Está en la página 1de 13

Encontrando Respuestas a las

preguntas del Evangelio


Por el Élder Bruce R. McConkie
Carta Redactada el 1 de Julio de 1980
A: Los Honestos Buscadores de la Verdad.
Apreciados Hermanos y Hermanas. Recibo una gran cantidad de
cartas haciendo preguntas acerca de las prácticas de doctrinas y la
historia de la iglesia. Varios cientos de preguntas son presentados
ante mí cada año. Recientemente recibí una carta conteniendo 210
preguntas importantes, más muchas otras de menor importancia.
Para responder las preguntas en esta única carta tendría que
llevarme cientos de páginas. Frecuentemente tengo una pila de
cartas sin responder, la cual es de 15 o 20 cms de alto. Hay veces
cuando pasan las semanas sin una oportunidad de leer las cartas en
que queda solo la tentativa de responderlas.
Las personas observadoras se darán cuenta que si usara mis horas
de relajo para la investigación y trabajase en responder las
preguntas que me llegan, no seria capaz de responderlas todas.
Pero esto es por lejos una materia. Para ayudarles en lugar de dar
todas las respuestas quisiera dar las siguientes sugerencias
generales a todos aquellos quienes buscan respuestas a las
preguntas del evangelio:
1. Buscar La Luz y la Verdad.
Todos los hombres de cualquier lugar, dentro y fuera de la iglesia,
sin distinción de secta, partido o denominación a busca la luz y la
verdad. La luz de Cristo viene como un regalo a todos los hombres,

1
este ilumina a cada hombre nacido en este mundo; y aquellos que
siguen sus impulsos de buscar la verdad, ganan conocimiento y
entendimiento y son guiados por el Evangelio y sus sabias
verdades. Los miembros de la Iglesia además tienen la obligación
de conocer las doctrinas de salvación. Ellos tienen el regalo del
Espíritu Santo el cual es el derecho a la constante compañía de este
miembro de la Trinidad basado en la fidelidad. El Espíritu Santo es
el revelador “y por el poder el Espíritu Santos ustedes podrán saber
la verdad de todas las cosas” (Moroni 10:5) En un completo y
único sentido, la única perfecta y absoluta manera de ganar un
conocimiento seguro de cualquier verdad en cualquier terreno, es
recibir la revelación personal del Espíritu Santo de Dios. Esta
bendición enviada del paraíso es reservada para aquellos que
obedecen los mandamientos y obtienen la compañía del Espíritu
Santo. Recuerden que el espíritu no permanecerá en un
tabernáculos impuros.
2. Escudriñar Las Escrituras
Las respuestas para casi todas las preguntas doctrinales
importantes son encontradas en los libros canónicos ó en los
sermones y escritos del Profeta José Smith. Si no son encontradas
en estas fuentes, probablemente no son esenciales para la salvación
y pueden estar lejos de nuestra presente capacidad espiritual para
entenderlas. Nuevas revelaciones serán dadas cuando creamos y
entendamos y vivamos en armonía con esas verdades que nosotros
ya hemos recibido.
La manera para conseguir un estado elevado en el estudio del
Evangelio es, primero estudiar y reflexionar y orar acerca del Libro
de Mormón y luego seguir el mismo camino en referencia a las
otras escrituras. El Libro de Mormón contiene esa porción de la
palabra del Señor la cual El ha dado al mundo, para preparar el

2
camino, para el entendimiento de la Biblia y las otras revelaciones
que ahora tenemos entre nosotros. Nosotros hemos sido mandados
a escudriñar todas las escrituras, para atesorar la palabra del Señor,
a fin de que no seamos engañados; para tomar profundamente del
santo orden y que nuestra sed por el conocimiento pueda ser
saciada.
Pablo dice que las escrituras pueden hacernos sabios y salvamos a
través de la fe la cual es Cristo Jesús. (2 Timoteo 3:13) Ellos nos
guían a la verdadera Iglesia y a los administradores legales, a quien
Dios ha escogido para administrar su obra en la tierra. Esto es aún
mejor para nosotros, ganar respuestas directamente de las
escrituras a lo que alguien o alguna cosa, nos digan acerca de ellas.
Es verdad que algunas veces necesitamos interpretes inspirados
para ayudarnos a entender lo que los apóstoles y profetas han
escrito para nosotros en los libros canónicos. Pero es también
verdad que muchas explicaciones dadas por mucha gente, como el
significado de explicaciones dadas por mucha gente, como el
significado de pasajes de las escrituras, son un tanto menos que la
verdad si la encontramos por nosotros.
Nosotros estamos en mejor posición si somos capaces de tomar
directamente de la fuente espiritual sin tomar de las aguas
ensuciadas por otros cuyo entendimiento no es tan profundo como
fueron los escritos proféticos de quienes escribieron los pasajes
que encontrados en los cánones aceptados en el santo orden. Yo no
estoy marginando los comentarios correctos, los conozco y aprecio
su valor, he escrito volúmenes de ellos, simplemente estoy
diciendo que para la gente con habilidad de hacerlo, seria mejor
crear sus propios comentarios. Hay algo sagrado y solemne y
salvador al estudiar las escrituras por nosotros mismos, nosotros
deberíamos conducimos en esta dirección.

