Está en la página 1de 6

UN ANDAR SABIO

Los versículos anteriores tratan sobre el compromiso matrimonial de la Iglesia. La


Iglesia se está dirigiendo hacia el día cuando será presentada ante la presencia de Cristo
como la esposa.
 Pero eso es algo que debe condicionar nuestra forma de vivir aquí en la tierra.
Nos dice que los hijos de Dios deben andar en la luz. Abstenerse de las prácticas malas,
los hijos de desobediencia serán juzgados por esas cosas y por lo tanto no debemos
participar con ellos sino que andemos en la luz, la cual revela el verdadero carácter de
las obras.
Recordemos que en Primera de Juan 1:7 habla de vivir en la luz así como Dios está en la
luz. Y podemos peguntarnos qué significaba vivir en la luz de Dios. Pues es vivir en
bondad o amabilidad, en justicia o rectitud moral y en sinceridad, Y esto quiere decir
siete días a la semana, no solamente los domingos; y las 24 horas al día.
Y el apóstol instruyó en cuanto a no tener nada que ver con las obras infructuosas de la
oscuridad. Un hijo de Dios, simplemente no puede participar en las obras inútiles de los
que pertenecen al reino de la oscuridad, de la misma manera que la luz y la oscuridad
no pueden mezclarse en el mundo físico.
Ahora para entrar en contexto de los versículos 15 al 21
Veamos que dice… V, 15
Éste es otro mandamiento relacionado con la vida del creyente. Se nos exhorta a vivir
con sabiduría.
Para que vivir en sabiduría?
1. Para glorificar a Dios (Ef.3:10);
2. Para realizar el servicio con excelencia (Hch.6:3);
3. Para enfrentar la oposición (Hch.6:10);
4. para enseñar y exhortar al hermano (Col.3:16);
5. Para pasar con éxito las pruebas (Stg.1:2-5);
6. Para tener buena conducta y buenas obras (Stg.3:13-15);
Nuestra forma de vivir tiene que revelar el carácter de Cristo al ser revestidos del nuevo
hombre, y la importancia de vivir para Dios. Y el objetivo principal de nuestra vida tiene
que ser el de permanecer en la voluntad de Dios. El creyente tiene que actuar en la
esfera de la voluntad de Dios de la misma manera en que el tren anda sobre los rieles, y
se supone que la conducta del creyente en este mundo demuestra que pertenece a
Cristo.
El creyente debe vivir en esta tierra demostrando que pertenece a Cristo, sin que haya
ninguna necesidad de preguntárselo.
Y el creyente sabio es el que busca la voluntad de Dios en su Palabra, y la obedece con
cuidado.
Pero Pablo también nos anima a hacerlo con “diligencia”, hubo un texto que me gusto
mucho del diario de la hora silenciosa de Jose Jordan que dice…
“Diligencia es una palabra muy importante en la vida del creyente. Diligencia es
exactitud, rigurosidad; y lo que Pablo pide es ser diligente en nuestro caminar. En cada
paso de nuestra vida, debemos meditar como caminamos, si lo estamos haciendo bien
o mal, si caminamos en sabiduría o en necedad. El necio conoce de Dios pero no
practica lo que él manda. En contraste, el sabio conoce y práctica lo que la Biblia le
enseña. El necio no sabe cuál es la voluntad de Dios, pero el sabio la conoce y la vive
cada día de su vida. ¿Cómo puedo ser sabio y no necio? Debo dar lugar al Espíritu Santo
y ser lleno de él.” (Diario de la hora silenciosa)
 Según este pasaje, el área de nuestra vida en la que debemos actuar con
sabiduría es
La Conducta: Ef.5:15
v. 16
Entonces…Si somos sabios y diligentes no desperdiciaremos el tiempo, sino que
haremos buen uso de cada momento. “Aprovechando al máximo cada oportunidad
para hacer todo lo que el Señor nos ha instruido hacer en su Palabra”.
Satanás sabe cuán importante es nuestro tiempo y siempre tratará de hacernos pensar
en miles de cosas “importantes” y que son “prioridad” (Como ver series, películas,
dormir, pereza, ) pero que no son la voluntad de Dios. Hay que aprovechar bien el
tiempo porque los días son malos. (Ejemplo: perdió la oportunidad de compartir a un
vecino y días después murió de un infarto, muriendo eternamente perdido)
 Según este pasaje, el área de nuestra vida en la que debemos actuar con
sabiduría es:
El tiempo: Ef.5:16
V 17
El Señor no quiere que seamos insensatos gastando la vida viviendo sin motivos ni
metas. Sino que él tiene un plan o propósito para cada uno de sus hijos y a medida que
estudiamos su Palabra, el Espíritu nos revelara todo lo que el Señor quiere que
hagamos y que vivamos en una vida piadosa donde meditemos la Palabra e imitemos a
Dios mismo y su amor.
 Según este pasaje, el área de nuestra vida en la que debemos actuar con
sabiduría es:
La mente: Ef.5:17
V 18
Lo que el apóstol Pablo estaba haciendo era una comparación. Él estaba diciendo: No
os embriaguéis con vino. ¿Por qué? Porque ese estado estimula temporalmente, sólo
por un momento; y conduce a las personas a un descontrol en todos los órdenes de su
vida, dejando una sensación de abatimiento o decaimiento. Y eso no es precisamente lo
que las personas necesitan. Ahora, es cierto que las personas sienten una necesidad
por algo y como resultado recurren al alcohol. Si no son hijos de Dios, no tienen otros
recursos para hacer frente a su vacío interior. Sin embargo el creyente es controlado
por el Espíritu Santo.
¿Y qué significa, estar lleno o controlado por el Espíritu Santo?
1. Lo que no es :
 El bautismo por el E.S.
 La morada del E. S. en el creyente
 La unción del E.S.
 El sello del E.S.
 Las arras del E.S.
Pues todas estas obras del E. tuvieron lugar en el mismo momento en
que creímos en el Evangelio.
Pero la llenura del Espíritu Santo es distinta a las obras anteriores que
realiza el Espíritu en la vida de una persona cuando cree el Evangelio.
Esas son hechas sin la ayuda del creyente, mientras que en este caso le
manda a los creyentes: “sed llenos del Espíritu”. Esto no es algo
automático sino que depende de la voluntad del creyente pues el va a
decidir si va dejar al Espíritu llenarle o no.
Sabemos que el Espíritu es la tercera Persona de la Trinidad y como
persona no puede ser dividida o repartida en una cantidad variable. Sino
que tenemos al Espíritu o no lo tenemos. Él es una persona. (Ejemplo el
vaso con agua)
Entonces un borracho está bajo el control del alcohol, pero el creyente
debe estar bajo el control del Espíritu Santo en cada parte de su ser, en
todo lo que hace, no solo en la sala de nuestra casa o de nuestro corazón
como antes lo menciono Sebas.
Es un estado donde Dios está en control, empapándonos de su Ser,
trayendo bendición a todos en nuestro alrededor.
La persona que está bebiendo en exceso está poseída por la bebida. Uno puede
darse cuenta cuándo está ebria, pero en contraste, es el Espíritu Santo quien
debería poseer al creyente. Es una intoxicación divina la que tiene que satisfacer
su necesidad. 
La vida del cristiano y su experiencia de estar siendo controlado por el Espíritu Santo
están estrechamente relacionadas. Pablo dijo que el creyente debería vivir cuidadosa y
prudentemente, siendo lleno del Espíritu.
Un creyente controlado por el Espíritu no sólo vive sabiamente, sino que su carácter
cristiano se caracteriza por la presencia del fruto del Espíritu, como podemos ver en
Gálatas 5:22-23.

