Está en la página 1de 2

ANÁLISIS JURISPRUDENCIALen este caso lo que se va a revisar es un cobro

que una persona considera tiene justificación

OBLIGACIONES NATURALES

· Identificación aquí se identifican la sentencia a estudiar

Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, Bogotá, Agosto 25 de 1966,


M.P Dr. Flavio Cabrera Dussán

· Hechos Relevantes en este punto hay un resumen de los hechos donde


quedan identificadas las partes en conflicto y el por que de su diferencia

· Ernestina Sierra es la esposa a la luz de la fé católica del señor José Silverio


Muñoz con quien procreo la cantidad de 10 hijos.

· Ernestina por desavenencias conyugales dejo a su marido y se traslado a


Bogotá con sus hijos, llego a la casa de su hermano en la ciudad de Bogotá a
quien le pidió que la recibiera con sus hijo mientras conseguía trabajo y
subsiguientemente hospedaje.

· José Isidro la alojo y a sus hijos desde enero de 1961 hasta junio del mismo
año.

· Si bien Ernestina inicio juicio de Separación de Bienes contra su esposo, termino


reconciliando sus diferencias con este en ocasión de un viaje de José Silverio a
Bogotá, regresando a su hogar.

· José Isidro demando por los Alimentos suministrados y el hospedaje contra la


pareja mencionada, a lo cual los demandados se opusieron a todas las
pretensiones del demandante.

· Problema Jurídico

¿ Puede el Juez elevar un deber moral a la categoría de una obligación civil para
brindarle acción de cumplimiento y de esta manera hacerla exigible? Se plantea el
problema jurídico que la corte en ultimas que es ante quien llegaron las partes
define y con fundamento en la ley determina a quien le corresponde el derecho

· Decisión de Primera Instancia

El Juez segundo Civil del circuito de Tunja condeno a la sociedad conyugal


formada por los demandados, al pago de la suma de $10.440.00 por el valor de la
alimentación y hospedaje suministrados por el actor. Este fue un resultado inicial
ante el primer juez que conoció

· Decisión de Segunda Instancia


El Tribunal Superior de Tunja, revocó en todas sus partes la sentencia del juzgado
y en su lugar los absolvió de las peticiones de la demanda, según providencia de
17 de noviembre de 1964. Aquí se resuelve por el juez de segunda instancia

· Consideraciones de la Corte en esta parte ya es la corte suprema la que


conoce como máximo órgano judicial en materia civil

No existe prueba que demuestre la relación jurídica establecida entre Ernestina y


su hermano por medio de la cual este se comprometió a darle alimentos y
hospedaje tanto a ella como a sus hijos, por lo tanto para determinar la relación
jurídica es necesario tener en cuenta las circunstancias que rodearon el caso, la
conducta de las partes y la intención que movió al actor.

Los deberes morales no son coercibles porque no son obligaciones en sentido


jurídico, en los deberes morales no existe ni un acreedor, ni un deudor, ni un
objeto determinado.

En el intermedio de los deberes morales y las obligaciones civiles, se encuentran


las obligaciones naturales que a diferencia de los deberes morales si tienen
sujetos y objeto determinado como las obligaciones civiles, por eso se dice que
son obligaciones civiles desvirtuadas, porque no poseen acción para exigir su
cumplimiento, pero si excepción para retener el pago una vez efectuado, por eso
autores como Ripert opinan que la obligación natural no se reconoce más que en
el momento en que muere con la ejecución voluntaria porque es en la constatación
de su muerte en donde se encuentra la prueba de su vida.

La enumeración que hace el Código Civil sobre las obligaciones naturales en su


art. 1527 no es taxativa,en este articulo se soporta este problema pero si bien el
marco que otorga el código para configurar nuevos eventos de obligaciones
naturales es amplio, estos se tienen que desarrollar dentro del marco de la ley, no
se pueden desarrollar por el criterio del juez.

La Corte entonces considera que los deberes de conciencia no se pueden elevar


al nivel de obligaciones naturales.

Pero la corte lo que realiza es unificar la doctrina en lo referente a las obligaciones


naturales, y desvirtúa las pretensiones del actor en razón de las deficiencias
probatorias en los hechos acreditados por el autor. Por lo tanto lo que realiza la
Corte es decir que este deber de conciencia si se puede elevar a una obligación
civil por las circunstancias que rodean al caso, más sin embargo por las
deficiencias probatorias del actor no se le puede reconocer la condena que este
exige.