Está en la página 1de 79

EL APAREJADOR

Y SU PROFESIÓN
EN GALICIA

DE LOS MAESTROS DE OBRAS


A LOS ARQUITECTOS TÉCNICOS
EDITA
CONSELLO GALEGO DE COLEXIOS DE APARELLADORES E ARQUITECTOS TÉCNICOS

EDICIÓN A CARGO DE
JESÚS A. SÁNCHEZ GARCÍA
JOSÉ M. YÁÑEZ RODRÍGUEZ

AUTORES
JULIO VÁZQUEZ CASTRO, MIGUEL TAÍN GUZMÁN,
JESÚS A. SÁNCHEZ GARCÍA, JOSÉ M. YÁÑEZ RODRÍGUEZ

DIBUJOS E ILUSTRACIONES
JOSÉ YÁÑEZ RODRÍGUEZ

DISEÑO Y MAQUETACIÓN
GAR & BOS SL. [SALVADOR GB PEREIRA]

GESTIÓN EDITORIAL E IMPRESIÓN


4-CROMIA SL.

ISBN: 84-607-1519-1

DEPÓSITO LEGAL: C-43/2001


EL APAREJADOR
Y SU PROFESIÓN
EN GALICIA
DE LOS MAESTROS DE OBRAS
A LOS ARQUITECTOS TÉCNICOS

Edición a cargo de Jesús A. Sánchez García y


José M. Yáñez Rodríguez

AUTORES:

Julio Vázquez Castro


Miguel Taín Guzmán
Jesús Ángel Sánchez García
José Manuel Yáñez Rodríguez
Aparejadores maq.1 24/1/01 17:04 Página 7

Índice
PRESENTACIÓN ...........................................................................................................................................................................9
PRÓLOGO ..................................................................................................................................................................................11
AGRADECIMIENTOS ..................................................................................................................................................................13
INTRODUCCIÓN.........................................................................................................................................................................15

I. LOS MAESTROS DE OBRAS Y LA CONSTRUCCIÓN EN GALICIA DURANTE LA EDAD MEDIA


por Julio Vázquez Castro .................................................................................................................................................19
1. Conceptos y términos.....................................................................................................................................................21
1.1. La obra y el obradoiro..........................................................................................................................................22
1.2. Promotores y financiación ...................................................................................................................................22
1.3. Procuradores de la Obra ......................................................................................................................................24
1.4. El maestro de obras .............................................................................................................................................26
1.5. Los pedreiros.......................................................................................................................................................28
1.6. Mano de obra no especializada ............................................................................................................................29
2. Los hombres ...................................................................................................................................................................31
2.1. Origen y formación ..............................................................................................................................................31
2.2. La vida del pedreiro .............................................................................................................................................33
2.3. Las asociaciones..................................................................................................................................................34
2.4. La importancia del oficio......................................................................................................................................37
2.5. Su imagen y su jerga ...........................................................................................................................................38
3. Las obras ........................................................................................................................................................................42
3.1. Contratos e incumplimientos ...............................................................................................................................42
3.2. Planos, maquetas, galgas y modelos ...................................................................................................................45
3.3. La primera piedra.................................................................................................................................................55
3.4. La maquinaria, las herramientas y la indumentaria ..............................................................................................56
3.5. Los materiales .....................................................................................................................................................59
3.6. La actividad en la obra .........................................................................................................................................62
3.7. La última piedra ...................................................................................................................................................63
3.8. El valor y la valoración de lo construido...............................................................................................................63
3.9. La destrucción .....................................................................................................................................................65
Fuentes y Bibliografía ........................................................................................................................................................85
Procedencia de las ilustraciones .......................................................................................................................................92

II. LOS APAREJADORES GALLEGOS EN LA ÉPOCA MODERNA (SIGLOS XVI-XVIII)


por Miguel Taín Guzmán....................................................................................................................................93
1. La aparición del término “aparejador” .........................................................................................................................95
2. La profesión ...................................................................................................................................................................97
3. El aparejador asalariado..............................................................................................................................................110
3.1. El aparejador del monasterio de San Martín Pinario. .........................................................................................111
3.2. El aparejador de la Catedral de Santiago. ...........................................................................................................111
Apéndice documental .......................................................................................................................................................134
Bibliografía .......................................................................................................................................................................134

III. MAESTROS DE OBRAS Y APAREJADORES EN LA ÉPOCA CONTEMPORÁNEA


por Jesús Ángel Sánchez García ........................................................................................................................141
1. La formación y sus alternativas durante los siglos XVIII y XIX...................................................................................142
1.1. El siglo XVIII. De las estructuras gremiales a la Academia.................................................................................142
1.2. El siglo XIX. Reformas y vaivenes en los estudios de maestros de obras y aparejadores ..................................146
1.2.1. Otras vías de formación: escuelas y publicaciones en Galicia ................................................................150
2. Una actividad marcada por los conflictos. Entre la normativa legal y la demanda de la profesión...............................156
2.1. El siglo XVIII y el inicio del enfrentamiento entre arquitectos y maestros de obras ...........................................156
2.2. La etapa de máxima confrontación: la situación de maestros de obras y aparejadores
a lo largo del siglo XIX ..............................................................................................................................................161
3. Los ámbitos de trabajo y sus protagonistas ................................................................................................................171
Aparejadores maq.1 24/1/01 17:04 Página 8

3.1. El siglo XVIII. Maestros de obras y aparejadores en las obras eclesiásticas e institucionales............................171
3.1.1. Arquitectura para la Iglesia.....................................................................................................................171
3.1.2. Arquitectura civil y militar ......................................................................................................................178
3.1.3. Urbanismo y obras públicas...................................................................................................................183
3.2. El siglo XIX. Auge y declive de los maestros de obras .......................................................................................186
3.2.1. La época Isabelina. El papel de los maestros en los primeros cambios urbanos
y la recuperación de las obras para la Iglesia...................................................................................................186
3.2.2. La Restauración. La edad de oro de los maestros de obras ...................................................................193
- La construcción de la ciudad burguesa y sus protagonistas ..................................................................193
- La arquitectura religiosa.........................................................................................................................215
3.2.3. Otras facetas del trabajo de maestros y aparejadores hasta la Guerra Civil............................................219
Fuentes de archivo ...........................................................................................................................................................239
Tratados y manuales sobre la profesión ..........................................................................................................................240
Bibliografía .......................................................................................................................................................................241
Apéndice documental .......................................................................................................................................................245
Procedencia de las ilustraciones .....................................................................................................................................251

IV. SIGLO XX. DE LA SEGUNDA REPÚBLICA AL NUEVO MILENIO


por José Manuel Yáñez Rodríguez .....................................................................................................................253
1. Organización colegial y atribuciones ..........................................................................................................................255
1.1. La Segunda República. El Decreto del 35...........................................................................................................255
1.2. El Colegio de Aparejadores de Galicia y los primeros Arquitectos Técnicos.......................................................257
1.3. La Ley de Colegios Profesionales de 1974. Los Colegios Provinciales ..............................................................263
1.4. El Congreso de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de A Toxa ........................................................................264
1.5. La transición democrática. Una ley de atribuciones ...........................................................................................267
1.6. La década de los 90: La seguridad, la LOE y la colegiación única y obligatoria..................................................269
1.7. Instituciones colegiales......................................................................................................................................272
1.7.1. De ámbito estatal ...................................................................................................................................272
1.7.1.1. Consejo General de la Arquitectura Técnica.................................................................................272
1.7.1.2. PREMAAT. La Previsión Mutua de Aparejadores y AA.TT. y su evolución histórica......................274
1.7.1.3. MUSAAT. Breve historia...............................................................................................................280
1.7.1.4. Cercha. (Órgano de información periódica de la Organización Profesional) ................................282
1.7.2. De ámbito autonómico...........................................................................................................................284
1.7.2.1. Consello Galego de Colexios de Aparelladores e Arquitectos Técnicos .......................................284
1.8. Las Sedes colegiales. A Coruña. Delegaciones de Ferrol y Santiago. Lugo. Ourense. Pontevedra (Vigo).
Delegación de Pontevedra..................................................................................................................................285
1.9. Presente y futuro profesional.............................................................................................................................292
2. La formación académica contemporánea de la arquitectura técnica.........................................................................294
2.1. Los primeros planes de estudio .........................................................................................................................294
2.2. La década de los 70. Ocaso de un régimen........................................................................................................294
2.3. La democracia: nuevas formas, nuevas normas. La autonomía universitaria ....................................................295
2.4. Fin de siglo. Un milenio ilusionante ...................................................................................................................297
2.5. La Escuela Universitaria de Arquitectura Técnica de A Coruña ..........................................................................301
2.5.1. Antecedentes de la enseñanza de la profesión en Galicia .......................................................................301
2.5.2. Orígenes de la E.U.A.T. de A Coruña.......................................................................................................302
2.5.3. Breve historia e instalaciones.................................................................................................................303
2.5.4. Vínculos con la profesión: FECIGA y Premios de las Corporaciones Profesionales................................305
2.5.4.1. Feria de la Construcción e Interiorismo de Galicia: Feciga ...........................................................305
2.5.4.2. Premios “Galicia” a Trabajos Fin de Carrera. Del Consello Galego de colexios de
Aparelladores e AATT................................................................................................................................306
2.5.4.3. Premios del Consejo General al mejor expediente académico en Galicia .....................................306
2.5.4.4. Premios Guillén de Rohan ( PREMAAT) en Galicia ......................................................................307
2.5.4.5. Padrinazgo de la última promoción del milenio ...........................................................................307
3. A modo de epílogo .......................................................................................................................................................307
Apéndice documental .......................................................................................................................................................308
Bibliografía .......................................................................................................................................................................318
Procedencia de las ilustraciones .....................................................................................................................................319

ÍNDICE DE TOPÓNIMOS .........................................................................................................................................................321


ÍNDICE ONOMÁSTICO..............................................................................................................................................................328
I
LOS MAESTROS DE OBRAS
Y LA CONSTRUCCIÓN
EN GALICIA
DURANTE LA EDAD MEDIA

JULIO VÁZQUEZ CASTRO


Universidad de Santiago de Compostela
E
Los maestros l hecho de realizar una breve aproxi-
mación a la figura de los constructo- 21
res medievales y a su trabajo en Gali-
de obras y la cia, es decir, responder, aunque sea
sumariamente, a las preguntas del
construcción en quién y el cómo de la edificación, nos
sitúa ante un lamentable panorama,
pues el maestro de obras medieval en
Galicia durante Galicia todavía carece hoy en día de un estu-
dio que nos acerque de un modo certero y
la Edad Media documentado a su realidad y aún es más gra-
ve el estado de la investigación en el terreno
de las técnicas constructivas1.
Julio Vázquez Castro El análisis que se emprende, dentro
de unos amplios parámetros geográficos2 y
cronológicos3, debe entenderse como una
primera aproximación al tema más que una
conclusión definitiva. Para ello sería necesa-
rio que la investigación se desarrollase con
un enfoque pluridisciplinar, teniendo en
cuenta fundamentalmente aspectos arqueo-
lógicos, artísticos, históricos, económicos y
documentales, pues no es aceptable limitarse
a definiciones estereotipadas o reducir la
peculiar situación de la construcción en el
“Finis Terrae” a un mero trasunto de la situa-
ción europea, mucho mejor documentada y
estudiada.

1. CONCEPTOS Y TÉRMINOS

o cabe duda de que las grandes figuras

N de la construcción, al menos desde


nuestro punto de vista, fueron los pro-
fesionales de la edificación realizada en
materiales pétreos4. Sin embargo no debe-
mos olvidar que una parte esencial de la
arquitectura fue la ejercida por los profesio-
nales de la madera, los carpinteros. No sólo
fue importante por ser imprescindible com-
plemento de los sistemas constructivos en
piedra (cimbras, andamiajes, maquinaria,
etc.) y de las propias construcciones (arma-
duras para el tejado, pisos, divisiones inte-
riores, etc.), sino que también lo fue porque
un gran número de edificaciones se realiza-
ron con ese material y por carpinteros. Éstos
llegaron a alcanzar similares estatus y cargos
que sus colegas del ramo de la piedra y
pudieron realizar obras de primer orden des-
de el punto de vista constructivo. Pensemos,
por ejemplo, en el puente de madera que
existió en Pontedeume, sin duda una buena

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

obra de ingeniería dada la gran distancia cripción de la catedral compostelana del


22 entre ambas orillas5. Libro V del Códice Calixtino, compilado hacia
Se parte, pues, de una división del tra- 1140, para designar las puertas menores que
bajo de origen clásico, donde los profesiona- comunicaban el templo con el lugar en el cual
les de la piedra y de la madera se distinguen se ubica actualmente el claustro8, por ser en
claramente por utilizar materias, herramien- este espacio donde posiblemente trabajaban
tas y destrezas distintas. Esto quiere decir, los pedreiros que edificaban la catedral y más
comparándolo con el punto de vista actual, tarde su claustro. Impulsada la construcción
que en aquel período no existía un término de este último varias veces por Gelmírez, la
que aglutinase a los profesionales de la cons- última en 11349, su conclusión tuvo que espe-
trucción (los más similares serían los de “ofi- rar hasta tiempos de Juan Arias, por lo que
ciales de la obra” u “obreiros”, que analiza- hasta bien entrado el siglo XIII dicho espacio
remos más adelante) pero se tenían otros que mantuvo aquella denominación10. Su traduc-
abarcaban unos conceptos más amplios que ción literal sería el de “pedrera”, término que
los actuales. Así el carpintero podía construir en sentido estricto hoy designa el lugar del
una casa, un barco, un arca o un tonel, pero que se arranca la piedra, lo cual, ante la
también un retablo o una estatua en madera, imposibilidad de reconocer en dicho punto
y el pedreiro podía actuar como arquitecto una cantera, sugiere más bien el sitio en el
diseñando una obra, como obrero constru- que se almacenaría el material y donde qui-
yendo una casa o como escultor ejecutando zás, en un primer momento, se realizase un
un relieve, un capitel o una estatua de bulto. considerable trabajo sobre él, pues no llegaría
El término “Arte” se aplicaba con pre- totalmente acabado a la obra.
ferencia a otros conceptos, las Artes Libera- Desconozco hasta qué punto la cons-
les, ya que las Artes Mecánicas, entre las cua- trucción de la fachada occidental de dicha
les se encontraría todo lo relativo a la catedral pudo desplazar las labores construc-
construcción, eran prácticamente desprecia- tivas hacia sus inmediaciones y si durante su
das como un mero trabajo manual equipara- edificación ese lugar de trabajo recibió algún
ble al de cualquier otro artesano. En Galicia nombre concreto, pues no me consta docu-
el ejemplo más concreto de esta aversión por mentalmente que al espacio más inmediato a
el trabajo manual y de la diferenciación que dicha fachada se le denominase “obradoiro”
de él se deriva de Artes Liberales y Mecáni- con anterioridad al siglo XIV11, cuando ya
cas se encuentra en el Libro IV del Códice hacía muchos años que se habían concluido
Calixtino, compilado hacia 1140, donde se las obras más importantes de ella. Sin
recoge que la Geometría y la Aritmética son embargo sí es curioso el cambio en el térmi-
esenciales para la edificación y a pesar de no, pues de “pedrera” se pasa a “obradoiro”,
ello se menosprecian los conocimientos que que sugiere, como en la actualidad, la pre-
de ellas tienen los profesionales de la cons- sencia de un recinto o taller en el que se tra-
trucción6. bajaba de un modo artesanal12.

1.1. La obra y el obradoiro 1.2. Promotores y financiación

El término “obra” (opus) es ambiguo en la Para resaltar la importancia de los promoto-


Edad Media, pues no sólo designa lo relativo res en la obra no es necesario apoyarse en la
a la construcción sino también a la adminis- documentación13. De ellos depende la deci-
tración y gestión de los fondos necesarios sión de comenzar una determinada construc-
para dicho fin o para reparar los edificios u ción y, ya de un modo directo o delegando
obras públicas, así como para costear el culto en otras personas, la responsabilidad en lo
divino, en el caso de los templos, abastecién- referente a la financiación, a la elección de
dolos de utensilios, paños, cera, etc.7 los maestros y a la entidad y calidad de la
Por otra parte, me gustaría llamar la edificación.
atención sobre los términos medievales con Su papel es tan decisivo que muchas
los que se designaba el lugar donde se reali- veces el hecho de “mandar hacer” se confun-
zaban las obras o el propio edificio en pleno de con el “hacer”14. No dejan de ser sorpren-
proceso de construcción. El más temprano dentes algunas afirmaciones de la Historia
quizás sea el de “Petraria”, usado en la des- Compostelana, cuando, por ejemplo, al referir-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y

L
SU PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

se a Gelmírez asegura que “el mismo obispo, Una vez que se ha decidido realizar
como sabio arquitecto, construyó en la esqui- una determinada obra17 el siguiente paso 23
na derecha del mismo coro un elevado púl- sería establecer y asegurar su financiación.
pito... y en el lado izquierdo otro”15, sobre Las fuentes de ingresos eran múltiples:
todo si se tiene en cuenta que durante toda la donaciones y mandas testamentarias del rey,
época medieval ningún maestro osaba deno- del arzobispo u obispo y privadas, a través
minarse “arquitecto”16. de bulas y cofradías con las que se otorgaban
fundamentalmente bienes espirituales a
cambio de la colaboración económica o física
en la empresa, venta de capillas, etc.18 El
dinero y las propiedades adquiridas de este
modo engrosaban los bienes de la Obra19.
Un ejemplo de la importancia de con-
tar con una buena y estable financiación
podría ser el de la cabecera gótica que el
arzobispo Juan Arias decidió construir en la
catedral compostelana. Ésta, que se gestaba
en 1256, se inició en 1258 y tuvo que abando-
narse sin llegar a su conclusión hacia 1280, y
sin duda una de las causas fundamentales
para explicar esta frustrada empresa estaría
en que no contó con apoyo ni financiación
1. Tímpano de la puerta lateral norte de la iglesia de San Mar- por parte del monarca, algo que sí habían
tín de Noia. En el centro se encuentra la Virgen con el Niño, a
su izquierda san José y a su derecha el promotor de la obra en
tenido la catedral románica20 y otras sedes
actitud orante. castellanas que en ese momento renovaban
sus fábricas, como Burgos (1221), Toledo
2. Croquis del estado de la Torre de Hércules en 1608. A la
(1226) o León (1255)21.
izquierda se reproduce, con algunos errores, la inscripción voti-
va del probable arquitecto de la construcción.

3. Monedas de la ceca compostelana de la segunda mitad del


siglo XIII. Su acuñación estuvo vinculada, en gran medida, a
las obras de construcción y labores de mantenimiento de la
catedral románica de Santiago.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L I
PROFESIÓN
C I A ]
Julio Vázquez Castro

1.3. Procuradores de la Obra Este sistema se prolongó durante los


24 siglos siguientes, cuando lo habitual fue que
desempeñasen el cargo las personas relacio-
La cuantía de los recursos que se precisaban nadas con el propio cabildo como racione-
para la construcción de una gran edificación, ros25, canónigos y tesoreros, estos últimos sin
sumados a los bienes propios de la Obra, duda nombrados por su experiencia adminis-
pronto hicieron necesaria la presencia de trativa y su conocimiento directo del estado
organismos, cada vez más complejos, que los del tesoro, pues la gestión de la Obra no se
gestionasen y administrasen, adquiriendo en incluía entre sus obligaciones26. De este
ocasiones una importancia capital para el modo, el 5 de diciembre de 1464, los procu-
buen desarrollo de la empresa. En este pun- radores de la obra de la catedral de Tui eran
to, la experiencia de los grandes templos, el tesorero Gómez Correa y el canónigo
especialmente de la catedral compostelana, Álvaro Vázquez, que tenían la obligación de
fue esencial para el resto de Galicia. dar el visto bueno a los pedreiros que llevase
Desde el comienzo de las obras de el maestro que había contratado el cabildo
este edificio sabemos que la gestión de los para finalizar la capilla de San Andrés, poner
recursos y el buen desarrollo de los trabajos a su disposición servidores y material y
fueron encomendados a tres personalidades pagar los salarios27. En este caso el tesorero
de plena confianza vinculadas al mundo cle- vendría a completar la labor del canónigo en
rical, pues, siguiendo el texto del Libro V del un momento muy concreto, pues tan solo
Códice Calixtino, los maestros y canteros que tres años antes figuraba únicamente Álvaro
empezaron a edificar la catedral de Santiago Vázquez como “procurador da hobra da
“trabajaban asiduamente bajo la administra- Santa Iglesia”, a quien, el 19 de junio de
ción de los fidelísimos don Wicarto y don 1461, el deán y el cabildo le mandaron que
Segeredo, prior de la Canónica, y el abad recibiera 100 maravedís viejos para la obra
don Gundesindo”22. de la capilla de Santa Eufemia, en dicha cate-
En estos momentos todo parece indi- dral, encargándole además que se ocupase
car que a dicha función se accedía por espe- de buscar a los operarios necesarios y de gra-
cial designación del obispo23 y que no con- tificarles28.
llevaba un cargo específico y vitalicio sino Parecidas obligaciones, e incluso un
simplemente el desempeño de las funciones mayor peso en la contratación del maestro,
propiamente administrativas y la vigilancia tenía Gonzalo Fernández de Ínsua “canonigo
directa sobre la obra, posiblemente también e obreyro da obra” de la catedral de Ourense
la búsqueda de maestros, oficiales y material cuando el 8 de marzo de 1479 se contrataron
y las decisiones en determinados campos los servicios del pintor y pedreiro Juan de
artísticos, estéticos o iconográficos. Pumar para reedificar la portada norte del
Es muy significativo que estas funcio- templo29. A él se comprometieron a “dar boa
nes se encomendasen en ocasiones al propio conta, leal e verdadeira” los encargados de
tesorero y más todavía que el desempeño de recaudar fondos para la obra de la capilla de
su función al mando de la Obra fuese consi- san Juan, mediante la venta de cartas de la
derado imprescindible. Este es el caso del Cofradía de la iglesia de Ourense, como
“tesorero de la iglesia de Santiago, llamado consta el 26 de abril de 148230.
Bernardo” que había decidido, hacia 1124, En torno al “obrero” o procurador de
emprender un viaje a Jerusalén y, cuando la Obra pronto surgió un pequeño grupo de
estaba a punto de partir, el propio Diego Gel- personas que de un modo temporal le ayu-
mírez lo disuadió “porque veía que su igle- daban a cumplir su misión o lo suplían en
sia sufriría mucho daño por su ausencia y no ella. En este grupo se inscribirían los mayor-
dudaba que la Obra de la iglesia necesitaba domos, tenentes y renteros que realizarían
mucho de su dirección”, intentando “rete- sus funciones en su ausencia o servirían de
nerlo a toda costa” y para ello “lo absolvió enlace entre el procurador y los obreros para
en sesión plenaria del cabildo de todos sus el pago de salarios, o entre aquél y las fuen-
pecados, como suelen ser absueltos los que tes de ingresos31. Es posible que en los
se sacrifican con el viaje a Jerusalén, y le momentos en los que las actividades cons-
encomendó para remisión de sus pecados tructivas estuviesen paralizadas o se reduje-
tratar, disponer y llevar adelante toda la obra sen a labores de mera conservación del edi-
de la iglesia de Santiago”24. ficio, alguna de dichas figuras ejerciese

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

directamente la labor de gestión de los ingre- De este modo, las catedrales, y sobre
sos propios de la Obra sin la supervisión todo la compostelana, poseían la forma más 25
directa e incluso sin la existencia de un avanzada de organización para la adminis-
“obrero” capitular32. En estos casos no pare- tración y ejecución de sus obras. Estas
ce que hubiese obstáculo para que ese gestor estructuras parecen ya plenamente consoli-
fuese un lego, aunque siempre un hombre de dadas a comienzos del siglo XVI con las figu-
confianza33. ras del “obrero”, el mayordomo, los visitado-
El procurador, como administrador res, el notario, el tesorero de la obra y los
de la Obra, sin duda llevaría un libro de con- veedores41. Sus organigramas sin duda fue-
tabilidad, el Libro de la Obra34, en donde ron adaptados y reducidos en otras obras de
registraría todo lo relativo a sus labores, ya menor entidad, como los templos, donde
que su financiación era autónoma e indepen- todo parece concentrarse en torno al cargo
diente de la capitular y, de ese modo, la pre- de procurador, el cual, dada su importancia,
sencia de sus actividades en la documenta- no dudó en figurar en muchas inscripciones,
ción del cabildo se reduciría a aquellos casos como por ejemplo en el tímpano de la puerta
en los que la corporación aportaba fondos35. lateral de la iglesia de Santa María a Nova de
El carácter temporal de este tipo de docu- Noia, en 132742, o de Santa María de Muros,
mentos quizás sea la causa de que hoy en día hacia 141043, e incluso enterrarse en las pro-
no se conserven36, pues una vez concluida la pias construcciones44.
obra carecían ya de interés, tan sólo los foros En las obras patrocinadas por los con-
correspondientes a la Obra tenían un valor cellos eran éstos los encargados de nombrar
más dilatado en el tiempo, por lo que en al procurador (si no se hacía cargo de ellas el
estos casos pasaban a engrosar los archivos propio procurador del concello) y a los vee-
catedralicios37. Para su elaboración, así como dores. Estos últimos son los encargados, en
para el resto de la documentación y los 1427, de revisar las cuentas y los pagos reali-
correspondientes registros de contratos, gas- zados por Diego Canto, posiblemente el pro-
tos e ingresos, contaría con la ayuda de un curador de la Obra de reparación de las
escribano o de un notario. murallas de A Coruña y encargado por lo
Éstos podían asumir, en ocasiones, tanto de percibir los ingresos y realizar los
responsabilidades de mayor envergadura. pagos salariales45.
En el caso de Santiago el escribano al servi- En el caso del puente de Ourense
cio de la Obra también tenía la función de observamos como esas estructuras se redu-
dar fe “al obreyro de como labran o no”38 los cen también a uno o varios procuradores46,
oficiales. Su poder llegó a ser tal que se llega- nombrados por el obispo47, el cabildo y el
ron a denunciar fraudes, como en el caso del concello, que realizaban todas las labores
notario de la Obra del claustro de la catedral económicas y de gestión ayudados tan solo
compostelana, Alonso da Costa, que en junio por un mozo48. Las actividades de dichos
de 1521 fue acusado de que “tenia trato con gestores se nos transmiten en un documento 4. Tímpano de la puerta
lateral sur de la iglesia de
los que bendian la cal e que la tomava en un realizado el 21 de junio de 1444 por el cabil- Santa María a Nova de
precio dellos e que la encargaba a la yglesia do y el concello orensanos mediante el cual Noia. En su inscripción
en mas”, que “lleva piones para su huerta e nombraban consta el nombre del pro-
curador de la obra.
que los sacaba de la dicha obra”, que “tenia
madera de la dicha obra” y que “non escrib-
ya las piedras cada una como hera”, es decir,
que no escribía la marca de cada uno de los
canteros en sus sillares39.
Sin embargo, otras figuras dentro de
este grupo de colaboradores tienen un carác-
ter esporádico. Por ejemplo, en representa-
ción del “obrero” podían nombrarse procura-
dores en determinados juicios que afectasen a
la obra40. También para casos puntuales
podían nombrarse comisiones especiales, los
“veedores”, encargados de vigilar el buen
desarrollo de las obras o bien de tomar las
cuentas al propio procurador.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

“procurador da Obra da ponte de científico que planifica y diseña la obra, al


26 Ourense ao dito Roy Lopes do Rigueiro, cual se le admiten por tanto conocimientos
ao qual deron todo poder comprido en Geometría y Aritmética, mientras que la
pera que posa procurar todos los autos figura de Roberto podría interpretarse como
da obra da dita ponte et tomar e alugar la de un aparejador, dirigiendo los trabajos a
meestres et oficiaas pera a dita obra et
pie de obra siguiendo las consignas del
faser trager pedreiros e pedra e cal e
maestro, o bien como un maestro de pedrería
ferro et todas las outras cousas a dita
que se complementaría con un maestro de
obra perteesçentes et pera que posa
avyrse con eles et pagarlles seu sellario carpintería, bajo cuyas ordenes estarían los
et pera que posa reçeber et recabdar pedreiros y los carpinteros respectivamente51.
todos et quaes maravedis, rentas et sisas De todas formas, a pesar de dejar constancia
aa dita obra perteesçentes e reçeber de la admiración por la labor de Bernardo
todos los plyterchos pera a dita obra e como maestro de las obras no se consideró
tomar conta con pago a quaesquer necesaria su presencia en las inscripciones
ofiçiaas et deuedores et outras quaes- fundacionales del templo, que rememoran
quer personas que deueren et tomar tes- únicamente al obispo y al monarca52.
temuyos e requerimentos contra quaes- Al hilo de esta primera noticia se esta-
quer personas que deueren et contra as blece una curiosa cuestión que se mantiene
justiçias que llos exsecuten e dar carta et
en el resto de la documentación gallega y es
cartas de pago de todos et de quaes
que rara vez ésta presenta a los pedreiros
maravedis que asy reçeber et recadar, et
como maestros “titulados”, es decir, que a
faser, diser, razonar, trautar et procurar
et çetera”. través de ella es muy difícil saber con exacti-
tud si el ser reconocido como “maestro de
El cargo tenía una duración de un año obras” era debido a un título personal o, lo
y su salario era de 1.500 pares de blancas49. que parece más probable, a un cargo pun-
En las obras civiles o militares dependientes tual; dicho de otro modo, si un individuo era
de la nobleza es posible que se ocupase de su maestro por haber alcanzado una determina-
administración y vigilancia un mayordomo da categoría en su profesión, la cual mante-
de cámara. nía el resto de su vida, o era maestro de una
determinada obra, y una vez acabada o
abandonada perdía ese estatus53.
1.4. El maestro de obras Íntimamente relacionado con este
aspecto estaría el de la propia autoestima de
Según el Libro V del Códice Calixtino “los los pedreiros, pues algunos constructores
maestros canteros que empezaron a edificar románicos, sin excepcionales dotes, no duda-
la catedral de Santiago se llamaban don Ber- ron en firmar sus obras acompañando su
nardo el Viejo, maestro admirable, y Roberto, nombre con lo que parece ser un título, el de
con otros cincuenta canteros poco más o “magister”. Es el caso que se recoge en la ins-
menos que allí trabajaban asiduamente”50. cripción situada en el exterior del muro norte
Es significativo el calificativo de de la nave de la iglesia de San Pelagio de Sei-
5. Inscripciones en las
que se recogen los nom-
“admirable” y el tratamiento de “don”, ya xón (Friol): “ERA MILESIM/A CENTESIMA
bres de los maestros de que, como hemos visto, no era algo habitual / LXXVIII FECIT / I(O)H(A)N(NI)S MAGIS-
la Obra: dinteles del Pór- para aquellos hombres que se dedicaban a TER”54, es decir, “en el año 1140, hizo el
tico de la Gloria de la
catedral de Santiago y
las Artes Mecánicas. Este hecho parece suge- maestro Juan”. A tenor de lo que veremos a
exterior de la nave de San rir que Bernardo es tratado más como un continuación quizás más que un título expre-
Pelagio de Seixón (Friol).

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

se un cargo y su lectura más apropiada se tilación, etc. A él estaban directamente supe-


completaría de este modo: “en el año 1140, ditados todos los operarios, incluso a nivel 27
hizo Juan, maestro de la obra de San Pelagio judicial60, y dependiendo del tipo de contra-
de Seixón”. to podía hacerse cargo también de la búsque-
Podría parecer más conflictivo el caso da de los materiales y de la contratación del
de Mateo, cuyo nombre, en la actualidad, lle- resto de los oficiales61.
va invariablemente incrustado el título de En ocasiones, la delegación de funcio-
maestro. Sin embargo, cuando Fernando II, nes en los maestros más competentes podía
estando en Compostela el 23 de febrero de llegar a asemejarlos al procurador de la obra.
1168, concedió a Mateo una pensión vitalicia Este podría ser el caso del Maestro Mateo, no
de 100 maravedís anuales denominándole en vano los estudios más recientes tienden a
“Maestro Mateo”, ya estaba al cargo de las aproximarse a la figura de este artista no tan-
obras de la catedral compostelana, pues to desde su hipotética labor escultórica,
expresa a continuación “que tienes el primer como ha hecho la bibliografía tradicional,
puesto y la dirección de la obra del mencio- sino destacando su actuación como arquitec-
nado Apóstol”, y la donación se hizo para to o incluso como procurador de la obra,
que “redunde en mejoría de la obra de San- bajo cuya gestión trabajarían los sucesivos
tiago y de tu propia persona, y los que esto talleres que actuaron en el cierre occidental
vean, cuiden y trabajen con más afán en de la catedral62.
dicha obra”55. Quizás un caso análogo sea el de
En este mismo sentido, es difícil Alonso de Pampín, contratado por el cabildo
encontrar a alguien a quien se denomine en de la catedral de Ourense, el 24 de noviembre
documentos o inscripciones como maestro de 1503, ya que, se asegura, al “presente no
sin tener ninguna obra a su cargo y a la hora tenemos ofycial ni persona que tenga cargo
de realizar un contrato prácticamente nunca de buscar los maestros ofyciales, asy de
se designa a la persona contratada como quanteria como mamposteria et retejadores
maestro sino como pedreiro, sólo una vez que et entalladores et atapadores, para las obras
se hace cargo de la maestría de la dirección dela dicha yglesya et asimismo para las casas
de la obra adquiere dicho sobrenombre56. Sí et hedeficios delos dichos canonigos et bene-
es más frecuente el caso contrario, pues ficiados dela dicha yglesia et por que Diego
conocemos importantes maestros que tuvie- Dangarilla que era ofycial dela dicha yglesia
ron ese cargo en obras de consideración y et cabildo se fue et absento desta dicha cib-
que son tratados como simples pedreros dad et no lo poder aver”. De este modo, nom-
durante las mismas o una vez finalizadas57. braron para dicho cargo y funciones al citado
El hecho de considerar la maestría Alonso, vecino de la ciudad, “por todos los
como un título adquirido por unos conoci- dias de vuestra vida”, gozando “de todas las
mientos al margen de la dirección de una libertades, franquezas et esenciones que los
obra concreta presupone, sin duda, la exis- otros ofyciales que syrven la dicha yglesia
tencia de unas asociaciones gremiales fuerte- tyenen”. Se estipulaba su salario diario, fuese
mente estructuradas y jerarquizadas, algo invierno o verano, en 40 pares de blancas si
poco probable, como veremos, en la Galicia trabajaba en obras para la iglesia y en la
medieval, y la existencia de un examen u mitad cuando lo hacía en las casas de los
“obra maestra” para acceder al título, algo canónigos y beneficiados, además de la comi-
que no se documenta de modo alguno58. da y la bebida. Alonso hacía juramento de
Esto no implica que en la contratación de los que “usara et executara et tratara vien e legal-
maestros y escultores no se valorasen y vigi- mente sin arte et sin engaño el dicho ofycio et
lasen puntualmente su aptitudes, sin que obras et que en ellas non consentira burla ni
ello conllevara específicamente un examen59 traspaso ni otro fraude nenguno”, so pena de
y menos un título. perder el cargo, y además se le obligaba a que
El maestro de obras tendría el cargo “si fueren menester los dichos maestros et
de dirigir a pie de obra una edificación, con ofyciales para las dichas obras et no los aver
todas las responsabilidades que eso suponía, en esta dicha ciudad y tierra que vos, el dicho
y, cuando era preciso, diseñarla en sus aspec- Alonso Pampin, seades tenudo et obligado
tos más técnicos: planimetría, alzados, cálcu- delos yr a buscar a Castilla ho a otras partes
lo de presiones y contrarrestos, adaptación a donde quiera que se podiese facer”63.
las funciones, problemas lumínicos y de ven-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

1.5. Los pedreiros No faltan ejemplos en la documenta-


28 ción gallega de maestros que por causa de
Con el término pedreiro se englobaban todos desplazamientos abandonan temporalmente
los oficios derivados del trabajo con la pie- una obra, lo que implica necesariamente la
dra64. Dicho vocablo se constata en textos existencia de un pedreiro, con funciones de
latinos del ámbito galaico desde el siglo XII aparejador, que quedase al cargo de la mis-
y en su versión portuguesa (pedreirus), cas- ma. Pero el caso más temprano es el del
tellana (pedreros) y gallega (pedreiro y pedrey- maestro Esteban, que según parece simulta-
ro) desde el XIII65. Muy infrecuente, sin neó la dirección de obras tan distantes como
embargo, es el término que se emplea hacia las catedrales de Compostela y Pamplona
1140 en el Libro V del Códice Calixtino: hacia 110170, lo que demostraría de nuevo la
“lapicidibus”66. Este cultismo de origen presencia de un segundo maestro al cargo de
latino tan sólo lo he encontrado en un caso la obra durante sus desplazamientos y tam-
más, el de Domingo Suárez “lapicida”, que bién la existencia de unas instrucciones cla-
es testigo de una venta en Ourense el 4 de ras y precisas que se podrían contener en
agosto de 125867, ya que lo habitual, como esbozos detallados de la obra a realizar. A
hemos visto, es usar “petrarius”, “pedreiro” pesar de esto, cuando comenzó realmente a
o “pedreyro”68. tomar cuerpo esta función fue a comienzos
En edificaciones de relativa importan- del siglo XVI. En 1520 aparece Jácome García
cia, como la construcción de una pequeña como “thenente de maestro”, pues estaba
portada decorada en una iglesia, un solo bajo las órdenes del maestro Juan de Álava,
pedrero acompañado por varios ayudantes al cargo de las obras del claustro renacentista
podría solventar la obra, ya que sus conoci- de la catedral de Santiago71.
mientos le permitirían diseñarla, realizar la Los escultores en piedra tampoco apa-
labor escultórica más importante y dirigir a recen disociados del resto de los pedreiros,
sus ayudantes en la elaboración y colocación hasta el punto de que hoy en día es práctica-
de la cantería. Sin embargo es impensable mente imposible adjudicar autorías nomina-
que en obras de gran entidad, como los gran-
des monasterios y catedrales, no existiese
una especialización en las labores, a pesar de
que en la documentación no se registre
diversidad terminológica e incluso los gran-
des maestros, que cumplirían las funciones
del actual arquitecto, sean denominados
genéricamente como pedreiros. En este senti-
do, y a pesar de que no conste documental-
mente ninguna división del trabajo, sí se
observan diferencias salariales que obedecen
a la distinta cualificación de los operarios y
por lo tanto a sus grados de especialización.
Uno de los trabajos especializados
que más interés presenta es el que cumplía
las funciones del actual aparejador69, ya que
de su presencia se deriva la existencia de un
plan de obra detallado de antemano, de un
modo oral e incluso gráfico, así como unos
sistemas constructivos prefijados. Aunque se
careciese de un término específico para hacer
referencia a él, el concepto es probable que
existiese desde muy temprano, pues sus
labores pueden intuirse en algunos momen-
tos. Ya hemos citado, por ejemplo, el caso de
Roberto, acaso aparejador del admirable 6. Ángel trompetero del Museo de la Catedral de Ourense. En
maestro don Bernardo el Viejo, que había ini- la inscripción del borde inferior de la trompeta aparecía el nom-
ciado la catedral compostelana hacia 1075. bre de su autor.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

les a dichas labores, aún en el caso de conocer maestro, podían incluirse a su vez dentro de
los nombres de los pedreiros que intervinieron denominaciones más generales, como “obrei- 29
en ellas72. Términos como los de “sacadores”, ros” (fabri) u “oficiales de la obra”, menos fre-
“desbastadores”, “entalladores”, “moldure- cuente, y ya en el siglo XV en la de “mestei-
ros”, “labrantes”, “asentadores”, etc. no apa- ras”. En estos grupos se solían englobar
recen en la documentación gallega hasta el también otras facetas artesanales que interve-
siglo XVI. nían de un modo u otro en la construcción de
Más conflictivo es el término “cante- grandes monumentos, entendida como una
ro”73, que generalmente viene aplicándose empresa colectiva que se convertía en impor-
con cierta ligereza a todos los pedreiros tante dinamizador económico y no sólo artís-
medievales. En Galicia parece desconocerse tico y social. Éste es el caso de fontaneros,
hasta finales del siglo XV y sus primeras herreros, cerrajeros, vidrieros o pintores.
apariciones quizás se deban a influencias del
castellano, ya a través de escribanos y procu-
radores o bien a través de los propios maes- 1.6. Mano de obra no especializada
tros procedentes de ese ámbito lingüístico.
En el primer caso se encontraría la cuenta de Junto a los especialistas casi siempre actuaba
gastos en las obras de la fortaleza de A Coru- la mano de obra no profesional, como eran
ña, enviada el 15 de agosto de 1476 al los “serventes” o sirvientes, que en escasos
comendador de Bamba y realizada por el documentos aparecen como “jornaleyros”.
escribano Juan del Castillo, en la que se da Ellos transportaban el material y lo colocaban
cuenta de la tasación que “los maestros de en su lugar, hacían masa, excavaban zanjas,
carpentaria e pedreros”, es decir, “Juan Ama- andaban “ena roda” de las grúas elevadoras
do, cantero, e Pedro, carpentero, vesinos de o hacían diversos recados80.
la dicha çibdad de la Coruña” habían hecho La presencia de operarios no especia-
de “la obra de canteria y carpenteria” que se lizados se constata ya durante los siglos XI y
había realizado74. XII y en ocasiones se trataba de esclavos,
En el segundo caso, además de los como los árabes comprados por el monaste-
maestros de comienzos del siglo XVI, pode- rio de Sobrado (que veremos más adelante) o
mos citar a Diego González de Valtanás, al los apresados en las incursiones marítimas
que se le llama “cantero” el 19 de febrero de por los irienses hacia 1115, que fueron entre-
1484, aunque sabemos que era “maestro da gados a la catedral “para que acarrearan pie-
yglesia e ponte de Ourense” como consta el dras y otras cosas para construir su igle-
12 de enero de dicho año75. sia”81. A veces eran siervos los que se cedían
Resulta curioso que desde finales del a la obra de ciertas edificaciones, como por
siglo XV, sin duda por influencia de los ejemplo cuando la condesa doña Sancha con-
maestros que proceden del ámbito del caste- cedió, el 1 de diciembre de 1152, a San Mar-
llano, comience a aparecer el término “cante- tín de Xubia (Narón) “mis siervos que viven
ro” asociado a los maestros de obras, relacio- en el coto de San Martín... para que sirvan a
nándolos con el conocimiento de la cantería la obra” de dicho monasterio82.
y la escultura. La creciente afluencia de En otras ocasiones las propias disposi-
maestros y operarios peninsulares a Galicia ciones reales obligaban a la población a cola-
en el primer tercio del siglo XVI76 hizo que borar en estos servicios. En la Historia Com-
finalmente nuestro vocablo “pedreiro” se postelana se comenta que “por precepto del
relegase a los operarios no cualificados, los rey de España los campesinos desde Triacas-
que trabajaban en la cantera77 o hacían obras tela hasta el mar Océano acudían a edificar
de escasa entidad, e incluso actualmente los muros del castillo llamado de Oeste”, lo
reconocemos en los pedreiros a los constructo- que sucedía “regularmente dos veces al año
res de obras populares como los cruceiros. en una fecha fijada”, y como esto “era para
Igualmente a finales del siglo XV y estos operarios muy laborioso y difícil” se
por influencia del castellano llegan otros tér- ensalza la actitud de Diego Gelmírez cuando
minos desconocidos antes en Galicia, como hacia 1110-1120 “ordenó que cada una de las
por ejemplo el de “alvaniles”78 o el de casas de su obispado le pagasen un sueldo
“peon” en lugar de sirviente79. en moneda real para levantar la fortaleza.
A lo largo de la época medieval todos Después de recibirlos, por medio de escritu-
los pedreiros, abarcando en ocasiones al propio ra cierta liberó de esta costumbre servil a los

