Está en la página 1de 5

Trabajo Práctico Nº3

1. Nuevas Corrientes en el Siglo XV y XVI. Música Franco- Flamenca

Compositores franco-flamencos. Ejemplo de


Estilo compositivo. Obra Musical
Guillaume Dufay (ca. 1400 - 1474) es citado comúnmente como una de las figuras Motete, Nuper
principales de la escuela borgoñona, aunque nunca hay sido miembro estable de la capilla rosarum flores
ducal.
Las obras de Dufay y de sus contemporáneos se han conservado en gran numero de
manuscritos, en su mayoría de origen italiano. Las principales composiciones de la
escuela de Borgoña fueron misas, magnificats, motetes y chansons profanas con textos
en francés.
Puede considerarse el estilo en general como una combinación de la suavidad homofónica
del fauxbourdon con cierta dosis de libertad melódica e independencia contrapuntística
que incluye ocasionales puntos de imitación. La línea de discanto típica fluye en frases
liricas cálidamente expresivas, que se quiebran en graciosos melismas al acercarse a las
cadencias importantes.
Otro gran maestro de la chanson fue Gilles Binchois (ca. 1400 - 1460). Las canciones de Rondeau, De
Binchois sobresalen en la expresión de una tierna melancolía, con un toque de plus en plus
apasionada nostalgia. Continuó con el estilo del siglo XIV, en el que dominaba el tiple,
pero sus melodías fluidas, suavemente arqueadas evitaban complicaciones rítmicas.
Johannes Ockeghem (ca. 1420 - 1497) fue cantor en el coro de la catedral de Amberes Missa
en 1443. Hacia mediados de la década de 1440 se hallaba al servicio de Carlos I, duque Prolationum
de Bordon en Francia. En 1452 paso a formar parte de la capilla real del rey de Francia.
Sus obras conocidas comprenden alrededor de trece misas, diez motetes y unas veinte
chansons. La mayor parte de sus misas son similares en su sonoridad a las de Dufay.
En comparación con el estilo de la primera mitad del siglo, el resultado es una textura más
plena y densa, un sonido más oscuro y más homogéneo. Reforzando este efecto, sus
líneas melódicas, tejidas en frases de gran aliento, con un flujo rítmico extremadamente
flexible, muy semejante al del canto llano melismático, con pocas cadencias o silencios.
Jacob Obrecht (ca. 1452 - 1504) ocupo importantes cargos en Cambrai, Brujas y Missa
Amberes; probablemente hiciera varias visitas a Italia. Las obras que se conservan de carminum
Obrecht, comprenden unas 29 misas, 28 motetes, algunas chansons, canciones en
holandés y piezas instrumentales. La mayor parte de sus misas están construidas sobre
un cantus firmus (tomados de canciones profanas y de melodías gregorianas), sin
embargo, hay mucha variedad en el tratamiento de estos temas. En algunas misas se
utiliza la melodía completa en cada movimiento; en otras, la primera frase de la melodía
en el Kyrie, la segunda en el Gloria y así sucesivamente. Algunas misas pueden tener dos
o más cantus firmus litúrgicos combinados: en la Missa carminum se introducen unas
veinte melodías profanas diferentes.
Josquin des Prez (ca. 1440 - 1521) nació probablemente en Francia, en la frontera de Motete, Tu
Hainaut, territorio perteneciente al Sacro Imperio Romano. Sus composiciones se solus, qui facis
publicaron en numerosísimas antologías impresas durante el siglo XVI y también mirabilia
aparecieron en muchos de los manuscritos de la época. Incluyen aproximadamente
dieciocho misas, cien motetes y setenta chansons y otras obras vocales profanas.
Los motetes eran más libres; se los podía escribir para un amplio espectro de textos,
