Está en la página 1de 158

Revista de Ciencias Sociales

Fundada en 1976

Autoridades:

Rector de la Universidad Central del Ecuador


Dr. Fernando Sempértegui Ontaneda

Decano de la Facultada de Ciencias Sociales y Humanas


Dr. Rafael Polo Bonilla

Subdecano de la Facultada de Ciencias Sociales y Humanas


Dr. Mario Unda Soriano

Consejo Editorial:
Rafael Polo, Codirector
Francisco Hidalgo, Codirector
Adrián López, Editor
Alicia Castellanos, México
Beatriz Miranda, Holanda
Eduardo Grunner, Argentina
Eduardo Subirats, España
Enrique Ayala, Ecuador
Benjamín Mayer, México
José Elías Palti, Argentina
Francisco Rhon, Ecuador
Jairo Estrada, Colombia
Luciano Concheiro, México
Roberto Follari, Colombia
Jorge Acanda, Cuba
Alexander Amezquita, Colombia
Miguel Ruiz, México
Nilka Pérez, Ecuador

Consejo Asesor y Evaluador:


Maricruz Álvarez, Silvia Andrade, Patricia Balseca, Germania Borja, Giovanny Caizapanta, Antonella Fustillos, Iván Guerrero, Zoila Madrid,
Inés Martínez, Jenny Martínez, Janeth Montalvo, Ivanova Nieto, Irma Pástor, Galo Palacios, Ana Rosa Ruiz, Fabiola Santillán, Cristina Orozco,
Ana Veloz, Mónica Mancero, Marcelo Bonilla, María Augusta Espín.

Contacto: fcsh.revista@uce.edu.ec
ISNN 0252-8681, revista Indexada en Latindex
Índice

Revista Ciencias Sociales no. 41


Editorial
Francisco Hidalgo Flor, Adrián López Andrade 05

TEMA CENTRAL

Biopoder y democracia: apuntes para una crítica de lo político


Rafael Polo Bonilla 09

La psicopatologización y sus derivas: Modernidad y Modernidad Líquida


Andrés Osorio 17

Pulsiones y (de)construcciones de Marx: una aproximación a su pensamiento


Giovanny Manuel Manosalvas Cornejo 29

Democracia y construcción de sociedad: consenso hegemónico e ideal societal


María José Higgins Lubo, Dayana Solano Wiswell, Stalin Antonio Ballesteros García,
Yulieth Martínez Villalba 45

Dialéctica de la revolución y la contrarrevolución


César Albornoz 55

La década progresista latinoamericana y sus tareas pendientes


Christian Orozco Suárez 67

Estado plurinacional y autodeterminación indígena: democracia plural e identidad en


Ecuador y Bolivia
Sofía Cordero Ponce 75

Mecanismos de coordinación y cooperación para construir justicias interculturales


Raúl Llasag Fernández 89

HISTORIA Y SOCIEDAD

Ciudadanía e historia conceptual: apuntes teóricos sobre el caso ecuatoriano


Christian Esteban Arteaga 105

Tipologías de nacionalismos: limitaciones desde las experiencias hispanoamericanas


Adrián R. López Andrade 115

3
ADMINISTRACIÓN

Modelo de Gestión Hospitalario


Marco Polo García Terán, Franklin Cumbal 125

Experiencias de auditoría integral en el Ecuador


Jaime Subía Guerra 135

El Modelo Educativo de la Universidad Central del Ecuador:


una opción para la mejora continua de la gestión académica
Nelson Rodríguez Aguirre, Freddy Rodríguez Torres, Jacqueline Altamirano Vaca 143
Índice

Administración de la información y el conocimiento en las PYMES del sector químicos


en la provincia de Pichincha
José Fernando Yépez Villamil 153

4
Editorial

Revista Ciencias Sociales no. 41


La Revista Ciencias Sociales de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad
Central del Ecuador presenta su número 41. Este número adoptó por tema central el de Crítica, Polí-
tica y Subalternidades. Además, cuenta con la sección dedicada a Historia y Sociedad, y en este caso
particular incorpora cuatro artículos de una experiencia de colaboración de las ciencias sociales con las
ciencias administrativas en búsqueda de una aproximación empírica a problemáticas abordadas desde
la gestión pública en Ecuador. Esto último responde a un esfuerzo por plasmar los resultados de un
diálogo interdisciplinario asentado en el trabajo conjunto entre distintas Facultades de la Universidad,
lo que debe volverse un emprendimiento más habitual e institucionalizado.
El tema central incluye un artículo de Rafael Polo, quien ofrece unos apuntes desde lo político para
ensayar una crítica al biopoder y la democracia. Andrés Osorio, por su parte, contribuye con un análi-
sis de la psicopatologización y sus derivas en cuanto a la modernidad y la modernidad líquida en tiem-
pos actuales. También el lector podrá encontrar el trabajo de Giovanny Manosalvas sobre pulsiones y
(de) construcciones en una aproximación que ofrece al pensamiento de Marx. Desde la Universidad
del Magdalena, llega el trabajo colaborativo de María José Higgins, Dayana Solano, Stalin Ballesteros
y Yulieth Martínez, quienes se enfocan en la democracia y la construcción societal desde consensos
e ideales hegemónicos. César Albornoz participa en este número con su artículo sobre la dialéctica
de la revolución y la contrarrevolución. A continuación, se puede apreciar el trabajo sobre la década
progresista latinoamericana, escrito por Christian Orozco Suárez, autor quien enfatiza las tareas pen-
dientes que quedaron. La sección dedicada al tema central cierra con los artículos de Sofía Cordero y
Raúl Llasag, quienes interrogan a la condición plurinacional en Bolivia y Ecuador, Cordero desde la
identidad y Llasag desde las justicias interculturales.
En Historia y Sociedad, se da cuenta de los trabajos de dos autores, Christian Arteaga y
Adrián López. El primero trabaja la categoría de ciudadanía desde la historia conceptual, aplicándolo
al Ecuador. El segundo escribe sobre las tipologías clásicas de nacionalismos, y los retos que surgen
ante ellas desde las experiencias latinoamericanas.
En cuanto al vínculo que se planteó con las ciencias administrativas, hay cuatro trabajos sobre
modelos de gestión, entre ellos aplicados al modelo educativo, a la auditoría y a la administración de la
información y conocimiento. Corresponden a trabajos de Marco Polo García Terán y Franklin Cumbal;
Jaime Subía; Nelson Rodríguez, Freddy Rodríguez y Jacqueline Altamirano; y, José Yépez. Vale mencio-
nar que en esta sección se publica de manera póstuma un artículo de coautoría de Nelson Rodríguez,
quien fue Vicerrector Académico y de Posgrados de esta casona de estudios, a quien rendimos el más
sincero y merecido homenaje.
Esta edición cierra el más reciente ciclo de la Revista iniciado con el número 38. Se trata de cuatro
números en los que, no obstante dificultades propias de la creación de una nueva Facultad, la Revista
retomó su periodicidad, organizó sus procesos, estandarizó formatos, y se abrió a procesos de inter-
nacionalización y de colaboración con distintas instituciones de educación superior del país. Extende-
mos, a su vez, una cordial invitación a revisar las versiones digitales de los números de la revista, los
cuales se encuentran disponibles con acceso abierto en el portal digital de las revistas académicas de la
Universidad Central del Ecuador: http://revistadigital.uce.edu.ec/.
Como siempre, esperamos los artículos de este número alimenten el debate, e incentiven a los
lectores a presentar artículos a las convocatorias periódicas que la Revista Ciencias Sociales realiza para
sus números ordinarios.

Francisco Hidalgo Flor


Docente de la Carrera de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas
Universidad Central del Ecuador

Adrián López Andrade


Docente de la Carrera de Ciencias Políticas de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas
Universidad Central del Ecuador

5
Tema Central
Biopoder y democracia:
apuntes para una crítica de lo político

Biopower and democracy:


notes for a critique of what is political

Rafael Polo Bonilla1


rbpolo@uce.edu.ec

Recibido: 2017-08-29
Aprobado: 2017-11-15

Resumen

El presente artículo ofrece un rastreo sobre la problemática de la biopolítica. En este sentido, aborda la relación entre
control de la vida y de lo viviente, así como la perspectiva del Estado y el juego democrático en relación a ello. Las con-
clusiones apuntan hacia la constatación de que el encuentro entre política y medicina solo puede ser comprendido en su
integralidad desde la perspectiva de la biopolítica.

Palabras Clave: Biopoder, democracia, poder político, resistencia, vida digna

Abstract

This article tracks the problem of biopolitics. In this sense, it deals with the relationship between the control of life and the
living, as well as the perspective of the State and the democratic game in relation to it. The conclusions point towards the
realization that the meeting between politics and medicine can only be understood in its integrality from the perspective
of biopolitics.

Keywords: Biopower, democracy, political power, resistence, worthy life

“...el desarrollo y el triunfo del capitalismo no habrían sido posible [...] sin el
control disciplinario llevado a cabo por el nuevo bio-poder que ha creado, por
así decirlo, a través de una serie de tecnologías adecuadas, los ‘cuerpos dóciles’
que le eran necesarios”
Giorgio Agamben

1 Actual Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas y Docente-investigador de la Universidad Central del Ecuador. Licenciado en So-
ciología y Ciencias Políticas por la Universidad Central del Ecuador, Magister en Letras mención Estudios de la Cultura por la Universidad Andina
Simón Bolívar, y Doctor en Ciencias Sociales con especialización en Estudios Políticos por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Biopoder y democracia: apuntes para una crítica de lo político 9


“Durante milenios, el hombre siguió siendo lo que era
para Aristóteles: un animal viviente y además capaz de una
existencia política; el hombre moderno es un animal cuya
política está puesta en entredicho su vida de ser viviente”
Michel Foucault
Crítica, Política y Subalternidades

“No. No aceptes lo habitual como cosa natural. Porque en


tiempos de desorden, de confusión desorganizada, de hu-
manidad deshumanizada, nada debe parecer natural. Nada
debe parecer imposible de cambiar”
Bertolt Brecht

10 Rafael Polo Bonilla


Introducción.- blecen entre la biopolítica y democracia se nos
presenta no solo como necesaria sino también
Partimos de la idea que la política es la forma como “urgente” para el pensamiento político y
de dar vida a un pueblo, a una nación o una “co- la investigación política contemporánea. Más
munidad” determinada. Por lo tanto, la política aún, hablamos de la relación que existe entre la
cotidiana donde los individuos realizan sus in- biopolítica y la democracia respecto a la vida de
los individuos. Lo que se reflexiona desde una

Revista Ciencias Sociales no. 41


tercambios cotidianos, establecen sus relaciones
con las instituciones desde prácticas específicas perspectiva comparada es como el poder sobre
y se inscriben en los imaginarios socio-históri- la vida, la biopolítica, y los derechos y las liber-
cos, son realidades construidas. A pesar de esta tades formales de la democracia participan en
constatación, la “conciencia histórica” de que la constitución de un poder soberano moderno.
formamos parte de procesos históricos, que se
presenta como objetivo y objetivable, es recien- Biopolítica y democracia.-
te. Es una conciencia moderna2.
La característica principal de esta concien- Las relaciones entre biopolítica y democra-
cia moderna es hacer del conocimiento cientí- cia son señaladas por Giorgio Agamben (2003)
fico el vehículo del autodiscernimiento y de la como parte del proceso contemporáneo de con-
autodeterminación; es decir, la institución del vergencia entre las democracias y los Estados
saber se encarga de buscar los principios de in- totalitarios en la administración de la vida, de
teligibilidad de los procesos naturales, sociales y lo viviente, en el control y regulación de la nuda
socio-históricos, con el afán de volverlos mane- vida. Para Agamben
jables y hacer que las intervenciones humanas
sean más “racionales”, con el uso de tecnologías la decadencia de la democracia moderna y
específicas en cada uno de los campos. su progresiva convergencia con los estados
El ideal de la modernidad constituyó –lo que totalitarios en las sociedades posdemocrác-
se ha señalado en muchas ocasiones– el sueño ticas y “espectaculares” [...] tienen, quizás, su
raíz en la aporía que marca su inicio y la ciñe
de construir un mundo humano desde los prin-
en secreta complicidad con su enemigo más
cipios de la ciencia y de la tecnología. El sueño empedernido. Nuestra política no conoce
de la ilustración fue liberar del miedo a los hom- hoy ningún otro valor (y, en consecuencia,
bres y de convertirlos en señores de la naturale- ningún disvalor) que la vida, y hasta que las
za y de la sociedad. Sin embargo, este ideal op- contradicciones que lo implica no se resuel-
timista de la ilustración es negado radicalmente van, nazismo y fascismo, que habían hecho
en el siglo veinte con las guerras mundiales; el de la decisión sobre la nuda vida el criterio
genocidio sistemático y racional –como son los político supremo, seguirán siendo desgracia-
campos de concentración nazis, los gulags so- damente actuales (Agamben, 2003: 20).
viéticos, etc.– legitimados en discursos seudo-
científicos como el racismo; las guerras civiles; El control de la nuda vida, la vida cotidia-
las limpiezas étnicas; y, la destrucción de la eco- na del ciudadano carente de derechos sociales y
logía del mundo3. políticos, parece ser uno de los ejes de reflexión
En este contexto, la necesidad de realizar de la perspectiva biopolítica. Para otro autor, Ja-
una aproximación a las relaciones que se esta- vier Ugarte Pérez, la relación entre biopolítica y
democracia se encuentra vinculada directamen-
te en la administración institucional de la vida
del ciudadano:
2 “La aparición de una toma de conciencia histórica es
verdaderamente la revolución más importante de las la capacidad que han mostrado en el siglo XX
que hemos experimentado tras la llegada de la época las democracias para convertirse en totalita-
moderna [...] la conciencia histórica que caracteriza al rismos, y éstos, perdidas las guerras, calientes
hombre contemporáneo es un privilegio, quizás incluso o frías, para encarnarse en democracias, vie-
una carga que, como tal, no ha sido impuesta a ningu- ne del hecho común de que ambos sistemas
na otra de las generaciones anteriores”, (Gadamer, 2007: de organización política consideran que su
41).
principal tarea es gobernar seres humanos,
3 Las reflexiones de esta paradoja del proceso histórico
moderno desde una perspectiva dialéctico-negativa fue administrar una vida de la que esperan obte-
iniciada por los primeros representantes de la escuela ner sus mayores potencialidades [...] también
de Frankfurt, Adorno y Horkheimer (1998: 51) donde en consecuencia de que emplean el auxilio de
los autores señalan el objetivo de su investigación: “lo la ciencia y la técnica para conseguirlo, aun-
que nos habíamos propuesto era nada menos que com- que las democracias utilicen las técnicas de
prender por qué la humanidad, en lugar de entrar en un forma distinta a como lo hacen los totalitaris-
estado verdaderamente humano, se hunde en un nuevo mo, afines al genocidio (2005: 49).
género de barbarie”.

Biopoder y democracia: apuntes para una crítica de lo político 11


Este criterio coincide, desde otra perspec- y de la población desde los mecanismos de po-
tiva, con la idea formulada por Fareed Zakaria der en los procesos de constitución de los esta-
(1998)4, de la emergencia de las democracias dos modernos. Como señala Javier Pérez Ugarte
iliberales, que mediante prácticas democráticas, (2005: 10),
como las elecciones, posibilita la instauración de
regímenes “autoritarios”, cuya única salida para desde la reflexión biopolítica ni se afirma
Crítica, Política y Subalternidades

este autor es fomentar el desarrollo del libera- ni se niega la libertad, lo que se intenta es
lismo constitucional como base de una práctica estudiar los mecanismos por los que el Es-
tado, administrando la vida, acrecienta su
democrática justa, equitativa y soberana.
potencia y recursos y los utiliza para for-
El surgimiento de la sociedad moderna talecer la población que gobierna. La vida
industrial-capitalista, y la instauración del ré- ha dejado de ser un resultado del azar, si se
gimen democrático, supone la emergencia de quiere el regalo concedido por la divinidad,
nuevas tecnologías de poder y de instituciones para convertirse en una consecuencia de la
de normalización del cuerpo social. Para Michel intervención política, y por ello es puesta en
Foucault (1999), durante los siglos XVII y XVIII juego en la práctica cotidiana del poder.
surge la disciplina5 como tecnología de poder
que forma parte inmanente de la forma de ejer- Biopolítica y gestión de la pobla-
cicio de la política y del poder en las sociedades ción.-
modernas. Estas tecnologías de poder tendrán
como objetivo el cuerpo y la vida desde los re- Durante el siglo XVIII, paralelo al surgi-
querimientos, producción de destrezas y actitu- miento del discurso del contrato social mo-
des localizados, de los distintos dispositivos del derno, emerge la biopolítica como una gestión
poder, ya sean familiares, educativos o estatales; de la población. La preocupación de los esta-
la anatomopolítica hace del cuerpo un espacio dos-nacionales modernos en la configuración
de producción de aptitudes, productivas o es- de sus instituciones se encuentra con un fenó-
téticas, desarrolla destrezas y comportamientos meno de nuevas características: la población.
instituidos fundamentalmente mediante la edu- Para ésta se desarrollan programas de control
cación; y, la biopolítica, que es el poder que se y de regulación de la natalidad y de la morta-
ejerce sobre la población, “el poder se debe ejer- lidad, de la salud –por ejemplo, las prácticas de
cer sobre los individuos en tanto que constitu- los higienistas–, de las condiciones de existencia
yen una especie de entidad biológica que se debe material y social, lo que caracteriza a este nue-
tomar en consideración, si queremos utilizar a vo poder, según Foucault (2002: 169), no es la
esta población como máquina para producir; función de matar “sino de invadir la vida ente-
producir riquezas, bienes, para producir a otros ramente”. Un poder que se ejerce sobre la vida
individuos. El descubrimiento de la población y los cuerpos con la finalidad de administrarlos
es, a la par [...] el descubrimiento del individuo productivamente mediante el despliegue de los
y del cuerpo adiestrables” (Foucault, 1999: 245- diversos dispositivos de disciplinamiento social
246). Es en este momento, según Foucault, que como son las escuelas, talleres, con la aparición
surge la biopolítica. de saberes que contribuyen a una observación
Desde la perspectiva biopolítica, lo que se cuidadosa como la demografía, las observacio-
busca comprender son las formas de adminis- nes económicas. “explosión, pues, de técnicas
tración y regulación de la vida de los individuos diversas y numerosas para obtener la sujeción
de los cuerpos y el control de las poblaciones”
(Ibíd.). La biopolítica es un factor importante
en la emergencia del capitalismo6 y del estado
4 “Las democracias iliberales ganan legitimidad, y por
moderno con el fin de sujetar a los individuos
tanto fuerza, del hecho de que son razonablemente
democráticas. Por el contrario, el mayor peligro que a los sistemas de producción económica y a las
plantea la democracia iliberal –aparte de afectar a su formas de gestión social por parte del Estado, es
pueblo- es que desacreditará a la democracia liberal en
sí misma, proyectando una sombra sobre el ejercicio del
poder democrático” (Zakaria, 1998: 25-26).
5 Un control del cuerpo social “...hasta los elementos más
tenues, y por éstos alcanzamos a los átomos sociales 6 “Ese bio-poder fue, a no dudarlo, un elemento indis-
mismos, es decir, a los individuos. Técnicas de indivi- pensable en el desarrollo del capitalismo; éste no pudo
dualización del poder. Cómo vigilar a alguien, cómo afirmarse sino al precio de inserción controlada de los
controlar su conducta, su comportamiento, sus aptitu- cuerpos en el aparato de producción y mediante un
des, cómo intensificar su rendimiento, cómo multiplicar ajuste de los fenómenos de la población a los procesos
sus capacidades, cómo situarlo en el lugar en que sea económicos. Pero exigió más; necesitó el crecimiento de
más útil: esto es, desde mi punto de vista, la disciplina” unos y otros, su reforzamiento al mismo tiempo que su
(Foucault, 1999: 243). utilizabilidad y docilidad...” (Foucault, 2002: 170).

12 Rafael Polo Bonilla


decir la “entrada de la vida en la historia –quiero el orden jurídico a través del mecanismo de ex-
decir la entrada de los fenómenos propios de la clusión/inclusión mediante la configuración de
vida de la especie humana en el orden del saber las formas de la ciudadanía y de los derechos so-
y del poder–, en el campo de las técnicas polí- ciales y políticos en los procesos de instauración
ticas” (Ibíd.: 171). Las distintas instituciones de de las normativas estatales.
normalización social se hacen cargo del indivi-
duo-dócil-productivo mediante la instauración Todo sucede como si, al mismo tiempo que

Revista Ciencias Sociales no. 41


de la ley, cuya función fundamental es la regu- el proceso disciplinario por medio del cual
lación social. el poder estatal hace del hombre en cuanto
ser vivo el propio objeto específico, se hu-
La reflexión foucaultiana pone énfasis en
biera puesto en marcha otro proceso que
los dispositivos de poder en la constitución de coincide (a) grosso modo con el nacimien-
los “sujetos dóciles”, pero descuida el papel de to de la democracia moderna, en el que el
la institución jurídico-institucional del Estado, hombre en su condición de viviente ya no se
por su crítica al modelo jurídico del Estado, presenta como objeto, sino como sujeto del
donde éste aparece como un centro desde el poder político (Agamben, 2003: 19).
cual se despliega el poder soberano. La ausencia
de la problematización de Foucault del Estado Lo mencionado por Agamben nos plantea
coincide con otros autores que se preocupan la relación entre la vida y los derechos y las li-
del papel de las instituciones en los procesos de bertades formales en la constitución de un po-
consolidación democrática. Sin duda alguna, al der soberano. En su trabajo plantea que uno de
enfatizar su critica de los dispositivos discipli- los lugares por excelencia del ejercicio biopo-
narios, como la institución médica, psiquiátrica lítico moderno lo constituyen los campos de
y jurídica, Foucault plantea la necesidad de en- concentración y la estructura totalitaria de los
contrar espacios para la producción de indivi- estados modernos del siglo XX. Hay que aña-
duos y subjetividades que puedan encontrar una dir a estos lugares los campos de refugiados8 o
“línea de fuga” al poder disciplinario. de desplazados por conflictos bélicos como las
Para Agamben (2003: 17), la política moder- guerras civiles. ¿Quién se hace cargo de admi-
na se constituye con la exclusión de la nuda vida: nistrar y cuidar a estas poblaciones desplazadas?
“la nuda vida tiene, en la política occidental, el En este sentido, la nuda vida, el sujeto carente
singular privilegio de ser aquello sobre cuya ex- de derechos y libertades sociales y políticas, es
clusión se funda la ciudad de los hombres”. El integrado al orden socio-institucional por me-
objetivo de esta exclusión solo se hace posible dio de instituciones sociales que se encargan de
al interior de los cálculos y los mecanismos del su administración y regulación. “La nuda vida
poder estatal. No es posible la comprensión de queda apresada en tal fractura en la forma de la
la administración de la vida sin considerar el pa- excepción, es decir de algo que solo es incluido
pel que cumplen las instituciones sociales en el por medio de una exclusión” (Agamben, 2003:
establecimiento de un orden social. La entrada 21). Desde esta perspectiva ¿cuál es el papel de
de la vida, de los individuos y de la población en los derechos en la construcción del poder sobe-
la política de los Estados modernos supone un rano?
aumento de la preocupación sobre sus condicio- El soberano, dice Agamben, es aquel que
nes de existencia, biológica, cultural, institucio- decide sobre el estado de excepción, sobre un
nal7 y económica, que debe ocuparse el Estado. modo de excluir mediante la instauración de
El espacio de la nuda vida va a ser regulado por límites normativos de carácter jurídico. Lo ex-
cluido esta en el límite de la norma9, pero por

7 Por ejemplo, el sociólogo Jacques Donzelot (1998) rea-


liza una historia biopolítica de la invención de las fami- 8 “Si el refugiado representa, en el orden jurídico del Esta-
lias modernas en Francia. Los distintos papeles de la es- do-Nación, un elemento tan inquietante es, sobre todo,
tructura familiar va ligado al establecimiento del poder porque al romper la identidad entre hombre y ciudada-
burocrático del Estado y al despliegue de los distintos no, entre nacimiento y nacionalidad, pone en crisis la
formas de racionalización del “mundo de la vida”; el pa- ficción originaria de la soberanía [...] por esta razón, es
pel de los “dispositivos” del poder disciplinario, como decir, en cuanto quebranta la vieja trinidad Estado-Na-
la familia y su articulación con el Estado, vía instancia ción-territorio, el refugiado –esta figura aparentemente
judicial –el código de menores-, o médica, vía prácticas marginal- merece ser considerado como la figura cen-
terapéuticas y psicoanalíticas, nos provee herramien- tral de nuestra historia política” (Agamben, 2001: 26-
tas para comprender que la constitución del individuo 27).
moderno ha significado también la construcción de un 9 “El derecho tiene carácter normativo, es ‘norma’... no
ideal de familia, de una idea de economía afectiva y de porque ordene y prescriba, sino en cuanto debe, sobre
mecanismos de regulación jurídico-médica de compor- todo, crear el ámbito de la propia referencia en la vida
tamiento social. real, normalizarla” (Agamben, 2003: 40).

Biopoder y democracia: apuntes para una crítica de lo político 13


eso mismo es aquello que legitima un tipo de por lo tanto, son invenciones políticas, o como
poder determinado. Esta exclusión es incluyen- sugiere Anderson (1993: 21), “son artefactos
te para la práctica biopolítica de regulación de culturales de una clase especial” que se encuen-
la población y en autodefinición del “yo” del in- tra directamente relacionada a los procesos de
dividuo por sí mismo. Esta capacidad soberana, construcción de las lenguas nacionales, a una
la de decidir sobre el estado de excepción, hace nueva percepción del tiempo –lineal, abstrac-
Crítica, Política y Subalternidades

convergir a la política democrática con la polí- to, homogéneo–, a una manera de imaginarse
tica totalitaria; ambas deciden sobre los límites como miembros de un territorio imaginario y
de inclusión de los individuos como ciudadanos real, etc. Este hecho en la perspectiva biopolí-
de un Estado, sin embargo, en sus prácticas po- tica se encuentra asociado a que la población
líticas hacen uso de violencias distintas: las de- es “educada” en una perspectiva de pertenen-
mocráticas mediante los derechos y las políticas cia nacional, ya sea basado en los conceptos de
sociales, y las autoritarias, mediante el derecho nación, religión o raza, que permitirá justificar
y la violencia física. “Si el genocidio es por cierto formas de exterminio masivo. Uno de los ejem-
el sueño de los poderes modernos [...] se debe a plos dramáticos de la última década del siglo
que el poder reside y [se] ejerce en el nivel de la XX lo constituye la guerra civil y las limpiezas
vida, de la especie, de la raza y de los fenómenos étnicas en Bosnia y Sarajevo, donde se expulsó
masivos de la población” (Foucault, 2002: 166). y se asesinó a la población musulmana con la fi-
nalidad de “conseguir una población eslava y fiel
Política, medicina y el poder sobe- a la cultura ortodoxa” (Ugarte Pérez, 2005: 45).
rano.- La vinculación entre biopolítica y nacionalismo
puede contribuir a explicar las limpiezas étnicas
El encuentro entre política y medicina –am- y los genocidios. La ruptura con los derechos y
bas ocupadas de la vida de los individuos y de la las libertades formales por la instauración de un
población al interior de los Estados– es lo que régimen autoritario se presenta, desde la pers-
permite, según Agamben (2003: 181), explicar pectiva biopolítica, como insuficiente10 en la ex-
el surgimiento de los campos de concentración plicación de este suceso u otro parecido, como
nazis en el siglo XX; a la vez, este encuentro en- es el caso del genocidio cometido en Uganda
tre política y medicina, va a adquirir una de las por Idi Amín Dada.
características esenciales de la biopolítica mo- A diferencia del enfoque biopolítico en
derna. Con la noción de “vida indigna de ser vi- la explicación de la emergencia de la socie-
vida” se inicia la práctica de la eutanasia con los dad moderno-capitalista en el que se enfatiza
“enfermos mentales”, discapacitados, etc. Todos el carácter del control desde las instituciones
aquellos que fueron considerados médicamen- de poder sobre la vida del individuo, la nuda
te como incapaces de llevar una vida “digna”, vida de Agamben, la perspectiva de la sociolo-
es decir, valerse por sí mismos. “No queda otra gía histórica en la investigación elaborada por
explicación que la que, bajo la apariencia de un Barrington Moore (1973) se pregunta acerca
problema humanitario, lo que en el programa de las características de las estructuras econó-
estaba en juego era el ejercicio, en el horizonte mico-sociales agrarias en el papel del desarrollo
de la nueva vocación biopolítica del Estado na- de la “democracia occidental” y en los procesos
cional socialista, del poder de decisión soberano de transformación, “rutas”, de una sociedad pre-
sobre la nuda vida” (Ibíd.: 179). Este encuentro moderna a una sociedad moderna industrial.
entre medicina y política va a encontrar en el Moore enfatiza en las relaciones que se estable-
discurso racista una justificación política para cen entre instituciones sociales, actores y con-
llevar a cabo el holocausto, la población de los
campos va a ser clasificada desde el “discurso
médico” y de la urgencia de constituir una na-
ción basada en los principios de la tierra y la 10 “como la democracia se inspira en la idea del contrato
sangre. Esta lectura le lleva a concluir a Agam- social y éste en las cláusulas de los contratos mercan-
ben (2003: 230) que es el “campo de concen- tiles al desarrollarse un sistema capitalista, vivir en de-
tración y no la ciudad… es hoy el paradigma mocracia consiste en negociar permanentemente, entre
unos ciudadanos y otros, las formas del gobierno, los
biopolítico de occidente”. derechos comunes [...] se trata de una explicación que
La población es el concepto clave, en la parecerá plausible por lo repetida que ha sido, ya que es
perspectiva crítica biopolítica, en los procesos la ideología que ha logrado consenso en las modernas
de instauración de poder soberano moderno. democracias. Sin embargo, tampoco se enfrenta a los
motivos que han provocado los sucesos más dramáticos
Su cuidado, su control, su normalización han de los últimos cien años. Para comenzar, no aclara por
ido de la mano de los procesos de construcción qué se han de producir las limpiezas étnicas o los geno-
las naciones, como “comunidades imaginadas”, cidios...” (Ugarte Pérez, 2005: 66).

14 Rafael Polo Bonilla


texto socio-económico. Desde esta perspectiva, de la convivencia social, mediante las distintas
la democracia aparece para Moore como una normativas sociales inventadas en los procesos
lucha por alcanzar tres objetivos: 1) eliminar los democráticos para defender al individuo –ra-
gobernantes arbitrarios, 2) sustituir los regíme- zón última del discurso democrático– extiende
nes arbitrarios por otros justos y racionales, y las capacidades de la soberanía del poder sobe-
3) construir participación popular en la consti- rano.
tución de los regímenes; es decir, implantar el La preocupación por la biopolítica nos pa-

Revista Ciencias Sociales no. 41


orden liberal (derecho al voto, representación rece que se inscribe en lo que Peter Evans, Die-
de un cuerpo legislativo, defensa de la propie- trich Rueschemeyer y Theda Skocpol (1985)
dad, tolerancia religiosa, libertad de palabra). denominan el “regreso del Estado” en el campo
La práctica política moderna se presenta como de las ciencias sociales y políticas. El Estado no
la capacidad de autoinstitución por parte de los aparece solamente como una maquinaria neu-
actores sociales en la creación de la sociedad tral donde van a adquirir forma las distintas
moderna por vía revolucionaria (Moore señala fuerzas sociales, las cuales al controlar el aparato
tres “rutas” de estas revoluciones: la revolución estatal gestan el Poder del Estado; para el mar-
burguesa, la revolución conservadora, desde xismo, el Poder del Estado está dado por la clase
arriba o fascismo, y las revoluciones comunis- social que lo monopoliza y lo controla. Sin em-
tas). Para Moore la alianza de clases entre las bargo, ahora se empieza a considerar al Estado
élites agrarias / burguesía urbana, constituye la como un actor importante en la producción y
unidad básica del proceso de transición, como regulación del poder social. El interés biopolíti-
fuerza hegemónica, sumada al tipo de control co por las prácticas de subjetivación tiene como
y dominación política y económica que se ejer- centro de análisis la heterogeneidad de formas
ce sobre los campesinos y asalariados urbanos. de producción de sujetos cuya articulación lo
Sin embargo, en este enfoque se deja de lado las constituiría el Estado.
distintas prácticas políticas e institucionales de Como Skocpol señala, algunos autores con-
producción de sujetos sociales. temporáneos, subrayan la importancia de las
La constitución del Estado moderno va li- estructuras estatales en la configuración de las
gado a un proceso de subjetivación, produc- formas del desarrollo mediante la elaboración
ción social de los sujetos, en el que enfatiza de políticas sociales, cuya finalidad última es
la perspectiva biopolítica desde los modos de conseguir una mejoría en las formas materia-
control y regulación de las prácticas activas de les de vida de los individuos que forman parte
producción y reproducción de la vida. En una del Estado. La formulación de estas políticas
entrevista realizada a Agamben sostiene que el se encuentran estrechamente vinculadas con
Estado, próximo a una concepción weberiana la capacidad de que los Estados alcancen una
del mismo como una “jaula de hierro”, es una “autonomía” respecto a las clases, grupos socia-
maquinaria de subjetivación / desubjetivación les, etnias, etc. Sin embargo, justamente parece
en la medida en que inventa el “cuerpo de la que las prácticas biopolíticas se incrustan en
nación” y produce identidades colectivas. En la esas políticas formuladas. Como ya se señaló
medida en que el Estado moderno recodifica con anterioridad, está la práctica de la eutanasia
las identidades anteriores desde la centralidad efectuada por los Nazis. Sin embargo, Skocpol
del éste y de la idea de nación a partir de la cual reconoce que al Estado también se le puede en-
se “reconduzca [...] a pesar de uno mismo, este tender como un campo de poder en cuyo inte-
proceso infinito de subjetivación y sujeción rior se produce una “lucha” en la definición de
que define justamente al biopoder” (Agamben, las políticas y de las formas de regulación de la
2005: 175). No se trata del control de los ciu- vida social por parte de los funcionarios. Sko-
dadanos cualificados y protegidos por los dere- cpol (1985: 11) señala que
chos y las libertades formales planteadas por la
democracia liberal, sino de la nuda vida, es de- los funcionarios estatales son especialmente
cir, de los hombres y mujeres reducidos al silen- capaces de formular estrategias globales y a
cio como son los deportados, los refugiados o largo plazo que trascienden las exigencias
parciales [...] no tenemos que descartar to-
los perseguidos. En esta perspectiva, la idea de
talmente la posibilidad de que las acciones
“ser sujeto” se encuentra determinada al inte- estatales parcial o totalmente autónomas
rior del despliegue de estrategias y de prácticas puedan ser capaces de abordar los proble-
socio-institucionales desde las cuales el indivi- mas e incluso de encontrar “soluciones” que
duo-social, el ser de la nuda vida, es inscrito al estén fuera del alcance de los actores socia-
interior de los Estados con el otorgamiento de les y de los sectores del gobierno estrecha-
los derechos y libertades formales. Sin embar- mente constreñidos por ellos”.
go, en la perspectiva biopolítica la regulación

Biopoder y democracia: apuntes para una crítica de lo político 15


Se trata, justamente en la lectura biopolítica, nes son los sujetos de un “estado de excepción”,
de localizar en estas políticas estatales la admi- pueden contribuir al cuestionamiento de los
nistración de la vida en los programas de salud, mecanismos de poder y abrir cambios posibles.
de vivienda, de educación, de protección social, Como señala Sydney Tarrow (1997: 29) “la ac-
de seguridad, es decir, en la medida en que las ción colectiva tiene lugar a pesar de lo difícil que
políticas sociales se promueven como políticas es conseguir que se produzca”.
Crítica, Política y Subalternidades

de la vida, el poder biopolítico se encuentra ac- La lucha por nuevas oportunidades se plan-
tuando. tea como búsqueda de nuevas formas de subje-
tivación que escapen al poder biopolítico. Estas
A modo de reflexión final.- luchas se encuentran enfocadas en el cambio
de los mecanismos de dominación del Estado
Las formas de resistencia a la biopolítica moderno hacia mecanismos más democráti-
solo se hacen posibles en una problematización cos; democratización que en la actualidad los
pública a las políticas de la vida formuladas por movimientos sociales que “son depositarios
el Estado. Es decir, no es suficiente la lucha por del conocimiento de secuencias específicas de
los derechos y las libertades formales; es necesa- la historia de una sociedad, lo que les ayuda a
rio que se cuestione las formas de subjetivación superar el déficit en recursos y comunicaciones
que ha caracterizado al Estado moderno. No que caracterizan a los pobres y desorganizados”
olvidemos que el Estado moderno ha integra- (Ibíd.: 46). Al problematizar las políticas de la
do “técnicas de individuación subjetiva y pro- vida y el papel de las instituciones en su gestión
cedimiento de totalización objetiva” que tienen y regulación los movimientos sociales parecen
que ver con las estructuras del poder moderno dar paso a una nueva forma de organización
(Agamben, 2003: 14). institucional de la sociedad donde la defensa de
La acción colectiva por parte de quienes se la vida se presenta como crítica al poder sobre
encuentran al “margen” del sistema social, quie- la vida.

Bibliografía

Adorno, Theodor W. y Horkheimer, Max (1998). Dialéctica de la Ilustración. Madrid: Trotta.


Agamben, Giorgio (2001). Medios sin fin, notas sobre la política. Barcelona: Pretextos.
-------- (2003). Homo Sacer, el poder soberano y la nuda vida. Valencia, España: Pretextos.
-------- (2005). “Una biopolítica menor”, en: Ugarte Pérez, Javier (Comp.), La administración de la vida,
estudios biopolíticos (pp. 171-190). Barcelona: Anthropos.
Anderson, Benedict (1993). Comunidades imaginadas, reflexiones sobre el origen y la difusión del nacio-
nalismo. México: Fondo de Cultura Económica.
Donzelot, Jacques (1998). La policía de las familias. Valencia, España: Pretextos.
Evans, Peter, Rueschemeyer, Dietrich y Skocpol, Theda (1985). “Introducción”, en: Evans, Peter, Rues-
chemeyer, Dietrich y Skocpol, Theda (Comps.), Bringing the State Back in. Cambridge: Cambridge
University Press.
Foucault, Michel (1999). “Las mallas del poder”, en: Foucault, Michel, Estética, ética y hermeneútica (pp.
235-254). Barcelona: Paidós.
-------- (2002). Historia de la sexualidad. Tomo I: La voluntad del saber. Buenos Aires: Siglo XXI.
Gadamer, Hans-George (2007). El problema de la conciencia histórica. Madrid: Tecnos.
Moore, Barrington (1973). Los orígenes sociales de la dictadura y de la democracia. Barcelona: Península.
Skocpol, Theda (1995). “El Estado regresa al primer plano: Estrategias de análisis en la investigación
actual”, en: Grompone, Romeo (Ed.), Adrianzén, Alberto, Cotler, Julio, y López, Sinesio (Comps.),
Instituciones políticas y sociedad. Lecturas introductorias (pp. 92-129). Lima: Instituto de Estudios
Peruanos.
Tarrow, Sydney (1997). El poder en movimiento, los movimientos sociales, la acción colectiva y la política.
Madrid: Alianza.
Ugarte Pérez, Javier (2005). “Las dos caras de la biopolítica”, en: Ugarte Pérez, Javier (Comp.), La admi-
nistración de la vida, estudios biopolíticos (pp. 43-72). Barcelona: Anthropos.
Zakaria, Fareed (1998). El surgimiento de la democracia iliberal. Quito: Gobierno del Ecuador / Banco
Interamericano de Desarrollo.

16 Rafael Polo Bonilla


La psicopatologización y sus derivas:
Modernidad y Modernidad Líquida

Psychopathologization and its drifts:


Modernity and Liquid Modernity
Andrés Osorio1
aosorio@uce.edu.ec

Recibido: 2017-09-12
Aprobado: 2017-12-12

Resumen

El siguiente artículo hace un recorrido por la incidencia del discurso de la psicopatología y sus efectos prácticos en la
construcción de la modernidad occidental. Analiza el efecto normativo que tiene la caracterología de “psicoanormalidad”
en la sociedad y la subjetividad, y cómo esta, ha performado la cultura en Occidente. Tal estudio lo realiza desde una
división epocal de la modernidad, en la que, primero se ocupa de la relación entre medicina y modernidad, pasando por
la relación entre modernidad y psicopatología; para segundo, ocuparse de la relación entre psicopatología y modernidad
líquida. El artículo, entonces, partiendo de algunos aportes de Zygmunt Bauman, propone una lectura de los procesos
sociales, culturales, económicos y políticos de la “psicopatologización” que caracterizan a la modernidad y modernidad
líquida.

Palabras Clave: Modernidad, modernidad líquida, psicopatología, psicopatologización, dispositivos de poder, psiquiatría

Abstract

The following article takes a look at the incidence of psychopathology discourse and its practical effects on the construction
of Western modernity. It analyzes the normative effect that has the characterology of “psychoanormality” in society and
subjectivity, and how it has performed Western culture. The study takes place from an epochal division of modernity, in
which, first, it begins with the relation between medicine and modernity, passing through the relation between modernity
and psychopathology; second, it continues with the relationship between psychopathology and liquid modernity. Then,
based on some contributions by Zygmunt Bauman, the article proposes an interpretation of social, cultural, economic
and political “psychopathologization” processes that characterize modernity and liquid modernity.

Keywords: Modernity, liquid modernity, psychopathology, psychopathologization, power devices, psychiatry

1 Psicólogo Clínico y Maestro en Ciencias Sociales, con experiencia profesional en clínica, docencia e investigación. Ha impartido cátedra en la Uni-
versidad Central del Ecuador y en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, en las facultades de Ciencias Sociales y Humanas y de Psicología,
respectivamente. También ha dado cátedra de posgrado en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, sede Ecuador.

La psicopatologización y sus derivas: Modernidad y Modernidad Líquida 17


Medicina y modernidad Copérnico y su trabajo, no obstante, tal revuelta
científica no habría sido posible sin la igualmente
Nada se podría entender acerca de la revolucionaria publicación del De humanis
modernidad si en la indagación sobre sus corporis fabrica de Andrés Vesalio en el mismo
fundamentos no recurrimos al lugar que tiene año. Los modelos de comprensión del cosmos
la medicina en su constitución y desarrollo. y del cuerpo humano, sus partes y organicidad
Crítica, Política y Subalternidades

Podríamos decir que la modernidad, como constitutiva que otrora la Edad Media había
proceso de reorganización de los presupuestos sostenido, cayeron con las aportaciones de
que permiten entender la realidad circundante, estos notables científicos. Un nuevo cosmos
a construirla otorgándole cierto sentido para y un nuevo humano trajeron como aportes
desplegar cierta capacidad de modelación y estos trabajos pertenecientes al Renacimiento,
transformación según los dictámenes de la y reavivaron las concepciones sobre el lugar del
racionalidad humana, no puede ser abordada hombre en el universo.
ni analizada sin recurrir a un profundo El siglo XVI presentó un cosmos
análisis de la incidencia de la medicina como copernicano y un modelo de hombre vesaliano.
técnica de aplicación de saberes científicos Según Canguilhem, el cosmos de Copérnico
como la biología o la química. La medicina, es heliocéntrico y plantea preguntas sobre
al ser una práctica que aplica los presupuestos el movimiento y sus leyes, mientras que el
gnoseológicos desarrollados por diversos hombre de Vesalio es un humano anatomizado
campos de cientificidad, se vuelve en un agente y reconocido en su organicidad biológica. Las
nodal para la constitución de la modernidad, y fuerzas que mueven al universo y al cuerpo
su implementación técnica llega a constituirse dejaron de ser atributos divinos, y la gracia
en uno de los caminos más efectivos, sino el perdida se convirtió en movimiento operado
de mayor eficacia, al momento de transformar por leyes que develaron la funcionalidad
la realidad bajo los parámetros modernizantes. cósmica y órgano-anatómica. El hombre
La modernidad, como un proceso histórico occidental dejó su posición contemplativa de
ubicable hacia finales del siglo XV y en los la naturaleza física y viviente creada por Dios,
albores del XVI, como un proceso en el que y comenzó a reconocerla según sus propios
se rezagan (¿superan?, ¿transforman?) los principios y regulaciones. El reconocimiento
principios de comprensión del mundo y del de ser una suerte de “máquina” poseedora de
hombre de cuño religioso en pos de otros sus propios principios de funcionamientos, se
que incluyen a la ciencia como factor de convirtió en argumento para la transformación
conocimiento y reconocimiento del universo y el dominio de la naturaleza. En tanto la
físico y biológico; esa modernidad no puede existencia del humano empezó a observarse y
ser analizada sin la necesaria pregunta por la delimitarse por cortes anatómicos, se percibió,
técnica médica y su incidencia en el mundo concomitantemente, como teniendo un lugar
social a través de prácticas -como la anatomía- dentro del mundo natural y físico que el hombre
que sentaron las bases para el descubrimiento de comenzaba a conocer inéditamente.
un cuerpo aprehendido como “organismo vivo”, A partir de la emergencia y acontecimiento
que a su vez permitió revelar la incidencia de de esta novel sensibilidad del mundo y el hombre,
este “organismo” vital en la configuración social de las estrellas y las secciones anatomizados,
e histórica no dependiente de ningún principio la organización de la vida social y subjetiva
divino sino de la condición propiamente produjo un revés apadrinado por estos nuevos
humana. principios científicos, y sentó las bases para el
Al decir de Georges Canguilhem (2009) desarrollo de la medicina moderna, de su tacto
en un artículo muy sugerente e interesante y manejo. Por ello las palabras de Canguilhem
que se titula El hombre de Vesalio en el mundo son elocuentes cuando dice “que la mirada
de Copérnico: 1543, la modernidad vio sus de Vesalio es una mirada de médico, y no de
primeros halos de luz en Europa, en la fecha humanista” (Canguilhem, 2009: 33). Es decir,
en que se publicaron coincidentemente dos Vesalio representa la emergencia de un modo
textos fundamentales para la física y la biología- de ordenamiento social comandado por la
anatómica moderna. 1543 fue el año en que ciencia y operado por técnicas como la médica,
se publicó el texto De revolutionibus orbium que de ahí en más servirá de fundamento para
coelestium, mismo que agitó la concepción del la modernidad. La medicina moderna emerge
cosmos y su organización, e incentivó preguntas entre las ilustraciones y xilografías, entre los
y modelos astronómicos que hasta entonces cadáveres abiertos y los órganos revelados, y con
no habían tenido lugar para plantearse. Una esta, además, se perfila la modernidad médica,
revolución en la física y astronomía provocó aquella modernidad que no va sin los criterios y

18 Andrés Osorio
presupuestos acerca de la vida, del cuerpo y sus criterios médicos como hacedores de reglas y
partes, y que descubre al humano como poseedor órdenes ideales, y no hay sociedad moderna sin
de una singularidad existente determinada por normalidades y anormalidades señaladas por
mecanismos físicos y biológicos. la medicina e intervenidas por sus técnicos y
Ahora bien, el lazo entre la medicina y la especialistas.
modernidad es una relación entre la medicina Supuesto esto, debemos acotar que la
y la técnica de organización social, implica una modernidad no es un proceso ni una experiencia

Revista Ciencias Sociales no. 41


relación entre la medicina y la construcción de homogenea en su composición; al contrario, está
un nuevo tipo de hegemonía social pautada marcada por una heterogeneidad de experiencias
desde los referentes nodales de la práctica caracterizadas por cortes y rupturas. En la deriva
médica: los criterios de la salud y la enfermedad, –para no decir “desarrollo”- de la modernidad
de la normalidad y la patología. La patología se pueden señalar momentos de constitutición
se convierte en un marco con el que se perfila y de reorganización de sus presupuestos; y, en
el nuevo orden y la nueva regulación de la la modernidad gestada por los diversos campos
sociedad y los individuos. La vida del organismo científicos más aún, se pueden reconocer
se emparenta con la vida de la sociedad, y la quiebres conceptuales y órdenes caducados, cada
medicina asimiló la funcionalidad de dotar vez, y en cada instante en que el conocimiento
regularidad al proceso de reproducción orgánica ha dado un paso, en cualquier dirección pero
y social, además de vigilar el siempre acechante que mueve y dinamiza sus procesos. Michel
peligro del desvío. De ahí que la medicina no Foucault (2006), en su inmejorable libro El
sólo tenga que verse con sus “enfermos” y Nacimiento de la Clínica, estudia con especial
sus “patologías”, y de ahí que los remedios y interés la particular organización del mundo
terapeúticas deban trascender en el campo de moderno y médico gestado desde finales del
la vida política, económica y cultural como siglo XVIII, que constituye un momento de
medicina social. La medicina es el referente de reorganización y emergencia de lo que el filósofo
modernidad por excelencia, y su preocupación francés denomina “la mirada médica”. Se trata
por la patología se estructura como el núcleo de la incursión de la medicina redefinida en sus
por el cual se derivan principios normativos procedimientos y dominios apuntalados por
a gestarse en el medio social. La normalidad el positivismo, que engendró (o redefinió) los
como ideal normativo aportado por la medicina métodos de conocimiento médico y, a su vez,
enrumba a la modernidad, y la sociedad fecundó una nueva percepción del lugar de la
moderna debe responder a la normatividad medicina y de la autoridad del médico en el
que la patología engendra, de modo que su ordenamiento social.
regularización depende de los criterios que la En ese momento de la historia señalado por
medicina y sus especialidades aportan. En el Foucault, “la conciencia social de la medicina”
mundo moderno, la patología se emparenta entró en un proceso de reformulación de
con el desorden evitado y gestionado para su sus fundamentos a nivel de: a) la percepción
eliminación, y de este modo, se vuelve en el del “espacio”; b) del “lenguaje” médico
artefacto discursivo que tramita ordenamiento y su configuración metafórica; y c) de la
y regulación social. sensibilidad ante la “muerte”. Espacio, lenguaje
Apoyándonos en el trabajo de Durkheim y muerte constituyen para Foucault los puntales
(1971) sobre “Las reglas relativas a la distinción discursivos con los que la medicina entró al
entre lo normal y lo patológico” publicado en escenario de lo público con nuevos brios de
Las Reglas del Método Sociológico, podemos su “conciencia política” (Foucault, 2006: 42).
señalar que las normas son constitutivas de Aparecieron entonces especialidades médicas
todo ordenamiento social, y que lo patológico como el “higienismo” o la “psiquiatría”, que
representa aquello que el orden rechaza y busca en el caso de la primera de éstas planteó una
eliminar en pos de la organización social. No novedosa incursión de la medicina interesada
obstante, lo normal y lo patológico médico con por el manejo y el control de epidemias como
su innegable incidencia en la estructuración “medicina del espacio social”. El fantasma
social, más que un hecho inherente a toda de la muerte acechante, con su propagación
cultura representa la pregnancia de los peligrosa, desplegó la reorganización política
principios históricamente señalables del mundo del quehacer médico como instaurador de
moderno, de la cultura en la modernidad de normas en el contexto social, para exorcisar con
Occidente. Sí, no hay sociedad sin regulación, procedimientos y rituales modernos, la malévola
no hay sociedad sin reglas y no hay cultura y secular presencia de la patología. En Foucault
sin bordes y excesos delimitados y asimilados, leemos la incidencia médica en la constitución y
pero, así mismo, no hay cultura moderna sin distribución del poder de vigilancia del Estado-

La psicopatologización y sus derivas: Modernidad y Modernidad Líquida 19


nación en ciernes, cuando señala que “No habría dinamismo. La patología para la modernidad
medicina de las epidemias sino es reforzada por es el fundamento negativo de la razón: no hay
una policía” (Ibíd.: 47); es decir, la medicina es razón sin patología y no hay patología sin la
una técnica que territorializa el espacio social razón que la define y circunscribe en un eje
para ejercer control sobre los desórdenes que identificado con todo aquello que estorba a la
pudieran emerger, y emite la preocupación consecución de sus mandamientos. Michel
Crítica, Política y Subalternidades

por encauzar colectivamente lo mórbido o Foucault (2006a) en su inigualable texto La


patológico, para asimilarlo políticamente, Historia de la Locura en la Época Clásica trabaja
remediarlo o encerrarlo. La medicina entonces, sobre el nacimiento de la discursividad de la
tiene una función para ordenar la geografía y locura y los modos en que esta se transforma
definir los límites identitarios de la población a lo largo de la historia moderna en Occidente.
que estaría dentro de los territorios, construye La discursividad de la razón que se lee en su
una espacialidad política en la que se asientan nacimiento de modo inigualable en Descartes,
las identidades de aquellos que estarían no va sin el aparecimiento simultáneo de la
dentro del cerco y los que quedarían fuera. locura equivalente a la sin-razón. No hay razón
En el caso de la constitución de los límites que se sostenga como proyecto sin la sin-razón
geograficos y simbólicos del Estado, la medicina que la acompaña como un espectro en sus
hace fundamento para la construcción del diversos momentos de despliegue. Antes, en la
territorio nacional y salvaguarda el orden al Edad Media, cuando la soberanía de la razón
que la población debe responder en tanto se no se planteaba el gobierno y construcción
identifique dichas identidades nacionales. En de la realidad, la locura no era sin-razón sino
suma, en la organización histórica moderna, extravío espiritual o posesión demoniaca; y los
el hombre “enfermo” y la sociedad “enferma”, modos de intervenir sobre ella dependían de
patologizados, son puntales para la construcción prácticas inherentes a su comprensión, como
de esas territorialidades, y sirven de base para la tan conocida “nave de los locos” (Stultifera
el despliegue de mecanismos de control en Navis) que ritualizaba un proceso de purgación
nombre de lo saludable. y encaminamiento espiritual, “el agua –dice
La segunda especialidad emergente a finales Foucault- agrega la masa oscura con sus
del siglo XVIII e inicios del XIX es, como dijimos propios valores; ella lo lleva, pero hace algo
antes, la psiquiatría. Con esta, el discurso de lo más, lo purifica” (Foucault, 2006a: 25). Eran
patológico gana un prefijo, y con ello multiplica los tiempos de la exclusión de la locura por
las posibilidades médicas de control sobre la su emparentamiento con el mal y el infierno,
subjetividad. Los sujetos serán comprendidos tiempos que dejaron su lugar cuando la razón
bajo los casilleros “psicopatológicos”, que como legible en Descartes, emergió para otorgar al
premisa gestante del “poder psiquiátrico”2 loco un lugar y un tratamiento distinto.
constituye el orden de lo normal, de lo Según Foucault (2006a), el navío de los
“psiconormal”. locos cambió para dar lugar al surgimiento
de los “Hospitales Generales” a mediados del
Psicopatología y Modernidad siglo XVII. Estas estructuras arquitectónicas
cumplieron con la función de llevar a cuestas
La experiencia de la modernidad en el principio de encierro e internación propio de
Occidente trae consigo la sensibilidad para la lógica de tratamiento moderno de la locura.
asimilar el orden y trabajar por él, desde los La exclusión por vía del encierro, la confinación
parámetros establecidos en la medicina y su a través de la reclusión, esa forma de “exilio-
caracterología de patologías. La patología, en ese interno” que operaron las sociedades modernas
sentido, es un producto de la “razón”, y responde para manejar el mundo del desvío moral y
a la delimitación y descripción que la razón hace racional. Los “Hospitales Generales” fueron
de ella. Si la razón es el equivalente del orden y esas grandes y sólidas3 estructuras hospitalarias
la organización moderna, si la racionalidad es que sirvieron para encerrar a todo aquello con
fundamento para la estructuración de un sistema lo que la razón no se identificaba pero que
cultural y social que diste de los parámetros de le era inherente, y que en aquel entonces se
la imaginería religiosa, entonces, la patología correspondía con una masa heterogénea de
es su alter necesario en su sostenimiento y

3 Sólidas que no “líquidas”, podríamos decir, para adelan-


2 Sintagma propuesto por Foucault para el seminario dic- tar algo de lo que se trabajará a partir de las elaboracio-
tado en 1973 y 1974 en el Collège de France. nes de Z. Bauman.

20 Andrés Osorio
definiciones morales, sociales, económicas y positivo de sus expresiones fenoménicas.
políticas, las mismas que empezaban a catalogarse La psicopatología comenzó a ser descrita y
como pertenecientes al mundo de la patología. manejada por médicos especialistas, llenando
La miseria se secularizó y pasó a ser parte de con caracterizaciones los comportamientos y
conjunto de desórdenes que la razón moderna condiciones subjetivas que se distanciaban de la
debía controlar, confinar y corregir, para revertir nueva regla normativa vigente. Lo normal para
conductas como el ocio y su abdicación a la la subjetividad se emparentó una vez más con la

Revista Ciencias Sociales no. 41


virtud del trabajo que representaban un riesgo razón y la conciencia, y concomitantemente, la
para la organización de aquel capitalismo locura se convirtió en la expresión de lo negado
en ciernes. El meollo de la lógica moderna por la misma. Cada vez más especializado,
respecto al tratamiento de la locura, propio de el criterio clasificador de la psiquiatría que
la “modernidad sólida” y su estructuración, es observa, describe y caracteriza las expresiones
la confinación por vía del encierro. El “Hospital no apegadas a la norma racional, a lo normal,
General” dice Foucault, fue “una instancia continuó en su elaboración de instrumentos
del orden, del orden monárquico y burgués” clasificatorios y manuales descriptivos que
(Foucault, 2006a: 82) que aun cuando no tiene proveyeron, por un lado, a la psiquiatría de
por función brindar un “tratamiento médico” en “objetividad”, y por otro, a la sociedad de
toda la extensión de la palabra, no por ello deja una forma de poder revitalizada. Foucault
de convertirse en el modelo paradigmático que (2006) denomina “tecnologías de poder” a
organizará el mundo del encierro de la locura, y aquellos cuerpos profesionales surgidos a
que generará particulares formas en los “asilos” o fines del XVIII, que sirvieron de base para la
“manicomios”. constitución de la sociedad de la disciplina. Las
La administración racional de la locura tecnologías de poder que responden a la misma
alcanzó nuevos mecanismos institucionales, lógica especializada de manejo de lo anormal,
y nuevas formas de ejercicio del poder a fines aparecieron bajo la nominación de “pedagogía”,
del siglo XVIII y todo el XIX. Se trata del poder “medicina”, “psicología” o psiquiatría, y en
psiquiátrico que en medio del candor pre y primera instancia, se encargaron de construir
post revolución francesa, de su iluminismo perfiles normativos para la sociedad, para luego,
y propósitos liberales disipados en toda ocuparse de la administración y vigilancia de su
Europa, se desarrolló a través de un cuerpo de cumplimiento.
profesionales que poseen especializados saberes Dichas “tecnologías de poder” (Foucault,
y técnicas para el manejo de la locura y sus 2006: 28), son constructoras y celadoras
expresiones. Como señala Robert Castel en el del orden, del orden moderno que opera
libro El Orden Psiquiátrico: la edad de oro del desde la “microfísica de poder” (Foucault,
alienismo, el Hospital General conjuntamente 1980: 107) de un consultorio. Su función es
con las lettres de cachet expresaron el poder producir normatividad y ejercer poder para
monárquico y su capacidad de gestión su cumplimiento. La moderna “sociedad
en el encierro, sin embargo, en la época disciplinaria” necesita de su eficacia al
revolucionaria perdieron operatividad cuando momento de producir criterios de orden y
apareció un tipo de sociedad “contractual” exigir su acatamiento. Su modelo se ejerce
y fundamentada en el “derecho universal”. con la participación de instituciones insignes
El Estado empezó a reconocer el principio inspiradas en el iluminismo de la razón. Su
fundamental de la “libertad”, y el encierro ya condición es la disciplina, disciplinar los
no podía producirse arbitrariamente sin un cuerpos y las almas en un contexto económico
procesamiento debidamente racionalizado. Para de efervescencia productiva ligada a la
saldar el problema jurídico y administrativo, de revolución industrial, que requiere entre otras
modo que la gestión política se produzca de cosas, implementar regímenes de vida posible
manera racional, apareció el saber psiquiátrico y eliminar otros que estorban a la dinámica
como un dispositivo compuesto por teorías, productiva. Si la sociedad es disciplinaria, la
profesionales e instituciones establecidas por subjetividad es disciplinada, y para ello están
principios distintos a los del Antiguo Régimen. las categorías psicopatológicas signando de
Surgieron entonces los asilos o manicomios que anormalidad todo comportamiento desviado.
continuaron con la lógica del encierro, pero ya Europa, en la segunda mitad del XIX, y
no bajo el arbitrio del poder real sino con el posteriormente América Latina desde inicios
procesamiento racionalizado del conocimiento del siglo XX, implementaron el diagnóstico
de la “patología mental”. de “degeneración” establecido por Morel
El “loco” empezó a ser observado por la (1857) y Magnan (1893). Entre otras cosas,
razón a partir de la confianza en el registro se produjo el tipo “no ideal” del degenerado

La psicopatologización y sus derivas: Modernidad y Modernidad Líquida 21


cuya condición mórbida respondía, según los de la reformulación de sus funciones en el
estudios y teorizaciones planteados, a factores manejo del poder y reproducción del mundo
de herencia biológica y social. Así, la categoría cultural de la modernidad tardía.
psicopatológica se convirtió en una tipología
del desorden, y la psiquiatría pasó a ser el Psicopatología y Modernidad
aparato encargado de tratarlo y manejarlo, y, a Líquida
Crítica, Política y Subalternidades

partir de ello, convertirse en factor nodal de la


reproducción social y cultural. La categoría de Para intentar comprender las modalidades
“degeneración” estableció criterios por los cuáles de organización del “dispositivo psi” -como
se comprendió al crimen y al criminal, y además lo denomina Néstor Braunstein en el libro
instauró las vías de administración del desvío Clasificar en Psiquiatría- en el contexto de
que representaba, cuyo paradigmático manejo las transformaciones históricas recientes, es
fue el encierro penitenciario o manicomial. Las decir, en el contexto del mundo globalizado;
cárceles (“panóptico” los llamaba Foucault) y y para entender algunas novedades técnicas
los hospitales (psiquiátricos o médicos), así que trae consigo la práctica “psi” para la
como las escuelas (que curiosamente se las “modernidad tardía” como la denominan
denominaba “normales”) son modalidades algunos, preguntaremos y usaremos el concepto
de tratamiento del desorden psicopatológico “modernidad líquida” desarrollado por Zygmunt
y gestionadores de orden en la “modernidad Bauman. Lo haremos reconociendo que a pesar
disciplinaria” construida por las tecnologías de del extenso paneo analítico elaborado por
poder. Bauman, poco o nada escribió el sociólogo polaco
El tipo de organización económica de la acerca de las condiciones del discurso de la salud
sociedad de disciplina es correlativo a la forma y la salud mental en la época postmoderna. Por
de organización de la fábrica, la disciplina está eso la empresa a la que nos abocamos deviene
ahí para aceitar el engranaje y el orden de la en un reto, es decir, buscar en sus elaboraciones
productividad y reproductibilidad económico- teóricas, algunas categorías y análisis que nos
cultural. El manicomio y la psicopatología permitan transpolar argumentos hacia el campo
como discurso entra en el escenario de la de la práctica “psi”, y con ello poder esbozar una
sociedad de disciplina, ¿cómo?: encerrando, comprensión crítica de las transformaciones
educando, tratando, midiendo y corrigiendo. acaecidas a nivel de la conceptualización y
La degeneración de Morel y la criminología de práctica del campo que usa el prefijo “psi”
Lombroso (1902) en el siglo XIX, por poner (para nuevamente señalar los créditos a
ejemplos, constituyeron una tipología del Braunstein), es decir, manuales “psi”, teorías
criminal comprendida por una “constitución” “psi”, instrumentos de evaluación, categorías
biológica y social tendiente al desorden y la diagnósticas, instituciones, cuerpos profesionales
improductividad. Entonces, la psiquiatría, y especializaciones, etc., todos “psi”…
como parte de las tecnologías del poder, Es que se vuelve necesario preguntar por las
cargada de normatividad en las nociones modificaciones en el plano del conocimiento
psicopatológicas, debió encargarse de corregir e y los efectos prácticos de esas innovaciones, es
insertar al desviado en el camino del “progreso” decir, en el orden de la historia de los diagnósticos
social, cultural y económico. Sus dispositivos por poner un ejemplo, de qué modo el haber
disciplinarios se sostuvieron por varias aristas pasado de la descripción y operatividad de la
como el encierro principalmente, pero también “monomanía” descrita y trabajada por Esquirol
por técnicas para la corrección del desvío, a inicios del siglo XIX, ahora se vuelve obsoleta
la implementación y ajuste disciplinario, ante otras descripciones y fundamentadas
para el encaminamiento de los individuos en otros métodos de investigación que
a la productividad, al trabajo. De ahí que la promocionan “trastornos” (disorders) como el
“tendencia a la vagancia” sea constitutiva de adalid de la cientificidad contemporánea para
la “degeneración”, es decir, anormal es todo definir anormalidades bajo los membretes de
aquello que no responde a los parámetros de “déficit de atención” o “ trastornos alimenticios”
distribución y producción del trabajo en las por situar algunos ejemplos. Trastornos que
sociedades del capitalismo industrial. reciben en la actualidad, como tratamiento
Dicho capitalismo y forma de modernidad, preponderante, la inducción de fármacos
necesitó de un tipo de psiquiatría y técnicas psicoactivos que nos ponen frente al pasado
prácticas específicas para el tratamiento de la tiempo de los manicomios y los encierros, y
psicopatología; no obstante, dicha lógica y dicha que en base a un ramplón principio empírico,
psiquiatría, hace algunos años ha empezado a equivalen todo padecimiento a conexiones y
cambiar en varios de sus presupuestos, a partir desbalances neurológicos.