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

hombres sometidos a dicha servidumbre”, corto mucha madera e arvoleda e monte que
30 alabando el hecho calurosamente: “¡Oh, cuán la dicha villa [de Velle] tenya y malhyrio los
misericordiosamente! ¡Oh, cuán gloriosa- vecinos de la dicha tierra e los carros e bue-
mente actuó el que liberó a los colonos de yes que tenyan e les fiso levar la mayor parte
Galicia, obligados a tan gran trabajo, e hizo de la pyedra e cal e madera que para ello ovo
olvidar la tarea que el edicto real había fijado menester”88.
regularmente!”83. Seguramente se colaboraría de mejor
De todos modos, se trató de un caso grado y voluntariamente cuando se podían
aislado, pues la colaboración vecinal siguió obtener los beneficios espirituales que se
siendo imprescindible. Pensemos, por ejem- otorgaban a los que ayudasen a determina-
plo, en lo acordado en la Junta General de das empresas constructivas. Por ejemplo,
los Procuradores de Galicia, reunidos en hacia 1190 el prior y convento de San Martín
Santiago el 6 de junio de 1500, al obligar a de Xubia (Neda) hicieron un pacto con los
que “todos los vecinos e moradores deste habitantes de Trasancos, por el cual éstos
dicho reyno, cada uno en su comarca, abran pagarían ciertas cantidades y contribuirían
e alimpien e destojen los camynos publicos con su trabajo en las obras del monasterio a
de manera que por ellos puedan andar cambio, entre otros bienes espirituales, de
carros e bestias cargadas”84. ciertas absoluciones que previamente habían
Igualmente sufrida tenía que ser la sido concedidas por el arzobispo composte-
colaboración forzosa que venía impuesta por lano y el obispo de Mondoñedo89. Incluso
el ejercicio abusivo del poder por parte de la hacia 1467 se seguía practicando este siste-
nobleza85. Éste se observa de modo nítido ma, pues sabemos que “los dichos castillos
hacia 1470 en las labores de reconstrucción do Este fueran fechos por perdonança, e que
de los castillos derribados por los Irmandi- los de Lugo benieran por deboçion e perdo-
ños (1467-1468). Diego Pérez de Andrade nança haçer la dicha torre que se dezia torre
reedificó las fortalezas de Narahio y Andra- de Lugo... e que benian en romeria de
de a costa del trabajo y el dinero de sus vasa- muchas partes alli a los dichos castillos e por
llos: “dezia el dicho Diego de Andrade que causa de la dicha perdonança les pusieran
no queria dellos otra bengança sino pues que nombre Oeste que dezian Chue”90.
las derrocaran hazerselas hazer llebantar, los Esta ayuda vecinal no profesional y el
quales... trabaxavan en ellas carretando pie- trabajo comunal permiten de nuevo observar
dra, madera e barro e otras cosas nesçesarias que la construcción era tarea de todos y
a la rehedificaçion... e que demas de lo suso- dinamizador económico y social. En último
dicho los dichos vezinos y basallos susodi- caso, la propia construcción también podía
chos se igualaran, conçertaran e hizieran contribuir a la salvación del alma, ya que
iguala con un Roy Miguez, maestro que azia ciertas obras, como iglesias, capillas, puentes
las dichas fortalezas, de lo que le abian de y hospitales, eran susceptibles de interpre-
dar por las hazer”86. Y más drástica fue la tarse como obras piadosas con las que se
postura del conde de Lemos, que reconstru- buscaban, ante todo, los beneficios espiritua-
yó de igual modo sus fortalezas de Sarria y les que les reportarían a sus constructores en
Lemos, puesto que “el mismo conde yba en su último Juicio91. No se puede entender de
una mula con una bara en la mano dandoles otro modo la actitud de los peregrinos que
en la cabeça diziendoles: Carretad, villanos, “traen en sus manos hierro o plomo para la
que bien recios andabades en derribar mis obra de la basílica del Apóstol” o que en
casas”87. Triacastela “cogen una piedra y la llevan
Estas actitudes es posible que fueran consigo hasta Castañeda para hacer cal con
bastante comunes y como muestra tenemos destino a la obra de la basílica del
la petición de los Reyes Católicos, desde Bur- Apóstol”92.
gos el 22 de diciembre de 1496, solicitando
información al gobernador y alcaldes mayo-
res de Galicia tras recibir las quejas del con-
cello de tierra de Aguiar, pues “Galor Mos-
quera, syendo merino del dicho concejo,
...syn thener de nos licencia ny facultad para
ello, fiso e edifico en Belle una casa fuerte
con dos sobrados, para la qual faser dis que

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

En cuanto al origen geográfico tampo-


2. LOS HOMBRES co podemos avanzar muchos datos. La gran 31
mayoría de los profesionales parecen proce-
der de entornos urbanos o semiurbanos y se
asientan allí donde se demanda más mano
2.1. Origen y formación
de obra, que generalmente es en las ciudades
o villas en crecimiento. Por otra parte, se
l origen de los pedreiros puede analizar-

E se desde dos puntos de vista: el social y


el geográfico. En relación al primero,
aunque carecemos prácticamente de datos,
constatan muchos casos, ya a través de la
documentación o bien por la filiación de sus
obras, en los cuales los constructores proce-
den o se han formado en otras regiones más
casi se puede asegurar que ninguno de los
alejadas. Así, operarios franceses trabajaron
que conocemos tenía lazos de parentesco ni
en la catedral compostelana y alguno de for-
con la nobleza ni con los altos cargos ecle-
mación palentina en la de Lugo, y la mano
siásticos. Sin embargo sí se detectan algunos
de obra árabe se documenta en Sobrado y
casos de relaciones familiares con otros esta-
Santiago; edificios como los de San Miguel
mentos del clero y no es extraño tampoco
de Eiré (Pantón) o Santiago de Breixa (Sille-
encontrarse a frailes, sobre todo mendican-
da) carecen de explicación desde los presu-
tes, que ejercían ellos mismos esas labores93.
De este modo, a falta de otros argumentos
documentales más explícitos, todo parece
7. Iglesia de San Miguel
indicar que la gran mayoría de estos profe- de Eiré (Pantón). Los plan-
sionales procederían de las clases artesanales teamientos que rigen
esta edificación son aje-
urbanas o semiurbanas.
nos al ambiente artístico
Los azares de la documentación, que gallego de su época.
han envuelto en misterio a los grandes maes-
tros, pues incluso el famoso Maestro Mateo
permanece con un pasado desconocido a
pesar de las bien intencionadas búsquedas
de algunos historiadores94, se revelan en
ocasiones sorprendentemente detallados
para otros pedreiros de obra desconocida e
incluso de origen servil. Así, en un pergami-
no de hacia 1150 se presenta una completa
genealogía de los sarracenos del monasterio
de Sobrado95, permitiéndonos establecer el
siguiente cuadro genealógico:

ALI & ZAMORANA ALI GURDO & FÁTIMA REGAÑADA


pedreiro árabe comprado
comprado en en Toro
Portugal VALENCIA & HOBONA

TOMAS llamado Martín llamada María Yáñez


peletero Peláez después después del bautismo
del bautismo

MARÍA TOMÁS & DOMINGO MARTÍNEZ PETRUCHI + AXILANA + JUAN PALUMBO


tejedor pedreiro árabe pedreiro gallego
llamada
María Pérez
tras el bautismo

MARÍA DONA & JUAN FERNÁNDEZ MARÍA YÁÑEZ


carpintero

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

puestos del románico gallego; el trasvase de el contrato implicaba no sólo una dependen-
32 fórmulas artísticas y maestros fue una cons- cia laboral sino también personal. Es el caso,
tante entre el norte de Portugal y el sur de en Pontevedra, del pedreiro Fernando Alfon-
Galicia, y en los últimos años del siglo XV se so, criado del también pedrero Pedro García
produjo una invasión de maestros y canteros en 1435 o del carpintero Esteban Lorenzo,
vizcainos, atraídos por la masiva reconstruc- criado del también carpintero Martín Loren-
ción de castillos tras los desmanes de los zo en fechas próximas en Tui100.
Irmandiños, etc. Éstos son tan sólo unos Es lógico pensar que dentro del taller,
pocos ejemplos de los muchos que se podrí- y a pesar de las condiciones establecidas con-
an argumentar para demostrar la amplia tractualmente entre maestros y aprendices,
movilidad de talleres y operarios por todo el las técnicas objeto de enseñanza podrían
occidente medieval. variar según los casos. En unos, éstas se limi-
La formación de los pedreiros y maes- tarían a unas instrucciones marcadamente
tros hemos de suponer que estaría vinculada prácticas para ser un pedreiro de oficio y en
al taller familiar. Conocemos ejemplos de otros se incluirían también otras enseñanzas
hijos de maestros que no parece que tuviesen encaminadas a realizar proyectos y diseños
relación con esa profesión96, pero lo más de mayor envergadura. De todos modos es
común debía ser lo contrario. Quizás el caso muy significativo a la hora de valorar los
más autorizado sea el de los Boneth en Com- conocimientos que poseerían los pedreiros
postela, donde trabajaron como pedreros de observar cómo en los citados contratos de
la Obra de Santiago aproximadamente entre aprendizaje se consideraba que en dos o tres
1230 y 1260 un Juan, un Julián y un Pedro años las habilidades y técnicas del oficio ya
Boneth97, acaso hermanos. debían estar aprendidas.
Las personas no vinculadas por lazos Junto a la formación profesional tam-
familiares al taller entrarían como aprendi- bién puede analizarse su formación cultural,
ces, en un primer momento con compromi- aunque este punto es mucho más esquivo.
sos orales y más tarde haciendo el correspon- Desconozco si alguno de ellos poseía libros,
diente contrato, innecesario en los casos pero en algunos casos parece deducirse que
anteriores en los que había un parentesco sabían leer101 y que en su círculo más próxi-
con los responsables del obrador. La existen- mo se encontraban personas vinculadas a la
cia de los documentos contractuales de cultura. Pensemos, por ejemplo, en Ares
aprendizaje consta para otras profesiones en Lorenzo, canónigo de Ourense y rector de
el siglo XV98, pero para los pedreiros los casos San Pedro de Allariz, que el 9 de mayo de
más antiguos que conozco son de 1521 y 1414 establece entre otros herederos y cum-
1531. El primero de ellos corresponde al 4 de plidores de su testamento a “Afonso Lou-
marzo de dicho año, fecha en la que Pedro renço, pedreiro, meu compadre, morador
de Madriñanes, vecino de Llanes (Asturias), ena çibdade de Ourense”102.
se concertó con Toribio de Arenas, pedreiro, Otro caso bien distinto es el de Juan
vecino de Santiago, en que viviría con éste, de Ulla, pedreiro vecino de Compostela, que
durante dos años, “trabajando en el oficio de en 1526 contaba con unos 80 años de edad y
pedrero, sirviendole ademas en otras cosas reconocía haber trabajado “como ofiçial de
que le mandare como criado”, si bien debía canteria” para la Mitra en diversas obras,
proveerle “de comer e beber y posada y ves- tanto en fortalezas (Pico Sacro, Barreira,
tillo y calzado”. Al concluir dicho período Lobeira y Xallas) como en el palacio arzobis-
Toribio le daría “un sayo y unas calzas de pal y la catedral. Él afirmaba conocer a los
cordellate y una carminola de grana e dos arzobispos Fonseca I y II “de vista, abla y
picos e una escoda y dos cinceles de oficio de combersaçion que con ellos y con cada uno
pedrero” y si no era capaz de enseñarle de ellos tubo”103, pero esa relación parece
dicha profesión además de los objetos cita- deberse más a una constante actitud de
dos le pagaría 3.000 maravedís99. supervisión de las obras por parte del pro-
En nuestra documentación medieval motor que a un trato de amistad.
no se recoge el término “aprendiz”, sin
embargo, a tenor de lo que hemos visto, es
muy probable que alguno de los “mozos” y
“criados” del maestro le estuviese sirviendo
en concepto de aprendizaje, pues no en vano

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

2.2. La vida del pedreiro lindaban con dicha casa, accedían a dicha
petición aumentado de ese modo también la 33
renta a pagar108.
Si aspectos que desde nuestro punto de vista Las actividades propias de su oficio
son muy importantes, como es el caso de la en ocasiones no eran lo suficientemente ren-
formación profesional, permanecen práctica- tables, por lo que se veían obligados a com-
mente silenciados en la documentación, no plementarlas con otros menesteres. Éste es el
ocurre así con otras facetas curiosas de los caso del pedrero Fernán Afonso, criado del
avatares vitales de los constructores medieva- también pedrero Pedro García, que en 1435
les. A través de ellas no observamos diferen- se comprometía a suministrar 16 milleiros de
cias substanciales con sus contemporáneos, sardina arencada a Juan Fernández de
pues compartían las mismas preocupaciones Vilahude a cambio de cierto pago que se esti-
y los mismos peligros. Sin embargo, el conoci- pulaba109. En otras ocasiones figuran como
miento de estos casos permite hacernos una deudores ante el fisco, como el pedreiro oren-
idea más exacta de su existencia cotidiana y sano Afonso Lourenço, a quien consta que se
nos aproxima más a sus inquietudes y a su le habían confiscado bienes por impago de
esencia humana. impuestos en 1433 y 1434110. A veces incluso
Son muchos los casos en que los llegaban a engrosar la nómina de las clases
pedreiros toman foros con la condición de ree- más desfavorecidas, como el pedreiro ponte-
dificar casas104, pero las eventualidades de la vedrés Jácome, al cual la cofradía de San
profesión obligaban a muchos de estos ope- Juan le redujo en 1485 el foro de una viña
rarios a cambiar de residencia. El contrato “por seerdes ya vello e probe”111.
que se le hizo a Suero Martís, el 16 de junio Por otro lado, de la importancia de
de 1438, para realizar el puente de Ourense alguno de estos hombres es testimonio el
incluía recibirlo como vecino de la ciudad, cargo que ocuparon por elección. De este
exento de tributos, para que morase en ella, modo, el pedreiro Juan Fariña fue elegido, el
y que los contratantes, cabildo y concello, 26 de junio de 1440, por los vicarios de las
pagasen el viaje a su mujer e hijos “pera que cofradías de Pontevedra para representarlos
se veña de Santiago a esta dita çidade con a todos ellos en los actos del concello, es
sua casa movida”105. decir, que era la voz de todos los “confrades
La fortuna en sus empresas podía das confrarias e comunidades da dita vila de
además trastocar su nivel de vida. Dos casos Pontevedra... para que por eles e en seu
contemporáneos y opuestos son los de nome e da dita comunidade podese trabtar e
Domingo Vidal y Fernán Pérez. El primero, procurar, regir e amenistrar e estar a todoslos
“pedreiro morador e vesiño de Bayona”, se autos conçellavles e repartimento de mara-
presentó el 1 de junio de 1406 ante el abad de vedis... e faser, diser, trabtar e procurar todas
la iglesia de Santa María de Baiona para las outras cousas e cada unha delas”112.
renunciar al foro que de éste tenía de los tres En ocasiones la “dignidad” de alguno
cuartos de la casa en la que vivía, pues la de sus cargos parece escapársenos. Tal es el
renta “da dita casa el non podia pagar nen caso siguiente, en el que, estando en Aranda,
manteer”106. El caso opuesto es el de Fernán el 6 de mayo de 1461:
Pérez, “pedreyro, mestre da Obra da dita
iglesia” de Lugo, que el 26 de enero de 1419 “Nos, don Alfonso de Fonseca [I], arço-
solicitó al cabildo lucense la cuarta parte de bispo de Santiago, por faser bien e
una plaza o solar de su propiedad en la rúa merçed a vos Johan Arias, pedrero,
da Tenaria para unirla a los otros tres cuartos nuestro vasallo, vesino de la nuestra
que él y su mujer, Teresa Pérez, habían com- villa de Pontevedra, tenemos por bien
prado, a cambio de la correspondiente pen- que... tengades cargo de la nuestra huer-
ta que nos tenemos junto con las nues-
sión anual107. El 18 de enero de 1424, el cabil-
tras torres de Pontevedra, para que, asi
do lucense expone que ya que dicho Fernán
como nuestro ortelano, las plantedes e
Pérez “tina deles aforado o quarto de huna labredes e procuredes... e para que por
prasa que esta en a rua da Tanaria en que el vertud deste cargo que vos damos,
fesera casa et forno con seu poço et seydo” y podades gosar e gosedes, en tanto que
ya que ahora les había solicitado, “pedia et la tovierdes, de la esençion e libertad
rogava”, que le concediesen dos terceras par- que acostumbraron tener aquellos que
tes de una cortina de posesión capitular que en tiempo de los arçobispos pasados,

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

nuestros anteçesores, tovieron cargo de “mando que se den a los herederos de


34 la dicha nuestra huerta”113. Gonzalo Obispo, cantero, por una mano
que labro conmigo e se tuvo contra su
La exención de impuestos es sin duda voluntad, ocho mil maravedis, descon-
el mayor beneficio del puesto y por ello se tando dellos lo que Alvaro Lopez dixere
presentó el nombramiento ante el concello que recibio Gonzalo Obispo, e sobre eso
se a de ver la quenta de su hijo Alonso
pontevedrés para que fuese acatado con
Obispo que yo tengo con el de ciertos
todas sus franquicias114. Desconocemos, sin
maravedis del juro de Santiago”117.
embargo, los servicios prestados por Juan
Arias para obtener tal merced, posiblemente
Dentro de este ambiente tampoco es
fueron militares, aunque debieron ser consi-
extraño encontrarse con el caso contrario, es
derables, pues no parece muy razonable que
decir, que sean los hombres de esta profesión
en sus momentos de ocio se dedicase a mejo-
los que ejerzan la violencia física e incluso
rar sus conocimientos en agricultura.
que tengan la fortuna de no rendir cuentas
Al igual que las clases menos favore-
por ello a la justicia. Así, el pedreiro Juan Gar-
cidas, también ellos sufrieron las inestabili-
cía de Padrón recibió la carta de gracia que el
dades de su tiempo y sobre todo la violencia
8 de enero de 1465 le otorgaron los hermanos
de las rivalidades de los poderosos. Así,
Juan, Gonzalo y Roy Valado perdonándole
Afonso Bernaldes, pedreiro vecino de Ouren-
por la muerte de su padre, Pedro Valado,
se, declaró bajo juramento el 27 de mayo de
reconociendo seguir el ejemplo de Cristo
1448 que el escudero del chantre de Ourense,
“sen outra preuia, nin coestrengemento de
con dos compañeros, le había robado. El pre-
força nen engaño, nen medo, nen themor
ciado botín se reducía a la precaria herra-
enno amor do noso señor Deus”118.
mienta de su trabajo115.
Más extraño, de ser cierto, es el caso
En otras ocasiones no son intercepta-
que expone el testigo Nuño Álvarez de
dos en un viaje sino en plena faena. El 1 de
Aldao, teniente de juez de la villa de Cangas,
julio de 1455 los hombres del concello de
en el pleito Tabera-Fonseca:
Ourense y del arcediano de Baroncelle impi-
dieron por la fuerza que se realizasen las “Oio dezir a un Gomez de Noenço,
obras de mejora en las defensas de los “pazos, pedrero, criado del padre deste testigo
torres e curral” del obispo de Ourense: que dezia quel tubiera mucha hazienda
sino fuera por un escrivano e notario
“querendo labrar en las casas del dicho que abia en Pontevedra... que le abia
señor obispo aquello que compria para echo una escriptura falsa, por la qual
defension e reparo dellas syn fazer ofen- perdiera la dicha hazienda, e que podra
sa a ninguno, estando en la dicha obra aber quarenta años [es decir, hacia 1487]
Ruy Cano e Ruy Caniço e Martin Col- que le dixera el dicho Gomez de Noenço
chero e Afonso Gomes de Parada, que pasara lo de la dicha escriptura fal-
pedreros, e estando con ellos Gonçalvo sa e que al tiempo quel dicho Gomez de
Pelitero e Fernan Alvares e Vasco Raton, Noenço lo dixera al dicho testigo le
hombres del dicho señor obispo, vieron dixera el nombre del dicho escrivano e
sobre asechanças hombres del dicho notario, pero quel testigo no lo conosçia
arçediano e otros de la dicha çibdad e ni hes acordado del dicho nombre”119.
lançaron tres viratones e con el uno die-
ron al dicho Gonçalo Pelitero por sus
companones de que ovyera de morir, e
con el otro dieron al dicho Vaasco Raton 2.3. Las asociaciones
en el casquete, e con el otro dieron a otro
hombre que estava con ellos e se llama- El caso más espectacular de asociacio-
va Lope de Alongos por otro casquete, nes de operarios es el de la catedral compos-
por via que logo çesaron en la dicha telana. La importancia de esta obra y el deci-
obra”116. dido apoyo a la empresa por parte de los
monarcas, aunque con algunas salvedades,
Con la violencia se impedía su trabajo, hizo necesario salvaguardar la continuidad
pero también se podía obligar a él. En el testa- de la presencia de los artesanos y asegurar su
mento del conde de Monterrey, Sancho de asentamiento, actuando la fábrica composte-
Ulloa, redactado en Zamora el 24 de septiem- lana como imán que atrajese mano de obra
bre de 1505, se recoge la siguiente disposición: cualificada y evitando las posibles “fugas” de

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y

L
SU

I
PROFESIÓN
C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

ésta a otras obras importantes. El incentivo que acaesciesen en la dicha cidat en


fue la creación de fueros especiales que los qualquier manera por cartas et priville- 35
distinguieran del resto de los ciudadanos por gios que les dieron los reyes onde yo
una exención mayor en los impuestos. vengo et confirmados de mi, que agora
La mejor confirmación de la existencia vos el dicho conceio et justicias et omes
bonos que apremiades et costreñides a
de estos fueros especiales es el que otorga
los dichos pedreros et oficiales et sus
Alfonso VII a los maestros y oficiales de la mugeres que paguen convusco el dicho
Obra de Santiago, tanto presentes como conceio en todolos pechos et pedidos et
futuros, estando en Compostela el 18 de derramamientos que echades et derra-
marzo de 1131120. Con él se pretendían mejo- mades entre vos, et esto que lo fazedes
rar los que “tuvieron después de que se agora nuevamente por razon del Ordi-
comenzara la obra de la iglesia” y las princi- namiento que yo fize en las Cortes de
pales ventajas que el monarca les concedía se Valladolit, en que mande que todos
centraban en la exención tributaria121 y judi- pechasen en los pechos conceiales et que
cial, basándose en la dependencia absoluta y non se escusasen por cartas nin privi-
directa al maestro de obras122. lleios que toviesen. Et dicen... que non
son tenudos a pagar ellos nin sus muge-
La continuidad de estos privilegios,
res porque son quitos dellos. Et embia-
sin igual en su época en Galicia, fue una de ronme pedir merced que los mandase
las preocupaciones constantes de los opera- declarar quales eran los pechos en que
rios compostelanos. Pidieron su confirmación havian de pagar. Et los pechos conceia-
a muchos monarcas y se apoyaron en ellos les en que han os pagar son estos: en
para reivindicar sus derechos ante los oficia- puente, et foente, et en el muro de la
les del rey, ante el concello y ante el propio villa, et en las velas, et en la labor de las
cabildo. Por ejemplo, Diego Eans, “por sy et calciadas, et en compra de termino et en
por los raçoneros et obreros de la Obra de soldada de juez de fuero. Et que en estes
Santiago”, se quejó ante Alfonso X de que los tales que non deben ser ningunos escu-
receptores de ciertos tributos pretendían sados moradores en la villa de qual ley
o condizon que sean”124.
cobrárselos a pesar de estar exentos. El rey, en
Sevilla el 20 de agosto de 1281, les contestaba:
Más cruentos debieron ser los desór-
“Et yo por les fazer bien et merced et denes que por el mismo motivo tuvieron
por fazer alimosna para la Obra de San- lugar hacia 1422, a tenor de la información
tiago tengo por bien que sean escusados enviada por el arzobispo Lope de Mendoza
de todo pecho et de todo sevicio et de y su cabildo al papa Martín V. En ésta se
toda moneda et de todos pechos que comunicaba que el concello había impuesto
non pechen segund dize en los preville- nuevos tributos y
gios del rei don Alfonso, mi auuelo, et
del rey don Fernando, mi padre, et de “como los oficiales y artífices empleados
mi”123. en el servicio de la catedral estaban des-
de remotos tiempos por privilegios y
En otras ocasiones era el concello el convenios y por costumbre exentos de
que pretendía cobrarles algunos impuestos. pagar en los impuestos que se derrama-
Esto sucedió, por ejemplo, a raíz de la confu- ban en la ciudad, porque no quisieron
sión creada por las nuevas disposiciones contribuir en ciertos tributos que los
ordenadas por Pedro I, por lo que se hizo conjurados habían repartido por su pro-
pia autoridad, fueron asaltados por los
necesario recurrir al propio rey para que
sediciosos que en número de quinientos
aclarase la situación. Éste, el 27 de mayo de o seiscientos, armados de todas armas
1354 en Paredes de Nava, comunicaba al recorrieron la ciudad en busca suya, dis-
concello lo siguiente: puestos a matar a todos cuantos halla-
sen y arrasar por completo sus casas
“sepades que el arzobispo et el cabildo como ya habían comenzado a hacer. Las
de la eglesia de la dicha cidat se me mujeres de los dichos artífices y emplea-
embiaron querellar et dizer que seyendo dos, para evitar mayores daños y librar-
los pedreros que labran en la labor et se de la furia de los conjurados, se vie-
obra de la dicha eglesia et los otros ofi- ron obligadas a entregar en prenda
ciales de la dicha eglesia et sus mugeres objetos que valían mucho más que la
quitos de todos los pechos et pedidos cuota que se les había señalado”125.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

Los oficiales de la Obra tuvieron con-


36 tinuos enfrentamientos con el cabildo, al
menos durante los siglos XIII y XIV, debido a
la confusión que provocaba la existencia de
un Arca del Altar de Santiago y otra propia
de la Obra. En las proximidades de ésta se
situaba un arquero o custodio y un clérigo
vestido de sobrepelliz que, con varas en sus
manos, invitaban en distintas lenguas a que
los peregrinos depositasen su generosidad:
“las comendas que trahedes de mortos et de
vivos para la Obra de señor Santiago aca las
echade et non en outra parte”. El Arca de la
Obra de Santiago se abría de una a cuatro
veces al año y aunque sus rendimientos se
dirigían a las labores de construcción y repa-
raciones del templo y, por lo tanto, eran ges-
tionadas por la Obra, de ellos también parti-
cipaban el arzobispo, el tesorero, el cardenal
mayor y el maestrescuela.
Los primeros problemas se detectan
documentalmente en 1228126, cuando el
arzobispo Bernardo II amenazó con la exco-
munión a aquellos que confundiesen a los 8. Estatua de Santiago Alfeo, bajo ella estaba situada el Arca
de la Obra de la catedral compostelana. En su cartela se lee:
peregrinos a la hora de depositar sus limos- “ECCE / ARCA / HOPE/RIS B/EATI / IACO/BI AP/OST(O)L(I)”.
nas127. Su sucesor Juan Arias intentó poner
orden en esta cuestión a mediados del siglo
XIII, pero los problemas volvieron a resurgir los de todo pecho, asi de los serviçios et de
a raíz de una conflictiva restauración del los pedidos de fousado et de fousadera”,
contenido de la cartela de Santiago Alfeo, haciéndolos vasallos del monasterio y
bajo cuya imagen se situaba el Arca128, y fue- situándolos bajo el fuero que quisiese impo-
ron resueltos a instancias del arzobispo Juan ner la abadesa131.
García Manrique en 1393 restituyendo los Las cofradías132 parece que ya se
privilegios de los operarios129. habían constituido con anterioridad a media-
El modelo compostelano consta que dos del siglo XIII, época en la que, al menos
se aplicó en las demás catedrales gallegas, en Compostela, comenzaron a inquietar al
que también contaban con un número fijo, poder episcopal, lo que conllevó la prohibi-
aunque más reducido, de obreros exentos de ción de estas organizaciones en dicha ciudad
tributación y convertidos prácticamente en por parte de Fernando III133. A pesar de que
funcionarios, con sueldo anual, dependien- estas presiones no impidieron que continua-
tes en lo profesional y en lo personal130. Un ran existiendo, no será hasta el siglo XV
caso parecido al de los oficiales de la Obra de cuando su presencia en la documentación se
Santiago, aunque con mucha menor trans- haga más patente. A través de ella se obser-
cendencia, es el que se produjo en Allariz a va, en el caso que nos ocupa, como frecuen-
finales del siglo XIII. Allí había decidido temente solían agruparse los profesionales
doña Violante de Castilla hacer un monaste- de la piedra y la madera, aunque no exclusi-
rio de la Orden de santa Clara, en el que pen- vamente los vinculados al mundo de la cons-
saba profesar y ser sepultada. Para ello no trucción.
dudó en solicitar a su hijo, Sancho IV, que En sus ordenanzas se regulan sus obli-
dicho monasterio pudiese hacer una puebla gaciones religioso-asistenciales y sus activi-
en sus terrenos en la que habitasen los dades profesionales, amparando sus dere-
“menestrales” necesarios para las obras. El chos de monopolio frente a los intrusos. Es
rey accedió al deseo materno en Burgos el 12 interesante destacar que su advocación fluc-
de julio de 1283, concediendo además que túa entre varios santos, pues la de Santo
los que habitasen dicha puebla estuviesen Tomás para los carpinteros y, sobre todo, los
exentos de ciertos tributos reales: “quitamos- pedreros no se establece hasta bien entrado el

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

siglo XVI134. Se hace evidente que su cohe- embargo del arçobispo de Santiago,
sión no fue total, que carecieron de un local nuestro señor, ...et de ninguna persona 37
propio y que su importancia como grupo de que por razon de senorio que toviese
pretendese aver derecho a precario
presión social no fue excesivamente signifi-
dixiese a lo aver dempedir, et sin pagar
cativa. Por otra parte, consta que las regula-
ni servir por rason dello a ninguna per-
ciones salariales partieron de los ámbitos sona cosa alguna”.
concejiles o señoriales, al menos desde
comienzos del siglo XV. Sin embargo, a pesar de esto
Las ordenanzas de la cofradía de
Sancti Spiritus de Noia, formada por pedre- “la senora dueña Sancha e Pero
ros, carpinteros y toneleros, datan del 30 de Cruuo, vezinos desta villa, e otras per-
septiembre de 1467135. En ellas, entre otras sonas que se dizen pretender aver derei-
cosas, destaca la protección de la obra frente to a empedir el quebrantamento da dita
a los intrusos136. La misma cofradía promul- pedra... se entremeteron de ocupar et
gó, estando presentes sus tres vicarios y 17 embargar a Juan de Qualdas, pedrero,
cofrades, otras ordenanzas el 24 de junio de vezino desta dita villa, noso confrade,
1471137 y en éstas, más detalladas, se insiste çerta pedra que tiña quebrantada
daquel cabo Ovaao et en outras partes et
de nuevo en el punto antes citado138.
a outras personas en montes debasos”.
En Compostela nos consta la Cofradía
de Santa María de los Mercaderes, que agru-
Por eso, temiendo que sus derechos
paba los oficios de “çapateyro, ferreyro,
fuesen menoscabados, concluye:
correeyro, pedreyro, carpenteyro, çinteyro,
carniçeyro, picheleyro”. En sus ordenanzas
“ymploramos et pedimos sobre todo
del 23 de mayo de 1483 se expresa que si complimento de justiçia... Et luego el
“sendo vezino da dita çibdad... queseren ser dicho lugarteniente de juez et alcaldes et
confrades da dita confraria dos Mercaderes regidores et procuradores suso dichos
qualquera destos ofiçios arriba contenidos dixeron que, vista la dicha petiçion e
que paguen de entrada quinientos marabe- ynformaçion de lo suso dicho e coostan-
dis de pares de blancas e un jantar a seis dole la notoridad por evidençia de la
omes e duas libras de çera”139. dicha costumbre antigoa, que manda-
Estas notas no permiten, de todos van et mandaron todos juntamente
modos, observar con plena nitidez la impor- amparar e defender a los dichos pedre-
ros, confrades de la dicha confadria et
tancia de estas asociaciones religioso-profe-
vezinos de la dicha villa... en la dicha su
sionales. Más significativo es un documento
poseson” 141.
pontevedrés donde constatamos realmente
cómo la cofradía asume, como colectivo, un
problema particular que afectaba a uno de
2.4. La importancia del oficio
sus miembros para de este modo ejercer una
mayor presión ante las instituciones. El 15 de
No trataré en este momento de analizar la
diciembre de 1488 compareció ante el conce-
importancia social de los constructores sino
llo de Pontevedra Alfonso de Romay “pedre-
la porcentual. Saber qué porcentaje de la
ro, vezino da dita vila, vigario da confraria de
población activa llega a acaparar el mundo
Sant Juan140,... por sy et en nome de todos los
de la construcción supondría conocer la rele-
pedreros et confrades da dita confraria”, pre-
vancia de su presencia en la sociedad medie-
sentando y haciendo leer un escrito en el que
val. Pero, como es evidente, ese tipo de cál-
exponía al concello y jueces de la villa que:
culos es imposible con la documentación que
“sempre fui estar de uso et cos- se ha conservado.
tumbre antigo... que los pedreros e A pesar de las dificultades para su
ofiçiales et otras qualesquer personas, precisión sí es posible aportar algunos datos
vezinos e moradores desta dicha villa et orientativos. De este modo, partiendo de la
jurdiçion della, libremente et sin embar- documentación conservada en la catedral
go algund podiesen britar et britasen et compostelana142, entre 1150 y 1400 se regis-
mandasen quebrar pedraria et piedras tran un total de 651 personas con su oficio,
por los montes de vasos que estan arre- de las cuales tan sólo 6 pertenecen a profe-
dor desta dicha villa et en toda sua jur-
siones liberales y 348 a variadas actividades
diçion et julgado della et traerla sin

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

comerciales. Algo menos de la mitad del en 1480, con motivo de costear un viaje a la
38 total, 297, aparecen como artesanos y los más Corte para tratar temas tributarios, cargan al
vinculados a la construcción se reducen a 2 pedreiro García con 9 maravedís, un coste
fontaneros (buarios; uno de ellos de la Obra de escaso en relación a sus vecinos de la rúa da
la catedral), 28 carpinteros, 16 obreros (fabri; 3 Corredoira, que cotizaban entre 3 y 24 mara-
de ellos de la Obra de la catedral) y 32 pedre- vedís, mientras que los ciudadanos más gra-
ros (16 de ellos de la Obra de la catedral). El vados llegaban hasta los 54. El maestro
número de pedreros es equiparable al de Pedro, carpintero que había sido contratado
otros artesanos, como peleteros (30) u orfebres para la dirección de las obras de la catedral
(32), pero muy inferior, por ejemplo, al núme- orensana en 1476, debía pagar tan sólo 15
ro de zapateros (66) y al de ciertas actividades maravedís145.
económicas como mercaderes (81) o cambia- Finalmente, a través de los datos dispo-
dores (161). nibles no se observa una clara tendencia a cir-
Otro de esos ejemplos, que nos sirve cunscribirse a determinados barrios, sino más
como referencia orientativa, es el de los bien una amplia dispersión por el entramado
padrones del concello de Ourense, si bien urbano, al menos durante el siglo XV en Pon-
hay que tener en cuenta que en ellos sólo se tevedra, Ourense, Santiago, Lugo o Tui.
refleja la población obligada a cotizar
impuestos, que es prácticamente toda la
población activa, salvando al clero, la nobleza 2.5. Su imagen y su jerga
y determinados puestos exentos de contribu-
ción, entre los que estaban, no debemos olvi- Resta por hacer, finalmente, el retrato del
darlo, los empleados de la fábrica catedrali- artista-artesano, pero curiosamente en un
cia. Por otra parte, cada vecino contribuía por mundo de talleres, donde la imagen está
un hogar, que podría incluir a varios trabaja- siempre presente, el reflejo de sus propias
dores. También hay que valorar que en estos labores prácticamente no aparece registrado
listados podía haber ocultaciones debidas a en sus representaciones gráficas.
la picaresca y que tampoco se cita siempre el En Galicia, la actividad del taller y el
oficio al que se dedicaba cada contribuyente. tema de la construcción se refleja en escasas
Así, por ejemplo, en los repartimientos que se imágenes realizadas por talleres y en lugares
hacen en 1493 y en 1495 para la Obra del ajenos a su territorio146. Una de ellas sería la
Puente143 se citan tan sólo a dos pedreiros de de la Biblia del convento de Santo Domingo
un total aproximado de 400 vecinos, aunque de Santiago, obra de un taller parisino de
en estos listados son escasos los que dejan finales del siglo XIII. En una inicial I, se
constancia de su oficio y, además, sabemos a representa en la parte inferior al rey Ciro que
través de otras fuentes de la existencia de ordena la construcción del nuevo templo a
muchos más pedreros que no aparecen refle- dos operarios que se sitúan, cumpliendo sus
jados en los repartimientos, aunque la gran labores, en el registro superior147. En otra, de
mayoría de ellos quizás fuesen itinerantes y finales del siglo XIV, se ha querido ver algu-
por eso no estaban empadronados. na relación con la coruñesa torre de Hércules
En una valoración global de todo el y podría representar al propio héroe, con
siglo XV orensano, manejando más fuentes armadura y maza, dando órdenes a tres ope-
que las arriba citadas, se ha establecido la rarios que trabajan en su construcción148.
siguiente proporción: de un total de 1.248 Por otra parte, en cuanto a la repre-
individuos tan sólo había 30 pedreros, 48 sentación del artesano149, hace años que se
carpinteros y 4 pintores, que contrastan con deshizo el error romántico de que el popular
los 201 sastres, 182 notarios y escribanos, 138 Santo dos Croques era la efigie del Maestro
zapateros y 136 mercaderes144. Mateo, identificación que, al igual que la que
Por otra parte, y al hilo de los reparti- quería ver un retrato de dicho artista en el
mientos orensanos, es interesante también ángel que porta la columna de la Pasión en el
prestar atención a las cantidades que debían tímpano principal del Pórtico de la Gloria, se
pagar los profesionales de la construcción, basaba en una creación literaria de fuerte
ya que indirectamente nos hablan de sus arraigo en la imaginación popular150.
beneficios y de su poder adquisitivo, aunque Es de nuevo un anónimo maestro can-
en este sentido hay que resaltar que no pare- tero, más escultor que arquitecto, el que qui-
cen ser excesivas. Según un reparto realizado so, y le permitieron, pasar a la historia repre-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

39

9. El rey Ciro ordena la construcción del nuevo templo en una 10. Miniatura francesa de finales del siglo XIV en la que se ha
miniatura de la Biblia del convento de Santo Domingo de San- querido ver a Hércules dando instrucciones a los operarios que
tiago, obra de un taller parisino de finales del siglo XIII. edificaban su torre en A Coruña.

sentándose a sí mismo en plena labor. Este 11. Mosaico del siglo III d. C. de la calle Armañá (Lugo). En él
se representa a Dédalo como carpintero, a su lado, en un ces-
inusual y prácticamente único caso gallego,
to, se puede observar una gubia y a su izquierda aparece el
que ha pasado desapercibido hasta fechas alzado de una torre.
recientes, es una muestra inconfundible de
autoestima y de aprecio por parte de sus
contemporáneos, habida cuenta del lugar tan
visible que ocupa, aunque desgraciadamente
carece de inscripciones y el nombre de su
autor, al presente, es una incógnita. Se trata
del bajorrelieve que decora el frente de la
pilastra norte que enmarca la portada occi-
dental de la iglesia de San Salvador de Vilar
de Donas, realizada en la tercera y última
etapa constructiva del templo, en torno a
1230. El busto del maestro que realizó la obra
se representa como un escultor, con media
melena, levantando una maceta esférica con
su mano derecha y sujetando el cincel con la
izquierda, en ademán de retocar la moldura
vegetal que se figuró en la parte inferior151.
Si el semblante físico de los artistas nos
es esquivo, no lo es menos el moral. Hemos
visto algunos casos de altivez y humildad,
sencillez y opulencia, picaresca e ingenuidad,
etc. Pero una de las fuentes documentales qui-
zás más propicias para este tipo de análisis,
los testamentos, de nuevo se nos muestra par-
ca en datos.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L I
PROFESIÓN
C I A ]
Julio Vázquez Castro

40

12. Santo dos Croques y


ángel portando la colum-
na de la Pasión. Ambas
figuras, que pertenecen al
Pórtico de la Gloria, se
han tenido por representa-
ciones del Maestro Mateo.

