Está en la página 1de 8

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN


MARACAY - EDO ARAGUA
Municipio: Francisco Linares Alcántara
U.E.N “San Francisco de Paola”
Santa Rita – Sector Santa Inés

PROCESO ENERGÉTICO DE LA ACTIVIDAD FISICA REALIZADA

Integrantes:
Febles, Krismer Docente:
Sección 1”G” El Mangamiao

Santa Inés, Abril del 2020


Introducción

Este trabajo se realizó para aprender los procesos energéticos utilizados durante el
trabajo muscular en la actividad física. Para aprender sobre los mismos todo lo posible y
tener una idea de lo que debemos practicar, como algún deporte o actividad física para
tener un buen rendimiento tanto en los músculos como en la circulación de la sangre en
cuerpo.

Índice
Sistemas Energéticos y Cómo funcionan

Durante el transcurso de una actividad física, existe un período en que nuestro


cuerpo pasa de un estado basal a un estado de activación, momento en que se ponen en
marcha una serie de procesos fisiológicos, conocidos como sistemas energéticos, que
resultan fundamentales para mantener la intensidad y hacer frente a la demanda
impuesta. Estos sistemas energéticos representan las vías metabólicas a través de las
cuales el organismo obtiene energía para realizar un trabajo.

Metabolismo basal
Es la cantidad energética que necesita el cuerpo en estado de reposo total y a una
temperatura ambiente constante para mantener las funciones vitales, tales como la
respiración, el metabolismo, la circulación y la temperatura corporal adecuada durante 24
horas.
Determinados factores como la constitución física, el peso, la altura, la edad y el
sexo influyen sobre el metabolismo basal de cada individuo. Este depende de la relación
porcentual entre la masa muscular y el tejido adiposo, ya que los músculos consumen más
energía que la grasa. Los hombres poseen por término medio una mayor masa muscular y
menos tejido adiposo que las mujeres, por lo que su metabolismo basal es de media un
10% superior. Si una persona incrementa su masa muscular, por ejemplo mediante la
práctica deportiva, aumenta automáticamente el metabolismo basal. También el balance
hormonal, el estrés, la fiebre, los medicamentos o las condiciones climáticas repercuten
sobre la tasa metabólica basal.

Gasto energético
El gasto energético por actividad describe la cantidad de energía que consume el
cuerpo durante 24 horas además del metabolismo basal, por ejemplo mediante la
actividad física y mental, la termorregulación en diferentes temperaturas ambiente, o a
causa del embarazo, la lactancia, el crecimiento o la regeneración tras enfermedades o
lesiones. El incremento de la actividad física permite aumentar de manera considerable el
gasto energético por actividad. Y el gasto energético total se compone del metabolismo
basal y el gasto energético por actividad. En caso de actividad física normal, el
metabolismo basal supone la mayor parte del consumo energético.

El gasto energético está compuesto por varios componentes:


a. Tasa Metabólica Basal (TMB).
b.Efecto Térmico de los alimentos.
c. Termorregulación.
d.Actividad Física.

a. La Tasa Metabólica Basal (TMB): es la cantidad de energía que permite a un individuo


asumir un nivel de metabolismo mínimo para asegurar la continuidad de la vida y ha sido
aceptada internacionalmente como 24 kcal/kg/día. Así un varón de 70 kg, su TMB será de
1680 kcal/día; si es mujer 1596 kcal/día. El Metabolismo basal será un 20% menor
durmiendo y en alumnos de secundaria será hasta un 25% mayor. La tasa metabólica
disminuye con la edad y con la pérdida de masa corporal. El aumento de la masa muscular
es lo único que puede incrementar esta tasa. Al gasto general de energía también pueden
afectarle las enfermedades, los alimentos y bebidas consumidas, la temperatura del
entorno y los niveles de estrés. Para medir el metabolismo basal, la persona debe estar en
completo reposo pero despierta.

b. Efecto Térmico de los alimentos (ETE): Es el segundo componente del gasto energético
por orden de importancia, y representa el costo de la actividad física realizada por encima
de los niveles basales. En una persona moderadamente activa, constituye de 15 a 30% de
las necesidades totales de energía. De todos los componentes del gasto energético, el ETE
es el más variable y, por tanto, el más fácil de modificar. Con un ejercicio intenso pueden
lograrse aumentos del gasto energético. Parece que el grado de actividad física
espontánea es otra variable que puede permitir un balance energético positivo y el
aumento de peso de las personas propensas a la obesidad. Efecto térmico de los
alimentos. El ETA se debe a la energía utilizada en la digestión, transporte, metabolismo y
depósitos de los alimentos. En promedio, representa cerca de 10% del gasto energético
diario.
c. Termorregulación: El cuerpo humano tiene una temperatura promedio de 37 grados.
Cuando realizamos ejercicios en lugares donde el calor ambiental es alto, es necesario
contar con el buen funcionamiento del sistema termorregulador,  ya que su deficiencia
podría llegar a causarnos la muerte. El tomar líquido durante el transcurso de la actividad
física, contribuirá a nivelar la temperatura corporal. Por su parte, el organismo se encarga
naturalmente de la termorregulación, utilizando dos sistemas básicos como
la vasodilatación, que consiste en el aumento del riego sanguíneo en determinadas zonas.
Esta vasodilatación es considerada normal, mientras el calor ambiental no alcance la
misma temperatura que el corporal, durante la actividad física. Y la sudoración, la cual es
muy importante para mantener la temperatura corporal constante durante el ejercicio.
No obstante, una sudoración excesiva suele traer consecuencias negativas, especialmente
para el funcionamiento de nuestros riñones

