Está en la página 1de 5

HISTORIA DE LA CULTURA LIC. JOSÉ V.

BOESMI

LOS MISTERIOS DE ELUSIS

SU ORIGEN - EL MITO DE DEMÉTER Y PERSÉFONE

. Hija de Cronos y Rea, hermana de Zeus y diosa de la agricultura, su nombre


significa “Madre Tierra”. Reina sobre la tierra cultivada, especialmente sobre las
que dan trigo.
. La mayoría de los mitos a ella referidos se integraron en una solo relato,
de múltiples episodios, que conformaban la base de la religión del santuario de Eleusis,
donde se celebraban los “ misterios ” de Deméter ( o Misterios de Eleusis ).
. Deméter fue una de las esposas de Zeus, antes del matrimonio del dios con Hera ,
y le había dado una hija, Perséfone. Ambas constituyen la pareja madre-hija,
relacionada con la agricultura, que es un prototipo familiar en muchas culturas,
funcionando como un esquema de la regeneración de la vida ( la hija de este año será
la madre del año siguiente, y así sucesivamente ).
. Pero lo que diferencia a esta pareja griega de madre e hija frente a los otros
modelos es su asociación no sólo con los ciclos del grano, sino con el mundo de los
muertos. Así, la ocultación y resurgimiento del cereal se convierten en una metáfora de
la desaparición del mundo de los vivos y de un resurgimiento en otra forma de vida.

Este complejo juego de relaciones se manifiesta en el mito relacionado con Eleusis,


cuya fuente principal es el Himno homérico a Deméter, que narra cómo Perséfone
adquiere su estatus de reina de los infiernos.

. De acuerdo con un plan trazado por Zeus, mientras Perséfone juega con otras
muchachas a orillas del Océano, la tierra se abre y Hades, su tío, la rapta para llevársela
con él. Deméter, cuando advierte que su hija ha desaparecido, la busca incansablemente
de día y de noche, con antorchas, sin encontrarla.
. El Sol, testigo de excepción de cuanto ocurre sobre la tierra, la informa de lo sucedido.
Deméter entonces se irrita, abandona el Olimpo y marcha a Eleusis disfrazada de vieja
y allí es aceptada en casa de Céleo como nodriza de un hijo recién nacido, Demofonte.
. En la casa, una criada llamada Yambé consigue con sus gestos alegrar
momentáneamente a Deméter y logra que acepte beber una bebida llamada Ciceó,
compuesta de agua, harina de cebada y poleo.
. Deméter cría al niño Demofonte de una forma peculiar, le da néctar y ambrosía y
por la noche lo pone al fuego para quemar su parte mortal. El propósito es convertirlo
en dios. Pero su madre la espía y al ver cómo mete al niño en el fuego, grita, angustiada.
. Deméter deja al niño y renuncia a convertirlo en dios ( en la versión más antigua,
lo deja que se queme ). Pide entonces a los humanos que se le erija un templo y confiere
una peculiar dignidad a Demofonte.
. Construido el templo, Deméter se refugia en él, irritada, y deja de propiciar que crezca
la vegetación, lo que rompe completamente el orden de las cosas. Los hombres mueren
de hambre y los dioses no reciben ofrendas. Zeus se decide a ensayar una conciliación.
. Finalmente se llega a un acuerdo: Perséfone volverá una parte del año con su madre,
pero pasará otra con su marido, Hades, en los infiernos. Y es por eso por lo que, año tras
año, cuando Perséfone regresa, Deméter vuelve a cubrir la tierra de flores y frutos.
. Conseguida la reconciliación, Deméter instaura los misterios y vuelve al Olimpo.
HISTORIA DE LA CULTURA LIC. JOSÉ V. BOESMI