22 Andrés Osorio
Argumentos a favor de la contemporánea como “institución total” en el libro Internados,
práctica “psi” no faltan, menos aún cuando es decir, aquella institución donde el paciente
el mundo globalizado maneja criterios, una vez que entra, hará y continuará su vida en
vulgarizados, claro, pero criterios al fin, las paredes del encierro asilar, sometiéndose
de nociones inherentes a la anatomía y al control y la vigilancia de los cuidadores del
funcionamiento cerebral. De ahí que sea orden al interior del manicomio. La vida del
necesario sospechar por las campañas catalogado “enfermo mental” se desenvolvía en

Revista Ciencias Sociales no. 41


comunicacionales mediante las cuáles aquellas apego a las directrices normativas del asilo, por
nociones se insertan en la vida cotidiana de su condición de “internado” debía obediencia y
la sociedad, y cómo desde allí se consolidan rectitud a la autoridad encarnada en el médico
nuevas maneras de entender la “psicopatología” y sus celadores. En tanto recluso, se debía al
y de intervenir en ella. mundo de vida que proponía el manicomio:
Se trata entonces de otro momento de la subordinación, obediencia, sumisión a las reglas
modernidad que exige otros planteamientos de administración de la vida o enderezamiento
conceptuales para su dilucidación. Zygmunt de sus desvíos (Goffman, 2009: 17-174).
Bauman, como lector y crítico de la Como una fábrica del sistema “fordista”, el
modernidad, nos provee del concepto de encierro asilar sometía la vida a procesos
“modernidad líquida” para entender que la de regularización de los comportamientos
vida social contemporánea está prendida de la anormales, en un régimen de disciplina y
lógica de lo “líquido”. “Modernidad líquida” es observación caracterizado por el “panoptismo”
una categoría que se contrapone lo “sólido” que -sobre el que Foucault trabajó-. En nombre de la
caracterizó a ese tipo de sociedad señalada por libertad como principio universal del derecho,
Foucault como disciplinaria. Se trata de una la pérdida de la libertad fue la penalización por
metáfora que permite reconocer una condición ser identificado como “insano”, y la respuesta
histórica particular de la modernidad, aquella social fue el encierro.
que se ha constituido por la pérdida del valor Como lo señalaron y establecieron los
de lo sólido: de instituciones que buscan “alienistas” a fines del siglo XVIII e inicios del
permanencia, orientaciones de vida que tienden XIX, al interior del asilo procede un “tratamiento
a lo estable, territorialidades físicas y simbólicas moral”: un dispositivo que se ocupa de lo
claramente cercadas y defendidas, identidades moral y la moral -tal como diferencia Rafael
que construyen subjetividades convencidas de Huertas (2012) en su Historia Cultural de la
su lugar en el mundo y de los “metarelatos” Psiquiatría-. Lo moral se corresponde con los
trascendentes, etc.; cuyo valor ha cedido lugar procesos anímico-afectivos y del alma, y la
a lo líquido, caracterizado por la primacía de moral implica los principios de orden social, sea
lo instantáneo y de lo que no guarda forma religioso o secular que orientan las conductas
por mucho tiempo, por la aceleración del en el margen de lo bueno o lo malo (Huertas,
movimiento y ritmos sociales, la desintegración 2012: 52). Ambos órdenes están implicados
social y radicalización del individualismo, la en el núcleo de la propuesta de tratamiento
promoción exacerbada de la libertad y caída del pensamiento alienista finisecular. Es que
de los límites, etc. Entonces, es a partir de las se trató de un conjunto de directrices entre
elaboraciones de Bauman acerca de lo líquido clínicas y normalizadoras, entre sanatorias y
como condición de la modernidad tardía, que correctivas, y ante las cuales Goffman (2009:
intentaremos aproximarnos a las condiciones 60) sostiene que “Si los procesos de despojo
contemporáneas de la práctica “psi”. ejercidos por la institución han liberado al
interno de la adhesión a su yo civil, el sistema
De la “desinstitucionalización” de privilegios –al interior del manicomio- le
proporciona un amplio marco de referencia
La modernidad sólida se corresponde con para la reorganización personal”. Se trata de
el confinamiento manicomial de los pacientes, la operatividad de la disciplina y vigilancia
con las instituciones como el asilo o el panóptica, esa mirada que observa pero que el
manicomio que puso en operación la sociedad recluso –en cárceles o manicomios- no puede
disciplinaria. La lógica del tratamiento se identificar su ubicación, aquella que controla
sostuvo del encierro característico de algunas y endereza las conductas a partir de rutinas y
instituciones disciplinarias como las cárceles y supervisiones.
los manicomios. Quienes padecían algún tipo de Ahora bien, Zygmunt Bauman caracteriza a
patología mental catalogada como grave, debían la sociedad posfordista propia de la modernidad
internarse y someterse al rigor normativo- líquida como una sociedad “postpanóptica”.
disciplinario de lo que Erving Goffman definió El modelo de la sociedad postpanóptica es,

La psicopatologización y sus derivas: Modernidad y Modernidad Líquida 23


con más precisión, una “sociedad sinóptica”4, política global de salud mental5, se promueve
de vigilancia constante y propio del mundo la atención ambulatoria y comunitaria como
global que prescinde del celador que observa, una manera más “humana” para el manejo de
y que más bien se apoya en la proliferación de pacientes.
miradas multifocales. Se trata de la sociedad A modo de paréntesis debemos decir
de la información o de redes informáticas, que, respecto a lo que ahora es el puntal de la
Crítica, Política y Subalternidades

una modalidad de vida social propuesta organización de la política pública mundial


por el paradigma de los big data. La base de en salud mental, y que en la actualidad
datos que ordena ideológicamente la vida ecuatoriana está siendo promovida con
contemporánea, y que tiene al internet como su especial interés y novedad, no podemos decir
red de redes, ha producido un trastocamiento sino que buscamos leer ciertos procesos de
de la vida vigilada, pues es una modalidad organización de tratamientos que se ordenan
que convierte al anteriormente vigilado en según un tipo de sociedad específica. Es decir,
vigilante, y que es eficaz al decir de Bauman, no hacemos un juicio de valor acerca de la
porque “no necesita aplicar la coerción: pertinencia o no de sostener esta modificación
seduce a las personas para que se conviertan en los tratamientos, aunque si despierta nuestra
en observadores” (Bauman, 2006: 71). La vida sospecha el hecho de que estas modalidades se
contemporánea que prescinde de la mirada implementan en un contexto histórico-social
celadora, entonces, ha radicalizado el discurso que podríamos denominar como “la edad de
de la “libertad” (puntal paradojal del discurso oro de los psicofármacos”. Además, quisiéramos
del panóptico moderno) en “liberalización”, es aportar una lectura crítica a la promocionada
decir, promueve una libertad en exceso, una modalidad de tratamiento psicofarmacológico,
libertad del exceso, una presencia de lo excesivo que se presenta como un necesario avance y
que conduce, como matriz ideológica, a la desarrollo de la comprensión de la patología
pérdida del cuestionamiento de los orígenes o mental, y del que es necesario observar su
los fines de los ideales culturales. interrelación con las lógicas de organización
Las “políticas de vida” (Bauman, 2004: contemporáneas de la modernidad tardía o
54) pertenecientes a la modernidad líquida postmodernidad. Esto debido a que, quizá, esta
han trasformado la confianza teleológica de reorganización de los dispositivos de atención
la modernidad sólida, y han constituido un respecto a lo que se denomina “salud mental”,
desarraigo en los individuos globales que pudiera ser leída como un hito en la historia de
pertenecen a todo lugar y a ninguno a la vez. La la psiquiatría que está mudando sus ropajes al
sociedad global es una sociedad que promueve son de la organización económica-política de la
la liberalización, la flexibilización de los sujetos modernidad líquida.
y su posición en la vida pública, además de los En tanto política global, la
capitales y sus flujos cada vez más vertiginosos desinstitucionalización ha ido implementándose
y dúctiles. En esta modalidad de sociedad paulatinamente desde los 70’ y 80’, y se ha
contemporánea aparece la tan mentada y, intensificado en las últimas décadas hasta tal
en la actualidad, promocionada como la punto que en la actualidad es el baluarte de la
gran revolución de los derechos humanos: la política de salud mental en casi todos los países
“desinstitucionalización”. Se trata de una nueva pertenecientes a la Organización de las Naciones
matriz de tratamiento que socaba la tradicional Unidas (ONU). Se trata de una modalidad de
manera manicomial, por otra que promueve tratamiento de pacientes crónicos que en la
la flexibilización del manejo de pacientes con época de la modernidad sólida llenaban los
padecimientos “mentales” crónicos. Antes, en
los tiempos de la sociedad que tendía a lo “sólido”,
la opción era la internación y el encierro, pero
5 Se trata de la emergencia de críticas y renovaciones en el
en la actualidad, a partir del influjo de las ideas manejo de tratamientos psiquiátricos que promueven la
“antipsiquiátricas” de los 70’ –como primera “no institucionalización” o “desinstitucionalización”. Ha
corriente en la que resonó tal propuesta-, y sido promocionado en Europa desde la década de los
de la modificación de protocolos y principios, 80’ y en América Latina desde los 90’ por las agencias
globales de la salud y la salud mental, en sus cuerpos
además de acuerdos internacionales en la corporativos Organización Mundial de la Salud (OMS)
y Organización Panamericana de la Salud (OPS) de las
Naciones Unidas. Si bien es cierto que dicho dispositivo
lo reconocen como diferente a la promocionada por la
“antipsiquiatría”, no obstante, en nuestro modo de lectu-
4 En sentido estricto, se trata de una categoría propuesta ra nos parece que hay una secuencia discursiva digna de
por Thomas Mathiesen en el texto The Viewer society: anotar. Para profundizar el tema: Cfr. Rodríguez, Jorge.
Michel Foucault’s Panopticon’ revisited. Salud Mental en la Comunidad. Washington D.C: OPS.

24 Andrés Osorio
pasillos de los hospitales psiquiátricos. Sin que ya no cree en la confinación de la locura
embargo, en la actualidad, dichas instituciones sino en su liberalización. Al compás del
que operaron cerca de tres centurias están mundo contemporáneo y su promoción de
desapareciendo, y a partir de su ausencia se están “superación de los límites” en nombre de las
constituyendo nuevos referentes de manejo de libertades, la eficacia política-económica, que
las “patologías” (hoy denominadas en el campo determinaba normas por intermedio de la
“psi” como “disorders”). Dicha desaparición de imposición autoritaria y de sus mecanismos

Revista Ciencias Sociales no. 41


la eficacia política fomentada por el manicomio de contención, ha invertido su modalidad en
como una institución de normalización, o como eficacia económica-política. Las patologías ya
los denomina Rafael Huertas “laboratorios de no son atendidas por una urgencia correctiva
la norma” (Huertas, 2008: 25), que tuvieron en pos del restablecimiento productivo de los
el encargo de inducir normatividad a través sujetos, pareciera eso volcarse en elemento
de la exclusión del desviado patológico; dicha secundario cuando lo principal es convertir
desaparición se acompaña de la emergencia de al desviado en consumidor de psicofármacos.
otras modalidades de manejo terapéutico en el Si bien, el criterio psicopatológico conlleva
mundo de la sociedad postmoderna, ajustadas a un peso e incidencia política, su modalidad
las directrices y principios de la economía global. contemporánea parece no atender la necesidad
La “liberación” y la “flexibilidad” son puntales de corregir al “desviado”, sino de ponerle en
ideológicos de la manera contemporánea en un circuito de consumo, tanto de servicios
la que se organiza el capitalismo tardío, y su y requisitos evaluativos, cuanto de ingesta
impregnación social promueve la movilidad de de psicofármacos por medio de los cuáles se
capitales en pos del consumo, que, en el caso de añaden los criterios normativo-políticos.
los tratamientos contemporáneos de la “salud
mental”, nos anotician sobre los tan ofertados De los Manuales Clasificatorios6
métodos psicofarmacológicos. La eficacia
política se ha desplazado de la necesidad de La desinstitucionalización, en la actualidad,
inducir disciplina para la productividad y se presenta como el adalid del progreso científico
el trabajo propio de la fábrica fordista, a la que ha superado los mecanismos oscuros de
necesidad de encuadrar los tratamientos a las manejo de pacientes, y como una respuesta
leyes de la oferta y la demanda que requieren necesaria en el desarrollo del conocimiento
consumidores. Los psicofármacos se presentan médico-psiquiátrico que enarbola el respeto
como la “panacea” y constituyen un nuevo a las libertades y los derechos humanos. La
régimen de poder desplegado en la modernidad directriz que organiza el sentido común de la
líquida que requiere que los pacientes sean “salud mental” en el mundo global, apunta a
“libres” y “flexibles”. Podríamos decir en apego promover reformadas comprensiones de los
a lo trabajado por Bauman en la Modernidad sujetos y sus “trastornos”, que ya no requieren
Líquida, que el “capitalismo pesado” de los extemporáneos métodos manicomiales
perteneciente al modelo de la industrialización, o asilares, y que ya no necesitan de esos
acrecentaba la acumulación de valor a partir de la lóbregos espacios institucionales ni de sus
regularización y normalización de la vida social métodos terapéuticos. Paulatinamente, el
y el trabajo, en tanto entidades orientadas para la territorio manicomial está siendo eliminado,
producción; mientras en la era del “capitalismo sus paredes y secciones, así como sus pasillos y
liviano o líquido” la acumulación del valor alas de estancia, gradualmente están quedando
se extrae de los objetos de consumo, algo así caducos. Los grandes edificios asilares han
como que “nuestra ‘política de vida’ deriva de la dejado su lugar físico y simbólico, y ya no operan
praxis de ir de compras” (Bauman, 2004: 79), y socialmente como dispositivos eficaces para el
podríamos añadir, de la construcción de cierta manejo de la patología. Tales instituciones son
idea de “patología mental” estudiada a partir cuestión del pasado, ya que en la actualidad
de referencias de funcionamientos químico- el “trastornado” tiene el derecho a la libertad
fisiológicos que requieren de otros químicos y a llevar una vida en comunidad. De similar
(farmacológicos ¡por supuesto!) para su ajuste manera al gesto de Pinel en la Salpêtrière a
y balance.
El interior del manicomio como lugar de
inducción y coerción disciplinaria parece ya no
ser útil a las condiciones sociales, económicas
6 Podemos citar al Diagnostical and Statistical Manual of
y políticas contemporáneas, y su régimen de Mental Disorders (DSM) o a la Clasificación Internacio-
tratamiento y el modelo al que responde se nal de Enfermedades (CIE) que están en la 5ta y 10ma
muestra anacrónico ante la ideología actual versión respectivamente.

La psicopatologización y sus derivas: Modernidad y Modernidad Líquida 25


finales del siglo XVIII, y del que guardamos desde hace 2 años de la quinta versión. Cabe
memoria por la célebre pintura de Fleury de acotar que en cada versión revisada la lógica
1795, la “liberación de los locos”7 está pasando que se sostiene apunta al acrecentamiento de
por un momento de reforma y resignificación las categorías definidas, es así que, por ejemplo,
del acto filantrópico e ilustrado del tiempo de la el DSM que apareció por primera vez en 1952
consolidación de la modernidad sólida. Ahora, con 106 trastornos (disorders) establecidos, en
Crítica, Política y Subalternidades

en tiempos de la modernidad líquida, estamos la actualidad ha quintuplicado su número a 500


frente a la reformulación de la libertad del loco aproximadamente, mostrando claramente la
y la actualización de nuevos procedimientos que tendencia al alza de los trastornos clasificados
despliegan modalidades de poder nóveles para el y los comportamientos entendidos como
campo “psi” contemporáneo y su función social. “trastornados” o patológicos. Cada vez son más
El territorio donde reposa el hoy comprendido las conductas especificadas como patológicas, a
como “trastornado” ya no es el manicomio sino tal punto que desde la década de los 1990s se
el territorio de la clasificación oficial y global vive un fenómeno inflacionario en la cantidad
de “trastornos mentales”8, y en sentido estricto, de trastornos, lo que ha conducido a algunos
podemos acotar, la institución asilar ha dejado psiquiatras como Allen Frances –médico parte
su lugar a la institución de las clasificaciones del buro de organización del DSM IV-, ha levantar
de “trastornos”, por lo que resulta paradójica e duras críticas contra la pérdida del sentido de
imposible la propuesta “desinstitucionalizadora”, “normalidad” y a proponer la necesidad de que
pues, dicho supuesto no es otra cosa que una se retome la condición normal del sufrimiento
reforma de ciertos mecanismos de poder. humano. La denuncia sostenida por Frances en
Los sistemas clasificatorios vigentes en la su libro Saving Normal, es a la “hiperinflación”
actualidad, y que sirven de referencia única (overexpansion) diagnóstica que se vive en la
y global para la prevención, promoción e actualidad, renovada y estimulada desde los
intervención de problemas de “salud” y “salud años 1980s aproximadamente: “Until 1980,
mental”, fueron constituidos en el período DSMs were deservedly obscure little books that
posterior a la segunda guerra mundial y surgieron no one much cared about or read. Then DSM-III
por el interés de disponer un aparato de registro burst on the scene -a very fat book that quickly
y codificación de las enfermedades (CIE) y became a cultural icon, a perennial best seller,
de trastornos mentales (DSM). Del interés de and the object of undue worship as the ‘bible’ of
unificar criterios y procedimientos a la hora de psychiatry” (Frances, 2013: 12).
trabajar en torno a la “salud pública”. Desde allí, Es que la proliferación de patologías y de
la influencia ha aumentado conforme el paso manuales de clasificación de trastornos se
de los años y se han constituido en el referente acopla con los procesos de reorganización
único al momento de la implementación de del “dispositivo psi”9, y conlleva procesos de
políticas de salud. En tanto sometidos a procesos reorganización de los principios en base de, y
de revisión y reedición constantes, en el caso de sobre, los que trabaja la psiquiatría y psicología.
la Clasificación Internacional de Enfermedades Los mecanismos de gobierno de las poblaciones
(CIE), hasta la actualidad se han realizado 10 han variado y reformado sus principios como en
versiones y se tiene programado el aparecimiento el caso de la así llamada “desinstitucionalización”,
de la undécima versión en 2018, mientras que en su propuesta plantea la necesidad de
que el manual clasificatorio de la Asociación dejar el territorio del manicomio en pos de
Norteamericana de Psiquiatría (DSM) dispone

9 “…que reúne todo aquello que se reconoce por la par-


7 Para profundizar sobre el fenómeno de reforma psiquiá- tícula silábica mencionada: psiquiatría, psicología, psi-
trica producida en la segunda mitad del siglo XVIII, se cofarmacología, hospital psiquiátrico, sociedades psi-
puede revisar en línea el dossier (‘El Nacimiento de la quiátricas, psicopatología, psicopedagogía, piscología
Psiquiatría: un movimiento europeo’) de la revista As- laboral, etc., y otras denominaciones que suponen el
clepio Nº67. En los artículos del dossier se leerá que el prefijo tales como salud y enfermedad mental, clasifi-
espíritu de reforma psiquiátrica no fue propiedad de cación de los trastornos, personalidad y sus disorders,
Francia sino que estuvo propagado por toda Europa. etc. El dispositivo psi integra elementos discursivos y
8 El concepto de disorder (desorden, trastorno) no es igual no discursivos, reglamentos, instituciones, manuales
al de disease (enfermedad). Por ello, en estricto sentido, de clasificación, edificios, libros y cursos de especializa-
debemos señalar que la actual manera de comprender ción, aparatos de difusión, ideología, códigos de proce-
la patología mental está mediada por la comprensión dimientos técnicos y de relación con otros dispositivos,
de los “trastornos mentales” que no son “enfermedades por ejemplo, el de alianza (la familia), el de sexualidad,
mentales”. Para mayor desarrollo y lectura de esta dife- el de las prisiones, el de la salud en general (medicina),
rencia se puede revisar el texto Clasificar en Psiquiatría el jurídico-político y policial, el educativo, etcétera”
de Néstor Braunstein. (Braunstein, 2013: 47).

26 Andrés Osorio
una “extraterritorialidad” globalizada del se corresponde con la “desintitucionalización”
espacio clasificatorio. Precisamente este último y el uso de las clasificaciones y manuales de
concepto de “extraterritorialidad” lo propone trastornos que otorgan un sinfín de categorías
Zygmunt Bauman (2006) como característico identitarias en las que, cada vez, más sujetos
de la sociedad líquida en la que la sujeción encuentran lugar para ser diagnosticados y
espacial y territorial ha dejado de ser un puestos en el circuito del mercado de la industria
elemento de dotación de identidad, como en de fármacos psicoactivos.

Revista Ciencias Sociales no. 41


el caso (o el ocaso) de la función que tenían Para Bauman (2004), un elemento
en la modernidad sólida las instituciones característico de la modernidad líquida es la
como el Estado-nación. Al contrario, en la oferta de identidades con la finalidad de despertar
actualidad, la jurisdicción territorial ha dejado identificaciones subjetivas, que aparecen y
de ser el referente para la imposición de un desaparecen al tenor del mercado. La lógica se
orden social, y sus dispositivos institucionales sostiene de la oferta de referentes identitarios no
han dejado su lugar a la lógica impuesta por circunscritos a ningún espacio territorial, sino
las transnacionales y el mercado mundial. La inscritos en la extraterritorialidad del mercado
sociedad de la modernidad líquida presenta global. Son identidades para consumir, por ende
una reorganización de las modalidades del volátiles y cambiantes, y que además deben ser
poder caracterizada por la extraterritorialidad. endebles, deben permutar constantemente para
Ya no es el tiempo de la territorialidad no dejar de estimular el consumo. El mundo
panóptica o manicomial sino de su reforma contemporáneo es un “mundo en que las cosas
en “extraterritorialidad del poder” (Bauman, deliberadamente inestables son la materia
2006: 17), clasificatoria y “desinstitucionalizada” prima para la constitución de identidades
que no va sin el apoyo de otros mecanismos necesariamente inestables” (Bauman, 2004:
de vigilancia y control. Las clasificaciones de 92). ¡Necesariamente!, necesariamente se
“trastornos mentales” lejos de ser un producto requiere de la inestabilidad en el mercado de
del avance técnico y científico, son engranajes de identidades para estimular la compulsión del
un sistema mundial del manejo del sufrimiento consumo, y que en el caso de las identidades
humano puesto a disposición de la extracción diagnósticas hiperinflacionadas, se sostienen
del valor y la acumulación a través del consumo, por la coalición de los medios informáticos
es decir, la “desintitucionalización” y la que las ofertan. No es raro, más bien es común
promoción de manuales clasificatorios hacen en el mundo contemporáneo del quehacer
parte del mundo contemporáneo del “capital clínico, encontrarnos con pacientes que se han
flotante” o “capital nómada” (Ibíd.: 96) propio identificado con alguna categoría diagnóstica
de la sociedad de consumo. Las clasificaciones de la que se han informado por medio de la
de “trastornos” son mecanismos ensamblados al publicidad de los medios de comunicación
sistema ideológico de la política de mercado, y masiva, que son expertos en proveer identidades
hacen parte del aparato de liberalización de la (“tengo depresión”, “tiene hiperactividad”)
economía desregulada y del “libre” comercio que socavan el miedo y la angustia propias de
que se sostiene del debilitamiento progresivo la condición humana, y obturan la pregunta
de las instituciones que otrora sirvieron para el posible por otras palabras que los representen
control, manejo y rectificación de las poblaciones más allá de las categorías diagnósticas, que
(Estado y manicomio, por ejemplo). claro, no llegan solas, sino con planes de
El “dispositivo psi” –para usar la precisa tratamiento predefinidos y dirigidos por
denominación propuesta por Braunstein- se fármacos psicoactivos.
formó y se ha transformado al compás del tiempo El estado del Estado en la actualidad es,
de la modernidad y su forma de organización según Bauman (2008), un Estado del miedo
económica. El “capitalismo harware” (Bauman, y la seguridad construidos mediáticamente.
2004: 122) propio de la modernidad sólida, A su entender, el “Estado social” preocupado
aquella de estructuras estables, duraderas y que por las garantías y servicios ciudadanos se ha
promueve la permanencia, se corresponde con trasformado en un Estado que extrae réditos
la institución manicomial y sus mecanismos de políticos y económicos de la explotación del
encierro, así como con el uso de las clasificaciones miedo y la promoción de peligros. Un “Estado de
psiquiátricas que sirvieron para definir quiénes la seguridad” o “Estado de la seguridad personal”
estaban dentro o fuera del asilo o dentro o fuera (Bauman, 2008: 11), que, en tanto Estado
de la cárcel; mientras que para el “capitalismo de promoción constante del miedo, articula
software” (Ibíd.: 125) que se corresponde con variadas y múltiples alternativas defensivas
las ideas de ductilidad, levedad, instantaneidad, que contrarrestarían los peligros cada día más
velocidad y movilidad del manejo de capitales, crecientes; es un Estado que con el mercado

La psicopatologización y sus derivas: Modernidad y Modernidad Líquida 27


de salvaguardas subsisten cooperativamente lo consumido sea rápidamente desechado en
en la actualidad. En este contexto, los peligros busca de otro objeto para el consumo. A su vez,
contemporáneos promocionados por los la promocionada inmediatez de tratamientos
medios de comunicación que soportan la socaba las condiciones de la clínica que requiere
contemporánea lógica estatal, y que son el de tiempo, esa clínica que escucha y acompaña
soporte de las “condiciones liquidas” de vida, en el sufrimiento y que no resulta rentable en
Crítica, Política y Subalternidades

encontramos el siempre acechante peligro de la el tiempo de la modernidad líquida, pues, tanto


“patología” o la “patología mental” (“trastornos la oferta de psicopatologías y sus tratamientos
mentales”). En tanto posicionado en la vida promueven en sus consumidores necesidades
pública a través del marketing farmacéutico, sirve de satisfacción inmediata y volátil, de tal modo,
para articular la vida de consumo en la oferta que no encuentren obstáculo en la deriva
de patologías y tratamientos, es decir, quien sea consumista que ofertan.
catalogado de “trastornado” inmediatamente De ahí que en la actualidad quizá estemos
estará inserto en un circuito de mercado, en el en medio de una transformación del dispositivo
sistema de producción y administración de su de poder de la psiquiatría y de la incidencia que
condición. El fenómeno de psicopatologización tienen las categorías psicopatológicas para el
en el mundo global (“psicopatoglogización”) sostenimiento de ese orden. No obstante, dicha
es un fenómeno construido, entre otras cosas, transformación puede ser leída al compás de la
mediáticamente, y tiene por objetivo la inserción “modernidad líquida” propuesta por Bauman,
de los sujetos a los encasillamientos diagnósticos y entendida según las particulares maneras de
para la posterior consolidación del sistema de ordenamiento social y cultural que pertenecen
consumo. Las categorías psicodiagnósticas se a la contemporánea situación histórica. La
vuelven en la época de la modernidad líquida, psiquiatría quizá está cambiando sus ropajes, su
mercancías de tipo simbólico-identitario que fachada, pero en el fondo sigue respondiendo a
responden a los criterios relativos al consumo: los encargos políticos, económicos, sociales y
“inmediatez del consumo, la inmediatez de la culturales, como siempre y desde su nacimiento
gratificación y la inmediatez del lucro” (Bauman, lo ha hecho, solo que en la actualidad dichos
2015: 96), es decir, como cualquier producto ropajes responden a las necesidades históricas
promocionado por el mercado, debe funcionar contemporáneas y a las modalidades específicas
incentivando el consumismo, de tal manera que de organización de lo económico y lo político.

Bibliografía

Bauman, Z. (2004). Modernidad Líquida. Buenos Aires: FCE.


-------- (2006). La Globalización consecuencias humanas. Buenos Aires: FCE.
-------- (2008). Archipiélago de excepciones. Buenos Aires: Kats editores.
-------- (2015). La Cultura en el mundo de la modernidad liquida. México: FCE.
Braunstein, N. (2013). Clasificar en Psiquiatría. Buenos Aires: siglo xxi.
Canguilhem, G. (2009). Estudios de Historia y de Filosofía de las Ciencias. Buenos Aires: Amorrortu.
Castel, R. (2009). El orden Psiquiátrico; la edad de oro del alienismo. Buenos Aires: Nueva Visión.
Durkheim, E. Las reglas del método sociológico. Buenos Aires: Schapire.
Foucault, M. (1980). La Microfísica del poder. Madrid: Ed. de la Piqueta.
-------- (2006a). Historia de la Locura en la época clásica Tomo I. México: Fondo de Cultura Económica.
-------- (2006b). El Nacimiento de la Clínica. Mexico DF: Siglo XXI editores.
-------- (2006c). Vigilar y Castigar Nacimiento de la prisión. Buenos Aires: Siglo XXI.
Frances, A. (2013). Saving Normal. New York: Harper Collins.
Goffman, E. (2009). Internados. Buenos Aires: Amorrortu.
Huertas, R. (2008). Los Laboratorios de la Norma: Medicina y Regulación Social en el Estado Liberal.
Barcelona: Octaedro.
-------- (2012). Historia Cultural de la psiquiatría. Madrid: Catarata.
Lombroso, C. (1902). El delito: Sus causas y remedios. Madrid: Victoriano Suárez.
Magnan, V. (1893). Leçons cliniques sur les maladies mentales. Paris: Baillére.
Morel, B. (1857). Traité des dégénérescence de l’éspèce humaine. Paris: Baillére.
Rodríguez, J. (2009). Salud Mental en la Comunidad. (J. Rodríguez, Ed.) Washington D.C: OPS.
Stagnaro, J. C. (2015). Introducción: en torno al origen del primer alienismo. Asclepio, 104-113.

28 Andrés Osorio
Pulsiones y (de)construcciones de Marx:
una aproximación a su pensamiento

Pulsions and (de)constructions of Marx:


an approximation to his thought
Giovanny Manuel Manosalvas Cornejo1
gmmanosalvas@uce.edu.ec

Recibido: 2017-08-07
Aprobado: 2017-12-10

Resumen

Este trabajo constituye una aproximación al pensamiento de Marx recogiendo algunos de sus aportes más importantes
en su intento por caracterizar el funcionamiento del capitalismo y desentrañar sus lógicas y contradicciones internas. Por
otro lado, se pretende poner de manifiesto la potencia de su estructura de análisis en el tratamiento teórico y metodológico
de la realidad (económica). Se tratan: i) ideas preparatorias, ii) problematización y complejidades del pensamiento de
Marx, iii) el modelo teórico de Marx y la realidad, iv) el capital su racionalidad, itinerancias y contradicciones, v) un
orden (des)armónico: la crisis, vi) una cuestión de fondo, vii) la deconstrucción del orden democrático, y viii) reflexiones
finales. El aporte del artículo yace en la medida en la que, mediante algunas intermediaciones empíricas, se pone a debate
la validez de las ideas de Marx como herramientas de interpretación (económica) contemporánea con el fin de crear y
recrear una lectura crítica del actual capitalismo.

Palabras clave: marxismo, economía política, alienación, contradicciones, capitalismo, democracia

Abstract

This work constitutes an approximation to Marx’s thought, picking up some of its most important contributions in its
attempt to characterize the functioning of capitalism and unravel its internal logics and contradictions. On the other
hand, it is intended to highlight the power of its analysis structure in the theoretical and methodological treatment of
(economic) reality. They deal with: i) preparatory ideas, ii) problematization and complexities of Marx’s thought, iii)
Marx’s theoretical model and reality, iv) capital, its rationality, itinerancies and contradictions, v) a (de) harmonic order:
the crisis, vi) a substantive issue, vii) the deconstruction of the democratic order, and viii) final reflections. This article’s
contribution lies in the extent to which, through some empirical mediations, the validity of Marx’s ideas as contemporary
(economic) interpretation tools is put to debate in order to create and recreate a critical reading of current capitalism.

Keywords: Marxism, political economy, alienation, contradictions, capitalism, democracy

1 Docente investigador de la Universidad Central del Ecuador en el Instituto Superior de Investigación y Posgrado de la Facultad de Ciencias Eco-
nómicas. Cuenta con estudios en Economía, Finanzas, Administración de Empresas (MBA) y Educación Superior.

Pulsiones y (de)construcciones de Marx: una aproximación a su pensamiento 29


Algunas ideas preparatorias estos relatos primigenios; sin embargo, el real
aporte se centra en (otra) interpretación del
La Escuela de la Sospecha, cuyo espacio sentido económico, ético y de la conciencia. En
está nutrido por tres vertientes de pensadores esta perspectiva: Marx impulsa la liberación
de finales del siglo XIX y principios del siglo (social) mediante el desenmascaramiento de
XX: Marx, Nietzsche y Freud, plantea que las la ideología burguesa, Nietzsche promueve
Crítica, Política y Subalternidades

cosas que creemos (o descreemos), hacemos (o la restauración del hombre a través de la


deshacemos) y conocemos (o desconocemos) superación de sus conflictos, resentimientos
son, en definitiva, impropias; no son más que, y la adquisición de nuevos valores contrarios
en el terreno de lo económico, del lenguaje al statu quo tradicional-occidental y Freud
o del inconsciente, creaciones alienadas apuesta por la recomposición de la conciencia
(Ricoeur, 1965). En otras palabras que, por con base en la aceptación del principio de la
ejemplo, el inconsciente muestra que aquello realidad.
que suponemos que son las motivaciones de Estos pensadores proponen un nuevo modo
nuestras acciones, en realidad, no lo son o de considerar la interpretación de la realidad
son desconocidas (Freud) o que el lenguaje se sobre la base de esclarecer la intencionalidad
encuentra supeditado por nuestras voluntades (oculta) del lenguaje pues, al final, éste no
cuando, en realidad, más que hablar a través termina por expresar las cosas que realmente
del lenguaje es éste el que se expresa a través son, así como, simultáneamente, por otro
de nosotros2 (Nietzsche) o que la expresión de lado, las cosas trasmiten o “hablan” sin ser
nuestras relaciones sociales (económicas), el necesariamente lenguaje (Vignale, 2011).
modo (enajenado) mediante el cual creemos, En este mismo orden de ideas Foucault
pensamos, sentimos y actuamos no constituye (citado en Gerbando, Manni, Meyer 2006: 81),
una forma consciente de percibir la realidad al referirse a la Escuela de la Sospecha, señala:
sino es, por el contrario, una imposición del
juego de intereses de las clases dominantes Marx no se limita a interpretar la sociedad
burguesa, sino a la interpretación burguesa
(Marx). Al final estos tres pensadores, con sus
de la sociedad; Freud no interpreta el sueño
propias incursiones, desde sus distintos ámbitos, del paciente, sino el relato que el paciente
concretan un objetivo: deconstruir la “realidad” hace de su sueño; y Nietzsche no interpreta
contada. a la moral de Occidente, sino al discurso
La Escuela de la Sospecha, por tanto, que Occidente ha hecho de la moral.
intenta desnaturalizar las explicaciones de las
cotidianidades y poner de manifiesto el carácter Por ello, Foucault (citado en Vignale, 2011)
epistemológico de las discusiones de la realidad, sostiene que estos tres pensadores no es que, en
impugnando para este fin el orden (establecido) definitiva, dan un nuevo sentido a sus distintos
de las cosas y las consecuentes alternativa para objetos de estudio sino, alternativamente,
(re)pensar nuevas “explicaciones” y caminos. “han cambiado la naturaleza de su signo” y
Estos tres pensadores gravitan en torno a una así modificado la manera cómo el signo (o
misma idea: la sospecha y, por derivación de perspectiva) podría ser interpretado. Las
ésta, la deconstrucción del orden unívoco. sospechas de Marx, Nietzsche y Freud no van
Estas propuestas suponen la posibilidad en la línea de rebatir apariencias (artificiales)
de plantearnos otras formas y modos de de las cosas, sino expresan de qué modo estas
construcción del conocimiento y asimilación de “apariencias” conducen a la noción de realidad.
nuevos relatos y “realidades”. La realidad es, al final de cuentas, nada más
No obstante, lo que resulta aún más y nada menos que el resultado de nuestras
esclarecedor no pasa necesariamente por la particulares y colectivas interpretaciones.
demolición (otra vez unívoca) de los relatos En esta perspectiva y en el plano de lo
económicos (políticos), éticos o entramados económico, Marx y su pensamiento, que
de la consciencia, en cuyo caso estaríamos constituye el objeto central de nuestro trabajo,
cayendo (nuevamente) en el error fundacional: plantean indiscutiblemente potentes rupturas
la negación de la sospecha en sí misma. Por respecto del relato de la realidad económica
supuesto, al final es inevitable la objeción de y sus dinámicas subyacentes. Así, desde sus
primigenios planteamientos deja sentado de
manera explícita sus intenciones e intereses
(científicos y políticos).
2 Una obra absolutamente recomendable, en este sentido,
Por otro lado, si reflexionamos alrededor
es la de Monedero J. C. (2009). El gobierno de las pala- de la idea (generalizada) que señala que la
bras. Política para tiempos de confusión. humanidad, bajo el sistema de producción

30 Giovanny Manuel Manosalvas Cornejo


capitalista, atendiendo a todos los avances humanas persisten. El progreso ha pasado por
científicos y tecnológicos alcanzados, (más alto a grupos, comunidades y sociedades, y
o menos) transita históricamente hacia el hay personas que se han quedado al margen”
mejoramiento (generalizado) de las condiciones (Ibíd.: 2). En este análisis se corrobora el hecho
materiales y espirituales del hombre y la sociedad (sintomático) de que el 1% de la población
en su conjunto; la Escuela de la Sospecha y mundial posee el 46% de la riqueza.
de forma particular el pensamiento de Marx, Como complemento de lo anterior, pero

Revista Ciencias Sociales no. 41


proveen una matriz de análisis que apuntarían, en una perspectiva menos estática, surge la
quizás, en un sentido inverso, es decir “intuir” idea de que más que un avance recreado por
que el actual sistema de organización social, la humanidad se evidencia, por el contrario,
política y económica, llamado capitalismo, un retroceso social. En este sentido, Milanovic
más bien concretaría lo contrario o, en otras (1999: 82) sostiene: “la proporción entre el
palabras, retrocesos. ingreso medio del 5% superior en el mundo y el
La sospechosa realidad, entonces, de 5% inferior aumentó de 78 [a 1] en 1988 a 114
civilidad y desarrollo de la humanidad [a 1] en 1993”.
parecería más bien mostrarse en medio de sus En Latinoamérica, según Oxfam4 (2017),
propias contradicciones que, cada vez y en que analiza datos de pobreza multidimensional5,
mayor medida, en la esfera de “lo económico”, se destacan con menores índices: Chile (7%),
se expresan en términos de, a nuestro juicio, Argentina (8%), Uruguay (9%) y Brasil (14%).
las distancias entre las reales posibilidades Con mayores dificultades aparecen: Ecuador
materiales de las que dispone la humanidad, (31%), Colombia (35%), y Perú (37%). En el
con todo y su despliegue tecnológico, y, de extremo se sitúan: Bolivia (58%), Guatemala
la otra orilla, su materialización efectiva en (70%) y Honduras (71%). Según esta misma
términos de condiciones de vida del conjunto fuente el número de veces que el ingreso
de la sociedad, incluso en las mismas orillas de promedio anual de cada persona de un hogar
las sociedades “desarrolladas”3. En este sentido multimillonario multiplica el ingreso promedio
Ortiz y Cummins (2012: 49-50) revelan: anual de cada persona de un hogar tipo situada
en el quintil más bajo (pobre) es: Chile (401),
Vivimos en un planeta donde, en su Argentina (429), Uruguay (243) y Brasil (964).
conjunto, el quintil más rico de la población Así mismo este índice es para: Ecuador (625),
disfruta de más del 70 % del ingreso total, Colombia (880), y Perú (795). En el extremo se
en comparación con un exiguo 2 % para el encuentran: Bolivia (1978), Guatemala (1761) y
quintil más pobre. (…) un mundo en el que
Honduras (3919).
más de ocho millones de niños pequeños
mueren cada año (unos 22,000 al día), y
En el contexto particular de la economía
la mayoría de sus muertes son prevenibles ecuatoriana, cuyo panorama no difiere
(…) El hambre, la malnutrición y la falta demasiado de los escenarios anteriores
de agua potable segura contribuyen a al (latinoamericano y mundial), y de acuerdo con
menos la mitad de la mortalidad infantil, y los datos proporcionados por Oxfam (2017) y
su incidencia está altamente concentrada en el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos
los quintiles más pobres. (INEC, 2017)6, un miembro tipo, que se ubica
en el decil VI (ingreso medio bajo), que integra
En esta misma línea, el Programa de las un hogar cuyos ingresos mensuales promedio
Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD, ascienden a USD 700,00; debería trabajar el
2016: 1) reconoce: “los progresos realizados equivalente a 36 años y 6 meses para igualar,
en el ámbito del desarrollo humano han sido
impresionantes en los últimos 25 años”; sin
embargo, también, señala que “el desarrollo
humano ha sido desigual y las carencias 4 Fuente: Oxfam International (2017) - Calculadora de la
desigualdad (herramienta virtual)
5 Considerada en términos de carencias en salud, educa-
ción y otros estándares de calidad de vida.
3 Según datos de la OIT (2014), un 17,2% de la población 6 Para efectos de cálculo, los datos de los ingresos fueron
europea en 2014 era pobre (por encima del 16,5% en extraídos del INEC incluidos en el reporte del Índice de
2005). En Estados Unidos, el índice de pobreza subió Precios al Consumidor a enero de 2017, donde se esta-
de 23,8 a 24,6 en el mismo período. En Alemania, un blece que un hogar tipo, que se encuentra integrado por
décimo de la población es considerada pobre “pese a cuatro miembros, percibe un ingreso (total) mensual de
tener trabajo”. Además, los desocupados en ese país se Usd 700,00 (incluidos dos sobresueldos). El número de
encuentran en una situación de mayor riesgo de caer en perceptores (por hogar) es 1,60. El salario mensual por
la pobreza, en comparación al promedio de otros países miembro tipo asciende a USD 375,00 (remuneración)
de la UE. más USD 62,50 (dos sobresueldos).

Pulsiones y (de)construcciones de Marx: una aproximación a su pensamiento 31


por ejemplo, ingreso mensual promedio de un de intereses marcadamente contrapuestos,
multimillonario (ecuatoriano). En el decil I existente no en un mundo ideal, sino en un
(ingreso bajo) esta equivalencia se incrementa a escenario plenamente terrenal-concreto, en
159 años y 2 meses y en los deciles VIII (ingreso donde una clase subordina a otra y se aprovecha
medio) y X (ingreso alto), estas equivalencias de su trabajo. Según Marx, las relaciones entre
descienden a 21 años 9 meses y a 6 años 9 meses, los seres humanos, en determinada sociedad,
Crítica, Política y Subalternidades

respectivamente. se establecen sobre la base de las relaciones de


De la otra orilla, según esta fuente, para producción; es decir, el modo de producción
el mismo caso ecuatoriano, el tiempo que marca las pautas de las relaciones que se
le tomaría a un multimillonario obtener los establecen en determinada forma social. Así,
ingresos mensuales de un miembro tipo ubicado las relaciones sociales no dependen, atendiendo
en el decil VI (ingreso medio bajo) sería 1 hora a las apariencias de los seres humanos, sino
con 39 minutos, en el decil I (ingreso bajo) que responden, en última instancia, a leyes
serían 23 minutos. En los deciles VIII (ingreso económicas.
medio) y X (ingreso alto), estas equivalencias Ello muestra, entonces, otras complejidades
ascenderían a 2 horas 47 minutos para el implícitas, por extensión, en el desarrollo
primero y 8 horas 55 minutos para el segundo. histórico de la humanidad y re-plantea su
Desde otro ángulo, según la misma fuente, en tratamiento no tomando en cuenta las acciones
Ecuador hay 280 multimillonarios cuya fortuna de los hombres como tal, puesto que ellas
representa 7,8 veces la inversión del Estado en mismas son producto de la base económica,
educación que equivale al 32% del PIB. sino como resultado de las relaciones de
Ante esta serie de datos (duros) quizás producción, del estado de desarrollo de las
cabría preguntarse: ¿la humanidad camina en fuerzas productivas y de un determinado
la dirección correcta? ¿resulta sensato admitir momento histórico. Con esto, además, Marx
un modelo de organización social con tales sostuvo que frente a los acontecimientos sociales
injusticias? ¿qué tipo de carencias podrían no queda otra alternativa que la adopción de
apelarse para justificar este orden de las cosas? una postura decisiva y, a la vez, dicotómica:
A lo mejor, en medio de este panorama i) etiquetarlos como resultado “natural”, que
y de todos los esfuerzos para entender no se pueden cambiar, que están establecidos
nuestras realidades, uno de los pensadores de una vez y para siempre; o ii) concretar un
que posiblemente complejice con prolijidad y posicionamiento intelectualmente crítico,
luminosidad el problema del desarrollo humano, revolucionario; nada está, por tanto, establecido
desde la perspectiva económica, sea precisamente eternamente, todo es susceptible de cambio. La
Karl Marx. A continuación, a nuestro juicio, se primera razón trata de atribuir las causalidades
exponen algunos de estos porqués. de los problemas sociales a un orden
establecido (metafísico) sin cuestionamientos;
Problematización y complejidades la segunda es, indiscutiblemente, revolucionaria
del pensamiento de Marx (deconstructiva) y Marx lo fue, sino ¿cuál
sería el lugar en su obra, por ejemplo, del
Una de las principales aportaciones mismo Manifiesto Comunista de 1848, escrito
del planteamiento de Marx en el orden conjuntamente con Engels a la temprana edad
metodológico es que, por primera vez, pero de 30 años y que clarifica su intencionalidad
sobre todo de manera integral y sostenida, política y sus permanentes preocupaciones?
el estudio de la economía, sus problemas y Una segunda aportación de Marx, ya implícita
sus leyes, así como de la estructura social que en la primera, es el enfoque dialéctico. Lo que
de ellas se deriva (es decir, del ser humano dota a Marx de ese elemento exponencialmente
productivo dentro de la sociedad) es abordado a diferenciador es, precisamente, la ausencia de
la luz de un conflicto de clases7 o, para llamarlo un interés (manifiesto) por la preservación de la
de manera más contemporánea, una pugna economía capitalista o del sistema capitalista de
producción como tal. Así frente a las posturas
de los economistas clásicos que explicaban
“desinteresadamente” la historia y la economía
7 Evidentemente (ello) sin desconocer, por otro lado, los (Adam Smith, David Ricardo, Thomas Malthus,
aportes de A. Smith y, sobre todo, D. Ricardo, así como etc.) la preocupación motriz de Marx es la
también los trabajos de los denominados socialistas problematización del desarrollo humano y
utópicos que, sin duda, resultan las bases precedentes de
las reflexiones de Marx pero que, al final, si bien apun-
cómo éste se produce en espiral, lejos siempre de
tan en este sentido no abordan al “conflicto de clases” una artificiosa ausencia de interés por explicar
con el grado de complejización y profundidad de este. las cosas. Dicho de otro modo, este pensador

32 Giovanny Manuel Manosalvas Cornejo


plantea la deconstrucción del capitalismo. Con frente a otras escuelas/corrientes y pensadores
esta intención, Marx (1847) parte de la idea de de la economía (política). Sin embargo, Marx
que nada permanece inmóvil en el tiempo, todo se limitó a discutir fundamentalmente con
es susceptible de ser cambiado; por consiguiente, aquellos representantes de la economía clásica
todo debe tamizarse críticamente. En este “seria”, con aquellos –según él– con auténticas
sentido Marx (1845: 16) levanta una crítica pretensiones científicas. Sin embargo, por otro
(durísima) a sus antecesores sentenciando: “Los lado, respecto a los trabajos de economistas

Revista Ciencias Sociales no. 41


filósofos no han hecho más que interpretar, como Jevons (1871), Menger (1871) o Walras
de diversos modos, el mundo pero de lo que (1874), y pese a ser autores que publicaron
se trata es de transformarlo”. Esta afirmación sus principales obras8 coetáneamente a El
explicita el carácter itinerante de su obra que, Capital9, es decir entre 1867 y 1894, el debate
al ser transpolada al terreno de lo económico, que se hubiera podido esperar fue inexistente,
resulta esclarecedora: los economistas, hasta y precisamente lo fue en razón de que, para
ese momento, han tratado de explicar las Marx, estos intelectuales eran lo que definiría
leyes económicas y justificar el orden burgués, como representantes de la economía “vulgar” o
cuando de lo que se trata es de transformarlo “apologética” (Arrizabalo, 2014).
(políticamente). Es posible que la razón que esté detrás de
Por tanto, una teoría revolucionaria, que esta coetaneidad pueda explicarse a partir de
pretenda explicar científicamente las leyes que la publicación de El Capital – Tomo I (y
económicas en su causalidad, de acuerdo con sus dos subsiguiente tomos) tenga aparejado la
Marx, sólo puede ser objetiva si examina el defensa de los intereses de la clase trabajadora y
desarrollo histórico social a través de una su, consecuente, impugnación a las estructuras
lente dialéctica, en donde todo se transforma, sociales de producción (o lo que es “peor” la
evoluciona y revoluciona, poniendo de propulsión de la revolución de los trabajadores),
manifiesto el movimiento permanente de la por cuanto resultaría indispensable la creación
sociedad como resultado de la lucha de clases de una contraofensiva mediante otros autores y
y su constante contradicción, de manera más aparatajes teóricos (neoclásicos) legitimadores
visible, sobre todo cuando las formas y los del orden social dominante.
medios de producción se han desarrollado Cabe considerar, por otra parte, que
y cambian a tal punto que desbordan sus siendo la Economía una Ciencia Social10 está
anteriores matrices. Al volverse éstas caducas, sujeta a los vaivenes de su propia evolución
el nuevo orden social exige un cambio, busca y realidades históricas, por tanto, su devenir
los medios para esa transformación de modo está estrechamente matizado por el contexto
tal que todo lo antiguo y anticuado deja paso a material sobre el cual se genera y la ideología de
nuevas relaciones de producción e intercambio. la cual se desprende. En este sentido, se pueden
Esto concreta, al final de cuentas, una sucesión encontrar algunos elementos que justificarían
de relaciones y modos de producción que el surgimiento del pensamiento económico
constituye una nueva forma del relato de la neoclásico (marginalista) a finales del siglo
historia (económica) de la humanidad. Al XIX y que están en sincronía con una serie de
respecto cabe una pregunta un tanto más general factores (históricos) como las crisis suscitadas
¿la historia de la humanidad, las civilizaciones, en este periodo –siendo, por ejemplo, la de 1873
sus continuidades, decadencias, irrupciones, especialmente virulenta en los Estados Unidos
retrocesos y reinvenciones están contadas/ de Norteamérica–, la intensificación de la lucha
relatadas a partir de disputas de clase o, de otro de clases y, de forma contundente, el surgimiento
modo, surgen como relatos casi anecdóticos de de un movimiento obrero organizado cuya
sucesos desconectados o desestructurados o no principal teoría y praxis estaba cimentada en las
totalizadores? ideas de Marx (y, evidentemente, el marxismo
Una muestra de ello que expresa bien este en general). No parece plausible atribuir a la
“juego” de intereses de clase es, precisamente,
la coetaneidad de las obras de Marx
(específicamente El Capital en sus tres tomos)
8 Jevons, W. (1871). La teoría de la economía política.;
frente a los creadores de la llamada corriente Menger, C. (1871). Principios de economía política.; Wal-
neoclásica de pensamiento. Así, si recobramos ras, L. (1874). Elementos de economía política pura.
el título completo de la obra cumbre de Marx, 9 Marx, K. (1867). El Capital. Crítica de la economía po-
El Capital: Crítica de la Economía Política – lítica, Libro I.; Marx, K. (1885). El Capital. Crítica de la
economía política, Libro II.; Marx, K. (1894). El Capital.
Tomo I (1867), se hace evidente, por un lado, Crítica de la economía política, Libro III.
la intención explícita del autor para someter a 10 Y a este respecto preferimos en dejar de lado el debate
debate sus ideas, aportaciones e impugnaciones de ciencia o disciplina.

Pulsiones y (de)construcciones de Marx: una aproximación a su pensamiento 33


(simple) casualidad el hecho de que estos tres eclecticismo, concretan ideas tales como: modo
pensadores denominados neoclásicos (Jevons, de producción, fuerzas productivas y relaciones
Menger y Walras), aun en contextos y escuelas de producción, con la pretensión de revelar la
de pensamiento económico diferentes con sus naturaleza del capital en términos de relaciones
posteriores desarrollos11, llegasen a una serie sociales y no únicamente su materialidad (o la
de conclusiones coincidentes: el concepto de la simple acumulación material). Esto permite
Crítica, Política y Subalternidades

utilidad marginal (decreciente), el rechazo de la recrear (teóricamente) nociones sobre el trabajo,


intervención del Estado y, sobre todo, las teorías la fuerza de trabajo, el tiempo de trabajo, el
subjetivas del valor. Estas propuestas teóricas valor de uso, el valor de cambio, la plusvalía,
contrarias al pensamiento de Marx, al parecer, el fetichismo de las mercancías, las crisis, las
constituirían las “respuestas” políticas lógicas a leyes del aumento de la composición orgánica
una posible ruptura y surgimiento de un nuevo de capital o la tendencia decreciente de la tasa
orden social como resultado de la impugnación de ganancia, por mencionar algunos elementos;
a las clases dominantes (burguesía ascendente) sin los cuales sería imposible la articulación de
y su condición hegemónica que (aún) mantiene un relato consistente de la realidad económica
su presencia12. En otras palabras, todo apunta a mundial y local. Para ilustrar este complejo
que la articulación y emergencia de una teoría entramado teórico, Marx acude, inicialmente, a
(alternativa) contraria a la de Marx concretaría, la explicación de las dinámicas de acumulación
al final, una respuesta (lógica) de clase. (de capital) y cómo éstas, a pesar del “aparente”
caos e inconexión, se encuentran articuladas
El modelo teórico de Marx y su bajo una serie de leyes o lógicas de carácter
correlato de la realidad general, dejando entrever ciertos patrones
estructurales que las denominó “leyes generales
Marx al parecer proporciona, desde una de la acumulación capitalista” donde se
perspectiva general, una base conceptual muy pueden destacan tres ejes: a) La concentración
potente que permite validar nuestras propias y centralización del capital; b) El ejército
explicaciones económicas y el consecuente industrial de reserva o la respuesta poblacional
desarrollo de la sociedad con sus diferentes a las demandas del proceso de acumulación; y
matices y estadios, requisito sine qua non, que c) La ley del descenso tendencial de la tasa de
todo intento (científicamente comprometido ganancia.
con la verdad) por desentrañar la realidad debe Pero, para enlazar estos elementos y
incorporar. En otras palabras, encarar cualquier establecer el carácter holístico de las ideas
esfuerzo por explicar el mundo desde una (generales) de Marx, ¿qué es, en definitiva,
perspectiva histórica concreta y acotada, tal para este pensador su principal preocupación:
y como lo hacía Marx, y no ideal como Hegel el capitalismo? En principio es preciso señalar
(1807) el mayor dialéctico pero idealista. que cualquier definición que podamos aportar
Para ello Marx construye una teoría de la aquí, a este respecto, se encuentra restringida
evolución social del capitalismo que gravita en por ser incompleta, por cuanto su tratamiento
torno a una hipótesis de partida fundamental: pormenorizado y complejización demandan
la estructura y lógicas económicas tienen un espectro de mucha mayor profundidad que,
un papel protagónico y, en última instancia, por ahora, no constituye el principal objetivo
logran explicar de manera racional y no de este trabajo. No obstante, y a fin de contar
mistificada el funcionamiento de la sociedad una visión panorámica que permita situar las
(Husson, 2014). Este entramado teórico se preocupaciones/discusiones de Marx sobre la
encuentra nutrido a partir de un conjunto de noción de capitalismo, podemos aproximarnos
conceptos que, sin llegar a las turbulencias del diciendo que constituye un sistema productivo
que se asienta sobre la base (material) de
la necesidad del capital por re-valorizarse,
re-producirse (crecer) o rentabilizarse
11 Con el paso del tiempo, Jevons se convertirá en el pre- (aparentemente por “sí mismo”) poniendo
cursor de la Escuela de Cambridge sistematizada por de manifiesto su cualidad fundacional. No
Marshall; Menger de la Escuela de Vena sistematizada
por Böhm-Bawerk; y Walras en el precursor de la Es-
obstante, este incremento del valor sienta sus
cuela de Lausana sistematizada más adelante por Pareto. bases en la medida en la que el capitalista se va
12 Existiendo, no obstante, significativas matizaciones. Re- apropiando (con mayor o menor “legitimidad”)
cordemos que, por ejemplo, el pensamiento keynesiano de un valor ajeno pero, necesariamente,
tendrá un despliegue fundamental a mediados del siglo
XX, fenómeno íntimamente relacionado con la brutal
surgido a partir del trabajo asalariado. Por
crisis de los años treinta en EE.UU y la necesidad de que lo tanto, la dinámica del capitalismo supone
el Estado fuese la palanca del crecimiento económico. necesariamente un régimen de producción

34 Giovanny Manuel Manosalvas Cornejo


donde el valor crece a partir de la apropiación (oculto) de la explotación, viene dada por el
o explotación del trabajo asalariado. Esta idea, hecho de reconocer que bajo este modo de
al final de cuentas, contiene en sus mismas producción se han mejorado las condiciones de
entrañas el carácter de vulneración y atropello la clase trabajadora considerando, por ejemplo,
de la clase trabajadora. Esto supone, para los que los salarios reales hayan experimentado, a
trabajadores, un arsenal teórico suficientemente lo largo del tiempo, alzas y mejoras sostenidas,
potente para la defensa de sus intereses de clase abriendo el paso a la conformación de lo que se

Revista Ciencias Sociales no. 41


en contra de su explotación, entendiéndola denomina la “clase media”. Esto es una realidad
como una determinación objetiva del propio (parcial), sin embargo la explotación tiene que
sistema de producción. ver (más) con el salario relativo, es decir la
Marx (1867: 69-71), incorporando (además) proporción del excedente que va a remunerar a
otros elementos teóricos13, no puede ser más los trabajadores en relación con las rentas que
claro al señalar: van, en oposición, a remunerar al capital o, en
palabras más simples, a la parte del “pastel”
Cuanto mayores sean la riqueza social […], que va a parar a manos de los trabajadores que,
tanto mayor será [el] ejército industrial de en definitiva, son los verdaderos creadores del
reserva. […] Pero cuanto mayor sea este valor (en detrimento de la parte que va a parar
ejército de reserva […], tanto mayor serán
a manos del capital o los capitalistas). Algunos
[…] las capas obreras […]. Cuanto mayores
sean, finalmente, las capas de la clase obrera
de los trabajos que recogen esta idea, en
formadas por menesterosos enfermizos y el términos de análisis empíricos, son de: Moseley
ejército industrial de reserva, tanto mayor será (1991), Shaikh y Tonak (1994), Cámara (2003),
el pauperismo oficial. Esta es la ley general, Guerrero (1989, 2006), Mateo (2004, 2006),
absoluta, de la acumulación capitalista. […] Maito (2013), entre otros.
a medida que se acumula el capital tiene que Corroborando esta idea, Husson (2009: 7)
empeora la situación del obrero, sea cual afirma:
fuere –alta o baja– su remuneración.
La característica principal del capitalismo
Cabe, por tanto, reconocer el carácter mundializado desde el comienzo de la
ilegítimo del modo de producción cuyo elemento década de los años 80 es la bajada de la
consustancial del capitalismo es, sin duda, la parte salarial14, esto es, la parte del PIB
explotación de la clase trabajadora asalariada correspondiente a los asalariados. Tal
por parte de los capitalistas. No obstante, y lejos tendencia equivale (…) a una elevación de
la tasa de explotación.
de descalificar esta (implacable) afirmación, el
sentido más afinado de explotación trasciende
esta idea primigenia. En este sentido Guerrero Por otro lado, la idea que Marx sostiene
(2006: 9) apunta: sobre el funcionamiento del capitalismo pasa
por la constatación de continuos desequilibrios
La invasiva ideología liberal ha conseguido y contradicciones, en oposición a la noción de
que hasta los miembros de los sindicatos de un estado de cosas estáticas y armoniosas. Por lo
clase utilicen el lenguaje de los economistas tanto, y en respuesta a estas limitaciones, Marx
[…] y demás medios a disposición de la establece (únicamente) tendencias y lógicas
burguesía. Hablan de la explotación de sistémicas, como: i) la transformación del dinero
los niños en Asia […] pero ya no hablan en capital; ii) la disociación entre productores
de explotación en nuestro contexto social y medios de producción como elemento
más avanzado. De hecho […] ocurre todo
consustancial del desarrollo de las relaciones
lo contrario, mientas más desarrollada está
la productividad del trabajo colectivo de
capitalistas; y iii) el proceso de acumulación de
una sociedad, mayor grado de explotación capital como permanente vector de cause.
experimentan sus trabajadores. A partir de estas ideas primarias Marx, a
diferencia de sus antecesores colegas clásicos
Una forma (generalizada) de legitimización cuyas posturas defienden la armonicidad del
del capitalismo, que revela el carácter latente propio sistema, señaló contrariamente el carácter
violento del capitalismo, así como el anarquismo
destructivo del mercado. De esta manera,

13 Mismos que, por el momento y debido al espectro de


este trabajo, dejamos (nada más) señalados debido a
que nuestra intención no es profundizar en éstos sino, 14 A efectos de una constatación empírica de mayor cala-
más bien, proporcionar una noción (más) general de las do, se recomienda la lectura del trabajo de Husson, M.
ideas de Marx. (2009) Capitalismo puro.

Pulsiones y (de)construcciones de Marx: una aproximación a su pensamiento 35


en términos de las implicaciones sociales, se nada más, al no tener nada (en términos de
desprende el hecho de que el desarrollo del medios para producir) únicamente poseen su
capitalismo conduce fundamentalmente al fuerza de trabajo “susceptible” de ser vendida.
despilfarro de los recursos, a la exacerbación Del otro lado, los propietarios (privados) de los
de sus propias contradicciones, negándose a sí medios de producción, que compran la fuerza
mismo su condición de continuidad y estabilidad de trabajo, están al mismo tiempo sujetos
Crítica, Política y Subalternidades

sistémica. En oposición, tiempo después, Weber descarnadamente a la competencia entre ellos.


(1934) defendería la idea de que este sistema Esta disputa impone un ritmo (acelerado) de
conduce a la forma más afinada de organización inversión para cada capitalista, so pena de
o racionalización de la producción. perecer. Aquí se sitúa, por tanto, el génesis de
Sin embargo, Marx incluye en su teoría esa carrera frenética en búsqueda de beneficios
una de las tendencias centrales que caracteriza (privados). De esta manera, el “milagro” del
a la dinámica del capitalismo: el proceso de capitalismo se hace posible (únicamente) a
polarización del capital, consistente en la través de mercantilizarlo todo en su implacable
fractura, cada vez en mayor grado de, por un necesidad para generar (y privar) beneficios.
lado, una minúscula proporción de la población En esta (vertiginosa) pretensión, a nuestro
enriqueciéndose y, por el otro lado, grandes parecer, el sistema capitalista de producción
masas empobreciéndose. Esto a partir del e intercambio, no tanto por voluntad de unos
aumento de las riquezas en manos de pocos, la “buenos o malos” capitalistas (como algunas
centralización del capital, la concentración de la veces se pretende posicionar) sino por su propia
propiedad (privada) y la anulación (dialéctica) dinámica de sobrevivencia, ha convertido todo
de la libre competencia que opera, precisamente, en una mercancía. Todo se compra y se vende,
en dirección opuesta a sí misma gracias al incluso los seres humanos. Se vende la fuerza
aparecimiento de, por ejemplo, los monopolios de trabajo a cambio de un salario (siempre
u oligopsonios. insuficiente, muchas veces miserable). Se vende
De este modo, Marx intenta (re)descubrir la soberanía a cambio de préstamos y rescates. Se
un conjunto de contradicciones crecientes vende la vida y la muerte a través de las guerras
inherentes a las propias lógicas del sistema y el armamento. Se vende la salud, la educación
que no son más que expresiones de su carácter y los servicios básicos. Se venden las ideas y los
autodestructivo. De esta manera se revela el sueños al estilo imperialista. Se venden y compran
hecho de que las discontinuidades o surgimiento incluso las conciencias. Tal como lo sostuvo
de las crisis no constituyen en sí “accidentes” Marx, todo es susceptible de ser mercantilizado,
sistémicos (de motivaciones exógenas), sino, esa es la esencia del capitalismo y a través de ella
por el contrario, forman parte consustancial se establecen las relaciones y se define la vida (o,
de las mismas lógicas (contradictorias y más bien, la muerte) de los seres humanos.
autodestructivas) que operan en el propio En esta misma perspectiva, Dunning (1860:
sistema de producción capitalista. 33) apunta definiendo al capital, en tanto su
función social y su lógica y, por derivación de
El capital, su racionalidad, ello, al sistema de producción basado este así:
itinerancias y contradicciones
El capital aborrece la ausencia de beneficio
Un Marx sin una definición clara del capital o de un beneficio mínimo, al igual que
(en términos de su materialidad, simbolismo y la naturaleza tiene horror al vacío. Si el
beneficio es conveniente, el capital se
expresión social) resultaría imposible, por tanto
vuelve valiente: un 10% asegurado y se
el lugar que ocupa éste dentro de su obra es, sin puede utilizar por todas partes; un 20% ¡se
duda, privilegiado, posiblemente pudiésemos calienta!; un 50%, es de una temeridad loca;
calificarlo como una suerte de (gran) “eje al 100% pisotea todas las leyes humanas;
articulador” de toda su obra. Un primer al 300% no hay delito que no se atreva a
intento de definición, quizás con un carácter cometer, incluso arriesgándose a la horca.
“coloquial” y que, además, no está librado de
las implícitas limitaciones de una (muy) somera Otra idea central de pensamiento de Marx,
aproximación a este concepto, plantean Husson, respecto de la dinámica de funcionamiento del
Garí y Peralta (2014) sosteniendo que el capital, capital, es la Ley del Descenso Tendencial de
en principio, no es un acumulado material (de la Tasa de Ganancia que, sin duda, constituye
dinero o valores) sino una relación social que se uno de los vértices centrales en torno del cual
asienta sobre la impropiedad (o propiedad) de van gravitar el resto de desarrollos teóricos,
los medios de producción, esta inapropiación por cuanto concreta una serie de matrices y
(o apropiación privada) origina aquellos que, relaciones dinámicas y contradictorias que se

36 Giovanny Manuel Manosalvas Cornejo


establecen al interior del sistema de producción decir lo menos, el variopinto e inconexo tipo
capitalista. En ese sentido Manosalvas (2015: de explicaciones que se dan en torno a, por
78), al referirse a la lógica y función del capital, ejemplo, las causas de la última crisis económica
sobre la base de las ideas de Marx, sostiene: originada en 2008. Se sostiene, por ejemplo,
en el ámbito de la macroeconomía, que éstas
Las tensiones de tecnificación causadas se deben a fluctuaciones económicas como
por un permanente estado de competencia resultado de los shocks exógenos (un shock de

Revista Ciencias Sociales no. 41


configuran un escenario productivo donde la demanda o un shock de oferta, es decir, cambios
fracción del capital que se orienta a la compra
en políticas gubernamentales, políticas fiscales
de fuerza de trabajo tiende a perder su peso
relativo frente a su contraparte (la fracción del
o monetarias) o, por otro lado, explicaciones
capital sufragada en medios de producción de carácter (más) coyuntural (ánimos
o capital constante) como resultado de egoístas de tomadores de decisiones, deseos
un proceso sostenido de mecanización inconmensurables de acumulación de riqueza,
del trabajo. Es así como a través de la irresponsabilidad de los operadores financieros,
lógica capitalista subyace una tendencia al corrupción o debilidad de los sistemas de
incremento de la productividad del trabajo a regulación y control estatal), por mencionar y
la par de una disminución de la participación unas pocas explicaciones. En este sentido cabe
de los salarios en el proceso productivo, fruto
preguntarse ¿existirá realmente un arsenal
del irrefutable avance tecnológico. Así, este
efecto dinámico (contradictorio) configura
teórico suficientemente potente que pueda
la caída tendencial de la tasa de ganancia explicar el origen, las causas, las consecuencias
en virtud de que quien crea valor va siendo, y la evitabilidad de las crisis económicas? Al
sistemáticamente, sustituido por quien no lo parecer algunas ideas de Marx, al menos, nos
crea sino lo transmite. arrojan ciertas luces.
A este respecto (Shaikh, 1990: 253) sostiene:
Esta sentencia devela una de las “las diversas teorías económicas proporcionan
contradicciones fundacionales del capitalismo explicaciones particulares y diferenciadas
debido a que contraviene la lógica (primaria) del funcionamiento del sistema económico
de acumulación o valorización del valor, capitalista. El tipo de enfoque (…) constituye
pues “el capital […] se encuentra limitado (…) implícita o explícitamente, una respuesta a
históricamente no por la disponibilidad física la cuestión de cómo y por qué ocurre su ruptura,
de los factores de producción (tierra, trabajo es decir, la crisis económica”.
y capital) sino […] encuentra en las relaciones Si bien toda explicación sobre las crisis (por
de creación de valor un obstáculo insalvable: situarnos pensemos, por ejemplo, en la de 2008)
la explotación del productor (de valor), el demanda un arduo trabajo de interpretación y
trabajador” (Manosalvas, 2015: 79). reconstrucción, y debido a que el objetivo de este
trabajo no es presentar una teorización marxista
Un orden (des)armónico: la crisis de las crisis, nada más de manera telegráfica, a
efectos de contar con un acercamiento más bien
Sin detrimento de los procesos sociales de carácter ilustrativo, sostendremos que Marx
que han tenido lugar y de los errores en la intentó explicar la forma de reproducción del
interpretación de las ideas de Marx para el capitalismo y, evidentemente, mediante este
análisis de la historia de la humanidad y su, análisis mostrar las razones y las causas de sus
consecuente, puesta en marcha (praxis) en discontinuidades o rupturas o, en otras palabras,
las diferentes coyunturas y matices, es posible sus crisis. Estas interrupciones (crisis) surgen de
afirmar que éstas hipótesis y su complejización la propia esencia y contradicciones del capital,
derivada de ellas, se mantienen vigentes de las propias relaciones entre el capital general y
puesto que interpretan la realidad y su devenir del trabajo asalariado. La ruptura de los procesos
histórico de manera objetiva y se constituyen, de acumulación, según Marx, no son más que
hasta hoy, en herramientas conceptuales expresiones de un conjunto de contradicciones
metodológicas muy potentes15. Muestra de inherentes al sistema de producción capitalista.
aquello y mirando desde el otro lado (es decir Probablemente uno de los aportes más
de todas las teorías económicas contrarias o no significativos, y que de partida impugna el
cercanas al marxismo) resulta llamativo, por pensamiento de los economistas de la época,
gravita en torno a la explicación sobre las crisis,
y que sitúa a la propuesta de Marx lejos de otros
autores, surge precisamente de atribuirlas a un
15 Para profundizar en este sentido se recomienda la obra carácter fundamentalmente endógeno al sistema
de Eagleton (2011). capitalista. En otras palabras, éstas forman parte

Pulsiones y (de)construcciones de Marx: una aproximación a su pensamiento 37


de un “momento consustancial” dentro de la dependencia de unos países/agentes con otros.
lógica de acumulación que encuentra su vector Estas vulnerabilidades son producto de la
fundamental en tendencia hacia la caída de las inserción de las economías externas que pueden
rentabilidades. Esta afirmación, por si misma, manifestarse (internamente) en las esferas:
deja entrever el carácter y las limitaciones comercial (reducción de la demanda de bienes
objetivas del sistema de producción capitalista. exportables), financiera (tipo de cambio o
Crítica, Política y Subalternidades

La explicación que Marx construye sobre acciones de los bancos) o política. De cualquier
los periodos de crisis16 (de forma integral) forma, estas consecuencias son derivaciones
parte del efecto del cambio técnico asociado, del grado de inserción de las economías en
simultáneamente, a una deficiente generación el contexto global lo que, al final de cuentas,
de plusvalía de forma sostenida, cuyas diversas repercute en la capacidad (doméstica) de
manifestaciones en muchos casos se sitúan, más generar valor y, posteriormente, plusvalía.
bien, como fuerzas/intentos contrarrestantes A este intento por situar brevemente algunos
para evitar otras “crisis” del proceso de elementos analíticos que alude Marx para
acumulación o crecimiento económico. explicar el porqué de las crisis se debe añadir un
Aquí, en principio, se manifiesta con absoluta profundo análisis de contexto de las cuestiones
nitidez cómo el pensamiento de Marx devela sociales, (geo)políticas, e institucionales. Esto
esa disociación entre los fenómenos visibles no supone, de ningún modo, una suerte de
(superficiales) de la verdadera lógica subyacente eclecticismo en el pensamiento de Marx (tal
o el sentido esencial de las cosas o fenómenos como se puede encontrar en otras explicaciones
(económicos). Al final, nada es pues lo que de la crisis), por el contrario se consolida
“parece”. un teoría sobre las crisis estableciéndose sus
Así, desde un enfoque micro, los periodos de “formas tendenciales” que puede adoptar
crisis pueden mostrarse como formas distintas diversos modos/condiciones. De aquí se
de: i) mercancías que no pueden ser realizadas desprende el hecho de que éstas son resultado
(vendidas) como si el problema estuviese en la de una multicausalidad; no obstante, esto no
esfera de la distribución, aludiendo sus causas quiere decir que se puedan agregar “hechos”
a una cuestión de planificación empresarial o y “contrastes” de forma indiferenciada, por el
capacidad productiva (exceso de producción), contrario Marx establece una estructura lógica
o a una demanda insuficiente (subconsumo), cuyo ordenamiento pretende esclarecer las
o a una desproporción sectorial (peso excesivo relaciones de causa y, de esta manera, concretar
de la construcción, fianzas, etc.); y/o ii) créditos una explicación consistente y particular de
que, en términos de normalidad, no pueden las crisis sobre la base de las contradicciones
recobrarse aludiendo las causas del problema sistémicas implícitas en el capitalismo.
de la crisis a aparentes excesos de préstamos Por otro lado, las crisis económicas, en el
de los bancos o sobreendeudamiento de los sentido regenerativo, dan lugar a procesos de
hogares o, por otro lado, estados irresponsables reestructuración de las capacidades productivas
en sus políticas monetarias o especulación (mayor progreso técnico, incremento del paro/
financiera (desregulación, agentes codiciosos, desempleo, reducción de salarios, quiebras
etc.). Así las crisis, en apariencia, se manifiestan de empresas, etc.) y, consecuentemente, una
en la esfera de la circulación de las mercancías reacomodación de la estructura social y política,
(compra-venta de bienes, deudas, inflación, de tal modo que al cabo de un tiempo se
etc.) no obstante las causas se sitúan más bien origina una (nueva) recuperación de beneficios
en torno a la imposibilidad de producir valor. (privados) y, a partir de ello, una nueva senda
Paradójicamente, y esto es muy interesante expansiva de crecimiento a ser interrumpida
a nuestro juicio, esa incapacidad para crear por un (próximo) periodo de crisis.
plusvalía se traduce en un exceso de mercancías Con su teoría de la crisis Marx intenta
producidas y créditos contraídos. entregar una explicación sobre el crecimiento
Por otro lado, desde una visión macro, económico y por qué éste no se mantiene como
los periodos de crisis pueden explicarse, una trayectoria lineal (continua) sino que se ve
además, a partir de ciertas causalidades interrumpido periódicamente, condición en la
exógenas como resultado de la enorme (inter) cual se constriñen los beneficios empresariales
y se ralentiza o detiene (totalmente) el proceso
de acumulación del capital. Al final de cuentas,
por tanto, se plantea que el capitalismo deja
16 Que, por cierto, de manera muy acotada por efectos
de ser un sistema armónico, mostrando así
del alcance de nuestro trabajo nada más procedemos a su condición de discontinuidad, tensiones y
mencionarla brevemente. rupturas permanentes.

