
Edicto. La primera en el libro I, la segunda en el V, la tercera en el XII, la
cuarta en el XX, la quinta en el XXVIII, la sexta en el XXVI, y la séptima
en el XLV.
La primera de ellas titulada Prota contiene una exposición de las
doctrinas generales. La segunda de iudiciciis las acciones reales. La
tercera de rebus todos los contratos exceptuando las estipulaciones. La
cuarta libri singulares los testamentos y tutelas. La quinta libri
singulares legados fideicomisos. Las sexta y séptima al derecho en
general.
Por otra parte se necesitaba una obra más general que enseñara los
principios del derecho a los jóvenes aprendices de abogado y
Triboniano junto Teófilo y Doroteo formaron un sistema de derecho muy
compendiado con el nombre de Instituta. En esta obra se habían de

17
presentar los primeros principios de la ciencia y consultar a la práctica
moderna. También se tuvo en cuenta Institutas de Gayo y las nuevas
constituciones de Justiniano.
Hubo una posterior revisión en la fecha de 16 de noviembre del año 534
con el nombre de Codex repetitae praelectionis. Esta obra contenía los
rescriptos de los emperadores que reinaron
desde Adriano hasta Constantino I y los edictos y leyes de los sucesores
de este emperador hasta el reinado de Justiniano. Se dividió en doce
libros repartidos por títulos en los cuales están colocadas las
constituciones según la materia a que pertenecen y puestas por el orden
cronológico.
Después de publicadas estas colecciones legales el reinado de
Justiniano se prolongó treinta años más dictándose multitud de
constituciones y decretos que son conocidas con el nombre de Novellae
constitutiones. Se conservaron por mucho tiempo separadas y hoy en
día debemos tenerlas reunidas a una combinación hecha por
los glosadores, compuesta de nueve colaciones. Cada colación
comprende muchos títulos y en ellos se contiene generalmente
una novela, pero la novela octava comprende dos que son el segundo y
el tercero de la segunda colación. Los glosadores no admiten en las
nueve colaciones más que noventa y siete novelas, que forman por
consiguiente noventa y ocho títulos. A las demás las miraban como
inútiles, llamándolas, extravagantes o novellae estraordinarias, las que
se añadieron en un principio a la novena colección, hasta que La Conte
las incorporó a la edición no glosada que dio en 1571. De manera que
ahora hay 168 novelas, de las cuales 160 son de Justiniano, mientras
que las novelas 140 y 144 son de Justino el Joven, las 161, 163 y 164
son de Tiberio, y las 166 y 168 son edictos de los praefecti pretorio. A
esta colección de novelas siguen trece Edictos del mismo emperador,
que en la realidad son iguales a aquellas, diferenciándose solamente en
que estas solo contienen disposiciones locales de poca utilidad.
También bajo el epígrafe de Tractatus ad ius varii suelen comprenderse
también en el mencionado cuerpo del derecho las leyes de las XII
Tablas según Cicerón y a los trabajos de Gothofredo.
También se comprenden en el cuerpo del derecho otras constituciones
del emperador León y el libro de los feudos posterior a Justiniano.
Por otra parte se ha de reseñar del Corpus Iuris Civilis que, si bien
Triboniano era dueño de escoger en las obras antiguas los textos que
fuesen más de su agrado, no estaba por eso en las facultades
del emperador dispensarle de extractar bien y fielmente lo que aquellas
contenían. Como legislador supremo podía muy bien Justiniano

18
rechazar los actos de los Antoninos y condenar como sediciosos los
principios de libertad que hasta entonces habían sostenido los últimos
legisladores del Imperio bizantino. Pero los hechos pasados estaban ya
fuera de los límites de su poder. El emperador Justiniano de alguna
manera alteró los antiguos textos y poniendo bajo los respetables
nombres de sus antecesores ideas serviles, nacidas en los últimos
tiempos del Imperio Bizantino y desfigurando respetables decisiones
que representaban las ideas de los antiguos emperadores. Estas
alteraciones son las denominadas Emblemata Triboriani.

