Está en la página 1de 4

Universidad Central de Venezuela

Facultad de Humanidades y Educación

Escuela de Artes

Metodología de la Enseñanza Musical

Prof.: Milenna Riera. Alumna: Selene Salgado

Elementos básicos de la dirección

La dirección musical es un área de suma importancia dentro de los campos


orquestal y coral, y al igual que estos, requiere de preparación e instrucción
para el correcto desempeño de dicha profesión. El director sin lugar a dudas
lleva consigo el peso de la toma de decisiones y la coordinación frente a un
complejo musical, con la finalidad de lograr el óptimo resultado tras la ejecución
de la agrupación dirigida.

La relación entre el director y el conjunto musical puede llegar a ser como la


relación del músico con su instrumento. De esta manera se plantea a la
orquesta “como un gran instrumento único, y al director como el intérprete que
toca este instrumento, expresando los sentimientos e ideas sonoras del
compositor, o incluso las suyas propias. Cabe notar que si bien las funciones
de cada director son las mismas, la forma como cumplen estas funciones es lo
que los distingue” (Burgos, 2017)

Ahora bien, hay ciertos parámetros que deben cumplirse durante la formación
de un director, pues es necesario destacar que no cualquiera puede ejercer el
oficio de director musical, se requiere un conocimiento exhaustivo de
elementos básicos como: las figuras de marcaje, subdivisiones, tipos y
estructuras de compases, gestos conclusivos, cadencias, tipos de anacrusas y
el empleo de las mismas –entendiendo que las anacrusas en el lenguaje
técnico del director son las unidades de pulso que el director da antes de
comenzar la interpretación de la música, o antes de efectuar un cambio de
movimiento o de matiz1- , entre otros.

Según Lola Fernanda Jurado Arias (2017) hay unos requisitos básicos para el
buen desempeño del director, estos son: la postura, la cual debe ser estable y
relajada, además de “sobria, elegante y cómoda”; y la comunicación gestual,
entendiendo esta última como uno de los elementos indispensables para el
oficio de director, pues el gesto (facial y corporal, inclusive sonoro) es en efecto
un elemento que promoverá y delimitará la respuesta de la orquesta o del coro.
Un simple levantamiento de cejas, una respiración suave o enérgica, un
asentimiento de la cabeza, un pequeño salto, pueden ser un espejo para la
agrupación musical que reaccionará correspondiéndole.

“Una persona que dirija una música religiosa contemplativa y no emplee un


gesto plenamente identificado con el espíritu de esa música y con el
recogimiento que requiere no dirige técnicamente; por muy bien que mueva sus
brazos, su música no dejará de ser un engaño” (Mariano Fernández)

El gesto es por lo tanto un elemento fundamental para la dirección, al


establecer el tempo, el carácter, la dinámica, la articulación 2, e inclusive los
silencios.

Además de esto el director musical, tanto de coros como de orquestas, debe


poseer un conocimiento profundo no solo de las piezas que deben interpretar
los músicos bajo su dirección, también de la historia alrededor de la pieza,
incluyendo los precedentes de interpretación de la misma, las condiciones
históricas, las limitaciones físicas que existen a nivel instrumental para los
ejecutantes, y las exigencias que representa en lo particular y en lo general
para la agrupación que deberá interpretar dicha pieza. Es decir, debe formarse
de un criterio musical elevado.

Desde el manejo de la batuta como una extensión del brazo, hasta el estudio
detenido de las estructuras contenidas en un compás, todo termina siendo
elemental en la mecánica del director. Se debe tener dominio de los planos

1
file:///C:/Documents%20and%20Settings/Administrador.DESKTOP.003/Mis
%20documentos/LaTecnicaEnLaDireccionMusical.pdf
2
Busch, B. (1984). El director de coro (1st ed.). Madrid: Real Musical.
físicos en los que se va a desenvolver con sus manos o con la batuta, esto
comprende el marcaje de 2/4, 3/4 y 4/4 que son los pulsos básicos en la
dirección.

Otro de los elementos de los cuales debe tener noción el director es el del
fraseo, “basado en la construcción de tensión y posterior relajación” 3, y el
clímax musical, referido al “grado de tensión derivado del uso de cualquier
numero de artificios compositivos por parte de los compositores en diversos
períodos de la historia de la música”4; aunque ambos son elementos intuitivos
para el músico, deben ser estudiados para concientizar los estados de las
frases musicales, si son simétricas o asimétricas con relación a la subida -arsis-
y la bajada -thesis- de la intensidad melódica, si hay tensiones armónicas que
redireccionen los puntos de clímax, etc… Afianzar estos conocimientos y
llevarlos a la práctica consciente, es asegurar una acertada dirección de las
líneas melódicas y las estructuras armónicas de la música.

Visto así, el director dista mucho de ser simplemente un músico que marca los
tempos de una pieza musical. Debido a su oficio debe saber analizar una pieza
armónicamente, determinar donde se encuentran modulaciones, tener un
dominio de los pulsos rítmicos internos, y he aquí uno de los elementos con
mayor peso en su oficio: decidir sobre los cambios de tempo y la ecualización
de la agrupación que está bajo su dirección. Esta ecualización es el balance
que se logra solo con el control de las dinámicas, también llamado “equilibrio”
(Busch, 1984).

El rol del director llega a ser tan cercano al rol del maestro que a veces se
encuentran en el mismo camino, pues el director a parte de sus conocimientos
debe tener la capacidad para lograr impartirlo de manera comprensible, debe
lograr un equilibrio entre sus instrucciones y las intuiciones musicales de los
propios integrantes del coro o la orquesta, de esa manera el director, más que
una especie de jefe musical, será un guía y un líder.

Bibliografía
3
Busch, B. (1984). El director de coro (1st ed.). Madrid: Real Musical.
4
Idem
Burgos, E. (2007) Una aproximación a la dirección orquestal en Venezuela
desde 1950 (Maestría). Universidad Simón Bolívar/ pp. 11-15

Busch, B. (1984). El director de coro (1st ed.). Madrid: Real Musical.