3
3. Las Doctrinas Verdaderas Están Armonía Con Los Libros
Canónicos
Los libros canónicos son escritura. Estamos obligados, se tienen
que cumplir sobre nosotros. El Señor nunca revela, y nunca ha
revelado ni revelará algo que sea contrario a las que esta en ellas.
Ninguna persona que habla por el espíritu de inspiración enseñara
doctrina que esta fuera de la armonía con las verdades que Dios ya
ha revelado.
Estas palabras del Presidente Joseph Fielding Smith deberían
guiamos a todos nosotros en el estudio del evangelio.
No importa lo que este escrito, o lo quien lo haya dicho; si aquello
que se ha dicho no concuerda con lo que el Señor ha revelado,
podemos hacerlo a un lado. Mis palabras y las enseñanzas de
cualquier otro miembro de la Iglesia, ya sea de un cargo mayor o
menor, si no concuerdan con las revelaciones, no estamos
obligados a aceptarlas. Expongamos claramente este asunto, hemos
aceptado los cuatro libros canónicos como las medidas o normas
de acuerdo con las cuales medimos la doctrina de todo hombre”.
No podemos aceptar los libros escritos por las autoridades de la
iglesia como normas o cánones en cuanto a doctrina, sino hasta el
punto en que concuerden con la palabra revelada en los libros
canónicos.
Todo hombre que escribe es responsable, no la Iglesia, por lo que
el escriba. Si Joseph Fielding Smith escribe algo que no va de
acuerdo con las revelaciones, todo miembro de la Iglesia esta
obligado a rechazarlo. Si escribe aquello que concuerde
perfectamente con la palabra revelada del Señor, entonces se debe

4
aceptar.(Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación, Tomo 3,
pagina 191, Compilado por Bruce R. McConkie)
4. Buscar Armonizar Los Escritos Y Declaraciones Proféticas
Cada lugar, en todos los campos, en toda la tierra y en toda la
eternidad, esta en completa y total armonía con toda la verdad.
La verdad esta siempre en armonía con ella misma ya que la
palabra del Señor es verdad y ninguna escritura contradice a otra,
ni es inspirada una declaración hecha por cualquier persona que
esta fuera de la armonía de las verdades dadas por una persona.
Pablo y Santiago no tuvieron discrepancias en cuanto a la fe y
obras, y cada cosa que Alma dijo acerca de la resurrección
concuerda con la sección 76 en Doctrina y Convenios. Cuando
encontramos conflictos aparentes esto significa que no tenemos
aún una visión correcta de los puntos en que estamos involucrados.
[Nota de Admin: Sin embargo, debemos observar que si creemos
en contradicciones entre las escrituras en la biblia, ya que, creemos
en ella hasta donde esta traducida correctamente...]
El Señor espera que busquemos la armonía y los acuerdos entre las
escrituras y los hermanos que aparentemente tienen divergencia en
sus puntos de vista. Los que tienen fe y entendimiento siempre
buscan la armonía, llegara el tiempo perfecto en que todas las
declaraciones de las escrituras y todos los pronunciamientos de los
hermanos puedan entenderse. El desafortunado problema de citas
sin entendimiento o hechos dentro de un marco de poca
información que hace que se varié con lo que alguna otra persona
ha dicho o quería decir que no es de Dios. A través de los años he
recibido cientos de cartas diciendo “Esta persona (líder) dijo una
cosa y este otro dijo lo contrario, cual ó quien esta correcto?”. Mi
experiencia es que en muchos casos, en casi todos ellos, las

