Está en la página 1de 3

DIÓCESIS DE GIRARDOT

CEREMONIA DE ORDENACIONES DIÁCONALES

ENTRADA:

Hermanos, nos congregamos como Iglesia particular de Girardot para agradecer el llamado
que Cristo, el Señor, nos hace; Él cual no cesa de enviar operarios a su mies. En el contexto
del año Jubilar que nos invita a ser misericordiosos como el Padre, rendimos gratitud a Dios
que ha elegido a estos hermanos nuestros para la sagrada Orden Diaconal, ratificando el
llamado de Cristo Pastor Supremo. Esta acción de gracias se complementa con la alegría del
Jubileo diocesano que estamos viviendo con ocasión de los 60 años de vida de nuestra
Diócesis de Girardot. Participemos con alegría de este gran Misterio. Preside esta
celebración y confiere la orden sagrada del Diaconado nuestro Padre y Pastor Mons. Héctor
Julio López Hurtado.

LECTURAS:

La Palabra de Dios, se encarna entre los hombres con Cristo, quien nos habla al corazón y
nos exhorta a permanecer fieles al llamado que él nos ha hecho, como lo hizo con el Apóstol
Matías; que esta Buena Nueva que hemos recibido por Cristo y unida a él por la Sagrada
Tradición nos guíe y nos configure para seguir anunciado por medio de nuestro testimonio el
mensaje de salvación a todos los hombres.

PRESENTACIÓN DE LOS CANDIDATOS:

Ahora serán presentados quienes han sido admitidos al orden del diaconado; ellos deberán
reflejar con su propia vida el servicio que Cristo brindó a los más pobres y necesitados.
(Homilía)

ORDEN DEL DIACONADO

INTERROGATORIO DE DIÁCONOS

Ahora nuestro Padre y pastor interroga a los candidatos al orden de los diáconos quienes
libremente expresarán su deseo de ser ministros al servicio del pueblo de Dios y a quienes se
les encomienda la tarea de acompañar con humildad y caridad la misión de la Iglesia. (se
procede al siguiente comentario después que hayan dicho los candidatos: sí quiero con ayuda
de Dios)
PROMESAS (DIÁCONOS)

En este momento cada uno de los candidatos se acerca a nuestro obispo para prometer
obediencia perpetua, esto como signo de fidelidad a Cristo y al Sagrado magisterio de la
Iglesia.

SÚPLICA LITÁNICA

Las letanías de los santos nos hacen palpable la realidad de que quien cree nunca está solo,
ni en la vida ni en la muerte. En este momento tan importante de la ordenación, nos unimos a
los santos del cielo para orar por estos hermanos llamados a sus ministros en la Iglesia.

La postración de los ordenandos en el suelo es símbolo de su total sumisión ante la grandeza


del Amor, de la Sabiduría y del Poder creador y redentor de Dios. En este momento
permanecemos de pies.

IMPOSICIÓN DE MANOS A LOS DIÁCONOS

Ahora por la imposición de manos de nuestro Obispo, los candidatos al diaconado reciben la
efusión del Espíritu Santo y con ella la Gracia de ser fieles servidores del Señor en este
ministerio al que han sido llamados

PLEGARIA DE ORDENACIÓN DIACONAL

A continuación nuestro Padre y Pastor dirá la plegaría de ordenación diaconal que ratificará la
elección que Cristo ha hecho a estos hermanos nuestros. Acompañemos desde nuestro
silencio orante.

REVESTIMIENTO DE DIÁCONOS

Los neo diáconos son revestidos ahora con la estola y la dalmática, vestiduras que simbolizan
su oficio propio de servir al pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la palabra y de la
caridad.

ENTREGA DEL LIBRO DE LOS EVANGELIO

Ahora los ordenados, ya con sus vestiduras diaconales, reciben de las manos de nuestro
Obispo el libro de los Evangelios, símbolo de la entrega y del constante anuncio de la Buena
Nueva al Pueblo Santo de Dios.

SALUDO DE PAZ
El saludo de la paz del Señor Obispo a los recién ordenados es símbolo de acogida y
pertenencia al orden sacerdotal. Seguidamente lo harán sus hermanos en el Diaconado como
signo de fraternidad caracterizada ésta por la comunión de vida, trabajo y caridad.
DIÓCESIS DE GIRARDOT

CEREMONIA DE ORDENACIONES DIÁCONALES

Padre Rector:

Acérquense quienes van a recibir el orden del Diaconado:

 Fredy Alejandro Barrios Díaz

 Oscar Mauricio Ríos Berrio

 Fabián Camilo Romero Umaña

 Farid Jefferson Urrego Cabezas

 Wilder Fabián Vega González