Está en la página 1de 16

Tema 4.

- Apoyo social

Introducción
jueves, 20 de marzo de 2014
11:00

TEMA 4.- APOYO SOCIAL

1. Introducción
2. Análisis conceptual
3. Modelos explicativos
4. Efectos positivos y negativos del apoyo social
5. El apoyo social en la intervención social y comunitaria
6. Grupos de Ayuda Mutua

Jueves, 20 de marzo de 2014


jueves, 20 de marzo de 2014
11:00

1. Introducción

Tradiciones de investigación: Hay tres investigaciones sobre el apoyo social.

a. Estudios epidemiológicos: es la primera tradición que hace visible el apoyo social.


No vienen de la psicología, si no de la sociología y antropología. El primer trabajo
científico que hace referencia de las relaciones sociales y apoyo social con el
bienestar psicológico es Enil Durkheim. Es el primer sociólogo que establece esta
relación. Este autor aporta una perspectiva que da la importancia a las relaciones
interpersonales.
¿Las relaciones interpersonales tienen una atribución externa o interna? Lo
más frecuente es la búsqueda de un origen interno, como la psicopatología.
Pero Durkheim pone la mirada en las causas externas. No todas las personas
tienen el mismo riesgo. Hay algunas personas que viven en la anomia. Esas
personas tienen un mayor riesgo. Durkheim se basa en su obra "El suicidio" para
transmitir estos conceptos. Hay un tipo de suicidio, el suicidio anómico, acusado
por la falta de relaciones interpersonales.
 Actualmente, el suicidio es la primera causa de muerte por causas
externas. Por delante de los accidentes de tráfico.

En esta investigación también destaca la escuela ecológica de Boston, con autores


como Park. Hace una gran labor para el apoyo social. Según la geografía, hay
ciertas zonas en las que algunas personas tienen más problemas psicopatológicos
(esquizofrenia). Hay zonas especialmente vulnerables. Lo que caracteriza estas
zonas explicarían este impacto en la salud mental. Hay ambientes más vulnerables
(no existen relaciones socialmente estables).

b. Investigaciones sobre el estrés. Hans Selye introduce el concepto de Síndrome


General de adaptación. El momento estresante tiene lugar durante tres etapas.
 Fase 1. Es la fase de alarma. Un evento relevante genera una situación de
alarma
 Fase 2. Resistencia. El sujeto emite ciertos comportamientos de resistencia a
ese elemento
 Fase 3. Agotamiento.
La idea que propone este síndrome es que hay mayor probabilidad de enfermar en
la Fase 3. Ej: en un período de evaluación de exámenes. La fase 1 corresponde al
comienzo de la semana o incluso antes, cuando se aproxima este evento. Fase 2
sería el comportamiento de dormir menos, ingerir café… Y la fase 3 sería el
agotamiento, que aumenta la probabilidad de enfermar debido a un descenso en
el sistema inmunológico.

Las investigaciones proponen la “Hipótesis de la evaluación” y distinguen entre


evaluación primaria y secundaria:
 Primaria: lo que se hace sobre los estímulos o la situación (cómo percibe la
situación
el sujeto). Tiene que ser percibido como amenazante o estresante.
 Secundaria: se habla del sujeto, de los recursos personales o contextuales
que tiene para afrontar el estímulo. Empieza a valorar lo que puede hacer.
Ej. de recursos Personales: esfuerzo, trabajo, tiempo de estudio, concentración,
capacidad para controlar el estrés, material de estudio… Ej. de recursos
Contextuales: tener apuntes de alguien… No solo es importante tener recursos,
sino también movilizarlos.

También nos encontramos con el modelo de Lazarus. Según este modelo, la


evaluación primaria lo que trata es de valorar la respuesta del sujeto. Ver si es
relevante o irrelevante. Si es relevante hay que actuar. Estas investigaciones le han
dado un status al estrés en el apoyo social. La relación entre estrés - apoyo social y
salud.

c. Programas de salud comunitarios. Identificados como la puerta giratoria. Se


produce en la década de los 60. Se ve con los usuarios de salud mental que son
observados tras recibir el alta y estar en su comunidad de origen. Unos vuelven a
ingresar y otros no (por eso la metáfora de la puerta giratoria). Se observa que en
sus lugares de origen pasa algo. El entorno favorece o perjudica esta situación. Va
a haber comunidades con falta de inserción y otras que tienen una inserción
efectiva. Hay sujetos que solicitan una cita para ser atendidos y están en lista de
espera. Pero tras pedir la cita, y aun no han sido atendidos, mejoran. Esto nos
permite ver cómo están aquellos que aun no han recibido tratamiento. En este
momento, los sistemas de apoyo social son más próximos al sujeto y apoyan más
férreamente al paciente. Se ve que necesita ayuda y se apoya más y mejor.
Ej: Víctima de violencia de género. Si en ese tiempo de espera se conoce la
situación, su red social trata de disminuir el daño. Da apoyo social. No ha habido
un apoyo especializado ni formal. Pero hay dos tipos de autoayuda: formal e
informal. Ej: alcóholicos anónimos. Caplan hace esta diferencia entre grupos
formales e informales.