2.1.2. CONTENIDO:
Tradicionalmente consta de las siguientes obras:
el Digesto o Pandectas, las Instituciones, el Nuevo Código y
las Novelas.
a) Codex (Vetus) (529): Este código compila las constituciones
imperiales (leges) contempladas en los Códigos Hermogeniano,
Gregoriano y Teodosiano, así como constituciones posteriores.
Su redacción empezó en 528, fue terminada catorce meses
después y fue publicada en 529. La obra tenía doce libros, pero
no ha llegado hasta nosotros:

b) Digesto o Pandectas (533): La digesta es la parte central y más


voluminosa del cuerpo de derecho del cuidado romano.

Concepto: Digesto del griego dijesta sivve pandectae (libros que


contienen todo). Ordenación cronológica de las iuras con
comentarios de los principales jurisconsultos romanos, como
Mucio Scaevola, Arcadio Carisio y Hernogeniano y con
predominio de textos procedentes de Paulo y Ulpiano.

Antecedentes: Justiniano I, el 15 de diciembre de año 530 por la


constitución Deo Autore, creo una comisión presidida por el
entonces quaestor sacri palatii, Triboniano, para realizar la tarea
de sistematizar y ordenarlas opiniones de los jurisconsultos
(iuras)que habían gozado del ius respondendi y formar con ellos
un cuerpo de doctrina legal.

Fecha de publicación: Se publicó el 16 de diciembre de 533


bajo el gobierno del emperador del imperio romano de oriente

19
Justiniano I quedando sancionadas con el nombre de digesto en
tributo un anterior digesta de Juliano.

Contenido: Digesto está constituido por 50 libros divididos en


siete partes. Cada libro es subdividido en títulos respectivas
rubricas, indicadoras de las materias que trata el título.

 Primera parte: libro del I al IV: principios generales sobre el


derecho y jurisdicción
 Segunda parte: libro de V al XI doctrina general sobre las
acciones de protección judicial de la propiedad y demás
derechos romanos
 Tercera parte: libro del XII al XIX de Rebus, obligaciones y
contratos
 Cuarta parte: libro del XX al XXVII um bilicus, obligaciones y
familia
 Quinta parte: libro del XXVIII al XXXI, de testamentis ET,
codicilis herencia, legado y fideicomisos.
 Sexta parte: libro del XXXVII al XLIV, herencia pretoriana y
materias referentes a derecho reales, posesiones y
obligaciones
 Séptima parte: libro del XLV al L stipulation, derecho penal,
apellation

c) Instituciones o Institutas (533)


Antecedentes: Mientras se iban realizando la recopilación de los
iuras en el digesto, Justiniano decidió que, para la práctica de los
escolares, según ya lo había expresado en la constitución Deo
Auctore, se redactará un tratado elemental de derecho.

Publicación: Por la constitución Imperatoriam Maiestatem del 21


de noviembre del año 533 se publicaron las instituciones de
Justiniano, destinadas, en efecto,” a la juventud deseosa de
estudiar leyes”, comenzando a regir con fuerza legal, a pesar de
tratarse de una obra de enseñanza, el 30 de noviembre del 533.

Redactores: Sus redactores fueron Teófilo y Doroteo, utilizaron


como modelo varios libros de jurisconsultos clásicos usados para
la enseñanza elemental como las instituciones de Ulpiano,
Florentino, Marciano, y Paulo y muy especialmente las institutas

20
de Gayo, que era la obra que hasta entonces servía para los
jóvenes que anhelaban estudiar derecho.

Instituciones: Contienen una síntesis de preceptos y doctrinas


en cuatro libros de reducida extensión que aborda las siguientes
materias: El primero, de las personas; el segundo, de la división
de las cosas, de la propiedad, de los demás derechos reales y del
testamento; el tercero, de la sucesión intestada y de las
obligaciones que proceden del contrato; y el cuarto, de las
obligaciones exdelicto y de las acciones, con apéndice de publicis
uidiciis. De la obra es fruto del encargo que Justiniano hizo a los
juristas Triboniano, Teófilo y Doroteo: realizaron una obra de
lenguaje accesible que pudiera sustituir a las instituciones de
Gayo en las escuelas. Así fue promulgada el 21 de noviembre de
533 dedicada a la juventud estudiosa y más tarde, el 30 de
diciembre del mismo año, adquirió fuerza de ley.

