Está en la página 1de 46

1

¡SÍ, NOS CASAMOS!

Lecturas para novios que quieren un matrimonio feliz

LaFamilia.info
Contenidos inspiradores en el mundo digital

2
PRESENTACIÓN ................................................................................................................ 4
CAPÍTULO I: LO QUE DEBEN SABER ANTES DE COMPROMETERSE .............. 5
12 Temas para hablar con tu novi@ antes de dar el paso al matrimonio ............................... 5
Diferencias entre “vivir juntos” y el matrimonio ................................................................... 9
Señales que indican que ese novio o novia no es para ti ...................................................... 11
5 Retos de los matrimonios del siglo XXI............................................................................ 14
Las cinco etapas por las que pasa el matrimonio.................................................................. 16
CAPÍTULO 2. SOBRE LA VIDA EN PAREJA ............................................................. 19
Recién casados: ¿cómo acoplarse a la nueva vida? .............................................................. 19
Las sorpresas de la convivencia............................................................................................ 19
13 Principios para una buena convivencia matrimonial ....................................................... 21
Los cinco lenguajes del amor que ayudarán a tu matrimonio .............................................. 23
Un error común en el matrimonio: esperar que ellas reaccionen como ellos y viceversa .... 25
6 Consejos para llevarse bien con los suegros ...................................................................... 27
CAPÍTULO 3. POR SI LLEGAN MOMENTOS DIFÍCILES ...................................... 29
9 Momentos en que tu matrimonio será más vulnerable: así puedes prevenirlo y protegerlo
.............................................................................................................................................. 29
5 Claves para manejar los conflictos de pareja..................................................................... 34
La familia también necesita un proyecto .............................................................................. 36
No olvides tu matrimonio ante la llegada del bebé .............................................................. 39
7 Hábitos de los matrimonios altamente efectivos en sus finanzas ...................................... 42
QUIÉNES SOMOS ............................................................................................................. 45
Escuela Latinoamericana de Coaching y Mentoring ............................................................ 45
NUESTROS PROGRAMAS ................................................................................................ 46
• Certificación Internacional como Coach Profesional.................................................... 46
• Servicio individual de Coaching ................................................................................... 46
• Certificación Líder Coach ............................................................................................. 46
• Certificación Coaching Life .......................................................................................... 46
• Branding Personal ......................................................................................................... 46
• Certificación Padres Coach ........................................................................................... 46

3
PRESENTACIÓN

En este libro conocerás un contenido muy útil para construir una relación conyugal sólida y
un matrimonio feliz; hablaremos de los temas que te pueden inquietar de la vida matrimonial,
esos que te generan temores o que aún desconoces, ¡porque esta aventura es distinta cuando
te preparas y te comprometes a construir una relación feliz! Así que te acompañamos en este
momento tan especial de tu vida, ¡esperamos lo disfrutes junto a tu futuro(a) esposo(a)!
El contenido del presente libro hace parte del portal educativo www.LaFamilia.info uno de
los sitios dedicados a la familia más leídos en el mundo de habla hispana.
LaFamilia.info nació en el año 2004 como una propuesta dirigida al grupo familiar y
educativo interesado en una formación orientada en valores. Con alrededor de 100.000 visitas
mensuales, el Portal ha abarcado rincones de todo el mundo, siendo España y los países
latinoamericanos los principales usuarios.
LaFamilia.info hace parte de los proyectos de familia de la Escuela Latinoamericana de
Coaching y Mentoring. Junto con otros programas dirigidos al desarrollo familiar, trabaja
con la conciencia de que los valores familiares y la vida familiar son esenciales para que las
personas sean felices, y para construir una sociedad humana y justa.
Para más temas similares, te invitamos a visitar www.LaFamilia.info

4
CAPÍTULO I: LO QUE DEBEN SABER ANTES DE
COMPROMETERSE

12 Temas para hablar con tu novi@ antes de dar el paso al


matrimonio

Algunas de las crisis matrimoniales, que en algunos casos llevan a la separación y al divorcio,
tienen sus raíces en el noviazgo, especialmente en aquellos aspectos que la pareja prefirió
“ignorar” o que nunca conversaron con franqueza. Esto llevó a dos profesoras del Instituto
de la Familia de la Universidad de La Sabana a investigar el tema y a publicar un libro con
preguntas para que los novios se hagan, antes de decidirse por un proyecto de vida en común
y para siempre.
El libro “Yo te amo, tú me amas, ¿nos casamos?”, escrito por Annabel Astuy Lossada y
Patricia Ortiz Marín, es una guía sencilla, práctica y útil, que pretende ser para las parejas
una asesoría amigable e incondicional para que su relación de noviazgo se fortalezca y se
sume gratamente a su deseo de dar el paso hacia el matrimonio.
Las autoras realizaron una profunda investigación en la cual entrevistaron a personas casadas,
separadas y divorciadas, así como a diferentes profesionales del tema; además diseñaron un
modelo de asesoría a través de preguntas que desarrollaron en sesiones conversacionales con
10 parejas de novios, siete de las cuales decidieron terminar su relación afectiva durante el
proceso. De las tres restantes, una ya se casó y continúa la asesoría, la otra se casará
próximamente y la última terminó su relación meses después de haber concluido la asesoría.
“Las rupturas de estas parejas se hizo de manera reflexionada, dándose cuenta de los puntos
no negociables, de lo que era vital para cada uno y qué no eran capaces de ofrecerle al otro.
Esto brindó esperanza, por el conocimiento personal adquirido. Yo les digo a las parejas que
asesoro: ‘un noviazgo que se termina son dos matrimonios que se salvan’. Y sí, el noviazgo
está hecho para que se termine, sea porque dan el paso al matrimonio o porque rompen.
Además, nunca el dolor de la ruptura de un noviazgo es mayor al de un matrimonio, más
cuando hay hijos”, señala la autora.
Para hablar consigo mismo y con el otro
Una idea errónea es pensar que aquellos aspectos “sutiles” que incomodan del otro cuando
son novios van a desaparecer o cambiar en el matrimonio, porque precisamente en el día a
día de la convivencia y en un ambiente de seguridad y confianza la persona se muestra tal
cual es, con sus virtudes y defectos. Lo interesante de realizar el ejercicio que propone el
libro y de vivir el noviazgo como un camino de discernimiento es que cada uno se da cuenta

5
de lo que puede y quiere cambiar por amor al otro, porque “nadie cambia a nadie”, sino la
persona en sí misma.
“Somos seres perfectibles y la propuesta es que desde el noviazgo vayan construyendo juntos
los caminos de mejora personal. En nuestra investigación observamos cómo el éxito marital
estaba asociado a que las parejas tenían conversadas previamente las 12 áreas o atributos que
proponemos, mientras que en los matrimonios en crisis no había coincidencias en estos
asuntos y no lo hablaron en el noviazgo”, asegura Astuy Lossada.
A continuación un resumen de los 12 aspectos sobre los cuales las dos coautoras proponen
que los novios hablen gradualmente antes de dar el paso al matrimonio, primero a modo de
reflexión personal y luego en pareja, aunque las investigadoras advierten: “esto no es una
receta, porque cada pareja le imprime un sello personal a su relación y proyecto matrimonial
y familiar, así como estos procesos no implican que luego no haya problemas, sino que serán
oportunidades para avanzar”.

1. Datos personales y estado de salud


Incluye aspectos como el tipo de sangre, adicciones propias o en la familia, enfermedades
actuales o pasadas.

2. Conocimiento de sí mismo y de tu novi@


¿Qué tanto me conozco para saber qué tanto puedo conocer al otro?, ¿cualidades, virtudes,
defectos, gustos, intereses, reacciones, sentimientos? Aborda aspectos tan diversos como los
elogios que le gusta recibir a la persona y cuáles podría darle al otro, o cómo se siente cada
uno con los estilos de comunicación que hay en la familia política y que tendría que compartir
con ellos.

3. La familia de origen y la familia política


¿Cómo es mi relación con mis padres?, ¿me gusta y me siento satisfecho de cómo criaron a
mi novi@?, ¿qué tan prioritario es para mí compartir tiempo en familia?

4. Las relaciones de amistad


¿Me gustan los amigos de mi novi@?, ¿cuánto tiempo le dedico a mis amigos?, ¿qué
significan esas amistades, hay confianza y complicidad?, ¿qué gustos compartimos con ellos?
Aquí se destaca, además, la importancia de compartir momentos juntos con los amigos como
historias gratas para recordar y revivir en el matrimonio.

6
5. Los pasatiempos
¿Cuáles compartiría con mi novi@ en una vida ya de esposos?, ¿cuáles pasatiempos le
restarían valor y calidad a la relación?

6. La comunicación
¿Cómo nos comunicamos?, ¿reconozco mis sentimientos?, ¿hablo de mis ideales con mi
novi@?, ¿qué tanto puedo controlar mis emociones negativas?, ¿poseo confianza para
expresarle al otro lo que siento o mejor me callo?, ¿me preocupo por entender el punto de
vista del otro?

7. Resolución de conflictos
Permite reflexionar sobre si hay buenos modelos de comunicación como novios que les
permita solucionar sus conflictos.

8. Amor conyugal
¿Cómo comprendo la fidelidad y el compromiso en un proyecto común con mi pareja?,
¿entiendo que yo te voy a ser feliz a ti y no tú a mí?, ¿cómo nos imaginamos lo que pasará
con el amor en la vida matrimonial?, ¿se transformará la pasión?
“Acá hablamos del amor sexuado entre un hombre y una mujer, en su totalidad y unicidad.
Además, el amor no es solamente un sentimiento, sino también una decisión por la cual este
amor se operativiza. Se comprende la incondicionalidad, propia de los amores familiares, del
‘voy a amarte siempre y por siempre’”, precisa Astuy Lossada.

9. El manejo del dinero


¿Cómo vemos el asunto de la economía familiar?, ¿hay claridad o desconfianza en el manejo
de las finanzas personales y de los bienes materiales que poseo?

10. Profesión y trabajo


¿Qué tan importante es el éxito profesional y la formación académica para mí y para el otro?,
¿equilibro el tiempo de trabajo con otras dimensiones de mi vida, como la familia?

11. El significado de los hijos

7
¿Cuántos hijos queremos tener o no?, ¿cómo los educaremos?, ¿en qué tipo de colegio o
sistema educativo?, ¿qué tanto dejaría involucrar a mis suegros en la crianza de ellos?, ¿qué
creencias religiosas queremos transmitirles?, si mi novi@ y yo somos de diferentes credos,
¿cómo será esto?
Frente a la posibilidad de que los novios estén pensando en no tener hijos, la también asesora
personal y familiar explica que este modelo permite “hablar abiertamente sobre esto y
comprender qué lleva a no desearlos”.

