Está en la página 1de 6

Teniendo en cuenta lo referenciado por diversas fuentes teóricas acerca de la

evolución del hombre, se evidencia que no hay hasta el momento una teoría única,
que explique con exactitud que paso hace miles de millones de años, no hay una
verdad absoluta que lleve a describir que ocurrió con la evolución del hombre, cómo
fue su desarrollo, su cambio, su transformación física y cognitiva, como surge la
adaptación, interacción,  en fin todo lo relacionado con el ser humano. Pero si se
evidencia que hay una característica de los diversos autores, que tienen en común
frente a este tema, y es como gracias a las necesidades de supervivencia, el hombre
logra crear poco a poco herramientas que le facilitan su existencia, sin darse cuenta
que este proceso de creación lo llevaría a grandes transformaciones no solo a nivel
físico sino también a nivel cognitivo. Hoy en día el hombre gracias a las necesidades
que se presentan en su diario vivir, sigue creando, nuevas herramientas para hacer
que la supervivencia sea más fácil, pasando todos los conocimientos de generación
en generación, de esta manera podría inferir que el hombre desde sus inicios ha
luchado por sobrevivir, buscando cada vez más herramientas que le faciliten el
trabajo, dejando así un legado importante a las siguientes generaciones.

Después de haber leído “psicología cultural” de Michael Cole, he comprendido que la


cultura es un aspecto esencial en la vida. Este autor muestra múltiples estudios de lo
que es, ha sido y puede llegar a ser la psicología cultural. Considerando los capítulos
VI y VII. Abordado inicialmente la filogenia e historia cultural, puedo rescatar que los
datos de los primates vivos proporcionaron una estimación de las capacidades
culturales y mentales de las criaturas a partir de las cuales el homo sapiens
evolucionó. Es muy interesante apreciar que el desarrollo del cerebro fue consecutivo
al uso de herramientas, la vida en el suelo y la caza. Reconociendo al Homo Habilis
como el primer fabricante de herramientas, siento su cerebro de mayor tamaño que el
de los Australopitecinos, Mirándose por primera vez la relación entre la fabricación de
herramientas y la capacidad cerebral. Aunque actualmente existe la opinión de que el
uso de herramientas no era lo importante en el cambio del cerebro en la evolución
humana, lo importante son las diferencias en organización social. Teniendo más
sentido derivar la cooperación de las interacciones  sociales. Por consiguiente las
capacidades emergentes para utilizar herramientas se integran en el dominio de la
acción social intencional.

La evolución del lenguaje y las formas de pensamiento, fue dado por la complejidad
del uso de herramientas y la organización. Donde aparece el concepto de “cultura
episódica” basada en la capacidad para representar la naturaleza concreta, perceptiva
de los acontecimientos vividos. En el que un individuo imita a otro con una ligera
variación, de manera que el otro puede imitar recíprocamente. Es así como se pudo
transmitir fiablemente de generación a generación los procesos de fabricación de
herramientas. Proceso importante de evolución y enseñanza que hoy en día seguimos
viendo y valorando.

Se dice que, la cultura, en lugar de actuar solo para complementar, desarrollar y


extender capacidades basadas orgánicamente, lógica y genéticamente a ella, parece
ser un ingrediente de esas mismas capacidades. Entonces es probable que el ser
humano sin cultura resultara ser no un mono dotado de aptitudes intrínsecas, sino una
monstruosidad carente por completo de mente y, en consecuencia, irrealizable.

Es atractivo ver como Charles L. y Edwaed W. consideran la filogenia y la cultura,


unidas por una correa irrompible pero elástica, puesto que la cultura se lanza hacia
adelante por medio de la innovación y la introducción de nuevas ideas y artefactos del
exterior, está limitada y dirigida en cierta medida por los genes.

Desde el enfoque cultural para la ontogenia. Podemos ver como las herramientas


técnicas y psicológicas proporcionadas por la cultura median en el funcionamiento
intelectual. El lenguaje, en particular, ayuda a los niños a dirigir eficazmente su propio
pensamiento; plantean, piensan con una lógica. John D. expresa que la conducta
afecta al desarrollo infantil y con el tiempo los nuevos miembros de la comunidad
llegaran a sentir que la cultura les pertenece.

Respecto a la embriogénesis, se tiene la idea de la forma en que el pasado se


relaciona con el futuro y el presente. Explicando entonces que el pasado cultural da la
bienvenida al recién nacido como su futuro cultural. El hombre del mecanismo cultural
que introduce “el final en el principio”, que significa la representación de un acto o
desarrollo futuro como si estuviera existiendo en el  presente.

Es importante lo que mencionan Charles S. y Sara H. refiriéndose al nicho evolutivo


como un sistema compuesto de los entornos físico y social dentro de los que viven los
niños, las costumbres de su cuidado reguladas culturalmente y las teorías de los
padres sobre los niños. Por tanto el niño como el ambiente sociocultural son agentes
activos en el proceso evolutivo.

