Está en la página 1de 3

Universidad Nacional Autónoma de México

Escuela Nacional de Trabajo Social


Daniela Arcos Junco

Consulta

 Ideograma:
Refiere a un imagen convencional o símbolo que representa un ser o una idea, pero no palabras o
frases fijas que los signifiquen. También hace referencia a un símbolo que en la escritura de ciertas
lenguas significa una palabra, morfema o frase determinados, sin representar cada una de sus sílabas
o fonemas

 Etimología:
Especialidad lingüística que estudia origen de las palabras, la razón de su existencia, de su
significación y de su forma. Es un cultismo formado de ἐτυμος (etymos= verdadero), λόγος (logos=
palabra, expresión) y el sufijo -ía usado para crear sustantivos que expresan una relación a algo. Es
decir, significa "relacionado con la verdad de la palabra".

 Deontológico:
La deontología es una disciplina que ese enfoca en estudiar el “deber ser” del hombre, es decir, su
orientación moral y su desarrollo en este sentido. La deontología puede comprenderse como una
forma de ética, esto es, un espacio de reflexión en lo que concierne a las perspectivas de moralidad
en el hombre.

La deontología basa la realización de acciones en función del deber que el hombre tiene, dejando de
lado cuestiones como el placer o la conveniencia utilitaria, circunstancia que explica en buena
medida su relación con el ejercicio de muchas profesiones (Ferrater, 1941).

La deontología estudia los problemas del deber, las exigencias y normas morales y, en general, lo
que debe ser, como forma de manifestación de la necesidad social. El término fue introducido por
Bentham que lo usó para designar la doctrina de la moral en su conjunto.

Lo que debe ser, concepto mediante el cual la moralidad expresa las demandas de las leyes sociales,
comprendidas las necesidades de la sociedad y el hombre, toma formas distintas en el mandamiento
particular, en la norma general, en los principios sintetizados de la conducta y en el ideal moral y
social. La deontología estudia precisamente estas formas y su correlación.

 Ontológico:
El concepto “ontología” hace referencia a la ciencia del ser, por oposición a la gnoseología, ciencia
del conocimiento. Existe aquí un rasgo característico de la filosofía burguesa: el de oponer la
ciencia del ser a la del conocimiento, y el de esforzarse por construir la ciencia de las formas del
pensamiento al margen e independientemente del ser, de la realidad objetiva que reflejan. Cristián
Wolf (1679-1754), creador del término “ontología”, separa ya la ciencia del ser de la ciencia del
conocimiento. Con el desarrollo de la filosofía burguesa, esta distinción entre la ontología y la
gnoseología se transforma en oposición, alimenta diversas tendencias escépticas y agnósticas e
inaugura el análisis de las categorías y de las formas del pensamiento, tradicional en la lógica
formal idealista (Ferrater, 1941).

 Familia
La familia como red social primaria es esencial en cualquier etapa de la vida; es el primer recurso y
el último refugio en la vida del hombre. Ella como grupo de intermediación entre el individuo y la
sociedad. La familia es, en primera instancia una forma de organización de las relaciones sociales.
La comprensión de la familia como institución social presupone entender el orden familiar como
una estructura cuya integración depende de una reglamentación jurídica y moral: de deberes y
derechos que se distribuyen desigualmente entre los miembros parientes y que regulan las
conductas y determinan las jerarquizaciones de roles y status. Existe algún orden regulador que
legitima su existencia y la familia se define mejor como estructura cuando el orden es del tipo
jurídico (Ferrater,1941).

 Vida Cotidiana:
La producción y reproducción de rutina (rituales, etiquetas) conduce al establecimiento de una
cotidianeidad. Pero lo cotidiano no es más que un aspecto de la vida cotidiana, aun cuando una
parte importante de las actividades de la vida cotidiana consiste en el acondicionamiento y en el
reacondicionamiento de aquél. Las actividades productivas y reproductivas de lo cotidiano
constituyen así el primer tipo de dialécticas entre el acontecimiento y lo rutinario (D’Epinay, 2008).

La vida cotidiana es la vida de todo hombre y constituye el centro de la historia. Por ello, representa
la esfera de la realidad que conciben los individuos, susceptible a los cambios y modificaciones del
contexto social, lo que permite considerarla como un espacio en permanente construcción.

Adicional a esto, la vida cotidiana se nutre de hechos y procesos dinámicos bajo la influencia de
aspectos que provienen de condiciones externas al individuo, tales como: factores sociales,
económicos, políticos y culturales en general, gestados en espacios y tiempos determinados con
pluralidad de sentidos y simbolismos (Uribe, 2014)

 Trabajo Social:
El Trabajo Social es la actividad de ayuda técnica y organizada, ejercida sobre las personas, los
grupos y las comunidades, con el fin de procurar su más plena realización y mejor funcionamiento
social, y su mayor bienestar, mediante la activación de los recursos internos y externos,
principalmente los ofrecidos por los Servicios Sociales y por las instituciones y los sistemas del
Bienestar Social (Moix, 2004).

Referencias bibliográficas

D’Epinay. C. (2008). La vida cotidiana: Construcción de un concepto sociológico y antropológico.


Sociedad Hoy, núm. 14, pp. 9-31. Chile Universidad de Concepción.
Ferrater, M. (1941). Diccionario de Filosofía. Buenos Aires: Montecarlo.

Moix, M. (2004). El Trabajo Social y los Servicios Sociales. Su concepto. España: Universidad
Complutense de Madrid.

Uribe, M.L. (2014). La vida cotidiana como espacio de construcción social. Procesos Históricos,
núm. 25, pp 100-113. Venezuela: Universidad de los Andes.