13. Portada occidental de A través del testamento que Juan


la iglesia de San Salvador
de Vilar de Donas (Palas
Mouro, pedreyro de posible origen portugués,
de Rei), construida hacia redactó en su residencia tudense el 5 de octu-
1230. En la pilastra iz- bre de 1385, vemos a un hombre de su tiem-
quierda se encuentra un
relieve que representa a
po, que teme a la Muerte y dispone que sus
un escultor trabajando en bienes “fiquen apacificados et os meus her-
una moldura vegetal. deyros sen contenda”. Dejó el disfrute de sus
propiedades, situadas en Portugal, a su
mujer María Afonso durante su vida y a su
fallecimiento deberían venderse y entregarse
los emolumentos a las obras de la catedral
tudense y del monasterio dominicano de
dicha ciudad, esperando recibir con ello los
correspondientes beneficios para su alma.
No olvidó a las cofradías de san Pedro y san
Vicente, a las que encomendó “que me
veñan fazer honrra no enterramento como
seu confrade”. Finalmente, mandó ser sepul-
tado en el cementerio de la catedral de Tui,
donde el cabildo le había concedido permiso,
lo cual se hizo al día siguiente152.
Tras la muerte, del recordatorio entre
los vivos de su paso por este mundo tampoco
han quedado muchas huellas. De nuevo se da
la paradoja de que unos hombres que cons-
truyeron multitud de monumentos funerarios
apenas si han dejado alguno propio, al menos
prácticamente ninguno se ha conservado en
Galicia. Y otra vez son los pedreyros anónimos
y no los grandes maestros los que han tenido
más fortuna en ese sentido, o al menos eso

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

parecen dar a entender algunas lápidas con- 14. Fragmento inacabado de un friso destinado al coro com-
servadas en Noia, Moraime o Pontevedra. postelano del Maestro Mateo. En él puede observarse con clari-
dad los geométricos diseños previos a la labor de talla.
41
Éstas carecen de epitafios y su datación con-
creta es complicada, quizás no sean medieva-
les pero responden a su tradición y es posible
que ni siquiera sean de pedreros pero los úti-
les gremiales con que decidieron mantener su
memoria recuerdan, sin duda, a las herra-
mientas del taller de construcción.
En laudas conservadas en Santa María
a Nova de Noia se grabaron instrumentos
propios de carpinteros y pedreros, como
hachas153, picos, escuadras y compases154,
que aparecen solos, combinados o acompa-
ñados de otros signos de difícil interpreta-
ción155. Son curiosas también las que inscri-
ben un pico dentro del campo de un escudo, de los pedreros, y de que se dedicase a cons-
a modo de mueble heráldico, ya que parece truir embarcaciones, apoyándose para esto
sugerir una institucionalización de un gre- en la presencia de las vieiras. Su interpreta-
mio más que la representación pretendida- ción es compleja y sin duda serían necesarias
mente nobiliar de un operario156. Más nume- hipótesis singulares, ya que la obra es un
rosos son los útiles que aparecen en dos unicum que carece de precedentes y de reper-
lápidas de San Julián de Moraime (Muxía). cusiones posteriores. Así las cosas, lo único
En una, de arriba a abajo, se representan: un que sí parece seguro es que su cronología no
hacha, una barra de hierro para ser usada es medieval, a pesar de inscribirse en la tra-
como palanca, una azada, una plomada y dición de las laudas gremiales.
una barrena. En la otra: una escuadra, un El carácter cerrado de los talleres, que
pico, una plomada, un hacha, una palanca, desemboca en las asociaciones gremiales,
una azada y una barrena. abona el terreno para creer que pudo existir
Pero la más enigmática es la llamada en el pasado un lenguaje propio de los profe-
“lauda del peregrino” de Santa María a sionales de la construcción158. Sin embargo,
Nova de Noia que, desgraciadamente, carece a través de la documentación sólo se denota
de epígrafes157. En ella se representa en bajo- un lenguaje especial y desconocido para el
rrelieve, hoy muy dañado, una figura huma- resto de sus contemporáneos a la hora de
na tocada con sombrero y cubierta por una usar los términos específicos de su profesión,
larga túnica decorada con una docena de ya que en ocasiones los vocablos, como los
vieiras. Con la mano derecha sujeta un largo artífices que los emplean, son extranjeros.
bastón, mientras que en la izquierda parece
portar un libro cerrado. A sus pies aparece
un conjunto de herramientas: una azada, un
hacha, un taladro, un compás y una escua-
dra. Se ha supuesto que no corresponde ni a
un peregrino, pues faltarían elementos tan 15. Laudas de San Julián
típicos como la esportilla y la calabaza, ni al de Moraime (Muxía). En
Apóstol, ya que difícilmente se explicaría su ellas podemos ver un
hacha, una escuadra, un
presencia en una lauda y su vinculación a las pico y barras de hierro, aza-
herramientas del fragmento inferior. Pero das, plomadas y barrenas.
tampoco es admisible que sea la representa-
ción de un miembro de una hipotética cofra-
día jacobea, que no se documenta en Noia, ni
de un mayordomo o vicario del gremio del
Espíritu Santo, formado por carpinteros y
pedreros, ya que no se justificaría tal indu- 16. Lauda llamada “del Peregrino” en Santa
mentaria. Del mismo modo, es desechable la María a Nova de Noia. Bajo la representación
humana, con indumentaria de peregrino, apa-
hipótesis de que se tratase de un carpintero, recen una azada, un hacha, un taladro, un
pues las herramientas también son propias compás y una escuadra.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

El ejemplo más notable y temprano zos del siglo XVI, concretamente a partir de
42 sería el de las enigmáticas “cindrias” que 1509, en las obras del Hospital Real y del
aparecen en la descripción del templo apos- claustro de la catedral de Santiago, se especi-
tólico del Libro V del Códice Calixtino, com- ficarán mejor los distintos tipos de piezas y
pilado hacia 1140159. En él se dice que las aparecerán vocablos como: colunas, pylares,
naves principales llegan hasta el techo de la capyteles 165, basas, entabolamiento, claraboyas,
iglesia, mientras que las laterales “sólo alcan- gargolas, enquoronamiento, etc.
zan hasta las medias cindrias”. Más adelante,
al comentar las naves del triforio, dice que
“por uno de sus lados las sostienen paredes,
y por el otro unos pilares que desde abajo,
desde las grandes naves, suben hasta lo alto, 3. LAS OBRAS
y unos dobles pilares que son llamados por
los canteros medias cindrias”; finalmente,
vuelve de nuevo a insistir en la existencia en a noticia de la intención de comenzar
el triforio, entre pilar y pilar, de “dos colum-
nas juntas, llamadas cindrias por los cante-
ros”. Se observa, pues, que el término160 es
L unas obras de consideración, salvo raras
excepciones, se hacía circular de un
modo rápido, ejerciendo así una irresistible
desconocido para el autor de la descripción y atracción para todos los maestros. Éstos, ávi-
que usa un vocablo técnico propio de los dos por ser contratados, buscaban los benefi-
maestros u operarios, que, probablemente, cios económicos que les reportarían, pero tam-
fuesen de origen francés161. bién el renombre que les permitiese acceder a
En el otro extremo temporal se encon- otras empresas más importantes todavía.
traría el curioso término “estanfix”. El 12 de
septiembre de 1520 el obrero y mayordomo
de la Obra compostelana contrató al maestro 3.1. Contratos e incumplimientos
francés Martín de Blas, “maestro de cante-
ria”, para las reformas de la fachada exterior Cuando el maestro no pertenecía a la Obra se
del Pórtico de la Gloria, especificando que le podía incluir en ella con carácter perma-
tendría que dividir en dos el gran vano cen- nente o bien se le hacía un contrato para la
tral por medio de un “estanfix” o parteluz162. realización de una determinada fábrica. El
De nuevo el origen galo del maestro quizás primer contrato del que tenemos noticia no
sea la causa de la utilización de tan extraño se conserva, al menos nadie lo ha visto en los
vocablo. últimos 300 años, y todos los datos conoci-
Entre las fechas de ambos textos dos se reducen a lo transmitido por Pallares
abundan las citas de elementos muy comu- y Gaioso:
nes y propios de un uso casi cotidiano. Éstos
se refieren a la arquitectura militar (baluarte, “En la era de 1167 que es año de 1159 [sic.
barbacana, cerca, encinto, guirnaldas, etc.), a por 1129]... se concertó la obra [de la iglesia
las construcciones domésticas (trabe, cáma- catedral de Lugo], y otorgaron escritura de
ra, recámara, corredor, etc), a las partes de asiento el obispo D. Pedro Peregrino,
dean, canonigos, y quatro ciudadanos
las iglesias (ábside, coro, capilla, etc.) o a
nobles con el Maestro Raimundo, natural
estructuras constructivas muy usuales (arco,
de la villa de Monforte de Lemos166, en la
bóveda, etc.)163. qual se obligaron de darle en cada vn año
La terminología técnica sólo aparece ducientos sueldos por su salario, de la
en casos muy concretos, como en los contra- moneda de aquel tiempo, y que si huuies-
tos que se hacen para sacar o traer piedra de se mudanza en ella, le darian seis marcos
las canteras o en las listas de gastos de las de plata, treinta y seis varas de lienzo,
obras, pero no, por ejemplo, en los contratos diez y siete carros de leña, zapatos, y bor-
a los maestros, y casi toda se recoge a finales ceguies, los que huuiesse menester, y
del siglo XIV y durante el XV. Muchas de esas cada mes dos sueldos para carne, vn
palabras, aunque con base latina, proceden quartal de sal, y vna libra de cera; y en
esta conformidad lo aceptó Raimundo, y
del francés (duelas –con su trasdós y ventre–,
se obligó a assistir a la obra todos los dias
perpeaños, çimbros, etc.) o del castellano (sella-
de su vida, y despues de ella sobreuiuien-
res), mientras que de otras no resulta tan evi- dole, su hijo la acabaria” 167.
dente su origen (muxinetes)164. Ya a comien-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

No parece que convenga dudar de la - el plazo de finalización de la obra, que


veracidad del testimonio, si bien algunos siempre afecta a los contratos a destajo. 43
detalles son claramente erróneos168, pero la - las garantías sobre la perfección de lo
inusualidad del documento y lo anacrónico construido, pues es muy frecuente que se pre-
de algunos fragmentos no permiten un análi- tenda asegurarla con el testimonio contrasta-
sis detenido, aunque se admita, apoyándose do de profesionales imparciales (“a ben vista
exclusivamente en la credibilidad de su reco- de mesteiraas” o “a vista de ofiçiaas”), evi-
pilador, que una parte de lo transcrito res- tando igualmente la posibilidad de engaños
ponde a un documento verdadero. en la calidad o precio de los materiales. Otras
De este modo, es prácticamente impo- veces se insiste en que el maestro haga la
sible encontrar contratos de este tipo en Gali- obra bien “e a toda sua pose e sabedoria”.
cia con anterioridad al siglo XV169, aunque,
en esencia, éstos no son más que el compro- Hay otro tipo de cláusulas más varia-
miso que realizan las partes mediante un bles a las cuales tanto se puede comprometer
acuerdo (aviinça) obligándose mutuamente a el contratante como el contratado, si bien
cumplir las cláusulas pactadas. A través de los siempre se deja constancia de las obligacio-
que se conservan podemos observar una nes asumidas. Éstas son:
amplia variedad de formatos, si bien, como es - quién se ocupa del abastecimiento de
evidente, hay una serie de datos que se repi- materiales (entre los que se citan piedra,
ten siempre (al margen de los formulismos barro, madera, clavos, cal, cuerdas, hierro,
protocolarios inicial y final), aunque pueden agua, etc.), de la provisión de herramientas y de
variar en su orden y en su presentación. su mantenimiento y de buscar y remunerar a los
Partes esenciales son: servidores. De todo ello se suele encargar el
- la presentación del contratante y del contratante cuando la obra es dada a jornal.
contratado. Para este último se suele incluir la - quién costea la casa, cierto menaje y la
profesión (generalmente “pedreiro” o “mes- comida del maestro, e incluso a veces de algu-
teiral”, sólo aparece como maestro cuando se no de sus acompañantes, durante su activi-
hacen revisiones del contrato teniendo ya dad. En ocasiones la comida ya se incluye en
anteriormente la maestría de la obra en cues- el jornal convenido, aunque no la casa y el
tión), su vecindad y, en caso de proceder de menaje.
un lugar lejano, su oriundez. - quién se ocupa de traer y contratar a
los pedreros necesarios para la obra. De ser el
- la obra a realizar, que se describe
maestro es frecuente que se le exija que sean
siempre de un modo muy genérico y, en oca-
buenos y que cuenten con la aprobación del
siones, en base a la comparación con otra ya
procurador de la obra.
realizada que sirve de modelo y no con
“traças” o maquetas. Finalmente, más esporádicas son las
- el salario y la forma de pago tanto del siguientes condiciones:
maestro como de los oficiales que viniesen - que se incluyan otros incentivos, ade-
con él. Las fórmulas más comunes son esta- más del jornal, al final de la obra o en una
blecer una cantidad global para la obra, es fecha determinada (“e le daran mays en fyn
decir, un contrato a destajo, del que se suele de un año mill pares de brancas para sua
cobrar un adelanto al comienzo y el resto en capa”).
pagas escalonadas, o bien estipular un jor- - que se reciba al maestro como vecino
nal, diario o semanal, que puede variar para y morador de la ciudad, exento de tributos, lle-
el invierno y para el verano. En contadas gando incluso a costear el viaje de su mujer e
ocasiones encontramos una fórmula contrac- hijos.
tual indefinida y vaga, que se resuelve ase- - la insistencia en las obligaciones para
gurando que se gratificará lo que “merece- acabar la obra, fórmulas que generalmente se
se”. Tampoco es frecuente el caso mixto, es usan en trabajos conflictivos o cuando se
decir, que cobre una cantidad fija a destajo contrata a un segundo maestro porque el
“por sua meestria” (“por que fose meestre da anterior no los había acabado o los había
dita obra”) y otra de jornal diario “por todos concluido con deficiencias. En estos casos
los dias que labrar e esteuer labrando”, pues aparecen frases como: “que se non levantara
el mismo maestro trabajaba con sus propias dela de a labrar fasta acabarla”, “fasta acabar
manos como pedrero. a dita capela que non desistiria da dita

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

hobra”, “de non se partir dela a fasta a aca- se perdese, se non que todo mal, perdi-
44 bar de todo” o “que el non tome nen se enca- da et dapno que sobre elo recreçese, que
rrege de outras obras alguas do dito ofiçio o dito Afonso Garçia por sy e por seus
fasta dar fin e cabo a dita obra e ponte, asy bees fose a elo tiundo et obrigado”172.
de carpentaria como de pedraria, saluo se
quiser yr algua parte por espaçio de quinse Tampoco se concluyó en esa ocasión y
dias, que vaa e se torne logo aa dita obra”. para ello se contrató a Suero Martís, que en
Para acabarla incluso los maestros llegan a sucesivos acuerdos fue mejorando las condi-
comprometerse personalmente y con sus bie- ciones estipuladas. El primero es del 27 de
nes: “obligou a sy e a seus bees”. Estas obli- octubre de 1437, pero como el maestro no
gaciones, cuando el maestro es foráneo o cumplió la obligación de llevar una fianza de
insolvente, también pueden presentarse a 1.000 florines no se llevó a efecto. Al año
través de unos fiadores, lo que nos sugiere siguiente van a buscarlo a Santiago y le hacen
un cierto grado de reconocimiento y valora- otro contrato, el 16 de junio de 1438, en el que
ción del maestro por parte de éstos. logra imponer un jornal para su trabajo, apar-
A lo largo del siglo XVI, con la llegada te de lo que cobraba por su maestría, que lo
de los maestros foráneos, los contratos se fue- recibiesen como ciudadano exento de tribu-
ron haciendo cada vez más detallados y tos y que le pagasen el viaje de su mujer e
amplios, hasta llegar a incluir lo que podría- hijos173. A pesar de comprometerse a no
mos llamar “condiciones de la obra”. Éstas, abandonar la obra parece que hubo algún
durante dicho siglo, todavía se presentarían problema y es contratado de nuevo el 25 de
de un modo muy desorganizado, aunque marzo de 1443, momento que aprovecha para
irán aumentando su precisión terminológica, aumentar la cuantía de su jornal174. Las cau-
que poco a poco se fue haciendo permeable a sas de este último abandono parecen conte-
la tratadística profesional. De igual modo, nerse en el compromiso que, ese mismo día,
aumentando esa exactitud, los contratos se hizo el cabildo y el concello:
acompañarán siempre de las correspondien-
tes trazas170. El caso más temprano en el que “prometeron e outorgaron de faser
entregar e restituyr ao dito Sueyro Mar-
se observa este cambio es el del memorial
tis con rason e con dereito todas las
enviado desde Madrid por los Reyes Católi- cousas que el declarar e mostrar que
cos el 3 de mayo de 1499 para la construcción injustamente lle avian tomadas quaes-
del Hospital Real, que detalla con bastante quer personas que fosen desta çibdade,
precisión todo lo relativo a la obra que se iba avendo conta sobrelo primeiramente,
a realizar y a su disposición, añadiendo, ade- que se el fose obligado aa dita obra que
más, que el hospital se haría “conforme a la se descontase por compensaçon et se lle
traça que sus altezas de aca embiaron”171. a el fosen obligadas as ditas personas
A pesar de todas las garantías y obli- que llas tomaran de llas faser entrega,
gaciones establecidas, los contratos no siem- segundo dito he, et outrosy de lle faser
pre llegaban a cumplirse plenamente. Unas pagar os mill maravedis que eso mesmo
disia que lle deuian da barca da dita
veces por falta de tiempo, como consta en
ponte, se lle fosen deuidos con
relación al puente de Ourense el 30 de sep- dereito”175.
tiembre de 1435, cuando el cabildo y concello
tomaron testimonio contra Alfonso García,
maestro de dicha obra, pues había realizado Todo parece indicar que abandonó de
un contrato para construir uno de los arcos nuevo la obra, quizás a causa de unos defec-
del puente durante el verano anterior, le tos constructivos que se detectaron en
habían dado la piedra y la madera y más de 1444176, y es contratado otra vez en 1447177.
18.000 maravedís viejos, y sin embargo De este modo, no debe extrañarnos
que el maestro carpintero de dicha obra, Die-
“o dito arco estava todo por faser et el
go Alfonso, abandonase el lugar en busca de
tiña en sy os ditos maravedis e o ynver-
no se chegava, por ende que lle pedian, mejores emolumentos y sólo quisiera volver
frontavan et requerian que fesese o dito al puente orensano si se le hacía una revisión
arco et o dese feito e acabado, segundo de su contrato, a pesar de que había trabaja-
que se obrigara, por tal vya que o dese do allí al menos desde 1437. Así, el 19 de
feito ante que veesen as cheas do ynver- junio de 1456 el concello y el procurador de la
no e o que estava feito do dito arco non obra del puente de Ourense informan de que

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

“por rason que elles tiñan feito aviinça renta e sete jornales, a rayal cada jornal,
con Diego Afonso, meestre da obra da que lles devia por quanto diseron quel os 45
ponte de Ourense, et agora o dito Diego levara a faser casas a Afonso Dias aas
Afonso se ausentara a outras partes et se Ayras e lle non pagaran nin feseran
fora ao mosteiro de Santo Estevo et lei- pagar. Diso Afonso do Cobo que era ver-
xara a dita obra aberta e os queria espey- dade quel os lebara aa obra... e lle devia o
tar et non queria vyr et cetera, et agora dito Afonso Dias os ditos jornales... Man-
non queria lavrar sen que lle fesesen daron os juezes ao dito Afonso do Cobo
outra aviinça de novo, et en seu dano que por quanto el os levara e posera enna
delles, por ende diseron que protestavan dita obra que fesese ao dito Afonso Dias
que qualquer contrato et aviinça que con lle pagasen seus jornales ou el llos paga-
el fesesen que non valuese”178. se doje en nove dias segentes”181.

Sin embargo, no siempre el incumpli-


miento del contrato era culpa del maestro, en 3.2. Planos, maquetas, galgas y modelos
ocasiones se debía a otro tipo de causas.
Buen ejemplo es la resolución de los Reyes Propio de los maestros fue la realización de
Católicos, dada en Vitoria el 10 de octubre de los proyectos en su versión más tangible. En
1483, al pleito interpuesto por el concello de la actualidad no debería ser excesivamente
A Pobra do Deán contra el arzobispo Alonso problemático reconocer que en la época
de Fonseca II, ya que éste, sin derecho, medieval existieron planos o maquetas en
Galicia182, pues no parece admisible que
“les fiso faser a su costa una fortalesa... lo ante las enormes empresas, con un elevado
qual todo podiera valer fasta dozientos coste monetario e incluso humano, como
maravedis... e otrosy que ellos tenyan
pueden ser las grandes catedrales o monas-
acordado... de faser un espital donde se
terios, no se contase con un plan plenamente
reparasen... los pobres... avenido e ygua-
lado con ciertos canteros quales... hedefi- definido y acabado en todos sus aspectos y
casen el dicho ospital por ochenta myll con el que poder hacer visible a los promoto-
maravedis los quales dichos canteros... res, más que a los previsibles sucesores en el
los avya llevado para faser la dicha forta- cargo o a los operarios, lo que pretendía
lesa e los avya fecho que... pagasen a los hacerse y de qué modo se haría. Sin embar-
dichos canteros... syn que fisiesen cosa go, la realidad parece que fue otra y es pro-
alguna en el dicho ospital”179. bable que fueran muy pocos los planos o
modelos que realmente se hicieron, pues de
Por otra parte, los impagos también ellos no hay ni la más mínima constancia
eran relativamente frecuentes. En el Libro de física ni documental183. Muchos maestros
los descargos de la conciencia del conde don románicos, e incluso góticos, realizarían su
Rodrigo Alfonso Pimentel los quales mando “idea” sobre la obra misma y en construccio-
pagar don Alonso Pimentel, su hijo, al tiempo de nes de menor escala tampoco sería estricta-
su fallescimiento, que fue a 4 de septiembre de mente necesario hacer de modo tangible el
1499, correspondiendo al año 1493 se lee: plan de la empresa. En todo caso, es evidente
que unos bocetos esquemáticos o unas senci-
“Juan de Cubas, cantero. Ovo de aber el llas maquetas contribuían a hacer visible un
dicho Juan de Cubas, cantero, ocho myll gran proyecto a los promotores, a quienes
e nueve cientos maravedis que fue ave-
iban dirigidos, ya que los profesionales,
riguado que el señor conde, que aya
como veremos, contaban con otros sistemas
Santa gloria, le devya y hera en cargo de
lo que labro en la fortaleza de Vyana fas- para transmitir la “idea” a la piedra.
ta su señorya fallescio”180. Uno de esos raros ejemplos quizás sea
el de la catedral compostelana. Aquí es posi-
Y estos hechos se producían incluso ble que existiese una maqueta o proyecto
entre los propios profesionales. Por ejemplo, escrito en el cual se basó el autor del Libro V
el 19 de enero de 1484 se resolvió judicial- del Códice Calixtino para realizar su minucio-
mente el siguiente caso: sa descripción de la basílica184, pues la cate-
dral todavía estaba en obras y se describe
“Afonso Cachon e Fernando Afonso, como concluida y en el relato hay una presen-
Joan dos Santos, Pero Vidal, carpentey- cia de la medida185 difícilmente asimilable
ros, demandaron a Afonso do Cobo quo- para una persona que desconocía los secretos

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

del taller, a no ser que tuviese un buen interlo- No obstante, estas suposiciones no
46 cutor que le informase puntualmente de la pasan de ser conjeturas, ya que no conserva-
magnitud del proyecto. Dicho Códice, bajo el mos ninguna muestra de maquetas, alzados o
significativo título “De la medida de la igle- planos de época para corroborarlo. Se ha
sia”, expone, por ejemplo, que supuesto que los sencillos esgrafiados conser-
vados en las rocas de algún castillo o en losas
“la catedral de Santiago tiene, pues, cin- encontradas en sus proximidades podían ser
cuenta y tres alzadas de hombre de lon- trazados muy genéricos de sus plantas, como
gitud, es decir, desde la puerta occiden- es el caso de una piedra pizarrosa hallada en
tal hasta el altar de san Salvador. En Penadominga187 (Quiroga), actualmente en el
cambio, de anchura, desde la puerta
Museo Arqueológico Provincial de Lugo, o
Francesa hasta la del mediodía, tiene
del grabado en una de las peñas del interior
treinta y nueve. Su altura por dentro
mide catorce. Nadie puede saber cuánta del castillo de Lobeira188 (Vilagarcía de Arou-
sea su longitud y su altura por fuera... sa). En realidad no son más que simples table-
Todas las naves grandes tienen de ros de juegos de época medieval, con los que
anchura once alzadas y media de hom- los soldados se distraían durante las largas
bre. La alzada de un hombre decimos velas189.
que son justos ocho palmos”186. Sí es cierto que desde el siglo XIII se
pintaron muchas representaciones arquitectó-
nicas190 en los códices realizados o conserva-
dos en Galicia, ejemplos de ellas los podemos
ver en el Códice Calixtino (representando a
Aquisgrán), en los Tumbos A y B de la cate-
dral compostelana, en el Tumbo de Toxos
Outos, en el Pontifical de Tui o en el Breviario
llamado del canónigo Miranda191. En pintura
mural, sin embargo, tan sólo puedo citar la
maqueta que porta como atributo Santa Bár-
bara en la decoración pictórica de la capilla
mayor de la iglesia de San Salvador de Vilar
de Donas (Lugo), de 1434.
17. Tableros de juego de Penadominga
(Quiroga) y del poyo de la nave sur de Pero todos estos ejemplos representan
la catedral de Ourense. estructuras estereotipadas y muchas veces
simbólicas que no pretenden reproducir fiel-
mente ningún monumento en concreto192.
Más cercanos a la realidad en algunos aspec-
tos son el sello del concello de A Coruña de
1448, que representa un alzado de la Torre de
Hércules193, y la vista de la ciudad de Tui de
1502, que se debe al escudero y “gran pin-

18. Representación de Fernando III en el Tumbo A de la cate-


dral de Santiago.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

tor” portugués Duarte Darmas, al que el rey 19. Detalle de la imagen de Santa Bárbara, portando la
de Portugal le encargó diseñarla cuando, con maqueta de una torre, en las pinturas murales de la capilla
mayor de San Salvador de Vilar de Donas (Palas de Rei).
47
motivo de una peregrinación a Santiago,
mandó reparar la fortaleza de Valença do
Miño. En esta última se reproduce con bas-
tante detalle la ciudad gallega, vista desde
Valença, en la que destaca la catedral, el con-
vento de Santo Domingo y las murallas194.
No obstante, la primera planta de un
monumento de Galicia de la que tengo cons-
tancia es la que realizó el médico alemán
Jerónimo Münzer, en diciembre de 1494, de
la catedral de Santiago. Bajo el título “Ymago
ecclesie sancti Jacobi” aparece un sencillo e
imaginativo trazado de la basílica en el que
constan las numerosas capillas del deambu-
latorio, el altar y coro de la capilla mayor, el
coro mateano de la nave (stallum), la dimen-
sión en pasos de las naves, la posición de las
cuatro torres en las cuatro esquinas y, final-
mente, la orientación geográfica (meridies y 20. Vista de la ciudad de
occidens)195. Tui realizada por el pintor
portugués Duarte Darmas
Ésta, como alguno de los casos ya en 1502.
citados, fue realizada por un “aficionado”
interesado en hacer visibles unas determina-
das imágenes, pero está muy alejada de la
intención constructiva del maestro de obras.
Más próximos a este objetivo son los alzados
que se realizaron, con un marcado carácter
notarial, del castillo de San Payo de Narla
(Friol) en 1511, pues tienen esa vocación de
reconocimiento pericial que les aproxima a la
realidad196. Surgen a raíz de un pleito que el
obispo y el concello de Lugo mantuvieron,
entre 1505 y 1511, con Vasco das Seixas sobre
la casa-fortaleza que éste estaba construyen-
do en San Payo de Narla. El 24 de diciembre
de 1510, desde Valladolid, el Consejo mandó
al gobernador y alcaldes mayores de Galicia,
a petición de los jueces, que enviasen a una
persona para medir el castillo de San Payo “e
lo faga pintar e se pinte en presençia de las
partes por ante escrivano publico”. El 18 de
enero del año siguiente, en Compostela, un
escudero, el receptor de la Real Audiencia de
Galicia y un pintor, al que no se nomina, se
comprometieron a cumplir el mandato, por
lo cual cobrarían 480 maravedís. Finalmente,
el edificio se midió el 24 de enero de 1511 y
fue “pintado e traçado por Hegas Gutierres,
pintor para ello nombrado e tomado”.
En los dibujos se representan, con
gran detallismo, los cuatro alzados de la casa
en el estado en el que se encontraban en
aquel momento. En ellos destaca la minucio- 21. Planta de la catedral de Santiago en 1494, según el médi-
sidad con que se presentan hasta las hiladas co alemán Jerónimo Münzer.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L I
PROFESIÓN
C I A ]
Julio Vázquez Castro

48

22. Alzados del castillo de San Payo


de Narla (Friol), realizados por el pin-
tor Egas Gutiérrez en 1511.

de los sillares, dejando constancia de la forma Egas, maestro de esta obra, además de apor-
de la edificación y sus dimensiones, que se tar los planos, también habría hecho informes
miden en pasos. Para que no hubiese ningún detallados y alzados parciales, pues a ellos se
malentendido, al dorso de uno de los dibujos hacen múltiples referencias en 1509 y 1510:
se trazó la silueta de una huella de un pie, en “conforme a la ordenança que para ello dexo
el que se escribió la siguiente nota: “Este es el el dicho maestre Enrique” o “conforme a la
largo del pie por que se midio la dicha casa e traça e molduras e con las condiçiones para
hedeficios della”. Es curioso que los dibujos ello fechas por el dicho maestre Anrique”200.
se encargasen a un pintor197, cuando lo que A partir de entonces se hizo más fre-
se buscaba en su trabajo era una gran verosi- cuente la confección de las trazas, que gene-
militud, y no a un profesional de la arquitec- ralmente acompañaban a los contratos,
tura, lo que apoya la tesis de la habitual extendidas, en buena medida, a través de la
ausencia de planos previos y la poca expe- actuación en Galicia de maestros foráneos.
riencia que éstos tendrían en hacerlos198. En el contrato realizado a los maestros Mar-
De este modo, el primer plano que tín de Blas y Guillén Colás para hacer la por-
consta documentalmente, aunque no se con- tada del Hospital Real de Santiago, el 11 de
serve físicamente, es el que sabemos que enero de 1519, consta la existencia de una
enviaron los Reyes Católicos desde Madrid “traça e muestra”, pero aún así se les mandó
acompañando el memorial con las prescrip- “que hizisen una traça en pergamino al the-
ciones para la construcción del Hospital Real nor de la otra que va señalada, y que esta sea
compostelano el 3 de mayo de 1499, ya que muy gentil y polida y limpia”201.
éste debería hacerse “conforme a la traça que Por otra parte, tampoco hay referen-
sus altezas de aca embiaron”199. Enrique cias a la existencia de manuales o recetarios

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

destinados al uso práctico de los canteros. Lo 23. Fachadas exterior e interior del coro compostelano del
más próximo es un libro de modelos (un libro
Maestro Mateo (según la reconstrucción de Otero Túñez e
Yzquierdo Perrín).
49
de traças) que perteneció al citado maestro
francés Guillén Colás, según consta en el
inventario de sus bienes realizado al día
siguiente de su fallecimiento, el 30 de abril
de 1522202.
En cuanto a las maquetas, aunque
como hemos visto pudieron existir en la
época medieval, no hay noticia cierta de
ninguna de ellas, a pesar de que, indudable-
mente, los maestros estarían plenamente
capacitados para realizarlas. Así pues, des-
conozco la existencia de modelos previos a
la edificación y de reproducciones de edifi-
cios concluidos o en proceso de construc-
ción, ya fuesen para mostrar la obra al pro-
motor o bien para ser utilizados como
pruebas de estudio, como objetos votivos o
como “atributos” de los fundadores.
Sí se conservan otro tipo de microar-
quitecturas que tienen un carácter ideal,
generalmente representan a la Jerusalén
Celeste, tanto en relieves como en orfebrería,
que avalan en buena medida la capacidad
que tendrían los artesanos para hacerlas más
realistas si ese hubiese sido su objetivo. A
estas obras, sin embargo, no se les puede exi-
gir la perfección del trazado de una transpo-
sición a escala, ya que esa no era su finali-
dad, ni los escultores y orfebres pretendían
cumplir las labores de los arquitectos.
Los primeros ejemplos estarían en los
coronamientos interior y exterior del coro
realizado por Mateo en la catedral compos- 24. Panel con los caballos
telana en los primeros años del siglo XIII. de los Reyes de Oriente
Allí podemos ver torrecillas octogonales ais- que procede del trascoro
de la catedral composte-
ladas o de plan cuadrangular enmarcando lana y vista de la fachada
arcos trebolados, todas ellas de varios pisos, occidental de dicha cate-
con ventanas y óculos, almenas y cubiertas dral hacia 1656-1657.
con imbricaciones203. Alguna de éstas, exac-
tamente la situada en el trascoro y de la que
salen los tres caballos de los Reyes de Orien-
te, podría relacionarse con la contemporánea
del lado sur de la fachada del Obradoiro,
ambas de planta cuadrada, con grandes
arcos ciegos separados por semicolumnas,
tres pisos, almenas y un cuerpo superior
cubierto con imbricaciones.
Estas estructuras citadas sirvieron de
fuente de inspiración durante los siglos
siguientes, especialmente el XIV, para reali-
zar decoraciones arquitectónicas en doseles,
sepulcros, baldaquinos o tímpanos204.
Otro ejemplo, aunque con menores
repercusiones, es el de la portada occidental

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L I
PROFESIÓN
C I A ]
Julio Vázquez Castro

50

25. Portada occidental de


la catedral de Tui, cons-
truida en torno a 1225.

26. Escudos del lienzo oriental de la Torre del Reloj y del sepul-
cro del maestrescuela Diego de Castilla, ambos en la catedral
de Santiago.

giosas. La primera quizás sea la imagen del


templo que lleva entre sus manos la estatua
de Salomón en la columna exterior del lado
sur de la portada occidental de la catedral de
Tui, esculpida hacia 1225. De finales del siglo
XV son las imágenes de Santo Domingo por-
tando la maqueta de una iglesia, como fun-
dador de la Orden de Predicadores (por
ejemplo en un relieve de Santo Domingo de
Pontevedra y en la jamba exterior del lado
de la catedral de Tui, realizada hacia 1225. oeste de la portada del colegio de San Jeróni-
En ella, además de las arquitecturas de la mo en Santiago206) y de San Agustín, como
Jerusalén Celeste del registro superior del obispo de Hipona, con una representación a
tímpano, también se representa la primera sus pies de dicha ciudad en llamas (como
escena de interior del arte gallego205. sucede en el retablo pétreo de la Lamentación
En la misma línea de carácter idealis- de Santo Domingo de Pontevedra).
ta, pero al margen de los significados celes- Sin embargo, todos los casos citados
tiales estarían los relieves de los sellos y los son relieves o están adosados a figuras o ele-
escudos heráldicos. En este punto destacan mentos arquitectónicos. Una de las escasas
algunos de los muebles con los que se alude representaciones que tiene un carácter exen-
al reino castellano. Entre los mejores ejem- to, aproximándose más a la formulación de
plos gallegos estarían el escudo del lienzo la maqueta, es la del castillo que corona el
oriental de la Torre del Reloj o el del sepulcro baldaquino de la iglesia de San Salvador de
del maestrescuela Diego de Castilla en la Vilar de Donas (Palas de Rei, Lugo), de 1492
capilla de San Bartolomé de la catedral de aproximadamente. Aunque se ha supuesto
Santiago, de finales del siglo XV y comienzos que estaba inspirado en el cercano castillo de
del XVI respectivamente. Pambre o que evocaba el espíritu militar de
Más próximas, conceptualmente, a las la Orden de Santiago, a la que pertenecía la
maquetas arquitectónicas son las que portan iglesia, lo cierto es que su similar planimetría
como atributo algunas representaciones reli- parece responder a un común repertorio de

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

28. Santo Domingo, con la maqueta de una iglesia, en la por-


tada del Colegio de San Jerónimo de Santiago y San Agustín, 51
bajo el que se representa la ciudad de Hipona en llamas, en el
retablo de la Lamentación de Santo Domingo de Pontevedra.

27. Estatua de Salomón


en la portada occidental
de la catedral de Tui, en
sus manos porta la ma-
queta de un templo.

arquitectura militar, sus almenas y mataca-


nes pertenecen a una tipología usual en el
territorio gallego y en el norte de Portugal en
esa época y, por último, su finalidad es evo-
car la Jerusalén Celeste, como conviene a un
baldaquino funerario.
Al margen de la labor de los pedreros
en granito, también conservamos ejemplos
de figuraciones con arquitecturas en los reta-
blos, que generalmente fueron realizados
por artistas foráneos o, incluso, importados.
En madera se pueden citar ejemplos como la
tabla de la Asunción de María del retablo de
Santa María de Azogue en Betanzos, realiza-
da por un taller flamenco en el siglo XV, o el
de Santa Mariña de Augasantas207. En ala- 29. En la maqueta del castillo que corona el
baldaquino de San Salvador de Vilar de Donas
bastro, el retablo del Museo de la Catedral de se ha visto una replica del de Pambre (Palas de
Mondoñedo, obra de un taller de Notting- Rei), ambos comparten un común repertorio de
ham y datada en torno a 1462208. arquitectura militar.

30. Tabla de la Ascen-


sión del retablo de
Santa María de Azo-
gue (Betanzos).

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

Los orfebres, por su parte, también han


52 proporcionado elaborados modelos arquitec-
tónicos, llegando a obtener en sus obras un
mayor detalle e incluso una mayor precisión
que los escultores, si bien hay que tener en
cuenta que muchas de las piezas conservadas
en Galicia fueron realizadas aquí por plateros
foráneos o traídas de otras regiones.
Una rica estructura, cobi-
jando la imagen de la Virgen y el
Niño, puede apreciarse en el por-
tapaz de la iglesia de Santiago en
Pontedeume, obra posiblemente
vallisoletana de principios del
siglo XVI.
Las macollas de las cruces
33. Cruz procesional de la catedral de Ourense.
procesionales de finales del siglo
XV y comienzos del XVI también
suelen presentar un importante
despliegue de elementos propios
de las edificaciones. Ejemplo de
ello son las de San Fiz de Cangas
(Pantón, Lugo)209, la de San Félix
de Solovio en Compostela, mu-
cho más elaborada, y, sobre todo,
la de la catedral de Ourense.
31. Portapaz de la igle-
Algo similar ocurre en los nudos
sia de Santiago de Pon- de cálices, cruces de altar y relicarios, como el
tedeume. cáliz del obispo Vaamonde en la catedral de
Lugo, realizado hacia 1461 probablemente
por un taller de Valladolid, la cruz de perlas
de la catedral de Santiago o el relicario que
porta la figura de Santiago peregrino regala-
da por Gaufridus Coquatriz a dicha catedral, 34. Cruz de perlas del Tesoro de la catedral de Santiago y cáliz
estas dos últimas, del siglo XIV, procedentes de Vaamonde de la catedral de Lugo.

de talleres parisinos210.

