Está en la página 1de 3

CASO PARMALAT

NOMBRE DE LOS INTEGRANTES: Juan David Esquea Mendoza, Juliana Román


Montes.

CUESTIONARIO
Responda (en sus propias palabras) a continuación las siguientes preguntas relacionadas
con el caso:
1) ¿Qué suceso detonó la caída de Parmalat? Y ¿Cómo se llevó a cabo el fraude?
2) ¿Qué controles fallaron al interior de la empresa?
3) ¿Cómo se vieron involucrados los contadores/auditores en este caso de fraude?
4) ¿Qué consecuencias se derivaron de este caso a nivel legal y profesional?
5) ¿Qué aspectos (principios) del código de ética incumplieron los
contadores/auditores?

SOLUCIÓN
1. El nivel de quiebra en el que entro Parmalat es uno de los más grandes en toda la
historia del capitalismo, incluso comparable con el siempre recordado caso de
Enron de EE.UU. Estas dos corporaciones siguieron la misma lógica de fraude,
señalaban como ganancia lo que realmente eran puras pérdidas, incluso obligaron
a sus empleados a comprar acciones.

La estrategia de Calisto Tanzi, ex presidente de la compañía, era generar una


imagen positiva de esta, para así atraer cada vez más inversiones. Incluso, la
denominaba la “Coca-Cola de las leches”. Para lograr una buena percepción por
parte de los consumidores sobre la empresa invirtió mucho dinero en publicidad.
De esta manera, Parmalat llegó a auspiciar a todo tipo de deportes como por
ejemplo futbol (equipo primera división), beisbol, basket femenino y fórmula 1. Algo
bastante particular e incluso ostentoso para una empresa del sector lácteo.

¿Cómo se llevo a cabo el fraude? se usaron algunas transacciones difíciles de


descifrar, el presunto fraude se amparó en técnicas muy básicas. Durante años, se
falsificaron burdamente documentos en un escáner y luego se pasaron varias
veces por un fax para hacerlos parecer más auténticos. Los sellos oficiales, dicen
investigadores, fueron claramente manipulados.
Cuatro veces al año, cuando era la hora de que Parmalat revelara sus resultados
trimestrales, se inflaban las transacciones y cuentas financieras. Durante los
últimos cuatro años, todos estos ajustes fueron hechos a través de una filial en las
Islas Caimán llamada Bonlat Financing Corp. Un ejemplo: Una filial de Parmalat
aseguró haber vendido suficiente leche a Cuba como para dar a cada cubano
cerca de 210 litros de leche al año.
De todas maneras, las primeras señales del presunto fraude no salieron a la luz
pública hasta hace cerca de dos semanas, cuando Parmalat dijo que Bank of
América Corp. le había informado que una cuenta mantenida por Bonlat con 3.900
millones de euros no existía.

2. La auditoría interna tuvo mucho que ver, según nuestra perspectiva, ya que se les
dio mucha confianza a los responsables del fraude, no hubo segregación de
funciones, es decir, siempre una sola persona podía realizar varias funciones entro
de la empresa, no se concientizo a los trabajadores sobre la importancia del
código de ética profesional, no se implemento la línea de denuncia anónima, que
estos tiempos eran muy útiles.

3. Frente a este caso quedaron mal vistos, ya que se genero cierta desconfianza en
Europa, empezando porque el fraude lo genera el contador oficial ejecutivo Fausto
tonna, en una actuación irresponsable, poco profesional sin tener en cuenta la
ética y la moral por la cual debe actuar todo profesional, además, los auditores
internos de la empresa, fueron ineficaces, se les permitió a los responsables de
este hecho, hacer lo que querían, les falsificaron recibos, bonos, certificados, lo
cual los auditores nunca descifraron, también cabe destacar que Luciano, el jefe
de auditoría, fue quien ayudo a montar el sistema para desviar fondos a paraísos
fiscales.

4. En consecuencia a lo acontecido, el presidente Berlusconi aceleró la aprobación


de un decreto de ley para permitir salvar a grandes empresas insolventes. Las
condiciones eran que estas superen a los mil trabajadores y que tengan deudas
mayores a 100 millones de euros. A través de este nuevo decreto de ley se busco
que casos como los de Parmalat no vuelvan a ocurrir y que toda la cadena de
valor no se vea afectada (proveedores de leche, trabajadores de toda la industria,
accionistas, etc.) El impacto económico de este escándalo alcanzó el 1% del PBI
italiano. Por ende, afecto a la economía de los países y a la de los países en los
cuales la empresa operaba ante la falta de oferta de la empresa italiana.

 Este caso nos lleva a la reflexión de que si se hubieran podido detener las cosas
antes. Deloitte recibió una alerta a inicios del 2001 de Wanderley Olivietti, auditor
en Brasil de Deloittle informando sobre operaciones de una subsidiaria en
Islas Caimán de Parmalat. Sin embargo, Deloitte Italia no encontró ninguna
operación fraudulenta por lo que siguió respaldando a Parmalat hasta que el
fraude salió a la luz en gran magnitud. 

El caso de Parmalat no solo creó un clima de "desconfianza" entre los grandes


empresarios del mundo. También genero pérdidas monumentales a los principales
proveedores la materia prima; es decir, al productor primario, quien hasta hoy
exige una indemnización por las grandes pérdidas. Asimismo, se dejó sin empleo
a miles de trabajadores de Parmalat que no tenían ningún tipo de vinculación en el
caso. 

5. La ética en el contador público está regida, en el caso colombiano, por el código


de ética profesional (Ley 43 de 1990), en el cual se encuentran los diez principios
básicos que se asemejan a los diez mandamientos a nivel moral que rigen la
conducta de los contadores públicos, sin excepción alguna. Los principios
enunciados por la ley son:

1. Integridad: el contador público, además de sus cualidades técnicas, debe contar


con unas cualidades a nivel ético y a nivel moral para que así pueda
desempeñarse de una forma correcta en su ejercicio profesional.
2. Objetividad: este principio fundamentalmente hace referencia a la forma como
el contador público argumenta su forma de tomar una decisión sin que exista
sesgo alguno. Una situación en la que se espera se logre este fin, es cuando el
revisor fiscal emite su dictamen acerca de los estados financieros de cualquier
ente económico.
3. Independencia: el contador público debe regirse por su opinión. Esto significa
que debe ser autónomo a la hora de tomar una decisión. Si no fuese
independiente, podría ser manipulado para hacer cambiar su opinión o punto de
vista.
4. Responsabilidad: es un principio indispensable en todo contador público, ya
que ésta debe estar presente en todos sus actos, sin importar el tipo de cargo que
se esté ejerciendo. La responsabilidad, además de ser un valor inherente al ser
humano, es fundamental para todos los niveles de la profesión contable.
5. Confidencialidad: la relación del contador público con el medio exterior debe ser
excelente, en especial con sus clientes, en términos del compromiso que se pacta
con respecto a la reserva de la información que se tendrá en el caso que se esté
asesorando o laborando.
6. Observaciones de las disposiciones normativas: el contador público debe
realizar su trabajo de acuerdo a la normatividad que promulga el Estado; además,
debe estar disponible a todas las sugerencias y recomendaciones por parte de sus
clientes y colegas. 7. Competencia y actualización profesional: el contador público
sólo debe aceptar trabajos que se sienta capacitado para realizar; además, deberá
actualizar los conocimientos profesionales para poder desempeñar un buen
desarrollo del ejercicio.

También podría gustarte