12. Sexualidad
¿Conozco las diferencias biológicas y psicológicas entre un hombre y una mujer y que, por
ende, tenemos una visión distinta?, en la regulación de la planificación familiar, ¿conozco
los efectos colaterales de los métodos artificiales y su relación con los cambios emocionales,
por ejemplo, de la mujer?, ¿conozco los métodos naturales?, ¿he sido fiel con la otra
persona?, ¿qué sentido tienen para nosotros las relaciones sexuales?

Fuente: razonmasfe.com

8
Diferencias entre “vivir juntos” y el matrimonio

La cohabitación antes del matrimonio se ha convertido en una opción aceptada entre los
jóvenes, puesto que parten de la idea de que este tiempo les servirá para probar si la relación
funciona o no. Pero las investigaciones muestran que en la mayoría de los casos, este “periodo
de prueba” no da tan buenos resultados y pocas veces conduce al matrimonio.
Es un tema de disputa. Los que están a favor, afirman que la convivencia previa al matrimonio
permite conocer a la otra persona y comprobar la compatibilidad de caracteres, sin embargo,
las cifras revelan que son menos del 20% las parejas que llegan a casarse después de haber
vivido juntos.
Los expertos destacan tres diferencias principales entre el matrimonio y la cohabitación,
siendo el compromiso conyugal una elección más duradera y exitosa, superando con creces
a la cohabitación:

1. El matrimonio es un compromiso; sólido y a largo plazo


La cohabitación es una forma de vivir el presente sin darle mayor importancia al futuro, lo
que hace frágil a la relación debido a su poca proyección en el tiempo. Por lo mismo, ante
las primeras dificultades, se tiende a concluir la relación pues no hay compromiso por el cual
luchar. “Las parejas que viven juntos, toleran menos la insatisfacción y dejarán romper un
matrimonio que podría haberse salvado”, dicen Popenoe y Whitehead autores de Should We
Live Together? publicado por Aceprensa.
En el matrimonio en cambio, existe un motivo más fuerte y éste anima a los esposos a
conservarlo a pesar de los momentos difíciles; es un vínculo con objetivos claros y
ambiciosos.

2. Ella quiere “vivir juntos” para compartir el amor. Él quiere sexo sin compromiso
Se ha encontrado que la mayoría de las veces, son los varones los que proponen a sus parejas
irse a vivir juntos y ellas terminan accediendo por dos motivos principales: el primero es por
temor a perderlos, puesto que se impone como una decisión unilateral y ocurre cuando los
hombres son reacios al matrimonio; y el segundo motivo por el cual las mujeres acceden a la
convivencia, es porque piensan que de esta forma acercarán sutilmente a su novio al altar.
“Ella piensa que vivir juntos es un paso previo (intermedio) hacia el matrimonio, que es un
paso más hacia el compromiso, la vida adulta. Él, en cambio, piensa que es `una manera
conveniente y con poco riesgo´ de probar el producto. `Poco riesgo´ quiere decir `poco o nulo
compromiso´, sensación de provisionalidad y salida fácil.” *ForumLibretas.

9
En estos casos, hay muy poca la probabilidad que la convivencia lleve a un matrimonio, pues
cuando el varón definitivamente no quiere establecer un compromiso matrimonial,
permanecerá en su posición y la mujer quedará esperando algo que nunca llegará.
Maria Marín, la reconocida coach, conferencista y autora, coincide con esta idea: “Un
hombre que tiene inseguridades de compartir el resto de su vida con una mujer, no cambiará
porque ahora comparten la misma dirección”.

3. En el matrimonio somos “nosotros”, no “tú y yo”


Linda Waite, de la Universidad de Chicago, descubrió que las parejas casadas no sólo han
hecho un contrato a largo plazo que favorece la inversión emocional: “además, comparten
recursos y son capaces de actuar como una pequeña compañía de seguros contra las
incertidumbres de la vida.” *Aceprensa.
Aunque no es una regla general, en la cohabitación las parejas suelen ser independientes,
incluso en los aprietos. Independencia que puede llamarse también individualismo y que
presenta un interés especial por lo que atañe a sí mismo, excluyendo a la pareja. Este tipo de
relación, es similar a dos barcas que navegan por un mismo mar, pero cuando una se hunde,
la otra sigue su camino. Por consiguiente, no hay un equipo y por ello no se comparte nada;
“lo tuyo es tuyo, y lo mío es mío”.

Finalmente cabe aclarar que cada relación se desarrolla bajo condiciones particulares, pero
lo que sí es irrefutable es que el matrimonio supone un verdadero compromiso, una promesa
de amor y apoyo mutuo que provee el escenario óptimo para realizar una misión conjunta
perdurable en el tiempo, la cual posee mayores probabilidades de afrontar las dificultades
antes de romper la unión.

10
Señales que indican que ese novio o novia no es para ti

El noviazgo es un periodo maravilloso en el que dos personas construyen una relación a


partir de un conocimiento mutuo, sin embargo, en ese camino se pueden presentar varios
eventos los cuales dan a entender que posiblemente esa no es la persona indicada.
Por eso, cuando la relación no va para ningún lado a pesar de haberle luchado, caen bien
algunas “luces” que ayudarán a tomar una decisión: ya sea para hacer un alto en el camino o
simplemente ponerle punto final a la relación. Para ello, recopilamos las ideas de Nory
Camargo, una joven bloguera que aunque no se considera la “gurú en temas de noviazgo y
relaciones interpersonales” sí ha vivido de cerca experiencias de amigos y familiares que la
han llevado a detallar algunas señales para darse cuenta que tal vez estás con la persona
equivocada.

1. Cuando no respeta tu religión


Cuando eres verdaderamente creyente también debes ser coherente con lo que permites y no
permites. Tu pareja no debe hacer comentarios ofensivos o irrespetuosos cuando se trata de
religión.
Puede que esa mujer o ese hombre sea todo lo que has soñado físicamente. Además de eso
es inteligente y sus chistes son buenos, pero ¡ups! sumado a que no cree en Dios, se opone a
tus creencias. En este caso lo más aconsejable es acercarlo a Dios, guiarlo y motivarlo; pero
si la persona con la que estás (además de no ser creyente) lleva una vida de locos, te aleja de
Dios y no tiene mucho interés en cambiar, es mejor que reflexiones y tomes una decisión
sabia.

2. Cuando te falta al respeto


Cuando esto sucede no hay marcha atrás, es como cuando un plato se rompe, podemos juntar
las piezas y volverlo a pegar pero nunca quedará como era antes. Cuando en una relación tu
novio o novia te insulta o usa constantemente palabras y frases agresivas se pierde el respeto
y se pierde para siempre. Si permitimos que esto suceda una y otra vez y nos quedamos
callados, será muy difícil dar marcha atrás.

3. Cuando le gusta mentir


Mentir se puede convertir en un hábito. Algunas personas se escudan tras mentiras
“piadosas”. Estas no existen, pues una mentira pequeña lleva a otra más grande. Las
consecuencias de mentir son fatales pues la verdad siempre sale a la luz, tarde o temprano.

11
La relación de pareja debe ser siempre transparente. Si a tu pareja le gusta mentir, no te la
recomiendo…

4. Cuando promete, promete, promete pero nunca cumple…


¡Basta de promesas rotas! Si sabes que no puedes cumplirlas simplemente no las hagas. Jugar
con los sentimientos de los demás no es sano y al final terminarás rompiendo la confianza de
la persona que más quieres. Llegará el día en que tal vez prometas de verdad, pero ya nadie
estará ahí para creerte.

5. Si después de todo lo vivido está en contra del matrimonio


Si tu pareja hace constantes comentarios como: “el matrimonio es para bobos”, “para qué
casarnos si así estamos bien”, o llevan 7 años de novios y él te sigue diciendo “no hay afán”.
Invita a tu pareja al diálogo, no hagas suposiciones, ni guardes falsas esperanzas, estos temas
no son muy fáciles de tocar pero es importante discutirlos y saber con certeza qué es lo que
busca tu pareja en la relación.

6. Cuando te es infiel y no cambia


El noviazgo es un compromiso, una unión voluntaria y por tanto voluntaria también es tu
salida. Si tu pareja te es infiel o simplemente ya te “acostumbraste”, ponle fin, corta de una
vez por todas. No hay razón alguna por la que debas consentirle la infidelidad constante. Si
él o ella no están seguros de lo que sienten pueden ponerle punto final a la relación antes de
dejarse llevar por la tentación. Lo que ocurrió una vez, sino se le da la importancia debida y
se corrige, puede repetirse una y mil veces.

7. Cuando se opone a conocer a tus padres


¿Cuál es el misterio con conocer a los padres? ¿Acaso ellos no fueron alguna vez novios?
Ese primer encuentro genera bastante expectativa en ambas partes, pero no hay nada mejor
que andar con la verdad. Si tu pareja de verdad te ama no tendrá jamás inconveniente alguno
en conocer a las dos personas más importantes de tu vida. Papá y mamá en ocasiones parecen
hacernos la vida imposible pero siempre lo hacen pensando en nuestro propio bienestar.

8. Si no le gusta compartir tiempo con tu familia o amigos


¿Quiénes han estado contigo desde el principio? ¿Quiénes te conocen de pies a cabeza?: tu
familia y tus amigos. No debes alejarte o mucho menos abandonarlos a petición de tu pareja,
no es sano de ninguna manera. Claramente debe haber espacio y tiempo para cada cosa por

12
separado, pero si a tu pareja NUNCA le agrada la idea de tener que pasar tiempo con tu
familia o amigos, ¡NEXT!

9. Si sus metas solo apuntan a lo material


Todos soñamos con tener una casa grande, una carrera, un carro… pero también debemos
apuntar a las metas espirituales: a ser mejores seres humanos, a ayudar a otros, a ser el bastón
de los que más lo necesitan. Si tu pareja solo habla de dinero, dinero, dinero y más dinero,
tal vez le haga falta un poco de humildad. Si a pesar de hablarlo sus metas no cambian y solo
apuntan a tener más y más, reevalúa tu relación de noviazgo.

10. Cuando minusvalora tus logros


Menospreciar a los demás no te hace mejor persona. Tu pareja debe estar ahí para alegrarse
de tus triunfos y tus hazañas. No se trata de competir para ver quién llega más lejos, sino de
ir juntos, de la mano, por el mismo sendero. Debes darle ánimo a tu pareja cuando sienta que
la meta está muy lejos y contribuir a la construcción de sus objetivos. Están juntos para
ayudarse, amarse y apoyarse; no para humillar al otro o sentir envidia por sus logros.