32. Cruz procesional de San Félix de Solovio (Santiago). Pero el ejemplo más interesante es el
de la figura de Santo Domingo en la catedral
de Compostela, pues porta en su mano
izquierda una auténtica maqueta que repre-
senta una iglesia gótica de una única y espa-
ciosa nave con ventanales, contrafuertes y
pináculos, una alta torre de planta cuadrada
en el crucero y un ábside poligonal. Aunque
realizada en Santiago durante la primera
mitad del siglo XV, parece ser obra de un
orfebre foráneo.
Una calidad en los modelos arquitec-
tónicos similar a la de los orfebres también se
puede observar en obras de azabacheros,
como la cruz de la catedral de Ourense, reali-
zada por un taller leonés hacia 1497, e inclu-
so de latoneros, véase por ejemplo el farol
adaptado para ser relicario que se conserva
en el tesoro de la catedral compostelana211.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

Frente a maquetas y dibujos de con-


junto hay otra serie de elementos, como dibu- 53
jos de detalles y moldes de piezas concretas,
que están directamente dirigidos a los opera-
rios. Los más documentados son los moldes,
35. Santo Domingo del
plantillas o galgas realizados en madera en
Tesoro de la catedral com-
postelana. Sobre su mano los que se perfilaban las caras de la piedra
izquierda se encuentra una para las diversas piezas como dovelas, cla-
pormenorizada maqueta de
ves, basas, etc.212 Su escala sería de 1:1 y eran
un templo.
necesarios para el buen desarrollo del trabajo
de la piedra a partir del cambio en los siste-
mas de construcción, la práctica de realizar
despieces de la obra en los proyectos previos
y la estandarización de los sillares y las dove-
las, sistema que, aunque nunca se llevó a sus
extremos en Galicia, ya se comenzó a utilizar
en la catedral compostelana.
En la primera mención documental
que me consta de esa estandarización, las
piezas se concretan mediante el tamaño que
han de tener y, en ocasiones, haciendo refe-
rencia a modelos pétreos ya realizados. De
este modo, en abril de 1434 el maestro del
puente de Ourense, Alfonso García, encargó
a dos pedreros, entre otras piezas, 100 dove-
las con “quatro palmos de longo medidos
por el ventre de la duella, et que ayan de ley-
to seys palmos et medeo”, pero también 50
perpiaños “que sean de la anchura e altura
segundo que esta el antepecho que feso
Afonso de Merça ena iglesia de San Martino,
et cada vara destas pedras que aya cada una
36. Cruz de azabache de
la catedral de Ourense. quatro palmos por el palmo del dicho Afon-
so Garcia” y 40 muxinetes “de la altura e lon-
gura que son las de las almenas de la dicha
iglesia de San Martino”213.
La utilización de modelos realizados
sobre la piedra a escala 1:1 se documenta el
12 de enero de 1484, cuando el maestro del
puente de Ourense, Diego González de Val-
tanás, encargó a dos pedreros sacar de las
canteras 1.000 dovelas “que ajan en longo
por la medida que sea marcado eno marmol
da porta da yglesia da rua da Obra, e que
ajan un palmo de so groso”214.
Sin embargo, la primera vez que se
cita en la documentación la existencia de gal-
gas es en 1509, cuando el 22 de diciembre el
pedrero Bartolomé de Resende se obligó a
extraer varias piezas pétreas para la capilla
del Hospital Real compostelano, entre ellas
gárgolas, columnas, dovelas, sillares, capite-
les, etc., todas ellas “por las plantas e galgas
que para ello me fueren dadas por los maes-
tros e ofyciales que tienen cargo de fazer las
dichas obras”215. A partir de ese momento ya

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

se hizo frecuente su uso, como consta a tra- Esta intención se presenta más nítida
54 vés de la documentación216. en un contrato del 16 de abril de 1433, cuando
Por otra parte, la dispersión de los el pedrero Ares López se comprometió con
modelos arquitectónicos y escultóricos se debe Pedro Cruu el Viejo para construir la capilla
en buena medida al propio movimiento de los de Santa Catalina en el monasterio de San
talleres y maestros medievales, plenamente Francisco de Pontevedra, la cual tenía que ser
comprobado en el caso gallego. Sin embargo “a tamaña do grandor et tan fermosa et tal
me interesa destacar la importancia del pro- como a outra capela de Santa Maria do dito
motor y su deseo de emular obras de presti- mosteiro que eu fise a vos o dito Pero Cruu, et
gio, en un momento en el que la copia no tiene a qual asi ha de seer feita”218. O en el del 23
un carácter peyorativo ni es nunca servil, ya de noviembre de 1512, cuando Lope Sánchez
que sólo así se pueden entender obras como el de Ulloa, señor de Sober y Ferreira, mandó en
Pórtico del Paraíso orensano o la portada occi- su testamento “setenta maravedis pares de
dental de San Martín de Noia, evocaciones del blancas” al monasterio de Ferreira de Pantón
Pórtico de la Gloria de Santiago. “para façer la capilla mayor... de la manera
Pero este deseo también puede docu- questa fecha la de Sancta María de Mellid,
mentarse, al menos desde el siglo XII. No que el conde mi señor e mi tio allifico”219.
puede entenderse de otro modo la compara- También son curiosas ciertas solucio-
ción que hacia 1124 se realiza al afirmar que nes de compromiso que permiten plantear la
la catedral compostelana “no tenía aún nin- duda sobre quién propone realmente las inno-
gún claustro, ni ninguna dependencia apro- vaciones en la arquitectura, si es un promotor
37. El Pórtico de la Glo-
piada ni estaba adornada o decorada con ávido de modernidad o un maestro que a fal-
ria, en la catedral de San- edificios como las iglesias de más allá de los ta de conocimientos aplica la imaginación. Me
tiago, sirvió de inspiración Pirineos, que son menos importantes y tie- refiero a los casos en los que se adoptan nue-
para el Pórtico del Paraí-
so, en la de Ourense.
nen menores rentas”217. vas fórmulas arquitectónicas pero sólo en su
forma exterior, sin entender la técnica que
subyace en ellas. Por ejemplo, las bóvedas de
horno sobre nervios simulando ser de cruce-
ría que se usaron en San Lorenzo de Carboei-
ro o Ferreira de Pantón, o las falsas bóvedas
de crucería que realmente se construyen con
unos nervios cubiertos por bóvedas de cañón,
como se hizo en el primer tramo oriental de la
nave de San Juan de Portomarín o en el tramo
recto de la capilla mayor de San Pedro de
Ramirás o San Clodio220.
Por último, como ejemplo de variedad
de propuestas pueden contrastarse los dis-
tintos edificios cistercienses en Galicia, que
van desde las soluciones más próximas al
“plan bernardín” (Santa María de Oia) hasta
las contaminadas por las influencias locales,
especialmente de la catedral compostelana
(Santa María de Oseira), con lo que ello
supone de modificación en la elección de
maestros y planes, en la constitución de los
talleres y en la mayor o menor presencia de
escultores.

38. Capilla mayor de San Pedro de Ramirás.


El tramo recto se cubre con una falsa bóveda
de crucería ya que, en realidad, no es más
que una bóveda de cañón a la que se le añaden
unos nervios diagonales.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

3.3. La primera piedra a cambio de otras propiedades. Estas depen-


dencias se derribaron y se utilizaron como 55
Un problema al comenzar las obras era el de solar para iniciar una nueva cabecera para la
disponer del terreno suficiente y apropiado basílica, obra que se comenzó sin excesivos
para emprenderlas221. Aunque se podía lle- fastos a tenor del acto de colocación de su
gar a las expropiaciones, lo general era que primera piedra:
el solar fuese donado, para iglesias o monas- “El día 15 de mayo del año 1258, don
terios, o sencillamente comprado. Este caso Juan Arias, arzobispo compostelano,
es el del convento de Santa Clara de Allariz, puso la primera piedra en los cimien-
de lo cual se encargó Maçia Núñez que, tos de la nueva obra en la cabecera de
como procurador de la abadesa de Santa la iglesia de Santiago al lado de la
Clara de Zamora, compraba terrenos “pera escribanía de Juan Balugino” 227.
fazeren y monasterio” en 1286222.
Más pomposo fue el acto de coloca-
En ocasiones, por falta de previsión o
ción de la primera piedra de la iglesia del
por un cambio de planes, se dejaba este pro-
monasterio de Santo Domingo de Ribadavia,
blema para última hora, como ocurrió con la
el 30 de mayo de 1271:
cabecera de Santo Domingo de Tui. Su prior
y convento expusieron el 21 de agosto de
“Sea público para todos los presentes y
1415 que
venideros que el venerable padre don
Egidio, obispo de Tui, bendijo y con su
“querian facer e levantar o coro e caape- mano colocó la primera piedra de la
la mayor do dito moesteiro con outra iglesia de los hermanos predicadores de
capela menor et con seus nembros, Ribadavia. Esto se hizo en presencia de
segundo que ao dito moesteiro parescia todo el concello de Ribadavia y congre-
para tal obra facer, segundo que ja esta- gado en la casa de los predicadores de
ba comenzada. E para se acabar e alzar a ese lugar, presente también Domingo
dita obra lles era necesario e facia muyto Yáñez, juez de esta villa y alcalde del
mester o terreo e lugar onde estaba feyta señor rey, y también el prior con el con-
e alzada hua casa que era da dita egllesia vento de los hermanos predicadores de
[de San Juan de Porto], que estaba dentro este lugar” 228.
eno curral dela, con outra algua parte de
terreo da dita egllesia que estaba eno
Similar al caso anterior, aunque dos
dito curral, cerca da dita casa, segundo
Andres Martiz, maestre que era da dita siglos posterior, es el de la actual Torre del
obra, dicese que era necesario para se Reloj de la catedral de Santiago. A última
tomar para fondimentos das ditas cape- hora de la tarde del 20 de julio de 1468
las, segundo requere o fondimento que
estaba comenzado da capela grande” 223. “fuy feyto o prinçipio do ficape da santa
iglesia de Santiago, que esta aa parte
Es paradigmático el caso del inicio de dereyta da porta dos Oulyves aa parte
la cabecera románica de la catedral compos- da Quintana, deytada en el a primeira
pedra do asentamento, e asentoua o
telana. Tras la obtención de los solares, para
maestro da Obra de Santiago, Gonçalo
lo que hubo que llegar a un acuerdo con el
Bispo, pedreyro, sobre prada e dineiros
abad de Antealtares224, posiblemente se pro- que deron os beneficiados, que estavan
cediese a un pomposo acto de colocación de presentes resando sobre ela os versos et
su primera piedra, coincidiendo con un Con- oraçoos acustumadas con agoa bendita
cilio Magno, en presencia del rey, el obispo e estavan ende presentes os señores
compostelano, ocho obispos más y muchos Martin Lopez cardenal et Gomez Fer-
dignatarios eclesiásticos y laicos, en 1075225. nandez cardenal, Francisco Rodriguez
Esta situación se repitió con la proyec- maestrescola et licenciado en dereyto et
tada cabecera gótica para la misma catedral. Fernando de Leyra juiz de Vellestro,
El 13 de julio de 1256226 se ratificó el acuerdo Juan Paris, Martin Fagundez, Juan de
Monterroso, Estevo Rodriguez, Pedro
a que habían llegado el arzobispo Juan Arias
da Cruña, Juan de Santiago, Juan Gar-
y su cabildo con Pedro, abad del monasterio
cia, canonigos, Gomez de Viso et Gomez
de Antealtares, y su convento, mediante el de Mira razoeyros et outros moytos,
cual los segundos cedían voluntariamente a alcaldes, regedores, cibdadaos et homes
los primeros su iglesia, claustro y dormitorio honrados de esta cibdade” 229.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

Sin embargo, estos actos no siempre “que faça sete çimbros de madeira pera
56 eran bien entendidos. Así sucedió, por ejem- o arco pequeno da dita ponte e os labre
plo, en Santa Clara de Allariz, donde la aba- e conçerte e aposte et os dia postos e
desa, Sancha Eanes, y su convento, el 24 de feytos eno dito arco ata en fin do mes de
marzo de 1294, tuvieron que escribir a fevreiro primero que ven, dando Deus
tempo, e non avendo estorbo do rio, et
Domingo, obispo de Silves (Portugal),
os dia feitos por sua custa, salvo o dito
haciéndole saber que Afonso Garçia que lle dia a madeira et
crabageen et calabres et taboas que fese-
“a mui noble señora doña Biolante, rey- ren mester pera dita obra, et en tal
na de Castella y de Leon, a honra de maneira que os dia apostados e entaboa-
Deus e al salvamento de sua alma, fun- dos por tal via que se sente a pedra, et
dou un mosteiro de Santa Clara de Alla- outrosy que o dito Johan Martis poña
ris, e meteu y donas desa Orden, e fas y nodillos aos ditos çimples, aqueles que
unha iglesia, qual entende que a ella feseren mester, et se neçesario for de
compre et ao lugar. E porque asy, como faser sobrados pera sopoer aas ditas
vos sabedes, a iglesia non se pode faser çimples, que os poña o dito Afonso
como debe se algun bispo y non poer a Garçia por sua custa et faça o dito Johan
primeira pedra e non consagrar o cimi- Martis a dita obra a vista et contenta-
terio, fesemolo muytas veces rogar por mento do dito Afonso Garçia, pera o
carta de Roma et por cartas de noso qual o dito Afonso Garçia se obrigou de
señor el rey don Sancho, y por privile- lle dar, porque lle faça a dita obra, sete
gios que la Orden ha, e por notarios e mill pares de brancas”232.
por homees boos e por frades de Sant
Francisco, asi como se conten en publi-
cos estrumentos, a don Per Eans, per la La única máquina que consta a través
gracia de Deus bispo de Ourense, que de la documentación es la grúa, llamada
nos posese y a primeira pedra et consa- guindaste o guindastre233. Se cita por primera
grase o cimiterio, et non o quiso faser; e vez en febrero de 1418 en las obras de la pico-
porque a nosa Orden ha privilegio, asi ta de Santiago, donde constan algunos de sus
como vos sabedes, que quando o bispo elementos: “duas palmelas et dous golfoos et
da terra estas cousas sobreditas non qui- cravos para o gindastes,... ao carrejador que
ser faser, posamos nos chamar outro bis- levou o calabre para o guidaste”234.
po catholico, rogamos e pedimos por
El citado calabre sería una maroma
merced, que vos veñades consagrar
noso cimiterio et fondar nosa iglesia,
gruesa con la que se izaban los pesos. Ésta
pelo poderio que avedes de Roma” 230. no siempre era fácil de conseguir, por lo que
en ocasiones eran tomadas en préstamo de
obras próximas. Esto pudo haber ocurrido el
3.4. La maquinaria, las herramientas 13 de mayo de 1444 cuando
y la indumentaria
“Garcia Fernandes de Cobreiros, vesiño
A medio camino entre las herramien- de Ourense, obrigou sy e todos seus
tas y la maquinaria se encuentran los necesa- bees dar ao cabiidoo et conçello da igle-
sia e çidade de Ourense huun calabre da
rios andamios. Como es evidente, existieron
obra da ponte de Ourense que reçebe
en todo el período que aquí se estudia, sin
emprestado pera o abade de Çelanova,
embargo su presencia en la documentación et se obriga de o dar et entregar posto en
es muy tardía, pues no se citan con ese nom- paz en salvo ena ponte de Ourense, ou
bre hasta 1509, en las obras del Hospital Real outro tal e tan boo como el, ata dia de
compostelano: “la madera e clavaçion para san Johan Bautista primeiro que ven, ou
los andamios” o “madera para los andame- çen frolliins douro por el”235.
os”231. Es posible, no obstante, que también
se denominasen “sobrados”, a tenor del Cuando había que comprarlo era
documento que veremos a continuación. necesario acudir a lugares lejanos, con el
Tan complicados como los anteriores consiguiente aumento de su coste. En 1447
serían las cimbras. El 19 de octubre de 1436 en la obra del puente orensano se gastó lo
el maestro de la Obra de puente de Ourense, siguiente: “dey a o ome que foy a Bayona
Alfonso García, contrató a Juan Martís, “car- por a corda do calabre por rason de aluguei-
penteiro vesiño de Laredo”, para ro, 75 maravedis; deylle mais para a dita cor-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

da seys dobras”, que suponían unos 478 39. Compás y diversas herramientas de época galaicorromana
maravedís, para vino “que diso que era de
procedentes de Lugo. 57
costume” y portajes 9 más y para “a besta en
que auia de trajer a dita corda, para cebada,
24 maravedís”236.
La mera construcción de una de estas
grúas, aún sin contar con los portes de la
maroma, suponía una elevada suma, a tenor
de la cuenta dada el 15 de agosto de 1476 en
las obras de la fortaleza de Coruña: “costo
un gindaste para sobir la piedra a las torres,
con su torno y madera y clavos, manos de
los maestros con el govierno, tresçientos e un
maravedis”237.
A ese gasto habría que sumar luego el
salario de los serviciales que lo ponían en
marcha. En el puente de Ourense, en 1447, se
estipulaba así: “estevo este dito dia Sancho
Viscayno ena dita obra, e por andar ena roda
cada dia lle foy mandado et prometido por
cada dia des maravedis vellos”238. Las herramientas de la profesión apa-
De este modo, para un observador recen con relativa frecuencia en la documen-
ocasional éste sería el aspecto de unas obras tación y en las representaciones gráficas. Ya
hacia 1470, con dicho artilugio funcionando: hemos visto como en las laudas se grabaron
“este testigo fuera al castillo de Montes,... y reproducciones de picos, escuadras, hachas,
viera en el andar ofiçiales canteros labrando compases, barras de hierro para utilizar
y tener su guindaste en que sobian la piedra como palancas, taladros o barrenas, azadas y
para hazer la torre de omenaje”239. plomadas. Igualmente, en el citado contrato
Por último, es posible que bajo el de aprendizaje de un cantero en 1521 el
popular nombre de “corno de boy” se oculte maestro estaba obligado a darle al alumno,
una máquina similar al clásico ariete, aunque una vez que éste había aprendido el oficio,
no se puedan concretar sus dimensiones y las herramientas básicas para su trabajo:
características. De él sólo me consta una cita, “dos picos e una escoda y dos cinceles de ofi-
de cuando los pedreros contratados por los cio de pedrero”242.
Irmandiños (1467-1468) se jactaban con gran- Pero uno de los primeros ejemplos de
des alardes de su pericia, pues según un tes- herramientas de un pedreiro la tenemos en el
tigo que les vio derrocar la cerca de Monforte citado caso del orensano Alfonso Bernáldez,
de Lemos “dezian que con un corno de boy al que le habían robado, según consta en su
derrocara ombre dellos siete braças de queja del 27 de mayo de 1448, los siguientes
çerca”240. objetos: un ferro de monte, cuatro traados, una
De la mayor parte de los instrumentos segur, una aixola montisca, un machado, un
que se empleaban en la Edad Media para la escoupre y dos serras de mao243. Parece que
construcción, como ya hemos visto en otros este pedrero estaría más bien especializado
casos, se conservan ejemplares de época en los trabajos de cantera y en las labores
galaicorromana; no es extraño, por lo tanto, más bastas, ya que no se cita ninguno de los
que la mayoría de los términos gallegos usa- instrumentos de precisión para el trabajo del
dos para designarlos tengan un origen lati- escultor.
no. En el castro de Viladonga han aparecido Más completo es el inventario realiza-
diversos instrumentos que son susceptibles do el 22 de noviembre de 1485 de los bienes
de haber sido utilizados para la construc- muebles del pedreiro compostelano Lope
ción. Unos son de piedra, como hachas para González al fallecimiento de su esposa, Leo-
tallar, percutores y mazas de todo tipo; otros nor Rodríguez. En él constan, entre otros, los
de hierro, como punzones, picos, hoces, aza- siguientes: seis escoupres de pedra, una maçola,
das, martillos, piquetas, escoplos, hachas, once piquos, dos martelos pequenos de parede,
cinceles, cuñas y compases, de estos últimos dos ferros de asentar, cinco cunas de ferro con
también hay ejemplares en bronce241. suas palmetas, una mara grande, un marote, dos

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L I
PROFESIÓN
C I A ]
Julio Vázquez Castro

ferros grandes de monte, un ferro mediano, dos - para cortar y perforar: hachas de diver-
58 yxolas montiscas, una yxola de peto, un escoupre, sas formas y tamaños (“machado” y “segur”),
un traado, una tarabela, dos bingueletes, dos sierras (“serra”, también se cita como “serra
serras de mao, una junteyra y dos martelos gran- de mao”), “cuñas de ferro con palmetas”, ber-
des de monte244. biquís, taladros y barrenas (“tarabela”, “bin-
Resumiendo, si desglosamos toda las guelete” y “trado”), escoplos (“escroupe”,
herramientas citadas en las fuentes que he que se cita también como “escroupe de
consultado según sus distintas funciones pedra”), “escodas”, “picos” y “cinceles”.
obtendremos el siguiente esquema: - para medir y comprobar: escuadra
- herramientas para el desmonte: azadas (“escuadro” o, en ocasiones, “escuadro de
de distintos tamaños (“yxolas” o “aixolas”, ferro”), compás y plomada (éstas no las he
que pueden ser “montiscas” o “de peto”), encontrado en la documentación, aunque sí
azadones (“ligons”) y “palas”. Con ellas, ade- en las representaciones gráficas).
más de limpiar la maleza en las canteras, - otros: el cepillo para abrir las juntas
también se haría el trabajo de excavar los (“junteira”).
cimientos y de mezclar la argamasa245. Estas herramientas, según los siste-
- para el transporte y colocación: palan- mas de trabajo o las condiciones de los con-
cas de hierro (“ferros” que pueden ser “de tratos, podían ser aportadas por la Obra, que
monte” o “montiscos”, “grandes” y “media- las compraba o las recibía en donación246, o
nos” o “de asentar”) y “cuerda”. por el propio maestro y sus pedreros, pues
- para percutir: macetas (“maçolas”), ya hemos visto que ellos las poseían. Igual-
40. Herramientas cita- mazos (“mara” o “mara grande” y “maro- mente ambas partes, pues dependía de lo
das en la documentación te”), y martillos (“martelo”, puede ser “gran- dispuesto en las cláusulas contractuales, se
gallega. de de parede” y “pequeno de parede”). podían ocupar de su mantenimiento, que

CUÑAS

MACETAS
CINCELES Y ESCOPLOS
MARTILLO

PALA

AZADAS

BERBIQUI, TALADRO Y BARRENA

ESCODAS
MAZO

PLOMADA

HACHAS

PICOS SIERRA
COMPÁS

ESCUADRA PALANCAS

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

debía suponer un coste considerable a tenor ropa de los compañeros difuntos, lo que dio
del continuo desgaste que sufrían. De este lugar a algunos problemas, llegando a ser 59
modo, no es extraño que el valor del instru- saqueadas algunas tumbas por esta razón a
mental se cuantifique mediante su peso y no comienzos del segundo cuarto del siglo
por el número de cada una de las herramien- XVI249.
tas. Así sucedió el 22 de diciembre de 1509,
cuando el pedrero Bartolomé de Resende se
obligó a extraer cierta piedra para la capilla 3.5. Los materiales
del Hospital Real de Santiago, pues le dice al
mayordomo de la Obra: “me avedes de fazer La piedra es, sin duda, el principal de los mate-
dar e entregar toda la ferramenta del dicho riales en las grandes construcciones medieva-
ospytal que esta en el monte donde se saca la les. De su calidad va a depender la estabilidad
dicha pyedra por peso e yo vos la tengo de del edificio y su proximidad a la obra condi-
tornar toda enteramente por el dicho pyeso cionará un mayor o menor desembolso econó-
que me la dyerdes acabando de sacar la mico. De este modo, un punto esencial antes
dicha pyedra”247. de iniciar un proyecto era la búsqueda de una
Con el testimonio anterior comproba- o varias canteras que proporcionasen material
mos que el instrumental era propiedad de la de calidad, que estuviesen situadas en las pro-
Obra y se encontraba en la misma cantera, ximidades y que tuviesen un buen acceso250.
pero, como veremos a continuación, otras Sólo en casos excepcionales se recurre a luga-
veces era de los canteros y estaba en el taller, res más alejados, buscando el mármol del
en manos de sus compañeros o bien guarda- Íncio y la losa de Ortigueira (Lugo), la piedra
da en la capilla gremial. Se trata del testa- de Ançã de Coimbra o los mármoles de Géno-
mento que Juan de Moreda, cantero oriundo va, como ocurrió en la catedral y el Hospital
de la tierra de Taboada (Lugo) y vecino de Real compostelanos.
Santiago, redactó el 9 de abril de 1522. En él Todo parece indicar que las canteras
consta su deseo de enterrarse en la Quintana, eran, generalmente, propiedad del promotor,
las ofrendas y misas que se debían hacer por al menos en el caso de las grandes catedrales
su alma, las deudas que tenía con los compa- y monasterios, que tuvieron una preocupa-
ñeros Jácome García y el pedrero Pedro da ción especial por buscarlas en sus propias
Ulla, la herencia de su esposa Mayor da Ulla posesiones o, si esto no era posible, adquirir
(pues no habían tenido descendencia), etc. las parcelas en las que se encontraban. Esto
Pero lo que más nos interesa en este momen- ocurrió el 22 de febrero de 1304, cuando Juan
to es lo siguiente: “mando que los cinco Fernández da Ponte vendió al monasterio de
picos e un martelo e una escoda, que los dos Santo Domingo de Pontevedra una cantera
estan en casa de Pedro Martiz e los otros tres en el arrabal de A Moureira en Pontevedra,
en la capilla de la Quintana donde acostum- especificando la salvedad de que “se eu qui-
bran posar la ferramenta, e la escoda en casa ser britar ou fillar da pedra nas ditas pedrei-
de Jacome Garcia e un escadro de ferro que ras para murar a dita mia leira de erdade en
esta en casa de Juan da Ulla e un martelo que lugar hu eu a vos non tolla camiño, vos la
tiene Alonso de Gontin e mas un sayo e un devedes a min leixar britar e fillar”251.
jubon e un bonete negro de trabaxar, los En las obras de menor entidad, a car-
cobren mis cumplidores e los vendan a quien go de artífices locales, es posible que los
por ellos mas diere”248. encargados de traer el material fuesen los
A pesar de que no se trata propiamen- mismos pedreiros que las construían, pues
te de herramientas, no quiero pasar por alto estaban autorizados a extraer el material de
estas últimas frases, ya que es uno de los las canteras ubicadas en terrenos comunita-
pocos datos disponibles acerca de la ropa de rios o baldíos. Por último, también cabe la
trabajo, “un sayo e un jubon e un bonete posibilidad de que existiesen pequeñas can-
negro de trabaxar”, y que nos aproximan teras explotadas por sus propietarios, aun-
plásticamente, incluso cromáticamente, a su que no debieron ser frecuentes. Quizás uno
aspecto. Además, el hecho de deshacerse de de estos casos sea el que se recoge en las
su indumentaria laboral es posible que esté cuentas de la obra de la picota compostelana
relacionado con una costumbre que parece del 2 de junio de 1417, cuando el concello
que existía entre los trabajadores de la Obra mandó a su procurador que pagase “a Juan
compostelana y que consistía en repartirse la Abraldes, visiño da dita çidade, çento et çin-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

quoeenta maravedis, contando maravedis a “fue hecha de la piedra de la dicha Rocha


60 III dineiros, que lle ouveran de dar por çerta Fuerte, la qual traxieron y carretaron los
pedra que del compraran para o rollo que se vasallos e vezinos de la dicha comarca a
fasia en Montooris”252. su costa y mision y con mucho trabajo y
Una vez solventado el problema de dificultad por estar el dicho Pico Sagro y
ser en el mas agro monte y peña deste
localizar las canteras, surge el de extraer y
reino donde no pueden subir carros ni
trabajar el material. Aunque a partir del siglo bestias... e bido el dicho testigo que
XV hay constancia de que, cada vez en mayor murieran algunos bois que llebaban la
medida, se contrataron pedreros independien- dicha piedra de la Rocha para el dicho
tes, que por cierta cuantía y en un determina- Pico Sagro por la gran agrura de la gran
do plazo se comprometían a extraer la piedra, cuesta e peñas que tiene e por no tener
lo más común era que se desplazase a la can- ninguna entrada ni subida para los
tera el taller o una parte de él mientras dura- dichos carros ni bestias”257.
sen esas labores. De este modo, cuando el
cabildo tudense contrata a Martín de Paredes Buena parte de estos gastos se podían
para concluir la capilla de San Andrés en ahorrar si se encontraba algún lugar del que
dicha catedral, el 5 de diciembre de 1464, poder obtener los sillares ya trabajados, por
especifica “que começase logo en este inver- lo que el reaprovechamiento del material fue
no a quebrar a pedra que fose mester para una constante en la Edad Media258. Al mar-
acabar a dita obra e despois de quebrada a gen de los valores simbólicos259, esta prácti-
dita pedra e posta arredor da dita capella... ca se constata en las propias obras conserva-
que logo començaria a lavrarla e asentar das, muros y aras romanas se aprovecharon
enno verao fasta acabar a dita capela”253. en los cimientos de la catedral románica de
El siguiente paso sería transportar a la Santiago, y a través de la documentación. Ya
obra las piezas ya trabajadas254, algo que era hemos citado los sillares de la Rocha Fuerte
muy gravoso, incluso más que el material que fueron a parar al castillo del Pico Sacro;
mismo. Para ello se contaba con los sirvien- del palacio que el obispo de Ourense tenía en
tes, que lo harían a cambio de su correspon- Allariz se tomó el material para hacer la cer-
diente jornal, salvo casos de colaboración ca de la villa260; el conde de Monterrey, San-
voluntaria o forzosa. Al igual que para otras cho Sánchez de Ulloa, mandaba materiales
labores, durante el siglo XV se prefirió con- para las obras del monasterio de Sobrado en
tratar para este servicio a los vecinos del con- 1480261 y el de Altamira, Lope Sánchez de
torno de las canteras, pagándoles cierta canti- Moscoso, para la obra de la iglesia de Brión
dad, que varía según la distancia recorrida y en 1500262, etc.
el peso255, por cada pieza puesta en la obra, Junto a la piedra, el material más
así, por ejemplo, en el puente orensano las empleado en la edificación era la madera. La
dovelas se pagaban un poco más del doble más usada, como consta en varios documen-
que los sillares. Del mismo modo, la propie- tos del puente de Ourense, era la de roble
dad de las carretas y bueyes necesarios para (carballo), la de castaño y la de aliso (amieiro).
el transporte podía ser de la Obra o de los En lo que se refiere a su búsqueda, selección,
particulares contratados a tal efecto, los carre- elaboración y transporte, se seguiría un proce-
teiros. Este grupo de operarios, sin llegar nun- so muy similar al expuesto anteriormente.
ca a consolidarse como una profesión ni esta- Se intentaba traer de los bosques pro-
blecer asociaciones, llegó a adquirir un cierto pios y cercanos para abaratar los costes. El
papel en aquellas obras que se prolongaron transporte, como en el caso de la piedra,
en el tiempo e incluso interpusieron pleitos a podía incrementar considerablemente el gas-
los procuradores de la Obra por desavenen- to, como consta en los pagos de la picota de
cias en los salarios. Una de estas querellas se Santiago, del 28 de febrero de 1418: “Iten, que
resolvió el 30 de agosto de 1448 obligando a destes a Afonso Peres et Juan das Mariñas et
los “labradores e carreteyros”, bajo pena de a outros dous carpenteiros que foron coller
excomunión, a “que continuasen cada dia madeira a Fecha et esteveron dous dias enna
con seus carros a trajer a dita pedra”256. coller a cada uun cada dia tres moravedis,
La vida y el trabajo de los carreteiros ...aos carreteiros que trouxeron a madeira de
no estaba exenta de riesgos laborales, como Fecha para o rollo viinte moravedis”263.
consta en las obras de la fortaleza de Pico Es curiosa, sin embargo, alguna de las
Sacro, hacia 1473, que prescripciones que se les da a los carpinteros.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

Así, cuando el 19 de mayo de 1459 Fernán Otros materiales serían los necesarios
González de Lamela se obligaba a coger cier- para piezas de cerrajería y forja, como hierro, 61
ta madera para el puente de Ourense se acero o plomo. Al igual que en el caso de la
especificaba que debía cortarla “des dia de cal, también los peregrinos colaboraban en la
san Bernabe ata dia de san Johan, et feso construcción de la catedral románica de San-
juramento de a coller despoy de medeo dia”. tiago pues “traen en sus manos hierro o plo-
Por otra parte, en este documento también mo para la obra de la basílica del Apóstol”,
consta otra manera de abaratar los costes de como se recoge en el Libro I del Códice
transporte, ya que, al tratarse de un puente, Calixtino270. Pagos por estos materiales
si el lugar del que se tomaba la madera esta- constan en las obras de la picota compostela-
ba situado río arriba ésta podía ser deposita- na en 1418271 y en la del puente de Ourense
da directamente en él para que la llevase la en 1447272.
corriente, así el carpintero se compromete a En empresas de cierta importancia se
“poeer a dita madeyra et a dar en lugar que a solía establecer una herrería propia en la
posa tomar por carrero ou onde a deyten ao obra misma, contratando para ella a un
ryo”264. herrero. Esto sucedió el 22 de mayo de 1435,
Relacionada con este aspecto estaría la cuando el maestro de la Obra del puente de
posesión de aserraderos. El 8 de agosto de Ourense se avino con “Roy, ferreiro, mora-
1470 y el 2 de julio de 1473, el cabildo de dor en Melide” para que sirviese, “doje ata
Mondoñedo aforó una sierra de agua que en fin do mes de setembro primeiro que ven,
tenía en el lugar de Cauce de Camba, esta- ao ofiçio de ferraria e de lavor do dito ofiçio
bleciendo entre otras condiciones que debían pera dita ponte”, siguiendo siempre las ins-
“aserrar toda la madera que fuese necesaria trucciones del maestro273. Otras actividades
para la obra de la Iglesia y su claustro”265. similares serían las que realizó Lorenzo Fer-
Otro de los materiales más usados era nández en esta última obra, pues se le paga-
la cal. La dificultad de obtener piedra apro- ron, en 1447, 150 maravedís por “ferramenta
piada para su elaboración hizo necesario, que calçou e apostou”274.
desde tempranas fechas, un considerable Más interesante es el contrato que
esfuerzo para su localización y su transporte. estableció el maestro de dicho puente,
Para la catedral compostelana se trajo piedra Daniel, con el herrero Lorenzo, vecino de la
del este de la provincia de Lugo hasta los ciudad, el 4 de noviembre de 1458. Éste se
hornos que estaban situados en Castañeda y comprometía a hacer, entre otras piezas,
para abaratar los costes no se dudó en “seysçentos ferros” de cierta medida, con
fomentar la ayuda devocional de los peregri- una “argolla grande et grosa”, y además “se
nos, pues cada uno cogía en Triacastela “una obrigou de clavar os ditos ferros ena dita
piedra y la llevan consigo hasta Castañeda obra”. La importancia del herrero queda
para hacer cal con destino a la obra de la patente cuando se dice que “cada ferro teña
basílica del Apóstol”, como consta en el as argollas ben soldadas, porque, se algua
Libro V del Códice Calixtino266. Para el Hos- das soldadoras falleçese, toda a obra se per-
pital Real de Compostela se trajo de Asturias deria”275.
y Portugal, fletando barcos “a riesgo del Las piezas de cerrajería solían encar-
Ospital”267. garse a un serralleiro local, si no había alguno
En el siglo XV las labores de obten- formando parte de la nómina de operarios.
ción de la cal se encomendaron a personas En las obras de la picota compostelana en
contratadas. Así, en 1434 el pedrero lucense 1418 se da “por huna fechadura et huun
Roy Fernández, con dos compañeros, se avi- ferrollo para o rollo, trese moravedis et
no con el maestro del puente de Ourense medio”276 y en la del puente orensano en
para labrar “ena obra de cal de pedra”, a 1447 tres maravedís “ao serralleiro que apos-
cambio de cierto jornal y la comida. El maes- tou huna pechadura para a porta da camara
tro también le daría las herramientas necesa- da ponte”277.
rias para “que birtedes a pedra para faser a La teja, empleada ya en la catedral de
dita cal”, a excepción de cuatro picos que ya Santiago278 o en el monasterio de Oseira279,
traía Roy268. Y el mismo año se contrató a se documenta en múltiples ocasiones, por
Gonzalo de Golfarís para transportar y “tra- ejemplo en Ourense en 1447280. Generalmen-
ger çento e triinta fanegas de cal do forno de te parece que se compraban a telleiros ajenos
Bouço”269. a la obra. Más escaso en Galicia es el uso del

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

ladrillo, hecho por los mismos operarios. cía la actividad cuando los factores climáti-
62 Aparece en un encargo que realizó en cos la impedían: “paguey... a cada hun
Ourense el arcediano de Bubal, Juan de medeo jornal porque este dia labrou pouqo
Deza, a Gonzalo das Eyroas y Alfonso de por cabsa da chubia”283.
Oyra el 14 de junio de 1484: “çinco mil ladri- Para protegerse de estas inclemencias,
llos ben cozidos e de boo barro e feitos por la para guardar el material e incluso para
marca que lles der Pero da Hoz, pedreyro” y comer o descansar existían en la obra unas
“vynte moyos de tella... todo feito eno forno precarias construcciones, como consta en el
de Quintian, doje fasta hun mes”281. contrato que se hizo al maestro Martín de
Otros materiales que se citan en la Blas, el 12 de septiembre de 1520, para refor-
documentación son el barro, el carbón para las mar la entrada de la fachada occidental de la
herrerías, la arena, el agua, las cuerdas, el lien- catedral compostelana, en el cual el “obrero”
zo para sacos, etc. Por ejemplo, en las cuentas se compromete a darle “la madera e ripa e
del puente orensano de 1447 constan pagos teja que fuere menester para faser un taller,
por “que carretou o barro”, por “triinta varas en que labre, pequeno”284.
de lenço para sacos”, por dos “cargas de car- Una de las pocas edificaciones que
von”, por “barro et rebro que truyo”, etc.282 podrían proporcionarnos múltiples datos
sobre la actividad a pie de obra es la iglesia
que se comenzó a principios del siglo XIII
3.6. La actividad en la obra sobre el “forno da Santa” en Santa Mariña de
Augasantas (Allariz). Estaba dedicada a la
El trabajo a pie de obra sería incesante, con Ascensión y jamás se llegó a concluir, por lo
un constante ir y venir de obreros, materiales que unas metódicas excavaciones arqueológi-
y carros, un continuo bullicio de conversa- cas podrían aclarar en gran medida el proce-
ciones, órdenes, rítmicos golpes de picos, so constructivo medieval en Galicia285. A fal-
escodas o cinceles, el chirriar de los carros y ta de este estudio, el único taller que se puede
las grúas, etc. Sin embargo, también había, citar es el que apareció en las excavaciones
por supuesto, momentos de descanso. Por del claustro de la catedral compostelana, que
las cuentas del puente orensano de 1447 era exactamente el espacio de trabajo para la
sabemos que, además de los domingos, no se construcción de alguno de sus tramos en las
trabajaba los días de san Pedro, san Juan, crujías sur y oeste, donde han aparecido las
santa Rufina, santa Marina, Santiago, san improntas de una “mesa de cantero”, con res-
Lorenzo, la Asunción de la Virgen, san Barto- tos de su trabajo, y de un andamiaje de
lomé y Viernes Santo, y que también se redu- madera, que podrían fecharse hacia 1530286.

