Está en la página 1de 4

Guía Teórica: Fenómenos del

Signo Lingüístico

Profesoras: Elizabeth Pulgar C. / Paola Valdivia M.


Nombre Alumno/a: ………………………………..….Curso:……………Fecha:…………...
Unidad: Libertad como tema literario
Objetivo: Comprender los fenómenos más relevantes del signo lingüístico
Instrucciones: Lea comprensivamente, la guía. Subraye, destaque lo más relevante, estudie,
haga mapas conceptuales o cuestionarios. Pegue la guía en su cuaderno, recuerde que estos
son contenidos de la unidad 1.

La lengua castellana es enormemente rica, se dan situaciones especiales.


Dentro de esta riqueza léxica, vamos a conocer algunas de estas
particularidades.

Palabras Parónimas

Son aquellos términos que mantienen un vínculo de semejanza a partir de su


pronunciación o de su origen etimológico, aunque su escritura y significados
sean diferentes.

Las palabras parónimas, por lo tanto, son aquellas que suenan muy parecido o
que se escriben de forma similar, pero que significan distintas cosas. Se trata
de palabras semejantes que expresan algo disímil.

Dos palabras parónimas que constituyen un claro ejemplo son ciervo y siervo.
Un ciervo (con C) es un animal mamífero de alimentación herbívora que se
caracteriza por contar con astas. Un siervo (con S), en cambio, era una especie
de esclavo que, en la Edad Media, debía trabajar para un señor feudal.
Veamos ambos términos usados en oraciones: “Cuando fuimos de
campamento, vimos varios ciervos en el bosque”, “Un noble podía tener hasta
un centenar de siervos a su servicio”.

Otro ejemplo de palabras parónimas se encuentra en cesión y sesión. En el


primer caso, el término (cesión, con C) refiere a renunciar a una cosa en favor
de un tercero o a pasar o compartir algo. Sesión, con S, es un periodo temporal
en el que se desarrolla una cierta actividad. Puestas en contexto, pueden
usarse para expresar las siguientes oraciones: “La cesión del terreno fue
decidida por las autoridades municipales tras un intenso debate”, “En la sesión
de ayer, mi psicoanalista me recomendó que no reprima mis emociones y que
me exprese sin temor a las consecuencias”.

Es importante tener en cuenta que la confusión de dos palabras parónimas


puede dar lugar a errores de ortografía o a usos impropios; sin embargo, la
paronimia también puede ser utilizada como un recurso literario. La
ludolingüística, por ejemplo, es el uso de la lengua con fines lúdicos, la
creación de juegos de palabras con la intención de confundir o sorprender al
interlocutor o al lector; las palabras parónimas resultan ideales para estos fines.

Palabras Homófonas

Las palabras homófonas son aquellas que, aun escribiéndose de diversa


forma, suenan igual cuando son pronunciadas. Además, tienen una
particularidad más, y es que su significado, según se escriban, también difiere,
por lo que, hemos de observar en qué contexto se están utilizando para saber
exactamente a qué concepto están referidas.
En este caso, como siempre, lo mejor será verlo en ejemplos para que tengas
bien claro el significado de una palabra homófona:

 Aboyar: significa colocar boyas para que las redes no sean arrastradas
por la marea en el mar. También sirven como limitación y delimitación en el
mismo contexto.
 Abollar: en este caso, se trata de hacer una abolladura (hundimiento,
deformación) sobre la superficie de un objeto, sobre todo, de metal.
Así que observamos que ambas palabras se pronuncian exactamente igual, sin
diferencia alguna, pero su significado es diametralmente opuesto. Vistas en
contexto, no tendrían nada que ver, ya que las observamos en un ejemplo:
 Hay que aboyar esta parte de la playa para que los bañistas no pasen
del límite.
 Ten cuidado con el casco, que lo vas a abollar.
Como observamos, mirando el contexto en que está usado cada uno de estos
verbos, podemos definir que nada tiene que ver uno con el otro, aunque la
pronunciación ha sido exactamente la misma.
Son aquellas palabras que no se escriben exactamente igual, pero sí se
pronuncian de la misma manera.
Por ejemplo:
 Cerrar: es decir, cerrar un mueble, puerta, etc.
 Serrar: cortar un trozo de madera con una sierra.

 Aya: niñera.
 Haya: ciudad de Países Bajos.
 Halla: del verbo hallar.

 Bacía: tipo de recipiente.


 Vacía: sin nada dentro.

 Cabo: título militar o fenómeno geográfico.


 Cavo: del verbo cavar.
 Deshecha: del verbo deshacer.
 Desecha: del verbo desechar.

Palabras Homógrafas

En este caso, las palabras son homógrafas cuando se escriben de la misma


forma, pero tienen significados diferentes. Es decir, que también son
conocidas como polisémicas, ya que se pronuncian y redactan igual, pero
pueden obedecer a diversos conceptos según el contexto en que están usadas.

Un claro ejemplo de palabras homógrafas lo tenemos en:


 Botones: referidos a los trozos de madera, plástico o metal que sirven
para abotonar camisas, pantalones, puños, etc.
 Botones: un profesional encargado de hacer las labores de servicio o
mozo en un hotel.

Hay otros muchos ejemplos de este tipo de palabras, como el caso de:
 Amo: el dueño de una mascota o algo que es de su propiedad.
 Amo: del verbo amar.

 Sal: del verbo salir.


 Sal: el famoso cloruro de sodio, que sirve como aderezo para las
comidas.

En un ejemplo, podríamos decir:


 Sal de aquí ahora mismo, que te están esperando en clase.
 Pon un poco más de sal en el filete, que ha quedado un poco soso.

Palabras Sinónimas

Las palabras sinónimas son aquellas que tienen un significado igual o


parecido, pero que se escriben de distinta forma. Estas palabras se suelen
utilizar tanto en lengua hablada o escrita, para evitar repeticiones.
Ejemplos: lindo – bonito / chico – pequeño / raro – extraño
Palabras Antónimas
Los antónimos son palabras que tienen significados opuestos o contrarios
entre sí. Deben pertenecer (al igual que los sinónimos) a la misma categoría
gramatical, es decir, si es sustantivo la palabra origen la antónima también
debe ser sustantivo.
Por ejemplo, antónimos de alegría son: tristeza, depresión, melancolía...;
antónimos de grande son pequeño o chico.

También podría gustarte