Está en la página 1de 2

inmunoglobulina A (IgA)

Qué es

La prueba de la inmunoglobulina A (IgA) mide la concentración de


IgA, uno de los principales anticuerpos del organismo, en sangre. Los
anticuerpos son proteínas que fabrica el sistema inmunitario para
combatir los ataques de bacterias, virus y toxinas.

La IgA se encuentra en concentraciones elevadas en las mucosas del


organismo, sobre todo, en las de las vías respiratorias y el tubo
digestivo, así como en la saliva y las lágrimas.

La IgA también desempeña un papel en las reacciones alérgicas. Las


concentraciones de IgA en sangre también pueden ser altas en las
afecciones autoinmunitarias, unos trastornos donde el organismo
fabrica anticuerpos erróneamente contra sus propios tejidos sanos.

Por qué se hace

La prueba de la IgA puede ayudar a los médicos a diagnosticar


problemas del sistema inmunitario, los intestinos y los riñones. Se
puede solicitar en niños con infecciones recurrentes. También se
utiliza para evaluar las enfermedades autoinmunitarias, como la
artritis reumatoide, el lupus y la enfermedad celíaca. Los niños que
nacen con niveles bajos de IgA (o que carecen de esta proteína)
tienen un mayor riesgo de desarrollar afecciones autoinmunitarias,
como las infecciones, el asma y las alergias.

Significado clínico  IgA


La IgA sérica (principalmente monomérica) es importante en la neutralización viral. La
IgA secretora (dimérica) de las secreciones interviene en la defensa de las mucosas
ante las infecciones por microorganismos.
Variables por enfermedad:
Aumentado: En suero, con aumento monoclonal, mieloma múltiple IgA.
Con aumento policlonal, cirrosis, artritis reumatoidea, LES, tuberculosis, fibrosis
quística, enfermedad celíaca, hepatitis crónica activa, hepatitis lupoide, SIDA. 
Un aumento policlonal tiene un valor predictivo negativo.
En orina, tumores malignos, infecciones urinarias.
En líquido cefalorraquídeo, meningitis, esclerosis múltiple, Guillain Barré, LES,
polineuritis.
En saliva, artritis reumatoidea. 
Semen positivos, relacionados a procesos inflamatorios o infecciosos.
Disminuido: En suero, en inmunodeficiencias congénitas (deficiencia selectiva de IgA,
hipogammaglobulinemia ligada al sexo, inmunodeficiencia severa mixta, ataxia-
telangiectasia). En inmunodeficiencias adquiridas (glomerulonefritis, síndrome
nefrótico, amiloidosis, ascariasis). 
En líquido cefalorraquídeo, en los epilépticos.

Significado clínico IgG


Es la inmunoglobulina predominante en el suero. Existen cuatro subclases (IgG1,2,3,4).
Su medición permite evaluar la inmunidad humoral, excepto en el recién nacido,
porque al ser la única IgG que puede atravesar la placenta, no es útil para el
diagnóstico de infecciones en el lactante, en cuyo caso se debe recurrir a IgA o IgM
específicas.
Variables por enfermedad:
Aumentado: Mieloma múltiple, disgamaglobulinemia, síndrome de inmuno-deficiencia
adquirida, linfomas no Hodgkin, policitemia vera, tiroiditis de Hashimoto, síndrome
Wiskott-Aldrich, drepanocitosis, púrpura trombocitopénica idiopática, esclerosis
múltiple, mononucleosis infecciosa, crioglobulinemia.
Fibrosis quística, fiebre reumática, malaria, leishmaniasis, brucelosis, tuberculosis
pulmonar, lepra, hepatitis viral, hepatitis activa crónica, cirrosis biliar, lupus
eritematoso sistémico, artritis reumatoidea, síndrome de Sjögren .
En orina, neoplasmas malignos de intestino delgado, bronquios, pulmones y útero.
Líquido cefalorraquídeo, poliomielitis, meningitis, sífilis, tumor cerebral, encefalo-
mielitis, esclerosis múltiple, síndrome de Guillain-Barré, lupus eritematoso sistémico.
Disminuido: Leucemia linfocítica crónica, enfermedad de cadenas pesadas,
macroglobulinemia de Waldenström, amiloidosis, agamaglobulinemia congénita ligada
al sexo, inmunodeficiencia común variable, disgamaglobulinemia, inmuno-deficiencia
severa combinada, púrpura trombocitopénica idiopática, ataxia-telangiectasia,
gastroenteropatía perdedora de proteínas, glomerulonefritis, síndrome nefrótico.
Líquido cefalorraquídeo, epilepsia.

También podría gustarte