41. Restos de la inaca-


bada iglesia de la Ascen-
sión en Santa Mariña de
Augasantas.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

Ya he aludido a la falta de imágenes 3.7. La última piedra


contemporáneas relativas a la construcción 63
en la Galicia medieval, pero, a pesar de esta En el caso de las iglesias, la colocación de la
carencia, a través de la documentación pode- última piedra era el acto previo a la consa-
mos reconponer de un modo casi gráfico la gración definitiva del templo. Sin duda fue
actividad diaria. Algunos de los textos más en la basílica compostelana en donde con
significativos podrían ser los relativos a la más deseo se esperaba ese momento, que lle-
reconstrucción, hacia 1470, de las fortalezas gó 136 años después de colocada su primera
derribadas por los Irmandiños: piedra. El acto tuvo lugar el 21 de abril de
1211 y contó con la presencia del rey Alfonso
“el dicho conde de Lemos, don Pedro IX, el cual, previamente a una importante
Alvarez, hiziera llebantar e tornar a donación que concedía con tal motivo, reco-
hazer los muros e çerca de la dicha for- nocía que:
taleza de Sarrea a costa de los basallos y
personas que binieran a derrocarla... y el
“durante muchísimo tiempo he manteni-
dicho testigo [Lope de San Silvestre] bino
do el vivísimo deseo de que la iglesia de
tambien ansi como biniera a derrocalla y
Santiago tuviese la gloria de verse solem-
que unos labravan las piedras e otros
nemente consagrada durante mi reinado,
asentavanlas e otros traian cal e otros
queriendo así tributar en ella algún
serbian... e que ansi hizieran la dicha
obsequio a Dios y a su Apóstol, y conse-
çerca e muros... e... que las torres de
guir el perdón de mis pecados. Por lo
omenaje de dentro... que lo hiziera azer
mismo he insistido muy largamente ante
el dicho conde de Lemos a ofiçiales viz-
el arzobispo de Santiago, don Pedro IV,
cainos..., el dicho testigo no bido quel
rogándole con sumo afecto hasta conse-
dicho conde pagaba los dichos vizcainos
guir que cumpliera mis deseos llevando
pero que lo oia dezir al dicho tiempo en
a término obra tan ardua. Y así, con la
la dicha fortaleza andando el dicho tes-
ayuda del Señor y del gloriosísimo
tigo labrando en la dicha çerca de cante-
Apóstol, ...rebasando nuestras mismas
ria porquel dicho testigo es ofiçial de
esperanzas, hechos todos los preparati-
canteria e lo oia a todos...
vos y superadas todas las dificultades de
...e que las personas que heran pedreros tan gran empresa, dicha iglesia de San-
e sabian del dicho ofiçio tenian cargo de tiago ha sido dedicada nobilísimamente,
hazer las paredes [de la fortaleza de con la gloria grande y magnificencia por
Sarria] y las que heran carpinteros de dicho arzobispo, ayudado de otros obis-
labrar la madera e aderençalla y los pos288 e inmenso número de clérigos,
otros que no heran ofiçiales ni sabian de hallándome presente yo mismo con el
los ofiçios serbian a los dichos ofiçiales... infante don Fernando y próceres de mi
e que andaban muchos ofiçiales de la reino” 289.
tiera juntos por roldas e que a los que
heran pedreros... les davan e repartian
que fiziesen tres pies de pared y que xe
3.8. El valor y la valoración de lo construido
los median e que aquellos los abian de
hazer a su costa... e que a bezes estavan
en aquellos tres pies, quando no les ayu- No creo que se pueda establecer de un modo
dava algun su amigo, una semana e genérico cuáles serían los gastos diarios en
otros que les ayudaban algunos amigos una obra medieval. Las variables son muchas
dos dias, tres dias porque dize el dicho y afectan a muchos factores: si los materiales
testigo [Alonso de Castro, pedrero] que proceden de lugares propios o se compran, y
siendo el del dicho coto de Samos bino en este caso de las formas que se establecie-
tambien con los otros a trabajar en la sen para su pago, de los transportes que haya
dicha obra de ofiçio de pedrero quel tes- que realizar y la distancia a recorrer, de las
tigo save..., tambien andaban en la dicha
fluctuaciones en la plantilla de sirvientes y
obra unos nuebe o diez vizcainos pedre-
pedreros, que raras veces son estables y
ros que tambien trabajaban en ella...,
para la dicha obra el conde fiziera arre- cuyos salarios no son siempre los mismos y
partir por la dicha tierra... dineros e dependen de su especialización, de las horas
marabedis a cada casa uno a dos reales, trabajadas, etc. Dentro de una misma obra,
otros tres, otros quatro, otros diez a cada por ejemplo, un carpintero o un herrero pue-
uno como meresçia” 287. de llegar a cobrar más que un pedrero, pero

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

es posible que ese hecho responda a un Además de los gastos puntuales, dia-
64 momento concreto en el que éstos hacen un rios o extraordinarios, me gustaría aportar,
trabajo especializado, lo que no quiere decir aunque sea sólo a título orientativo, algunas
que siempre y en todas las obras haya suce- valoraciones globales de obras concretas, ya
dido lo mismo. que nos demuestran de modo palpable las
La única regularización salarial que grandes cantidades que se manejaban en la
me consta no parte del ámbito de las cofradí- construcción. El 13 de marzo de 1454 se valo-
as, sino de los concellos. En las Ordenanzas ra en 1.800.000 maravedís lo gastado en el
del de Santiago, realizadas por mandato del puente de Ourense en unos 25 años295 y el 17
arzobispo Lope de Mendoza el 11 de febrero de diciembre de 1480 se tasó en 4.000.000 de
de 1418, se acordó que maravedís viejos lo necesario para reedificar
y reconstruir las zonas que habían sido daña-
“os carpenteiros et pedreiros que leven das en la catedral de Ourense cuando había
por jornal cada dia de lavor desde quin- sido cercado en ella el conde de Lemos296.
se dias de oitubre ata quinse dias de Sin embargo, conviene también pun-
março quatro maravedis por cada jor- tualizar que los cómputos de este tipo podí-
nal, et desde quinse dias de março ata an estar sobrevalorados. Hacia 1492 se reali-
quinse dias de oytubre çinquo marave- zó un informe sobre las obras del castillo de
dis por cada jornal, et que lles den de Monterrei para el pleito que mantenían
comer” 290.
Pedro de Zúñiga y la hija de su hermanastro,
Teresa de Zúñiga, sobre el condado del mis-
Sin embargo, un año antes el mismo mo nombre. En él se dice que
concello pagaba, en la obra de la picota, “a
Alvaro da Rocha, pedreiro, por seu jornal “la Torre Nueva e barrera que el dicho
nove maravedis... cada dia et a o moço que conde [Sancho Sánchez de Ulloa, casado en
con el estava tres maravedis et a os outros segundas núpcias con Teresa de Zúñiga]
pedreiros... a cada uun tres maravedis cada hiso faser agora nuevamente en la dicha
dia et aos serventes que estevesen enna dita villa de Monterrey... estava fecha e edifi-
obra a cada huun maravedi”291. cada en la rua de la Pedrera que hera
En 1427 en una semana de trabajo calle publica de la dicha vylla... fue
para reparar las murallas de A Coruña se fecha e labrada de dies años a esta parte
gastaron en los salarios de los obreros, “sen e la barrera de ella de cinco años a esta
parte... e... para faser la dicha Torre
clavos, e sevo, e caabre, e madera, e sen
Nueva derribo... dies e ocho pares de
aquada dos picos, e ferro”, 656 maravedís y 8
casas con sus bodegas de las mejores de
dineros viejos292. toda la villa... e... la piedra... se traxo de
El 25 de octubre de 1437 se pagaba a Oymbra..., e... la tasacion que se fiso de
los pedreiros de Santiago por su trabajo en el los edificios... estava muy herrada, ...se
puente de Ourense. Tres de ellos cobraban 9 taso la tapia de los dichos edificios de
maravedís viejos al día, cuatro a razón de 10 Monterrey a quatro myll e dosientos e
maravedís viejos y uno, que actuaba sin duda cinquenta maravedis, estando alli los
como maestro, recibía 13. En total sus jorna- aparejos e materiales muy cerca de la
les suponían 80 maravedís viejos al día293. dicha obra e valiendo a baxo precio”297.
Diez años después, en 1447, y en la
misma obra, en un día se contabilizan seis Otro tema bien distinto es la valora-
sirvientes a 9 maravedís diarios cada uno, ción que los contemporáneos daban a las
tres mozos del maestro a 7, dos pedreros a grandes empresas constructivas. En este
12, cuatro pedreros más a 13 y, por último, el aspecto, a falta de datos que nos aporten una
maestro a 15 maravedís viejos por día de visión más amplia, debemos contentarnos
labor. En total ascendía a 166 maravedís dia- con las escasas apreciaciones estéticas que se
rios, cifra que se incrementó al día siguiente dejan entrever en algunas de las principales
con la llegada de dos pedreros, que cobraban obras escritas en Galicia y que no están exen-
uno 13 y otro 12 maravedís, y un sirviente tas, en ocasiones, de ciertos tópicos de gran
para trabajar en la “roda” de la grúa con un tradición literaria.
salario diario de 10 maravedís. Con las nue- El ejemplo más conocido es el de la
vas incorporaciones el gasto por jornales era valoración que se hace de la catedral de San-
ya de 201 maravedís294. tiago en el Libro V del Códice Calixtino,

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

compilado hacia 1140: “en esta iglesia, en fin, iglesia, que fuera práctica y adecuada para
no se encuentra ninguna grieta ni defecto; vivir en ella, y a la vez de gran belleza, forta- 65
está admirablemente construida, es grande, leza y valor”303.
espaciosa, clara, de conveniente tamaño,
proporcionada en anchura, longitud y altura,
de admirable e inefable fábrica, y está edifi- 3.9. La destrucción
cada doblemente, como un palacio real.
Quien por arriba va a través de las naves del Uno de los peores avatares para la construc-
triforio, aunque suba triste se anima y alegra ción fue, sin duda, la guerra. Todas las edifi-
al ver la espléndida belleza de este tem- caciones pétreas de alguna entidad podrían
plo”298. verse envueltas en graves situaciones bélicas
Pocos años después, hacia 1172, Ordo- y son muchos los casos de “encastillamien-
ño de Celanova escribía algo parecido en tos” en los monasterios en torno al año 1500,
relación a la perfección del pequeño oratorio cuando los Reyes Católicos intentaban impo-
de San Miguel de Celanova: “el santo obispo ner unas necesarias reformas monásticas304.
[san Rosendo]... hizo dentro de los claustros Contra el añadido de dispositivos defensivos
del monasterio, casi como un símbolo, no en este tipo de edificaciones se dictaron
lejos de las capillas, el pequeño templo a san estrictas normas, valga como ejemplo el caso
Miguel Arcángel, de aspecto un pequeño del convento de Santo Domingo de Tui, que
refugio, construido en piedra de maravillosa el 18 de marzo de 1328 contó con la aproba-
labra que suscita la admiración de cuantos lo ción del obispo y cabildo tudense para tras-
contemplan”299. ladarse de lugar, pero especificando, entre
La perfección técnica también es moti- otras condiciones, que:
vo para ensalzar algunas obras de ingeniería.
Se alaba el pozo excavado hacia 1122 en el “façan esas casas et a yglesia et claustra
palacio edificado por Gelmírez, pues se hizo sen fortallesa nenhuna, de maneira que as
“de gran profundidad con admirable técnica, casas non seian mays altas que agora he o
como la obra pone de manifiesto”300. O la dormidoyro do seu moesteyro de San
fuente que se colocó ese mismo año en el Domingo de Pontevedra, et que a yglesia
atrio del Paraíso, ante la fachada norte de la que seia mays alta comunalmente sen for-
catedral de Santiago, ya que, siguiendo la tallesa, de guisa que non posa ende viir
mal nen dapño aa yglesia et çidade de
Historia Compostelana, “no debe ser oscureci-
Tuy, nen aos moradores della” 305.
da por el olvido” obra tan “noble y preclara.
Pues la admirable utilidad de la propia obra
exige que, cuanto deleita por sí misma y de A pesar de todo, iglesias como la de
manera gloriosa, tanto sea ensalzada plena- San Juan de Portomarín y catedrales como 42. Iglesia fortificada de
San Juan de Portomarín.
mente con mis alabanzas”301. El Códice Calix- las de Santiago, Tui y Ourense mantuvieron
tino, que describe minuciosamente la “admi- su aspecto fortificado hasta
rable” fuente, asegura que “en todo el mundo muchos siglos después y en
no se le encuentra semejante”302. ocasiones sufrieron los pro-
Ya en el siglo XIV, más que la admira- pios embates de la guerra,
ción por la perfección técnica y la proporción como ocurrió cuando buena
de las obras parecen destacar la belleza que parte del brazo norte del tran-
se deriva de su solidez y su valor económico. septo de la catedral de Ouren-
De este modo, en los Hechos de don Berenguel se fue minado en 1471306.
de Landoira, redactados hacia 1320, se valoran Por otra parte, se suele
del siguiente modo las torres edificadas por pasar por alto que los trabaja-
el arzobispo en el alcázar compostelano: dores vinculados a la cons-
“hizo terminar la torre llamada de la Trini- trucción constituían también
dad, que su predecesor había dejado sin aca- una parte esencial de la tropa
bar, e hizo construir otra de gran altura, de medieval. De su participación
gran solidez, y muy costosa, al lado de ésta en la guerra no hay una cons-
para defensa de la iglesia y salvaguarda del tancia directa en la documen-
dominio de la ciudad” y “mandó construir tación contemporánea, pero
una torre fuerte en el frente del palacio arzo- su presencia, en segundo tér-
bispal para defensa de dicho palacio y de la mino, se hace notoria a la hora

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

43. Destrucción de la torre de Caldas de Reis en 1891. A pesar za para que “tomase escuderos y peones y
66 de la distancia cronológica recuerda los trabajos más sencillos
de los pedreiros contratados por los Irmandiños, a finales del
pedreros y azadoneros y vituallas, y se metie-
siglo XV, para la destrucción de las fortalezas y la expectación se una noche en Altamira, que era la cabeça
causada por ellos. del estado, y ansi lo hiço. Y quando fue
mañana tenia hecho un muro de piedra lousa
y no ancho, de una braza de alto, y una caba
de otra braza de alto, que no se tardaron dos
horas en hacerse”. Con esta precaria defensa
logró resistir los embates de Luis de Acebe-
do, hermano y capitán mayor del arzobispo
compostelano, para posteriormente hacer “en
ella una torre con tres cubos de cal y canto
buena, excepto que era apartada... los muros
eran buenos, con buenas garitas donde se
amparaban de los trabucos. Mas tenia falta
de agua, y la cerca por ser pequeña no se
podia valer a las piedras de los trabucos”309.
Son todavía más intensas otras esce-
nas que describen la labor destructiva de
esta “división de zapadores”. En el asedio de
la torre de Tabeirós, hacia 1126-1127, Gelmí-
rez no dudó en ordenar construir “una
máquina de guerra, que se llama vulgarmen-
te gato, y llevada ésta hasta la torre, mandó
que la propia torre fuera socavada alrededor
y que desde allí fuesen retiradas las piedras
cuadradas de abajo”310.
Un hecho similar tuvo lugar hacia
1479, cuando Pedro Alvarez de Sotomayor, el
tristemente célebre Pedro Madruga, después
de poner cerco a la torre de Castrizán dispu-
so a su alrededor “muchos bancos, y picos, y
palos de fierro, y ballestas, y espingardas,
que nadie podia asomar de ellos. Y rayendo
y deshaçiendo los cantos de la pared de
esquina, empeço la torre de estremeçer”. En
el momento culminante, con la torre inesta-
44. Inscripción de la torre de preparar las maquinarias de asalto, cons- blemente pendulando, aflora el genio soca-
del homenaje del castillo
truir defensas rápidas e improvisadas, des- rrón del personaje y su séquito que “a altas
de Monterrei. En ella se
alude a la salvaguarda divi- truir muros y torres y, ya con el uso de la voçes dijeron: Caer, caer quiere”311.
na a través del Salmo 127. artillería, confeccionar proyectiles pétreos307. También los Irmandiños (1467-1468)
En este sentido debemos entender el agrade- conocían perfectamente la utilidad de estos
cimiento de Enrique II, quien, estando en el hombres y en pleno furor destructor no
real de Tui el 28 de abril de 1372, otorgó un dudaron en obligar al mismísimo maestro de
privilegio al maestro y operarios de la Obra obras de la catedral de Santiago a aplicar su
de Santiago como remuneración por los ser- pericia en la domolición de la gran torre del
vicios que le habían prestado para apoderar- palacio arzobispal de la ciudad compostela-
se de los castillos y fortalezas que en Galicia na. Un testigo presencial describe la escena:
no querían reconocerle, declarando que esta- “este testigo la bio cortar a ofiçiales pedreros
ban libres de todo pecho, de todo tributo o por vaxo e la vido poner sobre estacas e
donativo y de todo servicio308. poner unos odres viejos e ponelles fuego para
Más nítida es su presencia hacia 1471, que ardiesen e la vido derrocar por el pie e
pues cuando los Irmandiños (1467-1468) caer”312. Estos pedreiros mercenarios incluso
derribaron todas las fortalezas a Lope Sán- se jactaban con grandes alardes de su pericia,
chez de Moscoso éste no dudó en mandar a como consta por un testigo que les vio derro-
hurtadillas a uno de sus hombres de confian- car la cerca de Monforte de Lemos, el cual

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L I
PROFESIÓN
C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

“oia alabar algunos... que dezian que con un facio VIII, el 25 de mayo de 1296, diciendo:
corno de boy derrocara ombre dellos siete “llegó a nuestros oídos con clamorosa insis- 67
braças de çerca”313. Por todo ello no debe tencia y no sin grave turbación de nuestro
extrañar que para la seguridad de estas edifi- espíritu” que parte de los cargos civiles y
caciones se confiase más en la intervención eclesiásticos de la ciudad de Ourense, con el
divina que en la pericia de los constructores consentimiento del propio obispo, acompa-
que las hicieron, como consta en las inscrip- ñados por multitud de clérigos y laicos, se
ciones de algunos castillos que aluden al Sal- dirigieron al convento de San Francisco de
mo 127, 1, pues “si el Señor no edifica la casa, dicha ciudad y
en vano trabajan los que la construyen”314.
Todos éstos son los enemigos circuns- “tras deponer todo temor y respeto divi-
tanciales de las edificaciones, sin embargo no no, llegando con malas intenciones al
son los únicos, pues junto a ellos estarían los mencionado lugar, tras romper las puer-
naturales, tan temidos como aquéllos: el fue- tas de las casas, tras devastar con fuego
partes de la iglesia de este lugar, tras
go y el rayo315. El primero causó grandes
prender fuego en dos lugares de la iglesia
estragos, sobre todo en las poblaciones, baste
y tras destruir el techo y el recinto de la
como ejemplo, la impresionante noticia que sacristía de estos hermanos y guardián,
se da en un simple foro de un solar en la ciu- ensañándose contra los mencionados ciu-
dad de Lugo, con fecha del 18 de mayo de dadanos asesinaron cruelmente a diez de
1453, al afirmar que “he notorio don grande ellos, tanto en la referida iglesia como en
fogo que queymou et destroeu a mays gran- el claustro y a los que encontraron más
de et mellor parte desta dita çiudade”316. allá de este lugar, e igualmente a dos de
Desde este punto de vista es natural que los ellos que estaban ante el sagrado altar
poderes institucionales se preocupasen por mayor de esta iglesia, de los cuales uno
evitar estos incendios, lo que implicó un cam- sujetaba la venerable imagen de Cristo
crucificado, a pesar de que se les había
bio en los sistemas constructivos habituales
dicho que saliesen y que se les daba la
de la época, es decir, abandonar la construc-
seguridad de no ser asesinados” 319.
ción de las viviendas con estructuras de leño
en favor de que “las casas que se fisieran de
nuevo, o se ovieren de reparar por viejas, las La intencionalidad, sin embargo, no
fagays faser e fagays que fagan las delanteras podía estar presente en el caso de los rayos,
e laderas e lo detras de parte de fuera de cal e como es evidente. Contra ellos poco se podía
canto e de rapia o ladrillo e no de madera”, hacer con métodos populares como los que
como imponen los Reyes Católicos al conce- hace constar en el sínodo celebrado el 3 de
llo de A Coruña el 14 de octubre de 1493317. mayo de 1541 Antonio de Guevara, obispo
El fuego, en ocasiones, era intencional de Mondoñedo, tras visitar personalmente
y solía estar acompañado de derramamiento su diócesis:
de sangre. En 1117 los compostelanos ataca-
“Item, nos consto por la visita que
ron el palacio episcopal, donde se refugiaban
muchos hombres y mugeres tienen en
Diego Gelmírez y la reina doña Urraca, y
costumbre, el tiempo que haze relampa-
“los perversísimos atacantes pegan fuego a gos y atruena, de tomar las sartenes o
la iglesia de Santiago y la incendian por uno las trevedes320 azia el cielo, teniendo
y otro lado; pues no poca parte de la iglesia por cierto que, con aquello, se mitiga el
estaba cubierta con tablas y paja... La llama trueno y el relampago; y como esto sea
de la iglesia del Apóstol sube a lo alto y por supersticion morisca, ordenamos y
todas partes se ofrece un horrendo espectá- mandamos que nadie, de aqui adelante,
culo... Después que el obispo y la reina vie- ose tal hazer, sino que antes se ponga a
ron el incendio de la iglesia... se refugiaron rezar alguna devozion y encender algu-
en la torre de las campanas junto con su na candela bendita, como hacen los bue-
nos christianos”321.
séquito”, hasta que, finalmente, tras incen-
diar también este último refugio “se quema-
ron la torre, las vigas y las tablas, y las cam- Sus efectos eran devastadores, como
panas de bronce, que pesaban mil quinientas podemos observar en un documento que
libras, se quemaron y cayeron”318. recoge los estragos sufridos en la catedral de
En alusión a este tipo de actos se Santiago a causa de un rayo que cayó el 23
lamentaba amargamente desde Letrán Boni- de noviembre de 1533:

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

“rompio por dos partes el zimborio... no ocurría así, pero esos eran los avatares del
68 otro agujero fue hecho por la vobeda de oficio y entre ellos, junto a las pérdidas mate-
anchor de un puño... y por el cayo el rayo riales, también se encontraban las humanas.
en la iglesia cabel pulpito... llevó tras de Se constata documentalmente la exis-
si otras dos piedras pequeñas, mató la tencia de accidentes laborales, pero no se
piedra a Fernando Vrones, sacristan del
aprecia una especial preocupación por evi-
coro,... el qual atravesaba del coro al
altar. Fue grande el fuego en la iglesia
tarlos, lo cual no quiere decir que no existie-
entre los dos coros. Mato el fuego a un se. Uno de esos percances se produjo por las
muchacho criado del dicho sacristan, que prisas destructivas de los Irmandiños (1467-
iva cabel, y a otro criado del racionero...; 1468), cuando las hermandades de Padrón
otro criado del canonigo Benito Rodri- “alquilaran unos pedreros” para derrocar la
gues, que estava algo desviado, cayó en fortaleza del Oeste “e al tiempo que la derro-
tierra, llevole el fuego la capa e sayo y caban... cayeran las piedras e les quebraran
jubon de las espaldas, e dexole las espal- las piernas e los llebaban en carros”324.
das como cueros de lechon, hecho sangre Graves defectos constructivos todavía
por la boca e tienela desollada hasta el son visibles en la zona inferior de las torres
paladar, no creen escapara, los dineros de
de la fachada occidental de la catedral com-
la bolsa paroselos negros, huelen mal;
dos portogeses peregrinos... fueron heri-
postelana, lo que impidió que se desarrolla-
dos en las piernas de la fraçion del ayre y ran en altura hasta el período barroco, cuan-
cayeron en tierra, llevaronlos... al Ospital do se añadieron imponentes estribos que
Real, donde estaban otros... En la yglesia contrarrestaran los empujes y se macizó el
mucho humo, que no se via, y despues interior de la torre de las campanas. Como es
toda la tarde olio açufre... Debaxo de la evidente, la mayor parte de estos defectos
tribuna alta de las bovedas, questa sobrel constructivos tenían su origen en errores de
altar de Santiago, salieron tres piedras de cálculo en los contrarrestos y en graves defi-
su lugar hazia fuera, obra de dos dedos y ciencias en la cimentación, un buen ejemplo
al cavo dellas paresçe un agujero como de estos fallos es la colegiata de Sar.
un puño... Del primer pilar del coro...
En otras ocasiones los defectos de
cayo una piedra buena desencaxada de
las otras... y pararonse ambos coros, e
construcción tienen graves consecuencias, lo
fasta el altar de Señor Santiago, todo que acarrea severas penas a los maestros.
blanco de la piedra desmenuzada que de Algo de cierto habrá en uno de los “milagro-
las otras que cayeron, y lleno de piedra
45. Interior de la colegiata de Santa María de Sar (Santiago).
menuda, como sy se labrara alli canteria
La inclinación de sus pilares es resultado de una defectuosa
XV dias oviera, y otra piedra, cave aque- cimentación.
lla que salto, quedo algo salida de su
lugar”322.

Estos problemas se incrementaban


todavía más en los llamados “castillos roque-
ros”, como la fortaleza del Pico Sacro, situa-
da “en el mas agro monte y peña deste rei-
no..., e no pueden morar... en la dicha torre
sino con mucho peligro por los muchos e
continuos rayos que cayen en ella”, pues
“muchas vezes suelen caer e caian raios e
piedras de acha en la dicha torre e la rachan
e fenden y estan botadas piedras por muchas
partes de los dichos raios” 323.
Los maestros medievales estaban
capacitados para afrontar grandes retos con
éxito. La construcción de las bóvedas y el
cimborrio de la catedral compostelana o de
puentes como los de Pontedeume o Pontece-
sures eran empresas arriesgadas y difíciles
que supieron solventar convenientemente.
Muy pocas veces, por diversas razones, esto

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

sos” acontecimientos que nos transmite uno A pesar de que hubo víctimas no
de los autores de la Historia Compostelana al parece que el suceso cogiese desprevenida a 69
describir como hacia 1095-1111 cuando esta- la ciudadanía, pues unos años antes, en 1444,
ba Gelmírez en su palacio iriense los procuradores del concello y del cabildo
repararon en su inestable estado y “tomaron
“en un elevado solio, y dictando justicia testemuyo contra o dito Sueiro Martis, mees-
examinaba las causas públicas. Habíase tre da ponte, que por rason que el fora mees-
reunido allí una gran muchedumbre... tre da dita ponte et fesera o arco primeiro da
de repente se vino abajo el solio al rom- dita ponte et se obrigara de o faseer boo e fir-
perse la trabazón del techo y de las me e estavalle... e o non fesera, por la qual a
paredes. Cayeron todos abajo, aplasta- dita obra non era firme et estava doldosa”, a
dos por el peso de las vigas, las tejas y lo cual el maestro se limitó a contestar: “que
las piedras; fueron sepultados por los
o desen por escripto e daria sua resposta”329.
escombros de tan gran ruina... del pala-
La respuesta del maestro Sueiro parece
cio pontifical... Pero la parte del solio, en
la que el obispo estaba sentado en su incomprensiblemente altiva y desafiante,
escaño, permaneció firme...” 325. sobre todo si tenemos en cuenta lo sucedido
seis años antes a uno de sus predecesores, que
había cometido los dos errores anteriores en
Fortuito también fue el derrumbe de
la misma construcción. El 9 de mayo de 1438:
la fundición de la casa de la moneda de A
Coruña el 21 de noviembre de 1466: “en una
noche cayo la casa de la fundiçion toda en “Afonso Garçia se obrigou por sy e por
todos seus bees que por rason que el
tierra, la qual estaba dentro de la dicha casa
fora meestre da obra da dita ponte, por
de la moneda”326.
sua culpa et ocasion e negligençia a dita
Un acontecimiento similar sucedió en ponte caera, o primeiro arco dela por
Ourense a mediados del siglo XV: “en hua duas veces, do qual diso que veera de
casa que caeu... morreron logo fasta çento et perdida e dapno ao dito señor obispo e
quareenta et sete personas onradas”. La cabidoo et conçello ata en contia de seys
abultada cifra de fallecimientos es, sin duda, mill frolliins douro, et por quanto o dito
una exageración más que un dato real, ya obispo et cabidoo et conçello eno amor
que el documento era la respuesta que el de Deus e por aver del compasion e por
concello enviaba al rey, el 13 de marzo de rogo e serviço do señor conde de Bena-
1454, a fin de eludir los abusivos impuestos bente, agora o soltara da prigon e deran
por livre et quite de todo o dapno e per-
requeridos por éste. El punto esencial era
dida que avya feito ena dita obra, salvo
dejar bien patente el estado ruinoso de la
de çinco mill maravedis que dera pera
ciudad. Otro de los argumentos alegados en ajuda de se a dita obra faser” 330.
este informe sí es plenamente cierto y tiene
un gran interés para nosotros: “se derrocou
Por último, el caso opuesto sería el de
hua ponte das grandes que en seus reynos
la obra del cimborrio de la catedral orensana,
avia, a qual era probeytosa a republica de
ya que el 31 de marzo de 1505 el cabildo, una
sus reynos, eno qual gastamos fasta hun con-
vez pagados los emolumentos del maestro, y
to et oytoçentos mill maravedis, a qual se
derrocou tres veses et esta derrocada e nos
destroydos et gastados”327. “por quanto Rodrigo de Badajoz, maes-
La última de las citadas tres veces que tro de canterya, que presente estaba avia
labrado e fecho e acabado el crucero de
cayó el puente de Ourense fue en 1449,
la dicha yglesia e eles se daban e dieron
momento en el que el dramático hecho se
por contentos e satisfechos de la obra e
registró lacónicamente: fechura del dicho crucero... por fazer
bien e honra e merçed al dicho maestro
“Año do señor de mill e quatrocentos e por gratificaçion del buen hedefiçio e
quorenta e nove anos, sabado quatro obra e por aver gastado en ella mucho
dias do mes de janeiro, cayeu ho arco da tiempo e aver perdido en ella de su haz-
ponte de Ourens que fezeron novo, e yenda e aver en ello mucho perdido e
cayeu a ora de vesperas, por lo qual descabado que en remuneraçion de lo
pasavan tres homes e os dous morreron sobredicho le libraban... cinquenta mill
logo e ho outro sayeu contra tolleyto”328. maravedises pares de brancas”331.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

el período bajomedieval, evitando aludir a un


70 NOTAS dispositivo documental y gráfico ajeno a dicho
territorio, ya que éste, a pesar de su espectacu-
laridad o belleza, podría dar una idea equivo-
1No cabe duda de que los historiadores del Arte cada de nuestra realidad. Es obvio que, como el
han aportado en las últimas décadas una ines- título indica, lo que se estudiará será la presen-
timable ayuda a la hora de analizar las cons- cia de los talleres en Galicia, ya que no es posi-
trucciones conservadas o lamentablemente ble ni aceptable el análisis exclusivo de los
perdidas, pero estos trabajos, fundamental- talleres gallegos en un marco en el que está ple-
mente, basan sus observaciones en el estudio namente contrastada la movilidad de maestros
genérico de plantas y alzados (paramentos, y obradores peninsulares y extranjeros, del
vanos, elementos sustentantes, tipo de cubri- mismo modo que se puede verificar la presen-
ción, etc.) con la casi exclusiva búsqueda de cia de los que tienen una clara formación galle-
argumentos que contribuyan a definir las eta- ga en el Principado de Asturias, la Comunidad
pas constructivas y sus correspondientes cro- de Castilla y León o Portugal.
nologías. Las analogías establecidas en estos 3La limitación cronológica viene impuesta, esen-
estudios pretenden determinar los precedentes cialmente, por la documentación conservada.
y las consecuencias de determinadas estructu- De este modo, creo oportuno comenzar el estu-
ras o motivos decorativos, intentando esclare- dio en fechas próximas a 1075, coincidiendo
cer su origen y su “fortuna artística” o “inusua- con el inicio de la realización del proyecto de la
lidad”. El terreno del análisis de los sistemas catedral compostelana (punto culminante del
constructivos propiamente dichos, es decir, de triunfo del románico pleno en Galicia), y desa-
los aspectos puramente técnicos, parece dejarse rrollarlo hasta 1520, cuando la corriente rena-
en manos de los arquitectos. Sin embargo éstos, centista cobra pujanza y comienza a sobrepo-
hasta el momento, tampoco han demostrado nerse al modo de construcción del gótico
interés por ellos, dedicando sus esfuerzos a tardío. Abarcaría pues, en términos artísticos,
otras empresas bien distintas, aunque de gran el arte románico y gótico. Por otra parte, aun-
utilidad y obligada necesidad, como puede ser que en este trabajo se haga un análisis conjunto
la publicación de una planimetría más exacta de este amplio período debe tenerse siempre
de nuestros monumentos. Es el caso de obras presente que los conceptos aplicables a un
clásicas como Arquitectura románica de La Coru- maestro del románico pleno no tienen por qué
ña (1983), Arquitectura gótica en Galicia (1986) o ser los mismos que los adjudicables a uno de
la reciente colección Arquitecturas da provincia finales del gótico. Algunas de estas diferencias
da Coruña (1995 y s.). se dejan ver a lo largo del presente trabajo,
Entre las pocas obras que dedican parte de su otras es innecesario destacarlas y de las demás,
estudio a alguno de los aspectos constructivos que son la mayoría, carecemos de la oportuna
se podría citar el breve comentario para el documentación que permita definirlas con
románico realizado por Bango Torviso (1987) seguridad.
en el capítulo “Constructores, técnicas e for- 4Sobre el granito gallego y sus aspectos más físi-
mas” (p. 63-97), especialmente el primer punto cos véase Portela Fernández-Jardón (1987);
“Do Mestre da obra ó canteiro local” (p. 63-68). Guitián, Casal, Silva y Guitián (1987); Rivas
Obra más concreta y dedicada a la catedral Brea (1996) y La piedra (1997).
compostelana es la de Moralejo Álvarez (1995), 5Juan I concedió en Segovia, el 20 de marzo de
y un análisis desde el punto de vista de los his- 1384, ciertos tributos a Fernán Pérez de Andra-
toriadores y ciñéndose a la citada catedral pue- de para dotar la capilla y hospital que preten-
de encontrarse en Portela Silva, Pallares Mén- día construir sobre el puente pétreo que ya
dez, Gelabert González, Jiménez Gómez, había edificado en Pontedeume, aunque algu-
López Alsina y Puente Míguez (1985). Final- nos de ellos ya los tenía “la dicha puente en los
mente, un amplio repertorio documental sobre tiempos pasados quando estava fecha de
la construcción medieval en Galicia lo halla- madera” (Vaamonde Lores, 1909, d. 6, p. 77-
mos en el capítulo dedicado a la Edad Media, 79). La obra pétrea se había iniciado, según la
compilado por J. Vázquez Castro y D. Chao inscripción de uno de los “verróns” situados en
Castro, fruto del Proyecto de Investigación dos de los tajamares del puente, en 1380 y se
“Fontes e Documentos para a Historia da concluyó en seis años (Couceiro Feijomil, 1981,
Arquitectura e do Urbanismo en Galicia” p. 132 y Urgorri Casado, 1969-1970, p. 207).
(XUGA 21004A97) dirigido por el Dr. D. Alfre- 6“la Geometría... es la medida de la tierra... Este
do Vigo Trasancos. La mayor parte de los docu- arte enseña a medir los espacios de tierras,
mentos citados en el presente trabajo se montes, valles y mares, las millas y las leguas.
encuentran recogidos en dicho Proyecto, que Y al que plenamente la entiende, al ver la
actualmente se encuentra en prensa con ese extensión de cualquier región, tierra, lugar,
mismo título. Remito, por lo tanto, a la citada campo, provincia o ciudad, sabe en cuántas
publicación para obtener un amplio repertorio brazas, pies o millas de longitud y anchura
documental sobre la construcción en Galicia. puede medirse. Mediante ella midieron los
2El marco geográfico se ha limitado exclusiva- senadores, al construirlas, a Roma y a las
mente a Galicia, procurando que a través de los demás ciudades antiguas, y los mojones y
ejemplos se abarquen los máximos lugares y caminos de ciudad a ciudad, y en otro tiempo
los distintos ámbitos posibles en dicho reino en midieron los hijos de Israel, con la medida de

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

la distribución, la anchura y la longitud de la los hipotéticos constructores de puentes del


tierra prometida. También de ella se valen los Camino de Santiago citados en el Libro V del 71
labradores, a pesar de su ignorancia, para Códice Calixtino: “Estos son los nombres de
medir y trabajar las tierras y las viñas, los pra- algunos camineros (uiatores) que... repararon,
dos, los bosques y los campos”. Más explícito por piadoso amor de Dios y del Apóstol, el
todavía: “La Aritmética... trata de los números camino de Santiago desde Rabanal hasta Puer-
de todas las cosas. Quien la domina plenamen- tomarín, con anterioridad al año del Señor
te, cuando ve una torre o un elevado muro, 1120,...: Andrés, Rogerio, Alvito, Fortún, Arnal-
sabe cuántas piedras tiene, o cuántas gotas de do, Esteban y Pedro, que reconstruyó el puente
agua hay en una vasija, o cuántas monedas en del Miño destruido por la reina Urraca. Des-
un montón, o cuántos hombres o miles de cansen en paz eterna las almas de éstos y las de
hombres hay en un ejército. Aunque sin cono- sus colaboradores” (Liber Sancti Jacobi, 1951, p.
cerla, de ella se valen los canteros al construir 509). La práctica totalidad de la bibliografía
altas torres y murallas” (Liber Sancti Jacobi, insiste en ver en ellos a maestros que realizaron
1951, p. 480-481). A pesar de que estas defini- o dirigieron las obras, identificando muchas
ciones forman parte de la descripción de la veces los nombres de esos “viatores” con los de
decoración pictórica del palacio que Carlomag- otros maestros conocidos (véase Moralejo
no había edificado en Aquisgrán, por lo que Álvarez, 1985, p. 398-400). En relación a la últi-
remiten a una vieja tradición con base en Eghi- ma de las obras citadas podemos añadir la con-
nardo, el hecho de que se incluyan en el códice firmación de Alfonso VII, el 12 de octubre de
compostelano las hace en buena parte vigentes 1126, a “don Pedro Peregrino” de la posesión
para la época que analizamos. de la iglesia y propiedades de Santa María de
7De este modo, muchas donaciones testamentarias Portomarín, que previamente había donado su
a la obra de ciertas iglesias deben ser entendi- madre “por remedio de su alma al puente del
das como aportaciones al mantenimiento del Miño y al hospital de dicho puente, llamado
edificio y del culto, sin que conlleven necesaria- Casa de Dios (Domun Dei), para que... sea
mente la realización de algún tipo de construc- donada al puente del Miño y sirva a don Pedro
ción. En otros casos son donaciones para obras Peregrino, quien con ayuda de Dios y de bue-
de conservación en edificaciones destinadas al nos hombres edificó el mencionado puente”
bien común, como pueden ser los puentes o los (Vázquez de Parga, Lacarra y Uría Ríu, 1992,
hospitales, ya que con ellas se entiende que se III, d. 3 y Vázquez Castro y Chao Castro, en
contribuye, con un acto piadoso, a la salvación prensa). A pesar de ello no creo que podamos
personal. El término actual de “fábrica” se realmente asegurar si ellos “hacen” o más bien
introdujo en Galicia, como sinónimo de “obra”, “mandan hacer” dichos puentes.
a comienzos del siglo XVI, aunque en Castilla 15El suceso citado puede situarse hacia 1112 (His-
ya era usado desde hacía mucho tiempo, pues toria Compostelana, 1994, p. 189).
se empleaba, al menos, desde 1200 (véase 16El término en sí no fue desconocido en la Galicia
Rodríguez Estévez, 1998, p. 48, n. 39). romanizada, ya que consta en una inscripción
8Liber Sancti Jacobi (1951), p. 557. del siglo II d.C. próxima a la Torre de Hércules:
9Exactamente el 25 de julio de dicho año (Historia “MARTI AVG(USTO) SACR(UM) C(AIUS)
Compostelana, 1994, p. 556). SEVIVS LVPVS ARCHITECTVS AEMINIEN-
10Así sucede, por ejemplo, en el año 1228 (López SIS LVSITANVS EXVO(TO)”, que puede tradu-
Ferreiro, 1902, ap. XIII, p. 42; véase también cirse del siguiente modo: “Cayo Sevio Lupo,
Pérez Rodríguez, 1996, p. 169). arquitecto lusitano, natural de Aeminio (actual-
11Hacia 1375 se sitúa un episodio en el “Obradoy- mente Coimbra), dedicó, a causa de un voto
ro... ante el portal principal de la dicha nuestra que hizo, esta inscripción a Marte Augusto”
eglesia” (López Ferreiro, 1903, p. 214 y suple- (Rodríguez Colmenero, 1993, p. 285). Sin
mento a los ap.). embargo la cita gelmiriana parece tomarse de
12Un término similar ya se había empleado desde las Sagradas Escrituras, donde Cristo es el
antes de 1246 en Ourense para denominar una arquitecto de la Iglesia (architectus ecclesiae) y
de sus calles, la “rúa de la Obra” (Duro Peña, san Pablo el sabio maestro constructor (sapiens
1996, d. 212), que sugiere de nuevo el estableci- architectus) que puso los cimientos de la fe cris-
miento de un taller de trabajo para las obras de tiana (véase Colombier, 1973, p. 62; Kostof,
la catedral en el entorno de su portada norte, 1984, p. 66; Rubio Samper, 1985, p. 102, n. 8 y
donde se ubica dicha calle. Moralejo Álvarez, 1995, p. 142). El reconoci-
13Para este tema véase Yarza Luaces (1992) y, en miento de la figura del arquitecto como profe-
relación al gótico gallego, Cendón Fernández y sión liberal se llevó a cabo en España a comien-
Barral Rivadulla (1998). zos del siglo XVI al introducirse el concepto
14En esa confusión se ha querido ver la “aversión vitrubiano-albertiano del arquitecto como
por parte de los órganos patrocinadores, prin- “principal fabricador” en la obra de Diego de
cipalmente la Iglesia, a reconocer la identidad Sagredo, “Medidas del Romano”, publicada en
específica de los expertos profesionales encar- 1526. A pesar de ello no llegó a aplicarse total-
gados de las estructuras que ordenaba cons- mente en la península hasta la década de 1560
truir” (Kostof, 1984, p. 65). Realmente son (Marías, 1979 y Alonso Ruiz, 1991, p. 93-94).
17En el caso de los templos esta determinación
muchos los ejemplos que se podrían citar en
los que se produce esa ambigüedad, pero uno puede deberse a razones de necesidad o de
que a mi juicio podría ser significativo es el de engrandecimiento personal y de la sede, acom-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