38 Giovanny Manuel Manosalvas Cornejo


Apuntalando esta idea de desarmonización que recordar también que no hubo alguien tan
del capitalismo Tome (2007: 5), pero al crítico con su (propio) sistema de pensamiento
referirse a los vaivenes del trabajo que, según que el mismo Marx, quien destacó la necesidad
Marx constituye única fuente de creación del de luchar contra las tentaciones de convertir a su
valor, apunta las condiciones de inestabilidad cuerpo teórico en un dogma. En la actualidad las
sistémica: condiciones de la humanidad difieren claramente
de las que Marx vivió durante el desarrollo

Revista Ciencias Sociales no. 41


La acumulación de capital contiene dos de su obra. Por lo tanto, se hace necesario
tendencias contradictorias. Por una parte, recuperar el sentido de responsabilidad de los
la expansión de sus relaciones sociales intelectuales y teóricos (marxistas) al fin de
capitalistas mediante el incremento de la
conservar (permanentemente) esta condición
fuerza de trabajo, fuente de ganancia para el
capital. Constituye el lado expansivo y por
de vigilancia epistemológica evitando caer en la
ello atrae trabajadores. Por otra, el cambio contradicción formal del inmovilismo contraria
técnico, que requiere la ampliación del al carácter dialéctico del pensamiento de Marx.
plustrabajo y fundamenta la concentración Por otro lado, y según lo discurrido hasta
y centralización del capital, modificando las aquí, al parecer, el problema de fondo es
condiciones materiales de la producción. estructural. El capitalismo ha creado tales
Es el lado intensivo y se caracteriza inequidades y tal situación de crisis económica
por la expulsión de trabajadores. Estos y social que son evidentes sus manifestaciones,
movimientos inciden así de diferente forma
tanto a nivel global cuanto a nivel local. Siendo
sobre la demanda de trabajo.
un problema estructural, su expresión más
clara constituye el hecho de que mantiene un
En resumen, a través de estas ideas de
sistema de explotación del trabajo y mano de
Marx, cuya revisión en este trabajo ha sido casi
obra asalariada por parte de los capitalistas,
telegráfica, y que de modo explícito impugnan
propietarios de la tierra y los medios de
esas supuestas matrices “armonizadoras”
producción industrial, los banqueros y
del orden social, consideramos se revela la
especuladores, sometiendo a los “verdaderos”
necesidad de desentrañar -pero sobre todo
trabajadores, desposeídos, que no tienen más
desmitificar- las lógicas (reales) que operan en
que su fuerza de trabajo. Consecuencia: unos
el actual sistema de producción; esto a través
pocos poseen la mayor parte de la riqueza
de un conjunto de herramientas (dialécticas)
producida y la mayoría vive en condiciones
de análisis teórico-metodológicas que, al
de asalariados con lo mínimo indispensable;
menos, brevemente hemos comentado y cuya
muchos en condición de pobreza, desempleo
pretensión, como objetivo último, según Marx,
y pobreza extrema, que significan privaciones,
es la transformación del modo de producción y,
hambre y ausencia de posibilidades de una vida
por derivación de éste, sus lógicas subyacentes.
digna.
Para ello, según nuestro análisis, se hace
Este sistema de explotación del hombre
imprescindible en un segundo momento una
por el hombre, tal como lo describió Marx,
propuesta (revolucionaria) basada en nuevas
tiene múltiples manifestaciones adicionales.
relaciones de producción y relaciones sociales
A nivel internacional, unas naciones (más
de intercambio.
desarrolladas) someten y explotan a otras
(eufemísticamente denominadas en vías de
El problema: una cuestión de fondo desarrollo), que aportan sus recursos naturales
(latente) y humanos para que las primeras “vivan bien”,
incluso en la opulencia y con lujos. El bienestar
No hay que olvidar que Marx y, con de minúsculos estratos significa la pobreza y el
posterioridad, sus continuadores vivieron atraso de grandes masas de población.
y obraron en los países desarrollados Muestra de ello, resulta al menos preocupante
perteneciendo, temporal y espacialmente, a una (por decirlo de alguna manera), de acuerdo con
época determinada, con enormes limitaciones los datos de Oxfam (2017), que en la actualidad:
en términos de conocimiento y experiencia en i) el 1% más rico de la población mundial posea
relación a nuestra época. Esta imposibilidad más riqueza que el resto del planeta; ii) Tan
intertemporal se potencia cuando se trata de sólo 8 personas (8 hombres, por cierto) posean
explicar los fenómenos actuales en la sociedad ya la misma riqueza que 3.600 millones de
capitalista súper-desarrollada con los “mismos” personas, la mitad más pobre de la humanidad;
argumentos (clásicos) de Marx. Caeríamos de iii) 10 empresas en el mundo obtuvieran una
esta manera, en una contradicción circular: la facturación superior a los ingresos públicos
negación del orden dialéctico. Sin embargo, hay de 180 países juntos; iv) Lo mismo que

Pulsiones y (de)construcciones de Marx: una aproximación a su pensamiento 39


10,000 trabajadores de las fábricas textiles de estabilidad social, y tres desde que el Banco
Bangladesh gane en un año el director general Mundial decidiese combinar su objetivo
de cualquier empresa incluida en el índice de acabar con la pobreza extrema con la
bursátil FTSE 100; v) 100,000 millones de necesidad de promover una prosperidad
compartida. Desde entonces, y a pesar
dólares pierdan los países en vías de desarrollo
de que los líderes mundiales se hayan
como consecuencia de la evasión y elusión fiscal comprometido con el objetivo de reducir la
Crítica, Política y Subalternidades

de grandes empresas a través de paraísos fiscales; desigualdad, la brecha entre los más ricos y
vi) En 1970, en el Reino Unido, 10% de los el resto de la población se ha ampliado. Es
beneficios empresariales se distribuían entre los una situación insostenible.
accionistas, mientras que en la actualidad éstos
perciban el 70%; vii) 6 sean las falsas premisas Resulta pertinente, por tanto, a la luz de
de la economía que originan la desigualdad17; estos hechos preguntarnos: en un sentido
viii) Las mujeres ganen entre 31 y 75% menos amplio ¿por qué, a la par de los incuestionables
que los hombres a causa de la brecha salarial avances científicos y tecnológicos (es decir, la
y de otras desigualdades económicas; ix) 69 ampliación de las posibilidades materiales), sin
de las 100 mayores entidades del mundo sean dejar de reconocer algunos logros evidentes; no
empresas, no Estados; x) Durante los próximos ha permeado para el conjunto mayoritario de la
20 años, 500 personas legaren 2,1 billones de sociedad un mejoramiento de las condiciones
dólares a sus herederos, una suma que supera (materiales) de vida? ¿Puede, el sistema de
el PIB de la India, un país con una población organización social vigente (capitalismo),
de 1.300 millones de personas; xi) los ingresos construir su legitimidad sobre la base de un
del 10% más pobre de la población mundial mundo donde según la ONU (2017) 1 de cada
aumenten menos de 3 dólares al año entre 4 niños menores de 5 años no tiene una altura
1988 y 2011, mientras que los del 1% más rico adecuada para su edad [como consecuencia de
se incrementen 182 veces más; xii) un nuevo sus condiciones de pobreza y exclusión]? ¿será
estudio del economista Thomas Piketty18 (que, acaso que uno de los principios constitutivos
claramente difiere del pensamiento de Marx) del sistema capitalista sea, precisamente, la
revela que en Estados Unidos los ingresos desigualdad? ¿existen, consecuentemente,
del 50% más pobre de la población se hayan experiencias históricas u otros modos de
congelado en los últimos 30 años, mientras organización social, de producción que superen
que los del 1% más rico hayan aumentado un este tipo de paradojas?
300% en el mismo periodo; y xiii) en Vietnam, En esta misma perspectiva, retrocediendo
el hombre más rico del país gane en un día más un poco atrás en el tiempo, partamos de un
que la persona más pobre en diez años; por planteamiento (empírico) que, aparentemente,
mencionar algunos datos empíricos relevantes. constituiría una apología de lo absurdo: según
En esta misma línea, el (mismo) informe cifras de la ONU (2000) alrededor de 19.000
de Oxfam (2017: 2) señala, en una de sus niños y niñas morían diariamente en el “Tercer
conclusiones: Mundo” por efectos de políticas monetarias.

Han pasado cuatro años desde que el Foro Estas víctimas constituyen una parte
Económico Mundial [2013] alertase de la importante de los cerca de 11 millones de
grave amenaza que supone el incremento menores de cinco años que perecen cada
de la desigualdad económica para la año por estos y otros motivos previsibles
en gran parte, según cálculo del Fondo
de las Naciones Unidas para la Infancia
(UNICEF). De éstos, según la Organización
Mundial de la Salud (OMS) el 15%
17 1) El mercado nunca se equivoca y hay que minimizar el
perecen por enfermedades que se pueden
papel de los gobiernos; 2) las empresas tienen que maxi-
mizar sus beneficios y la rentabilidad de los accionis- prevenir con simples vacunas, el 18% a
tas a toda costa; 3) la riqueza individual extrema no es causa de infecciones controlables de las
perjudicial sino síntoma de éxito, y la desigualdad no es vías respiratorias, 17% por enfermedades
relevante; 4) el crecimiento del PIB debe ser el principal diarreicas, 20% por trastornos perinatales,
objetivo de la elaboración de políticas; 5) nuestro mode- 7% por paludismo y 23% por otras causas
lo económico es neutral desde el punto de vista del gé- previsibles (Delgado, 2005).
nero; 6) los recursos de nuestro planeta son ilimitados.
18 Véase: P. Cohen (6 de diciembre de 2016). A Bigger
Economic Pie, but a Smaller Slice for Half of the U.S. Si bien estos datos/relatos “telegráficos”
New York Times. Recuperado de http://www.nytimes. pueden parecer “inaceptables”, la sola impresión
com/2016/12/06/business/economy/a-bigger-econo- de que este hecho no debería suscitarse plantea,
mic-pie-but-a-smaller-slice-for-half-of-the-us.html?s-
ya de entrada, una discusión de fondo, sin
mid=tw-nytimesbusiness&smtyp=cur

40 Giovanny Manuel Manosalvas Cornejo


embargo este hecho es perfectamente compatible de valor en el proceso productivo, sin embargo
(sino una derivación directa) con las dinámicas no olvidemos que: i) por un lado, la apropiación
de los procesos de acumulación y centralización de la plusvalía constituye el trabajo social no
del capital (entiéndase más específicamente remunerado, por tanto un enfrentamiento entre
como políticas fondomonetarista y del Banco la fuerza de trabajo y dueños de los medios de
Mundial). Cabría preguntarnos: ¿qué buscan producción; y ii) la apropiación individual de
esas políticas monetarias? ¿asegurar cierta esas fracciones de plusvalía se resuelve en el

Revista Ciencias Sociales no. 41


rentabilidad como fin último? ¿el valor supremo contexto de las relaciones de los capitales entre
lo impone “eso” llamado capital antes que la sí, es decir en el campo de la competencia,
(misma) vida? Todo apunta a que sí. agudizando indirectamente la presión sobre
Al parecer, entonces cabría replantearse ¿es los trabajadores bajo, además, los efectos de la
el capitalismo, al final de cuentas, un sistema sustitución por máquinas con el fin de lograr
de organización social (y político) cuya fuerza una mayor producción o elevar la productividad
motriz constituye la satisfacción de las necesidades del trabajo19. Ambos efectos se contraponen
humanas o, de otro modo, resulta más bien ferozmente al interés de la fuerza de trabajo, es
una forma (social) de entronización y atención decir, al bienestar del trabajador.
prioritaria a las necesidades de “eso” llamado Así aparece un elemento constitutivo,
capital? o, dicho de otra forma, ¿es el capitalismo indispensable del capitalismo: la explotación
una construcción social (material y simbólica) de la fuerza de trabajo como soporte de la
que produce una base material donde, primero, sobrevivencia de los capitales que, tal como se
se atiende las necesidades humanas y, segundo, ha manifestado a lo largo de nuestro trabajo,
se satisface la necesidad de valorización del valor involucra implícitamente un cuestionamiento
o al revés? En este sentido Echeverría (2011: 131) permanente al orden democrático de las
corrobora: “nada se produce, nada se consume, sociedades.
ningún valor de uso puede realizarse en la vida En palabras más cotidianas, la principal
práctica de la sociedad capitalista, si no se encuentra causante del atropello del sistema capitalista de
en función de soporte o vehículo de la valorización producción, tal como lo planteó Marx, radica en
del valor, de la acumulación del capital”. el concepto “plusvalía”, es decir en el mecanismo
a través del cual el propietario explotador se
El problema: la deconstrucción del apropia del fruto del trabajo ajeno. El trabajador
orden democrático que vive en una condición de alienación, no
puede hacer más que vender su fuerza de trabajo,
Partamos desde la base conceptual del mientras que el propietario (sea este artesanal,
proceso de acumulación, el capitalismo articula industrial, banquero, comerciante o cualquier
los procesos de producción y distribución otro) se apropia del fruto del trabajo de miles de
de las mercancías a través de la economía de asalariados, se enriquece y acumula más capital
mercado, hoy en su máximo despliegue. Al (más poder) y mantiene a las grandes masas, a
mismo tiempo el ordenamiento capitalista la clase desposeída y trabajadora en condiciones
puede ser caracterizado en dos instancias: i) precarias, dotándola de lo indispensable para
las relaciones entre capitalistas y trabajadores su supervivencia, procreación y para que se
en el mercado de trabajo resultado del cual se mantengan entregándole su trabajo. Así se
produce un excedente, y más tarde, una plusvalía explica, por ejemplo, que Carlos Slim, que
(privatizada); y ii) una pugna competitiva entre según Oxfam (2017) controla el 70% del total
los distintos capitales para apropiarse, como de los servicios de telefonía móvil y el 65% de
ganancia individual, de esa plusvalía. las líneas fijas de México; pueda acumular, de
En otras palabras, el capitalismo basa acuerdo con Forbes (2017), un patrimonio de
su lógica de funcionamiento en torno a la 68.6 billones de dólares que contrasta con los
mercantilización del trabajo como elemento dos millones de veces menos que uno de sus
sustantivo de las relaciones de producción, o muchos trabajadores promedio (de condiciones
sea en la relación capital-trabajo vivo resultado precarias) posee (patrimonialmente).
de la cual se produce un excedente, una
plusvalía que va a ser apropiada como ganancia
individual privada pero además supeditada al
enfrentamiento de los distintos capitales entre sí. 19 A propósito, resulta ilustrativo el titular noticioso “Tra-
En un mundo absurdo el capitalismo bajadores buscan equilibrio entre productividad y dere-
chos” publicado por el Periódico “El Telégrafo” de Ecua-
tendería, en un sentido primario, a mejorar las dor (10 de agosto de 2017) donde se pone de manifiesto
condiciones de vida de la fuerza de trabajo en que “productividad” y “derechos [de los trabajadores]”
respuesta a que de ella proviene la agregación son excluyentes entre sí.

Pulsiones y (de)construcciones de Marx: una aproximación a su pensamiento 41


Frente a este escenario cabe mencionar, sistémica de periodos de crisis cada vez más
no una propuesta idílica de convivencia social profundos, con mayores impactos, pero, al
sino un contundente principio democrático mismo tiempo, naturalizados o asumidos como
reconocido socialmente ¿qué duda cabe?, inevitables.
referido en el Artículo 25 de la Declaración El primer paso, aunque ciertamente
Universal de los Derechos Humanos (1948), que quimérico, por lo tanto, es la consolidación, de
Crítica, Política y Subalternidades

dispone: un ideario donde la sociedad en su conjunto se


libere, en un marco de profundo respeto entre
Toda persona tiene derecho a un nivel de los seres humanos, convocando al (re)equilibrio
vida adecuado que le asegure, así como a su sexual, intergeneracional y con la Naturaleza.
familia, la salud y el bienestar, y en especial En esta itinerancia resulta imprescindible: que
la alimentación, el vestido, la vivienda, la
la tierra y los medios de producción vuelvan
asistencia médica y los servicios sociales
necesarios; tiene, asimismo, derecho a los
a ser de todos y los avances de la técnica y la
seguros en caso de desempleo, enfermedad, tecnología se pongan al servicio de “toda” o
invalidez, viudez, vejez u otros casos de la mayor parte de la colectividad; que todos
pérdida de subsistencia por circunstancias tengan un trabajo digno; que todos reciban
independientes de su voluntad. educación y atención de la salud; que todos
tengan para alimentarse, vestirse y acceder a la
Inmediatamente surgen interrogantes de cultura; que vuelva a establecerse la solidaridad
fondo: ¿es posible, al amparo de una economía entre los seres humanos y las naciones; que ya
capitalista, propender ciertos equilibrios no sean necesarias las armas y las guerras; y deje
democráticos mínimos como aquellos de existir la mercancía (banal) para dar paso
descritos en el Artículo 25? O ¿es razonable a la producción de bienes que el ser humano
asumir la desigualdad social sin cuestionarla necesite para su completo desenvolvimiento,
(aparentemente, no deseada pero “ineludible”) los mismos que se produzcan y distribuyan
como parte constitutiva del mismo capitalismo? conforme a un plan social que elimine el
En consecuencia, en base a estas reflexiones despilfarro, los lujos, el desperdicio, las crisis
señaladas a lo largo de nuestro trabajo, se de sobreproducción, así como la depredación
desprendería una hipótesis a ser considerada: y daños a la Naturaleza, el agotamiento de
el capitalismo (en términos generales), como recursos y la contaminación ambiental. Caben
forma de organización social y económica, aquí, indiscutiblemente, varias interrogantes:
constituye una flagrante desconstrucción de ¿La humanidad cuenta con la base material
orden democrático. suficiente para estos fines? ¿Es posible utilizar
el enorme acervo tecnológico, sobre todo en
A manera de cierre, unas pocas términos de telecomunicaciones e informática,
reflexiones para cimentar las bases de una economía de
mayor coordinación/planificación? Sin ir
Bajo esta atmósfera, se hace imprescindible demasiado lejos, descolgándonos de los dilemas
el “asumir” nuestra responsabilidad histórica inverosímiles, quizás cabría, por ejemplo,
materializando una postura contundente en preguntarnos: ¿las herramientas virtuales como
búsqueda de mayor igualdad social como eBay o Amazon, de las que disponemos hoy,
fin último de la economía. Desterrar ciertos acaso podrían coadyuvar a (otras) formas (más)
planteamientos económicos inexistentes que, coordinadas/planificadas de la producción?
por el hecho de escucharlos repetidas veces Ahora bien ¿cómo se organizaría esta nueva
asumimos como realidades o como la peor sociedad, cuya emergencia surgiría de los
expresión de negarnos el derecho a pensar. hombros del antiguo capitalismo (para usar una
En este sentido, aludiendo al problema del expresión de Marx)? Esa respuesta no es posible
capitalismo, hoy se dice (por mencionar algo plantearla de momento en todos sus detalles. La
concreto) que “ciertas sociedades” han vivido humanidad, consideramos, está en su búsqueda.
por encima de sus posibilidades y que, en un Las experiencias prácticas (con aciertos y errores)
contexto de crisis (con causantes concretos) las de los pueblos soviético, cubano, chino y de otras
consecuencias son inevitables: ajustes, políticas naciones sirven de ejemplo, de fuente de análisis
de austeridad, déficits fiscales, deudas externas y meditación para ir definiendo el camino que
impagables, altas tasas de desempleo, pobreza, se ha de seguir. En este sentido, el aporte de las
etc. Lo que no se menciona, o mejor se trata de Ciencias Sociales (en general), de la Economía
ocultar, es que el modelo capitalista en sí mismo Política, pero sobre todo de las deconstrucciones
es el causante de la desigualdad estructural y, de Marx (en forma particular) parecen ser
en su afán más pragmático, de la renovación referentes obligatorios (mas no exluyentes).

42 Giovanny Manuel Manosalvas Cornejo


Finalmente, consideramos, resulta conciencia, deben comportarse fraternalmente
imperativo deconstruir y reconstruir un los unos con los otros” por, “todos los seres
nuevo estado de cosas sobre la base de un humanos nacen (más bien) vulnerables e
sistema productivo (social y económico) indefensos en el seno de una madre y llegarán
que, de forma impostergada, reconozca los a ser libres e iguales en dignidad y derechos
enormes desequilibrios (estructurales) de la siempre que reciban una cantidad formidable
humanidad resultado del sistema de producción de educación, atenciones, cuidados y afectos

Revista Ciencias Sociales no. 41


(capitalista) y dé paso a la recomposición de que les deberán ser proporcionados actual e
otros ordenes demandados por un nuevo intergeneracionalmente. Con esta pretensión la
sentido de humanidad. Esta transición podría humanidad podría estar dotada de razón lo que
iniciarse reconstituyendo, en el ideario social, permitiría (con)vivir fraternalmente consientes
por ejemplo, el enunciado primero (Artículo de habitar un planeta con límites físicos, que
1) de la Declaración Universal de Derechos compartiría con el resto del mundo vivo, y que
Humanos (1948) donde “todos los seres estaría obligada a conservar”. Al parecer algunas
humanos nacen libres e iguales en dignidad ideas sobre el capitalismo, hace algo más de
y derechos y, dotados como están de razón y siglo y medio, (ya) las planteó Marx.

Bibliografía

Cámara, S. (2003). Tendencias de la Rentabilidad y de la Acumulación de Capital en España: 1954-2001.


(Tesis doctoral) Universidad Complutense de Madrid, Madrid, España
Cohen, P. (2016). “A Bigger Economic Pie, but a Smaller Slice for Half of the U.S.”. New York
Times, 6 de diciembre de 2016. Recuperado de http://www.nytimes.com/2016/12/06/business/
economy/a-bigger-economic-pie-but-a-smaller-slice-for-half-of-the-us.html?smid=tw-
nytimesbusiness&smtyp=cur
Delgado, D. (2005). “El holocausto silenciado”. Rebelión. Recuperado de http://www.rebelion.org/
noticia.php?id=15042
Dunning, T. (1860). Trades’ unions and strikes: Their philosophy and intention. London, United
Kingdom: London, the autor.
Eagleton, T. (2011). Por qué Marx tenía razón. Barcelona, España: Península
Echeverría, B. (2011). Crítica de la modernidad capitalista. La Paz, Bolivia: Vicepresidencia del Estado
Plurinacional de Bolivia.
Forbes (2017). “Carlos Slim Helu & family”. Forbes review. Recuperado de https://www.forbes.com/
profile/carlos-slim-helu/
Gerbando, A.; Manni, H. & Meyer, M. (2006). Los alumnos, los docentes y los textos. Comprender y
producir escritos en el aula. Santa Fe, Argentina: Ediciones UNL. Global de la Producción Capitalista.
Madrid, España: Akal, 2012.
Guerrero, D. (1989). Acumulación de Capital, Distribución de la Renta y Crisis de Rentabilidad en
España (1954-1987). (Tesis doctoral) Universidad Complutense de Madrid, Madrid, España
--------------- (2006). La explotación: trabajo y capital en España (1954-2001). Madrid, España: El Viejo
Topo.
Hegel, G. (1807). Fenomenología del espíritu. Madrid, España: Fondo de Cultura Económica, 2017.
Husson, M. (2009). Capitalismo puro. Madrid, España: Maia.
Husson, M.; Garí, M. & Peralta, N. (2014). El capitalismo en 10 lecciones: breve curso ilustrado de
economía heterodoxa. Madrid, España: La oveja roja.
INEC (2017). Índice de precios al consumidor. Enero 2017. Quito.
Jevons, W. (1871). La teoría de la economía política [Traducción al español de la obra original “Theory
of Political Economy” publicada en Londres]. Madrid, España: Ediciones Pirámide.
Maito, E. (2013). La tasa de ganancia en Chile, 1986-2009. Razón y Revolución, (24), 43-63
Mandel, E. (2005). Escritos de Ernest Mandel: el lugar del marxismo en la historia y otros textos. Madrid,
España: La Catarata.
Manosalvas, G. (2015). “Racionalidad del trabajo y capital desde la tasa de ganancia de Marx: una
mirada (empírica) a las economías de Europa y Norteamérica”. Revista Economía, 67 (106), 77-108.
Marx, K. (1845). Tesis sobre Feuerbach y otros escritos filosóficos. Madrid, España: Grijalbo.

Pulsiones y (de)construcciones de Marx: una aproximación a su pensamiento 43


--------------- (1848). El Manifiesto del Partido Comunista. Edición 2001. Madrid, España: Alhambra
Longman.
--------------- (1867). El Capital. Crítica de la Economía Política. Libro I: El Proceso de Producción del
Capital. Edición 2012. Madrid, España: Akal.
--------------- (1867). El Capital. Crítica de la Economía Política. Libro II: El Proceso de Circulación del
Capital. Edición 2012. Madrid, España: Akal.
Crítica, Política y Subalternidades

--------------- (1867). El Capital. Crítica de la Economía Política. Libro III: El Proceso Global de la
Producción Capitalista. Edición 2012. Madrid, España: Akal.
Marx, K. & Engels, F. (1981). Miseria de la filosofía: respuesta a la” Filosofía de la miseria” del señor
Proudhon. Edición 1987. Madrid, España: Siglo XXI.
Mateo, J. (2004). Salarios y renta nacional: teoría y evidencia empírica para la economía
venezolana. Ensayos de Economía, Vol. 14 (25), 32-63
--------------- (2006). Crisis de rentabilidad, acumulación de capital y distribución de la renta en
la economía de México. Ponencia presentada en Encuentro de Latinoamericanistas Españoles.
Santander, España
--------------- (2006). Mecanización y distribución del ingreso en la crisis de rentabilidad de la economía
mexicana. Economía Gestión y Desarrollo (5), 7-40
--------------- (2007). La tasa de ganancia en México, 1970-2003: análisis de la crisis de rentabilidad
a partir de la composición del capital y la distribución del ingreso. (Tesis doctoral). Universidad
Complutense de Madrid, Madrid, España.
Menger, C. (1871). Principios de economía política. Barcelona, España: Ediciones Obis.
Milanovic, B. (1999). Explaining the increase in inequality during transition. Economics of transition,
7(2), 299-341.
Monedero, J. (2009). El gobierno de las palabras. Política para tiempos de confusión. Madrid, España:
Fondo de Cultura Económica.
Moseley, F. (1991). The falling rate of profit in the postwar United States economy. Macmillan Academic
and Professional. Recuperado de https://www.mtholyoke.edu/~fmoseley/working%20papers/
PWCRISIS.pdf
OIT (2014). Informe sobre el trabajo en el mundo 2014. El desarrollo a través del empleo. Ginebra.
ONU (1948). Declaración Universal de Derechos Humanos. Nueva York.
ONU (2017). Objetivos de desarrollo sostenible. 17 objetivos para transformar nuestro mundo.
Recuperado de http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/poverty/
Ortiz, I. & Cummins, M. (2012). Desigualdad global: La distribución del ingreso en 141 países (1104).
Unicef.
Oxfam (2017). “Una economía para el 99%. Es hora de construir una economía más humana y
justa al servicio de las personas”. Oxfam international. El poder de las personas contra la pobreza.
Recuperado de https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/bp-economy-
for-99-percent-160117-es.pdf
--------------- (2017). Calculadora de la desigualdad [Herramienta virtual de consulta]. Recuperado
de https://www.oxfam.org/es/iguales/calculadora-de-la-desigualdad P.-J. Proudhon. México DF,
México: Siglo XXI.
PNUD (2016). Informe sobre Desarrollo Humano 2016. Nueva York.
Ricoeur, P. (1999). Freud: una interpretación de la cultura. México DF, México: Siglo XXI.
Shaikh, A. (1990). Valor, acumulación y crisis. Ensayos de economía política. Bogotá, Colombia: Tercer
mundo editores, 1991.
Shaikh, A. & Tonak, E.A. (1994). Measuring the Wealth of Nations: The Political Economy of National
Accounts. New York, United States of America: Cambridge Books
Smith, A. (1776). La Riqueza de las Naciones. Madrid, España: Alianza, 1999.
El Telégrafo (2017). “Trabajadores buscan equilibrio entre productividad y derechos”. El Telégrafo, 10
agosto, 2017. Recuperado de http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/economia/8/trabajadores-
buscan-equilibrio-entre-productividad-y-derechos
Vignale, S. (2011). “Filósofos de la sospecha: Marx, Nietzsche y Freud”. Filosofía. Recuperado de http://
filosofiauda.blogspot.com/2011/05/filosofos-de-la-sospecha-marx-nietzsche.html
Walras, L. (1874). Elementos de economía política pura. Madrid, España: Alianza.
Weber, M. (1934). La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Madrid, España: Alianza, 2001.

44 Giovanny Manuel Manosalvas Cornejo


Democracia y construcción de sociedad:
consenso hegemónico e ideal societal

Democracy and construction of society:


hegemonic consensus and societal ideal
María José Higgins Lubo1,
Dayana Solano Wiswell2,
Stalin Antonio Ballesteros García3,
Yulieth Martínez Villalba4
higginsmariajose@gmail.com

Recibido: 2017-07-31
Aprobado: 2017-09-25

Resumen

El propósito de este artículo es evidenciar la relación concomitante en la evolución y consolidación de la democracia en


la formación del constructo social. Es así como se pretende abordar tres apartados esenciales para plantear la discusión.
Inicialmente, se parte del debate conceptual sobre democracia en su articulación con los diferentes momentos de pen-
samiento -premodernidad, modernidad y posmodernidad- donde se evidencia el desarrollo societal. Posteriormente, se
precisa el análisis de las prácticas democráticas actuales como un grado significativo del poder utópico liberal en aversión
a un modelo de transición encaminado hacia una democracia en consenso. Por último, se plantea la relación transversal
entre el conflicto y la democracia, entendiéndola desde el escenario natural que se crea con conflictos de intereses para
darle sentido a la estructura democrática.

Palabras clave: democracia, sociedad, conflicto, momentos de pensamiento, pluralismo, organización.

Abstract

The purpose of this article is to demonstrate the concomitant relationship in the evolution and consolidation of democracy
in the formation of the social construct. This is how it is intended to address three essential sections to raise the discussion.
Initially, part of the conceptual debate on democracy in its articulation with the different moments of thought - premoder-
nity, modernity and postmodernity - where the societal development is evidenced. Subsequently, the analysis of current
democratic practices is required as a significant degree of liberal utopian power in aversion to a transition model aimed at a
consensus democracy. Finally, the cross-sectional relationship between conflict and democracy is considered, understand-
ing it from the natural scenario that is created with conflicts of interests to give meaning to the democratic structure.

Keywords: democracy, society, conflict, moments of thought, pluralism, organization.

1 Estudiante de grado del programa de Negocios Internacionales de la Universidad del Magdalena, Colombia.
2 Estudiante de grado del programa de Negocios Internacionales de la Universidad del Magdalena, Colombia.
3 Msc en Relaciones Internacionales. Docente tiempo completo Universidad del Magdalena, Colombia.
4 Internacionalista. Brasil.

Democracia y construcción de sociedad: consenso hegemónico e ideal societal 45


Introducción forman por completo la visión del ideal demo-
crático.
Inicialmente, es preciso destacar que el pre- No obstante, dicho recuento permitirá dis-
sente artículo surge a partir de la investigación cernir con mayor claridad el contraste de las
“Conflicto y transición política al posconflicto. prácticas democráticas del pasado y las actuales,
Causas y dimensiones territoriales”, llevada a con el fin de concertar las distinciones que han
Crítica, Política y Subalternidades

cabo en el grupo de investigación Conflicto y marcado paulatinamente la esencia de la demo-


Relaciones Internacionales de la Universidad cracia, propendiendo transformaciones de corte
del Magdalena y con la iniciativa de la Escuela sustancial y ahondando en una transición ina-
de Participación: Jaime Bateman Cayón, siendo pelable hacia una democracia como consenso,
la metodología IAP –acuñada por Fals Borda– viendo a esta como un prospecto oportuno apli-
el modelo base para llevar a cabo la misma. cado al contexto.
Dentro de este, se toma en cuenta que, defi- Ahora bien, el consenso podría considerarse
niendo los medios para solucionar los conflic- como el camino propicio para la edificación e
tos, pueden llegar a considerarse distintas pro- implementación de una democracia más plura-
puestas que envuelvan arquetipos funcionales lista, con un enfoque dirigido meramente ha-
para que la sociedad en conjunto reivindique cia la subvención de los intereses del colectivo,
aquello que es naturalmente justo para todos concediendo las condiciones más favorecedoras
respetando toda libertad y diversidad de pen- para el establecimiento de la utopía social.
samiento, pero al mismo tiempo exigiendo una Todavía cabe señalar que, decir que existe
aglomeración de normas en las que se enmarque una disociación entre el objetivo de la demo-
para lograr el ejercicio. Aquí cabe subrayar, que cracia y las manifestaciones de conflicto, sería
a menudo se ha entendido el conflicto correla- errado; es preponderante el análisis de los efec-
cionado a la violencia y es necesario aclarar que tos conflictuales en la producción democrática
ésta es una consideración natural que no debe y su contribución al génesis del aparato societal.
ser disfrazada; no obstante, se parte del punto Por ello, se hace necesario la profundización en
de la discordia como eje central de los conflic- el consenso conflictual como preámbulo para la
tos, entendiendo que la humanidad coexiste en asimilación de la influencia notable del conflicto
multiplicidad de culturas, etnias, valores, creen- en la construcción de procesos democráticos y,
cias y un cúmulo de particularidades de cada posteriormente, a la exteriorización de transfor-
constructo social. maciones utópicas claves de la sociedad.
Para adentrarse en este proceso social hay
que conocer la dinámica que le apuesta a reu- Correlación democracia en la so-
nir las concepciones conflictuales que conciben
ciedad: Concepciones teóricas del
a la democracia agregando que dentro de ellas
existen pluralidades persistentes que le dan la ideal democrático y su recorrido
razón de ser. Mientras tanto, se registran nocio- por los momentos de pensamiento
nes que ratifican la participación sesgada de la
comunidad en cuanto a relaciones de poder que En lo que concierne a la definición de la
desfavorecen en muchos casos a cierta parte de palabra Democracia, primeramente, es preciso
la misma, dejando de lado a aquel conjunto que abordar la conceptualización etimológica de la
vela por intereses minoritarios y que en la ma- misma. Ésta podría enmarcarse dentro de lo
yoría de las veces se reprime en tanto el poder que se conoce como “el gobierno del pueblo”,
de decisión abriendo escenarios de pugna por el de acuerdo a su procedencia del griego demos
poder e inconformidades. (“pueblo”) y kratos (“poder” y “gobierno”). Si-
En otras palabras, es conveniente vislum- multáneamente, en lo que se refiere a su apari-
brar las diferentes conceptualizaciones cuando ción y aplicación dentro de la sociedad podría
de democracia se habla desde las perspectivas no ser claro el momento puntual en que surgió
de autores diestros en la temática, de modo que por primera vez, pero se logra rescatar que los
podamos comprender las fundamentaciones y síntomas causales de un sistema político con
argumentos de los que se han válido para cons- tendencias organizativas emergen desde situa-
truir tales interpretaciones y, que hoy en día son ciones conflictivas que les exige crear alternati-
los cimientos de donde se parte como punto vas de ordenamiento que propendan el interés
de referencia democrático. Así mismo, se hace común.
relevante la inclusión de los momentos de pen- En el marco de la democracia dicha nece-
samiento en el establecimiento del debate, de sidad de organización como alternativa se es-
acuerdo a la trascendencia pluralista a lo largo tablece a través de “reglas del juego”, tal como
de los años y, cómo estas formas de pensar re- Bellamy (2005: 79) cita a Norberto Bobbio des-

46 María José Higgins Lubo, Dayana Solano Wiswell, Stalin Antonio Ballesteros García, Yulieth Martínez Villalba
tacando que “la democracia se entiende mejor la comunidad política, mientras que los repre-
como un mecanismo mediante el cual los diver- sentantes de la democracia indirecta reciben en
sos grupos que se encuentran en una comuni- menor medida tal grado de intervención deter-
dad dirimen sus discrepancias y se ponen pro- minado por sus funciones en el aparato demo-
visionalmente de acuerdo sobre una definición crático establecido.
de las reglas común para todos”. Hecha esta sal- No obstante, existen otras clasificaciones
vedad, cabe enfatizar que para este autor existe del prototipo democrático de acuerdo a su en-

Revista Ciencias Sociales no. 41


una dicotomía inmersa dentro de la democra- foque tal como la deliberativa, la procedimen-
cia dada la ambigüedad en sus características, tal, la constitucional y la consensual. Es por
ya que parte de una comunidad basada en el ello, que Rodríguez (2015) hace énfasis en la
pluralismo que integra esfuerzos por encontrar determinación que realiza la Encyclopedia of
convergencias, pero que sin embargo no tendría Democratict Thought (2001) con respecto a lo
sentido sin la coexistencia de tales distinciones que concierne a estos tipos de democracias ya
que condicionan su forma de organización. mencionados.
Conforme a lo anteriormente planteado, se Al hablar de democracia deliberativa se
podría asegurar que la democracia es -la regla hace hincapié en un concepto democrático de
de la mayoría- en palabras de Bobbio. No obs- índole político, en la cual ciudadanos y gober-
tante, en el caso de una decisión tomada por la nantes buscan la manera de justificar las leyes
totalidad le agrega mayor veracidad, puesto que que se acogen adhiriéndolo a los principios de
se convierte en una decisión unánime respal- libertad y justicia. Ahora bien, la democracia
dada por todos y cada uno de los que la con- procedimental enfatiza en la contemplación de
forman. los procedimientos en la toma de decisiones
Con referencia a la manera en que se lleva correspondiente al pueblo, lo que son los me-
el proceso democrático, se puede identificar una dios de determinación de la ciudadanía como
clasificación en la que se ven inmersas dos tipos formas de protección a su conducta participa-
de democracia la cual es necesaria distinguir, tiva de acuerdo a su libertad de expresión, aso-
debido a que facilita la compresión del rol de los ciación y libertad de prensa (Rodríguez, 2015).
actores. La primera de ellas, la democracia di- Adicionalmente, la democracia constitucional,
recta o también llamada democracia participa- tal como su nombre hace mención, articula la
tiva, se fundamenta en la soberanía del pueblo y democracia y la Constitución fundamentándo-
tal como su nombre lo indica, es el mismo quien se en el estado de derecho y las limitaciones del
a través de asambleas participa directamente en poder. Y finalmente, la democracia consensual
la toma de decisiones que a estos concierne. La fija una contraposición entre la postura de go-
segunda, la democracia indirecta o representati- bernantes y gobernados:
va, consta de la transición del poder del pueblo
a un poder representativo por medio de la dele- (…) esto es, cuando la ciudadanía está en
desacuerdo y tiene diferentes preferencias a
gación de dicha soberanía. De igual manera, se
las elegidas por los que ostentan el poder,
puede observar estos tipos de democracia des- por lo que se busca satisfacer las necesida-
pués el punto de vista de gradación en el cual des de una mayor parte de la población por
los actores políticos (comunidad política y re- medios como la inclusión y el compromiso
presentantes) interactúan de acuerdo al análisis con la sociedad. (Rodríguez, 2015: 55).
descrito por Lizcano (2012). En él hace la dis-
tinción de la existencia de un regimen politico Precisamente, la democracia consensual
de democracia directa historico (RPDD) y un será uno de los puntos de análisis del segundo
regimen politico de democracia representativa apartado de este documento, con el fin de pro-
historico (RPDR) en el cual: fundizar en los efectos de la misma para cons-
truir una democracia pluralista ideal.
(…) la cantidad de poder ejercida por cada Llegados a este punto, se hace necesario ar-
uno de ellos es dispar en uno y otro régi- ticular un aspecto transversal como lo es la de-
men. El poder ejercido por la comunidad mocracia a lo largo de los diferentes momentos
política es mayor en el RPDD histórico que
de pensamiento –Premodernidad, Moderni-
en el RPDR histórico y, viceversa, el poder
ejercido por los representantes es mayor en dad y Postmodernidad– con el fin de analizar
el RPDR histórico que en el RPDD histórico la evolución que han tenido las distintas pers-
(Lizcano, 2012: 147) pectivas contrapuestas, dando a entender que
se ha adoptado a las discrepancias presentadas
Es así como Lizcano considera que el pue- en los escenarios, percibiendo de cada época
blo en el ejercicio de democracia directa se en- propuestas colectivas que transforman cada vez
cuentra bajo el control y vigilancia constante de más, de forma coherente, al término aplicado a

Democracia y construcción de sociedad: consenso hegemónico e ideal societal 47


la sociedad. Es así como, el desarrollo históri- otra índole de ‘jurisdicción coactiva’”, conside-
co ha ido añadiendo superposiciones, fruto de rando que el juego democrático no puede verse
las realidades que se han dado en cada sociedad condicionado por la Iglesia que además pro-
para enriquecerla con signos de inclusión que mueve una noción falible a la sociedad, hacién-
proclamen el interés común real. Lo anterior, va dole creer que debe permanecer en el ejercicio o
a ser argüido posteriormente para esclarecer la a la determinación política. Además, agrega que
Crítica, Política y Subalternidades

importancia de las “(…) transformaciones de la tenencia legítima del poder está apoyada en
la democracia dentro de la línea de las “falsas las Santas Escrituras, que profesan los dogmas
promesas” o de la diferencia entre la democracia característicos de la religión, tales como:
ideal como fue concebida por sus padres funda-
dores y la democracia real como la vivimos, con (…) es que cada quien debe estar “some-
mayor o menor participación, cotidianamente” tido a los poderes superiores”, ya que “los
(Bobbio, 1986: 8); de manera que tales transfor- poderes que existen fueron ordenados por
Dios”, y “todo el que resiste al poder se re-
maciones iban atribuyendo descubrimientos a
siste a la ordenanza de Dios”. Se dice que
través de los momentos de pensamientos. la implicación de esta doctrina es que nin-
Para comenzar, partiremos del análisis de la gún miembro de la Iglesia puede pretender
Premodernidad teniendo a este en cuenta como un trato especial en los tribunales, ya que
un punto de referencia e inicio de acuerdo a la “todos los hombres por igual, sin excep-
evolución del pensamiento desde las perspecti- ción” están sujetos, “enjuicio coactivo, a los
vas del colectivo. jueces o gobernantes seculares” (Skinner,
Bien es cierto, que la democracia fue sur- 1993:40)
giendo de acuerdo a las coyunturas sociales que
se iban dando, tanto así que al estar vigente la Avanzando en nuestro razonamiento, es
Edad Media, con características tendientes a la preciso mencionar aquel espacio de tiempo que
religión y sesgadas de la razón, se presentaba sigue el hilo conductor de pensamientos filosó-
una inminente ausencia enmarcada en la pre- ficos-políticos, representados en múltiples for-
modernidad, donde los hombres se orientaban mas discursivas liberales, en donde el hombre
y respondían a los mandatos divinos, basándose propende por encontrarse a sí mismo dándole
en aspectos aristotélicos que se enfocaban en – una relevante importancia a sus necesidades y
las ideas- que Dios como ser supremo y celestial placeres, trasladando el concepto antiguo ha-
transfería a cada uno; ahora bien, adentrarse en cia el etnocentrismo, carácter particular que lo
un sistema político que era predilecto al progre- hace pensar y razonar en instaurar una alterna-
so, entendiendo lo que planteaba Rivera (2011) tiva disyuntiva política a la antes aplicada en la
desviaba la razón de ser de esa época basada en sociedad, donde el pueblo tenía las capacidades
el clasicismo, tal como lo afirma: suficientes para manifestar propuestas colectivas
La filosofía premoderna resulta incompati- que respondieran a sus intereses, teniendo en
ble a menudo con la democracia y la igualdad. consideración que aquella multitud de sociedad
Parte del hecho de que ni la virtud es natural, ni no habla, más bien se expresa con manifestacio-
todos los hombres, en contra de la opinión de nes lo que vuelve menester analizar los síntomas
Rousseau y de las escuelas socialistas, son bue- de la sociedad, partiendo de la concepción en la
nos por naturaleza. Por el contrario, la virtud que está vinculada al alcance del poder.
precisa de una buena educación y, por lo tanto, Garantes a lo dicho se encuentran diversos
del ocio inherente a un determinado nivel de ri- personajes contribuyentes al debate democrá-
queza que no está al alcance de todos. Para los tico enmarcado en la Modernidad tales como
antiguos y los hombres de la Edad Media resulta John Locke, quién realiza una síntesis exhaus-
impensable la idea de una educación universal tiva en aversión al cesarismo manifestado en
o, lo que es lo mismo, la posibilidad —sin la cual muchos estados que propenden por mantener
la democracia no puede convertirse en el régi- practicas injustas, es decir que muestran pers-
men óptimo— de que cualquiera pueda llegar a pectivas de intereses claramente particulares ca-
ser virtuoso (Rivera, 2011: 188). rentes de búsqueda al bien común. Es así como
En contraste con lo anterior, Quentin Skin- lo indica, Abellán (2008: 3) sosteniendo que:
ner menciona a Marsilio, el cual demuestra en
una de sus obras más conocidas que la influen- La preocupación principal de Locke en sus
cia religiosa debería estar desligada a la demo- tratados es la cuestión del orden político
cracia, ya que “los soberanos de la Iglesia han justo de la comunidad, ante la que la cues-
tión de la democracia pierde importancia.
interpretado mal la naturaleza de la propia Igle-
Su objetivo central es la crítica radical a la
sia al suponer que es el tipo de institución capaz monarquía absoluta y el establecimiento de
de ejercer alguna forma  jurídica, política o de

48 María José Higgins Lubo, Dayana Solano Wiswell, Stalin Antonio Ballesteros García, Yulieth Martínez Villalba
las coordenadas de un sistema de gobierno Finalmente, al abordar el momento de pen-
legítimo, es decir, de un gobierno que no samiento en la Posmodernidad se debe conside-
transgreda los límites que el pacto social ha rar el dar aclaración a lo que para los grandes
marcado para la comunidad política. Estos autores de la época dan por entendido con el
límites arrancan ya de su concepción de la
prefijo “post”; su sentido gira en torno a una de-
naturaleza humana.
nominación espacial más que temporal. Es así
como su amplio contexto insinúa un estableci-

Revista Ciencias Sociales no. 41


Luego de Locke, se puede ubicar a Monques-
tieu, quien enarbola su discurso enfrascándose miento sobre la modernidad en cuanto consi-
en la democracia como mecanismo útil para dera la posmodernidad una condición humana
desmontar el absolutismo del Estado, tenien- determinada, en palabras de Lyotard citado por
do como punto de partida la anhelada libertad Vásquez (2011: 3): “Es la era del conocimiento
como garantía, en la que profundiza Abellán y la información, los cuales se constituyen en
(2008: 8) diciendo: medios de poder; época de desencanto y de-
clinación de los ideales modernos; es el fin, la
Su concepción de la democracia, y de las muerte anunciada de la idea de progreso”. Lo
otras formas de Estado, está inserta dentro anterior supone, la trascendencia de la moder-
del análisis de su preocupación central: ga- nidad para sufrir una reivindicación del indivi-
rantizar la libertad y evitar el despotismo. dualismo y lo local, despojándose de la razón
Para Montesquieu la libertad política sólo propia del mismo dando paso a la subjetividad
puede consistir en poder hacer lo que se reinante en todos los discursos efectos del ideal
debe querer y en no estar obligado a hacer
posmoderno.
lo que no se debe querer; la libertad es el
derecho de hacer todo lo que las leyes per- Un punto esencial en el surgimiento de esta
miten, de modo que si un ciudadano pu- posición posmoderna se ve reflejado no solo
diera hacer lo que las leyes prohíben, ya no en la multiplicidad de culturas y religiones que
habría libertad, pues los demás tendrían hoy en día coexisten, sino también en la con-
igualmente esta facultad (Del espíritu de las fluencia del acceso a información y factores de
leyes: 150). entretenimiento relacionados estrechamente
con los avances tecnológicos que han provoca-
En este sentido, se logran permear caracteres do una pérdida de la concepción de la “reali-
distintivos liberales que nutren en mayor medi- dad” por su cercana vinculación con elementos
da a la democracia, dándole paso con grandes ficticios, como lo respalda García (2006: 3):
ínfulas a Rousseau, quién planteó a grandes ras-
gos un aporte sustancial de la modernidad en la (…) en la sociedad postmoderna, la ver-
democracia, al entregarle el término soberano al dad y la realidad se convierten en cuestio-
pueblo, rescatando que de esta manera se hace nes de interpretación y de dinámica social,
pareciéndose cada vez más a la ficción, lo
mucho más eficiente el proceso de cumplimien-
que hace entrar en crisis a cualquier valor
to de los intereses, ya que se supondría que al universal. Esto, porque la realidad ya no
tomar las decisiones colectiva y consensualmen- aparece como una sola, sino como muchas
te se beneficiarían todos de manera justa, como realidades, y tampoco se presenta como ob-
Abellán (2008: 15) lo esboza al reiterar que: jetiva sino como construida en un contexto
social e histórico.
Democracia es para él una forma concre-
ta de la ejecución de las leyes, en la que la Del mismo modo Gutiérrez (2007: 4), res-
mayoría de los ciudadanos están gobernan- palda la anterior afirmación de esa visión pos-
do, si bien la legislación sigue estando en moderna añadiendo que el afán racionalista de
manos del pueblo. Dicho de otra manera,
la modernidad por ejercer control sobre la for-
democracia es la forma de República o de
Estado, en la que el pueblo soberano le en- ma de construir la sociedad y crear un falso uni-
carga el gobierno –o ejecución de las leyes- versalismo contribuyó a su decadencia:
a todo el pueblo o la parte mayor del pueblo
(Contrato social: III, 3).
(…) la reflexión sobre lo posmoderno se
Por lo tanto, se reconoce como al transcu- inscribe también en una reflexión acerca
rrir se va acercando cada vez más al ejercicio del fracaso del proyecto de un mundo que
pretendía homogeneizar lo diverso fundan-
pleno del ideal democrático que se pretende
do su actuar sobre la capacidad que la razón
ejecutar en esta época histórica, agregando en tuviese para controlar el advenimiento de la
medio de la transición elementos esenciales sociedad diversa y plural.
para en su implementación perdure la liberali-
dad aspiracional.

Democracia y construcción de sociedad: consenso hegemónico e ideal societal 49


En definitiva, el presunto objetivo moder- siones e influencia han crecido de manera
no de articular la razón y la democracia con el exponencial a partir de la crisis económica
fin de captar lo que sería el progreso universal, iniciada en 1973.
inicia su deterioro a partir del desencanto por
dicho pensamiento y, al mismo tiempo, por la Como resultado, la primera ruptura afecta
revelación de sucesos en diferentes escenarios directamente los partidos políticos enunciando
Crítica, Política y Subalternidades

que evidencian la que podría llamarse la “cri- una clara pérdida de fuerza en las identidades
sis democrática”. Esta tiene su origen del quie- políticas y provocando apatía en el público, la
bre total de la democracia legitima y que se cual describe el autor como un elemento “endó-
ha visto envuelta en el foco de las discusiones geno”; la segunda la contempla como una crisis
internacionales de acuerdo a su innegable par- de un elemento “exógeno”, donde se refleja en
ticipación a lo largo y ancho del globo. Es este el capitalismo la trasformación del ciudadano
el momento de pensamiento en el que la tran- en un simple consumidor y los dirigentes ase-
sición democrática comienza a manifestarse y guran no poder intervenir ante las variantes del
se escrudiñan las debilidades del “gobierno del mercado.
pueblo” materializadas en caídas de dictaduras
suramericanas en los 1980s, al igual que la des- Prácticas democráticas: Una mira-
aparición de algunos comunismos europeos al da a la evolución y transición hacia
final de la misma década, por ejemplificar al- el consenso
gunos sucesos (Fernández, 2016). Así mismo,
Fernández (2016: 59) hace alusión a algunas Profundizando de manera más detalla en la
de las formas en cómo brota el malestar por democracia consensual y sus efectos en la cons-
las flaquencias presentadas en los sistemas po- trucción del aparato societal ideal, a continua-
líticos establecidos que llevó hasta la existen- ción, se ahondará en cómo tal forma de demo-
cia de democratizaciones basadas en la fuerza cratización propende la constitución de lo que
armada: es, en palabras de Gramsci, la Hegemonía.
En efecto, la democracia consensual según
Estas democratizaciones manu militari, im- la Enciclopedia del Pensamiento Democrático
pulsadas por visiones a veces mesiánicas y
(2001), citada por Rodríguez (2015: 55) afirma
otras solo interesadas en la seguridad uni-
lateral o el control de las riquezas naturales, la existencia de diez características relevantes de
abrieron una crisis internacional sin prece- este:
dentes que marcó el comienzo del nuevo si-
glo tras los espectaculares atentados del 11 (…) entre las que se encuentran el com-
de setiembre. La crisis se extendió por toda partir el poder entre coaliciones multipar-
la región e incluso más allá de ella generan- tidistas; no existe un peso predominante
do, entre otros efectos desestabilizadores, en las relaciones del ejecutivo y legislativo,
olas de emigración que huyen de una guerra existencia de múltiples partidos, un go-
civil a la vez internacional y endémica. bierno federal descentralizado, legislaturas
bicamerales con igualdad de poder, consti-
tuciones fuertes, revisiones judiciales de la
Ahora bien, todos esos elementos provoca- legislación por parte de las cortes supremas,
ron que la arremetida de los países afectados, independencia en los bancos centrales, sis-
en su mayoría islámicos, estuviera ceñida a la temas de grupos de interés corporativistas y
implementación de una resistencia que pudiera una representación proporcional.
hacer frente a dichas democracias liberales que
impedían su desarrollo y amenazaban su forma Lo anterior hace referencia a que las pecu-
de vida (Ibíd.). liaridades del consenso se fundamentan, prin-
Lo anterior, pone en evidencia una crisis de cipalmente, en la coexistencia de ideologías
legitimidad al interior del propósito democráti- transversales que pueden participar y cooperar
co que, en palabras de Fernández (Ibíd.: 62), po- en pro de sus intereses a través del poder.
dría tener raíces en dos rupturas entre sus tres Ahora bien, el vínculo establecido entre los
eslabones: Estado, sociedad y mercado. aportes del consenso y la construcción o pre-
sencia de la Hegemonía planteada por Gramsci,
Por un lado, se experimenta un distancia- gira en torno a la relación que este pudo encon-
miento cada vez más agudo entre la socie- trar con el elemento cultural arraigado en la co-
dad y la esfera política. Por el otro, una cre- munidad y, a su vez, en el sentido del “consen-
ciente colonización del Estado por parte de so” con el que llega a contar la clase en el poder
las fuerzas del mercado global, en particular (Noguera, 2011).
del mundo de las finanzas, cuyas dimen-

50 María José Higgins Lubo, Dayana Solano Wiswell, Stalin Antonio Ballesteros García, Yulieth Martínez Villalba
Enfatizando en el ámbito cultural que men- nía, se podría distinguir que la misma contiene
ciona el autor italiano, este considera que es un grado de manipulación traducida en la ma-
clave conocer los efectos del mismo en corres- nera como logran convencer a cada uno de los
pondencia a la dominación, siendo esta ultima individuos haciendoles creer que aún poseen su
un fenómeno cultural y asegurando la influen- autonomía. No obstante, la Hegemonía puede
cia de la cultura en la creación de situaciones de llegar a su disipación por medio de una crisis or-
consenso o subversión. Por otro lado, al hablar gánica, en términos gramscianos, que también

Revista Ciencias Sociales no. 41


específicamente de la concepción de Hegemo- podría llamarse “crisis de autoridad” manifes-
nía que Noguera (Ibíd.: 8) traza de acuerdo a tandose de acuerdo a la perdida de credibilidad
Gramsci, se plantea desde una perspectiva de en la clase dominante y su control-dirección
las sociedades capitalistas, las cuales al atravesar que, de igual forma, los llevaría a perder su ca-
periodos de normalidad o, lo que ellos llaman, rácter consensual.
consenso generalizado –básicamente, lapsos de Una crisis orgánica es la ruptura del nexo or-
tiempo donde no se hace evidente una fulmi- gánico entre infraestructura y superestructura,
nante crisis– logran un control-dirección de ca- con lo cual el bloque histórico comienza a dis-
rácter ideológico ejercida por una de las clases. gregarse. Una ruptura de tal índole supone que
Ahora bien, tal dominación de carácter con- las orientaciones dadas por la clase dominante
sensualista, el control-dirección de índole ideo- ya no encuentran justificación ideológica frente
lógica, este “hacer hacer” -conseguir que los a otras clases (Gramsci, 1972 citado por Nogue-
individuos produzcan unas y no otras conduc- ra, 2011: 16).
tas de manera totalmente voluntaria-, la clase El génesis de la disolución hegemonica ten-
hegemónica consigue llevarla a cabo no por la dría entonces bases en la insuficiencia de la pro-
capacidad de convicción de su discurso, de su ducción cultural por parte de la clase dirigente,
fraseología, por tener capacidad de pronunciar erradicando el modo en que esta vuelve sus inte-
un conjunto de palabras que crean el frenesí en reses personales en intereses comunes.
las masas, sino porque es capaz de estructurar la Por otro lado, avanzando en nuestro razo-
construcción ideológica de la sociedad alrede- namiento, es posible considerar que la calidad
dor de un sistema cultural. de la democracia es un componente funda-
De modo que para Gramsci, la Hegemonía mental para entender si se sigue luchando por
es un producción meramente cultural como el ideal propuesto o, por el contrario, la batalla
consecuencia de que dicha dominación capita- hace mucho esta perdida. Por esto, entender la
lista es una creación artificial representada ante diferencias entre tener una democracia de cali-
nosotros como un sistema de relaciones socia- dad o la efectividad de un gobierno, nos ayuda-
les, legitimador y reproductor de la domina- rá a comprender en mayor medida el contexto
ción burguesa. Consideremos ahora el término actual y las acciones a seguir.
Bloque Histórico, también plasmado en la obra Tener una democracia de calidad sumado a
de Noguera (Ibíd.: 10), con la finalidad de es- un gobierno efectivo y justo para todos es una
tablecer una concomitancia con la Hegemonía utopía clara para el gobierno del pueblo que, a
a la que hace referencia; esta es articulada por su vez, dirige todos sus esfuerzos con fin de lo-
Macciocchi quien las considera inseparables grar dicho objetivo. Es así como Levine y Mo-
por su rasgo caracteristico al estar inmesersa lina (2007: 19) desarrollan esta tematica, plan-
una dentro otra. teando la independencia de estos dos aspectos
mencionados pero destacando la influencia que
En resumen, cuando una clase social o ejercen sobre la legitimidad de la democracia:
alianza de clases consigue el control a la vez,
de los medios de producción (infraestruc- La calidad de la democracia depende del
tura económica) y el control de la dirección funcionamiento de los procesos mediante
ideológica de la sociedad (superestructura los cuales la población selecciona y con-
político-ideológica), Gramsci dice que esa trola sus gobernantes, no de la eficacia del
clase crea un Bloque Histórico: “la estructu- gobierno en la solución de los problemas
ra y las superestructuras forman un bloque del país. Incluso un gobierno que se apegue
histórico, o sea, que el conjunto complejo, estrictamente a las políticas que aprueban
contradictorio y discorde de las superes- la mayoría de los ciudadanos puede llevar
tructuras es el reflejo de las relaciones so- a resultados que luego sean vistos como ne-
ciales de producción”, y por tanto es hege- gativos de modo que se le considere un mal
mónica (…). gobierno.

A sabiendas de la condición consensual de Conforme a ello, la legitimidad de la demo-


la dominación que se incorpora en la Hegemo- cracia se ve respaldada por la vinculación de

Democracia y construcción de sociedad: consenso hegemónico e ideal societal 51


los ciudadanos y gobernantes entre sí; es decir, constituiría un obstáculo teniendo en cuenta
ambas partes tienen pleno conocimiento de la que la existencia de un pluralismo de valores
participación y la necesidad de intervención del conlleva antagonismo. En vista de lo inconve-
otro para que puedan coexistir, siendo así como niente que sería eliminar las relaciones de po-
los ciudadanos son conscientes de someterse a der, el camino prudente se proyecta con la crea-
un gobierno que exige obediencia y los gober- ción de formas de poder que sean concordantes
Crítica, Política y Subalternidades

nantes de que dicha facultad (gobernar) depen- con los valores democráticos establecidos, en
de de aprobación de los ciudadanos. Entonces, busca de un consenso racional: “Therefore, de-
tal legitimidad democrática es el piso mínimo mocratic politics should recognise and validate
sobre el que opera el análisis de la calidad de la conflict; the aim should be to create what Mou-
democracia, en palabras de Levine y Molina, ffe calls agonistic pluralism: politics that turns
por lo que se ve conectado de acuerdo los pro- antagonism (struggle between enemies) into
cesos constituidos para la designación y vigilan- agonism (struggle between adversaries that ac-
cia de los gobiernos, además de la capacidad de knowledge each other’s legitimacy)” (Ibíd.: 81).
influencia de los ciudadanos sobre el estableci- El pluralismo agonístico del que habla Mou-
miento a través de dos herramientas claves: la ffe, hace referencia a comenzar a ver a adversa-
ciudadanía inclusiva y derecho efectivo a la or- rios y no a enemigos, ya que no se puede negar
ganización y participación. el derecho de los mismos a tener ideas contra-
En definitiva, hoy en día se ha presentado puestas y a su lucha por defenderlas, siendo así
cierto descontento por la falta de legitimidad que el consenso el medio propicio para nutrir una
se puede vislumbrar en los procesos democráti- democracia pluralista. “Agonistic confrontation
cos, teniendo en cuenta la perdida de fe generada happens in a ‘conflictual consensus’ that recog-
por la desconfianza en los politicos y los procedi- nises and allows varied positions competing to
mientos que estos ejecutan. Esto ha arrojado a la install their hegemony over citizen identifica-
ciudadanía a expresar su inconformidad con las tion. For Mouffe, contestation constitutes de-
nuevas democracias y a dejar de lado los instru- mocracy itself, and is the opposite of authoritar-
mentos de participación permitiendo así la des- ianism, which seeks to suppress dissent” (Ibíd.:
información. Asimismo, Westhuizen (2016) lo 81).
afirma al plantear la democracia deliberativa con Como resultado, la tesis de Mouffe simpli-
caracteristicas capaces de aliviar los males de la fica lo que el consenso conflictual puede influir
democracia representativa o como un conflictual en el desarrollo de una democracia en donde el
consensus. En su análisis propende ahondar en las consenso no solo sea de unos pocos, sino de to-
particularidades de la democracia deliberativa, dos, los cuales puedan estar de acuerdo en po-
viéndola desde una perspectiva diferente en la líticas que logren construir el aparato societal
cual el sufragio no es la única forma de opinión idealizado.
pública.
Other modes of communication exist El conflicto como punto de partida
through ‘the informal discursive character of para una transformación democrá-
associations, political movements and opinions’ tica y social
that form part of deliberative action. Citizens
are free to discuss policies and ideas but their Si se naturaliza el conflicto en múltiples
positions do not manifest in decisions, unlike contextos, se haría fácil lograr dimensionar su
the elected who have both deliberative and di- amplia participación en una pluralidad de es-
rect decision-making powers. Still, in Urbinati’s cenarios en los que predominan la diversifica-
view, political judgment is a key indirect action ción y aceptación de canones alternativos a los
brought to bear on elite behaviour in representa- tradicionales. De esa manera, la mixtura genera
tive democracy (Westhuizen, 2016: 80). diferencia que se traduce en aspectos proble-
A pesar de ello, el autor hace alusión a Mou- máticos, intentándolos resolver con medios
ffe, quien sostiene que se encuentra una varia- consensuales que promuevan la unanimidad;
ble que limita y obstruye la funcionalidad de la es justo aquí donde entra a jugar una pieza de
democracia deliberativa como un todo ideal; mayúscula relevancia: la democracia. Esta con-
ella gira en torno a la convivencia de múltiples gruencia entre ambos debates emerge una dua-
valores que al encontrarse ligados a las pasiones lidad bastante interesante que hasta se llega al
y afectos imposibilitan que la deliberación sea caso de poder definirla mediante su relación; lo
imparcial y, por lo tanto, genere una situación anterior, se reitera en la observación dada por
conflictiva. De igual modo, un recurso sería Pachano (1996: 22):
crear esferas de relaciones sociales que no estén
vinculadas con las relaciones de poder, lo cual La relación entre conflicto y democracia es

52 María José Higgins Lubo, Dayana Solano Wiswell, Stalin Antonio Ballesteros García, Yulieth Martínez Villalba
tan estrecha que es posible definirla a partir orígenes, intereses, creencias e inclinaciones?”.
de él: podría decirse que es la manera de re- Bajo ese contexto, se hace menester idearse de
solverlo sin negarlo. Entre ambos términos qué manera podrían relacionarse dos circuns-
se da una doble relación: la democracia sur- tancias de imperante variabilidad: la utopía de-
ge a partir del conflicto (contradicciones de
mocrática y la realidad democrática que en mu-
clase, enfrentamientos ideológicos, conflic-
tos de poderes, conflictos interétnicos, dife- chos casos se vuelve hasta dispersa, entendien-
do su constante incompatibilidad. Sin embargo,

Revista Ciencias Sociales no. 41


rencias regionales, disparidades en el grado
de desarrollo, etc.) y existe para procesarlo. precisamente esta incompatibilidad alberga
ciertos dilemas que se ven impresos en discre-
Dado lo anterior, se deduce que partiendo pantes luchas por movilizaciones que muestran
de la procedencia del conflicto es imprescindi- inconformidad con la aparente democracia que
ble empalmarlo con democracia, entendiendo se ejerce en los estados influenciada por otros.
que ésta última se convierte en mecanismo útil Cuando se habla de influencia se deduce que
para llegar a acuerdos con una estructura demo- lo global traspasa lo local y viceversa, con movi-
crática que dispone de resoluciones óptimas, así mientos recíprocos que se traducen en algunas
como lo reafirma Pachano (Ibíd.) en el siguiente de las formas de globalización –en términos de
párrafo: Sousa (1996)– tales como el localismo globali-
zado que apunta a convertir una coyuntura local
Necesaria e inevitablemente, la democracia en un aspecto con incidencia global y el globa-
debe definir canales para la expresión y pro-
lismo localizado haciendo referencia a como
cesamiento del conflicto social. Solamente
en tanto logre establecer esos canales por
se ajustan las condiciones locales a cuestiones
consiguiente, en la medida en que reconoz- globales. De esa manera, es claro que cualquier
ca la existencia del conflicto y diseñe meca- conflicto sea local o global se vuelve transver-
nismos adecuados para su resolución- será sal al sistema de gobierno impartido en cada
verdaderamente una democracia. estado. Lo anterior, influye de manera reactiva
conforme a lo que la comunidad decida, siendo
Consecuente con ello, se rescata la noción esto motivo de discordia continua para tratar de
particular de mirada a la normatividad que se establecer una democracia.
ejerce dentro del campo democratizado, adu- Así, articulando el análisis que propone Ra-
ciendo que se convierte en el marco en el que mos et al (2014: 751) se evidencia que la com-
se encuentran las verdaderas soluciones para los plejidad prevalece al tratar de conjugar todas
conflictos sociales. A este respecto, cabría resal- aquellas variantes pluralistas que fecundan al
tar que cada conflicto procede de antecedentes conflicto para finalmente desarrollar la demo-
con características distintas, al inferir que de- cracia:
pendiendo de su naturaleza surjan soluciones
que se ajusten mucho más afinadamente a la Abordando el conflicto como una produc-
agenda que lo ocupa. ción del encuentro de la diferencia en con-
Lo dicho hasta aquí supone que, sí, existe textos pluralistas, la investigadora lo com-
prende como un aspecto inerradicable en
un marco en el que se resuelven los conflictos,
la constitución de lo social y pondera que
el cual se presenta por la democracia pero ade- su manifestación se da por una tensión que
más de ello, cabe aducir que los procesos glo- no implica la destrucción del otro, sino que
balizados permean toda emersión pluralista que se sustenta por medio de un diálogo conti-
nazca a partir de la diversidad que recogen; lo nuo. Es así como coloca las bases para que
anterior, revela aquella concepción de democra- pensemos en la política democrática como
tización que realiza Boaventura de Sousa Santos práctica de negociación de la diferencia y
(1996: 34) diciendo que “la democratización es no como un espacio de superación de los
todo proceso social que consiste en la transfor- conflictos.
mación de las relaciones de poder en relaciones
de autoridad compartida”. Lo que en otras pa- De hecho, Mouffe plantea que “la demo-
labras vincula el hecho de coexistencia de múl- cracia no es el alcance del estado de equilibrio
tiples identidades en conjunto que refuerzan la e igualdad anhelado como el “ideal” liberal o
idea pluralista inmersa dentro de la democracia. la “utopía” del pensamiento crítico” (Ibíd.).
Es así como, Ramos, Martins, Gilson & Ma- Así que, todo esto parece confirmar que la de-
ttos (2014: 150) lanzan una pregunta bastante mocracia promulgada desde los principios de
útil para darle una mejor tonalidad al análisis: unanimidad y consenso tienden a desvariar tra-
“¿qué modelo o proyecto de democracia podría yendo a la realidad infinidad de perspectivas a
conquistar y mantener el interés y el compro- considerar.
miso de ciudadanos y ciudadanas de diferentes

Democracia y construcción de sociedad: consenso hegemónico e ideal societal 53


Conclusión siones que representan al aglomerado societal,
se encuentra el pluralismo sumergido en medio
Se sobreentiende que en la medida que las de él, que es motivo de múltiples desacuerdos,
organizaciones e instituciones sean débiles y pero que vale destacar, es la razón principal para
con rasgos deslegitimados se acrecentaran si- que existan prácticas democráticas que sirvan
tuaciones conflictivas que propagan desigual- como conducto para medirlas.
Crítica, Política y Subalternidades

dades, discriminaciones y profundas violencias; En ese sentido, y tal como lo expresa Rodrí-
por medio de ello, se comprueba que una demo- guez & Seco (2007: 12) “…es una práctica abierta a
cracia efectiva logra menoscabar estas coyuntu- nuevas posibilidades capaces de introducir la idea
ras estando en función de un constructo social de autogobierno y el respeto a las singularidades
dirigido a esa sociedad que está inmersa en un que conforman el colectivo”, la democracia rein-
sinnúmero de necesidades que se prevén diri- venta los procedimientos actualmente implemen-
mir en conjunto con disposiciones colectivas y tados en el escenario que nos ocupa, volviéndola
unánimes que cubran intereses en común. un ideal que requiere de esfuerzos mayúsculos por
Paralelo a esta creciente importancia por vislumbrar logros reales.
asumir una participación relevante en las deci-

Bibliografía

Abellán, J. (2008). El concepto de moderno de democracia. Coord. por García, L. & Tortella, G., La
democracia ayer y hoy (págs. 149-224). España: Gadir.
Bellamy, R. (2005). Norbeto Bobbio: Estado de Derecho y Democracia. DOXA, Cuadernos de Filosofía
del Derecho, 73-80.
Bobbio, N. (1986). El Futuro de la Democracia. En N. Bobbio, El futuro de la Democracia (págs. 1-138).
México: Fondo de Cultura Ecónomica.
Fernández, J. (2016). La democracia posmoderna y sus problemas de legitimación. Nueva Sociedad,
56-77.
García, J. J. (2006). Premodernidad, modernidad y postmodernidad frente a la concepción de
educación. Uni-pluri/versidad, 1-9.
Gutiérrez, D. (2007). La posmodernidad de Lyotard explicada a los posmodernos. En Documentos de
Investigación (págs. 124-150). México: El Colegio Mexiquense, A.C. .
Levine, D. & Molina, J. (2007). La calidad de la democracia en América Latina: una visión comparada.
America Latina Hoy, 17-46.
Lizcano, F. (2012). Democracia directa y democracia representativa. Convergencia, 145-175.
Noguera, A. (2011). La teoría del Estado y del poder en Antonio Gramsci: Claves para decifrar la dicotomía
dominación-liberación. Nómadas. Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas | 29, 1-20.
Pachano, S. (1996). Democracia sin sociedad. Quito: ILDIS.
Ramos, A., Martins, A., & Gilson, G. & de Mattos, R. (2014). Democracia y conflicto en contextos
pluralistas: entrevista con Chantal Mouffe. História, Ciências, Saúde-Manguinhos, 749-763.
Rivera, A. (2011). La Constitución Mixta, Un Concepto Político Premoderno. Historia y Política, 169-
197.
Rodríguez, K. (2015). Democracia y tipos de democracia. En Ciencia política: perspectiva
multidisciplinaria. (págs. 49-66). México D.F: Tirant lo Blanch.
Rodríguez, R. & Seco, J. (2007). Hegemonía y Democracia en el siglo XXI: ¿Por qué Gramsci? 1-14.
Skinner, Q. (1993). Los Fundamentos del Pensamiento Politico Moderno. México: Fondo de Cultura
Económica.
Sousa, B. d. (1996). La globalización del derecho. Los nuevos caminos de la regulación y la emancipación.
Bogotá.
Vásquez, A. (2011). La Posmodernidad. Nuevo régimen de verdad, violencia metafísica y fin de los
metarrelatos. Nómadas, 1-16.
Westhuizen, C. (2016). Democratising South Africa: Towards a ‘Conflictual Consensus’. Berlín,
Germany.