Ahora, el ser llenos del Espíritu Santo es, probablemente, como el automovilista que en
una estación de servicio pide que le llenen el tanque de combustible. Nosotros mismos,
como creyentes, al comenzar por la mañana el día, le podemos decir a Dios: "Señor.
Quiero vivir hoy controlado por el Espíritu y no puedo hacerlo por mí mismo. Necesito
Tu ayuda". 
Así como nuestro coche necesita ir una y otra vez a la estación de servicio para reponer
el combustible. Así mismo Necesitará ser llenado al día siguiente. Nuestra vida es como
ese viejo tanque de combustible que necesita ser lleno nuevamente. Yo creo que
muchos de nosotros hemos sentido esa sensación y aun estando en un ambiente como
este. A veces podemos tropezar y caer, como un niño que hasta ahora esta
comenzando a andar, pero se levanta y lo intenta otra vez, hasta que un día caminará
normalmente. Entonces Dios quiere que tu y yo aprendamos a caminar bajo la guía y
control del Espíritu Santo.
Pero podemos preguntarnos… ¿de forma práctica, Como podemos
verlo realizado en nuestra vida cotidiana?
1 debemos confesar y desechar todo nuestro pecado (Apagamos la voz
del Espiritu y rechazamos su consejo y voluntad)
2 Debemos someternos completamente a la voluntad y control divinos
(No podemos experimentar la plenitud del Espiritu, ser llenos de el, si no
rendimos nuestra vida al Señor).
3 Debemos dejar que la Palabra de Cristo more en abundancia en
nosotros. (La Palabra es nuestro alimento espiritual y debemos excavar
en lo más profundo de ella hasta encontrar los tesoros de la verdad, que
nos haga más al carácter de Cristo).
 Según este pasaje, el área de nuestra vida en la que debemos actuar con
sabiduría es:
El cuerpo: Ef.5:18
19
Ahora, ¿cuál es una de las evidencias del estar llenos del Espíritu? Dice aquí: Hablando
entre vosotros con salmos, con himnos y canciones espirituales, cantando y alabando al
Señor en vuestros corazones.  Esta reacción era la manifestación de la llenura o
plenitud del Espíritu porque Él trae alegría a la vida del cristiano.
Y Aquí lo que Pablo quiere es hacer un hincapié o énfasis en como la persona que está
llena del Espíritu tendrá comunión con otros santos, animándose y edificándose
mutuamente por medio de salmos, himnos y canticos espirituales.
Sencillamente la iglesia en plenitud del Espíritu se caracteriza por la exaltación a Dios y
la acción de gracias, siendo evidentes el dominio propio, la exhortación y la humillación
mutua.
Y siempre debe haber un canto al Señor en nuestro corazón.