pañadas en ocasiones por el deseo de ornato. do compostelano entre 1100 y 1400 véase Pérez
72 Otras veces la obra viene avalada por una Rodríguez (1996), p. 23-52.
“intercesión divina”, pensemos por ejemplo en 24Historia Compostelana (1994), p. 506. En esa épo-
la primera basílica compostelana o en la ermita ca, hacia 1124, Gelmírez impulsó también la
que el obispo orensano, Pedro de Silva, autori- construcción del claustro de la catedral y para
zó edificar en la sierra del Xerez en 1454 des- este fin no dudó en elegir a dos componentes
pués de hallar indicios, mediante pesquisa, de del cabildo “varones probados y discretos, a
que la propia Virgen había manifestado su saber, el deán don Pedro Elías y el cardenal y
deseo de que en ese lugar se le erigiese un ora- primiclero don Pedro Gundesíndez, a los cua-
torio (Duro Peña, 1973, d. 1360). les encomendó el cuidado de comenzar y pro-
18Aunque a lo largo de este trabajo veremos
seguir la obra” (Historia Compostelana , 1994, p.
muchos ejemplos de los variados sistemas de 495). Sin embargo, el 25 de julio de 1134 reco-
percepción de ingresos, me parece oportuno noció que “ya hacía tiempo que había encarga-
destacar un ejemplo concreto por su temprana do este trabajo a los hermanos, pero por impe-
fecha, hacia 1124, y su amplio ámbito geográfi- dirlo algunas causas había sido descuidado e
co: “Estaban por entonces en aquellas tierras interrumpido. Pero ahora, queriendo aplicarse
[Italia] dos canónigos de Santiago, Pedro a dicha obra con mayor dedicación y diligen-
Astruáriz y Pelayo Yáñez, los cuales habían cia, la encomendó... al arcediano Pedro Crescó-
marchado ya hacía dos años hacia Apulia y niz y al cardenal don Pedro Gundesíndez”
Sicilia para pedir ayuda de los fieles para la (Historia Compostelana, 1994, p. 556).
Obra de la iglesia de Santiago. Y aquellos dos 25Es el caso, por ejemplo, de Juan Blanco, racione-
canónigos, tras recorrer los límites de aquellas ro y procurador de la Obra de la catedral de
provincias pidiendo, como se ha dicho, ya Ourense, el cual, con licencia del obispo, aforó
habían decidido regresar a su patria, y regre- unos casales el 30 de enero de 1449 (Duro Peña,
sando ya habían llegado a Pavía...” (Historia 1973, d. 1327).
Compostelana, 1994, p. 429). 26Éstas se reducen a la custodia del Tesoro (que
19No obstante, en ocasiones especiales, se podían
incluye objetos sagrados, ornamentos, reli-
obtener adelantos monetarios para el rápido quias, etc.) según la reforma de dicho cargo
comienzo de unas obras. Es el caso de una torre establecida por el arzobispo Berenguel de Lan-
de la catedral de Mondoñedo, ya que para su doira en 1325 (véase López Ferreiro, 1903, p.
construcción el obispo y el cabildo adelantaron 54-56 y ap. XII o Pérez Rodríguez, 1996, p. 75-
al maestro Pay Eanes un total de 950 maravedís 77).
el 18 de abril de 1313 (Cal Pardo, 1990, p. 266, 27Galindo Romeo (1923), p. 104 y 141 e Iglesias
d. 610 y 611).
20En este sentido es muy significativo el siguiente Almeida (1989), d. 26 bis.
28Cendón Fernández (1995), p. 34-35. Los oficios
pasaje de la Historia Compostelana, datable hacia
dentro del cabildo tudense se asignaban una
1103-1105: “Por fin, el mencionado emperador
vez al año y en el caso que nos ocupa el nom-
don Alfonso [VI], considerando en el interior de
bramiento supuso una continuación del titu-
su espíritu que la solicitud de tan gran pastor
lar, renovándole en el cargo el 31 de julio de
[Diego Gelmírez] se dirigía siempre a la construc-
1461: “feceron procurador da hobra Alvaro
ción de su iglesia y deseando aliviar la falta de
Vasco canonigo” (Sánchez Carrera, 1997, p.
recursos de dicha obra con la copiosa abundan-
230, n. 21).
cia de sus bienes, concedió en las cercanías del 29Vázquez Castro (1994-1995), d. 4.
río Valcarce el burgo de Trabadelo y la acuña-
30Vázquez Castro (1994-1995), d. 5.
ción de moneda de Santiago, totalmente libre y
31Por ejemplo, el 24 de septiembre de 1368 Alfon-
con esta condición legal: que, una vez termina-
da la obra de la construcción de la catedral, per- so Fernández, sacristán y clérigo, procurador
maneciera en adelante y para siempre tanto de la Obra de la iglesia de Lugo, arrendó
para los gastos de los clérigos que allí prestan durante dos años a Alfonso Eanes la demanda
servicio como para las necesidades propias de de dicha Obra por una retribución de 3.500
la iglesia” (Historia Compostelana, 1994, p. 123). maravedís anuales (Portela Silva y García Oro,
21Véase Puente Míguez (1985), p. 245-275, espe- 1997, d. 691). El 3 de diciembre de 1433 los pro-
cialmente las p. 251-252; (1989), p. 121-133 y curadores de la Obra del puente de Ourense
(1999), p. 41-57 y 377-379, concretamente la p. también nombraron recaudadores para cobrar
51, y Karge (1995), p. 195-200. las mandas, las sisas, etc., “e pera que andasen
22Liber Sancti Jacobi (1951), p. 569-570. con o baciin aos domingos ena iglesia e por la
23Mas adelante sería el cabildo el que, en detri- vila” (Ferro Couselo, 1967, II, d. 380).
32Un buen ejemplo es el caso de la catedral de
mento del obispo y aún en el caso de que éste
mantuviese su influencia hasta en el nombra- Lugo. El 11 de abril de 1427 cuando el cabildo
miento de maestros, asumiera la responsabili- lucense aforó un casal, cuya mitad pertenecía a
dad de la fábrica. Este hecho se documenta a la Obra de la catedral, tuvo que contar con el
nivel europeo durante el siglo XIII, momento consentimiento y aprobación de Juan Ruiz
en el que, además, la Obra se consolida como “procurador da Obra da dita iglesia de Lugo”,
unidad administrativa independiente (Vroom, que era además bachiller en decretos, arcedia-
1989, p. 81-83 y Erlande-Brandenburg, 1993, p. no de Grado en la iglesia de Oviedo y vicario y
205-206 y 215-217). Sobre la evolución del cabil- provisor general del obispo de Lugo (Portela
Silva, 1998, d. 1011). Años más tarde es el pro-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

pio cabildo lucense el que afora las propieda- outra que a lançase en o libro do dito cabidoo”
des pertenecientes a la Obra de su catedral, o como se contiene en otro documento similar 73
pero a la hora de imponer el pago de su renta del 12 de julio de 1475 “outra para nos, o dito
varía sus términos, de tal modo que el 1 de cabildo, et para a dita Obra” (Portela Silva,
junio de 1459 deben hacerse al “rendeiro que 1998, d. 1011 y 1238).
for da dita Obra”, el 12 de julio de 1475 al “pro- 38Vázquez Bertomeu (1996), p. 373.
curador de la Obra da dita yglesia” y el 12 de 39Como consecuencia de estas actitudes el cabildo
julio de 1491 al “mordomo que for da Obra da obligó a todos los canónigos a vigilar la obra
dita iglesia de Lugo” (Portela Silva, 1998, d. bajo ciertas penas (López Ferreiro, 1905, p. 63).
1132, 1238 y 1382 respectivamente). 40Tal es el caso de “Johan de Lorero, canonigo en
33Tal parece ser el caso de García Díaz de Espino- la dicha iglesia [de Ourense], procurador del
sa, criado, alguacil, merino y corregidor del cabildo de la dicha iglesia et del obrero della”
obispo de Ourense, el cual contando con poder que el 17 de diciembre de 1480 hizo en la cate-
de éste para administrar los bienes del obispa- dral un requerimiento público a los condes de
do y como “tenedor” de la Obra de San Martín Lemos, Benavente, Monterrey, Altamira y
y Santa Eufemia, es decir, de la Obra de la cate- Camiña, y otros caballeros y escuderos, para
dral de Ourense, otorgó un foro de ciertas pro- que reedificasen el lienzo norte de la catedral,
piedades el 22 de noviembre de 1402 (Duro destruido cuando fue cercado en dicho templo
Peña, 1973, d. 980, 990 y 1030). García había el conde de Lemos (Documentos del Archivo de la
sido nombrado para el cargo de “tenente” de la Catedral de Orense, 1923, I, p. 446-449).
41Sobre las funciones de estos cargos en la Obra de
Obra por el obispo el 22 de junio de 1396
(Documentos del Archivo de la Catedral de Orense, la catedral compostelana en el primer tercio del
1923, I, p. 380-381). siglo XVI véase Castro Santamaría (1996), p.
34Uno de ellos sería el “Libro de despensa et gasto 393-398.
42“ESTA : IGL(E/S)IA : EDIFICOU: E : SA/GROU
da Obra da ponte de Ourense et que se en ela
feso desde lunes viinte dias do mes de juyo do : DO(N) : FR(EY) : BERI(N)GEL : /
año de mill et quatrocentos et quoreenta et sete ARCIB(IS)PO : D(E) : S(AN)TIAGO : EN :
años que eu Johan Ferrandes de Giinso, clerigo, XXVIII : / DIAS : D(E) : IAN(EY)RO : ERA : M :
entrey a procurar a dita obra”, para cuya elabo- CCC : LXV : E : F/OI : P(RO)C(UR)ADOR :
ración se anotaron en los gastos varias parti- P(EDR)O : BOCHO(N) DESTA : OBRA:”
das, como la de 12 maravedís “por duas maan- (López Ferreiro, 1903, p. 82).
43“✟ O ARCIBISPO DON LOPO A MANDOV :
das de papel para miñas contas” (Leirós y
Leirós, 1953-1954, d. 33). FAZER / ET FEZO MOITAS GRAÇAS : O
35Vázquez Bertomeu, 1996, p. 373. CONCELO / DE MVRO ACABOV :
36En el caso de la catedral compostelana conoce- L(OUREN)ÇO A(FONS)O A COMENÇOV : E
mos la existencia de dicho Libro, aunque en la / PROCVROV : SVB ANNO : M : CCCC :”
actualidad no se conserva documento alguno (López Ferreiro, 1904, p. 62). No obstante, la
procedente de él (Vázquez Bertomeu, 1996, p. fecha del epígrafe, a mi entender, está incom-
373). Son excepcionales los casos de documen- pleta pues el propio Lorenzo Afonso, como
tación medieval gallega relativa a estos aspec- heredero y testamentario de Pedro Eanes, cons-
tos, entre ellos destacan los libros de la Obra tata que todavía se estaba edificando dicha
del puente de Ourense, conservados en el iglesia el 17 de julio de 1404 (Colección de Docu-
Archivo Histórico Provincial (Libro das obras da mentos Históricos del Boletín de la Real Academia
Ponte, de los años 1433 a 1438 y formado por 97 Gallega, II, d. XX). El citado Lorenzo era notario
folios) y en el Archivo de la Catedral (Libro de y vecino de la villa y ya había fallecido en 1423,
Gastos da Ponte, del año 1447, formado por 63 véase García Oro (1987), II, p. 278.
44Conservamos el sepulcro de Alfonso Valtuido,
folios). Del primero de los citados libros fueron
publicados 27 documentos por Ferro Couselo que fue procurador de la Obra de Santa María
(1967), II, d. 374, 377-380, 382, 385-399, 403-407, la Grande de Pontevedra en varias ocasiones
460, y 1 por López Carreira (1998-A cidade), p. entre 1518 y 1530, año en el que falleció desem-
657, d. 2, mientras que Leirós y Leirós (1953- peñando el cargo. Fue enterrado en el exterior
1954) publican amplios fragmentos del segun- del ábside, bajo la imagen de la patrona, con la
do. Otros listados interesantes, aunque mucho siguiente inscripción en su yacija: “SEPULTU-
más breves, de cuentas y gastos de construc- RA : DE : AFONSO DE / BALTUIDO PROCU-
ción hacen referencia a la picota de Santiago RADOR DE SANTA / MA(RIA) : A GRANDE”
entre 1417 y 1418 (Rodríguez González (1992), (Filgueira Valverde, 1991, p. 26, 91 y lám. VII).
45Barral Rivadulla (1998), d. 3.
p. 59-61, 84 y, especialmente, 114-118), a la 46Llamados en ocasiones “omees boos da Obra da
reparación de las murallas de A Coruña en
1427, de la casa de la moneda de dicha ciudad ponte de Ourense” (Ferro Couselo, 1967, II, d.
en 1466 y de su fortaleza en 1476 (Barral Riva- 374 y otros).
47El 25 de mayo de 1434 el provisor del obispo
dulla, 1998, d. 3, 19 y 20 respectivamente).
37Por ejemplo, del foro que otorgó el cabildo de nombró al canónigo Gomes Yans como procu-
Lugo el 11 de abril de 1427, con consentimiento rador de la Obra del Puente, vacante por el
del procurador de la Obra, de un casal, cuya fallecimiento del canónigo Álvaro Fernández,
mitad era precisamente de la Obra, se hacen cargo que debía aceptar “en virtude de obe-
dos copias, una para el receptor del foro y “a diençia e so pena descomuyon” (Ferro Couse-
lo, 1967, II, d. 382).

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

48En 1447 se recoge una partida de 400 maravedís : ERA ICC·XX·VI : DIE : K(A)L(ENDAS) :/
74 que “gastey eu o dito Juan Fernandes clerigo APRILIS : SVPER : LIMINARIA : PRINCIPA-
procurador da dita Obra a fasta este dito dia LIUM : PORTALIUM :// ECCLESIE : BEATI :
presente en prouision miña e de hun moço que IACOBI : SVNT : COLLOCATA : PER :
teño que me serve” (Leirós y Leirós, 1953-1954, MAGISTRVM : MATHEVM :/ QVI : A : FVN-
d. 33). DAMENTIS : IPSORVM : PORTALIUM : GES-
49Ferro Couselo (1967), II, d. 413. Los emolumen- SIT : MAGISTERIUM :”, es decir: “✟ En el año
tos de los procuradores podían variar en fun- de la Encarnación del Señor de 1188, era de
ción de sus atribuciones y del grado de vigilan- 1226, en el primer día de abril, los dinteles de
cia y control que tuviesen que ejercer sobre los los pórticos principales de la iglesia del biena-
operarios. Así, en 1531 se estableció un salario venturado Santiago fueron colocados por el
para el “obrero” de la catedral compostelana Maestro Mateo, que dirigió la obra desde los
de 5.000 maravedís anuales si las obras estuvie- cimientos de los mismos pórticos” (López
sen dadas a destajo y de 10.000 si estuviesen a Ferreiro, 1902, p. 10 y Vázquez Castro y Chao
jornal (Castro Santamaría, 1996, p. 394). Castro, en prensa).
50Liber Sancti Jacobi (1951), p. 569. La utilización en 56Uno de los raros ejemplos es el caso del “mestre

esta traducción del término “cantero” es una Pedro carpintero”, de Villafranca, que fue con-
cuestión que será analizada más adelante. tratado por el cabildo orensano para la direc-
51En esta misma línea se ha considerado última- ción “da obra da carpintaria e de trastellar a
mente a Roberto como una figura intermedia iglesia” el 18 de septiembre de 1476 (Vázquez
entre el maestro y los canteros, algo similar a Castro, 1994-1995, d. 3 y n. 11).
57Por ejemplo, cuando el cabildo de Lugo aforó
un asistente o un capataz (Moralejo Álvarez,
1995, p. 140), frente a las opciones anteriores una casa el 26 de enero de 1419 a Fernán Pérez
que lo asimilaban a un maestro continuador de lo trata como “pedreyro, maestre da obra da
la labor de Bernardo (sobre esta cuestión y, en dita iglesia” e igualmente al ampliar dicho foro
general, el orden en la sucesión de los maestros el 18 de enero de 1424 se le trató con el mismo
véase Moralejo Álvarez, 1983, p. 106). Por otra título, pero en ocasiones aparece reducido, en
parte, la presencia de un maestro de pedrería y el mismo documento, simplemente a “pedrey-
otro de carpintería está atestiguada en el puen- ro” o “pedreyro da dita obra” (Portela Silva,
te de Ourense, donde ambos se denominan 1998, d. 966 y 996).
58Más frecuente debió ser en el resto de la Penín-
como “maestro de la Obra del puente”, lo que
ha generado interpretaciones erróneas, aunque sula, véase Martínez Meléndez (1995), p. 21 e
siempre se supeditaba el segundo al primero. Izquierdo Gracia (1998), p. 50.
59Aunque se haya sugerido en alguna ocasión con
Es el caso del carpintero Diego Alfonso, que
trabajó bajo las órdenes de los maestros pedre- relación a algún capitel de la catedral compos-
ros Alfonso García, Suero Martís y Roy García telana (Moralejo Álvarez, 1985, p. 404).
60Así se recoge en los fueros que otorgó Alfonso
entre 1437 y 1456 aproximadamente (Leirós y
Leirós, 1953-1954, d. 17 y Ferro Couselo, 1967, VII a los maestros y oficiales de la Obra de San-
II, d. 403-405, 408 y 415-416). En ocasiones has- tiago, tanto presentes como futuros, estando en
ta se llegó a la situación de convivir dos maes- Compostela el 18 de marzo de 1131: “el maes-
tros de pedrería con igual contrato en la misma tro es el encargado de contestar por ellos [los
obra, como sucedió en el puente de Ourense oficiales] a toda demanda, y asimismo de recibir
con Roy García y Suero Martís entre 1446 y por ellos las satisfacciones que se les deban”
1447, posiblemente debido a los continuos via- (López Ferreiro, 1901, d. VI y 1975, p. 107).
61A lo largo de este trabajo veremos distintas
jes que ambos hacían a Santiago (Leirós y Lei-
rós, 1953-1954, d. 33 y 34). variantes en las cuales la contratación de los
52Las inscripciones de los capiteles del arco de oficiales dependía del maestro, del procurador
acceso a la capilla de San Salvador son las o incluso directamente del promotor. Este últi-
siguientes: “REGNANTE PRINCIPE ADE- mo es el caso de Alonso de Gontín, al cual el
FONSO CONSTRVCTVM OPVS” (es decir, se arzobispo Alonso de Fonseca III confirió, el 15
construyó esta obra reinando el rey Alfonso [VI]) y de abril de 1510, el título de “pedrero de esta
“TEMPORE PRESVLIS DIDACI INCEPTVM Santa Iglesia [de Compostela] por fin e muerte
OPVS FVIT” (esta obra se comenzó en tiempo del de Juan de Toande, pedrero, ultimo poseedor
obispo Diego [Peláez]). que del fue... por toda vuestra vida e vos acu-
53Esta misma cuestión ya había sido planteada dan con todos los derechos e salarios que ave-
por Mortet a comienzos del siglo XX con rela- des de aber... e vos guarden todas las honras,
ción a otros casos europeos, véase Rubio Sam- franquezas, libertades e exenciones que por
per (1985), p. 103. razon del dicho vuestro oficio de pedrero vos
54Yzquierdo Perrín (1983), p. 26. deben ser guardadas” (Pérez Costanti, 1930, p.
55Los reyes y Santiago (1988), d. 9. Contrariamente 242).
62Véase para este punto Moralejo Álvarez (1995),
al caso de Bernardo, él sí que aparece en la ins-
cripción conmemorativa de su obra, en la cual p. 135. Sobre la dificultad y confusión que,
se intitula también como maestro. De ese entre las labores administrativas y las propia-
modo, en la inscripción de los dinteles del Pór- mente constructivas, subyace bajo el término
tico de la Gloria se lee: “✟ AN(N)O : AB de “magister operis” o “magister fabricae” a
INCARNACIONE : D(OMI)NI : MC·LXXX·VIII nivel europeo véase Kostof (1984), p. 86 y Sim-
son (1989), p. 271-273.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

63Documentos del Archivo de la Catedral de Orense rejador”, en relación con el sepulcro de Anto-
(1923), II, p. 18-20. La importancia de este tipo nio Rodríguez en 1527, y este último vocablo 75
de figuras a comienzos del siglo XVI aumentó también se documenta en 1521 (López Ferreiro,
considerablemente al tiempo que se producía 1905, p. 63, n. 1 y Castro Santamaría, 1996, p.
un cambio en el tipo de contratos, y con ellos 399 y n. 83). En el caso del Hospital Real com-
del modo de trabajo, pues ahora se fomentaría postelano este problema terminológico parece
casi exclusivamente el trabajo de muchos ope- mucho más simple, pues en 1513 el pedreiro
rarios a destajo. Juan de Lemos se denominaba “maestre de las
64Voz que procede del latín vulgar (petra) y ésta, a obras del Ospital Real de Santiago en logar de
su vez, del griego. En su versión latina se docu- maestre Enrique, vecino de la cibdad de Tole-
menta en textos gallegos desde el siglo XI y en do, maestre primero de las obras del dicho hos-
romance en las Cantigas de Santa María y per- pital” (Villaamil y Castro, 1993, p. 139-140 y
gaminos del siglo XIII de Montederramo (Tato Rosende Valdés, 1999, d. 37).
72Un extraño ejemplo es el del ángel trompetero
Plaza, 1999, p. 576).
65Martínez Meléndez (1995), p. 657-663 y Tato Pla- del Museo de la Catedral de Ourense, cuya cro-
za (1999), p. 579. nología ha variado desde las atribuciones que
66Aunque dentro del panorama gallego la traduc- lo asimilaban al conjunto del Pórtico del Paraí-
ción más apropiada sería la de “pedreros”, he so, pasando por las que lo vinculaban a las
querido mantener en los textos aquí citados la obras del siglo XVI y, finalmente, al arte del
establecida por J. Feo García en el Liber Sancti 1300. Pero lo más curioso es que a través de sus
Jacobi (1951) como “canteros”, si bien téngase epígrafes se ha llegado a identificar a su autor
en cuenta que, como veremos, este último tér- con un “Juan Evangelista”. El contenido de
mino no se introduce en Galicia hasta bien tales inscripciones es el siguiente: en la aureola
entrado el siglo XV. figura “IHOANES HEVVANGELISTA” y en el
67Duro Peña (1996), d. 314. Sin embargo era una borde inferior de la trompeta, en dos líneas, se
voz frecuente en Europa occidental, si bien recoge “✟ FECIT / F ... II : ME”, donde el frag-
poco a poco fue suplantada por otras, por mento roto que impide su lectura completa es
ejemplo en Inglaterra por “latomus” a finales el que nos indicaría el nombre del escultor
del siglo XIII (Colombier, 1973, p. 44). Algo más (véase R. Yzquierdo Perrín: “El Museo. Época
corriente debió ser en otros lugares, por ejem- Medieval”, en Yzquierdo, González y Hervella,
plo en Mallorca, donde se usó el vocablo 1993, p. 170-171).
73Procede de “canto”, palabra de origen incierto,
“lapiscides”, aunque no era de uso común sino
que aparece casi exclusivamente en la docu- quizás prerromana, que existe en todos los
mentación (Bernat, 1988, p. 11, n. 1). También romances hispánicos y que se registra desde el
se documenta en Gerona a dos lapicidas, Pere siglo XIII en textos portugueses y en gallego en
Sacoma y Pere Mieres, en 1385 y un Guillaume las Cantigas de Santa María (Tato Plaza, 1999,
Vilasolar “lapicida et magister fabricae” en la p. 298). La voz “cantero” se documenta en el
catedral de Salamanca en 1451 (Español, 1999, castellano en 1206 (Martínez Meléndez (1995),
p. 107 y 112 y Colombier, 1973, p. 66). p. 608-612) y su uso fue relativamente frecuen-
68Estos problemas terminológicos se complican te, simultaneándolo, aparentemente con el mis-
aún más, pues en ocasiones es difícil saber si mo significado, con otros términos como
con estas voces se refieren a un oficio o son “pedrero” y “piquero”, “picador” o “picape-
simplemente un sobrenombre o apodo. Este drero”, aunque estos tres últimos son más fre-
último caso parece ser el de Miguel Yáñez de cuentes en la documentación aragonesa (Martí-
Puga “dito Pedreyro”, que hizo una venta en nez Meléndez, 1995, p. 659 y 661-662).
74Barral Rivadulla (1998), d. 20.
Ourense el 22 de marzo de 1276 (Duro Peña,
75Ferro Couselo (1967), II, d. 437 y 436, respectiva-
1996, d. 452).
69En la Edad Media gallega se utilizó el término mente.
76Pensemos, por ejemplo, que en 1533 sólo en
“aparellador”, pero jamás aplicado a temas rela-
cionados con la arquitectura sino a los encarga- Compostela se edificaban a buen ritmo el
dos de aparejar caballerías o barcos. Sin embar- claustro catedralicio, el Hospital Real y el Cole-
go en el ámbito castellano-leonés parece que ya gio de Santiago Alfeo, entre otras obras.
77Como ejemplo puede servir el siguiente, fecha-
se usaba el vocablo “aparejador” vinculado a la
construcción (Izquierdo Gracia, 1998, p. 17, n. 1 do el 11 de junio de 1513: “Jorje Vasques e Roy
y Rodríguez Estévez, 1998, p. 292, n. 9). Baloyra, pedreros,... nos obligamos a vos Mar-
70El 11 de junio de dicho año Esteban, maestro de tin de Arta, cantero,... de vos cojer e sacar en la
la obra de Santiago, es contratado como arqui- cantera trezientas baras de pedra para los
tecto (opifex) de la catedral que se iniciaba en canos de la fuente del Ospital Real de... Santia-
Pamplona. Sobre este polémico documento go... que vos e [Juan de] San Juan estades obli-
véase Moralejo Álvarez (1983), p. 105-107, gados de fazer e labrar conforme a los capitolos
(1985), p. 399, n. 7 y (1995), p. 135 y 140-141. de maestre Enrique” (Rosende Valdés, 1999, d.
71Castro Santamaría (1996), p. 399. El término sin 38).
78Albañil, con base etimológica árabe, se docu-
embargo no parece estable, pues aunque en
1530 Jácome García ostentaba de nuevo el car- menta en el castellano desde 1268 (Martínez
go de “theniente de maestro” en los años inter- Meléndez, 1995, p. 587-600). Su diferencia con
medios ya aparece un Hermosilla como “apa- respecto a los canteros, ya que ambos términos
no son sinónimos, es que aquél no usaba la pie-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

dra sino la cal, el yeso, el ladrillo, el adobe, etc. infierno, pues el apóstol Santiago había echado
76 (véase Covarrubias Orozco, 1994, p. 42 y Rodrí- en la balanza “tantas y tantas piedras e innume-
guez Estévez, 1998, p. 269). rables vigas de sus basílicas, que las buenas
79Ambos incluidos en el listado de gastos para la obras pesaron más que sus pecados”, y continúa:
reparación de la Casa de la Moneda de A Coru- “en este ejemplo se da a entender que quien una
ña realizado entre mayo y diciembre de 1466 iglesia construye se gana el reino de Dios”. Esta
por Pedro de Baeza, vecino de Segovia y arren- idea, las piedras como elementos que ayudan a
datario de dicha Casa, ante el escribano Fernán desequilibrar la balanza en el Juicio Final, es la
Rodríguez de Valladolid (Barral Rivadulla, que subyace en la época medieval a la hora de
1998, d. 19). Cabe destacar que en dicho docu- realizar la mayor parte de los hospitales y los
mento también aparece un “capatas”, curiosa- puentes. En el Libro V de dicho Códice se anotan
mente como compañero de un cerrajero, que los nombres de los viatores, camineros, que a
nada tiene que ver con el mundo de la cons- comienzos del siglo XII habían reparado, “por
trucción. Los capataces eran empleados habi- piadoso amor de Dios y del Apóstol”, el Camino
tuales en las Casas de la Moneda, junto con de Santiago entre Rabanal y Portomarín, desean-
monederos, balanzarios, entalladores, ensaya- do que “descansen en paz eterna las almas de
dores, fundidores, etc., siendo uno de los obre- éstos y las de sus colaboradores”; del mismo
ros principales, ya que su misión era la de reci- modo, al referirse a los tres grandes hospitales
bir el metal marcado y pesado para las labores. del occidente, relacionados con los principales
Su presencia se documenta en el castellano centros de peregrinación (Jerusalén, Roma y San-
desde 1441 en su variante “capatas”, mientras tiago), se dice que “cualquiera que haya edifica-
que la de “capataz” es más tardía, de 1471 (véa- do estos lugares sacrosantos poseerá sin duda
se Martínez Meléndez, 1995, p. 549-551 y 560- alguna el reino de Dios” (Liber Sancti Jacobi, 1951,
563). p. 482, 484, 509 y 508).
80Es el caso de un hombre al que se le pagaron 6 92Liber Sancti Jacobi (1951), p. 201 (Libro I) y 505-
maravedís en 1447 por “que leuase huna carta 506 (Libro V).
a os que fasen o cal” para la obra del puente 93Éste sería el caso, por ejemplo, de Domingo
orensano (Leirós y Leirós, 1953-1954, d. 33). Yáñez, que aparece como “monachus et magis-
81Historia Compostelana (1994), p. 246-247. ter operis monasterio Sancte Marie de Meyra”
82Montero Díaz (1935), d. LI y Vázquez Castro y en un documento del 1 de noviembre de 1246 o
Chao Castro (en prensa). del dominico “frey Martiño pedreiro”, que
83Historia Compostelana (1994), p. 132-133 y 343. actúa como testigo en la compra de una cantera
84Colección Diplomática de Galicia Histórica, d. por parte de Santo Domingo de Pontevedra el
LXXIV. 22 de febrero de 1304 (Valle Pérez, 1982, I, p.
85En ocasiones también los altos cargos eclesiásti- 172 y Armas Castro, 1992, d. 10).
cos disponían de mano de obra, profesional o 94Filgueira Valverde (1948).
no, de modo obligatorio y gratuito. Por ejem- 95Loscertales de G. de Valdeavellano (1976), II, d.
plo, en 1417 el arzobispo Lope de Mendoza se 108.
propuso construir una picota a las afueras de 96Al menos eso parece deducirse del extraño inte-
Compostela, disponiendo “mandar a os rés del maestro de la Obra de la catedral de
pedreiros et carpenteiros da dita çidade et de Mondoñedo, Matías Pérez, al solicitar que a su
seu giro, asi os que eran ofiçiaes da Obra da fallecimiento el cabildo otorgara una ración de
sua igllesia como aos outros que o non eran, los Aniversarios a su hijo, a lo que accedió
que cada huun deles dese para ajuda da dita dicho cabildo el 26 de enero de 1310 (Mayán
obra dous dias de lavor sen levar por elo preço Fernández, 1960-1961, p. 14 y Cal Pardo, 1990,
alguno, et que mandara a o dito conçello que p. 251, d. 550).
mandase dar para elo todas las outras cousas 97González Vázquez (1994), p. 341. El último, sien-
que fosen neçesarias”. A pesar de ello, el conce- do maestro de la Obra de Santiago, se encargó
llo dispuso concederles cierta cantidad como hacia 1261 de realizar ciertas reformas en el
jornal diario para que “os taes pedreiros et acueducto de la ciudad (Castro, 1969, d. 1).
ofiçiaes et serventes que ouvesen de estar enna 98Véase por ejemplo López Carreira (1999), p. 244,
dita obra ouvesen mais voontade de estar en donde se cita el contrato de aprendizaje de un
ela” (Rodríguez González, 1992, p. 59). carpintero orensano en 1434.
86Rodríguez González (1984), p. 105. 99Pérez Costanti (1993), p. 131. Dos contratos más
87Rodríguez González (1984), p. 137-138. de similares características corresponden a
88Cooper (1991), d. 220. 1531, cuando el 19 de enero y el 22 de septiem-
89Montero Díaz (1935), d. CV. bre Jácome García tomó por aprendices en el
90Desconocemos qué significado tiene el juego de oficio de cantero a Juan Ramos y Gabriel Gon-
palabras final, véase Rodríguez González zález. En estos casos la duración era de tres
(1984), p. 27 y 229. años, durante los cuales también debía susten-
91Podrían citarse muchos testamentos con mandas tarlos y vestirlos y al final de dicho período
pro anima, en ese sentido pero quizás los ejem- darles “una capa y un sayo que coste a siete
plos más reveladores en cuanto al concepto los reales la vara, e mas un jubon de fustan e mas
tenemos en el Códice Calixtino. Cuando en el dos picos e una escoda e un martelo de oficio
Pseudo-Turpín (Libro IV) se narra la muerte de de pedrero” (Pérez Costanti, 1930, p. 234).
100Armas Castro (1992), p. 166 y Sánchez Carrera
Carlomagno se dice que el propio demonio no
consiguió precipitar el alma del emperador en el (1997), p. 198.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

101El 22 de octubre de 1444, cuando los procura- (1989), p. 226-227.


dores del cabildo y concello orensanos tomaron
115Ferro Couselo (1967), II, d. 276.
116López Carreira (1998-O pleito), p. 101.
77
testimonio contra el maestro del puente de
117Colección Diplomática de Galicia Histórica, d.
Ourense, Sueiro Martís, a causa de los defectos
de su obra, dicho maestro les contestó “que o LXXVI.
118López Ferreiro (1904), p. 357-358, n. 2.
desen por escripto e daria sua resposta” (Ferro
119La declaración del testigo se tomó en Santiago
Couselo, 1967, II, d. 414).
102Ferro Couselo (1967), I, d. 65. el 20 de abril de 1527 (Rodríguez González,
103Rodríguez González (1984), p. 347-348. 1984, p. 260).
104Por ejemplo, en febrero de 1218, el abad de San 120López Ferreiro (1901), d. VI y (1975), p. 107; y

Clodio do Ribeiro aforaba a Pedro Pérez, Vázquez Castro y Chao Castro (en prensa).
121“Les eximo de que vayan en fonsado y de que
pedrero, a su mujer, Marina Pérez, y a sus hijos
y nietos, un terreno a condición de que “hagais paguen fonsadera o cualquiera otro pecho por
casas para habitar” (un compañero de profe- cualquiera voz que sea, a no ser por su propio
sión fue testigo del documento: “Fernando delito”.
122“Acoto sus casas y posesiones, que ni el mayor-
Martínez, pedrero”, véase Lucas Álvarez y
Lucas Domínguez, 1996, d. 29 y Vázquez Cas- domo de la tierra, ni ninguna otra persona,
tro y Chao Castro, en prensa). O cuando el 7 de podrá entrar en ellas por ninguna voz, y menos
junio de 1421 el deán y cabildo de Lugo afora- embargarles nada; pues el maestro es el encar-
ron a Roy Fernández, “pedreyro da obra da gado de contestar por ellos a toda demanda, y
iglesia de Lugo”, y a su mujer Mayor Afonso, asimismo de recibir por ellos las satisfacciones
una casa en la lucense rúa da Ferrería a condi- que se les deban”.
123López Ferreiro (1975), p. 481-482.
ción de que, entre otras cosas, “façades et repa-
124López Ferreiro (1975), p. 484.
redes a dita casa de todo o que lle feser mester
125López Ferreiro (1904), p. 36-39.
et ha tenades feyta et ben reparada, et lle faça-
126El Arca de la Obra de Santiago, documentada
des hun balcon escontra o seydo” (Portela Sil-
va, 1998, d. 982). Estos compromisos tampoco en 1228, parece que no existía a mediados del
eran ajenos a los carpinteros y, en general, a siglo XII. De este modo, no se recoge cita algu-
otras clases sociales como el campesinado, na ni en el Códice Calixtino ni en la Historia
pues no debemos olvidar que muchas de estas Compostelana, donde, sin embargo, sí hay
viviendas, dada su entidad, no requerían una referencias a que parte de los beneficios del
mano de obra especializada y que en el ámbito Arca del Altar de Santiago se destinaban a la
rural casi siempre había algún hombre con Obra (Liber Sancti Jacobi (1951), p. 573 -Libro V).
unos conocimientos elementales pero suficien- Más significativo es lo sucedido hacia 1138,
tes como para ponerse al cargo y dirigir a otros pues siguiendo la Historia Compostelana (1994),
como ayudantes en esa edificación. p. 594 y 596, nos encontramos lo siguiente: “El
105Leirós y Leirós (1953-1954), d. 17 y Ferro Cou- emperador [Alfonso VII]... envió rápidamente a
selo (1967), II, d. 405. Por otra parte, en relación un vicario suyo a Compostela para ver al arzo-
con el matrimonio, es curioso el documento de bispo [Diego Gelmírez], ordenando que las
separación fechado en Rianxo el 1 de septiem- ofrendas del altar y el arca de Santiago de la
bre de 1457 mediante el cual “Fernand Migue- que se gastaba incesantemente en la obra de la
lles, pedreyro, diso que, por quanto el non era misma iglesia permanecieran intactas y no se
contento da vida que fasia con Dominga, sua abriesen de ningún modo en su ausencia; lo
moller, e por non cabsar mal de huun ou de cual no se recuerda que hubiera sido hecho por
outro, que se queria apartar e quitar dela e se ninguno de sus antepasados... Cuando le fue
quitaua e apartaua dela e la daua por libre e comunicado esto en privado al reverendísimo
quita para que de oje en deante fose de sy e de anciano [el arzobispo], ...una gran nube de triste-
seu corpo e fasenda todo quanto quisese e sua za cubrió su ánimo, no sólo por parar la magní-
vontade fose, sen pena ninguna. E a dita fica obra del bienaventurado Apóstol, sino por-
Dominga diso que, poys asi era sua vontade, que la multitud de romeros y peregrinos que
que leuase o carrego delo sobre sua alma” (Tato visitaban la tumba de Santiago por esta causa
Plaza, 1999, d. 84). dejarían de acudir y dejarían de venir con
106No deja de ser curioso, sin embargo, que en el diversas limosnas y ofrendas... El emperador...,
mismo documento se hiciese cargo de dicha encendido entonces por el fuego de la codi-
vivienda Pero Eanes, hijo de Domingo, aunque cia..., envió... para persuadir al arzobispo de
a cambio de ciertas mejoras en ella (Sánchez que, llevado por sentimientos de caridad, le
Carrera, 1997, Pergaminos de Baiona, d. 21) diese algo para las necesidades de sus soldados
107Portela Silva (1998), d. 966. y para adquirir el dominio de su reino, que
108Portela Silva (1998), d. 996. abriese el arca de Santiago que estaba intacta
109Armas Castro (1992), p. 166. hacía tiempo y cerrada por su vicario, que
110López Carreira (1995), p. 33 y 40. pagase con generosidad con los regalos y
111Armas Castro (1992), p. 241. limosnas de la iglesia el salario a los maestros y
112Rodríguez González y Millán González-Pardo artesanos que trabajaban sin interrupción en la
(1989), p. 148-149. obra de Santiago”. Por otra parte, el sistema de
113Rodríguez González y Millán González-Pardo recogida de donativos a través del Arca de la
(1989), p. 225-226. Obra sabemos que se extendió a otros templos,
114Rodríguez González y Millán González-Pardo valga como ejemplo la que había en 1374 “na

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

iglesia de Santiago de Padrón, ante o altar de (1999), p. 139.


