Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD DE CARTAGENA

FACULTAD DE MEDICINA
DEPARTAMENTO DE BIOÉTICA.
TALLER ACADEMICO 1
MARZO DE 2020
PROFESOR: ALVARO OLIVERA DÍAZ

El doctor Pérez es un médico de familia que tiene un contrato con una EPS llamada
El lucro ante todo, y trabaja con el sistema de cuidado gestionado o dirigido (lo que
se llama en inglés managed care), que es el sistema dominante en la práctica
sanitaria estadounidense. Usualmente, estos médicos reciben una cantidad fija
anual por cada paciente confiado a su cuidado. Se trata de un pago fijo per cápita,
de ahí el nombre, en inglés, de capitation o en nuestra lengua, pago capitativo. De
esa suma fija se pagan todos los gastos médicos del paciente: visitas al consultorio
del médico de asistencia primaria, visitas a especialistas, medicinas, análisis y otros
estudios con fines diagnósticos. La idea de este sistema es desalentar el gasto
superfluo en intervenciones médicas, que es uno de los peligros del sistema
conocido en inglés como feefor-service (pago por servicio). En dicho sistema, el
médico factura por cada procedimiento que realiza, fuese éste de índole diagnóstica
o terapéutica. También cobra el laboratorio, los técnicos y la farmacia, sin que ello
afectase el bolsillo del médico de cabecera. Es cierto que en éste sistema existe el
peligro de intervenciones superfluas, no hay duda. A eso habría que añadir, sin
embargo, que el sistema por pago capitativo tiene un peligro no menos temible, al
menos desde el punto de vista del paciente. Si con aquel existe la tentación de
ordenar procedimientos innecesarios, con el pago capitativo existe la de obviar
aquellos que lo son, porque están en juego los intereses económicos del médico de
cabecera, que sería la puerta de acceso a todo el sistema.

Una de las pacientes del doctor Pérez, María, adolescente de dieciséis años, ha
sido atendida en la sala de urgencias de una IPS local por un intento de suicidio. En
el hospital, la entrevistó un psiquiatra y diagnosticó una depresión severa. El
psiquiatra recomienda que María reciba un tratamiento con antidepresivos como la
fluoxetina o la paroxetina. Estos antidepresivos son fármacos caros y su coste
excedería la asignación o pago capitativo que el Dr. Pérez recibe mensualmente por
atender a María. La situación se complica para el Dr. Pérez porque en el mismo mes
ha tenido que ordenar dos resonancias magnéticas y dos consultas a especialistas.
Un tratamiento con antidepresivos de última generación amenaza la salud monetaria
del Dr. Pérez. No obstante, éste no cuestiona el tratamiento con antidepresivos. El
médico se pregunta si no sería posible tratarla con fármacos tricíclicos, que son más
baratos, o posponer el comienzo del tratamiento de María. El Dr. Pérez se
encuentra ante un dilema, pero;

¿Podemos decir que es un dilema moral?


R/a) Es notable que el doctor Pérez se encuentra en un dilema, pero como sabemos
la expresión “dilema moral” se alude a menudo a cualquier área temática en la que
no se sabe qué es moralmente bueno o correcto, si es que algo lo es; y en este
caso se conoce a ciencia cierta cual es la desicion moral a tomar, pues se sabe que
una de las desiciones a tomar prevalece sobre la otra porque todo lo que tenga que
ver con la curación, con la vida y la muerte, con la calidad de vida y con la dignidad,
tiene que ver con algo más que con cuestiones técnicas. No está de más ser
redundante, no está de más recordarlo muy de vez en cuando. Lo médico-sanitario
tiene que ver no sólo con lo científico-tecnológico, con la clínica; tiene que ver con lo
ético-moral, lo humanitario; Es asi como puedo deducir que no se trata de un dilema
moral, solamente es un dilema en el cual la opción más humanitaria y que le brinde
una mejor calidad de vida al paciente es la que se tiene que tomar, y si, es cierto
que la salud monetaria del Dr. Perez entraría en decadencia, pero no es de obviar
que ante todo prima el bienestar y la calidad de vida de un paciente, y si en nuestras
manos está que estos se den de la forma más adecuada, es sin duda la decisión
más certera para tomar.

¿Qué exige la moral profesional en este caso?


R/a)Una de las principales responsabilidades de todo profesional es la de tomar
decisiones. Algunas serán trascendentales para el futuro de sus paciente. Sin
embargo las más difíciles son aquellas con contenido moral, ético; aquellas donde
hay que decidir entre el bien y el mal. Decisiones que afectan directamente a las
personas en su dignidad, honestidad y demás virtudes humanas.
Por lo tanto el profesional ético debe interesarse en mejorar la calidad de vida, tanto
para sí como para los demás, debe tener presente los valores en el ejercicio de su
profesión, ya que este no es el fin de la vida humana, sino un medio de proyectarse
en ella y vivir con dignidad y felicidad. La moral profesional en el caso en cuestión,
exigiría que a la paciente se le de el tratamiento más adecuado, que permita mejorar
su diagnóstico y su calidad de vida de una manera pronta y eficaz. Por esto el
profesional necesita coraje, valentía y valor para tomar las decisiones correctas
desde el punto de vista ético, para protestar ante la injusticia, la mentira, el beneficio
de corto plazo y el egoísmo,y estar dispuesto a asumir la responsabilidad de sus
decisiones para que no afecten a la empresa y a la sociedad.

¿Si Usted como estudiante de medicina, fuera además un amigo del Doctor
Pérez, le aconsejaría renovar el contrato con la EPS El lucro ante todo?
R/a) Seria una opcion poco fiable, pues al percatarse de que el capital que se le
está ofreciendo para la disponibilidad de sus pacientes no es suficiente y el Dr.
Pérez puede tener algunas consecuencias a causa de esto; lo que yo le
recomendaria es que hablara con su superior para poder cuadrar un mejor capital,
en donde se vele tanto para el beneficio y calidad de vida del paciente a tratar, como
para la subsistencia del médico, y ya con esta opcion no se pensaria en desistir de
la EPS. Aunque cabe resaltar que no todos los casos con pacientes se complican y
tienen diagnósticos con tratamientos de alto costo, y para esto la medida a usar
debería ser un presupuesto para cada paciente según la enfermedad que padezca y
el tratamiento que necesite y asi el beneficio seria predipuesto para ambas partes.