11. Si te abandona cuando más lo necesitas


Los momentos de dificultad suelen ser perfectos para conocer mejor a nuestra pareja. La
muerte de un ser querido, la enfermedad, la inestabilidad económica, una mala racha en los
estudios o el trabajo son oportunidades para fortalecer la relación. Ser novios no es tarea fácil
cuando se toma en serio a la otra persona. No se quiere a la pareja solo en momentos de
alegría y gozo sino también en aquellos de incertidumbre y tristeza. Si tu pareja es la primera
en salir corriendo cuando hay dificultades, no es buena señal.

13
5 Retos de los matrimonios del siglo XXI

Si bien en la relación conyugal se presentan dificultades que no están determinadas por la


época y serán las mismas a pesar del tiempo, es evidente que en nuestros días existen más
desafíos que en los tiempos pasados. Como decía Jutta Burggraf: “El matrimonio no es
anacrónico en absoluto. Pero es un reto -hoy más que nunca- mantenerse unidos uno al otro”;
¿por qué? aquí lo analizaremos.
El siglo XXI ha traído consigo una serie de cambios –sociales, políticos, educativos,
científicos, tecnológicos…- algunos de ellos favorables, como otros que han hecho mella en
la institución matrimonial y por consiguiente en la familia. Por tanto, es tan importante que
los esposos construyan bases sólidas además de decisiones fehacientes, las cuales deberán
permanecer firmes pese a las influencias que les rodean. He aquí una descripción a nuestro
modo de ver, de los cinco retos principales que deben enfrentar los matrimonios de estos
tiempos:

1. Infidelidad y sexualidad
La publicidad, los medios de comunicación y la misma sociedad, no protegen ni promocionan
el matrimonio, incluso se podría decir que se hace propaganda a la infidelidad. Asimismo,
hay que tener especial cuidado con la tergiversada sexualidad, es decir, aquella que parte de
una concepción utilitarista, la cual carece de su carácter humano y afectivo-emocional, en
donde el único objetivo es satisfacer los impulsos, los sentidos, la gratificación física. Cuando
la sexualidad ha perdido su norte, se dan todas las condiciones para caer en la infidelidad,
pues es una búsqueda de goce inmediato, que no mide las consecuencias que ello conlleva.

2. Relación trabajo-familia
Se hace más patente en la actualidad que en las épocas pasadas, la distribución desequilibrada
del tiempo a favor del trabajo y en contra de la familia. Jutta Burggraf, autora citada al
comienzo, escribía en un artículo publicado en almudi.org:
“Muchas veces los esposos tienen distintos campos de acción, ya sea en la familia, en la
profesión fuera del hogar. No se ven durante muchas horas del día. Sin embargo, tienen
contacto con otras personas, hombres y mujeres, y con ellos comparten sus intereses y planes
profesionales. Cuando vuelven cansados a casa, ya no tienen fuerzas para dialogar o hacer
planes y esto genera una distancia entre los esposos”.
No obstante, también hay que reconocer que es un problema de parte y parte, pues falta
conciencia de algunas empresas para propiciar horarios justos y flexibles, como también es
preciso que los trabajadores aprendan a delimitar los espacios y reclamen respeto hacia sus
prioridades familiares.

14
3. El manejo de las nuevas tecnologías
“La tecnología es aquello que acerca a los desconocidos y aleja a los conocidos”. Muchos
reprochan de sus cónyuges el mal uso de los dispositivos móviles, pues pareciera que
desplazan a la familia o a su propia pareja. Es un verdadero reto para los matrimonios de hoy,
establecer límites y respetar los espacios de conversación.

4. Las crisis matrimoniales y la actitud ante las dificultades


Algunas corrientes modernas pretenden vender la ideal del “matrimonio desechable”, el cual
promueve que ante la primera dificultad que se presenta, se acuda al divorcio como la primera
opción de una supuesta solución. La intolerancia e incapacidad para afrontar las crisis
naturales de toda relación, ha hecho que el matrimonio pierda su seriedad, compromiso y
responsabilidad.

5. Los diferentes retos de la mujer de hoy


Las mujeres del siglo XXI tienen que abarcar muchos frentes y esto está ocasionando altos
niveles de estrés, cansancio y agotamiento.
Vale la pena que los matrimonios le echen un vistazo a estos cinco retos y emprendan un
plan con tareas concretas para evitar caer en estas circunstancias.

***
Fuentes: sontushijos.org; almudi.org; libro “Mujer y hombre frente a los nuevos desafíos de
la vida en común” de Jutta Burggraf, Ediciones Universidad de Navarra - España 1999.

*Jutta Burggraf (1952-2010): Doctora en Pedagogía, Doctora en Teología. Fue profesora


de Teología dogmática y Ecumenismo en la Facultad de Teología de la Universidad de
Navarra.

15
Las cinco etapas por las que pasa el matrimonio

La relación matrimonial, a lo largo de su existencia, pasa por unas etapas las cuales están
determinadas por las circunstancias que viven en su momento y también por el desarrollo
personal de cada uno de los cónyuges. Cada etapa tiene sus bondades como también sus retos.
Lo interesante es que este proceso es de alguna forma previsible y por lo tanto puede ayudar
a que las parejas se preparen para afrontar cada una de ellas.
Aunque no hay reglas generales, sí es cierto que algunos factores tanto externos como
internos, determinan unas condiciones especiales; por ejemplo, no es lo mismo estar recién
casados y sin hijos, que llevar veinte años de unión y con hijos jóvenes. Por eso, es de gran
provecho para las parejas identificar la etapa que viven y las que están por llegar, para así
convertir los desafíos en oportunidades de mejora. Las cinco etapas por las que pasa el
matrimonio son las siguientes.

Primera etapa: Transición y adaptación


Comprende aproximadamente los tres primeros años de casados. Es una etapa fundamental
puesto que en ésta se establecen los fundamentos o bases de la relación. Durante este tiempo
la pareja se adapta a un nuevo sistema de vida, por eso las claves de esta fase son la
comunicación y la negociación. Es importante que los cónyuges realicen un proyecto
familiar, en el cual se visualicen a futuro y establezcan las metas que quieran lograr.
Los aspectos más importantes para resolver en este período de ajuste son:
- Independizarsede las familias de origen, con el fin de lograr la autonomía que toda pareja
necesita para llegar preparada a las siguientes etapas.
- Puesto que es un aprendizaje en un rol hasta entonces desconocido, se requiere paciencia,
confianza, tolerancia y apoyo entre los cónyuges.
- Es una etapa para establecer las reglas de intimidad, sobre los gustos y preferencias, y
aquellos momentos o situaciones que a cada uno le es desagradable.
- La pareja se prueba en elmanejo y administración del dinero, del tiempo, así como en la
distribución de tareas del hogar, entre otros. Es momento de decisiones y acuerdos.

Segunda etapa: Establecimiento y llegada de los hijos


Ocurre entre los tres y los diez años de casados aproximadamente. Ya ha finalizado la luna
de miel y el proceso de adaptación, ahora hay un mayor conocimiento del cónyuge y es
probable que las desavenencias sean más frecuentes; o lo contrario sean menos, producto de
la madurez adquirida en la primera etapa de convivencia.

16
En esta fase los cónyuges aterrizan; el amor va acompañado más de la razón que del
sentimentalismo. La voluntad juega un papel importante en el binomio compromiso-
entendimiento.
En esta época la mayoría de las parejas se convierten en padres; hecho que implica retos
diferentes y una nueva organización de roles. Los cónyuges deben evitar que la dedicación
que requieren los hijos, no desplace la relación de pareja. También hay que velar para que
los compromisos del trabajo, y las demandas de la vida diaria, no inicien un gradual
distanciamiento.

Tercera etapa: Transformación


Suele acontecer entre los diez y veinte años de casados, puede coincidir con la pubertad de
los hijos y la edad mediana de los cónyuges. Esta última marca un período de reflexión y
renovación en la vida del ser humano; por lo que es importante que el matrimonio se
encuentre en un estado saludable y que individualmente se afronte de la mejor manera. Así
no se convertirá en una amenaza para la estabilidad matrimonial.
Del mismo modo, los esposos deben procurar que las dificultades que surjan por la crianza
de los hijos, no afecten la unión conyugal. La unidad en la autoridad y el trabajo conjunto,
deben ser la prioridad.
En esta etapa los cónyuges deben ser bastante creativos, no caer en la rutina (fácil y
silenciosa) redescubrirse otra vez como pareja y conectarse nuevamente. Deben recuperar los
detalles -si los han perdido-, también compartir hobbies y actividades que ambos disfruten.
El tiempo a solas, sin los hijos, es determinante en esta etapa.

Cuarta etapa: Estabilización y “Nido vacío”


Se presenta entre los veinte y los treinta y cinco años de unión. “Cuando las parejas han sido
capaces de resolver conflictos y crisis en las etapas anteriores, este es un período de
estabilización y una oportunidad para lograr un mayor desarrollo y realización personal, y
como pareja.” afirma el autor Francisco Castañera en su artículo "Ciclo de vida del
matrimonio".
En esta etapa por lo general se da lugar al síndrome del “nido vacío”, lo que sitúa a la pareja
en una nueva forma de vida; ahora están el uno para el otro. Para algunas personas, esta puede
ser una situación penosa, pues conlleva al desprendimiento de los hijos, y consigo el
sentimiento de soledad. No obstante, es algo que los padres terminan asumiendo y lo superan
al cabo del tiempo.

17
Lo valioso de esta etapa es la solidez y el conocimiento pleno de la pareja: la capacidad de
dialogar, de tolerar mejor las diferencias, de reírse de los mutuos errores, de hacer las críticas
de un modo amable, de iniciar juntos alguna actividad. Es la ocasión para reafirmar más la
creatividad y encontrar nuevos desafíos a la vida matrimonial.

Quinta etapa: Envejecer juntos


Se da a partir de los treinta y cinco años de matrimonio. Algunas personas optan por la
jubilación, así surge algo muy positivo y es que se dispone de más tiempo para disfrutar el
uno del otro. Se realizan actividades antes imposibles por las ocupaciones laborales, y surge
una gran motivación: los nietos. Estos pequeños le dan luz y felicidad al matrimonio en esta
etapa.
Los cónyuges en este tiempo tienen mucha necesidad de apoyo y cariño uno del otro. Los
conflictos en esta fase son bastante menos frecuentes; la mayoría de las parejas se han
estabilizado en líneas de poder e intimidad.
Para finalizar, una reflexión en las palabras de Francisco Castañera: "Este recorrido, nos lleva
a reflexionar sobre lo importante que es valorar durante todo nuestro matrimonio la calidad
y cantidad de nuestra intimidad, el apoyo y el cariño que damos a nuestra pareja, y no esperar
a la última etapa cuando el final se encuentra cerca."