78 Santiago, hu se a arqua da Obra” (Manso Por- 135López Ferreiro (1975), p. 525-526.
136“Que ningun toneleyro nen pedreyro
to, 1982, p. 156). nen car-
127En dicho año el Arca se encontraba situada en penteyro nen outro de fora parte non posa
la capilla de Santa Cruz, poco después se tras- tomar obra ninhua que outro tena comesada
ladó a un lugar próximo a las rejas del altar ou avyunda por preço ata que aquel... seja con-
mayor, hacia el lado norte (Pérez Rodríguez, tento e pago, so pena de pagar todo o que for
1996, p. 148, n. 227). devido a aquel que tever comensado a dita
128La imagen y el altar de dicho santo podrían ser obra, e mays que page de pena por cada vez
una creación del arzobispo Berenguel (1318- hua libra de cera para a dita cofraria”.
1330), véase Pérez Rodríguez (1996), p. 148, n. 137López Ferreiro (1975), p. 526-527.
230. 138“Ordenamos... que qualquer persona..., asi
129Sobre estas cuestiones véase López Ferreiro pedreyro..., toneleyro..., carpenteyro, que vier
(1902), ap. 13, 25, 35 y 36, (1903), p. 255-257 y de fora parte e quiser guanuso para si, que
ap. 44, (1975), p. 485-488; Vázquez de Parga, pague dentrada para a dita confraria saseenta
Lacarra y Uría (1948-1949), I, p. 148 y n. 83 y III, maravedis vellos e hua merenda para os viga-
d. 80 y recientemente González Vázquez rios... e capelan dela. Iten, que qualquer perso-
(1996), p. 267-269 y Pérez Rodríguez (1996), na ou personas que foren de qualquer dos
146-154. El Arca de la Obra no fue la única sobreditos oficios que vieren de fora parte e
cuestión que los oficiales mantuvieron con el non foren confrades de causa da dita confraria
cabildo, pues, por ejemplo, hacia 1392 también e quiser labrar por alguus dias ena dita vila ou
sostuvieron pleito por las porciones que les seus terminos e jurdiçon dela, que pague a a
correspondían en la portagee o derechos de las dita confraria hun jornal..., e non querendo
puertas de la ciudad (véase López Ferreiro, pagar que os vicarios da dita confradia chamen
1903, p. 254-255). para elo a todos los confrades que quiseren e
130Además de contar, como hemos visto, con un acharen e poderen seer avidos para que vaan
clérigo capellán, la Cofradía de la Obra Nueva con eles a tomar e penorar a a tal persona”.
de Santiago llegó a instituir, con autorización 139Colección de Documentos Históricos del Boletín de
del arzobispo Suero Gómez de Toledo (1362- la Real Academia Gallega, I, d. LXIV.
1366) y del cabildo, varios aniversarios perpe- 140La cofradía pontevedresa de San Juan estaba
tuos, el día 2 de enero, abril, julio y octubre, formada por pedreros, carpinteros y toneleros.
con misa, sermón y procesión (López Ferreiro, Era la más importante de dicha villa tras la de
1903, p. 163 y Leirós Fernández, 1970, p. 194, los mareantes, estaba asentada en la iglesia de
201, 213-214, 228 y 241). En fechas próximas, en San Bartolomé y llegó a contar con una “eleva-
1378, el pedrero Pedro Fernández, también ofi- dísima suma en rentas y pensiones”, además
cial de la Obra de Santiago, donó ciertas pro- de importantes propiedades inmobiliarias
piedades urbanas y rurales a condición de que (Armas Castro, 1992, p. 106 y 128). Sobre esta
se le hiciese un aniversario perpetuo el 28 de cofradía gremial, que conserva dos libros con
agosto (López Ferreiro, 1903, p. 285-286 y Lei- escrituras y ordenanzas de los siglos XIV al
rós Fernández, 1970, p. 236). XVI, y su organización, véase fundamental-
131López (1927), p. 26-27. La citada puebla, si las mente Cantera Montenegro (1990) y Armas
obras se dilataban en el tiempo, podría acabar Castro (1992), p. 169-172. Para las cofradías
convirtiéndose en una pequeña “ciudad de compostelanas véase López Ferreiro (1975), p.
obreros”, ya que los menestrales sin duda trae- 105-133, 226-230, 485-502 y 637-656. Un breve
rían a sus mujeres, hijos y familiares próximos. resumen de las funciones, la organización y la
132El término gremio no aparece en la documenta- estructura corporativa de las cofradías medie-
ción hasta el siglo XVI, pues con anterioridad a vales en Galicia puede verse en López Carreira
esas fechas sólo se encontraban las voces cofra- (1999), p. 237-244, y una sucinta e interesante
día o hermandad (Martínez Meléndez, 1995, p. aproximación a nivel nacional, con amplia
15). La cofradía tiene un carácter religioso-asis- bibliografía, en Martínez Meléndez (1995), p.
tencial y puede admitir menestrales de diver- 15-28.
sos oficios, aunque con el tiempo evolucionará 141Armas Castro (1992), d. 45.
hacia uno sólo sin llegar a perder dicho carác- 142González Vázquez (1994), p. 338-354.
ter, mientras que el gremio tiene un matiz más 143López Carreira (1995), d. 23 y 25.
técnico-laboral y de vigilancia. 144López Carreira (1999), p. 216, cadro 1.
133González Vázquez (1994), p. 337. Otras prohibi- 145López Carreira (1995), d. 11.
ciones de Alfonso X, entre 1256 y 1268, referen- 146Sobre la iconografía de la construcción en Euro-
tes al ámbito castellano-leonés se recogen en pa véase Vandekerchove (1989), p. 61-80. Un
Martínez Meléndez (1995), p. 15-16. buen repertorio de imágenes del ámbito occi-
134De modo paralelo, la escuadra como atributo dental puede encontrarse en Les bâtisseurs
de Santo Tomás no se registra en la iconografía (1989) y Erlande-Brandenburg (1995).
gallega hasta comienzos del siglo XVI y es 147Biblioteca Nacional de Madrid, sign. 559
introducida por artistas foráneos, como en el (Sicart, 1981, p. 104-109, 203 -fig. 73- y 243).
retablo mayor de la catedral de Ourense (1515- 148Biblioteca Nacional de París, Mss. Fr. 23, f. 119
1520) o en la fachada del Hospital Real de San- v. (véase Hauschild y Hutter, 1991, p. 32 y
tiago (1519), véanse reproducciones en La cate- Barral Rivadulla, 1998, p. 153).
dral de Orense (1993), p. 190 y Rosende Valdés 149Como en casos anteriores, la representación de

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

los artesanos de la construcción, pedreros y nar) correspondientes a las hojas 1, 2, 5, 31 y 34


carpinteros, tampoco fue ajena a la Galicia y (1995), p. 98.
156Una se encuentra en el citado templo de Noia,
79
romanizada. Del siglo III d.C., aunque con
reformas en el IV, es el mosaico de la calle véase Torres Reino (1991), lámina (sin paginar)
Armañá en Lugo, que decoraba el suelo de una correspondiente a la hoja 24, y otra en Santo
habitación y donde el emblema mitológico cen- Domingo de Pontevedra, véase Gimeno Gar-
tral, rodeado de elementos geométricos, repre- cía-Lomas (1988), p. 169, fig. 1 y lám. 1 y Manso
senta al fundador de la plástica griega, Dédalo, Porto (1993-Arte gótico en Galicia), II, p. 708, fig.
y a Pasefae. El primero aparece sentado, traba- 399 b.
jando y con un cesto a su lado que contiene, 157Sobre ella véase Torres Reino (1988), p. 153-163
entre otros elementos, la gubia enmangada del y (1991), s.p.
carpintero (véase Arias Vilas, 1992, p. 130-131 y, 158De modo similar a como hoy en día todavía se
sobre todo, Rodríguez Colmenero, 1993, p. 363- conserva la jerga gremial de los canteros galle-
369). El emblema también contiene la imagen gos, llamada verba dos arxinas o latín dos cantei-
del alzado de una torre de varios pisos, quizás ros, si bien ésta no parece tener relación con la
una de las primeras representaciones arquitec- época medieval, al menos con la terminología
tónicas con las que contamos en Galicia. de los documentos aquí analizados. Sobre ella
150Véase sobre este punto X. C. Valle Pérez: y sus posibles orígenes, con amplia bibliogra-
“Mateo, da historia á lenda” en O Pórtico da fía, véase Rodríguez Fraiz (1974).
Gloria (1988), p. 159; Mateo Sevilla (1991-El des- 159Liber Sancti Jacobi (1951), p. 555-556.
cubrimiento), p. 460-461; Serafín Moralejo Álva- 160Cindrie, como aparece en el texto latino, remite
rez en el prólogo a la obra de Mateo Sevilla al francés “cintre” (de origen incierto, quizás
(1991-El Pórtico), p. 13 y 18-19; Moralejo Álva- procedente del latín vulgar) que derivó en cas-
rez (1995), p. 136 y últimamente Castiñeiras tellano como “cimbra”. Un vocablo muy simi-
González (1999), p. 22-23 y 68-71. Sin embargo, lar al usado en Compostela es el de “cindria”,
todavía no se ha aclarado el significado de la propio del catalán. Véanse las opiniones reco-
inscripción que aún hoy es visible a la altura gidas por C. Torres y A. Moralejo en Liber Sanc-
del hombro derecho de la figura del Santo: ti Jacobi, 1951, p. 555, n. 1 y, para su significado,
“FEC...”. Una nueva interpretación de esta Moralejo Álvarez (1992), p. 216.
figura puede encontrarse en Núñez Rodríguez 161Moralejo Álvarez (1992), p. 217.
(2000), p. 102-104 y 109-110. 162López Ferreiro (1905), p. 56-57 y ap. 9. Sobre
151Otro relieve de iguales características y posi- esta efímera obra véase Vigo Trasancos (1996),
ción, esta vez en la pilastra sur, se decora con p. 23 y sobre dicho maestro, Pérez Costanti
un entrelazo geométrico que presenta un rom- (1930), p. 358-360.
bo inscrito en un rectángulo (ambos con sus 163El análisis de algunos términos de arquitectura,
esquinas formando círculos) que recuerda los propios de una vivienda urbana y siguiendo
signos o firmas con que se acompañan los un documento de 1478 de Noia, se recogen en
nombres de los confirmantes en los documen- Barreiro García (1991), p. 59-66. Algunas voces
tos de esta época y por ello, teniendo presente arquitectónicas también se estudian en el glo-
la representación citada del escultor, es posible sario de Tato Plaza (1999), p. 223-711.
que se trate de un “signo” utilizado por él. 164Las piezas de cantería más citadas suelen ser
Véase Vázquez Castro (1999), p. 516-517 y 534. las dovelas, los sillares, los perpiaños, que serí-
152Archivo Catedral de Tui, Becerro I, f. 78 v.-79 r. an como los anteriores pero con sus caras sin
Quiero agradecer a David Chao Castro el facili- trabajar plenamente, y los muxinetes, que qui-
tarme la transcripción de tan interesante docu- zás sean los sillares destinados a antepechos o
mento. cresterías.
153Generalmente se admite que es un objeto pro- 165Sin embargo, a través de otro tipo de documen-
pio del carpintero, pero, como muestran múlti- tación se constata la existencia de alguno de
ples miniaturas europeas, también fue propio estos términos en el gallego del siglo XIV, por
de los pedreros, extremo que podemos confir- ejemplo, en la Crónica Troyana se recoge: “ena
mar documentalmente en Galicia, como vere- camara estauan quatro piares enos quatro can-
mos más adelante. tos” o “sobre aqueles piares estauan suso por
154En la escuadra y el compás no debemos ver los capitees...” (Parker, 1958, p. 155), y en los Mira-
instrumentos de “estudio” propios para la ela- gres de Santiago: “et con mais calopnas de mar-
boración de planos por parte del arquitecto more laurado” o “esta sobre tres calonas”
sino más bien los elementos de trabajo del (Lorenzo, 1968, p. 76).
pedrero, pues con la primera trazaban líneas 166Quizás el topónimo Monforte no se refiriese a
sobre las piezas y comprobaban la regularidad la población gallega sino a una homónima del
de su superficie, mientras que con el segundo Mediodía francés, como supone Moralejo
reproducían circunferencias sobre la piedra, Álvarez (1985), p. 400.
transferían medidas desde la regla o cuantifica- 167En nota al margen cita la procedencia del citado
ban las distancias entre dos puntos. El uso del documento: “Legajo 3 de Reales priuilegios del
compás todavía puede observarse en alguna Archivo num. 94” de la Catedral de Lugo
pieza inacabada procedente del coro de Mateo (Pallares y Gaioso, 1700, p. 125).
en la catedral compostelana. 168Por ejemplo, en página 375 de la misma obra
155Véanse reproducciones en Casas (1936), p. 56, incomprensiblemente se le nomina como
72 y 82; Torres Reino (1991), láminas (sin pagi- “Maestro Güillelmo”. Un sucinto estado de la

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

cuestión, con bibliografía, puede encontrarse un cambio en la maestría de sus obras puede
80 en Delgado Gómez (1996), p. 93-100.
169Entre ellos estarían los siguientes:
indicarnos también la inexistencia de esos pro-
yectos, piénsese en las catedrales de Ourense y
- 1433, 16 de abril. Pontevedra: construc- Lugo o en iglesias como la de San Martín de
ción de la capilla de santa Catalina en el Noia.
monasterio de San Francisco de Pontevedra 184Moralejo Álvarez (1992), p. 217.
(Sampedro y Folgar, s.a., p. 338-390; Villaamil y 185Sobre este punto véase Castiñeiras González
Castro, 1904, p. 186-187; Armas Castro, 1992, d. (2000), p. 39-41.
20 y Rodríguez González y Armas Castro, 186Liber Sancti Jacobi (1951), p. 553-556.
1992, d. 9). 187Vázquez Seijas (1983), p. 285, reproducción del
- 1436, 4 de junio. Ourense: construcción dibujo en la p. 286.
del puente de Ourense (Ferro Couselo, 1967, II, 188Murguía (1905), p. 118, con un dibujo del gra-
d. 396). bado.
- 1437, 27 de octubre. Ourense: construc- 189Viqueira Barrio (1960), p. 53-54, en la p. 53
ción del puente de Ourense (Ferro Couselo, reproduce el dibujo del grabado de Lobeira y
1967, II, d. 400). de otro, casi idéntico, en la falda del monte do
- 1438, 16 de junio. Ourense: construc- Castelo en Casal Dourado (Lérez). Sobre estos
ción del puente de Ourense (Leirós y Leirós, juegos medievales y su origen véase Fernández
1953-1954, d. 17 y Ferro Couselo, 1967, II, d. Ibáñez y Seara Carballo (1996-1997), con biblio-
405). grafía.
- 1443, 25 de marzo. Ourense: construc- 190Como en otros casos, la primera imagen de una
ción del puente de Ourense (Leirós y Leirós, arquitectura que se conserva en Galicia es de
1953-1954, d. 32 y Ferro Couselo, 1967, II, d. época galaicorromana. Se trata del alzado de
410). una torre de varios pisos que aparece en el
- 1464, 5 de diciembre. Tui: conclusión de emblema del citado mosaico de Armañá en
la capilla de san Andrés de la catedral de Tui Lugo.
(Galindo Romeo, 1923, p. 104 y 141 e Iglesias 191Véase Sicart (1981), lám. VI, VII, IX y XIII y fig.
Almeida, 1989, d. 26 bis). 27, 54, 64, 68, 69, 74, 97, 103, 106, 121, 126 y 135.
- 1474, 9 de marzo. Ourense : reedifica- 192Podrían añadirse miniaturas y cuadros extran-
ción de la portada norte de la catedral de jeros, de los siglos XIV, XV y XVI, en los que se
Ourense (Vázquez Castro, 1994-1995, d. 2). representa de un modo imaginario la basílica
- 1479, 8 de marzo. Ourense: reedifica- compostelana; véanse algunas reproducciones
ción de la portada norte de la catedral de en Santiago, camino de Europa (1993), p. 77, 236,
Ourense (Vázquez Castro, 1994-1995, d. 4). 427, 432 y 449.
- 1484, 6 de enero. Ourense: edificar una 193Barral Rivadulla (1998), p. 153-155, con repro-
casa en Ourense (Ferro Couselo, 1967, II, d. 195). ducción.
170Paralelamente también se produce un cambio 194El dibujo se encuentra en el Libro das Fortalezas
en el modo de trabajo, ya que las grandes situadas na raia de España (Archivo da Torre do
empresas de comienzos de dicho siglo, como el Tombo, Lisboa), véase Carro García (1951).
Hospital Real y el claustro de la catedral de 195Véase Münzer (1991) y Vázquez Castro (1998),
Santiago, van a preferir los trabajos a destajo p. 128 y 147.
(realizar una parte de la obra durante un tiem- 196Real Chancillería de Valladolid, pleitos civiles,
po determinado y a cambio de una remunera- Alonso Rodríguez -fenecidos-, carp. 250-1.
ción fija y previamente acordada) frente al tra- Debo agradecer a la doctora Mercedes Váz-
dicional sistema de jornal. quez Bertomeu el haberme facilitado la trans-
171Rosende Valdés (1999), d. 2.
cripción de dicho pleito (gracias a lo cual he
172Ferro Couselo (1967), II, d. 395.
podido adjudicar la autoría de los dibujos y la
173Ferro Couselo (1967), II, d. 400, 401, 28, 405 y
auténtica fecha de su confección), realizada en
Leirós y Leirós (1953-1954), d. 17. el marco del proyecto de investigación Inventa-
174Leirós y Leirós (1953-1954), d. 32 y Ferro Cou-
rio documental e gráfico das fortalezas medievais de
selo (1967), II, d. 410. Galicia (XUGA 40101B97), al cual yo también
175Ferro Couselo (1967), II, d. 410.
estoy inscrito. Sobre el pleito véase Cooper,
176Ferro Couselo (1967), II, d. 414.
1991, II, d. 304 y Tesoros de la Real Chancillería
177Leirós y Leirós (1953-1954), d. 33. (1988), p. 53-54 y reproducciones en el catálogo
178Ferro Couselo (1967), II, d. 416. nº. 4, 19, 20 y 24.
179Cooper (1991), d. 95. 197De este modo, uno de los escasos ejemplos en
180Cooper (1991), d. 204. los que, a través de la documentación, pode-
181López Carreira (1992), d. 20. mos afirmar que un pedrero estaba capacitado
182Sobre la existencia de proyectos escritos y de para realizar planos y alzados quizás sea el de
maquetas en cera y en barro véase Kostof Juan de Pumar “pintor e pedreyro” que fue
(1984), p. 78, y para una visión global en Euro- contratado para reconstruir la portada norte de
pa consúltese Bischoff (1989), Müller (1989) y la catedral de Ourense el 8 de marzo de 1479
Schöller (1989). (Vázquez Castro, 1994-1995, d. 4).
183Aunque no es un argumento definitivo, el 198De hecho, en este mismo pleito declara el maes-

hecho de que muchos de nuestros edificios tro de las obras del castillo y de su testimonio
modificasen sus estructuras coincidiendo con se deduce que no existía todavía un plan defi-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

nido para la construcción y que buena parte de 213Leirós y Leirós (1953-1954), d. 10 (las citadas
la responsabilidad de la traza recaía en el pro- almenas, o antepecho, de la catedral habían 81
motor. La declaración se produce el 19 de abril sido realizadas pocos años antes, véase Váz-
de 1505 y el maestro, Pedro Sánchez de la Vega, quez Castro, 1994-1995, p. 38). Lo mismo suce-
“que hes en las Asturias”, al citar algunas de de con la madera que se encargó para dicha
las ventanas que se harían en la torre reconoce obra en 1438: “oyteenta trabes de carballo, que
que “no sabe a donde las quiere” Vasco das ajan cada hua viinte e sete cobedos compridos
Seixas. Por otra parte, sobre su cultura baste en longo et que sejan da grosura que diser Die-
decir que su testimonio “non lo firmo porque go Afonso [maestro carpintero de la Obra], e aja
dixo que non sabya escrivir”. en cabo cada trabe hun furco de grosura, et eno
199Rosende Valdés (1999), d. 2.
outro cabo aquela gordura que rasonavel for,
200Rosende Valdés (1999), d. 17 y 22. No parece
segun diser o dito Diego Afonso” y 60 “madei-
que se pusiese mucho cuidado en la conserva- ros de castaño ou de ameiro, de quinse cobedos
ción de estos diseños, o al menos eso se des- cada madeiro, e da grosura que seja, segun
prende de un encargo anulado en 1510 cuando diser Diego Afonso” (Leirós y Leirós, 1953-
ya “abyan labrado quynze varas e medya de 1954, d. 18 y Ferro Couselo, 1967, II, d. 406). O
tablamiento”, pues “en aquello obyera con elementos de hierro encargados por el
mudança despues que se allara la traça que maestro de la obra, Daniel, a un herrero en
para ello avya fecha el dicho maestre Enrique” 1458: “que faça seysçentos ferros de quatro
(Rosende Valdés, 1999, d. 21). pees en longo et de cada parte hua argolla
201López Ferreiro (1905), ap. 8 y Rosende Valdés
grande et grosa por la medida de hun ferro fey-
(1999), d. 45 y 47. Una traza en pergamino tam- to en presença do dito Daniel, o qual fica en
bién se documenta en el contrato con el citado seu poder... et que cada ferro que pese sete
maestro Martín para reformar la entrada prin- libras ou oyto e non mays, ou sete et medea, et
cipal de la catedral compostelana el 12 de sep- cada ferro non seja mays longo nen mays gro-
tiembre de 1520: “muestra questa traçada e so, et que todos sejan de hua forma et de hua
debuxada en un pergamino” (López Ferreiro, medida, et que cada ferro teña as argollas ben
1905, ap. 9). soldadas, porque, se algua das soldadoras
202Pérez Costanti, 1930, p. 274-275.
falleçese, toda a obra se perderia” (Ferro Cou-
203Sobre esta obra véase Otero Túñez e Yzquierdo
selo, 1967, II, d. 427). Por otra parte, que los
Perrín (1990). distintos sillares tenían una ubicación concreta
204Los doseles de la Anunciación en la zona supe-
se documenta también cuando el maestro de la
rior de la fachada de Platerías en la catedral obra del puente contrató en 1435 a varios carre-
compostelana y de las Vírgenes de la capilla de teros para que trajeran desde las canteras, entre
Diego Gómez en San Pedro de Ansemil (Sille- otras piezas, varios sillares “dos que se an de
da), del cementerio del Rosario en Santo asentar ena primeira fiada do arquo” (Ferro
Domingo o del antiguo convento de Santa Couselo, 1967, II, d. 393).
María a Nova, ambos en Santiago (algunos de 214Ferro Couselo (1967), II, d. 436. De este tipo de
estos doseles incluso figuran en su interior los diseños se conservan varios ejemplos en la
nervios de una estructura abovedada); la yacija catedral compostelana, aunque no son de épo-
de Cotolay en San Francisco de Santiago; los ca medieval; véase Taín Guzmán (1999), p. 39-
paneles de baldaquino reutilizados en los 40 y fig. 3-13.
sepulcros de la capilla de Sancti Spiritus de la 215Rosende Valdés (1999), d. 18.
catedral compostelana; el tímpano de la porta- 216Valga como ejemplo el compromiso de varios
da occidental de Santa María de A Coruña, etc. pedreros en 1527 para realizar ciertas piezas de
Para estas repercusiones véase Otero Túñez e cantería para el claustro de la catedral de San-
Yzquierdo Perrín (1990), p. 175-191, con repro- tiago: “la qual dicha pedreria arriba dicha fue-
ducciones fotográficas de la mayor parte de las se de muy buen grano y desbastada e cogida
obras citadas. por los contramoldes e prantas o galgas sufi-
205Moralejo Álvarez (1975), p. 12.
cient para la obra que le fuesen dadas” (López
206Véanse fotografías en Manso Porto (1993-Arte
Ferreiro, 1905, ap. 14).
gótico en Galicia), II, p. 552, lám. 53 y Otero 217Historia Compostelana (1994), p. 494.
Túñez (1985), lám XI. 218Sampedro y Folgar (s.a.), p. 338-390; Villaamil y
207Fotografía en Manso Porto (1993-El arte gótico),
Castro (1904), p. 186-187; Armas Castro (1992),
p. 421. d. 20 y Rodríguez González y Armas Castro
208Véase en Galicia no tempo (1990), p. 213.
(1992), d. 9.
209Fotografía en Yzquierdo Perrín y Manso Porto 219Se refiere a la capilla mayor del monasterio de
(1993), p. 460. Sancti Spiritus de Melide, edificada por el con-
210Véase fotografía en La catedral de Santiago
de de Monterrey, Sancho Sánchez de Ulloa.
(1993), p. 515. Archivo Ducal de la Casa Medinaceli (Sevilla),
211Filgueira Valverde (1959), lám. 21.
sección Camarasa, Amarante, leg. 16 (antiguo
212Moldes en madera de nogal, para piezas de pie-
leg. 7), d. 25.
dra, constan en la documentación de la cate- 220Véase Bango Torviso (1987), p. 181-183.
dral de Sevilla en 1449 (Rodríguez Estévez, 221El ejemplo del que se conserva una documenta-
1998, p. 291, n. 5) y su existencia también se ción más completa para toda la planificación
constata en el resto de Europa (Erlande-Bran- de la obra es el del Hospital Real compostela-
denburg, 1993, p. 217 y 219). no. Véanse en Villaamil y Castro (1993) los pre-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

parativos (p. 117-121), la compra de solares y el 237Barral Rivadulla (1998), d. 20.


82 comienzo de la construcción (p. 121-127) y el 238Leirós y Leirós (1953-1954), d. 33.
proceso de edificación (p. 127-144); y en Rosen- 239La declaración pertenece a Lopo de Pallares,
de Valdés (1999) la elección de emplazamiento escudero vecino de Pontevedra (Rodríguez
(p. 29), la adquisición de solares (p. 29-30), los González, 1984, p. 509). Más grúas se citan
materiales y su coste (p. 30-33), el comienzo y también en las obras del Hospital Real de San-
la cimentación (p. 33-34) y el desarrollo de las tiago en 1509 al solicitar: “cuerdas para guin-
obras (p. 35-167). dar la dicha piedra” o, más exactamente,
222Por ejemplo el 7 de julio a Lorenzo Eanes Gara-
“madera para los andameos e gondaste”
vito y su mujer o el 28 de julio a los hermanos (Rosende Valdés, 1999, d. 16 y 17).
Pedro, Arias, Martín y Juan Eanes do Portelo 240Rodríguez González (1984), p. 164.
(Ferro Couselo, 1967, I, d. 26 y 27). 241Arias Vilas (1992), p. 108; Rodríguez Colmene-
223Manso Porto (1993-Arte gótico en Galicia), d. 15.
ro (1993), p. 490, en esta última obra se inclu-
Llegaron finalmente a un acuerdo para realizar yen fotografías de, entre otros objetos, dos
un cambio beneficioso para ambas iglesias. compases y un hacha de doble filo en las p.
Entre los testigos se encontraban “Estevo 491-493; y Arias Vilas y Durán Fuentes (1996),
Damorin, carpenteiro, maestro da obra do p. 75, 79 y 81, con el dibujo de un compás.
claustro da egllesia de Tuy; e Johan Afonso, 242Pérez Costanti (1993), p. 131.
sarralleiro, moradores e vecinos da dita cibda- 243Ferro Couselo (1967), II, d. 276.
de de Tuy; ... e Afonso Dominguez, pedreyro 244Colección Diplomática de Galicia Histórica, d.
morador ena villa de Valenza de Riba de Miño LXVIII. Otras propiedades eran monetarias
do señorio de Portugal”. (cinco marcos y medio de plata y 5.000 pares
224El citado pacto se concretó en el llamado
de blancas), de animales (dos porcos çebados y
“Acuerdo de Antealtares”, entre el obispo Die- dos vacas con duas fillas) y, sobre todo, de mena-
go Peláez y el abad de Antealtares Fagildo, del je de hogar: una caldeyra de trager agoa, una cal-
17 de agosto de 1077. En éste se reconoce la deyra de sobre do lar, dos caldeyros de mao, dos
existencia pasada de las basílicas prerrománi- cubos, un pichel daçumbre, dos pichees de tres
cas en honor al Apóstol, san Juan Bautista y la netos, un pichel de vn carto, un prato grande desta-
de Antealtares (con las advocaciones del Salva- ño, un prato pequeno destaño, ocho cabeçaas, tres
dor, san Pedro y san Juan), y que todo ese con- almofadas, dos colchoos, dos mantas de vernea, un
junto “permaneció en el mismo estado hasta el alfamare, una colcha, seis mantas de burel, un fiel-
tiempo del obispo don Diego Peláez y del abad tro, cuatro sabaas, dos toallas, dos uchas, dos
don Fagildo. Cuyo obispo, queriendo construir mesas, tres tallos grandes, dos pequenos, un baçio
la iglesia de Santiago con obra de admirable grande de pan, dos rapadas de sal e dous saleyros
piedra de sillería, designó para ella tan grande para el, dos quilmas, dos baçios pequenos, catorce
espacio que habría de contener dentro de sí cunquas, dos espetos, una sartana, dos arcas, una
dichos altares con sus capillas y, además, una tinalla, unas gramaleyras, seis marañas destopa y
parte del claustro de los monjes” (Zepedano y tres de liño y treinta rapadas de çenteo. Es eviden-
Carnero, 1870, p. 320-325; Carro García, 1949, te que entre los objetos citados algunos son
p. 112-119). susceptibles de ser usados en la construcción
225Aunque siguiendo el Códice Calixtino la cate-
(cubos, caldeyras y caldeyros, uchas y arcas), aun-
dral había sido iniciada en 1078, fecha que con- que no parece que en este caso lo fueran. Más
creta la Historia Compostelana en el 11 de julio complejo es el caso de los ocho talladores, pues
de 1078 (Liber Sancti Jacobi, 1951, p. 570 e Histo- parece un número excesivo para ser unos sim-
ria Compostelana, 1994, p. 189). Para la explica- ples tallos sobre los que se corta y quizás pudie-
ción de este error y el inicio de la basílica en ran ser las mesas sobre las que a veces se traba-
1075 véase Moralejo Álvarez (1992), p. 210-212 jaba. También es complicado saber con certeza
y 214 y (1995), p. 127-128 y 137-140. qué instrumento es una tallante, que igualmen-
226López Ferreiro (1902), d. XXXII.
te se recoge entre sus bienes, aunque parece
227López Ferreiro (1902), p. 195 y Vázquez Castro
evidente que era algo cortante. Sin embargo
y Chao Castro (en prensa). creo posible asemejarlo al “tallant”, que se
228Enríquez Paradela (1987), d. 1 y Vázquez Cas-
documenta en Mallorca, o al “tayant”, en Gero-
tro y Chao Castro (en prensa). na durante el siglo XIV, que eran hachas de
229López Ferreiro (1904), p. 318 y Vázquez Castro
doble filo, es decir, con dos hojas contrapuestas
(1998), p. 119-120. (Bernat, 1988, p. 17, fot. 7 y fig. 13, y p. 18, n.
230García Oro (1990), p. 137.
23).
231Rosende Valdés (1999), d. 16 y 17. Sin embargo, 245En 1447 se compraron dos “legoons” para la
la voz “andameo” se registra en gallego, al manipulación del barro y la cal en las obras del
menos, desde el siglo XIV (Lorenzo, 1968, p. puente orensano (Leirós y Leirós, 1953-1954, d.
19). 33). Quizás habría que añadir a este grupo de
232Ferro Couselo (1967), II, d. 397.
instrumentos los “parapalos”, aunque ignoro
233Término de origen provenzal que todavía se
qué serían con exactitud. Se citan en 1513 a raíz
conserva en el gallego actual. de las obras de traída de agua para el Hospital
234Rodríguez González (1992), p. 115-116.
Real de Santiago: cuatro marras, veinte cunas
235Ferro Couselo (1967), II, d. 412.
con sus palmetas, cuatro legones, cuatro palas y
236Leirós y Leirós (1953-1954), d. 33. En el mismo
cuatro parapalos (Rosende Valdés, 1999, d. 36).
año se necesitó enviar a comprar dos más.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

246Un buen ejemplo es el de Oduario Alfonso que, cas, y que ge los paguen mis complidores. E
en su testamento del 21 de octubre de 1161, por mando mas para la dicha obra toda la piedra 83
la salvación de su alma mandó “al puente de que para ello fuere menester del mi palacio vie-
Cesures, todo el pago de pan y de denarios, sus jo de Goldriz; y que fagan un retablo...” (Man-
herramientas y una yegua para construir un so Porto, 1993-Arte gótico en Galicia, d. 11).
263Rodríguez González (1992), p. 115.
arco” (Colección de Documentos Históricos del
264Ferro Couselo (1967), II, d. 432.
Boletín de la Real Academia Gallega, I, d. CXVII;
265Cal Pardo (1990), p. 631, d. 60 y p. 643, d. 105.
Manso Porto, 1991, p. 107 y Vázquez Castro y
266Liber Sancti Jacobi (1951), p. 505-506.
Chao Castro, en prensa).
247Rosende Valdés (1999), d. 18. 267Rosende Valdés (1999), p. 30.
248Pérez Costanti (1930), p. 394-395. 268Leirós y Leirós (1953-1954), d. 11.
249Sobre este punto véase Castro Santamaría 269Ferro Couselo (1967), II, d. 388.
270Liber Sancti Jacobi (1951), p. 201.
(1996), p. 401.
250Para el puente de Ourense sirvieron las de 271Por tres libras de chumbo para as portas septe mora-

Outeiro de Rocas en As Trees y la de Val da vedis et medio (Rodríguez González, 1992, p.


Gola; para el Hospital Real las de Pedroso, 116-117).
272Paguey por aceyro 50 maravedís, dey por ferro 170
Ameixenda o Figueiras.
251Armas Castro (1992), d. 10. maravedís, a Pedro de Piñor por hun quintal de
252Rodríguez González (1992), p. 61. Aunque tam- aceyro 370 maravedís, aceyro... para os picos 56
bién es posible que ese material procediese de maravedís, etc. (Leirós y Leirós, 1953-1954, d.
una edificación en ruinas o que estuviese alma- 33).
273Ferro Couselo (1967), II, d. 394. El 25 de marzo
cenada para otra construcción en curso o en
proyecto. de 1443 contrataron al herrero Lopo Seixo con
253Galindo Romeo (1923), p. 104 y 141 e Iglesias similares obligaciones (Ferro Couselo, 1967, II,
Almeida (1989), d. 26 bis. d. 410).
254Segundo que as achar quebradas e labradas hua ante 274Leirós y Leirós (1953-1954), d. 33.
275Ferro Couselo (1967), II, d. 427.
outra eno monte, como se recoge en un docu-
276Rodríguez González (1992), p. 117.
mento orensano de 1484 (Ferro Couselo, 1967,
277Leirós y Leirós (1953-1954), d. 33.
II, d. 437).
255Éste, como es evidente, era considerable. Se 278Véase Moralejo Álvarez (1992), p. 215 y fig. 4.
279Es curioso ver como en estas tejas se hacía cons-
estima que el granito gallego pesa unos 2.700
Kg/m3 (Portela Fernández-Jardón, 1987, p. 27). tar la fecha de construcción de la obra. Así, en
256Leirós y Leirós (1953-1954), d. 37. el reverso de una del cimborrio del citado
257Rodríguez González (1984), p. 25-26 y 180. monasterio se inscribió: “Era M.CCC.XXXX.III
258Véase, para Galicia, Castiñeiras González dias andados de Iunio” (Valle Pérez, 1982, I, p.
(1989-1990). 105).
259Se podrían citar muchos ejemplos en el ámbito 280Cinco moyos de tella que diso que comprara para a

gallego, tanto medievales como de épocas pos- casa da ponte, a 13 maravedís el moyo (Leirós y
teriores, pero uno de los más conflictivos Leirós, 1953-1954, d. 33).
281Ferro Couselo (1967), II, d. 438.
podría ser el del único capitel de mármol de la
282Leirós y Leirós (1953-1954), d. 33. El rebro es la
tribuna de la catedral de Santiago, obra posi-
blemente prerrománica y gálica (Moralejo arena de río.
283Leirós y Leirós (1953-1954), d. 33.
Álvarez, 1985, p. 403, n. 18), que tiene difícil
284López Ferreiro (1905), ap. 9.
explicación de no aceptar su componente sim-
285Véase Chamoso Lamas (1955), p. 57; González
bólico.
260Juan I, el 9 de febrero de 1383, desde Alcalá de Vázquez (1986), p. 34-39 e ilustraciones en las
Henares, ordenó al concello de Allariz que p. 69 y 75; e Yzquierdo Perrín (1993-Arte medie-
reconstruyera el palacio, “que vos... derribastes val), p. 415 y fotografías en la p. 416. Menos sig-
et fesestes derribar el dicho palacio et fesiestes nificativo es el caso del monasterio de Santa
poner la piedra del en la cerca de la villa” María de Melón, ya que, aunque conserva los
(Documentos del Archivo de la Catedral de Orense, muros de su nave hasta una altura de dos o
1923, I, p. 332-334). tres metros (como sucede en Augasantas), en
261El 24 de abril de dicho año, en su testamento, este caso no fueron abandonadas las obras sino
especificaba: “Otrosi mando que la casa de que el edificio quedó destruido a consecuencia
Aranga se deruque e que la piedra e madera de de un rayo a finales del siglo XIX (Valle Pérez,
ella se traia para la obra del monasterio de 1982, I, p. 210 y lám. 575-585).
286Suárez Otero (1999), p. 60-61 y lám. IVa.
Sobrado o la den a los que a ella la trageron,
287Rodríguez González (1984), p. 149-150 y 156.
cual destas dos cosas mis cumplidores vieren y
288Éstos eran los de Ourense, Lugo, Mondoñedo,
es mas descargo de mi anima” (Colección de
Documentos Históricos del Boletín de la Real Aca- Tui, Coria, Idaña, Évora, Lisboa y Lamego.
289Los reyes y Santiago (1988), d. 12.
demia Gallega, I, d. CVIII).
262En su testamento del 15 de abril del citado año 290Rodríguez González (1992), p. 93 y 95.
291Rodríguez González (1992), p. 61. En esta mis-
se expresa: “Iten, mando a la iglesia de Sant
Fiinz de Brion para aiuda de aderezar la nave ma obra también había carpinteros que cobra-
de la dicha iglesia, que esta para caer contra la ban tres e incluso ocho maravedís.
292Barral Rivadulla (1998), d. 3.
parte del bendabal, 4 maravedis pares de blan-
293Ferro Couselo (1967), II, d. 399. Sin embargo no

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

todos habían estado los mismos días, pues que alugaran pedreros que ge las derrocasen”;
84 unos trabajaron trece días, otros veintinueve y “bido andar las hermandades por tierras de
medio, otros treinta y seis y medio y, finalmen- Lemos... e bido que binieron contra la villa de
te, uno de ellos treinta días y medio. Monforte e se ayuntaron çinco o seis mill
294Leirós y Leirós (1953-1954), d. 33. ombres... tomaron la fortaleza... e acordaron de
295Ferro Couselo (1967), II, d. 468. derribaren la mitad della e alquilaran a Alonso
296Documentos del Archivo de la Catedral de Orense, de Soto de Caldelas e a otro compañero suio
1923, I, p. 446-449. para que la derrocase e despues binieran con-
297Cooper (1991), p. 801-802. tra los muros de la dicha villa y los derrocaran
298Liber Sancti Jacobi (1951), p. 556. tambien”; “bido que la gente de la hermandad
299Díaz y Díaz, Pardo Gómez, Vilariño Pintos y derrocaran la fortaleza de la billa de Monforte
Carro Otero (1990), p. 141-143. la mitad della y la çerca e muros de la dicha
300Historia Compostelana (1994), p. 345. villa e los palaçios los desolaran e sacaran tra-
301Historia Compostelana (1994), p. 399-400. bes e tablas e... alugaran los de la dicha her-
302Liber Sancti Jacobi (1951), p. 558. mandad a un Alonso de Soto, vezino de Calde-
303Hechos de don Berenguel (1983), p. 149 y 161 y
las, para que cortase la dicha bara de casa de la
Vázquez Castro (1998), p. 114-115. dicha fortaleza e derrocase lo que della dicho
304Véase Cooper (1991), p. 150-151.
tiene se derroco, el qual la derroco y el dicho
305Manso Porto (1993-Arte gótico en Galicia), d. 14.
testigo la bido ansi derrocar” (Rodríguez Gon-
306Según un testimonio de 1480 “minaron et derri-
zález, 1984, p. 237-238, 547, 161-162 y 163-164,
baron grande parte della con la bobeda et respectivamente).
membros de la porta principal della que sale 313Rodríguez González (1984), p. 164.
contra la rua de Obra et la casa del Santo Cruci- 314Una de estas inscripciones, de 1482, se conserva
fixo, et ansimismo derrocaron la capilla grande en el dintel de la puerta de entrada de la Torre
de bobeda del señor sant Iohan Bautista” Nueva del castillo de Monterrei: “NISI · DOMI-
(Documentos del Archivo de la Catedral de Orense, NUS · EDIFICAVERIT · DOMU(M) · IN
1923, I, p. 446-449). Unos años antes los capitu- VANU(M) / LABORAVERU(N)T · QUI · EDI-
lares discutían sobre la conveniencia de unas FICANT · EAM · ESTA ·/ TORRE ·
obras de fortificación en el templo. Así, el 26 de MA(N)DARON · FASER · DON · SA(N)CHO ·
abril de 1464, en el cabildo orensano se infor- DE ULLOA ·/ E · DOÑA · TERESA · DE ÇUÑI-
maba de que “avian feito abanençia para que GA · SU MUGER · CO(N)DE ·/ E CO(N)DESA
Rodrigo de Varsea, viscayno, pedrero morador · DE MO(N)TERREI · ACABOSE · AÑO · DE ·/
ena dita çibdade, alçase los cubetes e circuytu MILL · E · CCCC · E · LXXX · E · II · AÑOS ·:·”.
de çima da dita iglesia contra a claustra”, solici- Otra inscripción que alude al citado salmo se
tando la opinión de los capitulares. La respues- encuentra en el adarve de la torre de Tebra
ta del maestrescuela fue contundente: “diso (Tomiño): “NISI DOMINUS EDIFICAVERIT
que el non consentia mays, que os dineros que DOMUM IN VANUM LABORANT QUI EDI-
se ali avian de gastar que se gastasen en libros, FICAT EAM” (véase fotografía en Garrido
capas e ornamentos outros da dita iglesia et Rodríguez, 1987, p. 134).
que non consentia e que asi lo demandava 315De otras eventualidades, como podrían ser los
sinado”. Sin embargo, el resto de los beneficia- terremotos, no tengo constancia documental
dos “diseron que consentian et que se fesesen durante el período analizado.
os ditos cubetes... ca non tenian outro defende- 316Portela Silva (1998), d. 1094.
mento cerca nen fortalesa para se amparar e 317Barral Rivadulla (1998), p. 114.
defender en esta cibdade salvo a dita iglesia, 318Historia Compostelana (1994), p. 273-276.
asi que todos consentiron salvo o dito maes- 319Martínez Sueiro (1912), p. 37-38, n. 1; Breve del
trescola” (Vázquez Castro, 1994-1995, d. 1).
307Todo esto al margen de otras aptitudes como papa Bonifacio VIII (1934), p. 265-267 y Vázquez
Castro y Chao Castro (en prensa).
las que destaca el Victorial, hacia 1435, al afir- 320Son los trípodes sobre los que se ponen las vasi-
mar: “tomemos hombres para batallar destos
jas al fuego.
que usan artes mecanicas, como son canteros et 321Synodicon Hispanum (1981), p. 76.
carpinteros e ferreros, e destos tales que son 322Vázquez Castro (en prensa).
usados a dar grandes golpes” (Martínez 323Rodríguez González (1984), p. 25-26 y 180.
Meléndez, 1995, p. 611). 324Rodríguez González (1984), p. 237-238. Otro
308López Ferreiro (1903), p. 196 y 288.
309Aponte (1986), p. 180-182 y 184. accidente laboral, aunque más tardío, nos cons-
310Historia Compostelana (1994), p. 467. ta a través de la carta de perdón que otorgó
311Aponte (1986), p. 244-245. Teresa Alonso, viuda del pedrero Ares Ramos,
312Rodríguez González (1984), p. 64 y 46. Esto
y su cuñado, el también pedrero Julián Ramos,
el 18 de mayo de 1546, a favor de los pedreiros
mismo se confirma en otros lugares: “dize el Fernán do Barro y Alonso Ares, pues hacía dos
dicho testigo que oio dezir que los de Padron o tres meses que estando éstos deshaciendo
alquilaran unos pedreros que los derrocasen “en la claustra de esta Santa Iglesia [de Santia-
[los castillos do Este]”; “vido que los dichos go] cierta parte de pared de un caracol della,
alcaldes y cadrilleros y gente de la dicha her- acaesciera caer una piedra del dicho caracol
mandad de Padron tenian la fortaleza de la que alcançara al dicho Ares Ramos de tal
Rocha Blanca y tambien el castillo do Este... e manera que le hiriera y tratara muy mal de la