54 María José Higgins Lubo, Dayana Solano Wiswell, Stalin Antonio Ballesteros García, Yulieth Martínez Villalba
Dialéctica de la revolución y la contrarrevolución1

Dialectics of the revolution and the counterrevolution


César Albornoz2
caalbornoz@uce.edu.ec

Recibido: 2017-07-31
Aprobado: 2017-10-08

Resumen

Desde un enfoque teórico son analizados en el presente artículo varios aspectos fundamentales de la revolución y de la
contrarrevolución como procesos dialécticos en la historia política de los pueblos. Se enfatiza en sus características esen-
ciales y en los recursos que utilizan las fuerzas contrarrevolucionarias para frenar procesos mediante los cuales se implan-
tan transformaciones sociales tendientes a la construcción de sociedades más equitativas. Problemas siempre actuales
de nuestra realidad, ameritan ser esclarecidos por las ciencias sociales, especialmente ahora que en Nuestra América se
da una marcada polarización entre las fuerzas que bregan por el cambio y las que se empeñan por todos los medios en
mantener el orden que más les conviene.

Palabras clave: revolución, contrarrevolución, tradicionalismo, modernidad, lucha de clases

Abstract

From a theoretical perspective, several fundamental aspects of the revolution and the counterrevolution are analyzed
in the present article as dialectical processes in the political history of the peoples. Emphasis is placed on its essential
characteristics and on the resources used by counterrevolutionary forces to halt processes through which social trans-
formations tending toward the construction of more equitable societies are implemented. Always current problems of
our reality, merit to be clarified by the social sciences, especially now that in Our America there is a marked polarization
between the forces that struggle for change and those that strive by all means to maintain the order that best suits them.

Keywords: Revolution, counterrevolution, traditionalism, modernity, class struggle

1 Este artículo corresponde a la parte teórica de la investigación “Las élites del poder en las contrarrevoluciones del siglo XIX en América Latina”,
desarrollada dentro del programa doctoral Estado de Derecho y Gobernanza Global de la Universidad de Salamanca.
2 Máster en Sociología por la Universidad de Sofia Kliment Ojridski (Bulgaria). Docente investigador en la Universidad Central del Ecuador.

Dialéctica de la revolución y la contrarrevolución 55


Introducción tereses, utilizan todos los recursos posibles. Es
menester en esta nueva etapa de luchas por la
Las sociedades modernas emergen de com- integración regional y la segunda independen-
plejos procesos revolucionarios que se han su- cia de Nuestra América, entender desde la teoría
cedido en el mundo desde el siglo XVII en ade- social estos flujos y reflujos de la dialéctica entre
lante bajo diversas formas de manifestarse, las revolución y contrarrevolución, con poderosos
Crítica, Política y Subalternidades

que por sus características comunes y las espe- enemigos internos y la cada vez más descarada
cificidades que adoptan en cada caso particular, injerencia foránea.
han sido fundamentalmente de dos tipos: las de Precisamente en el presente año se conme-
carácter capitalista y las socialistas o, en no po- mora el centenario de la Revolución de Octubre,
cos casos, de transición entre las dos. la primera revolución socialista triunfante en el
En América Latina estos acontecimientos país más extenso del mundo, indudablemente
históricos radicales son parte de un prolongado una de las de mayor trascendencia histórica por
proceso iniciado con las luchas por la emanci- su influencia que cambió radicalmente el curso
pación de las metrópolis europeas que la so- de la historia humana en el siglo XX. Los hechos
metieron al coloniaje a lo largo de tres siglos. demuestran que la revolución rusa o bolchevi-
Desde entonces sus pueblos han transitado por que desde sus inicios se vio permanentemente
distintas etapas, en medio de una encarnizada asediada por la contrarrevolución organizada
lucha de élites del poder y sus respectivas cla- por fuerzas internas y externas que, a lo largo de
ses sociales: unas empeñadas en mantener las siete décadas, no descansaron hasta infligirle la
estructuras consolidadas en esos siglos de colo- derrota en 1991.
niaje y otras, bajo el influjo de las transforma- Ahí está ese proceso dialéctico como para
ciones sociales europeas y las propias demandas recordarnos la vigencia que tiene para las cien-
del momento histórico que viven, tendientes a cias sociales la problemática de la revolución y
implantar en nuestras patrias regímenes más la contrarrevolución, con todo su impacto en
democráticos fundamentados en variantes de la los aspectos fundamentales del devenir de toda
ideología liberal. sociedad. Ante esa relevancia teórica, en este ar-
Todos esos procesos de transformación so- tículo se examinan las características esenciales
cial siempre tuvieron que enfrentar la más enco- de estos fenómenos desde una perspectiva mar-
nada resistencia por parte de las élites del poder xista, poniendo especial énfasis en los recursos
enquistadas en el control de la economía, de la que las fuerzas contrarrevolucionarias utilizan
política y demás esferas fundamentales de la en su labor de zapa en contra de los procesos
actividad social tales como la comunicación, la revolucionarios que emprenden los pueblos en
educación y otras que les aseguraban el control su afán de construir sociedades más justas.
de la conciencia social. Desde el siglo XIX se han
sucedido prolongadas, denodadas y sangrientas El concepto de revolución y sus ca-
batallas a lo largo y ancho de nuestro continen-
racterísticas esenciales
te entre los forjadores de la modernidad y los
defensores de la tradición, entre los que flamea-
El término introducido por Copérnico en
ban las banderas del progreso, de las libertades
1543 en su obra De revolutionibus orbium coeles-
y derechos ciudadanos básicos para nuestros
tium, marcando una gran conmoción en el cam-
pueblos en tenaz lucha contra los abanderados
po de las ciencias naturales, pasa también a las
del inmovilismo social.
ciencias sociales desde el siglo XVII para signifi-
En nuestros días varios países retoman esos
car los profundos cambios que se dan en el desa-
procesos iniciados por el radicalismo liberal la-
rrollo de la sociedad. Luis Villoro (2010)3 afirma
tinoamericano, frustrado en su avance por plu-
que las transformaciones ocurridas en 1688 en
tocracias y oligarquías de todo jaez surgidas de
Inglaterra marcan el inicio del uso del término
procesos contrarrevolucionarios que, aliadas a
revolución que en adelante será convertido en
intereses foráneos imperiales, desembocaron en
categoría fundamental para la política, la socio-
las últimas décadas del siglo pasado en la hege-
logía y ciencias sociales en general.
monía neoliberal que convirtiera a la región en
Los clásicos del marxismo desde sus obras
una de las más inequitativas del mundo.
El siglo XXI se presenta prometedor para
América Latina en cuanto a importantes trans-
formaciones sociales de varios de sus países. Es-
3 “Revolución” es un concepto moderno que quizás se
tos procesos sociales progresistas incomodan a
haya usado por primera vez en la Glorious Revolution
poderes locales y mundiales que, para frenarlos inglesa de 1688. Pero es la Revolución Francesa la que
o restaurar el orden social conveniente a sus in- generaliza el término.” (Villoro, 2010: 7).

56 César Albornoz
más tempranas, en contraposición a las inter- solverlo (Marx, 1976b: 518).
pretaciones conservadoras del fenómeno o a
las liberales con las cuales no pueden coincidir Será Lenin quien al fragor de la defensa de
plenamente, desarrollan una propia teoría de la la revolución triunfante en el inmenso imperio
revolución. En la Ideología alemana escrita con- ruso, desarrollará más su teoría en medio de
juntamente en Bruselas en 1846, ya tienen una una franca e intensa lucha ideológica con todos
precisa concepción del asunto: los exponentes de la oposición y de la contrarre-

Revista Ciencias Sociales no. 41


volución. Las experiencias del día a día en ese
La contradicción entre las fuerzas produc- colosal intento de consolidar la victoria de los
tivas y la forma de relación que, como veía- humillados y ofendidos de su patria le obligan a
mos, se ha producido ya repetidas veces en profundizar permanentemente en sus reflexio-
la historia anterior, pero sin llegar a poner nes sobre tan complejo problema. Y este es uno
en peligro la base de la misma, tenía que de los puntos clave que sostiene: la revolución
traducirse necesariamente, cada vez que eso
es “una situación complicada en extremo”, otra
ocurría, en una revolución, pero adoptando
al mismo tiempo diversas formas acceso- situación es impensable:
rias, como totalidad de colisiones, colisio-
nes entre diversas clases, contradicción de Tales revoluciones no existen y los suspiros
las conciencias, lucha de ideas, etc., lucha por una revolución de ese tipo no son más
política, etc. Desde un punto de vista limi- que lamentaciones reaccionarias de inte-
tado, cabe destacar una de esas formas acce- lectuales burgueses. Aún en el caso de que
sorias y considerarla como la base de estas la revolución comience en una situación
revoluciones, cosa tanto más fácil cuanto que, al parecer no sea muy complicada, ella
que los mismos individuos que sirven de misma, al desarrollarse, crea siempre si-
punto de partida a las revoluciones se hacen tuaciones complicadas en extremo. Porque
ilusiones acerca de su propia actividad, con una revolución verdadera, una revolución
arreglo a su grado de cultura y a la fase del profunda, “popular”, según la expresión de
desarrollo histórico de que se trata. Marx, es un proceso increíblemente com-
Todas las colisiones de la historia nacen, plicado y doloroso de agonía de un régimen
pues, según nuestra concepción de la con- social caduco y de alumbramiento de un ré-
tradicción entre las fuerzas productivas y gimen social nuevo, de un nuevo modo de
la forma de relación (Marx y Engels, 1976ª: vida de decenas de millones de personas. La
61-62). revolución es la lucha de clases y la guerra
civil más enconadas, más furiosas, más en-
carnizadas. En la historia no ha habido ni
Lo que llaman en un inicio forma de rela- una sola gran revolución sin guerra civil. Y
ción será definido más adelante de manera defi- solo un hombre enfundado puede pensar
nitiva como relaciones de producción. Cuando que es posible una guerra civil sin una “si-
en 1859 Marx escribe el prólogo de la Contribu- tuación complicada en extremo”.
ción a la crítica de la Economía Política ya tiene Sin situaciones extraordinariamente com-
más pulida la que será su clásica definición de plicadas jamás habría habido revoluciones.
revolución: El que no se arriesga no pasa la mar (Lenin,
1977a: 308).
Al llegar a una fase determinada de desa-
rrollo las fuerzas productivas materiales de Hay quienes se hacen ilusiones con una
la sociedad entran en contradicción con las revolución sin sobresaltos, continúa, no falta
relaciones de producción existentes o, lo quien
que no es más que la expresión jurídica de
esto, con las relaciones de propiedad den- estaría dispuesto a aceptar la revolución so-
tro de las cuales se han desenvuelto hasta cial si la historia nos llevase a ella de una
allí. De formas de desarrollo de las fuerzas manera tan pacífica, tan serena, tan suave
productivas, estas relaciones se convierten y cuidadosa como un tren expreso alemán
en trabas suyas, y se abre así una época de llega al andén de una estación. El mozo del
revolución social. (…) Cuando se estudian tren, muy digno, va abriendo las portezue-
esas revoluciones hay que distinguir siem- las del coche y exclama: ¡Estación Revolu-
pre entre los cambios materiales ocurridos ción Social! Alle aussteigen! (¡todo el mun-
en las condiciones económicas de produc- do debe apearse!) (Ibíd.).
ción y que pueden apreciarse con la exac-
titud propia de las ciencias naturales, y las Cuando en 1915 escribe su trabajo La banca-
formas jurídicas, políticas, religiosas, artís- rrota de la II Internacional, publicado el mismo
ticas o filosóficas, en una palabra las formas
año en Ginebra, Lenin (Ibíd.: 226) deja clara esa
ideológicas en que los hombres adquieren
conciencia de este conflicto y luchan por re-
posición teórica: “A un marxista no le cabe duda

Dialéctica de la revolución y la contrarrevolución 57


de que la revolución es imposible sin una situa- Al analizar el complejo proceso de la lucha
ción revolucionaria; además, no toda situación revolucionaria en América Latina en la segunda
revolucionaria desemboca en una revolución” Y mitad del siglo XX, Rodney Arismendi (1987:
la define destacando sus manifestaciones objeti- 297-298), marxista uruguayo, hace importan-
vas más reconocibles: tes precisiones teóricas acerca de la revolución
que si bien obedece a regularidades o rasgos co-
Crítica, Política y Subalternidades

¿Cuáles son, en términos generales, los munes válidos para toda revolución social, que
síntomas distintivos de una situación re- pueden generar una semejanza relativa, sin em-
volucionaria? Seguramente no incurrimos bargo, por lo complejo de sus procesos, en cada
en error si señalamos estos tres síntomas
caso se presentan como especificidades propias
principales:
1) La imposibilidad para las clases domi-
de cada realidad concreta, en dependencia de
nantes de mantener inmutable su domina- las fuerzas motrices que la impulsan, de las ca-
ción; tal o cual crisis de las “alturas”, una racterísticas de los aliados y las alianzas políti-
crisis en la política de la clase dominante cas que se configuran, de la composición de sus
que abre una grieta por la que irrumpen el participantes, de las vías elegidas y etapas por las
descontento y la indignación de las clases que deben transcurrir para su triunfo: “en toda
oprimidas. Para que estalle la revolución no revolución actúan leyes generales que definen
suele bastar con que “los de abajo no quie- su carácter y se presentan en formas históricas
ran”, sino que hace falta, además, que “los
concretas, siempre irrepetiblemente específicas”.
de arriba no puedan” seguir viviendo como
hasta entonces. 2) Una agravación fuera de
En la academia norteamericana, cuando en
lo común, de la miseria y de los sufrimien- las décadas de los sesenta y setenta del siglo pa-
tos de las clases oprimidas. 3) Una intensi- sado se recupera la tradición de los clásicos, en
ficación considerable, por estas causas, de oposición al empirismo, estructuralismo y fun-
la actividad de las masas, que en tiempos cionalismo que había imperado en su sociolo-
de “paz” se dejan expoliar tranquilamente, gía, se funda toda una corriente de investigación
pero que en épocas turbulentas son empu- a partir de lo que llaman la Sociología Históri-
jadas, tanto por toda la situación de crisis, ca, institucionalizándola como disciplina en los
como por los mismos “de arriba”, a una situa-
planes de estudio de algunas de sus universi-
ción independiente.
Sin estos cambios objetivos, no solo inde-
dades. El influjo del marxismo en esta corrien-
pendientes de la voluntad de los distintos te del pensamiento es inevitable. Tal el caso de
grupos y partidos, sino también de la volun- Charles Tilly o Theda Skocpol, de quien toma-
tad de las diferentes clases, la revolución es, remos algunas de sus reflexiones conceptuales
por regla general, imposible. El conjunto de sobre la revolución.
estos cambios objetivos es precisamente lo En su libro Los Estados y las revoluciones
que se denomina situación revolucionaria sociales, donde hace un estudio comparado de
(Ibíd.: 226-227). las revoluciones francesa, rusa y china, Sko-
cpol (1984: 11) señala que llegó a convencerse
Belin Boev (1983: 5) en Dialéctica de la re- que “las causas de las revoluciones solo podrían
volución, un exhaustivo análisis sobre este fenó- comprenderse pensando en las interrelaciones
meno, define como objeto de la ciencia política específicas de las estructuras de clase y Estado
a las revoluciones sociales con todos sus ele- y en la compleja interacción al cabo del tiempo,
mentos esenciales (intereses y conflictos de cla- de los acontecimientos internos e internaciona-
se, tendencias de su desarrollo, regularidades, les”. En cuanto a su definición:
etc.), además como las más poderosas, signifi-
cativas, dinámicas e implacables palancas para Las revoluciones sociales son transforma-
el progreso social por el radicalismo de sus con- ciones rápidas y fundamentales de la situa-
secuencias. Destaca su evolución desigual según ción de una sociedad y de sus estructuras
las características de cada sociedad y establece de clase; van acompañadas, y en parte son
sus diferentes momentos: auge y estancamien- llevadas por las revueltas, basadas en las
to, desvíos y correcciones, desafueros y cordura, clases, iniciadas desde abajo. Las revolu-
ciones sociales se encuentran aparte en las
fases en las que las inconsecuencias y contradic-
otras clases de conflictos y procesos trans-
ciones inevitablemente se manifiestan. Resalta formativos, ante todo, por la combinación
además el carácter interdisciplinario de los estu- de dos coincidencias: la coincidencia del
dios de la revolución por su complejidad, desde cambio estructural de la sociedad con un
la economía, politología, sociología, psicología, levantamiento de clases, y la coincidencia
culturología y filosofía, entre las ciencias socia- de la transformación política con la social
les más importantes que tratan de desentrañar (Ibíd.: 21).
su dinámica, causas y consecuencias.

58 César Albornoz
Una observación metodológica importante de “transición” como eufemísticamente deno-
para la cabal comprensión de las revoluciones minan a este período en esos países a verdade-
sociales es tratarlas en su complejidad, pues en ros procesos contrarrevolucionarios. Pero esa es
su criterio la sobresimplificación que aísle sus otra discusión, propia de la socialdemocracia en
aspectos no permite ese cometido. Por lo tan- oposición a la sociología marxista, que escapa a
to, para Skocpol (Ibíd.: 23-24) “las revoluciones los objetivos de este artículo.
sociales no deben analizarse desde una perspec-

Revista Ciencias Sociales no. 41


tiva estructural, recomendando el análisis teóri- La contrarrevolución como freno o
co comparativo como la forma “más apropiada negación de los procesos revolucio-
para desarrollar explicaciones de las revolucio-
narios
nes que, al mismo tiempo, estén enraizadas en
la historia y sean generalizables, más allá de los Toda revolución, en palabras de Marx, en-
casos aislados”. gendra contrarrevolución, ésta surge paralela-
Como un proceso social complejo en la re- mente a aquella. Cuando Engels hace el análisis
volución se pueden diferenciar una serie de eta- y balance de la revolución alemana de 1848 deja
pas, cada una de las cuales prepara las condicio- claramente establecido este incontrovertible
nes propicias para las siguientes: principio sociológico:
En la forma más general podemos diferenciar (…) todas las revoluciones tienen por desti-
cinco etapas principales del desarrollo de la re- no que la unión de las diferentes clases, que
volución: 1) período de maduración de las pre- siempre es en cierto grado una condición
misas socio-económicas objetivas; 2) período necesaria de toda revolución, no puede
de crisis nacional generalizada y de lucha por el subsistir mucho tiempo. Tan pronto como
poder político; 3) período de la situación revolu- se conquista la victoria contra el enemigo
cionaria y efervescencia política de las masas; 4) común, los vencedores se dividen, forman
revolución política e implantación del poder de distintos bandos, y vuelven las armas los
una clase más progresista; 5) período de afianza- unos contra los otros. Precisamente este rá-
miento de los resultados de la revolución (Bur- pido y pasional desarrollo del antagonismo
latski, 1982: 267). entre las clases en los viejos y complicados
organismos sociales hace que la revolución
Que, como señala el autor citado, “en tal o sea un agente tan poderoso del progreso
cual revolución concreta son posibles diversos social y político; y precisamente ese conti-
tipos de desviaciones respecto de esta periodi- nuo y rápido crecer en los nuevos partidos,
zación, o sea, mayor fragmentación de los pe- que se suceden en el poder durante esas
ríodos, contornos confusos del paso de uno al conmociones violentas, hace a la nación
que recorra en cinco años más camino que
otro, falta de culminación de los mismos, etc.”
recorrería en un siglo en circunstancias or-
(Ibíd.: 268). dinarias (Engels, 1976: 335).
De lo complejo que resulta la aplicación
práctica de un concepto teóricamente correcto Posteriormente Lenin (1976b: 6), indu-
sirve de ejemplo el caso de Anthony Giddens dablemente el teórico que más desarrolló los
(2000: 638) quien define la revolución como aspectos de la contrarrevolución como fenó-
“la toma del poder político, generalmente por meno social por el papel histórico que le tocó
medio de la violencia, por los líderes de un mo- jugar en la dirección de la mayor revolución
vimiento de masas que posteriormente, utilizan ocurrida en el siglo XX, hace también suya esa
dicho poder para iniciar grandes procesos de reflexión extraída de la práctica social: “imagi-
reforma social”. Desde ese punto de vista saca narse que la historia universal avanza suave y
conclusiones bastante discutibles cuando afirma ordenadamente, sin gigantescos saltos atrás en
que lo que “ocurrió en 1989 en Europa Oriental algunas ocasiones, no es dialéctico, es acientí-
fue realmente una serie de revoluciones, ya que fico, falso desde el punto de vista teórico”, pues,
había movimientos sociales de masas; se ame- reflexiona en otro de sus célebres escritos:
nazó con la violencia y, a veces (en Rumania,
por ejemplo), ésta se utilizó contra las autori- (…) en toda revolución profunda, la regla
dades, y los acontecimientos produjeron autén- es que, los explotadores, que durante bas-
ticos procesos de reforma social” (Ibíd.). Se le tantes años conservan de hecho sobre los
olvidó al sociólogo inglés que la revolución se explotados grandes ventajas, opongan una
concibe como progreso, como mejora sustancial resistencia larga, porfiada y desesperada.
en conquistas sociales respecto al régimen ante- Nunca –a no ser en la fantasía dulzona del
melifluo tontaina de Kautsky– se someten
rior y no regresión en beneficio de élites y oli-
los explotadores a la voluntad de la mayoría
garquías como se ha constatado 25 años después

Dialéctica de la revolución y la contrarrevolución 59


de los explotados sin haber puesto antes a Toda revolución, por lo tanto, debe enfrentar
prueba su superioridad en una desesperada inevitablemente una abierta o encubierta con-
batalla final, en una serie de batallas. trarrevolución. Y el desenlace sangriento se ma-
(…) los explotadores siguen inevitablemen- nifiesta generalmente también como constante
te abrigando esperanzas de restauración, es-
en la gran mayoría de ellas, aspecto ampliamente
peranzas que se convierten en tentativas de
restauración. Después de la primera derrota registrado por la memoria histórica en muchos
Crítica, Política y Subalternidades

seria, los explotadores derrocados, que no de los casos señalados. Tal la fuerza, impacto e
esperaban su derrocamiento ni creían en influencia de las revoluciones que, al decir del
él, que no aceptaban ni siquiera la idea de sociólogo tunecino Elbaki Hermassi, “el carácter
que pudiera producirse, se lanzan con ener- universal de las revoluciones significa que ejer-
gía decuplicada, con pasión furiosa y odio cen un efecto demostrativo más allá de las fron-
centuplicado a la lucha por la restitución del teras de su país de origen con un potencial para
“paraíso” que les ha sido arrebatado, en de- desencadenar oleadas de revolución y contrarre-
fensa de sus familias, que antes disfrutaban
volución dentro de unas sociedades y entre unas
de una vida tan dulce y a quienes la “chusma
vil” condena a la ruina y miseria (o al traba- y otras” (citado por Skocpol, 1984: 20).
jo “simple”…) (Lenin, 1979a: 84). Siendo innegable la importancia que tiene
la contrarrevolución para las ciencias sociales,
Álvaro García Linera (2012: 11) al recordar en tanto problema teórico, se puede constatar
esa verdad histórica –“Fue Lenin quien seña- que ha sido menos abordado que el de la revolu-
ló que todo proceso revolucionario verdadero ción, a pesar de la clara comprensión que implí-
engendra una contrarrevolución aún mayor”– citamente existe acerca de su inevitabilidad en
explica en nuestros días, desde la experiencia todo proceso revolucionario, debido a la férrea
boliviana, la dialéctica entre revolución y con- oposición que manifiestan los sectores sociales
trarrevolución como algo permanente y que re- perjudicados en sus intereses y privilegios al
quiere vigilia sin tregua por parte de los sujetos ser reducidos sustancialmente, o eliminados,
que propugnan la transformación social: “Eso por los cambios radicales introducidos por las
significa que toda revolución necesita avanzar revoluciones sociales. Oposición que en algún
para consolidarse, pero al hacerlo levanta fuer- momento de su desarrollo puede ser desplegada
zas opositoras a su avance que ponen en jaque también por elementos que participaron en la
la propia revolución, la cual para defenderse y revolución. Sin embargo, de las fuentes docu-
consolidarse deberá a su vez avanzar más, des- mentales existentes se pueden rescatar valiosas
pertando aún mayores reacciones de las fuerzas características esenciales a ser consideradas en
conservadoras, y así de manera indefinida”. el estudio de la contrarrevolución, gracias a la
Por esa regularidad de la historia, hay revolu- sistematización realizada por algunos científi-
ciones que perduran o son derrotadas en menor cos sociales que han profundizado en el análisis
o mayor plazo por fuerzas contrarrevoluciona- del tema.
rias. Múltiples son los ejemplos de ello en dife- Para el científico soviético Yuri Krasin (1983:
rentes épocas y lugares: la Revolución Francesa 275‒276) toda contrarrevolución constituye un
(1789–1794-1814), la española (1820-1823), la proceso regresivo liderado por los grupos socia-
revolución democrático burguesa en Alemania les opuestos a una revolución que tienden a la
en 1848, la paraguaya (1814-1870), la Comuna restauración o conservación del estado social
de París en 1871, la colombiana (1848-1885), la anterior, para lo cual recurren a todas las for-
primera mexicana (1855-1876), la ecuatoriana mas posibles: rebeliones, guerras civiles, cons-
(1895-1912), la rusa (1905-1914), otra vez en piraciones, sabotajes, diversionismo ideológico,
Alemania la revolución de noviembre de 1918-19 intervenciones extranjeras, bloqueos, entre las
e igualmente en Hungría, la guerra civil españo- acciones más frecuentes, que debe enfrentar
la (1936-1939), en Bolivia (1952-1964), Hungría todo proceso revolucionario. La restauración
(1956) y Checoslovaquia (1968), en Chile (1970- temporal del orden anterior no siempre puede
1973), en la pequeña isla de Granada (1979- eliminar todas las profundas transformaciones
1983), Polonia (1980-81), o la revolución nicara- realizadas por la revolución. En el plano ideoló-
güense (1979-1990). A las que se suman todas las gico, destaca Krasin, se recurre a métodos cuyos
revoluciones socialistas de los países de Europa elementos se fundamentan en el revisionismo y
oriental: la soviética (1917-1991) y las triunfantes el nacionalismo, el bonapartismo, e incluso el
después de la segunda guerra mundial hasta su fascismo puede ser uno de sus recursos extre-
desaparición en 1989. En el Asia, la de Mongolia mos. En cuanto a los actores sociales, los define
(1920-1990), la de Afganistán (1978-1992) y la de como grupos minoritarios de la sociedad que
Irak (1979-2003). Y Libia (1969- 2011), una de constituyen las clases explotadoras desplazadas
las más recientes, en el continente africano. por la revolución, que en su actividad contrarre-

60 César Albornoz
volucionaria necesitan atraer a amplios sectores nerse con éxito al consiguiente desarrollo
de las masas, para lo cual introducen en su seno del proceso revolucionario. Ella utiliza y en
la discordia, la confusión y la división. Entre los el futuro siempre utilizará en similares cir-
grupos sociales más vulnerables a inclinar su es- cunstancias cada dificultad de la revolución,
para liquidarla, si es que en el transcurso de
tado de ánimo a favor de la contrarrevolución
la transformación revolucionaria no son
señala a la pequeña burguesía. desplazados sus cuadros y adeptos, inclui-
En un Breve diccionario político, coinci-

Revista Ciencias Sociales no. 41


dos los elementos vacilantes, de las posicio-
diendo con mucho de lo anterior, se define a la nes decisivas del poder, de la economía y de
contrarrevolución como la lucha activa de los la vida cultural del país, y si no se convence
sectores opositores “contra la creciente revolu- a las masas de la necesidad de profundos y
ción con el objeto de conjurarla, o contra la re- radicales cambios sociales (Ibíd.).
volución triunfante y el régimen social y estatal
establecido como resultado de la victoria, con Resumidas en la cita anterior las más impor-
el objeto de restaurar los órdenes caducos”. Son tantes prevenciones que el poder revolucionario
importantes los dos momentos que se destacan debe tener para evitar contrarrevoluciones, de
de la actividad contrarrevolucionaria: durante el gran utilidad y vigencia para procesos que ac-
proceso de la revolución y cuando esta triunfa, tualmente se viven en América Latina, donde
en los que la lucha entre las fuerzas de la revo- al momento se despliegan de los más signifi-
lución y de la contrarrevolución expresan su cativos del planeta en la búsqueda de construir
carácter dialéctico como “ley objetiva de la lu- sociedades más equitativas. Sobre este aspecto
cha de clases en su período de máxima tensión” Mchedlov (1987: 9) formula un planteamiento
(Onikov, 1983: 117). coincidente: “Privar a la reacción tanto interna
En cuanto a las formas en que se manifies- como externa, de cualquier tipo de apoyo en
ta la contrarrevolución, entre las más comunes las masas significa limitar sustancialmente las
están las siguientes: “resistencia armada, guerra posibilidades de la contrarrevolución”. De la cla-
civil, motines, conspiraciones, actos de sabotaje, ridad con que se concebía el peligro de la con-
subversiones”. Y los recursos más utilizados por trarrevolución en la antigua Unión Soviética,
las fuerzas de la contrarrevolución para ganarse algunos años antes de su desaparición, quedan
a las grandes masas son “el engaño, la demago- estas reflexiones:
gia, el chantaje la calumnia” (Ibíd.). Además, si
La práctica social también ha demostrado
es necesario recurrir al terror, antes y después, en forma no menos convincente lo nocivo
la contrarrevolución no tiene ningún empacho de las ilusiones acerca de que la justeza de la
en hacerlo. Todo un instrumental usado en causa del socialismo en escala histórica uni-
cualquier época y lugar donde se da el enfrenta- versal y el carácter popular, auténticamente
miento entre las fuerzas del orden y las fuerzas democrático de la revolución socialista “eli-
del cambio, a lo que habría que sumar “calum- minan” en forma casi mecánica la posibili-
nias, engaño de la opinión pública, bloqueo eco- dad de una acción contrarrevolucionaria. En
nómico, sabotaje, hambre y destrucción, sobor- su época los comuneros parisienses pagaron
caro por subestimar al adversario y por esa
no y amenaza, terror, asesinato de personalida-
ingenua fe en la legalidad (como si alguna
des políticas, asaltos al estilo fascista: tal es hoy vez las fuerzas reaccionarias se hubieran de-
el arsenal de métodos de la contrarrevolución” tenido ante las normas del derecho y de la
(Pavlenko, 1985: 32). moral al defender sus intereses). Los errores
En esa lógica de revolución y contrarrevo- de los comuneros fueron profundamente
lución Belin Boev (1983: 60) hace algunos im- analizados por Marx, Engels y Lenin, quie-
portantes señalamientos sobre esta última. En nes demostraron convincentemente que la
determinadas circunstancias históricas, afirma, absolutización de los medios pacíficos de
siempre puede surgir una situación contrarre- lucha y la blandura liberal crean el clima
favorable para las acciones agresivas de la
volucionaria “cuando las fuerzas reaccionarias
contrarrevolución y el desencadenamiento
utilizan algunas dificultades, sean temporales o de la guerra civil por las fuerzas de la reac-
duraderas, para la revolución (crisis al interior ción (…) han señalado con acierto el vínculo
de las fuerzas revolucionarias), para autoorga- entre tales espejismos y la incomprensión de
nizarse y retroceder la rueda de la historia”. De las raíces de la contrarrevolución, de su base
ahí que: objetiva (Ibíd.: 14).

En las condiciones de algunas situaciones El sociólogo búlgaro Velichko Dobrianov


críticas la reacción puede conservar durante (1981: 41) respecto a la contrarrevolución re-
un buen período sus cuadros, organizacio- salta la resistencia que siempre presentan las
nes, fuerzas y capacidades, para contrapo-
fuerzas vinculadas con las antiguas relaciones

Dialéctica de la revolución y la contrarrevolución 61


sociales, valiéndose de “la ayuda del poder es- (…) la actitud de quienes ‒personas o insti-
tatal, de los medios económicos y la influencia tuciones‒ buscan restaurar el orden políti-
ideológica” para la preservación del orden social co abatido por una revolución, es decir vol-
anterior, lo que incide en el carácter violento de ver las cosas atrás, desandar lo caminado y
poner en vigencia experiencias del pasado.
la revolución, en las más diversas formas, por
En función de la actitud que asumen frente
lo que Marx expresaría que “la violencia es la al cambio social y al establecimiento de un
Crítica, Política y Subalternidades

partera de la revolución”. nuevo orden en el Estado, se distinguen ‒en


Rodrigo Borja (2012) trata detalladamente cada lugar y en cada tiempo‒ los partidos,
el concepto de contrarrevolución en su Enciclo- instituciones o personas de izquierda y los
pedia de la Política. Ahí afirma que el término de derecha. Los primeros tienen vocación
acuñado por Joseph de Maistre para definir lo de cambio social mientras que los segun-
opuesto a la revolución, se popularizó posterior- dos consagran sus horas y sus esfuerzos a
mente como concepción en Francia para signi- la preservación de la sociedad tradicional
(Ibíd.).
ficar las posiciones contrarias a la revolución de
1789 identificadas con toda clase de intentos para Las categorías o dimensiones de los actores
la restauración monárquica. Así, para el politólo- políticos enfrentados ideológicamente:
go y expresidente ecuatoriano, contrarrevolución
es “antirrevolución, anulación de las conquistas La izquierda y la derecha, sin embargo, ad-
revolucionarias y la retrogradación hacia el or- miten subdivisiones. Hay una izquierda re-
den de cosas imperante antes de la transforma- volucionaria y otra reformista, en atención
ción revolucionaria”. Que “la contrarrevolución a los métodos que utilizan o se proponen
es la reacción que, en dirección opuesta, generan utilizar para alcanzar sus propósitos de
las acciones revolucionarias, en una suerte de cambio. Y hay una derecha conservado-
ra y otra reaccionaria, según pretendan el
aplicación a los acontecimientos sociales de la
mantenimiento intocado del actual orden
conocida ley física de que toda acción mecánica de cosas social o el retorno hacia superadas
produce una reacción de intensidad equivalente” fórmulas del pasado. La derecha reacciona-
y siguiendo con símiles tomados de las ciencias ria se denomina también contrarrevolucio-
naturales califica como “los “anticuerpos” produ- naria y el conjunto de sus ideas y acciones es
cidos por la revolución” que “actúan inmediata- la contrarrevolución (Ibíd.).
mente para oponerse a la implantación de las me-
tas revolucionarias” siendo “los miembros de las Dado que en una revolución social inter-
clases sociales desplazadas quienes los impulsan. vienen una gran variedad de grupos y clases
A esta respuesta se denomina contrarrevolución” sociales con diferentes fines e intereses, durante
(Borja, 2012: 373‒374). el proceso se forman alianzas temporales y mu-
Hay varios aspectos esenciales útiles para el chos de quienes plegaron a ellas en el camino
tratamiento y comprensión de la contrarrevo- pueden cambiar de rumbo. Incluso pasar de re-
lución como fenómeno social, destacados por volucionarios a opositores y otros a posiciones
Rodrigo Borja en su Enciclopedia. Las escisiones y acciones abiertamente contrarrevolucionarias.
que surgen al interior de las fuerzas revolucio- En el Diccionario de Política coordinado por
narias: Norberto Bobbio y sus colegas y discípulos Ni-
cola Matteucci y Gianfranco Pasquino (2008:
1420), dentro de la entrada referente a revolu-
En la segunda fase del ciclo revolucionario, ción, se hacen importantes acotaciones respecto
esto es, en la tarea de la construcción del al fenómeno de la contrarrevolución, especial-
nuevo orden social después de que el ante- mente para el estudio del caso latinoamericano
rior fue abatido, inevitablemente se produce que nos ocupa. El criterio es igual al de los de-
la escisión en las filas insurgentes entre los más autores citados en cuanto toda revolución
radicales y los moderados. Este parece ser
victoriosa “debe enfrentar tentativas de contra-
el sino ineluctable de las revoluciones. Con
cualquier nombre con que en cada lugar y
rrevolución”. Coinciden también en señalar el
tiempo se los designe —jacobinos y giron- apoyo externo a casi todas las contrarrevolu-
dinos, bolcheviques y mencheviques— las ciones: “A menudo los contrarrevolucionarios,
dificultades reales del gobierno separan a al menos en la primera fase, “están apoyados y
los protagonistas de la revolución después financiados desde el exterior, pero esta tentativa
de la conquista del poder (Ibíd.: 374). contrarrevolucionaria manifiesta es sustituida
muy pronto por una más solapada”.
Los personajes, instituciones y objetivos de Se identifica a los actores fundamentales de
los contrarrevolucionarios: la contrarrevolución en “las clases depuestas y
algunos grupos de ex revolucionarios que ya no

62 César Albornoz
sienten el deseo de ir más allá, los que se reúnen los líderes contrarrevolucionarios deben
y ponen de acuerdo para detener el curso de la hacerse también portadores de los intere-
revolución, a menudo motivando su actitud y ses de las clases depuestas, pero, conscien-
sus elecciones en la necesidad de defender la re- tes de los errores cometidos en el pasado,
tratarán de ponerles remedio propugnan-
volución y de consolidar sus logros”. Así, la “con-
do una gestión más moderna del poder y
trarrevolución que resulta de ello se produce de más simpática a los intereses de las masas
manera lenta y rastrera, pero casi nunca llega a

Revista Ciencias Sociales no. 41


movilizadas. Para tener éxito, en definitiva,
corroer a todas las transformaciones efectuadas la contrarrevolución debe constituir una
por el régimen revolucionario” (Bobbio, 2008: extraña masa de elementos viejos y nue-
1420‒1421). vos, de tendencias aristocráticas y de lison-
No escapa a su análisis el factor psicosocial jas populistas. En cualquier forma que se
de aprovechar el ambiente más propicio para verifique no podrá de todas maneras jamás
desencadenarla: resultar en un retorno total y completo a
un pasado sepultado por la ruptura revo-
lucionaria (Bobbio, 2008: 1421).
Los contrarrevolucionarios más capaces se
dan cuenta de que, si quieren vencer, deben
apoyarse en un estado de descontento de las Regularidades establecidas a partir del aná-
masas, inevitable en la fase inmediatamen- lisis de múltiples procesos contrarrevoluciona-
te subsiguiente a la revolución, pero saben rios que sirven para su esclarecimiento.
también que este descontento está muy le- Otra reflexión teórica importante a tomar
jos de significar que las masas pretendan
en cuenta es que la contrarrevolución es un
retornar pura y simplemente al viejo orden
y comprenden por lo tanto que, con el fin de
proceso a largo plazo y no hay que confundir
obtener el apoyo de la mayoría de la pobla- “con el momento culminante del retorno al
ción, deben aceptar muchos de los cambios viejo orden –al menos por lo que se refiere al
(Ibíd.: 1421). tipo de autoridad política, pero a menudo solo
por él–, retorno que se denomina restauración”
Ganarse a los más amplios sectores de las (Ibíd.). Este último término cuyo origen pro-
masas es prioritario para la contrarrevolución. viene de la restauración monárquica francesa
Al respecto el académico soviético Mchedlov después de la derrota de Napoleón, actualmen-
(1987: 8) es de la misma opinión que otros au- te tiene nueva vida en el tratamiento de los
tores, pues afirma que “La contrarrevolución procesos opuestos a los gobiernos progresistas
siempre aprovechó la falta de comprensión por que hoy gobiernan en América Latina: la deno-
las amplias masas de sus verdaderos intereses minada restauración conservadora, sinónimo
de clase y del vínculo directo entre éstos y las de contrarrevolución.
transformaciones revolucionarias. Por tal mo-
tivo la lucha por las masas fue y sigue siendo el A modo de conclusión
problema central del enfrentamiento entre las
fuerzas de la revolución y las de la contrarre- Para las ciencias sociales es interesante consta-
volución”. Según Burlatski (1982: 274) la con- tar como el problema de la contrarrevolución per-
trarrevolución “extrae su fuerza –usa como “re- mite en nuestro tiempo teorizar sobre su dialéctica
serva de combustible”– de las vacilaciones pe- con la revolución. Es el caso de Álvaro García Line-
queñoburguesas, la indiferencia, la fuerza de la ra (2012: 72‒73) quien desarrolla aspectos teóricos
costumbre, las relaciones internacionales de la importantes a partir de la oposición de las fuerzas
reacción, las riquezas y valores que se han con- contrarrevolucionarias de su patria en clara alianza
servado en sus manos, los lazos de los cuadros con intereses internacionales. Para el sociólogo y
más calificados en la economía, la dirección, en vicepresidente del gobierno boliviano, un proceso
el sistema de las informaciones y en las cues- revolucionario “tiene que afrontar problemas, con-
tiones militares”, además, “la contrarrevolución tradicciones y nuevas luchas no previstas ni plani-
aprovecha también los errores que cometen las ficadas con anterioridad porque así son las verda-
clases revolucionarias”. deras revoluciones.” Es más, continúa,
Algo fundamental tiene que ver con el pa-
pel que juega la ideología y, en ese contexto, las Quienes crean que las revoluciones son una
concesiones a las que deben estar dispuestos lo taza de leche de unanimidad absoluta no
enemigos de la revolución. En el Diccionario de saben de lo que hablan, y malinterpretan
Bobbio, al abordar este aspecto, se establece que el término de revolución que lo entienden
sólo a través de libros. Las revoluciones son
en el enfrentamiento sin cuartel entre grupos
flujos caóticos de iniciativas colectivas so-
sociales con intereses contrapuestos ciales, impulsos fragmentados que se cru-

Dialéctica de la revolución y la contrarrevolución 63


zan, se enfrentan, se suman y articulan para Refiriéndose al momento especial que se
volver a dividirse y cruzarse. Nada está defi- vive en América Latina García Linera vislum-
nido de antemano. No se tiene un programa bra las dificultades que se presentan para los
escrito o una propuesta que sea capaz de procesos de cambio de algunos de sus países:
prever lo que vendrá (Ibíd.).
“Los procesos revolucionarios de nuestra época
surgen de la diversidad y de los límites de nues-
De ahí que:
Crítica, Política y Subalternidades

tra propia formación histórica. Estos avances


frente a Estados Unidos generaron una contra-
Cada revolución es única por las fuerzas que la
promueven, por la historia de los adversarios rrevolución, y la punta de lanza de esa reacción
que enfrenta, por los problemas, territorios es la Alianza para el Pacífico” (citado por Zube-
y raíces singulares e irrepetibles de quienes let, 2013). Y consciente de la contrarrevolución
se involucran. Las revoluciones son flujos de que se tendrá que seguir enfrentando, concluye
lava social que se despiertan por todas partes que “habrán victorias temporales y derrotas
y hacia todas partes y en las que cada nuevo hirientes que nos obligarán a conseguir nue-
paso es un referéndum mismo sobre el curso vas victorias y así hasta el infinito, hasta que
de la revolución. Las revoluciones no tienen el tiempo histórico conocido hasta hoy se de-
un curso predeterminado, si lo tuvieran no
tenga, se quiebre y surja uno nuevo, universal,
serían tales sino decisiones burocráticas de
un poder que ha expropiado el alma al pue- de los pueblos del mundo en el que el bienestar
blo. Ellas avanzan, se detienen, retroceden, se de la humanidad sea el producto consciente y
caen y vuelven a avanzar nuevamente, a veces deseado del trabajo de todas y todos” (García
sin saber bien cuál es el siguiente paso, inven- Linera, 2012: 74).
tando a cada rato su itinerario (Ibíd.).

Bibliografía

Arismendi, R. (1987). Revolución y contrarrevolución en América Latina. Dialéctica de la revolución y


la contrarrevolución. La experiencia de la lucha contra la contrarrevolución y la época contemporánea.
Buenos Aires: Editorial Cartago.
Bobbio, N., N. Matteucci, G. Pasquino (2008). Diccionario de Política. 16a ed., México: siglo xxi editores.
Boev, V. (1983). Dialéctica de la revolución. Sofia: Partizdat.
Borja, R. (2012). Enciclopedia de la Política. 4a ed. t. I. México: Fondo de Cultura Económica.
Burlatski F. (1982). Materialismo Histórico. Moscú: Editorial Progreso.
Dobrianov, V. (1981). La revolución y el progreso social. Cambio social y progreso social. Sofia: Ciencia
y Arte.
Engels, F. (1976). Revolución y contrarrevolución en Alemania. Marx, C., F. Engels, Obras Escogidas. t.
I. Moscú: Editorial Progreso.
García Linera, A. (2012). Las tensiones creativas de la revolución. La Paz: Vicepresidencia del Estado
Plurinacional / Presidencia de la Asamblea Legislativa Plurinacional.
--------- (2013). Geopolítica de la Amazonía. Poder hacendal‒patrimonial y acumulación capitalista.
Quito: El Telégrafo.
Giddens, A. (2000).Sociología. 3a ed. revisada. Madrid: Alianza Editorial.
Krasin, Y.(1983). Contrarrevolución. Diccionario Filosófico Enciclopédico. Moscú: Editorial Sovetskaia
Enciclopedia.
Lenin, V. I. (1977). ¿Se sostendrán los bolcheviques en el poder? Obras Escogidas en doce tomos. t. VI.
Moscú: Editorial Progreso.
--------- (1976). La bancarrota de la II Internacional. Obras Escogidas en doce tomos. t. V. Moscú:
Editorial Progreso.
--------- (1976). Sobre el folleto de Junius. Obras Escogidas en doce tomos. t. VI. Moscú: Editorial
Progreso.
--------- (1979). La revolución proletaria y el renegado Kautsky. Obras Escogidas en tres tomos. t. 3.
Moscú: Editorial Progreso.

64 César Albornoz
Marx, C. y F. Engels (1976). La ideología alemana. C. Marx, F. Engels, Obras Escogidas. t. I. Moscú:
Editorial Progreso.
Marx, C. (1976). Prólogo de la Contribución a la crítica de la Economía Política. Marx, C., F. Engels,
Obras Escogidas. t. I. Moscú: Editorial Progreso.
Mchedlov, M. P. (1987). Introducción. Dialéctica de la revolución y la contrarrevolución. Buenos Aires:
Editorial Cartago.

Revista Ciencias Sociales no. 41


Onikov, L. A., N. Shishlin (1983). Breve diccionario político. Moscú: Editorial Progreso.
Pavlenko, A. (1985). El proceso revolucionario mundial. Moscú: Editorial Progreso.
Skocpol, T. (1984). Los Estados y las revoluciones sociales. México D.F.: Fondo de Cultura Económica.
Villoro, L. (julio 2010). “El concepto de revolución”. DEVENIRES XI (22), 7-15. Michoacán: Universidad
Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
Zubelet, C. (2013). “Álvaro García Linera en el CCC”. La revista del CCC N° 19. Recuperado de: http://
www.centrocultural.coop/revista/19/alvaro-garcia-linera-en-el-ccc

Dialéctica de la revolución y la contrarrevolución 65


La década progresista latinoamericana
y sus tareas pendientes

The Latin American progressive decade


and its pending tasks
Christian Orozco Suárez1
croschris@hotmail.com

Recibido: 2017-07-25
Aprobado: 2017-10-14

Resumen

“La división internacional del trabajo consiste en que unos países se especializan en ganar y otros en perder”. Con estas
palabras el sempiterno Eduardo Galeano daba comienzo una sus obras más célebres, Las venas abiertas de América Lati-
na. Estas palabras encierran una idea fundamental para contextualizar los avances, logros, problemas y retrocesos que la
década progresista latinoamericana nos ha dejado. Esta investigación tiene como objetivo capital develar críticamente las
vicisitudes del proceso, encaminado a plantear propuestas de política pública a dos niveles: económico e ideológico. Así,
podemos adelantar ciertas consideraciones: avances en lo social, estructura productiva cuasi inalterada, y la necesidad
imperiosa por parte de las clases subalternas de continuar la contienda.

Palabras clave: América Latina, neoliberalismo, capitalismo dependiente, socialismo, colonialismo.

Abstract

“The international division of labor is that some countries specialize in winning and others in losing”. With these words,
the everlasting Eduardo Galeano began his most famous work, Las venas abiertas de América Latina. These words con-
tain a fundamental idea to contextualize the advances, achievements, problems and setbacks that the Latin American
progressive decade has left us. The objective of this research is to unveil critically the vicissitudes of the process, aimed at
proposing public policy proposals at two levels: economic and ideological. Thus, we can advance certain considerations:
advances in the social, quasi unchanged productive structure, and the imperious necessity on the part of the subaltern
classes to continue the contest.

Keywords: Latin America, neoliberalism, dependent capitalism, socialism, colonialism

1 Economista, máster en Economía Internacional y Desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente investigador externo en la
Universidad Central del Ecuador.

La década progresista latinoamericana y sus tareas pendientes 67


La historia no garantiza nada. El único proceso que exis-
te es aquello por lo que luchamos con, recordémoslo, unas
grandes oportunidades de perder. La única esperanza re-
side, ahora y siempre, en nuestra inteligencia y en nuestra
voluntad colectiva.
Crítica, Política y Subalternidades

Immanuel Wallerstein2

2 Conferencia magistral en el XX Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología, México, 2 al 6 de octubre de


1995.

68 Christian Orozco Suárez


Marco Teórico-Conceptual los sesenta. Sin embargo, antes de ponerse en
marcha en las economías centrales –donde el
grado de organización obrera era generalmente
Los Enfoques Dependentista y Siste- mayor–, éste se aplicó en la periferia, inaugural-
ma-Mundo mente en Chile a partir del golpe de 1973 al líder
socialista Salvador Allende.
El marco teórico de este estudio presenta dos “No hay otra alternativa” (TINA, There is

Revista Ciencias Sociales no. 41


pilares básicos. Primero, las aportaciones de la not alternative) se convirtió en el eslogan del
escuela de la dependencia y sus prolijas actua- proyecto. No hay alternativas a la economía de
lizaciones; y, segundo, las aportaciones del en- mercado, a la libre circulación de capitales, a la
foque del sistema-mundo o economía-mundo. desregulación financiera, a la privatización de
Desde el primer enfoque, las influencias ex- los servicios públicos; el capitalismo neoliberal
ternas que distorsionan el proceso de desarrollo había triunfado y este orden social era el orden
son fundamentales para las economías. Inicial- natural de las cosas. En definitiva, subirse al ca-
mente, Paul Baran (1959), como autor inaugural rro de la competitividad, los mercados y el “pro-
del enfoque de la dependencia, aceptó “la idea greso” o desaparecer.
según la cual ningún país periférico puede, en el Con distintas intensidades y distintas etapas
marco de la economía mundial capitalista, rom- por países, América Latina, o, mejor dicho, las
per con la dependencia que le impide desarro- oligarquías latinoamericanas abrazaron de buen
llarse de modo similar a los países industrializa- gusto el nuevo dogma. Los relativamente peque-
dos” (Puerto, 2008: 51); es decir, es el “desarrollo ños avances sociales y políticos conseguidos en
del subdesarrollo” según André Gunder Frank. las anteriores décadas simplemente constituye-
De este planteamiento se deriva la necesidad de ron, entonces, cuerpos extraños dentro del apa-
superar el capitalismo como sistema económi- rato del Estado, pesos muertos a extirpar antes
co y la ruptura con la economía mundial. Samir de que el pueblo los reconociera como propios.
Amín propuso para la periferia un “desarrollo En el neoliberalismo el Estado no desaparece,
popular, nacional y autocentrado”, donde las ne- solo se reconfigura. No por casualidad son la
cesidades de los sectores populares guíen las ac- sanidad, la educación y las pensiones públicas
tuaciones políticas, lo que necesariamente pasa las principales partidas que se ven reducidas, y
por “ignorar el sistema de precios derivados tampoco es por azar que el aparato represor del
de los intercambios en el mercado, capitalista, Estado vea incrementada su financiación (Arri-
mundial, y establecer otro que permita una re- zabalo, 2014: 371-388).
tribución creciente de los productores directos”
(Amín, 1988: 19-33, 118-127; 1989: 178-184). Antesala del Proyecto Latinoamerica-
En el marco de las críticas y contracríticas no Progresista
que dicha escuela experimenta a lo largo del
tiempo caben destacar las aportaciones de ciertos Es en este contexto neoliberal en el debemos
autores adscritos al enfoque del sistema- mundo entender la llamada década progresista latinoa-
(Giovanni Arrigui, Folker Fröbel, Immanuel mericana. Algunos nombres como los de Hugo
Wallerstein, etc.), los cuales a partir de una in- Chávez, Evo Morales o Rafael Correa, no son
terpretación holística de la economía mundial más que la respuesta institucional del pueblo
capitalista plantean la posibilidad de que el pro- empobrecido y humillado a la pregunta: ¿hay
pio desenvolvimiento del capitalismo genere alternativas? La respuesta fue positiva. Hay que
procesos de desarrollo periférico-dependientes recordar que el tan galardonado eslogan de “Yes,
en zonas determinadas por una serie de carac- we can” del saliente presidente de los Estados
terísticas peculiares que se caracterizarían como Unidos, ya se utilizó años antes en las campañas
semiperiféricas (Arrigui, Silver y Brewer, 2003). progresistas de América Latina; pero, claro, en-
tendemos que no tuvo tanta repercusión porque
El Proyecto Neoliberal se expresaba en castellano, con un marcado deje
latinoamericano, y quienes lo proclamaban eran
Por otra parte, se hace necesario definir el políticos “populistas” y masas empobrecidas de
concepto de neoliberalismo. Para ello, nos resul- la periferia.
ta útil la definición que David Harvey (2007) El Estado, en términos generales, como si-
hace de él; así el neoliberalismo es la forma en nónimo de derechos sociales vuelve a la pales-
que definimos al proyecto que emprende la cla- tra. El Estado, con todas sus limitaciones como
se capitalista internacional en los años ochenta más adelante señalaremos, regresa, y lo hace
para recuperar la tasa de ganancia, ostensible- de la mano de un pueblo convencido de que la
mente declinante desde finales de la década de larga noche neoliberal se ha acabado. Sin duda

La década progresista latinoamericana y sus tareas pendientes 69


alguna, un comienzo de década esperanzador, Los Tres Principales Pilares del
pero a la vez ingenuo en ocasiones, contradic-
torio casi siempre. Proceso
Algunos de estos proyectos fueron más allá
de una retórica anti-neoliberal y plantearon ini- Rentismo y Debilidad Estructural
cialmente la necesidad de construir, o al menos
Crítica, Política y Subalternidades

contribuir a la formación del socialismo del si- Históricamente, América Latina ha sido un
glo XXI (Borón, 2008). Los pueblos de Venezue- continente periférico, primario-exportador y
la, Bolivia, Ecuador, etc. entendieron que –Cuba dependiente de los capitales, las inversiones y las
como pionera–, parafraseando a Bertolt Brecht, tecnologías de las economías centrales. Econo-
estar contra el neoliberalismo sin estar contra el mías como la brasileña, la argentina o la mexica-
capitalismo, rebelarse contra la barbarie que nace na despuntan sobre las demás, sin embargo, pese
de la barbarie, equivale a reclamar una parte del al pomposo nombre que muchas veces se les
ternero y oponerse a sacrificarlo. ¿Eso significa otorga de emergentes, la realidad nos demues-
que existe, como planteaban algunos intelectua- tra que, a pesar de presentar un peso prepon-
les liberales y neoliberales como Álvaro Vargas derante en la economía del continente, desde un
Llosa, la existencia de una izquierda carnívora y enfoque de sistema-mundo, éstas siguen siendo
una vegetariana? A la luz de los acontecimientos subdesarrolladas, su papel es subordinado y sus
acaecidos hasta la fecha, se podría argumentar burguesías presentan un papel subalterno res-
que no. Todo proceso político/social es necesa- pecto a las burguesías centrales, especialmente
rio estudiarlo desde el siguiente prisma: la estadounidense (Ornelas, 2010: 128).
Si existe un periodo en el que América Lati-
Figura 1. Etapas del proceso de transforma- na presentó significativos avances en términos
ción político/social de desarrollo, industrialización y crecimiento,
eso se produjo entre 1930 y 1960. Abundantes
son los trabajos que destacan el hecho de que
QUERER PODER HACER
las economías latinoamericanas, las más gran-
des especialmente, lograron aplicar proyectos
Fuente: Elaboración propia. de industrialización por sustitución de impor-
taciones en un marco de proteccionismo inter-
Querer, porque el primer paso para la trans- nacional y donde la Segunda Guerra Mundial
formación social necesita como punto de par- ofrecía importantes nichos de negocio a las bur-
tida la voluntad política firme de cambiar el guesías nacionales. Sin embargo, en casi ningún
statu quo. Segundo, poder, ya que de nada sirve caso, salvo Brasil tímidamente, se pudo aplicar
la voluntad sin que además dispongamos de las la segunda fase, la llamada industrialización por
herramientas económicas, políticas e ideoló- sustitución de exportaciones (ciertas economías
gicas para lograrlo. Y hacer, es decir, poner en asiáticas sí lo lograron, y, de hecho, fueron el
marcha el proceso de transformación político/ germen de las principales críticas al enfoque de
social, naturalmente este es la última y más di- la dependencia), proceso consistente en desa-
fícil etapa. rrollar industria pesada propia no sólo para el
Entonces, ¿qué ha ocurrido en América Lati- abastecimiento nacional sino también, y espe-
na? Desde nuestro punto de vista, independien- cialmente, internacional (Márquez y Pradilla,
temente de la mayor o menor radicalidad inicial 2008; Fajnzylber, 1983). La llegada de la larga
de los proyectos de transformación social, las he- noche neoliberal al continente no sólo no con-
rramientas políticas y económicas que otorgan tribuyó a este proceso industrializador, sino que
los Estados (reducidos a su mínima expresión revirtió muchos de sus logros, en distintas in-
durante la etapa neoliberal y arrastrando todas tensidades según los países.
las deficiencias institucionales características de Desde esta visión secular es desde donde
países periféricos, dependientes y rentistas) a los debemos valorar la década progresista latinoa-
gobiernos progresistas han sido muy limitadas – mericana en términos económicos y de cambio
pese al boom del precio de las materias primas–, estructural. Como tal, en ningún país latinoa-
y por tanto, consiguiéndose grandes avances mericano durante esta década, progresista o no,
sociales, éstos son limitados, matizados e inevi- ha habido un profundo cambio estructural en
tablemente fugaces sin una fuerte presión en las términos productivos. Y pese a los importantes
calles, tanto para exigir al gobierno mayor vo- avances sociales que se han conseguido, es evi-
luntad y capacidad política, como para defender dente suponer que éstos solo se podrán man-
los proceso de elementos reaccionarios internos tener si la estructura económica de los países
como injerencistas externos. es lo suficientemente sólida para posibilitarlo.

70 Christian Orozco Suárez


Sabiendo de antemano que ningún cambio es- continente. Desarrollo - industrialización - cre-
tructural por más profundo y exitoso que sea cimiento no debe ser un fetiche o un objetivo en
incrementará los niveles de vida de los pueblos sí mismo sino la base sólida donde se asienten el
latinoamericanos de por sí. El conflicto inter- buen vivir del pueblo.
clasista, la organización social y política de las
bases, y la representación en las instituciones La Integración Latinoamericana
siguen siendo condiciones sine qua non para

Revista Ciencias Sociales no. 41


que este proceso de consolide y profundice en Un día 4 de febrero de 1964, en Cuba, Fidel
el tiempo. Castro pronunciaba uno de sus discursos más
Desde nuestro punto de vista, cuatro son los importantes y famosos en lo que se vendría a
factores que se deben considerar en este ámbito: denominar la Segunda Declaración de La Ha-
Primero, entre 2003 y 2013 el alto precio de bana:
las commodities significó una importante entra-
da de divisas para ciertas economías latinoa- Ningún pueblo de América Latina es débil,
mericanas como Venezuela, Ecuador o Bolivia. porque forma parte de una familia de dos-
cientos millones de hermanos que padecen
Hecho que lleva aparejado elementos negativos
las mismas miserias, albergan los mismos
y positivos para esas economías. Negativos, ya sentimientos, tienen el mismo enemigo,
que si no se gestionan correctamente puede re- sueñan todos un mismo mejor destino y
ducir la competitividad del resto de exportacio- cuentan con la solidaridad de todos los
nes no vinculadas a las commodities en cuestión. hombres y mujeres honrados del mundo…
Y positivas, porque a partir de estos recursos Ahora esta masa anónima, esta América de
extra –previo aumento de las regalías obtenidas color, sombría y taciturna que canta en todo
de las empresas transnacionales que general- el continente con una misma tristeza y des-
mente explotan estos recursos– el Estado puede engaño, ahora esta masa es la que empieza
a entrar definitivamente en su propia histo-
emprender importantes proyectos de desarrollo
ria, la empieza a escribir con su sangre, la
nacional, en ocasiones regionales. empieza a sufrir y a morir... Ahora sí la His-
Segundo, el rentismo es un gran problema en toria tendrá que contar con los pobres de
algunas economías latinoamericanas, el cual se América, con los explotados y vilipendiados
profundiza cuando la única forma de resolver de América Latina, que han decidido empe-
(temporalmente) las importantes reivindica- zar a escribir ellos mismos, para siempre su
ciones históricas de los pueblos empobrecidos historia (Castro, 1964).
latinoamericanos pasan por aumentar las ayu-
das, extender los subsidios y esperar a que las A cincuenta y tres años de aquel eximio dis-
rentas obtenidas fruto de los recursos naturales curso –recordado por el Che en su interven-
nacionales no caigan. Lógicamente, como pre- ción de la Asamblea de las Naciones Unidas
viamente ya se explicó, querer – poder – hacer ese mismo año– pocas son las cosas que han
un cambio productivo estructural son cuestio- cambiado para América Latina. Sin duda algu-
nes muy diferentes. na, proyectos de integración regionales como el
Tercero, desde una perspectiva histórica, Alba-TCP, la Unasur o la Celac han constituido
salvo en economías como la soviética, la japo- pasos fundamentales tanto en la construcción
nesa o la china más recientemente, los procesos de una identidad latinoamericana como en la de-
integrales de transformación económica requie- fensa de los procesos cuando éstos, en no pocas
ren abundantes décadas para consolidarse. Ma- ocasiones, han sido atacados en distintas formas
yores inversiones públicas en infraestructura, y en distintas intensidades (García, 2016). Aho-
redes de carreteras, educación, investigación y ra bien, ¿estos proyectos han sido suficientes
desarrollo, etc. solo muestran sus frutos tras lar- para cohesionar las luchas regionales? ¿Los dis-
gos años de implantación y mejora de este tipo tintos pueblos latinoamericanos asumen como
de políticas. Así pues, una década es un tiempo propias las luchas de sus pueblos hermanos?
muy corto para calificar como éxito o fracaso las Lógicamente, no existen respuestas taxativas
políticas aplicadas por los gobiernos progresis- a estas preguntas. Sin embargo, escudriñando
tas. la reciente historia latinoamericana podemos
Cuarto, ¿desarrollo, industrialización y cre- percibir distintos ejemplos que nos hacen pen-
cimiento para qué y para quién? De nada vale sar en la necesidad de avanzar hacia una mayor
el desarrollo si de él no se desprende mayores integración regional, no solo en términos eco-
niveles de vida para el pueblo empobrecido. De nómicos, sino también en aspectos sociales y
nada vale la industrialización y el crecimiento si políticos.
éstos no se traducen en mayores derechos para ¿Socialismo del siglo XXI en un solo país?
la clase obrera y los segmentos subalternos del Poco probable. Si entendemos que la economía

La década progresista latinoamericana y sus tareas pendientes 71


latinoamericana no es una isla en medio de la y desplazamientos territoriales ha intentado ser
nada, sino por el contrario, está inserta de forma saldada. Acceso real a mayores niveles educati-
periférica y dependiente (salvo Brasil que mu- vos y sanitarios; recuperación y revalorización
chos autores sitian en la semiperiferia) en una de las lenguas, tradiciones y saberes ancestrales
economía-mundo capitalista podemos llegar a (tan importantes en el ámbito farmacéutico, por
comprender la imperiosa necesidad de tejer un ejemplo); la cedulación de la población origina-
Crítica, Política y Subalternidades

tejido social, económico y político alternativo, ria, la constitucionalización de sus derechos, etc.
diferente a la lógica de acumulación capitalista. Aunque simbólico, no debemos olvidar también
Sin embargo, no son pocas las ocasiones en que en países como Venezuela o Nicaragua el 12
las que los intereses nacionales han primado de octubre ha pasado a denominarse como el
sobre los intereses regionales. Especialmente Día de la Resistencia Indígena.
remarcable es el papel de Brasil en el continen- No obstante, si hay algo que nunca debemos
te, no por casualidad Ruy Mauro Marini (1977) olvidar es que el capitalismo, para bien o para
hablaba de subimperialismo al referirse al país mal, tiende a disciplinar todas las formas de or-
sudamericano; las luchas fiscales con Argentina ganización, y se inserta en todos los ámbitos de
por atraer capital extranjero solo es una peque- la sociedad y las culturas. Los pueblos indígenas
ña muestra de ello. no son la excepción. Es absolutamente indiscu-
Ahora bien, ¿esto es contradictorio con el tible que los planteamientos del Sumak Kawsay,
hecho de hablar de la década progresista lati- relacionados con la recuperación de los valores
noamericana? Desde nuestro punto de vista, no. comunitarios, el respeto a la Pacha Mama y la
Todos sabemos que tomar el gobierno no es to- idea de “Vivir Bien” serán fundamentales para
mar el poder, y menos aun cuando los proyectos imaginar un futuro post-capitalista; ahora bien,
políticos, por desgaste, pragmatismo o electora- pensar que por hecho de que un colectivo de
lismo, renuncian a la radicalidad de sus proyec- personas pertenece a un pueblo indígena de-
tos originarios. fiende estos valores es simplemente absurdo y
paternalista. Del mismo modo que entre la po-
La Colonialidad del Poder y Los Pue- blación blanca, mestiza y negra existen clases,
blos Originarios entre la población indígena también las hay, ló-
gicamente, en ocasiones con intereses distintos,
En 2005 en Bolivia, Evo Morales Ayma llegó muchas veces antagónicos3 (García, 2009).
al gobierno tras un largo ciclo de movilizaciones
obreras y campesinas. Para un pueblo acostum- Conclusiones
brado a ver en sus dirigentes a hombres blan-
cos, acaudalados, formados en universidades América Latina es un continente que entró,
estadounidenses o europeas, la llegada de este o mejor dicho le obligaron a entrar en el sistema
líder aymara supuso un shock para la sociedad capitalista de un forma abrupta y subordinada.
boliviana. Para una parte, alegría y esperanza; y Alterar esa relación, y más aún hacerlo desde
por otra, miedo y desprecio. A aquellos que co- una perspectiva rupturista, post-neoliberal y so-
nocen un poco la realidad latinoamericana no berana, nutrida de unas luchas populares brega-
descubriremos nada nuevo cuando afirmo que das a lo largo de décadas, es un desafío enorme.
el racismo institucionalizado en el continente La década progresista latinoamericana ha
ha sido la norma desde la época de la colonia. sufrido reveses, sin duda alguna, recomposición
La existencia de un presidente indio, sindicalis- de la derecha en ocasiones, golpes blandos y du-
ta y de izquierdas en Bolivia es algo que les ha ros en otras, innumerables desaciertos internos,
costado mucho asumir a su oligarquía. En este importantes campañas mediáticas nacionales
sentido, si algo nos enseña la historia es que la e internacionales en contra. Sin embargo, los
colonialidad del poder existe y que la indepen- avances y logros sociales conseguidos en es-
dencia política latinoamericana de la metrópolis tos últimos años nos permiten vislumbrar la
europea no fue suficiente para conseguir una consolidación de un imaginario colectivo lati-
descolonización profunda de nuestros pueblos noamericano más crítico con sus gobernantes,
(Quijano, 2000; 2005). sabedor de que solo el pueblo salva al pueblo.
Pese a ello, los avances durante la década Consciente de que la falacia de que no hay al-
progresista latinoamericana han sido gran- ternativas es eso, una falacia. Lógicamente, la
des. El reconocimiento, la defensa y la reivin-
dicación de los pueblos originarios ha estado
presente en la mayoría de estos procesos. A
distintos niveles, la deuda histórica con estos co- 3 ¨El dinero clarea¨ no es una frase poco común de escu-
lectivos, tras décadas de atropellos, exterminios char en latinoamérica.