Principales autores de esta investigación: John Cassell, Sydney Cobb y Gerald


Caplan.
John Cassel: entiende el apoyo social como información que recibe el
individuo. Impulsó y reforzó esta perspectiva del apoyo social.
Sydney Cobb: entiende el apoyo social como afecto. Asume que la
información que nos dan las personas cercanas del paciente es necesaria
para el equilibrio ambiente-individuo. Sin embargo, entiende que no siempre
es así: si un hombre agrede a su mujer, la información de apoyo social que
puede recibir de él va a estar distorsionada.
Gerald Caplan: entiende el apoyo social como una división entre sistemas
formales e informales de ayuda. Identificó y diferenció los sistemas formales
(el profesional ayuda ante una necesidad: atención psicológica, por ejemplo)
e informal (grupos autoayuda, grupos de apoyo…) de ayuda. Avisa que
estamos equivocados al contar sólo con los profesionales, por eso les da
importancia a los sistemas informales de ayuda. Y la mejor forma de recibir
ayuda es combinar ambos sistemas.

Viernes, 21 de Marzo de 2014


viernes, 21 de marzo de 2014
11:00

Tema 4. Apoyo social. Psicología de la intervención social y comunitaria I

Juan Herrero Olaizola (Redes Sociales y Apoyo Social.

Desearíamos que el lector tratara de imaginar por un momento de la forma más vívida
posible una situación como la que os presentamos a continuación. Nos situamos en una
clase tradicional presencial de una universidad. Tenemos un pequeño grupo de veinte
alumnos y el profesor. Estamos a mitad de curso y la mayoría de los alumnos está algo
cansada del estilo docente del profesor: abundan las críticas a los alumnos, transmite en
todo momento una sensación de superioridad, en ocasiones ha realizado alguna broma
o comentario hiriente sobre algún alumno, etc.

El clima en el aula, como se puede observar, no es el más adecuado. Una tarde, ante las
repetidas críticas y sarcasmo del profesor, Ulises, un alumno que ha sido víctima de gran
parte de la ironía del profesor durante el semestre, pierde los estribos y comienza a
insultar al profesor en voz alta. El profesor, lejos de intentar serenar los ánimos, levanta
también el tono de su voz y responde también con insultos personales. Pero la cosa no
acaba aquí; otros alumnos del grupo toman parte en la discusión, la mayoría
defendiendo a Ulises y unos pocos poniéndose de parte del profesor. En un momento
de la acalorada discusión, Ulises se levanta, se acerca al profesor y, entre insultos, le
propina un empujón. El profesor reacciona pegándole una bofetada a Ulises, a la que
éste responde con una patada en el estómago. Algunos compañeros se levantan y
tratan de mediar en la pelea, intentando serenar los ánimos. Otros, sin embargo,
aprovechan la ocasión para liberar la tensión acumulada, agrediendo directamente al
profesor o bien sujetándolo para que otros le agredan. Finalmente, algunos alumnos
logran poner fin a la pelea y, poco a poco, todos los miembros del grupo van
abandonando el aula.

Analicemos ahora con un poco en detalle las consecuencias psicológicas de cada


situación para los que han participado en ella. Obviamente, podrían existir
consecuencias jurídicas y académicas, pero para nuestros objetivos son las
consecuencias psicológicas las que nos interesan. Para analizar estas consecuencias,
situaremos al profesor y a Ulises en dos entornos sociales muy diferentes.
ALUMNO

Ulises, al salir del aula, inmediatamente se ha visto rodeado por sus compañeros, a
quienes ha tratado de explicar su reacción. Como la mayor parte de los compañeros con
quien está interactuando se manifiesta a favor de su reacción, a Ulises no le cuesta
trabajo hacerse entender. El profesor, sin embargo, ha salido sólo del aula, ha caminado
por el pasillo y se ha recluido en su despacho para recapacitar.
Al salir de la facultad, Ulises vuelve de camino a casa con un compañero de estudios y
también de piso. En el trayecto comentan los hechos y tratan de analizarlos poniendo
orden a la secuencia de acontecimientos.
Una vez en casa, Ulises se acomoda en el salón y continúa la conversación con su compañero.
A esta conversación se unen los otros dos compañeros de piso, antiguos amigos desde la
época del instituto. Al cabo de un tiempo, la charla se va haciendo más distendida e incluso
asoman bromas que logran arrancar alguna sonrisa en Ulises. En un momento dado, Ulises
recibe una llamada telefónica: es su pareja sentimental, con quien comenta, esta vez de forma
más sosegada, la situación por la que está atravesando.

PROFESOR

Por su parte, el profesor ha estado dándole vueltas a la situación en la soledad de su despacho


y, cuando ha pensado en alguien a quien llamar por teléfono para comentarla, se ha dado
cuenta que no tiene a nadie con quien hablar o quien le entienda. Cuando ha salido de su
despacho para dirigirse a casa, se ha cruzado con otros profesores, a los que ha intentado
evitar, convencido de que "quizás se hayan enterado de lo sucedido". Su prestigio está en
entredicho. De camino a casa ha seguido dándole vueltas a la situación, y su nivel de ansiedad
no ha hecho sino aumentar. Una vez en casa, - vive solo y en un edificio del centro histórico en
el que la mayoría de los vecinos son personas de edad avanzada - ha continuado su reflexión,
cada vez con mayor desasosiego. Esto le ha impedido dedicarse a la preparación de una
conferencia para el día siguiente y, convencido de que no podrá concentrarse, se ha metido
pronto en la cama con la esperanza de que "mañana será otro día". Sin embargo, no ha
dormido bien, se ha desvelado a lo largo de la noche y, a la mañana siguiente, se levanta más
cansado de lo que se acostó.

Cuestiones a responder:

Con estos presupuestos, ¿cómo será el siguiente día en la facultad, tanto para Ulises como
para el profesor? ¿Existe mayor probabilidad en alguno de nuestros dos personajes ficticios de
pretextar alguna excusa para no ir a la facultad? ¿Quién mostrará mayor nivel de ansiedad y
desasosiego en los siguientes días?