18
CAPÍTULO 2. SOBRE LA VIDA EN PAREJA

Recién casados: ¿cómo acoplarse a la nueva vida?

Pasar de la vida de solteros a la de casados, lleva consigo grandes cambios en las parejas,
estos son varios consejos para acoplarse lo mejor posible.
Después de la luna de miel todo cambia. Ya la vida se comparte con otra persona, ahora no
son “mis” deseos, prioridades, gustos, acciones, sino “nuestros”. Es natural entonces que en
este proceso de acoplamiento se presenten algunas trabas. Por ello, se debe hacer un gran
esfuerzo para fortalecer el matrimonio en esos primeros años y cimentar unas bases sólidas
para el futuro de la relación. Ten en cuenta los siguientes puntos:

Las sorpresas de la convivencia


Aunque haya existido un noviazgo serio y duradero, la convivencia puede traer consigo
algunas sorpresas que durante la relación previa no habían aparecido. Algunos defectos que
hasta el momento habían sido tan solo "simples fallas", en el matrimonio pueden convertirse
en terribles defectos, los cuales muchas veces llevan a conflictos matrimoniales. Por
consiguiente, es fundamental trabajar en las propias debilidades que afectan al otro e impedir
que se vuelvan motivo de discusión. También, habrá que fortalecerse en algunos valores
como la paciencia, la solidaridad, el servicio, la flexibilidad, la tolerancia, la laboriosidad,
entre otros.

Las cosas claras desde el principio


Lo que se haga desde un principio marcará la relación de por vida. Desde el primer día de
matrimonio, se harán de establecer normas de convivencia que evitarán aprietos en los
próximos años. Hablar con sinceridad y establecer acuerdos mutuos, ayudarán a sobrellevar
los pequeños conflictos de la mejor manera.

Repartición de tareas
Atrás se quedó la comodidad de la casa paterna en donde mamá solía ayudar a mantener todo
en orden, la comida caliente y servida en la mesa, la ropa debidamente lavada, etc.; se ha ido
para conformar una nueva familia. Ahora las labores domésticas deberán ser repartidas entre
los esposos y buscar un equilibrio para evitar la sobrecarga de tareas. Además, no olvidemos
que el rol del hombre en los tiempos actuales ha cambiado mucho, ahora ambos tienen la

19
responsabilidad de velar por el hogar y tanto hombres como mujeres desarrollan las
actividades domésticas.

Temas de sumo cuidado


El manejo del dinero, la familia política, la sexualidad y los planes futuros como los hijos,
deben tratarse con mucha cautela y desde los inicios del matrimonio. Son temas que causan
controversia y pueden convertirse en los motivos de posibles crisis conyugales. Así que si
durante el noviazgo no se tocaron estos asuntos, es mejor que lo hagan cuanto antes.

Sencillas sugerencias para suavizar el impacto


Susana Bichara de masalto.com propone las siguientes sugerencias para las parejas recién
casadas:

1. Hay que tomar las cosas con calma. No todo se logra hacer las primeras semanas, se
debe ir paso a paso, instalarse primero con lo básico para luego ir agregando lo que falte.
Tener paciencia uno con el otro y consigo mismo para no exasperarse.

2. Aceptar consejos. Según el dicho popular: más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Alguien que ya vivió esa experiencia, puede dar cuenta del camino andado. Siempre se
aprende algo de los dichos de los mayores. Aún cuando los jóvenes no quieren recibir
consejos de otra persona, y sólo los toman de lo que leen en las revistas o ven en la televisión,
podrían ahorrarse mucho dinero y lágrimas si escucharan de vez en cuando lo que dicen sus
padres o suegros.

3. Hay que pedir ayuda. Casi siempre, cuando se necesita algo, se puede conseguir quien
dé una mano, pero si no expresa la pareja su necesidad de ayuda, será imposible que padres,
hermanos o tíos puedan apoyar al nuevo matrimonio. Una recién casada que se queja de que
nadie le enseñó a hacer la sopa de cebolla que le gusta a su esposo, se olvida de que con tan
sólo una llamada a la suegra puede conseguir la receta, logrando aparte más integración con
esa persona que se sentirá orgullosa de poder ayudar.

4. Hay que aprender a reírse de sus propios errores. Pronto pasará esa época de
incertidumbre y se llegará a la plena madurez y se podrán resolver todos los problemas con
absoluta decisión. Se habrá dejado de ser recién casado.

20
13 Principios para una buena convivencia matrimonial

En la vida en común hay que saber actuar con corazón, pero también con inteligencia y buen
humor.
El amor y las buenas intenciones son un buen punto de partida para que haya armonía en la
convivencia matrimonial, pero es natural que en el día a día salgan a relucir los defectos del
carácter y otras actitudes personales que pueden afectar la relación.
Una buena convivencia matrimonial repercute positivamente en el bienestar físico y
emocional, no sólo de los cónyuges, sino también de los hijos y demás miembros de familia.
Aquí te damos algunas claves para aprender a manejar las situaciones cotidianas y así evitar
que afecten el “clima” matrimonial.

1. ¡Afuera el egoísmo! Se es egoísta con el tiempo, con el dinero, con los gustos, con el
poder, con las decisiones. Darle prioridad a los intereses particulares, es un paso seguro al
conflicto. De ahí la afirmación que el egoísmo no tiene cabida en el matrimonio, pues no es
lo “yo quiera” sino “lo que los dos queramos”.

2. Negociar en lugar de discutir. La vida matrimonial se basa en una negociación continua,


donde no hay ganador, ni perdedor. Por eso la relación y los acuerdos se deben basar en un
ganar/ganar. Cada uno debe buscar que los dos ganen en cualquier aspecto: en las decisiones,
en lo económico, en lo sexual, en el hogar, etc.

3. No tomar como propio las actuaciones del cónyuge. Más bien hay que pensar que eso
que nos molesta es un rasgo de la personalidad de él/ella. El cariño y el ejemplo es la mejor
manera de ayudarle a mejorar sus defectos.

4. Hay que ceder. Quienes que se quedan estáticos en sus opiniones, están fomentando un
disgusto sin necesidad. Alguno de los dos debe dar el brazo a torcer; a reglón seguido, el otro
cederá. En el matrimonio hay que ceder muchas, muchas veces.

5. “Tratar al otro/a como quiero que me traten a mí”. Aunque suena a frase de cajón, es
un principio básico para una buena convivencia.

21
6. Evitar el mal genio e irritarse por las pequeñeces. Hay que ser paciente y comprensivo.
La ira es perjudicial, la risa es beneficiosa. Los problemas, malestares o presiones no
justifican el mal humor ni la agresividad.

7. Estar en casa en cuerpo y alma. Quiere decir que al llegar a casa hay que tener todos los
sentidos puestos ahí, y no en el trabajo, ni en la televisión, ni en el celular, ni en las tabletas.
Los pocos momentos para estar juntos, deben ser aprovechados.

8. Trabajo compartido. No debe haber sobrecarga en ninguno de los dos, cada quien debe
tener unas responsabilidades dentro del hogar.

9. Perdonar significa olvidar, aunque la memoria se resista. Quedarse estancado en el


pasado, es negar la posibilidad de vivir un maravilloso presente y futuro.

10. Cada día se debe manifestar el cariño con alguna acción concreta. El amor se alimenta
en la convivencia, en el día a día; no sólo en las ocasiones especiales. Hay que darle al otro
lo que espera de uno, algo que le guste a la pareja.

11. Escuchar el doble de lo que se habla, es la clave del diálogo.

12. Las decisiones se toman en conjunto, pensando siempre en el bienestar de la familia.

13. No importa ser muy distintos, lo importante es respetar la otra forma de ser del otro/a.
Aceptar las diferencias de carácter, de competencias, de ritmo de trabajo, y llegar a puntos
comunes.

La vida debe ser divertida, a pesar de los pesares. No todo puede ser trabajo, rigurosidad,
seriedad, temas trascendentales, problemas. La vida está llena de pequeños detalles y el
matrimonio se enriquece con ellos. Por eso las distracciones, el descanso, los planes
familiares, las escapadas románticas, y todas las actividades que rompan la rutina son más
que bienvenidas. Asimismo, conservar el buen humor hasta en los momentos difíciles, es una
de las maneras de mejorar la convivencia.

22
Los cinco lenguajes del amor que ayudarán a tu matrimonio

El amor es un lenguaje que tiene muchos matices. Por ejemplo, podemos expresar el amor
de una forma diferente a la de nuestro esposo(a) y sigue siendo amor, aunque muchas veces
no lo identifiquemos así. Lo cierto es que conocer nuestro lenguaje y el de nuestra pareja,
hará más fuerte el vínculo y nos evitará más de un mal momento.
El antropólogo Gary Chapman, se dedicó a estudiar este tema y a partir de eso escribió el
exitoso libro “Los 5 lenguajes del amor”, el cual brinda numerosas herramientas para
comprender mejor nuestra forma de dar y recibir amor a nivel personal, matrimonial y
familiar. El autor describe diferentes situaciones que se presentan en la pareja y cómo influye
el tipo de comunicación que usamos.
“Mantenga lleno el tanque del amor, que hay una temporalidad de ese amor que la gente
siente cuando está enamorado. Es una euforia casi ciega (por no decir totalmente ciega) que
nos impide ver algún defecto en la persona. Pero ese tipo de amor no dura mucho (en algunos
más en otros menos) y debe dar paso a otro amor más maduro”, comenta el doctor Chapman.
¿Por qué muchos cónyuges se portan mal y buscan beber de otras fuentes? ¿Qué se debe
hacer para lograr un matrimonio duradero? La respuesta que da el doctor Chapman es que
aprendamos a mantener lleno el tanque del amor de nuestro cónyuge.
Ahora, ¡vamos a la práctica! Debemos convertirnos en unos excelentes comunicadores para
hacer que nuestro mensaje siempre llegue de forma efectiva y en el instante preciso a nuestro
destinatario, en este caso el cónyuge. Además, debemos conocer y estar dispuestos a aprender
el lenguaje amoroso de nuestra pareja.

Estos son los 5 lenguajes que describe Gary Chapman:

1. Palabras de afirmación
Son los elogios verbales, palabras de aprecio y reconocimiento. Son aquellas palabras
poderosas que inspiran y transmiten valor, seguridad y confianza a la persona amada. Esta
habilidad requiere empatía. Se concentra en lo que se está diciendo con palabras a la pareja.