todos ellos relativamente desusados, por ende sugerían nuevas e interesantes
posibilidades de relacionar palabra y música. Por ello, durante el siglo XVI fue el motete el
género que llego a convertirse en la forma más atractiva de composición sacra.
Como era de esperar, los rasgos conservadores de su obra son más notables en sus
misas. En la mayor parte de estas emplea una melodía profana como cantus firmus. Las
misas de Josquin ilustran muchas de las técnicas y recursos que empleaban comúnmente
en el siglo XVI. El tema de la misa Hercules dux Ferrariae ofrece un ejemplo de lo que se
denominaba soggetto cavato dalle vocali, un ‘’sujeto (o tema) extraído de las vocales’’ de
una palabra o frase.
Josquin fue motivo de elogio por parte de sus contemporáneos por el cuidado que se tomó
en adaptar su música al texto. En sus últimos motetes acudió a cuanto recurso estuviese a
su disposición de los compositores para llevar a buen puerto el mensaje contenido en los
textos.
Heinrich Isaac (ca. 1450 - 1517) fue uno de los compositores más prolíficos de la época, Lied,
produciendo una producción extraordinariamente diversa, que incluía casi todas las Innsbruck, ich
formas y estilos actuales en ese momento. La música compuesta por Isaac incluía misas, muss dich
motetes, canciones en francés, alemán e italiano, así como música instrumental. Una de lassen
sus obras más conocida es el lied, Innsbruck, ich muss dich lassen, de la que hizo al
menos dos versiones. La influencia de Isaac fue especialmente pronunciada en Alemania.
Fue el primer maestro significativo del estilo polifónico franco-flamenco que vivió en áreas
de habla alemana y cuya música fue ampliamente distribuida allí. Fue a través de él que el
estilo polifónico de los Países Bajos se hizo ampliamente aceptado en Alemania, haciendo
posible el desarrollo posterior de la música contrapuntística.
En las composiciones sacras de Isaac se incluyen unas treinta versiones del ordinario de
la misa y un ciclo de motetes basado en los textos y melodías litúrgicas del propio de la
misa (incluidas muchas secuencias) para gran parte del año eclesiástico.
Pierre de la Rue (ca. 1452 - 1518) fue un compositor y cantante franco-flamenco del Missa Ave
Renacimiento. sanctissima
Hay algunas características únicas del estilo de La Rue. Le gustaban los rangos de voz Maria
extremadamente bajos. Empleó más cromatismo que la mayoría de sus contemporáneos;
y gran parte de su trabajo es rico en disonancias. También rompió texturas largas y
densas insertando pasajes contrastantes solo para dos voces, algo hecho también por
Ockeghem y Josquin. Fue uno de los primeros en expandir la cantidad de voces, paso de
cuatro, a cinco o seis. Una de sus misas para seis voces, Missa Ave sanctissima Maria, es
un canon de seis voces, una hazaña técnicamente difícil que recuerda parte del trabajo de
Ockeghem.
En los motetes de Nicolas Gombert (ca. 1495 - 1556) hallamos el estilo musical del norte Motete, Super
europeo. Su motete Super flumina Babilonis ejemplifica el enfoque que nos dio al motete: flumina
una serie continua de secciones imitativas con cadencias interpoladas, que se interrumpe Babilonis
por una única y breve sección contrastante en ritmo ternario y armonias de fauxbourdon,
estilo arcaico, al parecer inspirado por las palabras. Una textura en general tersa, densa,
uniforme; sin muchos silencios, con casi todas sus disonancias cuidadosamente
preparadas y resueltas.