¿Cómo será el siguiente día en la facultad, tanto para Ulises como para el profesor?

Para Ulises, pese a ser una situación algo incómoda, intentará llevar a cabo su rutina diaria,
incluso disculpándose con el profesor. Por su apoyo social, Ulises podrá superar esta situación
y retomar la normalidad.
Para el profesor, y debido a su falta de apoyo, esta situación será violenta y tendrá miedo de
que continúen las circunstancias del día anterior o se repita.
¿Existe mayor probabilidad en alguno de nuestros dos personajes ficticios de
pretextar alguna excusa para no ir a la facultad?

El profesor.

¿Quién mostrará mayor nivel de ansiedad y desasosiego en los siguientes días?

El profesor.

Jueves, 27 de marzo de 2014


jueves, 27 de marzo de 2014
11:00

2. Perspectivas de estudio del apoyo social

1. Perspectiva Funcional (¿Qué función hace el apoyo social?)


Esta perspectiva se centra en el análisis de la medida en que las relaciones sociales satisfacen
diversas necesidades (en qué función hace el apoyo social).
La principal función del apoyo social es promover el sentimiento de que la persona se siente
cuidada, valorada y miembro de una red de obligaciones mutuas.
 Apoyo Emocional:
 Estima
 Afecto
 Confianza
 Escucha

Efectos sobre la salud: fomento y mantenimiento de la salud y el bienestar:


 El apoyo emocional incrementa la autoestima
 Conocimiento de que los propios problemas son compartidos por otros según la
TA disminuye la gravedad percibida y el valor amenazante.
 El apoyo motivacional favorece la persistencia en los esfuerzos de resolución de
problemas

 Apoyo Evaluativo:
 Retroalimentación
 Comparación social: la evaluación social aporta información para autoevaluarse
(compararse con gente que haya superado tu problema)
 Afirmación

 Apoyo Informativo: los consejos, sugerencias, orientaciones dan entrada a vías de


acción:
 Modelado de estrategias de afrontamiento emocional y conductual.
 Funciona como un proceso de amortiguamiento en situaciones de estrés.
 Su independencia con el apoyo emocional no está probada.

 Apoyo Instrumental: es la prestación de ayuda directa o servicios, pero puede provocar


sobrecarga o endeudamiento
 Ayuda económica
 Tiempo (que te dedica una persona)
 Trabajo
 Cosas, servicios
 Nuevos contactos

El apoyo instrumental tiene el riesgo de que las personas dependan de ese dinero o que
lo utilicen para otras cosas no tan útiles.

Jueves
jueves, 03 de abril de 2014
11:00

2. Perspectiva Estructural (¿Quién presta el apoyo social?)

Tres niveles ecológicos: macro, meso y micro


¿Quién presta apoyo? La red social
¿Qué es una red social? El conjunto de relaciones sociales que presenta un individuo que
pueden ser facilitadoras de apoyo social, con independencia del resultado que puede ser
positivo, neutro o incluso dar lugar a efectos negativos.
¿Somos capaces de predecir el apoyo en función de la red social del individuo.

Variables relevantes en el análisis de redes. Hay dos tipos de variables: tradicionales y de


interacción.

1. Las variables tradicionales son varias, pero destacan dos: tamaño y proximidad
emocional.
a) Tamaño: número de personas con que una persona tiene contacto directo.
Influencia con el bienestar y la salud. Tiene contacto con estas personas a
diario o casi a diario. ¿Siempre que aumentamos el tamaño de la red hay
más apoyo? Esta correlación no siempre se cumple. Una red social más
amplia no siempre implica un mayor apoyo. Hay una relación curvilínea. Las
personas con mayor desajuste psicológico están más aisladas.
La proximidad emocional sirve para acertar el análisis. Debemos acercarnos
a las relaciones íntimas, concéntricas al individuo, porque estas son las que
aportan mayor apoyo. A medida que nos distanciamos, las personas dan
menor apoyo. Hay 5 zonas de proximidad emocional distintas (Pattinson,
1981): personal, social, efectiva, nominal y extensa.
b. Densidad: proporción entre lazos posibles y lazos existentes entre los
miembros de la red. Buscamos que el individuo se adjunte a redes densas.
Van a tener más apoyo, las redes son más funcionales… Ante eventos vitales,
estresantes, proveen apoyo más rápido las redes densas. Pero dependiendo
del status socioeconómico de las personas, cuando uno tiene un alto status,
la persona tiene más recursos propios. Por eso, las personas de más status
se valen de otros recursos y no necesitan la red salvo para la red social.
Buscan intimidad. En personas con bajo status, al no tener recursos,
necesitan una alta red.
Densidad de límites: grado de interconexión entre los distintos segmentos
de la red social de una persona. Cluster: subgrupos dentro de una red cuyos
vínculos son más densos. Pueden formarse en base a lazos familiares,
experiencias comunes… Ej: Si tenemos una relación de pareja, la familia de
ambos entran en contacto, entrelazando amigos. Esto aumenta la red social.
Al romperse la pareja, o personas viudas o divorciadas, corren el riesgo de
que la red social se quede vacía de lazos. Un mayor solapamiento entre
familia y amigos es beneficioso en situaciones normales, pero perjudiciales
ante situaciones anormales debido a cambios de roles (rupturas de pareja,
viudez…). Esta aumento de la densidad consigue un mayor aislamiento.
Cuanto más se necesita a la red social más se queda sin apoyo el individuo,
en estas situaciones.