2. Actos de servicio
Son aquellas cosas que hacemos por la persona amada, porque sabemos que lo apreciará, que
le gusta, aunque a nosotros quizá no tanto. Puede ser ordenar la casa antes de que llegue,
organizar una cena con sus amistades, ayudarle en un proyecto suyo... Requieren
planificación, tiempo, energía y que se haga por amor, no por sola presión u obligación.
Expresa respeto a lo que el otro valora.

23
3. Toque físico
Este lenguaje de amor incluye desde el sexo hasta una simple caricia, tomarse de las manos,
un masaje, abrazarse, sentarse juntos a leer un libro...

4. Regalos
No se trata de "grandes y caros regalos" sino de gestos, como una notita, un mensaje, una
flor silvestre. Significa que piensas en la otra persona. Es un símbolo visual del amor con
gran valor emocional para los que disfrutan con este lenguaje.

5. Tiempo de calidad
Es el tiempo compartido de calidad y unión. No se trata de estar en el mismo espacio físico,
de simple proximidad, de estar haciendo dos cosas diferentes a la vez; sino de estar en unión
y atención plena entre las dos personas que somos. Las actividades compartidas son el
vehículo para crear el sentido de unión, de proyección conjunta. A menudo basta con un café,
juntos, solos, hablando. Las conversaciones de calidad, que expresan pensamientos,
sentimientos, frustraciones y deseos con respeto y escucha atenta, se incluyen en este tiempo
de calidad.

Distintas personas con distintos lenguajes


Para recibir y transmitir amor, en la pareja, pero también en la familia, con nuestros hijos y
padres, es bueno entender que distintas personas tienen distintos "lenguajes del amor". Quizá
estemos dando regalos a alguien que no los aprecia, que lo que desea es tiempo de calidad.
Quizá esa persona ni siquiera entiende que con los regalos tratamos de expresar nuestro amor.
He aquí un tema que las familias pueden aprender a trabajar para mejorar sus relaciones.

¿Con cuál te identificas? ¿cuál es tu lenguaje para dar amor y cuál para recibirlo? ¿Cuál
deberías reforzar?

24
Un error común en el matrimonio: esperar que ellas reaccionen
como ellos y viceversa

Muchos de los problemas matrimoniales tienen su origen en la poca capacidad de los


cónyuges para comprenderse a partir de su esencia, del hecho de ser hombre o mujer, pues
cada uno tiene un modo de ver la vida, una forma de actuar y de pensar, determinados por su
más intrínseca naturaleza.
Somos iguales en dignidad, pero complementarios en cuanto género. El hombre tiene cosas
que la mujer no tiene y necesita, y viceversa. Sin embargo, uno de los errores más comunes
en las parejas es esperar que las mujeres reaccionen como si fueran hombres, o los hombres
como si fueran mujeres. Así lo indica al diario ABC.es, María Jesús Álava Reyes autora de
«Amar sin sufrir», quien explica que desde el punto de la psicología “ambas posturas
obedecen más al área del deseo que de los hechos; esas expectativas no tienen ninguna base
científica, y sus probabilidades de ocurrencia, salvo casos excepcionales, son mínimas”.

La experta señala que las mujeres no deben cometer el error de esperar que los
hombres:
- Sepan escuchar como lo hacen sus amigas.
- No se precipiten, den solución u ofrezcan consejos que no les han pedido.
- Tengan parecida sensibilidad y den importancia a las cosas que son fundamentales para las
mujeres.
- Se fijen en los detalles, se acuerden de las fechas y sorprendan con propuestas creativas.
- Sean capaces de no quedarse en la literalidad de las palabras que dicen las mujeres y sepan
captar las emociones que se reflejan en su comunicación no verbal.
- No interrumpan a la mujer cuando habla.
- No reaccionen mal cuando están haciendo algo y las mujeres les pregunten o les pidan su
cooperación o ayuda para una tarea específica del hogar.

De la misma forma, los hombres no deben cometer el error de esperar que las mujeres:
- Sean concretas cuando hablan, no se pierdan en los detalles y no den rodeos para exponer
lo que quieren.
- Hagan las cosas de una en una; cuando su naturaleza les permite realizar varias tareas a la
vez con la mayor espontaneidad y eficacia.

25
- Sepan que ellos no son buenos conversadores y no pretendan hablar con ellos cuando llegan
a casa.
- Dejen de ser románticas y se muestren pragmáticas en las relaciones afectivas.

Lo anterior no quiere decir que cada quien se pueda excusar en su naturaleza para no mejorar
en ciertos aspectos, sino que es importante conocer las características de hombres y mujeres
para no hacerse falsas expectativas y comprender mejor las reacciones del cónyuge ante
situaciones puntuales.

Consejos para los cónyuges

El hombre es pragmático, necesita resolver problemas y no tiene la necesidad de expresarse,


pero también necesita ser aceptado y valorado. La mujer necesita que se le validen sus
sentimientos, necesita ser escuchada y le causa incomodidad cuando no puede expresarse.
Ninguno es mejor o peor que el otro, son distintos, maravillosamente contrarios.

Si comprendemos esta diferencia entre hombre y mujer, encontraremos la razón de muchas


de las reacciones que el cónyuge presenta ante los conflictos conyugales. Para ello, la autora
Nelly Rojas ha descrito una serie de sugerencias para hombres y mujeres a la luz del
matrimonio:

Para los hombres: Escúchela, consiéntala, abrácela en silencio, validando sus sentimientos.
Validar no es estar de acuerdo, es aceptar la diferencia. No la ignore, ni la critique. Recuerde
que las mujeres hablan de sus problemas para acercarse no para obtener soluciones ni
culparlo. Trabaje desde la perspectiva de compartir el poder y el control.

Para las mujeres: Apóyelo sin criticarlo. No trate de ser la mamá de él al querer cambiarlo.
Recuerde que él se siente culpable cuando usted habla de sus problemas. Póngale límites
porque así él se siente estimulado a dar más y a cambiar sus conductas disfuncionales. Para
ello exprese sus sentimientos en forma asertiva, es decir, sin “cantaleta”. Trabaje para
mejorar su autoestima.

26
6 Consejos para llevarse bien con los suegros

Dicen por ahí que uno no solo se casa con la pareja sino con su familia, y es cierto, los
parientes del cónyuge son inherentes a él, por eso construir y conservar una relación armónica
con la familia del cónyuge es esencial para el bienestar del matrimonio. Los siguientes
consejos ayudarán a lograrlo.

1. Prudencia
“Tanta prudencia se necesita para gobernar un imperio, como una casa” - Friedrich Engels.
La prudencia en la relación con los suegros es una de las claves más importantes.
Posiblemente muchos conflictos podrían evitarse si en ese momento se actuara con
prudencia, esta virtud le proporciona al ser humano el dominio de sí mismo, le permite pensar
antes de actuar y le ayuda a determinar en qué momento se puede expresar algo o en qué
momento es mejor dejarlo en el tintero. Algunas veces hay que hacerse de oídos sordos frente
a algún comentario de los suegros, pues son nimiedades que no valen la pena profundizar en
ellos, ni poner en conflicto el matrimonio.

2. Respeto
Los suegros merecen respeto. Son los padres de la persona que se ha enamorado y se ha
elegido para compartir la vida, es inevitable tener una relación con ellos y este vínculo deberá
partir siempre de las buenas maneras. Es necesario cuidar las palabras, las discusiones
acaloradas, los roces, las miradas y respuestas subidas de tono. Hay que saber expresar las
opiniones de la mejor manera posible, pues siempre se ha de tener presente que cuando se
hiere a los suegros, de alguna forma se hiere al cónyuge.

3. Evita las comparaciones


Cada quien fue educado de una forma, tal vez muy diferente, lo cual no debe ser objeto de
comparación. Si se conociera mejor cómo fue la crianza del cónyuge, tal vez se podría
comprender muchas de sus actitudes, miedos, frustraciones, etc. De manera que, en lugar de
comprar la educación impartida por los suegros, es mejor tratar de comprenderlos dentro de
un contexto con unas condiciones particulares.

4. El matrimonio es de dos
Es sano y conveniente para el matrimonio, establecer unos límites con la familia de origen
de cada uno. Hay temas que sólo conciernen a los esposos y no es necesaria la intromisión
de los suegros, a no ser que los hijos pidan su opinión. También hay momentos que los

27
esposos deben vivir solos, habrán otros espacios para compartir con las familias. Así que si
se llegan a saltar estos límites, es importante hacérselo saber a la familia de origen, eso sí
bien dicho, con mucho respeto y amor.

5. Todo sea por la armonía familiar


El primero en pagar los platos rotos de una mala relación con los suegros es el cónyuge, así
que por el amor que existe entre los dos, se debe ceder muchas veces... Un buen matrimonio
conlleva esfuerzo y sacrificios -como todo en la vida- y muchas veces los suegros son el
“tema difícil” del matrimonio, pero con un buen manejo, paciencia, respeto, la mejor actitud,
una buena dosis de inteligencia emocional y grandes cantidades amor, harán que los
momentos difíciles sean afrontados de la mejor manera; por el bien de los esposos y por la
tranquilidad en los corazones de la familia política.

6. Comunicarse con el cónyuge


Por último, la comunicación en pareja será la mejor herramienta para afrontar cualquier
dificultad con la familia política. Con mucha delicadeza y empatía se le pueden expresar al
marido o a la esposa, los desacuerdos con su familia o las actitudes que le generan incomodad.
Ambos esposos deben buscar la solución, así como comprometerse a superar el impase. Lo
importante es que el amor conyugal jamás se vea afectado por la relación con los suegros,
pues una vez se contrae matrimonio, se adquiere el rol más importante que es el de esposo o
esposa; el de hijo(a) siendo fundamental, deja de ser el principal. Así que todos los esfuerzos
deben estar enfocados a construir un hogar y a proteger el matrimonio.

28
CAPÍTULO 3. POR SI LLEGAN MOMENTOS DIFÍCILES

9 Momentos en que tu matrimonio será más vulnerable: así


puedes prevenirlo y protegerlo

El matrimonio es un camino de "ires y venires", en el cual es natural que surjan momentos


de dificultad. Por eso, una vez se presenten, es importante atenderlos de forma oportuna y
adecuada.
En la revista Hacer Familia señalan los 9 momentos más comunes en que los matrimonios
son especialmente vulnerables y requieren una atención extra.