d) Código de Justiniano o El Nuevo Código


Antecedentes: sancionada en 13 febrero de 528 por Justibiano I,
designó a Juan de Capadocia, quaaestor sacri palatii, para que
reuniera todas las colecciones de leyes hechas anteriormente-
Hermogeniano de Teodosiano –así como las constituciones
imperiales que les siguieron. Se autorizó a tomar de las leyes, lo
útil, abreviarlas suprimirlas, las que estuvieran en desuso alteran
su texto si fueran necesario a ordenarlas cronológicamente, por
materias en una sola obra, bajo diferentes títulos. Fue
promulgado mediante la constitución summa reipublicae en abril
dl 529. Esta recopilación se llamó codex iustiniasneus o Codex
Contitutionum. Esta recopilación fue revisada en 534, revisión
que promulgo ese mismo año con el nombre Codex repetitae
praelectionis y el Codex iustiniasneus original, se quedó con el
nombre de codex vetus (código antiguo).

El código o codex:
Concluida la tarea de realizar el digesto y las instituciones,
Justiniano ordeno que se revisara el codex iustinianeus. La tarea
era necesaria porque se habían publicado desde aquella época
numerosas constituciones nuevas entre las cuales figuran
principalmente la Quinquaginta Decisiones, que modifican,
cambian y perfeccionaban el derecho del digesto y que no se
encontraba en el codex iustinianeus originaria. Dispuso a ese fin,

21
en 534 que en una comisión Doroteo, Constantino, Menas y Juan
encabezada por Tribuniano hicieran una reelaboración del codex
iustinianeus, añadiendo las nuevas constituciones y poniéndolo
más en armonía con el digesto y las instituciones. La labor
terminó el mismo año y la nueva edición del codex iustinianeus,
salió con el nombre codex repetitae praelectiones y entró en vigor
el 29 de diciembre de 534 por la constitución Cordi novis que
prohibía que en adelante se invocase ante los jueces las
Cincuenta Decisiones, ni las posteriores, si no solo la autoridad
de la obra que acababa de sancionarse

Contenido: Integra una de las partes del corpus iuris civilis,


consta de 12 libros y 265 títulos con respectivas rubricas y a las
materias a que pertenece, comprensivos de 4652, constituciones
imperiales, cronológicamente ordenas dentro de cada título. Los
doce libros del código tratan de dogma católico y de la disciplina
eclesiástica, del derecho civil, del derecho penal y del derecho
público. La parte trata de los derechos reales de las obligaciones
de las personas, y de las sucesiones. Se emitieron muchas
constituciones del codex iustinianeus citadas en las instituciones.
A la cabeza de cada constitución imperial aparece el nombre del
emperador que le dicto y el de la autoridad o particular a la que
estaba dirigida hallándose a su final la fecha en que fue
sancionada. Las más extensas se dividen en parágrafos, pero tal
división no es muy usual.
 Libro I: Presenta disposiciones relativas a las fuentes del
derecho, e incluye normas sobre las oficia de los magistrados
y sobre las relaciones entre la iglesia y el estado
 Libros II a VIII: tratan del derecho privado en general con
referencia especial a los derechos reales, las obligaciones, los
contratos y el derecho sucesorio
 Libro IX: está dedicado al derecho criminal.
 Libros X a XII: versan sobre el derecho administrativo y
financiero

e) Las Novelas
Antecedentes: La actividad legislativa de Justiniano no concluyó
con la sanción del código, el Digesto y las instituciones. Por el
contrario, a partir del 535 promulgó nuevas constituciones
(novellae constitutiones), en un código definitivo.

22
Las novelas Se clasificaron en tres:
Epidome luliani: Es una colección de 124 novelas que se
encuentra en orden cronológico y escritas en latín, escritas por
Juliano de Constantinopla aprox. en el año 555.
Auténticas: Es una colección de 134 novelas, entre 535 y 556,
su nombre proviene de haberse otorgado autenticidad por los
juristas de Bolonia; tras tenerlas por falsas, se hicieron en el siglo
XI.
Colección anónima: son 168 novelas redactadas en griego,
llevadas a cabo bajo por Tiberio II. Pertenecen a Justiniano, otras
a Justiniano II y Tiberio II.