2. Las variables de la interacción son múltiples también:


a. Multiplicidad o multidimensionalidad. Las relaciones que desempeñan más de
una función o incluyen más de un tipo de actividad. Decimos que una red es
múltiple cuando desempeña más de una función informativa, emocional,
evaluativa o instrumental. El apoyo lo buscamos en nuestras redes próximas.
Buscamos individuos especialistas de cada función de apoyo. No pediremos
apoyo a individuos que no nos lo pueden dar o nos darán otro tipo de apoyo.
b. Reciprocidad, direccionalidad o simetría. Se busca la bidireccionalidad del
intercambio de apoyo. Damos apoyo y pedimos que también nos lo den.
Banco de Apoyo (símil sobre meter apoyo en el banco y retirarlo cuando lo
necesitamos).
c. Homogeneidad. Similitud o congruencia entre los miembros de una red:
género, edad, etnia, experiencias comunes… Esto facilita la frecuencia de las
relaciones la frecuencia de las relaciones y de la intensidad. Los grupos de
apoyo o de ayuda mutua se basan en vivencias semejantes. Hipótesis del
Como Yo (Lauman 1968). Ej: Víctimas de accidentes o catástrofes. Como
otras personas están en mi situación, su apoyo es de más valía.

Críticas al análisis de las redes:

 Definición de la red social: debe estar bien definida


 Relaciones de apoyo y de conflicto
 Referencia a la situación específica

Viernes, 04 de abril de 2014


viernes, 04 de abril de 2014
10:00

3. Perspectiva contextual (Cohen y Syme, 1985)


Es la perspectiva que menos atención e investigación ha recibido. Sin embargo, para la práctica
profesional revela ciertas cuestiones importantes.
1. Identifica distintos tipos de contextos, en el que el apoyo puede ser:
 Apoyo percibido: dimensión percibida, subjetiva. ¿Con quién podría contar si
me pasara algo y necesitara apoyo?
 Apoyo recibido: dimensión objetiva, lo que recibo. ¿Qué apoyo recibo cuando
me está pasando algo?
 Apoyo movilizado: es lo que se demanda. Muy similar al recibido.

¿Qué tipo de apoyo se relaciona con mayor bienestar? El percibido. Lo que amortigua el estrés
es este tipo de apoyo.
El análisis de las funciones protectoras del apoyo social en la salud y bienestar ha estado
vinculado al estudio del apoyo social percibido: es la percepción de la disponibilidad de apoyo
social más que el hecho de recibirlo o no, lo que parece ser importante para la salud y el
ajuste. El apoyo recibido se refiere a las transacciones reales de apoyo que se producen entre
la persona y su entorno.

2. Características de los participantes. Dependiendo del problema a veces


consideramos que el apoyo de los demás es aceptable o no. El mismo recurso
puede ser aceptable si proviene de determinado sujeto e inaceptable si los
proporcionan otras personas. Ej:
 Problemas no relacionados con la familia y amigos.
 Problemas de salud: familia
 …

3. Momento en el que se da el apoyo. Hay un momento idóneo, eficaz, crítico para


dar apoyo y retirarlo, ya que el problema evoluciona. Ej: parejas que se separan de
forma conflictiva van a tener un apoyo específico para el momento inicial, que
luego se irá retirando. Otro ejemplo es el duelo. Para cada etapa se dará un apoyo
específico. Hay que respetar los momentos.

4. Duración. Consejos: tenemos que hacer que las personas sean independientes.
Hay que saber retirar el apoyo adecuado, porque si no, la persona se adpata y se
hará dependiente. La duración ha de ajustarse. Esto suele pasar en poblaciones a
largo plazo.

5. Finalidad. Adecuación entre el apoyo que se da y las necesidades suscitadas por


los problemas concretos. Debe haber un ajuste entre el apoyo que necesita y el
otorgado. La perspectiva contextual es la que nos dan claves para el diseño de
programas.

3. Modelos explicativos

Hay muchos modelos que explican la relación entre bienestar - apoyo social - estrés. Hay que
distinguir los modelos según los dos grandes tipos, y saber las diferencias entre estos dos tipos.
 Modelos de los efectos protectores del estrés o modelo "buffler". También llamado
modelos de efectos indirectos.
 Modelos de efectos principales o directos de apoyo social.

Ambas alternativas tienen el mismo apoyo empírico. Cualquier profesional puede trabajar con
cualquiera de ellos.
a. Modelos de los efectos protectores del estrés o modelo buffler. El apoyo social tiene
beneficios sobre la salud ÚNICAMENTE EN CONDICIONES DE ESTRÉS. No tiene beneficios
en situaciones estresantes. En algunos casos, el apoyo social es negativo si no hay estrés.
El apoyo social protege de los efectos negativos del estrés. Ej: Si un sujeto vive en una
situación de estrés el apoyo funcional porque:
 Facilita los procesos de afrontamiento. El apoyo social incide sobre esta
capacidad. Refuerza la capacidad percibida para resolver el problema.
 Baja reactividad fisiológica al estrés.

b. Modelos de efectos directos. Plantea lo siguiente: el apoyo social SIEMPRE produce un


efecto positivo, no únicamente ante el estrés. Ej: el individuo que recibe apoyo siempre
provoca:
 Más cuidado de la salud por conductas normativas.
 Más control social. La red social si apoya y facilita conductas normativas
aumenta el control social. Ej: seguir un tratamiento, ir a calse.. Nos modela,
nos permiten hacer las conductas normativas.