72 Christian Orozco Suárez


pedagogía y la comunicación han sido y serán • Ante una situación de desigualdad so-
un poderoso instrumento. Los procesos pro- cial será necesario establecer contrape-
gresistas latinoamericanos deben centrase cada sos que equilibren la balanza, por tanto,
vez más en crear lógicas diferentes a la lógica de ante una situación de exclusión secular
acumulación capitalista, favorecer la conforma- de la población indígena empobrecida
ción de un pueblo más culto y mejor informado, será necesario establecer cuotas míni-
promover valores como los de la solidaridad y el mas en ámbitos como los parlamentos,

Revista Ciencias Sociales no. 41


internacionalismo, en definitiva, trabajar en la el funcionariado, o incluso, los medios de
construcción de una contra-hegemonía. comunicación (comunitarios, públicos y
Así pues, en base al análisis previo que he- privados).
mos desarrollado hasta aquí estamos en dispo-
sición de plantear una serie de propuestas de • Apoyar, incentivar, desarrollar, y legislar
política pública (no solo estatal) a dos niveles: a favor de proyectos mediáticos de gran
difusión encaminados a plantear una vi-
Nivel económico sión antimperialista, latinoamericanista,
anticapitalista, feminista y anticolonia-
• Avanzar progresivamente desde una es- lista de la realidad social. Los formatos
tructura asistencialista de subvenciones y pueden ser diversos (películas, libros,
ayudas a la población empobrecida hacia ensayos, teatro, programas de radio o te-
una institucionalización de servicios uni- levisión, páginas web, música…), los más
versales básicos, más difícil de derogar y importante es el mensaje y su difusión
más alejada de la lógica del mercado. masiva. Contrarrestar el aparato mediá-
tico hegemónico es una tarea ímproba
• Si algo caracteriza procesos de desarrollo pero necesaria si se quiere avanzar en el
vigorosos es el protagonismo de la inver- proceso de transformación social.
sión productiva en la economía nacional.
Incrementar los niveles de inversión pú- A modo de conclusión, como bien señala
blica (no solo gasto) será una necesidad el vicepresidente de Bolivia e intelectual orgá-
fundamental en los próximos años. Para nico García Linera (2016), nunca los procesos
ello será primordial trazar estrategias de históricos han sido lineales. Siempre ha habido
financiación y cooperación Sur-Sur apro- parones, retrocesos, avances, caídas y recupe-
piadas. raciones. El proceso que nos ocupa aquí no es
la excepción. Muchas son las voces que alegre-
• Reimpulsar a nivel latinoamericano mente dan por finiquitado entre proceso, no
proyectos de gran calado, pero poco son pocas las que hablan de la apertura de un
desarrollado como el Sucre o las gran- nuevo periodo para América Latina, un nuevo
nacionales. Y avanzar hacia una homo- periodo que nos recuerda siniestramente a la
genización legislativa progresista lati- superada larga noche neoliberal: menos Estado
noamericana en aspectos tributarios, (social), menos intervencionismo (mayor liber-
laborales y medioambientales. tad para explotar), más apertura comercial, en
definitiva, más democracia y libertad –para al-
Nivel ideológico gunos–. Antonio Gramsci decía que, al pesimis-
mo de la inteligencia, optimismo de la voluntad,
• Repensar y reestructurar los medios de y no se equivocaba. Los pueblos latinoamerica-
comunicación públicos para que no se nos no solo se están jugando su soberanía y la
terminen convirtiendo en medios de co- consolidación de sus derechos, sino también el
municación gubernamentales. La infor- ser ejemplo, ser el faro que alumbre un futuro
mación crítica y la autocrítica, y la peda- de paz, justicia y dignidad. En definitiva, un fu-
gogía deben ser los dos pilares sobre los turo socialista.
que se asienten estos medios.

La década progresista latinoamericana y sus tareas pendientes 73


Bibliografía

Amin, S. (1989). El fracaso del desarrollo en África y en el Tercer Mundo. Madrid: Iepala.
----------- (1988). La desconexión. Madrid: Iepala.
Arrigui, G., Silver, B., y Brewer, B. (2003). “Industrial Convergence, Globalization, and the Persistence
of the North-South Divide”. Studies in Comparative International Development, (38): 3-31.
Crítica, Política y Subalternidades

Arrizabalo, X. (2014). Capitalismo y Economía Mundial. Madrid: IME.


Baran, P. (1959). Economía Política del Crecimiento. México: FCE.
Borón, A. (2008). Socialismo siglo XXI. ¿Hay vida después del neoliberalismo? Buenos Aires: Ediciones
Luxemburg.
Fajnzylber, F. (1983). La industrialización trunca de América Latina. México: Nueva Imagen.
Galeano, E. (2003). Las venas abiertas de América Latina. Madrid: Siglo XXI.
García, A. (2009). La potencia plebeya: acción colectiva e identidades indígenas, obreras y populares en
Bolivia. Bogotá: Siglo del Hombre Editores y CLACSO.
----------- (2016). ¿Fin de ciclo progresista o proceso por oleadas revolucionarias? Los desafíos de los
procesos progresistas del continente. En Sader, Emir. (org.), Las vías abiertas de América Latina.
Quito: Editorial IAEN.
Gramsci, A. (1986). Cuadernos de la cárcel. México: Ediciones Era.
Guevara, E. (2012). “Discurso del Comandante Che Guevara en la Asamblea General de las Naciones
Unidas”. Rebelión. Recuperado de http://www.rebelion.org/noticia.php?id=146532
Harvey, D. (2007). Breve historia del neoliberalismo. Madrid: Akal.
Máquez, L., y Pradilla, E. (2008). “Desindustrialización, terciarización y estructura metropolitana: un
debate conceptual necesario”. Tercera Época, (69): 21-45.
Marini, R. (1977). “La acumulación capitalista mundial y el subimperialismo”. Editorial Era, (12): 20-
39.
Ornelas, R. (2010). “Las empresas transnacionales, pilares de la hegemonía estadounidense”. Ensayos
de Economía, (37): 95-130.
Puerto, Luis (Ed.). (2008). Economía para el desarrollo. Lecturas desde una perspectiva crítica. Madrid:
Los Libros de la Catarata.
Quijano, A. (2000). “Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina”. En Lander, E. (Comp.),
La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Buenos Aires: CLACSO.
----------- (2005). “El ‘movimiento indígena’ y las cuestiones pendientes en América Latina”. En Estay
Reyno, J. (Comp.), La economía mundial y América Latina: tendencias, problemas y desafíos. Buenos
Aires: CLACSO.

74 Christian Orozco Suárez


Estado plurinacional y autodeterminación indígena:
democracia plural e identidad en Ecuador y Bolivia

Plurinational state and indigenous self-determination:


plural democracy and identity
in Ecuador and Bolivia
Sofía Cordero Ponce1
cordero.sofia@gmail.com

Recibido: 2017-11-24
Aprobado: 2017-12-27

Resumen

Ecuador y Bolivia se reconocen como Estados plurinacionales desde 2008 y 2009, respectivamente. Las nuevas constitu-
ciones son resultado de procesos constituyentes impulsados por movilizaciones sociales. En ambos casos las demandas
por Estado plurinacional y autonomía indígena, entendida como autogobierno territorial, tienen una larga trayectoria
que obedece a procesos de cada contexto. En este ensayo se analizan los desafíos prácticos y conceptuales del Estado plu-
rinacional y las autonomías indígenas a partir del multinacionalismo y el nacionalismo indígena. Se replantea el esquema
teórico del Estado-nación que establece una relación unívoca entre nación y autodeterminación y se revisan propuestas
teóricas sobre la convivencia pacífica de diversas naciones en un Estado. Para cumplir este objetivo se evalúa el proceso
de construcción de autonomías en Bolivia y Ecuador poniendo atención a su carácter político mediante el análisis de
sus dimensiones performativa, experimental y democrática. Así se evalúan sus aportes al debate sobre Estado, nación y
autodeterminación y las novedades institucionales que surgen de las autonomías indígenas.

Palabras clave: Estado plurinacional, autodeterminación, pueblos indígenas, Ecuador, Bolivia.

Abstract

Ecuador and Bolivia are recognized as plurinational States since 2008 and 2009, respectively. Their new constitutions
are the result of constituent processes driven by social mobilizations. In both cases, the demands for plurinational State
and indigenous autonomy, understood as territorial self-government, have a long history that obeys to processes of each
context. This essay analyzes the practical and conceptual challenges of the plurinational State and indigenous autonomies
based on multinationalism and indigenous nationalism. The theoretical scheme of the nation-state that establishes a

1 Cuenta con una Licenciatura en Artes Liberales por la Universidad San Francisco de Quito. Es Maestra en Ciencia Política y Doctora (PhD.) en
Ciencias Sociales con especialización en Estudios Políticos por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, sede Ecuador. Fue docente inves-
tigadora en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Central del Ecuador, y es actualmente docente en el Instituto de Altos
Estudios Nacionales.

Estado plurinacional y autodeterminación indígena: democracia plural e identidad en Ecuador y Bolivia 75


univocal relationship between nation and self-determination is reconsidered and theoretical proposals
on the peaceful coexistence of different nations in a State are reviewed. To achieve this objective, the
process of building autonomies in Bolivia and Ecuador is evaluated, paying attention to its political
character through the analysis of its performative, experimental and democratic dimensions. This is
how their contributions to the debate on State, nation and self-determination and the institutional
novelties that arise from indigenous autonomies are evaluated.
Crítica, Política y Subalternidades

Keywords: Plurinational state, self-determination, indigenous people, Ecuador, Bolivia.

76 Sofía Cordero Ponce


Introducción sobre todo, del nacionalismo indígena que parten
de reconocer la diversidad étnica y cultural de la
Ecuador y Bolivia se reconocen como Es- sociedad; 2) las nuevas ideas de Estado, nación y
tados plurinacionales y lo ratifican en sus nue- autodeterminación sobre las que es posible pen-
vas constituciones aprobadas en referéndum a sar el Estado plurinacional a partir de los casos
partir del año 2008 y 2009 respectivamente. Las de Ecuador y Bolivia en un ejercicio en donde
Asambleas Constituyentes de Bolivia y Ecua- la lógica y los conceptos del multinacionalismo

Revista Ciencias Sociales no. 41


dor2 fueron resultado de procesos de agitación y el nacionalismo indígena permiten pensar los
social en donde se plasmaron las demandas por procesos de autodeterminación como autono-
Estado plurinacional construidas durante déca- mía indígena; 3) el proceso de construcción de
das por los pueblos indígenas de ambos países. autonomías indígenas en Bolivia y Ecuador eva-
El Estado plurinacional3 para los pueblos indí- luando su carácter político mediante el análisis
genas en Ecuador y Bolivia se asienta sobre la de sus dimensiones performativa, experimental y
base del reconocimiento de las nacionalidades y democrática; y 4) los aportes para el debate sobre
pueblos indígenas y las naciones y pueblos indí- las nociones de Estado, nación y autodetermina-
gena originario campesinos4 respectivamente, lo ción y las novedades institucionales que surgen
que implica la aceptación de una serie de dere- de las autonomías indígenas.
chos colectivos a través de los cuales estos suje-
tos pueden ejercer su derecho a la autodetermi- 1. Nacionalismo, multinacionalismo
nación mediante la construcción de autonomías y nacionalismo indígena
indígenas. Así, han pasado a formar parte de
aquellos países que reconocen la diversidad de Ciertos autores como Ernest Gellner (2008) y
sus sociedades y desafían la ficción del Estado Elie Kedourie (2000) se plantearon las limitacio-
nación que se asienta en una relación unívoca nes del nacionalismo para pensar en posibilidades
entre una nación y un Estado, en donde la na- de convivencia pacífica entre múltiples naciones
ción única y homogénea ejerce su derecho de dentro de las fronteras de un mismo Estado. Am-
autodeterminación en un territorio delimitado bos autores comprenden al nacionalismo como
que coincide con las fronteras estatales. En este una doctrina o ideología política cuya aplicación
trabajo se evidencia cómo a partir de los casos histórica permitió la construcción de naciones
de Ecuador y Bolivia se puede discutir y enri- basadas en el exterminio o asimilación de otras
quecer los debates presentes en la teoría política naciones y culturas rechazando su carácter de so-
respecto a los desafíos que tienen las sociedades ciedades diversas. Sin embargo, estos autores no
heterogéneas de construir esquemas institucio- dieron el salto hacia la formulación de posibili-
nales que permitan la convivencia pacífica de dades teóricas e institucionales que viabilicen la
varias “naciones” dentro de un mismo Estado. convivencia pacífica en sociedades heterogéneas
Estas experiencias permiten reflexionar de étnica y culturalmente.
otra manera, por fuera del esquema nacionalista, El multinacionalismo como corriente teóri-
las nociones de Estado, nación y autodetermina- ca surge a partir de las críticas al nacionalismo,
ción. Para evaluar sus aportes en el debate sobre pero también de experiencias de países que se
el plurinacionalismo y en los desafíos de diseño han visto ante el reto de construir esquemas
institucional que enfrentan los Estados plurina- institucionales que permitan la convivencia pa-
cionales, abordamos cuatro aspectos: 1) la crisis cífica de sus sociedades heterogéneas. Canadá,
del nacionalismo tradicional expresado en la fi- Bélgica, Nueva Zelanda, Australia, y países que
gura del Estado nación como modelo homogé- han vivido procesos de descolonización duran-
neo y las críticas desde el multinacionalismo y, te el siglo XX como los de la ex URSS, África y
la India son los que han aportado a una serie
de reflexiones que desde el multinacionalismo
2 En ambos países se dieron procesos constituyentes
cuestionan la lógica nacionalista que supone la
como respuesta a demandas y movilizaciones de los coincidencia obligatoria entre una nación y un
movimientos indígenas y campesinos. Estado (Máiz y Safran 2002; Requejo 2001; Kea-
3 Cabe aclarar que cuando nos referimos a los casos de ting 2001). El multinacionalismo brinda las he-
Ecuador y Bolivia usamos el término Estado plurinacio-
nal, tal como se plantea desde la demanda de los pueblos
rramientas teóricas necesarias para replantear
indígenas. En cambio, el término Estado multinacional las ideas de Estado, nación y autodeterminación
se refiere a los planteamientos del multinacionalismo a partir de una lógica plurinacional.
como corriente teórica. Bajo la misma lógica del multinacionalismo
4 En los textos constitucionales se utiliza tanto el término
convencional de naciones, como los términos naciona-
surge el nacionalismo indígena como corriente
lidades y naciones y pueblos indígena originario-campesi- teórica que toma en cuenta la especificidad de
nos para referirse a los pueblos indígenas. las experiencias de pueblos indígenas que han

Estado plurinacional y autodeterminación indígena: democracia plural e identidad en Ecuador y Bolivia 77


sufrido procesos de colonización y plantean Lo anterior nos remite a una de las bases
sus reivindicaciones a partir de dos elementos fundamentales del Estado multinacional que
fundamentales: la continuidad histórica y la ex- es el cuestionamiento a la relación unívoca
periencia colonial (Buchanan 2004; Keal 2003; supuesta por el nacionalismo entre Estado y
Poole 2004; Murphy 2004; Máiz y Safran 2002; cultura. Así los autores del multinacionalismo
Máiz 2007). El nacionalismo indígena consti- han problematizado esa relación reconocien-
Crítica, Política y Subalternidades

tuye la herramienta adecuada para explicar los do la necesidad de replantear el Estado nación
procesos de cuestionamiento al Estado nación en tanto “entidad monocultural y uninacional
a partir de las reivindicaciones de los pueblos que dio paso al centralismo político” (Requejo,
indígenas latinoamericanos por un Estado plu- 2001: 8).
rinacional. El Estado multinacional en ese sentido sur-
A continuación, se plantean las nuevas ideas ge de un profundo debate entre el liberalismo
de Estado, nación y autodeterminación sobre político y el pluralismo cultural así como del re-
las que es posible pensar el Estado plurinacional conocimiento de los límites del liberalismo para
y analizar los casos de Ecuador y Bolivia para comprender la diversidad cultural. Requejo
un ejercicio de doble vía en donde la lógica y propone revisar los derechos universales plan-
conceptos del multinacionalismo y el naciona- teados por el liberalismo y su capacidad de abar-
lismo indígena permiten pensar los procesos car derechos culturales. Afirma que, para poder
mencionados, pero estos también dan pautas pensar el Estado multinacional, la democracia
para enriquecer la propuesta teórica a partir de liberal no puede basarse solo en concepciones
las experiencias. abstractas que descalifican cualquier forma de
particularismo cultural, sino que es necesaria
2. Estado, nación y autodetermina- una “[…] revisión que refuerza una mayor ne-
ción en el multinacionalismo y el gociación normativa y reconocimiento entre di-
ferentes tradiciones culturales” (Ibid.: 112). Con
nacionalismo indígena esto, el autor quiere romper la brecha entre los
valores universales del liberalismo y los compo-
Otra idea de Estado nentes culturales de la identidad.
El Estado multinacional se constituye como
La ficción del Estado-nación se basa en el el garante de la negociación normativa y reco-
argumento de que una nación única es titular nocimiento entre diferentes tradiciones cultura-
de la soberanía y ejerce su derecho de autodeter- les, así como de la renegociación de los términos
minación en el territorio que ocupa, dándose y para la acomodación de la diversidad a partir de
legitimando un gobierno propio. En esta lógica repensar la distribución del poder, y en último
los conceptos de nación, autodeterminación y término de la soberanía (Keating, 2001: 47).
Estado se entrelazan para dar vida al Estado-na-
ción. Sin embargo, la aceptación de la existencia Otra idea de nación
de varias naciones, pueblos o nacionalidades
dentro de un mismo Estado exige discutir esta El multinacionalismo replantea la idea de
ficción, así como la construcción teórica que lo nación para dejar de considerarla un hecho so-
solventa y los canales institucionales que son re- cial objetivo e independiente de las artificiales
sultado de la lógica nacionalista. fronteras del Estado y de la eventual concien-
El multinacionalismo cuestiona la noción de cia nacional de sus integrantes, una comunidad
Estado-nación en toda su complejidad, como que comparte una misma etnicidad diferen-
entramado conceptual y como aparato que re- ciada frente a otras, articulada a partir de ele-
gula el orden en la comunidad política. El multi- mentos diacríticos como raza, lengua, cultura,
nacionalismo tiene alcances e implicaciones que tradiciones, territorio, mitos y símbolos (Máiz
replantean las formas y capacidades del Esta- y Safran, 2002: 71). Se trata de abandonar la
do-nación que obedece según Ernest Gellner al idea de nación como un cuerpo colectivo ho-
período de la era industrial. Resulta interesante mogéneo que presenta evidencias indiscutibles
plantear los desafíos que el Estado multinacio- para distinguir un “nosotros” y un “ellos”. Las
nal impone a una supuesta “realidad ineludible” naciones en la lógica multinacional son proce-
que corresponde a un período histórico y que sos abiertos, inacabados, que pueden replan-
llegó a nuestros países a través de la coloniza- tearse a lo largo del tiempo y que se construyen
ción. El Estado multinacional no es la expresión en la interacción entre las distintas identidades
política de una identidad nacional única y ho- y comunidades pero también en las relaciones
mogénea que es la expresión de la cultura de la con las instituciones del Estado (Máiz y Safran,
sociedad industrial. 2002).

78 Sofía Cordero Ponce


Otra idea de autodeterminación política de las demandas de autodeterminación
de los pueblos y la negociación de su posición en
La autodeterminación en el multinacionalis- el orden institucional implica el reconocimiento
mo deja de tener como horizonte la estatalidad y de sus demandas por autogobiernos territoria-
por tanto, la secesión. La autodeterminación en les, y por tanto, el reconocimiento de esquemas
la lógica multinacional implica el derecho de los institucionales que contemplen la posibilidad de
autonomías indígenas. La autodeterminación

Revista Ciencias Sociales no. 41


pueblos para definir su forma de vida y configu-
ración cultural, social y política (Máiz, 2007; Kea- se expresa en la autonomía indígena como un
ting, 2003; Buchanan, 2004; Requejo, 2001). La derecho colectivo que ejercen los pueblos indí-
autodeterminación así entendida supone límites genas en sus territorios ancestrales sin cuestio-
y compromisos para su ejercicio que se traducen nar la soberanía del Estado, pero modificando
en consideraciones jurídicas y políticas que regu- las relaciones entre las instituciones estales y las
lan la diversidad interna de la comunidad pluri- comunidades lo que implica una ruptura de la
nacional (Máiz, 2007). herencia colonial.
La autodeterminación también se refiere a La idea de nación en el nacionalismo indí-
la articulación política de las demandas de au- gena también está atravesada por los elementos
togobierno de las distintas naciones que com- de la continuidad histórica y la experiencia co-
ponen la comunidad plurinacional, lo que exi- lonial porque surgen de procesos críticos con
ge que la posición de las distintas naciones en la idea de nación mestiza. La nación propia del
el orden institucional sea negociada (Keating, nacionalismo indígena plantea el desafío de re-
2001: 43). vertir las relaciones de dominación heredadas
desde la conquista española (Keal, 2003; Bucha-
nan, 2004; Poole, 2004; Murphy, 2004). Con las
Estado, nación y autodeterminación
nociones de naciones, pueblos y nacionalidades
indígena indígenas y de autonomía indígena, el Estado
plurinacional se constituye como aquel que es
El nacionalismo indígena asume todos los capaz de construir esquemas institucionales que
preceptos que componen las nuevas ideas de satisfacen las necesidades y demandas tanto de
Estado, nación y autodeterminación hasta aquí los pueblos indígenas como de la comunidad
presentados. Sin embargo, se inscribe en un cam- mestiza, ya que se atraviesan, se sobreponen y
po de elaboraciones conceptuales que surgen de conviven en su territorio.
las experiencias de los pueblos indígenas coloni- A continuación, se exponen cuatro criterios
zados en distintos contextos nacionales. El na- de análisis derivados de la teoría política de la
cionalismo indígena va más allá de la discusión autonomía de Máiz5 con el objetivo de utilizar-
conceptual sobre los alcances de la soberanía y los como herramientas metodológicas para la
los criterios diferenciadores de las naciones para “evaluación” de experiencias empíricas de auto-
tomar en cuenta la continuidad histórica y la ex- gobierno con base territorial, como son las auto-
periencia colonial como elementos fundamenta- nomías indígenas en Bolivia y Ecuador.
les para definir el nuevo entramado que compone
el Estado plurinacional.
La idea de autodeterminación como autono-
mía indígena se refiere a la articulación de las
demandas de autogobierno de los pueblos, na-
ciones y nacionalidades indígenas reconocidos
por el Estado plurinacional. La autodetermi-
nación adquiere un sentido reivindicativo que
parte de la experiencia colonial de los pueblos
indígenas en donde fueron despojados no sólo
de sus territorios y medios de sobrevivencia 5 Ramón Máiz (2007) plantea algunos elementos claves so-
bre la posibilidad de acomodar el autogobierno de pueblos
material, sino de su derecho a existir como co- y naciones diversas dentro de un mismo Estado. Propone
munidades con cultura, formas de convivencia e una teoría política de la autonomía que supera visiones
historicidad propias. Por tanto, se vuelve funda- autonomistas “insolidarias” -como cataloga a las experien-
mental también la noción de continuidad histó- cias de Cataluña y Euskadi en España, y Guayaquil, Santa
Cruz y Maracaibo en América Latina-, que, según el au-
rica, porque sólo a través de la recuperación de tor, mantienen una lógica secesionista. Máiz elabora una
las historias particulares de estas comunidades propuesta inicial de una teoría política de la autonomía en
pueden ellas mismas plantear reivindicaciones base a once tesis, vinculadas entre sí, que se refieren a dis-
respecto a su derecho a la autodeterminación tintos aspectos normativos, con el objetivo de alimentar el
debate sobre las experiencias de autonomía en países de
con implicaciones territoriales. La articulación América Latina y en España específicamente.

Estado plurinacional y autodeterminación indígena: democracia plural e identidad en Ecuador y Bolivia 79


3. Autonomías indígenas en Ecua- 4. Experiencias de autonomía indí-
dor y Bolivia: una mirada al ca- gena en la región andina en con-
rácter político y sus dimensiones textos plurinacionales
experimental, performativa y de-
mocrática Bolivia: retos y dificultades de un
Crítica, Política y Subalternidades

proyecto con impulso estatal


El multinacionalismo y el nacionalismo in-
dígena construyen esquemas teóricos a partir En el caso boliviano utilizamos como ejem-
de experiencias de pueblos que plantean sus rei- plo dos municipios con población mayoritaria
vindicaciones alrededor del mundo y permiten originaria y campesina (Jesús de Machaca y
mantener activa una constante retroalimenta- Charazani) que ingresaron al proceso de au-
ción entre la teoría y la experiencia. A partir del tonomía indígena desde diciembre de 2009,
análisis del carácter político de las autonomías cuando el gobierno de Evo Morales convocó a
indígenas, este trabajo pretende enriquecer el referéndum para la conversión de municipios
debate sobre las autonomías y la plurinacio- en autonomías indígenas y catorce de quince
nalidad, y también proporcionar herramientas municipios aprobaron ese cambio en las urnas.
metodológicas capaces de dar cuenta de la com- La trayectoria de lucha de estos municipios es
plejidad de los procesos en marcha en Ecuador anterior a la instauración del Estado plurinacio-
y Bolivia. nal y la riqueza de estos casos nos permite ana-
Al referirnos al carácter político de las au- lizar su carácter político a pesar de que no han
tonomías indígenas hablamos de su capacidad culminado su consolidación como autonomías.
de constituirse como espacios de autogobierno La evaluación de la dimensión experimen-
y no solo de autoadministración. La diferencia tal de las autonomías implica mirar los pactos
entre el autogobierno y la simple administración que se establecen entre los actores y les dan ori-
radica en la existencia de actores cuyas trayecto- gen. En este caso, los pactos se dieron entre el
rias históricas han llevado a plantear demandas Estado y los pueblos indígenas a través de los
y propuestas propias para la construcción del debates en la Asamblea Constituyente que tu-
autogobierno. Los actores que asumen la tarea vieron como resultado una nueva Constitución,
de construir autogobierno indígena despliegan aprobada en enero de 2009 vía referéndum. Para
una serie de relaciones, intereses, identidades y evaluar en qué medida la nueva Constitución
lógicas de organización que se distinguen de las canalizó las demandas de los pueblos indígenas
de los actores que intervienen en nivel nacional tomamos tres ejes que obedecen a la discusión
de gobierno (Máiz, 2007: 33). teórica elaborada hasta aquí: Estado plurina-
El carácter político de las autonomías pre- cional, nación y autodeterminación. Respecto a
senta una dimensión experimental, esto es, las nociones de Estado plurinacional y nación,
existe la capacidad de experimentar nuevas for- la nueva Constitución incluye las demandas de
mas de autogobierno a partir de los pactos que los pueblos indígenas, al dejar de lado la noción
dan origen a los esquemas institucionales y de de Estado-nación y mencionar un concepto de
la capacidad de las autonomías para innovarse nación que está integrado en sí mismo al sujeto
y acomodarse a las demandas de los pueblos in- colectivo: naciones y pueblos indígena originario
dígenas. Otra dimensión es la performativa, que campesinos6. Respecto a la autodeterminación,
contempla una relación de “doble vía” entre las la nueva Constitución no incluyó la demanda
instituciones de las autonomías y los pueblos de los pueblos indígenas de manera total por-
indígenas. Las instituciones reflejan los intere- que reconoce el derecho a la libre determina-
ses, demandas y reivindicaciones de los pueblos ción de los pueblos indígenas, pero deja de lado
indígenas, pero también tienen la capacidad de la demanda de reconstitución territorial e iden-
moldear sus identidades y tradiciones. Por úl- titaria. Para los pueblos indígenas la forma de
timo, analizamos la dimensión democrática de ejercer una real autodeterminación es reconsti-
las autonomías indígenas observando los es- tuyendo los territorios antes habitados por ellos
quemas que plantean para la toma de decisio- y sus antepasados, y reincorporando usos y cos-
nes y la resolución de conflictos, en donde la
democracia liberal se combina con otras moda-
lidades de participación y representación de los
pueblos indígenas que provienen de sus usos y 6 Este término incluye a las “naciones originarias” de tie-
rras altas, sobre todo aymaras y quechuas; a los “pueblos
costumbres y se reconocen como democracia
indígenas” de tierras bajas, que son más de treinta colec-
comunitaria. tividades, y a los “campesinos” propietarios individuales
de tierra desde la reforma agraria de 1953.

80 Sofía Cordero Ponce


tumbres en la práctica política. Sin embargo, en la historia hacia la descentralización y como el
la nueva Constitución el reconocimiento de la “embrión” de las autonomías indígenas.
libre determinación se plantea solo en tanto no La convivencia de las instituciones munici-
se altere la actual división territorial del país. Las pales con los usos y costumbres generó escena-
autonomías indígenas en Bolivia son procesos rios locales con una alta capacidad de experi-
que van mucho más allá de su reconocimien- mentación porque las demandas de los pueblos
to en la Constitución del Estado plurinacional. indígenas se canalizaron hacia complejos siste-

Revista Ciencias Sociales no. 41


Esto se hizo evidente cuando fue necesario mi- mas de toma de decisiones donde las relaciones
rar al pasado para comprender a sus actores, su algunas veces eran fluidas y otras veces conflic-
capacidad de adaptarse a las demandas de los tivas.
pueblos indígenas y las formas de democracia Así ocurrió en el caso de Jesús de Machaca
comunitaria que se despliegan y que se renue- desde la década del noventa cuando las autori-
van constantemente. dades originarias buscaron las maneras de ser
La dimensión experimental de las autono- un municipio autónomo. Aprovechando los ins-
mías en Bolivia puede analizarse en la historia trumentos legales lograron primero ser recono-
larga; sin embargo, fue necesario tomar un pun- cidos como distrito indígena y, con ese estatus,
to de referencia para comprender los alcances los concejales que lo representaban en el espacio
y limitaciones del nuevo contexto político y municipal plantearon sus demandas como au-
normativo del Estado plurinacional. Durante el toridades originarias frente a otros concejales
gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993- de carácter más urbano. Es importante mencio-
1997) se emprendió el proyecto más ambicioso nar que este municipio tiene una población de
desde el retorno a la democracia para estable- 13.247 habitantes, de los cuales 97% son indíge-
cer un modelo de descentralización planificado nas, predominantemente aymaras. Más adelan-
“desde arriba” a través de la Ley de Participación te, Jesús de Machaca fue reconocido como mu-
Popular (LPP)7, promulgada en 1994. El esque- nicipio autónomo y se consolidó como uno de
ma de municipalización fortaleció liderazgos los casos emblemáticos por combinar la forma
locales campesinos e indígenas que entraron a la distrital urbana de dividir el territorio y la forma
competencia electoral ya sea con sus propias or- tradicional de los ayllus, que divide el territorio
ganizaciones o a través de partidos y movimien- en dos parcialidades, una arriba y otra abajo. El
tos políticos, como el Movimiento al Socialismo sistema de elección de autoridades por distritos
(MAS)8. A partir de entonces inició un proceso se adaptó al sistema rotativo de elección de au-
de convivencia entre las instituciones muni- toridades conocido como muyu o por trayecto-
cipales y las tradiciones de las organizaciones ria como thaki.
originarias con sus usos y costumbres. La hibri- El caso de Charazani tiene una trayectoria
dación de formas comunitarias y occidentales distinta que desde los noventa va dibujando un
de hacer política se fortaleció desde 1996 con escenario complejo que determina su dimen-
el reconocimiento de las Tierras Comunitarias sión experimental. Su lucha no fue tanto por el
de Origen mediante una ley agraria (INRA) que reconocimiento como municipio, sino por el
permitió el fortalecimiento de la organización reconocimiento de la identidad kallawaya y por
comunitaria que está muy vinculada a la tenen- la convivencia de una diversidad de identida-
cia colectiva de la tierra. Estas dos leyes han sido des asentadas en diversos pisos ecológicos. De
reconocidas como el avance más significativo de sus 9.161 habitantes, el 96,62% se autoidentificó
como pueblo indígena en el año 2001, el 82,10%
como quechua y el resto como aymara. Por sobre
las dos identidades predominantes en las tierras
7 La Ley de Participación Popular estableció que todas altas de Bolivia (aymara y quechua) se sobrepone
les secciones de provincia sean reconocidos como mu- la identidad del pueblo kallawaya. A partir del año
nicipios con gobiernos autónomos, definió sus ingresos
por cantidad de habitantes, estableció la participación
2000, los kallawayas del municipio lucharon por
de juntas de vecinos, sindicatos agrarios y comunidades el reconocimiento como pueblo y en el año 2003
indígenas en la gestión del desarrollo local. A partir de la UNESCO los declaró patrimonio oral intangi-
entonces se incrementó de manera notable la participa- ble de la humanidad por su tradición de medicina
ción de campesinos e indígenas como autoridades (al-
caldes) y legisladores (concejales) en el ámbito local.
tradicional ancestral. La identidad de la nación
8 Fundado en 1999, este partido ganó tres elecciones pre- kallawaya se fortaleció a partir de los debates y el
sidenciales consecutivas con mayoría absoluta (2005, clima generado en la Asamblea Constituyente y
2009 y 2014) con Evo Morales como candidato. Se desde entonces juega un papel fundamental en el
define como un “instrumento político” de las organi-
zaciones campesinas e indígenas, y de otros sectores
proceso de construcción de la autonomía en Cha-
populares, porque fue gestado como medio de auto re- razani porque es el eje de la reconstitución de usos
presentación política. y costumbres en el municipio.

Estado plurinacional y autodeterminación indígena: democracia plural e identidad en Ecuador y Bolivia 81


La complejidad identitaria de Charazani municipales y las cuestionaron desde adentro.
está atravesada por factores territoriales que ge- La Marca de Comunidades Originarias de Jesús
neran además distintas formas de organización de Machaca (MACOJMA) se consolidó como
política. El municipio se divide en tres regiones: organización propia de los ayllus de Jesús de
el trópico, que se caracteriza por el cultivo de la Machaca y desafió a los partidos políticos “oc-
hoja de coca y sus pobladores se organizan en cidentales” en el terreno electoral. En Charazani
Crítica, Política y Subalternidades

la Federación Originaria Yungas Carijana Agro- la experiencia fue distinta, porque en lugar de
ecológica (FOYCAE). Esta se fortaleció en la dé- que las organizaciones locales propias se conso-
cada del noventa a partir del ascenso del MAS, liden como vías para la participación electoral,
cuyo núcleo organizativo reside en las federa- estas se sumaron al MAS por las oportunidades
ciones de cultivadores de hoja de coca del Cha- de acceso a la competencia electoral abiertas
pare. La región de los valles se caracteriza por el por ese partido. La FSUTCLP-TK creada en
cultivo de productos como maíz, arveja, frejol, y los ochenta, FOYCAE creada en los noventa y
sus pobladores de organizan desde principios de CONAMAQ10 creada en 1999, se articularon al
los años ochenta en la Federación Sindical Úni- MAS incluyendo en sus listas a sus autoridades
ca de Trabajadores Campesinos de La Paz-Tupaj originarias.
Katari (FSUTCLP-TK), filial departamental de En Jesús de Machaca se consolidó un siste-
la Confederación Sindical Única de Trabajado- ma de actores desde los años noventa que fue
res Campesinos de Bolivia de nivel nacional. En capaz de llevar adelante un proceso exitoso
la región altiplánica se encuentra una mayoría hacia la conversión a la autonomía indígena al
de población aymara que se dedica al cultivo de menos en su primera fase. En Charazani, en
papa y la crianza de llamas y se organizan des- cambio, el proceso hacia la autonomía indígena
de 1999 en el Consejo de Ayllus y Marcas del se inició recién en 2006 cuando el MAS entró a
Qollasuyo (CONAMAQ) que articula a comu- ocupar cargos en el municipio con alcalde y tres
nidades, ayllus y markas que preservan su or- concejales. Se puede diferenciar dos procesos:
ganización tradicional. Esta es la complejidad en el caso de Jesús de Machaca, el MAS estu-
identitaria y organizativa que se consolidó en vo involucrado, pero sólo fue el vehículo para
las décadas previas al proceso de transición a la que las autoridades originarias lleven adelante el
autonomía y que sin duda determina la capaci- proceso a la autonomía madurado durante años
dad experimental de la autonomía indígena en de la mano de MACOJMA y la organización de
Charazani. los ayllus; en el caso de Charazani, el MAS lide-
En términos generales, como vimos, a fines ró el proceso hacia la conversión del municipio
de 2009 se inició el proceso de conversión de en autonomía.
municipio a autonomía indígena mediante re- Las autonomías indígenas en Bolivia se
feréndum y en catorce casos se aprobó esa tran- constituyen como procesos en constante cam-
sición. Sin embargo, debido al carácter fluido bio. El ejemplo de Jesús de Machaca mostró
y conflictivo que mencionamos, ni en Jesús de que hasta el año 2010, en la primera fase hacia
Machaca ni en Charazani hubo acuerdos para la autonomía, tanto MACOJMA como el MAS
aprobar sus estatutos y no se avanzó en la con- apoyaron la transición y que, a partir de ese año,
solidación de sus autonomías9. el MAS se convirtió en el principal obstáculo y
Para evaluar el carácter político de las au- boicoteó el proceso desde el espacio municipal
tonomías también es necesario considerar lo a través de autoridades electas que buscaban
acontecido en la década del noventa, porque las mantener sus cargos en lugar de promover la
experiencias de convivencia de las autoridades transición a la autonomía. Un obstáculo que se
originarias y las municipales generaron siste- mantiene hasta el presente. Aquí se pudo perci-
mas de actores locales propios. Las autorida-
des originarias tuvieron acceso a las instancias

10 Estas tres organizaciones corresponden a las distintas


regiones que forman parte del municipio de Charazani.
En la región trópico la principal actividad es la siem-
9 Hasta la fecha, y recién desde 2017, se han conformado bra de hoja de coca y en la FOYCAE se articulan los
autogobiernos en tres autonomías indígenas, aunque productores en la misma lógica sindical campesina con
más de una docena están en proceso. El caso más im- que lo hacen los cocaleros del Chapare en las seis fe-
portante es Charagua, el municipio más grande de Boli- deraciones de las cuales Evo Morales es presidente. La
via ubicado en el departamento de Santa Cruz. En unos FSUTCLP-TK corresponde a la región de los valles, en
casos se plantea una convivencia entre las formas occi- donde la actividad económica incluye cultivo de granos,
dentales y originarias, en otros predomina el retorno a leguminosas, entre otras, y CONAMAQ corresponde a
los usos y costumbres y el abandono de las anteriores la región altiplánica en donde la principal actividad es la
formas de gestión municipal. cría de camélidos.

82 Sofía Cordero Ponce


bir los cambios en los actores que intervienen Sin embargo, como vimos, las relaciones
en las autonomías, y cómo estos juegan distin- complejas entre actores provocaron que se pa-
tos roles de acuerdo a los contextos que se van ralizara ese proceso de consolidación de auto-
configurando y que están influenciado por los nomía indígena y se mantenga, hasta la fecha, el
cambios en otros niveles de gestión estatal. En modelo municipal pese a los avances en la recu-
Bolivia se puede ver, entonces, que el MAS se peración de usos y costumbres.
comporta de maneras distintas en el nivel nacio- Evaluar la dimensión democrática de las

Revista Ciencias Sociales no. 41


nal y en los niveles locales, así como diverge de autonomías constituye el más complejo desafío
un municipio a otro, dependiendo de los actores porque se refiere a las formas y procesos de toma
con los que establece relaciones, de los intereses de decisión activados en las mismas. Se pudo es-
en juego en el municipio, y de las características tablecer que las autonomías cuentan con instru-
de sus militantes y dirigentes. mentos y procedimientos que se inscriben en el
Se evidenció que los municipios en Bolivia ámbito de lo formal, en este caso, en los procedi-
son escenarios en donde se reflejan trayectorias mientos establecidos tanto para la entrada en el
históricas de los pueblos indígenas y las rela- proceso de transición (referéndum) como para la
ciones que han tenido con el Estado. El caso de redacción de los estatutos (que deben ser aproba-
Charazani refleja nítidamente la realidad com- dos por el Tribunal Constitucional) y su ratifica-
pleja de los pueblos indígenas en las tierras altas ción mediante otro referéndum; pero también en
de Bolivia a través de sus tres organizaciones: los usos y costumbres de las organizaciones ori-
la tradición e identidad cocalera del trópico en ginarias (muyu y thaki) que se encuentran fuera
FOYCAE, la tradición sindical campesina de la de esta formalidad y amplían la capacidad repre-
FSUTCLP-TK, y la tradición de organización sentativa de la democracia; sin embargo, como
comunal en torno al ayllu de CONAMAQ. vimos, los vínculos entre ambos dependen de la
Respecto a la dimensión performativa de las disposición de los actores y del contexto político
autonomías en Bolivia, las instituciones de los en el que están inmersos. Los casos muestran que
municipios indígenas consolidados durante la en Jesús de Machaca las autoridades originarias
década del noventa demostraron ya su carácter tuvieron que luchar contra los obstáculos im-
performativo porque, en lugar de establecer una puestos por el partido de gobierno recurriendo
división entre las instituciones “occidentales” y las a procedimientos improvisados para la resolu-
originarias, generaron un nuevo sistema comple- ción de los conflictos; en cambio, en Charazani,
jo donde las fronteras son difusas y lo indígena el MAS puso en marcha los dispositivos previstos
originario permea todas las instancias de decisión en los procedimientos formales para viabilizar y
municipal. El sentido de doble vía entre las ins- resolver los conflictos entre los actores locales.
tituciones municipales y los usos y costumbres Los avances en ampliar la democracia tuvieron
permitió la complejización de las instituciones y un freno porque no hubo consenso sobre los es-
esto fue de la mano con procesos de complejiza- tatutos autonómicos respecto, precisamente, al
ción identitaria vividos por los pueblos aymaras y tipo de vinculación entre la formalidad liberal
quechuas en las últimas décadas. “occidental” y los usos y costumbres de las comu-
El proceso de transición a la autonomía nidades indígenas.
indígena también evidencia la dimensión per-
formativa de las autonomías cuando en la re- Ecuador: nacionalidades y autono-
dacción de los estatutos se hace énfasis en as-
pectos identitarios y culturales y se plasman las
mía indígena, un proceso heterogé-
demandas de los pueblos quechuas y aymaras neo y “desde abajo”
que consisten en retornar, con más profundidad
que nunca, a sus usos y costumbres. Los esta- En el caso ecuatoriano destacamos tres casos
tutos autonómicos, tanto en Jesús de Machaca que muestran la variedad de un proceso que tie-
como en Charazani, reflejan el fortalecimiento ne un importante impulso con la Constitución de
de las identidades aymara y quechua a través de 1998 y vive cambios desde el primer gobierno de
la puesta en marcha de un sistema de institu- Alianza País en 2006. Se trata de la Circunscrip-
ciones autónomas que obedece a usos y costum- ción Indígena Territorial y Gobierno Autónomo
bres que, en algunos casos, se habían debilitado. de Tigua (CITIGAT), la Comunidad de Pijal y la
Ejemplos claros al respecto fueron el retorno a agregación de Juntas Parroquiales en una “man-
las divisiones tradicionales del territorio en par- comunidad”, y la experiencia de la Federación
cialidades, en ambos casos, y la reconstitución del Pueblo Cayambe. La CITIGAT se constituye
de la forma tradicional de elegir autoridades y como la articulación de varias comunidades en
manejar el poder a partir de la rotación o muyu un territorio común que corresponde a la parro-
y de la trayectoria o thaki. quia de Guangaje del cantón Pujilí en la provincia

Estado plurinacional y autodeterminación indígena: democracia plural e identidad en Ecuador y Bolivia 83


de Cotopaxi. La comunidad de Pijal se ubica en la forma de Circunscripciones Territoriales Indí-
parroquia de González Suárez del cantón Otava- genas, y otros solamente acogiéndose al derecho
lo en la provincia de Imbabura y el proyecto del del ejercicio de sus autoridades en sus territo-
pueblo Cayambe corresponde a la articulación de rios ancestrales. La falta de una ley que viabilice
experiencias comunitarias que se asientan entre su conformación llevó a que estas autonomías
las provincias de Pichincha e Imbabura y forman funcionen “de facto” y que en algunos casos pi-
Crítica, Política y Subalternidades

la Federación del Pueblo Cayambe. dan su reconocimiento a través del Consejo de


La dimensión experimental de las autono- Desarrollo de las Nacionalidades y Pueblos del
mías indígenas en Ecuador tiene dos momentos Ecuador (CODENPE).
que se pueden diferenciar. El momento previo a Hasta el año 2006, el contexto para la for-
la elección del gobierno de Alianza País en 2006, mación de autonomías indígenas estuvo marca-
cuando los pueblos indígenas llevaron adelante do por un proceso de descentralización que se
una serie de iniciativas de autonomías apoya- caracterizó por ser un modelo mixto en donde
dos en los derechos colectivos reconocidos en se combinaron los esquemas “abajo-arriba” y
la Constitución de 1998 que, si bien no recono- “arriba- abajo”. Desde el gobierno central se es-
cía al Ecuador como un Estado plurinacional, sí tablecieron los mecanismos legales para que las
lo calificaba como pluricultural y multiétnico.11 autoridades locales asuman el traspaso de res-
La Asamblea Constituyente de 1998 incluyó por ponsabilidades y recursos, pero a la vez se des-
primera vez en la Constitución a las nacionali- plegó un diseño institucional flexible que per-
dades indígenas y sus derechos colectivos.12 El mitió que los pueblos indígenas a través de Pa-
compromiso de respetar y promover la propie- chakutik y la CONAIE experimenten formas de
dad imprescriptible de las tierras comunitarias, gestión y toma de decisiones innovadoras (Van
así como de conservar y desarrollar las formas Cott 2008). Los pueblos indígenas a través de Pa-
tradicionales de organización y ejercicio de au- chakutik generaron vínculos entre las comuni-
toridad, se fortalecieron con el reconocimien- dades y las instancias de gobiernos locales como
to del derecho a conformar Circunscripciones las juntas parroquiales, municipios y prefecturas.
Territoriales Indígenas.13 Con ese marco cons- Como señalamos, la Circunscripción Indígena
titucional, los pueblos indígenas de la Sierra y Territorial y Gobierno Autónomo de Tigua (CI-
la Amazonía emprendieron procesos de forma- TIGAT), la Comunidad de Pijal y la Federación
ción de autonomías indígenas, algunos bajo la del Pueblo Cayambe pusieron en marcha sus ini-
ciativas de autogobierno en ese contexto anterior
al año 2006 y han vivido cambios a partir del pri-
mer gobierno de Alianza País.
11 Art. 1.- El Ecuador es un estado social de derecho, sobe- En el primer momento, antes de 1998 y has-
rano, unitario, independiente, democrático, pluricultu- ta 2006, los tres casos funcionaron como auto-
ral y multiétnico. Su gobierno es republicano, presiden-
cial, electivo, representativo, responsable, alternativo,
nomías “de facto”. En ausencia de una ley que
participativo y de administración descentralizada. viabilice la conformación de circunscripciones,
12 Art. 84.- El Estado reconocerá y garantizará a los pue- la CITIGAT se creó a partir de la reforma de los
blos indígenas, de conformidad con esta Constitución y estatutos de la Unión Nacional de Organizacio-
la ley, el respeto al orden público y a los derechos huma-
nos, los siguientes derechos colectivos: Mantener, desa-
nes Campesinas del Norte (UNOCAT) que se
rrollar y fortalecer su identidad y tradiciones en lo espi- fundó en 1984 y formó parte de la organización
ritual, cultural, lingüístico, social, político y económico; territorial de la CONAIE. En el año 2007, la CI-
Conservar la propiedad imprescriptible de las tierras TIGAT fue reconocida como circunscripción
comunitarias, que serán inalienables, inembargables e
indivisibles, salvo la facultad del Estado para declarar su
indígena por el CODENPE. La comunidad de
utilidad pública. Estas tierras estarán exentas del pago Pijal inició su proceso como gobierno autóno-
del impuesto predial; Mantener la posesión ancestral de mo comunitario en los años ochenta cuando
las tierras comunitarias y a obtener su adjudicación gra- la creación de la CONAIE impulsó el fortaleci-
tuita, conforme a la ley; Participar en el uso, usufructo,
administración y conservación de los recursos naturales
miento del entramado organizativo que permi-
renovables que se hallen en sus tierras; Ser consultados tió a sus autoridades llegar a niveles nacionales
sobre planes y programas de prospección y explotación de liderazgo gubernamental, primero a través
de recursos no renovables que se hallen en sus tierras y de la Federación de Indígenas y Campesinos de
que puedan afectarlos ambiental o culturalmente; par-
ticipar en los beneficios que esos proyectos reporten,
en cuanto sea posible y recibir indemnizaciones por los
perjuicios socio-ambientales que les causen; Conservar
y promover sus prácticas de manejo de la biodiversidad 13 Art. 224.- El territorio del Ecuador es indivisible. Para
y de su entorno natural; Conservar y desarrollar sus for- la administración del Estado y la representación polí-
mas tradicionales de convivencia y organización social, tica existirán provincias, cantones y parroquias. Habrá
de generación y ejercicio de la autoridad; A no ser des- circunscripciones territoriales indígenas y afroecuato-
plazados, como pueblos, de sus tierras. rianas que serán establecidas por la ley.

84 Sofía Cordero Ponce


Imbabura (FICI), en el nivel provincial, y de la Código Orgánico de Organización Territorial,
Confederación Quichua del Ecuador, Ecuador Autonomía y Descentralización (COOTAD)
Runakunapak Rikcharimuy-Ecuarunari a nivel contempla por primera vez, los procedimientos
regional. La Comunidad de Pijal, a diferencia para la conformación de Regímenes Especiales
de la CITIGAT, no fue reconocida por ninguna y establece que estos se conformarán a partir
instancia estatal en ese período, pero consolidó de la división político administrativa de la pa-
su organización autónoma y el ejercicio de au- rroquia, el municipio o la provincia, poniendo

Revista Ciencias Sociales no. 41


toridades comunitarias. La Federación del Pue- límites a la demanda de autodeterminación ori-
blo Cayambe se distingue de los dos ejemplos ginal de la CONAIE que planteaba la reconsti-
anteriores porque pone en marcha -desde fines tución territorial.15 Por otro lado, el gobierno de
de los años noventa- un proyecto que consiste Alianza País ocupó las instancias de gobiernos
en recuperar y reinventar formas comunitarias locales e impulsó el modelo de gestión uniforme
de organización y articularlas en la Federación de los Gobiernos Autónomos Descentralizados.
del Pueblo Cayambe para consolidar una red de En esa lógica de manejo del poder quedó poco
gobiernos autónomos comunitarios que supera o ningún espacio para las autonomías indíge-
la dispersión territorial de sus comunidades. Su nas, que requieren de amplios márgenes de ex-
funcionamiento “de facto” se asentó en la Cons- perimentación para desarrollarse. Los pueblos
titución de 1998 e implicó aproximadamente a indígenas no sólo se toparon con obstáculos
160 comunidades dispersas entre los cantones por no cumplir los requisitos para constituirse
de Quito, Pedro Moncayo, Cayambe, Otavalo, como Circunscripciones Territoriales Indígenas
en las provincias de Pichincha e Imbabura. a partir de la coincidencia con una parroquia,
Desde el año 2006 está vigente un nuevo un cantón o una provincia, sino que también
marco normativo que permite evaluar la dimen- empezaron a encontrar obstáculos para cana-
sión experimental de las autonomías indígenas lizar sus demandas a través de las redes infor-
mirando los pactos que dieron origen a la nueva males generadas entre las comunidades y las
Constitución aprobada en referéndum en el año distintas instancias de gobiernos locales que,
2008. A diferencia de Bolivia, donde los pactos hasta entonces, habían servido como espacios
se establecieron en el contexto de una Asamblea de convivencia entre las formas de gestión pre-
Constituyente compuesta en su mayoría por vistas por el Estado y las asambleas o cabildos
pueblos indígenas y campesinos organizados, en comunitarios. La injerencia del partido de go-
Ecuador el movimiento indígena no participó bierno en las juntas parroquiales, municipios
en la Asamblea Constituyente. La incorporación y prefecturas puso en peligro las formas de au-
del reconocimiento del Estado plurinacional, así togobierno que habían funcionado “de facto”
como los derechos colectivos y una serie de de- hasta entonces. La CITIGAT, la Comunidad de
mandas históricas de la CONAIE en la nueva Pijal y la Federación del Pueblo Cayambe no
Constitución se dio en un contexto hostil carac- coinciden con ninguno de los niveles adminis-
terizado por enfrentamientos entre la CONAIE trativos de parroquia, cantón o provincia. En el
y el gobierno de Rafael Correa provocados por caso de la CITIGAT, sólo 13 de las 15 comuni-
la política extractivista del gobierno en materia dades que componen la parroquia de Guangaje
minera y petrolera. forman parte del proyecto; en la Federación del
El reconocimiento del Estado plurinacional
vino de la mano de un proyecto de descentrali-
zación “desde arriba” basado en un régimen de
Gobiernos Autónomos Descentralizados con un 15 Los límites a las demandas de la CONAIE son evidentes:
modelo de gestión uniforme y progresivo.14 El “Son regímenes especiales de gobierno autónomo des-
centralizado establecidos por libre determinación de los
pueblos, nacionalidades y comunidades indígenas, afro
ecuatorianas y montubias, en el marco de sus territorios an-
14 El Código Orgánico de Organización Territorial, Auto- cestrales, respetando la división política administrativa del
nomía y Descentralización (COOTAD), en su primer ar- Estado, que ejercerán las competencias de nivel de gobierno
tículo: “Establece la organización político-administrativa autónomo correspondiente. Se regirán por la Constitución,
del Estado ecuatoriano en el territorio; el régimen de los los instrumentos internacionales y por sus estatutos cons-
diferentes niveles de gobiernos autónomos descentraliza- titutivos, para el pleno ejercicio de los derechos colectivos.
dos y los regímenes especiales, con el fin de garantizar su Contarán con los recursos provenientes del presupues-
autonomía política, administrativa y financiera. Además, to general del Estado que les correspondan” (COOTAD,
desarrolla un modelo de descentralización obligatoria y 2010, artículo 93). Además, establece que, “Los regímenes
progresiva a través del sistema nacional de competencias, espaciales son de gobierno y administración del territorio,
la institucionalidad responsable de su administración, las constituidas por razones de población, étnico culturales o
fuentes de financiamiento y la definición de políticas y de conservación ambiental. Su conformación tendrá lugar
mecanismos para compensar los desequilibrios en el de- en el marco de la organización político administrativa del
sarrollo territorial” (COOTAD, 2010: 4). Estado” (COOTAD, 2010, artículo 72).

Estado plurinacional y autodeterminación indígena: democracia plural e identidad en Ecuador y Bolivia 85


Pueblo Cayambe, sus gobiernos comunitarios CONAIE. En esa organización, Pachakutik se
están dispersos por el territorio de dos provin- constituye en el partido que canaliza las can-
cias; y la comunidad de Pijal no coincide con el didaturas de las autoridades para que ocupen
territorio de la parroquia González Suárez que cargos en las juntas parroquiales, municipios y
incluye al pueblo con pobladores mestizos y prefecturas. Dentro de esta estructura general,
urbanos. En los tres casos, las redes generadas existen variaciones. La CITIGAT, por ejemplo,
Crítica, Política y Subalternidades

entre los cabildos y asambleas de las comunida- se fundó a partir de la UNOCAT, organización
des y las juntas parroquiales, municipios y pre- de segundo grado creada en 1984, que se trans-
fecturas han sido afectadas por la injerencia de formó en CITIGAT para su reconocimiento en
Alianza País. La CITIGAT sufrió los cambios de el CODENPE. En el nivel provincial, la CITI-
autoridades de la junta parroquial de Guangaje GAT forma parte del Movimiento Indígena de
y del municipio de Pujilí, donde perdieron fuer- Cotopaxi (MIC) que se articula con otras or-
za las autoridades comunitarias electas a través ganizaciones en la Ecuarunari, que forma parte
de Pachakutik. Sin embargo, la prefectura, bajo de la CONAIE. Pachakutik ha permitido poner
control del partido de gobierno, fue la instan- autoridades en la Junta Parroquial de Guangaje
cia que emprendió una agresión directa contra y en el municipio de Pujilí. Frente a este pano-
el proceso autonómico estableciendo relaciones rama, Alianza País ha intervenido con estra-
-por fuera de los canales comunitarios- en base tegias clientelares mediante ofertas para obras
a ofrecimientos de recursos y obras con dirigen- y entrega de recursos, además, ha puesto en
tes que se oponen a la consolidación de la CITI- marcha la “refundación” de una nueva UNO-
GAT. Como estrategia alternativa, un dirigente CAT “opositora”, que interfiere como un nuevo
de la CITIGAT fue candidato al municipio de actor que boicotea “desde dentro” el proceso
Pujilí en las elecciones seccionales del año 2014 de consolidación de la CITIGAT. En el caso de
para hacer frente a ese contexto hostil y, como la comunidad de Pijal, al funcionar como go-
alcalde, seguir canalizando demandas para el bierno autónomo, sus instancias más activas e
fortalecimiento de la CITIGAT. influyentes son las “juntas de agua” que se vin-
La comunidad de Pijal, que ha accedido a la culan con la Federación Indígena y Campesina
Junta Parroquial de González Suárez a través de de Imbabura (FICI) que forma parte de Ecua-
sus autoridades comunitarias como candidatos runari y la CONIAE. Pachakutik ha puesto sus
por Pachakutik, también encontró obstáculos autoridades en la Junta Parroquial de González
con las nuevas autoridades electas en el nivel Suárez. El cabildo de la comunidad ha sufrido
parroquial, municipal y prefectural por Alian- las consecuencias de la dependencia que tiene
za País. Sin embargo, las autoridades electas por la comunidad con otras instancias de gobierno
Pachakutik continúan defendiendo sus intereses de la provincia, el cantón o la junta parroquial.
desde ese espacio, pero desplegando un novedo- Este cabildo se ha dividido entre aquellos que
so proyecto de “mancomunidad” que consiste optaron por aceptar los recursos del munici-
en agrupar varias juntas parroquiales utilizando pio de Otavalo, gobernado por Alianza País y
las opciones que proporciona el COOTAD para aquellos que lo rechazan y se mantienen lea-
la creación de nuevas circunscripciones indí- les a Pachakutik impulsando el proyecto de
genas, aunque el término “mancomunidad” es “mancomunidad” que agrupa a varias juntas
utilizado soalmente por los dirigentes indígenas parroquiales. En el caso del pueblo Cayambe,
puesto que formalmente no existe esa figura. La su sistema de actores articula distintas formas
Federación del Pueblo Cayambe, frente al con- de gestión y organización comunitaria como
texto adverso postuló a su presidente Guillermo los cabildos y las juntas de agua, con organiza-
Churuchumbi como candidato para la alcaldía ciones de segundo grado como la Corporación
de Cayambe en las elecciones de 2014 a través de Organizaciones Indígenas y Campesinas de
de Pachakutik, lo que le ha permitido que esa Cangahua (COINCA) que, a su vez, forman
instancia apoye sus iniciativas de articulación y parte de la Federación del Pueblo Cayambe que
fortalecimiento comunitario. se articula en la Ecuarunari y en la CONAIE.
La evaluación del carácter político de las Como vimos, Pachakutik postuló al presiden-
autonomías indígenas en Ecuador permite ver te de la Federación del pueblo Cayambe como
que, a partir del 2006, la injerencia del parti- alcalde de Cayambe en las elecciones de 2014 y
do de gobierno trastocó los sistemas de actores su victoria permite integrar al municipio en el
propios de las autonomías. En los tres ejemplos proyecto de gobiernos autónomos y fortalecer
estudiados existe una estructura organizativa el proyecto autonómico puesto que cuenta con
que vincula las comunidades (asamblea o cabil- una instancia municipal no sólo para el progre-
dos) con las organizaciones de segundo grado, so político de los liderazgos comunitarios sino
y las instancias provinciales y regionales de la para la gestión de recursos y obras.

86 Sofía Cordero Ponce


La evaluación de la dimensión performati- bleas para la toma de decisiones que afectan a
va de las autonomías indígenas permite obser- las comunidades. La coyuntura de las elecciones
var el tipo de instituciones que estos tres casos seccionales de 2014 permitió observar que las
promueven y luchan por mantener vigentes en candidaturas para la alcaldía del municipio de
un contexto adverso donde los “modelos de Pujilí y para la junta parroquial de Guangaje
gestión” del COOTAD son sobrevalorados y fueron propuestas por las comunidades y elec-
forman parte de un proyecto político que los tas en asamblea general por mayoría de votos.

Revista Ciencias Sociales no. 41


promueve “desde arriba”. La CITIGAT preten- La crisis del cabildo en la comunidad de Pijal
de fortalecer los cabildos y comunidades y, con demostró que los procesos de toma de decisio-
ellos, una estructura piramidal de distribución nes están rotos y se salen de los canales tradi-
del poder con un congreso en la cúspide, un cionales, en estas circunstancias, Alianza País -a
consejo de gobierno, una asamblea general y, en través de negociaciones por fuera del cabildo-
la base, los cabildos y comunidades. Sus esta- impulsa que las autoridades tomen decisiones
tutos así lo establecen y sus autoridades luchan sin procesos de consenso ni debate. La Federa-
por su promoción y fortalecimiento, aunque en ción del Pueblo Cayambe se ha constituido en
la práctica se están debilitando. En la comuni- la principal instancia que sostiene los procesos
dad de Pijal existe un nivel más micro de orga- de debate y toma de decisiones del proyecto. El
nización puesto que la instancia principal es un proceso de articulación ha implicado un trabajo
cabildo, donde se resuelven y canalizan las de- minucioso de convocatoria a las comunidades
mandas de la comunidad. Sin embargo, a partir que se encuentran dispersas territorialmente y
de año 2006, el cabildo ha sido intervenido por que han llegado a formar parte activa de la fede-
el partido de gobierno a través del ofrecimiento ración. Esta articulación ha implicado la parti-
de obras, servicios e infraestructura con recur- cipación de 160 comunidades en debates sobre
sos del municipio de Otavalo. Esto ha debili- el manejo del agua y de la tierra, dos temas que
tado al cabildo y le ha quitado su función de trascienden el espacio de la Federación del pue-
ser el espacio donde se deciden las necesidades blo Cayambe y constituyen una preocupación
de la comunidad y las vías para canalizar sus central de la CONAIE, y que en la coyuntura de
demandas hacia otros niveles de gobierno. Sin conflictos con el gobierno se volvieron puntales
embargo, todavía persiste la estructura organi- para sostener al movimiento indígena activo y
zativa en la cual el cabildo es la cabeza y articu- articulado.
la instancias más pequeñas como las juntas de En suma, las respuestas de resistencia o
agua y juntas de páramo. La comunidad de Pi- adaptación a un contexto adverso -desde el arri-
jal como proyecto de autonomía indígena está bo de Alianza País al gobierno- muestran que
muy debilitada por su estructura mínima frente persiste la dimensión democrática en los pro-
a otros proyectos, como el de la CITIGAT o de cesos de lucha por la autonomía indígena en el
la Federación del Pueblo Cayambe, que por su Ecuador.
tamaño y capacidad de articulación han podido
enfrentar de mejor manera un contexto políti- 5. Aportes al debate sobre nación y
co adverso. El proyecto del pueblo Cayambe autodeterminación desde las au-
tiene como objetivo fortalecer instancias que tonomías indígenas
sean funcionales a la articulación de la disper-
sión territorial de las comunidades y, también, El proceso de autonomía indígena en Ecua-
a la idea de reconstitución identitaria a través dor y, en particular, Bolivia es una demostración
de gobiernos comunitarios autónomos que re- de que la idea de autodeterminación puede ser
cojan las formas tradicionales de ejercicio del asumida como demanda sin cuestionar la sobe-
poder de cada comunidad. En ese sentido existe ranía del Estado, pero modificando la idea de
un debate en la Federación del Pueblo Cayam- Estado-nación de carácter homogéneo y asi-
be respecto a las posibilidades de consolidar milacionista. La autodeterminación indígena
organizaciones de segundo grado o gobiernos no implica secesión, pero sí implica autonomía
comunales e, incluso, de eliminar la figura de territorial y capacidad de autogobierno a partir
las juntas parroquiales como parte del proyecto de sus usos y costumbres. Es decir, existen otras
de autonomía. maneras de construir o rediseñar la institucio-
Ante un contexto político adverso, las auto- nalidad estatal a partir de las demandas y dere-
nomías indígenas generan nuevos procesos que chos colectivos de los movimientos indígenas de
ponen en evidencia su dimensión democrática. Ecuador y Bolivia y se expresan en la lucha por
Su capacidad de reacción a las amenazas depen- su autonomía en procesos que muestran su ca-
de de las experiencias previas y la propia capaci- rácter político y sus dimensiones performativa,
dad de los actores. La CITIGAT recurre a asam- democrática y experimental.