Jacobus Clemens (ca. 1510 - 1556) trabajo en Brujas y en diversas iglesias Salmos en
neerlandesas. Entre sus composiciones se incluyen chansons, 15 misas, más de 200 holandés,
motetes y 4 libros de salmos (Souterliedeken) con textos en holandés, escritos en polifonía Souterliedeke
sencilla a tres voces y en los que se usan melodías de origen popular. Sus motetes son n
estilísticamente similares a los de Gombert, aunque sus frases se distinguen con mayor
claridad y sus motivos melódicos están mas cuidadosamente adaptados al sentido de las
palabras. Llama la atención la definición modal, mediante cadencias y diseños melódicos.
Ludwig Senfl (ca. 1486 - 1542) discípulo suizo de Isaac, se desempeñó principalmente en Missa Nisi
Alemania. Sus misas y motetes son de un estilo conservador. Sin embargo, las principales Dominus
composiciones de Senfl tuvieron lugar en otros campos; escribió muchas canciones
profanas y, asimismo, algunas obras sacras sobre textos en alemán, para la iglesia
luterana.
Nacido en Flandes, Adrian Willaert (ca. 1490 - 1562) estudio composición con Mouton en Motete, O
Paris. De los compositores franco flamencos de su generación, él fue el más crux,
profundamente afectado por el movimiento humanista y las practicas musicales italianas. splendidior
En las composiciones sacras de Willaert el texto determina todas las dimensiones de la
forma musical. Planificaba cuidadosamente sus composiciones adecuándolas a la
acentuación, retórica y puntuación del texto. Una característica que se puede observar en
la música de Willaert es que no permitía jamás una cadencia en una voz antes de que se
completase una unidad de texto. Solo establecía una cadencia fuerte en el final de un
periodo principal del texto y evitaba las cadencias perfectas, en las que la sexta mayor
avanza a la octava y el bajo asciende una cuarta o desciende una quinta, salvo en los
finales significativos.
Cipriano de Rore (ca.1516 - 65) también se dedicó a poner música a la poesía de Madrigal,
Petrarca. Fue el principal madrigalista de su generación e importante innovador que marcó Aspro core e
las pautas que seguiría el género en la segunda parte del siglo. selvaggio
En el madrigal Datemi pace, o duri miei pensieri (1557; NAWM 39), Rore somete cada
detalle de la música al sentido y a los sentimientos del soneto de Petrarca. La textura pasa
de la homofonía a la imitación; la organización del tiempo, de ternaria a binaria; los valores
de las notas, de largas a cortas, según el texto que acompañen.
El más influyente compositor y teórico italiano que experimento en el cromatismo fue Madrigal,
Nicola Vicentino (ca. 1511 - 1575). Publico un tratado en 1555, en el que proponía un Laura ch’el
programa para resucitar la música antigua griega de genero cromático y enarmónico, verde lauro
adaptada a la práctica moderna. También creo para su propio empleo un arcicembalo y
arciorgano que permitía la ejecución de música que contuviera progresiones de semitonos
y microtonos, imposibles en los instrumentos normales de teclado, tal como estos estaban
afinados. A pesar de las críticas de sus contemporáneos por sus ideas y música, algunos
de sus madrigales alcanzaron una elevada categoría artística, como por ejemplo Laura
ch’el verde lauro, otro soneto de Petrarca del quinto libro de madrigales de Vicentino en
1572. En un momento dado incorporó el tetracordo cromático griego descendiendo una
tercera mayor y dos semitonos, como motivo para la imitación.

