Está en la página 1de 2

PLAN DE AULA DE ARTES

El currículo que maneja la institución educativa Misael pastrana borrero, contempla el aprendizaje
artístico de los estudiantes de una forma filosófica y humanística principalmente. Seres integrales,
honestos, con valores, creativos y seguros, es el logro que se plantea para esta área. Sin embargo,
todo esto empieza a perder fuerza al momento de desglosarse la metodología para el aprendizaje
artístico de los alumnos, es decir toma fuerza la teoría en vez de la práctica, con métodos
educativos magistrales y un poco ortodoxos a la hora de transmitir el conocimiento. Una
enseñanza en la que el docente es el único sabedor y su alumno el que recibe su conocimiento. El
oprimido y el opresor, un concepto que, sin lugar a duda ya no tiene cabida en esta generación,
donde la información está al alcance de nuestras manos. Por lo tanto, es difícil imaginar la
implementación de estos métodos en una enseñanza artística.

“la enseñanza de las artes en la escuela, es contribuir con el proceso educativo y cultural de
los pueblos de manera que las artes sirvan como medio fundamental de comunicación y
sensibilización”. Este objetivo queda en la ambigüedad y no se define claramente, ya que se
enfoca en la “sensibilización” de los sentidos, pero no hacía análisis crítico de la cultura.
Ahora bien, pasándolo a la práctica, esta pierde aún más el sentido, ya que la enseñanza que
dan, si es posible llamarlo así, consiste en dictar un significado general de un concepto sin
importar si se comprendió o no y muchos menos llevarlo al análisis de la problemática
socio-cultural del ambiente del niño.

Ahora, analizando más específicamente las metodologías planteadas para el desarrollo de


las clases, el currículo nos dice que “el aporte de la educación en las artes se vincula
directamente con la formación artística de las personas”. Este enfoque no lo llevan hacia un
aprendizaje colectivo, investigativo sino a un aprendizaje sistemático y secuencia, donde se
pretende que el estudiante empiece a producir obras de arte “estéticas” relacionadas con lo
bello, cosa que se contradice con otro punto de los logros del área, el cual menciona una
valoración estética desde lo humano, lo que dice y transmite la obra, lo que representa al
estudiante y no por lo que llamamos “bello”. Pasándolo al tema práctico nuevamente,
pudimos evidenciar claramente, que el docente maneja la estructura tradicionalista, que es,
dar una información básica, explicar el trabajo a desarrollar y calificar.

Mencionaremos ahora las incoherencias entre lo que plantea la metodología en un aprendizaje


integral de las artes y su desarrollo específico para cada periodo y grado. Empezaremos con la
carga académica que tiene esta área, es evidente que es mínima, dos horas por semana en las
cuales no se toman completas, esto provoca que no haya un proceso artístico y por ende un mayor
desinterés por esta área. Para la metodología específica, es decir los temas que se van a
desarrollar durante el año según el grado, corresponden a un proceso que no es consecutivo y que
solo se enfoca en un solo tema de manera repetitiva al largo de la educación del niño. Es decir, el
currículo plantea una formación en todas las artes, (literatura, música, plásticas, danza y teatro),
es lógico que no se puedan desarrollar todas las artes a profundidad debido a la falta de recursos,
sin embargo, no es un impedimento para no realizarlas de una forma creativa. La metodología solo
toma las artes plásticas, manejo del color, líneas, puntos, pintura abstracta, origami y dibujo. Estos
son los temas que se ven a lo largo de todos los años y de manera muy general. La metodología,
tanto en primaria como en secundaria no se diferencia mucho una de la otra, solo cambia la forma
de explicar la teoría. En general, la enseña artística que se plantea en la planeación de clases, no
apunta a ningún objetivo del currículo, y menos cuando se desarrolla en la práctica. Solo se busca
rellenar un espacio más, ni al docente ni a la institución le interesa dar una buena educación
artística para la formación humana sino una educación para hacer buenos trabajadores en la
comunidad, que es básicamente la misión del colegio.