Está en la página 1de 3

RASGOS DE LA POBREZA Y DE LA VULNERABILIDAD EN EL MUNICIPIO DE

GIRARDOT

La ciudad de Girardot, fundada desde 1852, tiene el sobrenombre de la "Ciudad


de las Acacias". [EEn ls Pues allí crece este árbol silvestre, y las calles del
municipio están adornadas en gran parte por estos, que los lugareños siembran
frente a sus casas. Su símbolo más notable es su mejor e imponente vecino que la
circunda, el Rio grande de la Magdalena o río Yuma.
Es un importante centro económico del Departamento de Cundinamarca y del
Oriente del Departamento del Tolima Su economía gira en torno al Turismo, los
servicios académicos, el comercio y las producciones televisivas y
cinematográficas.

Sin embargo no todo es color de rosa. Aunque la historia de la ciudad presenta


una línea ascendente de crecimiento, pasando de caserío a distrito parroquial y
luego a municipio, la realidad socioeconómica de hoy es otra. Los dos grandes
clúster de desarrollo de la ciudad son el turismo y la academia ya que la ciudad
cuenta con 4 universidades y varios establecimientos educativos de carácter
público y privado. A nivel turístico las actividades económicas más destacadas
son:
 Hoteles, Hostales, Residencias
 Agencias de Viajes
 Empresas turísticas
 Restaurantes
 Centros Vacacionales y Recreacionales
 Museos (Principalmente Arqueológicos)

Pero el hecho de contar con estos polos de desarrollo no ha garantizado que la


pobreza no aparezca o que estando presente desde sus inicios se elimine. Basta
con recorrer los límites de la ciudad, las orillas del río o las salidas hacia el sur
occidente de la misma, para detectar como los habitantes de estos lugares no
disfrutan de servicios básicos de luz y alcantarillado. Tampoco tienen las vías de
acceso construidas y las condiciones de extrema pobreza se acentúan al existir un
crecimiento demográfico alto en los estratos 1 y dos. A este panorama podemos
agregar que el número de madres cabeza de hogar aumenta y los altos costos de
los servicios públicos colocan a estos conciudadanos en condiciones de gran
preocupación.

La ración o provisión diaria para alimentarse es también escasa, existen hogares


que la pasan con solo una comida al día y lo que es más triste muchos de los
hogares descritos “promueven” en sus hijos e hijas el trabajo infantil, siendo los
más notables las ventas de mercados ambulantes, la prostitución infantil y la
atención de centros turísticos en condiciones poco reguladas por las autoridades.
Todo esto coloca a buena parte de los ciudadanos en condiciones de
vulnerabilidad muy altos, que afectan no solo a estos grupos de estratos 1 y 2 sino
a toda la imagen municipal. Y digo vulnerabilidad porque estas personas viven y
están en potencial riesgo de:

a. Adquirir enfermedades contagiosas, al no existir elementales normas de


asepsia en el hogar.
b. Adquirir enfermedades de trasmisión sexual graves, por el aumento de la
prostitución y promiscuidad.
c. Caer en drogadicción y alcoholismo
d. Caer en la participación de bandas delincuenciales, jaladores de motos y
hurtos menores que los catapultan a la delincuencia mayor.
e. Sufrir perdida de su vivienda y de sus vidas, pues las personas que viven a
orillas del río magdalena, en cada temporada invernal se ven dignificados
gravemente.

Con todas estas situaciones el desarrollo personal es muy deficiente, a esto se


agrega que estas familias, a pesar de que el gobierno municipal tiene planes de
educación gratuitita, su bajo nivel cultural y social pone tropiezo a la educación de
los menores, o por lo menos no apoyan desde el bien moral la formación de estos
chicos.

ANALISIS DE LAS CAUSAS MÁS SIGNIFICATIVAS.

Desde sus inicios la ciudad contó con gran afluencia de personajes temporales,
que venidos de diferentes lugares del país y extranjeros, dejaron su huella de vida
fácil y placentera. Si bien es cierto que el hombre vive en busca del bien, en mi
concepto, este bien e traduce más bien en busca de su satisfacción personal.
Cuando el hombre piensa en lo que le satisface a él y a los suyos no considera
necesariamente el bien de los otros, esto hace que se piense y se actué para
lograr lo suyo. La clase dirigente de esta ciudad, desde antes pensó en su propio
desarrollo. Aunque definían criterios municipales para disque favorecer a todos, lo
cierto es que se buscó el favorecimiento de algunas familias prestantes de la
ciudad. La ciudad se polarizó entre los del Norte y los de las orillas del río.

Esta búsqueda desmedida de las riquezas, trajo consigo la mala utilización de los
recursos, claro está que el declive en los ferrocarriles nacionales que impulsaba la
economía informal de la ciudad al utilizar el río y el tren como medio de comercio y
comunicaciones, acentuaron la problemática.

Una cultura de adquirir dinero y un pensamiento de que la formación académica


no necesariamente estaba asociada con grandes ganancias, ha llevado al
municipio a un estado de atraso mediano en lo que al desarrollo de cada persona,
necesita.
Año tras año la ciudad impulsada por los dos clúster señalados antes, habla de
progreso, pero desconoce las condiciones de vulnerabilidad de los estratos
menos favorecidos. Una clase política permeada por los vestigios del pasado, que
además ha sido corrupta, pobre en ideas e incapaz de promover planes de
gobierno que generen equidad y compromiso social, son el más grande flagelo
que vivimos. Esta misma clase corrupta que compra el voto, se deleita en sus
partidarios, el mismo pueblo analfabeta cultural, que también quiere todo fácil y
que se deleita en sus condiciones de extrema pobreza, con tal de estar satisfecho,
desde lo que para ellos es satisfacción.