4. Efectos del apoyo social


5. El apoyo social en la intervención social y comunitaria.

Los sistemas de apoyo social proporcionan las provisiones psicosociales necesarias para
mantener el bienestar y el ajuste psicosocial.
Los efectos positivos son resultado de los recursos que se intercambian durante la interacción.
El papel del profesional es que tiene que mantener el ajuste entre el entorno y las necesidades
del individuo.
 Crear apoyo social
 Estimularlo
 Movilizarlo
El objetivo de la intervención es la creación de un proceso de interacción con el entorno social
que sea capaz de satisfacer las necesidades psicosociales de las personas en situaciones
cotidianas y de crisis.
Debe haber una interacción entre las situaciones cotidianas y las estresantes (cuando
trabajamos en situaciones cotidianas nos estamos anticipando a las estresantes, es decir, si en
situaciones cotidianas les enseñamos a “pedir ayuda”, sabrán afrontar mejor las situaciones
estresantes).
En la medida en que estas necesidades no son satisfechas por la estructura de relaciones
sociales, se incrementa el riesgo en la salud y el ajuste psicosocial. El reto para el profesional
radica en la capacidad para ajustar los recursos del entorno social a las necesidades
psicosociales de la persona en situación de riesgo social.

6. Grupos de ayuda mutua.

Grupos de Ayuda Mutua


Las persona que se enfrentan a retos o problemas similares pueden ayudarse mutuamente al
actuar conjuntamente, aprovechando el conocimiento experiencial y los procesos psicológicos
y grupales que surgen durante su interacción, sin depender de liderazgos, estructuras o
supuestos profesionales.
Son un recurso al que recurren un número importante de personas que quieren cambiar sus
conductas, superar problemas emocionales y afectivos, manejar una enfermedad o una
situación vital difícil.
Todos los grupos de ayuda mutua, a pesar de su gran diversidad, pueden unificarse por el
hecho de que reúnen personas que comparten los mismos problemas, que se encuentran en
un estado de necesidad y para quienes es importante compartir con otros experiencias y
sufrimientos personales.
Además, estos grupos comparten elementos comunes:
 Su capacidad para crear experiencias con un potencial terapéutico y proveer un entorno
donde sus miembros puedan encontrar esperanza, desarrollar una mejor comprensión
de sus problemas y sentirse aceptados.
 Proporcionan una atmósfera de aceptación incondicional que facilita la expresión de
emociones y cuestiones personales.
 Son sistemas que facilitan la reestructuración cognitiva y que poseen elaboradas
ideologías acerca de las causas y fuentes de los problemas.
 Son una fuente de vínculos sociales donde sus miembros pueden establecer relaciones y
constituye una fuente de apoyo social crucial para facilitar la normalización. Así, con
frecuencia asumen características de los grupos primarios y actúan como un nuevo
grupo de referencia.
Analizan el apoyo social pero sin que esté el profesional.
En un principio puede haber un profesional (grupo de apoyo), pero si luego siguen ayudándose
solo las personas, sin el profesional, se convierte en un grupo de ayuda mutua.
Influye el índice de participación en el grupo.

Grupos de Apoyo
Un grupo de apoyo está compuesto por personas con problemas, hábitos, estresores o
transiciones vitales similares y que cuentan con el conocimiento experto, entrenamiento y
supervisión de un profesional que, además, facilita la comunicación y cohesión grupal con el
objetivo de mejorar los procesos de afrontamiento, cambio conductual o ajuste psicosocial de
los miembros del grupo.
Ejemplos de problemas:
 Conductuales o sociales: riesgo social en familia, prevención del maltrato infantil,
adicciones, prevención de la conducta antisocial…
 Transiciones vitales: paternidad, pérdida de seres queridos, divorcio…
 Problemas de salud mental: trastornos afectivos, enfermedad mental, familiares y
cuidadores de enfermos crónicos…
Los grupos de apoyo ofrecen ventajas sobre los acercamientos más individualizados.
Proporcionan un acercamiento más efectivo, en términos de costos, al ser numerosas las
personas que reciben un servicio simultáneamente. Ofrece provisiones de apoyo únicas; el
hecho de contactar con personas que comparten un mismo problema significa que no se es
“especial” o que los problemas son debidos a algún tipo de fracaso personal.
Es importante el índice de participación, la tasa de abandono…
Intervenciones Diádicas:
Son otro ejemplo de sistema informal, como el grupo de apoyo.
Se dirigen a grupos de riesgo de la población donde existen claras necesidades psicosociales
que tratan de compensarse mediante la inserción temporal de una relación en la red social de
la persona objeto de intervención. Es decir, se introduce un profesional en la vida del
individuo.
Este tipo de programas suelen llevarse a cabo desde servicios sociales, centros de salud u
hospitales, son voluntarios y gratuitos e involucran la introducción de un profesional en la red
social de la persona, generalmente mediante programas de visitas a los usuarios del servicio.
Lo más común son los “Programas de visitas al hogar” supone una forma de acompañamiento
y, por tanto, entra en la red de apoyo del individuo.
Ej: Nurse-Family Partnership, programas de visitas del hogar, programas de acompañamiento a
las víctimas de violencia de género.
Intervenciones a nivel grupal:
Estas intervenciones se dirigen a la optimización de la red social de las personas ya existentes o
a la creación y movilización del apoyo de nuevos vínculos sociales.
Tienen como objetivo la creación de un sistema de apoyo más robusto y duradero, aunque
serán las propiedades del grupo las que determinaran el que los procesos de apoyo se
materialicen o fracasen.

