Está en la página 1de 4

ORDEN LITÚRGICO JUEVES SANTO

CELEBRACIÓN DE LA CENA DEL SEÑOR


PARROQUIA SANTA ANA DE ANAPOIMA

 Procesión de entrada desde la puerta lateral: turibulo, cruz alta, ciriales,


ministros y quienes representaran a los apóstoles si se ve conveniente.
Canto - Monición introductoria
 Gloria. Mientras se canta, se tocan las campanas.
 Homilía
 Lavatorio de los pies: el Sacerdote, deja la casulla y se acerca a cada una
de las personas designadas y, con la ayuda de los ministros, les lava los
pies y se los seca. Inmediatamente después del lavatorio de los pies, el
sacerdote se lava y seca las manos, se coloca nuevamente la casulla y
regresa a la sede.
 Oración de los fieles. No se dice el Credo.
 Liturgia de la Eucaristía: presentación de ofrendas, prefacio y plegaria
eucarística.
 Comunión. Terminada la distribución de la comunión, se deja sobre el altar
el copón con las hostias consagradas para la comunión del día siguiente.
 Oración después de la comunión. Concluida la oración, el sacerdote
permanece de pie ante el altar, pone incienso en el turíbulo y, de rodillas,
inciensa tres veces el Santísimo Sacramento. Luego recibe el velo humeral,
toma en sus manos el copón y lo cubre con las extremidades del velo.
 Se forma la procesión para llevar el Santísimo Sacramento a través del
templo, hasta el lugar preparado para su reserva. En la procesión, precede
el crucífero, ministros con ciriales, el turiferario y luego el sacerdote que
lleva el copón.
 Cuando la procesión ha llegado al lugar de la reserva, el sacerdote deja el
copón, pone incienso y, puesto de rodillas, lo inciensa (canto eucarístico).
Después se cierra el tabernáculo o sagrario especialmente preparado.
 Todos hacen unos momentos de oración en silencio y luego, el sacerdote y
los ministros, hacen genuflexión y regresan a la sacristía.
 Se desnuda el altar y, si es posible, se retiran las cruces del templo.
 Adoración al Santísimo en el monumento.
MONICIONES JUEVES SANTO
PARROQUIA SANTA ANA
ANAPOIMA

ENTRADA

Hermanos, nos disponemos para iniciar esta celebración con la que damos
comienzo a los acontecimientos del Misterio Pascual de Cristo. Hoy recordamos
aquella cena en la que se celebran su cuerpo que es entregado y su sangre que
es derramada para la vida y salvación de todos. Además desde su condición de
Sumo y eterno Sacerdote, Cristo asocia a sus apóstoles como continuadores de
su misión sacerdotal en servicio del pueblo y a su vez instituye un mandamiento,
el más importante: “Ámense unos a otros y sean uno”. Esto lo manifiesta en un
gesto que él mismo hizo: lavarle los pies a sus discípulos.
Con el corazón dispuesto a acoger al que es la vida misma, participemos de esta
celebración.

LECTURAS

¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Con un corazón dócil y
humilde dispongámonos a escuchar el mensaje que el Señor hoy a través de su
palabra nos quiere transmitir. Escuchemos con fe.

LAVATORIO DE LOS PIES

Jesús nos da ejemplo de humildad poniéndose al servicio de todos, un servicio


que encuentra su culmen en su pasión y muerte. Ahora el Sacerdote como fiel
representante de Cristo y conmemorando la acción que el Maestro realizó, lavará
los pies a doce personas que representan a los apóstoles, como signo de que el
gesto de amor que realizó Jesús se actualiza hoy con cada uno de nosotros.
Vivamos este momento con profundo agradecimiento.
OFRENDAS

Junto al pan y al vino, pongamos en las manos del Señor cada una de nuestras
necesidades pidiéndole que al aceptarlas como agradables en su presencia,
acuda en nuestra ayuda con su bondad infinita y nos dé la gracia de reconocer su
incondicional amor.

COMUNION

Cristo nos hace la promesa eterna de salvación de la que todos somos partícipes
y que tiene su culmen en la consumación de su sacrificio. Actualizando su misterio
redentor, acerquémonos a recibir el verdadero alimento que perdura para la vida
eterna.

TRASLADO AL MONUMENTO

Cristo se entrega por nosotros otorgándonos el don inmenso de la salvación.


Ahora el Sacerdote, acompañado de todo el pueblo, llevará el Santísimo
Sacramento en procesión hacia el lugar que se ha preparado para su adoración.
Que sea este el momento oportuno para acercarnos al Señor y agradecerle por su
donación total.

MONICIÓN PARA EL MOMENTO DE LA ADORACION

Ahora, mientras los ministros se retiran en silencio a la sacristía, permanezcamos


en un momento de oración agradeciendo al Señor por derramar su misericordia
con nosotros y por su presencia permanente y vital a nuestro lado.
PARROQUIA SANTA ANA DE ANAPOIMA
JUEVES SANTO
ORACIÓN DE LOS FIELES

Como hermanos que somos los unos de los otros y reunidos en torno a la mesa
del Señor, oremos juntos pidiéndole que atienda las súplicas que salen de lo más
profundo de nuestro corazón. Digamos todos:

Cristo, Pan de vida, escúchanos

• Para que el Papa, los Obispos, Sacerdotes y Diáconos, a ejemplo de Cristo,


sepan vivir su ministerio en una verdadera entrega de amor al servicio humilde a
sus hermanos.

• Para que recordando el gesto de Jesucristo, que lavó los pies a sus
discípulos, aprendamos a servirnos unos a otros con amor fraterno y buscando
siempre un bienestar común.

• Para que nuestro país progrese en la convivencia justa y pacífica y quienes


tienen algún tipo de poder sepan hacerse lo más pequeños a los ojos de los
hombres en pro del desarrollo fructífero de las comunidades.

• Para que en nuestra comunidad parroquial se fortalezca la comprensión y el


espíritu solidario que ayude a generar un ambiente provechoso para el
reconocimiento de la bondad y misericordia del Creador.

• Para que quienes nos encontramos aquí reunidos en la conmemoración del


sacrificio redentor, purificados por el arrepentimiento y las buenas obras,
reconozcamos sinceramente la grandeza del amor infinito de Dios.

Dios y Padre nuestro,


escucha en tu bondad nuestra oración
y concédenos que al recordar el amor de tu Hijo Jesucristo,
del que es memorial la Eucaristía,
sepamos agradecer tu acción poderosa en nuestras vidas
que nos libra de la esclavitud del pecado.
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.