INTERPRETACIÓN DEL MITO

. Uno de los niveles de interpretación posible del mito confiere al rapto de Perséfone
el rol de desencadenante de los acontecimientos que explican un cierto ordenamiento del
cosmos, implicando asimismo una serie de polaridades: ( Tierra – Cielo - Infierno )
( Vida - Muerte ) ( Luz - Oscuridad ) ( Fertilidad - Infertilidad )
. La situación antes de los sucesos del mito es que mientras que la comunicación entre
el Olimpo y la tierra está abierta, no había comunicación entre el cielo y el infierno.
La prueba es que Deméter no baja al mundo subterráneo a buscar a su hija cuando sabe
que está allí. Y no lo hace porque no puede. Si Hades atraviesa esta frontera, es sólo
porque Zeus lo permite, y lo hace abriendo un camino que luego vuelve a cerrarse.
. El designio de Zeus es por lo tanto establecer un lazo por alianza entre el mundo
superior y el subterráneo. Se trata de su hija, la novia más ilustre que puede proponerle
a su hermano Hades, que es tío paterno de Perséfone. Como se trata de una situación
anormal, Zeus debe recurrir al engaño y autorizar el rapto violento.
. Deméter no se consuela cuando se le explican los aspectos y razones del hecho, y se le
aclara que el novio de su hija es un dios de primera generación como Hades. Por el
contrario, se irrita aún más. Sabe que la comunicación entre el mundo subterráneo y el
mundo superior no existe, y que está condenada a no volver a ver nunca a Perséfone.
. Deméter va a Eleusis para intentar conferirle a un mortal ( Demofonte )
la condición de dios: la inmortalidad. Esa es la más enorme violación del orden de
Zeus, que requiere la más estricta separación de dioses y hombres.
. Pero el intento de recuperar un hijo inmortal, fabricándolo, fracasa, y por ello
Deméter cae de nuevo en la desolación.
. Se le ocurre una segunda estrategia: provocar la escasez entre los seres humanos,
cosa que ella sí puede realizar, como diosa bajo cuyo patrocinio está la fertilidad de la
tierra. Lo hace encerrándose en su templo, lo cuál tiene varias implicancias:
. Deméter se aparta de los dioses y de los mortales, al no ofrecerles el fruto.
. interrumpe el elemento principal de relación entre hombres y dioses, entre el
Olimpo y la tierra, que es el sacrificio. Cesan así los honores debidos a los dioses,
porque los hombres, en plena escasez, no tienen nada que sacrificarles.

Deméter ha bloqueado la comunicación cielo / tierra desde su templo, zona gris que
ni es el Olimpo ni la tierra. Si su primer plan había fracasado, este segundo tiene éxito.
Zeus interviene para propiciar un arreglo con Deméter. La diosa acepta la situación de
“ reparto ” de su hija, lo que es una clara etiología del curso de las estaciones.
La vuelta de Perséfone coincide con el rebrote de la vida propio de la primavera.
La antigua incomunicación entre tierra e infiernos y el bloqueo provocado por Deméter
de la relación entre cielo y tierra se desvanecen. Ahora los movimientos cíclicos de
Perséfone aseguran para siempre la relación ordenada entre los tres mundos,
celeste, terreno e infernal.

. Por otro lado Perséfone, en el comienzo del mito, es una doncella. El rapto modifica su
situación, haciéndola pasar de doncella a mujer y esposa. El mito trata así también
etiológicamente el tránsito de la virginidad a la madurez.
HISTORIA DE LA CULTURA LIC. JOSÉ V. BOESMI

RELIGIONES DE MISTERIO

Junto a la religión oficial, abierta a todos los ciudadanos, conviven las religiones de
misterio o mistéricas, que son secretas y permitidas sólo a algunos; se accede a ellas
por un acto voluntario de participación, y que requiere pasar por una iniciación.
Las religiones de misterio en Grecia no constituyen religiones excluyentes ( como el
cristianismo ), con rasgos identificadores contrarios a la religión oficial y
confrontada a ella, sino que son una forma más de vivir el fenómeno religioso.

. RASGOS GENERALES
. La palabra misterio deriva del griego myein ( cerrar ), referido a los labios y los ojos.
El iniciado ( mista ), pasaba por una ceremonia, conducida por un líder,
que implicaba una experiencia psicológica intensa que marcaba un antes y un después
para la persona. Las comidas, danzas y ceremonias comunes eran el elemento
unificador y participativo de los participantes en las religiones de misterio.
. Los misterios eleusinos, dionisíacos y órficos son de alta antigüedad en Grecia
( hacia el 700 AC ). Su desarrollo tuvo que ver con el descubrimiento de lo
individual y la sensación de que, junto a la religión colectiva, podía hallarse algo
especial y personal.