5
aparentes “divergencias” pueden ser armonizadas y cuando ellos
no pueden serlo sera en otro momento. El espíritu del Señor
conduce a la armonía y la unidad y los acuerdos. El espíritu del
diablo es el que ocasiona divisiones y debate, contención y
desacuerdos, desunión.
5. Son Todas Las Declaraciones Proféticas Verdaderas
De hecho si lo son. En eso es en lo que consiste el sistema del
Señor. Todo lo que sus siervos dicen cuando son movidos por el
Espíritu Santo es escritura y su mandato a lo que sirven en el
ministerio es: “Y se os dará el Espíritu por la oración de fe; y si no
recibís el Espíritu no enseñareis”. (D. y C. 42:14). Pero cada
palabra que un profeta dice no es una declaración profética. José
Smith enseño que un profeta no siempre es un profeta, solamente
cuando él esta actuando como un profeta. Los hombres que llevan
el manto profético aun son hombres. Ellos tienen sus propios
puntos de vista y su propio entendimiento de las verdades del
Evangelio, es dependiente sobre el estudio y la inspiración de ellos.
Algunos profetas (lo digo respetuosamente) saben mas y tienen
una mayor inspiración que otros. Si Brigham Young, quien fue uno
de los más grandes profetas, dijo algo acerca de Adán que esta
fuera de armonía con lo que dice el libro de Moisés y la sección 78
de Doctrina y Convenios, entonces es la escritura la que prevalece
sobre las palabras de Brigham. Esta es una de las razones por la
que llamamos a nuestras escrituras libros canónicos.
Ellas son los cánones de juicio y la vara de medida contra la cual
las doctrinas y puntos de vista son medidas y pesadas y esto no
hace una partícula de diferencia sobre cuales son los puntos
involucrados.

6
Las escrituras siempre tienen ó llevan la precedencia o mayor
importancia.
6. Deje Los Misterios Aparte Y Evite Sus Preferencias Del
Evangelio
Nosotros no podemos, en nuestro estado presente de progreso
espiritual, comprender todas las cosas. No tenemos una mayor
porción en magnitud del libro de Mormón porque no estamos
preparados para entender y vivir las verdades encontradas en él.
Algunas cosas en las escrituras tienen que ser explicadas en forma
de parábolas, similitudes e imágenes.
Estamos obligados a entender las doctrinas básicas, las cuales nos
conducen a la vida eterna. No hay mucho mas allá de esto que
deberiamos saber acerca de “misterios” en los cuales dependa el
grado de nuestra iluminación espiritual. Es imprudente nadar
demasiado lejos, en las aguas de nuestras cabezas. Mi experiencia
es que la gente que gusta de tener contenciones infructuosas sobre
los significados profundos y pasajes escondidos de las escrituras
son usualmente aquellos que no tienen un sano y básico
entendimiento de los simples y sencillas verdades básicas de la
Salvación.
Esto es también mi experiencia sobre la gente que involucra sus
hobbies o máximos puntos específicos de interés sobre el
Evangelio, quienes tratan de calificarse como expertos en algún
campo especializado, quienes tratando de definir un Plan entero de
Salvación, desarrollado alrededor de algunos temas de particular
interés para ellos, mi experiencia que tales personas son
usualmente espiritualmente inmaduras y religiosamente inestables.

7
Esto incluye también a aquellos que son devotos de si mismos,
como dando pensamientos divinos para establecer las señales de
los tiempos ó explicando acerca de la segunda venida o fanáticas
interpretaciones de la Palabra de Sabiduría o el profundísimo
énfasis en la obra del Templo u otra doctrina o practica. Los judíos
hicieron el día del Señor para ellos mismos, exagerando sus ideas
(hobbies) y tomando posiciones extremistas a la observancia del
sábado. Ellos inventaron su propia manera de adorar.
Haríamos bien en tratar de tener un sano, completo y balanceado
enfoque de todo el Evangelio y de todas sus doctrinas.
7. No Esta Preocupado de las cosas sin importancia
Hay tanto que aprender acerca de las grandes verdades eternas que
forman nuestro destino que puede parecer hasta vergonzoso tener
que pensar en volver nuestra atención, eternamente, a las pequeñas
e insignificantes cosas. Frecuentemente uno se pregunta: Yo sé que
no es esencial para mi Salvación, pero me gustaría realmente saber
cuantos ángeles pueden bailar en la cabeza de un alfiler?, y hay
alguna diferencia en que el alfiler sea de bronce o latón?. Hay
cosas pequeñas en las que uno esta tan enfrascado que no nos deja
ver todo el Plan de Salvación y que hace que perdemos de vista la
vida, la luz y el premio de la gloria eterna. Hay tales cosas como el
conocimiento sin valor, las cuales de adquirirlas no hacen ninguna
diferencia para el destino en el reino y la salvación.
8. Destreza para tener un buen Juicio, sí fuera menester, en las
preguntas difíciles.
Para aquellos con la visión correcta y la comprensión completa no
hay ninguna pregunta difícil. Después de que un misterio ha sido
resuelto ya no es un misterio. Pero hay algunas preguntas que