El hijo de Dios no necesita estímulos externos como el alcohol u otros recursos para
disfrutar de la vida o expresar su alegría, que es la alegría que proporciona el Señor.
Esta plenitud de alegría se siente por medio de nuestra relación de comunión y
compañerismo con el Padre y con Jesucristo (como vemos en 1 Juan 1:3-4). Y esa clase
de alegría proviene de la llenura, de la plenitud del Espíritu Santo.
 Según este pasaje, el área de nuestra vida en la que debemos actuar con
sabiduría es:
Las relaciones: Ef.5:19
V 20
Otra evidencia de estar llenos del Espíritu Santo es dar gracias a Dios, es decir, tener
siempre una actitud de agradecimiento. 
La plenitud del Espíritu Santo produce una vida de agradecimiento, de manera que
podemos dar sinceramente gracias a Dios por todas las cosas. Aun de ser agradecidos
cuando las cosas marchan mal.
Según este pasaje, el área de nuestra vida en la que debemos actuar con sabiduría es:
Y las actitudes: Ef.5:20
21
“Someteos”
También es tener la actitud de un siervo, estimando “a los demás superiores” a uno
mismo fil 2:3-7.
No es un orden de mando o autoridad, sino de una actitud humilde y abnegada que
busca el bien de los demás.
Y este versículo conecta lo que antecede con lo que sigue en los versículos más
adelante.

Un sabio se identifica en su andar por

 La Conducta: Ef.5:15 La atención y cuidado que pone en los detalles de su


caminar
 El tiempo:  Ef.5:16Aprovechar bien el tiempo
 La mente: Ef.5:17Ser entendido en la voluntad de Dios
 El cuerpo: Ef.5:18Mantenerse en el control del espíritu Santo
 Las relaciones: Ef.5:19 Hablar con salmos e himnos alabando al Señor
 Y las actitudes: Ef.5:20Dar siempre gracias a Dios por todo
 Actitud de sumisión ef 5:21busca el bien de los demás

Al respecto de un andar sabio, Warren W. Wiersbe escribe así:


¡Cuá n necio es andar a tropezones por la vida y nunca procurar conocer la voluntad
del Señ or! En lugar de andar con “Exactitud” (equivalente a diligente), muchos yerran
el blanco, y acaban sufriendo en algú n desvío. Dios quiere que seamos sabios y
comprendamos su voluntad para nuestras vidas. A medida que obedecemos su
voluntad, “aprovechamos las oportunidades” (aprovechando bien el tiempo) y no
desperdiciamos el tiempo, ni la energía, ni el dinero, ni el talento en lo que está fuera
de su voluntad. Las oportunidades perdidas nunca se recuperan; han desaparecido.
(Bosquejos expositivos, P.393)
Entonces para finalizar tenemos que reconocer que vivir sabiamente en un mundo de
necedad no es nada fácil. Pero tenemos la esperanza de que si Dios nos lo pide es
porque es posible para nosotros, y además el esta dispuesto a extendernos su mano de
ayuda, es decir, Su Espiritu en fortaleza y Cristo esta de nuestro lado.