Lectura: Apoyo social e intervención social y comunitaria


Apoyo social e intervención social y comunitaria
Enrique Gracia Fuster

Los pioneros y su legado: John Cassel, Sydney Cobb y Gerald Caplan

Las contribuciones de Cassel, Cobb y Caplan son consideradas unánimemente como los hitos
que finalmente proporcionarán al apoyo social su carta de naturaleza como un campo de
estudio con personalidad propia. Estos autores han iniciado y marcado el camino a dos
grandes tradiciones. La primera gran tradición es el estudio de la influencia del apoyo social en
la salud y el bienestar. La segunda tradición se relaciona con el papel del apoyo social en la
intervención social y comunitaria.
Tanto Casell como Cobb realizaron revisiones de estudios sobre el apoyo y el aislamiento en
sujetos. Propusieron que el apoyo social protege a las personas de las consecuencias
negativas, físicas y psicológicas de los sucesos vitales estresantes. Ambos investigadores
subrayan la importancia de los procesos informativos como un componente fundamental en
las relaciones de apoyo. Cassel hipotetizaba que el deterioro de los vínculos sociales, reducía la
cantidad de información que las personas reciben e interfieren en el feedback. Al carecer de
este feedback, aumentan los niveles de incertidumbre que pueden llevar a un aumento del
estrés y posibles deterioros de salud. Cobb sólo consideraba apoyo social a aquella
información que lleva al sujeto a creer que es querido y cuidado, que es estimado y valorado y
que, además, es miembro de una red de comunicación y obligaciones mutuas. Tanto Casell
como Cobb concluirían que las relaciones sociales tienen un efecto beneficioso en la salud al
ejercer un rol moderador o protector de los efectos perniciosos de los estresores psicosociales.
Caplan estudio los sistemas de apoyo informal de la comunidad y el papel que ha de asumir el
profesional en la prevención. Para este autor, un sistema de apoyo implicaba un patrón
duradero de vínculos sociales continuos o intermitentes que desempeñan una parte
significativa en el mantenimiento de la integridad física y psicológica de la persona al promover
el dominio emocional, al aportar orientación cognitiva y consejo, al proveer ayuda y recursos
materiales, y al proporcionar feedback acerca de la propia identidad y desempeño.
Caplan también realizaría una primera clasificación de los distintos sistemas informales de
apoyo presentes en el ambiente natural. Sugirió de qué forma podrían fomentarse los vínculos
de apoyo entre los ciudadanos a través de un conjunto de actividades impulsadas por los
profesionales. Cassel, Cobb y Caplan supusieron la consolidación del constructo "apoyo social"
como objeto de estudio e instrumento de intervención.

El apoyo social: análisis conceptual.


Los aspectos fundamentales alrededor de los que se han construido la mayoría de las
definiciones giran en torno a cuatro ejes: estructura de la red de apoyo, funciones del apoyo
social, la naturaleza percibida y recibida del apoyo y las condiciones en las que se producen los
intercambios de apoyo social. Nan Lin (1986) propuso una definición que recogía los cuatro
ejes. La define así: Conjunto de provisiones expresivas o instrumentales, percibidas o recibidas,
proporcionadas por la comunidad, las redes sociales las relaciones íntimas y de confianza y,
que pueden producirse en situaciones tanto cotidianas como de crisis a lo largo del ciclo vital.

Estructura de las relaciones sociales: fuentes de apoyo social. Gottlieb propuso tres contextos
vinculados al concepto y medida del apoyo social que corresponden a los niveles macro
(participación social), meso (redes sociales) y micro (relaciones íntimas) del modelo ecológico.
Para Lin, el vínculo de una persona puede representarse en tres niveles distintos: relaciones
íntimas y de confianza, las redes sociales y la comunidad. El primer nivel deriva un nivel de
compromiso, y donde se asume una serie de normas de reciprocidad y responsabilidad por el
bienestar del otro. En el siguiente estrato, se encuentran las redes sociales que proporcionan
sentimientos de vinculación. Finalmente, el último estrato involucra a la persona en la
comunidad y da un sentimiento de pertenencia.

Las funciones del apoyo social. Es importante distinguir entre los términos de red social y red
social de apoyo. La red social hace referencia al conjunto de relaciones sociales y sus
características estructurales, mientras que el concepto de red de apoyo social hace referencia
al subconjunto de esas relaciones que desempeñan funciones de apoyo. Se han propuesto tres
funciones fundamentales del apoyo social:
 Apoyo emocional: área afectiva que se relaciona con la expresión de emociones, la
importancia de compartir los sentimientos pensamientos y experiencias, la
necesidad de expresarse emocionalmente…
 Apoyo de información: proporcionan información acerca de la naturaleza de
determinado problema, interpretación, valoración y adaptación cognitiva, además
de darnos feedback sobre la adecuación de las acciones.
 Apoyo instrumental, material o tangible: es la prestación de ayuda material directa
o servicios. Reduce la presión y sobrecarga y deja tiempo libre para el ocio.
Otros autores han incluido otras funciones del apoyo, como el apoyo de estima, el apoyo de
evaluación (afirmación o feedback), compañía social o la oportunidad de ofrecer apoyo a
otros. No obstante este conjunto de funciones pueden agruparse en las dos grandes
dimensiones propuestas por Lin (1986): instrumentales y expresivas. La función instrumental
deriva de actos que la persona emprende para lograr unos fines que difieren de los medios
para conseguirlos. Por ello, las relaciones sociales son un medio para alcanzar las metas. La
función expresiva son aquellas acciones que el individuo realiza y cuyo fin son ellas mismas. Las
relaciones sociales satisfacen necesidades emocionales y afiliativas, y son medios y fines.