8
pueden invitar intelectualmente a áreas desconocidas ó a una
contención sinfín a aquellos que de alguna manera son menos
entendidos espiritualmente.
Si usted no puede creer en todas las doctrinas del evangelio,
detenga su juicio en las áreas en duda. No se comprometa a una
posición que es contraria a esa que ha sido dada por los profetas y
apóstoles que presiden el reino. Estudie, ore, trabaje en la Iglesia y
espere por más luz y conocimiento. Si usted esta con problemas
sobre lo que se llama la evolución, y no ha aprendido de que Adán
era el primer hombre y el primer ser mortal, de que no hubo
ninguna muerte de cualquier forma de la vida hasta después de la
caída detenga el juicio y no tome una posición contra las escrituras.
Si usted supone que Dios esta progresando y está ganando más
conocimiento y verdad, y que él no es completamente
omnipotente, omnisciente y omnipresente como José Smith enseño
detenga su juicio. Permanezca callado. No debe mantenerse en su
posición contraria a la palabra revelada.
Si usted piensa que habrá progresión de un reino de gloria a otro
después de la resurrección, o que las personas que rechazan el
evangelio en esta vida tendrán una segunda oportunidad de ganar
la Salvación en el mundo venidero, que piensen que si se están
casando en el Templo pueden cometer toda clase de pecado y
todavía pueden ganar la Salvación, o cualquiera de estas herejías
comunes de la actualidad detenga su juicio. No se comprometa a
defender una causa falsa. Estudie algo más y espere el día cuando
usted este bien preparado con más luz en la materia que lo
preocupa.
9. Ignore, si usted puede, la serie interminable de literatura
Anti-Mormona y evite los cultos como una plaga.

9
La conversión no nace de la contención. El que tenga el espíritu de
contención no es de Dios. Nuestra comisión divina es declarar las
buenas nuevas al mundo, no reñir con otros sobre el significado de
textos o escrituras. Por supuesto, responda a todas las demandas
falsas de aquellos que se forman en contra de nosotros. No crean
que el diablo ha tenido una nueva idea en cientos años. Pero la
conversión no se encuentra en los debates. La conversión viene
mas bien a aquellos que leyeron el Libro de Mormón de la manera
como aconsejo Moroni. La mayoría de los miembros de la Iglesia
estaría en mejor condición si ellos ignorarán los temas y reclamos
de los anti-mormones.
Si los falsos argumentos acerca de la salvación solo por la gracia o
lo que se encuentra en cualquier literatura anti-mormona que esta
proclamándose le preocupan, investigue las respuestas. Estas están
en las escrituras. Cualquiera que no aprende de la Biblia que la
salvación no viene simplemente por confesar al Señor con los
labios, sin de cumplir todos los términos y condiciones del
verdadero Plan de Salvación, no merece ser salvados.
Y acerca de los cultos Ellos son la puerta del infierno. Los
miembros de la Iglesia que se desposan con la práctica del culto
del matrimonio plural, por ejemplo, son adúlteros y los adúlteros
están condenados. El enfoque común de aquellos que
propagandizan esta práctica es hollar lo dicho por los profetas
muertos y ponerlo como contra lo dicho por los profetas vivientes
Cualquiera que sigue a un profeta muerto en vez de un profeta
viviente lo seguirá a la muerte en vez que a la vida. Además, hay
respuestas para todos los puntos de vista de los cultos y aquellos
que son corrompidos por estas falsas y abandonadas falacias
estaban mucho mejor hallando la verdad que poniendo en peligro