Estado plurinacional y autodeterminación indígena: democracia plural e identidad en Ecuador y Bolivia 87


Bibliografía

Asamblea Nacional (2010). “Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentrali-


zación”, Asamblea Nacional, Quito.
Buchanan, A. (2004). Justice, Legitimacy and Self-determination.Moral Foundations for International
Law. Nueva York: Oxford University Press.
Crítica, Política y Subalternidades

Constitución de la República del Ecuador (1998).


Gellner, E. (2008). Naciones y Nacionalismo. México: CONALCUTA.
Keal, P. (2003). European Conquest and the Rights of Indigenous Peoples.The Moral Backwardness of
International Society. Nueva York: Cambridge University Press.
Keating, M. (2001). “So many nations, so few states: territory and nationalism in the global era”. En
Multinational Democracies, ediado por Alain’G. Gagnon y James Tully. New York: Cambridge
University Press.
Kedourie, E. (2000). Nationalism. Oxford: Blackweel Publishers.
Máiz, R. (2007). “Once tesis para una teoría política de la Autonomía” en Gutiérrez Chong, Natividad
(compiladora). Estados y Autonomías en democracias contemporáneas. México DF: Plaza y Valdés/
UNAM.
Máiz, R. y Safran, W. (2002). Identidad y autogobierno en sociedades multiculturales. España: Ariel.
Murphy, M. (2004). “Understanding Indigenous Nationalism”. En The Fate of the Nation-State, 271-
294. Montreal: McGill.
Poole, R. (2004). “The Nation-State and Aboriginal Self-Determination”. En The Fate of the Na-
tion-State, editado por Michel Seymour. Montreal: McGill.
Requejo, F. (2001). “Political liberalism in Multinational States”. En Multinational Democracies. Cam-
bridge: Cambridge University Press.
Van Cott, D.L. (2008). Radical Democracy in the Andes. New York: Cambridge University Press.

88 Sofía Cordero Ponce


Mecanismos de coordinación y cooperación
para construir justicias interculturales

Mechanisms of coordination and cooperation


to build intercultural justice
Raúl Llasag Fernández1
rllasag@uce.edu.ec

Recibido: 2017-07-31
Aprobado: 2017-09-25

Resumen

Este artículo teoriza algunos elementos que se requieren para procesar una coordinación y cooperación entre diferentes
sistemas jurídicos constitucionalmente reconocidos, que contribuya a la construcción de justicias interculturales y, por
tanto, de la plurinacionalidad e interculturalidad. Así, a futuro todas las justicias operarán con la certeza de resolver los
casos a partir del entendimiento del otro y sin subordinación. Deja sentada la necesidad de un proceso de transición de
la colonialidad hacia la decolonización, de una justicia monocultural hacia la construcción de justicias interculturales, un
proceso que tiene que ser evaluado de manera permanente y participativa. Pero, también el proceso debe ser acompaña-
do por un movimiento social fuerte, que tenga la capacidad de incidir en los cambios y estar vigilante ante las formas de
coordinación y cooperación coloniales que subordinen a los sistemas jurídicos indígenas.

Palabras clave: coordinación y cooperación, sistemas jurídicos, pluralidad de sistemas jurídicos, justicia intercultural,
decolonialidad

Abstract

This article theorizes some elements required for the coordination and cooperation between different constitutionally
recognized legal systems, which contribute to the construction of an intercultural justice and, therefore, of plurinational-
ity and interculturality, so that in the future the different justice systems solve cases from the understanding of the other
and without subordination. It establishes the need for a process of transition from coloniality towards decolonization,
from a monocultural justice towards the construction of intercultural justice, a process that must be evaluated in a per-
manent and participatory manner. But also accompanied by a strong social movement that has the capacity to influence
changes and be vigilant before colonial forms of coordination and cooperation that subordinate indigenous legal systems.

Keywords: coordination and cooperation, legal systems, plurality of legal systems, intercultural justice, decoloniality

1 Docente de la Universidad Central del Ecuador. PhD. en Poscolonialismo y Ciudadanía Global por la Universidad de Coímbra-Portugal. Doctor
en Jurisprudencia por la Universidad Central del Ecuador. Magíster en Derecho Constitucional por la Universidad Andina Simón Bolívar. Investi-
gador del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coímbra.

Mecanismos de coordinación y cooperación para construir justicias interculturales 89


Introducción conflictos para el manejo y resolución de casos
menores, por la explosión de los litigios, la falta
Según investigaciones realizadas en Ecuador, de acceso a justicia y crisis económica (Collier,
Bolivia, Colombia y otros países del AbyaYala2 y 1995: 54).
del resto de los continentes, se concluye que, el Tercera, tiene que ver con la aprobación de
paradigma liberal de la existencia del único sis- instrumentos internacionales relacionado a los
Crítica, Política y Subalternidades

tema jurídico estatal, ordinario o eurocéntrico pueblos indígenas. Así: en 1957, la Organiza-
fue una ficción, porque, dichos estudios reve- ción Internacional del Trabajo OIT, aprueba el
lan que la pluralidad de sistemas jurídicos fue Convenio 107, que fue criticado por los pueblos
un hecho, que en un momento determinado el indígenas del mundo por su pretensión de asi-
positivismo jurídico pretendió invisibilizarlos.3 milar a la lógica capitalista y el Estado nacional,
Esa pluralidad de sistemas jurídicos se produce como consecuencia de ello, en 1989, dicho ins-
en varios espacios: locales, nacionales e inter- trumento, fue reemplazado por el actual Conve-
nacionales (Santos, 1998: 20). En este artículo nio 169 de la OIT. En 1971, el Consejo Econó-
me centraré básicamente en los dos primeros mico y Social adoptó una resolución autorizan-
espacios y en contextos específicos de Ecuador do a la Subcomisión de Naciones Unidas sobre
y Bolivia. la Prevención de la Discriminación y la Protec-
A partir de la década de los ochenta del siglo ción de Minorías, para que desarrolle un estudio
XX, se produce la constitucionalización de la sobre el problema de la discriminación contra
pluriculturalidad y multietnicidad en diferentes los pueblos indígenas, y en 1982 se creó el Gru-
países latinoamericanos,4 reconociendo los de- po de Trabajo sobre Poblaciones Indígenas para
rechos de los colectivos indígenas, entre ellos, el promover los derechos humanos de los pueblos
derecho a la autonomía interna. Como conse- indígenas, que culminó con la redacción de la
cuencia de ese derecho, se constitucionaliza el Declaración de las Naciones Unidas sobre los
derecho a mantener y desarrollar los sistemas Derechos de los Pueblos Indígenas y aprobada
jurídicos indígenas y afrodescendientes. Con en la Asamblea General de las Naciones Unidas
ello se produce la constitucionalización de la en septiembre de 2007. En el contexto regional,
pluralidad de sistemas jurídicos. Pero, no todos la Organización de los Estados Americanos
los sistemas jurídicos han sido constitucionali- OEA, a través de la Asamblea General, en 1989,
zados, dando lugar a la distinción entre: plura- emitió una Resolución, ordenando la redacción
lidad de sistemas jurídicos constitucionales; y, de un instrumento interamericano sobre los
pluralidad de sistemas jurídicos de hecho. En derechos de los pueblos indígenas, finalmente
este artículo me ocuparé del primero, con énfa- el 14 de junio de 1916, la Asamblea General de
sis en la coordinación y cooperación. la OEA aprobó la Declaración Americana sobre
Pero, la constitucionalización de la pluri- los Derechos de los Pueblos Indígenas.
culturalidad y multietnicidad, no se produce Cuarta, es la crisis capitalista mundial, ini-
de manera aislada, sino, en medio de varias ciada con la caída de la economía estadouniden-
circunstancias internacionales y nacionales: se a partir de 1967, una vez que Japón y Alema-
primera, por la presión de los movimientos in- nia se convirtieron en competidores del líder de
dígenas, que incluso se convirtieron en actores la economía mundial. En 1971 se devaluó el dó-
políticos principales. lar en un 150% frente al marco alemán y al yen
Segunda, desde la segunda mitad del siglo japonés. En 1974 se sumó el aumento del precio
pasado, a partir de la antropología, sociología del petróleo. Ante estas circunstancias recesivas,
jurídica y ciencias jurídicas, resurge la discusión se buscó la recuperación de la economía de los
del pluralismo jurídico, con diferentes tenden- países capitalistas desarrollados, recurriendo a
cias y posiciones, pero que respondía a la pre- la expansión inflacionista del crédito hacia los
sión que existía desde los Estados Unidos por países periféricos a intereses sumamente bajos,
desarrollar formas alternativas de solución de con el objetivo de que estos países compren los
productos de los países centrales, dando como
resultado la deuda externa de la mayoría de los
países de América Latina y su posterior crisis e
2 AbyaYala es el nombre con el cual se conocía al actual
continente de América antes de la invasión europea.
imposiciones de las políticas económicas y so-
3 Ver: Sánchez (1998); Yrigoyen (1999); Llasag (2007); Co- ciales (Endara, 1999: 29-33).
misión Andina de Juristas (2009), entre otros. Quinta, es la tardía manifestación de la crisis
4 Guatemala en 1985; Brasil en 1988 reconoce derechos a de América Latina, porque en los años setenta
los indios (artículo 231 de la Constitución); Colombia en
1991; Paraguay en 1992; México en 1992; Bolivia en 1994;
la mayoría de los países de la región estaban in-
Panamá en 1994; Argentina en 1994; Nicaragua en 1995; mersos en la profundización de la industrializa-
Ecuador en 1998; Venezuela en 1999. ción impuesto por el pensamiento de la Comi-

90 Raúl Llasag Fernández


sión Económica para América latina CEPAL. El únicamente conflictos que no tengan relación
retardo de la manifestación de la crisis, fue po- con los recursos naturales, casos penales y otros
sible por la concurrencia de factores como el in- reservados en las leyes para la jurisdicción ordi-
cremento de los precios del petróleo; el endeu- naria. La tercera, desarrollada por los teóricos,
damiento externo a intereses que no superaban tanto desde el derecho, como desde la sociolo-
el 6.82%; entre otros. En los años ochenta, a la gía y antropología del derecho, que parten del
par del retorno a la “democracia” de la mayoría pluralismo jurídico, reduciendo a una cuestión

Revista Ciencias Sociales no. 41


de los países de América Latina como Ecuador normativa, por ello parten de la definición del
1979 y Bolivia 1982, se habían agotado los fac- derecho, escondiendo el problema colonial y re-
tores que permitieron soportar la crisis; además producción neocolonial.
de registrase una reducción drástica de las im- La propuesta de los pueblos indígenas fue-
portaciones y la incapacidad de afrontar pagos ron acompañados por grandes movilizaciones,
financieros por concepto de la deuda externa y por ello, en el caso del Ecuador y Bolivia, en el
fue necesario imponer las llamadas políticas de 2008 y 2009, respectivamente, se aprobaron las
ajuste. La deuda externa se agravó, cuando en constituciones plurinacionales e interculturales,
1981 los intereses de la deuda externa se tripli- en donde se mantiene la necesidad de la coordi-
caron de 6.82% a 18.87% (Endara, 1999: 35); los nación y cooperación de los sistemas jurídicos.6
precios del petróleo cayeron drásticamente; y, La coordinación y cooperación ha sido in-
finalmente la presión de los organismos inter- terpretado como una mera cuestión normativa
nacionales como el Fondo Monetario Interna- y últimamente por vía jurisprudencia constitu-
cional FMI para la modernización del Estado, cional. Pero la plurinacionalidad e intercultura-
que básicamente comprendía la privatización de lidad exigen ir más allá de la normativa y juris-
las empresas públicas, liberalización del merca- prudencia constitucional, pero ello, precisa de
do financiero, reducción de los gastos sociales, la imaginación, reinvención e invención de los
flexibilización laboral. En ese sentido el Estado mecanismos que permitan no solo la conviven-
“nacional” al mismo tiempo que es desmantela- cia de los diferentes ordenamientos jurídicos en
do, no solo adquiere otros roles, sino que debe el Estado, sino la construcción de justicias inter-
procesar y buscar los mecanismos para que los culturales. Se pretende con este artículo abrir un
servicios que dejó de prestar lo asuman ya sea diálogo a esos caminos de imaginación.
organismos seccionales autónomos5, ONGs, las En una primera parte se desarrollará los ele-
empresas privadas, la sociedad civil y colectivos mentos teóricos que ayuden a imaginar la coor-
indígenas. dinación y cooperación de diferentes sistemas
Estas circunstancias resumidas, explican jurídicos, en la perspectiva de contribuir a la
la existencia de al menos tres tendencias dife- construcción de justicias interculturales; y, en la
rentes con respecto al desarrollo de las justi- segunda parte, se dejará abierta la discusión so-
cias indígenas. La primera, defendida por los bre los mecanismos de evaluación, con respecto
pueblos indígenas, que parten del derecho a la a la transición de la justicia ordinaria monocultu-
autonomía o libre determinación interna, que ral hacia justicias interculturales.
implica no solo las reformas de las estructuras
del Estado sino también la decolonialidad de las Elementos teóricos para la coordi-
mentes y prácticas políticas, jurídicas, sociales nación y cooperación de los dife-
y de producción de conocimiento y saberes. La
Segunda, impuesta desde los estados y los orga- rentes sistemas jurídicos en la pers-
nismos internacionales como el Banco Mundial pectiva de justicias interculturales
BM, que parten del derecho de acceso a justicia
y la modernización del Estado, es decir, cuan- La interculturalidad para efectos de este ar-
do la justicia ordinaria entra en crisis y no tiene tículo, se entenderá, como un proyecto político,
recursos, se debe activar justicias alternativas económico, social, cultural y epistémico que
como la mediación y dentro de esa categoría lo permite solidificar la propia raíz de cada colecti-
ubican a la justicia indígena, para que resuelvan vo y abrirse por lo distinto, bajo el principio de
los conflictos internos de las comunidades, pero igualdad de oportunidades y superando cual-
quier tipo de subalternidad; pero también como

5 Justamente en ese contexto de produce la discusión de la


descentralización: en el Ecuador, en 1993 se dicta la Ley
de Modernización del Estado y en 1997 la Ley de Descen- 6 Constitución (Ecuador), 20 de octubre de 2008, R.O No.
tralización. En el caso de Bolivia en 1994 se dicta la Ley 449, Art. 171 parte final; y, Constitución (Bolivia), Ley de
de Participación Popular. 7 de febrero de 2009, Art. 192.III parte final.

Mecanismos de coordinación y cooperación para construir justicias interculturales 91


un proceso de decolonización de las mentes, que o neocolonialismo, en donde el poder colonial
permita valorar las diversas concepciones de de- europeo ya no necesitaba estar físicamente pre-
recho y justicia existentes en nuestros países. sente, porque estaba y está en el subconsciente
Desde esta perspectiva, no es suficiente de las élites criollas, por tanto, ya no necesita
solamente al reconocimiento de los diferentes imponer ideas de manera personal, porque la
sistemas jurídicos7 indígenas, afrodescendien- nueva élite criolla políticamente independizada
Crítica, Política y Subalternidades

tes y ordinario, se requiere el fortalecimiento en articulación con los intereses transnacionales


mutuo, permitiendo que cada sistema jurídico se encargaron y se encargan de mantener y per-
se abran a otros, bajo el principio de igualdad petuar el mismo orden colonial. Este proceso se
de oportunidades, ello conllevará a que los sis- reproduce también en diferentes escalas: regio-
temas jurídicos tengan la capacidad de resolver nal, nacional e internacional. Por eso, la termi-
los conflictos a partir del entendimiento del nación de la colonialidad presupone la toma de
otro. conciencia de la colonialidad de estructuras, de
La coordinación y cooperación es un me- relaciones de poder, valores, subconscientes, es-
canismo que permite el acercamiento, interre- quemas mentales y el régimen jurídico.
lación y convivencia en términos de igualdad De ahí que, la construcción justicias inter-
de oportunidades entre los diferentes sistemas culturales no es una propuesta terminada, se
jurídicos, superando la historia hegemónica de trata de procesos imaginativos, siempre abiertos
dominación y subordinación. En ese proceso de e inconclusos que requiere de un esfuerzo histó-
transición se debe establecer medidas de acción rico de largo aliento y de un potencial utópico,
afirmativa para reforzar los sistemas jurídicos y “deberá ser pensado menos como sustantivo
tradicionalmente excluidos. Por ello, la coor- y más como verbo de acción, tarea de toda la
dinación y cooperación no es meramente nor- sociedad y no solamente de sectores indígenas y
mativa y vía jurisprudencia constitucional, ni se afrodescendientes” (Walsh, 2009: 41).
reduce a lo jurídico sino a toda la instituciona- En esa perspectiva, paso a proponer algu-
lidad estatal y la sociedad, por tanto, está muy nos elementos o planteamientos teóricos para
relacionada con la ruptura de la colonialidad y la coordinación y cooperación, en la perspecti-
neocolonialidad. va de construir justicias interculturales, sin que
Independiente de las discusiones teó- sean los únicos ni algo concluido, sino abierto al
ricas y su origen, en el caso del Ecuador y Boli- debate y profundización.
via, la colonialidad, se entiende como un patrón
de poder que emerge con la invasión europea Conciencia de la colonialidad, neo-
a Abya Yala, ligado al capitalismo mundial y el colonialidad y decolonialidad
control, dominación, y subordinación de la po-
blación a través de la idea de la inferioridad. La La colonialidad refleja un pensamiento y re-
colonialidad cruza prácticamente a todos los as- lación de sujeto activo y objeto pasivo reprodu-
pectos de la vida (personal, cultural, cognosciti- ciendo niveles de subalternidad e instrumenta-
vo, sociopolítico, jurídico, religioso, económico lizados a los intereses coloniales o simplemente
etc.). Cabe mencionar que este trabajo se cen- invisibilizados en los lugares a donde no llega
trará en el aspecto jurídico (sistemas jurídicos). la empresa colonizadora. Así, con la invasión
Las independencias de Ecuador y Bo- europea al Tawa Inti Suyo, que comprendía los
livia no concluyeron la colonialidad, se elabo- actuales territorios de Colombia, Ecuador, Perú
raron constituciones racistas por parte de una y Bolivia, iniciado entre los años 1524 y 1526,
minoría criolla8, remplazando el colonialismo
clásico por un colonialismo republicano interno … se instauró un modelo jurídico-político
de separación de la población en «pueblos
indios» y «villas de españoles» a fin de que
se conservaran separadas las diferencias
7 En términos genéricos se llama sistema jurídico o “de- étnicos-raciales. Para justificar el régimen
recho” los sistemas de normas, valores, principios, ins- de tutela/explotación de los indios, se creó
tituciones, autoridades y procedimientos que permiten la ideología de la «inferioridad natural de
regular la vida social y resolver conflictos. También in- los indios»…
cluye normas que establecen cómo se crean o cambian Para hacer eficiente el régimen colonial,
las normas, los procedimientos, las instituciones y auto- se reconoció a algunas autoridades indí-
ridades.
genas que servían de enlace con el mundo
8 Criollos, en el caso de Ecuador y Bolivia fueron los des-
cendientes de europeos que habían nacido en estos te-
colonial, facilitando la organización de los
rritorios y que en los finales del siglo XVIII habían sido indios para el trabajo, el tributo y la evan-
despojados de la administración de las instituciones colo- gelización. Se permitió la conservación de
niales. «usos y costumbres» indígenas mientras

92 Raúl Llasag Fernández


no afectasen la Ley «divina y natural», el llar en este artículo, tan solo haré referencia a
orden económico-político ni la religión la administración de justicia como uno de los
católica. Se autorizó a los alcaldes de los elementos de la plurinacionalidad e intercultu-
pueblos de indios administrar justicia en ralidad. Esa conciencia tiene que operar tanto
causas entre indios, pero sólo cuando la
en los sistemas jurídicos indígenas como en el
pena no era grave, por la ideología de la
inferioridad natural. Los casos graves de- sistema jurídico ordinario y en la ciencia del de-
recho. Solo esa conciencia permitirá el siguiente

Revista Ciencias Sociales no. 41


bían pasar al corregidor español” (Yrigo-
yen, 1999: 46-47). proceso que es la decolonialidad de los sistemas
jurídicos e iniciar la construcción de justicias
Es decir, los sistemas jurídicos indígenas pa- interculturales.
saron a ser instrumentalizados por la empresa Esa conciencia de colonialidad se supone que
colonizadora, ya sea por la ideología de la infe- se inició en el caso de Ecuador y Bolivia con la
rioridad que desarrollaron o por la incapacidad adopción de las constituciones plurinacional e
para garantizar la resolución de conflictos. De intercultural, dando un salto de un modelo de
ahí que, se activó la administración de justicia, Estado nacional a un Estado plurinacional e in-
pero en condiciones de subalternidad, para ca- tercultural (Llasag, 2013: 217-220). Declarados
sos pequeños; únicamente entre indígenas y sus formalmente como estados plurinacionales e
normas no podían estar en contra de la ley divi- interculturales, se vuelven a reproducir manifes-
na y natural, ni en contra del orden económico, taciones coloniales, por ejemplo la Ley de Des-
político y religioso colonial. linde de Jurisdicciones de Bolivia le subordina a
Las independencias tanto de Ecuador como la jurisdicción indígena originaria campesina a
de Bolivia, importó e implementó el modelo de la justicia estatal; en el caso de Ecuador las Fis-
Estado nacional, generando constituciones racis- calías Indígenas se superponen a la justicia indí-
tas que marginaba a indígenas, afrodescendientes, gena (Llasag, 2013: 217-220); los discursos que
mujeres, analfabetos, menores de edad, personas surgieron después del 2008, fueron deslegitima-
dependientes carentes de bienes o capital econó- dores de la justicia indígena, sugiriendo su limi-
mico. En lo que respecta a los sistemas jurídicos tación a casos menores (Llasag, 2011: 268); y, la
indígenas, normativa y constitucionalmente fue- sentencia de la Corte Constitucional del Ecuador
ron totalmente invisibilizados, imponiendo a la número 113-14-SEP-CC del 30 de julio de 2014,
función legislativa como único productor de nor- emitido en el caso 0731-10-EP, denominado “La
mas y a la función judicial como el único llamado a Cocha”, implementó el doble juzgamiento.
resolver los conflictos. Para efectivizar este mode- Las reproducciones coloniales se evidencian
lo se penalizó a las otras formas de administración porque después de varios siglos de coloniali-
de justicia como la justicia indígena. Sin embargo dad, neocolonialidad, ese sistema se incrustó
y contradictoriamente esa institucionalidad del en el subconsciente de los individuos y en un
Estado estaban ausentes en la población margi- momento determinado se reflejan en actos y en
nada, de manera especial en los pueblos indígena, diferentes espacios. De ahí la necesidad de la
de ahí que, en la vida práctica y real continuaba conciencia crítica de la colonialidad en todos los
subsistiendo la pluralidad de ordenamientos jurí- espacios: personal, familiar, comunitario, local,
dicos, en diferentes circunstancias: unos sistemas nacional e internacional, que permita procesos
jurídicos indígenas resolviendo todos los conflic- de decolonialidad y pérdida del miedo a lo nue-
tos; y, otros resolviendo únicamente los asuntos vo o diferente.
que no generaren problemas con la justicia estatal La conciencia de colonialidad y la necesidad
(Llasag, 2011: 259-260). de la decolonialidad, evita caer en una situación
La conciencia de la situación de colonia- de impotencia y querer volver al pasado. La plu-
lidad es muy importante, por dos cuestiones: rinacionalidad e interculturalidad no es regresar
primero, porque permite buscar alternativas a al pasado, sino el inicio de una nueva era. En
la situación de colonialidad, esa alternativa es la el caso de la administración de justicia indíge-
decolonialidad; y, segundo, evita caer en una si- na no se trata de volver a recuperar los sistemas
tuación de impotencia y querer volver al pasado. jurídicos anteriores a la invasión europea, sino
Justamente esa conciencia de la situación de continuar desarrollando, mejorando y reinven-
colonialidad, permitió al movimiento indígena tado a partir de lo que tenemos en el presente.
en los años ochenta proponer como alternativa La justicia estatal, una vez consciente de su pa-
la plurinacionalidad e interculturalidad, y como pel y posición de colonialidad, superioridad y
estrategia reivindicó el Estado plurinacional de hegemonía, sentirá la necesidad de superar
e intercultural, para de esta forma propiciar la esas barreras de la colonialidad y empezar un
decolonialidad de la sociedad ecuatoriana, el proceso de decolonización y pérdida del miedo
Estado y la ciencia, temas que no voy a desarro- a distribuir y compartir el poder.

Mecanismos de coordinación y cooperación para construir justicias interculturales 93


Visibilización teórica y práctica de la sistemas jurídicos indígenas se fundamentan en
diversidad de sistemas jurídicos indí- la autonomía, fortalecimiento interno y su arti-
culación con otros, tienen a su vez la capacidad
genas y afrodescendientes de incidencia en la efectivización de la plurina-
cionalidad e interculturalidad. Por ello también
Como habíamos señalado, los sistemas jurí- es y serán fuertemente deslegitimados desde los
dicos indígenas, en la práctica se encontraron y
Crítica, Política y Subalternidades

poderes que pretenden impedir el camino hacia


se encuentran presentes de manera subalterna la plurinacionalidad e interculturalidad.
frente a la justicia colonial o simplemente apar- A la par de ese proceso de conciencia de la co-
tados de estas. Por ello, el profesor Santos men- lonialidad y la necesidad de la decolonialidad, se
ciona que, “en la sociología de las ausencias lo requiere la visibilización teórica y práctica de esa
que es activamente producido como no existente diversidad de ordenamientos jurídicos, que per-
está disponible aquí y ahora, aunque silenciado, maneció en la marginalidad. Ello genera varias
marginado o descalificado” (Santos, 2006: 87). La interrogantes, entre otras: ¿cómo hacer visible los
ausencia fue activamente producida por la razón sistemas jurídicos indígenas en el Estado pluri-
indolente, que creó una línea abismal, que dividía nacional e intercultural? ¿Quién los hace visible?
a la realidad social “en dos universos, el universo ¿Quién decide que se visibilicen? ¿Para qué visi-
de «este lado de la línea» y el universo del «otro bilizarlos? Preguntas difíciles de responder, sin
lado de la línea»” (Santos, 2010: 12). En el univer- embargo, se dejarán algunas pistas a desarrollar.
so de «este lado de la línea» colocó a la ciencia y al ¿Cómo hacemos visible? Tomando distancia
derecho como universalmente válidos y al «otro estratégica con la ciencia moderna hegemónica9
lado de la línea», es decir, en el lado invisible se que invisibilizó a la variedad de conocimientos
ubicó a los saberes indígenas y a sus sistemas ju- y prácticas sociales. Tomar distancia estratégica
rídicos. Si la ausencia es activamente provocada, no significa rechazar la ciencia, sino asumirlo
se debe proceder a visibilizar en la teoría, pero no como un conocimiento entre tanto otros cono-
en condiciones de subordinación, sino tan váli- cimientos, tomando como base la existencia de
dos como cualquier otro conocimiento situado y la diversidad de conocimientos y diversidad de
articulado. ordenamiento jurídicos. Esto significa que, la
La teoría hegemónica occidental del posi- comprensión del derecho y la justicia es mucho
tivismo jurídico llamada también “monismo más amplia que la comprensión ordinaria o es-
jurídico” (Yrigoyen, 1999: 11), hace el mismo tatal del derecho y la justicia. Ello, por su pues-
procedimiento de invisibilización, a «este lado to, nos llevará a discutir sobre las metodologías,
de la línea» lo ubica al derecho estatal como métodos, técnica de investigación, papel del
único válido y universal, y al «otro lado de la investigador y de las universidades, pero sobre
línea» ubica a los sistemas jurídicos indígenas, todo cómo trabajar a partir de esos otros cono-
no como derecho sino «costumbre» o «usos y cimientos invisibilizados.
costumbres», por tanto, los invisibiliza e incluso ¿Quién decide hacer visible? En la perspec-
los penaliza. Sin embargo, en la práctica de la tiva de construir justicias interculturales, la de-
vida jurídica, el derecho ordinario estaba lejos cisión de hacer visibles no puede provenir de
de ser el único en el ordenamiento normativo de una imposición o de una decisión unilateral del
la vida social, porque, en la vida práctica y real sistema jurídico ordinario o de un investigador,
continuaba subsistiendo la pluralidad de orde- sino de un acuerdo con la comunidad indíge-
namientos jurídicos. na cuyo sistema jurídico se pretende visibilizar.
Frente a esa realidad evidente y objetiva, lo Esto nos lleva a la discusión sobre la autoría y
que hacen las constituciones de Ecuador y Bo- coautoría de los resultados de la investigación,
livia es visibilizar constitucionalmente los siste- que también tienen que ser compartidos con las
mas jurídicos indígenas y afrodescendientes. De comunidades indígenas.
la visibilización formal a la visibilización mate- ¿Quién hace visible? Esta pregunta tiene
rial, en la perspectiva plurinacional e intercultu- relación con la anterior, porque los sistemas ju-
ral, exige un proceso de decolonialidad antes re- rídicos indígenas, existen en el ejercicio inter-
ferido; lo cual, a su vez, exige el respeto al dere- no de un determinado colectivo y sus normas,
cho a la autonomía de los colectivos indígenas. principios y procedimientos se encuentran en
Ello porque la autonomía permite su fortaleci-
miento, pero también permite el caminar junto
a otros o a la articulación nacional, regional e
internacional. La autonomía tiene que ser fuer-
temente participativa, de rendición de cuentas 9 Me refiero a todas las teorías que parten de la monocul-
tura y de validez universal, que invisibilizan la diversidad
permanente y de autocontrol interno. Y si los de conocimientos y prácticas sociales.

94 Raúl Llasag Fernández


la memoria de sus integrantes, de ahí que la vi- arbitrariedad, porque, todas las justicias tienen
sibilización tiene que realizarse con el colecti- como límites a los derechos humanos intercul-
vo indígena. No podemos perder de vista que turalmente interpretados y garantizados por
la visibilización requiere también de un trabajo una Corte Constitucional intercultural; b) los
intelectual, pero esa labor desde la perspectiva colectivos indígenas en ejercicio de su derecho
intercultural requiere de intelectuales no solo a la autonomía y a la justicia indígena, invocan-
comprometidos sino enraizados en las prácticas do razones suficientes y justificables desde sus

Revista Ciencias Sociales no. 41


de los sistemas jurídicos indígenas. puntos de vista y cosmovisiones, ya sea porque
¿Para qué visibilizar?, el trabajo de la visibili- constituya un peligro para la integridad del co-
zación tiene al menos tres objetivos; a) demostrar lectivo indígena o que su sistema jurídico no
en el plano teórico la existencia de la pluralidad de prevé un mecanismo para resolver, éstos colec-
sistemas jurídicos, deconstruir al sistema jurídico tivos pueden dejar de conocer un determinado
estatal y al mismo tiempo propiciar la decoloniali- caso, sin que esa decisión constituya denegación
dad; b) a partir de esa visibilización teórica de las de justicia para el colectivo indígena. En estos
prácticas de los sistemas jurídicos, construir emer- casos, la autoridad indígena debe remitir el caso
gencias posibles y objetivas, tales como la recon- a una autoridad diferente como la justicia ordi-
ceptualización de los conceptos de derecho, justi- naria, por ello la necesidad de construir justicias
cia, dignidad humana a partir de un enfoque in- interculturales, que permitan resolver los casos
tercultural; y, c) construir justicias interculturales. desde el entendimiento del otro; c) la justicia
indígena no es simplemente un sistema alterna-
La administración de justicia indíge- tivo de la justicia ordinaria, como la mediación,
na como un derecho arbitraje o justicia de paz, es un sistema con sus
propias especificidades, donde la capacidad de
La coordinación y cooperación de los dife- la autoridad para resolver los conflictos nace del
rentes sistemas jurídicos, necesariamente nos poder autonómico del colectivo indígena, en
lleva a determinar si la justicia indígena10 es un ejercicio de su derecho a la autonomía. En con-
derecho o una obligación jurisdiccional tradi- secuencia, parte del respeto a la autonomía y no
cional. Una u otra posición tiene connotaciones de una imposición hegemónica.
teóricas y políticas. En el caso de Ecuador y Bo- En cambio, la concepción de la justicia indí-
livia, la administración de justicia efectivamente gena como una obligación jurisdiccional tradi-
es un derecho y no una obligación jurisdiccional cional, es mirar a la misma con ojos del positi-
tradicional, así lo conciben sus constituciones11. vismo jurídico, que conduce a la homogeneiza-
Si para los colectivos indígenas, la adminis- ción de las justicias indígenas y a la subordina-
tración de justicia es un derecho y no una obli- ción. Eso ocurre, por ejemplo en la sentencia de
gación jurisdiccional tradicional, tiene bases la Corte Constitucional emitido dentro del caso
político teóricas y consecuencias importantes: denominado la “Cocha”, en donde erróneamen-
a) la base fundamental de los sistemas jurídicos te, por un lado, se piensa que existe un único
indígenas, es el derecho a la autonomía juris- sistema jurídico del pueblo Panzaleo, cuando
diccional12 y legislativa13. La autonomía no es en realidad hay comunidades indígenas con
diferentes realidades históricas y políticas, por
tanto, con diferentes formas de administración
de justicia; y, por otro lado, reproduciendo el ar-
gumento colonial del siglo XVI que partía de la
10 El término «justicia indígena», está referido específica-
mente a la resolución de los conflictos, como uno de los
inferiorización racial de los pueblos originarios,
elementos del sistema jurídico o Derecho, así lo concibe que conlleva a sostener que la justicia ordinaria
la Constitución del Ecuador. En el caso de Bolivia lo de- es la única competente para conocer y juzgar los
nomina «jurisdicción indígena». delitos de contra la vida.14
11 La Constitución de la República del Ecuador de 2008, si
bien desarrolla la justicia indígena dentro del Título IV
“Participación y 0rganización del poder”, es elevada a Igualdad de oportunidades de los sis-
derecho constitucional en el Título II “De los derechos”, temas jurídicos
concretamente el artículo 57.10. De igual manera sucede
en el caso de Bolivia, se reconoce el derecho en el artículo
30.14, y es desarrollado en el Capítulo Cuarto “Jurisdic-
El Estado plurinacional e intercultural co-
ción Originaria Campesina”, del Título III sobre “Órgano locó a todos los sistemas jurídicos en el mismo
Judicial y Tribunal Constitucional Plurinacional”.
12 Constitución (Ecuador), 20 de octubre de 2008, R.O No.
449, Arts. 190, 101 y 192.
13 Constitución (Ecuador), 20 de octubre de 2008, R.O No. 14 Corte Constitucional (Ecuador), Sentencia, 30 de julio
449, Art.57.10; Constitución (Bolivia), Ley de 7 de fe- de 2014, 113-14-SEP-CC, caso la Cocha 0731-10-EP.
brero de 2009, Arts. 30.14, 190, 191 y 192. 15-25.

Mecanismos de coordinación y cooperación para construir justicias interculturales 95


nivel de igualdad e importancia, sin que nadie ello podemos encontrar coincidencias
se encuentre en una posición de subordinación. o puntos comunes entre diferentes sis-
Pero, ese nivel de igualdad e importancia de to- temas jurídicos; b) que la interacción,
dos los sistemas jurídicos, no significa propiciar coordinación y cooperación, ya se ha
el relativismo, sino la capacidad de interacción o llevado a cabo entre los diferentes siste-
coordinación y cooperación en condiciones de mas jurídicos indígenas, por ejemplo, en
Crítica, Política y Subalternidades

igualdad de oportunidades, bajo ciertos princi- los conflictos de competencia es muy co-
pios a considerar: mún entablar diálogos y definir la auto-
ridad que juzgará un determinado caso.
a) Todos los sistemas jurídicos son in- E incluso la coordinación y cooperación
completos; y, no hay sistemas jurídicos también se ha dado con la justicia ordi-
cerrados, sino en permanente interac- naria y las instituciones del Estado, por
ción y relación, en esa virtud no hay ejemplo, las autoridades de las comuni-
sistemas jurídicos terminados, sino en dades kichwas de San Luis de Guachalá
permanente construcción e interacción. y La Josefina, resuelven un conflicto de
El principio de que todos los sistemas aguas el 30 de junio del 2005 y remiten la
jurídicos son incompletos tienen dos resolución a la autoridad estatal del agua
niveles, uno de conciencia y otro de para el correspondiente registro. Pero,
acción. De la conciencia de ser incom- la relación con la justicia ordinaria o las
pleto, emerge la conciencia de querer instituciones estatales se han dado en
aprender, de buscar lo que nos falta en condiciones de subordinación. De ahí
los otros. Esa conciencia de ser incom- que la interculturalidad obliga que ese
pleto y la conciencia de querer aprender, nivel de coordinación y cooperación se
nos lleva a la acción, capacidad y posibi- dé en el plano de igualdad de oportuni-
lidad de generar interdiálogos y con ello dades y bajo los principios referidos.
puntos comunes, acuerdos, desacuerdos
y/o compromisos. Sin duda, esto pasa En consecuencia, la coordinación y coope-
por la decolonialidad de la mente de los ración, como hemos insistido, no se reduce so-
individuos, la familia, la sociedad, el Es- lamente a lo normativo y jurisprudencia consti-
tado y de los saberes. Este nivel de con- tucional, se genera en el diario accionar de los
ciencia de incompletud, tiene que darse sistemas jurídicos y las instituciones públicas,
en el interior de cada sistema jurídico ya sea vía políticas públicas, jurisprudencia
y fundamentalmente al interior de la en general, legislación o por la vía epistémica.
justicia ordinaria. Solo ese nivel de con- Reducir solo a lo normativo y jurisprudencia
ciencia, le puede llevar a la justicia ordi- constitucional puede ser incluso contraprodu-
naria a sentir la necesidad de buscar su cente, como en el caso de Bolivia con la Ley de
incompletud o vacío en otros sistemas Deslinde de Jurisdicciones, que formalmente ha
jurídicos. Esa búsqueda se hará en las eliminado a la justicia indígena, limitando ma-
justicias indígenas cuando éstas sean vi- terialmente a casos que no están tipificados en la
sibilizadas, proceso en el cual el sistema ley15; o, en el caso del Ecuador con la sentencia
educativo cumplirá un papel fundamen- de la Corte Constitucional antes referida. Por
tal. No obstante, las búsquedas y apren- ello, en el caso de Ecuador el movimiento indí-
dizajes tienen que llegar a ser mutuos. gena en el año 2003, decidió no impulsar la Ley
b) No hay sistemas jurídicos cerrados, sino de Coordinación y Cooperación.
en permanente interacción y relación.
Esto nos lleva a dos cuestiones: a) que De la dignidad humana universal a la
los sistemas jurídico indígenas, no son diversidad de dignidad humana
sistemas que se estacaron en el tiempo.
Los sistemas jurídicos indígenas, al igual En la perspectiva de justicias interculturales,
que cualquier otro sistema, están consti- no es posible concebir a los derechos humanos
tuidos por principios, valores y normas desde la postura universalista y relativista, sino
que pervivieron en el tiempo y que han desde una concepción intercultural. Ya en 1982,
sido adecuados a esta época; otros fue- Raimundo Panikkar16, en Is the notion of Human
ron apropiados ya sea por imposición o
por decisión autonómica; y, otros fue-
ron y son creados y reinventados por 15 Ver, Ley 073 de Deslinde Jurisdiccional, de 29 diciembre
de 2010.
las nuevas necesidades que enfrentan
16 Raimundo Panikkar (1918-2010), fue filósofo y teólogo,
los colectivos indígenas. Justamente por de descendencia catalana e india.

96 Raúl Llasag Fernández


Rights a Western concept?, realizó una reflexión 2. Lo que sucede en pequeño, se reproduce
intercultural de los derechos humanos, luego re- en lo grande, es decir, el ser humano está
cogido por Boaventura de Sousa Santos.17 formado por un cuerpo físico, espiritual
En el caso latinoamericano y de manera y astral. De igual forma la Pacha está for-
especial en Colombia y Ecuador, a raíz del re- mada por: Kay Pacha (el mundo del aho-
conocimiento de la diversidad étnico y cultural ra), Uku Pacha (El mundo que está por
en 1991, 1996 respectivamente, se produce una realizar), Hanan Pacha (el mundo que

Revista Ciencias Sociales no. 41


fuerte tensión, porque, las concepciones univer- pasó, pero que sigue siendo).
salistas:
3. No existe nada aislado, todo está rela-
Plantean el carácter absoluto de los valo- cionado entre sí, con el todo y en todos
res jurídicos y de las garantías generales de los ámbitos. Si uno de los cuerpos del ser
todos los derechos humanos, los cuales se- humano se enferma, produce el desequi-
rían idénticamente aplicables y exigibles en librio en el resto de su cuerpo, la familia,
cualquier contexto cultural. Generalmente la comunidad y la Pacha. La contamina-
estas concepciones se combinan con con-
ción del ambiente, produce efectos en el
cepciones individualistas de los derechos
humanos que solo reconocen a la persona individuo, familia, comunidad y Pacha.
humana como titulares de los mismos… Las acciones de los astros, generan efec-
(Trujillo, Endara y Grijalva, 2001: 35). tos en los seres humanos, familia y co-
munidad.
Esa concepción obviamente es contraria a
los postulados de la concepción intercultural, Si el ser humano, es cuerpo físico, espiritual
porque tal como lo plantea Yrigoyen: y astral, pero también es parte de una familia, de
una comunidad y Pacha, ese ser humano es dig-
El respeto a la diversidad cultural supo- no en la medida en que recupere su capacidad
ne que no puede ser una sola orientación de articular su cuerpo físico con lo espiritual y
cultural la que defina cuándo se produce o astral, de tal manera que le permita vivir en paz
no una vulneración de derechos humanos con su familia, comunidad, consecuentemente
y qué solución darle, debe garantizarse la con la Pacha. Por ello, la ortigada, el látigo y el
comprensión intercultural de los hechos e agua fría, utilizados en la administración de jus-
interpretación intercultural de las normas ticia indígena como ritos de sanación, cumplen
aplicables, a fin de evitar una interpreta-
la función de regulación de los canales energéti-
ción etnocéntrica y monocultural de los
cos del cuerpo físico que logran armonizar con
mismos” (Yrigoyen, 1999: 97).
el cuerpo espiritual y astral. Mientras que el per-
Los sistemas jurídicos indígenas no están dón permite la paz con la familia y comunidad.
basados en la concepción de dignidad humana El cargar los materiales de la Pachamama como
solamente individual, cuya noción es fruto del piedras, permite conciliar con la Naturaleza.
pensamiento iluminista, que instaura una lógica Por tanto, todos estos ritos de sanación, buscan
racional, dicotómica y jerárquica, sino en una recuperar la dignidad humana desde la concep-
concepción del principio de interrelacionalidad ción de la comunidad (Llasag, 2012: 342-343).
o tinkunakuy18. Tampoco se reduce únicamente
a lo humano, porque aquí no existe la división Control Constitucional intercultural
entre lo humano y no humano, porque el princi-
pio de interrelacionalidad, significa que: Si partimos de la premisa de que todas las
justicias tienen como límites los derechos hu-
manos y que existen diferentes concepciones de
1. Todo lo que existe en la Pacha (cerros,
dignidad humana, inevitablemente se requiere
montañas, piedras, los seres humanos,
de una Corte Constitucional intercultural, que
animales, ríos, lagunas, astros, muertos,
no se reduce solamente a integrar a indígenas en
los por nacer, etc.) tienen vida y están en
la institucionalidad, sino el máximo respeto de
permanente interrelación.
la autonomía de los colectivos y de la capacidad
de realizar interpretaciones interculturales de
los hechos y del derecho.
17 Ver, R. Panikkar, “Seria a naçao de direitos humanos um La argumentación intercultural precisa de
conceito occidental?”, en C. Baldi (org), Direitos huma- un proceso de decolonialidad del pensamiento
nos na sociedade cosmopolita, (Río de Janerio-Brasil, y por tanto del saber, sólo ese proceso nos lle-
Renovar, 2004), ps. 216-230.
vará a ser conscientes de la existencia de otros
18 Tinkunakuy que ha sido mal traducido como intercultu-
ralidad, pero tiene más relación con la relacionalidad. saberes que no las conocemos. Frente a la diver-

Mecanismos de coordinación y cooperación para construir justicias interculturales 97


sidad de sistemas jurídicos, visiones y concep- La evaluación de igual manera tiene que
ciones de dignidad humana y de la vida, no es ser participativa, tal como ya se ha menciona-
posible la arrogancia, sino la humildad de acep- do anteriormente. Pero la evaluación requiere
tar otros conocimientos y saberes. Ello significa imaginar o mirar los tipos de coordinación y
reflexión y conciencia de que la diversidad de cooperación que se dan, así como también re-
conocimientos y saberes de cada país y del mun- quiere crear criterios en base a los cuales se debe
Crítica, Política y Subalternidades

do es potencialmente infinita y que cada saber, evaluar el periodo de transición.


sólo muy limitadamente, tiene conocimiento de En cuanto a los tipos o formas de coordina-
ella. La infinitud de los saberes del mundo no ción y cooperación, cabe mencionar que pue-
nos disculpa para imponer un criterio, porque den existir muchos. Sin embargo, para efectos
existe la obligación de buscar y conocer. de este trabajo se plantearán los siguientes:

Apuntes sobre la transición hacia la a) La coordinación y cooperación formal


justicia intercultural e informal. La informal se da sin que
medie una norma o política pública y es
Los cambios de la colonialidad hacia la de- en donde se encuentra la mayor riqueza
colonialidad, del monismo jurídico a una plu- de coordinación y cooperación ya sea
ralidad de ordenamientos jurídicos en igualdad entre sistemas jurídicos indígenas o de
de oportunidades, de una justicia monocultural éstos con la justicia ordinaria y la insti-
hacia justicias interculturales, no se producen tucionalidad del Estado; y, la formal se
únicamente porque la Constitución así lo decla- produce cuando de por medio existen
ró, se requiere de un proceso largo de transición, alguna norma, política pública o con-
un camino complejo y hasta contradictorio. En venio formal, por ejemplo en el caso
ese camino de transición se reproducen e incluso del Ecuador se ha ensayado a través de
se acentúan prácticas coloniales como habíamos la creación de fiscalías indígenas y en el
visto antes. Por ser complejos y contradictorios caso de Bolivia a través de la Ley de Des-
eso procesos de transición tienen que ser fuerte- linde. Sin embargo, estas experiencias
mente participativos, de permanente cuidado y de coordinación y cooperación hasta el
evaluación. momento se han dado en condiciones
La participación está relacionada con la di- de subordinación.
versidad de democracias constitucionalizadas
tanto en Ecuador como en Bolivia, de las cua- b) La coordinación y cooperación entre
les se deriva el derecho a participar como ciu- sistemas jurídicos indígenas, y sistemas
dadanos de manera individual y colectiva en la jurídicos indígenas con el sistema jurí-
toma de decisiones, planificación y gestión de dico estatal. La coordinación y coopera-
los asuntos públicos19, así como el derecho de ción entre sistemas jurídicos indígenas
los colectivos indígenas a participar con repre- tiene un nivel de riqueza muy importan-
sentantes en las instituciones públicas20. En este te, porque tradicionalmente las comu-
caso, el proceso de participación tiene que darse nidades indígenas mediante acuerdos
en la toma de decisiones, planificación y ejecu- mutuos definen la competencia e inclu-
ción del proceso de transición hacia la justicia so someten a una tercera autoridad, tal
intercultural. La participación se extiende hacia como ocurrió en el caso la comunidad
las movilizaciones sociales, en ejercicio al dere- la Cocha en Ecuador22. En otros casos,
cho a la resistencia frente a acciones u omisiones van creando autoridades de nivele supe-
del poder público o de las personas naturales o riores como sucede con la comunidad
jurídicas no estatales que vulneren los derechos San Lucas de Saraguro en Ecuador. En
constitucionales y, cuando se trate de demandar el caso de Colombia, se creó el Tribu-
nuevos derechos21. nal Superior Indígena de Tolima como

19 Ver: Constitución (Ecuador), 20 de octubre de 2008, 22 En el caso la comunidad la Cocha en Ecuador se deter-
R.O No. 449, Arts. 95, 204 al 206; y, Constitución (Boli- minó la competencia de un «asesinato» ocurrido fuera
via), Ley de 7 de febrero de 2009, Art. 241 y 242. del territorio indígena, el «infractor» y la «víctima» eran
20 Ver: Constitución (Ecuador), 20 de octubre de 2008, miembros de distintas comunidades, sin embargo un
R.O No. 449, Art. 57.16; y, Constitución (Bolivia), Ley acuerdo entre las autoridades de las comunidades tan-
de 7 de febrero de 2009, Art. 30.10. to del «infractor» como la «víctima» entregaron a una
21 Constitución (Ecuador), 20 de octubre de 2008, R.O No. tercera comunidad «la Cocha» para que resuelva el con-
449, Art. 98. flicto (Llasag, 2010: 93-107).

98 Raúl Llasag Fernández


segunda instancia (Ariza, 2009: 28). Por nación alguna, siendo éste el ideal de la
otra parte, la coordinación y coopera- justicia intercultural.
ción entre el sistema jurídico estatal y los
sistemas jurídicos indígenas, también se b) Un segundo criterio se enfocaría en con-
ha producido en la práctica, sin embar- siderar los cuatro tipos de sociabilidad
go en los casos de Ecuador y Bolivia, que plantea Santos (2010: 133 y 134) y
dicha cooperación y coordinación se ha

Revista Ciencias Sociales no. 41


que son los siguientes:
dado en condiciones de subordinación.
1. La violencia. En donde no hay coor-
c) Coordinación y cooperación desde aba- dinación y cooperación, porque el
jo o propiciado desde los sistemas jurí- sistema jurídico dominante contro-
dicos indígenas; y, desde arriba o propi- la la zona de contacto y, como tal,
ciado desde el sistema jurídico estatal. se siente legitimada para suprimir,
El primero se da por iniciativa de los sis- marginar o incluso destruir al siste-
temas jurídicos indígenas. Un ejemplo ma jurídico subordinado.
de ello es la iniciativa de coordinación
que tomó el pueblo indígena Chibuleo 2. La coexistencia. A diferencia de la an-
de Ecuador, antes de 1998, es decir, antes terior, ésta permite que se desarrolle el
de la constitucionalización del derecho a sistema jurídico indígena pero separa-
la administración de justicia. En esta ini- do y según una jerarquía muy rígida, en
ciativa las autoridades de la provincia de donde se prohíben los niveles de coor-
Tungurahua tuvieron que aceptar la ca- dinación y cooperación. En este caso se
pacidad jurisdiccional de las autoridades admiten sistemas jurídicos paralelos,
de las comunidades del pueblo Chibuleo. pero con estatutos totalmente asimétri-
El segundo se propicia desde el sistema cos que aprueban simultáneamente la
jurídico estatal o cualquier otra institu- jerarquía y la incomunicabilidad.
ción pública, éste es menos frecuente y
se ha dado en condiciones de subalterni- 3. La reconciliación. Es una coordinación
dad, es decir, se impone a la justicia indí- y cooperación que se fundamenta en la
gena desde la visión del sistema estatal. justicia restaurativa, en sanar los agra-
vios del pasado. Se enfoca en el pasado
En lo que se refiere a los criterios de evalua- en lugar del futuro. La coordinación y
ción, por ahora podemos imaginarnos dos de cooperación se da en condiciones de
ellos: supervivencia de una justicia residual,
como una justicia alternativa a la es-
a) El primero sería la distinción entre tatal, bajo el discurso del derecho de
coordinación y cooperación de suma acceso a la justicia.
cero o colonial y coordinación y coope-
ración de suma positiva o intercultural. 4. La convivialidad o lo intercultural. Es
Es de suma cero o colonial, cuando un una forma de coordinación y coopera-
sistema termina subordinando a otro y ción en función de pasar de la colonia-
en esta condición solo un sistema gana- lidad a la decolonialidad para la cons-
rá en perjuicio de otros. En este caso, se trucción de justicias interculturales.
ubica por ejemplo los niveles de coor-
dinación y coordinación que generan Conclusiones
las fiscalías indígenas en el Ecuador, en
donde la justicia indígena es subordina- La coordinación y cooperación entre los
da por la justicia ordinaria la cual gana diferentes sistemas jurídicos, como hemos vis-
en perjuicio de la primera. Esta forma to, se da en la cotidianidad, en el actuar e inte-
de coordinación y cooperación es con- ractuar de la pluralidad de los ordenamientos
traria a los principios desarrollados jurídicos, de las instituciones del Estado y de
en este artículo y contraria al régimen la sociedad en general, pero estos procesos de-
constitucional plurinacional e intercul- ben acompañarse de un desarrollo teórico, de
tural (Llasag, 2013: 8-12). Es de suma una participación y evaluación permanente. La
positiva, cuando se cumplen los ele- coordinación y cooperación, por un lado, debe
mentos teóricos para la construcción de garantizar el fortalecimiento de todas las justi-
la justicia intercultural, lo cual implica cias y, por otro lado, debe permitir la construc-
un fortalecimiento mutuo, sin subordi- ción de justicias interculturales, que a su vez

Mecanismos de coordinación y cooperación para construir justicias interculturales 99


está presidida por la conciencia de una colo- Para ello, debe garantizarse el fortalecimiento
nialidad y la necesidad de una decolonialidad. de las comunidades indígenas y el movimiento
A la vez, tiene que trascender desde el resolver indígena, porque históricamente la moviliza-
los conflictos a partir de entender al otro, hacia ción y resistencia indígena ha obligado a las
la utilización estratégica de ese instrumento. transformaciones.
Crítica, Política y Subalternidades

Bibliografía

Ariza, R. (2009) “Estado de Relacionamiento en Colombia”, en Comisión Andina de Juristas, Estado de


la relación entre justicia indígena y justicia estatal en los países andinos: Estudio de caso en Colombia,
Perú, Ecuador y Bolivia. Lima: Comisión Andina de Juristas, 15-38.
Collier, J. (1995) “Problemas Teórico-Metodológicos en la Antropología Jurídica”, en Chenaut V. y Sie-
rra M. (Coords.) Pueblos Indígenas ante el Derecho. México: Centro de Investigaciones y Estudios
Superiores en Antropología Social, 45-76.
Endara, X. (1999) Modernización del Estado y reformas jurídica entre 1992—1996. Quito, Universidad
Andina Simón Bolívar
Llasag, R. (2007) Jurisdicción Indígena Especial y su respeto en la Jurisdicción Estatal, Tesis de Maestría
en Derecho Constitucional. Quito: Universidad Andina Simón Bolívar.
--------- (2010) “Avances, límites y retos de la administración de justicia indígena en el Ecuador, año
2010: El caso La Cocha”, en Universidad Andina Simón Bolívar, Develando en desencanto, Informe
sobre Derecho Humanos, Ecuador 2010. Quito: Universidad Andina Simón Bolívar, 93-107.
--------- (2011) “Constitucionalismo y pluralismo jurídico, balance de la aplicación de las reformas
constitucionales relativas al derecho indígena en el Ecuador”, en Ávila L. (ed.), Emancipación y
transformación constitucional. Quito: Corte Constitucional, 243-271.
--------- (2012) “Justicia indígena ¿delito o construcción del estado plurinacional?: La Cocha”, en B.
Santos y A. Grijalva (eds.), Justicia indígena, plurinacionalidad e interculturalidad en Ecuador. Qui-
to: Abya Yala y Fundación Rosa Loxemburg, 321- 372.
--------- (2013) “Experiencias de coordinación y cooperación formal de la justicia ordinaria con los
sistemas jurídicos indígenas en el Ecuador”, en R. Ávila (comp.), Estado, Derecho y Justicia. Quito:
Universidad Andina Simón Bolívar, 209-224.
Panikkar, R. “Seria a naçao de direitos humanos um conceito occidental?”, en B. César (org.), Direitos
humanos na sociedade cosmopolita. Río de Janeiro: Renovar, 205-238.
Sánchez, E. (1998) Justicia y Pueblos Indígenas de Colombia, la tutela como medio para la construcción
de entendimiento intercultural. Santa Fe de Bogotá: UNIJUS.
Santos, B. (1998) La globalización del derecho, los nuevos caminos de la regulación y la emancipación,
Traducción de César Rodríguez. Santa Fé de Bogotá: Universidad Nacional de Colombia Facultad
de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales e ILSA.
--------- (2006) Conocer desde el Sur, para una cultura política emancipatoria. Lima: Editorial Univer-
sidad Bolivariana.
--------- (2010) Refundación del Estado en América Latina: perspectivas desde una epistemología del Sur.
Quito; AbyaYala.
Trujillo, J., Endara, X. y Grijalva A. (2001) Justicia Indígena en el Ecuador. Quito: Universidad Andina
Simón Bolívar.
Walsh, C. (2009) Interculturalidad, Estado, Sociedad, luchas (de) coloniales de nuestra época. Quito:
Universidad Andina Simón Bolívar.
Yrigoyen, R. (1999) Pautas de coordinación entre el derecho indígena y el derecho estatal. Guatemala:
Fundación Myrna Mack.

Fuentes normativas y jurisprudencia

Constitución de la República del Ecuador, aprobada en consulta popular del 28 de septiembre de 2008
y publicada en el Registro Oficial No. 449, de fecha 20 de octubre de 2008.

Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, aprobada en el Referéndum del 25 de enero
de 2009 y promulgada el 7 de febrero de 2009.

100 Raúl Llasag Fernández


Ley 073 de Deslinde Jurisdiccional, de diciembre de 2010.

Corte Constitucional (Ecuador), Sentencia, 30 de julio de 2014, 113-14-SEP-CC, caso la Cocha 0731-
10-EP.

Revista Ciencias Sociales no. 41

Mecanismos de coordinación y cooperación para construir justicias interculturales 101


Historia y Sociedad
Ciudadanía e historia conceptual:
apuntes teóricos sobre el caso ecuatoriano

Citizenship and conceptual history:


theoretical notes on the Ecuadorian case
Christian Esteban Arteaga1
cearteaga@uce.edu.ec

Recibido: 2017-07-31
Aprobado: 2017-11-15

Resumen
Este artículo propone discutir el (re)aparecimiento del concepto de ciudadanía en la política ecuatoriana contemporánea.
Para ello se nutre del aporte de la nueva historia conceptual, pues esta fortalece un abordaje sustentado en el lenguaje y
cómo este define la realidad y no al revés, asumiendo que los conceptos son cambiantes, aporéticos y muestran las ideas
de un tiempo, pero de igual modo, el sentido de cómo estos determinan una serie de prácticas y materialidades en la sub-
jetividad política. Por ello, este trabajo consta de dos partes: la primera donde se exponen las guías teóricas que propone
este documento, en la que se exhiben ciertas especificidades del concepto y finalmente, una sección que aclara a la luz de
la historia conceptual, el caso ecuatoriano, tomando como punto de partida la caída de Lucio Gutiérrez en 2005.

Palabras clave: ciudadanía, historia conceptual, lenguajes políticos, política, discurso

Abstract
This article proposes to discuss the (re)emergence of the concept of citizenship in contemporary Ecuadorian politics.
For this, it is nourished by the contribution of the new conceptual history, because it strengthens an approach based on
language and how it defines reality and not the other way around, assuming that concepts are changing, aporetic and
show the ideas of a time, but likewise the sense remains of how these determine a series of practices and materialities in
political subjectivity. Therefore, this work consists of two parts: the first where the theoretical guidelines proposed in this
document are exposed, in which certain specificities of the concept are exhibited, and finally, a section that clarifies the
Ecuadorian case in light of the conceptual history, taking as starting point the fall of Lucio Gutiérrez in 2005.

Keywords: citizenship, conceptual history, political languages, politics, discourse

1 Candidato a Doctor (PhD) en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires. Docente-investigador en la Facultad de Comunicación Social
de la Universidad Central del Ecuador.