1. Cuando, novatos, ¡descubrimos que somos distintos!


Es una de las crisis más frecuentes de los primeros compases de la pareja. Surge al iniciar la
convivencia. El enamoramiento que versa sobre los grandes temas posiblemente no se ha
parado a mirar en esos detalles mínimos que se perciben en el día a día. Aunque parezca
mentira, no son pocas las crisis que los matrimonios tienen que superar por tópicos tan
clásicos como la pasta de dientes abierta o si los platos de la cena se recogen o se dejan en la
pila. Es entonces cuando descubrimos que cada uno es "de su padre y de su madre". Las
educaciones recibidas durante todos los años precedentes son distintas y se nota.
Para enfrentarse a esta situación necesitamos trabajar especialmente la empatía. Es
importante ponerse en la piel del otro para juzgar adecuadamente cada situación. La
valoración incluye saber si realmente la otra persona es consciente de que determinada actitud
nos molesta. En ocasiones, posiblemente, ni sepa que hay otro modo de hacer las cosas
porque en casa de sus padres se hacían así. El diálogo tiene que ser muy fluido porque si no
se comentan los detalles, se pueden enquistar. Pero al mismo tiempo, nunca se puede perder
la perspectiva de que se trata de cuestiones de una importancia solo relativa.

2. Cuando se meten las familias políticas


Aunque ante el altar solo están los novios, no cabe duda de que a la familia llegan también
los suegros, los cuñados, los sobrinos y todo un séquito con el que no contábamos. La
injerencia de la familia propia y la política en los asuntos que conciernen al matrimonio puede
provocar serias tensiones en determinadas circunstancias. Además, los cónyuges tienen la
sensación de estar entre la espada y la pared, puesto que se deben tanto a sus mayores como
a su pareja.

29
En estos casos, el diálogo es el arma más eficaz para solventar los problemas. Pero no se
debe entender como un diálogo destinado a que el contrario entienda a la familia política,
puesto que es poco probable que ocurra, sino a que el matrimonio acuerde unos principios
básicos mínimos que no se podrán transgredir. Como las situaciones son dispares y se
presentarán muchas veces a lo largo de la vida, conviene hablar de cada caso en concreto,
como las vacaciones, el cuidado de nietos o las fiestas navideñas. En cualquier caso, es
imprescindible no atacar nunca al cónyuge por los comportamientos de su familia.

3. Cuando el bebé no llega


Ese deseo por tener hijos en común que es positivo y afianza la relación, se puede convertir
en un foco de conflicto cuando, mes tras mes, ese hijo no llega, cuando se frustran los
embarazos. La tristeza se puede hacer presente en la vida de ese matrimonio. Y de esa tristeza
surge fácilmente la distancia puesto que, para no provocar más dolor, se evita mencionar un
tema que sigue latente en los dos. En ocasiones, deriva en reproches, más o menos explícitos,
hacia el otro, y puede acabar incluso con un matrimonio si no se sabe gestionar.
La mejor manera de evitar esta grave crisis matrimonial es no retrasar el momento de la boda
y de la paternidad por causas como la necesidad de crecer en el trabajo o de alcanzar un
determinado nivel económico. Pero si esa circunstancia ya no se puede soslayar y si el
problema persiste, resulta fundamental entender el valor del matrimonio en sí mismo.
Aunque los hijos supongan una riqueza para la pareja, el amor de los cónyuges no está
supeditado a tener descendencia. Con esta perspectiva en mente, el vínculo matrimonial no
flaqueará a pesar de la ausencia de hijos.

4. Cuando nacen los bebés


La llegada de un hijo suele ser un momento de extrema felicidad para un matrimonio y, sin
embargo, también es un momento de tremenda crisis. Lo que pasa es que las parejas suelen
adaptarse a los cambios que supone la paternidad con enorme alegría porque para ellos pesan
más en la balanza los aspectos positivos. Pero no cabe duda de que supone un cambio radical
en la vida de un matrimonio acostumbrado a ser dueño de su tiempo, a tenerse el uno al otro
sin interrupciones, a tomar decisiones con bastante libertad. Todo cambia con los niños:
ritmos, horas de sueño, planes posibles, tiempo disponible, gastos del hogar, prioridades.
Puede que al matrimonio le cueste adaptarse, que tarden en comprender cuáles son sus nuevos
roles y que los sincronicen.
Serán necesarias grandes dosis de comprensión por parte del padre y de la madre para que
cada uno vaya tomando posiciones en el nuevo escenario. Aunque un niño reclame gran parte
de nuestra atención, el matrimonio no debe descuidarse porque será la piedra angular de esa
familia que acaba de crecer. Por eso, mirar las cosas desde la perspectiva del otro limará
muchas asperezas. Conviene poner distancia sobre los problemas y entender que algunos se
van resolviendo solos con el paso de los meses, como la falta de sueño o la atadura que

30
supone la etapa de la lactancia. También es importante dejar de mirar hacia el recuerdo de lo
que ya no se puede hacer y centrarse en las posibilidades que ofrece la nueva vida.

5. Cuando hay que decidir cómo educar a los niños


Las parejas mejor avenidas encuentran en muchas ocasiones puntos de fricción en temas que
se refieren a la educación de los hijos. Si aquello de proceder "de su padre y de su madre" se
hace patente al inicio de la convivencia, la sensación vuelve a escena cuando los problemas
con los niños llegan a casa. Como en la educación no existen recetas, cada miembro de la
pareja planteará ante cada circunstancia la forma de educar que considere más oportuna. Y
tendrá que ver con su experiencia personal, con sus vivencias familiares, con su forma de ser
y con otros elementos con los que tenemos que ser particularmente comprensivos.
La comunicación en el seno del matrimonio será la clave para resolver estas crisis puntuales.
La negociación permitirá acercar posturas en vías de solución que no son ni buenas ni malas,
solo diferentes. Pero lo imprescindible es tener presente en todo momento que los acuerdos
son necesarios por el bien de los niños. No se trata solo de pensar en qué opción de las dos
es la más beneficiosa sino que, una vez tomada una decisión, los padres deben actuar al
unísono para que los hijos tengan un referente moral claro.

6. Cuando escasea el dinero


El dinero no da la felicidad, pero la falta de dinero genera más de un quebradero de cabeza.
En muchos hogares, situaciones como el desempleo de larga duración han servido para unir
más a los matrimonios, que buscan juntos soluciones imaginativas para sacar adelante el
hogar. Pero no cabe duda de que un cambio radical en el nivel de ingresos supone una crisis
a la que hay que hacer frente. Adaptarse a las nuevas circunstancias es complicado y se puede
caer en errores comunes tales como comparar los esfuerzos de unos y otros o culpar al otro
de la falta de recursos.
Cuando el dinero escasea, mirar hacia lo importante es el paso indispensable. Sin embargo,
acto seguido es importante que el matrimonio se ponga a buscar modos de resolver una
situación que puede ser coyuntural o alargarse en el tiempo. Aunque la meta pueda estar
puesta en recuperar determinado nivel de ingresos, será imprescindible que la pareja sepa
adoptar medidas a corto plazo que den un poco de oxígeno a las cuentas y tranquilidad a la
familia. Las decisiones en este sentido tienen que ser consensuadas para que ambas partes
sientan que están aportando. Si los hijos tienen la edad suficiente, conviene hacerles
partícipes, sin alarmismos, de la situación, para que entiendan y colaboren en el programa de
ajustes.

7. Cuando todo es rutina y el matrimonio se resiente

31
La conciliación de la vida laboral y familiar sumado al reparto de tareas en el hogar provoca
que muchos matrimonios vivan inmersos en una vorágine en el que se comunican con meros
mensajes utilitarios y no pasan tiempo juntos. El engranaje funciona, pero los cónyuges viven
en soledad incluso aunque pasen buena parte del tiempo acompañados por los hijos o en el
trabajo. El matrimonio se va resintiendo porque no se detiene a charlar sobre lo importante
sino que se centra únicamente en lo urgente. La vida de pareja se puede convertir en un mero
intercambio de anotaciones de tareas en la agenda común.
La pareja necesita tiempo para crecer y fortalecerse, tiempo de calidad que no tiene por qué
implicar viajes incosteables o románticas cenas que se salgan del presupuesto familiar. Lo
importante es reservarse tiempo para dedicar al otro, para que pueda explayarse contando
aquello que le preocupa y no estemos nerviosos intentando saltar a la siguiente tarea, para
compartir los temas comunes y debatir sobre los problemas que vislumbramos en el
horizonte. Se puede fijar en esa apretada agenda un rato en común, quizá sea solo un café
tranquilo los viernes antes de ir a buscar niños al colegio, o una cena casera especial después
de que se vayan a la cama. Pero es fundamental no sentirse solo.

8. Cuando nos atrae una tercera persona


Las infidelidades están a la orden del día. El matrimonio avanza por su complicada
cotidianidad marcada por los problemas y, de pronto, surge una tercera persona que no genera
complicaciones, que no aturde con quejas y que siempre pone buena cara. La tentación existe
y muchas veces la salida posible no estriba en huir de ella, puesto que puede tratarse de
alguien con quien estamos obligados a tratar.
Si en un matrimonio uno de los cónyuges mira hacia fuera es imprescindible que vuelva la
vista hacia dentro para saber dónde está la fuga que no detiene su mirada. Si se deja llevar
por un emotivismo que está a flor de piel, es posible que acabe inmerso en una pendiente
deslizante con mal final.
Es muy conveniente hacer autocrítica del matrimonio, es decir, analizar qué parte del
matrimonio nos corresponde y no estamos haciendo bien y qué parte no hace bien el otro,
qué parte no podemos tolerar y qué parte tenemos que aprender a superar. Solo si percibimos
que existe un problema estaremos en condiciones de atajarlo. Si no conseguimos atajar el
problema o incluso descubrirlo, la ayuda de un experto es la mejor de las opciones antes de
que la situación empeore.
Lo importante es no caer en el error de pensar que una atracción física por un tercero significa
que el matrimonio esté acabado y que, por tanto, se puede dar rienda suelta al deseo. La
tentación es como la señal de alarma que salta en el coche y que nos indica que tiene que ir
al taller. Si se hacen bien las cosas, el matrimonio saldrá fortalecido.

9. Cuando llegan problemas serios

32
En el camino del matrimonio pueden surgir problemas graves que afecten a la familia en su
conjunto. Una enfermedad de alguno de sus miembros, el comportamiento inadecuado de
alguno de los hijos, tenerse que hacer cargo de algún mayor, una discapacidad... Son
situaciones en las que, aunque la pareja deba permanecer especialmente unida, es probable
que los estados de ánimo se vean afectados por los acontecimientos.

Ante estas situaciones hace falta mirar el nuevo escenario desde la distancia, tomar en
consideración cuáles son todas las circunstancias, determinar si el cambio de situación va a
ser circunstancial o definitivo. Hace falta ser pragmático y buscar soluciones a aquellas
cuestiones del día a día que necesitan ser resueltas. De lo contrario, pequeños problemas
cotidianos se pueden convertir en cargas inasumibles que acaben por deteriorar el
matrimonio. Los esposos tienen que pasar juntos los momentos propios del duelo que implica
la aceptación de todo problema. Solo así serán capaces de salir juntos de esa crisis y afrontar
la vida tal como viene dada.