10
su salvación. En primera instancia en el curso seguro de sabiduría
es que nunca se mezclará con estos conceptos.
10. No Hay Ninguna Doctrina Privada
En todas las doctrinas y prácticas que se enseñan en la Iglesia no
hay doctrinas secretas, ninguna práctica privada, ni ningún curso
de conducta aprobado para solo unos cuantos. Las bendiciones del
evangelio son para todos los hombres. No se engañen en creer que
las Autoridades Generales creen o tienen acceso a alguna doctrina
secreta o tienen alguna manera privada de vivir. Todo lo que se
enseñe y practique en la Iglesia está abierto a la inspección pública,
o por lo menos, en donde las ordenanzas del templo estén
enlazadas, a la inspección y conocimiento directo de todos los que
nos calificamos por la rectitud personal a entrar en la Casa del
Señor.
11. Mantenga Una Mente Abierta
Las doctrinas son del Señor, Él las estableció; Él las revela, Él
espera que nosotros las aceptemos. A menudo aquellos que hacen
las preguntas están más interesados en sostener una posición pre-
escogida en aprender cuales son los hechos. Nuestra preocupación
debe ser el de encontrar y acercarse a la verdad. No deben
importarles que doctrina es, sólo que nosotros vengamos al
conocimiento de ella. Nuestra argumentación y defensa de una
doctrina falsa no la hará verdadera. Nuestra preocupación es venir
a un conocimiento de la verdad, no demostrar un punto al que
nosotros podamos habernos comprometido imprudentemente.
12. La Responsabilidad Para Estudiar Es Una Responsabilidad
Personal.

11
Ahora permítanos llega a la conclusión de todo esto, una
conclusión que tendrá una gran importante en nuestra salvación
eterna. Es que cada persona debe aprender las doctrinas del
evangelio por si mismo, nadie lo puede hacer por él. Cada persona
permanece donde los principios del evangelio le lleven; cada uno
debe pagar el precio puesto por una providencia divina si él desea
llegar a ganar la Perla de Gran Precio.
Es el mismo principio que gobierna y lleva a vivir y aprender la
verdad en armonía con sus normas. Nadie puede arrepentirse por y
a favor de otro; nadie puede ganar un testimonio o esforzarse en
obtener la luz y verdad por alguien, nadie puede ser salvado en
nombre de otro. Nadie puede actuar en estas cosas por otros sino
que por si mismo el conocimiento de la verdad y las bendiciones
que vienen a aquellos para los cuales los principios verdaderos son
una cosa personal. Y el día justo ofrece la misma salvación a cada
alma que vive las mismas leyes, Él ofrece el mismo entendimiento
de sus verdades eternas a todos los que paguen el precio de ser
buscadores de la verdad.
En el sistema de la Iglesia para ganar el conocimiento del
evangelio es como sigue:
1. La Responsabilidad principal descansa en cada persona para
ganar el conocimiento de la verdad a través de sus propios
esfuerzos.
2. Las familias deben enseñar a sus propios miembros. Se ordena
a los padres a que guíen a sus hijos en luz y verdad. El hogar
debe ser el centro de instrucción principal en la vida de un
Santo de los últimos Días.
3. Para ayudar a las familias y los individuos, la Iglesia, como
una agencia de servicio, proporciona muchas oportunidades
para enseñar y aprender. Nos ordenan a que “os enseñéis el

12
uno al otro la doctrina del Reino” (DyC 88:77). Esto se hace
en las reuniones sacramentales, en las conferencias y otras
reuniones, por maestros orientadores en las clases de
Sacerdocio y organizaciones auxiliares y a través de nuestros
Seminarios e Institutos y el Sistema Educativo de la Iglesia.
Las oportunidades de aprender son ilimitadas. Pueden discutirse
las preguntas apropiadas en cualquiera de las clases y escuelas
establecidas para tales propósitos.
Unas palabras finales me parecen apropiadas. Hay pocas alegrías
en la vida comparadas con el gozo de venir al conocimiento de la
verdad.
¡Cuánto regocijo tienen las personas en sus testimonios!. Y que
espíritu de alegría y paz entra al corazón de un estudiante del
Evangelio cada vez que una verdad se ha manifestado ¡Cada vez
que el Espíritu efectúa una visita y la mente se expande hasta
entender la visión completa de algún pasaje profético! ¡Cada vez
que su alma aprende y siente la importancia de lo que las
Revelaciones dicen sobre algún gran principio!.
Las expresiones anteriores son hechas en un esfuerzo por ser útil;
para motivar el dominio del Evangelio y para guiar a los
buscadores de la verdad en el curso sabio y apropiado.
Es mi oración que todos nosotros podamos aprender y vivir el
Evangelio y ganar una herencia en el sempiterno Reino de El
cuyos siervos somos nosotros. Con un buen deseo, y una oración
de que el Señor siempre los bendiga.

Atentamente su hermano, Bruce R. McConkie.

13