Ciudadanía e historia conceptual: apuntes teóricos sobre el caso ecuatoriano 105


Introducción raremos con base en los siguientes puntos que
permitirán problematizar y guiar el estudio. Así,
El presente artículo esboza un acercamiento el primer acápite adquirirá un matiz descriptivo,
a la emergencia del concepto de ciudadanía en en tanto un contexto del fenómeno a discutir, y
un evento concreto que fue la caída del gobier- el segundo consistirá en problematizar el locus
no de Lucio Gutiérrez en 20052. Este fue presi- donde se encuentra insertado dicho debate, a
dente del Ecuador desde 2003 hasta 2005 y lle- partir de la nueva historia intelectual.
gó al poder mediante voto popular, amén de la
unidad de los sectores de la izquierda social. El 1. Especificidades contemporáneas del
escogitamiento de dicho acaecimiento pasa por concepto
dos cuestiones, a saber: la primera es que, den-
Historia y Sociedad

tro del contexto político contemporáneo, donde Para iniciar, habría que realizar ciertas pre-
ha brotado la idea de progresismo, es necesario cisiones sobre el debate del concepto de ciuda-
ubicar qué es lo que confiere de sentido y per- danía en cuanto a la región. La primera es que
formatividad a sus cuitas y aporías en el desa- a raíz de la crisis del marxismo realmente exis-
rrollo posterior, tomando en cuenta su perma- tente a inicios de los noventa, la izquierda social
nencia y lo que parecía sostenerlo es el aura de la empezaba a desarmarse política y militarmente,
idea de ciudadanía, como un significante donde por ejemplo, las firmas de paz en Centroamé-
ingresa todo lo que el progresismo y un tipo de rica, el abandono de las armas por las organi-
democracia demandan. zaciones políticas militares en el Cono Sur a
La segunda idea es que a través de los apor- raíz del proceso de transición democrática (no
tes de la nueva historia conceptual –especial- queremos extender la idea de que estos pro-
mente con sus autores fundacionales como son cesos fueron iguales para todos, ya que espe-
la Escuela alemana o Begriffsgeschichte de Re- cíficamente, los años ochenta y noventa fue la
hinhart Koselleck (1923-2006) y de la Escuela década más compleja para Colombia en cuanto
de Cambridge con Quentin Skinner y John a los intentos de procesos de Paz, por ejemplo.
Greville Agard Pocock-, se subrayará el (re) Muestra de ello fue el aniquilamiento total de
aparecimiento, el movimiento y la contingencia todos los dirigentes de la Unión Patriótica,
del concepto de ciudadanía de la cultura políti- organización pública que era el brazo político
ca ecuatoriana en los últimos años, pues desde de los movimientos guerrilleros que se habían
este abordaje teórico se enuncia que la reali- agrupado para participar electoralmente y el
dad y la historia no son asidas únicamente en ascenso visible del narcotráfico como actor
condicionamientos factuales, sino en cuanto a armado y político vía carteles de la droga y la
procesos de discursividad en relación a formas arremetida general de sectores militares y pa-
materiales de situaciones y a la modificación de ramilitares contra los grupos en armas como el
las mismas a partir de los lenguajes, de ahí que M-19, Quintín Lame, Fuerzas Armadas Revo-
la ciudadanía se incorporó como concepto a la lucionarias de Colombia, Ejército de Liberación
política ecuatoriana en dicha insurrección. Sin Nacional y el Ejército Popular de Liberación3);
duda, el espacio quedaría limitado en este ensa- y en cierto modo, conceptualmente. Pues, con-
yo para detallar todo lo que se desea reflexionar. ceptos que habían sido siameses a la práctica
Empero, se pretende dejar marcada una entrada política de dicha nomenclatura, a saber: lucha
o itinerario que tomarían los razonamientos ul- de clases, explotación, pueblo, burguesía y dicta-
teriores a la historia conceptual, pensando espe- dura del proletariado dejaban de ser centrales en
cíficamente en los aportes latinoamericanos de su léxico político. Como expresara Koselleck:
la nueva historia conceptual con Elías José Palti, “Los momentos de la permanencia, del cambio
con relación a los lenguajes políticos, por ejem- y de la futuridad contenidos en una situación
plo. Es por ello que este documento lo estructu- política concreta quedan comprendidos en la
adquisición del lenguaje. Así, se tematizan ya
—hablando aun genéricamente— los estados
sociales y sus cambios” (1993: 109).
2 Es importante destacar que dicho personaje venía a Por eso, la ciudadanía que en un momento
ser la piedra de toque en cuanto a los regímenes neo-
liberales presentes en la región andina, y parcialmente
de la historia fue decisiva para la consolidación
simbolizó el ascenso de los progresismos inaugurado
por Hugo Chávez, posteriormente Lula da Silva y años
después, Evo Morales. Es decir, en un momento, Gutié-
rrez representó la posibilidad de reformar la estructura 3 Véase Fals Borda (2008) y Pécaut (2004). En igual forma
estatal ecuatoriana, pero esto se decantó rápidamente y en el Perú, con el aparecimiento de Sendero Luminoso
en abril de 2005, un levantamiento capitalino lo expulsó y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru. Véase
del poder. Degregori (1989) y Burt (2009)

106 Christian Esteban Arteaga


del Estado-nación4, en tanto instituía una rea- pero por otro, le advino en el futuro como un
lidad bicéfala de clasificación entre lo racional sujeto permanente en inferioridad social. En-
y lo irracional, lo culto y lo inculto, la ciudad y tonces, ocurre la explicación koseleckiana entre
el campo, había de ocluirse por algunas décadas el desencuentro entre un campo de experiencia
en función de las nuevas ideas y los debates que y un horizonte de expectativa. De tal modo, la
la región había emprendido, especialmente con expresión de la ciudadanía que prevalecía en di-
el influjo del liberalismo republicano en los ám- cho tiempo radicó en un campo de experiencia

Revista Ciencias Sociales no. 41


bitos narrativos y políticos hasta los primeros que implicaba un tipo de pedagogía labrada en
años del siglo XX y, posteriormente con el arri- el sostenimiento de un tipo institucional, en este
bo del socialismo y la impronta del pueblo como caso, el Estado, pero a este sujeto lo confinaban
el actor epigonal del cambio histórico hasta me- a un futuro sin esperanza, como una forma de
diados de ese mismo siglo. Esto podría ser visto hacer del concepto enunciado. Ya que: “De este
como una tensión permanente y al interior del modo disminuyó el contenido experiencial de
propio campo de producción de los conceptos y muchos conceptos, aumentando proporcional-
los discursos que iban tornándose más públicos mente la pretensión de realización que conte-
que otros, como consecuencia de los debates y nían” (Koselleck: 1993: 111).
de las ideas con que estos explicaban la historia Ya en la última etapa del siglo XX, (re)
y la realidad. apareció levemente el concepto para mencio-
La segunda es que con esto queremos decir nar –contingentemente- a los actores sociales
que la asunción de uno u otro concepto no está emergentes, específicamente, el movimiento
exento de incertidumbres y dislocaciones sobre indígena, que había puesto en vilo a los gobier-
algo, sino que su propia vitalidad radica en di- nos de ese tiempo, como resultado de su gran
cha dislocación. Por ello, es que que la ciudada- levantamiento en el año de 1990 y en las poste-
nía en el siglo XIX, en el caso ecuatoriano5, haya riores movilizaciones a lo largo de esa década y
sido mirada únicamente como una manera de que la bibliografía sociológica empezaba a asu-
clasificar e incluir al sujeto, en este caso puntual, mirlo como el nuevo sujeto revolucionario. Este
que fue el indígena por cuanto adquiría un esta- acontecimiento fue entendido ya no como la
tus único de tributario dentro de los regímenes participación del pueblo a secas, como sí lo ha-
del Estado naciente. Por tal razón, ocurre lo que bía sido una década anterior con el movimiento
Koselleck afirma cuando: “La lucha semántica obrero, donde se afirmaba que este era el que
por definir posiciones políticas o sociales y en representaba al pueblo organizado y combativo.
virtud de esas definiciones mantener el orden En consecuencia, los indígenas que eran los ciu-
o imponerlo corresponde, desde luego, a todas dadanos negados del Estado, fueron en ese pe-
las épocas de crisis que conocemos por fuentes riodo los que mostraban las aporías del propio
escritas” (1993: 111) Estado mestizo y monocultural. Es decir, estos
Consiguientemente, en ese escenario de fin apelaron a lo indecible como era el cuestiona-
e inicio de siglo podría dilucidarse que el uso miento al Estado-nacional, proponiendo uno de
de tal o cual categoría, en este caso, la ciuda- tipo plurinacional e intercultural, evidenciaron
danía, expresó un patrón de prácticas sobre el las aporías de una institución lingüística estatal
sujeto indígena, que por un lado, le otorgó un que promocionó por décadas una sola lengua
estatuto político de igualdad en su presente, oficial y legítima, mientras que estos planteaban
la existencia de dialectos y varias lenguas, pero
en suma, este indecible fue una de las formas
4 La literatura relevante para esto puede leerse en cuan-
que hasta la actualidad no ha sido resuelto den-
to a las narrativas que dieron legitimidad a dicho pro- tro del campo político.
ceso en González Stephan (1994); desde la entrada En ese hiato, la ciudadanía fue la forma, di-
heterodoxa de la formación social latinoamericana en gamos, palatina de ir destituyendo de manera
Guerra (1989); a partir de un horizonte narratológico
sobre la cultura letrada y oral en los libros clásicos de
tajante, las nociones de pueblo y lo popular, pues
Rama (2002) y Lienhard (1992); y finalmente, desde una estas no daban abasto a este peculiar actor que
apuesta de comprensión de lo barroco como forma polí- se desmarcaba de los marcos tradicionales de
tica del Estado naciente en Moraña (1997) y neobarroca interpretación del sujeto social, pues, por citar
con Alberro (2000) y Bechara (1998)
5 Paradojalmente, los mejores y poquísimos trabajos
una situación, aun cuando el problema agrario
sobre el tema no fueron abordados por la disciplina les atravesaba vitalmente en su cotidianidad,
histórica ni sus historiadores, sino por la sociología y estos no fueron ni eran campesinos, ni propie-
los estudios agrarios. Los trabajos más singulares sobre tarios de tierras, peor aún rentistas; si bien eran
dicho proceso de reconocimiento de la ciudadanía indí-
gena vía el estudio de la semántica de la dominación y la
mano de obra precarizada, explotada y barata
cuestión agraria en Ecuador son los de Guerrero (1991, que había emigrado a la ciudad, no estaban atra-
1994, 2000) y Velasco (1983) vesados por las dinámicas fabriles, por lo que

Ciudadanía e historia conceptual: apuntes teóricos sobre el caso ecuatoriano 107


no tenían los rasgos de los obreros tradiciona- ca, y es muy posible que este proceso lleve
les. De tal modo, siguiendo el razonamiento de a la creación y difusión de nuevos lengua-
John Pocock, el lenguaje y discurso adoptado a jes, si bien no podemos especificar el sig-
finales de los noventas para dar cuenta de este nificado de esta frase (Pocock: 2011: 113)
tipo de movilización estaba marcado y defini-
Con lo concerniente al párrafo anterior, di-
do por las ciencias sociales, (Pocock puntualiza
cha categoría en ese contexto fue pensada como
con relación al Renacimiento que la dotación de
un albur de los otros conceptos en crisis o en
discursividad de ese tiempo fue impuesto por
desuso. Por ello, cierta literatura sociológica y
clérigos y juristas) especialmente, la Sociología
politológica latinoamericana que nacía de los
del Desarrollo, por un lado, y la producción teó-
estertores de la Teoría de la Dependencia y to-
rica de la Acción colectiva, por otro, por lo que
Historia y Sociedad

maba otro nombre como es la Teoría del Desa-


estas disciplinas veían la necesidad de incluir a
rrollo, permeó este concepto como una manera
todos actores en un derrotero común que era el
de continuidad a todo el barullo del nuevo mo-
progreso con criticidad y el alcance de niveles y
mento, pero con otras formas de lenguajes. Pues
mejoramiento de la calidad de vida, y a la vez
estos últimos:
explicar las acciones de los actores y movimien-
tos sociales, ya no desde las dicotomías y “guerra (…) exhiben continuidad y cambio, aún
de posiciones” “repliegues tácticos” y “ofensivas cuando su uso en contextos específicos
estratégicas”, sino desde los ciclos políticos abier- los modifique, sobrevive a los contextos
tos, stocks culturales y visibilización de deman- en que han sido modificados e imponen a
das en la opinión pública. los actores de contextos ulteriores las res-
De ese modo, la ciudadanía se promovía tricciones a las cuales la innovación y la
como algo que no solo desplazaba a otras, sino modificación son las respuestas necesarias
que era nombraba sin ningún beneficio de in- pero imprevisibles (Pocock: 2001: 150)
ventario sobre su representación y el funciona-
De ahí que se diseñó a la ciudadanía como
miento de su significación, pues: “(…) empeza-
algo que conllevaba prácticas nuevas que iban a
mos a reconocer el uso antinómico del lenguaje:
ser incorporadas al discurso político como son
ese uso que hacen los gobernados del lenguaje
las nociones de comunidad, lo comunitario, lo
de los gobernantes para vaciarlo de significado
comunitario con desarrollo, lo local, además de
e invertir sus efectos (Pocock: 2011:105). Por
ser reivindicadas como maneras de democrati-
ese motivo, uno podría contemplar que ya des-
zación la res pública, en un marco mucho ma-
de los tempranos noventa se comenzó a atribuir
yor que fue el despliegue y consolidación de la
un léxico político, que confluía contextualmen-
democracia postransicional. En ese horizonte,
te con un mundo de tipo unipolar y que operaba
desde aquel momento mucha de la producción
en cuanto a condiciones materiales de existen-
teórica de la izquierda y de pensamiento críti-
cia mediante cambio de un tipo de economía
co empezó a adherirse a dicho concepto, bajo el
fordista a una posfordista, misma que se carac-
entendimiento de que aquella noción democra-
terizaba por atener a la sociedad como factor
tizaba lo social porque incluía a nuevos actores,
de riesgo y su lado filantrópico y redistributivo
ergo, nuevos movimientos sociales en reciente
podía ser exhibido bajo la inversión de la coo-
marco normativo de lo político, que decía sig-
peración internacional (en el caso ecuatoriano,
nificar la fórmula de resistencia y ampliación
especialmente de los Países Bajos y el gobierno
del tejido social del distinto momento que vivía
español) y el financiamiento de varias Organi-
América Latina, caracterizado como un nuevo
zaciones No Gubernamentales, que nominaban
lenguaje6.
a los proceso sociales como participación ciuda-
Ecuador, no estuvo exento de dichos pro-
dana y su condición de funcionamiento estaba
cesos, y es en ese contexto complejo -después
direccionado desde los reputados proyectos de
de los levantamientos indígenas y caídas de
desarrollo con comunidades andinas, impu-
gobiernos- de los años noventa, se empezó a
tándoles una forma no solo administrativa de
cumplimiento de dichos proyectos por parte de
la ciudadanía emergente, sino que lexicalmen- 6 Pocock en Historia intelectual: un estado del arte defi-
te también atribuía ciertas comprensiones a las ne al lenguaje como: (…) no es solamente una manera
formas de organización de los pueblos indíge- prescripta al hablar, sino una materia prescripta para el
discurso político. Hemos llegado a un punto en el cada
nas, ya que: contexto del lenguaje indica un contexto político, social
o histórico dentro del cual él mismo se sitúa; al mismo
Las nuevas circunstancias producen ten- tiempo, sin embargo, estamos obligados a reconocer
que, hasta cierto punto, cada lenguaje selecciona y pres-
sión en las convenciones antiguas, se usa
cribe el contexto dentro del cual debe reconocérselo
el lenguaje de formas nuevas, se lo modifi- (2001: 155)

108 Christian Esteban Arteaga


hablar con cierta fuerza de la ciudadanía como qué es lo que este concepto fue capaz de realizar
un lenguaje que decía permitir una compren- o hacer al ser dicho por alguien en un tipo de
sión de la política7 y lo político8 en momentos contexto o contextos. Pues:
de un neoliberalismo reinante, y por qué esto:
“(…) puede poseer una rica y compleja textura; Para comprender cualquier enunciado se-
es posible que una amplia variedad de dialectos rio necesitamos aprehender no meramen-
se hayan incorporado a él e interactúen entre sí te el significado de lo que se ha dicho, sino,

Revista Ciencias Sociales no. 41


al mismo tiempo, la fuerza pretendida con
para producir una compleja historia” (Pocock,
la cual se ha pronunciado ese enunciado.
2001:151) De ese modo, con esta patente de Esto es, necesitamos aprehender no solo
corso se plegaron muchos de los sectores polí- lo que la gente dice, sino lo que hace al de-
ticos, así como intelectuales para modificar el cirlo (Skinner: 2007: 153)
léxico político a través de esta noción. Con este
recorrido, podemos puntualizar que la ciudada- En tal plexo, la ciudadanía no sólo funcionó
nía como concepto se distancia de otras defini- porque tomó la posta a otras nociones, sin que
ciones y debates que fueron objeto de disputas y esto pudiera entenderse como algo mecánico y
asunciones9, por lo que la noción más cercana a lineal, en tanto que esta consiguiera ser concebi-
la propuesta de este trabajo es: da como una fase en la que realidad se adaptaba
al concepto para ser nombrada. Por el contrario,
(…) la ciudadanía es un presupuesto, una en medio de una cierta crisis conceptual, dicha
hipótesis jurídico-política igualitaria ins- noción se introdujo en las aporías de lo político
crita como necesaria en la sociedad –cu-
y dotó de coherencia a la política de ese momen-
yas relaciones se basan en el intercambio
de equivalentes–, pero su concretización
to, a más de que al ser expuesta como concepto,
material es producto de las relaciones de al mismo tiempo, construía una facticidad que
lucha entre las diferentes clases y actores avistaría su derrotero en otras formas de hacer y
sociales. (Fleury: 2004:66) en un tipo de contexto social como: “(…) mar-
co último que ayuda a decidir qué significados
Caída de Gutiérrez: sincronía convencionalmente reconocible serían posibles,
en principio, para alguien que ha intentado co-
y diacronía de la ciudadanía
municarse” (Skinner: 2007: 161).
Así, después de la debacle económica y cri-
A partir de lo aludido anteriormente, se
sis inimaginada a finales del noventa e inicios
pueden examinar ciertos hitos contextuales que
de la primera década del año dos mil, asumió el
son parte del enfoque de nuestro argumento.
poder Lucio Gutiérrez10, acompañado por una
Antes de seguir adelante, es preciso proferir que
serie de agentes y organizaciones políticas que
la carga de sentido de la ciudadanía no sólo fue
venían de los procesos de lucha de los años 80
adquirida por la forma en cómo y quién la llegó
y 90, mismos que promocionaron su candida-
a enunciar en un momento determinado, sino
tura bajo la idea de unidad de la izquierda en
un momento de ofensiva neoliberal y de in-
tentos recomposición de las organizaciones
7 Esto lo destaca Pierre Rosanvallon en su texto Por una sociales. Ya en su administración, la noción de
historia conceptual de lo político como: “(…) la recons-
trucción cronológica de los acontecimientos, analiza el ciudadanía era tenuemente enunciada y con
funcionamiento de las instituciones, desmenuza los me- cierta ambigüedad, pues todavía no empezaba
canismos de toma de decisiones públicas, interpreta el a ser ni vislumbre de un tipo de realidad ni un
resultado de las elecciones, echa luz sobre las razones de
los actores y el sistema de sus interacciones, describe los componente de lenguaje que modificaría y ha-
rituales y los símbolos que organiza la vida” (2003: 29) ría comprensible el contexto que retornaba, por
8 Rosanvallon es explícito: “Lo político (…) corresponde lo que estaba en un periodo de latencia. A nivel
a la vez a un campo y a un trabajo. Como campo, desig-
na un lugar donde se entrelazan los múltiples hilos de la político, los dos años de duración de su periodo
vida de los hombres y las mujeres, aquello que brinda
un marco tanto a sus discursos como a sus acciones (…)
En tanto que trabajo, lo político califica el proceso por el
cual un agrupamiento humano, que no es en sí mismo 10 En 1995 acaeció el primer derrocamiento de un go-
más que una simple “población”, toma progresivamente
bierno democrático, que fue el de Abdalá Bucaram; en
los rasgos de una verdadera comunidad” (2003: 16)
9 Una muestra sobre esto es la conceptualización que rea- 1999, se destituyó a Jamil Mahuad. En el primero, el lé-
liza Guillermo O`Donnell al afirmar que: “La ciudada- xico político nombraba al pueblo como protagonista e
nía entra en juego, por ejemplo, cuando en una relación incluía en su interior a estudiantes, indígenas, sectores
contractual, cualquiera de las partes que sienta que tiene urbanos, obreros, mujeres; en el segundo caso, se añadió
motivos de queja legítimos, cuenta con la posibilidad de al protagonista pueblo el sustantivo de uniformado, pues
recurrir o no a una entidad pública legalmente compe- sumó en lenguaje a cierta ala democrática del Ejército
tente, y de la cual puede esperar un trato justo, para que que tomó participación de lado del pueblo y fue cardinal
intervenga y falle en ese caso”. (1993:66) en el derrocamiento de Mahuad.

Ciudadanía e historia conceptual: apuntes teóricos sobre el caso ecuatoriano 109


fueron caracterizados como desacertados y ob- sitio poroso, inextricable, casi antropófago y
secuentes desde el inicio, al punto que este llegó poblado por nuevos bárbaros lo que, en el mo-
a abandonar completamente el programa polí- mento de su crisis final, fueron estas mismas
tico reformista con el cual se había llenado su características relatadas, las que definieron su
propuesta, y como parte de su política se había pérdida de legitimidad y su posterior derroca-
aproximado a los organismos multilaterales de miento, pues ayudándonos de lo que afirmaría
Crítica, Política y Subalternidades

apoyo en lo internacional como el Fondo Mo- Koselleck: “El efecto de extrañamiento que pro-
netario Internacional y Banco Mundial y en lo voca la experiencia pasada podrá servir enton-
interno, se había allegado íntimamente los sec- ces para la concienciación del presente, que de
tores de derechas del Ecuador. la clarificación de la historia lleva a la aclaración
No obstante, en los últimos dos meses an- de la política” (2009: 100). Así, aquel desplaza-
tes que su administración fuera discontinuada miento de un significado de lo identitario ya no
abruptamente por la insurrección, y que desde cómo expresión exclusivamente subjetiva de co-
un marco descriptivo temporal podemos ins- hesión social, pasó a convertirse vía ciudadanía
cribir desde el 21 de febrero de 2005, fue cuan- en un espectro -si se quiere- de un tipo de parti-
do el concepto de ciudadanía (re) apareció con cipación democrática racializada. Es sustancial
fuerza inusitada, tiempo que en este documen- expresar que, históricamente, la literatura de
to podríamos caracterizar en dos lapsos, que de ficción y sociológica ha visto en dicho territo-
algún modo podrían ilustrar cómo se movió rio una caracterización perpetua de la barbarie.
sincrónica y diacrónicamente este concepto. En principio, con la colonización española y sus
Así, en primera instancia podemos aseverar intentos de expandirse en busca del oro, habían
que esta resultó útil para ser pensada como organizado expediciones hacia el Oriente, mis-
especie de baremo que prescribía un distancia- mas que habían sido terriblemente hostiles y
miento con un tipo de otredad que se iba yuxta- habían causado la muerte a casi todos los expe-
poniendo y la vez desclasando. Nos explicamos, dicionarios, sea por enfermedades y obstáculos
si la realidad es instaurada en y por el lenguaje, que la propia naturaleza había impuesto; en el
encontrándose en una relación inherente de siglo XIX e inicios del XX, había una caracte-
tensión y contingencia, el plano discursivo que rización a las culturas que allí habitaban como
definió el arribo al poder de Gutiérrez, pudo antropófagas y desalmadas, pues existieron epi-
exponer ciertas cuitas que articularon la iden- sodios donde habían victimado a misioneros y
tidad con la cultura política nacional, por ejem- religiosos que los evangelizaban; y a finales de
plo: la consideración del plano fenotípico de los años noventa, con la agudización del conflic-
Gutiérrez a la hora de mostrarse a la población, to colombiano se instituyó el atavismo de nue-
fue angular, pues se erigió como uno más que vos barbaros (sobre todo por los guerrilleros)
comparte los rasgos fuertemente andinos de que poblaban dicho espacio.
gran parte de la población ecuatoriana, o tam- En un segundo momento, como parte arti-
bién el reivindicar pública y simbólicamente su culatoria de lo anterior es que podemos colegir
lugar de nacimiento, pues este había nacido en y profundizar cómo a partir del concepto de ciu-
el Oriente ecuatoriano, en una ciudad llamada dadanía en esos momentos, ya no sólo se asig-
Tena, y esto, en la cultura política ecuatoriana naba como una manera de identidad de ese ciclo
era ya una aporía, pues los lugares legítimos en contra del presidente, pues lo que realizaba
que definían y de dónde descendían todos los este concepto al ser enunciado, era una acción
presidentes en la vida republicana eran de ciu- de distanciamiento de un principio de otredad
dades legítimas y satelitales como Quito, Gua- que estaba presente en la política ecuatoriana.
yaquil o Cuenca. Si bien entendemos que la parte constitutiva de
Además de que el Oriente ecuatoriano siem- cualquier identidad es la negación de otra para
pre fue percibido como una frontera11 entre lo la existencia de la primera, esto a la vez desplie-
atávico y lo moderno, amén de los miedos que ga la presencia de una frontera interior que indi-
esta geografía detentaba, precisándola como un ca que lo exterior no está en contradicción, por
el contrario, es su posibilidad de construcción y
razonamiento. Pero en este caso, el uso de este
11 Esta noción supone un espacio donde habían desplaza-
concepto esgrimido en el léxico político sirvió
do lo más grotesco de la violencia del poder central, y para: a) diferenciarse del propio gobierno como
a la par, esta idea estaba presente en la cultura política movimiento autónomo12 y b) clasificar a los sim-
ecuatoriana a la hora de definir su relación con las otre-
dades. Sobre el concepto de frontera puede revisarse la
excelente compilación a cargo de Alejandro Grimson
(2000) y sobre el caso ecuatoriano, el libro Las fronteras 12 Sin caer en lo anecdotario, pero el nombre que adquirió
con Colombia de Roque Espinosa (2008) movimiento de abril fue el de Forajidos, adjetivo que el

110 Christian Esteban Arteaga


patizantes del gobierno con respecto a los suje- tal modo, en esos acontecimientos se impuso, si
tos antagónicos. En ese mismo contexto, esta bien de manera contingente un tipo de diferen-
noción adoptó una contracara que tuvo un lap- cia, también lo fue de manera clasificadora y no
so de vida cortísimo, pero insospechado, y esta configuradora de identidades múltiples. Pues:
contracara fue la emergencia de la idea de turba
descontrolada, que según la opinión pública era (…) ciudadanía, como cualquier sistema
la fuerza de choque de los seguidores del Presi- clasificatorio, involucra un principio de

Revista Ciencias Sociales no. 41


inclusión que define los criterios de exclu-
dente, esto ocurría en los momentos antes de la
sión. Así, la autonomía fue la condición de
huida de Gutiérrez del poder, al declararse que definición de la ciudadanía que permitió
pronto arribarían turbas del Oriente para defen- que todos aquellos que fueran considera-
derlo de la ciudadanía movilizada, mientras que dos tutelados o protegidos estuvieran ex-
estas últimas llamaban a resguardar la capital de cluidos de este estatus. (Fleury: 2004: 72)
dicha amenaza.
En tal marco, el problema identitario -que De ese modo, la ciudadanía fue entendién-
es sustancial en la cultura política ecuatoriana, dose en ese lapso como una manera diferen-
ora por un pasado colonial que dejó una serie de ciadora y diferenciante de lo que no ingresaba
mentalidades que tomaron forma en institucio- en sus propios límites. Tal vez, por ello, pueda
nes que organizaron y gestionaron socialmente avenirse que, en ese periodo, la producción de
la cultura indígena bajo la administración de los análisis teóricos sobre el hecho, casi siempre
un exterior que era asumido como algo lejano giraron en torno a este tipo de levantamiento
y errado, ora porque después, el actor indíge- como una expresión legítima de las aspiraciones
na se volvió transversal al momento de pensar de la gente mediante la participación ciudadana
las formas de disputa política en el presente- se como una manera de control consciente a los
transformaba en político, por cuánto ya no sólo excesos del Estado. De ahí es que se vaya obli-
definía una diferencia sobre un tipo de sujeto, terando las nociones de pueblo y popular como
sino que lo confinaba a una definición política dispositivos de la participación de la población
sobre las formas y el proyecto que este represen- en un acto insurreccional, sea en su carga se-
taba. De tal manera, en el imaginario social del mántica, en tanto palabra y como pragmática,
momento, el (re)aparecimiento de la ciudada- por lo que dicha palabra realizó al ser nombra-
nía estaba incluida en los límites racionales de da, pues:
lo político, pero también estaba en los marcos
ordenados de un intento de cimentar una polí- El significado de una palabra está referi-
do siempre a lo significado, sea un pensa-
tica institucional de convivencia, por cuanto, su
miento o una cosa. De este modo es ver-
carga semántica tomó concreción no sólo en un dad que el significado está unido a la pa-
llamado sobre una nueva norma, sino en formas labra, pero también se alimenta del pensa-
puntuales de hacer, mismas que estaban plega- miento, del contexto escrito o hablado, de
das y subsumidas al imperio de la ley y por un la situación social (Koselleck: 2009:109)
efecto de gambito, disponía a las turbas orienta-
les que venían a apoyar a su presidente caído en Desde aquel momento, el léxico político
desgracia como el rebasamiento de las fronteras ecuatoriano comenzó a mencionar a la pobla-
de lo racional, a más de que ilustraba una ree- ción, a la gente, ya no como agentes, ni como su-
dición del escenario simbólico y geográfico de jetos, sino como ciudadanos a secas, que debían
nuevos bárbaros que el gobierno había incorpo- respetar la ley y la convivencia en democracia.
rado en su práctica política, con la finalidad de De tal modo, este concepto debió edificar una
contenerla y posteriormente, excluirla. serie de materialidades, en tanto, normas que
En dicho clivaje, la ciudadanía sirvió como debían cumplir los ciudadanos y subjetividades
un significante que determinó, ineludiblemen- que debían prevalecer en un nuevo momento.
te, una tensión entre diferencia y mismidad. De Todo esto no fue de manera teleológica ni auto-
mática. Sino que esta no podía ser elusiva de su
propia movilidad y debía ser institucionalizada
como parte del léxico y las formas de hacer. Así,
propio Gutiérrez se encargó de posicionar, pues afir- ya no únicamente habitaban los discursos sino
mó que un grupo de forajidos realizó un scratch en las los lenguajes políticos, pues:
afueras de su domicilio. Lejos de convertirse en insulto
o descalificación, la gente lo convirtió en una forma de
antagonismo al mandatario, al punto que todas las iden-
La contingencia de los discursos remite
tidades puntuales (como estudiantes, obreros, mujeres, aquí a una instancia externa, a las circuns-
universitarios, entre otros) se disolvieron y solo quedó tancias o el contexto de su aplicación. Por
el único mote de Forajidos. el contrario, las formaciones conceptua-

Ciudadanía e historia conceptual: apuntes teóricos sobre el caso ecuatoriano 111


les plenamente históricas, absolutamente la articulación ciudadana a partir de los medios
contingentes y singulares. El estudio de los gráficos de prensa, pues estos fueron los que
lenguajes políticos conlleva la concepción expusieron abiertamente un tipo de ciudadanía
de un tipo de historicidad inmanente a la movilizada y a modo de prestidigitación, estos
historia intelectual (y no sólo un subpro-
exaltaron una serie de valores que iban en con-
ducto de la historia social) (Palti: 2005: 71)
tra de lo que representaba el gobierno en ese
momento, como eran la honestidad, el orden y
Pero también dice Palti, con referencia a este
la dignidad, frente al segundo que era un retícu-
que:
lo donde habitaba la corrupción, la bufonería de
la política y la pérdida de soberanía. Debido a
(…) conlleva no sólo la tarea de trazar
esto, la ciudadanía no sólo que incluía una ma-
Historia y Sociedad

cómo los conceptos cambiaron su signifi-


cado a lo largo del tiempo, sino también, nera de entender la política, sino que su hacer
y fundamentalmente la de comprender edificaba una serie de valores que acompañarían
que les impedía su complitud semántica, a su accionar conceptual. De tal manera, este
descubrir aquellos puntos de fisura que le concepto dejaba de asumirse sólo como expli-
eran inherentes. (2005: 22) cación teórica en las ciencias sociales y más bien
iba imbricándose en la sociedad en términos
De allí es que uno de los circuitos por donde de convertirse en un panegírico que expresaba
transitó dicha noción con mayor fuerza y pu- ciertas recomendaciones que debían encarnarse
blicidad, no fueron esencialmente los debates en las formas de comportamientos. Justamente,
políticos y/o parlamentarios. Ni tampoco en no solo que era una idea que otorgaba veracidad
otra geografía de discusión al interior de los nú- a las maneras de participación política, sino que
cleos de las organizaciones sociales y gremiales, iba generando un tipo de universalidad para de-
sino más bien fueron en los espacios mediáticos finir las actitudes morales dentro del Estado.
donde se promocionó esta idea, bajo la forma Parecería ser que en ese tablado es compren-
singular de manuales de comportamiento de las sible concebir la derivación del funcionamiento
personas, pero también por los medios se logra- de la ciudadanía en varios tipos, a saber: ciuda-
ba exteriorizar el momento político que vivía danía activa, ciudadanía participativa, ciudada-
el país en cuanto a su manera de percibir esos nía honesta, ciudadanía movilizada, entre otros.
cambios. Pues: “Desde el trasfondo de esta generalidad
Esta ilustración se vuelve primordial en ese global que se puede completar políticamente de
lapso, pues la prensa escrita sirvió como un vaso formas muy diferentes, es necesario recrear el
comunicante entre el concepto ciudadanía, las concepto mediante determinaciones adiciona-
aspiraciones de un nuevo sector político, y las les” (Koselleck: 1993:114). De ese modo, ya en
formas de comprensión sobre ciertas maneras los últimos momentos de la caída de Gutiérrez,
de entender dichos sucesos. Este nuevo sector el 21 de abril de 2005 y en los días posteriores a
político al que apuntamos no podríamos nomi- ese acontecimiento, la noción cobró un inusita-
narlo indefectiblemente como nueva clase, sino do protagonismo porque su (re)aparición des-
que es derivada de la misma clase tradicional, cribió una estelarización propia en las formas
pero con visos diferenciales al momento de en- políticas y movilizatorias hacia el futuro. Por
tender la política. Por ejemplo, este nuevo sector ese motivo, los intelectuales, los gremios, los
-en términos antropológicos- posee estructuras sindicatos y movimientos sociales de todo tipo,
de parentesco endogámicos con la clase domi- esgrimían en su vocabulario político a dicho
nante tradicional, ya que muchos de ellos son elemento como una fase de superación y de uti-
sus nietos, sus hijos, sobrinos, etc; algunos de lización de su accionar para referirse a la gente
este nuevo sector se habían formado política y sus demandas.
y culturalmente fuera de los partidos políticos La rareza fue que desde el mismo instante
tradicionales que habían fundado sus abuelos en que ese concepto fue expuesto por los actores
o padres; a este nuevo sector les unificaba un políticos, dejó por fuera a otros movimientos
rechazo a la política y a lo político, y frente a sociales, que fueron decisivos en el bastimento
ello anteponían valores como libertad y trans- de una cultura política los últimos años, como
parencia como formas de asociación; rechaza- fue el propio movimiento indígena que empezó
ban lo ideológico y programático de cualquier a ser fuertemente cuestionado por sus formas
proyecto político, y casi la mayoría era miembro de hacer presencia en la política, por ejemplo,
de instancias privadas laborales como Cáma- vía interrupción de carreteras, levantamientos
ras de Comercio y ONG´s vinculadas a temas de comunidades en sus territorios, tomas de
de participación ciudadana y democracia. Por plazas, entre otras acciones que no encajaban en
ello, es interesante observar cómo se logró toda la idea de ciudadanía que estaba siendo forjada.

112 Christian Esteban Arteaga


O la izquierda social en sí misma, debido a su en una faz positiva. La segunda es que también
arcaísmo, empecinamiento en concebir la reali- nos permite inferir y superar dichas aproxima-
dad como enfrentamiento clasista y organizarse ciones subrayando en su carácter sincrónico y
en función de partidos y aparatos, entre otras. diacrónico de la temporalidad en la que emer-
Precisamente, en la línea de Pocock esto puede gió el concepto, además de la intensidad de las
explicarse por cuanto no: “(…) conviene olvidar ideas y los debates en los cuales prorrumpió y
que cuanto más institucionalizado esté un len- cómo estos se transformaron y adquirieron un

Revista Ciencias Sociales no. 41


guaje y más público sea, más asequible resultará estatuto de comprensión en ese tiempo. En ese
a cualquier usuario que deseé articular en él una contexto, es importante ubicar que el aconte-
serie de intereses” (Pocock: 2011: 105). De esa cimiento narrado sí posee un orden factual de
manera, el hecho que hemos venido describien- realidad, pero también está determinado por las
do en este documento fue no sólo un matiz que formas pragmáticas y lingüísticas que ubicaron
adoptó un acontecimiento político, sino que en al concepto en su hacer, por ello la importancia
el futuro sería de exponer no únicamente el con- de estudiarlo en su dimensión semántica y prag-
cepto, su apropiación y cambio, sino qué hace mática, pensando por ejemplo, en los aportes de
este al interior de los actores y cómo este plantea la Filosofía del Lenguaje, especialmente con los
un tipo de articulación en las relaciones entre debates de Ludwig Wittgestein (1889-1951) y
esos mismos actores sociales como una forma John Langshaw Austin (1911-1960) De ahí que
de lenguaje político. la ciudadanía no es solamente un demiurgo con-
temporáneo que exhibe la universalidad de la
Consideraciones finales norma y el imperio de la ley como sus integran-
tes en un escenario progresista, sino que es a la
Los apuntes que se han hecho a lo largo de vez una manera de instituir formas y subjetivi-
este documento intentan situarse en los aportes dades al momento de encarar los procedimien-
de la nueva historia de conceptos. Sobre todo, al tos de hacer política y ser parte de ella. Como
problematizar el concepto de ciudadanía en un tercer punto de esta contribución es que facilita
hecho concreto, como un viso del (re)apareci- mirar a la ciudadanía en su temporalidad, por
miento de dicha noción y cómo aquella implan- cuanto esta no se traduce linealmente, sino en
tó formas concretas de comprensión en el léxico que dicho concepto va modificándose al interior
político y en sus representaciones materiales de de una misma temporalidad. De tal forma que
entendimiento de la política. Sin embargo, so- la ubica con el estado de las cosas, pero no pre-
mos conscientes que falta desarrollar y ajustar cisamente en una relación de superación y de
una exposición en el debate público que mues- armonía, sino en una línea compleja, y en cier-
tre con mayor detalle y fortaleza metodológica tos casos irresoluble, por eso aporético. Aquello
este abordaje teorético en cuanto al suceso ex- sería de gran aporte para pensar sobre este tema,
plicado, pero deja planteado algunas luces sobre pues no necesariamente es una noción que ex-
la forma de irse allegando a dicha discusión. presa una totalidad, sino una nervadura que lle-
Así, lo que se ha considerado en estas líneas ga a serlo en cuanto lenguaje y este permite en-
supone algunas cuestiones. La primera es que tender la realidad ya no exclusivamente por los
la apuesta realizada por Koselleck sobre la his- hechos en su desarrollo. De igual manera, otro
toria conceptual, es muy sugerente para pensar de los aportes de la historia conceptual que se
teórica y prácticamente una explicación, plau- recalca en este ensayo, es la asistencia en su ver-
sible con seguridad, pero novedosa, sobre una tiente anglosajona con Skinner y Pocock, para
categoría que, en una vasta producción biblio- blandir la vitalidad del lenguaje como manera
gráfica fue asumida en rasgos generales como de narratividad y discursividad que toma en
un horizonte jurídico, que situaba la ampliación cuenta no únicamente lo que se ha dicho, sino
de derechos como una forma de ganancia y a el momento en que eso fue enunciado y qué
partir de aquello, se derivaban las maneras de derivaciones performativas trajo consigo la ca-
participación de los ciudadanos13, casi siempre tegoría enunciada, y que puede fortalecerse en
los aportes de lenguajes políticos elaborado por
Palti. En el interregno, esto es lo que diferencia a
13 Un buen acercamiento a estos debates mediante apor-
los planteamientos que hiciera cierta sociología
tes generales lo realizó Ives Deloyé (2004) en Sociología y antropología al suceso que fue parte de esta
histórica de lo político, así como los artículos recogidos preocupación, además de razonar que sus lími-
por Chantal Mouffe (2012) en Dimensiones de la demo- tes consisten en no estudiar la noción en su dis-
cracia radical. Pluralismo, ciudadanía, comunidad; y a
nivel regional, Isidoro Cheresky (2001) con la compila-
cursividad y en su transformación conceptual.
ción del texto Ciudadanía y legitimidad democrática en
América Latina.

Ciudadanía e historia conceptual: apuntes teóricos sobre el caso ecuatoriano 113


Bibliografía utilizada

Fleury, Sonia (2004). Ciudadanías, exclusión y democracia. Caracas. Revista Nueva Sociedad, Nº 193,
pp. 62-75
Koselleck, Reinhart (2009) Un texto fundacional de Reinhart Koselleck: introducción al “Diccionario”
histórico y conceptos político-sociales básicos en lengua alemana, trad. y notas de Luis Fernández
Torres, Revista Anthropos, nº 223, pp. 92-105.
-------- (1993). Futuro pasado. Barcelona, Paidós.
O´Donnell, Guillermo (1993). Estado, democratización y ciudadanía. Caracas. En Revista Nueva Socie-
dad, Nº 128, pp. 62-87
Palti, Elías (2005). Temporalidad y refutabilidad de los conceptos políticos en Prismas, Revista de Histo-
Historia y Sociedad

ria Intelectual, Nº 9, Bernal: Universidad Nacional de Quilmes. pp. 19-34.


-------- (2005). De la Historia de las ‘Ideas’ a la Historia de los ‘Lenguajes Políticos’. Las escuelas recientes
del análisis conceptual. El panorama latinoamericano”. En Anales N° 7-8, 63-82. Instituto Iberoame-
ricano, Universidad de Göteborg
Pocock, John Greville Agard (2011) Pensamiento político e historia. Ensayos sobre teoría y método. Ma-
drid, Akal.
-------- (2001). Historia intelectual: un estado del arte. En Prismas, Historia de Revista Intelectual, Nº5.
Bernal: Universidad Nacional de Quilmes. pp. 145-173
Rosanvallon, Pierre (2003). Por una historia conceptual de lo político. Buenos Aires. Fondo de Cultura
Económica.
Skinner, Quentin (2007): Lenguaje, política e historia. Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes.

114 Christian Esteban Arteaga


Tipologías de nacionalismos:
limitaciones desde las experiencias
hispanoamericanas

Typologies of nationalisms:
limitations from the Spanish-American experiences

Adrián R. López Andrade1


arlopez@uce.edu.ec

Recibido: 2017-07-31
Aprobado: 2017-09-25

Resumen

Este artículo da cuenta de las especificidades del proceso de conformación de los nacionalismos en los países hispanoa-
mericanos. Para el efecto, toma el modelo que Ernest Gellner planteó para explicar, a través de una tipología, las situacio-
nes sociales que engendran el nacionalismo y las tres alternativas resultantes de nacionalismos. Tras explicar el referido
modelo, en segundo lugar se da cuenta de los procesos acaecidos en la región recurriendo a autores que han trabajado
el fenómeno de la misma, tomando como eje de organización los tres elementos que Benedict Anderson postula para
entender cómo las naciones se imaginan. Finalmente, a partir de esto último, se encuentran las limitaciones explicativas
que el modelo de Gellner tiene para nuestra región.

Palabras Clave: Nacionalismos, comunidades imaginadas, acceso al poder, acceso a la educación, identidad de cultura

Abstract

This article gives an account of the specificities of the process of conformation of nationalisms in the Spanish-American
countries. For this purpose, it takes the model that Ernest Gellner proposed to explain, through a typology, the social
situations that engender nationalism and the three resulting alternatives of nationalism. After explaining the aforemen-
tioned model, secondly, it reports on the processes occurring in the region, citing authors who have worked on the phe-
nomenon, taking as an axis of organization the three elements that Benedict Anderson postulates to understand how na-
tions are imagined. Finally, from the latter, it shows the explanatory limitations that the Gellner model has for our region.

Keywords: Nationalisms, imagined communities, access to power, access to education, identity of culture

1 Candidato a Doctor (PhD) en Historia Latinoamericana. Magíster en Estudios Latinoamericanos y Maestro en Ciencia Política, con un B.A. en
Ciencia Política e Historia. Docente-investigador en la Universidad Central del Ecuador, donde actualmente es Director de la Carrera de Ciencias
Políticas. Docente invitado en la Universidad Andina Simón Bolívar y en la Universidad de Especialidades Espíritu Santo.

Tipologías de nacionalismos: limitaciones desde las experiencias hispanoamericanas 115


El modelo de Ernst Gellner De esta forma, la posibilidad de explicar el
surgimiento de las naciones, en cuanto a voluntad
En la década de los 1980s, Ernest Gellner y cultura, se da bajo condiciones en las que “cul-
(1997) planteó un modelo para alcanzar una turas desarrolladas” estandarizadas, homogéneas
tipología de los nacionalismos, en función de y centralizadas penetran en poblaciones enteras
los elementos constitutivos para su surgimien- y no sólo en minorías privilegiadas, y sólo bajo
to desde fines del siglo XVIII. La producción de estas condiciones. Es decir, cuando la voluntad y
este modelamiento tipológico resulta relevante la cultura convergen con unidades políticas, algo
en un contexto en el cual proveer una definición con lo que Eric Hobsbawm coincide: “Utilizo el
científica del fenómeno es un esfuerzo todavía término ‘nacionalismo’ en el sentido en que lo de-
incompleto con un horizonte aun distante e in- finió Gellner, a saber: para referirme ‘básicamente
Historia y Sociedad

cierto.2 De esta forma, con la dificultad de de- a un principio que afirma que la unidad política
finir consensualmente, Gellner propone, en su y nacional debería ser congruente’.” Hobsbawm
defecto, catalogar y describir. amplía este aspecto para lograr distinguir al nacio-
El modelo en cuestión está erguido sobre nalismo moderno de formas previas de adhesión
tres elementos: 1) acceso al poder, 2) acceso a comunitaria que involucraban una identificación
la educación, e 3) identidad de cultura. Previo menos exigente: “Yo añadiría que este principio
a abordar el alcance de cada uno de ellos, es también da a entender que el deber político [...]
necesario situar esta iniciativa como una res- se impone a todas la demás obligaciones públicas,
puesta que Gellner da ante las definiciones más y en los casos extremos (tales como las guerras)
voluntaristas –en la línea de Ernest Renan–, las a todas las otras obligaciones, del tipo que sean
cuáles resultarían insuficientes para explicar la (Hobsbawm, 2000: 17)”. Ahí se vuelve más clara la
consistencia y perdurabilidad de los fuertes vín- visión de Gellner de que “el nacionalismo engen-
culos entre los miembros de la nación, así como dra las naciones, no a la inversa”.
a aquellas definiciones que se asentaban más so- Sobre estas bases, y con la intención de dar
bre el surgimiento de las culturas escritas, pero una explicación más comprehensiva de qué es
limitadas a ciertas élites. una nación y el surgimiento del nacionalismo,
En otras palabras, en cuanto a la voluntad, la Gellner afinó su modelo a partir de los tres ele-
definición, a lo Ernest Renan, de la nación como mentos antes enunciados, y que a continuación
un grupo que quiere perdurar como comunidad detallo. El acceso al poder se lo entiende bajo
(un continuo plebiscito autoafirmativo) puede el supuesto de que las sociedades modernas
servir para otro tipo de organizaciones como son centralizadas. El mantenimiento del orden
clubes, asociaciones, equipos, partidos, etc., y el uso de la violencia están concentrados en
mas no alcanza para dar cuenta de la adhesión un agente o conjunto de agentes. Es decir, que
más vigorosa e intensa a la nación. Por su par- siempre hay quienes detentan el poder y quiénes
te, en referencia a la cultura, en el paso desde no. La compleja división del trabajo, la comple-
el mundo agrario al mundo industrial, se da un mentariedad e interdependencia y la movilidad
fenómeno en el que surgen “culturas desarro- constante son los factores que frenarían a que los
lladas” –las cuales vamos a entender a partir de ciudadanos produzcan y tomen parte en la vio-
la estructuración de sistemas de comunicación lencia. Por otra parte, el acceso a la educación, en
estandarizados y basados en la alfabetización y este modelo, equivale al acceso a una cultura de-
en la educación–, algo que ha sido usado para sarrollada moderna (Kultur), es decir que dota a
intentar definir a la nación a partir de la cultura. sus sujetos de cualidades que los preparan de me-
Sin embargo, esta visión recaería en asunciones jor manera para ocupar puestos “normales” en
contemporáneas que se hacen sobre el pasado, la sociedad y moverse con facilidad en el medio
tomando a los presupuestos del nacionalismo cultural. El tercer elemento, la identidad de cultu-
de manera anacrónica a momentos anteriores ra, por su parte, se lo entiende como “el modo de
al aparecimiento de una época nacionalista (y, conducta y comunicación distinto de una comu-
por tanto, truncando la posibilidad de explicar nidad dada”. Entonces, se la entiende en un senti-
su surgimiento). do antropológico antes que normativo.3
En síntesis, a partir de tres dualidades (de-
tentores de poder / el resto; quienes tienen ac-

2 Al respecto, se puede considerar la cita que Benedict


Anderson (1991: 20) hace de Hugh Seton Watson, quien 3 Gellner distingue, de este modo, entre Kultur en un
reconoce que: “Me veo impulsado a concluir así que no sentido normativo, como “cultura desarrollada”, y kultur
puede elaborarse ninguna ‘definición científica’ de la na- en un sentido antropológico en los modos de identifica-
ción; pero el fenómeno ha existido y existe”. ción cultural de distintas comunidades.

116 Adrián R. López Andrade


ceso a la educación oficial / quienes no tienen la asimilación, la lucha, la emigración, e inclusive
acceso a dicha educación; unidad cultural / dua- la exterminación física.5 Por otra parte, en el N2
lidad cultural), se llega a 8 posibles resultados: (nacionalismo occidental) se da el caso que quie-
nes ejercen el poder y el resto (de todas las cultu-
Cuadro 1.- Modelo de Gellner sobre tipo- ras populares) comparten el acceso a la cultura
logía de situaciones sociales que engendran y desarrollada central.
frustran el nacionalismo

Revista Ciencias Sociales no. 41


El primer elemento (acceso al poder) es re- Este es un tipo de nacionalismo unificador
presentado por la letra P; el segundo (acceso a la que Gellner ejemplifica con los casos de Italia
educación) con la letra E; y, el tercero (identidad y Alemania del siglo XIX. Según el autor, estos
de cultura) con las letras A y B, cada una desig- casos no tuvieron que enfrentar la necesidad de
nando culturas individuales. El signo ¬ marca hacer grandes correctivos en cuanto al acceso
la ausencia o negación del elemento al que an- de la población a las ventajas finales del mun-
tecede. do moderno, sino que sólo debieron enfrentar
la desigualdad del poder. Finalmente, el nacio-
Fuente: Gellner (1997: 124) nalismo de diáspora (N3) se da cuando quienes
Elaboración: del autor. no detentan el poder cuentan con los medios
para desenvolverse en la cultura desarrollada
Cinco de las ocho situaciones resultantes central, en lo que quienes detentan el poder es-
son descartadas por no ser nacionalistas, a decir tán desaventajados. Este sería el caso de los ju-
del autor. Aquellas signadas con los números 1, díos, griegos y armenios. Gellner advierte que,
3, 5 y 7 son dejadas de lado por no haberse pro- desafortunadamente “las desastrosas y trágicas
ducido en ellas diferenciación cultural, mientras consecuencias […] de la conjunción de supe-
que la número 8 junto con la 7 (que es descarta- rioridad económica e identificabilidad cultural
da por partida doble) son apartadas porque no con debilidad política y militar son demasiado
surge una cultura central desarrollada. Ello nos conocidas como para recordarlas (1997: 137)”.
deja con 3 tipos de nacionalismos. Ahora, bien, el modo de testear los modelos
El N1 muestra un escenario en el que los de- es aplicarlos a experiencias concretas –delimi-
tentores del poder tienen un acceso privilegiado
a la cultura desarrollada central, y el resto están
privados de un acceso semejante a la misma.
5 Este escenario corresponde también al ejemplo pseudo-
Bajo este escenario es posible que grupos mi-
hipotético de Ruritania que Gellner usa para ejempli-
noritarios con culturas populares logren trans- ficar cómo en el surgimiento de las naciones aparecen
formar su cultura en una rival a la dominante, barreras de comunicación. Los ruritanos, quienes no
y conseguir su propio Estado. Sin embargo, los tienen un acceso a la cultura desarrollada central (la de
la hipotética Megalomania), pueden optar por la asimi-
grupos minoritarios en ese nuevo Estado debe-
lación o propugnar la creación de un Estado en el que
rán enfrentar opciones no muy alentadoras como ellos será la cultura desarrollada central. Ruritania, no
obstante, hay que entenderla en el contraste que Gell-
ner quiere hacer entre las diferenciaciones que limitan
la movilidad con base al acceso cultural desarrollado
4 Según el model de John Plamenatz, “Two types of natio- central y aquellas entropífugas (sobre la base de un atri-
nalism”, en E. Kamenka (ed.), Nationalism, the Nature buto que tiene una acusada tendencia a no diseminarse
and Evolution of an Idea, Londres, 1973. uniformemente entre los miembros de la sociedad).

Tipologías de nacionalismos: limitaciones desde las experiencias hispanoamericanas 117


tadas y específicas– para encontrar los méritos do al aislamiento y disgregación de los territorios
explicativos de ellos y sus limitaciones. El caso por un preponderante intercambio comercial
que nos ocupa son los países hispanoamerica- vertical con la metrópoli y un magro comercio
nos cuya independencia se dio en el primer ter- intracolonial, Anderson ata su explicación al “uti
cio del siglo XIX. possidetis”, principio bajo el cual las divisiones
territoriales de los Estados resultantes habrían
Del cómo las naciones se imaginan: de observar la división hecha por la Corona.
elementos desde hispanoamérica Como señala el autor, “Estas experiencias ayudan
a explicar el hecho de que ‘uno de los principios
Escribiendo de forma contemporánea, Bene- básicos de la revolución americana’ fuese el de
dict Anderson apuntó una crítica digna de tomar ‘uti possidetis, por el que cada nación habría de
Historia y Sociedad

en cuenta para el caso que nos concierne. A decir conservar la situación territorial de 1810, el año
de Anderson (1991, págs. 23-24), “[...] Gellner en que se inició el movimiento de independencia
está tan ansioso por demostrar que el nacionalis- (Anderson, 1991: 85)”. Sin embargo, difícilmente
mo se disfraza con falsas pretensiones que equi- este principio alcanza para explicar la compleji-
para la ‘invención’ a la ‘fabricación’ y la ‘falsedad’, dad de los fenómenos que tuvieron lugar con las
antes que a la ‘imaginación’ y a la ‘creación’. En guerras de independencia del primer cuarto del
esta forma, da a entender que existen comunida- siglo XIX.
des ‘verdaderas’ que pueden yuxtaponerse con Es menester recordar que la Corona española
ventaja a las naciones”.6 En esta línea, Anderson no contaba con divisiones administrativas estric-
va a afirmar que todas las comunidades son ima- tas con una superposición territorial, algo que se
ginadas. Lo que importa es el modo en que lo ha- puede evidenciar en casos en los que ciertas ju-
cen. Con ello otorga mayor flexibilidad creativa risdicciones respondían a determinado centro en
sobre los medios a través de los cuáles se inventan lo judicial, pero a otro centro en lo militar, por
las naciones, algo que resulta importante para ca- ejemplo (Rodríguez, 2007).7 De similar modo, se
sos que desbordan los tres tipos de nacionalismos vuelve necesario matizar el hecho de que las repú-
antes referidos. blicas resultantes hayan sido unidades adminis-
Con esto en mente, el potencial explicativo trativas desde el siglo XVI hasta el XVIII, como
del modelo que analizamos en la sección ante- Anderson (1991: 84) citando a Gerhard Masur
rior se vería coartado en su aplicación práctica, (1987 [1948]) se apresura a enfatizar, toda vez
en este caso específico, sobre las experiencias his- que, por ejemplo, grandes cambios fueron intro-
panoamericanas. Para entender de mejor mane- ducidos por Carlos III durante la segunda mitad
ra ello, recurro a tres criterios que Anderson usa del siglo XVIII en el marco de las reformas borbó-
para explicar el sentido que da de comunidades nicas, tales como que en 1776 se creó el Virreinato
imaginadas a las naciones. Los criterios en cues- del Río de la Plata y el año siguiente se estableció
tión son que la nación se imagina: 1) limitada, 2) a Venezuela como Capitanía General; y, también
soberana, y 3) como comunidad. se implementó el sistema de intendencias (Lynch,
La nación se imagina limitada en la medida en 1958; Artola, 1999; Martínez Shaw, 2004). Se debe
que, a decir de Anderson, toda comunidad, aún sumar a esto que la conformación de las comu-
las más grandes, tiene fronteras finitas, aunque nidades nacionales, en su momento embrionario,
elásticas, y ninguna tiene proyección de alcances no cubría el espacio territorial de los Estados na-
planetarios. Llevando esto a Hispanoamérica, el cionales resultantes posteriormente.
autor ensaya una explicación de base político-ad- En este sentido, Tulio Halperin Donghi (1990:
ministrativa sobre la conformación de distintos 174) nos recuerda que “Más que de la fragmenta-
espacios nacionales en los dominios indianos de ción de Hispanoamérica habría entonces que ha-
la Corona española, que se fragmentaron en una blar, para el período posterior a la independencia,
serie de Estados soberanos independientes. Con de la incapacidad de superarla”. Sin desconocer
argumentos sobre la vastedad del imperio hispa- los factores ya anotados sobre la extensión de los
noamericano, la diversidad climática, redes co- dominios americanos de la Monarquía española
municacionales preindustriales precarias, suma- y la administración a través de distintos virreina-
dos a políticas comerciales que habrían favoreci- tos, capitanías generales y audiencias, revierte “el

6 A decir de Anderson (1991: 23) es “con cierta ferocidad” 7 Así, Jaime Rodríguez (2007: 163) nos habla del caso de
que “Gellner hace una observación semejante cuando Guayaquil y de cómo ésta tenía jurisdicciones distintas
sostiene que el ‘nacionalismo no es el despertar de las entre los Virreinatos de Santa Fe y de Lima; recuerda
naciones a la autoconciencia: inventa naciones donde que la Audiencia de Quito perdió el control militar y
no existen’”. administrativo de Guayaquil en 1803 a favor de Lima.

118 Adrián R. López Andrade


inventario de fracasos” que se ha atribuido desde [1593]) ya antes se habían pronunciado al res-
la historiografía, particularmente en contraposi- pecto.9 Lo importante es cómo la soberanía que
ción a la unidad alcanzada por el Brasil, y la cir- en un principio se asume “en depósito”, es decir
cunscribe a un proceso histórico más cercano a de forma temporal por ausencia del Rey y sólo
la agencia de actores particulares en situaciones hasta su retorno, en un breve período pasa a ser
de acelerados cambios drásticos con resultados reclamada plenamente por los pueblos: “En sólo
imprevisibles. quince meses el movimiento autonomista había

Revista Ciencias Sociales no. 41


De esta forma, tan importante como los in- llegado a ser un movimiento independentista
tentos por reorganizar los espacios territoriales (Martínez Garnica & Quintero, 2009: 92)”.
en Hispanoamérica, resultan las tratativas para La conformación de la nación como comu-
balancear el legado del antiguo orden colonial nidad imaginada soberana, entonces, se da a
con las aspiraciones revolucionarias al interior través de la reconfiguración de la fuente de ori-
de los mismos (Halperin Donghi, 1990: 175). En gen de la legitimidad para gobernar, algo que no
este punto, avanzamos hacia el segundo criterio se puede hacer sin afectar los esquemas en que
de Anderson sobre la cómo se imagina la nación: los actores coloniales compartían el poder y ase-
la nación se imagina, además de limitada, sobe- guraban la permanencia de un orden estamental
rana. “Se imagina soberana porque el concepto que, a su vez, servía para organizar la economía.
nació en una época en que la Ilustración y Re- En este sentido, resulta muy ilustrativa la discu-
volución estaban destruyendo la legitimidad del sión que Germán Cerrera Damas (2003, págs.
reino dinástico jerárquico, divinamente ordena- 360-361) ofrece respecto del “genuino estatuto
do. [...] La garantía y el emblema de esta libertad monárquico colonial de esas sociedades” y de
es el Estado soberano (Anderson, 1991: 25)”. En cómo ello devela que históricamente habrían
efecto, el proceso de reasunción de la soberanía existido dos fórmulas, ambas igualmente legíti-
que se dio con la eclosión juntera que siguió a mas, para conformar los gobiernos tras las inde-
las abdicaciones de Bayona en mayo de 1808, y pendencias: la restauración de la monarquía o la
ante la ausencia del Rey Fernando VII en el tro- instauración de la república.10
no, cambió la fuente de origen de la legitimidad El quiebre del nexo colonial y la abolición de
del poder, de la summa potestas para gobernar la monarquía provocaron una serie de fracturas
(Chust & Frasquet, 2013). Al respecto, Armando cuya comprensión ayuda a entender de me-
Martínez Garnica (2007) ha mostrado cómo se jor forma los modos en que los nacionalismos
debió dar un proceso de justificación jurídica, re- hispanoamericanos fueron imaginados. Si bien
montándose a un momento originario en que el en una primera etapa, la asunción de la sobe-
pueblo, como depositario de la voluntad divina, ranía por parte de juntas de notables, fue algo
había cedido su soberanía al Rey, luego de lo cual manejable tanto para la “conciencia monárqui-
no podía reclamarla de vuelta.8 Martínez Garni- ca” como para la “conciencia católica” –usando
ca se refiere a la “teoría del traslado”, y aunque se términos de Carrera Damas–, toda vez que se lo
basa en los escritos de Francisco Suárez (1872 hacía sin desconocer al Rey, ya declarada la in-
[1613]), en realidad otros autores como Jean Bo- dependencia la rotura es evidente: “La abolición
din (1955 [1576]) y Roberto Bellarmino (1913

9 Uno de los más importantes estudiosos de Suárez y


8 Martínez Garnica lo explica de la siguiente manera: quien es en gran medida responsable del redescubri-
“Esto significa que, originalmente, el poder supremo miento de su pensamiento en el siglo XX en el mundo
reside en toda la comunidad política de un estado y no anglosajón, Heinrich Rommen respecto del tema es-
en una única persona política, sea príncipe, rey o em- pecífico aquí en cuestión manifestaba que “Suárez no
perador. En consecuencia, las monarquías no eran es- presenta aquí ninguna teoría nueva o extraordinaria. El
tablecidas directamente por Dios, sino por la voluntad pacto de la teoría del consenso –para evitar el algo estro-
de las comunidades que le delegaban su poder supremo peado término de la teoría del contrato social– era para
gracias a un “pacto general de obediencia a los reyes” el tiempo de Santo Tomás generalmente aceptada y no
(San Agustín). La autoridad de los reyes proviene enton- había disputa entre los académicos acerca de ella en los
ces de un acto de transferencia de la potestad suprema tiempos de Suárez, tal como no había disputas acerca de
por parte del pueblo, de un “pacto con el cual el pueblo la ‘teoría del traslado’ [...] (Rommen, 1948: 449)”.
trasladó al príncipe el poder con la carga y obligación 10 Carrera Damas critica que “La historiografía patria pri-
de gobernar al pueblo y administrar justicia, y el prín- mero y la nacional y la oficial en consecuencia, se han
cipe aceptó tanto el poder como la condición”. Una vez esforzado eficazmente por disminuir, si no ocultar, la
hecha esta transferencia, ya el pueblo no podía reclamar condición genuinamente monárquica de los conjuntos
su libertad ni quitarle al rey su derecho a gobernar, pues sociales coloniales andinos (2003: 368)”. Con ello, hace
aceptar lo contrario sería justificar las rebeliones perió- un llamado a sincerar el estudio de los hechos sociales a
dicas del pueblo contra sus legítimos gobernantes (2007: partir de un proceso más paulatino y trabado de cambio
287)”. desde la monarquía hacia la república.

Tipologías de nacionalismos: limitaciones desde las experiencias hispanoamericanas 119


de la monarquía no significaba solo un cambio un ejército bien equipado, capaz de contener las
de régimen sociopolítico difícil de comprender tropas al mando de jefes provinciales y de man-
sino, ante todo, desacatar el poder real y desobe- tener lo que se podría llamar una ‘paz armada’
decer el mandato divino (Carrera Damas, 2003: (1999: 253)”.12
367)”. De gran importancia, este hecho marcaría De acuerdo con Anderson, el Estado sobe-
el quehacer político de los Estados en adelante, rano se convertía en el emblema y garantía de
signados por el procesamiento de las relaciones la libertad en la época moderna. Sin embargo,
con la religión, como Hésper Pérez (2007) ha cabe el cuestionamiento respecto de cómo dicha
advertido sobre el caso colombiano en particu- libertad se extiende a lo largo de toda la pobla-
lar.11 ción, allende las clases altas. El modelo de Ge-
A esto, no obstante, se superponía la fun- llner, en este respecto, también se enfrenta a la
Historia y Sociedad

cionalización de los Estados como producto- misma limitante, la cual Hobsbawm (2000: 19)
res de orden. Entendemos así los factores que caracteriza con precisión de la siguiente mane-
Carrera Damas (2003: 364) anota en la disputa ra: “Si he de hacer una crítica importante a la
por la independencia, a saber, que los sectores obra de Gellner, es que su perspectiva preferida,
monárquicos, consternados ante los resultados la modernización desde arriba, hace difícil pres-
potencialmente radicales de la crisis política, tar la debida atención a la visión desde abajo”.
mantenían una considerable capacidad de re- Con esto en mente, tomamos el tercer elemento
acción, hecho que se conjugaba en simultáneo de Anderson sobre cómo las naciones se ima-
con una mermada capacidad de control de los ginan. Así, además de imaginarse limitadas y
agentes burocráticos y con la incorporación soberanas, éstas se imaginan como comunida-
drástica de sectores de la población que hasta des: “Por último, se imagina como comunidad
hace poco habían sido excluidos de la vida po- porque, independientemente de la desigualdad
lítica. Muestran estos factores las dificultades y la explotación que en efecto puedan prevale-
de construir los Estados posteriores a la inde- cer en cada caso, la nación se concibe siempre
pendencia, debiendo alcanzar un frágil equili- como un compañerismo profundo, horizontal.
brio entre las expectativas generadas durante En última instancia, es esta fraternidad la que ha
las guerras y la necesidad de las clases altas por permitido, durante los últimos dos siglos, que
sostener el orden. Esto, con las grandes comple- tantos millones de personas maten y, sobre todo,
jidades de operar con cajas fiscales bordeando la estén dispuestas a morir por imaginaciones tan
bancarrota, lo que obligó a los diferentes países limitadas (Anderson, 1991: 25)”.
a contraer empréstitos que para finales del siglo El componente de horizontalidad en el ima-
XIX rebasaban las verdaderas capacidades de ginario de la comunidad en la nación en este
generación de excedentes y pago de los capitales sentido es necesario, pero profundamente difícil
e intereses. Como Marcello Carmagnani (1984: de conseguir. Resultan más relevantes, en este
109) sostiene, “Esto nos permite comprender caso, que los aparatos coercitivos, como el ejér-
cómo los países latinoamericanos acabaron cito, los aparatos que Ricaurte Soler llama “más
prisioneros de un endeudamiento exterior con- simulados”, como la educación nacional, para
tinuo y creciente que, a partir de 1890, servía la homogeneización de la sociedad. En Europa
solamente para pagar y amortizar los préstamos entre 1840 y 1880, la población habría experi-
anteriores [...]”. Gran cantidad de los ingresos mentado un crecimiento del 33%, pero la tasa
iban canalizados al mantenimiento del ejército, de escolaridad habría aumentado en un 145%
como agente que garantizaba, a través de la fuer- (Soler, 1980: 26). Con cierta frecuencia se ha
za, el orden y la cohesión nacional. En esa línea, asumido una similar expansión de la escolari-
Juan Maiguashca, en su investigación sobre los zación de los niños en Hispanoamérica; sin em-
dirigentes políticos y los burócratas en los países bargo, su expansión resultó bastante posterior.
andinos entre 1830 y 1890, resume que: “lo que Así, para 1900, Argentina era el país de la región
sí lograron fue poner a disposición del gobierno con la mayor matrícula en enseñanza primaria
respecto del total de la población, con un 9,5%;
Perú alcanzaba apenas un 2,5% (Ossenbach,
11 Al discutir sobre el nacionalismo católico, Pérez mues-
tra cómo en el pensamiento de Miguel Ángel Caro y
Laureano Gómez se encuentran elementos significati-
vos de ruptura con las corrientes hegemónicas del pen- 12 Es preciso recordar, en este sentido, junto con Marce-
samiento liberal metropolitano. En el caso de Gómez, llo Carmagnani, que “Fue el ejército quien reprimió las
por ejemplo, Pérez sostiene que “Para él, la imposición primeras rebeliones urbanas, las insurrecciones –harto
de los principios universalistas de la Revolución france- frecuentes, sobre todo en los países con un fuerte por-
sa no sólo no coincidían con la identidad cultural co- centaje de población india–, el bandolerismo que asola-
lombiana sino que la negaban por entero (2007: 143)”. ba casi todos los países latinoamericanos (1984: 126)”.

120 Adrián R. López Andrade


2001; Núñez, 1993). La situación se complejiza lares (Anderson, 1991: 90). El nacionalismo de
aún más cuando se toma en consideración estu- tipo “occidental” (N2) queda descartado, pues
dios como el de Sol Serrano (2014: 211), quien en él debiera darse un escenario en el que tanto
ha profundizado sobre el sistema educativo en quienes ostentan el poder como el resto com-
el siglo XIX, a partir de la experiencia chilena, parten el acceso a la cultura desarrollada cen-
logrando demostrar que, contrario a asuncio- tral. El nacionalismo “oriental”, por su parte, tie-
nes previas, “[...] la enseñanza de la historia fue ne mayores virtudes explicativas, toda vez que

Revista Ciencias Sociales no. 41


universalista más que nacional; que lo ‘nacional’ los detentores del poder tienen un acceso privi-
se incorpora hacia 1930 transversalmente en el legiado a la cultura desarrollada, pero los demás
currículo [y] que los ritos cívicos de carácter na- no. No obstante, esto, por una parte, asumiría
cionalista impuestos por el Estado fueron me- homogeneidad en los sectores dominantes, des-
nos relevantes, menos vivos y congregantes de conociendo el fenómeno de los peninsulares y
la comunidad escolar que sus propias celebra- criollos, cargadas de tensiones en el esquema
ciones y actividades”. Esto deja la puerta abierta colonial;14 mientras que, por otra parte, presu-
a inquietudes respecto de los medios de reali- miría condiciones de contestación nacional por
zación de la función política de la educación en parte de las poblaciones indígenas que, al modo
la conformación de las naciones, apuntando no de ruritanos, procurarían transformarse en cul-
sólo hacia la educación escolarizada sino fun- tura dominante para obtener un Estado propio.
damentalmente hacia aquella no escolarizada, El nacionalismo de diáspora, por último, no re-
pues a pesar de las reducidas tasas de matrícula, sulta muy productivo puesto que, extendiendo
las tasas de alfabetización eran considerable- ya bastante el modelo para llevarlo a tomar la
mente superiores (López, 2017).13 división entre peninsulares y criollos, debiera
justificar una marcada distinción en el acceso de
Reflexiones finales: brechas entre el estos dos grupos a la cultura desarrollada.
modelo y la región La interlocución del modelo de Gellner con
las experiencias hispanoamericanas, por tanto,
Las naciones se imaginan de distintas ma- resulta bastante limitada. Se ha podido cons-
neras. Esto se da, en particular, considerando tatar que la manera en que se imaginaron las
las condiciones específicas en que se erigen los naciones en esta región tras la ruptura con la
Estados, en última instancia, productores de las Monarquía española responde menos a visiones
comunidades nacionales. En atención a esto, estandarizadas de conformaciones nacionales
haciendo uso de autores que han investigado europeas, y más a trayectorias con matices pro-
el fenómeno nacional en Hispanoamérica, se pios en lo geográfico, económico, político, reli-
ha pasado revista sobre las condiciones en que gioso, cultural y social.15
las naciones de la región se han imaginado li-
mitadas, soberanas y como comunidades. Se
encuentra, de esta manera, que hay marcadas 14 En este aspecto, Anderson anota que “Por ejemplo: de
los 170 virreyes que habían gobernado en la América
distinciones respecto de los procesos sobre los
española antes de 1813, sólo cuatro eran criollos”.
cuáles han teorizado autores como Gellner, des- 15 Es menester, a su vez, aclarar que aunque hay coinciden-
de la realidad histórica del espacio geográfico de cia con que las naciones se imaginan limitadas, sobera-
Europa occidental. nas y como comunidad, tampoco es posible adscribirse
a la explicación fundante que da Anderson, en el sentido
En este respecto, encontramos limitaciones
de que el nacionalismo se da en la convergencia semi-
en los tres tipos de nacionalismos que Gellner fortuita de la organización de las fuerzas de producción
identifica como resultado de su modelo para ex- en un orden capitalista en el que la imprenta juega un
plicar el fenómeno en nuestros países, toda vez papel crucial como tecnología de las comunicaciones,
conjugado esto con la “fatalidad” de la diversidad lin-
que ninguno de ellos alanza a asir una realidad
güística humana. Soler (1980: 17), en este sentido, ci-
bastante distinta. Así, por ejemplo, la capacidad tando a a Suren Kaltajchian (1975: 23) ha señalado
de comprensión sobre la presencia abrumado- que “Participamos por esta razón de la opinión según
ramente mayoritaria de las poblaciones indíge- la cual ‘el surgimiento de las naciones centralizadas en
lo económico y político está ligado con la aparición de
nas queda por fuera, tomando en cuenta que se
las relaciones capitalistas anteriores a la consolidación
cifra en 13’700,000 la población indígena, frente del capitalismo”. Además, el desarrollo de la imprenta
a los 3’200,000 criollos “blancos”, y que menos en Hispanoamérica fue más tardío que en Europa y en
del 5% de estos últimos eran españoles peninsu- América del Norte, para esos efectos, para lo cual se
puede considerar que, en 1812, por ejemplo, llegó la pri-
mera imprenta a Chile (Serrano, 2010). Y, por último,
la diversidad de los lenguajes, en este caso en las élites
dominantes, no ayuda a explicar la división que se dio
13 Para el mismo año de 1900, en Argentina la tasa de alfa- entre las distintas repúblicas, cuyas élites compartían el
betización habría llegado a un 52% (Ossenbach, 2001). mismo idioma.

Tipologías de nacionalismos: limitaciones desde las experiencias hispanoamericanas 121


Bibliografía
Anderson, B. (1991). Comunidades imaginadas: Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo.
México, México: Fondo de Cultura Económica.
Artola, M. (1999). La Monarquía de España. Madrid, España: Alianza Editorial.
Bellarmino, R. (1913). Actuarium Bellarminianum. (X.-M. L. Bachelet, Ed.) París, Francia.
Bodin, J. (1955). Six Books of the Commonwealth. (M. J. Tooley, Ed.) Oxford: Alden Press.
Carmagnani, M. (1984). Estado y sociedad en América Latina 1850-1930. Barcelona, España: Crítica.
Carrera Damas, G. (2003). República Monárquica o Monarquía Republicana. En G. Carrera Damas (Ed.),
Historia de América Andina (Vols. 4, Crisis del Régimen Colonial e Independencia, págs. 357-412). Qui-
to, Ecuador: Libresa / Unidad Andina Simón Bolívar.
Historia y Sociedad

Chust, M., & Frasquet, I. (2013). Tiempos de revolución. Comprender las independencias iberoamericanas.
Madrid, España: Taurus / Fundación MAPFRE.
Gellner, E. (1997). Naciones y nacionalismo. (J. Setó, Trad.) Madrid, España: Alianza Editorial.
Halperin Donghi, T. (1990). Historia Contemporánea de América Latina. Madrid, España: Alianza Editorial.
Hobsbawm, E. (2000). Naciones y Nacionalismo desde 1870. Barcelona, España: Crítica.
Kaltajchian, S. (1975). El concepto de nación. Historia y Sociedad, 2a. Época(8).
López, A. (2017). “Alfabetizaciónn no escolarizada en la conformación de las repúblicas latinoamericanas:
elementos para matizar el debate”. Revista Ciencias Sociales, (39), 225-231.
Lynch, J. (1958). Spanish colonial administration, 1782-1810; the indendant system in the Viceroyalty of the
Río de la Plata. Londres, Inglaterra: Athlone Press.
Maiguashca, J. (1999). Dirigentes políticos y burócratas: el Estado como institución en los países andinos,
entre 1830 y 1880. En J. Maiguashca (Ed.), Historia de América Andina (págs. 211-273). Quito, Ecuador:
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, LIBRESA.
Martínez Garnica, A. (2007). La reasunción de la soberanía por las juntas notables en el Nuevo Reino de
Granada. En M. C. (coord.), La eclosión juntera en el mundo hispano (págs. 286-333). México: Fondo de
Cultura Económica / ColMex.
Martínez Garnica, A., & Quintero, I. (2009). La formación de los Estados republicanos en la Nueva Grabada
y Venezuela. En M. Chust, & J. A. Serrano (eds.), La formación de los Estados-naciones americanos (1808-
1830) (págs. 77-105). Madrid, España: Revista de Historia Contemporánea.
Martínez Shaw, C. (2004). El despotismo ilustrado en España y en las Indias. En V. M. Chust, El imperio
sublevado. Monarquía y naciones en España e Hispanoamérica (págs. 123-177). Madrid, España: CSIC.
Masur, G. (1987). Simón Bolívar. Caracas, Venezuela: Grijalbo, Academia Nacional de la Historia.
Núñez, C. E. (1993). Educación y desarrollo económico en el continente americano. En C. E. Núñez, & G.
Tortella (eds.), La maldición divina. Ignorancia y atraso económico en perspectiva histórica (págs. 359-
380). Madrid, España: Alianza Editorial.
Ossenbach, G. (2001). Génesis histórica de los sistemas educativos. En J. L. García Garrido, G. Ossenbach,
& J. M. Valle, Génesis, estructuras y tendencias de los sistemas educativos iberoamericanos (págs. 13-60).
Madrid, España: OEI.
Pérez, H. (2007). El nacionalimso católico colombiano: un estilo de pensamiento (1870-1946). En J. E. Gon-
zález (Ed.), Nación y Nacionalismo en América Latina (págs. 125-152). Bogotá, Colombia: Universidad
Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humanas, Centro de Estudios Sociales (CES), Consejo
Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).
Rommen, H. (Octubre de 1948). Francis Suarez. The Review of Politics, 10(4), 437-461.
Serrano, S. (2010). Educar al nuevo soberano. Chile entre 1810 y 1814. Bordón, 62(2), 29-38.
Serrano, S. (2014). Enseñanza de la historia e identidad nacional: Un vínculo a historizar desde la experien-
cia chilena, 1850-1930. Encounters/Encuentros/Rencontres on Education, 15, 209-222.
Soler, R. (1980). Idea y cuestión nacional latinoamericanas. De la independencia a la emergencia del imperia-
lismo. México, D.F., México: Siglo XXI.
Suárez, F. (1872). De Summi Pontificis Supra Temporales Reges Excellentia et Potestate. En F. Suárez, De-
fensio fidei catholicae et apostolicae adversus Anglicanae sectae errores (págs. 180-313). Neapoli, Italia: Ex
Typis Fibrenianis.