Apoyo recibido y apoyo percibido. Ya Caplan había distinguido entre la dimensión objetiva y
subjetiva del apoyo social. El análisis de las funciones protectoras del apoyo social en la salud y
el bienestar ha estado vinculado al estudio del apoyo social percibido. La percepción de la
disponibilidad del apoyo social, más que el hecho de recibirlo o no, es lo que parece ser
importante para la salud y el ajuste (Cohen y Willis, 1985). Para Sarason el apoyo social es una
percepción de que algunos recursos estarían disponibles llegado el momento. Hay que
distinguir entre el apoyo que afirma recibir una persona del que otras personas afirman dar. El
nivel de acuerdo entre receptor y proveedor suele ser bajo.

Apoyo social a lo largo del ciclo vital. Toni Antonucci y Kahn propusieron el modelo del
convoy. El término convoy se refiere al grupo de personas junto con las cuales los niños crecen
y maduran. Los miembros mantenían una relación especial de cercanía que da apoyo y
feedback necesario para superar con éxito los retos. Este modelo describe las relaciones
sociales cercanas que rodean a la persona y que, tanto en circunstancias normales como
extraordinarias, proporcionan una base segura y protectora para el desarrollo individual. La
interacción y procesos de socialización que se producen en el convoy facilitan la superación de
retos, transiciones y crisis que se presentan durante la infancia, la edad adulta y la vejez. En los
primeros años compartimos el viaje con nuestros padres y más adelante se une gente como
amigos y parientes próximos. No obstante, hay muchos pasajeros que se suben y se bajan y
otros nuevos. Cuando más importantes sean para nosotros más cerca se sentarán. Por lo
tanto, la red social de apoyo varía a lo largo de nuestra vida.

Apoyo social, salud y bienestar: Modelos explicativos.

Dos son los modelos que han perdurado para identificar las condiciones bajo las cuales el
apoyo social influye en la salud: el modelo de los efectos protectores del estrés o modelo
Buffer, y el modelo de efectos principales o directos del apoyo social. En 1985, Sheldon Cohen
y Thomas Willis llevaron a cabo una revisión para determinar cual era el modelo correcto. La
conclusión a la que llegaron es que ambos modelos contaban con el suficiente respaldo
empírico para ser aceptados.

Modelo de los efectos principales o directos del apoyo social. Propone que el apoyo social
ejerce un efecto beneficioso en la salud y el bienestar independientemente del nivel de estrés
que experimente una persona. De este modo, la salud mental de una persona integrada en un
entorno social con niveles altos de apoyo sería más óptima que la de una persona que no lo
estuviera.

Modelo "Buffer". El apoyo opera como una variable mediadora bajo la cual el estrés ejerce un
impacto sustancialmente menor. El apoyo social posee efectos beneficiosos únicamente
durante situaciones estresantes. En ausencia de estrés, su impacto en la salud o el bienestar
sería poco beneficioso.

El apoyo social en la intervención social y comunitaria.

Para Caplan, si los sistemas de apoyo no son capaces de satisfacer las necesidades
psicosociales que surgen ante esas situaciones, se incrementa la probabilidad de que se
generen situaciones de riesgo y aparezcan problemas de ajuste psicológico y social. De ahí,
como destacaría Caplan, la importancia del apoyo social en las intervenciones de carácter
preventivo. La APA destaca el fortalecimiento de las redes informales de apoyo y la provisión
de apoyo social en los programas preventivos para que sean efectivos.
Para Gottlieb, las intervenciones basadas en el apoyo social, a diferencia de otras
intervenciones, tiene como objetivo la reacción de un proceso de interacción con el entorno
social que sea capaz de satisfacer las necesidades psicosociales de las personas. Este proceso
puede suceder en situaciones cotidianas o estresantes. El reto para el profesional radica en la
capacidad para ajustar los recursos del entorno social a las necesidades psicosociales de la
persona en situación de riesgo social.

Formatos y características de las intervenciones basadas en el apoyo social. Desde las


primeras formulaciones de Caplan, se han propuesto distintas tipologías de intervenciones
basadas en el apoyo social. Suelen incluirse cinco niveles: individual, diádico, grupal,
comunitario y sistémico.
Intervenciones diádicas. Para Gottlieb (2000), las intervenciones a nivel diálico involucran la
movilización del apoyo social de un miembro clave de la red social existente o bien implican la
introducción de un nuevo miembro en la red e la persona con el objetivo de establecer una
relación de apoyo. La mayoría se dirigen a grupos de riesgo donde hay claras necesidades
psicosociales. Estos programas identifican a personas con importantes déficits de apoyo social
o carencia de relaciones sociales o con incapacidad de satisfacer sus necesidades con la red
social que presentan. Estos programas se suelen llevar a cabo desde servicios sociales, centros
de salud mental u hospitales. Son voluntarios y gratuitos y con una duración determinada e
involucran la introducción de un profesional en la red social de las personas. Uno de los
ejemplos más característicos de este tipo de intervención son los programas de visitas al hogar
para madres e hijos en situaciones de riesgo social. Se dirigen principalmente a madres jóvenes
con bajos ingresos y con una red inadecuada para satisfacer sus necesidades en el rol de
madre durante el embarazo y los primeros años de vida. Estos programas asumen que la red
social de estas madres no posee el conocimiento experiencial necesario, ni los recursos ni
conocimiento. De entre las intervenciones basadas en el apoyo soical destaca "The Nurse-
Family Partnership".