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

qual herida el sobredicho se muriera, y des- con o dito Sueiro para faser os arcos de madeira
pues la dicha Teresa Alonso y el dicho Julian Diego Afonso, carpenteiro, vesiño da çibdade 85
Ramos se quisieran querellar de la dicha muer- de Salamanca” (Leirós y Leirós, 1953-1954, d. 17
te diziendo que el dicho Fernan do Barro e y Ferro Couselo, 1967, II, d. 405). De este modo,
otras personas que alli estauan fueran causa posiblemente en unas condiciones muy desfa-
della e agora los dichos Fernan do Barro e vorables, estuvo en la obra durante muchos
Alonso Ares se preferian de dar a la dicha Tere- años, pues el 19 de junio de 1456 se asegura que
sa Alonso para ayuda de sus alimentos, por “tiñan feito aviinça con Diego Afonso, meestre
quanto ella quedaua preñada, seis ducados con da obra da ponte de Ourense, et agora o dito
los quales ella se contentaua e porque Dios Diego Afonso se ausentara a outras partes et se
Nuestro Señor les perdone sus pecados dende fora ao mosteiro de Santo Estevo et leixara a
agora para siempre jamas les perdonaua toda dita obra aberta e os queria espeytar et non
qualquiera culpa que tubieren y se les pudiere queria vyr et cetera, et agora non queria lavrar
imputar a la muerte del dicho Ares Ramos” sen que lle fesesen outra aviinça de novo”
(Pérez Costanti, 1930, p. 456, n. 2). (Ferro Couselo, 1967, II, d. 416).
325Historia Compostelana (1994), p. 393. 331Documentos del Archivo de la Catedral de Orense
326Barral Rivadulla (1998), d. 19. (1923), II, p. 26-27.
327Ferro Couselo (1967), II, d. 468.
328Leirós y Leirós (1953-1954), d. 38.
329Ferro Couselo (1967), II, d. 414.
330Ferro Couselo (1967), II, d. 404. Alfonso García
fue el primer maestro contratado para recons-
truir el puente y ocupó ese cargo aproximada- FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA
mente entre 1433 y 1436, al año siguiente y has-
ta 1447 le sucedió Sueiro Martís. Alfonso ya
estaba en la cárcel y con sus bienes confiscados
- A pedra no restauro, Santiago, 1987.
el 5 de febrero de 1438, cuando Nuño Patiño,
notario orensano que actuaba como procura- - Actas das Xornadas Internacionais de Glipto-
dor de Juana Sánchez, “manceba que foy de grafía: Marcas de pedra (Noia, 1993),
Afonso Garçia, pedreiro, morador ena çidade Noia, 1995.
de Çamora”, recibió del notario del concello - Actas del V Coloquio Internacional de Glipto-
ciertos bienes que tenía “en sacrestaçion por
grafía (2 vol.; Pontevedra, 1986), Pon-
mandado do dito concello”, que eran, entre
otras cosas, de menaje de hogar (como sábanas, tevedra, 1988.
mantas, manteles, etc.), “hua embotuadura de - ACUÑA, X. E. y CABO, X. L.: Imaxes do
prata dourada de labor de morogoo que eran patrimonio arquitectónico desaparecido,
viinte e quatro botoos” y “duas culeres de pra- Vigo, 1992.
ta” (Ferro Couselo, 1967, II, d. 166). El 6 de
- ALONSO, M.: Diccionario medieval español.
mayo de 1438 el cabildo y concello de Ourense
exponía que “por rason que Afonso Garçia, Desde las Glosas Emilianenses y Silenses
meestre que foy da ponte de Ourense, estava (s. X) hasta el siglo XV (2 vol.), Sala-
preso en cadea, por rason da dita obra et cetera, manca, 1986.
et lle avian dito que soltarian a el et a Diego - ALONSO RUIZ, B.: El arte de la cantería. Los
Afonso, seu compañeiro, se dese XX mill mara-
maestros trasmeranos de la Junta de Voto,
vedis, o dito Afonso Garçia V mill maravedis et
o dito Diego Afonso XV mill maravedis, et por Santander, 1991.
quanto o dito Afonso Garçia, que tiña os ditos - APONTE, Vasco de: Recuento de las Casas
seus V mill maravedis de brancas, por ende que antiguas del reino de Galicia, introduc-
o soltasen”, con la condición de que se obligase ción y edición crítica con notas de
como fiador del carpintero Diego Alfonso y
DÍAZ Y DÍAZ, M. C.; GARCÍA ORO,
ambos pagasen los 15.000 maravedís en cierto
plazo (Ferro Couselo, 1967, II, d. 403). Tres días J. y otros, Santiago, 1986.
después, en la plaza del Campo, Alfonso Gar- - ARIAS VILAS, F.: A romanización de Galicia,
cía, “pedreiro, meestre que foy da ponte de Vigo, 1992.
Ourense”, dijo que como Diego Afonso “car- - ARIAS VILAS, F. y DURÁN FUENTES, M.
penteiro, vesiño da çibda de Salamanca” había
C.: Museo do Castro de Viladonga (Cas-
acordado con el obispo, cabildo y concello de
darles 15.000 pares de blancas, “por rason do tro de Rei-Lugo), Santiago, 1996.
mal, perdida e dapno que avya feito ena obra - ARMAS CASTRO, J.: Pontevedra en los siglos
da ponte de Ourense”, y como al presente no XII a XV. Configuración y desarrollo de
los tenía, para que estuviesen seguros de que una villa marinera en la Galicia medieval,
los iba a pagar se obligó él mismo como fiador
Pontevedra, 1992.
(Ferro Couselo, 1967, II, d. 404). Sin embargo,
no debió de depositar todo el dinero, ya que en - Arquitectura gótica en Galicia. Los templos: catá-
el contrato que se hizo al maestro Sueiro, el 16 logo gráfico (Departamento de Repre-
de junio de 1438, se especifica que “seja meestre sentación y Teoría Arquitectónicas de

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

la Escuela Técnica Superior de Arqui- M. TORRES REINO: “A necrópole de


86 tectura de A Coruña), Santiago, 1986. Santa María de Noia. O estado da
- Arquitectura románica de La Coruña. I: Faro- cuestión”, s.p.).
Mariñas-Eume (Departamento de His- - CASTIÑEIRAS GONZÁLEZ, M. A.: “La
toria de la Arquitectura de la Escuela reutilización de piezas romanas y
Técnica Superior de Arquitectura de medievales en Galicia”, Brigantium, 6,
La Coruña), Santiago, 1983. 1989-1990, p. 77-90.
- Arquitecturas da provincia da Coruña (dirigi- - CASTIÑEIRAS GONZÁLEZ, M. A.: El Pór-
do por J. R. SORALUCE BLOND y X. tico de la Gloria, Madrid, 1999.
FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ), 11 vol. - CASTIÑEIRAS GONZÁLEZ, M. A.: “La
publicados, A Coruña, 1995 y s. catedral románica: tipología arquitec-
- Artistes, artisans et production artistique au tónica y narración visual”, Santiago, la
Moyen Age (3 vol.), París, 1986-1990. catedral (2000), p. 39-96.
- BANGO TORVISO, I. G.: Galicia Románica, - CASTRO, M. de: “Tres pleitos de aguas en
Vigo, 1987. Santiago durante los siglos XIII y
- BARRAL RIVADULLA, M. D.: La Coruña en XVIII”, Cuadernos de Estudios Gallegos,
los siglos XIII al XV. Historia y configu- XXIV, 1969, p. 413-462.
ración urbana de una villa de realengo en - CASTRO SANTAMARÍA, A.: “Organiza-
la Galicia medieval, A Coruña, 1998. ción económica y administrativa de la
- BARREIRO GARCÍA, M. C.: “Contribución fábrica de la Catedral de Santiago de
ó léxico medieval da construcción en Compostela (1505-1537)”, Compostella-
galego”, Homenaxe ó profesor Constanti- num, XLI, 3-4, 1996, p. 387-407.
no García (2 vol.), Santiago, 1991, I, p. - CENDÓN FERNÁNDEZ, M.: La catedral de
59-66. Tuy en época medieval, Pontevedra,
- BERNAT I ROCA, M.: “El oficio de cantero 1995.
en Mallorca. Primeras notas para su - CENDÓN FERNÁNDEZ, M. y BARRAL
estudio”, Actas del V Coloquio Interna- RIVADULLA, M. D.: “Donantes y
cional de Gliptografía (1988), I, p. 11-33. promotores: su imagen en la plástica
- BISCHOFF, F.: “Les maquettes d´architectu- gótica gallega”, Sémata, 10, 1998, p.
re”, Les bâtisseurs (1989), p. 287-295. 389-420.
- “Breve del papa Bonifacio VIII”, Boletín de - “Colección Diplomática” de Galicia Históri-
la Comisión Provincial de Monumentos ca, Santiago, 1901-1903.
de Orense, X, 1934, p. 265-267. - “Colección de Documentos Históricos” del
- CAL PARDO, E.: Catálogo de los documentos Boletín de la Real Academia Gallega (4
medievales, escritos en pergamino, del vol.), La Coruña, 1915, 1931, 1969 y 1970.
Archivo de la Catedral de Mondoñedo - COLOMBIER, P. du: Les chantiers des cathé-
(871-1492), Lugo, 1990. drales, Paris, 1973.
- CAMESELLE BASTOS, D. e IGLESIAS - CONANT, K. J.: Arquitectura románica da
ALMEIDA, E.: La catedral de Tui. Histo- catedral de Santiago de Compostela, San-
ria y arte, León, 1993. tiago, 1983 (1ª ed.: Cambridge, 1926).
- CANTERA MONTENEGRO, M.: “La - COOPER, E.: Castillos señoriales en la Corona
Cofradía de San Juan Bautista de Pon- de Castilla, Salamanca, 1991.
tevedra (siglo XV)”, Galicia en la Edad - COROMINAS, J.: Diccionario crítico etimoló-
Media, Madrid, 1990, p. 337-358. gico de la lengua castellana (3 vol.),
- CARRO GARCÍA, J.: “La escritura de con- Madrid, 1976 (1ª ed.: 1955-1957).
cordia entre don Diego Peláez, obispo - COUCEIRO FREIJOMIL, A.: Historia de
de Santiago, y san Fagildo, abad del Puentedeume, Puentedeume, 1981 (3ª
monasterio de Antealtares”, Cuadernos ed.).
de Estudios Gallegos, IV, 1949, p. 111- - COVARRUBIAS OROZCO, S. de: Tesoro de
122. la lengua castellana o española (ed. de F.
- CARRO GARCÍA, J.: “Alcázar y fortaleza C. R. Maldonado, revisada por M.
de Tuy”, Cuadernos de Estudios Galle- Camarero), Madrid, 1994 (1ª ed.:
gos, XVIII, 1951, p. 59-64. Madrid, 1611).
- CASAS, A. de las: O cemiterio de Sta. María a - CUNHA, A. G. da: Dicionário etimológico
Nova, Santiago, 1936 (facsímil: Noia, Nova Fronteira da língua portuguesa,
1991, con estudio introductorio de X. Rio de Janeiro, 1989 (1ª ed.: 1982).

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

- CHAMOSO LAMAS, M.: “Santa Marina de val”, Actas das Xornadas Internacionais
Aguas Santas”, Cuadernos de Estudios de Gliptografía (1995), p. 11-33. 87
Gallegos, XXX, 1955, p. 41-88. - FERRO COUSELO, X.: A vida e a fala dos
- CHAMOSO LAMAS, M.: La catedral de devanceiros, escolma de documentos en
Orense, León, 1980. galego dos séculos XIII ao XVI (2 vol.),
- CHAMOSO LAMAS, M.: La catedral de San- Vigo, 1967 (ed. fács.: Vigo, 1996).
tiago de Compostela, León, 1981. - FILGUEIRA VALVERDE, J.: “Datos y conje-
- DELGADO GÓMEZ, J.: El románico de Gali- turas para la biografía del maestro
cia. El románico de Lugo y su provincia, Mateo”, Cuadernos de Estudios Gallegos,
vol. I, A Coruña, 1996. III, 1948, p. 49-69 (reed. en Historias de
- DÍAZ Y DÍAZ, M. C.; PARDO GÓMEZ, M. Compostela, Santiago, 1970, p. 61-78).
V.; VILARIÑO PINTOS, D. y CARRO - FILGUEIRA VALVERDE, J.: El tesoro de la
OTERO, J.: Ordoño de Celanova: Vida y catedral compostelana, Santiago, 1959.
Milagros de San Rosendo, La Coruña, - FILGUEIRA VALVERDE, J.: La basílica de San-
1990. ta María de Pontevedra, A Coruña, 1991.
- Diccionario Cumio da lingua galega, Vigo, - FONTINHA, R.: Novo dicionário etimológico
1999. da língua portuguesa, Porto, s.a.
- Diccionario da lingua galega (Real Academia - FRANCO GRANDE, X. L.: Diccionario gale-
Galega-Instituto da Lingua Galega), A go-castelán e vocabulario castelán-galego,
Coruña-Santiago, 1990. Vigo, 1981 (6ª ed.).
- Diccionario da Real Academia Galega, A Coru- - Galicia no tempo, Santiago, 1990.
ña, 1997. - GALINDO ROMEO, P.: Tuy en la Baja Edad
- Diccionario de la lengua española de la Real Media. Siglos XII al XV, Madrid, 1923.
Academia Española (2 vol.), Madrid, - GARCÍA ORO, J.: Galicia en los siglos XIV y
1998 (21ª ed.). XV (2 vol.), Pontevedra, 1987.
- Diccionario Xerais da lingua, Vigo, 1993 (4ª - GARCÍA ORO, J.: “La primitiva implanta-
ed.). ción de las Clarisas en Galicia”, Liceo
- Documentos del Archivo de la Catedral de Franciscano, 127-129, 1990, p. 109-145.
Orense (2 vol.), Orense, 1923. - GARRIDO RODRÍGUEZ, J.: Fortalezas de la
- DURO PEÑA, E.: Catálogo de documentos pri- antigua provincia de Tuy, Pontevedra,
vados en pergamino del Archivo de la Cate- 1987.
dral de Orense (888-1554), Orense, 1973. - GIMENO GARCÍA-LOMAS, R.: “Laudas
- DURO PEÑA, E.: Documentos da catedral de gremiales en Pontevedra”, Actas del V
Ourense, Santiago, 1996. Coloquio Internacional de Gliptografía
- ENRÍQUEZ PARADELA, M. C.: El monaste- (1988), I, p. 165-186.
rio y convento de Santo Domingo de - GONZÁLEZ LÓPEZ, G.: Vida de Sta. Mari-
Ribadavia. Colección diplomática (anexo na de Aguas Santas. Virgen y mártir de
8 del Boletín Avriense), Ourense, 1987. Galicia, Orense, 1986 (3 ed.).
- ERLANDE-BRANDENBURG, A.: La cate- - GONZÁLEZ VÁZQUEZ, M.: “Vecinos y
dral, Madrid, 1993. oficios en la Compostela medieval.
- ERLANDE-BRANDENBURG, A.: The Cat- Un análisis a través de la documenta-
hedral Builders of the Middle Ages, Lon- ción catedralicia de Santiago (1150-
don, 1995 (reed.: 1998). 1400)”, Compostellanum, XXXIX, 3-4,
- ESPAÑOL, F.: “Los materiales prefrabrica- 1994, p. 327-354.
dos gerundenses de aplicación arqui- - GONZÁLEZ VÁZQUEZ, M.: El arzobispo de
tectónica (s. XIII-XV)”, L´artista-artesà Santiago: una instancia de poder en la
(1999), p. 77-127. Edad Media (1150-1400), Sada (A Coru-
- FALCÓN MÁRQUEZ, T.: El aparejador en la ña), 1996.
Historia de la Arquitectura, Sevilla, 1981. - Guía práctica de la cantería (coord. por F.
- FERNÁNDEZ IBÁÑEZ, C. y SEARA CAR- AZCONEGUI MORÁN y A. CASTE-
BALLO, A.: “Un Tablero de juego de LLANOS MIGUÉLEZ), León, 1999.
época medieval grabado en O Castelo - GUITIÁN OJEA, F.; CASAL PORTO, M.;
da Raiña Loba (Ourense)”, Castrelos, 9- SILVA HERMO, B. y GUITIÁN RIVE-
10, 1996-1997, p. 149-160. RA, F.: “O estado da pedra nos monu-
- FERRER BENIMELI, J. A.: “Antecedentes mentos galegos: diagnose”, A pedra no
histórico-sociales del cantero medie- restauro (1987), p. 33-43.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

- HAUSCHILD, T. y HUTTER, S.: El faro roma- Boletín de la Comisión Provincial de


88 no de La Coruña, Sada (A Coruña), 1991. Monumentos de Orense, 1953-1954,
- Hechos de don Berenguel de Landoira, arzobispo de XVIII, p. 37-110.
Santiago, introducción, edición y traduc- - Les bâtisseurs des cathédrales gothiques (bajo
ción de DÍAZ Y DÍAZ, M. C.; GARCÍA la dirección de R. RECHT), Stras-
ORO, J.; y otros; Santiago, 1983. bourg, 1989.
- Historia Compostelana, o sea Hechos de don - Liber Sancti Jacobi. Codex Calixtinus, traduc-
Diego Gelmírez, primer arzobispo de San- ción de MORALEJO, A.; TORRES, C.
tiago, traducción de SUÁREZ, M., y FEO, J.; Santiago, 1951.
notas e introducción de CAMPELO, J.; - LÓPEZ, A.: “Apuntes históricos sobre el
Santiago, 1950. convento de Santa Clara de Allariz
- Historia Compostelana, introducción, traduc- (siglos XIII y XIV)”, Boletín de la Comi-
ción, notas e índices de FALQUE REY, sión Provincial de Monumentos de Oren-
E.; Madrid, 1994. se, VIII, 1927, p. 8-18, 25-32 y 49-53.
- IGLESIAS ALMEIDA, E.: Arte y artistas en la - LÓPEZ CARREIRA, A.: De Ourense Medie-
antigua diócesis de Tui, Tui, 1989. val. Rexistro de Xoán García, 1484 (anexo
- IGLESIAS ALMEIDA, E.: “La fortificación 17 del Boletín Avriense), Ourense, 1992.
medieval tudense”, Cuadernos de Estu- - LÓPEZ CARREIRA, A.: Padróns de Ourense
dios Gallegos, XLIII, 1996, p. 175-193. do século XV, Santiago, 1995.
- Inventario artístico de Lugo y su provincia, - LÓPEZ CARREIRA, A.: A cidade de Ourense
tomo V, Madrid, 1983. no século XV. Sociedade urbana na Gali-
- IZQUIERDO GRACIA, P.: Evolución históri- cia baixomedieval, Ourense, 1998.
ca de los estudios, competencias y atribu- - LÓPEZ CARREIRA, A.: O pleito das fortale-
ciones de los Aparejadores y Arquitectos zas da cidade de Ourense (1455-1456)
Técnicos, Madrid, 1998. (anexo 22 del Boletín Avriense), Ouren-
- KARGE, H.: La catedral de Burgos y la arqui- se, 1998.
tectura del siglo XIII en Francia y - LÓPEZ CARREIRA, A.: A cidade medieval
España, Valladolid, 1995. galega, Vigo, 1999.
- KIMPEL, D.: “Les méthodes de production - LÓPEZ FERREIRO, A.: Historia de la Santa
des cathédrales”, Les bâtisseurs (1989), A. M. Iglesia de Santiago de Compostela,
p. 91-101. tomos IV, V, VI, VII y VIII, Santiago,
- KIMPEL, D.: “La actividad constructiva en 1901, 1902, 1903, 1904 y 1905 (ed. facs.:
la Edad Media: estructura y evolu- Santiago, 1983).
ción”, Talleres de arquitectura (1995), p. - LÓPEZ FERREIRO, A.: Fueros municipales de
11-50. Santiago y su tierra, Madrid, 1975 (1ª
- KOSTOF, S. (coord.): El arquitecto: historia de ed.: Santiago, 1895).
una profesión, Madrid, 1984. - LORENZO, R.: Sobre cronologia do vocabulá-
- La catedral de Orense, Laracha (A Coruña), rio Galego-Português (Anotações ao
1993. Dicionário etimológico de José Pedro
- La catedral de Santiago de Compostela, Lara- Machado), Vigo, 1968.
cha (A Coruña), 1993. - LORENZO, X.: Os oficios, Vigo, 1983.
- La construction dans la Péninsule Ibérique - Los constructores de catedrales: el camino de
(XIe-XVIe). Approche économique et Santiago, León, 1993.
sociale (dirigido por D. MENJOT y A. - Los Reyes y Santiago. Exposición de documen-
RUCQUOI), Cahiers de la Méditerranée, tos reales de la catedral de Santiago de
31, 1985. Compostela, dirigida por J. I. CABANO
- L´artista-artesà medieval a la corona d´Aragó VÁZQUEZ, Santiago, 1988.
(ed. a cargo de J. YARZA y F. FITÉ), - LOSCERTALES DE G. DE VALDEAVELLA-
Lleida, 1999. NO, P.: Tumbos del monasterio de Sobra-
- La piedra en Galicia, Santiago, 1997. do de los Monjes (2 vol.), Madrid, 1976.
- LEIRÓS FERNÁNDEZ, E.: “Los tres Libros - LUCAS ÁLVAREZ, M.: Tumbo A de la cate-
de Aniversarios de la catedral de San- dral de Santiago, Santiago, 1998.
tiago de Compostela”, Compostella- -LUCAS ÁLVAREZ, M. y LUCAS DOMÍN-
num, XV, 2, 1970, p. 179-254. GUEZ, P.: El monasterio de San Clodio
- LEIRÓS, E. y LEIRÓS, M. de los A.: “Docu- do Ribeiro en la Edad Media. Estudio y
mentos sobre el puente de Orense”, documentos, A Coruña, 1996.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

- MACHADO, J. P.: Dicionário etimológico da of St. James (ed. de J. Williams y A. Sto-


língua portuguesa (2 vol.), s.l., 1952. nes), Tübingen, 1992, p. 207-227. 89
- MANSO PORTO, C.: “El códice medieval - MORALEJO ÁLVAREZ, S.: “Santiago de
del convento de Santo Domingo de Compostela: La instauración de un
Santiago (I)”, Archivo Dominicano, III, taller románico”, Talleres de arquitectu-
1982, p. 117-164 y 303-306. ra (1995), p. 127-144.
- MANSO PORTO, C.: “El documento de - MÜLLER, W.: “Le dessin technique à l´épo-
1161 relativo a la supuesta interven- que gothique”, Les bâtisseurs (1989), p.
ción del Maestro Mateo en la cons- 237-254.
trucción del puente de Cesures”, Actas - MÜNZER, Jerónimo: Viaje por España y Por-
simposio internacional sobre “O Pórtico tugal (1494-1495), Madrid, 1991.
da Gloria e a Arte do seu tempo” (Santia- - MURGUÍA, M.: Historia de Galicia, vol. II,
go, 1988), Santiago, 1991, p. 103-115. Coruña, 1905 (2ª ed.; reed.: Bilbao, 1979).
- MANSO PORTO, C.: Arte gótico en Galicia: - NÚÑEZ RODRÍGUEZ, M.: “De la univer-
Los dominicos (2 vol.), La Coruña, 1993. salidad del pueblo elegido al valor del
- MANSO PORTO, C.: “El arte gótico” en credere”, Santiago, la catedral (2000), p.
Yzquierdo Perrín y Manso Porto 99-129.
(1993), p. 253-455 y 485-501. - OCAÑA EIROA, F. X.: San Xoán de Portoma-
- MARÍAS, F.: “El problema del arquitecto en rín, Santiago, 1987.
la España del siglo XVI”, Academia, 48, - O Pórtico da Gloria e o seu tempo (Catálogo da
1979, p. 173-216. exposición conmemorativa do VIII cen-
- MARTÍNEZ MELÉNDEZ, M. del C.: Estudio tenario da colocación dos dinteis do
de los nombres de los oficios artesanales en Pórtico da Gloria da catedral de Santia-
castellano medieval, Granada, 1995. go de Compostela), Santiago, 1988.
- MARTÍNEZ SUEIRO, M.: Fueros municipa- - OTERO TÚÑEZ, R.: Rastreando los orígenes
les de Orense, Orense, 1912. de mi Universidad, Santiago, 1985.
- MATEO SEVILLA, M.: “El descubrimiento - OTERO TÚÑEZ, R. e YZQUIERDO PERRÍN,
del Pórtico de la Gloria en la España R.: El coro del Maestro Mateo, La Coru-
del siglo XIX”, Actas simposio interna- ña, 1990.
cional sobre “O Pórtico da Gloria e a Arte - PALLARES Y GAIOSO, J.: Argos Divina.
do seu tempo” (Santiago, 1988), Santia- Sancta Maria de Lugo de los Ojos gran-
go, 1991, p. 457-477. des, Fundacion, y Grandezas de su Igle-
- MATEO SEVILLA, M.: El Pórtico de la Gloria sia, Sanctos naturales, Reliquias, y Vene-
en la Inglaterra Victoriana. La invención rables Varones de su Ciudad, y Obispado,
de una obra maestra, Santiago, 1991. y Arçobispos que en todos imperios la
- MAYÁN FERNÁNDEZ, F.: “Fecha de dedi- gouernaron, Santiago, 1700 (facsímil:
cación de la Santa Iglesia Catedral de Lugo, 1988).
Mondoñedo”, Boletín de la Comisión - PANOFSKY, E.: Arquitectura gótica y pensa-
Provincial de Monumentos de Lugo, VII, miento escolástico, Madrid, 1986.
1960-1964, p. 13-15. - PARKER, K. M.: Vocabulario de la Crónica
- MONTERO DÍAZ, S.: “La colección diplo- Troyana, Salamanca, 1958.
mática de San Martín de Jubia”, Bole- - Patronos, promotores, mecenas y clientes
tín de la Universidad de Santiago de (Actas del VII Congreso Español de
Compostela, 1935, p. 3-159. Historia del Arte, Murcia, 1988), Mur-
- MORALEJO ÁLVAREZ, S.: Escultura gótica cia, 1992.
en Galicia (1200-1350), Santiago, 1975. - PENSADO TOMÉ, J. L.: Estudios etimológicos
- MORALEJO ÁLVAREZ, S.: “Notas para galaico-portugueses, Salamanca, 1965.
unha revisión da obra de K. J. - PÉREZ COSTANTI, P.: Notas viejas galicia-
Conant” en Conant (1983), p. 89-116. nas, Santiago, 1993 (1ª ed.: Vigo, 1925-
- MORALEJO ÁLVAREZ, S.: “Artistas, patro- 1927).
nos y público en el arte del Camino de - PÉREZ COSTANTI, P.: Diccionario de artistas
Santiago”, Compostellanum, XXX, 3-4, que florecieron en Galicia durante los
1985, p. 395-430. siglos XVI y XVII, Santiago, 1930 (fac-
- MORALEJO ÁLVAREZ, S.: “The Codex símil: Santiago, 1988).
Calixtinus as an Art-Historical Sour- - PÉREZ RODRÍGUEZ, F. J.: La Iglesia de San-
ce”, The Codex Calixtinus and the Shrine tiago de Compostela en la Edad Media: El

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

Cabildo Catedralicio (1110-1400), Santia- edificios antiguos en Galicia (tesis de doc-


90 go, 1996. torado en microficha), Santiago, 1996.
- PORTELA FERNÁNDEZ-JARDÓN, C.: “A - RODRÍGUEZ COLMENERO, A.: “Historia
importancia do granito na arquitectu- del arte romano en Galicia”, en Váz-
ra galega”, A pedra no restauro (1987), quez Varela y Rodríguez Colmenero
p. 21-31. (1993), p. 235-501.
- PORTELA SILVA, E; PALLARES MÉNDEZ, - RODRÍGUEZ ESTÉVEZ, J. C.: Los canteros
M. C.; GELABERT GONZÁLEZ, J. E.; de la catedral de Sevilla. Del gótico al
JIMÉNEZ GÓMEZ, S.; LÓPEZ ALSI- renacimiento, Sevilla, 1998.
NA, F. y PUENTE MÍGUEZ, J. A.: “Le - RODRÍGUEZ FRAIZ, A.: “Latín dos can-
bâtiment à Saint-Jacques de Compos- teiros” en la voz “Canteiros” de la
telle (1075-1575): demande, finance- Gran Enciclopedia Gallega, V, Gijón,
ment, travail et techniques”, La cons- 1974, p. 5-6.
truction dans la Péninsule Ibérique - RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, A.: Las fortale-
(XIe-XVIe). Approche économique et zas de la mitra compostelana y los
sociale (dirigido por D. MENJOT y A. “Irmandiños”. Pleito Tabera-Fonseca (2
RUCQUOI), Cahiers de la Méditerranée, vol.), Santiago, 1984.
31, 1985, p. 7-34. - RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, A.: Libro do
- PORTELA SILVA, M. X.: Documentos da Concello de Santiago (1416-1422), San-
Catedral de Lugo. Século XV, Santiago, tiago, 1992.
1998. - RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, A. y ARMAS
- PORTELA SILVA, M. J. y GARCÍA ORO, J.: CASTRO, J.: Minutario Notarial de Pon-
“La iglesia y la ciudad de Lugo en la tevedra (1433-1435), Santiago, 1992.
Baja Edad Media. Los señoríos. Las - RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, A. y MILLÁN
instituciones. Los Hombres”, Liceo GONZÁLEZ-PARDO, I.: Livro do Con-
Franciscano, XLIX, 148-150, 1997. cello de Pontevedra. 1431-1463, Ponte-
- PUENTE MÍGUEZ, J. A.: “La catedral góti- vedra, 1989.
ca de Santiago de Compostela: un - ROSENDE VALDÉS, A. A.: El Grande y Real
proyecto frustrado de D. Juan Arias Hospital de Santiago de Compostela, San-
(1238-1266)”, Compostellanum, XXX, 3- tiago, 1999.
4, 1985, p. 245-275. - RUBIO SAMPER, J. M.: “La figura del
- PUENTE MÍGUEZ, J. A.: “Catedrales góti- arquitecto en el período gótico. Rela-
cas e iglesias de peregrinación: la pro- ciones entre España y el resto de
yectada remodelación de la basílica Europa”, Boletín del Museo e Instituto
compostelana en el s. XIII y su inci- “Camón Aznar”, XXII, 1985, p. 101-115.
dencia en el marco urbano”, Los Cami- - SAMPEDRO Y FOLGAR, C.: Documentos,
nos y el Arte (Actas del VI Congreso inscripciones, monumentos, extractos de
Español de Historia del Arte, Santiago, manuscritos, tradiciones, noticias, etc.
1986), vol. II: El Arte en los Caminos, para la Historia de Pontevedra, Ponteve-
Santiago, 1989, p. 121-133. dra, s.a.
- PUENTE MÍGUEZ, J. A.: “La frustrada - SÁNCHEZ CARRERA, M. del C.: El Bajo
catedral gótica de Santiago de Com- Miño en el siglo XV. El espacio y los hom-
postela: ¿eslabón perdido en las rela- bres, A Coruña, 1997.
ciones artísticas entre Francia y Espa- - Santiago de Compostela, Laracha (A Coruña),
ña durante el siglo XIII?”, Gotische 1993.
Architektur in Spanien. La arquitectura - Santiago. La esperanza, Santiago, 1999.
gótica en España (Gotinga, 1994), ed. - Santiago, Camino de Europa. Culto y cultura
por C. FREIGANG, Madrid, 1999, p. en la peregrinación a Compostela, Santia-
41-57 y 377-379. go, 1993.
- RECHT, R.: “L´art gothique: une introduc- - Santiago, la catedral y la memoria del arte (ed.
tion” y “Les traités pratiques d´architec- a cargo de M. NÚÑEZ RODRÍGUEZ),
ture gothique” , Les bâtisseurs (1989), p. Santiago, 2000.
17-39 y 279-285, respectivamente. - SCHÖLLER, W.: “Le dessin d´architecture à
- RIVAS BREA, T.: Mecanismos de alteración de l´époque gothique”, Les bâtisseurs
las rocas utilizadas en la construcción de (1989), p. 227-235.

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Los maestros de obras y la construcción en Galicia durante la Edad Media

- SICART, A.: Pintura medieval: la miniatura, en la catedral de Orense (1471-1498)”,


Santiago, 1981. Porta da Aira, 6, 1994-1995, p. 37-98. 91
- SIMSON, O. von: La catedral gótica. Los orí- - VÁZQUEZ CASTRO, J.: “La Berenguela y
genes de la arquitectura gótica y el con- la Torre del Reloj de la catedral de
cepto medieval de orden, Madrid, 1989. Santiago”, Sémata, 10, 1998, p. 111-148.
- SUÁREZ OTERO, J.: “La catedral de Santia- - VÁZQUEZ CASTRO, J.: El arte religioso de
go de Compostela: cien años de las Órdenes Militares en la Galicia medie-
arqueología”, La Península Ibérica y el val: Orden de Santiago, publicado en
mediterráneo entre los siglos XI y XII formato CD por la Universidad de
(Codex Aqvilarensis, 14), Aguilar de Santiago, Tesis Doctorales 98, disco II,
Campoo (Palencia), 1999, p. 39-71. Santiago, 1999.
- Synodicon Hispanum I: Galicia (dirigida por - VÁZQUEZ CASTRO, J.: “El cimborrio góti-
A. GARCÍA y GARCÍA), Madrid, co de la catedral de Santiago de Com-
1981. postela”, en prensa.
- TAÍN GUZMÁN, M.: Trazas, planos y proyec- - VÁZQUEZ CASTRO, J. y CHAO CASTRO,
tos del Archivo de la Catedral de Santiago, D.: “La Edad Media”, Fontes e documen-
A Coruña, 1999. tos para a Historia da Arquitectura e do
- Talleres de arquitectura en la Edad Media (ed. a Urbanismo en Galicia (coordinado por
cargo de Roberto Cassanelli, con ensa- A. VIGO TRASANCOS), en prensa.
yo introductorio de Dieter Kimpel), - VÁZQUEZ DE PARGA, L.; LACARRA, J.
Barcelona, 1995. M. y URIA RIU, J.: Las peregrinaciones a
- TATO PLAZA, F. R.: Libro de notas de Álvaro Santiago de Compostela (3 vol.),
Pérez, notario da Terra de Rianxo e Post- Madrid, 1948-1949 (ed. facs.: Pamplo-
marcos (1457), Santiago, 1999. na, 1992).
- Tesoros de la Real Chancillería de Valladolid: - VÁZQUEZ SEIJAS, M.: Fortalezas de Lugo y
planos y dibujos de arquitectura, Valla- su provincia, vol. I, Lugo, 1983 (1ª ed.:
dolid, 1988. Lugo, 1955).
- TORRES REINO, X.: “Unha lauda do cemi- - VÁZQUEZ VARELA, J. M. y RODRÍGUEZ
terio de Santa María a Nova de Noia”, COLMENERO, A.: Arte prehistórico y
Actas del V Coloquio Internacional de romano (vol. IX de Galicia. Arte), A
Gliptografía (1988), I, p. 153-163. Coruña, 1993.
- TORRES REINO, X. M.: “A necrópole de - VIGO TRASANCOS, A.: La fachada del
Santa María de Noia. O estado da Obradoiro de la catedral de Santiago.
cuestión”, estudio introductorio en Arquitectura, triunfo y apoteosis,
Casas (1936), Noia, 1991, s.p. Madrid, 1996.
- TORRES REINO, X. M.: “As laudas de San- - VILLAAMIL Y CASTRO, J.: “Reseña histó-
ta María a Nova de Noia”, Actas das rica de los Establecimientos de benefi-
Xornadas Internacionais de Gliptografía cencia que hubo en Galicia durante la
(1995), p. 87-102. Edad Media, y de la erección del Gran
- URGORRI CASADO, F.: “Puentes y cami- Hospital Real de Santiago fundado
nos en la provincia de La Coruña”, por los Reyes Católicos”, Galicia Histó-
Revista (Instituto “José Cornide” de rica, 4-10, 1902-1903 (las páginas se
Estudios Coruñeses), V-VI, 5-6, 1969- citan por el facs.: Santiago, 1993).
1970, p. 199-246. - VILLAAMIL Y CASTRO, J.: Iglesias gallegas
- VAAMONDE LORES, C.: Ferrol y Puente- de la Edad Media, Madrid, 1904.
deume, Coruña, 1909. - VIOLLET-LE-DUC, E.: La construcción
- VALLE PÉREZ, J. C.: La arquitectura cistercien- medieval (traducción del artículo
se en Galicia (2 vol.), La Coruña, 1982. “construcción” del Dictionnaire raison-
- VANDEKERCHOVE, C.: “L´iconographie né de l´architecture française du XIe au
médiévale de la construction”, Les XVIe siècle, 1859), Madrid, 1996.
bâtisseurs (1989), p. 61-80. - VIQUEIRA BARRIO, V.: El Castrvm Lvpa-
- VÁZQUEZ BERTOMEU, M.: “La función riae. Folleto histórico de la Byrxa o Torre
documental de la Iglesia Compostela- de Lobeira en el valle del Salnés, Ponte-
na en tiempo de los Fonseca”, Sémata, vedra, 1960.
7-8, 1996, p. 355-378. - VITERBO, J. de S. R. de: Elucidário das palav-
- VÁZQUEZ CASTRO, J.: “Las obras góticas ras, termos e frases que em Portugal anti-

[ EL APAREJADOR
E N G A
Y SU

L
PROFESIÓN
I C I A ]
Julio Vázquez Castro

gamente se usaram e que hoje regular-


92 mente se ignoram (ed. crítica de M.
PROCEDENCIA DE LAS ILUSTRACIONES
FIÚZA), 2 vol., Porto-Lisboa, s.a. (1ª
ed.: 1798).
- 1, 4, 13b, 19, 26a, 28a, 29c y 44: Autores.
- VROOM, W.-H.: “La construction des cat-
- 2: Hauschild y Hutter (1991), lám. 22 b.
hédrales au Moyen Age: une perfor-
- 3 y 36b: Santiago. La esperanza (1999), p. 263
mance économique”, Les bâtisseurs
y 579.
(1989), p. 81-90.
- 5a: Inventario artístico (1983), lám. 200.
- WATSON, P.: La construcción de las catedrales
- 5b, 5c, 8, 12a y 24a: La catedral de Santiago
medievales, Madrid, 1990.
(1993), p. 213, 270, 203 y 481.
- YARZA LUACES, J.: “Clientes, promotores y
- 6: Yzquierdo, González y Hervella (1993),
mecenas en el arte medieval hispano”,
p. 169.
Patronos, promotores (1992), p. 15-47.
- 7, 13a, 38 y 41: Yzquierdo Perrín (1993), p.
- YARZA, J.: “Artistes-artisans de la couronne
360, 359, 434 y 416.
de Castille au temps des Rois Catholi-
- 9: Biblioteca Nacional de Madrid, sign. 559,
ques. Aspects economiques et profes-
f. 182 r. (gentileza de M. A. Castiñeiras
sionnels”, Razo, 14, 1993, p. 143-156.
González).
- YARZA LUACES, J.: “Artista-artesano en la
- 10: Biblioteca Nacional de París, ms. Fr. 23,
Edad Media hispana”, L´artista-artesà
f. 119 v. (gentileza de M. D. Barral Rivadu-
(1999), p. 7-58.
lla).
- YZQUIERDO PERRÍN, R.: La arquitectura
- 11a, 11b, 17a, 39a y 39b: Rodríguez Colme-
románica en Lugo. I (Parroquias al oeste
nero (1993), p. 367, 368, 497 y 492.
del Miño), La Coruña, 1983.
- 12b y 26b: Chamoso Lamas (1981), p. 36 y
- YZQUIERDO PERRÍN, R.: Arte medieval (I)
46.
(vol. X de Galicia. Arte), A Coruña,
- 14: La piedra (1997), p. 30.
1993.
- 15, 16 y 40: Dibujos realizados por J. M.
- YZQUIERDO PERRÍN, R.; GONZÁLEZ
Yáñez Rodríguez.
GARCÍA, M. A. y HERVELLA
- 17b: La catedral de Orense (1993), p. 24.
VÁZQUEZ, J.: La Catedral de Orense,
- 18: Lucas Álvarez (1998), p. 307.
León, 1993.
- 20: Iglesias Almeida (1996), p. 190.
- YZQUIERDO PERRÍN, R. y MANSO POR-
- 21: Vázquez Castro (1998), p. 128.
TO, C.: Arte medieval (II) (vol. XI de
- 22: Ministerio de Educación, Cultura y
Galicia. Arte), A Coruña, 1993.
Deporte; Archivo de la Chancillería de
- ZEPEDANO Y CARNERO, J. M.: Historia y
Valladolid; Colección Planos y Dibujos, nº
descripción arqueológica de la basílica
57, 58, 59 y 60.
compostelana, Lugo, 1870 (reed.: San-
- 23a, 23b, 28b, 29a, 29b, 35a, 35b, 37a y 37b:
tiago, 1999).
Yzquierdo Perrín y Manso Porto (1993), p.
110, 111, 419, 423, 475, 87 y 164.
- 24b: Taín Guzmán (1999), p. 130.
- 25a, 25b y 27: Cameselle Bastos e Iglesias
Almeida (1993), p. 4 y 6.
- 30, 31, 32a, 33a, 34b y 36a: Galicia no Tempo
(1990), p. 211, 344, 343, 345, 227 y 343.
- 32b y 45: Santiago de Compostela (1993), p.
203 y 213.
- 33b: Chamoso Lamas (1980), p. 81.
- 34a: Santiago, Camino (1993), p. 349.
- 42: Ocaña Eiroa (1987), p. 63.
- 43: Acuña y Cabo (1992), portada.

También podría gustarte