d. Actividad Física: se refiere a una amplia variedad de actividades y movimientos que


incluyen actividades cotidianas, tales como caminar, bailar, subir y bajar escaleras, tareas
domésticas, de jardinería y otras, además de los ejercicios planificados. Un estudio
publicado por la Organización Mundial para la Salud (OMS) afirma que los modos de vida
sedentarios son una de las diez causas fundamentales de mortalidad y de discapacidad en
el mundo. Podemos afirmar que un estilo de vida saludable es la forma en que cada uno
quiere o desea vivir, y sin duda la actividad física puede ayudarnos a conseguirlo, ya que
su práctica continuada favorece aspectos tales como un mejor estado de ánimo o un
aumento de la temperatura corporal, lo que a su vez produce una disminución de la
tensión muscular que favorece la relajación, regula los biorritmos y mejora el sueño, tiene
efectos tranquilizantes y antidepresivos, aporta sensaciones de bienestar, elimina el
estrés, ayuda a ganar autonomía y aumenta la seguridad en uno mismo.

Factores que aumentan el metabolismo basal:

 Mayor masa muscular


 Mayor superficie corporal total
 Género masculino (Los varones casi siempre tienen mayor masa corporal magra que las
mujeres)
 Temperatura corporal, (fiebre o condiciones ambientales frías)
 Hormonas tiroideas
 Aspectos de la actividad del sistema nervioso (liberación de hormonas de estrés)
 Etapas de crecimiento en el ciclo vital
 Consumo de cafeína o tabaco (aumenta demasiado los riesgos a la salud).

La práctica regular de actividad física:


 Prolonga la vida y mejora la calidad de los años por vivir.
 Reduce el estrés
 Mejora el estado de ánimo
 Mejora la salud de los huesos
 Conserva y mejora el equilibrio y la coordinación
 Aumenta la flexibilidad articular
 Ayuda a mantener la masa muscular que se pierde con la edad.
 Mejora la función cardio-respiratoria y muscular
 Ayuda a lograr una pérdida de peso, combinado con un plan de alimentación adecuado
 Contribuye a preservar las funciones mentales en el adulto mayor (comprensión,
memoria, concentración
 Previene el desarrollo de enfermedades como diabetes mellitus, hipertensión arterial,
dislipemia, obesidad, enfermedad cardiocerebrovascular, osteoporosis, cáncer de colon
y mama.
 Disminuye los valores de colesterol LDL (malo) y triglicéridos
 Aumenta el colesterol HDL (colesterol bueno)
 Mejora los valores de presión arterial

Conclusiones

    El ejercicio físico en general supone un gasto calórico cuya cuantía dependerá de la
magnitud de la carga. La intensidad también influirá en el mayor o menor uso de grasas
como combustible con su consiguiente reducción. Sin embargo el incremento del
metabolismo basal también será un factor importante. La deuda de oxígeno con sus
procesos de restauración, la activación hormonal, la superficie corporal y la masa magra
resultan determinantes en el metabolismo basal. Sobre todo ello podemos actuar
mediante un ejercicio bien planificado. Tomando en cuenta una buena hidratación.

Cabe señalar que algunos mecanismos que actúan sobre el metabolismo durante el
ejercicio y en reposo son:

a) La actividad física con relación volumen e intensidad, ya que produce una deuda de
oxígeno que requiere un tiempo para luego compensarse.
b) Se pueden producir una sobre compensación durante los periodos de descanso, lo
que provoca también aumentos del metabolismo.
c) Incremento de la temperatura corporal
d) El efecto sobre la composición corporal de algunos tipos de trabajo que
incrementa la producción de hormonas anabólicas con reducción de componentes
poco activos como la grasa y un aumento de la masa magra.
e) Mayor eficacia en el uso energético, con un más alto uso de las grasas como
combustible tanto en reposo como durante los diferentes esfuerzos.

Bibliografía
Metabolismo Basal. https://www.efdeportes.com/efd185/metabolismo-basal-ejercicio-y-
composicion-corporal.htm

Sistemas Energéticos en el Deporte https://www.sport.es/labolsadelcorredor/sistemas-


energeticos-deporte/

Sistemas Energéticos ¿Cómo Funcionan? https://www.hsnstore.com/blog/sistemas-


energeticos-como-funcionan/

ANEXOS