Orlando di Lasso (ca. 1532 - 1594) fue un compositor franco-flamenco que contribuyo al Motetes,
desarrollo del madrigal italiano a partir de mediados del s. XVI, al igual que Philippe de Prophetiae
Monte y Giaches de Wert. Escribió más de 2000 composiciones, incluyendo música vocal Sibyllarum
con letras en latín, francés, italiano y alemán, en todos los géneros conocidos en su
época. Esto incluye 530 motetes, 175 madrigales italianos y villanellas, 150 chansons
francesas, y 90 lieder alemanes.
El lied Ich armer Mann tiene unos versos un tanto rústicos, La versión de Lasso ya no
rodea a una melodía familiar en el tenor con un tejido contrapuntístico, como solía hacerse
en los lieder alemanes anteriores; en cambio, pone en música el texto a la manera de
madrigal, en el que todas las voces tienen la misma importancia en el variado juego de
motivos, fragmentos imitatorios, ecos y melismas burlonamente patéticos que acompañan
a la frase ‘’muss ich im hader stahn’’
Philippe de Monte (ca. 1521 - 1603), al igual que Lasso, fue un compositor prodigioso en Missa Ultimi
el género sacro como en el profano; comenzó escribiendo madrigales en su juventud en miei sospiri
Italia y prosiguió durante muchos años con la misma labor cuando estuvo al servicio de los
emperadores de Habsburgo en Viena y Praga. Escribió alrededor de 40 misas y alrededor
de 260 otras piezas sacras, incluidos motetes y madrigali spirituali (obras que difieren solo
de los madrigales, en que tienen textos sacros). Publicó más de 1100 madrigales
profanos, en 34 libros, pero no todos sobrevivieron. Los madrigales de Monte han sido
referidos como "los primeros y más maduros frutos de las composiciones para cinco
voces". Estilísticamente, los madrigales de Monte varían desde un estilo temprano y
progresivo con uso frecuente del cromatismo para expresar el texto, hasta un estilo tardío
que se simplifica mucho, con motivos cortos y texturas homofónicas frecuentes.
Giaches de Wert (ca. 1536 - 1596) paso casi toda su vida en Italia; cultivó el estilo de la Motete, O
composición de madrigales iniciado por Cipriano de Rore; su estilo tardío, lleno de saltos mors, quam
atrevidos, declamaciones parecidas a recitativos y contrastes extravagantes, ejerció una amara est 
marcada influencia sobre Monteverdi. Si bien Wert escribió música sacra y profana, así
como un puñado de fantasías instrumentales, sus madrigales fueron su producción más
importante.
Los primeros tres libros de Wert muestran algunas características típicas de la escritura de
Rore, como el cromatismo, y la pintura de palabras. Como Adrian Willaert, también exploró
en sus madrigales, regiones tonales distantes, mientras evitaba las progresiones
armónicas discordantes. Además, mostró preferencia por un estilo declamatorio y
homofónico, que refinó más adelante de su carrera.
La cúspide del cromatismo en el madrigal italiano se alcanzó con las obras de Carlo Madrigal, ‘’Io
Gesualdo, príncipe de Venosa (ca. 1561 - 1613). Para Gesualdo, el cromatismo no era un parto’’ e non
mero fingimiento de la antigüedad, sino una reacción profundamente conmovedora ante el più dissi
texto, como se ve en el madrigal Io parto e non più dissi (NAWM 40). En una frase de este
madrigal, combina un movimiento melódico de semitonos con las ambiguas sucesiones de
acordes cuyas fundamentales se hallan a distancia de tercera. El compositor fragmenta la
línea poética; sin embargo, logra la continuidad al evitar las cadencias convencionales. A
pesar de los alejamientos del sistema diatónico, los grados principales del modo de Mi se
ven realzados en los momentos claves, como por ejemplo, en los comienzos y finales de
los versos y en las interrupciones rítmicas.
Nicolás Gombert (ca.1495 - 1560) fue uno de los mayores representantes del estilo Missa tempore
polifónico del renacimiento. paschali
Las obras de Gombert que han llegado hasta nuestros días incluyen 10 misas, alrededor
de 140 motetes, unas 70 chansons francesas, una canción española, un madrigal y un
puñado de piezas instrumentales. La música instrumental, al contrario que la vocal, sí que
siguió en cierta manera los métodos compositivos de Gombert. Formas como la canzona o
el ricercare descienden directamente del estilo vocal de Gombert. Su contrapunto es uno
de los más complejos utilizados jamás en música puramente vocal.
La música de Thomas Crecquillon (ca.1500 - 1557) gozó del aprecio de sus Chanson, Alix
contemporáneos. Muestra un refinamiento armónico y melódico que prefigura el estilo avoit aux dens
polifónico que culminará con Palestrina. Escribió doce misas, más de cien motetes y unas la malerage
doscientas chansons. En general, al igual que Gombert, sus chansons eran más
contrapuntísticas que las escritas por los compositores parisinos, de textura más plena,
líneas más melismáticas y un pulso rítmico menos marcado. En efecto, estos hombres
siguieron la tradición de la chanson más antigua, aunque bajo la influencia del ejemplo
francés, tendían hacia un estilo más homofónico.
Sus chansons seculares se diferencia de las de sus contemporáneos por el uso de la
imitación. Las chansons de Crecquillon sirvieron de modelo para el desarrollo posterior de
la forma instrumental conocida como canzona.
Claude Le Jeune (1528 - 1600) fue uno de los principales representantes del movimiento Missa ad
musical conocido como musique mesurée y un compositor significativo de la chanson placitum
"Parisian". Muchas de las chansons de Le Jeune son obras polifónicas serias, de varias
secciones, escritas a cinco o más voces y tienen otros puntos de semejanza con los
madrigales italianos del periodo de Cipriano de Rore.

