Está en la página 1de 2

MOTIVACION

1. Saludo: Muy buenos días queridos estudiantes, sean bienvenidos a esta clase.
Les habla su profesora Camila Díaz y hoy vamos a conversar sobre los textos
argumentativos y su evaluación.
2. Objetivo de aprendizaje: El objetivo de aprendizaje que guiará nuestra lección
es analizar y evaluar textos con finalidad argumentativa, considerando si la
información cumple con los criterios de aceptabilidad, relevancia y suficiencia.
3. Activación de conocimientos previos: Ahora bien, imagínense que alguno de
ustedes no estuviera de acuerdo con algo que yo digo. Eso está bien, pero…
agregue una argumentación, escríbame algún correo explicándome el porqué de
su desacuerdo, redácteme un texto y trate de convencerme. De eso se trata la
argumentación, de convencer o persuadir que un punto de vista es más valido
que otro. Ahora, imagínate que te encuentras con uno de tus amigos, y le dices:
“No me gusta esa película porque es mala” ¿Convencerías a tu interlocutor? Si
en cambio le dices. “No me gustó esta película porque el guión no era bueno e
interesante, el protagonista no presenta evolución a pesar de todo lo que le va
sucediendo y las actuaciones son frías y externas”; ahí sí estás argumentando.
4. Actividad 1: Les invito a reflexionar entorno a las siguientes interrogantes: ¿qué
es argumentar? ¿Necesito evaluar la argumentación? Van a tomar un papel y un
lápiz y en breves minutos de forma autónoma contestarán las preguntas. Una
vez que hayas respondido, conservarás tus apuntes hasta que lo volvamos a
necesitar.
5. Video: A continuación, observaremos una escena de la famosa serie de Netflix:
“La casa de Papel”, que muchos de ustedes ya conocen. Para contextualizarnos,
la trama gira entorno a un atraco a la fábrica nacional de moneda y timbre de
España, acto encabezado por el profesor, un hombre misterioso que desde
pequeño ha planeado meticulosamente el mayor hurto de la historia. Piense en
sus concepciones sobre la argumentación, analice los diálogos y de ser
necesario, anótelo en su cuaderno, para que prontamente lo comparta con el
curso. ¿Qué tesis y argumentos se presentaron en la escena? ¿Los argumentos
tienen relación con el tema? ¿Son creíbles para ti? ¿Presentan una evidencia
sólida, es decir, datos objetivos? Cuando evaluamos la argumentación,
determinamos cuáles son las mejores razones con las que contamos para
aceptar un determinado punto de vista, o al contrario que este caiga derrotado.
Desarrollo:
¿Te has topado en tus redes sociales con las llamadas “news fakes” o noticias falsas?
¿Conoces alguna persona de la tercera edad que haga uso de estas redes y crea a
toda la información que aquí se presenta? Cuando hablamos de evaluar, según la Real
Academia Española, estamos estimando, apreciando o calculando el valor de algo.
Evaluar la argumentación es estimar la credibilidad que esta posee. Es así como
Trudy Govier, filósofo canadiense, ha propuesto la teoría de la argumentación. De
acuerdo con esta, una argumentación es fuerte y lógicamente buena, sólo si las
premisas son aceptables, relevantes y, consideradas conjuntamente, que brindan una
razón suficiente para aceptar la conclusión. Estos tres criterios: Aceptabilidad,
relevancia y suficiencia de la información, nos permitirían validar los argumentos, y en
consecuencia la tesis propuesta. Veamos los siguientes casos: En la primera situación,
Mafalda intenta convencer a su madre de no tomar la sopa que ha preparado, para ello,
utiliza una serie de recursos emotivos afectivos, que como ya hemos visto en clases
anteriores, son aquellos argumentos que apelan a los sentimientos de un receptor.
Finalmente, Mafalda no convence a su madre, por lo que termina tomando la sopa.
¿Qué es lo que sucedió en la argumentación de Mafalda que no cumplió su objetivo?...
Antes de analizar esta escena recordaremos algunos conceptos: La argumentación
implica 1) la defensa de un punto de vista ante un interlocutor, que puede estar en
contra de ese punto de vista. 2) Quien argumenta, debe utilizar un lenguaje claro y sin
ambigüedades, de no ser así, su postura no será comprendida ni recibida por el
receptor, invalidándose de forma automática. 3) Se debe tener en claro que, en la
argumentación, se ataca a los argumentos contrarios y no a quien los sostiene y 4) el
argumento debe ser racional y no solo manipulado desde las emociones. Ahora bien,
hemos hablado que por medio de la evaluación de la argumentación, en sus tres
criterios, es posible aceptar o rechazar una tesis. Cuando hablamos de aceptabilidad
Los argumentos deben ser “creíbles” es decir, aceptados por la audiencia. Deben estar
basados en evidencia sólida (datos objetivos).
Analizando bajo estos principios la situación de Mafalda, su argumentación careció de
recursos racionales y aun más,