Está en la página 1de 2

REFLEXION: “EL MITO DE LA CAVERNA”

Los seres humanos estamos acostumbrados a todo fácil, a todo lo que es


gratis, o bueno a quien no le gusta, y siempre desde que hemos estado
pequeños en la escuela sometidos al “yugo” de los profesores, hemos estado
como prisioneros de la libertad y autonomía de tomar nuestras propias
decisiones y toda la vida es así, seguir normas, leyes, a las autoridades, al jefe,
al director, a la mama, al papa… etc.

Platón de cierta manera en el mito de la caverna presento esto pero con las
ideas, primero muestra una escena donde el hombre está prisionero en una
caverna donde solo ve sombras y hay una luz, la que explica como el
conocimiento y la caverna o antro subterráneo como el mundo visible, o el
mundo de las cosas.

Y entonces es donde me pregunto ¿Qué es el conocimiento y donde puedo


ubicarlo?... y pensaría que según Platón puedo ubicarlo en el mundo inteligible
y que el conocimiento seria acostumbrar los ojos a las tinieblas que reinan en la
caverna y cuando os hayáis familiarizado con ellos, podréis llegar a la luz. Un
hombre sensato reflexionaría como puede la vista turbarse:- desde la luz a la
oscuridad, o –desde la oscuridad a la luz, y cuando llega a la luz y se jacta del
conocimiento, pero no se desarrolla en si una ciencia, que no se puede hacer
entrar a la fuerza una ciencia que no existe en el hombre.

Platón contemplaba las ciencias como aquellas que estaban en el plan


educativo de la antigua Grecia que era la Gimnasia que era el aumentar o
disminuir las fuerzas del cuerpo, y la música que era el sentimiento de la
armonía, además añadía los números y el cálculo como ciencias
indispensables si quería entender algo sobre el modo de ordenar un ejército; y
la aritmética que tenía por objeto los números que conducen al conocimiento
de la verdad.

Actualmente las escuelas han adoptado la idea que el niño debe aprender de
cualquier manera y si, es verdad, pero algunos maestros que piensan que
explican algo, cualquier tema, y no les importa si aprendieron o no, Platón por
su parte propuso el método dialéctico que consistía en que el niño aprendiera y
sostuviera firmemente lo aprendido, y que era muy importante para él la opinión
y la inteligencia; la opinión se dividía en la fe y la conjetura, y la inteligencia en
la ciencia como la forma más perfecta de conocer y el conocimiento razonado;
la opinión era perecedera, y la inteligencia permanente.

Platón pensaba que para llegar a los limites del mundo inteligible iba a
encontrar la idea del bien, pero esta solo se llegaba después de que es
percibida la causa de todo lo bello y bueno en el universo, y que el hombre
para alcanzarla tenía que salir de la luz y para ser un gobernante se necesitaba
ser firme, valiente y si era posible ser bello, pero lo que más se exigía tener las
disposiciones convenientes para la educación que queríamos darles, es decir la
sagacidad necesaria para el estudio de la ciencia y la facilidad para aprender;
se necesitaba de tiempo y tener todas las precauciones para elegir un
gobernante.

La dialéctica incursionaba a los chicos más jóvenes al estudio de la aritmética,


geometría y demás ciencia siendo necesario erradicar de la enseñanza todos
esos tabús que no permitían que la gente estudiara esas ciencias.

En conclusión relacionando la antigua Grecia de Platón con la actualidad la


educación está implementando en el niño el aprendizaje autodidacta, y la
antigua Grecia decía que el aprendizaje fue forzoso o voluntario y no por eso el
cuerpo no dejaba de sacar provecho, pero en ninguna de las dos se debe
utilizar la violencia con los niños cuando se le dan las lecciones, haz de manera
que se instruyan jugando y así te pondrás mejor en situación de conocer las
disposiciones de cada uno.

De forma más general para terminar no debemos poner barreras a nuestros


pensamientos, ideas, razonamientos, actitudes, es decir a nuestro
conocimiento como lo decía Platón debemos llegar a la luz, y mantenernos en
ella, aun allá obstáculos, nos podemos equivocar, somos humanos no somos
perfectos, pero como humanos también debemos corregirlos.

DIANA MARCELA BERMUDEZ LONDOÑO

LIC. MATH. IV SEMESTRE

COD: 171209104 FUSAGASUGÁ