Está en la página 1de 4

Ensayo de la película “El Hoyo” desde la Ética Moderna y Posmoderna

En este largometraje se ilustra el comportamiento humano en un experimento

“social” extremo, en el que las personas se deben adaptar a unas condiciones deplorables en

las que el hambre y la supervivencia individual prevalecen. Demostrando las conductas

consideras poco éticas en la modernidad, pero considerablemente debatible en la ética

posmoderna. Es así como en los siguientes puntos se puede apreciar cómo ciertas acciones

son rechazadas por la ética moderna, pero entendibles por la ética posmoderna. Cabe

resaltar que, para entender el razonamiento de este ensayo, se debe tener conocimiento

previo de lo acontecido en esta película.

En un principio, el personaje principal llamado “Goreng” al verse en una situación

angustiante de no saber en dónde se encuentra y por qué se encuentra ahí, intenta resolver

sus dudas comunicándose con otro personaje llamado “Trimagasi”, personaje que de forma

distante y apática lo que provocó fue incrementar la incertidumbre del protagonista y es en

este punto donde Goreng apela al pensamiento de una sociedad “creativa” dado que, al ver

que el anciano no resolvía sus dudas ya sea por apatía o falta de información, este decidió

comunicarse con personas que se encontraban ubicadas en el piso inferior a ellos, pero el

anciano le dijo que no hiciera tal cosa, porque las personas de un piso superior no deben

dirigirse a las personas de un piso inferior. Así mismo, le dijo que no se comunicara con los

del piso superior a ellos, porque ellos no le responderían. Demostrando así, el principio que

la ética posmoderna propone, el cual dice que la sociedad es destructiva. El pensamiento de

la actualidad no aspira al beneficio encontrado en la creatividad, sino que, por el contrario,

pienso que encontrará beneficio en la destrucción (de recursos, personas, ideales).


Pasado el tiempo en la película se da a lugar otro acto que expone el disentimiento

entre estas éticas, y esto es que los personajes mantienen una actitud no propia de ellos, si

no, impuesta por ese sistema en el que se encuentran. Ellos se adaptan al pensamiento de

que se deben satisfacer ellos sin darle importancia alguna a la satisfacción de los demás,

aun sabiendo que existían vidas en ese lugar que se verían peligrando como consecuencia

de su ideal de satisfacción propia. Este hecho es repudiado por la ética moderna, ya que esta

tiene como principio la felicidad como el fin de la ética, viendo con mal ojo el actuar de los

personajes que no piensan en la felicidad colectiva. Por otro lado, la ética posmoderna nos

dice que el hedonismo es el fin de la ética, pudiéndose entender que este actuar racional de

los personajes es aceptado.

Poco tiempo después llegaría una situación que, a pesar de colocar en divergencia a

estas éticas, al ser extrema, es rechazada por ambas. EL anciano Trimagasi con una ética

egoísta (posmoderna) decidiría acabar con la vida de Goreng, con el objetivo de lograr su

propia supervivencia. Ya que tenía planeado comérselo, esto a pesar de que Goreng había

demostrado desde un principio tener una ética individualista (moderna) que a pesar de velar

por sí mismo, no tenia intenciones de atentar con la integridad del otro individuo.

Llegando casi a la mitad de la película se nos revela los motivos del por qué cada

personaje se encuentra en ese lugar, conociendo así que Goreng entró por voluntad propia,

obteniendo como recompensa un titulo profesional, esto a pesar de las advertencias que se

les dio. Trimagasi por su lado, había ingresado para evitar la prisión, ya que antes de estar

en ese sistema, había cometido homicidio, aun así, el personaje expresa que otro factor

motivacional que lo llevó a aceptar fue el hecho de que le prometieron un cuchillo que él

deseaba con intensidad. Estas acciones reflejan lo que la ética posmoderna pretende, que es
el hecho de que las sociedades buscan utilidades (beneficios materiales o monetarios),

siendo todo lo contrario para la ética moderna que dice que las sociedades buscan la

libertad.

Finalmente, se nos presentan otros personajes que permiten demostrar actitudes y

conductas que están por encima de cualquier razonamiento ético, como ejemplo está el

personaje “Imoguiri” que está convencida de que el ser humano puede despertar la llamada

“solidaridad espontanea” para cambiar su actitud egoísta y obtener un pensamiento

cooperativo, ideal no compartido por el protagonista que demuestra que el humano no es

capaz de cambiar por sí mismo, si no que una fuerza superior a este debe incitarlo. En este

caso, el miedo, dado que amenazó a las personas de los pisos inferiores a ellos de racionar

la comida, a menos de que estén dispuestos a ingerir comida defecada. Ideal que fue

efectivo y la conducta de las personas cambió.

El otro personaje que permite ver una actitud que se presenta constantemente en la

humanidad es “Baharat” quien fue discriminado por dos personas blancas, pero esta

discriminación no se limita solo al color, si no que va más allá llegando a la religión. Uno

pensaría que en estos casos extremos en donde mantener la vida es lo primordial, estas

actitudes no se verían, pero el ser humano logra lo inesperado y mantiene ese pensar de ser

superior por el tono de piel, por la etnia, por la religión y demás factores que deberían ser

intrascendentes.

Así pues, esta película nos presenta esta discrepancia entre la ética moderna y la

posmoderna y así mismo nos muestra cómo el ser humano se desenvuelve en ambos

razonamientos y al tiempo mantiene actitudes que no corresponden a ninguna. Siendo

impredecible e inexacto determinar cómo razona la sociedad, si los instintos rigen la razón
o la razón rige los instintos. Sin embargo, estas dos corrientes permiten ver las situaciones

desde dos perspectivas contrarias y generar un dilema moral que será resulto de diferente

forma por cada individuo.

JHONNIER TORREGROSA

También podría gustarte