Está en la página 1de 5

LOS GOBIERNOS PERONISTAS

En las elecciones presidenciales del 24 de febrero de 1946 Perón resulta triunfante,


quien había sido recientemente ascendido a general de brigada. Es así que comenzará
el primero de sus dos mandatos como presidente, lo cual fue posible razón de la
reforma constitucional de 1949.

ECONOMÍA

La Política implementada por Perón en su primer mandato se caracterizó por la


redistribución de la riqueza, notándose un incremento en los salarios y la adopción de
políticas sociales que integraron la protección de los trabajadores, se crearon
organismos asistenciales y culturales destinados a los estratos mas bajos de la
sociedad.

En lo que respecta al plano económico el gobierno argentino depositaba toda su


confianza en la producción ganadera siendo esta una de las principales fuentes de
ingreso de divisas.

Perón fue el promotor del primer plan quinquenal, el cual consistía en un plan de
desarrollo industrial preferentemente, que sería llevado a cabo en el período de 1947
a 1951, denotando de tal forma, el interés del gobierno por realizar un proceso de
industrialización del País.

Por su parte, el principal instrumento para materializar la política de regular el


comercio exterior fue el Instituto Argentino para la Promoción y el Intercambio (IAPI),
el mismo, ejercía el monopolio virtual de las exportaciones. Principalmente se
encargaba de comprar a los productores a precios fijos y de revender a precios
internacionales. A través de dicho Instituto se obtuvieron los beneficios necesarios
para financiar el plan quinquenal. El IAPI consiguió importantes beneficios en los
primeros años, alentado por los elevados precios internacionales, tendencia que fue
decayendo al superar el año 1950.

De esta forma, era claro que el punto más vulnerable de la economía argentina eran
los precios internacionales. Hacia fines de los años 40, las transformaciones de las
relaciones internacionales provocaron la caída de los precios. Esta situación redujo las
divisas disponibles obligando a reducir aún más las importaciones, afectando la
producción industrial por la falta de insumos que se importaban.
Ante tal situación, se establece un segundo plan quinquenal que buscaba como metas
principales el aumento de la producción, una mayor austeridad en el consumo y el
fomento del ahorro.

Durante los diez años de gobierno de Perón, la industria tuvo un desarrollo


importante, ayudado por las políticas proteccionistas, para el año 1954 mediante el
censo industrial se informaría de la existencia de 151 establecimientos fabriles, cuya
concentración geográfica era absolutamente desigual, ya que la Ciudad de Buenos
Aires aportaba el 64% de la Producción fabril del País.

Este crecimiento industrial fue acompañado por créditos otorgados a través del banco
industrial, se le concedió protección aduanera, divisas adquiridas a tipos preferenciales
para equipamiento y para expandir el consumo.

En esta etapa la industria cumple un rol fundamental mediante la absorción del 37%
del aumento de la fuerza de trabajo en las ciudades, resultado de la expulsión de
trabajadores del sector agropecuario.

También tuvieron un fuerte crecimiento las Empresas Estatales, concretando la


compra de ferrocarriles, teléfonos, puertos, etc. En esta misma línea, entre las
empresas creadas por el Estado, la mas importante resultó Gas del Estado,
abasteciendo del servicio mediante la red domiciliaria urbana, al igual que otras tales
como Agua y Energía que comenzó a realizar la construcción de diques que con sus
inversiones estimuló el progreso de diversas zonas del país.

POLÍTICA

En cuanto al ámbito Político, a la par de Perón fue erigiéndose la figura de su esposa,


Eva Duarte, quien se centró en la Asistencia social, creando la Fundación Eva Perón,
cuyos fondos se integraban con contribuciones Estatales y de la CGT. Desde allí,
impulsó la construcción de Hospitales, subsidio de medicamentos para los mas
necesitados y ayudas consistentes en alimentos y vestimenta.

Trascendental resulta la sanción de la ley del voto femenino en 1947, de la cual Eva
sería su principal propulsora, dando acceso a las mujeres a la vida política nacional,
logrando el Partido Peronista en las elecciones de Noviembre de 1951 el 63,9% de los
votos femeninos, alcanzando situar a 23 diputadas y 6 senadoras en el Congreso.

Otro hito que merece un análisis particular en éste resumen resulta ser la Reforma
Constitucional de 1949, reforma realizada a la Constitución cuya primera versión
databa del año 1853. En ésta modificación a nuestra Carta Magna se incorporal los
derechos sociales, la reelección del presidente, la supresión del colegio electoral,
permitiéndose la elección directa de la figura máxima del Poder Ejecutivo. Además,
incluía la declaración de la propiedad inalienable de la Nación sobre los recursos
naturales, la nacionalización de los servicios públicos y la regulación del comercio
externo. Por su parte se reconocía asimismo, la propiedad privada como un derecho
natural pero limitado y sometido a su función social, reconociendo la posibilidad de
que el Estado expropiara negocios y tierras para asegurar su uso productivo y de ese
modo beneficiar a la comunidad.
Con la modificación de la situación económica del País y la eliminación de la
prosperidad de otrora junto con el agotamiento de las reservas acumuladas durante la
guerra, el gobierno debió limitar drásticamente la actividad económica Estatal y a
eliminar parte de las subvenciones que otorgaban.