Grupos de apoyo. También llamados grupos de intervención psicosocial. Constituyen un


término genérico que incluye un amplio rango de modalidades de intervención promocionadas
o iniciadas por profesionales y que se basan en los beneficios terapéuticos que se producen al
compartir experiencias similares en un grupo de iguales. Un grupo de apoyo está compuesto
por personas con problemas, hábitos, estresores o transiciones vitales similares y que cuentan
con el conocimiento experto, entrenamiento y supervisión de un profesional que, además,
facilita la comunicación y cohesión grupal, y ayuda a canalizar los procesos de apoyo y ayuda
mutua con el objetivo de mejorar los procesos de afrontamiento, cambio conductual o ajuste
psicosocial de los miembros del grupo. Los profesionales pongan en las provisión de
información, la facilitación de los procesos grupales, o el estilo de relación entre los miembros
del grupo. Estos grupos generalmente combinan la educación y el apoyo social entre iguales,
aunque ninguna función es desempeñada exclusivamente por el facilitador o los participantes.
En los grupos de apoyo, el profesional no utiliza prácticas clínicas como la evaluación de
diagnóstico o la interpretación psicológica. Por otra parte, no se asignan a los miembros del
grupo en función de unas categorías diagnósticas. Los grupos de apoyo suelen estar limitados
en el tiempo y su existencia depende del interés y disponibilidad del líder. Su formación,
composición y dinámica y procesos dependen de la orientación de los profesionales. De
acuerdo con Gottlieb (1983), estos grupos proporcionan un acercamiento más efectivo, en
términos de costos. El formato grupal ofrece provisiones de apoyo únicas. El hecho de
contactar con personas que comparten un mismo problema o condición significa que no se es
especial, puesto que otras personas también experimentan sucesos estresantes y comparten
las mismas reacciones emocionales. Además, se pueden comparar e intercambiar estrategias
de afrontamiento que han demostrado ser más o menos efectivas. Finalmente, la experiencia
del grupo también provee de un sentido psicológico de comunidad, que no se obtiene a través
de intervenciones individuales tradicionales.

Grupos de ayuda mutua. Caplan (1974) definiría informalmente a estos grupos como grupos
de ayuda de gente que está en el mismo bote. Las personas que se enfrentan a retos o
problemas similares pueden ayudarse mutuamente al actuar conjuntamente, aprovechando el
conocimiento experiencial y los procesos psicológicos y grupales, sin depender de liderazgos ni
estructuras profesionales. Su origen proviene de el grupo alcohólicos anónimos. La experiencia
de una enfermedad es la principal razón por la que se participa en este tipo de grupos,
ocupando un segundo lugar las adicciones y, con una menor presencia, la victimización o el
duelo.
Todos los grupos de ayuda mutua reúnen personas que comparten los mismo problemas, que
se encuentran en un estado de necesidad y para quienes es importante compartir con otros
experiencias y sufrimientos personales. Estos grupos, además, comparten elementos comunes.
Su capacidad para crear experiencias con un potencial terapéutico y proveer un entorno donde
sus miembros puedan encontrar esperanza. Son grupos que proporcionan una atmósfera de
aceptación incondicional que facilita la expresión de emociones y cuestiones personales. Estos
grupos también son sistemas que facilitan la reestructuración cognitiva y que poseen
elaboradas ideologías acerca de las causas y fuentes de los problemas. Con frecuencia asumen
características de los grupos primarios y actúan como un nuevo grupo de referencia. De esta
forma, los grupos de ayuda mutua tienen la capacidad de generar sentido de pertenencia, lo
que genera altos niveles de cohesión y motivación para permanecer en el grupo. El hecho de
que los grupos de ayuda mutua proporcionan un entorno en el que los participantes pueden
simultáneamente recibir y proporcionar apoyo social se ha considerado como uno de los
procesos principales por los que los grupos de ayuda mutua pueden tener efectos
beneficiosos.
En un grupo de ayuda mutua, la persona que asume el rol de proveedor de ayuda debe
demostrar su dominio sobre una condición problemática adquiriendo por tanto las
habilidades, actitudes, conductas y disposición mental apropiadas. Al realizar este modelado,
la persona puede percibirse a sí misma de una nueva forma. El asumir el rol de figura de ayuda
puede funcionar como una fuente principal de distracción, alejando a la persona de sus
propios problemas y reduciendo la excesiva preocupación acerca de sí misma.

Los profesionales y los grupos de ayuda mutua. Leo Levy propone que los grupos de ayuda
mutua deben ser un recurso para la intervención respaldado por profesionales. Esto es porque
cada vez más personas utilizan esta intervención y existe la posibilidad de que estos grupos
superen a la psicoterapia como primer recurso. La segunda razón es que un número mayor de
personas buscan ayuda en estos grupos, y los servicios formales en el ámbito de la salud
mental comienza a incluirlos como parte de sus recursos. La tercera es que los grupos de
ayuda mutua desempeñan un papel único como complemento a los servicios que
proporcionan los profesionales. Desde estos planteamientos, los profesionales deben
contribuir a la legitimación de los grupos de ayuda mutua en el contexto de las estrategias de
intervención social y comunitaria. Los grupos de ayuda mutua no son económicamente
costosos, son altamente responsivos y accesibles a los usuarios, no son distantes,
burocratizados o sobrerregulados, pueden crecer para cubrir necesidades en continua
expansión, de forma que a medida que surge la necesidad también se incrementa el potencial
para responder a esa necesidad.