122 Adrián R. López Andrade


Administración
Modelo de Gestión Hospitalario

Hospital Management Model


Marco Polo García Terán1
mpgarcia@uce.edu.ec
Franklin Cumbal2
fcumbal@uce.edu.ec

Recibido: 2017-10-30
Aprobado: 2017-12-16

Resumen

En el Ecuador la gestión hospitalaria pública se encuentra en crisis, debido al modelo de gestión que acumula la demanda en el
segundo y tercer nivel de atención sin opciones para descongestionar la atención ambulatoria especializada. Se propone el diseño de
un modelo desconcentrado con: capacidad resolutiva, competencias, estándares de calidad, organizado por procesos y con autoges-
tión. A través de métodos cualitativos y cuantitativos, se investigó 594 hospitales y a 440 usuarios internos y externos. Los estableci-
mientos de salud del nivel II tienen limitada capacidad resolutiva y de gestión, estructura centralizada y restringido facultamiento.
El Hospital del Día atiende a 50.000 pacientes por año, empleando el 68% de su capacidad, autogestiona el 20% de sus ingresos que
le permite cubrir gastos operativos. El modelo delineado es coherente al actual contexto social y económico considerando factores
diferenciadores como: consulta externa especializada, turnos el mismo día; calidad de atención y autofinanciamiento.

Palabras Clave: Modelo, Gestión Hospitalaria, Niveles, Calidad, Desconcentración, Competencias.

Abstract

In Ecuador, public hospital management is in crisis due to the management model that accumulates demand in the second and
third levels of care without options to decongest specialized outpatient care. The design of a decentralized model is proposed
with: resolutive capacity, competencies, and quality standards, organized by processes and under self-management schemes.
Through qualitative and quantitative methods, 594 hospitals and 440 internal and external users were investigated. The health
facilities of level II have limited resolution and management capacity, centralized structure and restricted capacity. The Hospi-
tal of the Day attends 50,000 patients per year, using 68% of its capacity, and self-manages 20% of its income that allows it to
cover operating expenses. The delineated model is coherent to the current social and economic context considering differen-
tiating factors such as: specialized external consultation, same-day shifts; quality of attention and self-financing.

Keywords: Model, Hospital Management, Levels, Quality, Deconcentration, Competencies.

1 Ingeniero en Administración de Empresas con un MBA. Docente en la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Central del Ecuador.
2 Economista con un MBA. Docente en la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Central del Ecuador.

Modelo de Gestión Hospitalario 125


Introducción Los Hospitales y Centros de Salud del Mi-
nisterio de Salud Pública, así como otras enti-
En el Ecuador la gestión hospitalaria pública dades del sector público que brindan atención
se encuentra en crisis, porque el modelo de ges- de salud como las Universidades Públicas, los
tión teóricamente robusteció la atención prima- Gobiernos Autónomos Descentralizados reci-
ria no obstante las inversiones del Gobierno se ben el presupuesto del estado. Las dependencias
realizaron en los hospitales de mayor compleji- del Ministerio de Salud brindan sus servicios de
dad del sector público. forma gratuita conforme a la Constitución. En
La Atención de Salud en el Ecuador se rea- tanto los servicios de salud del Seguro Social
liza a través de la Red Pública Integral de Sa- (IESS) y de las Fuerzas Armadas los fondos pro-
lud conformada por los establecimientos del vienen de los aportes que entregan sus afiliados.
Ministerio de Salud Pública (MSP) ente rector El entorno económico financiero del Ecua-
y prestador (Ruth & Villacres, 2011), el Institu-
Administración

dor, el precio del petróleo representa el 16% del


to Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS que presupuesto, en tanto que los impuestos cerca
incluye al Seguro Social Campesino-SSC), las del 50%, considerando que en el mes junio del
Fuerzas Armadas y la Policía Nacional confor- año 2017 el IVA bajó del 14% al 12% así como
me el artículo 360 de la Constitución de la Re- los gravámenes arancelarios. Desde diciembre
pública. El Ministerio de Salud Pública tiene la del año 2008 el precio del petróleo bajo a $ 40
responsabilidad de asegurar la calidad de salud acentuando este trance desde los años 2014 en
de la población del Ecuador, con una cobertura adelante. El déficit fiscal para el año 2017 se
del 31% a través de su red nacional, el Institu- estima en 4.700 millones de dólares, debe de $
to Ecuatoriano de Seguridad Social con el 50%. 3.000 millones de dólares al IESS. El precio para
Otras entidades como las Fuerzas Armadas, el barril de petróleo al momento es de 41,69 dó-
Clínicas y seguros privados con el 19%. Datos lares inestable y a la baja. En el año 2017 se de-
móviles en virtud de la doble afiliación de la berá cancelar 7034 millones por pago de capital
población y de su conveniencia para recibir la de la deuda externa
atención. El Gobierno anterior estableció una política
El Manual del Modelo de Atención integral de concentración de competencias en la Fun-
de Salud (MAIS) y regula el funcionamiento de ción Ejecutiva de la mayor parte de los servicios
los centros de salud, hospitales provinciales, ge- públicos y estableció la gratuidad total.
nerales y especializados de este tipo de atención El estudio se realiza en el campo de la sa-
precisando que al II y III Nivel de Atención le lud, gestión hospitalaria del sector público de
concierne realizar atención ambulatoria espe- segundo nivel de atención de salud, se enfoca en
cializada. el funcionamiento de la atención ambulatoria
El modelo de gestión teóricamente fortale- especializada de acuerdo al modelo de gestión
ció la atención primaria en salud lo que habría vigente en el sector salud y a su financiamiento.
permitido acciones preventivas para mantener Los problemas en los servicios de salud
a población sana, atendida en los subcentros que se prestan generan quejas como: sobresa-
y centros de salud, en centros de salud de es- turamiento de la demanda en los hospitales de
pecialidades incluso en hospitales del día. Sin mediana y alta complejidad, falta de capacidad
embargo, se sigue acumulando la demanda en resolutiva en el primer nivel de atención e in-
los horizontes altos del segundo y tercer nivel cluso en parte del segundo, turnos con tiempos
de atención, el cuidado ambulatorio especiali- extremos, falta medicamentos, falta de insumos,
zada. El investigador Hernán Malo precisa la equipos dañados, falta de médicos, falta de en-
enorme inversión en la adecuación, amplia- fermeras, los usuarios señalan que la atención
ción y renovación integral de toda la red hos- que reciben es a medias, puesto que pruebas
pitalaria en su infraestructura y equipamien- sanguíneas y ecografías, exámenes de labora-
to, así como el proceso de construcción de 18 torio les piden hacerlas particularmente, no les
nuevos hospitales. (Malo & Nicolás, 214). En dan referencia a otras unidades.
realidad se fortaleció los segmentos mas altos El sistema de referencia de los pacientes en
del segundo y del tercer nivel, por lo cual la el MSP toma meses (por la falta de cupos en los
población advirtió que en esos niveles podia hospitales referidos de II y III nivel de atención)
encontrar respuesta a sus requermientos de para ser atendidos por especialistas en el área
atención. El modelo actual es insostenible por ambulatoria, exceptuándose los casos de urgen-
el desborde de pacientes en dichos hospitales, cias médicas que cuando hay cupo son resueltas
los altos costos, la gratuidad total, la crisis eco- rápidamente. Las citas en el IESS se agendan a
nómica, afectando la capacidad de respuesta través de  la red integral o call center que igual
en los hospitales. duran meses en ser concertadas y en el área ru-

126 Marco Polo García Terán, Franklin Cumbal


ral aún se dan los cupos son manuales por la fal- unidades prestadoras de los servicios de salud se
ta de cobertura del servicio telefónico. encuentren incluidas.
El presente trabajo se encuentra inserto en Recopilación de la información documental
la Gestión Hospitalaria en el Ecuador en general obtenida por fuentes de secundarias a través de
y de manera particular en un Hospital Univer- documentos digitales tales como el sistema de
sitario de la Universidad Central del Ecuador georeferencia del sistema nacional de salud, de
con una población docente y estudiantil cercana referencias bibliográficas tales como los artí-

Revista Ciencias Sociales no. 41


a los 40.000 y pese al aumento de estudiantes, culos que se citan al final del documento como
en el 2017 tendrá un recorte del 16% del pre- referencias.
supuesto. Se analizó el marco normativo relacionado
El objetivo del estudio es formular un mo- con: “Lineamientos implementación del mo-
delo de gestión hospitalaria que responda a los delo de atención integral de salud”, expedido
requerimientos de los usuarios con los elemen- mediante Acuerdo Ministerial 5169 publica-
tos necesarios considerando el actual entorno do en Registro Oficial Edición Especial 348 de
social económico, tomando en cuenta a presta- 06-ago.-2015; “Estatuto de gestión de estableci-
dores de salud que no están tomados en cuenta mientos de primer nivel de atención expedido
en la red integral, sostenidos parcialmente por en Acuerdo Ministerial No 4568 y publicado en
mecanismos de autogestión (Méndez & Cristi- Registro Oficial Suplemento 246 de 15-may.-
na, 2010). 2014; “Norma técnica para unidades asisten-
ciales docentes” expedido mediante Acuerdo
Metodología Ministerial No 4604 publicado en Registro Ofi-
cial Suplemento 377 de 18-nov.-2014 Ultima
El trabajo se desarrolló bajo dos lineamien- modificación: 23-jun.-2015; “Tipología para
tos, el primero analizando el sector salud en el homologar establecimientos de salud por nive-
país en este caso se empleó el método cuanti- les” expedido en Acuerdo Ministerial 5212, pu-
tativo y el segundo se realizó el estudio integral blicado en Registro Oficial Suplemento 428 de
del Hospital del Día de la Universidad Central 30-ene.-2015; “Reglamento de comités y equi-
del Ecuador situado en la ciudad de Quito, allí pos de mejoramientos establecimientos salud”
se empleó el método cualitativo. expedido en Acuerdo Ministerial No 72 y pu-
Para el primer caso realizamos la recopi- blicado en Registro Oficial 18 de 20-jun.-2017.
lación de la información a nivel nacional de En la calidad de los servicios, realizamos la in-
594 hospitales (Especialidades, Generales Pro- vestigación en el Hospital del Día entre los me-
vinciales, Básicos, del Día) y se enfocó en los ses de mayo y junio del 2017, para ello emplea-
Centros de Especialidades, Hospitales Básicos mos la observación estructurada se capacitó a
y Hospitales del Día. La Red Pública Integral 34 estudiantes de la Facultad de Administración
de Salud conformada por los establecimientos como sujetos observadores y donde se consti-
del Ministerio de Salud Pública (MSP), el Ins- tuyó como objetos observados los servicios y
tituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS al personal que tienen relación con los usuarios
que incluye al Seguro Social Campesino-SSC), así: médicos, enfermeras, auxiliares de enferme-
las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, esta ría, laboratoristas, tecnólogos de rayos x y a la
red cuenta con 14 Centros de Especialidades, 16 oficina de admisiones. Nos ayudamos de ins-
Hospitales del Día y 113 Hospitales Básicos. En trumentos como videos grabaciones, fotogra-
la Red Complementaria de Salud integrada por fías, captando los hechos en el campo tal como
Organismos No Gubernamentales, Municipios fueron presentándose en el lugar de los sujetos
y Universidades; y, conformada por 72 Centro observados.
de Especialidades, 18 Hospitales del Día, 26 La forma de captura de la información se
Hospitales Básicos. cumplió con el aporte de los estudiantes del
En las unidades de salud se analizó las espe- curso de Administración Pública de la asigna-
cialidades y subespecialidades con que cuentan tura de Planificación Estratégica de la Facultad
en su capacidad resolutiva especialmente en los de Ciencias Administrativas de la Universidad
hospitales básicos, hospitales del día y centros Central de Ecuador bajo la coordinación de un
especializados que conforme al modelo de ges- docente: a través de los medios señalados y de
tión integral de salud (MAIS) corresponden al entrevistas a los empleados y usuarios, observa-
segundo nivel de atención. ciones directas de la gestión, recopilación y aná-
Para realizar el estudio se preparó la muestra lisis de documentos; y, materiales audiovisuales.
para caracterizar los fenómenos probabilísticos La información recopilada fue de distin-
a través del método aleatorio simple donde la to tipo y fuentes, luego fue organizada para el
investigación aseguró que la mayor parte de las desarrollo del estudio y archivada. Realizamos

Modelo de Gestión Hospitalario 127


transcripciones de las entrevistas en casos pun- sitan atención. Los perfiles que salieron de dos
tuales, puesto que los apuntes fueron suficien- talleres para el diagnóstico que fueron comple-
tes. Se definieron previamente los criterios que mentados con la información que al respecto
diferencian los participantes y luego escogerlos tenían los grupos de trabajo del Hospital. Los
según estos criterios en base a la máxima varia- participantes calificaron, en base a su criterio
ción. Se estableció en los casos extremos la for- y conocimiento de la situación las fortalezas,
ma de evaluar casos alejados de la normalidad, debilidades, oportunidades y amenazas en una
para refutar o comprobar la hipótesis planteada. escala Alta-Mediana-Baja; así como su impacto
Aplicamos también los métodos cualitativos con idéntica escala. Los resultados fueron trans-
al existir una realidad que afecta al manejo de feridos al formato predeterminados diseñados
la salud, escenario condicionado al modelo de en cada uno de los factores de análisis, con fle-
gestión y a sus formas de financiar, con una nue- xibilidad que permitió incorporar o suprimir
Administración

va realidad social. Allí fue necesario explorar Items que al momento del análisis así lo exigió.
un modelo de gestión acorde al actual contex- El balance de las Oportunidades (O) y Ame-
to social, donde se expone nuevos mecanismos nazas (A) del medio nos permitió analizar las
causales a través de una comprensión detallada posibilidades de desarrollo del Hospital en el
de los procesos recopilados directamente de los actual entorno sobre ventajas de algunas opor-
empleados, trabajadores y de los usuarios del tunidades, anticipando el efecto de algunas
Hospital de la Universidad. (Hernández, 2012) amenazas identificadas. El perfil estratégico sólo
En cuanto a la calidad relacionado con los tuvo valor al relacionarlo con el balance de los
usuarios directos, se partió de la hipótesis plan- puntos Fuertes y Débiles del Hospital. (Rodri-
teada del modelo de atención y allí se determinó guez, 2013).
las técnicas como encuestas, entrevistas y obser- Una vez recopilada la información fue orga-
vación directa. Las entrevistas se cumplieron en nizada conforme los temas definidos y relacio-
relación a los sujetos investigados y se formuló nados con el manejo gerencial, el tipo de orga-
preguntas para recoger información relacionada nización, el financiamiento, la calidad del ser-
con la satisfacción en los usuarios y la relación vicio, la calidad de atención. Se analizaron que
con la aplicación del actual modelo de gestión. procesos son efectivos y cuales los inefectivos,
Las encuestas se realizaron con listados de identificando las causas. El análisis nos permitió
preguntas normalizadas algunas abiertas para refinar nuestras preguntas y fue necesario nue-
obtener respuestas espontáneas y argumenta- vas entrevistas para cumplir con los objetivos.
das en la muestra representativa de la pobla- Presentamos el tema problema “cuál será el
ción de 381 usuarios del Hospital del Dia de modelo de gestión adecuado a la nueva realidad
la Universidad Central del Ecuador, con el fin técnica, social y económica para el hospital”, en
de conocer las opiniones y hechos específicos función de este tema fueron diseñadas las pre-
sobre el diagnóstico del desarrollo organiza- guntas y se alcanzaron los hallazgos, descritos
cional del hospital para obtener un perfil del en los resultados.
funcionamiento del modelo. Allí se consideró Incluimos comentarios sobre nuestras ex-
factores como: la gerencia, liderazgo, dirección, periencias en el campo y como estas influyeron
estructura organizacional, direccionamiento nuestra interpretación. Usamos citas directas
estratégico, talento humano, nivel de autono- de nuestros participantes y después del primer
mía, facultamiento, sistemas de apoyo, valores borrador tratamos de validar nuestros hallazgos
y creencias compartidos, sistemas de reconoci- triangulando información con distintas fuentes.
mientos e incentivos. Finalmente, nuestro estudio fue revisado
Se realizaron entrevistas a 59 servidores del por expertos como el Director de la Carrera de
hospital (84%), se aplicó cuestionarios para cada Administración Pública de la Universidad Cen-
uno de los grupos de trabajo, en las dimensiones tral del Ecuador y por un docente experto en
de la calidad, gestión y de la cultura de la insti- gestión estratégica en el sistema de salud.
tución donde cada servidor concedió un valor
por ejemplo a la posición real a la dimensión de Resultados
la gerencia así como el criterio del punto donde
la gerencia debería estar, idealmente, respecto a La atención de Salud en el Ecuador está diri-
dicha dimensión. gida por el Ministerio de Salud Pública, de con-
formidad con las normas constitucionales y par-
1. El perfil de competencias internas (Forta- ticularmente por el Acuerdo Ministerial 5169
lezas y Debilidades) fue un medio que permitió publicado en el Registro Oficial Edición Espe-
examinar la posición estratégica del Hospital y cial 348 de 06-ago.-2015, la Red Pública Integral
allí se determinó las áreas y procesos que nece-

128 Marco Polo García Terán, Franklin Cumbal


de Salud está conformada por establecimientos una especialidad específica como la oftalmolo-
del Ministerio de Salud Pública (MSP), el Insti- gía, materna, ginecológica.
tuto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS que En la Red Complementaria de Salud los
incluye al Seguro Social Campesino-SSC), las Hospitales Básicos tienen entre especialidades
Fuerzas Armadas y la Policía Nacional como lo y subespecialidades 24: Los Hospitales del Día
dispone el artículo 360 de la Constitución de la no se tiene información de la cartera de servicios,
República. pero tienen enfoque a materias relacionadas con

Revista Ciencias Sociales no. 41


En el Ecuador existen varias redes (Red Pú- la oftalmología y ginecoobstetricia. De los 18 hos-
blica Integral de Salud y Red Complementa- pitales 17 corresponden a Organismos No Guber-
ria), para la atención en salud, las más represen- namentales y un Fiscomisional. Los Hospitales
tativa en la Red Publica Integral es el Ministerio Básicos se encuentran ubicados en los cantones
de Salud Pública con la responsabilidad de asegu- fuera de la capital de provincia cubren con la tota-
rar la calidad de la población del Ecuador, tiene lidad de la red 62% de los cantones quedando sin
una cobertura teórica del 31% con 44 hospitales cobertura el 38%. Pero lo más importante es que
con acreditación calidad internacional (mayor la cartera de servicios no cubre las expectativas de
complejidad), el Instituto Ecuatoriano de Seguri- los usuarios por su limitada capacidad resolutiva.
dad Social con el 50% con 10 hospitales acredita- Los Hospitales del Día están ubicados en gene-
dos. Otras entidades como las Fuerzas Armadas ral en las capitales de provincia y en la capital de
y seguros privados con el 19%, datos móviles en la república, concentrados en Quito, Guayaquil y
virtud de la doble afiliación de la población y de Cuenca con un 73%.
su conveniencia para recibir la atención. En las redes que brindan atención en salud
En la Red Pública Integral de Salud en los en el Ecuador en los Hospitales del Día la media
Hospitales Básicos cuya complejidad de acuer- de la capacidad resolutiva no sobrepasa de las 11
do al modelo de gestión vigente tiene mayor ca- en especialidades y subespecialidades.
pacidad resolutiva en relación a los Hospitales Teóricamente el modelo de gestión del Mi-
del Dia y de los Centros de Especialidades, no nisterio de Salud Pública conforme el cuadro
obstante, conforme la información disponible sobre las Tipologías de Unidades Operativas del
las Fuerzas Armadas en la provincia de Pasta- Sistema Nacional de Salud, existen como segun-
za dispone de un Hospital Básico con 1l espe- do nivel II-3 el Centro clínico-quirúrgico am-
cialidades y subespecialidades atípico para las 4 bulatorio –Hospital del Día, implementados en
espacialidades clásicas. Los Hospitales del Día las unidades de salud del Instituto de Seguridad
corresponden en su totalidad al Instituto Ecua- Social debiendo atender a sus asegurados y en or-
toriano de Seguridad Social y 2 de ellos tienen la ganismos no gubernamentales, pero en el Minis-
mayor cartera de servicios ubicados en la ciudad terio de Salud o dependencia con financiamiento
de Quito con 13 y 20 (dato atípico) especialida- del estado no existen
des y subespecialidades. El dato de 20 especia- Los Hospitales Públicos regulados por el
lidades es atípico. En cuanto a los Centros de Manual del Modelo de Atención integral de
Especialidades, no existe información sobre la Salud (MAIS), solo al II Nivel de Atención le
cartera, pero en general tienen enfoques hacia corresponde realizar atención ambulatoria es-

ATENCION AMBULATORIA CAPACIDAD RESOLUTIVA


Consultorio de especialidad (es)
1° Nivel II-1 clínico -quirúrgico médico y Con un profesional de la salud, en las diferentes
odontologico especialidades clínico-quirúrgicas
con dos o más de las especialidades clínicas y/o
quirúrgicas;con servicios de apoyo de laboratorio, de
II-2 Centro de especialidad análisis clínico y radiología e imagen. Con un
especialista, un sub-especialista, un clínico o de un
Segundo quirúrgico.
Cuenta con las especialidades reconocidas, con
nivel de consulta externa, farmacia. Brinda atención de
atención salud clínica, quirúrgica o clínico-quirúrgica
2° Nivel
ambulatoria y programada, de forma continua, con
cuidados de enfermería e internación menor a 24
Centro clínico- quirúrgico
II-3 horas. Con métodos de diagnóstico o tratamiento
ambulatorio Hospital del Día
clínico y/o quirúrgico, con supervisión y/o
indicación del especialista tratante. Pueden tener
servicios de apoyo de nutrición, psicología,
laboratorio de análisis clínico y radiología e
imagen.
Cuadro 1: Nivel atención y resolución Fuente: Ministerio de Salud Pública

Modelo de Gestión Hospitalario 129


pecializada, en la práctica solo esto corresponde rresponde a diferentes Direcciones de la Univer-
a hospitales generales que se encuentran por lo sidad ajenas al Hospital. Esto limita la capacidad
general en las capitales de la república, puesto de gestión que pudiera favorecer disponer una
que los hospitales básicos se encuentran ubi- capacidad resolutiva efectiva en relación a los
cados en los cantones en general y ellos apenas requerimientos de la comunidad universitaria.
si tienen las 4 especialidades que no cubren la Manejan a manera de fondo rotativo un valor
Crítica, Política y Subalternidades

atención integral que dice el modelo. de $ 5.000 y el tratamiento en este aspecto es


Conforme el modelo los pacientes para ser como cualquier dependencia administrativa de
atendidos por especialista en el área ambula- la Universidad Central del Ecuador, sin contar
toria tienen que realizarlo a través del primer que el Hospital por sus propias responsabilida-
nivel de atención mediante el sistema de refe- des con la salud de las personas requiere otro
rencia que demora meses para poder acceder a tratamiento en lo presupuestario. Si bien el Hos-
la atención especializada de un hospital general pital genera recursos que le permitirían realizar
o de especialidades, exceptuándose los casos de una gestión de calidad esta no es efectiva por la
urgencias médicas que cuando hay cupo son re- centralización. El procedimiento para contratar
sueltas rápidamente. nuevo personal, requiere autorización del Rec-
Teóricamente el modelo de gestión del Mi- tor de la Universidad, así como la adquisición de
nisterio de Salud Pública tiene en el segundo bienes superiores a los $ 5.000, para ello se debe
nivel de atención, con consultorios médicos de seguir procesos burocráticos con una cantidad
especialidades, así como también los Hospitales de pasos en las cuales intervienen las máximas
del Día, los cuales no existen en la Red Pública autoridades de la Universidad, luego de haber
de Salud. aprobado todas estas autoridades allí es posible
La Universidad Central del Ecuador, es una que los recursos lleguen al hospital. Demora mí-
entidad autónoma con presupuesto del Estado, nimo 15 días en hacerse efectivo una autoriza-
de ella depende el Hospital del Día que dispone ción para las áreas de esta entidad. Es necesario
una asignación presupuestaria que complemen- replantear este estilo organizativo para el Hospi-
ta con un proceso de auto gestión financiera. tal de la Universidad Central del Ecuador.
La cartera servicios que brinda el hospital está La planificación tiene debilidades esa es una
integrada por las siguientes especialidades en causa de la gestión inefectiva de los recursos
consulta externa: medicina general, medicina aparte de no tener objetivos claros, lo cual afec-
especializada, cardiología, otorrinolaringología, ta a una formulación presupuestaria técnica con
oftalmología, ginecología, acupuntura, labora- ausencia de una visión que permita orientar las
torio clínico, odontología, pruebas de laborato- actividades hacia un desarrollo institucional en
rio y actividades de atención primaria de salud; favor de los usuarios.
además este cuenta con proyectos de preven- No están definidos los Procesos ni en el área
ción del consumo de alcohol, tabaco y drogas. administrativa, así como tampoco en la operati-
Finalmente cuenta con un quirófano para ciru- va, esto entorpece los trámites, se generan acti-
gías mínimos con estancia menor a un día. vidades con largas esperas, con retrocesos en
El esquema de gestión que maneja el Hos- consecuencia no existe estandarización en suma
pital del Dia se identifica a cuatro factores di- el tipo de organización vigente es el funcional.
ferenciadores: capacidad resolutiva del Hospital Basado en las estadísticas tomando como
del Día con 20 especialidades en atención am- referencia la atención medica prestada en el
bulatoria; autogestión, oportuna atención a los mes de marzo y abril del 2017 se determina que
pacientes (mismo día se atienden los turnos) y mensualmente se atiende aproximadamente un
calidad de atención aceptada por los usuarios. total de 3572 pacientes por mes entre perso-
El Hospital tiene un presupuesto de $275 nas particulares, estudiantes y profesores de la
000,00 anuales provenientes de los ingresos eco- Universidad, según información brindada en el
nómicos de la Universidad Central del Ecuador hospital la atención a pacientes rodea un rango
por autogestión genera ingresos por $ 5.000 de 200 a 300 por día.
mensuales. No obstante, estos ingresos no tie- Traumatología es la especialidad más de-
nen una base de un presupuesto técnico. mandada en casi todos los meses de atención en
Las Adquisiciones como dotación de medi- el Hospital del Día, seguida de Medicina Gene-
cinas, mantenimiento (equipos técnicos y ad- ral y otras dos especializadas que son demandas
ministrativos), equipos, contratación de talen- en menor medida siendo estas neurología y of-
to humano, servicios de aseo y limpieza, si no talmología.
supera los $ 5.000 son manejados por el propio En ciertas áreas de los servicios médicos se
hospital, con procesos relativamente rápidos Si observa algún desorden en cuanto a la dispo-
supera ese monto es una competencia que co- sición del instrumental y manejo de insumos,

130 Marco Polo García Terán, Franklin Cumbal


pero en general los servicios guardan un orden. el 9% considera Muy Deficiente, el 16% consi-
Existe una cartera de servicios desactualizada; dera Deficiente, el 24% lo califica como Regular,
en administración registra las citas de los pa- el 35% lo cataloga como Bueno, mientras que el
cientes de acuerdo al número de historia clínica 16% Muy Bueno, es decir mas del 51% conside-
en forma manual. ra al servicio brindado como bueno.
El tiempo de atención para cada paciente es Los usuarios mencionan que el trato del per-
de 15 minutos, lo cual conspira con la calidez, sonal con los usuarios es considerado y amable

Revista Ciencias Sociales no. 41


si bien la preparación de pacientes está a cargo y el personal brinda una imagen de honestidad,
de enfermería, el médico no tiene el apoyo de confianza.
los externos que podrían apoyar en los registros Existía desconformidad por parte de los
clínicos y otras actividades de atención com- usuarios en cuanto a el horario de atención so-
plementaria, permitiendo al médico tener más bre todo en el área de admisiones. No se recoge
tiempo para interactuar con el paciente. de forma adecuada las quejas y sugerencias de
Las medidas de bioseguridad y limpieza en los usuarios, tampoco se conocen los intereses y
los servicios médicos son regulares aspecto de necesidades de los usuarios.
vital importancia para la atención de los pacien- Las principales competencias internas y el
tes y evitar infecciones nosocomiales. perfil externo del Hospital del Día que permite
En general la normativa, protocolos, proce- delinear el modelo se expresa en los siguientes
dimientos del Hospital del Día es poco conoci- cuadros:
da o formalmente establecida, en algunos casos
inexistente incluso sus empleados consideran Discusión
sin mayor importancia para desarrollar sus ac-
tividades. El modelo de gestión no está brindando res-
Se inició un proceso de automatización de la puestas efectivas a la población, las capacidades
historia clínica actualmente mientras se imple- resolutivas están concentrados en los más altos
menta el sistema, el registro es en paralelo ma- segmentos del segundo y tercer nivel de aten-
nual y automatizado hasta cuando se terminen ción. Es fundamental analizar el modelo para
de ingresar las fichas manuales al sistema. romper paradigmas clásicos respecto al número
La población encuestada en cuanto a la per- de las especialidades que asignaban en los dife-
cepción de la calidad de los servicios señala que rentes tipos de hospitales.

Cuadro 2: Análisis situacional interno del Hospital del Día

Modelo de Gestión Hospitalario 131


Administración

Cuadro No 3: Análisis situacional externo del Hospital del Día

El crecimiento poblacional, la concentración a las instituciones hacia la eficiencia y eficacia de


cada vez mayor en los centros urbanos debido a sus acciones. El Hospital del Día de la Universi-
las oportunidades laborales y de desarrollo han dad Central del Ecuador, debe tener una organi-
incrementado la demanda de servicios. La tec- zación sino con autonomía al menos con un alto
nología, el avance de la ciencia y el aporte de la grado de desconcentración lo cual le permitirá
administración en las unidades de salud obligan el manejo eficiente y efectivo de los recursos que
a examinar el criterio de que un hospital básico a su ve redundará en la calidad y redundará en
solo debe tener las 4 especialidades básicas. la calidad y cobertura de los servicios. Con ello
Los hospitales del día se constituyen en una se logra que el hospital se encuentre acompaña-
solución eficiente a los sobresaturados hospita- da de una acción administrativa rápida y flexi-
les especializados, y generales provinciales, por ble, la cual además ahorra tiempo a los órganos
la limitada hospitalización, pero amplia capaci- superiores y descongestiona su actividad. “Una
dad en la atención ambulatoria. Precisamente de las dificultades más comúnmente recordadas
este es el aspecto innovador en virtud de que los cuando se piensa en la administración de hos-
hospitales denominados grandes están sobres- pitales gubernamentales es la poca autonomía
aturados en fundamentalmente en la consulta para la atención de las áreas de apoyo como,
externa y esta opción económica debido a la por ejemplo, la compra de materiales y equipa-
limitada hospitalización, pero amplia atención mientos, así como la lentitud de ese proceso por
en cuanto a la consulta externa. El criterio de excesiva reglamentación.” (Bernardes, Carlos de
la asignación de las especialidades seria en fun- Oliveira, Martinez, Silvia, & Bernardes de Car-
ción de procesos es decir de las interrelaciones valho, 2011)
entre cada una de ellas y del perfil epidemiológi- La planificación estratégica es una herra-
co que permitan técnicamente definirlas. mienta de la dirección (Rodriguez, 2013) que
El Código Orgánico de Organización Te- orienta el rumbo estratégico que de ser utilizada
rritorial y Descentralización, establece los me- por el hospital y las autoridades superiores de-
canismos de autonomía y descentralización ben brindar el apoyo político para que los linea-
entre otros los de los servicios de salud, pero mientos estratégicos definidos en el menciona-
esta norma ha sufrido una serie de cambios en do plan se cumplan.
función de los intereses políticos, sin lograr los El actual contexto económico obliga a bus-
beneficios técnicos como acercar las soluciones car alternativas para disponer de recursos para
hacia el nivel local donde se encuentran los pro- el desarrollo normal de un hospital, al respec-
blemas. “La autonomía hospitalaria involucra a to Méndez y Torres, señalan que la autogestión
hospitales públicos que transitan entre ser parte permite oxigenar las finanzas de la organización,
del sector público de salud y el ser instituciones para nuestra propuesta el Estado contribuirá
que cuenten con mayor espacio en su gobernan- con las remuneraciones y con equipamiento e
za y gestión” (Méndez & Cristina, 2010) infraestructura mayor, en tanto que los fondos
La descentralización, autonomía y descon- autogestionados sirven para la operación nor-
centración son elementos que permiten orientar mal en cobertura y calidad.

132 Marco Polo García Terán, Franklin Cumbal


La organización eficiente y efectiva en la ac- nancieros, presupuestarios, administrativos,
tualidad es en base a procesos, “entre las deci- RRHH y otros) (Bernardes, Carlos de Olivei-
siones más importantes que los administradores ra, Martinez, Silvia, & Bernardes de Carvalho,
de operaciones están aquellas que se relacionan 2011), con capacidad resolutiva en atención
con el diseño y mejoramiento de procesos para ambulatoria con al menos 20 especialidades y
la producción de bienes y servicios” (Schroeder, subespecialidades estructuradas conforme la
Meyer, & Rungtusanathan, 2011). Concorda- interrelación técnica y al perfil epidemiológi-

Revista Ciencias Sociales no. 41


mos que el Hospital del Día una vez estableci- co, con facultades para manejar sus recursos,
da la planificación estratégica se debe diseñar e con capacidad de gestión, autogestión y deci-
implementar la organización en base a procesos sión sobre las acciones de cobertura y calidad
alienada a la misión y visión. de los servicios. Con un sistema de admisiones
La calidad en salud empieza por la limpieza, oportuno es decir manteniendo el mismo día
pero también debe incluir el manejo técnico de pedido mismo día atendido. Es necesario im-
todas las áreas de un hospital, por en el Hospi- plantar nuevas políticas dentro del hospital, así
tal del Día se está implementando, el licencia- como también capacitación del personal que
miento, protocolos y estándares de calidad que permita una atención de calidad y calidez al
avalen la calidad de los servicios del hospital en cliente para así mejorar la atención que se ofre-
cuanto a la seguridad del paciente. ce, esto permitirá que el ambiente del hospital
sea más satisfactorio y cumpliendo con están-
Conclusiones y Recomendaciones dares le permita cumplir la misión y visión del
hospital. Finalmente manteniendo estándares
El modelo de gestión hospitalaria en el de calidad para satisfacer con los servicios que
Ecuador debe implementar a los Hospitales presta el hospital al usuario.
del Día como alternativa efectiva pare des- El Hospital del Día de la Universidad Cen-
congestionar la atención en los niveles II y III. tral del Ecuador es una entidad modelo referen-
El esquema de gestión debe tener elementos te en el actual entorno social y económico de
fundamentales tales como: desconcentrado salud del Ecuador. No obstante, se deben reali-
por cuanto aumenta el espíritu de responsa- zar ajustes debido en estructura concentrada, a
bilidad y compromiso del órgano desconcen- la organización funcional, al imperfecto sistema
trado (Hospital) al conferirles competencias administrativo y de autogestión; y, a la falta de
de determinados asuntos administrativos (fi- implementación de estándares de calidad.

Bibliografía
Asamblea Nacional. (2010). Código Organico de Organización Territorial, Autonomia y Descen-
tralización. Quito: Asamblea Nacional.
Bernardes, A., Carlos de Oliveira, L., Martinez, Y., Silvia, C., & Bernardes de Carvalho, M. (2011).
Modelo de gestión colegiada y descentralizada en hospital público. Latino-Am. Enfermagem,
19-9. Obtenido de www.eerp.usp.br/rlae
Francisco, Á., & Faizal, E. (2013). La Calidad en el Hospital. En Á. Francisco, & E. Faizal, Ge-
rencia de Hospitales e Instituciones de Salud (págs. 139-165). Bogota: Biblioteca Nacional de
Colombia.
Hernandez, R. (2012). Redacción de un artículo científico. En R. Hernandez, Metodología de la
investigación en ciencias de la salud (págs. 91-105). Bogotá: Ecoe Ediciones.
Malo, M., & Nicolás, M. (214). Reforma de salud en Ecuador: nunca más el derecho a la salud
como un privilegio. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Publica, Sección Es-
pecial.
Mendez, C., & Torres, C. (2010). Autonomía en la gestión hospitalaria en Chile: los desafios para
el recurso humano en salud. Saude Publica, 366-71.
Ministerio de Salud Pública del Ecuador. (2015). Modelo de atención integral en salud. En M. d.
Publica, Lineamientos para la implementación del sistema nacional de salud y el RPIS (págs.
50-62). Quito: Ministerio de Salud.
Rodriguez, F. (2013). La planificación estratégica en las organizaciones sanitarias. Revista Espa-
ñola de Cardiologia, 10-20.

Modelo de Gestión Hospitalario 133


Ruth, L., & Villacre, N. y. (2011). Sistema de salud de Ecuador. Salud Pública de México, 53, Su-
plemento 2.
Schroeder, R., Meyer, S., & Rungtusanathan. (2011). Administración de Operaciones. México:
Mc Graw Hill.
Administración

134 Marco Polo García Terán, Franklin Cumbal


Experiencias de auditoría integral en el Ecuador

Experiences of comprehensive audit in Ecuador


Jaime Subía Guerra1
mpgarcia@uce.edu.ec

Recibido: 2017-10-28
Aprobado: 2017-12-16

Resumen

La ejecución de un examen especial de auditoría integral a áreas o procesos misionales o agregadores de valor organi-
zaciones privadas y entidades de servicio público, permitió el diseño y aplicación de una nueva modalidad de auditoría
y los resultados evidenciaron su viabilidad y beneficios para los administradores, pues se generaron informes de ase-
guramiento que incluyeron evaluaciones a los objetivos de información financiera, de cumplimiento legal y de gestión.
Además de las ventajas señaladas se generó un modelo de gestión del conocimiento basado en el empoderamiento de las
competencias y destrezas de los maestrantes.

Palabras Clave: Auditoría integral, Informe de aseguramiento, riesgos y competencias, Control interno.

Abstract

The execution of a special comprehensive audit examination of mission areas or of processes or value aggregation de-
partment in private organizations and public service entities allowed the design and application of a new audit modality.
The results showed its viability and benefits for administrators, since insurance reports including evaluations of financial
information, legal compliance and management were generated. In addition to the mentioned advantages, a knowledge
management model was generated based on the empowerment of the competences and skills of grad students.

Keywords: Comprehensive audit, Assurance, risks, and competencies report, internal control.

1 Economista con un MBA. Docente en la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Central del Ecuador.

Experiencias de auditoría integral en el Ecuador 135


Introducción La Junta de Normas Internacionales de
Auditoría y Aseguramiento – IAASB – re-
La globalización y la expansión de los mer- conoce que si bien la auditoría de estados
cados generan una mayor perspectiva de creci- financieros, tradicionalmente ha sido el ser-
vicio que define a la profesión, actualmente
miento en las empresas privadas y en entidades
existe la necesidad de orientar un amplio
públicas cuyo desempeño tiene relación directa rango de servicios de seguridad como paso
o indirecta con los niveles de eficiencia, eficacia importante en el posicionamiento de la
y calidad con que aquellas se desempeñan. La profesión contable con el fin de asumir los
gerencia afronta nuevos retos de investigación y cambios del futuro. Esta demanda creciente
desarrollo además de aquellos relacionados con de seguridad sobre una amplia variedad de
el sostenimiento de los niveles de productividad temáticas crea la necesidad de normas pro-
y rendimiento. La existencia de sólidos sistemas fesionales, si internacionalmente la profe-
de gestión y de control interno, se fortalecen con sión desea presentar sus credenciales como
Administración

“proveedor de seguridad” de base amplia.


un análisis objetivo e independiente, que, al in-
(Blanco Luna, 2012, pág. XV)
volucrar las principales áreas de negocio, pro- Desafortunadamente, en muchos lugares de
porcionen a los administradores información nuestra sociedad, incluyendo la academia
esencial para el mejoramiento organizacional. y la mayoría de burocracias, se reconoce
Disponer de estados financieros auditados no el prestigio solamente a quienes estudian
basta. La evaluación del funcionamiento de los cuidadosamente algún aspecto de un pro-
sistemas de gestión, de control interno y la obser- blema, si bien la discusión del cuadro gene-
vancia de la normativa relacionada con el giro del ral se relega a los cocteles …. Ahora, quien
negocio, constituyen el complemento ideal para las ocupa el nivel más alto de una organiza-
ción, trátese de la cabeza del gobierno de
evaluaciones financieras. Lograr consolidar de for-
un CEO, tiene que actuar como teniendo en
ma sistematizada los resultados de un análisis inte- cuenta todos los aspectos de una situación,
gral, al menos de aquellas áreas misionales o agre- incluyendo las interacciones entre ellos, las
gadoras de valor, es el reto de la auditoría integral. cuales a menudo son fuertes. Sin embar-
La experiencia de auditoría y las acciones de go, no es fácil para quien ocupa el nivel más
control en la República del Ecuador, no eviden- alto tener una mirada cruda del total si al-
cia la ejecución de auditorías integrales. En las guien en la organización está preocupado
auditorías generadas por empresas privadas se solamente por un punto de vista parcial.
determina un alto porcentaje de enfoque finan- (Bell, 2008)
ciero y en el sector público, el marco legal y nor-
mativo no incluye dentro del sistema de control Ahora bien, asumir los retos investigativos
externo, la auditoría integral, siendo un porcen- necesarios para generar un producto diferente
taje casi cercano al 95% de exámenes especiales, y con enfoque holista, requiere esfuerzos alinea-
cuyo objetivo esencial es auditar el cumplimien- dos a Políticas de Estado y sobre todo que asu-
to de las disposiciones legales. man con frontalidad un camino alternativo en
Precisamente aquellos criterios que usual- lo relacionado a auditoría.
mente determinan el enfoque de una auditoría, Considerando la participación directa en el
basados en aspectos cuantitativos y cualitativos diseño y ejecución de la Maestría de Auditoría
como son la materialidad de ciertos rubros o Integral, desarrollada por la Universidad Técni-
componentes y la relación o impacto directo en ca Particular de Loja en el período 2010 – 2015,
la misión de organizaciones públicas y privadas, se la justificó como una alternativa de control
justifican plenamente un requerimiento adicio- externo para organizaciones privadas y públi-
nal de las acciones de control que con respecto a cas, fundamentada en que la sinergia generada
ellos se deban aplicar y de esta forma proporcio- al reunir los propósitos de cada una de las audi-
nar a la gerencia un instrumento de soporte a la torías: financiera, de gestión, de cumplimiento
gestión, el informe de aseguramiento. legal y de control interno, nos permitirá obtener
sugerencias más eficaces a los gestores y evitar
El Consejo de Estándares Internacionales un enfoque parcial sobre aspectos relevantes de
de Auditoría y Servicios de Aseguramiento la organización.
– IAASB reconoce que si bien la auditoría
Cambiar los paradigmas tradicionales de la
de estados financieros tradicionalmente ha
sido el servicio que define a la profesión,
auditoría y propender a modelos integrales de
ahora existe la necesidad de orientar un am- control alineados con los aspectos principales
plio rango de servicios de seguridad como de la gestión, que proporcionen a su vez infor-
paso importante en el posicionamiento de mes de aseguramiento que sustenten las decisio-
la profesión para asumir los cambios del fu- nes gerenciales, constituyen el motivante esen-
turo. (Blanco Luna, 2006, pág. XIV) cial para el proyecto.

136 Jaime Subía Guerra


Este estudio, basado en el análisis de 128 evaluación. (Blanco Luna, Normas y Pro-
exámenes de auditoría integral, realizados cedimientos de la Auditoria Integral, 2006,
como parte del proceso de graduación de los pág. 1)
maestrantes de auditoría integral, proporciona
importante información con respecto a la viabi- Este concepto fue ratificado por el autor en
lidad y utilidad de esta alternativa de control ex- la segunda edición del texto, correspondiente al
terno, más aún si se considera que las referidas año 2012 y guarda conformidad con la concep-

Revista Ciencias Sociales no. 41


evaluaciones fueron enfocadas a áreas misiona- tualización del informe COSO, cuyo modelo de
les o agregadoras de valor. sistema de control interno es ampliamente di-
La utilidad de este estudio se orienta a em- vulgado y sirve de base para reglamentación del
presas de auditoría, entidades públicas que for- sector privado y público. De hecho, las normas
man parte de la Función de Transparencia y de control interno emitidas por la Contraloría
Control Social, investigadores de temas de audi- General del Estado en el año 2009, tienen como
toría y control y estudiantes de carreras relacio- fundamento de estructura y contenido dicho
nadas, pues se exponen elementos experimenta- modelo.
les que demuestran los beneficios de la auditoría
integral y son útiles para probar la flexibilidad “El control interno comprende el plan de
organización y el conjunto de métodos y
de su metodología.
procedimientos que aseguren que los acti-
vos están debidamente protegidos, que los
Viabilidad de la auditoría integral. Expe- registros contables son fidedignos y que la
riencia ecuatoriana actividad de la entidad se desarrolla eficaz-
mente según las directrices marcadas por la
La investigación se centró en dos aspectos administración”
fundamentales, la definición teórica y meto-
dológica de la auditoría integral y el análisis de De acuerdo a lo anterior, los objetivos bá-
resultados que servirán para las conclusiones sicos son:
finales.
• Proteger los activos y salvaguardar los
bienes de la institución
Definición teórica y metodológica
de la auditoría integral. • Verificar la razonabilidad y confiabili-
dad de los informes contables y admi-
nistrativos
Como parte de las investigaciones referidas,
se recopiló toda la información relacionada con • Promover la adhesión a las políticas ad-
la auditoría integral, su proceso y potenciales ministrativas establecidas
beneficios, lo cual definió los aspectos esencia-
les y necesarios previos al inicio de la ejecución • Lograr el cumplimiento de las metas
de la auditoría. Esta actividad incluyó todos los y objetivos programados. (Estupiñán
pasos y fases del proceso de auditoría, desde la Gaitán , 2009)
planificación hasta la emisión del informe.
A su vez, la norma de control interno 100-
La información disponible con respecto a la
02, establece:
base conceptual y metodológica de la auditoría
integral, referenciada esencialmente con biblio- El control interno de las entidades, orga-
grafía y fuentes de información de otros países, nismos del sector público y personas jurí-
concluye en la importancia de la auditoría inte- dicas de derecho privado que dispongan de
gral y sus múltiples beneficios, pese a lo cual la recursos públicos para alcanzar la misión
experiencia previa en este tipo de auditoría en institucional, deberá contribuir al cumpli-
Ecuador es nula. miento de los siguientes objetivos:

La Auditoría Integral es el proceso de obte- • Promover la eficiencia, eficacia y eco-


ner y evaluar objetivamente en un período nomía de las operaciones bajo princi-
determinado, evidencia relativa a la infor- pios éticos y de transparencia
mación financiera, estructura de control
interno, el cumplimiento de las leyes per- • Garantizar la confiabilidad, integridad
tinentes y la conducción ordenada en el y oportunidad de la información
logro de las metas y objetivos propuestos;
con el propósito de informar sobre el grado • Cumplir con las disposiciones legales y
de correspondencia entre la temática y los la normativa de la entidad para otorgar
criterios o indicadores establecidos para la bienes y servicios públicos de calidad

Experiencias de auditoría integral en el Ecuador 137


• Proteger y conservar el patrimonio pú- una organización privada o pública. Su evalua-
blico contra pérdida, despilfarro, uso ción se orienta hacia la veracidad, integridad y
indebido, irregularidad o acto ilegal. correcta valuación de dicha información.
(Contraloría General del Esatdo , 2009) La auditoría de gestión tiene como propósito
esencial determinar la eficiencia, eficacia y cali-
En párrafos anteriores referimos que el
dad con que se han gestionado los recursos en
modelo COSO, sirvió de referencia para la nor-
una empresa o institución. Además, y con res-
mativa de control interno en el sector público
pecto a servicios de tipo social o público (Torres
ecuatoriano. La comparación entre las dos citas
M., Subía J., Mantilla D., Becerra E., 2016) pue-
nos permite evidenciarlo. Adicionalmente la es-
de incluir temas como la efectividad y equidad.
tructura de los componentes de control interno
Estos elementos considerados como el impacto
referidos en COSO, son utilizados como grupos
de proyectos sociales y la justicia distributiva.
de normas de control interno.
Administración

Además, pueden efectuarse exámenes de


Pero no debemos perder la orientación de
auditoría que tengan un enfoque estrictamente
esta investigación. Con estos antecedentes lo
relacionado con el cumplimiento de disposicio-
que se pretende es dejar en claro que existen
nes legales, pues como se señaló, todas las áreas
diversidad de objetivos que se generan en una
organizacionales tienen involucrados objetivos
organización, los mismos que para su consecu-
que observan las disposiciones normativas tan-
ción siguen procesos con características y acti-
to en el sector privado y con mayor énfasis en el
vidades de control diferentes, lo cual es obvio,
sector público.
pues su propósito es diferente.
Con todos los beneficios de la auditoría en
Es de entenderse que los objetivos en las or-
sus diferentes enfoques, plasmados en sus parti-
ganizaciones no siempre son financieros. Un
culares objetivos, cabe la reflexión con respecto
área debe tener involucrados objetivos financie-
a la utilidad que podría generar una acción de
ros, de cumplimiento normativo y de gestión.
control que integre dichos propósitos y que pro-
Son diferentes aristas sobre las cuales se pueden
picie reportes de aseguramiento.
realizar evaluaciones, análisis y auditorías con
“La Auditoría Integral está basada en un
enfoque diferente.
enfoque interdisciplinario, que comprende as-
Existe una relación directa entre el control
pectos generales, financieros, administrativos,
interno y el control externo. El primero, invo-
operacionales, informáticos, entre otros lo cual
lucra actividades, procedimientos, procesos,
goza de aceptación en las organizaciones”. (So-
estructura y objetivos que serán evaluados pos-
tomayor, 2008, pág. 20).
teriormente por medio de la auditoría. Queda
claro que una evaluación integral de dichos obje-
El nuevo rol de las entidades públicas y pri-
tivos proporcionará al gestor una opinión com- vadas, ha evolucionado las herramientas
pleta para la toma de decisiones. Dicha opinión con las que cuentan para el ejercicio de sus
requiere la participación de múltiples especiali- actividades y por lo tanto su control tam-
dades en el equipo auditor para garantizar resul- bién ha sufrido algunas transformaciones
tados técnicos y evidencia certera de las poten- especialmente en la auditoría, lo que ha
ciales observaciones y sus recomendaciones. motivado a que se incursione en nuevos
La Ley Orgánica de la Contraloría General enfoques mediante la Auditoría Integral, la
del Estado señala, dentro de los tipos de accio- cual es utilizada como un instrumento que
enfrenta las innovaciones gerenciales y ad-
nes de control que realiza, las auditorías finan-
ministrativas garantizando la prevención y
cieras y de gestión, y los exámenes especiales, detección de desviaciones o deficiencias de
cuyos objetivos están relacionados precisamen- la gestión administrativa referentes a la efi-
te a la evaluación de los objetivos señalados y ciencia y eficacia en el uso de los recursos y
que tienen que ver con información contable y logros (sic) de metas y objetivos, así como la
financiera, cumplimiento de metas y objetivos suficiencia y confiabilidad en las cifras que
y la evaluación de la observancia de las dispo- reflejan los estados financieros, revisando
siciones normativas, en su orden. Esta breve el cumplimiento de las leyes y regulaciones
descripción enlaza los objetivos que se propone que rigen en el país conforme al proceso
realizado. (Torres M., Subía J., Mantilla D.,
el control interno con la orientación que tienen
Becerra E., 2016)
estas auditorías. Sin embargo, no se considera
la ejecución de auditorías integrales, cuya via- Como todo proceso de auditoría, ésta se
bilidad y beneficios, serán presentados en este somete a fases sistematizadas que incluyen la
estudio. planificación, ejecución y comunicación de re-
El objetivo principal de una auditoría finan- sultados, enfocando todos los esfuerzos a un
ciera es dictaminar los estados financieros de componente que al ser analizado desde dife-

138 Jaime Subía Guerra


rentes perspectivas nos permite obtener una Precisamente el enfoque de auditoría basa-
interpretación segura con respecto a su gestión. da en riesgos se desarrolló con suficiencia en
Uno de los requisitos para la aprobación de los la Maestría de Auditoría Integral y además de
proyectos de investigación constituye la obliga- diseñar pruebas de auditoría en función de los
toriedad de que los componentes escogidos para riesgos propios de una acción de control, se
ser auditados, constituyan áreas, procesos o ru- expuso la metodología para identificación de
bros directamente relacionados con la misión y riesgos corporativos, lo cual constituye un im-

Revista Ciencias Sociales no. 41


materialmente significativos. portante aporte en la verificación de aquellos
La concepción de la auditoría integral es di- eventos que podrían afectar el logro de los ob-
ferente a la suma de los objetivos de cada audi- jetivos y por ende la continuidad empresarial.
toría que la conforma, pues el aprovechamiento Por supuesto que esta evaluación involucra, no
de los recursos mediante la evaluación de la in- sólo los objetivos de información financiera;
formación financiera, los resultados operativos, se complementan con los operativos y el cum-
cumplimiento legal y del sistema de control plimiento de disposiciones normativas.
interno, mucho más si enfocamos el estudio a Son precisamente las investigaciones efec-
las áreas misionales de cualquier organización, tuadas por los maestrantes que, con base en los
permitirá que las acciones de control sean más elementos cognitivos, procedimentales y actitu-
eficientes y eficaces. dinales desarrollados a lo largo de la Maestría,
las que nos permitirán responder las siguientes
… el desarrollo, evolución y moderni- preguntas de investigación:
zación de las organizaciones o entidades;
cualquiera sea su tipo o clase, privadas o 1. ¿Es viable la ejecución de
públicas que se ha producido en un mun- exámenes de auditoría integral en
do cambiante casi permanentemente por organizaciones privadas y de servicio
los efectos de la evolución tecnológica, la público en Ecuador?
investigación científica, el incremento ver-
tiginoso del conocimiento, la depuración y 2. ¿Cuáles son los beneficios principales
perfeccionamiento de los sistemas de infor- de la ejecución de exámenes de
mación, la internacionalización de los mer- auditoría integral?
cados y el fenómeno de la globalización que
parece no tener límite, han generado una 3. ¿Qué recomendaciones, con
diversificación de operaciones que realizan respecto a su viabilidad, surgen de la
y abarcan tales organizaciones y entidades, ejecución de exámenes de auditoría
así como la aparición de corrientes empre- integral?
sariales, institucionales y de gobierno relati-
vas a niveles de calidad, altos rendimientos Las variables utilizadas en esta investigación
y competitividad son las siguientes:
Esta situación ha hecho que la actividad
del contador público, también se haga más • Variable independiente: auditoría
compleja no sólo durante el desarrollo de integral
su intervención como auditor, sino en el
momento de redactar su informe, el mismo • Variable interviniente: organizacio-
que debe responder a una gran diversidad nes auditadas
de situaciones y a una amplia gama de fina-
lidades”. (Rozas Flores, s.f.) • Variable dependiente: recomenda-
ciones acerca de la viabilidad de la
Esta cita, es determinante en la integración auditoría integral.
de los equipos de auditoría integral ya que es
necesaria la participación de personal especia- Análisis de resultados
lizado en los temas auditados.
Según la siguiente tabla, entre las empresas
Este enfoque implica un análisis top-down privadas y las cooperativas, estas últimas, cuya
de la empresa, enfatiza el conocimiento naturaleza jurídica también es privada pero que
estructural  y organizativo de la misma, por sus características especiales se las agrupó
comprensión total del negocio y en entor- por separado, se alcanza un porcentaje acumu-
no empresarial, antes que las transacciones lado del 60%, siendo el resto de organizaciones
internas como lo hace la auditoría financie- auditadas, entidades de derecho público, las
ra tradicional. Hablar a las empresas de una cuales junto a los Gobiernos Autónomos Des-
auditoría financiera es actualmente un ana-
centralizados, de naturaleza jurídica también
cronismo, pues como se comentó al princi-
pio, esta era la función principal al inicio del pública, alcanzan el restante 40%, lo cual nos
siglo XX. (Caicedo, s.f.) permite una conclusión inicial.

Experiencias de auditoría integral en el Ecuador 139


Tabla: Organizaciones Auditadas.

Fuente: Tesis presentadas por los maestrantes UTPL Elaboración: autor


Administración

Al constituir los exámenes de auditoría Las restantes relacionan la contribución del


integral una alternativa de control externo modelo, en la generación de acciones correcti-
diferente, es más viable su aplicación en orga- vas para mitigar los riesgos.
nizaciones privadas, pues su funcionamiento
está sometido a un marco regulatorio y legal Gráfico 1: Conclusiones
con un mayor grado de flexibilidad. El De-
recho Público es más restrictivo, se puede ac-
tuar únicamente según lo que la ley manda,
prohíbe o permite. Además, como se señaló,
los tipos de auditorías con enfoque guberna-
mental y definidos en la Ley Orgánica de la
Contraloría General del Estado, no incluyen la
auditoría integral. Adicionalmente, el acceso
a la información tiene mayores dificultades en
el sector público que en el privado. No toda
la información se transparenta y su acceso re-
quiere autorizaciones de nivel superior, lo cual
fue un requisito previo para el proceso de gra-
duación.
Es evidente la mayor facilidad de efectuar Fuente: exámenes especiales realizados por
acciones de control alternativas en organizacio- maestrantes UTPL
Elaboración: autor
nes privadas, lo cual no impide su ejecución en
entidades y empresas públicas.
La evidencia de que las acciones de control Es importante añadir, que la fase de comuni-
gubernamental, frecuentemente incluyen obje- cación de resultados de los exámenes de audito-
tivos conjuntos, como la verificación del cum- ría integral, exigió planes de implementación de
plimiento de disposiciones legales, la evaluación recomendaciones homologados con los gestores
de la eficiencia y eficacia de la gestión y la vera- relacionados con las áreas y procesos auditados,
cidad de las cifras relacionadas con determina- por lo que el informe de auditoría integral o de
dos componentes financieros, hacen prever que aseguramiento, proporcionó acciones de mejora.
si bien la auditoría integral no está legalmente Otro elemento que debe ser resaltado es que
reconocida, la aplicación de procedimientos de se reconoce a la auditoría integral como una eficaz
auditoría para lograr los objetivos señalados, se herramienta para mitigación de riesgos, lo cual es
orientan en cierta forma hacia una evaluación comprensible. Usualmente los mapas de riesgo a
integral. nivel institucional o empresarial se orientan por
tipos de objetivo diferenciados, es decir se iden-
Conclusiones tifican eventos negativos para objetivos y metas
cuyos procesos tienen orientaciones específicas
Con respecto a las conclusiones (ver gráfi- (financieras u operativas). En el caso de la audito-
co 1), las más relevantes son la viabilidad de los ría integral, se diseñan procedimientos de audito-
exámenes de auditoría integral y sus beneficios ría para todos los propósitos del sistema de control
en las áreas evaluadas; otro aspecto constituye la interno, esto es financiero, de cumplimiento legal,
generación de un modelo de control que apro- de gestión y de control interno, lo cual involucra
vecha los recursos para el logro de los objetivos; una gama de riesgos de diferente naturaleza y por
éstas representan un 77% del total. lo tanto un tratamiento más amplio de los mismos.

140 Jaime Subía Guerra


Para completar, es de suma importancia de- En Ecuador, la Ley Orgánica de Transparen-
jar constancia de que un proyecto de este tipo, cia y Acceso a la Información publicada en el
genera vínculos directos con la sociedad, que Registro Oficial Suplemento 337 del 18 de Mayo
como se refirió en la tabla 1, incluye entidades de 2004, (Congreso Nacional, 2004), establece la
públicas y organizaciones del sector privado. Los obligatoriedad de difundir por parte de la todas
beneficios que se logran son muchos, pero en es- las entidades que presten servicios públicos o
pecial para efectos de este estudio, la aplicación que administren recursos públicos, información

Revista Ciencias Sociales no. 41


de la mayor parte de contenidos académicos en con respecto, entre otros temas, a su estructura
ejercicios reales y con resultados evidenciables y normativa, remuneraciones, servicios y pro-
proporciona eficacia a los modelos académicos. ductos que genera, presupuesto, resultados de
auditorías, contratos celebrados, metas e indica-
Recomendaciones dores de gestión. Esta ley de jerarquía superior,
se complementa con sistemas informáticos crea-
Existe consenso en las siguientes recomen- dos para seguimiento de procesos, generación de
daciones, que se encuentran descritas en el grá- reportes y evaluación de indicadores de gestión
fico 2. como son Gobierno por Resultados y Quipux.
Las matrices utilizadas para evaluar el cumpli-
Gráfico 2: Recomendaciones miento de estas disposiciones, utilizadas por la
Secretaría Nacional de la Administración Públi-
PROPICIAR LA APLICACIÓN DE LA AUDITORIA INTEGRAL EN TODAS LAS ÁREAS DE LA
ORGANIZACIÓN ca, incluyen los criterios referidos además de la
PREPARAR EQUIPOS MULTIDISCIPLINARIOS
interacción con la ciudadanía. Estas caracterís-
FORTALECER LOS SISTEMAS DE CONTROL INTERNO PARA MITIGAR LOS RIESGOS ticas están relacionadas con el modelo de Go-
PROPICIAR EL USO DE INDICADORES DE GESTION PARA FACILITAR LA EJECUCIÓN DE bierno Abierto, y coinciden con las recomenda-
AUDITORÍAS INTEGRALES
NORMAR LA AUDITORÍA INTEGRAL COMO MODELO DE CONTROL EXTERNO ciones señaladas en función al requerimiento de
indicadores de gestión para medir el desempeño
9%
8%
interno y externo de las organizaciones.
36%

13%
Análisis y conclusiones finales
34%

La investigación se orientó a evaluar la posi-


bilidad de implementar la auditoría integral en
entidades y empresas públicas y organizaciones
Fuente: exámenes especiales realizados por maestrantes
privadas que nos permitan generar un informe
Elaboración: autor
que sustente las decisiones gerenciales.
Un 36% de los maestrantes recomienda que
Las conclusiones fueron positivas:
la ejecución de la auditoría integral se extienda
a todas las áreas, sugerencia que tiene direc-
• La generación de un verdadero sistema
ta relación con la segunda en importancia que
de gestión del conocimiento, pues las ex-
menciona la preparación de equipos multidis-
periencias obtenidas de la ejecución de
ciplinarios. Ambas alcanzan un 70% del total.
un proceso de auditoría real comparti-
Aunque con menos frecuencia, sugieren
do entre el estudiante y los directores de
realizar convenios con las organizaciones au-
tesis, permite el aprovechamiento de las
ditadas para generar el compromiso de entrega
mejores prácticas y la vivencia de leccio-
oportuna de la información y que para su ejecu-
nes aprendidas, pues los procedimientos
ción se disponga de una estructura claramente
de revisión y sugerencias planteadas por
definida con reglamentos orgánicos funcionales
los directores y los tutores encargados de
actualizados.
la revisión de los proyectos de gradua-
La sugerencia de aplicación de los indicado-
ción, permitieron el aprovechamiento de
res de gestión debe analizarse con profundidad.
la experiencia de los docentes y la apli-
La necesidad de que las organizaciones dispon-
cación real de los elementos cognitivos,
gan de indicadores que midan su desempeño en
procedimentales e incluso actitudinales.
todas las áreas de la organización es un elemen-
to fundamental de evaluación. Los modelos
• Son precisamente aquellas experiencias
de gobierno por resultados y las disposiciones
obtenidas de la ejecución real de una
normativas que fomentan la transparencia y di-
auditoría, que implica la relación di-
fusión de resultados en el sector público, fomen-
recta con el gestor, la comunicación de
tan esta cultura de seguimiento y evaluación.
resultados y la aceptación homologada

Experiencias de auditoría integral en el Ecuador 141


de resultados, las que permiten al maes- • Las conclusiones y recomendaciones rati-
trante el enriquecimiento profesional y el fican la hipótesis planteada en los proyec-
perfeccionamiento de las competencias y tos de investigación, pues salvo aquellos
destrezas obligatorias para la profesión y aspectos que se podrían considerar nega-
les permitirá enfrentar con mayor sufi- tivos pero que son comunes a todo proce-
ciencia los retos del mercado laboral. so de control, se alcanzaron los objetivos
individuales de cada auditoría y la emi-
• La ejecución del proceso completo de sión de un informe de aseguramiento.
auditoría integral que involucra las fases
de planificación, ejecución e informe, • Por último, es urgente la necesidad de le-
garantizó el componente práctico de la galizar la auditoría integral como una al-
maestría y la adopción de todas las he- ternativa de control externo eficaz y que
Administración

rramientas desarrolladas en su conteni- brinda mayor seguridad al gestor público


do como son, entre otras: y privado. Es importante que las organi-
zaciones que aglutinan a los Contadores
• Matrices de riesgos y Auditores, y la Contraloría General del
Estado como Organización Superior de
• Informes de planificación Control, propongan las reformas norma-
• Programas de trabajo tivas para afianzar a la Auditoría Integral
dentro de las alternativas de control ex-
• Archivo de papeles de trabajo terno vigentes en el país. Sus beneficios
• Redacción de hallazgos y estructura- son evidentes y saludables para los dife-
ción del informe. rentes modelos de gestión.

Bibliografía

Bell, T. P. (2008). Auditoría Basada en Riesgos. Bogotá : ECOE EDICIONES.


Blanco Luna, Y. (2003). Normas y Procedimientos de la Auditoria Integra . Bogota: ECOE Ediciones.
-------- (2006). Normas y Procedimientos de la Auditoria Integral. Bogota: ECOE Ediciones.
Blanco Luna, Y. (2012). Auditoría integral. Normas y procedimientos. Bogotá: ECOE EDICIONES.
Congreso Nacional, E. (2004). Ley Orgánica de Transparencia y Acceso a la Información. Quito,
Ecuador: Registro Oficial, 18 mayo 2004.
Contraloría General del Estado (2009). Normas de Control Interno para la entidades. organismos del
sector público y personas jurídicas de derecho privado que dispongan de recursos públicos. Quito:
Registro Oficial 87, 14 diciembre 2009.
Estupiñán Gaitán, R. (2009). Control Interno y Fraudes con base en los ciclos transaccionales. Análisis
del informe COSO I y II. Bogotá : ECOE EDICIONES.
Sotomayor, A. A. (2008). Auditoría Administrativa. México: McGraw-Hill Interamericana.
Torres M., Subía J., Mantilla D., Becerra E. (2016). Auditoría Integral . Quito: S.E.

142 Jaime Subía Guerra


El Modelo Educativo de la Universidad Central del
Ecuador: una opción para la mejora continua
de la gestión académica

The Educational Model of the Central University of Ecuador:


an option for the continuous improvement of academic management
Nelson Rodríguez Aguirre
ngrodriguez@uce.edu.ec
Freddy Rodríguez Torres
afreddyrodriguezt@yahoo.com.mx
Jacqueline Altamirano Vaca
ealtamirano@uce.edu.ec

Recibido: 2017-10-28
Aprobado: 2017-12-16

Resumen

La Universidad Central del Ecuador (UCE), Alma Mater del país, comprometida con la calidad en la formación de los
profesionales e investigadores que requiere la sociedad, adopta un Modelo Educativo que busca orientar a todos los
miembros de la comunidad universitaria en una educación basada en el conocimiento para el bien común y para el
desarrollo social bajo la identidad de su tricentenaria historia signada por el deber con la ciencia, el arte y la cultura. El
Modelo Educativo de la UCE se concibió contextualizado en la realidad ecuatoriana, pero con visión latinoamericana
y mundial, como respuesta a los nuevos horizontes epistemológicos de la ciencia y del Sistema de Educación Superior
Ecuatoriano, que exigen una ruptura en la manera de pensar, sentir y actuar de los docentes y estudiantes en su vínculo
con la sociedad. Impulsa el aprendizaje desde la investigación científica, la innovación social, el desarrollo sostenible, la
cultura de calidad y el tejido para la generación de la ciencia a través de redes integradas con impacto en la transforma-
ción social.

Palabras Clave: Modelo educativo, mejora continua, gestión académica, transformación social.

Abstract

The Central University of Ecuador (UCE), Alma Mater of the country, committed to quality in the training of professio-
nals and researchers required by society, adopts an educational model that seeks to guide all members of the university
community in an education based on knowledge for the common good and for social development under the identity
of its three hundredth anniversary, marked by duty with science, art and culture. The ed