. Los ritos celebrados en santuarios solían estar asociados a una determinada familia o
clan. También existían los ritos mistéricos sin santuarios, ausentes de jerarquías.
La iniciación estaba abierta a ambos sexos, a ciudadanos y a no ciudadanos.
. Poseían un fuerte componente agrario, manifestado en la relación de los mitos que
los sustentaban con los ciclos de la naturaleza y en la ingestión de productos del campo,
como cebada o vino; este último tiene que ver con una expansión de la conciencia.
. Se acompañaban de mitos, que generalmente hablan de dioses que sufren e incluso
mueren, aunque suele ocurrir su recuperación, resurrección y gloria.
En los orígenes de estas religiones de misterio pueden confluir ritos de iniciación y
ritos agrarios. La unión de iniciación, exaltación agraria y sexo pueden ser los
vehículos de representar, en el rito, el triunfo de la vida sobre la muerte.
. Los rituales ( compuestos por acciones, visiones y un texto pronunciado ) solían
comportar para el iniciado un cierto sufrimiento y luego una experiencia de
extrema intensidad. En cierto modo se trataba de llevar una situación al límite
( el terror, anticipo del terror a la muerte ) y sentir que se salía de ella.
. Solían implicar una promesa de otra vida mejor en el otro mundo, aunque podía
solo tratarse de que el iniciado asumiera su pertenencia al ciclo de la naturaleza.
. LOS MISTERIOS DE ELEUSIS
. Se mantuvieron durante un milenio con un prestigio prácticamente intacto, desde el
siglo VII AC hasta la destrucción del santuario por los godos de Alarico, en 394 DC.
El culto se centraba en tres elementos fundamentales:
. Deméter: se relaciona estrechamente con el grano.
. Perséfone: es la diosa del tránsito de esta vida a la otra y la que rige los destinos de
las almas en el otro mundo.
. Eleusis: testigo de los acontecimientos sagrados en el origen de los tiempos,
servirá para siempre como mediadora entre la fertilidad en este mundo y la vida
en el otro y será allí donde se celebre la conmemoración del misterio sacro.
HISTORIA DE LA CULTURA LIC. JOSÉ V. BOESMI

. LOS RITOS DE ELEUSIS

. La gestión del culto pertenecía en exclusiva a dos familias aristocráticas,


De una de ellas procedía el sumo sacerdote ( hierofante ), y de la otra los dos sacerdotes
de rango inmediatamente inferior, el portador de la antorcha y el heraldo sagrado.
. El hierofante podía aceptar o rechazar a los que pretendían iniciarse. Sobre todos
ellos se impone el arconte rey, ateniense, ( los atenienses controlaban el culto ).

. Como ocurre con todos los misterios, la iniciación era un acto de elección
individual. Se admitían mujeres, esclavos y extranjeros.
. Cada mista ( iniciando ) debía llevar su cerdito para que muriera en su lugar.
. Los sitios en los que principalmente se desarrollaban los ritos eran:
. El Eleusinion ( templo situado en la base de la Acrópolis de Atenas )
. El Telesterion: salón y templo ( 52 m x 54 m ) de iniciación para los misterios,
situado en Eleusis, a 30 km de Atenas. La cámara interior ( Anakroton ) alojaba los
objetos sagrados. Podía albergar hasta 3.000 personas presenciando el ceremonial.

. DESARROLLO PROGRAMÁTICO

. DÍA 1: procesión Eleusis - Atenas; se sacaban las imágenes en procesión, se reunían


los que pretendían iniciarse y el hierofante excluía a los que no podían hacerlo.
. DÍA 2. El día 14 los efebos llevaban los objetos sagrados de Eleusis al Eleusinium.
. DÍA 3: los mistas que iban a ser iniciados se reunían en Atenas. El hierofante
encargaba al heraldo que hiciera la proclama. Luego se celebraba el sacrificio de los
cerditos. Seguía una entronización. Se sentaba al iniciado, sobre una piel de carnero.
En profundo silencio, se le velaba y se le purificaba por el aire ( abanicándole ) y por
el fuego ( acercándole una antorcha ). Se pasaba sobre su cabeza una cesta mística.
. DÍA 4: los iniciados se bañaban en el mar con sus cerditos ( ya muertos ).
. DÍA 5: se conmemoraba la llegada de Asclepio ( Esculapio ) a los misterios.
Seguía una procesión con un sacrificio y una procesión nocturna, en su honor.
. DÍA 6: era una jornada de descanso, en la que los iniciados ayunaban y luego
bebían el ciceó, que representa la dieta de cereal “ culta ” frente al “ canibalismo ” de
la dieta carnívora anterior a que Deméter ofreciera los cereales y la civilización.
. DÍA 7: se iniciaba, con una serie de ritos, una procesión hacia Eleusis. Los efebos,
sacerdotes y magistrados llevaban los objetos sagrados a la ciudad.
. DÍA 8: los iniciados seguían un camino de más de 22 kilómetros, recordando así las
fatigas de Deméter buscando a Perséfone. Cerca de Eleusis salían a su encuentro desde
el santuario unos efebos para escoltarlos. Cuando cruzaban el puente sobre el río Cefiso,
eran ridiculizados y zaheridos con canciones satíricas e insultantes por gente del pueblo.
. Tras esta especie de “ cura de humildad ” llegaban al santuario y allí se recibía a
Dionisos de forma esplendorosa. Los iniciados bailaban en una plaza en honor de
Deméter y Perséfone. Era el punto más próximo a la ciudad, antes de entrar en el
santuario, dentro del cuál había un asiento natural dentro de una cueva, llamado la Roca
Sin Alegría, donde se supone que la diosa estuvo sentada.
HISTORIA DE LA CULTURA LIC. JOSÉ V. BOESMI

