Está en la página 1de 7

LA MINERIA

Aspectos generales:

La minería es una actividad económica del sector primario representada por la

explotación o extracción de los minerales que se han acumulado en el suelo y subsuelo

en forma de yacimientos. Dependiendo del tipo de mineral a extraer la actividad se

divide en minería metálica (cobre, oro, plata, aluminio, plomo, hierro, mercurio, etc)

que son empleados como materias primas básicas para la fabricación de una variedad de

productos industriales. Mientras que la minería no metálica o también denominada

de cantera y construcción (arcilla, cuarzo, zafiro, esmeralda, granito, mármol, mica, etc)

son usados como materiales de construcción y materia prima de joyería, ornamentación,

entre otros usos. Otro tipo de minería, es la extracción de los minerales energéticos o

combustibles, empleados principalmente para generar energía, como por ejemplo

el petróleo, gas natural y carbón o hulla.

Cabe señalar que la minería es una de las actividades más antiguas de la humanidad, ya

que se sabe que desde tiempos de la prehistoria el hombre ha usado diversos minerales

para la fabricación de herramientas y armas. Con el pasar de los siglos se convirtió en

una importante industria, que ha creado una serie de técnicas, estudios y análisis físico-

químicos con el objetivo de mejorar la exploración y explotación de los yacimientos.

Por su parte, las compañías o empresas mineras son las encargadas de llevarla a cabo

como industria, cuya competencia depende de la producción de mineral extraído y de la

calidad y cantidad del mismo. Para entenderla mejor, la actividad se divide en gran,

mediana y pequeña minería, no obstante, en algunos países existe una cuarta categoría,

la artesanal.
Todos los días, en nuestras casas y en nuestro trabajo, cuando cocinamos, cuando

preparamos la tierra o cuando nos transportamos de un lugar a otro, siempre estamos

usando cosas hechas con minerales.

La minería extrae de la tierra los minerales necesarios para fabricar estos objetos.

Nuestros antepasados extraían minerales y fabricaban objetos útiles para su vida diaria

como vasos, cuchillos y adornos.

Hoy en día la minería es un buen negocio que genera beneficios para las empresas

mineras, para los contratistas que les dan servicios, para las comunidades y para los

trabajadores de estas empresas. También se beneficia el país por los impuestos que

pagan las empresas mineras en operación.

Para regular la industria minera los gobiernos nacionales y las instituciones financieras

internacionales han creado una serie de reformas legislativas, que buscan la armonía y la

estabilidad del sector productivo. Estas en su gran mayoría están enfocadas en el

cuidado del medio ambiente y en la seguridad de los mineros, sin embargo, las

violaciones a estas normas en el último tiempo han provocado diversos desastres en

varias naciones del mundo. Por último, distintas organizaciones, como el Banco

Mundial, consideran a la minería como uno de los indicadores básicos de las

posibilidades de desarrollo económico de una localidad, región o país.


IMPACTOS NATURALES

Podemos decir que los mayores impactos producidos por las actividades mineras son,

entre otros:

 La degradación del medio ambiente

 El desequilibrio de los ecosistemas

 El calentamiento del planeta

 Comunidades que se ven desplazadas de su lugar de origen

 Pérdida de medios de subsistencia

 Militarización para proteger las minas, especialmente en las zonas mineras

donde existe un conflicto.

 Destrucción de comunidades de indígenas

 Dependencia económica de los países del Sur a los del Norte

 Agravación de la pobreza y las desigualdades sociales

IMPACTOS SUBTERRANEOS

En la mina subterránea se accede por un pozo o una rampa que desemboca en las

galerías y niveles de producción, los cuales están conectados entre sí por pozos

inclinados. Se utilizan perforadoras y explosivos para romper el tipo –la mezcla de

minerales de la cual se puede extraer uno o más metales– bajo tierra.

Generalmente, este tipo de minería tiene menor impacto ambiental que las minas a cielo

abierto. La perturbación en la superficie de la tierra es menor, pero puede igualmente


tener efectos sobre el agua al contaminarla con ácidos y metales e interceptar acuíferos.

Los trabajadores están expuestos a situaciones todavía más peligrosas que los que

trabajan en minas a cielo abierto, por el riesgo de hundimientos, mala calidad del aire y

explosiones subterráneas. Las compañías han abandonado progresivamente este método

por un problema de rentabilidad, aun así, minerales tales como el carbón, níquel, zinc o

plomo siguen siendo, en general, extraídos con métodos de minería subterránea.

Más del 60% de los materiales extraídos al mundo actualmente lo son mediante esta

modalidad.

Provoca la devastación del ecosistema en el cual incluye (deforestación, contaminación

y alteración del agua, destrucción de hábitats). Dentro de este tipo de minería se

distinguen, las siguientes:

o Las minas a cielo abierto, dispuestas en grandes fosas anchas y profundas

en medio de un paisaje desnudo de recursos vivos, a pesar de contar con

nuevas tecnologías que permiten mejores rendimientos en la velocidad

de extracción y procesamiento del mineral, acrecientan los problemas

ambientales, puesto que los materiales de desecho no acostumbran a

revertir en la recuperación del lugar.

o Las canteras (para materiales de construcción e industriales, como arena,

granito, pizarra, mármol, graba, arcilla, etc.) son minas de superficie muy

parecida a las minas a cielo abierto, pero la agresión al medio ambiente,

que por sí misma genera este tipo de minería, se agrava por su


proximidad a las zonas urbanas. Las excavaciones realizadas, que ya

carecen de cubierta vegetal, acaban convirtiéndose en vertederos

urbanos, además de afectar las aguas superficiales y subterráneas

cercanas a la explotación.

o La minería por lixiviación, se utilizan productos químicos (por ejemplo

ácido sulfúrico en el caso del cobre o una solución de cianuro y sodio en

el caso del oro) para disolver (lixiviar) los metales en cuestión del

mineral que los contiene. Las soluciones químicas utilizadas no sólo

liberan los metales deseados sino que también movilizan otros metales

pesados (como el cadmio), por lo cual las aguas superficiales y

subterráneas suelen contaminarse.

Aunque los impactos ambientales de la minería varían según el tipo de mineral y de

mina, se trata de una actividad intrínsecamente insostenible, pues implica la explotación

de un recurso no renovable mediante procedimientos destructivos o contaminantes,

como la trituración, la molida, el lavado y clasificación de los minerales, la refinación y

la fundición. Según el boletín del World Rainforest Movement N° 71 (de junio de

2003), en la actualidad esta resulta doblemente destructiva por su gran escala y por la

tecnología que ha acrecentado su capacidad productiva.

Además, el problema radica en el reparto del trabajo en las minas; la población local

sólo puede acceder a puestos de trabajo poco cualificados o subalternos puesto que el

resto los ocupan personas de origen extranjero. De hecho, las minas en los países del

Sur son dirigidas, explotadas y controladas por empresas extranjeras.


Los efectos negativos de la actividad minera son inevitables, la contaminación y las

emisiones de CO2 nos afectan a nivel mundial, pero especialmente en África, que es la

región que está más afectada por el cambio climático. Las Naciones Unidas considera

que para el 2020 la productividad agrícola al continente podría bajar un 50% teniendo

en cuenta que es una región que sólo emite el 3,2% de las emisiones globales de CO2. Y

no sólo la agricultura y el campesinado se ven afectadas por esta situación, sino que

también los recursos hídricos lo están.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

https://es.wikipedia.org/wiki/Miner%C3%ADa

También podría gustarte