2. Alrededor de 1440-42 el poeta Martin Le Franc alabó a dos compositores, G. Dufay y G.


Binchois por sus hermosas melodías y alegres consonancias (Burkholder, Grout y Palisca,
2015, p.189). Éste último atribuyó dichas cualidades a la influencia ejercida por la adopción del
estilo inglés. Ilustrar esta afirmación con el ejemplo de una obra y fundamentar la elección
realizada.

Elegí dos obras para ejemplificar la afirmación del poeta Martin Le Franc, ya que tenía mis dudas
acerca de la influencia del estilo inglés, en las obras que elegí.

 En el himno de Guillaume Dufay, Conditor alme siderum (Generoso creador de los astros; NAWM
29), el canto llano está en el tiple. Al igual que en el fauxbourdon tradicional, las dos voces extremas
estaban escritas, y la intermedia se improvisaba rellenando la armonía. Solamente se cantaban
polifónicamente las estrofas pares; las otras se interpretaban en canto llano.
En sentido estricto, el fauxbourdon era una composición escrita a dos voces que avanzaban en
sextas paralelas con octavas intercaladas; siempre había una octava al final de la frase; a estas
partes escritas se les agregaba una tercera voz improvisada que se movía a una cuarta por debajo
de la voz aguda.
Este recurso compositivo, que también se puede apreciar en el himno de Dufay, era similar a la
versión inglesa, llamado faburden; la diferencia era que en el fauxbourdon, la melodía principal se
hallaba en la voz aguda, mientras que en las composiciones inglesas la misma se oía habitualmente
en el centro o en la voz más grave.

 En el Gloria de la misa Se la fase ay pale (si mi rostro está pálido), también de Dufay las
consonancias y disonancias están bajo un control racional. Las disonancias prolongadas mas fuertes
son retardos correctamente resueltos; mientras que otras disonancias, principalmente en tiempo
débiles, pasan rápidamente. Por otra parte, el compositor favorecía que sonasen terceras y sextas
con octavas, quintas y cuartas, produciendo muchas combinaciones de triadas (como se llamarían
más tarde) en las partes fuertes del tempus.
En el carol (villancico) ingles Salve sancta parens (NAWM 27), vemos una relación con lo que
ocurría en la misa de Dufay. Las voces extremas se mueven principalmente por sextas, mientras que
la parte intermedia se mueve una tercera por encima de la inferior, formando una cuarta con la voz
superior. Las cadencias iban desde las sextas y terceras paralelas, a la octava y a la quinta.
*Como podemos afirmar en la misa Se la fase ay pale, las consonancias imperfectas, terceras y
sextas, eran las de mayor cantidad en la obra, al igual que el estilo ingles que se tornaba muy
´´alegre y brillante en consonancias´´, con ´´maravillosa amenidad´´