*Por Marina Berrio de Hacer Familia.

33
5 Claves para manejar los conflictos de pareja

Por lo general, las discusiones matrimoniales se forman a partir de pequeñeces que los
mismos cónyuges se encargan de agrandarlas hasta convertirlas en verdaderos focos de
disputa. Bastaría con saber un poco más de las estrategias utilizadas en negociación y manejo
de conflictos, para ahorrarse muchos de los líos que se dan en la pareja. A continuación,
algunas de ellas.

1. En vez de pelear, negociar con el esquema "yo gano, tú ganas"


Lo ideal en el matrimonio es que la balanza siempre esté equilibrada en todos los aspectos,
pues cuando se inclina hacia un lado, es donde surgen los problemas. Cuando una de las
partes se siente perdiendo en la relación, se están creando barreras para el buen
funcionamiento conyugal. Por eso, cada uno debe procurar que las dos partes ganen.
Llegar a acuerdos hará que la convivencia sea armoniosa y se eviten malos ratos. Pero para
poder hacer negociaciones, alguno de los dos debe ceder, por tanto, el orgullo, la soberbia y
el egoísmo deben pasar a un segundo plano.

2. Entender la naturaleza masculina y femenina


Pensamos distinto, actuamos distinto y somos distintos. Son dos mundos que deben vivir en
uno solo. Por eso es determinante conocer la esencia del otro, pues esto ayuda a comprender
mejor a la pareja y a actuar de forma efectiva. Entender al esposo/a desde su óptica de hombre
o de mujer, es una de las herramientas más efectivas para ganar armonía en el matrimonio.

3. No cerrarse en culpas sino en soluciones


Detenerse en la culpa es estancar la comunicación, empeorarla y conducirla a escenarios
áridos donde es difícil construir algo bueno. Las miradas deben estar puestas en las
soluciones; éstas sí permiten avanzar, construir, aprender y mejorar.

4. Formatear el disco duro


Para poder llegar a las soluciones, lo más sabio es dejar la mente en blanco: despojarse de las
suposiciones, hechos, juicios, todo lo que entorpezca la comunicación; puesto que impiden
la escucha y la comprensión del punto de vista del otro.

34
5. Reconocer las fallas
El orgullo y la soberbia pueden echar todo a perder. Cuando en realidad se ha fallado en algo,
el deber ser es reconocerlo. Además, los beneficios son inmediatos, el hecho de que el
cónyuge admita su error, hace que el otro cambie de actitud.

Reglas para los conflictos conyugales:


- Bajo ninguna circunstancia faltarse al respeto.
- No discutir en público, y menos frente los hijos.
- Elegir el momento adecuado para expresar los desacuerdos; discutir “en frío”.
- No sacar temas del pasado que no tienen relación.
- Evitar mencionar la palabra “divorcio” ante cualquier dificultad.
- Darse un receso si el conflicto ha llegado a un punto peligroso y retomarlo en otro momento.

La vida en pareja debe ser enriquecedora, feliz, armoniosa, satisfactoria; y lograrlo está en
manos de los cónyuges. Buscar peleas donde no las hay, es una forma de amedrentarse la
convivencia, cuando en realidad la vida es para disfrutarla de la mano del otro.

35
La familia también necesita un proyecto

Planeamos nuestro futuro profesional, organizamos nuestras finanzas personales, nos


proyectamos en el campo social, nos trazamos metas de orden material (adquirir vivienda
propia, comprar carro, viajar, etc), y, ¿en cuanto a la familia, qué plan tenemos?
Algunas familias pueden llegar a tener dificultades por no tener un proyecto de familia,
aunque no está explícitamente formulado. Cuando es así se va por la vida como seres
individuales, es decir, no hay comunión entre sus miembros.
Un equipo está conformado por individuos que se unen sinérgicamente para lograr un fin
determinado. Una familia también es un equipo, que nace del compromiso de un hombre y
una mujer, añadiendo luego más miembros al equipo -los hijos-, y como equipo que son,
también debe establecer su rumbo, funciones, metas, valores, misión y visión.

¿Qué es un Proyecto Familiar?


El Proyecto Familiar es el diseño de un futuro que se considera óptimo y viable para toda la
familia. Una manera de pensar este futuro es elaborar la misión y visión de una familia. Debe
partir como un trabajo conjunto de pareja, pues son los esposos, los pilares de la familia.
El proyecto de la familia es la integración de dos misiones personales para convertirse en una
sola. En éste, se concentran los lineamentos que regirán la vida matrimonial y de familia, es
el mapa que dirige hacia dónde se va, y cuando se está desorientado, cómo volver a
encarrilarse. Cuando el proyecto responde a un planteamiento gana/gana, muchas
dificultades están resultas de antemano, pues las reglas del juego están claras, y las personas
implicadas saben a qué atenerse.
Ese escenario futuro es una gran ayuda para prever y evitar problemas, pues cuando desde
un principio se tiene la claridad de las cosas, no hay por qué lamentarse después.
Es un ejercicio que permite que los esposos se comuniquen, negocien y lleguen a un camino
en donde los dos estén a gusto, con deseos de recorrer juntos y hacer lo que sea necesario
para que nunca tomen caminos diferentes.
Cuando en la familia surge un proyecto común, le da un sentido diferente a la vida y se
proporcionan los medios necesarios para que llegue la felicidad.

¿Cuándo se debe hacer?


Nunca es tarde para formularse un proyecto familiar en el matrimonio, sin embargo, hay
varios momentos óptimos para realizarlo:

36
En el noviazgo: antes de casarse, próximos a conformar una familia.

Recién casados: es el momento apropiado, ya que el papel está en blanco, se comienza de


cero. Aquí quedarán las bases para una vida futura, que deberá ser revisado periódicamente
para su reformulación.

Matrimonios maduros: si hasta el momento no se ha hecho, es la oportunidad para hacerlo.


Cuando han pasado 10 ó 15 años desde el día del compromiso, han llegado los hijos y con
ellos algunos problemas en su educación, también es un momento muy especial para
reaprender algunas cosas que no están funcionando y reforzar las que marchen bien. Si hay
hijos pre o adolescentes, se les debe invitar a participar en el proyecto.

¿Y cómo…?
Muchas veces este proyecto familiar existe, solo que se da de forma espontánea que las
parejas lo viven en su actuar diario, pero no se han sentado de lápiz en mano a hacerlo.
Aunque éste es el primer paso, sería muy beneficioso, dedicar un momento a pensar en la
familia y crear un espacio de comunicación íntima entre los esposos, en donde se plasmen en
un papel todas esas ideas que están rondando en la cabeza.

La formulación del proyecto común debe hacerse en un momento adecuado, sin premuras,
con calma y disposición. Puede causar dificultad y habrá que hacerlo varias veces hasta que
ambas partes estén totalmente satisfechas.

Ideas para elaborar tu Proyecto Familiar


Hay muchas metodologías para elaborar el proyecto, pero todas se encuentran en el mismo
punto, lo que cambia es la forma. Estas son algunas pautas que lo orientarán para
desarrollarlo:

Visualizarse en el futuro: al llegar a viejos, cómo queremos que recuerden nuestra familia,
cómo queremos que nos recuerden nuestros hijos, cómo queremos que las demás personas
recuerden nuestra familia.

Conocimiento del cónyuge: conozco sus gustos y habilidades, cuáles son sus bondades,
cuáles sus debilidades, qué debe mejorar él, qué lo atemoriza.

37
Conocimiento de la relación matrimonial: para hacer un análisis integral, se puede usar la
metodología de Matriz DOFA del matrimonio (Debilidades, Oportunidades, Fortalezas y
Amenazas).

Aspectos a mejorar: con base en el diagnóstico anterior, se trazan unos objetivos junto con
un plan de mejora y fortalecimiento.

Educación de los hijos: cuáles son los valores que se les van a transmitir, cuál es el estilo
de autoridad que se va a ejercer, cómo nos pondremos de acuerdo para transmitir las normas.

Elaborar la misión personal: cada uno, por separado.

Sinergia de las misiones: una vez se elabora la misión de forma individual, se comparte con
el otro y comienza la etapa más difícil que es la negociación sinérgica. No se trata de poner
lo que cada uno quiere y el conjunto de las dos es la misión familiar, ese no es el objetivo.
Lo que se busca es negociar las preferencias, metas, proyectos, etc. de cada uno, para
finalmente construir una nueva misión basada en el acuerdo mutuo.

Finalmente, el resultado de este trabajo quedará condensado en los elementos principales: la


misión y la visión familiar.

Ten en cuenta las reglas de oro: diseñar un proyecto que sea ganar/ganar para los dos, nadie
debe quedar en desventaja y debe satisfacer todas las expectativas de ambas partes.

38
No olvides tu matrimonio ante la llegada del bebé

¿Hay crisis de pareja cuando llega un hijo? Hay grandes cambios, no siempre crisis. Para
evitarla, se recomienda prestar atención a lo siguiente.

El nacimiento de un hijo, es sin duda, uno de los momentos más emocionantes y


trascendentales que alguien puede llegar a vivir, y es también una etapa de cambios en la
relación de pareja. Después de la llegada de los hijos, el matrimonio pasa de un antes a un
después: la paternidad trae consigo nuevos retos en la vida conyugal.

En entrevista con el diario ABC.es, la psicóloga clínica Olga Carmona, explica qué ocurre en
las parejas cuando llega un hijo: «una pareja es un sistema que tiene su propio equilibrio,
aquél que necesita y cubre sus necesidades afectivas, que para cada pareja son distintas.
Cuando llega un hijo, el binomio salta por los aires para convertirse en un triángulo al servicio
de las necesidades de un tercero que exige mucha energía en términos de afectividad y
presencia. La pareja desplaza la mirada hacia alguien que ya no es el otro, o al menos ya no
es en la misma proporción que era».

Tantos años en consulta y la propia experiencia personal hacen que la psicóloga no dude al
afirmar que esto sucede «porque somos tremendamente resistentes al cambio. Nos sentimos
seguros en la inercia, en lo conocido, y la llegada de un hijo es posiblemente uno de los
mayores cambios vitales en la vida de un ser humano».

