Está en la página 1de 9

NUESTROS DERECHOS FILIALES

Efesios 2:10
Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas
obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos
en ellas.
1ª Corintios 6:20
Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios
en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. 
1ª Corintios 7:22-23
Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del
Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de
Cristo. 
.23 Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los
hombres. 

10:9
Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón
que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 
.10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa
para salvación. 

Romanos 4:25
El cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado
para nuestra justificación. 
Romanos 5:1-2
Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio
de nuestro Señor Jesucristo; 
2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la
cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de
Dios. 
Romanos 3:23-25
Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, 
.24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la
redención que es en Cristo Jesús, 
.25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su
sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por
alto, en su paciencia, los pecados pasados, 
Romanos 3:26-28
Con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él
sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. 
27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley?
¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. 
28 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las
obras de la ley. 
Gálatas 3:21
¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna
manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera
verdaderamente por la ley. 
Gálatas 3:22-27
Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa
que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes. 
23 Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley,
encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. 
24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a
Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. 
25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, 
26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; 
27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo
estáis revestidos. 
Hechos 1:5
En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas
que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, 
.2 hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado
mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había
escogido; 
Gálatas 3:28-29
Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni
mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. 
.29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois,
y herederos según la promesa.
Gálatas 5:13
Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente
que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos
por amor los unos a los otros. 
Romanos 4:1-2
¿Qué, pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la
carne? 
2 Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué
gloriarse, pero no para con Dios. 
Romanos 4:3
Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue
contado por justicia.

Romanos 5:17-21
Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más
reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la
abundancia de la gracia y del don de la justicia. 
18 Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a
todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a
todos los hombres la justificación de vida. 
19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos
fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de
uno, los muchos serán constituidos justos. 
20 Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas
cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; 
21 para que así como el pecado reinó para muerte, así también la
gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo,
Señor nuestro.
Romanos 6:11-12
Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos
para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. 
12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que
lo obedezcáis en sus concupiscencias; 

Romanos 6:13-16
Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como
instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios
como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como
instrumentos de justicia. 
14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis
bajo la ley, sino bajo la gracia.

15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino


bajo la gracia? En ninguna manera. 
16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para
obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del
pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? 
17 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado,
habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual
fuisteis entregados; 
18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. 
19 Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así
como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a
la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación
presentad vuestros miembros para servir a la justicia. 

Juan 17:17-19
Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. 
18 Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. 
19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos
sean santificados en la verdad. 
Hechos 26:16-18
Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he
aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que
has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, 
17 librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te
envío, 
18 para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas
a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por
la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los
santificados.
1ª Corintios 1:2
A la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en
Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier
lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos
y nuestro: 
1ª Corintios 1:30-31
Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido
hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 
31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el
Señor.
1ª Corintios 6:11
Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido
santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor
Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.
1ª Tesalonicenses 5:21-24
Examinadlo todo; retened lo bueno. 
22 Absteneos de toda especie de mal. 

23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo


vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible
para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 
24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.
2ª Tesalonicenses 2:13-15
Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a
vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya
escogido desde el principio para salvación, mediante la
santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, 
14 a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la
gloria de nuestro Señor Jesucristo. 
15 Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis
aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. 
Ministerio de la Reconciliación.- Ser reconciliado es ser
restablecido al favor de Dios.
2ª Corintios 5:17-18
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas
viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 
18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo
mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación.

2ª Corintios 10:8
Porque aunque me gloríe algo más todavía de nuestra autoridad, la
cual el Señor nos dio para edificación y no para vuestra
destrucción, no me avergonzaré.

2ª Corintios 13:10
Por esto os escribo estando ausente, para no usar de severidad
cuando esté presente, conforme a la autoridad que el Señor me ha
dado para edificación, y no para destrucción.
Colosenses 1:19-22
Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, 
20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que
están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz
mediante la sangre de su cruz.
21 Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y
enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha
reconciliado 
22 en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros
santos y sin mancha e irreprensibles delante de él; 

Efesios 2:15-19
Aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos
expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo
y nuevo hombre, haciendo la paz, 
16 y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo
cuerpo, matando en ella las enemistades. 
17 Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que
estabais lejos, y a los que estaban cerca;
18 porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por
un mismo Espíritu al Padre. 
19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino
conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.