Otro asunto interesante en mi opinión, es el tema de la intersubjetividad y actividad


mediada conjuntas, ya que un ejemplo sorprendente de la intersubjetividad primaria
entre los niños se llama referencia social. Es curioso ver cuando los niños se
encuentran con algo que no les resulta familiar y miran a sus cuidadores para obtener
alguna indicación de lo que se suponen que deben hacer. La referencia social
adquiere importancia como medio de comunicación tan pronto como los niños
comienzan a moverse solos.

Culmino con lo que Bruner aporta; El enfoque cultural del desarrollo del lenguaje es
un proceso sutil por el que los adultos organizan el mundo artificialmente, de manera
que el niño pueda desenvolverse bien desde un punto de vista cultural, participando
en cuanto sucede de modo natural y con la inclinación similar de otros.

Con todo esto quiero concluir que la evolución es un hecho. Nuestro mundo o planeta
tierra siempre ha estado en continuo cambio y nosotros también cambiamos junto con
él. Que somos biología pero además somos cultura, lo cual encierra nuestro modo de
vivir o actuar, nuestras tradiciones, nuestro lenguaje, nuestro conocimiento, tecnología
y arte.

La psicología cultural emerge de la llamada “revolución cognitiva”, perspectiva que es encabezada por autores
como Jerome Bruner, Michael Cole, entre otros, la cual asume la idea que la cultura y la mente son
inseparables ya que se constituyen mutuamente. Su estudio se enfoca en la forma en que las tradiciones
culturales y las prácticas sociales van transformando, expresando y regulando la mente humana. Por lo cual,
la psicología cultural centra su atención en las interacciones que se dan entre sujeto y objeto, el yo y el otro, la
mente y la cultura, las personas y el ambiente, la figura y el fondo, en como las mentes se entretejen
conjuntamente de forma dialéctica y dinámica.

La psicología cultural se basa en la búsqueda de sentido y en una concepción intencional de mundos


constituidos. La búsqueda de sentido inherente a los seres humanos, incentiva el aprovechar y utilizar los
significados y medios que están dispuestos en un contexto cultural. Mientras que la concepción de mundos
constituidos afirma que los sujetos y objetos, las personas y el entorno modifican la identidad del otro, y por lo
tanto, no se pueden disociar en variables independientes y dependientes. Sus identidades son
interdependientes, ninguna de las partes que se supone son contrarias se pueden definir sin la incidencia de
la otra parte.

Una de las ideas principales de la psicología cultural es que no existe un ambiente sociocultural que tenga
una identidad independiente de la forma en como los seres humanos aprovechan significados y recursos del
ambiente en cuestión, ya que cada persona comienza a crear su subjetividad y estado mental a partir del
proceso de apropiación de significados y uso de los elementos del entorno.

Los ambientes culturales son mundos intencionados porque su existencia es real, objetiva y contundente, solo
en medida de que exista una comunidad cuyas creencias, deseos, emociones, propósitos y representaciones
mentales que estén encaminadas e influenciadas por ella.

Los mundos intencionados son mundos artificiales poblados con productos, herramientas o tecnologías de
diseño propio. Un mundo intencional puede contener eventos como robar o comulgar, tener procesos como el
pecado o el dañar, situaciones como el exorcismo, prácticas como el comprometerse o divorciarse, y objetos
artesanales como un ajedrez, un molino o una cama.
Las cosas que creamos, criamos, formamos, fabricamos, inventamos, señalamos o constituimos solo pueden
existir dentro de un mundo intencionado. Lo que hace que su existencia sea intencionada es que tales cosas
no existen independientemente de las relaciones que mantienen con ellas mismas y la influencia que ejercen
en nuestras vidas a causa de nuestras concepciones de ellas.

Las cosas intencionadas no tienen una realidad natural o identidad separada de los significados o actividades
humanas. Los mundos intencionados no existen en independencia de los estados intencionales, como las
creencias, deseos, emociones, etc., dirigidos hacia ellos y por ellos, por las personas que viven en ellos.

Por ejemplo, el tradicional día de muertos adquiere un profundo significado dentro del pueblo mexicano, la
cual trae consigo un sentido de identidad acompañada de creencias y emociones.

Entonces podemos decir que la psicología cultural es el estudio de mundos intencionados. Es el estudio del
funcionamiento de una sociedad en mundos particularmente intencionados. Es la investigación de procesos
psicosomáticos, socioculturales e inevitables realidades divergentes en donde el sujeto y objeto no pueden
ser separados porque ellos son interdependientes, cada uno necesita del otro.