Las madres no lo viven igual que los padres

Hombres y mujeres no viven la paternidad de la misma manera. La psicóloga explica que:


«en el caso de las mujeres, el cambio va desde lo físico y bioquímico hasta nuestro mundo
emocional, que se siente asaltado por la que creo que es la más intensa forma de amar posible.
Nos ponemos en cuerpo y alma al servicio de las necesidades de toda índole de un ser que
percibimos, y es, absolutamente vulnerable. Este terremoto vital, sumado al cansancio físico
y en muchos casos la sensación de desbordamiento psíquico, hacen que nos desconectemos
temporalmente del mundo. Y en el mundo exterior, también está nuestra pareja».

«Para los hombres es también un cambio brusco y muchas veces desconcertante. Se pueden
llegar a sentir agotados, también desbordados, algunas veces desplazados por esa fusión que

39
se produce entre madre e hijo. También tienen que reaprenderse en un rol que hasta ahora les
era desconocido». Expone Carmona.

Entonces, ¿qué se puede hacer para evitar la rutina y caer en el olvido de la pareja?

La experta recomienda lo siguiente: «Es importante para la pareja reconectar, no desconectar.


Reconectarse, volver a mirar al otro, buscar espacios que favorezcan y faciliten volver a la
emoción que dio origen a los hijos. Alejarse de la exigente rutina, hacer un paréntesis donde
volvamos a ser los protagonistas, tomar perspectiva, fortalecer el vínculo. Es tan fácil como
frecuente que las imprescindibles demandas de los hijos nos arrastren hasta casi olvidarnos
de que también somos hombres y mujeres, no exclusivamente padres. Y que esto no sólo no
es incompatible sino esencial. Nuestros hijos necesitan padres sólidos que puedan ofrecer un
referente de pareja del que ellos aprenderán. Y ¡claro! a veces no fluye sólo, hay que
esforzarse en buscar estos espacios y requieren de una planificación que antes de los hijos
era mucho más sencilla. Pero insisto, imprescindible.»

Como vemos la paternidad significa un cambio de vida, tal vez el mejor de la vida, pero la
forma en que ambos cónyuges lo afronten, será determinante en su bienestar matrimonial.

5 “Tips” para los nuevos padres


La paternidad tiene el poder extraordinario de unir a la pareja, además de hacerla más madura
y sólida, solo se requiere del esfuerzo y el compromiso de ambos cónyuges para lograrlo. Por
eso, debes tener presente lo siguiente:

1. Las mujeres necesitan a sus maridos más que nunca, no para reprocharlas sino para
apoyarlas. Ellas no están haciendo el papel de víctimas, en realidad están pasando una
montaña rusa emocional, así que si eres hombre, ten un poco de paciencia y dale todo tu
amor.

2. Busquen ser la fortaleza del otro en los momentos difíciles, como una mala noche, la
enfermedad del bebé, problemas en el trabajo… En esta nueva etapa del matrimonio debe
haber grandes niveles de comprensión, sacrificio y mucha dosis de amor.

40
3. ¡Hablen! Díganse el uno al otro lo que sienten, en especial los hombres que suelen ser
menos expresivos. No hay nada de malo decirle a la esposa que la extrañas, que anhelas esos
momentos de los dos. Con cariño, todo es bien recibido.

4. No abandonen su apariencia física. El cansancio y la falta de tiempo pueden hacer que


el arreglo personal pase a un segundo plano, no obstante, esto es básico en la relación de
pareja.

5. Pequeñas citas, es una prioridad. Si quieren darle un gran regalo a ese pequeño, ¡saquen
tiempo de pareja! Dejar al bebé en casa al cuidado de familiares o personas cercanas por una
o dos horas, no te hará una mala madre/padre y sí te hará muy buena esposa/esposo.

Un hijo es la mayor muestra de amor entre los esposos, es la representación de un vínculo


único entre papá y mamá. Por eso, no olvides que antes de ser padres, son pareja.

41
7 Hábitos de los matrimonios altamente efectivos en sus finanzas

Para algunos matrimonios hablar de dinero suele ser poco agradable y peor aún, si “hablar”
se transforma en discusión, sobre todo cuando llegan las cuentas o a fin de mes cuando no
alcanza el sueldo. Por eso, estos siete puntos –propuestos por David Ning- son una excelente
propuesta para tratar el tema, sin discutir.

David Ning, un ejecutivo exitoso y creador del blog moneyning.com especializado en


finanzas personales y familiares, propone hablar de dinero en el matrimonio aplicando las
enseñanzas de Stephen Covey, el gurú de los buenos hábitos y autor de varios libros de éxito,
entre ellos el bestseller internacional “Los siete hábitos de las personas altamente efectivas”.
El siguiente, es un resumen del plan de acción propuesto por Ning, inspirado en Covey:

1. Tomar el control de la realidad financiera


Si están cansados de atrasarse en el pago de las cuentas o peor aún, con deudas, es el momento
de “echar un vistazo largo y certero a la situación”, dice. Analizar a dónde se va el grueso del
presupuesto, dónde se puede recortar; y si, por ejemplo, se va en educación de los hijos, por
cuántos años esta situación se va a extender. Lo importante es proponerse no gastar más de
lo que se debe, priorizar lo importante y restringir lo menos importante.
Tomar el control de los gastos es directamente proporcional con comer sano, hacer ejercicio
a diario, tener tiempo para conversar en familia, leer más, ver más cine, meditar
habitualmente y pasar tiempo libre en medio de la naturaleza.

2. Proyectar el futuro como familia


Imaginarse a sí mismos, pero bien a largo plazo. ¿Cómo se imaginan de abuelos? ¿Cómo
quieren vivir entonces? David Ning señala que tal cual una casa se construye partiendo por
los planos, la situación financiera familiar debe pre- diseñarse. Eso ayuda a tomar decisiones
claves como el tamaño de la casa, la distancia desde y hasta al colegio de los hijos y otros
asuntos claves como vivir con un ingreso en lugar de dos, o ahorrar. Una vez que los objetivos
están definidos, pueden conversar sobre cuáles son los obstáculos para conseguirlos: deudas,
ambiente, presiones, prioridades erradas.

3. Poner lo primero, primero

42
Si ambos, planeando su futuro, llegan a la conclusión de que desearían tener mejor calidad
de tiempo libre, pero no pueden hacerlo por el mantenimiento de una casa grande que los
lleva a trabajar en exceso, o porque gastan gran cantidad de tiempo en traslados… ¿No será
el momento de atreverse a ver con claridad que han puesto la carreta delante de los bueyes?
Otro ejemplo que plantea David Ning: lo primero que definen es que no desean vivir
endeudados, y esa es una prioridad, ¿por qué sucumben a la presión de un hijo que quiere
celebrar su cumpleaños con 50 personas en vez de cinco, o ante los amigos que insisten a
salir a comer fuera en vez de cenar en sus propias casas?

4. Pensar en “ganar-ganar”
Ning experto en finanzas propone acostumbrarse a pensar: ¿quién gana cada vez que
mantenemos nuestras prioridades? ¿Quién pierde cada vez que las olvidamos? Ilustra estas
preguntas con numerosas respuestas: desde el caso de matrimonios jóvenes que han sabido
ajustarse hasta lograr su primera casa, sin compararse con sus amigos que gastan en decorar
casas arrendadas; hasta familias más consolidadas que tienen en vista el ahorro para la tercera
edad.

5. Comunicación familiar
David Ning recomienda a los matrimonios hablar con sus hijos y escucharlos. Podemos
darnos cuenta -dice- que ellos sí se ven afectados por nuestro estilo de vida. A veces los hijos
piden cosas, pero si hablamos detenidamente con ellos veremos que quieren que pasemos
más tiempo juntos, o que a futuro nuestras vacaciones sean menos sociales… O, por el
contrario, escuchándolos podemos darnos también cuenta qué tan negativamente los estamos
educando, acostumbrándolos a conseguir todo enseguida bajo el predicamento de que
“después ves cómo pagas”. Nuestras decisiones y nuestra conducta financiera, dice Ning,
afecta a los demás.

6. Sinergia como aliados


No hay nada que una más a un matrimonio que la “cooperación creativa”. Ahorrar en equipo,
cuando existen prioridades y objetivos comunes, puede transformarse en algo muy
entretenido. Porque si llegamos a la conclusión de que el supermercado nos sale muy caro y
tomamos como pasatiempo ir juntos a una feria…, duplicamos los beneficios: ahorramos y
lo pasamos bien al mismo tiempo. En un mundo tan consumista, dice Ning, se descubren
lugares y personas maravillosas cuando uno se salta los intermediarios y llega directo al
productor.

7. Finalmente, “afilar la sierra”

43
Este último consejo, resulta sorprendente: David Ning asegura que las personas que se
proponen cuidarse físicamente, espiritualmente, mentalmente y emocionalmente, son las que
mejor logran un control y manejo de sus finanzas personales y familiares. Quienes se
proponen comer sano, hacer ejercicio a diario, tener tiempo para conversar en familia y con
amigos, leer más, ver más cine, meditar habitualmente y pasar tiempo libre en medio de la
naturaleza, quedan menos a merced de las tentaciones del comercio, de la comida rápida, de
las ofertas de los catálogos del fin de semana.
Las mejores conversaciones sobre finanzas son las constructivas, las que llevan a conseguir
plantearse objetivos de largo plazo. Qué mejor entonces, que durante las vacaciones, cuando
las prioridades vitales se ven con más claridad y se puede hablar del gran proyecto familiar
que se quiere construir.

44
QUIÉNES SOMOS
Escuela Latinoamericana de Coaching y Mentoring

Identidad
Es una institución, conformada por profesionales de distintas disciplinas, dedicada al
desarrollo de personas y organizaciones a través del Coaching o del Mentoring.
Tiene como sede la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, Colombia, desde donde se
trabaja en Centroamérica, el caribe y el Área Andina Suramericana.

Misión
La misión de La Escuela es formar y acompañar a personas para que se certifiquen en
coaching en sus distintas modalidades, así como ayudar a individuos y equipos, a través de
procesos de aprendizajes individuales y colectivos, para que desarrollen su potencial.

El propósito
La Escuela pretende contribuir a…
• la felicidad de las personas
• la efectividad de las organizaciones
• el mejoramiento de la sociedad.

Un estilo de ser y de hacer


Nuestro estilo de trabajo viene marcado por algunas características que para nosotros son
esenciales:
• Pasión por ayudar a la gente.
• Profesionalidad en cada actividad.
• Formación permanente de los formadores.
• Confidencialidad y respeto por la persona.
• Trabajo multidisciplinario.
• Innovación y adaptabilidad en programas y servicios.

45
NUESTROS PROGRAMAS

• Certificación Internacional como Coach Profesional

• Servicio individual de Coaching

• Certificación Líder Coach

• Certificación Coaching Life

• Branding Personal

• Certificación Padres Coach

46