Ante dicha situación y en medio de las elecciones nacionales de 1951, se presentaron


incovenientes y fuertes pujas en cuanto a las candidaturas partidarias y especialmente
sobre la figura de Eva Duarte, quien con el apoyo de la CGT aspiraba a la
vicepresidencia, siendo finalmente desechada tal posibilidad ante la férrea oposición
que presentó el Ejército. Finalmente en dichas elecciones la fórmula peronista
completada por Quijano en la vicepresidencia se impuso con el 62,49% de los votos
contra el 31,81% de la UCR, iniciando así el segundo mandato de Perón con la
desgraciada muerte de su esposa Eva Duarte.

SOCIEDAD

Los cambios impuestos por la política Peronista afectaron sensiblemente el ritmo de


crecimiento de las clases sociales. La clase media creció por encima del incremento de
la población económicamente activa. En lo que respecta al empleo, predominaban los
asalariados seguidos por el estrato autónomo de la clase media.

Durante el periodo 1943-1955 las condiciones económicas e institucionales fueron


favorables para los trabajadores, quienes se vieron recompensados con mejoras
salariales importantes, siendo los mejores índices salariales los alcanzados en el
periodo 1946-1949, en razón de que los factores económicos y políticos vigentes
cooperaban para su materialización.

Es así que durante el gobierno peronista el nivel de vida de los obreros aumentó en
razón del incremento salarial con el que se vieron beneficiados, siendo acompañada
por una estructura de precios que alentó el consumo.

Como consecuencia de las mejoras salariales y el impulso del consumo se comenzó a


dar mayor importancia a los espectáculos culturales y de ocio, resultando grandes
convocatorias a Eventos deportivos, bailes con orquestas o carnavales. Además
aumentó significativamente el turismo social con la posibilidad de realizar viajes de
esparcimiento y ocio a los sectores populares que nunca habían tenido la posibilidad.

En lo que refiere a la modificación de la Estructura Sindical en el período de gobiernos


peronistas, el Estado apoyaba política y legalmente la implantación de un nuevo
modelo que mutaría de su organización heterogénea y diversificada a la implantación
del sindicato único por actividad, ya sea en toda la industria o bien, en una rama. Esto
garantizaba el monopolio de la representación a un solo sindicato por sector
desalentando la competencia entre organizaciones sindicales rivales.
En cuanto a la materia Educación, el gobierno prefería una mayor centralización del
sistema educativo y lo logró creando el Ministerio de Educación independiente del de
Justicia, luego de la reforma constitucional de 1949.

Por su parte, se tenía un particular interés en privilegiar la educación técnica, atento a


la posibilidad de generar mano de obra calificada que sería útil en cuanto a los planes
de industrialización que se desarrollarían, además que consideraban a las escuelas
técnicas como un medio que alentaría al alejamiento del peligro social y la atracción de
teorías sociales disolventes. Finalmente, a partir de la gestión del Ministro Mendez de
San Martín se desarrollaron políticas abiertas de adoctrinamiento que constituían un
intento de monopolizar el espacio simbólico y social, lo que alentaría el conflicto con la
Iglesia Católica.

FIN DE LOS DOS PRIMEROS MANDATOS PERONISTAS

Las dificultades económicas resultantes de la mutación de los precios internacionales y


el comportamiento del sector agropecuario obligó al gobierno a tomar políticas
caracterizadas por la cautela ante las exigencias sectoriales. Hacia 1953 la acumulación
de tensiones de varios sectores obligó al gobierno a delinear una política conservadora
a fin de mantener las posiciones de poder.

Las relaciones del peronismo con la Iglesia Católica se habían ido desgastando con el
transcurso de los años alentado por la creciente politización del aparato asistencial que
sostuvo el gobierno, así como el establecimiento del divorcio, la equiparación de los
hijos legítimos y naturales, la supresión de la enseñanza religiosa y la eliminación de
los subsidios a establecimientos educativos religiosos.

Por su parte, los vínculos con las fuerzas armadas se establecieron de acuerdo con los
criterios institucionales y económicos. Si bien las FFAA lo apoyaron por ser su
obligación como autoridad legítima, su subordinación no implicaba que no tuviera
influencia en situaciones particulares, tales como la clara oposición a la candidatura de
Eva Duarte como vicepresidenta en 1951.

A partir de 1951 se irán sucediendo distintos levantamientos militares opositores que


serán neutralizados, como por ejemplo el realizado por el General Benjamín
Menéndez, sin embargo, Lonardi, comandante en jefe rebelde que había logrado
apoderarse de la Ciudad de Córdoba Capital, el 16 de Septiembre de 1955 produjo un
nuevo levantamiento al cual se plegó la Marina liderada por Isaac Rojas que intentó
bloquear los principales puertos y amenazó con bombardear la Ciudad de Buenos Aires
(recordemos que ya se había llevado a cabo un ataque por parte de la Marina
sublevada, bombardeando el centro de la Ciudad el 11 de Junio de 1955, dando como
resultado la muerte de cientos de civiles). Ante el ultimátum dado por Rojas sobre el
bombardeo a la Ciudad, trasciende una comunicación de Perón que si bien fue emitida
en términos ambiguos, la junta de Generales Gubernamentales la interpretaron como
una renuncia (Dándose el golpe de Estado autodenominado “Revolución Libertadora”),
luego Juan Domingo Perón se refugiaría en la embajada paraguaya desde donde se
dirigiría a su exilia a dicho País.

Finalmente, el Gral. Lonardi asumiría la presidencia provisional el 23 de Septiembre de


1955, quien sería sucedido poco tiempo después -13 de noviembre de 1955- por Pedro
Eugenio Aramburu.