. DÍA 9: tenían lugar los ritos secretos. Se pronunciaba una contraseña sagrada:
“ He ayunado, he bebido el ciceó, lo he tomado de la canasta, he trabajado y lo he
puesto de nuevo en la canasta y de ahí, en la cesta ”.
. El día se pasaba en espera y sólo cuando era ya de noche los iniciados entraban en
fila en el santuario. Un muro a su derecha les impedía ver el área de la roca sin
alegría. Pero al alcanzar la puerta del muro es posible que pudieran ver a la diosa
sentada en la roca. Oían lamentos procedentes de allí. Llegaban al telesterion y
depositaban los cerditos en las mégara, especie de sótanos del templo.
. Luego peregrinaban fuera del anaktoron a buscar a Perséfone, en la oscuridad y con
la cabeza cubierta con una capucha que no les permitía ver nada, cada iniciado guiado
por un mistagogo. Podemos imaginar que andaban confusos y desorientados, en la
oscuridad, con una sensación de ansiedad y temor. Mientras tanto, el hierofante
golpeaba una especie de gong llamando a Perséfone.
. El regreso de Perséfone no podía ser visto por los iniciados, ya que la diosa
( mejor dicho, quien la representaba ) emergía enfrente de donde estaba Deméter.
Tras abrazarla, ambas abandonaban la cueva y se dirigían al telesterion.
. Una vez allí, el anaktoron se abría de repente y el hierofante aparecía en la puerta con
una brillante luz detrás. Los iniciados, ya sin capucha, pasaban, entrando de la oscuridad
a un espacio resplandeciente por la cegadora luz de los centenares de antorchas.
Las diosas aún serían visibles a los iniciados, pero desaparecían en la estructura central.
. DÍA 10: había un sacrificio de toros a Deméter y Perséfone; otros animales,
especialmente cerditos, eran sacrificados por los participantes en los altares de ambas.
. DÍA 11: los iniciados volvían a Atenas.

LECTURA
.
. PLUTARCO. FRAGMENTO 178. ( SOBRE LOS MISTERIOS )
“ En este mundo [ el alma ] no tiene conocimiento, salvo cuando llega al trance de la
muerte. Entonces sufre una experiencia como la de quienes participan en las grandes
iniciaciones. Por eso se parecen tanto una palabra a la otra ( teleutan 'morir' y
teleisthai 'iniciarse' ) como una acción a la otra.
Primero, el vagar sin rumbo, las fatigosas vueltas y los recorridos en la oscuridad con
la sospecha de que no se van a acabar nunca y luego, antes de llegar al propio
término, todos los terrores, estremecimientos, temblores, sudor y confusión. Pero de
ahí, le sale al encuentro una luz admirable, y le acogen lugares puros y praderas,
llenas de sonidos, danzas y la solemnidad de palabras sacras y visiones santas.
Una vez que se ha saciado de ello y ha sido iniciado, se vuelve libre y marcha
liberado; coronado, celebra los misterios y en compañía de hombres santos y puros,
ve desde allí la turba no iniciada e impura de los seres vivientes, en medio del fango y
de las tinieblas, pisoteándose y empujándose unos a otros, persistiendo en el miedo a
la muerte en unión de los malvados, por la falta de fe en los bienes de allí.”

En suma, la iniciación en los misterios es una gran experiencia que opera por
vívidos contrastes: vida-muerte, luz-oscuridad, terror-felicidad que, producidos
bruscamente, someten al espíritu a un fuerte shock no racional, que lo libera de la
propia identidad y hace que cada individuo se comunique con una realidad superior.