2.1.3. INFLUENCIA E IMPORTANCIA


Se denomina pues Corpus iuris civilis a la reunión de las leyes romanas,
formada bajo el reinado y según las órdenes del emperador Justiniano.
Se puede destacar el mérito histórico, legal y filosófico de esta colección
de leyes o cuerpo de Derecho Romano. Es una de esas obras en la que
los legisladores posteriores a su publicación durante los trece siglos
posteriores tuvieron como fuente, utilizando sus decisiones y preceptos.

El Corpus iuris civilis fue retomado a partir del siglo XI en la Universidad


de Bolonia por la escuela de los Glosadores, formando una recopilación
que ejercería una gran influencia en todo el Derecho europeo posterior
(véase Pandectística). Sirvió para educar a generaciones de juristas
que, posteriormente, aplicarían sus conocimientos en el ejercicio del
derecho en sus países de origen.

Con el re-descubrimiento del Corpus Iuris Civilis y su adopción por los


glosadores de la Universidad de Bolonia se produjo un gran avance en
la técnica jurídica, punto de partida de la reforma de leyes en toda
Europa y, más tarde, en todo el mundo moderno. Este proceso tuvo un
gran éxito, ya que, con la idea de un nuevo cuerpo normativo, apareció
la tendencia a unificar las leyes de cada reino de Europa, gracias a los
conceptos básicos del Corpus Iuris Civilis.

23
24
CONCLUSIÓN

Una vez establecida la obligación de recurrir al proceso cuando un conflicto de


intereses se planteaba, hemos de advertir que el sistema procesal utilizado por los
romanos no fue siempre el mismo, sino que evolucionó desde formas más
complejas y primitivas hacia otras más modernas y ágiles.
Después de varios siglos de monarquía, ejercida por soberanos, la república es
instaurada en 509 a.C. En lo sucesivo, todos los ciudadanos forman el populus
romanus, que se reúne en unas asambleas, los comicios. Cada año eligen unos
magistrados encargados de gobernar el país: Cuestores (finanzas), ediles
(administración), y pretones (justicia). En la cumbre, dos cónsules ostentan el
poder ejecutivo, dirigen al ejército y realizan las funciones de jefes de estado.
Acceder a estas diferentes funciones, una después de otra, constituye el curus
honorum. Por último, todos los antiguos magistrados componen el senado, que
controla la política interior y dirige la política exterior.
El Corpus iuris civilis (Cuerpo de Derecho civil) es la más importante recopilación
de Derecho romano y el texto jurídico más influyente de la historia. Este código se
compiló por orden del emperador bizantino Justiniano I (527-565). Fue impreso por
primera vez por Dionisio Godofredo en Ginebra en el año 1583.
Es una recopilación de constituciones imperiales y jurisprudencia romana desde
117 a 565, compuesta por el Codex repetitae praelectionis, la Digesta sive
pandectae, las Institutas y las Novellas constitutiones. Gracias a su existencia se
ha podido conocer el contenido del antiguo derecho romano, lo que ha sido
fundamental para los sistemas jurídicos modernos.

25
ANEXO:

Corpus iuris civil

glosadores estudiando

26
BIBLIOGRAFÍA:

 https://www.aiu.edu/cursos/Derecho%20Romano/pdf%20leccion%203/lecci
%C3%B3n%203.pdf
 http://augusto-imperator.blogspot.com/2016/09/la-administracion-de-
justicia.html
 http://augusto-imperator.blogspot.com/2016/09/la-administracion-de-
justicia.html
 https://es.wikipedia.org/wiki/Corpus_iuris_civilis
 https://www.monografias.com/docs/Historia-del-derecho-civil-romano-
F3CR6KFZBZ
 https://www.monografias.com/trabajos10/evco/evco.shtml
 https://www.bcn.cl/obtienearchivo?
id=documentos/10221.1/27608/1/134933.pdf&origen=BDigital

27

También podría gustarte