Para concluir, la psicología cultural es una ciencia interdisciplinaria, en caminada a desarrollar un


aglutinamiento de disciplinas, especialmente adecuando a la antropología con la lingüística para el análisis de
las intencionalidades y particularidades de los ambientes socioculturales, reuniendo a la psicología con la
filosofía para desentrañar las intencionalidades e historicidad de las sociedades.

La evolución es un hecho observable y comprobado. La teoría de la evolución por


selección natural es el cuerpo teórico fundamentado en evidencia empírica que
explica dicho fenómeno, observado y comprobado, basado en todo el cuerpo
probatorio recogido a lo largo de casi dos siglos de análisis en una multitud de
disciplinas científicas que apuntan todas, independientemente, a la misma conclusión.
Como todo conocimiento humano, es incompleto y podría estar equivocado, por lo
que es constantemente puesto a prueba y estará siempre sujeto a revisión, conforme
recibimos nuevos datos y nueva información que nos permita explicar y entender aún
mejor un fenómeno natural. La evolución es un hecho. La explicación del fenómeno es
un trabajo en curso.

¿Cuántas religiones - honéstamente -  se autoexaminan a sí mismas, ajustan, mejoran y


replantean sus perspectivas conforme a nuevos conocimientos acerca de algún tema
en particular?

Además, vale aclarar que una teoría en ciencia no es lo mismo que el uso que le damos
a la palabra "teoría" coloquialmente. He aquí la definición de "teoría científica":

"Una  teoría científica  es un conjunto de  conceptos, incluyendo abstracciones


de  fenómenos  observables y propiedades cuantificables, junto con reglas (leyes
científicas) que expresan las relaciones entre las  observaciones  de dichos conceptos. Una
teoría científica se construye para ajustarse a los  datos empíricos  disponibles sobre
dichas observaciones, y se propone como un principio o conjunto de principios para
explicar una clase de fenómenos.

Los científicos elaboran distintas teorías partiendo de  hipótesis  que hayan
sido  corroboradas  por el  método científico, luego recolectan  pruebas  para poner a
prueba dichas teorías. Como en la mayoría de las formas del  conocimiento científico, las
teorías son  inductivas  por naturaleza y su finalidad es meramente explicativa y
predictiva. "

Quienes aún dudan de este fundamental hecho de la realidad pertenecen a ciertas


corrientes religiosas porque desafía y contradice lo que sus doctrinas, dogmas y
libros les cuentan acerca del origen del ser humano, de tal manera que la evolución
hecha por tierra las antiguas, primitivas y obsoletas creencias acerca de dioses, el alma
y la vida eterna. No podemos culpar a las personas de hace miles de años atrás por
intentar explicar el mundo natural que observaban acudiendo a deidades,
encantamientos, magia y lo sobrenatural. No tenían ningun otro método para hacerlo.

Basta con estudiar diferentes civilizaciones y culturas de la antigüedad para concluír


que cada una tenía su propia visión y sus propias creencias acerca de sus orígenes,
todas atribuibles a lo mejor que podían brindar dado el nulo conocimiento que poseían
acerca de la naturaleza, la vida, el universo, etc…. Entidades mágicas producto de su
imaginación, narradas y explicadas en cuentos heróicos de carácter épico en donde la
magia, lo paranormal y lo extra-terreno constituían la mejor explicación para todo.

De allí que haya tantos dioses y tanto mítos distintos acerca del origen del hombre, de
la vida y del cósmos.

Lo que sí sorprende es que, al día de hoy, exista tanta gente con el mismo
pensamiento arcaico y rudimentario de la antigüedad, desplegando un total, grotesco
y vergonzoso nivel de ignorancia que desfilan orgullosamente ante preguntas como
estas, pretendiendo hacer creer que sus mitos, leyendas y supersticiones son verdades
absolutas. La ciencia, en contraste, no hace declaraciones de verdad absoluta como lo
hacen las religiones. Ofrece la mejor explicación basada en evidencia emprírica y en el
examen juicioso de la realidad objetiva a fin de explicarla, comprenderla y ponerla en
uso práctico para beneficio de toda la humanidad por igual.

No extraña entonces que la religión, a través de sus estrechos y herméticos dogmas


carentes de evidencia alguna que permita examinar y corroborar imparcialmente sus
postulados promulguen como "alternativa" la fe ciega dentro de un sistema
absolutista y despótico que castiga la incredulidad y recompensa la sumisión y el acato.

Lo único que puede desmentir la ciencia es la ciencia misma, no los entumecidos e
intransigentes sistemas de creencias religiosas que, curiosamente, ofrecen una infinitud
de "interpretaciones" usualmente incompatibles, discordantes y contradictorias entre sí
para "explicar" un mismo tema. Esta falta de uniformidad y consenso no es más que el
resultado de la total carencia de evidencia que tienen, por lo que, incluso, ponerse de
acuerdo en cuál dios es el "verdadero" y "quién fué el primer ser humano" es
prácticamente imposible. ¿Cuál electricidad es la verdadera?